©2012   BIBLIOTECA-   EJEMPLAR GRATUITO.
Yahvé: ¿Quién es en Realidad?Como hemos podido ver, que Yahvé es un personaje terrible queanda eternamente disgustado con ...
Judá. Y dijo el rey a Joab, general del ejército que estaba con él:Recorre ahora todas las tribus de Israel, desde Dan has...
Y David dijo a Jehová, cuando vio al ángel que destruía alpueblo: Yo pequé, yo hice la maldad; ¿qué hicieron estas ovejas?...
Se levantó Satanás contra Israel e incitó a David a que hicieracenso del Pueblo. (1 Crónicas 21: 1).¿Hace falta mayor clar...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Yahvé: ¿Quién es en Realidad?

325 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
325
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Yahvé: ¿Quién es en Realidad?

  1. 1. ©2012 BIBLIOTECA- EJEMPLAR GRATUITO.
  2. 2. Yahvé: ¿Quién es en Realidad?Como hemos podido ver, que Yahvé es un personaje terrible queanda eternamente disgustado con los hombres que él mismocreó; lo cual no deja de ser chistoso, ya que siendo perfectopudo habernos hecho buenos a todos y evitarse tantas rabietas.Sin embargo, prefiere que seamos malos con objeto de tener elgusto de castigarnos con una saña y un sadismo que haríanpalidecer al mismo demonio que se pretende decirnos que no esél mismo. Sin embargo, con todo lo que hemos podido leer de“Su Palabra” hasta ahora, nos convence cada día más, queYahvé, no es otro que Satanás.Para muchos, este comportamiento no bastará, y aún así diránque este análisis es especulativo. No importa que Yahvé, hagatodo lo que hace un demonio: Ahoga en masa, mata por lluvia defuego y azufre a ciudades enteras, aplasta con piedras a losenemigos de su pueblo (Josue 10: 11, lo que nos indica ademásque es un Dios Local), castiga inocentes hasta una cuartageneración, pasa y manda a pasar por la espada, el cuchillo, laspiedras y toda una serie de plagas y así se la pasa Yahvé en todoel Viejo Testamento, cometiendo mil injusticias y crueldades paratratar de gobernar por medio del terror, la matanza y elexterminio,demostrando ser un Dios sanguinario que goza enimponer todo a sangre y fuego,haciendo perecer a justos ypecadores por igual. Promueve abusos a la mujer,incestos,engaños, usurpación, conspiraciones, proxenetismo,prostitución, sacrificios humanos, comete crímenes de guerra,promueve la mala paternidad, siembra odios, instigamiento,sadismo, cizañas, esclavitud, seducción, violación,racismo,extorsión, usura, patrocina el crimen por adulterio y apropiación,trampas,manipula la voluntad, mata inocentes, miente y rompesus promesas, pero además, castiga si no le obedecen y si leobedecen, también castiga. Nada de esto importará, estosparásitos que viven del terror de nuestra sociedad, siemprebuscarán la excusa de que “Los caminos del Señor sonmisteriosos”. Tal es el caso nuevamente de David:Volvió a encenderse la ira de Jehová contra Israel, e incitó aDavid contra ellos a que dijese: Ve, haz un censo de Israel y de
  3. 3. Judá. Y dijo el rey a Joab, general del ejército que estaba con él:Recorre ahora todas las tribus de Israel, desde Dan hastaBeerseba, y haz un censo del pueblo, para que yo sepa el númerode la gente. Joab respondió al rey: Añada Jehová tu Dios alpueblo cien veces tanto como son, y que lo vea mi señor el rey;mas ¿por qué se complace en esto mi señor el rey? Pero la palabra del rey prevaleció sobre Joab y sobre loscapitanes del ejército. Salió, pues, Joab, con los capitanes delejército, de delante del rey, para hacer el censo del pueblo deIsrael. Y pasando el Jordán acamparon en Aroer, al sur de laciudad que está en medio del valle de Gad y junto a Jazer.Después fueron a Galaad y a la tierra baja de Hodsi; y de allí aDanjaán y a los alrededores de Sidón. Fueron luego a la fortalezade Tiro, y a todas las ciudades de los heveos y de los cananeos,y salieron al Neguev de Judá en Beerseba.Después que hubieron recorrido toda la tierra, volvieron aJerusalén al cabo de nueve meses y veinte días. Y Joab dio elcenso del pueblo al rey; y fueron los de Israel ochocientos milhombres fuertes que sacaban espada, y los de Judá quinientosmil hombres. Después que David hubo censado al pueblo, lepesó en su corazón; y dijo David a Jehová: Yo he pecadogravemente por haber hecho esto; mas ahora, oh Jehová, teruego que quites el pecado de tu siervo, porque yo he hecho muyneciamente.Y por la mañana, cuando David se hubo levantado, vino palabrade Jehová al profeta Gad, vidente de David, diciendo: Ve y di aDavid: Así ha dicho Jehová: Tres cosas te ofrezco; tú escogerásuna de ellas, para que yo la haga. Vino, pues, Gad a David, y se lohizo saber, y le dijo: ¿Quieres que te vengan siete años dehambre en tu tierra? ¿o que huyas tres meses delante de tusenemigos y que ellos te persigan? ¿o que tres días haya peste entu tierra? Piensa ahora, y mira qué responderé al que me haenviado.Entonces David dijo a Gad: En grande angustia estoy; caigamosahora en mano de Jehová, porque sus misericordias sonmuchas, mas no caiga yo en manos de hombres. Y Jehová envióla peste sobre Israel desde la mañana hasta el tiempo señalado; ymurieron del pueblo, desde Dan hasta Beerseba, setenta milhombres. Y cuando el ángel extendió su mano sobre Jerusalénpara destruirla, Jehová se arrepintió de aquel mal, y dijo al ángelque destruía al pueblo: Basta ahora; detén tu mano. Y el ángel deJehová estaba junto a la era de Arauna jebuseo.
