Trastorno adictivo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Trastorno adictivo

on

  • 515 reproducciones

 

Estadísticas

reproducciones

reproducciones totales
515
reproducciones en SlideShare
515
reproducciones incrustadas
0

Actions

Me gusta
0
Descargas
4
Comentarios
0

0 insertados 0

No embeds

Accesibilidad

Categorias

Detalles de carga

Uploaded via as Microsoft Word

Derechos de uso

© Todos los derechos reservados

Report content

Marcada como inapropiada Marcar como inapropiada
Marcar como inapropiada

Seleccione la razón para marcar esta presentación como inapropiada.

Cancelar
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Processing...
Publicar comentario
Edite su comentario

Trastorno adictivo Trastorno adictivo Document Transcript

  • 64 Trastornos Adictivos. 2009;11(1):64-70RESUMEN. Objetivo. A través de un caso reflexionarsobre las características de las adicciones comoun fenómeno nuevo que irrumpió en nuestra sociedada mediados de los años 80 y sobre las formas deintervención.Material y métodos. Analizamos detalladamenteel caso, fases, diferentes tratamientos, evoluciónpersonal y familiar.Resultados. La evolución de los pacientes dependede múltiples variables como la edad, el tipo de consumoy de sustancia, la psicopatología presente en elpaciente y/o sus familiares, la patología asociada, lared social y el trabajo. Planteamos la hipótesis deque la evolución de los pacientes depende tambiéndel contacto con sus terapeutas, en la medida en quese ayuda al paciente a conocer y expresar sus sentimientosy a provocar cambios en su conducta y ensus hábitos, además de intentar alianzas terapéuticascon otros miembros de la familia. Por último,mostramos un modelo de funcionamiento en equipopara poder superar las enormes dificultades quepresentan estos pacientes y tratar, en la medida delo posible, de evitar el «síndrome del quemado» quese produce con frecuencia entre los profesionalesque trabajamos con este tipo de personas.Conclusiones. El trabajo en equipo y un manejomultidisciplinario son necesarios para enfrentarsea los problemas planteados en el tratamiento ambulatoriode los trastornos adictivos. El trabajo enequipo como factor de prevención del «síndrome delquemado» de los profesionales. Los tratamientos delas adicciones son de larga duración.PALABRAS CLAVE: adicción, vínculo, alianza, trabajoequipo,CASO CLÍNICOManejo multidisciplinario de los trastornosadictivos, a propósito de un casoJ. SANTAMARÍA, I. FOMPEROSA, N. ARGÜELLO Y C. PORTILLOUnidad de Trastornos Adictivos de Santander. Santander. España.IntroducciónToda adicción es un proceso complejo que, en granmedida, no es suficientemente conocido por parte delos profesionales de la salud y por la sociedad en general.En otros trastornos estamos habituados a buscaruna etiología, unos mecanismos de transmisión y unamedicación para solucionar el problema; en las toxicomaníasestos pasos no están nada claros. El presenteartículo no pretende analizar con detalle las diferentesteorías que existen sobre la etiología del consumo dedrogas, sino explicar de una forma sencilla y gráfica el
  • proceso de la adicción. Este proceso presenta una seriede características que frecuentemente no se valoran enla práctica clínica y que consideramos fundamentalespara poder intervenir con un mínimo acierto en esteproblema. En la figura 1 se muestra a través de los diferentescírculos, de forma esquemática y sencilla, laimportancia de diversos factores a lo largo del procesoadictivo.En el primer círculo se muestran las característicasde la vida de cada persona. Lógicamente es muy variabley podrían colocarse multitud de situaciones yposibilidades. Cuando aparece el consumo de unasustancia, y éste va aumentando progresivamente, la sustanciaocupa cada vez más espacio en ese círculo yvan desapareciendo otras actividades