JEANIENE FROST   FORO ALISHEA DREAMS   1
JEANIENE FROST                                    FORO ALISHEA DREAMS            2                                 HALFWAY...
JEANIENE FROST                                          FORO ALISHEA DREAMS        3                                      ...
JEANIENE FROST                                       FORO ALISHEA DREAMS           4      “Bolsas de cerezas de la huerta ...
JEANIENE FROST                                      FORO ALISHEA DREAMS            5Para mí, ambas eran ciertas. ¡Oh!, no ...
JEANIENE FROST                                       FORO ALISHEA DREAMS            6ligar. Después de mi primer novio, Da...
JEANIENE FROST                                       FORO ALISHEA DREAMS            7atractiva. Sinceramente, esto nunca m...
JEANIENE FROST                                       FORO ALISHEA DREAMS           8algo.        “Las damas hermosas nunca...
JEANIENE FROST                                       FORO ALISHEA DREAMS           9desconsiderados y ficticios amigos se ...
JEANIENE FROST                                      FORO ALISHEA DREAMS            10Catherine? ¡Bueno, sí, lo hice! Y tod...
JEANIENE FROST                                        FORO ALISHEA DREAMS           11      “No, no.” Sonrió fríamente. “L...
JEANIENE FROST                                        FORO ALISHEA DREAMS         12pronunciados. Nunca antes había visto ...
JEANIENE FROST                                           FORO ALISHEA DREAMS               13         Le dio una risita ba...
JEANIENE FROST                                      FORO ALISHEA DREAMS           14cosas. Me sentí muy avergonzada, mis d...
JEANIENE FROST                                       FORO ALISHEA DREAMS            15                                    ...
JEANIENE FROST                                        FORO ALISHEA DREAMS             16       "Vete al diablo".       Inm...
JEANIENE FROST                                        FORO ALISHEA DREAMS             17       "Ahora, por última vez ante...
JEANIENE FROST                                        FORO ALISHEA DREAMS         18diciendo es verdad, eres de la misma c...
JEANIENE FROST                                       FORO ALISHEA DREAMS            19       “Valiente pequeña Gatita. Te ...
JEANIENE FROST                                        FORO ALISHEA DREAMS          20      Otro encogimiento de hombros mo...
JEANIENE FROST                                        FORO ALISHEA DREAMS          21decididamente. Y cuando estoy cerca d...
JEANIENE FROST                                          FORO ALISHEA DREAMS              22Hubo un crujido de metal en la ...
JEANIENE FROST                                            FORO ALISHEA DREAMS                23       "Demonios, mira tus ...
JEANIENE FROST                                       FORO ALISHEA DREAMS            24       "Yo te puedo matar o permitir...
JEANIENE FROST                                        FORO ALISHEA DREAMS             25        Mi mentón sobresalió. Orgu...
JEANIENE FROST                                       FORO ALISHEA DREAMS             26                                   ...
JEANIENE FROST                                      FORO ALISHEA DREAMS            27movimientos amplios a la vez que lanz...
JEANIENE FROST                                       FORO ALISHEA DREAMS            28aterrizaron en mí con una fuerza bru...
JEANIENE FROST                                           FORO ALISHEA DREAMS         29       “¿Cómo?”       “Con      san...
JEANIENE FROST                                           FORO ALISHEA DREAMS                 30quedarás aquí hasta que te ...
JEANIENE FROST                                        FORO ALISHEA DREAMS            31         “Deja de decir eso. Soy má...
JEANIENE FROST                                        FORO ALISHEA DREAMS            32          “Esa agua corre camino ab...
JEANIENE FROST                                        FORO ALISHEA DREAMS             33un efecto ambiguo de luz estrambót...
JEANIENE FROST                                       FORO ALISHEA DREAMS            34lograr nuestros objetivos. Y haré es...
JEANIENE FROST                                      FORO ALISHEA DREAMS            35licencia falsa.”       Él debía de ha...
JEANIENE FROST                                     FORO ALISHEA DREAMS            36Él todavía tenía esperma vivo. Ahora, ...
JEANIENE FROST                                      FORO ALISHEA DREAMS           37pueden vivir sin cabeza, y la cabeza e...
JEANIENE FROST                                         FORO ALISHEA DREAMS            38      “Gatita, ¿por qué crees que ...
JEANIENE FROST                                      FORO ALISHEA DREAMS            39deseo repentino de hacerlo. Abruptame...
JEANIENE FROST                                       FORO ALISHEA DREAMS            40        “De cualquier manera,” conti...
JEANIENE FROST                                      FORO ALISHEA DREAMS            41contaron a nadie lo que sucedió, jamá...
JEANIENE FROST                                        FORO ALISHEA DREAMS           42Averigüe eso anoche cuando me lanzas...
JEANIENE FROST                                       FORO ALISHEA DREAMS           43                                     ...
JEANIENE FROST                                         FORO ALISHEA DREAMS         44cada día era poco. Sin embargo, mejor...
JEANIENE FROST                                      FORO ALISHEA DREAMS            45Esas miserables gotas que te estoy da...
JEANIENE FROST                                        FORO ALISHEA DREAMS             46así que eso fue suficiente como pa...
JEANIENE FROST                                          FORO ALISHEA DREAMS             47pensamientos.Leí el nombre del l...
JEANIENE FROST                                          FORO ALISHEA DREAMS        48había sido premeditado?”      “Me tem...
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost
Próxima SlideShare
Cargando en...5
×

(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost

3,799

Published on

Published in: Educación
0 comentarios
1 Me gusta
Estadísticas
Notas
  • Sea el primero en comentar

Sin descargas
reproducciones
reproducciones totales
3,799
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
85
Comentarios
0
Me gusta
1
Insertados 0
No embeds

No notes for slide

(1) medio camino a la tumba - Jeaniene Frost

  1. 1. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 1
  2. 2. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 2 HALFWAY TO THE GRAVE -Medio Camino a la Tumba- Catherine Crawfield es mitad vampiro y va detrás de los no muertos y su padre, el responsable de arruinar la vida de su madre por lo que busca venganza. Es entonces cuando es capturada por Bones, un vampiro cazarecompensas con el que se ve forzada a una inverosímil alianza. A cambio de ayuda para encontrar a su padre, Cat accede a entrenar con el sexy cazarecompensas hasta que sus reflejos sean tan afilados como los colmillos del vampiro. Ella está sorprendida de no acabar siendo su cena ¿existen los vampiros realmente buenos? Muy pronto, Bones le convencerá de que su mitad no-muerta no es tan mala como creía. Pero antes de que ella pueda disfrutar de su status como cazadora de demonios, Cat y Bones serán perseguidos por un grupo de asesinos. Ahora Cat tendrá que tomar una decisión... y Bones resulta tan tentador como cualquier hombre con corazón.
  3. 3. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 3 Capítulo 1TRADUCIDO POR JENV ME QUEDE TIESA AL VER LAS LUCES ROJAS Y AZULESparpadeando detrás de mí, porque no había forma posible de que pudieseexplicar lo que había en la parte trasera de mi camioneta. Me detuve,conteniendo la respiración mientras el sheriff se acercaba a mi ventana. “Hola. ¿Algo va mal?” Mi tono era todo inocencia mientras rezaba paraque no notase nada extraño en mis ojos. Contrólate. Ya sabes lo que pasacuando te enfadas. “Sí, tienes un faro trasero roto. La licencia y el registro, por favor.” Mierda. Debió de ocurrir cuando cargaba la camioneta. En ese momento,la velocidad había sido esencial, no la delicadeza. Le entregué mi verdadera licencia, no la falsa. Movió su linterna haciadelante y hacia atrás, entre la identificación y mi cara. “Catherine Crawfield. Eres la hija de Justina Crawfield, ¿verdad? ¿De losCrawfield de Cherry Orchard?” “Sí, señor.” Dije educadamente y con suavidad, como si tuviese todo eltiempo del mundo. “Bueno, Catherine, son casi las cuatro de la mañana ¿Qué haces fuera tantarde?” Podría decirle la verdad acerca de mis actividades, excepto que no queríaque me encerrasen indefinidamente. O una prolongada estancia en una celdaacolchada. “No podía dormir, así que decidí dar una vuelta.” Para mi asombro, se encaminó a la parte de atrás de la camioneta y lailuminó con su linterna. “¿Qué tienes aquí?” Oh, nada inusual. Un cadáver bajo unas bolsas y un hacha.
  4. 4. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 4 “Bolsas de cerezas de la huerta de mis abuelos.” Si los latidos de micorazón sonasen más fuerte, lo ensordecerían. “¿De verdad?” Con su linterna empujó uno bulto de plástico. “Uno estágoteando.” “No te preocupes.” Mi voz era casi un chillido. “Siempre gotean. Es poreso que las llevo en esta vieja camioneta. Manchan el fondo de color rojo.” Me inundó el alivio cuando dejó sus exploraciones y regresó a miventana. “¿Conduces a estas horas porque no podías dormir?” Había una muecade complicidad en su boca. Su mirada se posó en mi top ajustado y en midespeinado pelo. “¿Crees que me voy a creer eso?” La insinuación era evidente y casi perdí la calma. Él pensaba que meacostaba con cualquiera. Una acusación tácita colgó entre nosotros. Justo comotu madre, ¿no? No era fácil ser hija ilegítima en una ciudad tan pequeña, lagente siempre estaba en tu contra. En la sociedad actual, no tendríaimportancia, pero en Licking Falls, Ohio, tenían su propio conjunto de normas.Eran arcaicos como poco. Con gran esfuerzo contuve mi ira. Mi humanidad tendía a despojarsecomo una piel desechable cuando me enfadaba. “¿Podríamos simplemente guardar esto entre nosotros, Sheriff?” Le dijecon un guiño inocente. De todos modos, estaba intentando persuadir a un tipomedio adormecido “Prometo que no lo volveré a hacer”. Se toqueteó el cinturón mientas lo consideraba. Su gran barriga tensabala tela de su camisa, pero me abstuve de hacer comentarios sobre su gordura oel hecho de que olía a cerveza. Finalmente, sonrió, mostrando un diente torcido. “Vete a casa, Catherine Crawfield, y pon un faro nuevo.” “¡Sí, señor!” Aturdida por mi indulto, giré rápidamente y me marché. Había estadomuy cerca. Tendría que ser más cuidadosa la próxima vez. La gente se quejaba por tener padres haraganes o secretos familiares.
