DISFRAZANDO LA REALIDADEL DISPOSITIVO ESPACIAL EN EDWARD SCISSORHANDS                                  UC3M: Periodismo y ...
ÍNDICEUn baile de disfraces muy especial ................................................................... 3-4Dime dónde...
UN BAILE DE DISFRACES MUY ESPECIAL        Nada es lo que parece y lo que parece, no es. Ésta es la clave de Edward Scissor...
explicación misma. Una película fantástica, pero dotada por momentos de un singular tonorealista; una historia con toque d...
vecinos dejen de confiar plenamente en el protagonista. Por estas razones es precisamenteexpulsado del “paraíso” que repre...
cara de Vincent Price, siendo así la única persona que aparece a lo largo de los créditos,remarcando su importancia. Pero ...
Se trata de una sociedad hipócrita que va a tratar a Edward como a un juguete. Loexplotan, y cuando se cansan de él, lo ti...
En la escena inicial, en la que se nos presenta a Peg y al barrio, no podemos dejar deadvertir la existencia de una gran c...
sus proyectos, en fracaso. Es la primera que usa a Edward, si bien la diferencia entre ella y losdemás es abismal. Le va a...
atención a su familia. Sabemos que da algún que otro lingotazo al whisky en secreto; y hasta lepodemos ver borracho en una...
del color, y va a ser la única capaz de tocar a Edward. Pese a las reticencias iniciales de él, es ellaquien le abraza pri...
incapaz de quedarse quieto ni un solo momento. Las relaciones no son estrechas, sino queaparentan serlo.        Edward se ...
Bill interrumpirá la conversación y terminará con la secuencia, dando un consejo muyvalioso a Edward y al espectador. Y es...
pureza de Edward y la hipocresía del barrio. El alma pura de Edward y el alma hipócrita de lasociedad interactúan en sus r...
esplendor el imponente caserón en la cima de la montaña. A continuación, vemos la llegada delcoche a los límites que separ...
tijeras en vez de manos.        Después del primer plano subjetivo de Edward, tenemos uno de los más interesantes deesta s...
está algo asustada al verle y empieza a retroceder, no huye y decide conocerle para luegointentar “incrustarle” en la soci...
todo. Con un plano medio de la mujer retrocediendo, observamos cómo se acercapeligrosamente a la estatua introducida en lo...
Para finalizar con esta escena, se debe resaltar el hecho de que quien tiene realmente miedo esEdward, y no Peg. Queda pat...
han invitado a una casa y que la anfitriona está sirviendo el té”), que dará paso a las imágenesdel castillo. Con un trave...
incomodidad”. De hecho, al ver con otro plano subjetivo de Vincent que Edward no se inmuta, elanciano concede que ese libr...
en un justiciero. Por otra parte, Kim accede hasta lo más alto para encontrarse con Edward, y esella quien realmente salva...
felicidad que, por un momento, le ha producido sentirse como uno de ellos. Es insostenible elintento de Peg porque se inte...
Peg sube en búsqueda de su nuevo proyecto               Los setos del jardín no son nada casuales             Y si estos e...
Puede que el lector se haya dejadopersuadir algo más en este punto, yesperamos no ahuyentarle ahora. Pero locierto es que ...
habitación donde una anciana le narra a su nieta la historia con el fin de explicarle el fenómeno  meteorológico de la nie...
Sin embargo, la importancia de la ventana no termina ahí. Es un elemento asociado a lamuerte y esto es algo que se pone de...
nieve (Edward) y va a caer en las rosas que hay justo debajo (Kim) mientras Burton nosrememora la escena en la que ella ba...
Si en ésta lo vivo se vestía con ropas de muerto y lo muerto de vivo, en la historia del freak delas tijeras la bestia se ...
BIBLIOGRAFÍA      BAUM, L. Frank. El Mago de Oz. Madrid: Diario El País, 2004. 157 pág. ISBN:849624654X. Depósito legal: M...
BURTON, Tim. Planet of the Apes. Los Angeles: Twentieth Century Fox / ZanuckCompany. [DVD] 100 min. Guión: BROYLES JR., Wi...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Eduardo Manostijeras

3.180 visualizaciones

Publicado el

Análisis fílmico de la película de Tim Burton "Eduardo manostijeras". Estudio de sus simbolismos y la forma de construcción de un mundo único, fruto de la mente del director norteamericano. Trabajo de grupo relacionado con la universidad Carlos III de Madrid, realizado por Julio Núñez Márquez, Marta Recio Malpartida y Alberto Serrano Martín

Publicado en: Entretenimiento y humor
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.180
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
29
Acciones
Compartido
0
Descargas
30
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Eduardo Manostijeras

  1. 1. DISFRAZANDO LA REALIDADEL DISPOSITIVO ESPACIAL EN EDWARD SCISSORHANDS UC3M: Periodismo y C. Audiovisual Julio Núñez Márquez Marta Recio Malpartida Alberto Serrano Martín
  2. 2. ÍNDICEUn baile de disfraces muy especial ................................................................... 3-4Dime dónde apareces y te diré quién eres........................................................ 4-6Únete a la barbacoa, tenemos hipocresía para cenar..................................... 6-13Reflejos del alma mía .................................................................................... 13-16La guarida de la inocencia ............................................................................. 17-22La última frontera .......................................................................................... 22-23Cazando estrellas de tres en tres .................................................................. 23-25El hombre que trajo la nieve ......................................................................... 25-28Sin disfraz, de aquí a la eternidad ................................................................. 28-29Bibliografía y filmografía ............................................................................... 30-31 2
  3. 3. UN BAILE DE DISFRACES MUY ESPECIAL Nada es lo que parece y lo que parece, no es. Ésta es la clave de Edward Scissorhands(Tim Burton, 1990). Lo siniestro parece benévolo, y lo que en apariencia es lóbrego, escondeternura tras de sí. La hipocresía se oculta tras un velo de bondad. La mentira se disfraza deverdad. Lo sincero parece irreal. La bestia resulta ser bella, y la bella, bestia. Todo es unauténtico baile de máscaras. Escoge tu disfraz, tu secreto que ocultar. Como la gran mayoría de películas de Burton (exceptuando El planeta de los simios,2001), Edward Scissorhands no se rige por los cánones de Hollywood, es una película alejada declichés y estereotipos. El director utiliza un género cinematográfico conocido, pero logra dejarsu propia huella en él, afirmando su singularidad, formando así parte de la ola posmodernista,de la “autoría posmoderna”. José Enrique Monterde1 define así esta etiqueta: “Se trata delmantenimiento de una indudable autonomía respecto a las estructuras más rutinarias de laindustria actual pero a la vez sin romper nunca del todo con ella, manejando presupuestosrelativamente modestos pero sin las precariedades de los auténticos independientes,preocupados por mantener una identidad autoral de neta filiación modernista, pero a la vezinscritos en unos planteamientos revisionistas tanto de la modernidad como del clasicismocinematográfico”2. En el cine de Burton prima la hibridación de géneros, pasando por la cienciaficción, el terror o lo fantástico. Pero para todos ellos toma el expresionismo como referencia,ya sea como estilo decorativo para plasmar sus mundos fantasiosos (luces, sombras, estilizaciónescenográfica, maquillaje exagerado) o para dar un toque mágico a sus personajes. Sin embargo, lo que pretende con las caracterizaciones es el reflejo exterior de lamente de los personajes, es decir, la proyección hacia fuera de su mundo interior, del mismomodo que con los decorados pretende reflejar visualmente el conflicto interior de sus héroes.Tim Burton logra romper con lo clásico dando una vuelta de tuerca a lo habitual, transgrediendo“el género desde el propio género”, con una renovación estilística y formal. Su cine secaracteriza por la reivindicación de lo diferente, la humanización de lo monstruoso, lanormalización de lo extraño, logrando así que sus protagonistas freaks parezcan más civilizadosque sus compañeros ‘políticamente correctos’ (como por ejemplo sucede en Pee Wee’s bigadventure (1985), o en Ed Wood (1994). Retrata a los monstruos de las películas de Serie B de suadolescencia, a los de cuentos infantiles de su infancia. Priva al monstruo de su monstruosidad.De esta forma, Burton lleva a cabo un discurso personal acerca de la anormalidad y la extrañeza,dando a entender que lo oscuro, lo macabro o lo diferente no tiene por qué ser necesariamentemalo. En conclusión, existen tres características destacables de la obra de Burton, que son“expresionismo, clasicismo y modernismo manierista”. Edward Scissorhands es una mezcla entre lo real y lo imaginario. Una mezcla de cuentosque conforman uno nuevo. Un cuento telúrico de navidad, en el que se intenta explicar unfenómeno metereológico, y en el que adquieren más importancia las subtramas que la1 José Enrique Monterde es profesor titular del Departamento de Historia del Arte en laUniversidad de Barcelona y profesor de la ESCAC. Crítico en Dirigido por desde 1978, haescrito en otras revistas como Film Guía, Fulls de Cinema, Cinema 2002, Les Cahiers de laCinématheque, Archivos de la Filmoteca, Nosferatu, etc.2 MARCOS ARZA, Marcos. Tim Burton. Cátedra. Madrid, 2004. Págs. 11-12 3
  4. 4. explicación misma. Una película fantástica, pero dotada por momentos de un singular tonorealista; una historia con toque de comedia, pero que no provoca carcajadas. La historia de un“intruso benefactor”, de un ser que quiere tocar y sentir, pero que no puede hacerlo. Unmonstruo que resulta no ser tan monstruoso, y una sociedad que resulta no ser tan civilizada. Y,como siempre, dotado de la huella indeleble de Tim Burton.DIME DÓNDE APARECES Y TE DIRÉ QUIÉN ERES Ya desde el comienzo, a través de los créditos, Burton nos invita a adentrarnos en elmundo de Edward, nos abre la puerta de su casa a la vez que la música de Elfman adelanta elespíritu navideño del filme, incluyendo un halo misterioso. Las letras del título de la película se abren como si de tijeras se tratase, y la cámara pasaa través de ellas. Representa que no sólo nos estamos adentrando en la casa del protagonista,sino en su propia historia. Vamos a pasar por esas tijeras. A continuación, aparece el nombre deJohnny Depp sobre una figura con forma fantasmagórica, casi monstruosa, llena de telarañas, enmedio de la total oscuridad. Ya adelanta que su personaje no será como los demás. Será unpersonaje apartado del resto del mundo que va a estar en el centro narrativo. No obstante, nodebe llevar a equívoco, ya que él no es ningún monstruo. Pero tampoco es un humano. Es unhombre de hojalata, como el de “El mago de Oz”. Una figura de metal, pero con corazón degalleta. Edward es el monstruo bondadoso. También puede comparársele con otro personaje,esta vez de Burton. Se trata de Pee Wee. Éste, anhela desesperadamente recuperar su bici yEdward desea unas manos. En ambos casos, se desvían de sus metas cuando están próximos aconseguirlas. La diferencia es que Pee Wee consigue finalmente recuperar su bicicleta, mientrasque nuestro protagonista vivirá para siempre con sus manos metálicas creadas con tijeras.Edward no es terrorífico, sino que entraña cariño y es bondadoso. No quiere el mal de nadie y lecaracteriza su inocencia. Es, sin duda, el ser más puro de la película. Por su parte, los nombres de Winona Ryder y Dianne Wiest, Kim y Peg, respectivamente,se presentan ascendiendo por las escaleras del castillo. Se adelanta que esos dos personajespodrán introducirse en el hogar del protagonista para ayudarle. Kim, aunque al principio sea unacheerleader típica de película de instituto americano, después madura. Cuando conoce aEdward, algo cambia en su interior, pasando a representar la pureza y la inocencia. Este cambiole hace ser un personaje complejo, que representará el amor para Edward, un amor inalcanzablepor sus diferencias. Por otro lado, Peg también es partícipe de la bondad dentro de la película.Al principio es una mujer marginada y fracasada, ya que nadie compra sus productos de Avon, ycuando por fin alguien le hace caso, es para aprovecharse de su ingenuidad. Cuando encuentra aEdward eso cambia, por fin encuentra una nueva meta. El tercer nombre que aparece subiendo las escaleras es el de Anthony Michael Hall, Jim,el novio de Kim en la película. No obstante, las escaleras desaparecen bajo él. Así adelanta ya elcineasta que Jim entrará en la casa, subirá las escaleras, pero se precipitará al vacío. Estepersonaje es completamente diferente a Edward, es su antagonista. Es celoso, malvado,perverso. Es el primero que, con su engaño para que le ayude a robar la casa, provoca que los 4
