UNA APUESTA A LA PRODUCCIÓN DE PLANTINES DE “MBOKAJA” (Acrocomia 1 aculeata) 2 
HAUPENTHAL DANIELA INES1, SCHNEIDER BOTH A...
MATERIALES Y MÉTODOS 34 
Los ensayos se realizaron en el vivero de la Facultad de Ciencias Agropecuarias, Hohenau 35 (27°3...
altura entre los tratamientos durante el trascurso del ensayo fue disminuyendo, no obstante las 69 plantas más bajas se re...
influye en el establecimiento de las plantas. 104 
El incremento de la dosis del fertilizante produce una ligera disminuci...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Una apuesta a la producción de plantines de “mbokaja” (acrocomia aculeata) haupenthal ines final

374 visualizaciones

Publicado el

Artigo publicado nos anais do Congresso Brasileiro de Macaúba, em 2013.

Publicado en: Ciencias
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
374
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
70
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Una apuesta a la producción de plantines de “mbokaja” (acrocomia aculeata) haupenthal ines final

  1. 1. UNA APUESTA A LA PRODUCCIÓN DE PLANTINES DE “MBOKAJA” (Acrocomia 1 aculeata) 2 HAUPENTHAL DANIELA INES1, SCHNEIDER BOTH ANITA2, SCHNEIDER BOTH CENITA 3 MARÍA3, SOROL CLAUDIA BEATRIZ4 4 5 INTRODUCCIÓN 6 En Paraguay los frutos de Acrocomia aculeata (Jacq.) Lodd. ex Mart. (Arecaceae) procedentes de 7 plantaciones naturales se utilizan como fuente de aceite desde inicios del siglo XX, más tarde 8 empezaron a emplearse los productos de desecho del proceso de industrialización para el 9 funcionamiento de hornos y calderas y luego se los consideró una fuente de materia prima para la 10 elaboración de biodiesel (LORENZI Y NEGRELLE, 2008). Como dicho proceso requiere un 11 volumen considerable de material la Cámara de Senadores de la Nación, de Paraguay declaró de 12 interés el cultivo del “mbokaja” a través de la Ley Nº 4309/11 (CONGRESO DE LA NACIÓN, 13 2011). Sin embargo para llevar a cabo plantaciones es necesario desarrollar tecnologías que 14 permitan disponer de plantas. En este sentido los viveros representarían una unidad de producción y 15 aclimatación para garantizar el abastecimiento, pero debido a que la especie no está domesticada, 16 faltan conocimientos en varios aspectos (ACROCOMIA SOLUTIONS, 2012). Por ejemplo, para 17 muchos cultivos la fertilización es una actividad fundamental, puesto que al adicionar nutrientes al 18 sustrato se obtienen plantas vigorosas con mayor resistencia a enfermedades, plagas y malezas, y es 19 posible que A. aculeata no sea la excepción, particularmente en condiciones de vivero, y que el 20 empleo de fertilizantes permita obtener, en menor tiempo, plantines de buen porte, con altura 21 uniforme y aptos para ser llevados a campo. Al respecto, los fertilizantes del tipo NPK aportan tres 22 de los macronutrientes necesarios para el desarrollo de los vegetales (CASALDERREY, 2007). Por 23 otra parte, dado que durante los primeros meses las plantas desarrollan principalmente el sistema 24 radicular, son más vulnerables a la competencia por malezas. Éstas se eliminan manualmente, pero 25 como la presencia de espinas en el tallo hacen lento y costoso en mano de obra el proceso, se 26 recurre al control químico con herbicidas, los cuales podrían interferir en determinados procesos 27 metabólicos y terminar destruyendo las plantas (LABRADA, et al.; 1996). En las plantaciones de 28 otras palmeras productoras de aceite se emplean glifosato, imazapyr, paraquat y diuron, entre otros 29 (SOTO et al., 2006; FONTES et al., 2009). El presente trabajo se llevó a cabo en vistas a desarrollar 30 una tecnología para la producción de plantines de Acrocomia aculeata en vivero en virtud de lo cual 31 los objetivos fueron evaluar el efecto de la fertilización y de herbicidas sobre plantines de 32 Acrocomia aculeata en vivero. 