  5. 5. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 5Para mí, ambas eran ciertas. ¡Oh!, no me malinterpreten, no siempre habíahecho lo que hacía ahora. Mi madre, la única otra persona en el secreto, no melo dijo hasta que tuve dieciséis años. Crecí con habilidades que los otros niñosno tenían, pero cuando le preguntaba sobre ellas, se hacia la enfadada y medecía que no quería hablar de ello. Aprendí a guárdame las cosas y ocultar misdiferencias. Para todos los demás, simplemente era rara. Sin amigos. A quién legustaba pasear a extrañas horas y tenía una peculiar piel pálida. Incluso misabuelos no sabían lo que estaba mal en mí. Ahora seguía un patrón los fines de semana. Iba a cualquier club en unradio de tres horas en coche en busca de algo de acción. No de la clase que elbueno del sheriff pensaba que buscaba, pero sí de otra clase. Bebía como uncosaco y esperaba ligar con alguien especial. Teniendo la esperanza de poderterminar la caza en el patio, si no me mataban primero. Llevaba haciendo estoseis años. Quizás deseaba la muerte. Gracioso, en realidad, ya que técnicamenteestaba medio muerta. Por tanto, mi falta cercana con la ley no me impidió salir el siguienteviernes. Al menos de esta forma, sabía que hacía feliz a una persona. Mi madre.Bueno, ella tenía derecho a guardar rencor. Yo sólo esperaba que no me afectasea mí. La ruidosa música del club me golpeó como un bombo, ajustando mipulso a su ritmo. Caminé cuidadosamente entre la muchedumbre, buscando lainconfundible vibración. El lugar estaba lleno, un típico viernes noche. Despuésde vagar alrededor durante una hora, sentí los primeros indicios de decepción.Al parecer aquí solo había personas. Con un suspiro, me senté en la barra y pedíun gin-tonic. El primer hombre que intentó matarme lo había pedido para mí.Ahora era mi bebida favorita. ¿Quién dijo que no era sentimental? Los hombres se me acercaron periódicamente. Algo acerca de ser joven yestar sola les gritaba ‘Aprovéchate’. Cortés y descortésmente los rechacé,dependiendo de lo persistentes que pudiesen llegar a ser. No estaba aquí para
  6. 6. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 6ligar. Después de mi primer novio, Danny, no quería salir con nadie de nuevo.Si el tipo estaba vivo, no estaba interesada. No es de extrañar que no tuvieseuna vida sentimental de la que hablar. Después de tres bebidas decidí dar otra vuelta por el club, ya que notenía suerte haciendo de cebo. Era casi medianoche, y hasta ahora no habíanada aparte de alcohol, drogas, y baile. Los reservados estaban en la esquina más alejada del club. Cuando pasépor delante de ellos, sentí una punzada de aire cargado. Alguien, o algo, estabacerca. Me detuve y me di la vuelta, intentando descubrir su ubicación. Fuera de la luz y oculto por las sombras, vi la parte superior de la cabezainclinada hacia delante de un hombre. Su pelo era casi blanco bajo lacentelleante luz, pero su piel no tenía arrugas. Vi sus facciones cuando alzó lavista y me vio observándolo. Sus cejas eran claramente más oscuras que sucabello, que parecía ser rubio claro. Sus ojos eran…, bueno, demasiado oscuroscomo para adivinar su color. Sus pómulos podrían haber sido esculpidos enmármol, y su impecable piel brillaba bajo el cuello de la camisa. Bingo. Poniendo una falsa sonrisa en mi cara, caminé de forma exagerada comolo haría alguien borracho y me dejé caer en el asiento de enfrente. “Hola, guapo,” dije con mi voz más seductora. “Ahora no.” Su tono era entrecortado, con un raro acento inglés. Parpadeé tontamentedurante un momento, pensando que tal vez había bebido demasiado y lo habíaentendido mal. “¿Perdón?” “Estoy ocupado.” Parecía impaciente y ligeramente molesto. La confusión se propagó con furia en mi interior. ¿Podría habermeequivocado? Solamente para estar segura, extendí la mano y con un dedorecorrí suavemente su mano. El poder casi saltó de su piel. Bien, no erahumano. “Me estaba preguntando, eh...” farfullé, mientras buscaba una frase
  7. 7. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 7atractiva. Sinceramente, esto nunca me había pasado antes. Por lo general suclase eran presas fáciles. No sabía manejar esto como lo haría un verdaderoprofesional. “¿Quieres follar?” Las palabras salieron repentinamente, y yo misma me horroricé aldecirlas. Apenas logré evitar colocar una mano sobre mi boca, al no haberusado nunca esa palabra. Había apartado la vista cuando me rechazó por segunda vez, pero memiró de nuevo con una mueca de diversión en sus labios. Sus ojos oscuros mevaloraron. “Es un mal momento, cariño. Tienes que esperar hasta más tarde. Se unbuen pájaro y vuela lejos, te buscaré”. Con un movimiento de su mano, me despidió. Aturdida, me levanté yme fui, sacudiendo la cabeza debido al giro de los acontecimientos. Ahora,¿cómo se suponía que iba a matarlo? Rápidamente me fui al servicio de señoras a inspeccionar mi aspecto. Micabello se veía bien, con su habitual y llamativo tono carmesí, y llevaba puestomi top de la suerte, el que había conducido a los dos últimos tipos a su destino.Después comprobé mis dientes. No tenía nada pegado en ellos. Por último,levanté mi brazo y lo olí. No, no olía mal. ¿Qué pasó, entonces? Se me ocurrióuna idea. ¿Podría ser gay? Reflexivamente lo consideré. Cualquier cosa era posible, yo era pruebade ello. Quizás podría observarlo. Seguirlo y ver a quien se acercaba, a unhombre o a una mujer. Con la decisión tomada, salí a ello con una renovadadeterminación. Se había ido. El reservado en el que había estado agazapado estaba vacíoy no había rastro de él en el aire. Con gran urgencia lo busqué por las barrasque rodeaban la pista de baile, y otra vez por los reservados. Nada. Habíaperdido mucho tiempo en el baño. Maldiciéndome, me acerqué a una barra ypedí una bebida. Aunque el alcohol no embotaba mis sentidos, decidí tomar
  8. 8. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 8algo. “Las damas hermosas nunca deberían beber solas”, dijo una voz a milado. Girándome para rechazarlo, me detuve cuando vi que mi admiradorestaba tan muerto como Elvis. De pelo rubio de cuatro tonos más oscuro que eldel tipo anterior, y con ojos color turquesa. ¡Válgame Dios!, era mi noche desuerte. “De hecho, no me gusta beber sola.” Sonrió, mostrando unos hermosos y bien formados dientes. Solo lo mejorpara morderte, querida. “¿Estás sola?” “¿Quieres que lo esté?” Tímidamente, lo miré y parpadeé. Por Dios, esteno se me iba a escapar. “Deseo muchísimo que lo estés” Su voz era más baja ahora, su sonrisamás profunda. Dios, pero tenía una fantástica entonación. La mayoría de ellospodrían trabajar como operadores de sexo telefónico. “Bueno, entonces lo estaba. Porque ahora estoy contigo.” Incliné la cabeza a un lado de una manera coqueta, lo que tambiénexpuso mi cuello. Sus ojos siguieron el movimiento, y se lamió los labios. ¡Québien!, uno hambriento. “¿Cómo te llamas, hermosa dama?” “Cat Raven” Un diminutivo de Catherine, y el color del pelo del primerhombre que intentó matarme. ¿Ves? Sentimental. Su sonrisa se ensanchó. “Un nombre poco común.”Su nombre era Kevin. Tenía veintiocho años y era arquitecto, o así lo afirma.Kevin se había comprometido recientemente, pero su novia se había deshechode él y ahora sólo quería encontrar una buena chica y asentarse. Al escucharesto, me las arreglé para no ahogarme de la risa con mi bebida. ¡Qué montón debasura! Después me enseñó unas fotos de una casa con una valla de colorblanco. Por supuesto, no podía dejarme ir en un taxi, debido a que mis
  9. 9. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 9desconsiderados y ficticios amigos se habían ido sin mí. Me llevaría a casa, y¡oh!, por cierto, había algo que quería mostrarme. Bueno, los dos teníamos algoque mostrar. La experiencia me había enseñado que era mucho mejor disponer de uncoche que no haya sido la escena de un asesinato. Por lo tanto, me las arreglépara abrir la puerta del acompañante de su Volkswagen y salir gritando conhorror fingido cuando hizo su movimiento. Había elegido una zona desierta, lamayoría lo hacían, así que no me preocupé de que un buen samaritano oyesemis gritos. Me siguió con pasos mesurados, encantado con mi nerviosismo.Fingiendo tropezar, gimoteé siguiendo con la farsa, cuando se cernió sobre mí.Su rostro se había transformado para reflejar su verdadera naturaleza. Unasonrisa siniestra reveló sus colmillos superiores donde no habían estado antes,y sus previamente ojos azules ahora brillaban con una luz verde.Escarbé alrededor, ocultando así mi mano y deslizándola en mi bolsillo. “¡No me hagas daño!” Se arrodilló, agarrando la parte de atrás de mi cuello. “Solo te dolerá un momento.” En ese momento, ataqué. Saqué mi mano rápidamente con unmovimiento experto y el arma que sostenía le atravesó el corazón. La giré variasveces hasta que la boca se le aflojó y la luz desapareció de sus ojos. Con unúltimo tirón, se la quité y me limpie las manos llenas de sangre en lospantalones. “Tenías razón.” Estaba sin aliento debido al esfuerzo. “Sólo fue unmomento.” Mucho más tarde, cuando llegué a casa, estaba silbando. La noche nohabía sido una pérdida total después de todo. Uno se había escapado, pero elotro no volvería a merodear en la oscuridad. Mi madre estaba durmiendo en lahabitación que compartíamos. Le contaría lo sucedido en la mañana. Era loprimero que me preguntaba los fines de semana. ¿Atrapaste una de esas cosas,
  10. 10. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 10Catherine? ¡Bueno, sí, lo hice! Y todo eso sin acabar magullada o que me parasela policía. ¿Quién podía pedir más? De hecho, estaba de tan buen humor, que decidí probar el mismo club lanoche siguiente. Después de todo, había una sanguijuela peligrosa en el área ytenía que detenerla, ¿verdad? Así que me dediqué a mis habituales quehaceresdomésticos con impaciencia. Mi madre y yo vivíamos con mis abuelos. Eranpropietarios de una modesta casa de dos pisos que en realidad, una vez habíasido un granero. Resultó que la propiedad aislada, con sus acres de tierra, eraperfecta. A las nueve de la tarde, ya estaba saliendo por la puerta. Estaba lleno de nuevo, siendo este un sábado por la noche. La músicaestaba muy alta y las caras eran todas iguales. Mi barrido inicial del lugar nocaptó nada, desinflando mi estado de ánimo un poco. Me dirigí hacia la barra yno noté su presencia en el aire hasta justo antes de escuchar su voz. “Estoy listo para follar ahora”. “¿Qué?” Me di la vuelta, dispuesta a escaldar los odios del desconocido, cuandome detuve. Era él. Un rubor me subió a la cara cuando recordé lo que le habíadicho la noche anterior. Al parecer, él también se había acordado. “Ah, sí, bueno...” Exactamente, ¿cómo se responde a eso? “Umm, ¿Unabebida primero? ¿Cerveza o...?” “No te molestes.” Interrumpió mi llamado al camarero y deslizó un dedoa lo largo de mi mandíbula. “Vamos.” “¿Ahora?” Miré a mí alrededor, me había pillado con la guardia baja. “Sí, ahora. ¿Has cambiado de opinión, cariño?” Había una chispa de desafío en sus ojos y un destello que no pudedescifrar. No quería arriesgarme a perderlo de nuevo, agarré mi cartera y señaléhacia a la puerta. “Detrás de ti.”
  11. 11. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 11 “No, no.” Sonrió fríamente. “Las damas primero”. Con varias miradas sobre mi hombro, lo seguí hasta el aparcamiento.Una vez fuera, me miró con expectación. “Bueno, ve por tu coche y vámonos.” “¿Mi coche? Yo-yo no tengo coche. ¿Dónde está tu coche?” Luché pormantener la calma, pero por dentro estaba nerviosa. Esto se salía de mi rutinanormal y no me gustaba. “Vine en moto. ¿Te apetece un paseo?” “¿Una moto?” No, no lo haría de esa forma. No tenía donde llevar sucuerpo, y no podía colocarlo sobre el manillar. Además, no sabía montar en unamoto. "Umm, mejor cogemos mi vehículo. Está por ahí”. Mientras caminábamos hasta la camioneta, recordé que tenía quetambalearme. Esperaba que pensase que había estado empinando el codo. “Pensé que no tenías coche” me dijo. Me detuve, girándome hacia él. Mierda, había dicho eso. “Olvidé que estaba aquí,” mentí despreocupadamente. “Creo que bebídemasiado. ¿Quieres conducir?” “No, gracias”, fue su respuesta inmediata. Por alguna razón, su fuerteacento inglés me ponía los nervios de punta. Lo intenté de nuevo con una sonrisa. Él tenía que conducir. Mi armaestaba en mi pierna derecha del pantalón, ya que siempre me sentaba en elasiento del pasajero. “Realmente, creo que deberías conducir. No me encuentro bien. No megustaría chocar contra un árbol.” No funcionó. “Si sólo quieres excusarte hasta otra noche…” “¡No!” Había desesperación en mi voz, lo que hizo que levantase unaceja. “Quiero decir, eres tan guapo y…” ¿Qué demonios debería decir?“Realmente, realmente quiero hacerlo”. Sofocó una risa, sus ojos oscuros brillaron. Llevaba una chaqueta vaqueraencima de la camisa. Bajo las farolas, sus pómulos se veían aún más
  12. 12. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 12pronunciados. Nunca antes había visto unas facciones tan perfectamenteesculpidas. Me miró de arriba a abajo, su lengua trazaba el interior de su labioinferior. “Bien, entonces vámonos. Tu conduces.” Sin otra palabra, se sentó en el asiento del pasajero de la camioneta. Al no tener otra opción, me puse en el lado del conductor y arranquédirigiéndome a la carretera. Pasaron los minutos, pero no sabía qué decir. Elsilencio era inquietante. Él no hablaba, pero sentía sus ojos clavados en mí.Finalmente, no pude soportarlo más y solté la primera pregunta que me vino ala mente. “¿Cómo te llamas?” “¿Importa?” Miré a mi derecha y encontré sus ojos. Eran tan oscuros que podían sernegros. Tenían aquella chispa de desafío otra vez, como un reto silencioso. Eradesconcertante, por no decir otra cosa. Todos los demás habían estadoabsolutamente dispuestos a conversar. “Solo quería saberlo. El mío es Cat.” Salí de la autopista y giré en uncamino de grava que conducía al lago. “¿Cat?, Hmm… Desde donde estoy sentado te ves más bien como unagatita.” Mi cabeza se giró bruscamente y le lancé una mirada enfurecida. Oh, ibaa disfrutar de esto. “Es Cat”, repetí con firmeza. “Cat Raven.” “Lo que tú digas, Gatita Tweety.” De repente clavé los frenos. “¿Tienes algún problema, señor?" Sus oscuras cejas se elevaron. “Ningún problema, cielo. ¿Nos paramosaquí? ¿Quieres echar el polvo aquí?” Me ruboricé de nuevo ante su falta de tacto. “Um, no. Un poco más arriba. Será más bonito allí.” Dije llevándonos alas profundidades del bosque.
