Mariología                                                                Pbro. Lic. Salvador Maldonado                   ...
Las dos versiones de Jn 1,12-13      a) ¿Una falsificación?      Los grandes manuscritos griegos del cuarto Evangelio, tod...
menstruación de la mujer y en el parto de una nueva criatura (Lev 12,4-7). En las traducciones modernas, elvocablo damín, ...
Hay una correspondencia entre los dos versículos iniciales (Jn 2,1-2) y el versículo final (Jn 1,12) Laacción transcurre e...
b) El primero de los signos       No es sólo un signo, sino el primero de los signos, el protosigno o el comienzo de los s...
c) «Todavía no ha llegado mi hora (ou;pw h w¨´[ra mou)       Algunos exégetas traducen estas palabras como una frase retór...
iniciativa del esposo. El esposo no actúa como la mayoría de los hombres. El maestresala es un testigo. Lapregunta del mae...
Éxodo, la Pascua. Jesús es colocado en medio de los otros dos crucificados. Jesús es también puesto en unsepulcro nuevo, e...
a) Junto a la cruz estaban...       El evangelista Lucas relata que, después de morir Jesús, todos sus parientes y las muj...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Capitulo iv

501 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
501
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Capitulo iv

  1. 1. Mariología Pbro. Lic. Salvador Maldonado Marco Antonio Núñez Torres CAPITULO IV LA MADRE DEL VERBO QUE SE HIZO CARNE INTRODUCCIÓN Para comenzar a desarrollar este capítulo es necesario en un primer momento conocer al autor del cuartoevangelio canónico, el cual ha dado valiosos aportes para conocer la vida de nuestro Señor Jesucristo en su vidaterrena, hace más de dos mil años. ¿Quién es el autor del cuarto evangelio? El cuarto evangelio ha llegado a nuestras manos gracias alApóstol llamado Juan, que no sigue el esquema de los Sinópticos y dispone de fuentes propias. Juan Zebedeo, nombre autentico del más joven discípulo al que Jesús cariñosamente apodaba "el hijo deltrueno" (cfr. Mc 3,13-19). Muy probablemente testigo ocular del ministerio de Jesús e inicialmente discípulo deJuan el Bautista; quizá sea el discípulo, compañero de Andrés, no identificado en Jn 1,35-40. Juan escribió su Evangelio después del año 95. El idioma utilizado fue el griego. El lugar parece claro: laisla de Patmos a la que el apóstol había sido desterrado por Domiciano (Emperador Romano 81-96 d.C). Los destinatarios de su evangelio fueron en un principio los cristianos de origen heleno perseguidos porRoma. Las fuentes para la redacción de Todo su evangelio es un compendio de su vivencia al lado de Cristo, porlo que sólo necesitó fuentes para el inicio de la obra. Pero algo importante, que no puede pasar desapercibido, es que todo este cuarto evangelio realiza unafunción simbólica; como la madre de Jesús, de la cual tampoco se menciona nunca el nombre. El cuartoevangelista manifiesta una cierta preferencia por mostrar a ciertas personas como modelos, figuras, tipos osímbolos de una peculiar forma de reaccionar ante Jesús y su mensaje. Por otra parte, el Evangelio de Juan coloca teológicamente en una misma perspectiva dos planos distintosla actividad terrena de Jesús y la vida de la Iglesia. Contemplando al Jesús terreno a la luz de las situacionesposteriores de la Iglesia. 1) Comunidad Prepascual; 2-11. 2) Comunidad Pospascual: 12. A partir de ahí, los discípulos orarán en nombre de Jesús (Jn 16,26), se les comunicara el Espíritu (Jn16,7), tendrán un conocimiento mayor que les capacitará para obras mayores (Jn 14,12), iniciarán el verdaderoseguimiento de Jesús (Jn13, 36). Pero algo muy curioso, es que en ambas partes del Evangelio aparece «lamadre de Jesús» en el inicio del ministerio terreno (Jn 2, lss) y en el momento de la hora (Jn 19,25-27) Pero cabepreguntarse si también ella está aludida en el prólogo cristológico con el que también el cuarto evangelista iniciasu obra (Jn 1, 1-18) al igual que Mateo y Lucas. I. MARÍA EN EL PROLOGO CRISTOLÓGICO DE JUAN «NO NACIDO DE LA VOLUNTAD DE VARÓN» Mateo y Lucas tratan del origen virginal de Jesús en sus respectivos prólogos cristológicos. También en elcuarto Evangelio hay un prólogo, que tiene la forma de himno y de cántico de alabanza, y que celebra el misteriodel Verbo encarnado. Pero este prólogo ¡no es un relato de la natividad! Ni siquiera es un relato. Su perspectivaes teológica y mística. Lo que nos interesa saber si el prólogo del cuarto Evangelio conoce el nacimiento virginal de Jesús o lopresupone. El cuarto Evangelio, fuera ya del prólogo, habla en dos ocasiones de Jesús como «hijo de José». Enel prólogo se habla de alguien «no nacido de la sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad devarón» (Jn 1,12-13). Pero la cuestión está en dilucidar si este versículo se refiere a Jesús mismo en suconcepción o a los cristianos.
