Introduccion -

513 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
513
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Introduccion -

  1. 1. © 2012-BIBLIOTECAS SOCIEDAD YORUBA DE MEXICO Y AGUILADE IFA FOUNDATION- EJEMPLAR GRATUITO-IntroducciónEn la ciencia conocida como Estudios Religiosos, la parteteológica dentro de la historia de la religión a estudiar, no es derelevancia, a menos que tengan significación histórica. Algunostópicos de esta disciplina son la historicidad de figuras religiosas,eventos y la evolución de las cuestiones doctrinales. Bajo estaperspectiva, se tratarán muchos capítulos, que nos darán luces alos religiosos sobre como se forjaron nuestros legados y loscambios a los que tuvo que someterse. En otras palabras, no loveremos solo con ojos de religiosos, sino que también lo veremoscomo un fenómeno Sociocultural y a la luz de otras ciencias, paraobtener la verdad.No pretendemos bajo ninguna circunstancia, desmeritar a ningunade nuestras tradiciones, ya que todas ellas forman parte de nuestrolegado. Solo veremos las verdades que muchos de nosotrosdesconocemos, dando un vistazo a la historia y tratando de utilizarherramientas más profesionales, para que en la medida de loposible, tengamos el mayor apego a la verdad y que estosprincipios nos sirvan para la reconstrucción de los pedazos quequedan de nuestras tradiciones.Típicamente las religiones se dividen en etapas de progresión, quevan desde lo más simple a lo más complejo, especial, pero noúnicamente, cuando trata de pasar de religiones extemporáneas a
  2. 2. organizadas como es nuestro caso. Esta es la fase en la queprecisamente se encontraba nuestra religión a principios del siglopasado, ya que la tardía libertad de muchos de los esclavos,sumado a las muchas etnias que llegaron a Cuba, causarondivisiones que muchas veces se tornan agresivas y donde cadaparte involucrada, contesta una retórica con otra, lo que en muchoscasos, termina en divisiones mucho más grandes y la formación deculturas “fóbicas” las unas con las otras. Hoy hemos llegado a esenivel.El punto de partida para el estudio de una religión como la nuestra,debe ser analizado desde la banda tribal, ya que se trata de unareligión Politeísta/animista y que involucra algún tipo de sacerdote,chamán y los tótems o representaciones de deidades que van conestos. Como cada grupo es de cierta forma tribal, no hay unsantuario ni un panteón permanente. Los ritos de culto a menudo secentran en el apaciguamiento o halago a los espíritus o deidades,que de ninguna forma, son absolutas o pertenecientes a un panteónfijo.Una sociedad como la yoruba se desarrolló en jefaturas o pequeñosreinos y los ritos religiosos comienzan a servir diferentes funcionesy propósitos, que de ninguna forma están alejados de la política y elcontrol de masas. Por ejemplo, la agricultura se hizo importante yde esta forma se introdujeron los dioses de la fertilidad (a menudofemeninos, ya que es la mujer la que tiene el poder de producir lavida). El estatus del “Hombre Grande” (o jefe), era sustentado conhistorias míticas de héroes y semidioses, de los cuales, estos erandescendientes. Cuando estos pequeños reinos se funden engrupos, más a menudo debido a conquistas, sus diferentes cultosse funden también, tal como pasó en Cuba (Esto se llamaAculturación). La conquista de un grupo por otro, se registraentonces como una historia épica donde la del Dios del grupoconquistado, cae ante el dios del grupo conquistador (Ejemplo deesto, es como Changó en Ifé, vence a Aramfé). Otra solución fue
