Maestría en Desarrollo Educativo

FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN

“Fundamentación teórica del proyecto
educativo del IEMS DF”

...
ÍNDICE

Introducción

2

Capítulo I: Generalidades

5

Capítulo II: Formación crítica

7

Capítulo III: Formación humaníst...
INTRODUCCIÓN
Los presupuestos implícitos a la teleología educativa exigen clarificar las
características del ser humano qu...
evidentemente contraria a una educación de corte humanista. Entonces el perfil
humanista es indispensable en el sujeto que...
CAPÍTULO I
GENERALIDADES
El sujeto educativo de este proyecto, es decir, el estudiante, es un ser humano de
origen inevita...
la segunda característica de los sujetos educativo. Así pues las marginaciones
social, escolar y económica, son comunes de...
CAPÍTULO II
FORMACIÓN CRÍTICA
Aspecto sustantivo del Proyecto Educativo es la formación del pensamiento crítico
de los est...
La actuación de los docentes durante el proceso educativo es particularmente
importante para el logro de esta actitud crít...
CAPÍTULO III
FORMACIÓN HUMANÍSTICA
La formación humanística comprende el desarrollo de:
a) Actitud y conocimientos axiológ...
derechos de los demás y de las repercusiones de sus actos. Este desarrollo ético
exige que los estudiantes vivan en el bac...
CAPÍTULO IV
FORMACIÓN CIENTÍFICA
En este Modelo se contemplan cuatro elementos constitutivos de la formación
científica:
a...
concretamente de las matemáticas, la física, la química y la biología. El cuarto y
último elemento de la formación científ...
CONCLUSIONES
La filosofía es un camino inacabado que obedece a la necesidad reflexiva del
entorno en que se inserta, su co...
que no son favorecidos por sus inclinaciones a las drogas, algunos que viven en
zonas de alta peligrosidad delincuencial y...
BIBLIOGRAFÍA Y REFERENCIAS
Aristóteles. Política. Libros Dot, 2010.
Dussel, E. La ética de la liberación en la edad de la ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Fundamentación teórica del peiemsdf santoyo

484 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
484
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
27
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Fundamentación teórica del peiemsdf santoyo