  13. 13. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 13 Le dio una risita baja. “Apuesto a que sí, cariño.” Cuando detuve la camioneta en mi lugar de citas favorito, lo miré. Estabaexactamente como había estado durante el trayecto, inmóvil. Todavía no habíaforma posible de sacar la sorpresa que llevaba en los pantalones. Carraspeé,haciendo un gesto hacia los árboles. “¿No quieres salir y... echar un polvo?” Era una expresión extraña, peromucho mejor que follar. Una rápida sonrisa iluminó su rostro antes de contestar. “Oh, no. Justoaquí. Amo hacerlo en una camioneta.” “Bueno...” Maldición, ¿ahora qué? Esto no funcionaría. “No hay muchoespacio”. Triunfalmente empecé a abrir mi puerta. Él no se movió. “Hay sitio de sobra, Gatita. Yo me quedo aquí.” “No me llames gatita.” Mi voz era más aguda de lo que dictaba elencuentro, pero me estaba sacando de quicio. Cuanto antes acabase muerto,mejor. Me ignoró. “Quítate la ropa. Vamos a ver lo que tienes.” "¿Perdón?" Esto era demasiado. “No pretenderás hacerlo con toda la ropa encima, ¿verdad, gatita?”, Seburló. “Sabes que necesitas quitarte las bragas. Vamos. No tenemos toda lajodida noche.” Oh, iba a hacerle lamentar todo esto. Esperaba que le doliese como elinfierno. Con una sonrisa de superioridad, lo miré. “Tu primero”. Sonrió de nuevo. “Un pajarito tímido, ¿verdad? No importa el pretextocon lo que te acercas y prácticamente ruegas por lo que quieres. ¿Qué tal de estaforma? Lo haremos al mismo tiempo”. Hijo de puta. Era la peor grosería en la que podía pensar, y lo recitaba enmi mente mientras lo miraba cautelosamente y desabrochaba lentamente losbotones de mis vaqueros. Él tranquilamente se aflojó el cinturón, se desabrochólos pantalones, y se sacó la camisa. La acción reveló un vientre pálido y firme,sin pelo hasta llegar a la ingle. Esto era lo más lejos que había dejado ir las
  14. 14. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 14cosas. Me sentí muy avergonzada, mis dedos temblaban mientras los introducíadentro de mis pantalones. “Mira, cariño, mira lo que tengo para ti.” Miré hacia abajo y vi su mano cerrase a su alrededor antes de apartar lamirada rápidamente. Casi tenía la estaca en la mano, todo lo que necesitaba eraotro segundo... Mi modestia me ayudó un poco. Cuando me giré para no ver su ingle,evité su puño. Pero este se movió increíblemente rápido para colisionar con micabeza. Hubo un destello de luz seguido por uno de dolor, y luego silencio.
  15. 15. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 15 Capítulo 2TRADUCIDO POR LEXIE22 ALGO PARECIÓ ESTAR CAVANDO EN mi cerebro. Con agonizantelentitud abrí los ojos, guiñando a la cercana lámpara sin sombrilla. Hacía que elsol pareciera pálido en comparación. Mis manos estaban sobre mí, mis muñecasdolían, y el dolor en mi cabeza me hizo inclinarme inmediatamente haciadelante y vomitar. "Yo fundo, yo fundo un poco de masilla". La voz ridiculizante causó que mi dolor se disipara deprisa por pavor.Cuando vi el vampiro cerca, yo me estremecí. "¡Lo hice, hice la masilla!" Terminada su imitación de Tweety (piolín), me sonriódesagradablemente. Traté de huir pero me di cuenta de que mis manos estabanencadenadas a una pared. Mis dos pies estaban además esposados juntos. Miblusa y mi pantalón no estaban, dejándome solo en sostén y ropa interior.Incluso mis guantes de marca no estaban. Oh Dios. "Ahora, entonces, cariño, permítenos llegar a los negocios". El bromeardejó su tono y sus ojos endurecerse en piscinas de granito oscuro. "¿Para quiéntrabajas?" Esto me sorprendió tanto, que me tomó un momento de contestarle. "Yono trabajo para nadie". "Bollocks". El mordió la palabra precisamente, y yo no tuve que saber loque significaba para adivinar que él no me creyó. Yo me encorvé cuando élestuvo más cerca. "¿Para quién trabajas?” Con más amenaza. "Para nadie". La cabeza chasqueó atrás cuando él me abofeteó. Las lágrimas vinieron amis ojos, pero yo las retuve. Iba a morirme, pero yo no tenía que arrastrarme.
  16. 16. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 16 "Vete al diablo". Inmediatamente hubo otro zumbido en mis oídos. Esta vez pude probarsangre. “Una vez más, ¿Para quién trabajas?” Escupiéndolo, lo miré desafiantemente. "¡Para nadie, imbécil!” El parpadeó en sorpresa, y entonces se meció en sus talones y rió tanfuertemente que mis oídos zumbaron.Recobrando el control, él se inclinó hasta que su boca estuvo a centímetros demi cara. Sus colmillos brillaron en la luz. "Sé que estas mintiendo". Su voz fue un cuchicheo. Él bajó la cabeza hasta que su boca rozó micuello. Me mantuve rígida, orando por la fuerza, para no implorar por mi vida. El aliento fresco sopló en mi piel. "Sé que estás mintiendo," él continuó. "Porque anoche buscaba a un tipo. Cuándo lo divisé, vi a la mismaencantadora chica pelirroja que había estado frotándose contra mí, salir con él.Los seguí, pensando que me movería furtivamente hacia él mientras estuvieraocupado. En vez de eso, te vi poner una estaca en su corazón, ¡y qué estaca!"Delante de mis afectados ojos, balanceó mi arma modificada triunfantemente."Madera por fuera, la plata por dentro. ¡Ahora, eso fue hecho en América! ¡Puf,hacia abajo va Devon! Pero aun no acababa ahí. Lo subiste a una camioneta y lacondujiste, donde cortaste su cabeza sangrante y lo enterraste en pedazos.Entonces regresaste a casa silbando una melodía alegre.” “¿Cómo en el sangriento infierno pudiste hacerlo, Hmm? ¿No trabajaspara nadie? ¿Entonces por qué, cuando tomo un soplo profundo aquí?" él pusola nariz contra mi clavícula e inhaló " ¿huelo más que humano? Apenas, peroinconfundible. Vampiro. Tienes un jefe, lo tienes. ¿Te alimenta con un poco desu sangre, verdad? Te hace más fuerte y rápida, pero aun humana. Nuestrospobre vampiros no ven esto venir. Todo lo que vemos es…comida.” Con un dedo, presionó ligeramente en mi pulso saltando.
  17. 17. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 17 "Ahora, por última vez antes que me olvide de mis modales, dime quienes tu jefe.” Yo lo miré, sabiendo que el suyo sería el último rostro que vería. Laamargura corrió brevemente por mí antes que yo la apartara. No habría quejas.Quizá, quizá el mundo sería un mejor lugar por lo que había hecho. Era todo loque podía desear así que moriría diciéndole a mi verdugo la verdad. "Yo no tengo un jefe". Cada palabra fue veneno. No había necesidad deser cortés. "¿Quieres saber porque huelo como un humano y un vampiro? Porqueeso es lo que soy. Hace años, mi madre fue a una cita con un tipo que creyó queera bueno. Él era un vampiro, y la violó. Cinco meses después ahí estaba yo,prematura pero totalmente formada, con un montón de graciosas habilidades.Cuándo ella finalmente me hablo de mi padre, yo le prometí que mataría cadavampiro que encontrara para compensarla. Para asegurar que nadie mássufriera lo que ella tuvo que sufrir. ¡Ella tiene miedo de dejar su hogar desdeentonces! ¡Cazo para ella, y lo único de lo que me arrepiento acerca de morirahora es que no me llevé más de vosotros conmigo!" Mi voz subió hasta gritar la última parte, lanzándole las palabras en lacara. Cerré los ojos y esperé el golpe mortal. Nada. Ningún sonido, ningúngolpe, ningún dolor. Después de que un momento eché un vistazo para verlo de pieexactamente donde había estado. Él tocó su barbilla con su dedo y me miró conuna expresión que solo podía ser descrita como pensativa. "¿Y Bien?" El temor y la resignación llevaron mi voz al punto de quiebra“¡Mátame ya, tú patético chupa cuellos!” Eso me ganó una mirada divertida. "Imbécil. Chupa cuellos. ¿Besas a tumami con esa boca?” "¡No hables de mi madre, asesino! ¡Para tu clase no es conveniente hablarde ella!" El fantasma de una sonrisa se cernió en los labios. "¿El pedacito de la ollaque llama negro al hervidor, no es así? Te he visto asesinar. Y si lo que me estás
  18. 18. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 18diciendo es verdad, eres de la misma clase que yo.” Sacudí la cabeza. "¡No tengo nada que ver con tu clase! todos ustedes sonmonstruos, cazando a personas inocentes y sin pensar en las vidas quedestruyen. Los vampiros que he matado me atacaron fue su mala suerte el queyo estuviera preparada para ello. Yo quizás tenga algo de esta maldita sangreen las venas, pero por lo menos yo la utilizaba para…" "Ah, tápate con un calcetín," él me interrumpió con el tono irritado queusas para regañar a un niño. "¿Siempre divagas sobre eso? No me sorprendeque tus citas vayan directo a tu garganta. No puedo decir que los culpo.” Muda, lo miré boquiabierta. Con absoluta claridad entendí la fraseañadiendo insulto sobre injuria. Primero él me había abofeteado sonoramente,ahora él me iba a calumniar antes de asesinarme. “Odio interrumpir tu sesión de simpatía sobre otros vampiros, ¿Pero mevas a matar pronto o qué?” Palabras valientes, pensé. Al menos detuvo ellloriqueo. Más rápido de lo que pude parpadear, su boca estaba en elgolpeteante pulso de mi cuello. Todo dentro de mí se congeló cuando sentí elinconfundible roce de dientes. Por favor no me permitas rogar. Por favor no mepermitas rogar. Bruscamente él se retiró otra vez, dejándome temblando de alivio ytemor. Una ceja se levantó hacia mí. "Tienes prisa por morir ¿verdad? No antes de que contestes unascuantas preguntas más.” “¿Qué te hace pensar que lo haré?” Una ondulación en su boca precedió su respuesta. “Créeme, te gustará más si lo haces.” Aclaré mi garganta y traté de ralentizar mi corazón. No había necesidadde mantener sonando la campana del almuerzo para él. “¿Que quieres saber? Tal vez te lo diga.” Esa pequeña sonrisa se ensanchó. Era bueno saber que al menos uno denosotros se la estaba pasando bien.