  3. 3. sincretizar diferentes tradiciones religiosas, como por ejemplohicieron los romanos con sus dioses identificándolos con los de losgriegos. Este ejemplo muchas veces lo vemos en nuestra tradición,con Babalú Ayé/Asowano. Utilizando estas dos deidadesmencionadas como ejemplo, podemos ver que Changó, prominentedios de Oyó, llevó al Dahomey y allí lo hizo rey a quien llamaronAson. Esto explica místicamente, un hecho político y nos dice comoOyó conquistó al Dahomey y lo hizo su vasallo, instaurando supropio rey y la razón por la cual Dahomey debía pagar tributo aOyó.De hecho, una historia similar en Cuba, nos es narrada en elexcelente trabajo llamado La División de La Habana, de MiguelW. Ramos, donde Oba Tero vence las malas artes de Ikudaisí,gracias a la intervención de Changó y como ello impedía que lacompetencia y conocimiento de la gran Iyalosha fuerancuestionados por nadie en Matanzas. Este tipo de historias, nodejan de llevar consigo un mensaje implícito de supremacía, podery un claro: “No te metas conmigo”, con lo cual la prestigiosaIyalosha pudo vivir el resto de su vida en paz.Este modelo se apega a lo que se conoce como ConstrucciónSocial, donde una entidad institucionalizada en un sistema social,es “inventada” o “construida” por los participantes de unasociedad o cultura particular, debido a que las personas están deacuerdo en comportarse y aceptar su existencia o para seguirciertas reglas convencionales, que parten de esta entidad. Al finalde esta construcción social, vemos que han quedado, básicamente,dos Reglas en pugna: Regla de Ocha y Regla de Ocha/Ifá. Talcomo lo manifiesta el estudioso Gerbet Parvasini:La coerción y resistencia, aculturación y apropiación quetipifican la experiencia caribeña es la más evidente en la
  4. 4. “Criollización” de las creencias y prácticas religiosas conbases africanas en las sociedades esclavas del nuevo mundo.Las religiones africanas se fundieron en un proceso dinámico concreencias cristianas europeas y amerindias para dar forma ateologías sincréticas que suministran formas de ver al mundo encierta forma particular. Poderosos repositorios de fuerza interna yreafirmación cultural, las religiones y prácticas de sanaciónderivadas del África han penetrado el núcleo del desarrollo culturalen el Caribe, dejando profundas huellas en cada manifestacióncultural de varias Islas (Paravisini-Gebert, 1997). Hasta aquí podemos ver que nuestra religión en Cuba, ha seguidoestos mismos patrones y tenemos la creencia que ha llegado, eneste momento, a un punto muerto, tal como el que se ve en otrasreligiones incluyendo el cristianismo, donde cada una tiene susmarcos interpretativos de La Biblia y por ello se han divido, ya queaún cuando sus creencias en general son las mismas, los marcosdoctrinales varían sustancialmente. Lo mismo pasa en casi todaslas religiones y estas mismas tendencias se pueden ver en elJudaísmo y el Islamismo. Veamos en los siguientes capítulos, comose dio nuestra Construcción Social y de esta forma podamosaprender a comprender y respetar todo lo que en Cuba se nos hadejado como un Legado y un Patrimonio, en el que todas las partestienen el mismo derecho de defenderlo.Los verdaderos legados que nuestros viejos nos dejaron, siemprevan a ser cuestionados por personas de oscuros intereses. Es ciertoque nuestra religión tiene algunas cosas que aun no comprendemosen la totalidad. Lo que sí podemos investigar, es lo que tenemos ycomprarlo con los Odu de Ifá, que en todo caso fueron los que nosdieron una estructura religiosa. Muchas cosas, aún no lasencontramos y debemos recordar que para los tiempos de nuestrosviejos, los cabildos eran realmente una emulación de las cortesreales, de las que algunos de ellos fueron descendientes. Muchasde las normas que se hicieron en nuestra religión, se construyeron