de su vida. Amedida que el proceso va evolucionando, el individuodedica una mayor parte de su tiempo e intereses aconsumir y pierde o va perdiendo casi todas las demásfacetas de su vida. Al final queda la sustancia, lafamilia y el trabajo, que suelen ser lo último en perderse.Si tras un proceso de desintoxicación, que nosiempre es fácil, se logra retirar la sustancia, nos encontramoscon una persona que presenta un círculode su vida muy vacío. Si no consigue rellenar ese espacio,y no encuentra satisfacciones en su vida, probablementevolverá a la sustancia que le gratifica y seproducirá la recaída. Habitualmente no somos conscientesde ello. Cada persona tiene que encontrar sussituaciones placenteras o gratificantes, que aportensentido a su actividad. Como terapeutas no podemosni debemos decir a los pacientes qué situaciones sonplacenteras, gratificantes o le aportan sentido, ése esun proceso que deben ir descubriendo y decidiendode forma personal, no sectaria.Para afrontar esta situación, habitualmente no hemossido formados. La prescripción de un fármacocontribuye pero no es suficiente, hay que escuchar yayudar a que los pacientes descubran por dónde avanzar,lo cual no es sencillo y menos cuando el tiempoes limitado.La historia de los consumos de sustancias psicoactivases muy antigua, tan vieja como la de la humanidad.Todas las culturas han tenido sus drogas, culturalmen-Santamaría J et al. Manejo multidisciplinario de los trastornos adictivos, a propósito deun casoTrabajoAficionesDeportePareja AmigosReligión
  • VacacionesSexo FamiliaTrabajoAficionesPareja AmigosSustanciaSexo FamiliaTrabajoAficionesDeportePareja AmigosReligiónSustanciaSexo FamiliaTrabajoParejaSustanciaFamiliaTrabajoFamiliaFigura 1. Proceso de la adicción.Trastornos Adictivos. 2009;11(1):64-70 65te aceptadas y controladas. El alcohol es un ejemplomuy claro en nuestra sociedad; está perfectamente integrado,incluso vamos con los niños al bar. El queesté integrado no significa que no haya o que no produzcaproblemas: existe un número importante depersonas que tienen problemas relacionados con el alcoholy, por ejemplo, de todos es conocida la asociacióndel alcohol con los accidentes de tráfico.En España, en los años 80 se produjo un fenómenonuevo que fue la irrupción de la heroína en nuestra sociedadde forma brusca y utilizando una vía tan extrañacomo peligrosa, la vía intravenosa.A esta situación se añade su precio, que era de aproximadamenteun gramo 10.000 pts. (60 euros), de haceunos 20 años, que podía ser un consumo medio diario.Aumentó de forma significativa la delincuencia, lo queprodujo una alarma social importante. Los profesionalessanitarios nos encontramos con unos pacientescomplicados, peligrosos porque nos robaban recetas,con lo que no sabíamos muy bien qué hacer. Por si lasituación no era suficientemente complicada, aparecióel sida; con lo que se generó un problema sanitario deprimera magnitud.La sociedad fue respondiendo y la medicina también,se fueron creando servicios y programas queintentaban dar respuestas al problema surgido. Los programasde metadona han sido fundamentales en esteproceso.
  • El modelo de Prochaska y Di Clemente1 sobre lasfases del cambio nos muestra el proceso psicológicopor el que las personas modifican actitudes. Tiene lassiguientes fases: precontemplación, contemplación,preparación, actuación y mantenimiento. Comienzadesde que el individuo se empieza a plantear que quierecambiar hasta que decide actuar, tomar alguna medidapara el cambio y su posterior mantenimiento. Lasintervenciones serán diferentes según cómo veamos laactitud en la que se encuentra cada paciente. No es lamisma intervención ayudar a alguien que está consumiendoy que se plantea dejarlo o a alguien que sigueconsumiendo y no quiere la abstinencia. Será diferentela intervención de un paciente abstinente al que