  19. 19. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 19 “Valiente pequeña Gatita. Te daré eso. Bien, entonces. Supongo que creoque eres la descendencia de una humana y un vampiro. Casi desconocido, peroregresaremos a eso. Entonces digamos que tú revuelves los clubes cazándonos alos muertos malvados para vengar a tu mamá. La pregunta que queda es,¿Como sabes que usar para matarnos? No es un secreto a voces. La mayoría delos humanos piensa que madera Viena lo hará. Pero tú no. Me estás diciendoque nunca trataste antes con vampiros, ¿excepto para matarlo?” En el medio de que todo ocurría, mi vida después y una horrible muerteasomándose enfrente de mí, dije las primeras palabras que se asomaron en mimente. "¿Tienes algo de tomar aquí? Nada con coágulos, quiero decir, o esopuede ser clasificado como O-NEGATIVO o B-POSITIVO. ¿Hmm?" Dejo salir un divertido bufido. "¿Sedienta, cariño? Qué casualidad. Yotambién." Con esas palabras espantosas, él sacó un frasco de su chaqueta y colocóel borde contra mis labios, inclinándolo. Mis manos atadas fueron inútiles, asíque envolví los dientes alrededor de ello y los utilicé como apalancamiento. Erawhisky y quemó ligeramente mientras bajaba, pero seguí tragando hasta que laúltima gota se deslizaba en mi garganta. Suspirando, solté mi mordida ypermití al frasco volver a su mano.Él lo sostuvo al revés, aparentemente desconcertado por su falta de contenido. "Si hubiera sabido que eras tan exuberante, te habría dado algo barato. Teirás en un estallido, ¿verdad?” Yo me encogí de hombros tanto como mis brazos levantadospermitieron. "¿Qué pasa? ¿Arruiné mi sabor para ti? Estoy segura que iré a mi tumbapreocupada porque no te gustó mi sabor. Espero que te ahogues con mi sangre,idiota.” Eso trajo más risas. "¡Buena forma, gatita! Pero ya es suficiente. ¿Cómosupiste que usar si ningún vampiro te lo dijo?”
  20. 20. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 20 Otro encogimiento de hombros modificado. "Yo no. Ah, leí cien libros omás acerca de nuestra…su clase después de enterarme de mi padre. Todosvariaban. Algunos decían cruces, la luz del sol, madera, o plata. Fue purasuerte, realmente. Una noche un vampiro se me acercó en un club y entoncesme llevó de paseo. Por supuesto, él no podría haber sido más agradable, hastaque trató de comerme viva. Decidí que iba a matarlo o morir intentándolo, y lagran cruz daga era todo lo que tenía conmigo. Funcionó, aunque tomo un pocoque lo hiciera. Así, supe de la plata. Luego encontré que la madera nofuncionaba para nada. Me gané una hermosa cicatriz en el muslo parademostrarlo. Ese vampiro se rió cuando vio mi estaca. Claramente, él no temía ala madera. Entonces cuando hacía manzanas de caramelo se me ocurrió ocultarla plata en algo que un vampiro pensaría inocuo. No pareció mucho. La mayorparte de ustedes están tan ocupados observando mi cuello, que no me vensacando a mi amigo puntiagudo. Allí lo tienes". El sacudió la cabeza lentamente de aquí para allá como si nocomprendiera. Por último, fijó sus agudos ojos en mí y dijo, "¿Estás diciendoque rojizas manzanas acarameladas y libros te enseñaron cómo matarvampiros? ¿Es eso lo que dices?" El comenzó a medir en resumen, longitudes rápidas. "Es una malditacosa buena que la mayor parte de las generaciones recientes son casi analfabetaso todos estaríamos en serios problemas. ¡Caray!" echando atrás su cabeza, se rióen unos ricos, repiques de profunda alegría. "¡Eso es la más graciosa mordida sangrante que he oído en décadas!" Todavía reía entre dientes, se volvió hasta que estuvo a mi lado denuevo. “¿Como supiste que era un vampiro cuando lo viste? ¿Sabías, o no loaveriguaste hasta que el intentó tener una fiesta de arteria?” ¿Fiesta de arteria? Bien, esa era una forma de verlo. "Honestamente, yono sé cómo lo supe. Solo lo hice. Para comenzar, tu clase parece diferente.Todos ustedes lo hacen. Su piel parece…etérea, casi. Se mueven diferentes, más
  21. 21. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 21decididamente. Y cuando estoy cerca de ustedes, lo siento en el aire, comoestática eléctrica. ¿Estás feliz ahora? ¿Oíste lo que querías?" Desesperadamentetraté de atenerme a mi valor, pero este parlotear lo devoraba. Estar ligera fuetodo me había dejado. "Casi. ¿Cuántos vampiros has matado? No me mientas, o lo sabré". Juntando mis labios, consideré mentirle a pesar de la advertencia. ¿Seríapreferible si pensaba que sólo maté un par? Quizá no haría ninguna diferencia.Si pudiera decir estaba mintiendo, quizás no haría más que solo matarme.Había tantas cosas peores que la muerte…. "Dieciséis, inclusive tu amigo de anoche". La honradez triunfó. "¿Dieciséis?" él repitió con incredulidad, mirándome completamente otravez. "¿Dieciséis vampiros que eliminaste sin nada más que con una estaca y tuescote? Me hace avergonzarme de mi raza, lo hace. " “Y habría matado más si yo no hubiera sido demasiado joven para entraren bares, ya que son congregaciones de vampiros, sin mencionar por todo eltiempo que tuve que retirarme cuando mi abuelo se enfermó," estallé.Demasiado por tratar de no enojarlo más. En un instante se había ido, dejándome mirando fijamente el lugar dondeél había estado. Él ciertamente se movía rápidamente. Más rápido que cualquiervampiro que había visto. Maldije mi impaciencia anterior. Si solamente hubieraesperado hasta el próximo fin de semana para cazar otra vez. Si solamente… Siendo dejada sola, estiré el cuello para ver donde estaba. Con unarranque, me di cuenta de que debía estar en una cueva. Había un sonido deagua goteando al fondo, y estaba oscuro aún para mis ojos. La sola lámparacalva que brillaba en los alrededores. El resto era oscuridad completa como en mis pesadillas. Oí leves ecos deél a lo lejos, cuán lejos yo no tuve la menor idea. Aprovechando mioportunidad, envolví mi dedos alrededor del aparato sosteniéndome y tiréhacia abajo con toda mi fuerza. El sudor se asomo en mi frente, mis piernas seapretaron con el esfuerzo, y marqué cada músculo hacia ese objetivo singular.
  22. 22. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 22Hubo un crujido de metal en la piedra, una escofina de las cadenas sonandojuntas, y entonces la única luz se apago de repente. La risa de la oscuridad mehizo doblegarme en derrota. "Ah, perdón por eso. Esos no se moverán. No van a ninguna parte y tútampoco. Bueno por ti al tratar, aunque. Odio pensar que tu espíritu se ha rototan pronto. No hay mucha diversión en eso.” "Te odio". Para evitar sollozar, giré la cara lejos de su dirección y cerré losojos. Padre nuestro, que estas en el Cielo, santificado sea Tu nombre… "El tiempo se acaba, cariño". Venga tu reino, hágase Tu voluntad… Mis ojos estaban cerrados, pero yo lo sentía moviéndose más cerca hastaque él presionó longitudinalmente a mi lado. Incapaz de evitarlo, mi alientovino en cortas y duras aspiraciones. Sus manos se movieron a mi cabello, y loalisó desde mi cuello. …En la tierra como está en el Cielo… Su boca se selló en mi garganta, su lengua rodeando mi pulso tronanteen una manera deliberada. Mi espalda chocó en la pared mientras trataba dedesaparecer en la roca, pero la fría piedra caliza dura no ofreció escape. Sentíala presión de dientes en punta y agudos en mi arteria expuesta y vulnerable. Élacariciaba con la nariz mi cuello en la forma que un león hambriento acariciacon la nariz una gacela. "Última oportunidad, gatita. ¿Para quién trabajas? Dime la verdad y tepermitiré vivir". “Te dije la verdad". Ese cuchicheo agudo no podría ser mío. El rugir de lasangre en mis oídos era ensordecedor. ¿Todavía estaban cerrados mis ojos? No,podía ver un débil resplandor verde en la oscuridad. Ojos de vampiro. "No te creo…." Hablado suavemente, aun cayendo con el peso de un hacha. Amén….
  23. 23. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 23 "Demonios, mira tus ojos". Tan profundamente había caído en ferviente oración, que no lo sentíecharse para atrás. Me miraba fijamente con su boca con colmillos abierta enincredulidad, su rostro iluminado por el nuevo resplandor verde de mis ojos.Los suyos marrones fueron ahora una sombra penetrante también, y rayosparejos de esmeralda conectaron una mirada sacudida con la otra. "¡Mira tus ojos!" El agarró ambos lados de mi cabeza como si fuera a girar. Todavíadesconcertada por oscilar en el borde de la mortalidad, yo dije entre dientes mirespuesta. "No necesito mirarlos, ya los he visto. Ellos cambian de gris a verdecuando estoy trastornada. ¿Feliz ahora? ¿Vas a disfrutar más de tu comida?" Como si mi cabeza estuviera hirviendo, me soltó. Yo me doblegué en miscadenas, la adrenalina abandonándome y dejando una estela de letargo. El sonido de sus pasos rebotó en los muros. "Desgraciada, dices la verdad. Tienes que ser. Tienes pulso, pero sólovampiros tienen ojos que resplandecen verde. ¡Esto es increíble!" "Me alegra que estés emocionado". Me asomé a él por mi cabello, quehabía caído de nuevo en mis hombros. En la oscuridad casi total lo vi enfuncionamiento, sus pasos vigorosos y llenos de energía, sus ojos que yendo deverde por alimentación a marrón. "¡Ah, esto es perfecto! De hecho, podría ser útil.” "¿Qué podría ser útil? ¿Mátame o déjame ir? Estoy cansada.” Se giro, radiante, y encendió la lámpara. Lanzó la misma luz dura queanteriormente, fluyendo sobre sus facciones como agua. Él parecíafantasmalmente hermoso bajo su manto, como un ángel caído. "¿Cómo querrías poner tu dinero donde tu boca esta?" "¿Qué?" decir que estaba desconcertada no comenzaba a describirlo.Hace segundos estaba a una mella lejos de la eternidad, ahora él quería jugar aacertijos.
  24. 24. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 24 "Yo te puedo matar o permitirte vivir, pero vivir viene con condiciones.Tu elección, tu escoges. No te puedes ir sin condiciones, tratarás de estacarme.” "¿No eres el chico listo?”Francamente, yo no creía que me permitiría ir.Esto tenía que ser una artimaña. "Verás," él continuó como si yo no hubiera hablado, "Estamos en elmismo barco, cariño. Tú cazas vampiros. Yo cazo vampiros. Ambos tenemosnuestras razones, y ambos tenemos nuestros problemas. Otro vampiro puedesentirme cuando me acerco, así que hace difícil estacarlos sin que ellos esperenel tratar y correr. Tú, por otra parte, los pones completamente fáciles con esaarteria jugosa tuya, pero no eres suficientemente fuerte para hacer caer un pezgordo. Uh, tal vez hayas golpeado a algunos verdes, probablemente no másviejos de veinte años, a lo mucho. Apenas fuera de sus pañales, como fueron.Pero un Maestro vampiro… como yo…” Su voz cayó a un susurro mordaz. “Nome podrías atrapar con ambas estacas quemantes. Te tendría fuera de misdientes en minutos. Por lo tanto, te propongo un trato. Puedes continuarhaciendo lo que más amas matar vampiros. Pero cazaras a los que busco. Sinexcepciones. Tú eres el cebo, Yo soy el gancho. Esa es la idea principal.” Esto era un sueño. Uno muy malo, mal sueño, causado porenvenenamiento de hígado por demasiados gin-tonic. Aquí estaba, un trato conel diablo. ¿Al precio de mi alma? Él me miró expectantemente y amenazantemente todo al mismo tiempo.Si decía que no, sabía lo que sucedería. ¡Guarde el vaso, camarera, yo bebo de labotella! La hora feliz, con el cuello en juego. Si decía que si, estaría accediendo a ser compañera del mismo diablo. Su pie golpeteó. "No tienes toda la noche. Mientras más esperes, máshambriento estoy. Quizás cambie de opinión en unos pocos minutos". "Lo haré". Las palabras volaron sin pensarlo. Si las pensaba, nunca lashubiera dicho. “Pero tengo una condición.” "¿La tienes?" Eso lo hizo reír otra vez. Dios, que tipo tan alegre."Difícilmente estas en posición de demandar condiciones.”