  5. 5. vecinos dejen de confiar plenamente en el protagonista. Por estas razones es precisamenteexpulsado del “paraíso” que representa el caserón. Kathy Baker es el nombre de la actriz que interpreta a Joyce. Las líneas verticales yhorizontales que se entrecruzan muestran la tensión que también produce su personaje, quepasa de anhelar fervientemente al protagonista a acusarle de intento de violación. Por lo tanto,ayuda también a que los habitantes del barrio vean al joven con malos ojos. La perversión deesta mujer reside en su apetito sexual nunca satisfecho. Representa la lujuria de la película.Además, sus garras o uñas postizas kilométricas hacen plantearse quién es realmente elmonstruo, si Edward o esta mujer peligrosa. El siguiente nombre es el de Robert Oliveri, que atraviesa unas tijeras, adelantando quesu personaje, el hijo de Peg, Kevin, será cortado por las tijeras de Edward. Si bien la película esun cuento de navidad, la proximidad temporal de A nightamere on Elm Street (1984), que nospresentó a un temible Freddy Krueger con garras afiladas, hizo que la productora jugara con elmisterio sobre la bondad de Edward. Era un freak con aspecto temible y afiladas cuchillas. Cada nombre tiene relación con el fondo sobre el que aparecen escritos, ya seanactores, adelantando algo de la trama de la película o su papel en la misma, o técnicos Porejemplo, no es casualidad que el nombre de la directora de casting aparezca en el momento enque desfilan unos autómatas semejantes al protagonista de The nightmare before Christmas(1993), Jack Skellington, película en la que Burton fue guionista y productor. Al igual que no escasual que el nombre del editor, el que cocina la película, aparezca en la cara del horno degalletas. Pero, quien merece especial atención es Vincent Price. El director ha asegurado en másde una ocasión que Price ha sido su ídolo desde que de pequeño veía sus películas de terror. Noes de extrañar, pues, que Tim Burton realizase un corto titulado Vincent en 1982. En éste, unniño, Vincent Malloy, soñaba con ser Vincent Price. Por ello, le presenta como el creador, unGepetto del bien. Es el alma más pura de la película, junto a la de Edward. Al fin y al cabo, quienlogra que el protagonista sea como es, es su “padre”. El inventor se representa en numerosasocasiones como si de un Dios se tratase. Es capaz de insuflar vida a algo muerto. Lo hace paratener compañía, para aliviar su soledad; es su obra maestra. Sin embargo, viola las leyes de lanaturaleza y va a ser castigado. Su castigo va a ser la muerte; su condena, que la criatura quedeinacabada. Es un acto tremendamente egoísta por su parte el crear un híbrido entre robot ypersona, que jamás podrá pertenecer a ninguno de los dos mundos (objetos, personas), y quejamás podrá morir; le ha condenado a la soledad. Como el doctor Frankenstein, ideado por Mary Shelley; tal como Spalanzani al crear aOlimpia —autómata que seduce al trastornado estudiante Nataniel, haciéndose pasar pormujer— en el cuento Der Sandman (1817), el inventor va a pagar muy caro su osadía de insuflarvida a lo muerto. Desde la creación del hombre a la imagen y semejanza de Dios, han sidomuchos los que han querido llevar a cabo ese sueño de paternidad. Pigmalión, Prometeo,Paracelso… todos recibieron su castigo. Resaltan las manos que quedan al descubierto frente a la cámara. Son las manos queEdward nunca podrá llegar a tener. Y justo a continuación, en relación con esta escena, vemos la 5
  6. 6. cara de Vincent Price, siendo así la única persona que aparece a lo largo de los créditos,remarcando su importancia. Pero lo curioso es que está muerto. La conexión de las manos conla cara de Price muerto refleja la muerte metafórica del deseo de Edward de poder ser humanopor completo. Pero lo curioso no termina aquí. La cámara se “desenrosca” desde el ojo de Price,y se aleja poco a poco, recordando a la escena de la ducha de Psicosis. Al igual que Hitchcock,Burton quiere reflejar cómo se le escapa la vida. No hay dudas de que es un cadáver, tal y comonos muestra el color azulado y mortecino que emana de sus mejillas. Y aquí termina la presentación. En un par de minutos, se resume la esencia de lapelícula. El espectador ya está preparado para enfrentarse al cuento.ÚNETE A LA BARBACOA, TENEMOS HIPOCRESÍA PARA CENAR Bienvenido forastero, quítese los zapatos y camine por nuestra mullida hierba; quítesela preocupación, y tome una lata de cerveza en nuestra barbacoa de domingo. En nuestra zonaresidencial, todo es felicidad. Los hombres salimos juntos por la mañana temprano a trabajar, yvolvemos por la tarde al calor de nuestro hogar. Mientras tanto, nuestras queridas mujercitas se arreglan, preparan la casa y se reúnencon sus amigas, esperando nuestra llegada. Las ropas son de colorines, porque nuestra vida esalegre. En este barrio, no existe el color negro, no existe la perversión. Nuestras casas estánperfectamente alienadas, ¡perdón!, digo alineadas, impolutas y a juego con nuestros atuendos. Esto es lo que nos podría decir alguno de los vecinos del barrio en el que se va a centrarla trama de Edward Scissorhands. Pero, como ya hemos dicho, la película es un gran juego dedisfraces, una mascarada. Así pues, bajo este disfraz tan atractivo se va a esconder una sociedadcorrupta e hipócrita. Una zona triste y aburrida, que se corresponde con la visión que tenía eljoven Burton de su Burbank natal. Retrata la vil falacia del American Dream, de los años 50. Esta misma visión la va a compartir en Pee Wee’s Big Aventure (1985), en la que elprotagonista también huirá de esa falacia hollywoodiense de los años 50. Aunque en este caso,la crítica es menos exacerbada y más oculta en lo que parece ser un tributo a Warner Bross. Ysiguiendo con las similitudes en la filmografía de Burton, no podemos dejar sin mencionar BigFish (2003). En esta genial película, también se nos muestra un barrio de cuento de hadas queluego resulta no ser tal. Además de aparecer una mano neumática, que podría ser la que le faltaa Edward. Hasta el nombre del protagonista coincide, al igual que en Ed Wood (1994). Un barriode hadas que también aparece en Beetlejuice (1988). 6 Pee Wee huye de los cincuenta Spectrum: Un barrio de cuento de hadas
  7. 7. Se trata de una sociedad hipócrita que va a tratar a Edward como a un juguete. Loexplotan, y cuando se cansan de él, lo tiran a la basura. Es un barrio en el que todos se van aofrecer a ayudarle, pero nadie lo va a hacer. Él es la novedad que puede romper con sumonotonía. Una vida simple que va a remarcarse tanto en el guión como en la banda sonora.Por un lado, vemos unos nombres cortos, simples (Bill, Kim, Jim, Peg, etc.) en contraposición alos personajes complejos como son Edward y Vincent. Sirva de ejemplo que, aunque Bill (AlanArkin) va a insistir en llamarle Ed, Peg siempre le va a corregir, llamándole Edward: un personajetan complejo como él, no puede tener un nombre simple. Por otro lado, nos damos cuenta deldescenso de calidad premeditado de la banda sonora al llegar al barrio. Si en el caserón Elfmanrecurría a complejos instrumentos, e incluso coros, que recreaban lo fantasioso, y en el jardínusaba músicas armónicas; en el barrio, los acordes son sencillos. Incluso se llega a utilizar el It’snot unusual de Tom Jones, que aparece también en Mars Attacks (1996). Los vecinos que se aparecían como tan correctos, resultan ser unos personajesmalvados. El monstruo resulta poseer más humanidad que todos ellos juntos. Las casas, tanjuntas, albergan a unos vecinos que, a pesar de querer guardar las apariencias, en realidad seencuentran muy desapegados, con numerosos secretos oscuros que esconder: la cercaníageográfica no se corresponde con la sentimental. Tal como dice el propio director, “las zonasresidenciales tienen algo de lugar perverso, retorcido”. Opinión que pone en la boca de Joyce, ala que lo perverso causa una gran excitación. Se trata de una sociedad tan disfrazada que, aparentemente, podemos calificarla depatriarcal. Como muestra, las dos escenas en las que los maridos entran y salen del barrio, enuna perfecta coreografía para irse a trabajar. Nada más partir, las mujeres se desatan yempiezan su cotilleo diario. Y cuando están llegando, todas se meten corriendo en sus casitas.Pero, en realidad, se trata de una sociedad matriarcal. En este barrio quienes mandan, quienesorganizan las reuniones y llevan la voz cantante, son las mujeres. La producción de esa caprichosa escena que es la coreografía de coches no fue nadafácil, e incluso se puede advertir la descoordinación de uno de ellos, que sale más tarde. Noobstante, Burton sabía que no podía escatimar en recursos. Estos dos fragmentos nos dan laidea del juego de disfraces que hay en el barrio. Es una sociedad milimétrica, en la que lo únicoque importan son las apariencias. Llegan los maridos; se acaba el chismorreo Pero quienes organizan la vida son las mujeres 7
