RevisiónSíndrome metabólico, hiperuricemia y gotaJosé M.ª Fraile, Juan García Puig                                        ...
Síndrome metabólico, hiperuricemia y gota Tabla 1.        CRITERIOS DEL SÍNDROME METABÓLICO                  tabólico si p...
J.M. Fraile, J. García Puig                                                                                      metabólic...
Síndrome metabólico, hiperuricemia y gota                                                                          la hipe...
J.M. Fraile, J. García Puigcaptación de glucosa en el músculo esquelético de los ratones       2. Sarafidis PA, Nilsson PM...
Síndrome metabólico, hiperuricemia y gota    drome in a Turkish adult population. Diabetes Nutr Metab          25. Ford ES...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

SINDROME METABOLICO

2.249 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.249
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
91
Comentarios
0
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

SINDROME METABOLICO

  1. 1. RevisiónSíndrome metabólico, hiperuricemia y gotaJosé M.ª Fraile, Juan García Puig Correspondencia:Unidad Metabólico-Vascular. Servicio de Medicina Interna. Dr. Juan García PuigHospital Universitario La Paz. Madrid Unidad Metabólico-Vascular. Servicio de Medicina Interna. Hospital General. Consultas Externas, CX12 y CX13. Hospital Universitario La Paz Paseo de la Castellana, 261. 28046 Madrid Correo electrónico: jgarciapuig@terra.es El síndrome metabólico está definido por la cientes con hiperuricemia o gota para controlar It has been observed in recent studies that concurrencia de varios factores de riesgo sus componentes y, por tanto, reducir el riesgo serum urate is often elevated in patients cardiovasculares. Supone un aumento del cardiovascular. Se necesitan ensayos clínicos with the metabolic syndrome and increases riesgo para la enfermedad cardiovascular y a largo plazo para probar la hipótesis de que la in direct proportion to the number of the de la mortalidad, tanto global como debida a terapia hipouricemiante puede reducir el ries- syndrome’s components. Hyperuricaemia has la enfermedad cardiovascular. En el presente go cardiovascular en estos pacientes. been related to renal urate infraexcretion, artículo repasamos la evidencia actual de la Palabras clave: Hiperuricemia. Gota. Síndro- which might be mediated by sodium reab- asociación entre hiperuricemia y síndrome me metabólico. sorption in the proximal tubule and hyperin- metabólico. sulinaemia. En estudios recientes se ha observado que Metabolic syndrome, It is important in general practice that the el urato sérico con frecuencia está elevado hyperuricaemia and gout presence of the metabolic syndrome be rec- en pacientes con síndrome metabólico y que ognized in patients with hyperuricaemia and/ además aumenta con el número de los com- The metabolic syndrome is defined by the or overt gout, so as to be able to control the ponentes del mismo. Se ha relacionado la concurrent presence of a number of cardio- syndrome’s components and thus reduce the hiperuricema con la infraexcreción renal de vascular risk factors. It entails an increased cardiovascular risk. Long-term clinical trials urato, que podría estar mediada por la reab- risk for cardiovascular disease and of both are required in order to prove the hypothesis sorción de sodio en el túbulo proximal y por la global and cardiovascular mortality. We here that hypouricaemiating therapy may reduce hiperinsulinemia. review the current evidence about the as- cardiovascular