leimporta mantener esa abstinencia.Siempre nos han recalcado la importancia de la historiaclínica; en el caso de las sustancias adictivas ademásse debe ampliar con una historia social y familiar.Si se realiza una buena historia clínica sobre el pacientepero no se pregunta su situación familiar, por ejemplosi consume su hermano, que comparte habitacióncon él, la historia será deficiente, así como la evoluciónclínica del paciente. O si el único interés delpaciente es librarse de ir a la cárcel, debe tenerse encuenta para poder trabajar. Son ejemplos que tratan demostrarnos que la aproximación a estas personas vamás allá de la meramente clínica.Caso clínicoSe expone un caso de tratamiento de larga duración(1998-2006) que puede ser una buena ilustración de lasdificultades de abordaje en este tipo de problemática.El caso se inicia en junio de 1998, fecha en la que elpaciente acude a una primera cita.Se trata de un varón de 21 años que refiere consumode heroína por vía intravenosa de 2 años de evolución.Solicita desintoxicación hospitalaria al no poder encargarsela familia de una desintoxicación ambulatoria.A primeros de agosto se produce el ingreso en elhospital. Tras el alta se inician las citas de valoración,junto con un programa de naltrexona y controles de orinapara verificar la abstinencia.ValoraciónEn el proceso de valoración, el paciente acude a entrevistascon cada uno de los miembros del equipo terapéutico(médico, psicólogo y trabajador social). Serecoge información sobre las siguientes áreas.Esquema de valoración: historia toxicológica, historiaescolar, historia laboral, exploración médica, aspectoslegales, historia familiar e historia psicológica.Historia toxicológica
  • Refiere los primeros contactos con el tabaco, el alcoholy el cannabis sobre los 16 años y con la heroína, lacocaína, las benzodiacepinas y otras drogas en torno alos 18 años.Desde ese momento, el consumo de heroína va enaumento, realizando su primera desintoxicación con 19años. Posteriormente, inicia un programa de mantenimientocon naltrexona (PMN) que se mantiene duranteunos 8 meses y que controla su médico de cabecera.El paciente decide retirar la medicación produciéndoseuna recaída en el consumo de heroína. Tras un año deconsumo solicita tratamiento en nuestro centro.Historia escolarEl paciente estuvo escolarizado hasta los 15 años.Realizó los estudios primarios, aunque no obtuvo el titulode Graduado Escolar.Santamaría J et al. Manejo multidisciplinario de los trastornos adictivos, a propósito deun caso66 Trastornos Adictivos. 2009;11(1):64-70Historia laboralEl paciente carece prácticamente de experiencia laboral,con algunos períodos cortos de trabajo como repartidoro camarero.Historia médicaSe pueden destacar varios accidentes de coche ymoto. Dificultades de lateralización (le cuesta diferenciarizquierda y derecha) y una hepatitis C positiva.Aspectos legalesAl iniciarse el tratamiento, el paciente tenía variosjuicios pendientes por sustracción de vehículos que relacionacon un problema de control de impulsos (robocompulsivo).Historia familiarA las citas con la familia acudió la madre. En el domiciliofamiliar, conviven los padres y el paciente. Enla figura 2 presentamos el genograma. En la entrevistacon la madre, ella nos habla de una convivencia difícil.Su marido tiene un problema de ludopatía. Es un hombredescalificante que desvaloriza a su mujer y a suhijo. Es agresivo a nivel verbal y crea mucha tensión.Ella es una mujer sobreprotectora que sigue viendo a suhijo como un niño pequeño. Nunca ha sido capaz deponer límites ni de exigir. Los padres no consiguen ponersede acuerdo sobre cómo actuar en relación coneste hijo, produciéndose reproches continuos.Historia psicológicaEn este apartado destacan los siguientes datos:1) Dificultad para el control de los impulsos que empiezaa manifestarse sobre los 8 años con robos compulsivos.2) Inmaduro, inseguro, con baja autoestima y dificultad