  25. 25. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 25 Mi mentón sobresalió. Orgullo o peligro, escoge."Solo desafiándote aponer tu dinero donde tu boca esta. Dijiste que yo no duraría minutos contra ti,aún con ambas armas. No estoy de acuerdo. Desencadéname, dame mis cosas, yvamos. El ganador lo obtiene todo.” Hubo una chispa definida de interés en sus ojos ahora, y sonrisa astutaregresó a sus labios. "¿Y qué deseas si ganas?" "Tu muerte," dije embotadamente. "Si yo te puedo golpear, no te necesito.Como lo pones, si te dejo ir, vendrás por mí. Si tu ganas, jugaré con tus reglas.” "Sabes, mascota," él arrastró las palabras, "Contigo encadenada ahí,puedo tener una larga bebida de tu cuello e irme a mis negocios como siempre.Estas jugando con tu suerte un poco diciéndome eso.” "No pareces del tipo que le gustan las bebidas aburridas de un arteriaencadenada,” contradije bravamente. "Pareces del tipo al que le gusta el peligro.¿Por qué más un vampiro cazaría vampiros? ¿Y bien? ¿Aceptas o estoy fuera?”Tomé airé. Este era el momento de la verdad. Lentamente se acerco, permitiendo que sus ojos se deslizaran por todaspartes de mí. Con una ceja levantada, él sacó una llave metálica y la balanceódelante de mí. Entonces él lo insertó firmemente en el centro de mis manillas y torció. Seabrieron con un tintineo. "Permíteme ver lo que tienes," dijo finalmente. Porsegunda vez esa noche.
  26. 26. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 26 Capítulo 3Traducido por Carmen NOS ENFRENTAMOS MIRÁNDONOS EL UNO AL OTRO, en el centrode la gran caverna. El suelo era desigual cubierto de rocas dispares, polvo ysuciedad. Vestida nuevamente y sin guantes, con la estaca y mi daga especialentre mis manos. Se había reído de nuevo cuando le exigí que me devolviera miropa, diciéndome que no me devolvería mis pantalones jeans porque no tendríafluidez en mis movimientos. Tajantemente le respondí que fluida o no, nolucharía contra de él en ropa interior. Había luces empotradas sobre nosotros en toda el área a nuestroalrededor. Cómo podía tener electricidad si la caverna estaba más allá de mientendimiento, pero esa era la menor de mis preocupaciones. Como estábamosbajo tierra, no tenía idea de la hora. Podría ser el alba, o aún continuar en loprofundo de la noche. En poco tiempo me preguntaría si alguna vez vería el solde nuevo. Él llevaba las mismas ropas que antes, la fluidez aparentemente no erauna preocupación. Sus ojos me miraron con impaciencia mientras apretaba suspuños y giraba su cabeza alrededor de sus hombros. Mis palmas estabansudorosas por la agitación. Tal vez los guantes habrían sido una buena ideadespués de todo. “Está bien, Gatita. Porque soy todo un caballero, te dejaré hacer el primermovimiento. Vamos. Hagámoslo.” Sin muchas ganas cargué contra él, moviéndome tan rápido como podíacon las dos armas apuntadas peligrosamente. Giró en un semicírculo que medejó a su espalda, riéndose exasperantemente mientras me decía. “¿Vas a trotar, mascota?” Refrenándome, lo miré sobre mi hombro. Dios mío, era muy rápido. Susmovimientos eran casi un borrón para mí. Juntando mi coraje, hice unos
  27. 27. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 27movimientos amplios a la vez que lanzaba mi derecha. Cuando él alzó un brazopara bloquearme, lancé mi izquierda en un golpe bajo y lo acuchillé antes derecibir una terrible patada en mi estomago a cambio. Doblada en dos, lo viexaminar su camisa con un ceño leve. “Me gustaba esta camisa. Ahora viniste y la has rasgado.” Di otra vez la vuelta, respirando lentamente para combatir el dolor enmi estómago. Antes de que pudiese parpadear, se abalanzó sobre mí y megolpeó a un lado de mi cabeza, lo suficientemente duro para que viese estrellas.En mi defensa estúpidamente le lancé patadas, golpes y apuñale cualquier cosaque estuviera a mi alcance. Los golpes en respuesta no se hicieron esperar,fuertes y muy rápidos. Mi respiración era desigual y mi visión nadaba mientrasarremetía con todas mis fuerzas. El cuarto repentinamente giró mientras caíahacia atrás, las rocas cortando mi piel. Él estaba de pie a diez metros de donde yo estaba tumbada. Claramente,en el combate mano a mano, fui superada. Tuve la impresión de que había sidolanzada desde un acantilado, y no hubiera marcas de ello. Con un destellorepentino de inspiración, le arrojé mi cruz. Voló a velocidad increíble y sehundió en su pecho muy pero muy alto. “¡Infierno ensangrentado, mujer, eso duele!” gruñó con sorpresa,arrebatándolo de su pecho. La sangre fluyó de la herida antes de detenersebruscamente como si un tubo se hubiese cerrado. En contra de la creenciapopular, los vampiros realmente sangran. Me consterné, estaba en el suelo solocon un arma a mi disposición y sin haberle hecho ningún daño aparente.Preparándome psicológicamente, me levanté de un salto, moviéndome condificultad. “¿Es suficiente?” me preguntó y olió el aire una vez. Parpadeéconfundida, nunca había visto a un vampiro respirar antes. Jadeabafuriosamente. El sudor goteaba por mi frente. “No…aún no.” Hubo otro borrón de movimiento, y luego estaba sobre mí. Bloqueé ungolpe después de otro y traté de responder, pero él estaba imparable. Sus puños
  28. 28. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 28aterrizaron en mí con una fuerza brutal. Desesperadamente puncé la estaca en cualquier cosa que estuviera cercade mí, pero siempre fallé a su corazón. Luego de diez minutos o al final de loque pareció una eternidad, caí al suelo por última vez. Incapaz para moverme, lo contemplé a través de mis párpadoshinchados. No tengo que preocuparme por su condición, pensé débilmente.Moriría con mis lesiones. Se cernió sobre mí. Todo se veía en tonos rojizos y medesvanecía. “¿Es suficiente por ahora?” No podía hablar, no podía asentir con lacabeza, no podía pensar. Como respuesta, me desmayé. Fue lo único que pudehacer. Hubo algo suave debajo de mí. Flotante, estaba flotando en una nube yabrigándome con su lana. Me enrollé más en ella cuando la escuché decirirritada. “¡Si vas a acaparar todas las mantas, bien puedes sangrar y dormir en elsuelo!” ¿Huh? ¿Desde cuándo una nube se enojaba y hablaba en inglés? Cuando abrí mis ojos, vi con espanto que estaba en una cama con elvampiro. Y sí, aparentemente con la manta entera envuelta en mí. Me erguírápidamente como si me quemara, e inmediatamente me golpeé la cabeza con elbajo techo. “Wow… ” Frotando el punto sensible, miré a mi alrededor atemorizada.¿Cómo llegue hasta aquí? ¿Por qué no estoy comatosa por los golpes? De hecho,me sentía… bien. Aparte de la leve conmoción cerebral que seguramente meacababa de propinar a mí misma. Retrocedí tan lejos como podía a una esquina. No parecía haber unasalida visible de esta pequeña cámara caliza. “¿Por qué no estoy en un hospital?” “Te sané,” me contestó suavemente, como si habláramos del té. Entumecida de miedo, comprobé mi pulso. Dios mío, él no me habíamatado, ¿verdad? No, mi corazón golpeaba fuertemente.
  29. 29. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 29 “¿Cómo?” “Con sangre, por supuesto. ¿De qué otra forma?” Él se reclinó en sus codos, observándome con impaciencia y cansancio.Por lo que pude notar, se había cambiado de camisa. Pero no quise saber quehabía debajo de las sabanas. “¡Dime que me has hecho!” Puso los ojos en blanco ante mi histeria, sacudió su almohada y luego laabrazó contra él. Fue un gesto tan humano, que fue extraño. ¿Quién sabia que a losvampiros les importaba si sus almohadas eran mullidas? “Te di unas gotas de mi sangre. Creí que no necesitarías mucho, debidoque eres un híbrido. Probablemente te curarías rápido y naturalmente, peroentonces quedaste un poquito maltrecha.”Era su culpa, por supuesto, ya que había sugerido esa estúpida pelea. “Ahora, sino te importa es de día y estoy molido. Y aun no he comido con todo esto.” “¿La sangre del vampiro cura?” Él cerró sus ojos mientras me contestaba. “¿Quiere decir que no lo sabías?Caramba, pero que ignorante eres sobre tu clase.” “Tu clase no es mi clase.” Ni se sobresaltó. “Lo que digas, Gatita.”“¿Demasiada sangre me convertirá? ¿Qué tanto es demasiado?” Un ojo se abrió viéndome siniestramente. “Mira, el colegio está alláafuera, cariño. Me voy a dormir. Tú vas a callarte. Más tarde, cuando despierte,repasaremos sobre todas estas delicadezas mientras te preparo para nuestroarreglo. Hasta entonces, déjame descansar un poco.” “Muéstrame la salida y podrás dormir todo lo que quieras.” Otra vez miré a mí alrededor por una salida, no encontrando ninguna. Élbufó irritado. “Seguro. Te traigo tus armas también, ¿entonces sólo cierro mis ojosmientras me haces agujeros en mi corazón? No me parece muy probable. Te
  30. 30. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 30quedarás aquí hasta que te deje salir. No te molestes tratando de escapar, nuncalo conseguirás. Ahora te sugiero que descanses un poco, porque si memantienes despierto mucho más tiempo, voy a querer desayunar.¿Comprendes?” Él cerró sus ojos otra vez con firmeza. “No me acuesto contigo.” La indignación llenó mi tono. Hubo un breve forcejeo sobre la cama y luego una sabana me cayó en lacara. “Duerme en el suelo entonces, ya que acaparas las mantas de todasmaneras.” Sin otra alternativa, me acosté sobre el frío suelo de piedra. La sabana nohizo mucho para protegerme del frío, y mucho menos proveer cualquierconfort. Cambie de posición constantemente tratando de encontrar un lugarmás suave antes de darme por vencida y acunar mi cabeza entre mis brazos. Al menos esto era mejor que estar en la cama con eso. Prefiero dormirsobre clavos. El silencio del cuarto era en cierta forma calmante. Una cosa eracierta, los vampiros no roncaban. Al cabo de un rato, me quedé dormida.Pudieron haber sido horas, se sintió como minutos. Una mano no muy suavemente me sacudió de los hombros y su vozsonaba terrible a mis oídos. “Arriba, espabílate. Tenemos trabajo que hacer.” Mis huesos dieron un chirrido audible de sufrimiento cuando estuve enpie y me estiré. Sonrió al oír el sonido. “Te lo mereces por tratar de matarme. El último que lo intentó terminócon algo más que un cuello tieso. Estas en lo correcto eres afortunada de sermeútil, o no serías a estas horas nada más que un rubor en mis mejillas.” “Sí, esa soy yo. Afortunada.” Sentí amargura en cambio, atrapada en una caverna con un vampirohomicida. Me señaló con el dedo. “No estés triste. Estas a punto de tener una educación de primera claseen nuestra clase (Nosferatu.) Créeme, no muchos humanos llegan a aprenderesto. Pero de todas formas, tú en realidad no eres humana.”
  31. 31. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 31 “Deja de decir eso. Soy más humana de lo que soy… cosa.” “Sí, bueno, averiguaremos cuánto en poco tiempo. Aléjate de la pared.” Accedí, no teniendo mucha opción en este pequeño espacio y noqueriendo estar cerca de él. Se situó frente al muro de piedra donde habíaestado durmiendo y sujetó ambos lados de la losa. Con facilidad, alzó el bloquede piedra completamente y la colocó hacia un lado, exponiendo una hendeduralo suficientemente grande como para atravesarla andando. De modo que así fuecomo entramos en esta tumba. “Vamos” me dijo sobre su hombro, dando un paso en la abertura. “No tedemores.” Mientras caminaba a través de la estrecha abertura, un tirón repentino demi vejiga me recordó que todavía era muy dependiente de mi organismo. “Um, no creo que… ” Al Diablo con las delicadezas. “¿Hay un cuarto debaño aquí dentro? Uno de nosotros todavía tiene riñones que funcionan” Se detuvo repentinamente, arqueándome una ceja. Había líneas de luzque venían del cielo raso de piedra caliza, esto se entrecruzaba en una red queiluminaba a la caverna durante el día. Era de mañana, entonces. “¿Crees que esto es un maldito hotel? Qué, ¿después me pedirás quetenga un bidel?” Avergonzada y enfurecida le gruñí, “A menos que te guste que ensucie elsuelo, te sugiero que me muestres una alternativa, y apresúrate.” Un ruido parecido a un suspiro surgió de él. “Sígueme. No tropieces ni tetuerzas nada, maldita sea si te cargo. Veamos lo que podemos sacar de entremanos. Jodida mujer.” Mientras caminaba tras él, me consolé con imágenes mentales de élcontorsionándose impotentemente bajo mi estaca. La visión fue tan clara quecasi me reí mientras me llevaba hacia los sonidos de agua. “Allí.” Me señaló un grupo de rocas que parecieron colgar sobre unapequeña corriente interior.