risk in these patients. Es importante reconocer en la práctica clínica sociation between hyperuricaemia and the Key words: Hyperuricaemia. Gout. Metabolic la presencia de síndrome metabólico en pa- metabolic syndrome. syndrome.INTRODUCCIÓN hipertensión arterial, aumento de los niveles de triglicéridos y descenso de los niveles de colesterol HDL(3). Postuló que elEl síndrome metabólico es el resultado de la concurrencia de rasgo fisiopatológico común era la resistencia a la insulina yun conjunto de factores de riesgo modificables en un mismo que las restantes anomalías probablemente eran secundariassujeto, asociados a un riesgo aumentado de desarrollar enfer- a la misma.medad cardiovascular y diabetes mellitus de tipo 2 (1). En 1998 la Organización Mundial de la Salud (OMS) em- En los albores de los años veinte se apreció la existencia pleó por primera vez el término “síndrome metabólico”(4). Losde una asociación entre los factores de riesgo cardiometabó- criterios definitorios de dicho síndrome requerían la presencialico (2). Por entonces, ya se reconoció que estos factores tam- de diabetes mellitus de tipo 2, glucemia alterada en ayunas, in-bién se asociaban a hiperuricemia y gota. Reaven acuñó el tolerancia hidrocarbonada o resistencia a la acción hipogluce-termino “síndrome X” para describir un trastorno consisten- miante de la insulina (evaluada mediante la técnica del clampte en resistencia a la acción hipoglucemiante de la insulina, euglucémico), más dos factores de riesgo adicionales.Revista Española de Obesidad • Vol. 7 • Núm. 2 • Marzo-abril 2009 (85-90) 85
  2. 2. Síndrome metabólico, hiperuricemia y gota Tabla 1. CRITERIOS DEL SÍNDROME METABÓLICO tabólico si padecen obesidad abdominal (usando percentiles de SEGÚN LA NCEP-ATP III (6) perímetro de cintura) junto con la presencia de al menos otras dos características clínicas (triglicéridos elevados, descenso Factor de riesgo Definición de colesterol HDL, hipertensión arterial, glucemia en ayunas Obesidad abdominal Perímetro abdominal elevada)(10). Aunque algunas de estas variables se modifican • Hombres ≥ 102 cm durante el desarrollo y la edad, en ausencia de datos conclu- yentes, los criterios se ajustan a los valores absolutos propor- • Mujeres > 88 cm cionados en la definición para adultos de la IDF, a excepción Triglicéridos ≥ 150 mg/dL (> 1,70 mmol/L) del punto de corte del colesterol HDL. Para los mayores de 16 Colesterol HDL años, se pueden emplear los criterios de la IDF para adultos. < 40 mg/dL (< 0,52 mmol/L) • Hombres < 50 mg/dL (< 1,29 mmol/L) • Mujeres Presión arterial ≥ 130/85 mmHg RELEVANCIA CLÍNICA DEL SÍNDROME METABÓLICO Glucosa en ayunas ≥ 100 mg/dL (≥ 6,12 mmol/L) La importancia clínica del síndrome metabólico deriva de dos hechos: Desde entonces se han propuesto varias definiciones o cri- • En primer lugar, de su capacidad para predecir diabetesterios para establecer el diagnóstico de síndrome metabólico. mellitus de tipo 2, enfermedad cardiovascular y mortalidadEn 1999, el Grupo Europeo para el Estudio de la Resisten- por enfermedad cardiovascular y por todas las causas(11).cia a la Insulina (EGIR)(5) propuso el término “síndrome de • En segundo lugar, de la relevancia del síndrome metabó-resistencia insulínica” y modificó los criterios, requiriendo lico, derivada de su elevada prevalencia. Aunque la frecuen-hiperinsulinemia en ayunas y otros dos factores con límites cia del síndrome metabólico es sumamente dependiente dedistintos de los empleados por la OMS. Uno de esos crite- los criterios empleados para su