  1. 1. Maestría en Desarrollo Educativo FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN “Fundamentación teórica del proyecto educativo del IEMS DF” Grupo XTD Ixtapaluca México, diciembre de 2013 Por Félix Santoyo S.
  2. 2. ÍNDICE Introducción 2 Capítulo I: Generalidades 5 Capítulo II: Formación crítica 7 Capítulo III: Formación humanística 9 Capítulo IV: Formación científica 11 Conclusiones 13 Bibliografía y referencias 15 1
  3. 3. INTRODUCCIÓN Los presupuestos implícitos a la teleología educativa exigen clarificar las características del ser humano que, en primer lugar, se atiende, y que, en segundo lugar, se pretende conseguir. No obstante, el ejercicio descriptivo no es suficiente ya que, a cualquier descripción le subyacen un gran número de enunciados que presuponen que la realidad es de tal o cual forma, de modo que no es menos importante que la fuente clarificadora explique, en lo posible, el enfoque metodológico con el cual se aborda el hecho educativo, el contexto y, por supuesto, el sujeto educativo del cual es objeto este ensayo. Es conveniente revisar en los orígenes del pensamiento humano de occidente las posibilidades epistemológicas que convienen a la construcción de un sistema explicativo del fenómeno de la educación dentro de la sociedad. Esto podría parecer un acercamiento sociológico, y de ese modo la aproximación filosófica e histórica vendrían de más, pero es posible conciliar casi con cualquier teoría filosófica de la naturaleza del hombre considerando a la educación como un acto eminentemente social. De modo que aquí está el primer presupuesto que subyace en este discurso: el hombre es un ser social originario, necesita de la sociedad para vivir, su sobrevivencia depende de su adaptación al medio social, o, para utilizar palabras de Dussel: (1998, pp. 159) “la producción, reproducción y desarrollo de la vida es único fin digno de una ética de la vida”. De ese modo tenemos el segundo presupuesto: la educación tiene como finalidad la formación integral del individuo social, es decir, la integración del individuo en cuanto individuo social, por lo que todo aprendizaje debe ser un aprendizaje para la vida en sociedad cuyos criterios de acción deben evitar a toda costa los factores que obstaculicen la producción, reproducción y desarrollo de la vida humana, en primera instancia; tales factores pueden ser: la exclusión social, cultural, educativa, política, racial, sexual, histórico, económico y todo subsistema de que esté compuesto el sistema social. Aunque la exclusión es el producto natural del devenir histórico capitalista es la antinomia de cualquier finalidad educativa, y 2
  4. 4. evidentemente contraria a una educación de corte humanista. Entonces el perfil humanista es indispensable en el sujeto que se desea formar, pero en este tiempo de globalización de heterogeneidades no es suficiente. Es necesario también que los individuos conozcan uno de los productos más flamantes de la historia del conocimiento humano: la ciencia. La comprensión de la racionalidad científica es una conditio sine qua non para comprender el mundo en el que estamos parados, así que el perfil científico es indispensable también. Por otro lado, el perfil más importante en este enfoque educativo, es sin duda el perfil crítico, es mediante el cual el estudiante, sujeto de la acción social, se inserta y modifica su contexto mediante una reflexión crítica previa. Recuerda a la dialéctica hegeliana que supera su estado de cosas, o a la celebérrima tesis 11 sobre Feuerbach, “lo que han hecho los filósofos hasta ahora es describir el mundo, de lo que se trata es de transformarlo” (Marx, 1845). Esos tres ejes de formación concentrados en cada sujeto educativo pretende el proyecto educativo del Sistema Bachillerato en el Distrito Federal, IEMS (Instituto de Educación Media Superior del DF), además de describir las características del sujeto al que se dirigen estos esfuerzos pedagógicos, se describirá, al mismo tiempo el perfil de egreso en sus tres ejes de formación. 3
  5. 5. CAPÍTULO I GENERALIDADES El sujeto educativo de este proyecto, es decir, el estudiante, es un ser humano de origen inevitablemente social y ubicado en un contexto histórico determinado. El punto de partida del estudiante es la certeza de que la educación está al servicio de la sociedad. Su educación debe ser tan significativa que le permitan desarrollarse integralmente. Sin embargo, la escuela tradicional promueve principios de igualdad mientras los estudiantes son evaluados como si fueran piezas de mecánica industrial. Tales criterios generan, por supuesto, exclusión, primero académica y escolar, y después, como consecuencia, social, económica, cultural, etc. Pero el proyecto educativo del IEMS pretende subsanar esos inconvenientes mediante un sistema de atención personalizada, sin evaluaciones numéricas, con un sistema de asesorías personalizadas, investigación educativa y tutoría académica. La flexibilidad del modelo implica, como una desventaja –quizá, que el modelo está en constante construcción y que los esfuerzos metodológicos deben ser permanentes, en aras de una innovación permanente. En 1998 inicia el proyecto, en el