Abuso infantil
 

Abuso infantil

on

  • 505 reproducciones

OBJETIVO DEL OBRERO QUE REALIZA ESTE ESTUDIO ...

OBJETIVO DEL OBRERO QUE REALIZA ESTE ESTUDIO

1.- Adquirir entendimiento general de lo que es el abuso de menores y la forma en que este problema le concierne como consejero no profesional.

2.- Reconocer los síntomas básicos y/o las señales de comportamiento de un caso potencial de abuso de menores.

3.- Aplicar pautas correctivas que aquí resugieren para aconsejar a niños que han sido víctimas de abuso emocional, físico y sexual.

4.- Sentir responsabilidad ante Dios de trabajar con los niños víctimas de estos abusos con quienes el entere en contacto en su ministerio.

5.- Cooperar cuanto pueda en la ayuda que se hace para que los niños objeto de abuso superen su situación psicológica y emocional.

Estadísticas

reproducciones

reproducciones totales
505
reproducciones en SlideShare
505
reproducciones incrustadas
0

Actions

Me gusta
0
Descargas
11
Comentarios
0

0 insertados 0

No embeds

Accesibilidad

Categorias

Detalles de carga

Uploaded via as Microsoft Word

Derechos de uso

© Todos los derechos reservados

Report content

Marcada como inapropiada Marcar como inapropiada
Marcar como inapropiada

Seleccione la razón para marcar esta presentación como inapropiada.

Cancelar
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Processing...
Publicar comentario
Edite su comentario