diagnóstico, así como de larios era el perímetro de cintura aumentado como indicador de población estudiada, en el Third National Health and Nutri-obesidad abdominal. tion Examination Survey (NHANES III)(12) se estimó que en En 2001 la National Cholesterol Educational Program Adult EE UU aproximadamente el 24% de la población adulta pade-Treatment Panel III (NCEP-ATP III)(6) propuso una sencilla cía síndrome metabólico (criterios de la NECP-ATP III). Endefinición (Tabla 1) que requería 3 de los siguientes 5 factores un estudio realizado en varias cohortes europeas adultas(13), lade riesgo (7): aumento del perímetro abdominal, elevación de prevalencia de síndrome metabólico (criterios de la OMS) eralas cifras de triglicéridos, descenso de las cifras de colesterol del 23% para los hombres y del 12% para las mujeres. La pre-HDL, hipertensión arterial y glucemia anómala en ayunas. valencia en otros estudios europeos(14,15) osciló entre el 13% y el En 2005 se actualizaron los criterios diagnósticos de la 33% (criterios de la NECP-ATP III). Nosotros hemos exami-NCEP-ATP III, en consonancia con los de la Asociación Ame- nado la prevalencia del síndrome metabólico en la Comunidadricana de Diabetes (ADA), y se propusieron unas cifras de glu- de Madrid en una población comprendida entre 31 y 70 añoscemia anómala en ayunas menores de 100 mg/dL(8). (n = 1.344)(1). La prevalencia del síndrome metabólico (crite- En 2005, la Federación Internacional de Diabetes (IDF)(9) rios de la NECP-ATP III) fue del 25% (intervalo de confianzapropuso una definición similar a la usada por la NCEP-ATP III. [IC] 95%: 21-28%)(1) (Figura 1). Esta prevalencia es similarSe acordaron límites diferentes para el perímetro de la cintura a la estadounidense. La prevalencia del síndrome metabólicosegún la identidad étnica. Los asiáticos (perímetro de cintura aumenta en la población mayor de 60 años hasta un 50%.normal para hombres < 90 cm; para mujeres < 80 cm) presen- El valor clínico del síndrome metabólico ha sido recientemen-tan una mayor incidencia de resistencia a la insulina y diabetes te cuestionado (7,16,17). Así, aunque el concepto de síndrome me-mellitus de tipo 2, con índices de masa corporal (IMC) y perí- tabólico guíe a los médicos en la búsqueda de factores de riesgometros de cintura inferiores a los europeos (circunferencia de cardiovascular y enfermedades asociadas (6), una declaracióncintura normal para hombres < 94 cm; para mujeres < 80 cm) conjunta de la ADA y la American Heart Association (AHA)(17)y a los estadounidenses (circunferencia de cintura normal para advirtió que el síndrome metabólico era una entidad mal carac-hombres < 102 cm; para mujeres < 88 cm). Para los niños de terizada, con un valor incierto como instrumento de estratifi-entre 10 y 16 años, se establece el diagnóstico de síndrome me- cación del riesgo para predecir la enfermedad cardiovascular.86 Vol. 7 • Núm. 2 • Marzo-abril 2009
  3. 3. J.M. Fraile, J. García Puig metabólico se asoció a un riesgo significativo de enfermedad Sujetos (%) cardiovascular, en particular en hombres mayores de 45 años 40 y en mujeres mayores de 55 años. Además, el síndrome meta- bólico predijo diabetes mellitus de tipo 2 subyacente a intole- 29% 30 26% * rancia glucémica aislada. En los últimos años, varios estudios 24 % (IC 95%: 24-28%) poblacionales han confirmado la capacidad del síndrome me- 21% tabólico de predecir la enfermedad coronaria y cerebrovascu- 20 16 % lar(19-21), incluso en pacientes con enfermedad cardiovascular aterosclerótica preexistente(22). Por tanto, nosotros creemos que 10 8% el concepto de síndrome metabólico es de gran valor clínico, 2% ya que establece una relación entre la obesidad, la resistencia 0 0 1 2 3 4 5 insulínica, la diabetes mellitus de tipo 2 y la enfermedad car- Criterios del síndrome metabólico diovascular, análoga a la relación que existe entre el tabaco y el cáncer de pulmón(7).Figura 1. Estudio MADRIC. Prevalencia global y ajustada por edad ysexo de los componentes del síndrome metabólico en 1.344 sujetos (1).