seno de una lucha social local: convertir la excárcel de mujeres en una preparatoria: “prepa sí, cárcel no” rezaba la consigna, y desde ese momento, el Gobierno del DF tomó la iniciativa construyendo 16 planteles basados en este modelo, inspirado y asesorado, en parte, por la filosofía de la liberación mexicana, una corriente filosófica neomarxista de izquierda. Este es un tipo de bachillerato general de corte propedéutico que prepara para la vida. Era importante saber que no todo estudiante que cursaba la prepa iría a la universidad, entonces, el IEMS, ofrece oportunidad a aquellos excluidos del sistema educativo mexicano que no alcanzarían lugares en las preparatorias de mayor demanda. Este hecho imprime una característica especialmente compleja y difícil de abordar, a saber: que los estudiantes del IEMS, son, en gran porcentaje, estudiantes rechazados y con pocas oportunidades de estudiar, además de que las preparatorias están ubicadas en zonas marginadas de la ciudad, lo que explica 4
  6. 6. la segunda característica de los sujetos educativo. Así pues las marginaciones social, escolar y económica, son comunes denominadores en el fenómeno educativo del IEMS. Los planteles cuentan con aulas de música, artes, de clase, digitales, laboratorio de ciencias, auditorio, foro al aire libre, espacios deportivos. La explicación de estructura del proyecto tendrá que ser soslayada para dar cabal importancia a las características del hombre-estudiante-sujeto educativo que se pretende. Para finalizar este apartado, es necesario señalar que el alma de este proyecto son las orientaciones filosófica, social y pedagógica. En primer lugar, la orientación filosófica es indispensable para un proyecto humanista; tener la reflexión contínua como vínculo entre el mundo psíquico y los actos comunitarios es una de las prioridades, y esto se muestra con que es el único bachillerato en el país y, quizá, en América Latina, que tiene 4 materias de filosofía como currícula obligatoria y una de currícula optativa. Por otro lado, la orientación social es la piedra angular de la educación, la producción, reproducción y desarrollo de la vida social. De la orientación pedagógica podemos decir que el estudiante es el gestor de su propio aprendizaje, y tiene apoyo académico suficiente: clases, asesorías, tutorías y se puede favorecer, en determinado momento, de la educación a distancia. Esta característica en particular beneficia a todos los estudiantes que tienen actividades propias de los adultos, por ejemplo: este año egresará una estudiante zapoteca, la más grande de su generación, y de todas las generaciones del IEMS: Adelaida, 72 años. 5
  7. 7. CAPÍTULO II FORMACIÓN CRÍTICA Aspecto sustantivo del Proyecto Educativo es la formación del pensamiento crítico de los estudiantes, ya que desarrollarlo representa una función fundamental en la actuación de los sujetos y de la sociedad en su conjunto. Por un lado, favorece el desarrollo de la autonomía de pensamiento de los estudiantes, que es la base para que continúen aprendiendo durante toda su vida; por otro, posibilita la toma de decisiones particulares por parte de los estudiantes, con un mayor margen de responsabilidad y consideración hacia el otro. La formación crítica tiene cinco componentes principales estrechamente entrelazados: a) Actitud crítica. b) Dominio del campo u objeto de la crítica. c) Capacidad y hábito de vigilancia epistemológica. d) Capacidad y hábito de contextualización teórico-cultural. e) Capacidad y hábito de contextualización histórico-social. La actitud crítica consiste en la disposición auténtica de búsqueda de la verdad. Se trata de un objetivo educativo de enorme importancia, pero su logro no es responsabilidad exclusiva de las instituciones educativas ni estas tienen instrumentos pedagógicos que lo garanticen. Sin embargo, la escuela puede hacer por conseguirlo mucho más de lo que frecuentemente se acepta. Debe reconocerse que el desarrollo de una actitud crítica es resultado más que nada del ejemplo que dan las actuaciones reales de los diversos actores del proceso educativo. Esta intervención del ejemplo es determinante también en el logro de otros objetivos formativos y deberá tenerse presente que su eficacia exige establecer reglas de conducta altamente exigentes y que éstas sean asumidas en el proceder cotidiano. 6
  8. 8. La actuación de los docentes durante el proceso educativo es particularmente importante para el logro de esta actitud crítica. En su empeño por indagar la verdad, tendrá un efecto importante en los estudiantes, entre quienes debe hacerse conciencia de que ejercer responsablemente la crítica implica dominar el campo en el cual se está discutiendo. Por tanto, el Plan de Estudios garantiza que los estudiantes desarrollen de forma satisfactoria los temas acerca de los cuales se les propone ejerzan la crítica. No se espera que los estudiantes alcancen un desarrollo pleno de tema alguno, pero sí es posible lograr que adquieran un panorama claro de lo que saben y de lo que no saben. El Plan de Estudios dará importancia a la comprensión de conceptos básicos de cada disciplina, así como el desarrollo, de acuerdo al nivel medio superior, de