© 2012   BIBLIOTECA-   EDICION   GRATUITA
-Apendice B:El Cielo y la tierra aun estan alli:Los Mandamientos deDios que no Admiten Faltas de Ortografía y sus Castigos...
solo fue una muertecita, en laque Yahvé ayudó ¿Qué más da si eldifunto tenía hijos y esposa?, Ya sabemos la coartada: “Bue...
los jueces. Pero si la mujer muere, pagarán vida por vida, ojo porojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quem...
cien piezas de plata, las cuales darán al padre de la joven, porcuanto esparció mala fama sobre una virgen de Israel. Ella...
Bueno, ya vemos que no importa que el que escribió esto tengael cerebro aplastado, pero igual Yahvé no lo quiere en laSina...
misma vigencia y el mismo origen a estos libros, veamos lo quedice Levítico, así que es mejor prepararse, porque novemos n...
12) Destruiré sus santuarios altos, demoleré sus monumentos,amontonaré sus cadáveres sobre los cadáveres de sus suciosídol...
Pero si no obedeces la voz de Yahvé, tu Dios, y no pones enpráctica todos sus mandamientos y normas que hoy te prescribo,v...
7) Yahvé te herirá con úlceras malignísimas en las rodillas y enlas piernas, de las que no podrás sanar, desde la planta d...
que le queden, negándose a compartir con ellos la carne de loshijos que se estará comiendo, porque nada le quedará durante...
«No volverás a verlos». Allí ustedes querrán venderse a susenemigos como esclavos y como sirvientas, pero no habrácomprado...
Apendice B:El Cielo y la tierra aun estan alli:Los Mandamientos de Dios que no Admiten Faltas de Ortografía y sus Castigos
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Apendice B:El Cielo y la tierra aun estan alli:Los Mandamientos de Dios que no Admiten Faltas de Ortografía y sus Castigos

153 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
153
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Apendice B:El Cielo y la tierra aun estan alli:Los Mandamientos de Dios que no Admiten Faltas de Ortografía y sus Castigos

  1. 1. © 2012 BIBLIOTECA- EDICION GRATUITA
  2. 2. -Apendice B:El Cielo y la tierra aun estan alli:Los Mandamientos deDios que no Admiten Faltas de Ortografía y sus Castigos.-En la Biblia hay otros mandamientos que se deben saber que aúnexisten y están vigentes dentro de la ley mosaica y que porsupuesto, son obviados por los sacerdotes de religionesAbrahamanicas. Ni una sola tilde pasará desapercibida de la Ley,hasta que todo se cumpla” (Mateo 5: 17-18). De hecho, a sussacerdotes les gustaría mucho, que no estuviesen allí, pero el puntoes que sí están. Por ejemplo, Todavía se pueden tener esclavos: Estas son las leyes que les dictarás: Si compras un esclavo hebreo, te servirá seis años: el séptimo saldrá libre sin pagar rescate. Si entró solo, saldrá solo. Si tenía esposa, ella también quedará libre lo mismo que él. Si su patrón le dio la mujer de la que tiene hijos, éstos y la madre serán del patrón y él saldrá solo. Si el esclavo dice: «Estoy feliz con mi patrón, con mi esposa y mis hijos, no quiero salir libre solo», el dueño lo llevará ante Dios y acercándolo a los postes de la puerta de su casa le horadará la oreja con su punzón y este hombre quedará a su servicio para siempre. (Éxodo 21: 1-8) Uno hasta puede vender a su hija como esclava: Si un hombre vende a su hija como esclava, ésta no recuperará su libertad como hace cualquier esclavo. Si la joven no agrada a su dueño que debía tomarla por esposa, el dueño aceptará que otro la rescate; pero no la puede vender a un extranjero, en vista de que la ha traicionado. Si la casa con su hijo, le dará el trato de una joven libre. Si se casa con ella y, después, con otra, no le disminuirá a la primera ni el vestido ni los derechos conyugales. Fuera de estos tres casos, la joven saldrá libre, sin pagar nada. (Éxodo 21: 7-11). Pero este es uno de los mejores mandamientos y favorece mucho a los sicarios,mafiosos y narcotraficantes, por lo que les encantaría cumplirlo: El que hiera a otro y lo mate, morirá. Si causó la muerte del otro sin intención de matarlo, solamente porque Yahvé dispuso así el accidente, tendrá que refugiarse en el lugar que yo le señalaré (Éxodo 21: 12-13). Como se observa, si se mata, pues lo ejecutan a uno enseguida y sumario. Si semata por accidente, no pasa nada… todo bien…