* Prevalencia ajustada: 24% (IC 95%: 22-26). URATO SÉRICO Y SÍNDROME METABÓLICO Desde hace mucho tiempo la hiperuricemia se reconoce co- Urato sérico (mg /dL) mo hallazgo común en sujetos con el síndrome metabólico (2). 5,9 5,9 En pacientes con síndrome metabólico, los niveles medios de 6,0 5,8 5,7 urato sérico suelen ser, aproximadamente, de 0,5 a 1,5 mg/dL más elevados que en los sujetos controles(1,23,24). Así, en nuestro estudio, la diferencia entre la uricemia media de los sujetos sin 5,0 4,8 4,6 criterio alguno de síndrome metabólico y la de los que presen- tan síndrome metabólico establecido (3 o más criterios) fue de 1,3 mg/dL (Figura 2). El urato sérico aumenta a medida que 4,0 se incrementa el número de componentes del síndrome meta- bólico (15,24,25), incluso cuando se ajusta frente a varios factores de confusión como la edad, el género, el aclaramiento de crea- 3,0 0 1 2 3 4 5 tinina, el uso de diuréticos y el consumo de alcohol. Componentes del síndrome metabólico En nuestro estudio poblacional (1) , el urato sérico medio aumentó desde 5,0 mg/dL en individuos sin ninguno de losFigura 2. Uricemia según los componentes del síndrome metabólico. componentes del síndrome metabólico hasta un valor medio de 5,9 mg/dL en los pacientes con 3 componentes definito- rios de síndrome metabólico (Tabla 1) (criterios de la NECP-Específicamente, esta declaración sugirió que los sujetos con ATP III). El urato sérico, sin embargo, no aumentó en pacien-diabetes mellitus de tipo 2 y enfermedad cardiovascular debe- tes con más de 3 componentes del síndrome metabólico. Pararían ser excluidos de la definición del síndrome metabólico, ya investigar la relación entre síndrome metabólico e hiperurice-que su inclusión no proporcionaba ninguna información adicio- mia, en el año 2007 se realizó un estudio poblacional en Chinanal clínicamente útil para dirigir el tratamiento más allá de las con 2.374 sujetos. Los hombres con hiperuricemia tenían unguías clínicas habituales. Además, esto cuestionó el valor del riesgo 1,64 veces superior de presentar síndrome metabólicosíndrome metabólico como predictor de diabetes mellitus de que los hombre sin hiperuricemia (26).tipo 2 en sujetos con intolerancia a la glucosa subyacente. Otro aspecto de la relación existente entre el urato sérico y el En el San Antonio Heart Study (18), estudio poblacional de síndrome metabólico es que su prevalencia muestra un aumen-2.559 pacientes (de entre 25 y 64 años de edad), se realizó un to gradual a medida que lo hacen los niveles de urato sérico.seguimiento clínico durante un tiempo medio de 7,4 años a Un análisis reciente de los datos de NHANES III (27) mostró quesujetos con síndrome metabólico. El diagnóstico de síndrome la prevalencia del síndrome metabólico se incrementa consi-Vol. 7 • Núm. 2 • Marzo-abril 2009 87