  2. 2. Las dos versiones de Jn 1,12-13 a) ¿Una falsificación? Los grandes manuscritos griegos del cuarto Evangelio, todos ellos posteriores al año 300, refieren estosversículos 12-13 a los creyentes. Pero surge una dificultada, al no disponer de ningún manuscrito o papiro delcuarto Evangelio del período que va de los años 100 al 200. Por eso resulta extraño que los autores de esa épocaque citan Jn 1,12-13, unas siete u ocho veces, empleen siempre la lectura singular «el cual nació (oz……egennhqh) no de la voluntad de la carne… ». Y solo a finales del siglo II encontramos la lectura plural, estoocurre en Alejandría, en Egipto. Gracias al padre de la Iglesia Tertuliano, que da una explicación, al tratarse deuna falsificación de Jn 1,13, para fundamentar en un texto bíblico sus teorías sobre el origen divino yrenacimiento de los «elegidos», de los «espirituales» o «perfectos», los gnósticos valentinianos. He aquí, pues, las dos lecturas en un cuadro sinóptico: «Mas a cuantos le recibieron, a los que creen en su nombre a aquellos que creen en su nombre les dio potestad de ser hijos de Dios, dioles poder de venir a ser hijos de Dios los cuales no de la sangre el cual no nació de las sangres ni de la voluntad de la carne ni de la voluntad carnal, ni de la voluntad del hombre ni de la voluntad de varón, sino de Dios nacieron (egevvnnhqhsan)» sino que fue engendrado (egennhqh) de Diosb) La lógica del cuarto Evangelio y la lectura singular De la Potterie, junto con otros autores y autoras, presenta toda una serie de argumentos que avalan lalectura en singular, basados en la lógica interna del texto del cuarto Evangelio: a) cuando Jn habla del nuevonacimiento de los cristianos emplea siempre el verbo en perfecto, no en aoristo; éste lo reserva para Cristo, talcomo aparece en Jn 1,13; b) el término «nombre» del que se habla en Jn 1,12 se refiere al ser del Hijo; tieneentonces sentido el singular en el v.13: «Dioles poder de venir a ser hijos de Dios a aquellos que creen en sunombre: el cual no nació de... sino que fue engendrado por Dios... el Unigénito del Padre»; c) nunca el cuartoEvangelio propone una cualidad de la vida cristiana sin proponer antes esa misma cualidad en Cristo; por lotanto, iría contra su lógica presentar el origen divino de los creyentes sin proponer previamente el origen divinode Jesús: llegamos a ser hijos de Dios en la medida en que creemos en aquel que ha sido engendrado por Dios, elHijo de Dios; d) las tres negaciones del v.13 , no de la carne, no de la sangre, no de la voluntad, tienenevidentemente un carácter polémico; pero la polémica tiene sentido si de lo que se habla es de un nacimientocorporal, al que se le niegan ciertas modalidades: lo cual se explica muy bien si se trata de la encarnación deCristo. De la Potterie llega, pues, a la conclusión de que en Jn 1,12-13, Cristo en su encarnación es presentadocomo el modelo del nuevo nacimiento de los cristianos. Los v. 12-13 con palabras más sencillas dicen losiguiente: «A todos nos ha dado la posibilidad de venir a ser hijos de Dios, en la medida en que creemos en elnombre de aquel que ha sido engendrado por Dios».2. Las tres negaciones: «el cual no nació de las sangres, ni de la voluntad carnal, ni de la voluntad de varón» El cuarto evangelista niega tres modalidades en el nacimiento de Cristo: nacer de la voluntad de varón, dela voluntad carnal, y de las sangres. Las dos primeras modalidades parecen suponer la concepción virginal. Latercera, «no de las sangres (oz ouk ex aimatwn)», es una expresión extraña. Peter Hofrichter escribió sobre esaexpresión su tesis doctoral y llega a la conclusión de que la palabra sangre en plural describía, en primer lugar,el derramamiento de sangre en actos violentos como un crimen o una batalla, pero también, en segundo lugar (enalgunos textos del Antiguo Testamento y, más tarde, en la tradición judía), la pérdida de sangre en la