  • para adquirir responsabilidades. Baja toleranciaa la frustración.3) Escasos intereses.4) Escasas relaciones sociales.5) Dos intentos de suicidio que podrían ser llamadasde atención.6) Vulnerable e influenciable.7) Capacidades intelectuales: impresión clínica deun déficit en el desarrollo intelectual.Tratamiento (larga evolución 1998-2006)A petición del paciente, y por falta de apoyo familiarpara realizar una desintoxicación ambulatoria, se decideun ingreso en la Unidad Hospitalaria de Desintoxicaciónde Liencres (10 días de agosto de 1998). Unavez finalizada la desintoxicación es derivado a la Unidadde Trastornos Adictivos donde inicia un PMN. Seinicia la valoración del equipo (médico, psicólogo, trabajadorsocial) para posteriormente realizar el plan terapéuticoindividual (PTI).Objetivos del plan terapéutico individualDentro del PTI hay objetivos para los diferentes programas(médico, terapia individual, intervención social,abordaje familiar)2.Objetivos del seguimiento médico1) PMN.2) Control y verificación de la abstinencia dos días porsemana para demostrar la interrupción en el consumo.3) Seguimiento de diferentes enfermedades asociadasal consumo como hepatitis, tuberculosis, virus de lainmunodeficiencia humana (VIH).4) Educación sanitaria (aprendizaje de hábitos higiénicos,alimentación).Objetivos del programa de terapia individual1) El primer objetivo que se consideró muy importantefue la creación de un vínculo terapéutico donde elpaciente hablara de él, de sus sentimientos y de otrosaspectos de su vida3.2) Conseguir un reequilibrio en el estilo de vida delpaciente (horarios, higiene del sueño, hábitos).Santamaría J et al. Manejo multidisciplinario de los trastornos adictivos, a propósito deun casoPadre (69) Madre (63)HermanastroMurió sobredosis marzo 98Hermana (23)Murió junio 01Hermanastro(33)Paciente(21)
  • Figura 2. Genoma del paciente.Trastornos Adictivos. 2009;11(1):64-70 673) Adquisición y mantenimiento de responsabilidadescomenzando, por ejemplo, por alguna tarea de lavida cotidiana4,5.4) Inicio de alguna actividad formativa laboral.5) Incrementar el autoconocimiento personal: que elpaciente reconozca cómo piensa, cómo actúa, que analicelas dificultades que encuentra en el control de susimpulsos3,4.Programa de intervención social1) Se le deriva al Programa Jurídico Penal para el seguimientode sus causas pendientes.2) Ordenación de su situación laboral apuntándose alINEM, búsqueda de otros recursos de empleo o cursillosde formación.Abordaje familiar1) En un inicio se plantea la recogida de impresionessobre la evolución del paciente.2) Convertir a la familia en instrumento de apoyo yayuda, involucrándolos en la consecución de los objetivos.Evolución del tratamientoDebido a la duración del tratamiento puede hablarsede 3 etapas, intentando explicar mejor los diferentesmomentos que ha tenido la evolución del paciente.Primera etapa (de abril de 1998 a diciembrede 2000)Abstinencia de opiáceos, aunque continúa el consumode benzodiacepinas. El paciente acude con normalidada sus citas (hora, día), teniendo una buenaadherencia al tratamiento.Se logra un reequilibrio en su vida con ajuste de horariosy tareas, observándose un escaso interés por actividadeslaborales, formativas e incluso de ocio.En noviembre de 1999 se decide por parte del médicocontrol y reducción en la toma de benzodiacepinas.Se produce una recaída en el consumo de opiáceosen agosto de 2000. De nuevo ingresa en la Unidad Hospitalariade Liencres por falta de apoyo familiar pararealizarla de forma ambulatoria.Posteriormente se reinicia el PMN en la Unidad deTrastornos Adictivos y se continúa con los mismos objetivosdel PTI.Segunda etapa (de diciembre de 2000 a abril de 2002)En la Navidad de 2000 se produce de nuevo una recaídaen el consumo de opiáceos.En este momento existe apoyo familiar, y el equipodecide una desintoxicación ambulatoria que presenta dificultadespara estabilizar al paciente en la abstinencia.Finalmente, en enero de 2001, se inicia un programa