  4. 4. Síndrome metabólico, hiperuricemia y gota la hiperuricemia parece secundaria a una disminución de la R5P + A TP excreción renal de ácido úrico (23). Este hecho fisiopatológico PRPP se ha relacionado con un aumento de la reabsorción de sodio ATP PRPP en el túbulo proximal mediado por la hiperinsulinemia (30,31). O2 ADP O2 En sujetos obesos e hipertensos también se ha evidenciado una GMP IMP AMP menor excreción renal de ácido úrico por hiper-reabsorción de sodio (32). Por tanto, es posible que la menor eliminación renal Guanosina Inosina Adenosina de ácido úrico pueda deberse a algún componente del síndro- H PR A PR me metabólico. Desconocemos si esta alteración del metabo- Hipoxantina lismo del ácido úrico es diferente en función de los distintos Guanina Adenina X fenotipos del síndrome metabólico. Xantina Para explicar la hiperuricemia del síndrome metabólico tam- El alopurinol bién se ha propuesto que un incremento de la ingesta de fructo- X inhibe Ácido úrico la XO sa determinaría una mayor síntesis de urato(33). La fosforilación hepática de la fructosa consume ATP. El AMP formado puedeFigura 3. Vías metabólicas de formación del ácido úrico. APRT: ade- entrar en la vía degradativa de los nucleótidos purínicos (Figu-nosín fosforribosil transferasa; HPRT: fosforribosiltransferasa; IMP: ra 3) y dar lugar ulteriormente a ácido úrico. Se ha propuestoinosina monofosfato; PRPP: 5 fosforribosil-1-pirofosfato; R5P: ribosa 5 que la introducción de jarabes de maíz con concentracionesfosfato; XO: xantina oxidasa. mayores de fructosa (sustancia más estable y más barata que el azúcar de mesa) en EE UU ha podido contribuir al aumento de la prevalencia de los componentes del síndrome metabólico enderablemente con el aumento de los niveles de urato sérico. la población(33). Un segundo mecanismo que puede aumentar laLa prevalencia de los componentes de síndrome metabólico síntesis de ácido úrico en pacientes con el síndrome metabólico(criterios de la NECP-ATP III) oscila entre un 19% (IC 95%: y daño orgánico es la isquemia local. La enzima xantina oxido-17-21%) para niveles de urato sérico menores de 6,0 mg/dL, y rreductasa es activa en dos formas distintas, cada una con capa-un 71% (IC 95%: 51-90%) para niveles de urato a partir de 10,0 cidad para sintetizar ácido úrico. La xantina deshidrogenada esmg/dL. Además, la prevalencia del síndrome metabólico fue la forma activa en condiciones fisiológicas y tiene más afinidad2 veces mayor en pacientes con gota (63%; IC 95%: 52-74%) por el dinucleótido de adenina nicotinamida oxidada (NAD +)que en individuos sin gota (25%; IC 95%: 24-27%)(28). En otro que por el oxígeno, como receptor de electrones. En condicio-estudio (29), un incremento de una desviación estándar en el ura- nes de isquemia, la degradación de ATP aumenta (ya que lato sérico se asoció en ambos sexos con una probabilidad mayor deficiencia de oxígeno determina una menor síntesis de ATP,del 35% de padecer síndrome metabólico, independientemente a partir de AMP, en las mitocondrias, lo que puede favorecerde otros 10 factores de riesgo relacionados con el síndrome la síntesis de ácido úrico. En condiciones de isquemia, además,metabólico. Aunque en la mayoría de los estudios todos los la xantina deshidrogenasa se convierte en xantina oxidasa. Es-componentes del síndrome metabólico correlacionaron con los ta forma de la enzima utiliza oxígeno molecular en lugar deniveles de urato, la correlación más fuerte fue con el perímetro NAD+, como receptor de electrones, dando lugar a la formación .de la cintura (r = 0,455; p < 0,001)(1). Desconocemos por qué del anión superóxido (O2 ) y peróxido de hidrógeno. De estael acúmulo de grasa subcutánea se asocia a un aumento de la forma, la isquemia es una condición que favorece la formaciónconcentración sérica de uratos. de radicales