33 1,2,3 y 4 Fac. de Ciencias Agropec. Universidad Católica “Nuestra Señora de la Asunción”. Hohenau. Itapúa. Paraguay. 1danielahaupenthal@hotmail.es;2 teresinha180@hotmail.com;3cenita2012@hotmail.es; 4claudiasorol@hotmail.com 1
  2. 2. MATERIALES Y MÉTODOS 34 Los ensayos se realizaron en el vivero de la Facultad de Ciencias Agropecuarias, Hohenau 35 (27°3'42"S y 55°38'30.78"O; 190 msnm), y se iniciaron con semillas pregerminadas dispuestas en 36 macetas conteniendo una mezcla compuesta por tierra, arena blanca y materia orgánica (compost 37 vacuno) (3:2:1). Variables evaluadas en cada uno de los ensayos: plantas establecidas (%) o 38 supervivencia (%), altura de la planta (cm), cantidad de hojas (nº), longitud de las hojas (cm) y 39 diámetro del tallo (mm). Diseño de cada uno de los ensayos: 5 tratamientos asignados según un 40 DCA, con 4 repeticiones y 25 plantas por unidad experimental. Análisis estadístico: los resultados 41 se analizaron con ANOVA y cuando se encontraron diferencias significativas entre las medias se 42 aplicó el Test de Tukey (p<0,05). Evaluación del efecto de la fertilización. Se empleó NPK (15-43 15-15) incorporado al sustrato. Tratamientos: testigo (T1), sustrato sin fertilizante, los demás se 44 lograron agregando el fertilizante en las siguientes dosis: 30 g, 5 g/parte (T2), 60 g (T2) 10 g/parte 45 (T3), 90 g, 15 g/parte (T4), y 120 g, 20 g/parte (T5). Cada parte estuvo compuesta por 0,02 m³. 46 Manejo del ensayo: se prepararon los sustratos para cada tratamiento y se tomaron muestras que se 47 analizaron químicamente, luego se llenaron contenedores de 15 cm de diámetro x 30 cm de altura 48 que se ubicaron bajo media sombra. Luego del repicaje de las semillas pregerminadas y a lo largo 49 del ensayo se efectuaron riegos, eliminación de malezas y control de la “mosca blanca” Bemisia 50 tabaci (Hemíptera: Aleyrodidae). Variables evaluadas: plantas establecidas (%) y las demás 51 variables mencionadas. Medición y registro de las variables: luego del trasplante, cada 30 d (a los 52 30, 60, 90 y 120 d). Duración del ensayo: 120 d, febrero a junio de 2012, temperatura media: 22 53 ºC. Evaluación del efecto de los herbicidas. Al sustrato de le agregó fertilizante NPK (15:15:15) a 54 una dosis de 10 g/0,02 m3. Se regaron de acuerdo a las necesidades y se desmalezaron manualmente 55 a los 15 y 45 d de la siembra. A la 4ª sem se aplicó Imidacloprid para controlar el ataque de B. 56 tabaci. Tratamientos: glufosinato de amonio (20% de concentrado soluble (SL) + Coadyuv. 2 L/ha 57 + 0,3 L/ha), imazapyr 25% SL L/ha, glifosato 48% SL 2,5 L/ha y paraquat 20% SL 2L/ha y testigo. 58 A 2 meses del repicaje de las semillas pregerminadas, se aplicaron los herbicidas empleando una 59 pulverizadora a gas carbónico. Variables evaluadas: supervivencia (%) y las variables 60 mencionadas. La primera evaluación se realizó un día antes de aplicar los herbicidas y las siguientes 61 a los 15, 30 y 45 d después de la aplicación. Duración del ensayo: 160 d, diciembre de 2011 a 62 mayo de 2012; temperatura media: 23,6 ºC. El análisis estadístico también se hizo antes de la 63 aplicación de los herbicidas para evaluar la homogeneidad del material. 64 RESULTADOS Y DISCUSIÓN 65 Evaluación del efecto de la fertilización. El porcentaje medio de plantas establecidas al finalizar el 66 ensayo fue de 83,2% con un valor máximo de 89% en T2 y un mínimo de 72% en el testigo; no se 67 encontraron diferencias significativas entre los tratamientos en cada evaluación. La diferencia de 68 2