Abuso infantil Abuso infantil Document Transcript

  • CARACTERISTICAS DEL ABUSO La lista de características que procede puede ayudar para identificar a las víctimas de una familia violenta. Simplemente una característica no es evidencia de violencia, pero una combinación de varias características puede ser un aviso. El niño abusado.1.- Contusiones, quemaduras, fracturas o ronchas que no tienen explicación. 2.- Problemas al hablar o crecimiento y desarrollo retrasado 3.- Un temor de sus alrededores, de otros adultos o de sus padres. 4.- Un comportamiento que va de un extremo al otro sin aviso, agresivo y destructivo o pasivo e introvertido. 5.- Una falta de confianza en sí mismo 6.- Desarrolla las responsabilidades de sus padres e intenta protegerlos. 7.- Especialmente en casos de abuso sexual tendrá pocas amistades y sentirá un malestar con su cuerpo. Un padre o una madre que abusa.1.- No quiere dar información acerca de las heridas de su hijo y por lo general da una explicación contraria a la que dio su hijo. 2.- Suele esperar un tiempo para llevar su hijo al médico y rechaza pruebas adicionales que podrían dar información 3.- Tiene temor a perder el control. 4.- Suele reaccionar en una manera inapropiada hacia las necesidades de su hijo y 1|Page
  • tiene expectaciones no realistas para su hijo 5.- Suele venir de una familia con problemas de alcohol, drogas, abuso, negligencia o sicopatología. OBJETIVO DEL OBRERO QUE REALIZA ESTE ESTUDIO 1.- Adquirir entendimiento general de lo que es el abuso de menores y la forma en que este problema le concierne como consejero no profesional. 2.- Reconocer los síntomas básicos y/o las señales de comportamiento de un caso potencial de abuso de menores. 3.- Aplicar pautas correctivas que aquí resugieren para aconsejar a niños que han sido víctimas de abuso emocional, físico y sexual. 4.- Sentir responsabilidad ante Dios de trabajar con los niños víctimas de estos abusos con quienes el entere en contacto en su ministerio. 5.- Cooperar cuanto pueda en la ayuda que se hace para que los niños objeto de abuso superen su situación psicológica y emocional. IMPORTANCIA DEL TEMA Y SU RELEVANCIA A LOS OBREROS Es necesario que el obrero cristiano hoy, tenga conciencia del abuso de menores, y que conozca algunas técnicas básicas para aconsejar y tratar al niño que ha sido víctima de abuso emocional, físico y sexual, ya que él es con frecuencia el único adulto responsable que el niño tiene a su alcance y en quien puede confiar. La mayoría de los niños que han sufrido estos maltratos superan esa experiencia si pueden contar con la ayuda y el apoyo de un amigo cristiano, adulto y estable. En la mente de un niño, los obreros cristianos son a menudo igualados con Dios, lo cual da a estos una oportunidad única de ayudara la solución de este problema. Los lazos de confianza que se desarrollan entre niños y obreros, crea un clima saludable que permite guiar a las pequeñas víctimas a comprender su confusión y su ira. El obrero capacitado que comunica a estos niños el mensaje sanador del amor de Dios, proporciona consuelo y ayuda a aliviar gran parte del dolor. I.- INTRODUCCIÓN.El estudio del abuso de menores es siempre una experiencia desagradable pero 2|Page
  • crucial para el obrero cristiano de niños hoy. En círculos cristianos, recién se ha enfocado este tema y sus implicaciones para los obreros de niños. Previamente discutido en círculos académicos y entre profesionales como psicólogos, maestros y enfermeros, este teme ha cobrado importancia a todos los niveles. Hoy, con los crecientes casos reportados de abuso de menores, la iglesia no puede continuar rehuyendo el problema. Por el contrario, los obreros cristianos, en especial aquellos que tratan regularmente con niños dentro de la iglesia y fuera de ella en ministerios de evangelización, necesitan reconocer las situaciones donde están ocurriendo posibles abusos, y estar lo suficientemente preparados para responder adecuadamente. Los cristianos no pueden continuar no pueden continuar enfocando el problema de abuso de menores sólo fuera de las paredes de la iglesia. La incidencia de casos niños víctimas de estos maltratos están incrementando en todos estos estratos de la sociedad, incluyendo la familia cristiana y la iglesia. Por esto, para el obrero cristiano es muy importante tener conocimiento del abuso de menores y aprender algunas técnicas básicas para aconsejar y tratar a estos. El obrero es con frecuencia, por la posición que tiene ante el niño, el único adulto responsable en quien el menor puede confiar. II.- ORÍGENES DEL ABUSO DE MENORES El abuso de menores tiene varios orígenes. Cada situación es única, pero hay algunos factores que conllevan a ello, y usualmente las personas más cercanas al niño están implicadas. ¿De quién y de qué influencia proviene el abuso de menores? Los padres llevan mucha de la responsabilidad. Muchos de ellos fueron víctimas de abusos cuando niños y no conocen formas apropiadas de criar y disciplinar a sus propios hijos. Expectativas irreales, frustración, y necesidades insatisfechas son factores adicionales de esos casos. Sin embargo, el abuso proviene también de otros individuos. Adultos de mucha confianza, tales como abuelos, tíos, tías, amigos, amigos cercanos de la familia, personas al cuidado de niños, e inclusive hermanos mayores, son a menudo los ofensores. III.- DEFINICIÓN DEL ABUSO DE MENORES 3|Page