libres de oxígeno y de ácido úrico. ¿Por qué aumenta el urato sérico en pacientes con síndrome La contribución relativa de la menor excreción de ácido úri-metabólico? En el ser humano, el ácido úrico es el producto co y de la superproducción de ácido úrico en pacientes confinal de metabolismo de las purinas y proviene de la conver- síndrome metabólico permanece indeterminada. Es posiblesión de la hipoxantina en xantina, y de la xantina en ácido úri- que en situaciones de isquemia la combinación de una síntesisco. Ambas reacciones son catalizadas por la enzima xantina aumentada de ácido úrico y de una producción exacerbada deoxidorreductasa, que es inhibida por alopurinol (Figura 3). radicales libres potencie otros mecanismos deletéreos causan-La hiperuricemia puede ser el resultado de un aumento de la tes de daño tisular en el sistema cardiovascular.síntesis de ácido úrico y/o de una disminución de la excreción Recientemente, se ha comunicado en animales el papel delrenal del ácido úrico. En los sujetos con síndrome metabólico, ácido úrico en el desarrollo del síndrome metabólico (34). La re-88 Vol. 7 • Núm. 2 • Marzo-abril 2009
  5. 5. J.M. Fraile, J. García Puigcaptación de glucosa en el músculo esquelético de los ratones 2. Sarafidis PA, Nilsson PM. The metabolic syndrome: a glancedepende del aporte de insulina, que a su vez depende del flujo at its history. J Hypertens 2006; 24: 621-6.sanguíneo. El flujo de sangre, a su vez, está mediado por la 3. Reaven GM. Banting lecture 1988: role of insulin resis-liberación de óxido nítrico procedente de las células endotelia- tance in human disease. Diabetes 1988; 37: 1505-607.les. En el modelo murino, los ratones con síndrome metabólico 4. Alberti KG, Zimmet PZ. Definition, diagnosis and classifica-carecían de óxido nítrico sintetasa, como reflejo de la disfun- tion of diabetes mellitus and its complications. Part 1: diagno-ción endotelial secundaria debida a la hiperuricemia. Por otra sis and classification of diabetes mellitus provisional report ofparte, los adipocitos de los ratones expresan xantina oxidorre- a WHO consultation. Diabet Med 1998; 15: 539-53.ductasa, la cual es esencial para el proceso de adipogénesis; 5. Balkau B, Charles MA. European Group for the Study of Insu-de hecho, en los ratones knockout para esta enzima, tienen la lin Resistance (EGIR). Comment on the provisional report ofmitad de la masa adipocitaria en sus camadas. the WHO consultation (letter). Diabet Med 1999; 16: 442-3. En pacientes con obesidad, hipertensión arterial o diabetes, 6. Expert Panel on Detection, Evaluation, and Treatment of Highcon elevado riesgo cardiovascular, los niveles de urato sérico Blood Cholesterol in Adults. Executive Summary of Thepueden ser considerados como un marcador de inflamación, Third Report of The National Cholesterol Education Programisquemia y estrés oxidativo en el sistema cardiovascular(35). (NCEP) Expert Panel on Detection, Evaluation, And Treat-Esta hipótesis, apoyada por los resultados de varios estudios ment of High Blood Cholesterol In Adults (Adult Treatmentepidemiológicos (como el estudio Atherosclerosis Risk in Panel III). JAMA 2001; 285: 2486-97.Communities [ARIC][36] y el de ictus agudo [37]), debería ser 7. Johnson LW, Weinstock RS. The metabolic syndrome: con-suficiente para promover estudios experimentales y ensayos cepts and controversy. Mayo Clin Proc 2006; 81: 1615-20.clínicos. Necesitamos grandes ensayos clínicos aleatorizados, 8. Grundy SM, Cleeman JI, Daniels SR, Donato KA, Eckel RH,controlados y de intervención en los que