  3. 3. solo fue una muertecita, en laque Yahvé ayudó ¿Qué más da si eldifunto tenía hijos y esposa?, Ya sabemos la coartada: “BuenoSeñor Juez, la verdad fue solo fue un pequeño accidentepropiciado por Yahvé”. Pero si Dios mismo ayudó a matar y élmismo ayudará en el escape y solo hay que mantenerse en lacoartada: “Yo no lo maté, fue Yahvé”.ABSUELTO…Nospreguntamos: ¿Cómo podrían identificar el vil asesinato de unapersona, del Vil asesinato asistido por Yahvé? Y másincomprensible aún ¿Porqué Yahvé tiene que esconder alasesino, si él fue quien lo propició? Curioso Código Penal el deYahvé. Pero no termina allí: “Pero si alguien ataca a su prójimo ylo mata por traición, hasta de mi altar lo arrancarás paramatarlo”. (Éxodo 21:14)Este es uno de los mandamientos que flagrantemente violóDavid, al hacer que se asesinara a traición a Urías, pero El Reyfue absuelto.El que hiera a su padre o a su madre morirá. Así mismo el quesecuestre a una persona y la venda o si es hallada en sus manos,morirá. Igualmente el que maldiga a su padre o a su madre,igualmente morirá. (Éxodo 21:15-17)El que seduce a una joven no casada y se acuesta con ella, ladotará y se casará con ella. Si el padre de la niña no se la quieredar, el otro pagará en dinero la dote que suelen recibir lasesposas. (Éxodo 22: 15-16).Estas son grandes leyes morales. Pueden tomar a una niña,seducirla y llevarla a la cama y si no le permiten casarse, puespaga y punto. El paraíso de los pedófilos en todo su apogeo. Esode seducir niñas no es pecado, al contrario, es muy varonil y solocuesta una dote.Si un hombre golpea a su esclavo o esclava con un palo, simueren en sus manos, será reo de crimen. Mas si sobreviven unoo dos días no se le culpará, porque le pertenecían. (Éxodo 21: 20-21).Primero, Yahvé veía con beneplácito la esclavitud. Pero no se lepodía ocurrir a nadie matar al esclavo de forma rápida y sinsufrimiento, había que matarlo con una larga agonía, ya queentonces ¿Cómo practicarían el sadismo que se necesitaba paraser elegidos?Si unos hombres, en el curso de una pelea, dan un golpe a unamujer embarazada provocándole un aborto, sin que muera lamujer, serán multados conforme a lo que imponga el marido ante
  4. 4. los jueces. Pero si la mujer muere, pagarán vida por vida, ojo porojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadurapor quemadura, herida por herida, golpe por golpe (Éxodo 21: 22-25).Ya vemos, el feto de una mujer, tiene un valor monetario quepone el padre.Pequeñeces que nos hacen preguntar de dóndesalen estos movimientos antiabortos, si para Yahvé el feto nisiquiera es propiedad de la madre, es del padre y es quienestablece el precio. Pero no importa que tan grande pueda ser larevolcada que le den a la mujer, solo se pagará si ella muere.Suponemos que esto es porque hay una matriz menos quegenere niños, o sea un problema económico. “Si tu hermano, hijo de tu padre, si tu hijo o tu hija, o la mujerque descansa en tu regazo o el amigo a quien amas tanto como ati mismo, trata de seducirte en secreto, diciéndote: «Vamos aservir a otros dioses», dioses que no conociste ni tú ni tuspadres, dioses de los pueblos próximos o lejanos que te rodeande un extremo a otro de la tierra, no le harás caso ni loescucharás. No tendrás piedad de él, no lo perdonarás ni loencubrirás, sino que lo matarás. Tu mano será la primera en caersobre él, y después lo hará todo el pueblo. Lo apedrearán hastaque muera, porque trató de apartarte de Yahvé, tu Dios, el que tesacó del país de Egipto, de la casa de la esclavitud”.