  8. 8. En la escena inicial, en la que se nos presenta a Peg y al barrio, no podemos dejar deadvertir la existencia de una gran carpa de circo. Como en esto del séptimo arte, todo (o casitodo) está en un sitio determinado por algo, es lógico pensar que algo de significado tiene quetener. Y, efectivamente, lo que Burton parece querer decirnos es que el barrio en sí es un grancirco. Un circo en el que nada es lo que parece. Las ropas, los colores, también apuntan a esta hipótesis. En este lugar, no tiene cabida elcolor negro. Todo es de colores pasteles y algunos chillones (en los momentos de máximatensión, cuando la situación lo requiere). Lo negro está asociado con lo perverso —y comosabemos, en un barrio de cuento de hadas, lo perverso no tiene cabida. De esta forma, no nossorprenderá que la ropa interior de Joyce cuando desate su lujuria sea de color negra. Ni que elcolor del ladrón sea el mismo, ni que la chaqueta de Jim, el más perverso de todos ellos, seanegra. La perversión va por dentro El disfraz de Edward no se sostiene Donde podemos ver, sobre todo, esta imposición de colores, es en el disfraz queEdward, con su apariencia freak y oscura (traje negro), se debe poner. Nada más aterrizar en lacasa de los Boggs, Peg le convida a ponerse una camisa grande y unos pantalones que debesujetar con tirantes. Pero los tirantes se rompen, no encaja en ese disfraz. Rápidamente, Peg, selo sujeta con un imperdible. Y es que la presencia del joven en el barrio está cogida por alfileres. Ya al final de la película, cuando no pueda permanecer más en el barrio, éste disfraz seirá rasgando progresivamente. La sociedad es corrupta, y está penetrando en su corazón puro.Una pureza que se ve sometida a los celos. Será esa corrupción la que empiece a desgarrar eldisfraz. Poco a poco, las costuras se irán abriendo, hasta que no aguanta más, y termina dequitarse el disfraz a tijeretazo limpio. La primera inquilina de la zona residencial en presentarse es Peg (Diane Wiest). Es unavendedora de cosméticos (perfecta para disfrazar a Edward de forma que pueda iniciarse en lasociedad), muy servicial, a la que sus vecinas marginan una y otra vez, y hasta toman en broma.Peg, harta de una vida de falsedad, con un marido ausente, y con unos hijos cada vez másmayores, decide emprender su propio proyecto personal, que, a la postre, acabará, como todos 8
  9. 9. sus proyectos, en fracaso. Es la primera que usa a Edward, si bien la diferencia entre ella y losdemás es abismal. Le va a ofrecer una ayuda sincera. Sin embargo, nos percatamos de su egoísmo en varias ocasiones. Y es que, como ellamisma reconocerá posteriormente, nunca debería haberle llevado al barrio, porque ése no es susitio. Si lo hace es por afán de notoriedad. Con él en la zona residencial, ella se convierte en uncentro de atención. Incluso se sorprende cuando llaman a su puerta todas las vecinas solicitandouna reunión (barbacoa) iniciática. Pero cuando Edward ya no esté, volverá a ser marginada otravez. Aunque ella también sea, en cierto sentido, hipócrita, y llegue a utilizar a Edward paraintentar escalar puestos en su empresa de cosméticos, Burton la desmarca una y otra vez de lamayoría. Por ejemplo, ella no pone la mano en la puerta impidiendo pasar a quien ha llamado.Las demás, en cambio, siempre mantendrán el brazo, marcando su territorio. Peg, a diferenciade sus vecinas, no tiene nada que esconder. La segunda figura del barrio que se nos presenta va a ser Joyce. Una lujuriosa ama decasa, que aprovecha la ausencia de su marido para flirtear e intentar llevar al huerto a todo loque se mueva con algo entre las piernas. Es el animal más peligroso de esta jungla, tal y comonos hacen ver sus afiladas garras. Su obsesión con Edward (que aporta ese algo exótico, quepuede sacarla de la monotonía cotidiana), llevará al primer malentendido, y empezará a alejarlede la sociedad. Y decir malentendido es quedarse corto. La sociedad, después de usar a Edward, y de noconseguir lo que querían, le va degradar. Pasa primero con Joyce, y pasará después con el robode Jim. Y tras estos malentendidos, empieza el juicio. Se trata de un juicio sin defensa, en el que,primero el psicólogo —como han hecho muchos a lo largo de la historia real cuando seenfrentan a algo extraño, desconocido—, y después Bill, harán pensar que Edward es incapaz dediscernir el bien del mal. Los hipócritas van a darse el lujo de dar clases de ética. De este juicio,Edward va a salir acusado culpable, y deberá abandonar la sociedad. La vecina más enigmática es Esmeralda (O-Lan Jones). Una mujer religiosa, obsesionadacon Belcebú. Cree que Edward es un enviado del oscuro y empieza a atormentar a todo el barriocon sus profecías. Es la única vecina que cuenta con música propia (un tipo de harmónica quesimula el sonido de un órgano musical). Esmeralda va a hacer su primer acto de aparición en eljardín de los Boggs. Y si bien va a ser marginada por las demás, cuando todo se vuelva en contradel joven, cuando empiece el juicio, su postura va a ganar adeptos interesados. Esmeralda va a estar alejada del resto y, de hecho, no va a acudir al gran evento social,el rito de iniciación. Aparte de su fanatismo religioso, nos damos cuenta de que en no pocasocasiones aparece tocándose la nariz, haciendo aspavientos un tanto extraños. Ya quesospechamos que no se trata de la reencarnación de Samantha Stephens (Bewitched, 1964),inferimos que puede ser adicta a algún tipo de sustancia psicotrópica, como puede ser lacocaína. Esto explicaría, por otra parte, sus alucinaciones. La figura del padre, Bill, es extrapolable al resto de figuras paternas del barrio, y es unreflejo del propio padre de Burton. Se trata de un hombre pasivo y pasota, que apenas presta 9
  10. 10. atención a su familia. Sabemos que da algún que otro lingotazo al whisky en secreto; y hasta lepodemos ver borracho en una escena —en la que está colgando los adornos navideños en eltejado, cantando alegremente, sin percatarse de lo que ocurre a su alrededor. Ciertamente, nosrecuerda mucho al personaje de Homer Simpson, el típico padre americano. La mayor perfidia que comete Bill se da cuando aconseja a Edward ir al banco a que leden un préstamo, cuando bien sabe él que no se lo van a conceder, ya que no dispone de ningúntipo de documento identificativo, trabajo o aval. Los motivos que le llevan a planear este engañose encuentran en la envidia que siente hacia un Edward que, por sus enormes cualidades, escapaz de crear un negocio, cuando él, no ha sido capaz de crear el suyo. De la premeditación delengaño podemos estar seguros porque Bill no escucha en ningún momento la historia de latrastienda entre Joyce y Edward, sino que ya tiene en la cabeza el cómo vender la moto. Quien también se aprovecha de Edward es el niño, Kevin. Nada más verle, ya estápensando en llevarlo a su clase para presumir ante sus amigos. Al principio lo usa como si de unjuguete nuevo se tratara, aprovechándose de su inocencia. Pero cuando se canse de él, lo va amarginar, y se le va a olvidar bien pronto su amistad. Pero el personaje más negativo, sin duda, es Jim, el novio de Kim. Se trata del típicoquarterback de high school, que se pavonea y burla de todo aquello diferente. Como el propiodirector reconoció, en su personaje plasma todas las cualidades negativas de la sociedadnorteamericana. Jim es un niño de papá, que no duda en aprovecharse de Edward y burlarse deél. Sin embargo, es tan cobarde que no es capaz de enfrentarse a su propio padre y reconocerque la idea del robo fue suya, sino que deja caer toda la responsabilidad sobre Edward. Es una persona odiosa y criada en el odio a lo desconocido. Tan acostumbrado está a serel centro de la atención, tal y como va a reconocer la primera vez que le veamos, allá por elminuto treinta y ocho, que va a reclamar ese puesto incluso cuando Edward esté hablando en latelevisión. Un puesto central que le roba Edward, también en el corazón de Kim. Y eso es la gotaque colma el vaso. Cual Gastón en la Bella y la Bestia, Jim se lanza a la caza de la Bestia, saliendomalparado. Y ya que estamos en el punto de la televisión, cabe destacar el diálogo que allí tienelugar. Se debate la especialidad de Edward. ‘Si tuviera manos, sería como los demás…’, apuntauna espectadora. Efectivamente, si no fuese por las manos, sería el más humano de loshumanos. Y ante la duda, la respuesta del joven es que sí desea ser normal. En este debate,tenemos, de un lado, a Edward y Peg que se presentan al mundo entero. De otro, un públicoque le observa como si de un animal de feria se tratase. Y al otro lado de la pantalla, una Kimque mira directamente al alma de Edward. Es un momento en el que sus miradas se funden, yEdward siembra ya la primera semilla de amor en su jardín. Kim, otrora cheerleader, novia del niño guapo, se da cuenta de la candidez de Edwardcuando éste decide no delatarles tras el robo. Esto es un turning point en la personalidad deKim, proporcionando la mayor evolución dramática de un personaje en el filme. Si bien parecíaclaro que ella no encajaba en esa caravana flameante, sus comportamientos y su primerencuentro con Edward nos hablan de otra Kim. Pero ella es una luz que sobresale en la negrura 10
  11. 11. del color, y va a ser la única capaz de tocar a Edward. Pese a las reticencias iniciales de él, es ellaquien le abraza primero, y le besa después. Y todos estos personajes, a excepción de los dos últimos, se van a dar cita en la granbarbacoa. El rito iniciático de Edward en la sociedad. Edward ya ha mostrado su enorme talento, al podar los arbustos del jardín de los Boggs.Las vecinas, ansiosas por lo desconocido, ya han forzado a Peg a organizar una barbacoa. YBurton, al más puro estilo Hitchcock, ya ha jugado a poner la barbacoa y el arbusto deforme defondo cuando Edward ve por primera vez el retrato de Kim. La siguiente vez que veamos labarbacoa y el arbusto, notaremos la influencia positiva que ha tenido su llegada. Comenzamos la secuencia bajando del cielo (como si bajáramos al infierno) en untravelling vertical que termina centrando el plano en el grupo de gente que hay en el jardín delos Boggs. Todo esto bajo el sonido de una música diegética hawaiana, que nos pone sobre lapista de la banalidad imperante en ese lugar. Cortamos de raíz, y nos encontramos con un planoinusual, en el que vemos dos cinturas separadas. Una de ellas sabemos que pertenece a Edwardpor sus característicos tirantes. La otra, que sujeta una lata de cerveza, tras un travelling verticalhacia arriba, se revela como un vecino esperando para que el chico nuevo le abra la lata. Vemosa Edward tratado, una vez más, como un simple objeto. Edward va a ser tratado como un objeto en no pocas ocasiones. De hecho, su fama en elbarrio vendrá de la mano de sus enormes habilidades. Las vecinas se aprovecharán de él,haciendo que les corte el pelo, al igual que a sus canes y que les arregle los desarregladosmatojos que tienen en sus descuidados jardines. Todo ello, sin ninguna remuneración. El choqueentre la bondad y el egoísmo de los diferentes personajes es revelado, especialmente, en unaoriginal secuencia que podríamos titular La peluquería de las vanidades. Con una melodíagitana, Elfman va a introducirnos en una escena en la que las extravagancias de las vecinas salena relucir. El ritmo se irá acelerando, pasando a convertirse en una especie de tango concastañuelas o serenata española, que culminará en un orgasmo musical que acompaña al deJoyce, tras el cual, tanto la lujuriosa arpía como la música se irán relajando. Volviendo a nuestra escena, y sin tiempo para darse la vuelta, a Edward le asaltan unosniños pidiéndole que juegue a piedra, papel o tijera. Algo que él no entiende, pero que suponeuna burla a su inocencia. Sin tiempo para contestarles, otro vecino le ofrece la ayuda de unamigo médico. Esto es una constante en toda la película, y lo veremos más adelante en el plató detelevisión. A menudo, se ofrecen para ayudarle, para completarle. Pero a la hora de la verdad,nadie hace nada. Le dan como contraoferta algo que jamás van a cumplir, de forma que sepueden seguir aprovechando de él. El siguiente plano nos muestra el nuevo rol que tiene Peg en el vecindario. Una Peg quese incorpora por la derecha al grupo que ya hay conformado. A continuación, en un planogeneral, se nos muestra la entrada de Joyce y su marido. Mientras ella está ansiosa por tener unmomento de intimidad con el chico nuevo, él se muestra extrovertido, bromeando con todo elmundo (incluso con Edward). Pero las conversaciones siempre son muy superficiales, y es 11