  • El abuso de menores ocurre de muchas formas y va de lo emocional a lo físico. A.- Abuso emocional.La forma más común de afectar las emociones es a través del abuso verbal y la inestabilidad familiar. La agresión a través de palabras y actitudes no deja cicatrices físicas pero sí profundas huellas en las emociones. Se abusa emocionalmente del niño cuando es importunado con apreciaciones negativas de su persona; a través de la indiferencia como método de castigo; inestabilidad a causa de “padres” diferentes en el hogar, ser transferido de una familia a otra. B.- Abuso físico.El abuso físico es cualquier cosas que se hace a propósito para provocar enfermedad, lesiones físicas, o la muerte de alguien. Esto abarca una serie de maltratos ue van desde la negligencia hasta el asesinato. La negligencia ocurre cuando los adultos dejan de dar a los menores las cosas que estos necesitan para sobrevivir y crecer. La causa de esta negligencia puede ser la depresión, el alcoholismo, la fármaco-dependencia, o la irresponsabilidad deliberada de parte de padres o tutores. Tales comportamientos obligan al niño a ocuparse de sí mismos y/o de sus hermanos. Muchas veces la negligencia produce una atmósfera de desesperanza, lo que a menudo es causa de otro tipo de abuso. C.- Abuso sexual.El abuso sexual es la explotación de un niño (una persona de menos de 18 años) para la gratificación sexual de un adulto o una persona significativamente mayor que el niño (por lo menos 4 años o más). La explotación implica una desigualdad de poder entre el niño y el agresor en cuanto a edad, tamaño y a la naturaleza de la relación emocional. el contacto físico incluye la boca, los senos, los órganos genitales, y/o el ano. Es una forma de agresión contra los niños cuya práctica crece constantemente en todas partes. El abuso sexual de niños incluye una variedad de conductos. Estas comprenden a su vez comportamiento s no violentos y carentes de contacto físico (el exhibicionismo), actos de violación. Generalmente, el abuso sexual de menores no va acompañado del abuso físico o de la violencia. Por el contrario, el agresor utiliza su posición de amistad y/o de autoridad para aprovecharse de la confianza o dependencia del niño. Los 4|Page
  • abusadores sexuales tienen la tendencia a “lavar el cerebro” a los niños para convencerlos de que lo que les está pasando es “normal” y que no deben contar esto a nadie. (En el apéndice aparece una lista de amenazas común utilizadas por los abusadores sexuales de niños) El abuso sexual de niños ocurre en todos los grupos socio-económicos y raciales. sus resultados son devastadores y numerosos, e incluyen los siguientes: pérdidas de amor propio, depresión y miedo, falta de confianza en los demás e incapacidad para establecer relaciones interpersonales sanas, confusión respecto de su propia sexualidad, comportamientos autodestructivos, y un sentido distorsionado de responsabilidad hacia los demás. Generalmente, todo abuso de menores tiene efectos que perduran toda la vida. Los niños hacen frente de muchas formas a estas traumáticas experiencias. Algunos desarrollan mecanismos de defensa que les ayudan a convivir con los efectos del abuso, otros sufren constantemente. Sin embargo, ningún niño que ha sido víctima de abusos está exento de ser herido de una forma u otra. Para muchos, sin el sometimiento aun tratamiento serio de restauración, el daño es irreversible. CARACTERISTICAS DEL ABUSO La lista de características que procede puede ayudar para identificar a las víctimas de una familia violenta. Simplemente una característica no es evidencia de violencia, pero una combinación de varias características puede ser un aviso. El niño abusado.1.- Contusiones, quemaduras, fracturas o ronchas que no tienen explicación. 2.- Problemas al hablar o crecimiento y desarrollo retrasado 3.- Un temor de sus alrededores, de otros adultos o de sus padres. 4.- Un comportamiento que va de un extremo al otro sin aviso, agresivo y destructivo o pasivo e introvertido. 5.- Una falta de confianza en sí mismo 6.- Desarrolla las responsabilidades de sus padres e intenta protegerlos. 7.- Especialmente en casos de abuso sexual tendrá pocas amistades y sentirá un malestar con su cuerpo. 5|Page