(Deuteronomio 13: 7- 11)Este es uno de los mandamientos que la Iglesia y sus derivadosaplicaron muy bien a lo largo de la historia. La sola creencia enotros dioses, condenaba a muerte, sin importar fuese quienfuese: Hermano, nieto, esposa y hasta los amigos: MÁTALOS.Como podemos ver, la Iglesia y sus derivados, tomaron estemandamiento muy a pecho: mata y dale, que Dios conocerá a lossuyos. Pero no podemos negar que los derechos de la mujer,eran muy bien protegidos por la palabra iluminada de Yahvé:“Cuando alguien tome mujer y la desprecie después de habersellegado a ella, le atribuya faltas que den que hablar y diga: A estamujer tomé y al llegarme a ella, no la hallé virgen”, entonces elpadre y la madre de la joven tomarán las señales de su virginidady las llevarán a los ancianos, a la puerta de la ciudad. El padre dela joven dirá a los ancianos: “Yo di mi hija a este hombre pormujer, y él la menosprecia; ahora le atribuye faltas que dan quehablar, diciendo: “No he hallado virgen a tu hija”. Pero ved aquílas señales de la virginidad de mi hija”. Y extenderán la vestiduradelante de los ancianos de la ciudad. Entonces los ancianos de laciudad tomarán al hombre y lo castigarán, MULTÁNDOLO con
  5. 5. cien piezas de plata, las cuales darán al padre de la joven, porcuanto esparció mala fama sobre una virgen de Israel. Ellaseguirá siendo su mujer, y él no podrá despedirla en toda suvida”. (Deuteronomio 22: 13-19).Como vemos, la multa impuesta a un hombre por difamar a unamujer virgen, pagaba el precio de cien piezas de Plata y para“mejorar” las cosas, la mujer se tenía que ir con el que ladespreció, la humilló y difamó. Nada de mandarla a casa delpadre nuevamente y que el difamador la mantuviera hasta que secasara con una persona que la apreciara, aun cuando ella ya nofuera virgen, lo cual era una abominación ante los ojos de Yahvé.Pero eso no es todo. Veamos la “igualdad de criterios”, tantopara hombre como para mujer, que tenía Yahvé en lacontinuación de tan iluminada legislación: “Pero si resulta ser verdad que no se halló virginidad en lajoven, entonces la sacarán a la puerta de la casa de su padre, y laAPEDREARÁN los hombres de su ciudad HASTA QUE MUERA,por cuanto cometió una VILEZA, en Israel, al prostituirse en casade su padre. Así extirparás el mal de en medio de ti”.(Deuteronomio 22: 20)Humillar y difamar a una persona inocente, a la que por taldifamación y humillación podía costarle la vida a pedradas, noera una vileza. Eso se arreglaba con cien piezas de plata. Lavileza era no ser virgen y eso había que condenarlo a muerte.Pero esto se pone mejor:Si un hombre encuentra a una joven virgen, no prometida enmatrimonio a otro hombre, y a la fuerza la viola y luego sonsorprendidos, el hombre que se acostó con ella dará al padre dela joven cincuenta monedas de plata, y la tomará por esposa. Yno podrá repudiarla en toda su vida, ya que la deshonró.(Deuteronomio 22: 28-29)La violación carnal es asunto que se arregla con cincuentamonedas de plata, pero ojo, solo si la mujer es virgen. Si no esvirgen es violable sin tener que pagar indemnización. Pero ojo,eso es solo en caso de ser sorprendidos. Así que no importa quediga la niña violada y acuse a su violador, al no ser sorprendido,el crimen queda impune. En otras palabras, sorprendido, puedecomprarla al padre y pasa a ser propiedad de quien la VIOLÓ. Sino es sorprendido, entonces es gratis.El hombre que tenga los testículos aplastados o el pene mutiladono será admitido en la asamblea de Yahvé (Deuteronomio 23: 2).