  3. 3. menstruación de la mujer y en el parto de una nueva criatura (Lev 12,4-7). En las traducciones modernas, elvocablo damín, aimata, sangres, se traduce siempre en singular. Pues bien, ¿qué quiere decir que Jesús «no nació de las sangres »? Es obvio que aquí no se hacereferencia a un derramamiento violento de sangre. Lo que se quiere decir, sin embargo, es que el nacimiento deJesús se produjo sin efusión de sangre en su madre. Dicho de otra manera, en el nacimiento de Jesús no hubopérdida de sangre en su madre, por lo cual tampoco hubo impureza ritual. De la Potterie se admira de lacorrespondencia entre Jn 1,12-13 y Le 1,34-35: Le 1,34-35 Jn 1,13 «Pues yo no conozco que no fue engendrado por voluntad de varón varón lo que nacerá santo nacido no de las sangres será llamado sino Hijo de Dios engendrado por Dios Según esta concordancia, el nacimiento virginal es el «signo» de la filiación divina de Jesús La ausenciade un padre humano en la concepción de Jesús y el nacimiento «santo» de Jesús se sitúa en la esfera del «signo».El Hijo de Dios ha nacido de una mujer. Juan la llama siempre «la madre de Jesús». Con todo, Jesús es siempre,para el cuarto Evangelio, el Hijo único de Dios, el Templo de su presencia. El es el Hijo de Dios hecho hombrey que tomó su humanidad de María.3. «El hijo de José» El Evangelio de Juan, fuera ya del prólogo cristológico, habla en dos ocasiones de «Jesús, el hijo de José(uioj tou Iwshhq)» (Jn 1,45, 6,42), pero no expresa entonces su convicción sino el modo de hablar de la gente,de Felipe. Cuando él quiere expresar la identidad de Jesús, su filiación, lo hace siempre en referencia a DiosPadre. Jesús es el «Hijo del Padre», es sencillamente «el Hijo». Quien conoce a Dios, conoce a Jesús, y sabe queEl es el Hijo del Padre. Quien desconoce a Dios recurre a respuestas vulgares y falsas para explicar el origen deJesús, por eso la gente dice de Jesús que es «el hijo de José». II. LA MADRE DE JESÚS EN LAS BODAS MESIÁNICAS DE CANA DE GALILEA 1. El contexto anterior Cuando el lector llega al relato de las bodas de Cana, en las cuales la madre de Jesús ocupa un lugarimportante, ha recibido ya en el primer capítulo de Jn una serie de informaciones, que le sirven como trasfondo,para entender el relato. Ya ha leído el prólogo cristológico del Evangelio (Jn 1,1-18), conoce el testimonio deJuan el Bautista en favor de Jesús (Jn 1,19-34) y finalmente conoce la narración de la llamada y seguimiento delos primeros discípulos (Jn 1,35-51). Y vale para este capítulo de manera especial e intensa lo que hay que deciren general de todo el cuarto Evangelio: que aprovecha todas las circunstancias para explicar su tema, su grantema: la cristología. 2. Estructura del relato de la boda de Caná. El relato está estructurado en cinco partes, que tienen, como es usual en la literatura hebrea, forma dequiasmo. A Jn 2,1-2 La primera parte (A) se corresponde con la B Jn 2,3-5 quinta (A), la segunda (B), con la cuarta (B) C Jn 2,6-8 y la tercera constituye el momento central del B Jn 2,9-10 relato (C). A’ Jn 2,11-12
  4. 4. Hay una correspondencia entre los dos versículos iniciales (Jn 2,1-2) y el versículo final (Jn 1,12) Laacción transcurre entre dos ciudades Cana de Galilea y Cafarnaúm. De Caná de Galilea se habla al principio y alfinal. El relato concluye diciendo que Jesús bajó (katebh) de Cana a Cafarnaúm. En Caná se encuentra la madrede Jesús. Más tarde se hacen presentes Jesús y sus discípulos, que han sido llamados. Los discípulos, con motivode lo que ocurrirá en Caná, creerán en Jesús. Hacia Cafarnaúm baja Jesús con su madre y sus hermanos y susdiscípulos. En Caná tiene lugar una boda a la que todos asisten. Cafarnaúm es el lugar al que todos se dirigendespués de la boda. No deja de ser curioso que María y los hermanos de Jesús no se dirijan a Nazaret, sino quesigan el camino de Jesús. En el inicio del relato se habla de «tres días después». En la conclusión se afirma queno permanecieron en Cafarnaúm por «muchos días». Hay también paralelismo entre el segundo y el cuarto momento del relato. En ambos prevalece el tema delvino. Este término es repetido tres veces en el segundo momento y otras tres veces en el cuarto momento. En elsegundo momento la madre de Jesús habla de la falta de vino porque se había acabado el vino de la boda. En elcuarto momento se constata y se prueba la solución a esa carencia, pero de forma sobreabundante el agua paralas purificaciones de los judíos se ha convertido en vino bueno y sobreabundante, rebosante. En el segundomomento hay un diálogo un poco tenso entre María y Jesús. En el cuarto, un diálogo semejante entre elmaestresala y el novio. En el segundo aparece la mujer (gunh). En el cuarto, el novio (numqioj), a quien elmaestresala le recuerda la forma de actuar de cualquier hombre (paj anqrwpoj). Jesús se distancia de la mujer,el novio, de todo hombre. En ambos momentos se hacen referencias temporales: en el segundo, a la hora quetodavía no ha llegado; en el cuarto, al ahora que ha llegado, pero, tal como