  32. 32. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 32 “Esa agua corre camino abajo. Puedes encaramarte a esas rocas y hacer loque tengas que hacer.” Me apresuré a subir, y me gritó sarcásticamente, “A propósito si piensasbajarte de un salto y nadar fuera de aquí, te aviso que es una mala idea. Esaagua está cerca de los cuatro grados y serpentea durante tres kilómetros antesde salir de la caverna. Estarías con hipotermia mucho antes de conseguir salir.No es una forma agradable de estar, temblando y pérdida en la oscuridad, conlas ilusiones perdidas. Además, habrías quebrantado nuestro acuerdo. Teencontraría. Y estaría en verdad, en verdad muy disgustado.” La nota sombría en su voz hizo sonar a sus palabras más letales que sime apuntara con un arma. La desesperación me pinchó. Yo había estadopensando en hacer eso. “Te veo luego.” dio la vuelta y se fue por un camino estrecho, a misespaldas... Suspirando, trepé por las rocas y me balanceé mientras contestaba lallamada inoportuna de la naturaleza. “¿Supongo que el papel higiénico está fuera de consideración?” gritéimpertinentemente.Hubo una carcajada en respuesta. “Lo pondré en mi lista de compras, Gatita.” “Deje de decirme Gatita. Mi nombre es Cat.” Terminé, me descolguéabajo hasta que otra vez estuve de pie en el suelo estable. “¿Cuál es el tuyo, apropósito? nunca me lo dijiste. Si vamos a trabajar hombro a hombro, por lomenos debería saber cómo llamarte. A menos que simplemente prefieras que teresponda con groserías, por supuesto.” Volteo hacia mí con una sonrisa astuta entre sus labios. Con sus piesfirmemente plantados y las caderas ligeramente inclinadas hacia adelante. Supálido cabello pegado a su cabeza en apretadas ondas. Bajo los rayos de luz quese filtraban por la caverna, su piel resplandeció. “Mi nombre es Bones. Vamos por partes, cariño. Si vas a serverdaderamente buena en matar a los vampiros, necesitas saber más acerca deellos.” Estábamos sentados frente a frente. La tenue luz en la caverna producía
  33. 33. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 33un efecto ambiguo de luz estrambótica. Fue de lejos el momento más extraño demi vida, estar sentada serenamente frente a un vampiro discutiendo con él lasmejores formas de matar a uno. “La luz del sol no interesa, excepto si no nos da una mala quemadura desol. Nuestra piel no estallará en llamas como muestran en el cine, y no nosconvertiremos en pedacitos de pollo crujiente. Sin embargo, a nosotros nosgusta dormir en el día porque somos más poderosas por la noche. Ese es unpunto importante para recordar. Durante el día somos más lentos, más débiles,y estamos menos alerta. Especialmente al amanecer. En el amanecer, veras quela mayoría de los vampiros se encontraran dentro de los pliegues de cualquiercosa que llamen cama, lo cual podrás distinguir de esta última noche que nonecesariamente quiere decir un ataúd. Oh, solo algunos de los pasados de modapasarán la noche en ataúdes, pero la mayor parte de nosotros dormimos encualquier cosa más confortable. De hecho, algunos vampiros contarán conataúdes como utilitarios en su guarida así si algún ambicioso Van Helsing vahacia allá primero, el vampiro se acercará a hurtadillas tras ellos. He realizadoese truco una o dos veces. Así que si crees que entrando a ciegas y que el abrirlas persianas para que ingrese los rayos del sol resolverá tu problema,olvídalo.” “Las cruces. A menos que sean usadas de improviso como lo hiciste nonos hacen nada, solo el reírnos antes de que los comamos. Ahora que parecesconocer esto, continuemos. La madera, como sabes, puede astillarse lo que nosdisgusta mucho, pero no nos impedirá arrancarte la garganta… el agua bendita,bueno déjame simplemente que te diga que me causó más daño alguien que melanzó tierra en mi cara. Toda la cuestión religiosa es una tontería cuando se tratade dañar a nuestra especie, ¿entendido? Tu única ventaja es cuando un vampirovea esa estaca especial, ellos no se intimidaran,” “¿No temes que use esta información en contra tuya?” Interrumpí. “Digo, ¿por qué deberías confiar en mí?” Completamente serio se inclinóhacia adelante. Retrocedí, no queriendo estar tan cerca de él. “Mira, mascota. Tú y yo vamos a tener que confiar en el uno el otro para
  34. 34. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 34lograr nuestros objetivos. Y haré esto muy pero muy simple: Si me siguesmirando de esa forma y te sigues preguntando en como traicionarme, te mataré.Ahora, eso no te podría asustar, siendo la gran chica valiente que eres, perorecuerda esto: Te seguí a casa la otra noche. ¿Tienes a alguien que te importe enel granero? Porque si la tienes, entonces te sugiero que seas agradable conmigoy hagas lo que te digo. Si te cruzas conmigo vivirás lo suficiente como para veresa casa quemándose hasta los cimientos con todos dentro. Y si alguna vezvienes por mí será mejor que te asegures que estoy acabado, ¿comprendes?” Tragando saliva, asentí con la cabeza. Entendí. Oh Dios, lo hice. “Además” su voz resplandeció como un día de primavera “puedo dartelo que quieres.”Dudé. “¿Qué puedes saber algo sobre lo que quiero?” “Tú quieres lo que todo niño abandonado quiere. Quieres encontrar a tupadre. Pero no quieres una reunión feliz, no, no tú... Tú quieres matarlo.” Clavé mis ojos en él. Él había hablado en voz alta lo que aun no habíadejado a mi subconsciente susurrar, y él tenía razón. Fue la otra razón por laque cacé vampiros, matar al que me engendró. Más que cualquier otra cosa,quise hacer eso por mi madre. Si pudiera, sentía que de algún modo tenía queenmendar las circunstancias de mi nacimiento. “Tú…” Apenas podría hablar con todos los pensamientos volando através de mi mente. “¿Puedes ayudarme a encontrarlo? ¿Cómo?” Se encogió de hombros. “Para empezar podría conocerlo. Conozco a unagran cantidad de tipos no muertos, lo hago. Afróntalo sin mí, estas buscandouna aguja en una pila de colmillos. Aun si personalmente no lo conociera, sémás sobre él que tú.” “¿Qué? ¿Cómo? ¿Qué?” Él sostuvo en alto una mano para detener mi balbuceo. “Por tu edad, porejemplo. Tienes veintiuno, ¿correcto?” “Veintidós,” le susurré, todavía tambaleándome. “El mes pasado.” “¿De verdad? En ese caso tienes la edad y dirección incorrecta en esa
  35. 35. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 35licencia falsa.” Él debía de haber revisado mi bolso. Bien, es lo más sensato; también mehabía desnudado cuando estuve inconsciente. “¿Cómo sabes que es falsa?” “¿No acabamos de descubrir esto? Sé tú dirección real, y no es la mismade esa licencia.” Oh maldición. Fallé en el propósito de usar una identificaciónfalsa, en caso que alguna vez la perdiese con algún vampiro y él rebuscara entremis cosas. No quería que alguno pudiera detectar a mi familia. Ese había sidomi pensamiento, de cualquier forma. Estúpida de mí, nunca creí que unvampiro me siguiese a casa. “Pensemos en eso un momento, mascota, eres una mentirosa, posees uncarnet falso, y eres una asesina.” “¿Tu punto?” le respondí abruptamente. “Sin mencionar una bromista,” él continuó como si yo no hubierahablado. “También grosera. Sep, tú y yo nos llevaremos de maravilla.” “Tonterías,” dije brevemente. Sonrió nuevamente. “La imitación es la forma más sincera de adulación.Pero regresando al tema. ¿Me dijiste que tu mamá te llevó por cuanto? ¿Cuatro,cinco meses?” “Cinco. ¿Por qué?” Yo era más que un poco curiosa en cuanto a su razonamiento. ¿Qué tuvoque ver con qué tan viejo o no muerto era mi padre? se inclinó hacia adelante. “Mira, esto es así. Cuando cambias, pasan algunos días hasta que cesenalgunas de las funciones humanas completamente. Oh, el latido se detieneinmediatamente así como la respiración, pero algunas otras cosas toman mástiempo. Los conductos lacrimales trabajan normalmente durante un día o algomás o hasta que se convierten en lagrimas rosadas por la proporciónsangre/agua en nuestros cuerpos. Podrás aun orinar un par de veces hastavaciar tu sistema. Pero el punto central es que todavía tuvo espermas paraengendrar” “¿Disculpa?” “Ya sabes, cariño. Espermatozoides, si quieres ser más técnica sobre eso.
  36. 36. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 36Él todavía tenía esperma vivo. Ahora, eso es algo que sólo sería posible si élhubiese cambiado recientemente. En el plazo de una semana a lo sumo. Por lotanto, podemos definir casi exactamente qué tan viejo es, en años de vampiro.Suma a eso cualquier muerte reciente durante esos días y el lugar quecorresponda con su descripción, y ¡bingo! Ahí tendremos a tu padre.” Quedé aturdida. Tal como lo prometió, en pocos segundos me habíadado más información de lo que mi madre había sabido durante toda mi vida.Tal vez, sólo tal vez, había encontrado por casualidad una mina de oro. Si pormediación de él podía aprender más sobre de mi padre y matar vampiros, ytodo lo que quería a cambio era elegir a los blancos… bien, entonces, podríasoportarlo. Si vivía el tiempo suficientemente. “¿Por qué quieres ayudarme a encontrar a mi padre? De hecho, ¿por quématas a otros vampiros? Son de tu clase, después de todo.” Bones me miró fijamente por un momento antes de contestar. “Teayudaré a encontrarlo porque considero que le odias más de lo que me odias amí, así te mantendré motivada para que hagas lo que diga. En cuanto al porquecazo a los vampiros… no es necesario que lo sepas en este momento. Tienessuficiente de que preocuparte. Es suficiente que te diga que algunas personassimplemente necesitan la matanza, y eso va tanto por vampiros como por loshumanos.” Todavía no sabía por qué quiso que trabajara con él en primer lugar. Noobstante, tal vez toda era una mentira y aguardaba el momento oportuno, dearrancar mi garganta cuando menos lo esperara... No confío en esta criatura, nipor un momento, pero en este momento no tenía más opción que jugar yseguirle la corriente. Vería a donde me conduciría esto. Si seguía con vida dentro de unasemana, estaría asombrada. “Volviendo al tema en cuestión, cariño. Las armas no fusionan connosotros, tampoco. Hay sólo dos excepciones a esta regla. Una, si la persona eslo suficientemente afortunado como para disparar a nuestro cuello quebrándoloen dos y derribar nuestra cabeza. La decapitación es efectiva; No muchos seres
  37. 37. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 37pueden vivir sin cabeza, y la cabeza es la única parte por la que un vampiro norevivirá si se la corta completamente. Dos, si el arma estuviera cargada conbalas de plata y nos disparara las suficientes directamente al corazón paradestruirlo. Ahora, eso no es tan fácil como suena. Ningún vampiro estará quietoposando para ti. Probablemente él estará sobre ti y te meterá la pistola por elculo antes de que le provoques algún daño. Pero esas balas de plata realmenteduelen, así que puedes usarlas para retrasarlo e intentar estacarlo. Y mejor lohaces deprisa con esa plata, porque tendrás a un vampiro furioso entre manos.” “La estrangulación, el ahogamiento, nada de eso funciona. Sólorespiramos una vez cada hora preferentemente, y podemos pasarindefinidamente sin oxígeno. Solo un respiro de vez en cuando para meter algode oxigeno en la sangre y estaremos recuperados. Nuestra versión dehiperventilar es respirar una vez cada pocos minutos. Esa es la manera de saberque un vampiro está fatigado. Él comenzará a respirar un poco parareanimarse. La electrocución, el gas venenoso, venenos ingestados, drogas…nada de eso funciona. ¿Lo tienes? Ahora conoces nuestras debilidades.” “¿Estás seguro de que no podemos probar algunas de esas teorías?” Él meneó un dedo con reprobación. “Nada de eso, por ahora. Tú y yosomos socios, ¿recuerdas? Si comienzas a olvidarlo, te sería mejor que tuvierasen cuenta las cosas que te acabo de mencionar funcionarían muy bien para ti.” “Era una broma” mentí. Me dio una mirada que me indicó que me conocía mejor. “El meollo delasunto es que somos muy difíciles de acabar. Cómo has manejado el matar adieciséis de nosotros está más allá de mí, pero sé que el mundo nunca carece detontos.” “Oye.” Molesta repliqué, me defendí con mis habilidades. “Yo te habríatenido en pedazos sino me hubieras hecho conducir y noquearme cuando noestaba mirándote.” Se rió otra vez. Lo que transformó su cara en algo que acababa de darmecuenta era muy hermoso. Aparté la mirada, no queriendo verlo como cualquierotra cosa excepto un monstruo. Un monstruo peligroso.