  12. 12. incapaz de quedarse quieto ni un solo momento. Las relaciones no son estrechas, sino queaparentan serlo. Edward se queda sólo, y la única que va a interesarse por él es Peg, la perfectaanfitriona. A continuación se produce el juicio al nuevo integrante. Las cabecillas del grupo sereúnen para valorar a Edward. La cámara se sitúa detrás de ellas, en un plano semisubjetivo, enel que al fondo aparecen Peg y Edward. Se trata del jurado frente al nuevo solicitante. Pero suscomentarios siguen siendo muy triviales, y con el tema sexual de fondo. Los hombres ya han preparado un nuevo chiste que el alma pura de Edward no va acomprender, y lo rodean. Peg sale del plano de inmediato, como buena esposa que es, dejandoa los hombres hablar. Otro corte brusco nos lleva a un plano detalle de las tijeras (que sirvencomo brochetas), que se abre a un contrapicado. Aparece en escena un señor mayor que va aadvertirle de que nunca deje que le llamen minusválido (handicapée en el guión original). Esemismo señor preguntará a Kevin, al final de la película, si ya han atrapado al lisiado. Pero el tema de la invalidez social no es nada banal. Edward se revela siempre como unhandicapée, que nunca puede llegar a ser aceptado en sociedad. Es un freak. Lo que le va aimpedir pertenecer a la sociedad son sus manos, o mejor, su falta. Esto se ve en una secuenciaen particular. Edward va al centro comercial a que le afilen las cuchillas. Allí se encuentra conKim y sus amigos de frente. Ellos son un grupo de adolescentes que se están divirtiendo. Edwardanhela tener eso. El plano cambia a un subjetivo desde la caravana donde se encuentran, y secierra la puerta, dejando a Edward el mundo de las cuchillas, de los objetos. Antes de cerrarse,le encuadran junto a un cartel de minusválidos. A él le queda servir para abrir cerraduras (comoveremos en la escena inmediatamente posterior a esta, y que nos avanzan en el cartel de latienda).No puede entrar porque es un minusválido social Le queda el mundo de abrir puertas, de los utensilios Joyce se va a encargar de ahuyentar cualquier conversación con tintes de profundidad, yechará, literalmente, al señor mayor, quedándose con Edward en exclusiva. Le agasaja con suensalada de ambrosía, flirteando de forma descarada. Pero las demás también quieren ponerlea prueba con sus guisos, y le rodean, disputándose a quién va a servir primero. Todo ello sucedecon la cámara detrás de las mujeres, aumentando la sensación de acorralamiento. De nuevo, semuestran amables para obtener determinados favores. 12
  13. 13. Bill interrumpirá la conversación y terminará con la secuencia, dando un consejo muyvalioso a Edward y al espectador. Y es que, en el barrio, no debemos tomarlo todo tan al pie dela letra, porque todo se encuentra disfrazado. Aquí, más que nunca, las apariencias engañan, yel supuesto cuento de hadas se torna en un infierno de hipocresía.REFLEJOS DEL ALMA MÍA El segundo espacio a analizar es El/los Jardín/es. Se hace esta distinción porque existendos “versiones” de este espacio: la que todos los habitantes de Burbank 2 tienen en la partedelantera y trasera de sus chalets, en la cual no destaca un jardín sobre otro; y la que vemos enel caserón, que destaca sobre los demás espacios verdes aparecidos en el filme, convirtiéndoseen El Jardín. Ambos subespacios tienen las mismas connotaciones, pero en El Jardín todas esasconnotaciones se ven exageradas y engrandecidas, convirtiéndose éste en el modelo perfectopara analizar esta sección. Sencillamente, El Jardín es el Alma de Edward. Es donde realmente vemos su pureza, suhumanidad, su bondad y su inocencia. Todo el barrio verá este jardín y se dará cuenta de laverdadera honestidad y ternura de Edward. Sin embargo, esta visión de su Alma por parte delpueblo se produce al final, cuando ya es demasiado tarde para que el joven tenga posibilidadesde volver con ellos. El único personaje que no cede ante la emotividad de El Jardín, Jim, notendrá un buen final. En El Jardín (así como en el resto de los jardines del barrio), Edward puedeexplayarse y desarrollar todo su potencial artístico, es donde realmente se siente feliz y dondese desenvuelve de mejor manera. Tras el paso de Edward por la sociedad, su Alma se ha empezado a corromper. Ya no esese ser excesivamente puro, alejado de la humanidad. Se ha sumergido en ese mundo dehipocresía y avaricia que representa Burbank 2. Es por esto que, cuando al final de la películavuelva a su casa, El Jardín/Alma ha empezado a corromperse y de los frondosos arbustos verdeshan empezado a salir ramas secas sin vida. Podría considerarse este cambio en El Jardín comoun simple paso del tiempo, es decir, el protagonista no ha podido cuidar sus arbustos y éstoshan seguido creciendo sin ningún control. Sin embargo, no debemos olvidar que estamos en uncuento “infantil” en el que la fantasía se encuentra por todas partes. Por ejemplo, Edward no hacomido en toda su vida y sigue vivo, el cadáver del inventor no se halla por ningún sitio… todoséstos son detalles que no merecen explicación. Asimismo, El Jardín podría haberse mantenidosin cambio alguno durante su estancia en el barrio, por lo que sí se puede afirmar que el Almade Edward se ha “envilecido” y El Jardín es un reflejo de esto. Algo similar ocurre con la llegada de Edward al barrio. Los arbustos del lugar están abandonados, amorfos. El jardín sirve para reflejar el alma de cada uno. Y la de los vecinos es deplorable. Con la llegada de la pureza, estos arbustos toman forma, se embellecen. Vemos una retroalimentación entre la 13 Edward cuida de que todo esté en su sitio en El Jardín
  14. 14. pureza de Edward y la hipocresía del barrio. El alma pura de Edward y el alma hipócrita de lasociedad interactúan en sus representaciones de los jardines. El jardín es un espacio que contrasta con los otros dos lugares fundamentales de lapelícula (el barrio y el caserón). Mientras que el caserón es oscuro y lúgubre, el jardín escolorido y alegre. Edward no cuida el caserón, no lo limpia, es un lugar que prácticamente sóloutiliza para dormir. No obstante, El Jardín está perfectamente cuidado y, a lo largo del filme,podemos ver la preocupación de Edward porque todo en él esté perfecto, con todas las ramas yhojas en su sitio. Con el barrio, el contraste es total, desde lo musical a lo estético, pasando por elcontenido. Es una constante en el filme de Burton el hecho de que la música es mucho máscompleja en El Jardín y en el caserón que en el barrio. Estéticamente el barrio también es muycolorido, pero los tonos en Burbank 2 son mucho más claros, mientras en el jardín los coloresson puros. En El jardín no hay cabida para los colores morados, salmón o rosa en tonos pastelcaracterísticos del barrio; predominando el verde, el amarillo, el rojo y algún violeta y naranja. Este espacio es donde transcurren algunos de los acontecimientos más importantes delfilme. En el jardín de los Boggs Edward conoce a todos los vecinos del barrio en una barbacoa amodo de fiesta/rito de presentación. Los jardines de estos vecinos son los lugares de desahogodel protagonista, donde puede moldear los arbustos amorfos consiguiendo formasespectaculares. Además, también en el jardín corta el pelo a los perros y a las mujeres, que sequedan fascinadas ante la habilidad del protagonista. Y por supuesto, en un jardín es dondetiene lugar una de las escenas más emotivas del filme: la escena en la que Kim baila con laescarcha/nieve que genera Edward al esculpir el bloque de hielo y en la que Burton nos remarcacon claridad que Kim se ha enamorado de él. Una de las escenas en las que el jardín cobra especial importancia es aquella en la quePeg conoce a Edward. Toda esta secuencia se convierte en una de las más importantes del filmeen cuanto a forma y contenido, ya que este encuentro cambiará para siempre las vidas, no sólode los dos personajes que en él se ven implicados, sino del barrio en su totalidad. El Jardín aquíse convierte en un elemento de tránsito para que Peg y Edward se conozcan. Sin embargo, no esun elemento cualquiera. Podemos afirmar que la reacción de la vendedora de productos Avon alver al extraño adolescente y toda la historia que desencadena este encuentro, sería difícilmenteconcebible de no ser por El Jardín. La escena comienza en el minuto 8 de película cuando Peg, cansada de recibir negativasal intentar vender los cosméticos de Avon, mueve el retrovisor de su coche y, a través de él, veel lúgubre y solitario caserón que se encuentra en la cima de la montaña que hay junto al barrio.Desesperada y dispuesta a gastar hasta la última bala de su cartucho, Peg decide probar suerteen esta inquietante mansión. Burton, de este modo, hace que los principales personajes de sufilme se empiecen a conocer de manera escalonada, a través del reflejo de un espejo o enfotografías como sucederá con el otro personaje principal de la película, Kim. Desde el momento en el que vemos el caserón a través del retrovisor, empieza a sonaruna música misteriosa e inquietante que no desaparecerá hasta que Peg entra en El Jardín. Trasdar la vuelta al coche, se pasa a un plano general en el que vemos por primera vez en todo su 14
  15. 15. esplendor el imponente caserón en la cima de la montaña. A continuación, vemos la llegada delcoche a los límites que separan el barrio de la mansión a través de un pequeño travelling dederecha a izquierda situado desde lo alto del muro que representa este límite, mientrasempiezan a sonar los primeros coros en la melodía dándole a ésta un toque aun más misterioso.El plano está constantemente interrumpido por las ramas pobres y secas que hay en el caminohacia El Jardín y por una pequeña gárgola que recibe a todo aquel que se acerque al lugar en elque reside Edward. Seguidamente se pasa a un primer plano de Peg mientras transita en sucoche el camino hacia El Jardín, centrándose aquí Burton en describir las reacciones de larepresentante de Avon ante tal espeluznante paraje. Del mismo modo, la música de DanielElfman va in crescendo de la mano de un plano que cada vez se va haciendo más general hastallegar a un momento cumbre donde vemos un plano general del la terrorífica mansión desdefuera con el coche parado en la entrada de El Jardín. Peg, no sin dificultades, se introduce en El Jardín. Esta especie de forcejeo de Peg porintentar acceder a El Jardín lo aprovecha Burton para retardar aún más la presentación de estelugar. A través de los ojos de ella, vemos por primera vez El Jardín, es decir, el Alma de Edward,a la vez que cambia de manera magistral la música pasando a ser tierna y dulce. El Jardín/Alma ytodo lo que hay en él contrasta con todo lo que hemos visto en la antesala del mismo y todo loque podemos ver en los muros del caserón, llenos de gárgolas y animales espeluznantes.Aquello que no ha construido Edward es escalofriante, mientras que las cosas que responden ala autoría de nuestro protagonista son hermosas, entrañables e inofensivas. Incluso el supuestomonstruo del Lago Ness es más bien Nessy, un adorable e inocente reptil. Por supuesto, en elcentro de El Jardín/Alma y como elemento fundamental del mismo vemos una mano, encima deuna rotonda, a modo de saludo. Toda su existencia gira en torno a las manos, es lo que le impideser como los demás y lo que le mantiene alejado de la sociedad. Que sea la mano el centro delAlma de Edward viene a demostrar que él no es un ser solitario e insociable. Sabe que esdiferente a los demás y que por ello no puede relacionarse con ellos; pero a él le gustaría sernormal, tener manos (algo que afirma repetidas veces durante el filme), y poder hacer amigos.Bien es cierto que el único contacto humano que ha tenido Edward hasta entonces ha sido consu entrañable inventor. La mano en el centro de El Jardín también es una manera de recordar laúltima vez que vio a éste. A continuación, contemplamos, de la mano de planos subjetivos de Peg acompañadospor la tierna música de Daniel Elfman, la belleza del Alma de Edward. Tras un primer plano de lavendedora de Avon en el que se refleja lo maravillada que está ante El Jardín, aparece el primer plano subjetivo de Edward de todo el filme (incluso antes de ver por primera vez al protagonista) desde una ventana que tendrá gran importancia a lo largo de la película. Esta utilización de planos subjetivos será una constante a lo largo de todo el filme y ayudará al espectador a identificarse aun más con Edward. Hay que recordar que, al principio de la película, ya habíamos tenido un plano Primer contacto entre Peg (sociedad) y Edward semisubjetivo del adolescente con 15