resalta el maestresala, de una manerailógica, que contraviene todas las expectativas. En ambos momentos se produce una situación de ignorancia; enel primero se trata de la ignorancia de la madre de Jesús, puesta de relieve por él al preguntar: « ¿Qué tengo yocontigo, mujer?». En el cuarto se trata de la ignorancia del maestresala, que ignoraba «de dónde era». En elsegundo y cuarto momento aparecen también los servidores. Estos reciben de la madre la recomendación deobedecer la palabra del hijo. Y por eso se dice en la segunda parte que «ellos sí sabían». En el tercer momento, el central del relato, Jesús y su palabra ocupan la escena. Jesús pronuncia tresmandatos: « ¡Llenad!», « ¡Sacad ahora!», « ¡Llevad!». Los servidores obedecen exactamente todo lo que lapalabra de Jesús dice; y, obedeciendo a Jesús, obedecen lo que la Madre les había pedido antecedentemente. Eneste momento no se habla de vino, sino sólo de agua y de seis tinajas de piedra vacías que habrán de rebosar. Lapalabra de Jesús y la colaboración obediente de los servidores produce el signo, el comienzo de los signos. 3. El primer momento y el último: «Se hizo una boda... y vieron su gloria»a) Un hecho simbólico Leyendo el texto se advierte que el redactor apenas atiende a los detalles informativos que describen laboda. Faltan demasiados detalles. No se dice nada de la esposa. El novio aparece sólo al final y de formaindirecta. No se habla del rito de casamiento. Se suscitan muchas preguntas: ¿Por qué faltó el vino? ¿Cómo esque la madre de Jesús, una invitada entre tantos, se dio cuenta antes que nadie de que faltaba el vino? ¿Por quéJesús no actuó por sí mismo, no dio gracias a Dios Padre, no bendijo...? ¿Por qué no ordenó al agua que seconvirtiera en vino? Un relato clásico habría ofrecido todos estos detalles. Este no. Se entretiene incluso con detalles queaparentemente no tienen importancia: se le concede demasiado espacio al diálogo entre Jesús y María; se indicainnecesariamente el número y la cualidad y capacidad de las tinajas. Se dice que son de piedra, que estándestinadas a la purificación de los judíos; se habla de la obediencia escrupulosa de los sirvientes. Todos estosdetalles podrían haber desaparecido de un relato clásico sin que mermase en nada la narración. Todo esto indica que se trata de un relato simbólico. El simbolismo nace de su totalidad. Remite a algoque está más allá. El hecho invita a los discípulos a comprender algo, a creer, a tener fe. El cuarto Evangeliopresenta los signos de Jesús «para que creáis».
  5. 5. b) El primero de los signos No es sólo un signo, sino el primero de los signos, el protosigno o el comienzo de los signos (arch twnshmeiwn). Cuando Jn emplea la expresión «desde el comienzo» (ap archj: Jn 15,27; 1 Jn 1,1-3), se estárefiriendo a este comienzo de la revelación de Jesús: «lo que hemos visto y oído» (1 Jn 1,2-3). En Jn el«comienzo» no ha de identificarse con el testimonio de Juan Bautista, ni con la predicación inicial de Jesús, nitampoco con la vocación de los primeros discípulos. Sino con el signo de Cana. Ese es «el comienzo de lossignos», el arquetipo que prefigura y encierra toda la serie de signos. En el cuarto Evangelio los «signos» son actos simbólicos mediante los cuales Jesús se manifiesta comoMesías e Hijo de Dios. Son los gestos del Verbo que se ha hecho carne y que habita entre nosotros.c) Se manifiesta la gloria La realización del primer signo (shmeiwn) está unida a la manifestación de su gloria (doxa), delmesianismo y la filiación divina de Jesús (cf. Jn 20,30-31) Es la gloria del Hijo unigénito del Padre Se manifiestala gloria del Logos hecho carne En la carne se manifiesta la doxa. Y ¿Cuál es la gloria de Jesús? Vayamos al texto griego y contemplemos un llamativo paralelismo, que no se aprecia en las traducciones: Jn 1,14 Jn2,l 11 o Aogoj sapx egeneto……kai eqea kai…gamoj egeneto…kai eqa sameqa thn doxan autou nerwsen thn doxan autou “El Verbo se hizo carne… y hemos “Y…se hizo una boda… y se manifestó Contemplado su gloria” su gloria” 4. El segundo momento y cuarto momento: la mujer y la horaa) «No tienen vino» (oinon ouk ecousin) La madre de Jesús se acerca a su hijo y le dice que «no tienen vino». En la versión occidental del texto elcomentario del evangelista es más redundante «pues se había acabado el vino de la boda». Por eso no teníanvino. La madre de Jesús emplea en el relato un lenguaje alegórico o simbólico, haciéndose portavoz de Israel yde su deseo de