un conjunto de competencias básicas para el aprendizaje como son la comprensión lectora, el razonamiento lógico, la expresión oral y escrita. Un tercer elemento de la formación crítica es la capacidad y hábito de vigilancia epistemológica. Se trata, evidentemente, de que los estudiantes se pregunten continuamente sobre la validez de los procedimientos utilizados para la construcción de los saberes que se les presentan o que ellos mismos generan. Esta actitud y esta capacidad se desarrollan con la práctica sistemática de la discusión rigurosa, oral y, sobre todo, escrita, y del análisis de los objetos centrales de la crítica: la realidad inmediata, los fenómenos cotidianos, los mitos, las falacias, los estereotipos, los intereses ocultos. La formación crítica también implica un cuarto elemento: el desarrollo de la capacidad y hábito de la contextualización teórico-cultural. Se trata de que los jóvenes aprendan a identificar de las las bases teóricas que se desprenden determinados conceptos, y el contexto cultural en el cual se originan. La formación crítica se complementa con un quinto elemento: el desarrollo del hábito y capacidad de contextualización histórico-social de los conocimientos. Se trata de que los estudiantes identifiquen a nivel básico la génesis de los conocimientos en el devenir histórico y su relación con la estructura social. 7
  9. 9. CAPÍTULO III FORMACIÓN HUMANÍSTICA La formación humanística comprende el desarrollo de: a) Actitud y conocimientos axiológicos b) Conciencia humanística (histórica y social) c) Conciencia ética d) Disposición y capacidad de actuación moral e) Sensibilidad y capacidad de reflexión estéticas f) Capacidad de expresión artística g) Capacidad de interacción social eficaz y responsable h) Capacidad de expresión oral y escrita i) Hábito de trabajo ordenado, eficaz y disciplinado Cada quien hace su propio catálogo de valores humanos, éticos, sociales y estéticos e, incluso, los cambia a lo largo de la vida. En este sentido, el bachillerato debe lograr en el estudiante una actitud de permanente búsqueda, respeto y promoción de los valores humanos universales. Se busca desarrollar en el estudiante una sólida conciencia humanística, entendida como la conciencia de que todos los seres humanos comparten vida, destino y emociones; de que forman parte de una especie que trasciende su momento y su lugar. De ahí la importancia del estudio de diversas culturas, evitando el enfoque tradicional de transmitir datos históricos más o menos relevantes, pero haciendo contacto directo con ellas. Varios de los elementos incluidos en los ámbitos de formación que se han denominado "formación crítica" y "formación científica" constituyen también parte importante de lo que compone a la "formación humanística". El bachillerato ha de estar empeñado en lograr que los estudiantes tomen conciencia de que son sujetos éticos. Se trata de desarrollar en ellos la actitud y capacidad para decidir autónomamente, con plena conciencia de sus derechos y obligaciones, de los 8
  10. 10. derechos de los demás y de las repercusiones de sus actos. Este desarrollo ético exige que los estudiantes vivan en el bachillerato diversos valores. A su logro contribuirán, además, la adquisición de conocimientos teóricos en el campo de la ética, y la adquisición de una cultura básica, a través de la lectura reflexiva de textos literarios, filosóficos e históricos, así como los derivados del desarrollo de las otras áreas del saber. La formación estética es un componente fundamental en el bachillerato. Comprende no solamente el desarrollo de la sensibilidad estética y de la capacidad de expresión artística, sino también el desarrollo de la capacidad de reflexión sobre el significado del arte y los valores humanos que lo generan y quedan plasmados en las obras artísticas. Esto se logra en la medida en que los estudiantes son expuestos al contacto directo con una rica variedad de obras artísticas que propicien su apreciación, creación y reflexión crítica. Como parte de la formación humanística debe considerarse el desarrollo de las competencias necesarias para una interacción social responsable, consciente, efectiva y para la convivencia solidaria. Tenemos que mantener una disposición firme hacia estas actuaciones, expresión verbal y escrita, lo que implica desarrollar la capacidad y competencias de disposición para organizar eficientemente el tiempo, conocimiento de la organización de la sociedad y de la administración pública. 9