  16. 16. tijeras en vez de manos. Después del primer plano subjetivo de Edward, tenemos uno de los más interesantes deesta secuencia: el plano en el que se establece el primer contacto visual entre Peg (o lasociedad) y Edward. Se trata de un contrapicado que tiene por objetivo encuadrar el arbustocon forma de mano del que ya hemos hablado, y la ventana en la que podemos vislumbrarlevemente a Edward. Al principio, no hay nadie más en el plano, tan sólo el joven y la mano;pero enseguida Peg entrará al plano desde la parte izquierda de la pantalla. Podríamos decir queel plano es un “resumen” de la vida del joven hasta entonces: soledad interrumpida por lapresencia de Peg, que cambiará la vida de ambos y del barrio. Pero lo interesante de este planono termina ahí. La mujer aparece en la pantalla mirando, despistada, fuera de plano. Edwardatrae la atención de ella tocando la cristalera de la ventana, algo que viene a refutar el hecho deque él no es un ser insociable que no quiere saber nada de la sociedad, sino al contrario; quiereque Peg suba para conocerla. Es entonces cuando se produce un movimiento bastanteinteresante dentro del mismo plano: la vendedora de Avon, una vez oye el sonido, no miradirectamente a la ventana, sino que mira primero a la mano y después “arrastra” su miradahacia donde está Edward. Otra confirmación de que Edward quiere conocer a gente y teneramigos: la mano/centro-corazón del Alma de Edward, guía a Peg hacia donde está elprotagonista “señalándole” de algún modo la ventana. Seguidamente, pasamos a otroplano también interesante desde elpunto de vista estético y formal. Unavez Peg ha atisbado la presencia deEdward en la ventana, decide ir a llamara la puerta. Este recorrido hasta lapuerta del caserón lo vemos desdedetrás del arbusto que anteriormentehemos denominado como Nessy. Lavista desde este punto sirve a modo dere-encuadre aislando totalmente en la Nessy, a modo de re-encuadre, aísla a Peg y a la manoimagen a Peg y al arbusto de la mano.Una vez más en este plano vuelve a ocurrir lo que en el anterior: al principio sólo se ve elarbusto (Peg está oculta tras Nessy) y la vendedora de Avon irrumpe en la tranquilidad/soledaddel plano y de la vida de Edward. A continuación, vemos un plano general de la mujer subiendolas escaleras que conducen a la puerta del caserón y, seguidamente, un plano medio en el queobservamos a la vendedora de Avon de espaldas llamando a la puerta y retocándose el pelo;ante todo, apariencias y superficialidad. Con este último plano termina el fragmento de secuencia correspondiente al primercontacto que tenemos con El Jardín/Alma. Decíamos al principio del análisis de este fragmentoque El Jardín actúa aquí como elemento de tránsito; pero no como un elemento más, sino comoel componente fundamental sin el cual la reacción de Peg al ver a Edward no tendría sentido. Havisto su Alma antes de ver su, como mínimo, chocante aspecto. Cualquier persona normal huiríaante una persona así (de hecho, Kim, al verle por primera vez, empieza a gritar, histérica), peroPeg ha visto como es él por dentro, lo inocente y puro que es. Por eso, aunque sí es cierto que 16
  17. 17. está algo asustada al verle y empieza a retroceder, no huye y decide conocerle para luegointentar “incrustarle” en la sociedad.LA GUARIDA DE LA INOCENCIA Un castillo oscuro, siniestro y lóbrego en lo alto de una colina, apartado del resto de lacivilización. Parece el primer plano de una película de terror. Nada más alejado de la realidad.Éste es el caso de Edward Scissorhands. La apariencia externa nada tiene que ver con la interna,con la esencia del caserón. Lo que por fuera parece malicia, por dentro es pura bondad. Lo queaparentemente es amenazador, está repleto de almas puras. Si se elimina la fachada, queda aldescubierto la verdadera naturaleza de la mansión. El parecido con el castillo de La belle et labête (Jean Cocteau, 1946) es claro. Un monstruo de aspecto temible que en el fondo no es tanmalvado. Un castillo en el que reina la bondad y la maldad es expulsada. Una mujer quehumaniza a ambos personajes. En definitiva, el caserón representa el mundo del mito. Este castillo es la vivienda de Edward y del inventor, dos almas cándidas e inocentes,apartadas de la hipocresía de la sociedad. Esta separación hace del lugar un espacio puro dondeno hay cabida para la maldad. Pero otros personajes también acceden al interior de la vivienda.Se trata de Peg, Kim y el novio de ésta. Mientras que las dos primeras salen airosas de suestancia allí, el tercero es repelido. Las dos mujeres tienen un alma buena, al igual que Edward ysu creador, pero Jim, en representación de la sociedad, no es suficientemente puro y noblecomo para merecer penetrar en la fortaleza. Es un demonio en el paraíso. La acción en lamansión, a diferencia de los otros dos lugares, es breve. La mayor parte de secuencias sonflashbacks, retazos que nos ayudarán a reconstruir la historia. Sin embargo, la historia empieza yacaba en este lugar misterioso: la guarida de la inocencia. La primera ocasión en la que se divisa el castillo es a través del retrovisor del coche de Peg. Dentro del espejo circular, el caserón se erige majestuoso, pero temible al mismo tiempo. Resulta casi obvio que nadie en su sano juicio se acercaría al lugar. Y, sin embargo, la mujer no tiene reparos en ir a vender sus productos de Avon allí. Su El castillo a través del espejo. desesperación por vender se impone sobre su temor. A continuación, con unplano general que abarca parte del barrio y el castillo erigido sobre una colina negra como eltizón, se observa un claro contraste. Junto a las casas de color pastel de cuento de hadas, lanegra mansión de historia de terror parece surgida de las profundidades de la tierra, ideaacentuada por la música lúgubre. Como algo infernal, incluso. Pero el coche de Peg continúa sucamino hacia el montículo. Cuando Peg llega por fin a la puerta del castillo, se observa que ésta está llena de cortes,adelantando lo que encontraremos dentro. Un travelling recorre el interior del caserón,mostrándolo por primera vez. Sillas cubiertas con sábanas, una estatua de piedra de aspectosiniestro y una maquinaria que, por ahora, no se explicará para qué sirve. Y Peg, en el centro de 17
  18. 18. todo. Con un plano medio de la mujer retrocediendo, observamos cómo se acercapeligrosamente a la estatua introducida en los títulos de créditos. Sin embargo, sus manospuntiagudas no hieren a la protagonista. El sonido de las tijeras de Edward la alerta antes de quese produzca el choque. Es este mismo plano, se observa la sombra del joven detrás de la figurade piedra, que desaparece cuando Peg se percata de que está ahí. Podemos entender con estaescena que la estatua fantasmagórica representa a Edward, y que el hecho de haber evitado lacolisión representa lo inofensivo que es él. Por medio de planos generales, se muestra cómo Pegsube las escaleras, accediendo a lo más alto del castillo. Esta escena aporta la sensación de queel personaje sube al cielo. Pero no el cielo en el sentido religioso, un lugar para las almas de losmuertos, sino más bien como un paraíso, reincidiendo en la idea de que la mansión es un lugarpuro y libre de pecado. Cuando lo más sensato hubiese sido echar a correr y no mirar atrás, Pegdecide subir por las escaleras. Incluso hace referencia a la cantidad de escalones que encuentraen su recorrido. En el momento en el que accede a la buhardilla, un plano general muestra dos puntospor donde penetra la luz. El primero es un gran agujero en el techo, por donde se ve únicamenteel cielo, intensificando la idea del paraíso. El otro punto luminoso es una ventana estrecha, conforma de ataúd y con maderas dividiéndola formando una cruz. Aunque el espectador no losepa en este momento, es un adelanto de que un personaje morirá cayendo por esa ventana.Por medio de un contrapicado de Peg, con la apertura del tejado de fondo, se hace hincapié enla idea de los personajes celestiales (recordemos que Peg también pertenece a las personas queentran en el castillo sin perecer). A continuación, con un travelling, la cámara persigue a la mujerhasta una especie de camastro, donde con un plano detalle se recorren las diferentesfotografías, dibujos y noticias que penden de la pared. Entre los salones horteras y los anunciosde adelgazamiento, llama la atención una noticia sobre un niño que nació sin ojos y aprendió aleer con las manos. Al igual que Edward, a ese niño le falta un órgano para ser como cualquierotra persona. El protagonista quiere pensar que, aunque no tenga dedos, puede superar esadiferencia, puede ser humano. Es una pista que adelanta que Edward, al que todavía no hemosvisto de cuerpo completo, carece de manos. La cámara se detiene por último en una estampita.De nuevo el mundo celestial y el anhelo del protagonista de que se produzca un milagro. Al descubrir que hay alguien en la misma habitación y se enfocar a Edward, Peg sólo vesus cuchillas, ya que está sumido en las sombras, agazapado. Cuando la protagonista le anima asalir de su escondite, poco a poco se descubre al hombre. Primero, el perfil completamente ensombra de su cuerpo con extremidades puntiagudas, lo que hace escalofriante el momento. Esmás, Peg, que avanzaba hacia él, se detiene y comienza a retroceder. Pero cuando Edward sale ala luz, lo que la mujer ve no es un monstruo, sino alguien triste y desvalido que le ruega que nose marche, ya que se siente muy solo. Aunque al principio se asusta, Peg pronto se da cuenta deque se trata de un huérfano al que no debe dejar abandonado. Sus cuchillas no la detienen paraprestarle ayuda. Hasta el momento habían ido alternándose planos de Peg y de Edward, perocuando ella pierde el miedo, un plano medio los recoge a ambos. Así se demuestra que entre seha establecido un vínculo y que uno ha penetrado en la vida del otro. La unión en el plano sehará definitiva a lo largo de la película. Se establece un diálogo entre planos subjetivos de Peg ysemisubjetivos de Edward, de forma que los espectadores sienten compasión por él, al igual quela mujer. La inocencia de Edward se acentúa cuando la vendedora de Avon le pregunta por supadre. “No se despertó” responde él. Es tan bueno que ni siquiera concibe la muerte como tal. 18