recibir el vino de los bienes mesiánicos. En la Escritura el vino es uno de los elementos másimportantes del festín mesiánico. Los principales textos proféticos que hablan del vino se encuentran en Amos,Joel e Isaías. Si aplicamos esta simbología sapiencial (cantar de los cantares) y mesiánica (evangelio de Mt) al «vinonuevo» de Cana, es claro que este vino es el símbolo de la revelación escatológica que Jesús viene a traernos.Más todavía dentro de la fe cristiana, el vino está llamado a ser el gran símbolo eucarístico de la sangre de Jesús,de la carne sacrificada del Señor. El «no tienen vino» evoca, por tanto, una situación pre-eucarística. ¡Todavía lasangre no ha sido derramada para el perdón de los pecados!!Todavía no se ha realizado la nueva y definitivaAlianza!b) « ¿Qué entre yo y tu, mujer? (Ti, emoi kai, soi, gu,nai)» La madre de Jesús no es presentada con su nombre propio, sino únicamente en su función. Ella es lamadre de la Palabra eterna. Por eso tiene sentido que la madre esté en la boda, que simboliza la encarnación de laPalabra Allá no está José Sólo Dios es el Padre de Jesús. La frase ¿qué hay entre mí y ti? sólo puede serentendida o como distanciamiento de Jesús respecto a su madre, o como falta de comprensión, de diálogo, comomalentendido.
  6. 6. c) «Todavía no ha llegado mi hora (ou;pw h w¨´[ra mou) Algunos exégetas traducen estas palabras como una frase retórica: « ¿es que no ha llegado mi hora?».Pero, en contra de esta traducción está el hecho de que nunca en el cuarto Evangelio la partícula negativa«todavía no» (ou;pw) introduce una frase interrogativa3 y no hay razones suficientes para romper aquí esaregla. En el cuarto Evangelio se habla de la «hora» en varios sentidos cronológico sin más, teológico ycristológico, aunque prevalece la noción teológica. La referencia a la hora en Cana está probablementerelacionada con la hora del acontecimiento narrado en Jn 19,27: «Entonces dijo al discípulo… Y desde aquellahora el discípulo la acogió entre sus cosas». Se trata, pues, de la hora de la pasión, pues es a ese acontecimientoal que siempre se refiere el término «hora» en Jnd) «Mujer» ¿Por qué se dirige Jesús a su madre llamándola mujer? Cuando llega la hora, Jesús no mantiene con sumadre la relación familiar. Hay todo un pequeño universo de significados en torno a la palabra «mujer», con laque Jesús se dirige a su madre, y que la exegeta. Mercedes Navarro ha puesto de relieve. La madre de Jesús tiene algo que ver, en primer lugar, con la función de la mujer del Génesis (Gen 2-3)En Gen 2-3, la mujer es la primera diferenciada a partir de un ada genérico (Gen 2,22-34), es la primera quepone palabra a los deseos humanos. Es la primera en acceder al conocimiento del bien y del mal. Es la personaque pone palabra a una carencia y que se somete a una relación de confrontación. Es la persona que inicia a losservidores en el conocimiento, y, por eso, ellos saben de dónde viene el vino, con su palabra que los remite aJesús. En segundo lugar, la exclamación ¡Mujer! anticipa el diálogo de Jesús con la Samaritana (Jn 4,21):«Créeme, mujer: llega una hora en que...». Si en Caná es Jesús quien pone las distancias con su madre, en eldiálogo con la Samaritana es ella la que establece distancias. Si en Caná hay unas tinajas, recipientes vacíos, eneste episodio hay un cántaro vacío. Las tinajas vacías son llenadas de agua hasta el borde; el cántaro va a serllenado por la mujer, pero se queda vacío junto al pozo. En ambas ocasiones se menciona la hora. Pero mientrasen Caná la expresión es ambigua, ahora es clara: la alusión al culto es aquí evidente, mientras que en Caná esvelada cuando se describen las tinajas como destinadas a las abluciones de los judíos. Si el marco de Caná es unaboda, el marco de la Samaritana es la escena típica de compromiso nupcial o escena junto al pozo. La escenajunto al pozo, humana y teológicamente hablando, como en Caná, es fundamental. Evoca el sentido de las bodas,sin que por eso necesitemos señalar a Jesús como novio o a María como novia. La mujer de Caná inicia y lamujer de Samaría extiende. ¡Mujer!, en tercer lugar, anticipa Jn 19,27. La mujer a la que se dirige Jesús realizalo que ella había iniciado en Caná y da forma a lo que la mujer de Samaría había ampliado en sentido deuniversalidad.e) Las palabras de la madre a los servidores «Haced lo que El os diga» son las últimas palabras de María en los evangelios. Algunos intérpretesevocan en este momento las