  • Un padre o una madre que abusa.1.- No quiere dar información acerca de las heridas de su hijo y por lo general da una explicación contraria a la que dio su hijo. 2.- Suele esperar un tiempo para llevar su hijo al médico y rechaza pruebas adicionales que podrían dar información 3.- Tiene temor a perder el control. 4.- Suele reaccionar en una manera inapropiada hacia las necesidades de su hijo y tiene expectaciones no realistas para su hijo 5.- Suele venir de una familia con problemas de alcohol, drogas, abuso, negligencia o sicopatología. IV.- SEÑALES PRESENTES EN POTENCIALES CASOS DE ABUSO DE MENORES. El obrero cristiano puede detectar potenciales casos de abuso si se mantiene alerta y sensible a una variedad de síntomas y comportamientos que muchas veces son visibles en el niño. Algunas características son evidentes, mientras que otras son más difíciles de detectar. La siguiente lista de señales puede indicar situaciones donde se estén presentando posibles casos de abuso de menores, pero no debe ser considerada como l “prueba definitiva” en todos los casos. El niño: 1.- Tiene contusiones en su cuerpo. Su explicación acerca del origen de estas es difícil de creer, o varía de persona a persona, y de momento a momento. 2.- Rehúsa quitarse la ropa innecesaria en épocas de calor. 3.- Está desarreglado, sin bañarse, con olor a orina, tiene mala higiene oral, o está infectado con piojos. 4.- Nunca acepta una proposición para visitarlo en casa de él. 5.- El estado de ánimo del niño cambia drásticamente. Por momentos está feliz, y de pronto se pone triste, deprimido o llora sin ninguna razón aparente. A menudo se apega a una figura de autoridad, otras veces, puede tratar de aislarse o de llorar en posición fetal. 6|Page
  • 6.- Se preocupa demasiado por buscar la aprobación o por cualquier tipo de atención de adultos, aunque esta atención sea negativa. 7.- Es intensamente fiel a cualquier que sea su amigo, y muchas veces trata de impedir que esa persona establezca relaciones amistosas con otros. 8.- Se vuelve muy defensivo, sobre todo cuando se trata de su familia. Pele fácilmente con otros niños, sus hermanos o sus padres. 9.- Habla consigo, o juega en un mundo de fantasía con mucha más frecuenta que la mayoría de los niños. El podría compartir con ustedes sueños fantásticos, muchas veces con monstruos o situaciones peligrosas. las conclusiones de sus sueños son desagradables o no resueltas. 10.- Se jacta excesivamente de sí mismo de lo que él puede hacer. 11.- Se comporta en forma extraña: ya sea con miedo (por ejemplo, escondiéndose detrás de la puerta cuando un adulto entra en el cuarto), ya con acciones repetitivas (por ejemplo, cantando suavemente para sí miso la misma canción una y otra vez), ya de forma violenta (por ejemplo, quebrando juguetes, sobre todo muñecos), ya de forma maliciosa (por ejemplo, escogiendo a un niño específico para molestar, usualmente un niño de menor edad y más débil que él), o en forma sexual (acariciándose). 12.- Los dibujos del niño reflejan tristeza, o muchas veces son coloreados con tonos oscuros, como negro, café o azul. 13.- Es demasiado auto-crítico, cree que no puede hacer nada correctamente. 14.- Se atribuye todos los fracasos de su familia, vive con un constante sentido de culpa, y cree que todo estaría bien si sólo él fuera mejor. 15.- Amenaza con suicidarse o se agrede a propósito. 16.- Es el objeto de odio del resentimiento profundo de uno de los padres. A menudo, un padre puede descargar su ira en un niño debido a la ausencia de su cónyuge o porque el niño es percibido como representativo de este cónyuge. 17.- Los padres del niño fueron también víctimas de abusos cuando niños. 7|Page
  • 18.- La familia del niño tiene un pasado de alcoholismo o abuso de drogas. 19.- La familia del niño se muda con frecuencia o termina amistades cuando las personas se acercan demasiado. 20.- La familia del niño evita la atención médica tanto en casos serios como sencillos. V.- PASOS CORRECTIVOS PARA TRATAR CASOS DONDE SE SOSPECHA EL ABUSO DE MENORES.Es responsabilidad del cristiano prevenir y aliviar el abuso de menores cuando está a su alcance hacerlo. La injusticia aflige a Dios, sobre todo cuando se trata de personas indefensas. Su Palabra muestra la compasión que los creyentes deben tener hacia los indefensos (Job. 31:16-23: Mateo 9:36; Hebreos 13:3) Muchas veces los niños que viven en un mundo donde son agredidos toman mucho aprecio a los cristianos. El pastor, el maestro de la escuela dominical, o el vecino cristiano, pueden ser los únicos adultos quienes el niño puede recurrir para buscar ayuda. Usted puede ser el único recurso al alcance de un niño víctima de negligencia o de abusos. Dios quiere que los niños víctimas de abuso, sus familias, y los ofensores sean restaurados. Los cristianos pueden y deben ser parte del proceso de restauración. Los siguientes consejos pueden ayudar al obrero cristiano de niños a manejar los casos donde se sospecha el abuso de menores: 1.