  19. 19. Para finalizar con esta escena, se debe resaltar el hecho de que quien tiene realmente miedo esEdward, y no Peg. Queda patente su inocencia y falta de malicia. Burton ha dejado claro que estotalmente inofensivo. La siguiente secuencia en la que aparece el castillo es en un recuerdo de Edward. Con unfundido encadenado, Tim Burton logró conectar una escena con la siguiente, el presente con elpasado, el barrio con el castillo. El plano detalle de una lata abriéndose recuerda a la lata que hallevado a Edward a pensar en ese momento. Este flashback, parecido a los que tenía WillyWonka en Charlie and the chocolate factory (2005), es el momento en el que el inventor decide construirle. El momento en el que Edward empieza a existir, si no físicamente, en la mente del inventor. La cámara sigue el proceso de la máquina, pasando por diferentes robots que tienen aspecto humano, con ojos rojos relucientes y brazos o piernas. Incluso el horno tiene el aspecto de un rostro humano. Con un plano general, se muestra toda la maquinaria en El nacimiento del ser. funcionamiento. Es imposible no pensaren la máquina de desayunos de Pee Wee, en el proyecto de ciencias de Edward Bloom o en lafábrica de chocolate de Willy Wonka. Resulta increíble la precisión de todas estas máquinas. Acontinuación aparece por fin el inventor, la mente prodigiosa creadora de todo lo que hemosvisto. Con una conjunción de planos subjetivos y primeros planos, el espectador observa através de los ojos del inventor el procedimiento de la maquinaria detalladamente y su reacción.Él mismo parece sorprendido con su obra, y contento con su logro. Incluso baila al ritmo de lossonidos que hacen los robots. De esta forma, Burton logra que los espectadores sientansimpatía y admiración por el anciano. Queda clara la fascinación que siente Burton por el actor,y quiere transmitírsela a los espectadores, acentuando al mismo tiempo la pureza del personaje. Cuando por fin llega al final del mecanismo, se muestra por primera vez cuál esrealmente su función. Es una simple máquina para fabricar galletas. Price no duda y recoge de lacinta transportadora una galleta con forma de corazón, andando a continuación hasta un robotque corta lechuga. El espectador sabe inmediatamente que ese robot será Edward, ya que antesde comenzar este flashback, él se encontraba justamente cortando verdura. Antes de dar unpaso hacia el muñeco metálico, el inventor se detiene observando el corazón. Alarga la mano, yya se dirige en esa posición hacia el futuro Edward. También en se preciso instante, comienza asonar de fondo la música que durante toda la película caracterizará al personaje de Edward. Conun plano semisubjetivo del robot, Burton demuestra que, si bien por ahora ese robot no es másque eso, pasará a ser un ser con vida. El plano no puede ser subjetivo todavía, pero sí acercarsea él. Con la mezcla de planos semisubjetivos del robot y del anciano se presencia un importantepaso dentro de la creación de Edward. Aquí decide el inventor crear a su hombre de hojalatacon un corazón propio. Edward ha nacido en la mente del inventor. Una elipsis visual, representando los recuerdos de Edward, nos introduce en la siguientesecuencia del caserón. Se escucha cómo Price introduce una situación (“Imaginemos que nos 19
  20. 20. han invitado a una casa y que la anfitriona está sirviendo el té”), que dará paso a las imágenesdel castillo. Con un travelling se hace un recorrido por la estancia. Vemos una gran rueda delmecanismo de la máquina, que es la que impulsa esa cámara, metafóricamente hablando. Juntoa ella volvemos a ver el robot que antes ha encarnizado a Edward, pero ahora completamenteparado. Edward ha dejado de ser un robot. A continuación se vuelven a enfocar unas escalerasascendentes, muy iluminadas, reforzando la idea de un mundo puro, casi celestial. La cámara nollega a detenerse, pero sí aminora la velocidad al pasar junto a un libro, que precisamente enese momento empieza, con el viento, a pasar sus hojas. Se observa cómo en un proceso decinco pasos pretende el inventor convertir a su robot en humano. En el tercero se aprecia quenuestro protagonista tiene un corazón de verdad. Pero el dibujo que le representa tal y como loconocemos es el cuarto. Con esto podemos observar que únicamente le falta un paso para sertotalmente un ser humano. Está en un paso intermedio. No es ni robot ni persona. La cámara finaliza su recorrido en una mesa muy significativa, repleta de utensilios dediversas características. Pinceles y óleos, libros, la maqueta de un esqueleto, un reloj de arena,una esfera de los astros, bolas con paisajes nevados en su interior, etc. Se plasma de este modola gran cultura del inventor. En un solo plano se juntan arte, biología, ciencia y astronomía Elsaber en general que encierra el inventor dentro de sí, acentuado por los libros. El travellingfinaliza centrándose en las figuras de Price y Edward, todavía a medio construir. Se pueden verdos manos a los flancos de este último, una con forma de percha y la otra perteneciente a unaarmadura, representando la posterior incapacidad del protagonista de lograr unas reales. Conun plano subjetivo de Edward se observa a su creador leyendo un libro acerca de la etiqueta y lamanera correcta de comportarse (eso es lo que se lleva escuchando durante toda la escena). Elinventor resalta sobre el fondo, ya que todo detrás de él es oscuro y carece de color. Laimportancia se centra en él, resaltando también su pureza, así como en el saber representadopor los libros y los objetos ya descritos, que emanan luz y color en un fondo oscuro. Como hemos visto antes, elengranaje de la máquina de galletas secompone de tres ruedas que la hacenfuncionar. Si nos fijamos un poco más,apreciaremos que la cabeza del inventorestá situada justo delante de la máspequeña. Ésta rueda gira a la mediana,que a su vez hace circular a la grande. Siel inventor es la rueda motriz, la últimarueda pone en movimiento a Edward y,por tanto, a la historia. Pero destaca La rueda que todo lo mueve y la poesía.que la rueda, actualmente, esté parada. Cuando Edward todavía era máquina, la rueda estabaen movimiento. El inventor le está dando autonomía, y Edward ya no necesita que le pongan enmovimiento. Le da los conocimientos necesarios para que siga su propio movimiento. Cuando por fin termina de leer, se ríe, y no es una risa inocente. Se muestra de estaforma su posición frente a la hipocresía reinante en esa sociedad de la que él vive apartado, enla que todo son apariencias. Nadie es libre de actuar como quiere o cree conveniente, todoviene marcado por unas normas que deben cumplir para “prevenir cualquier humillación o 20
  21. 21. incomodidad”. De hecho, al ver con otro plano subjetivo de Vincent que Edward no se inmuta, elanciano concede que ese libro es aburrido, pasando a leer otro de poesía. Al contrario que elanterior libro, de un color marrón pálido, éste está repleto de colores, acorde con la temáticaque trata cada uno. El resultado que Vincent logra con la lectura es que Edward por fin sonría,que por fin sienta algo. La última escena en que aparece Vincent Price es de gran importancia para Edward, yaque precisamente aquí se destruye, literalmente, su posibilidad de ser humano. Un primer planomuestra una caja roja que resalta por su color sobre lo demás que la rodea. Burton dio estaimportancia a la caja por su contenido: las manos con las que el inventor se proponía terminarsu obra. Cuando la cámara enfoca al anciano sosteniendo las manos y a Edward detrás, alejado,ya se adelanta que nunca pasarán de uno a otro. Cuando el inventor muera, las prótesisseguirán en sus manos. Con un plano subjetivo se sigue al inventor hasta Edward, que,sorprendido, acaricia con sus cuchillas las manos destinadas a él con una gran delicadeza.Incluso las besa. Un plano encuadrará las cuchillas de Edward, las manos postizas, y las manosde Vincent, mostrando así que eso es lo único que les separa para ser iguales. Con una secuenciade primeros planos subjetivos vemos al mismo tiempo cómo el inventor expira y cómo las El sueño de ser humano atravesado. Las manos destruidas.manos se destruyen con las cuchillas del invento inacabado. El último plano del inventor convida está ralentizado, de forma que todavía le da tiempo a ver, y a que el espectador vea através de sus ojos, este accidente. A la vez que muere él, muere la posibilidad de que Edwardsea humano. Con un plano general se ve caer al suelo el cadáver. Se ven al fondo de nuevo lamesa cubierta de objetos, la caja roja y el libro del proceso de construcción de Edward abiertopor la cuarta página. Una pista más sobre su futuro, que nunca sobrepasará ese cuarto paso.También en ese momento, la música cambia de ser tensa a convertirse en la nana de Edward, ensu canción. La vista del joven protagonista se dirige al suelo, mostrando con un primer planosubjetivo las manos rotas en pedazos, como su esperanza de ser humano. Sin embargo, a él noes lo que más le preocupa. No tarda en acercarse a Vincent para acariciarle. O, mejor dicho, paraintentar acariciarle. Sus manos metálicas sólo provocan heridas en el rostro del difunto, puestoque aquello que toca resulta dañado. El deseo del ser que quiere tocar y no puede. La música deElfman y la interpretación de Johnny Depp otorgan a la escena todo el sentimentalismooportuno para este trágico suceso. La muerte de Jim y la despedida entre Edward y Kim caracterizan la penúltima imagendonde se representa el castillo. Jim no puede permanecer en la casa. Las almas impuras sonexpulsadas del paraíso. Aunque Edward mata a una persona, no se convierte en un asesino, sino 21
  22. 22. en un justiciero. Por otra parte, Kim accede hasta lo más alto para encontrarse con Edward, y esella quien realmente salva la vida de él. En la última escena del castillo se puede ver a Edward tallando figuras de hielo en su buhardilla. Una figura que recuerda a Kim bailando bajo la nieve, una fuente con pájaros, niños jugando, y una pila de libros, en representación de lo último que vio Edward antes de despedirse por siempre de Kim. Como se puede observar, el protagonista quiere La pureza saliendo del castillo. recordar de esta manera lo que fue su vida durante los días que estuvo en elbarrio, pero quedándose únicamente con los mejores recuerdos. Lo perverso no tiene cabida ensu mansión, y tampoco en su corazón. La nieve que se produce al tallar el hielo y sale por elhueco del tejado roto refleja la principal idea del castillo. Es la pureza representada con la nievesaliendo de la mansión, saliendo del paraíso, que expande todo el bien sobre el barrio o, almenos, lo intenta. Con la primera visión de Price durante la película, Edward nace. Y con la muerte delinventor, Edward también muere, sino físicamente, sí metafóricamente, puesto que nuncallegará a ser un humano. La idea del inventor como Gepetto representa la idea de Edward comoPinocho. Una marioneta de madera que quiere ser un niño de verdad. Un hombre de hojalataque quiere ser un humano. ¿Cuál es la diferencia? Por otra parte, Edward es la Bestia, el príncipeconvertido en monstruo. La diferencia es que nunca fue un príncipe y nunca lo será. Y por eso,no se quedará con la princesa. Sea como fuere, siempre se trata de personajes benévolos que,por una razón u otra, se convierten en freaks. Cuando se arrepienten del mal que han podidocausar con anterioridad, consiguen sus deseos. Se trata de la historia de un monstruobondadoso que vive a salvo de las perversiones ajenas a él dentro de su guarida de cristal.LA ÚLTIMA FRONTERA Los espejos tienen un especial simbolismo. Representan la imposibilidad de Edward deacceder por completo a la sociedad que le rodea, una sociedad ajena a él. Edward va al barrio con Peg, pero en ningún momento logra traspasar la barrerainvisible que les separa. Nunca podrá estar en esa sociedad realmente, simplemente será unreflejo, una ilusión. Cuando Kim y Edward se conocen, es a través de un espejo, demostrando así que, pormucho que se quieran o se atraigan, nunca podrán estar juntos. Pertenecen a mundos distintos,separados. Del mismo modo, hay una escena en la que Edward se ve disfrazado de ciudadanodel barrio en un espejo. Todo parece ir bien y está feliz, hasta que corta con sus manos lostirantes de su pantalón. Metafóricamente, está cortando su conexión con la sociedad, esa 22