palabras del faraón sobre José (Gen 41,55); pero se trata de una mera coincidenciamaterial. Las palabras de la madre de Jesús reproducen una fórmula técnica que aparece varias veces en elAntiguo Testamento, y siempre en relación con la Alianza. Son las palabras de aceptación de la Alianza. Seránlas palabras para renovar la Alianza más tarde. La fórmula aparece por vez primera en Ex 19,8. En dicha citabíblica hallamos siempre dos constantes: la palabra del mediador y la respuesta del pueblo. A. Serra observa que las palabras de María a los servidores de Caná «Haced lo que El os diga» puedenponerse en paralelo con la fórmula de la Alianza: «Nosotros haremos todo cuanto ha dicho Yahvé». María utilizala fórmula de la Alianza. Personifica en cierto sentido al pueblo de Dios en un contexto de Alianza.f) El maestresala y el novio El maestresala reconoce el acontecimiento, pero ignora la acción de Jesús. El maestresala manda llamar alesposo, que parece ausente. Le reprocha haber dejado el vino bueno hasta ahora. Atribuye el vino nuevo a una
  7. 7. iniciativa del esposo. El esposo no actúa como la mayoría de los hombres. El maestresala es un testigo. Lapregunta del maestresala por el origen del agua convertida en vino es la pregunta que siempre se hace el cuartoEvangelio sobre el origen de Jesús, la Palabra encarnada. 5. El tercer momento: el agua y el vino Agua y vino son para Walter Lütgehetmann símbolos del Logos y de la carne. El agua es un símbolouniversal de la vida. Aparece siempre en los mitos de creación. Está inseparablemente unida a la creación y essinónimo de vida y de Dios. «Lo mismo cabe decir del Logos joanneo: él está al principio en Dios, a través de élse hizo todo, él y Dios son uno (Jn 1,1-3). Y, como el agua, da la vida. Por eso del Logos viene la vida, la luz delos hombres. Por eso me parece plausible ver el Logos bajo el símbolo del agua». El símbolo del agua vuelve aaparecer en la cruz; del costado de Jesús mana agua (Jn 19,34b). El vino es símbolo de la carne, de lahumanidad, de la sangre. La transformación de Caná representa el misterio insondable de la Encarnación. Así losdiscípulos comienzan a entender y contemplar la gloria. Pero todavía les queda por recorrer el camino de lossignos para poder entender con más profundidad el misterio. III. LA MADRE DE JESÚS EN EL HUERTO DEL AMOR ESPONSAL EN JERUSALÉN La siguiente escena en la que aparece la madre de Jesús en el cuarto Evangelio cambia de escenario. DeCana de Galilea, donde se celebraron las bodas mesiánicas, nos trasladamos a Jerusalén, al lugar llamadoCalvario o Gólgota, donde había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo. Allí Jesús es crucificado y junto ala cruz del hijo está su madre, o la Mujer. 1. Las siete escenas como contexto El cuarto evangelista presenta la escena de la madre de Jesús junto a la cruz de su hijo enmarcada en unrelato formado por siete escenas que se corresponden en forma de quiasmo. A Lugar de la crucifixión e inscripción (19,16b-22) B Jesús es desnudado y despojado por los soldados (19,23-24) C Testimonio primero del discípulo amado Jesús, su madre y él (19,25-27) D La muerte de Jesús (19,28-30) C´ Testimonio segundo del discípulo amado la sangre y el agua (19,31-37) B El cuerpo de Jesús es envuelto en vendas y embalsamado (19,38-40) A Lugar de la sepultura (19,41 -42) a) El lugar de la crucifixión y de la sepultura La primera escena (Jn 1,16-22) y la séptima (Jn 19,41-42) ponen énfasis en la palabra «lugar» (topoj:v.17.20.41), en la frase «donde lo crucificaron» (opou auton estaurwsan: v.18) o «fue crucificado» (opouestaurwqh: v.20.41) y en la expresión «porque estaba cerca» (oti egguj hn: vv.20.42). También se repite enambas escenas la referencia a los judíos (v. 19.20.21.42). El lugar en el que se lleva a cabo la crucifixión es elCalvario o Gólgota. Allí había un huerto (khpoj), y en el huerto un sepulcro nuevo en el que nadie todavía habíasido depositado. No deja de ser significativo que el cuarto evangelista inicie la pasión de Jesús en el huerto de Getsemaní(Jn 18,1) y la concluya en el huerto del Gólgota donde Jesús fue crucificado y sepultado (Jn 19,41) y donde seapareció a María Magdalena (Jn 20,15). La imagen del huerto es importante en el Cantar de los Cantares. Es el lugar donde está el amado, y dondeél se encuentra con la hermana, la novia (Cant 5,1; 6,2; 8,13). Es el lugar de los amigos, de la amada, del amado.El lugar en el que sopla el viento del norte y del sur y lo llena de fragancia (Cant 4,16). El lugar donde está lafuente sellada, el jardín-fuente, la fuente de agua viva (Cant 4,15). Todos estos datos se corresponden admirablemente con la escena descrita por el cuarto evangelista. Allí escrucificado Jesús. Sobre la cruz hace Pilato poner una inscripción en la que proclama a todos, y en variaslenguas, que Jesús Nazareno es el rey de los judíos. Parece que en Jn 19 se cumple la condena sobre el «rey delos judíos» de la que se hablaba en Mt 2. Jesús es condenado el día en que se prepara la gran celebración del