  38. 38. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 38 “Gatita, ¿por qué crees que te hice conducir? Te vinculé a los cincosegundos después de hablar contigo. Eras una novata, ingenua, sin agallas y,una vez alejada de tu rutina, indefensa como un bebé. Por supuesto te noqueepor sorpresa. Existe sólo una forma de combatir, y es sucio. Por completo, unalucha limpia solo consigue que a uno lo maten, y rápido. Golpea las partesnobles (las bolas), da cada golpe bajo, patéalos siempre cuando estén caídos enel suelo, y entonces tal vez tú seas la que se aleje. Recuerda eso, estás en unalucha a muerte. No es una pelea de boxeo. No puedes ganar por hacer la mayorcantidad de puntos.” “Entiendo.” Tan lúgubre como era, lo hice. En esto él estaba en locorrecto. Era una lucha a muerte cada vez que confronté a un vampiro.Incluyéndolo. “Pero ahora nos alejamos del tema. Hemos cubierto nuestras debilidades.Ahora nuestros puntos fuertes, y tenemos muchos. Velocidad, vista, oído,olfato, fuerza física todo es superior a un humano.” “Les podemos olfatear mucho antes de que les veamos, y podemos oírsus latidos a un kilómetro y medio de distancia. Además de esto, tenemosalguna forma de control mental sobre los humanos. Un vampiro puede chuparmedio litro de su sangre y segundos más tarde ustedes no recordarán habervisto a alguno. Está en nuestros colmillos, una pequeña gota de un alucinógenoque, cuando es combinado con nuestro poder, los hace susceptibles a lasugestión. Como, por ejemplo, que alguien no acaba de chupar su cuello.O sea conoces a un sujeto, conversas y ahora tienes sueño. Así eso es cómo lamayor parte de nosotros nos alimentamos. Un poco aquí y un poco allá, y sinque se enteren de que existimos. Si cada vampiro matase para comer,habríamos sido expulsados de nuestros armarios hace siglos.” “¿Puedes controlar mi mente?” El pensarlo me horrorizó. Sus ojos marrones cambiaron repentinamente a verdes y su mirada fijataladró la mía. “Acércate” susurró, pero las palabras parecieron resonar en mi cabeza. “De ninguna maldita manera” (no me jodas) le conteste, y enfriándose el
  39. 39. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 39deseo repentino de hacerlo. Abruptamente, sus ojos se volvieron marronesnuevamente y me dio una alegre sonrisa. “Nop, parece que no. Bien por ti, eso te vendrá bien. ¿No podemos dejarque rompan tu mente y hacerte olvidar tus objetivos?, ¿cierto? Probablementees tu linaje. No surte efecto en otros vampiros. O en los humanos que beben dela sangre de un vampiro. Especulo que tienes mucho de nosotros en ti. Algunoshumanos también son inmunes a ella, pero sólo un porcentaje muy pequeño.Tener un extraordinario control mental o la resistencia natural para no dejarnosentrar y entrometernos. La MTV y los videojuegos nos han solucionado elproblema con la mayor parte de la humanidad. Eso, y la tele, por así decirlo.” “¿Tele?” ¿Qué es eso?” Él gruñó divertido. “La televisión, por supuesto. ¿No hablas inglés?” “Tú seguro no lo haces” mascullé. Negando con la cabeza, me miró severamente. “El sol está en lo alto,cariño. Tenemos muchísimo que recorrer. Hemos pasado a través de lossentidos y el control mental, pero no nos olvidemos de nuestra fuerza. Onuestros dientes. Los vampiros son lo suficientemente fuertes como para partiren dos y levantar los pedazos con un dedo. Podemos lanzar sus coches haciaustedes si queremos. Y los desgarraremos con nuestros dientes. La pregunta es,¿Cuántos de nuestros puntos fuertes tienes?” Con indecisión, comencé a señalar mis anomalías. “Veo muy bien, la oscuridad no me afecta. Veo igual de noche como dedía. Soy más rápida que cualquiera que conozca, humanamente hablando.Puedo oír cosas desde lejos, tal vez no hasta donde ustedes pueden. Algunasveces en mi cuarto por la noche puedo oír mis abuelos en la planta bajamurmurándose al oído sobre mí…” Me detuve, juzgando por su mirada que había revelado demasiado demis asuntos personales. “No creo que pueda controlar mentalmente a alguien. Nunca lo heprobado, pero pienso que si hubiese podido, la gente me habría tratadodiferente.” Demonios, me volvía sentimental de nuevo.
  40. 40. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 40 “De cualquier manera,” continúe, “Sé que soy más fuerte que la personacomún. Cuando tuve catorce, les di una paliza a tres muchachos, y todos eranmayores que yo. Eso fue cuando no pude ocultar más que había algo incorrectoen mí. Has visto mis ojos. Son diferentes. Tengo que controlarlos cuando estoycontrariada para que las otras personas no los vean enrojecer. Mis dientes sonnormales, creo. Nunca se han asomado graciosamente de todos modos.” Lorecorrí con la mirada a través de mis ojos entrecerrados. Nunca le había contadoa alguien de mis diferencias antes, ni siquiera a mi madre. La trastornó el saberde ellos, y mucho menos hablar de ellos. “Aclaremos esto. Afirmas que a los catorce realmente te diste cuenta detu singularidad. ¿No supiste antes lo que eras?? ¿Qué te contó tu mamá sobre tupadre mientras crecías?” Ese fue un tema muy doloroso, y sentí un estremecimiento traspasarmeen la memoria. Un vampiro no era la persona con quien pensé hablaría sobreesto. “Ella nunca mencionó a mi padre. Si preguntaba, como lo hice cuandoera pequeña, cambiaba de tema o se enojaba. Pero los otros niños me lo hacíansaber. Me llamaban bastarda desde cuando aprendieron a hablar.” Cerré misojos brevemente, la vergüenza aún hincándome. “Como decía, cuando llegue ala pubertad comencé a sentirme… aun más diferente. Aún peor que cuando erauna niña. Se me hizo mucho más difícil esconder mi rareza, como mamá medijo. Me gustaba más la noche. Vagaba durante horas en el huerto. Algunasveces no dormía hasta el amanecer. Pero no fue hasta que esos niños mearrinconaron que comprendí que tan malo era.” “¿Qué te hicieron?” Su voz fue más suave, casi dulce. En mi mente podíaver sus rostros tan claramente como si estuviesen parados delante de mí. “Me apartaban de un empujón, estaban alrededor de mí una y otra vez.Empujándome, insultándome, diciéndome las cosas usuales. Eso no meprovocó. Era casi el pan de cada día. Pero entonces uno de ellos, no puedorecordar cuál, llamó a mi madre “mujerzuela”, y perdí los estribos. Le lancé unaroca y le destrocé los dientes. Los demás saltaron sobre mí, y les gané. No le
  41. 41. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 41contaron a nadie lo que sucedió, jamás. Finalmente, cerca a mi decimosexto cumpleaños, mi madre decidió queera lo suficientemente mayor como para saber la verdad sobre de mi padre. Noquise creerle, pero en mi interior supe que era verdad. Esa fue la primera nocheque vi que mis ojos resplandecían. Ella sostuvo en alto un espejo hacia mi caradespués de que me clavó un puñal en mi pierna. Ella no es mezquina. Me quisoalterada para que pudiese verme a los ojos. Seis meses más tarde, maté a miprimer vampiro.” Mis ojos picaban con lágrimas, lagrimas no derramada, pero no lloraría.No podría llorar delante de esta cosa que me había hecho volver a decir lo quehabía intentado olvidar. Me miró de manera muy peculiar. Si no lo conociera mejor, diría quehubo empatía en su mirada. Pero eso era imposible. Él era un vampiro, no teniacompasión. Abruptamente estuve de pie. “Hablando de mi madre, tengo quellamarla. Estará tremendamente preocupada. He llegado tarde a casa antes,pero nunca he estado fuera tanto tiempo. Pensará que uno de los chupa sangreme mató.” Esto hizo que izara sus cejas hasta el nacimiento de su cabello. “¿Tumamá sabe que has estado atrayendo con engaños a vampiros, con promesas desexo y luego matándolos? ¿Y te deja hacer esto? Caramba, pensé que estabasbromeando cuando me dijiste que ella sabía que tú estabas dañando a nuestrapoblación. Si fueses mi niña, te habría asegurado con clavos dentro de tu cuartodurante la noche. No comprendo a la gente de hoy en día, dejar a sus niñoshacer cualquier cosa.” “¡No hables de ella de ese modo!” dije precipitadamente. “¡Ella sabe quelo que hago es correcto! ¿Por qué no me iba a apoyar con eso?” Me miró fijamente, penetrantes piscinas de marrón oscuro. Luego seencogió de hombros. “Lo que digas.” Repentinamente estaba frente a mí. Aun no había tenido tiempo deparpadear, se movía tan rápido. “Tienes buena puntería cuando lanzas cosas.
  42. 42. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 42Averigüe eso anoche cuando me lanzaste tu cruz. Solo imagínate, algunoscentímetros más abajo y podrías estar plantando margaritas en mi cabeza a estahora.” Me sonrió divertido con la imagen mental. “Trabajaremos en mejorar tu velocidad y exactitud. Estarás más segura sipuedes matar desde lejos. También eres malditamente vulnerable de cerca.” Me sujetó de mis antebrazos. Intenté apartarme, pero me sujetó aún másfuerte. Unas barras de hierro serian igual de efectivas. “Tu fuerza deja mucho que desear, eres más fuerte que un hombrehumano, pero probablemente más débil que el vampiro más débil. Tendremosque trabajar en eso también. Tu flexibilidad es una mierda y no usas tus piernasdel todo cuando peleas. Son armas valiosas y deberían ser tratadas como tal.Por lo que respecta a tu velocidad, bien… podría no tener remedio.Pero le daremos curso de todas maneras. Veremos cómo lo resolvemos,contamos con aproximadamente seis semanas antes de que podamos salir alcampo. Sep, cinco semanas de duro entrenamiento, y una semana para que tedediques a tu apariencia.” “¿Mi aspecto?” La indignación llenó mi voz. ¿Cómo osas criticarme tú,un hombre muerto? “¿Qué pasa con mi aspecto?” Bones sonrió condescendientemente. “Oh, nada horrendamente mal, sóloque todavía hay algo que necesita arreglarse antes de que te envíe afuera” “Tú…” “Después de todo, vamos tras algún pez gordo, cariño. Pantalones jeanssueltos y una apariencia mediocre no funcionara. Tú no sabrías ser sexi aún si temordieran el culo.” “Por Dios, voy a…” “Deja de decir tonterías. ¿No quieres llamar a tu mamá? Ven conmigo.Mi móvil está en la parte trasera.” Mentalmente realicé toda clase de actos tortuosos con su cuerpo atado eindefenso, pero en realidad me mordí la lengua y le seguí a lo más profundo dela caverna.