  23. 23. felicidad que, por un momento, le ha producido sentirse como uno de ellos. Es insostenible elintento de Peg porque se integre. Pero, tal vez la escena más significativa sea en la que llega a la casa de la familia Boggs y,al verse reflejado en el espejo, intenta atravesarlo. No puede, choca contra él. En este caso noes Edward “a través del espejo”. Nunca podrá atravesarlo, demostrando así que nunca podrállegar a penetrar totalmente en esa sociedad a la que tanto anhelaba unirse, en esa realidadparalela.CAZANDO ESTRELLAS DE TRES EN TRES Ahora nos vamos a aventurar con una de las teorías más atrevidas de este trabajo. Y esque, en esta película, parece subyacer un número por encima de todos los demás: el tres. La película, lo primero de todo,se nos presenta como un triánguloamoroso entre Edward, Kim y Jim. Pero,más allá, somos conscientes de que losprotagonistas de este filme, los buenos,son también tres (Peg, Kim y Edward). Eincluso yendo un poco más lejos, sontres las personas más importantes paraEdward (Kim, Vincent y Peg). Pero todoesto no tendría por qué pasar de la Paseando de tres en tres las virtudes de Edwardmera casualidad. En este apartadovamos a intentar demostrar que esta teoría viene apoyada por múltiples elementos del filme. Lo más destacable —y que a buen seguro el espectador experimentado ya estémaquinando en la cabeza—, es el hecho de que son tres los lugares geográficos en los que sedivide la acción (barrio, mansión y jardín). Pero, además, son tres las creaciones de Edward quese dan en su alma-jardín: el podado de los arbustos, el corte de pelo canino y el corte de pelohumano. Pero si todo esto resulta tan evidente, lo que va a demostrar esta teoría son lospequeños detalles. Al principio de la película (en el quinto o sexto visionado), nos damos cuentade la existencia de tres ventanales enormes. La casa lóbrega, y tres focos potentes de luz.Rápidamente, lo ponemos en relación con un plano nada casual que vimos anteriormente. En él,vemos tres setos brotar de un manto de flores rojas, como los islotes de esperanza que surgende las llamas del infierno. Y no acaban ahí las relaciones de tres en tres, sino que vemos tressetos acabados en una esfera, y tres animales distintos podados en tres setos distintos. 23
  24. 24. Peg sube en búsqueda de su nuevo proyecto Los setos del jardín no son nada casuales Y si estos ejemplos no consiguen convencer al lector, tal vez el siguiente surta mayor efecto. Como seguramente recuerde, en los títulos de crédito se nos mostraba una sucesión, aparentemente aleatoria, de galletas (corazón, estrella, persona, perro). Mientras que el corazón es lo que le da la pista a Vincent para crear a Edward, las personas representan al barrio, y los perros a uno de los papeles que jugará en su incursión en la sociedad; las estrellas se nos quedaban descolgadas. ¿Qué podía dar a entender Burton con las estrellas? Nada tenía sentido hasta que vimos que en el cuarto de Kim pendían tres estrellas colgadas del techo. Y cuál sería nuestra sorpresa cuando vimos tres estrellas colgadas en la pared del mismo cuarto. Si pensamos en lo que supone una estrella, surgen en nuestras cabezas las ideas de luz, de esperanza, de algo inalcanzable, de algo puro. De esta forma, nos vamos reafirmando en nuestra idea de que las estrellas son Kim, Peg y Vincent desde el punto de vista de Edward. Son tres personas bondadosas que sobresalen entre la negrura colectiva de una sociedad corrompida. Son tres luces inalcanzables para Edward, que no puede tocar nada sin destruirlo. Es el sueño, nuestra quimera particular.Kim no tardará en convertirse en su estrella Demasiada luz: la lámpara, las estrellitas y Kim en el medio 24
  25. 25. Puede que el lector se haya dejadopersuadir algo más en este punto, yesperamos no ahuyentarle ahora. Pero locierto es que los objetos vienen a menudo detres en tres. Y no son simples objetos, sinoque están llenos de significado. Son tres, porejemplo, las ruedas que hacen girar lamáquina de hacer galletas (y las que ponen aEdward en movimiento, y por ende, a lahistoria). Al igual que son tres los muñecos Se cocina de tres en tresque troquelan la pasta de galletas, y tres loslugares por los que deben pasar las galletas en su proceso. Para terminar, y no asustar demasiado al lector, vamos a acabar con algo, que, a nuestrojuicio, refrenda esta teoría. Edward va a manchar sus cuchillas de sangre en dos ocasiones. Laprimera, cuando toca a su hacedor muerto, y se da cuenta de la imposibilidad de tocar aquelloque quiere. La segunda va a ser cuando mate a Jim, al final de la película. Tras ambos sucesos, semuestra a un Edward asustado, con tres de sus cuchillas manchadas de sangre. Y la sorpresa seproduce al comprobar que sólo había tocado a Vincent con dos cuchillas. ¿Fallo de raccord?Difícilmente. Más bien parece que el director nos quiere advertir de que Edward va a mancharsus manos de nuevo. O sin ir tan lejos, se trata de un paralelismo, en su carácter de poetaaudiovisual. Edward sólo toca con dos cuchillas Pero tiene tres manchadas La teoría podría seguir con más y más ejemplos, pero correría el riesgo de perderse ensu paranoica búsqueda y aparecer como absurda, si no lo ha hecho ya.EL HOMBRE QUE TRAJO LA NIEVE En Edward Scissorhands el arranque y el desenlace cobran gran importancia. Como engran parte de las películas clásicas y no tan clásicas, se observan ciertas similitudes entre elprincipio y el final del filme. La estructura de la película consiste en un flashback desde la 25
  26. 26. habitación donde una anciana le narra a su nieta la historia con el fin de explicarle el fenómeno meteorológico de la nieve, para volver a dicha habitación y darnos cuenta que la abuela era Kim. Por lo tanto, el paralelismo entre el comienzo y el desenlace está claro, aunque sea de manera estructural. No obstante, hay ciertos elementos que se deben resaltar. La película comienza con un plano subjetivo de Kim en el que vemos el caserón donde reside Edward a lo lejos mientras nieva de forma copiosa. Está claro que se trata de un cuento de navidad, ya que este plano recuerda a una de las típicas bola de nieve navideñas en la que, si la agitamos, vemos la nieve caer sobre lo que esté en su interior. Es una sensación refrendada por la constante aparición de las mencionadas bolas a lo largo de la película —en el dormitorio de Kim, en la mesa de trabajo del inventor, etc. La cámara comienza a hacer un travelling de retroceso hasta el interior de la habitación donde vemos a la anciana mirando hacia el castillo. La abuela se sienta y comienza una conversación con su nieta en la que ella le pide que le explique el porqué de la nieve. Comienza la historia y la cámara deshace lo andado anteriormente con un travelling de avance hasta el caserón desde la habitación a través de la ventana, mientras suena de fondo una música que se repetirá a lo largo del filme en otras escenas como, por supuesto, el final. Este travelling es interesante porque vamos haciendo un viaje hacia atrás en el tiempo con él, hasta el momento en el que transcurre la historia principal del filme. Una vez la anciana dice: “[…] se llamaba Edward”, se produce un fundido que remarca este viaje en el tiempo (estamos ya en el pasado) y en el que empezamos a ver el barrio desde el punto de vista de Edward en otro pequeño travelling de retroceso que termina de manera similar al que ha tenido lugar unos minutos antes: con Edward mirando, desde la parte izquierda de la pantalla, al barrio. Este pequeño paralelismo en los instantes iniciales del filme pone de manifiesto la primera conexión entre Kim y Edward. Otro elemento que marca de manera clara un paralelismo bastante importante en el filme es la ventana del caserón desde la que el joven mira al barrio. Hemos visto que esta ventana sirve para establecer la primera conexión entre Kim y Edward; pero además, servirá como su cara y su cruz con respecto a la vida en sociedad. Cuando analizamos El Jardín, vimos cómo el primer contacto entre Peg y Edward se establece a través de dicha ventana, es decir, que las posibilidades que tiene el adolescente de entrar en contacto con la sociedad entran por la ventana. Asimismo, al final del filme, cuando Edward mata a Jim, éste acaba cayendo desde esa misma ventana hasta el patio. El asesinato de Jim supone el cierre de la puerta (o de la ventana) por la que Edward pasa al barrio. Por lo tanto se puede decir que las posibilidades que tiene de vivir en sociedad entran y salen por la misma ventana.La ventana como adelanto de la muerte y como el elemento de entrada y salida de Edward en la sociedad 26
  27. 27. Sin embargo, la importancia de la ventana no termina ahí. Es un elemento asociado a lamuerte y esto es algo que se pone de manifiesto desde el principio. Cuando Peg entra en lahabitación donde está escondido Edward, podemos ver la ventana al fondo con una cruzclaramente marcada como adelanto de lo que ocurrirá al final del filme (la muerte de Jim). Lamanera de morir de éste es bastante significativa. Es una manera de recalcar la importancia delas tijeras: éstas, que tanto han causado y que es el principal elemento que le separa de lasociedad, sirven también para separarle definitivamente al asesinar a una persona con ellas.Además, es interesante el movimiento que se produce cuando el protagonista clava sus tijerasen el estómago de Jim. Edward comienza a caminar con sus manos incrustadas en Jim y setraslada con él alejándose de Kim hasta la ventana donde, con un movimiento seco, retira lastijeras de su estómago haciendo que éste se precipite por la ventana. Que Edward se aleje deKim cuando está matando al ex novio de ésta, no hace sino remarcar lo transcendente que eseste asesinato puesto que ya no podrá volver a estar en sociedad ni, principalmente, con Kim. Uno de los planos más interesantes del final es aquel en el que Kim presenta al pueblo las pruebas de que Edward ha muerto junto a Jim, al derrumbarse el techo. Kim ha bajado las escaleras y ha cogido una prótesis idéntica a las que tenía Edward como manos; mientras el pueblo, asustado al ver el cadáver de Jim, espera ansioso una explicación de lo ocurrido. La El pueblo separa a Kim y Edward, en su plena unión adolescente les enseña la prótesis en unplano semisubjetivo, que resume la situación del final del filme. Vemos a Kim a la izquierda, lamano de Edward a la derecha (delante del arbusto con forma de mano, el centro de su alma) yel pueblo entre ambos. Al estar situada la cámara justo detrás de la joven, aparecen mucho másgrandes ella y Edward (la mano) que el resto, dando importancia a la pareja de enamorados encontraposición con un pueblo cuya inferioridad se remarca con un ángulo picado. El conjunto decuriosos ciudadanos que se han dado cita en El Jardín, está situado entre Kim y Edward,separándoles claramente y como símbolo de que la sociedad no les permitirá estar juntos. Sinembargo, el hecho de que también aparezca encuadrada la mano de Kim sujetando a la de suamado simboliza una unión eterna que no está al alcance de la hipócrita sociedad. Se da otro paralelismo que es tan obvio como esencial: el filme arranca y terminanevando. La nieve, como ya hemos dicho, sirve de precursora de la historia y está presentedesde los títulos de la Twentieth Century Fox. Pero también tiene un significado más: representaa Edward. La nieve es, como él, algo puro, algo a lo que no ha tenido acceso esa sociedad y, porlo tanto, que no puede manipular; viene de las alturas como nuestro protagonista. Cuando Kimpiensa que está nevando, sale al patio y ve que es Edward esculpiendo una figura de hielo,comienza a bailar bajo la escarcha que suelta. En realidad está bailando con él. Y cuando se vecómo toca ese hielo, realmente está tocando a nuestro protagonista. Otro momento en el quese muestra un contacto entre los dos enamorados de manera representativa es en los últimosplanos del filme, cerrando el paralelismo con el comienzo. El plano es un contrapicado desde ElJardín en el que se enfoca la importante ventana de la que ya se ha hablado. Desde ésta sale la 27