  6. 6. Bueno, ya vemos que no importa que el que escribió esto tengael cerebro aplastado, pero igual Yahvé no lo quiere en laSinagoga. Uno puede ser un violador que se ha salido con lasuya al no ser sorprendido. El problema es que no tenga pene.Tampoco el mestizo será admitido en la asamblea de Yahvé, niaun en la décima generación. (Deuteronomio 23: 3).¿No que todos somos iguales a los ojos de Dios? Deberíancondenar a muerte al que escribió esa canción. Eso dejandode lado el Racismo de Yahvé.Pueden buscar más, pero si no cumplen, los castigos que daráYahvé el amoroso están bien descritos y en ninguno, semenciona el Infierno… Esto nos hace sospechar de la existenciade este lugar tan cálido y acogedor en comparación alo queYahvé dijo que les haría en vida. Pero dirán que Cristo anulóestas leyes lo cual es falso, como lo confirma su propia palabra:“No penséis que he venido a abrogar la Ley o a los profetas, nohe venido a abrogarla, sino a consumarla. Porque en verdad osdigo que mientras cielo y tierra no pasen, ni una sola tilde pasarádesapercibida de la Ley, hasta que todo se cumpla” (Mateo 5: 17-18).Siendo que nada de lo que dijo se ha cumplido y que el cielo y latierra están allí,si no los han movido, la ley de Moisés siguevigente. A más seguridad debemos recordar lo que dice laIglesia.«La santa madre Iglesia, fiel a la base de los apóstoles, reconoceque todos los libros del Antiguo y del Nuevo Testamento, entodas sus partes, son sagrados y canónicos, en cuanto que,escritos por inspiración del Espíritu Santo, tienen a Dios comoautor, en la composición de los libros sagrados, Dios se valió dehombres elegidos, que usaban de todas sus facultades ytalentos; de este modo, obrando Dios en ellos y por ellos, comoverdaderos autores, pusieron por escrito todo y sólo lo que Diosquería. Los libros sagrados enseñan sólidamente, fielmente y sinerror la verdad que Dios hizo consignar en dichos libros parasalvación nuestra. El Antiguo Testamento es una parte de laSagrada Escritura de la que no se puede prescindir. Sus librosson libros divinamente inspirados y conservan un valorpermanente (cf DV 14), porque la Antigua Alianza no ha sidorevocada».Entendido que esto tiene vigencia tanto por Cristo como por laIglesia y que los derivados de esta Iglesia también le dan la
  7. 7. misma vigencia y el mismo origen a estos libros, veamos lo quedice Levítico, así que es mejor prepararse, porque novemos nisiquiera Juicio Final. (Levítico 26: 14-46).1) Pero si no me escuchan, si no cumplen todo eso; sidesprecian mis normas y rechazan mis leyes; si no hacen casode todos mis mandamientos y rompen mi alianza, entonces mirenlo que haré yo con ustedes.2) Mandaré sobre ustedes el terror, la peste y la fiebre; sus ojosse debilitarán y su salud irá en desmedro. Ustedes sembrarán envano la semilla, pues se la comerán los enemigos.3) Me volveré contra ustedes y serán derrotados ante elenemigo; ustedes no resistirán a sus adversarios y huirán sinque nadie los persiga.4) Si ni aun así me obedecen, les devolveré siete veces más porsus pecados.5) Quebrantaré su orgullosa fuerza; haré que el cielo sea dehierro para ustedes y la tierra de bronce.6) Sus esfuerzos se perderán, su tierra no dará sus productos nilos árboles darán sus frutos.7) Y si siguen enfrentándose conmigo en vez de escucharme, lesdevolveré siete veces más por sus