los sujetos hiperuri- Franklin BA, et al.; National Heart, Lung, and Blood Insti-cémicos con alto y bajo riesgo cardiovascular sean asignados a tute. Diagnosis and management of the metabolic syndrome:recibir un placebo o un inhibidor de la xantina oxidasa. an American Heart Association/National Heart, Lung, and Blood Institute Scientific Statement. Circulation 2005; 112: 2735-52.CONCLUSIÓN 9. Alberti KGMM, Zimmet P, Shaw J. IDF Epidemiology Task Force Consensus Group. The metabolic syndrome: a newLa prevalencia del síndrome metabólico es muy alta en pa- worldwide definition. Lancet 2005; 366: 1059-62.cientes con aumento de la concentración sérica de uratos. 10. Alberti KG, Zimmet PZ, Shaw JE. The metabolic syndromeAlgunos estudios epidemiológicos sugieren que la hiperuri- in children and adolescents. Lancet 2007; 369: 2059-61.cemia asintomática, en pacientes con bajo riesgo cardiovascu- 11. Ford ES. Risk for all-cause mortality, cardiovascular disease,lar, probablemente se deba a una disminución del aclaramien- and diabetes associated with the metabolic syndrome: a sum-to renal del ácido úrico. Por otra parte, la hiperuricemia en mary of the evidence. Diabetes Care 2005; 28: 1769-78.pacientes con elevado riesgo puede reflejar isquemia, estrés 12. Ford ES, Giles WH, Dietz WH. Prevalence of the metabolic syn-oxidativo e inflamación sistémica. Esta hipótesis debe veri- drome among US adults: findings from the third National Healthficarse mediante un ensayo clínico diseñado para reducir la and Nutrition Examination Survey. JAMA 2002; 287: 356-9.concentración del urato circulante y su asociación con eventos 13. Balkau B, Charles MA, Drivsholm T, Borch-Johnsen K, Ware-cardiovasculares. ham N, Yudkin JS, et al.; European Group For The Study Of Insulin Resistance (EGIR). Frequency of the WHO metabolic syndrome in European cohorts, and an alternative definition of anBIBLIOGRAFÍA insulin resistance syndrome. Diabetes Metab 2002; 28: 364-76. 14. Balkau B, Vernay M, Mhamdi L, Novak M, Arondel D, Vol S, 1. Martínez MA, Puig JG, Mora M, Aragón R, O’Dogherty P, et al.; D.E.S.I.R. Study Group. The incidence and persistence Antón JL, et al.; MAPA (Monitorización Ambulatoria de la of the NCEP (National Cholesterol Education Program) meta- Presión Arterial) Working Group. Metabolic syndrome: prev- bolic syndrome. The French D.E.S.I.R. study. Diabetes Metab alence, associated factors, and C-reactive protein: the MAD- 2003; 29: 526-32. RIC (MADrid RIesgo Cardiovascular) Study. Metabolism 15. Ozsahin AK, Gokcel A, Sezgin N, Akbaba M, Guvener N, 2008; 57: 1232-40. Ozisik L, Karademir BM. Prevalence of the metabolic syn-Vol. 7 • Núm. 2 • Marzo-abril 2009 89
  6. 6. Síndrome metabólico, hiperuricemia y gota drome in a Turkish adult population. Diabetes Nutr Metab 25. Ford ES, Cook S, Choi HK. Serum concentrations of uric acid 2004; 17: 230-4. and the metabolic syndrome among US children and adoles-16. Kahn R, Buse J, Ferranini E, Stern M. The metabolic syn- cents. Circulation 2007; 115: 2526-32. drome: time for a critical appraisal: joint statement from the 26. Chen LY, Zhu WH, Chen ZW, Dai HL, Ren JJ, Chen JH, et American Diabetes Association for the study of Diabetes. al. Relationship between hyperuricemia and metabolic syn- Diabetes Care 2005; 28: 2289-304. drome. J Zhejiang Univ Sci B 2007; 8: 593-8.17. Eckel RH, Kahn R, Robertson RM, Rozza RA. Preventing 27. Choi HK, Ford ES. Prevalence of the metabolic syndrome in cardiovascular disease and diabetes: a call to action from the individuals with hyperuricemia. Am J Med 2007; 120: 442- American Diabetes Association and the American Heart As- 7. sociation. Diabetes Care 2006; 29: 1697-9. 