  8. 8. Éxodo, la Pascua. Jesús es colocado en medio de los otros dos crucificados. Jesús es también puesto en unsepulcro nuevo, en el que nadie había sido antes depositado. b) Desnudado y despojado, envuelto y embalsamado En el huerto Jesús es despojado de sus vestiduras. Su túnica es echada a suertes. Los soldados que locrucificaron, lo despojan de todo (Jn 19,23-24). En contraposición a los soldados, José de Arimatea, que eradiscípulo de Jesús, pero que tenía miedo a los judíos, y Nicodemo, retiraron de la cruz su cuerpo, lo envolvieronen vendas con los aromas de áloe y mirra. c) Los dos testimonios del discípulo amado El discípulo amado aparece en las dos escenas correlativas (C y C). En la escena tercera se encuentra juntoa otros personajes femeninos: la madre de Jesús, la hermana de su madre María, mujer de Cleofás, y MaríaMagdalena. En la escena quinta está como testigo de lo que piden los judíos a Pilato (que les sean quebradas laspiernas a los crucificados y los retiren), de lo que hacen los soldados con los dos crucificados (quebrarles laspiernas) y de lo que hace un soldado con Jesús (atravesarle el costado con una lanza). Del costado de Jesús,atravesado por la lanza, sale sangre y agua. Este dato es tan importante que se afirma que el discípulo que lo vio,da testimonio de ello y su testimonio es veraz. El agua y la sangre son el gran símbolo de este momento. ¿No eslícito establecer un puente simbólico con el relato de Cana, donde se presentaba el símbolo del agua vino, losgrandes símbolos de la encarnación de Dios? d) La sed de Jesús y la entrega del Espíritu En esta escena Jesús ocupa todo el espacio. Se dice que él sabía que todo estaba cumplido. Se habíacumplido la hora. Pero en ese mismo momento Jesús siente sed. Ya no es su madre la que le hace consciente dela carencia de vino, como en Cana. Es él mismo quien se encuentra ahora en la situación de los novios: «Tengosed». En Caná había unas vasijas vacías. Aquí hay una vasija llena. Llama la atención la referencia a las vasijasen el cuarto Evangelio. Pero la vasija del Calvario está llena de vino de baja calidad (ozoj), vino ácido, bebida dehombres vulgares, de soldados. Aquí sí que han dejado el vino malo para el final. El Novio ha actuado en estemomento como todo hombre. Una relación paradójica entre ambas escenas. En Cana se vislumbra la Gloria. En Calvario se oculta. EnCana se sirve primero el vino bueno, después el malo. En el Calvario el último vino es el malo. Jesús comienza su ministerio ofreciendo a todos el vino bueno. Concluye su ministerio tomando él el vinomalo. Y mientras en Cana el agua es aquello que se da por supuesto, aquello que hay en abundancia, en elCalvario el agua será el último don, el que mane del costado abierto de Jesús, pero juntamente con la sangre. Mientras que en Cana es la madre de Jesús quien está en el lugar de la boda antes que el hijo y losdiscípulos, en el Calvario es el hijo quien está antes y a quien se acercan la madre, algunas mujeres y el discípuloamado La escena central y última es aquella en la que Jesús, después de haber cumplido su misión, y haberloentregado todo, clama su sed de Dios, su sed de amor. Es el momento de su máxima soledad. Cuando el grano detrigo queda «solo». La escena central es aquella en la que Jesús entrega el Espíritu a la Esposa y muere por ella. 1. La madre de Jesús, madre del discípulo amado «Junto a la cruz de Jesús estaban (eisthkeisan) su madre (h mhthr autou), la hermana de su madre (h adelqh thjh mhtroj autou), María la mujer de Cleofás y María Magdalena. Jesús, pues, al ver (idwn) a su madre y presente (parestwta) al discípulo que amaba (aqhthn en hgama) dijo a su madre: — Mujer (gunai), ahí tienes a tu hijo (ide o uioj sou) después dijo al discípulo: — Ahí tienes a tu madre (ide h mhthr sou) Y desde aquella hora (), el discípulo la acogió entre sus propiedades (elaben o maqhthj authn eij idia)».