  • de mantenimiento con metadona. El paciente consiguela abstinencia a opiáceos, lo que produce una mejoríaen el estado físico/psíquico del paciente. Hay una movilizacióndel paciente en la búsqueda de trabajo y actividadde tipo formativo.En junio de 2001 fallece una hermana del pacienteque le produce un bloqueo emocional, inestabilidadanímica y paralización en sus propósitos.Aparece un consumo esporádico de benzodiacepinas,motivo por el que es derivado a salud mental parapauta y control de las mismas. Esta decisión se tomapor el deterioro que se produce en la relación con elequipo por su incumplimiento.Tercera etapa (de diciembre de 2002 a abril de 2006)Oscilación en el estado de ánimo y propósitos para elfuturo (época de duelo familiar).Inicia un curso de formación en FUNDIS (Fundaciónde Integración Social para colectivos en riesgo deexclusión). Posteriormente inicia actividad laboral temporalen una pizzería.De junio a diciembre de 2003 se observa una mejoríaimportante en el estado del paciente, atribuibleparcialmente al control de benzodiacepinas. Consiguefinalizar el taller de empleo, lo que supone una mejoraen su autoestima, sentimiento de utilidad y aumenta sugrado de satisfacción personal. Además, comienza apreocuparse por el futuro, con la idea de independenciapersonal y formación de una familia.En febrero de 2004, continúa la búsqueda de actividadlaboral o formativa. Inicia un curso del INEM dejardinería y comienza a trabajar en la construcción.Inicia una reducción de las dosis de metadona y decideampliar sus posibilidades de actividad laboral obteniendoel carné de conducir. Actualmente trabaja derepartidor con contrato estable.Seguimiento familiarInicialmente se encontraron dificultades en las relacionesfamiliares que impedían y bloqueaban el procesode maduración del paciente: existía desvalorización(insultos, descalificaciones) del hijo por la figura delSantamaría J et al. Manejo multidisciplinario de los trastornos adictivos, a propósito deun caso68 Trastornos Adictivos. 2009;11(1):64-70padre, que no contacta con el equipo terapéutico, y habíauna sobreprotección de la figura materna con actitudde infantilización hacia el hijo.Posteriormente se observa una modificación en lapercepción del padre sobre el problema, que se manifiestaen un contacto con el tratamiento e interéspreocupaciónen apoyo y ayuda en la búsqueda de alguna
  • actividad.Se continúa trabajando con la madre la necesidad deun cambio en la relación con su hijo que facilite el procesomadurativo del paciente.En la actualidad el paciente continúa viviendo en elámbito familiar, avanza en autonomía y madurez personal.PlanteamientoDesde los trabajos sobre patología dual6,7 se considerala adicción como un trastorno múltiple, muy relacionadocon los trastornos de personalidad8,9.La evolución de los pacientes depende de diversasvariables como la edad, el tipo de consumo y de sustancia,la psicopatología manifiesta en pacientes y/o susfamiliares, la patología asociada, la red social, el trabajo,etc. Pero simplificando, y basándose en otros estudiossobre trastornos de la personalidad10, podría enunciarsela siguiente hipótesis: «La evolución de los pacientesdepende del contacto con sus terapeutas».1) En tiempo: en este sentido, son muy numerososlos estudios sobre la retención de los distintos programas.La retención es cada vez más un objetivo explícito4,11.Además, debemos dar tiempo al paciente y darnostiempo. Se trata de un proceso y no sólo de hacerterapia.2) En intensidad del vínculo: en algunos autores elvínculo es entendido como algo parecido a una «relaciónmaternal». En la Grecia