pecados.8) Soltaré contra ustedes la fiera salvaje, que les devorará sushijos, exterminará los ganados y los reducirá a unos pocos, demodo que nadie ya ande por los caminos de su país.9) Si aun con esto no cambian su actitud respecto a mí y siguendesafiándome, también yo me enfrentaré con ustedes y lesdevolveré yo mismo siete veces más por sus pecados; traerésobre ustedes la espada vengadora de mi alianza. Se refugiaránentonces en sus ciudades, pero yo enviaré la peste en medio deustedes y serán entregados en manos del enemigo.10) Yo les quitaré el pan, hasta el punto que diez mujeres cocerántodo su pan en un solo horno, y se lo darán tan medido que no sepodrán saciar. 11) Si con esto no me obedecen y siguen haciéndome la contra,yo me enfrentaré con ustedes con ira y les devolveré siete vecesmás por sus pecados: ¡ustedes llegarán a comer la carne de sushijos e hijas!
  8. 8. 12) Destruiré sus santuarios altos, demoleré sus monumentos,amontonaré sus cadáveres sobre los cadáveres de sus suciosídolos y les tendré asco.13) Reduciré a escombros sus ciudades y devastaré sussantuarios, no me agradará más el perfume de sus sacrificios.14) Yo devastaré la tierra de tal modo que sus mismos enemigosquedarán admirados y asombrados cuando vengan a ocuparla. 15) A ustedes los desparramaré entre las ciudades y naciones; ylos perseguiré con la espada. Sus tierras serán arruinadas yquedarán desiertas sus ciudades.16) Entonces la tierra gozará de sus descansos sabáticosdurante todo el tiempo que sea arruinada, mientras estén ustedesen tierra de enemigos. La tierra descansará y gozará sussábados; y mientras esté abandonada, descansará por lo que nopudo descansar en sus sábados, cuando ustedes habitaban enella.17) A los que queden de ustedes les infundiré pánico en suscorazones en el país de sus enemigos; el ruido de una hoja quecae los hará huir como quien huye de la espada y caerán sin quenadie los persiga.18) Se atropellarán unos a otros como delante de la espada,aunque nadie los persiga. No se podrán tener en pie ante elenemigo.19) Perecerán en tierra de paganos y desaparecerán en el país desus enemigos.20) Los que de ustedes sobrevivan se pudrirán en país enemigopor causa de su maldad y por las maldades de sus padres unidasque se les pegaron (...) A pesar de todo, no los despreciarécuando estén en tierra enemiga; no los aborreceré hasta su totalexterminio ni anularé mi alianza con ellos, porque yo soy Yahvé,su Dios (...)Estas son las normas, leyes e instrucciones que Yahvéestableció entre Él y los hijos de Israel en el monte Sinaí, pormedio de Moisés.Si sus fieles creen que eso es todo, echemos una miradita aDeuteronomio 28: 15-69:
  9. 9. Pero si no obedeces la voz de Yahvé, tu Dios, y no pones enpráctica todos sus mandamientos y normas que hoy te prescribo,vendrán sobre ti todas estas maldiciones: 1) Maldito serás en la ciudad y en el campo. Maldita será tucanasta de frutos y tu reserva de pan. Maldito el fruto de tusentrañas y el fruto de tus tierras, los partos de tus vacas y lascrías de tus ovejas. Maldito serás cuando salgas y malditotambién cuando vuelvas.2) Yahvé mandará la desgracia, la derrota y el susto sobre todo loque tus manos toquen, hasta que seas exterminado, y perecerásen poco tiempo por las malas acciones que cometiste,traicionando a Yahvé.3) Él hará que se te pegue la peste hasta que desaparezcas