- La sospecha de que un niño está siendo víctima de abusos es exactamente eso: una sospecha. No se apresure a juzgar, ni se considere un experto en detectar tales casos. Muchas características de los casos donde se sospecha el abuso de menores pueden presentarse debido a circunstancias temporales en la vida de un niño y no tienen nada que ver con estos tipos de abuso o negligencia. A menos que el niño esté en peligro físico inmediato que amenace su seguridad personal, es preferible mantener el supuesto abuso en la lista de “casos sospechosos”. 2.- El abuso de menores y la negligencia son asuntos confidenciales. El menor 8|Page
  • número de personas posibles debe estar informado y/o participar en el tratamiento de cualquier caso específico. Perder la confianza de la víctima por revelar innecesariamente su caso puede causar un daño irreparable. Sin embargo, se debe tener en consideración que algunos países requieren que las personas que trabajan con menores informen la sospecha de abuso o negligencia a las autoridades legales. 3.- No actúe por sí solo. Si un niño le confía un dolor muy hondo, pídale su permiso para compartir eso con un líder cristiano responsable como el pastor o un consejero cristiano. Tenga presente que cualquier acción iniciada a través de un ministerio cristiano para niños tendrá implicaciones directas sobre la iglesia local. El pastor debe estar informado de la situación. Demore cualquier decisión o acción al respecto hasta que se tenga un panorama claro de la situación, con la ayuda de un profesional, si es posible. 4.- Busque apoyo. Es la tendencia natural de algunos padres de niños víctimas de abuso sexual el querer mantener esto en secreto dentro de la familia, y depender exclusivamente de ellos mismos para solucionar el problema. Debido a diferencias en la crianza respecto de la sexualidad, muchas personas se sienten muy incómodas hablando del abuso sexual del cual ha sido víctima su niño. Busque el consejo de aquellos a quienes Dios ha llamado a ser maestros profesionales para ayudar a la familia. 5.- Sea amigo de los niños que están a su cuidado. Esté disponible para ellos. Escuche cuidadosamente lo que expresan. De esta forma, usted les demuestra que lo que dicen es importante. Evite tratar de solucionar a la ligera los problemas que los niños presentan, o de hacer comentarios que nieguen los hechos. 6.- Crea al niño. La experiencia ha demostrado que pocas veces los niños mienten sobre el abuso sexual. A menudo están bajo amenaza de venganza si hablan y quizás no se arriesguen a contar la historia dos veces. 7.- No defienda al agresor haciendo comentarios como “ese es tu abuelo, no digas cosas así de él”. En lugar de eso diga: “lo que él te hizo, no estuvo bien”. 8.- Cuando está escuchando el relato de un niño sobre su experiencia de abuso, trate de ser lo más informal posible. No muestre choque, repugnancia, enojo, miedo o cualquier emoción extrema. El niño podría pensar que estas emociones van dirigidas a él. El le dará información en la medida que usted no lo rechace como resultado. 9|Page
  • 9.- No es su culpa, ni tampoco ha hecho algo malo por ser la víctima o por haber reportado el abuso. Reafirme y apoye al niño agredido con las palabras “no es culpa tuya”. 10.- Generalmente, las confrontaciones y acusaciones sirven solamente para empeorar la situación y aumentar el dolor. La meta principal debe ser ayudar al niño. 11.- Ayudar al niño a entender la razón del abuso es importante, ya que el problema es del agresor y no de la víctima. 12.- Si usted está en una situación en que no hay obligación legal, ni se dispone de asistencia ni de ayuda profesional, siga los siguientes consejos: a.- Haga cuanto pueda para prevenir al niño que sea blanco del agresor. Analice sus necesidades de seguridad, y hágale saber que él tiene derecho a estar seguro. b.- Mantenga la clama y muestre su amor sincero y su deseo de ayudar. c.- Ayude al niño a entender que el agresor es la persona que está equivocada, no el niño. d.- Responda en términos que el niño pueda entender. El niño puede utilizar un lenguaje gráfico y vulgar que puede avergonzarlo a usted, o utilizar abstracciones (tales como “eso” o “cosa”). Trate de clarificar, lo más suave y cariñosamente posible, información importante que le pueda parecer confusa. e.- Escuche de manera reflexiva, repitiendo con sus propias palabras lo que usted cree que el niño le ha comunicado. (Por ejemplo: “Parece que esa era una situación muy peligrosa para ti”, o ¿quieres decir que quizá tu madre no vaya a entender?) f.- deje que el niño exprese su tristeza y dolor emocional. El llorar, el hablar, y el cuestionar son parte del proceso de sanidad. En la medida que el niño crece y experimenta distintas etapas de la vida, es probable que muchos problemas reaparezcan, y hay que tratarlos. Recuerde que la sanidad nunca será completa sin el perdón. Este es la llave que abre la prisión de oscuridad en la mente. El verdadero perdón, aceptado por Dios y dado por el niño (en su corazón, y no siempre en forma directa) a aquellos que lo han herido y que han abusado de él, puede romper el ciclo de depresión y 10 | P a g e