clásica, terapeuta era elque cuidaba, atendía a los Dioses. Tarea muy importantepara tenerlos contentos y no sufrir su ira, manifestadaa través de los desastres naturales. Cuidar, atender,servir son actividades relacionadas con las funcionesmaternales. Winnicott habló de la «madre suficientementebuena» como una variable muy importante parael desarrollo emocional temprano. No se trata de reconstruiren toda su realidad una relación maternal, peroconsiderando la refractariedad terapéutica de los pacientescon trastornos graves de la personalidad y dada latendencia que presentan a la automedicación de su problemáticapsicopatológica, podría considerarse comotratamiento de elección la inclusión de estos pacientesen programas de larga duración, con un estilo de asistenciamás enfocado hacia la contención (holding en elsentido de Winnicott)12.El caso clínico analizado trata de ilustrar dos aspectos:El tipo de terapiaSe trataría de una terapia de duración media/larga eintensiva. El paciente acude frecuentemente al centro.En la fase de desintoxicación o de implementaciónde un programa de mantenimiento, acude a diario y generalmenteacompañado por su familia.
  • En la siguiente fase de deshabituación, acude:1) A la realización de dos controles de orina semanalesy a la administración de medicación (metadona), si lorequiere. Tarea desarrollada por el equipo de enfermería.2) Seguimiento psicológico: una sesión semanal.3) Seguimiento familiar: una sesión quincenal/mensual(generalmente con la trabajadora social).4) Seguimiento médico: con citas generalmente a demandadel paciente (en función de sus necesidades objetivasy subjetivas, del cumplimiento del tratamientofarmacológico pautado y del seguimiento de sus enfermedades[VIH, hepatitis, etc.]).En fases más tardías (teóricamente la denominada«fase de rehabilitación», en la que el paciente recuperaactividades laborales, formativas, etc.), esta frecuentaciónes más flexible, individualizándose cada caso.El trabajo en equipoEs la pieza clave para nosotros, para sobrevivir a las dificultadesplanteadas en la atención a este tipo de pacientesy poder evitar el denominado burn out o «síndromedel quemado»13,14. Es indispensable hacer referencia alaspecto emocional y de apoyo que ofrece el trabajo enequipo, pero nos gustaría centrarnos en el aspecto decómo se organiza el trabajo, refiriéndonos a tres cosas:El trabajo en equipo se organiza. En nuestro caso, seconcreta en:1) El trabajo diario, con una reunión diaria a primerahora de la mañana para revisar las consultas del díay las dificultades del día anterior.2) Semanalmente, los miércoles, se reserva un tiempopara la reunión de los equipos en los que se revisan casos,se realizan sesiones clínicas estableciéndose planesde tratamiento y sus cambios y se atienden otros proyectoso trabajos del equipo (administrativos, de coordinacióncon otros profesionales, formativos, etc.).En la reunión de equipo, participan cuatro profesionales(médico, psicólogo, trabajador social y enfermera).Los equipos de trabajo se fabrican, son la suma depersonas con distintas profesiones con división de lasSantamaría J et al. Manejo multidisciplinario de los trastornos adictivos, a propósito deun casoTrastornos Adictivos. 2009;11(1):64-70 69tareas. Sin embargo, en nuestro trabajo en equipo hayuna mayor distribución de los papeles. Hacemos tambiénuna indicación de quién debe hacer un seguimientoen función de la capacidad de crear vínculo entreterapeuta y paciente15.El terapeuta ya no habla del yo al tú, sino desde «miequipo y yo les decimos a uds...». Este aspecto provienede nuestra formación en terapia familiar sistémica.