deeste país que, hoy, pasa a ser tuyo. Yahvé te castigará contuberculosis, fiebre, inflamación, quemaduras, tizón y roya deltrigo, que te perseguirán hasta que mueras. El cielo que te cubrese volverá de bronce, y la tierra que pisas, de hierro. En vez delluvia, Yahvé te mandará cenizas y polvo, que caerán del cielohasta que te hayan barrido.4) Yahvé hará que seas derrotado por tus enemigos. Por uncamino irás a pelear en su contra y por siete caminos huirás deellos. Al verte se horrorizarán todos los pueblos de la tierra. Tucadáver servirá de comida a todas las aves del cielo y a todas lasbestias de la tierra, sin que nadie las corra.5) Te herirá Yahvé con las úlceras y plagas de Egipto, contumores, sarna y tiña, de las que no podrás sanar. Te castigaráYahvé con la locura, la ceguera y la pérdida de los sentidos[¿Será este el castigo que le da a los presidentes?]. Andarás atientas en pleno mediodía, como anda el ciego en la oscuridad, yfracasarás en tus empresas. Siempre serás un hombre oprimidoy despojado, sin que nadie salga en tu defensa.6) Tendrás una prometida y otro hombre la hará suya. Edificarásuna casa y no la podrás habitar. Plantarás una viña y no comerássus uvas. Tu buey será sacrificado delante de ti y no comerás deél. Ante tus ojos te robarán tu burro y no te lo devolverán, tusovejas serán entregadas a tus enemigos y nadie te defenderá.Tus hijos y tus hijas serán entregados a pueblos extranjeros yenfermarás con tanto mirar hacia ellos, pero no podrás hacernada. El fruto de tus campos, todos tus esfuerzos, los comerá unpueblo que no conoces y tú no serás más que un explotado yoprimido toda la vida. Te volverás loco por lo que veas.
  10. 10. 7) Yahvé te herirá con úlceras malignísimas en las rodillas y enlas piernas, de las que no podrás sanar, desde la planta de lospies hasta la coronilla de tu cabeza. Yahvé te llevará a ti y al reyque tú hayas elegido a una nación que ni tú ni tus padresconocían, y allí servirás a otros dioses de piedra y de madera.Andarás perdido, siendo el juguete y la burla de todos lospueblos donde Yahvé te llevará.8) Echarás en tus campos mucha semilla y será muy poco lo quecoseches, porque la langosta lo devorará. Plantarás una viña y lacultivarás, pero no beberás vino ni comerás uvas, porque losgusanos la roerán. Tendrás olivos por todo tu territorio, pero note darán ni siquiera aceite con que ungirte, porque se caerán lasaceitunas y se pudrirán. Tendrás hijos e hijas, pero no serán parati, porque se los llevarán cautivos. Todos los árboles y frutos detu tierra serán atacados por los insectos. El forastero que vivecontigo se hará cada día más rico, y tú cada día serás más pobre.Él te prestará y tú tendrás que pedir prestado; él estará a lacabeza y tú a la cola. 9) Todas estas maldiciones caerán sobre ti, te perseguirán yoprimirán hasta que hayas sido eliminado, porque no escuchastela voz de Yahvé, tu Dios, ni guardaste sus mandamientos ni lasnormas que te ordenó. Se apegarán a ti y a tus descendientespara siempre y serán una señal asombrosa a la vista de todos.10) Por no haber servido con gozo y alegría de corazón a Yahvé,tu Dios, cuando nada te faltaba, servirás con hambre, sed, faltade ropa y toda clase de miseria a los enemigos que Yahvéenviará contra ti. Ellos pondrán sobre tu cuello un yugo de hierrohasta que te destruyan del todo.11) Yahvé hará venir