28. Choi HK, Ford ES, Li C, Curhan G. Prevalence of the meta-18. Lorenzo C, Williams K, Hunt KJ, Haffner SM. The National bolic syndrome in patients with gout: the Third National Cholesterol Education Program – Adult Treatment Panel III, Health and Nutrition Examination Survey. Arthritis Rheum International Diabetes Federation, and World Health Organi- 2007; 57: 109-15. zation definitions of the metabolic syndrome as predictors of 29. Onat A, Uyarel H, Hergenç G, Karabulut A, Albayrak S, incident cardiovascular disease and diabetes. Diabetes Care Sari I, et al. Serum uric acid is a determinant of metabolic 2007; 30: 8-13. syndrome in a population-based study. Am J Hypertens 2006;19. Kurl S, Laukkanen JA, Niskanen L, Laaksonen D, Sivenius J, 19: 1055-62. Nyyssönen K, Salonen JT. Metabolic syndrome and the risk 30. Puig JG, Ruilope LM. Uric acid as a cardiovascular risk factor of stroke in middle-aged men. Stroke 2006; 37: 806-11. in arterial hypertension. J Hypertens 1999; 17: 869-72.20. Bataille V, Perret B, Dallongeville J, Arveiler D, Yarnell J, 31. Strazzullo P, Barbato A, Galletti F, Barba G, Siani A, Iacone R, Ducimetière P, Ferrières J. Metabolic syndrome and coro- et al. Abnormalities of renal sodium handling in the metabolic nary heart disease risk in a population-based study of mid- syndrome. Results of the Olivetti Heart Study. J Hypertens dle-aged men from France and Northern Ireland. A nested 2006; 24: 1633-9. case-control study from the PRIME cohort. Diabetes Metab 32. Strazzullo P, Puig JG. Uric acid and oxidative stress: relative 2006; 32: 475-9. impact on cardiovascular risk. Nutr Metab Cardiovasc Dis21. Chen HJ, Bai CH, Yeh WT, Chiu HC, Pan WH. Influence of 2007; 17: 409-14. metabolic syndrome and general obesity on the risk of isch- 33. Nakagawa T, Tuttle K, Short RA, Johnson RJ. Hypothesis: emic stroke. Stroke 2006; 37: 1060-4. fructose-induced hyperuricemia as a causal mechanism for22. Koren-Morag N, Goldbourt U, Tanne D. Relation between the the epidemic of the metabolic syndrome. Nat Clin Pract metabolic syndrome and ischemic stroke or transient ischemic Nephrol 2005; 1: 80-6. attack: a prospective cohort study in patients with atheroscle- 34. Feig DI, Kang DH, Johnson RJ. Uric acid and cardiovascular rotic cardiovascular disease. Stroke 2005; 36: 1366-71. risk. N Engl J Med 2008; 359: 1811-21.23. López-Suárez A, Elvira-González J, Bascuñana-Quirell A, 35. Ferroni P, Basili S, Paoletti V, Davi G. Endothelial dysfunc- Rosal-Obrador J, Michán-Doña A, Escribano-Serrano J, tion and oxidative stress in arterial hypertension. Nutr Metab Benítez-Rodríguez E; Grupo para el Estudio del Riesgo Vas- Cardiovasc Dis 2006; 16: 222-33. cular Alcalá (GERVA). [Serum urate levels and urinary uric 36. Moriarity JT, Folsom AR, Iribarren C, Nieto FJ, Rosamond acid excretion in subjects with metabolic syndrome]. Med WD. Serum uric acid and risk of coronary heart disease: Ath- Clin (Barc) 2006; 126: 321-4. erosclerosis Risk in Communities (ARIC) Study. Ann Epide-24. Hjortnaes J, Algra A, Olijhoek J, Huisman M, Jacobs J, van miol 2000; 10: 136-43. der Graaf Y, Visseren F. Serum uric acid levels and risk 37. Weir CJ, Muir SW, Walters MR, Lees KR. Serum urate as an for vascular diseases in patients with metabolic syndrome. independent predictor of poor outcome and future vascular J Rheumatol 2007; 34: 1882-7. events after acute stroke. Stroke 2003; 34: 1951-6.90 Vol. 7 • Núm. 2 • Marzo-abril 2009

×