  • Selvini y los italianos, sobre todo de la denominada«escuela de Milán», empezaron a desarrollar esta ideade equipo16.Parafraseando a Winnicott con su concepto de la«madre suficientemente buena» se trataría de lograr«el equipo suficientemente bueno»17.Reflexiones-conclusiones que secorrelacionan con el éxito en el tratamientoEntendemos que para retirar el consumo de tóxicos,además de la terapia farmacológica, es muy importanteque las intervenciones estén dirigidas a:1) Ayudar a los pacientes a expresar abiertamente sussentimientos. Creemos que aparece un resultado positivocon aquellos pacientes que más abiertamente expresansus sentimientos.2) Lograr construir un acuerdo terapéutico con el paciente.Por ello, nos parece necesario orientarse haciala alianza terapéutica con el paciente. No cuenta tantosi el paciente llega colaborador sino qué tipo de relaciónse consigue construir con él.3) La alianza, al menos, con un miembro de la familia.Que se consiga que la familia se involucre en el tratamientomejora el pronóstico. En el estado actual decosas, creemos que es importante que al menos uno delos padres se convierta en la terapia en fuerte colaboradore interesado.4) El tratamiento de los problemas de adicción exigetiempo; el cambio de hábitos y conductas requiere unalarga evolución.Los autores están adscritos a la Unidad de TrastornosAdictivos de Santander, centro público y gratuitode la Consejería de Sanidad del Gobierno deCantabria y declaran que no existe conflicto de interesescon entidad pública o privada en la realizacióndel presente artículo.Santamaría J et al. Manejo multidisciplinario de los trastornos adictivos, a propósito de un caso70 Trastornos Adictivos. 2009;11(1):64-70Bibliografía1. Prochaska JO, Di Clemente CC. The transteorical approach: crossing traditional boundaries of therapy. Homewood, IL: DowJones/Irwin; 1984.2. Control de calidad del Plan Regional de drogas de Cantabria ISO 2002. Protocolos de actuación. Santander: Plan Regional sobreDrogas Gobiernode Cantabria; 2002.3. Sole Puig JR. Terapia antidroga. Barcelona: Salvat; 1989.4 Casas M, Gutiérrez M, San L. Avances en drogodependecias. Monografía de toxicomanías. Barcelona: Ediciones enNeurociencias; 1995. p. 29-55.5. Gahuter MD, Kléber H. Tratamiento de los trastornos por abuso de sustancias. American Psychiatria Press. Barcelona: Masson;1997.6. Wurmser L. The hidden dimension: psychodynamics in compulsive drug use. Nueva York: Jaron Aronson; 1978.7. Khantzian EJ. The self- medication hypothesis of addictive disorders: Focus on heroin and cocaine dependence. Am J Psychiat.1985;142:1259-64.8. Tejero A, Casas M. Trastornos de la personalidad en pacientes adictos a los opiáceos: incidencia, modelos explicativos deinterrelación y repercusionesclínico-asistenciales. Trastornos psíquicos en las toxicomanías (I). Casas M, coordinador. Barcelona: Ediciones en Neurociencias;1992. p. 123-77.
  • 9. Weiss RD, Mirin SM, Griffin ML. Trastornos por abuso y dependencia de drogas y psicopatología. Trastornos psíquicos en lastoxicomanías (I).Casas M, coordinador. Barcelona: Ediciones en Neurociencias; 1992. p. 19-31.10. Stone MH. The fate of borderline patients: successful outcome and psychiatric practice. Nueva York: The Guilford Press; 1990.11. Bobes J, Casas M, Gutiérrez M. Manual de evaluación y tratamiento de drogodependencias. Barcelona: Psiquiatría EditoresS.L.; 2003.12. Winnicott DW. Realidad y juego. Barcelona: Gedisa; 1972.13. De las Cuevas Castresana C. Burnout en los profesionales de la atención a los drogodependientes. Trastornos Adictivos.2003;5:107-13.14. Tizón JL. ¿Profesionales quemados, profesionales desengañados o profesionales con trastornos psicopatológicos? AtenciónPrimaria.2004;33:326-30.15. Baranger W, Baranger M. La situación analítica como campo dinámico. Problemas del campo psicoanalítico. Buenos Aires:Kargieçman; 1969.16. Selvini M, Prata G, Boscoso L, Cecchin G. Paradoja y contra paradoja. Barcelona: Paidós; 1988.17. Guimon J. El equipo suficientemente bueno. Rev Asoc Esp Neuropsiquiatría. 1985;5:501-5.