contra ti de un país remoto, como un vuelode águila, a un pueblo cuya lengua no entenderás. Ese pueblocruel no tendrá respeto por el anciano ni compasión del niño.Devorará las crías de tus ganados y los frutos de tus cosechas,para que así perezcas, pues no te dejará trigo, ni vino, ni aceite,ni las crías de tus vacas y de tus ovejas, hasta acabar contigo. Teasediarán en todas tus ciudades, hasta que caigan en todo tupaís las murallas más altas y fortificadas en las que tú ponías tuconfianza. Quedarás sitiado dentro de tus ciudades en todo elpaís que te da Yahvé, tu Dios.12) Te comerás el fruto de tus entrañas, la carne de tus hijas ehijos que te haya dado Yahvé, en el asedio y angustia a que tereducirá tu enemigo. El hombre más refinado de tu pueblo seesconderá de su hermano e incluso de su esposa y de los hijos
  11. 11. que le queden, negándose a compartir con ellos la carne de loshijos que se estará comiendo, porque nada le quedará durante elasedio y la angustia a que tu enemigo te reducirá en todas tusciudades.13) La mujer más tierna y delicada de tu pueblo, tan delicada ytierna que hacía ademanes para posar en tierra la planta de supie, se esconderá del hombre que se acuesta con ella, e inclusode su hijo o de su hija, mientras come la placenta salida de suseno y a los hijos que dio a luz, por falta de todo otro alimento,cuando tu enemigo te sitie en tus ciudades y te reduzca a la másextrema miseria.14) Si no guardas ni pones en práctica las palabras de esta Leytales como están escritas en este libro, y no temes a ese Nombreglorioso y terrible, a Yahvé, tu Dios, él te castigará, a ti y a tusdescendientes, con plagas asombrosas, plagas grandes yduraderas, enfermedades malignas e incurables.15) Hará caer sobre ti todas las plagas de Egipto, a las que tantomiedo tenías; y se apegarán a ti. Más todavía, todas lasenfermedades y plagas que no se mencionan en este libro de laLey, te las mandará Yahvé hasta aniquilarte.16) Por no haber obedecido a la voz de Yahvé, tu Dios, noquedarán más que unos pocos de ustedes, que eran tannumerosos como las estrellas del cielo. Sucederá, pues, que dela misma manera que Yahvé se complacía en hacerles el bien yen multiplicarlos, así se complacerá en perseguirlos ydestruirlos. Serán arrancados de la tierra en la que entran paraconquistarla.17) Yahvé te dispersará entre todos los pueblos, de un extremo aotro de la tierra, y allí servirás a otros dioses, de madera y depiedra, que ni tú ni tus padres han conocido. En aquellasnaciones no encontrarás paz ni estabilidad. Yahvé te dará allí uncorazón cobarde, atemorizado e inquieto de día y de noche. Tuvida estará ante ti como pendiente de un hilo y andarás asustadode noche y de día. Por la mañana dirás: «¡Ojalá fuera ya denoche!», y por la noche dirás: «¡Ojalá estuviéramos ya a lamañana!», a causa del miedo que estremecerá tu corazón, alcontemplar lo que verán tus ojos.18) Yahvé te volverá a llevar a Egipto por tierra y por mar, apesar de que te dijo:
  12. 12. «No volverás a verlos». Allí ustedes querrán venderse a susenemigos como esclavos y como sirvientas, pero no habrácomprador. Estas son las palabras de la Alianza que Yahvé mandó a Moisésratificar con los hijos de Israel en el país de Moab, además de laque hizo con ellos en el Horeb.¿Alguien podría decirnos porque a Yahvé se le olvido escribir, temandaré alinfierno?

×