  3. 3. altura entre los tratamientos durante el trascurso del ensayo fue disminuyendo, no obstante las 69 plantas más bajas se registraron en el testigo y las más altas en T2, manteniéndose esos resultados 70 en todas las evaluaciones. Es difícil atribuir las diferencias de altura al fertilizante dado que el 71 aumento no se corresponde con el aumento de la dosis. En cuanto a las hojas, si bien en las tres 72 primeras evaluaciones no se encontraron diferencias significativas respecto a la cantidad, en las 73 posteriores se observó un incremento proporcional a la dosis de fertilizante, siendo T5 el mejor 74 tratamiento, sin embargo en este las plantas no fueron las más altas. Con respecto a la longitud de 75 las hojas, a los 60 d las plantas del T4 presentaban hojas más largas, pero fue superado por T2 a los 76 90 d, supremacía que se mantuvo hasta terminar el ensayo. El diámetro del tallo fue semejante en 77 todas las evaluaciones y todos los tratamientos. Ferreira, (2002) informó que las plantas de esta 78 especie son indicadoras de terrenos fértiles, sin embargo estos resultados indican mayor crecimiento 79 inicial con una dosis baja de fertilizante, encontrándose resultados significativos en los primeros 80 tres meses después del repique aunque en el cuarto mes las diferencias fueron mínimas. Evaluación 81 del efecto de los herbicidas. Se detectaron las siguientes malezas: Bidens pilosa, Sorghum 82 halepense, Conyza bonariensis, Phyllanthus stipulatus, P. orbiculatus, Cyperus rotundus, Richardia 83 brasiliensis, Amaranthus hybridus L., Digitaria horizontalis, Sonchus oleraceus, Portulaca 84 oleracea L. Antes de aplicar los herbicidas solo existían diferencias en el diámetro del tallo. La 85 supervivencia se mantuvo constante para el glifosato (96%) y para el glufosinato de amonio (94%). 86 No obstante algunas plantas murieron luego de la aplicación de imazapyr y paraquat en el tiempo 87 estudiado no se registraron diferencias significativas entre tratamientos ni entre evaluaciones. A la 88 dosis probada, el glifosato prácticamente no causó fitoxicidad, pero Mello et al. (2009) 89 determinaron que aplicando 2-3 kg/ha ocasionó la muerte de casi todas las plantas de A. aculeata en 90 estudio. La tasa de crecimiento en altura de las plantas fue la siguiente: para el testigo 5,64 mm/10 91 d, expuestas al imazapir: 4,15 mm/10 d; al glifosato: 3,48 mm/10d. Sin embargo aquellas que 92 recibieron glufosinato de amonio empezaron a secarse de modo inmediato y recién después de los 93 30 d iniciaron su recuperación. Al evaluar las hojas, se observó que el paraquat resultó tóxico para 94 el desarrollo mientras que los otros tratamientos no lo afectaron, también, al igual que el glufosinato 95 de amonio, provocó que los extremos de las hojas se secaran. Al respecto Purba et al., (1996) 96 indicaron que actúan en presencia de luz interfiriendo con la fotosíntesis y provocando que se 97 sequen todas las partes verdes con las que se pone en contacto y que al glufosinato de amonio se lo 98 emplea como herbicida no selectivo (REYES et al., 2010). Con relación al diámetro del tallo, 99 aunque se registraron diferencias entre los tratamientos en el transcurso del ensayo, no se las 100 atribuye a su efecto dado que existían antes de su aplicación. 101 CONCLUSIONES 102 La aplicación del fertilizante NPK (15-15-15) empleado en dosis que van desde 30 g a 120 g no 103 3