  28. 28. nieve (Edward) y va a caer en las rosas que hay justo debajo (Kim) mientras Burton nosrememora la escena en la que ella baila en el jardín. Se produce así el último contacto entre lapareja en el que Edward por fin puede acariciar a Kim. Seguidamente, pasamos a un planogeneral del caserón en el que la nieve inunda la cámara y se sobreponen los títulos de crédito.SIN DISFRAZ, DE AQUÍ A LA ETERNIDAD Edward Scissorhands se sitúa en la corriente del postmodernismo. Se trata de unapelícula a medio camino entre lo infantil y lo trágico. Entre el cuento y la pesadilla. Está dirigidaa los más jóvenes, pero esconde numerosos mensajes para los más adultos. Entre lo serio y locómico, se desmarca por lo entrañable. Es un filme en el que no todo es explicitado, sino que sedeja mucho a la imaginación del espectador. Tras una apariencia de blockbuster navideño, seesconden numerosos conflictos de profundo calado filosófico: la sociedad hipócrita, el juicio alotro, el choque intercultural, el amor, la soledad… Puede que esta película pase a ser una de las obras maestras del cine contemporáneo,así como su autor, Tim Burton, pasará a ser uno de los grandes. Y es que este cuento de navidadno se entiende sin su director; Burton no se entiende sin Edward. Ambos llevan sus huellasimpregnadas en lo más profundo de su alma. Puede que éste sea el pretexto que utilicen aquellos que aborrecen el estilo Burton,pero sus argumentos siempre van a ser subjetivos. Las imprecisiones, las soluciones sencillas sevan diluyendo conforme el autor alcanza su madurez cinematográfica. Y en Edward,ciertamente, parece haberlo conseguido. Emulando a grandes cineastas como John Ford oAlfred Hitchcock, va a incorporar algunos de sus hallazgos a su estilo personal. De esta forma, tal como pasaba en The Searchers (John Ford, 1956), el dispositivoespacial cobra especial importancia. La historia va a estar dividida en tres espacios claramentedefinidos, con los que la acción cobrará dinamismo. Cada lugar está cargado de simbolismo ysuponen universos distintos en sí mismos. De esta forma se nos presenta una zona residencial muy parecida a aquella en la que eljoven Burton tuvo que vivir, en contraposición a un lúgubre castillo aislado de la sociedad,donde él querría vivir. Y entre ambos, se sitúa el jardín. Un espacio que sirve de espejo de loshabitantes del lugar. Refleja la bondad de unos y la mediocridad de otros. Es un sitio en el que laimaginación vuela. Y por si esto no fuera suficiente, Burton saca a relucir su alma de poeta audiovisual pararegalarnos bellas imágenes, bellos planos y bellas metáforas. En sí, toda la película es unametáfora. Un símbolo de cómo esta sociedad capitalista exprime hasta la última gota de todoaquel diferente y/o bondadoso para luego, cuando ya no le sirva, tirarlo a la basura. Se muestrala incomprensión hacia el otro, el diferente. Constantes identificaciones entre objetos y personajes, sí. Pero no sólo eso. Pararecargar un poco más esta complejidad, Burton juega, como en la mayoría de sus filmes, adisfrazar la realidad. Igual que en Corpse Bride (2005), los disfraces cobran especial importancia. 28
  29. 29. Si en ésta lo vivo se vestía con ropas de muerto y lo muerto de vivo, en la historia del freak delas tijeras la bestia se viste de bella y el bello de bestia. Se convierte en un justiciero de labondad enmascarado, igual que el gótico Batman (1989) burtoniano. Y como en todo genio no puede faltar ese afán de homenaje a las musas, Burton no sólova a tomar recursos estilísticos de los grandes del séptimo arte. Las musas del directornorteamericano tienen más que ver con los cuentos infantiles, con los cómics de ciencia ficción,con las películas de Serie B. Es a ellos a los que tributa sus homenajes. Ya en otros largometrajescomo Ed Wood (1994) vemos un homenaje al célebre Conde Drácula, Bella Lugoshi, y al nomenos célebre director, Edward Wood Jr. En esta película homenajea a otro gran actor, el terrorífico Vincent Price. Pero, sobretodo, rinde culto a esos cuentos infantiles que hicieron, por fortuna para nosotros, volar suimaginación. Cuentos muy conocidos como La Bella y la Bestia o Pinocho; y otros menosconocidos como Der Sandman. De esta forma, ya no le vamos a aconsejar que se quite los zapatos y disfrute de nuestrahierba, porque en ella hay espinas. Y tampoco le vamos a ahuyentar con fantasmas y gárgolasque custodian los límites entre lo real y lo imaginario, entre los fantástico y lo fantasioso, entrelo brillante y lo oscuro. Le invitamos a adentrarse en los caminos tortuosos que llevan a nuevoshorizontes. Donde, para alcanzar lo más bello, deberá comprender el lado tenebroso, lafachada, la última prueba para ser aceptado en el paraíso. Un paraíso en el que ya no necesitará disfraz alguno, porque al fin podrá ver la esenciade las personas. Abrazará su alma, tocará sin manos. Acariciará las flores a través de la nieve.Sentirá el olor de la bruma marina. Y se fundirá con la tierra en un cálido abrazo que caerá enforma de tormenta de verano. Besará la oscuridad, y hará el amor con la inmensidad. Todo ello, sólo si se atreve a mirar con otros ojos, sentado en su butaca, volando hacianuevos mundos alternativos. Siendo parte de esas cuchillas afiladas; sintiendo cómo atraviesansu corazón al no poder tocar lo que más ama. Conviértase en el copo de nieve que abraza laniñez que nunca más volvió a ver. Fúndase con un beso en la eternidad. 29
  30. 30. BIBLIOGRAFÍA BAUM, L. Frank. El Mago de Oz. Madrid: Diario El País, 2004. 157 pág. ISBN:849624654X. Depósito legal: M. 412-2004. .FERENCZI, Aurélien. Tim Burton: El libro de Tim Burton. Madrid: El País (Prisa Innova-Cahiers du cinéma), 2007. 96 pág. ISBN: 9788498159592. MARCOS ARZA, Marcos. Tim Burton. Cátedra: Madrid, 2004. 241 pág. SÁNCHEZ-NAVARRO, Jordi. Tim Burton, cuentos en sombras. Barcelona, Glénat, 2000.545 pág. ISBN: 8484490106. Depósito legal: B. 38585-2000. FILMOGRAFÍA BURTON, Tim. Vincent. Los Angeles: Walt Disney Productions, 1982. [DVD] 5 min. Guión:BURTON, Tim. Música HILTON, Ken. Fotografía: ABDALOV, Victor. BURTON, Tim. Frankenweenie. Walt Disney Productions, 1984. [DVD] 25 min. Guión:RIPPS, Leonard. Música: CONVERTINO, Michael y NEWMAN, David. Fotografía: ACKERMAN,Thomas. BURTON, Tim. Pee-Wee’s Big Adventure. Los Angeles: Warner Bros. Pictures / AspenFilm Society, 1985. [DVD] 90 min. Guión: REUBENS, Paul; HARTMAN, Phil; VARHOL, Michael.Música: ELFMAN, Danny. Fotografía: KEMPER, Victor J. BURTON, Tim. Beetlejuice. Los Angeles: Warner Bros. Pictures / The Geffen CompanyRelease, 1988. [DVD] 93 min. Guión: MCDOWELL, Michael y SKAAREN, Warren. Música:ELFMAN, Danny. Fotografía: ACKERMAN, Thomas. BURTON, Tim. Batman. Los Angeles: Warner Bros. Pictures / PolyGram FilmedEntertainment, 1989. [DVD] 121 min. Guión: HAMM, Sam; SKAAREN, Warren (Cómic: KANE,Bob). Música: ELFMAN, Danny (Canciones: Prince). Fotografía: PRATT, Roger. BURTON, Tim. Edward Scissorhands. Los Angeles: Twentieth Century Fox, 1990. [DVD]98 min. Guión: THOMPSON, Caroline. Música: ELFMAN, Danny. Fotografía: CZAPSKI, Stephan. BURTON, Tim. Ed Wood. Los Angeles: Touchstone Pictures, 1994. [DVD] 124 min. Guión:ALEXANDER, Scott y KARASZEWSKI, Larry. Música: SHORE, Howard. Fotografía: CZAPSKI,Stephan. BURTON, Tim. Mars Attacks. Los Angeles: Warner Bros, 1996. [DVD] 106 min. Guión:GEMS, Jonathan. Música: ELFMAN, Danny. Fotografía: SUSCHITZKY, Peter. BURTON, Tim. Sleepy Hollow. Los Angeles: Mandalay Pictures / Scott Rudin / AmericanZoentrope, 1999. [DVD] 105 min. Guión: KEVIN WALKER, Andrew (Novela: IRVING, Washington).Música: ELFMAN, Danny. Fotografía: LUBEZKI, Emmanuel. 30
  31. 31. BURTON, Tim. Planet of the Apes. Los Angeles: Twentieth Century Fox / ZanuckCompany. [DVD] 100 min. Guión: BROYLES JR., Williams; KONNER, Lawrence; ROSENTHAL, MarkD. (Novela: BOULLE, Pierre). Música: ELFMAN, Danny. Fotografía: ROUSSELOT, Philippe. BURTON, Tim. Big Fish. Los Angeles: Columbia Pictures, 2003. [DVD] 110 min. Guión:AUGUST, John (Novela: WALLACE, Daniel). Música: ELFMAN, Danny. Fotografía: ROUSSELOT,Philippe. BURTON, Tim y JOHNSON, Mike. Corpse Bride. Los Angeles: Warner Bros. Pictures / TimBurton Animation Co. / Laika Entertainment / Patalex Productions / Tim Burton Productions /Will Vinton Studios, 2005. [DVD] 75 min. Guión: AUGUST, John; THOMPSON, Caroline; PETTLER,Pamela. Música: ELFMAN, Danny. Fotografía: KOZACHIK, Peter. BURTON, Tim. Charlie and the chocolate factory. Los Angeles: Warner Bros. Pictures /Roadshow Pictures, 2005. [DVD] 116 min. Guión: AUGUST, John (Novela: DAHL, Road). Música:ELFMAN, Danny. Fotografía: Rousselot, Philippe. COCTEAU, Jean. La belle et la bête. DisCina, 1946. Guión: COCTEAU, Jean (Cuento: DEBEAUMONT, Leprince). Música: AURIC, Georges. Fotografía: ALEKAN, Henri FLEMING, Victor. The Wizard of Oz. EE.UU.: MGM. Productor: Mervyn Le Roy, 1939.[DVD] 119 min. Guión: LANGLEY, Noël; RYERSON, Florence; WOLFE, Edgar (Cuento: BAUM,Frank). Música: STOTHART, Herbert (Canción: HARBURG, E.Y. y ARLEN, Harold) Fotografía:ROSSON, Harold FORD, John. The Searchers. Warner Bros. Pictures, 1956. [DVD] 119 min. Guión:NUGENT, Frank E. Música: STEINER, Max. Fotografía: HOCH, Winton C. HITCHCOCK, Alfred. Psycho. Paramount Pictures, 1960. [DVD] 109 min. Guión: STEFANO,Joseph (Novela: BLOCH, Robert). Música: HERRMANN, Bernard. Fotografía: RUSEEL, John L. SELICK, Henry. The nightmare before Christmas. Touchstone Pictures, 1993. [DVD] 75min. Productor: BURTON, Tim. Guión: THOMPSON, Caroline (Historia: BURTON, Tim). Música:ELFMAN, Danny. Fotografía: KOZACHIK, Peter. SHARPSTEEN, Ben y LUSKE, Hamilton. Pinocchio. EEUU: Walt Disney Productions, 1940.[DVD] 87 min. Guión: SEARS, Ted; SMITH, Webb; SABO, Joseph; ENGLANDER, Otto; COTTRELL,William; BATTAGLIA, Aurelius y PENNER, Erdman. Música: HARLINE, Leigh; SMITH, Paul J. yWASHINGTON, Ned. TROUSDALE, Gary y WISE, Kirk. Beauty and the Beast. EE.UU.: Walt Disney Productions,1991. [DVD] 85 min. Guión: WOOLVERTON, Linda. Música: MENKEN, Alan. 31

×