  43. 43. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 43 Capítulo 4Traducido por Nanndadu DURO ENTRENAMIENTO ESAS FUERON LAS PALABRAS QUE ÉLuso para describir las brutales, agonizantes y mortales pruebas a las cuales nisiquiera los militares someterían a sus más duras tropas. Bones me arrastró a través del bosque a una velocidad que ni siquiera losautomóviles podrían sostener. Me tropecé con árboles caídos, rocas, raíces ybaches naturales hasta que estuve demasiado exhausta incluso para vomitar.Pasar no me exonero de mis tareas tampoco. Él simplemente continúoempapando mi cara de agua helada hasta que volví de nuevo en sí. Practiquélanzando cuchillos hasta que mis nudillos estaban agrietados y sangraban. ¿Surespuesta? Inhumanitariamente sacudirme algo de Neosporin y decirme queno lo pusiera en mis palmas o arruinaría mi agarre. ¿Su versión delevantamiento de pesas? Transportar bloques de piedra repetidas veces,incrementando gradualmente su peso y densidad. ¿La caminadora? Eso seríaescalar por las cuevas inclinadas con grandes piedras atadas a mi espalda. Después de una semana, deseché todos sus impedimentos artificiales yme negué a ir más allá, indicando que de haber sabido de antemano susintenciones habría preferido morir. Bones simplemente me sonrió con suscolmillos extendidos y me dijo que lo intentara. Al ver que hablaba en serio, mecoloque de nuevo mi equipo y caminé con cansancio hacia adelante.Hasta ahora, el entrenamiento más duro había sido cerca de él. Él extendía mispiernas hasta que las lágrimas corrían por mi cara, regañándome todo el tiempopor mi falta de flexibilidad. Luego, durante nuestro mano a mano, me noqueodejándome en un estado de inconsciencia del que ni toda el agua helada en elmundo me podría revivir. Me despertaba con el sabor de su sangre en mi boca, solo para repetir elproceso una y otra vez. Con decir que fantasear con matarlo cada segundo de
  44. 44. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 44cada día era poco. Sin embargo, mejoré, no tenía otra opción. Con Bones eramejorar o morir. El primer indicio de mi incremento de resistencia vino en mi segundasemana de entrenamiento. Bones y yo luchamos pero realmente no medesmaye. Seguía golpeándome con fuerza, pero permanecí del todo consiente.Fue una bendición a medias. Seguí con mi dignidad en alto hasta una noche enmedio de nuestra batalla, pero luego me desperté cuando él me alimentaba consu sangre. “Asqueroso”, escupí después de ser engatusada y luego de que meamenazara con poner uno de sus ensangrentados dedos en mi boca. “¿Cómopueden ustedes vivir de eso?” Las palabras salieron de mi boca sin pensarlo, al igual que muchas antesde ellas. “La necesidad es la madre de todos los apetitos. Lo que necesitas parasobrevivir, es lo que aprenderás a amar,” respondió. “Sera mejor que toda esta sangre no me convierta en un vampiro. Ese noera nuestro acuerdo.” Me sentía incomoda al discutir con su dedo atascado en mi boca, movími cabeza hacia atrás hasta que se deslizo húmedamente fuera. Fue un gestocasi sexual. Me sonroje tan pronto como ese pensamiento cruzo mi mente. Él,por supuesto, notó mi sonrojo. Sin duda también la razón del rubor, perosimplemente limpio su mano en su camisa. “Créeme, cariño, no estás teniendo la sangre suficiente para convertirteen vampiro. Sin embargo, dado que te preocupas por ello todo el tiempo, te dirécomo funciona. Primero, te tendría que drenar casi al punto de la muerte. Hayun truco para esto, tomando suficiente sangre sin tomar demasiada. Luego,repleto de tu sangre, abro mi arteria y dejo que bebas directo de ella. Todo deella, y luego un poco. Para eso también hay un truco. Tienes que ser fuerte paracrear a otros vampiros, o tu discípulo puede drenarte y matarte mientras él oella están cambiando. Los vampiros nuevos son más difíciles de bajar de unaarteria que un bebe hambriento de una jugosa teta.
  45. 45. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 45Esas miserables gotas que te estoy dando no harán más que curar tus heridas.Probablemente no son ni suficientes para aumentar tu fuerza. Ahora, ¿puedesdejar de quejarte cada vez que lames unas cuantas gotas de mí?” Esa imagen hizo que realmente me sonrojara cuando paso a través de misubconsciente. Al verme, él pasó una de sus grandes manos por su pelo. “Esa es otra cosa que debes parar de hacer. Te vuelves roja como elatardecer a cualquier indicio de una insinuación. ¡Tienes que estar haciendo elpapel de una agresiva, mujer caliente! Ningún tipo va a creer que cuando éldiga boo tú te vas a desmayar avergonzada. Tu virginidad va a hacer que tematen.” “No soy una virgen”, contesté, y luego casi me desmayo como lo predijo. Sus cejas marrones se elevaron. Me di la vuelta, farfullando, “¿Podemoscambiar de tema, por favor? No somos un par de amigas en una fiesta enpijamas. No quiero discutir esto contigo.” “Bueno, bueno, bueno,” dijo articulando con lentitud, ignorando mipetición.“Gatita no es ninguna puta, ¿o sí? La forma en que actuaste, estoy sorprendido.Chap está esperando pacientemente ¿a qué termines tu entrenamiento? Debeser un tipo, para que te tenga toda caliente y mojada. De nuevo, no arreglamoslo del tipo de experiencia, pero por otro lado, si me ofreciste un gusto cuandonos conocimos. Me hace preguntarme si planeabas clavarme una estaca antes odespués de lograr rascar tu comezón. ¿Qué hay de los otros vampiros? acasomurieron con una sonrisa en su…” Le di una bofetada. O intente hacerlo. Él capturo mi mano y la sostuvo, ycapturo mi mano izquierda cuando intente llevarla contra su mejilla. “No te atrevas a hablar sobre mí de esa manera, ya he oído bastante deesa basura. Solo porque mi madre me tuvo fuera del matrimonio, nuestrosestúpidos y anticuados vecinos pensaban que eso la hacía una puta, y pordefecto a mí también. Y no es como si eso fuera asunto tuyo, dado que túprobablemente has violado pueblos repletos de mujeres, pero yo solo he estadocon una persona. Y justo después él me dejo como si se tratara de un mal hábito,
  46. 46. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 46así que eso fue suficiente como para que me curara del deseo de duplicar lasaventuras sexuales con mis compañeros. Ahora, y hablo en serio, ¡no quierohablar sobre esto de nuevo!” Yo estaba jadeando en la furia que, sin saberlo, había desgarrado. Bonesliberó mis muñecas y yo me frote donde sus uñas se habían clavado en mi piel. “Gatita,” él comenzó en un tono conciliador, “Me disculpo. Pero soloporque tus ignorantes vecinos tomaron sus prejuicios contra ti, o porque algúnadolescente con acné te deshecho luego de una sola noche…” “Detente,” lo interrumpí, asustada de que me echara a llorar. “Solo para.Puedo hacer el trabajo, puedo fingir ser sexy, lo que sea. Pero no discutiré esto.” “Mira, cariño…” intentó de nuevo. “Muérdeme,” solté, y caminé alejándome. Por una vez, él no se ofreció a tomar mi invitación, y tampoco me siguió.Al inicio de la cuarta semana, Bones anunció que íbamos a tomar un viaje decampo. Por supuesto, no iba a hacer un paseo por la tarde al museo local. No,me hizo conducir por un estrecho camino a la media noche sin tener idea de adónde nos dirigíamos. Él me había dado las indicaciones elementales gira aquí,gira allí, etc. y yo estaba nerviosa. Estábamos en un área bastante campestre, nohabía ningún poste de alumbrado a lo largo de la carretera. Si quisieras chuparel cuello de alguien hasta dejarlo seco y luego tirar el cuerpo, este podría ser ellugar ideal. Entonces de nuevo, si él quisiera chupar mi cuello y arrojar mi cuerpo, lacueva seria un lugar bastante ideal. Considerando todas las veces en las quehabía estado inconsciente luego de nuestras sesiones de entrenamiento, él pudohaberme cenado entonces de haberlo querido. No habría sido capaz dedetenerlo. Demonios, no habría sido capaz de detenerlo cuando estabadespierta. Yo aún tenía que ganar una sola ronda entre nosotros, para miasombro. Bones era tan malditamente rápido y fuerte, luchar contra el era comointentar ponerle una correa a un rayo. “Gira a la izquierda aquí,” dijo Bones, sacudiéndome de mis
  47. 47. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 47pensamientos.Leí el nombre del letrero. Carretera Peach Tree. No parecía conducir a ningúnlado. “Ya sabes, compañero” dije mientras daba el giro, “Estas siendo bastantereservado. Cuando vas a decirme ¿sobre qué trata esta excursión? Supongo queno se trata solo de un repentino deseo de ir intimidando.”Él resopló. “No, no puedo decir que lo hice. Necesito alguna información de untipo que vive por aquí.” La forma en que lo dijo me hizo pensar que esa persona no estaría felizde verlo. “Mira, me niego a ser parte de algún asesinato de humanos, entoncessi crees que vas a interrogar a este tipo y luego a enterrarlo, estas equivocado.”Esperaba que Bones me desafiara o se pusiera furioso, pero él comenzó a reír. “¡Hablo enserio!” dije, pisando el freno para hacer énfasis. “Entenderás el chiste pronto, cariño,” respondió. “Pero déjame ponértelofácil. Por un lado, prometo que pondré una sola mano en ese hombre, y porotro, tú serás quien hable con él.” Eso me sorprendió. Yo ni siquiera sabía quién era ese sujeto, y muchomenos que le tenía que preguntar. Él arqueó una ceja. “¿Estaremos andando de nuevo en algún momentocercano?” Oh. Deje el freno y presioné el gas, sacudiendo el carro hacia adelante.“¿Y tendré algunos detalles más aparte de eso? ¿Cómo, algunos antecedentes deél y que es lo que quieres saber?” “Claro. Winston Gallagher fue un trabajador del ferrocarril en lossesenta. Y también él tenía un negocio secundario haciendo whisky casero. Undía, un hombre compro uno de los productos de Winston y fue encontradomuerto con ello al día siguiente. Winston podría haber cometido un error en elcontenido del alcohol para esa botella, o el borracho bebió demasiado. Decualquier manera, termino igual. Winston fue encontrado culpable de asesinatoy condenado a muerte.” “¡Eso es indignante!” exclamé. “¿Sin ningún motivo o prueba de que
  48. 48. JEANIENE FROST FORO ALISHEA DREAMS 48había sido premeditado?” “Me temo que el juez, John Simms, no era un gran seguidor de la idea deinocente hasta que se demuestre su culpabilidad. Él también fue el verdugo.Justo antes de que Simms lo ahorcara, Winston juro que nunca lo dejaría tenerni una sola noche en paz. Y desde ese día, él nunca la tuvo.” “¿Él lo colgó?” repetí. “¿Al hombre con quien quieres que hable?” “Détente ante ese cartel de no pasar, gatita,” me ordenó Bones. Lo hice,mi boca se abrió con incredulidad. “Winston no hablará conmigo, dado quenuestras clases no se llevan bien. Sin embargo, él hablará contigo. Pero teadvierto, él esta tan entusiasmado como tú lo estas.” “¿Qué parte de esto no estoy entendiendo?” Mi tono fue enojado.Rencorosa, ¿yo? “¿Dijiste o no que ese juez lo había colgado?” “Volvió del árbol que crece del acantilado,” afirmó Bones. “Si miras,todavía se pueden ver las marcas de la cuerda en él. Muchas personasperdieron sus vidas en ese bosque, pero no me moleste en hablar con ningunode ellos. Son residuales. Winston no.” Escogí mis palabras cuidadosamente. “Estas diciéndome que Winstones… ¿un fantasma?” “Espíritu, espectro, fantasma, escoge lo que quieras. Lo que esimportante es que es sensible, y eso es extraño. La mayoría de los fantasmas sonsolo copias de ellos mismos. No son capaces de interactuar, solo hacen lomismo una y otra vez, como un disco rayado en una plataforma giratoria.Caray, estoy recordándome a mí mismo; ya nadie usa esos records. El punto esque, Winston estaba tan enfadado cuando murió, que una parte de suconciencia sigue funcionando. Eso es también debido a la ubicación. Ohio tieneuna delgada línea que separa lo natural de lo sobrenatural, por lo que es másfácil para un alma quedarse que cruzar. Esta área en particular es como un farode búsqueda. Cinco cementerios forman un pentagrama realmente, ¿en queestaban pensando? Es un mapa de ruta para los espíritus, eso es lo que es.Gracias a tu línea de sangre, tú debes ser capaz de verlos, mientras que la

×