  • desesperación. El no perdonar afectará la personalidad del niño, su relación con los demás, y su relación con Dios. Es importante que un niño entienda que el perdonar a los demás no significa asumir responsabilidad alguna de cambiar el comportamiento de ellos VI.- CONSEJOS PARA ENSEÑAR A PREVENIR EL ABUSO DE MENORES.El obrero cristiano de niños querrá contribuir a la solución de este problema enseñando de vez en cuando sobre la posibilidad de que sean abusados los pequeñitos que está cuidando. Este no ha de ser un tema frecuente, pero tampoco se debe subestimar. Hay varias historias bíblicas que pueden usarse fácilmente como puente para enseñar los conceptos básicos de auto-prevención. Por ejemplo, la historia de David como un pastor joven, o el relato de Ester como una reina joven proporcionan verdades elementales para enseñarnos a depender de Dios y a la vez poner en práctica las cosas que hemos aprendido para defendernos. No asuste a los niños con historias desagradables. Los niños tienen que entender que no siempre pueden escapar del daño y del abuso (y que cuando ese es el caso, no es culpa de ellos), pero a veces sí pueden escaparse. He aquí una lista con información que usted debe enfatizar cuando enseña a los niños cómo defenderse al máximo de situaciones abusivas: 1.- Explique la diferencia entre sorpresas y secretos. 2.- Enseñe la diferencia entre sobornos y regalos. 3.- Hábleles de lo que es el contacto físico bueno y el contacto físico malo; ayúdelos a entender la diferencia. 4.- Explique que cada niño tiene un derecho básico a la privacidad de su cuerpo. Aparte de las visitas médicas, en que un padre, enfermera o asistente acompaña al médico, ninguna persona tiene el derecho a exponer o tocar las partes privadas del cuerpo del niño. 5.- Enfatice la seguridad personal en términos de la importancia de permanecer lo más posible en grupo o con otras personas. 11 | P a g e
  • 6.- Fomente técnicas para ayudar a los niños a pensar positivamente, y patrones de comportamiento que los ayudarán a escaparse de una situación donde pudieran ser agredidos. Los niños tienen la capacidad de pensar cuando están asustados o cuando están incómodos. Esto impone la necesidad de enseñar a los niños que ellos deben decir “no” firmemente y tratar de alejarse, que deben pedir ayuda a otras personas, y que deben orar a Dios que los ayude, cuando se encuentre ante una de estas situaciones amenazantes. 7.- Enséñeles que cuenten siempre lo que les pasó a alguien en quien tienen confianza VII.- AMENAZAS COMUNES DE LOS ABUSADORES 1.- Diré a tus padres que tú me lo pediste 2.- Mataré a tus padres, compañeros, hermanos, mascotas 3.- Fue culpa tuya 4.- Sabía que tú querías que esto pasara. 5.- Tengo fotos y le contaré a todo el mundo 6.- Te mataré, o lo haré de nuevo. 7.- Esto es lo que hace la gente para mostrar su amor. 8.- Esto es solamente nuestro juego secreto. 9.- Nadie más debe saber esto 10.- Lo conté a tus papás y no les importó. COMO AYUDAR A UN NIÑO ABUSADO Hay una variedad de emociones y reacciones que experimentarás al escuchar a un niño hablar de su experiencia con el abuso. Es de suma importancia que no demuestres incredulidad, ira, y ninguna otra emoción que sentirás. 1.- ESCUCHAR.- Esté tiempo atento al niño 2.- PERMANECER TRANQUILO.- Respire profundo. El niño está atento a todas tus reacciones y puede pensar que piensas mal de él o ella. 3.- CREER AL NIÑO.- Es importante que automáticamente pienses que lo que el niño te está contando es verdad. Si el niño piensa que tu no le crees, en seguida dejará de hablar. 12 | P a g e