  4. 4. influye en el establecimiento de las plantas. 104 El incremento de la dosis del fertilizante produce una ligera disminución en la altura de planta y la 105 longitud de hojas. 106 La aplicación de 30g de fertilizante NPK (15-15-15) produjo mejor desarrollo de los plantines. 107 La aplicación de herbicidas probados no afecta significativamente la supervivencia. 108 El glufosinato de amonio y el paraquat afectaron la longitud de las hojas. 109 REFERENCIAS 110 ACROCOMIA SOLUTIONS. 2º Seminario de Domesticación de Acrocomia sp “mbokajá”. 111 Disponible:http://www.acrocomiasolutions.com/es/noticias/articulo/8/2-seminario-de-domesticacion-de-112 acrocomia-sp-mbokaja.2012. Acceso: 5/11/2012. 113 CASALDERREY M. Fertilizante NPK La opinión del químico. La voz de Galicia España. 17/02/2007 114 Disponible en: http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2007/02/17/5558460.shtml.Acceso: 1/11/2012. 115 Congreso de la Nación. Poder Legislativo. Ley Nº 4.309. 2011. 116 FERREIRA P. Ocurrencia de macaúba em Minas Gerais. Pesq. agropec. bras. 37(7). 2002. Disponible 117 en:http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0100-204X2002000700017.Acceso: 20/3/2009. 118 FONTES HR. PROCOPIO SO, CARGNELUTTI FILHO A, FERREIRA JMS, & FERNANDES, MF. 119 Avaliação de diferentes herbicidas para erradicação química de coqueiros infectados com resinose. Planta 120 Daninha, 2009. 27(4), 849-857. 121 LABRADA R, CASELEY JC & PARKER C. Manejo de Malezas para Países en Desarrollo. Italia. Estudio 122 FAO PROD. Y PROTEC. VEG. 20 1996. Disponible en http://www.fao.org/docrep/T1147S/T1147S00.htm. 123 LORENZI GM. & NEGRELLE RR. Acrocomia aculeata (Jacq.) Lodd.ex Mart.: Aspectos Ecológicos, Usos 124 e Potencialidades. Curitiba: Universidade Federal do Paraná. 2006. 125 SER.7(1).12p.Fuente:http://ojs.c3sl.ufpr.br/ojs2/index.php/academica/article/viewFile/9021/6314.Acceso: 126 1/11/2012. 127 MELLO FDA, CARGNIN A., MULLER JA, JUNQUEIRA NTV, FOGAÇA CM, MOURA SB & 128 FEITOSA WDEM. 2009. Sensibilidade da macaúba a aplicação de glifosato. Planaltina, DF: Embrapa 129 Cerrados. 2009 Fuente: http://www.infoteca.cnptia.embrapa.br/handle/doc/711866 Acceso: 2/11/12. 130 Purba E, Preston C & Powles SB. Growth and competitiveness of paraquat-resistant and-susceptible biotypes 131 of Hordeum leporinu. Weed Research 36(4),311-317. 1996. 132 REYES M, KOSKY RG, BERMÚDEZ-CARABALLOSO I & CHONG B. 2010. Determinación de la 133 concentración mínima letal de glufosinato de amonio en diferentes materiales vegetales de banano cv. 134 ‘Grande naine’ (Musa AAA). Biotec.Veg. ,10(3):157–168. Disponible en http://revista.ibp.co.cu/2010/vol-135 10-no-3-2010/397-determinacion-de-la-concentracion-minima-letal-de-glufosinato-de-amonio-en-diferentes-136 materiales-vegetales-de-banano-cv-grande-naine-musa-aaa.html 137 SOTO A, CARMONA A, ALBERTAZZI H, QUESADA A. 2006. Manejo de malezas trepadoras (Araceae) 138 en el tallo de la palma aceitera. ASD Oil Palm Papers, 29:31-36. Disponible en 139 http://aitesahn.com/Documentos/nuevos/Manejo%20de%20malezas%20trepadoras.pdf 140 4

×