  11. 11. CAPÍTULO IV FORMACIÓN CIENTÍFICA En este Modelo se contemplan cuatro elementos constitutivos de la formación científica: a) Actitud científica b) Cultura científica general c) Conocimiento sólido de algunas ciencias particulares d) Capacitación para la investigación científica La actitud científica consiste en la duda sistemática (la imperdonable sospecha de las obviedades) y en la práctica de sistematizar toda indagación. Implica para el estudiante el desarrollo de una razonable seguridad en sí mismo y la desmitificación de los grandes científicos y de la ciencia misma. Para lograr el desarrollo de esta actitud es necesario que la transmitan los docentes y sea apoyada con el estudio de la historia de la ciencia, historia de los errores y de los paradigmas, con la lectura de biografías y autobiografías de los científicos, además de la experimentación orientada a motivar asombro, y no la curiosidad, interés y la simple repetición de rutinas. Un segundo elemento de la formación científica es la adquisición de una razonable cultura científica, la cual consiste en el desarrollo de un panorama de las principales disciplinas científicas, así como de los procesos y estructuras del conocimiento científico. En el debate contemporáneo acerca de la enseñanza de las ciencias en el nivel medio superior, se han configurado dos posiciones extremas: la de quienes sostienen que esta enseñanza debe tener el enfoque propuesto en el párrafo anterior, y la de quienes sostienen que ese enfoque es indeseable, y que lo adecuado es lograr que el estudiante domine, en sentido estricto los resultados (avances) de determinadas disciplinas científicas. La propuesta del Proyecto Educativo es que se concierten ambos enfoques y que, además de la enseñanza de la filosofía y la historia de la ciencia, se exija a todos los estudiantes el dominio (en sentido estricto) de determinadas competencias básicas y particulares de la ciencia, 10
  12. 12. concretamente de las matemáticas, la física, la química y la biología. El cuarto y último elemento de la formación científica consiste en la formación inicial para la investigación científica, la cual comprende el manejo de métodos y técnicas de investigación documental, experimental y analítica, así como el análisis de comunicaciones científicas. 11
  13. 13. CONCLUSIONES La filosofía es un camino inacabado que obedece a la necesidad reflexiva del entorno en que se inserta, su contexto de génesis, su contexto de desarrollo y su metodología son cuestiones particulares, sin importar si cada filosofía o sistema filosófico busca la universalidad, cada uno ha surgido de una particularidad irrepetible, y ha tenido antecedentes hermenéuticos y ha producido los propios a posteriori. Del mismo modo la búsqueda de fines en la educación debe obedecer a las necesidades del entorno social, la búsqueda del hombre formado, integrado, que funciona, promueve, propone, critica, modifica es la búsqueda que le da sentido a la acción educativa. Un sistema de bachillerato que promueve de forma ininterrumpida e integral el uso sistemático de la filosofía como una herramienta para vincular la reflexión con la vida cotidiana, puede ofrecer una seria posibilidad de ser la simiente de una realidad que puede ser cambiada, transformada de acuerdo con las directrices críticas que marque el pensamiento, desde una perspectiva histórica y enmarcado por una perspectiva contextual. El hombre con que este sistema de bachillerato trabaja es un ser humano marginado escolar, social, económica, política y culturalmente, que busca ejercer su derecho humano inalienable de la educación, y la forma en que este ser humano debe atravesar el camino académico que le implica los estudios propedéuticos de la preparatoria es mediante, un sistema de seguimiento puntual y personalizado, con espacios tutorales que le orienten, actividades extracurriculares que lo alejen de las adicciones, asesorías, clases, y una evaluación dividida en tres formas: diagnóstica, formativa y compendiada que verifique sus conocimientos, habilidades y actitudes, para la escuela y para la vida. Desafortunadamente la fuerza de las condiciones del entorno es, a menudo, tan determinante, que el rezago y la deserción escolar, aun así, son muy altas. Estudiantes que no terminan el bachillerato por embarazos a temprana edad, otros 12
  14. 14. que no son favorecidos por sus inclinaciones a las drogas, algunos que viven en zonas de alta peligrosidad delincuencial y que terminan formando parte de esa dinámica, como agentes activos o como víctimas. En ese caso, no sólo es sistema de bachillerato se puede decir que ha fracasado, sino ha fracasado el sistema social en su totalidad, al generar condiciones de vida éticamente indeseables e incorregibles. Sin embargo, cuando un estudiante, es sacado de las calles para ser insertado en el espacio escolar, y éste tiene un efecto dignificante y efectivo en su vida, entonces el acto educativo sostenido, controlado e intencional ha sido un éxito, entonces, en ese momento, como un fenómeno en sí mismo, la educación así pensada de antemano, se autojustifica en el pleno sentido ético y social que la sostiene como un acto legítimo, esa es la fenomenología del sentido ulterior. 13
  15. 15. BIBLIOGRAFÍA Y REFERENCIAS Aristóteles. Política. Libros Dot, 2010. Dussel, E. La ética de la liberación en la edad de la globalización y la exclusión. Trotta, Madrid, 1998. Hobbes, T. Leviatán. Alianza, Madrid, 1970. Marcuse, H. El hombre unidimensional. Altaya, Madrid, 1990. Marx, K. Tesis sobre Feuerbach. Alianza, Barcelona, 1985. Rousseau, J. J. El contrato social. Porrúa, México, 1980. Rousseau, J. J. Emilio o De la Educación. Versión electrónica, de Libros Dot, 2010. Gobierno del Distrito Federal, Instituto de Educación Media Superior del DF, Fundamentación del Proyecto Educativo, extraído de www.iems.edu.mx 14

×