  • 4.- DAR GRACIAS AL NIÑO POR CONTARTE SU EXPERIENCIA.- No fue fácil para el niño contarte esto. Asegura al niño que agradeces su confianza en ti. 5.- ASEGURAR AL NIÑO TU APOYO.- Asegura al niño que harás todo lo posible para apoyarlo. Asegura al niño que no fue su culpa. No prometas al niño que tendrá la protección que él o ella necesita para que esto no vuelva a suceder, no hagas una promesa que no puedas cumplir. 6.- NO PREGUNTAR AL NIÑO POR CADA DETALLE.- Es mejor dejar que un profesional haga estas preguntas al niño porque él estará más preparado para ayudar. 7.- NO CONFRONTAR AL ACUSADO.- Para evitar problemas, es mejor que las autoridades hagan esto. 8.- AVISAR A LAS AUTORIDADES.-Avisar a las aturidades y ellos harán una investigación más amplia. En todo caso, SIEMPRE debes usar sabiduría para evitar problemas. EJEMPLOS VERÍDICOS DEL BENEFICIO DE ESTE MINISTERIO Un maestro de Escuela Dominical describió: “Los niños de hoy no sólo le temen a la oscuridad, a las criaturas grotescas de su imaginación, sino a una de las realidades de la vida cotidiana, a quienes los agraden física y emocionalmente y abusan sexualmente de ellos. En una ocasión, al inclinarme a ayudar a una niña que se había caído fuera de mi clase, me empujo gritando, ¡no! ¡no! ¡no me toque!. No supe que hacer, aunque sospeché que ella podría ser la víctima de algún tipo de abuso”. Un ministro de un de la iglesia una vez escribió: “A la edad de 12 años fui víctima de abuso sexual por parte de un extraño. Durante muchos años mantuve silencio sin compartir esta experiencia con nadie. ¿Por qué? Porque me sentía avergonzado y sucio. Pensaba que Dios me odiaba. Creía que de alguna manera yo debía haber impedido los hechos, aunque mi vida estaba en peligro. Me odié a mi mismo por años y mantuve esta experiencia en secreto, un secreto que casi me destruye. Si hubiera tenido cerca de una persona adulta sensible y cariñosa con quien poder hablar de esto, yo habría encontrado sanidad. Unos años mas tarde cuando entregué mi vida a Cristo, obtuve el perdón y pude por fin perdonar a mi atacante 13 | P a g e
  • porque Dios me envió personas que me dieron amor, me aceptaron como era, y me ayudaron a liberarme de la pesadilla en que había estado viviendo”. VIII.- CONCLUSIÓN.El abuso de menores y la negligencia son tragedias, pero pueden ser corregidos. Ore con fervor por los niños que usted evangeliza, no importa cuán temporal o transitorio es su contacto con ellos. Sus oraciones formarán la base de una actitud sincera hacia ellos que tendrá una relación directa con la profundidad de la interrelación que ustedes puedan establecer. El papel ministerial que desempeñe en la solución de este problema depende directamente del grado de confianza que los niños le tengan, y esto requiere de una amistad sincera con ellos. Como obrero de niños, usted debe tener ahora un conocimiento más amplio sobre el origen del abuso de menores y sobre los diferentes tipos de abuso. El ser consciente de las señales que presentan los probables casos de abuso de menores les ayudará a implementar las acciones correctivas necesarias en el momento adecuado. Quizás usted sienta la necesidad de enseñar ocasionalmente algunos consejos a los niños en el ámbito de su ministerio para ayudarlos a prevenir el abuso que este mundo tantas veces los obliga a sufrir. Esté dispuesto para ayudar a niños agredidos que estén bajo su cuidado, pidiendo al Señor que le dé sabiduría y fuerza para asistirlos en forma apropiada. ¡Sea positivo! La mayoría de la gente desesperanzada quiere hacer que otros se sientan como ellos, tanto para justificar su condición como para verse acompañados en su problema. No espermita a sí mismo convertirse en parte del problema. Enfatice el poder de Dios como medio de vencer todos los malos sentimientos. Subraye su deseo de que todos vivan gozosa y victoriosamente en Él. Recuerde que los que maltratan a los menores fueron clasificados por Cristo como candidatos para que se les colgase al cuello una piedra de molino de asno, y se les hundiese en lo profundo del mar (mateo 18:6). ¿Confiaremos que Dios sanará los pequeñitos agredidos y guiará al verdadero arrepentimiento y a la salvación a los agresores? Puede ser que Dios lo esté llamando para que usted lo honre a través de la restauración de la vida y espíritu de los niños que están sufriendo. 14 | P a g e
  • Usted puede impactar a familias enteras y (si el Señor demorare en venir), también a generaciones futuras. Pida al Señor que lo guíe. BIBLIOGRAFIA - Davis, Joan, Teacher, I’am Scared (Maestro, tengo miedo) Sunday Scoool Counselor, marzo 1991 - Harper, Carol J, What Every Cristian Should Know About Child Abuse (Lo que todo cristiano debe saber sobre el abuso sexual), Kansas City, Missouri: Hope for Childre, Inc., 1985 - Reid, Greg, A Boy’s Secret Shame (La verguenza secreta de un muchado) Jr. High Ministry, noviembre, diciembre, 1991 - Wxtrom, Arleen The Long-Lasting Effects of Chile Abuse (Los efectos perdurables del abuso de menores); Pentecostal Evangel, 15 de marzo de 1992 - Wooden, Ken Chil Laures: A Guide for the Prevention of Molestation and Abduction (Trampas para Niños: una guía para la prevención del abuso sexual y del secuestro); Shelibume, Vermont: By the Autor (por el autor), 4245 Shelburn Road, 1984 15 | P a g e