  9. 9. a) Junto a la cruz estaban... El evangelista Lucas relata que, después de morir Jesús, todos sus parientes y las mujeres que le habíanseguido desde Galilea «estaban a distancia» (eisthkeisan: Le 23,49). El cuarto evangelista nos dice que, antesde morir Jesús, estaban junto a la cruz (eisthkeisan para tw staurw tou Ihsou) su madre, la hermana de sumadre, María de Cleofás y María Magdalena 52. Según Alfonso Simón Muñoz 53, el verbo isthmi no sólo tieneel valor habitual de «estar en pie», sino de «venir», «presentarse», sobre todo cuando se atiende al posibletrasfondo semítico de su uso por parte de Jn y Lc. b) Una revelación: el nuevo hijo de la madre de Jesús Las palabras que Jesús dirige a su madre y al discípulo amado forman parte de un esquema de revelación56: Jesús, «viendo» a su madre y al discípulo que quería, declara, revela a cada uno de ellos quiénes son el unopara el otro. En la cruz, viendo a su madre y a su discípulo predilecto, revela una realidad existente pero oculta:que «la mujer» es madre del discípulo y que el discípulo es su hijo, y, por consiguiente, hermano de Jesús. No se trata, por lo tanto, de palabras «sacramentales», que instituyen una realidad que no existía antes,sino palabras de revelación que manifiestan lo que estaba oculto: que ella es «madre espiritual», que él es «suhijo espiritual», y ambas cosas, maternidad-filiación, en el contexto del discipulado de Jesús. Mercedes Navarro se pregunta qué significa en el cuarto Evangelio ser hijo. Y, recurriendo a Jn 1,12-13,responde: «supone creer en su nombre; tener poder, como capacidad que da Jesús (por el Espíritu) y hacerse(ser) hijos de Dios. Es decir, que de forma sintética podríamos concluir que hijo es aquel que se asemeja a Jesús-Hijo-de- Dios. Y los vínculos que hacen hijo no son de naturaleza biológica, ni de linaje, ni de poder de varón,sino vínculos teológicos» 57. Es discípulo amado de Jesús quien ha nacido como Jesús: «no de las sangres, ni dela voluntad carnal, ni de la voluntad de varón», sino de Dios y de la madre de Jesús. c) Significado trascendente, simbólico María es proclamada por Jesús madre del discípulo amado. En tal proclamación ha visto la tradición de laIglesia expresada la maternidad espiritual de María sobre todos los hombres, o la maternidad espiritual de Maríasobre la Iglesia. Sin embargo, no parece ésta una lógica consecuencia del texto evangélico. ¿No es confiadaMaría a un discípulo, al discípulo amado, a Juan, el hijo de Zebedeo? ¿De dónde se deduce esa ampliación atodos los discípulos? Para dar una respuesta adecuada es preciso determinar, en primer lugar, quién es el «discípulo amado».Para algunos exegetas, el discípulo amado es una figura meramente simbólica, que representa la mismacomunidad joannea. Pero en el cuarto Evangelio este personaje es confrontado con personajes históricos, reales,no simbólicos. Si el discípulo amado es un personaje real, histórico, su presentación en el cuarto Evangelio hace de él un«símbolo», «el tipo del verdadero creyente»: vio y creyó (Jn 20,8). Se condensa en él el ideal del auténticodiscípulo. Y, al afirmarlo, no introducimos ningún elemento extraño en la interpretación de un Evangelio que eshistórico y simbólico-teológico al mismo tiempo. Acontecimientos y personajes se llenan de trascendencia. Eldiscípulo amado, personaje histórico, encarna la actitud del auténtico discípulo de Jesús. La comunidad cristianapuede y debe verse ejemplificada en él. El discípulo amado y todos aquellos a quienes él tipifica son orientados por Jesús hacia la Mujer, tambiénla creyente, que «estaba junto a la cruz», para que la reconozcan y acepten como madre, es madre en el nuevosistema de relaciones que Jesús establece con su Muerte y Resurrección. La relación entre el discípulo y la madre queda expresada en la siguiente frase «Y desde aquella hora eldiscípulo la acogió entre sus propias cosas» «Sus propias cosas» es la traducción de la expresión griega eij taidia, que describe el ámbito en el que se desenvuelve intrínsecamente la vida del discípulo, que alude a susbienes espirituales y a todo aquello que lo constituye «discípulo amado» de Jesús. María es acogida para formarparte del mundo espiritual del discípulo.

×