  5. 5. en base a esta mentalidad cortesana. Es más, esto es un hechohistórico recogido por la Etnóloga Doña Lydia Cabrera, en su libroEl Monte, página 24, en una pequeña nota al pie: “Eran los Cabildos – algunos se perpetuaron hasta principios de laera republicana – congregaciones, siempre de carácter religioso, denegros africanos y sus descendientes criollos, esclavos o libertos,pertenecientes a una misma nación, tribu o localidad. Nombraban yse sometían a la autoridad de un capataz y una Reina,escogidos por el rango de jefes y príncipes que habían tenidoen sus tierras y en los cuales, entre ellos, seguían rindiendohonores reales. Como hoy a las Iyalochas más viejas ydistinguidas, con quienes las jóvenes Iyalochas y babás observabanuna etiqueta en las que se perciben ciertas reminiscenciascortesanas. Esto salta a la vista en la ceremonia más solemne de laRegla Lucumí, el Asiento, de las que nos dice Oddedei: “hacerSanto es hacer Rey y Kariocha es una ceremonia de reyes, comolas del palacio del Oba Lucumí. Esta observación es interesante, “elBabalato, las Mamalochas formaron una corte como las deallá”.Es claro entonces que nuestra religión fue estructurada en base alos Odu de Ifá en estos cabildos y siguiendo las normas que seimponían en el palacio de Oyó y siguiendo una dinámica Cortesana.Muchas de las estructuras como las tenemos hoy, se nosimposibilita llegar al fondo de las mismas, ya que nuestra historianunca fue recogida debidamente por ningún historiador cubano. Afechas tan recientes como 1954, fecha en que Doña Lydia publicósu famoso trabajo. En la misma nota al pie podemos leer:“Un estudio a fondo de estas agrupaciones de esclavos en elperiodo colonial, no ha tentado todavía a ninguno de nuestroshistoriadores”.
  6. 6. De esta debilidad de nuestra religión, es que elementos sin ningúnescrúpulo, quieren formar arengas y otros desórdenes, solo paramantener sus bajos intereses o peor aún solo formar discordiasentre los religiosos, ya que estos últimos quieren desquitar susfrustraciones religiosas y llegan hasta el extremo de gritarprofanaciones y herejías que alcanzan hasta nuestros ancestros,llamándolos con todo tipo de epítetos y llenándolos de falsasacusaciones, como si se tratara de un deporte. Una cosa escuestionar profesionalmente y con mesura el porqué de ciertoslegados incomprensibles y otra muy diferente es llenar de insultos yacusaciones a nuestros ancestros, profanando y manchando demala manera su memoria y su legado. A estos elementos, no se lespuede dar entrada en nuestra religión y hay que decirlesclaramente: Tú no pasarás.Mucho es lo que nos falta por aprender y estudiar, pero poco a pocohay quienes trabajamos en la reconstrucción de los hechos y ver dedónde salen tantas cosas de nuestro legado, que aún sonincomprensibles. Para ello, solo pedimos paciencia, este es untrabajo bastante difícil de lograr, tanto en el campo, como en elanálisis de la información y tal como dijimos, minimizamos nuestrosmárgenes de error, para no dar informaciones que no esténdebidamente investigadas. Sabemos que quedarán algunas dudas,pero trataremos de cubrirlas lo mejor que nos sea posible y estamosrecabando más información de temas que se consideranneurálgicos y poder aclararlos en libros futuros. Esperamos, sinceramente, que lo escrito no se tome para profanarla memoria de nuestros viejos, armar más polémicas y buscar másargumentos para desacreditar unos a otros y aprendamos a conviviren paz y en Pro de una mejor práctica religiosa, donde no tengancabida los disociadores, estafadores, perezosos y delincuentes.Luchemos juntos por conservar estos patrimonios, sin importarnuestras ideologías o doctrinas. Al fin y al cabo, nuestros viejoslucharon por dejarnos una herencia para enriquecernos como seres
  7. 7. humanos y no para que estemos todos los días peleando comoperros y gatos. También queremos dejar claro que las críticasduras, tanto a Babalawos como a Olorishas, es para aquellosDESHONESTOS, que han querido hacer pasar cuentos de camino,para poder tener apoyo en sus atrocidades y peor aún, las hacen.De hecho, este libro es dedicado a los Olorishas y BabalawosHONESTOS, no a los que una y otra vez, quieren sembrardivisiones que no existen, ya que aún cuando Ocha e Ifá son“tierras separadas”, son de una misma RELIGIÓN. NUNCA fuerondos religiones separadas… eso simplemente es MENTIRA.Si tu intención es describir la verdad, hazlo con sencillez y laelegancia déjasela al sastreAlbert Einstein

×