  4. 4. Y David dijo a Jehová, cuando vio al ángel que destruía alpueblo: Yo pequé, yo hice la maldad; ¿qué hicieron estas ovejas?Te ruego que tu mano se vuelva contra mí, y contra la casa de mipadre. Y Gad vino a David aquel día, y le dijo: Sube, y levanta unaltar a Jehová en la era de Arauna jebuseo. Subió David,conforme al dicho de Gad, según había mandado Jehová; yArauna miró, y vio al rey y a sus siervos que venían hacia él.Saliendo entonces Arauna, se inclinó delante del rey, rostro atierra.Y Arauna dijo: ¿Por qué viene mi señor el rey a su siervo? YDavid respondió: Para comprar de ti la era, a fin de edificar unaltar a Jehová, para que cese la mortandad del pueblo. Y Araunadijo a David: Tome y ofrezca mi señor el rey lo que bien lepareciere; he aquí bueyes para el holocausto, y los trillos y losyugos de los bueyes para leña. Todo esto, oh rey, Arauna lo da alrey. Luego dijo Arauna al rey: Jehová tu Dios te sea propicio. Y el rey dijo a Arauna: No, sino por precio te lo compraré;porque no ofreceré a Jehová mi Dios holocaustos que no mecuesten nada. Entonces David compró la era y los bueyes porcincuenta siclos de plata. Y edificó allí David un altar a Jehová, ysacrificó holocaustos y ofrendas de paz; y Jehová oyó lassúplicas de la tierra, y cesó la plaga en Israel. (2 Samuel 24: 1-25).Analicemos esto. Dios manda a hacer un censo y por algunarazón David es el culpable, por lo que pagan los inocentes, aúncuando todo es incitado por el buen Yahvé. Aún cuando Davidcumplió el divino capricho de su Dios, fue castigado.Debe serque lo castigaron por no saber contar, ya que nos encontramoscon la deficiencia matemática de los generales de David, ypodemos ver que en Israel se encontraron Ochocientos milhombres aptos para la guerra y en Judá se encontraronquinientos mil más (2 Samuel 24: 9) lo que nos da un total de unmillón, trescientos mil hombres.Sin embargo, cuando nos vamos a leer 1 Crónicas 21: 5, nosdamos cuenta del porque de la ira de Yahvé, ya que en Israel enrealidad había Un millón cien milhombres y Cuatrocientossetenta mil, en Judá, para un total de un millón quinientossetenta mil hombres o sea 270,000 hombres más. Claro, Yahvétenía que hacer una masacre, por el pecado capital de no sabercontar o porque David le quería esconder la cifra real. Pero laabrumadora verdad, precisamente nos la da 1 Crónicas, quiennos revela con claridad, quien era realmente Yahvé y a quienrealmente estaba sirviendo David al hacer el Censo:
  5. 5. Se levantó Satanás contra Israel e incitó a David a que hicieracenso del Pueblo. (1 Crónicas 21: 1).¿Hace falta mayor claridad? Ya no se trata de que estemosdeduciendo que por el comportamiento que ha mostrado esteDios, realmente se trata del Demonio. Ya no es algo que salta a lavista en sus textos cuando vemos que ahoga en masa, mata porlluvia de fuego y azufre a ciudades enteras, aplasta con piedras alos enemigos de su pueblo, castiga inocentes hasta una cuartageneración, pasa y manda a pasar por la espada, el cuchillo, laspiedras y toda una serie de plagas,cometiendo mil injusticias ycrueldades, promueve abusos a la mujer, incestos, engaños,conspiraciones, usurpación, proxenetismo, prostitución,sacrificios humanos, comete crímenes de guerra, promueve lamala paternidad, siembra odios, instigamiento, sadismo,esclavitud, seducción, violación, racismo, extorsión,usura,patrocina el crimen por adulterio y apropiación, trampas,manipula la voluntad, mata inocentes, miente y rompe suspromesas, pero además, castiga sino le obedecen y si leobedecen, también castiga. Ahora se trata de que es su propiapalabra la que lo confiesa. No podemos pensar que esta, comopalabra de Dios está errada ¿Correcto? Es la misma Biblia, laPalabra Iluminada de Dios y en un libro posterior, la que nos diceque en realidad Yahvé era SATANÁS y que incitó a David a hacerel famoso censo, asunto que nos gustaría ver como lo explicanestos parásitos, que quieren vivir del diezmo, del dolor ajeno yofreciendo falsas expectativas de salvación. A lo mejor por esonunca quería Yahvé dar su nombre.Lo peor de todo es que su hijo, Jesús, avala todo sin cambiar unatilde ni una coma y también mintió en cuanto a la supuestasalvación y su camino para llegar a ella dando mensajescontradictorios. Pero la ratificación del hecho que Yahvé no esotro que Satanás, en base a sus actos, la podemos ver en lasentencia que dio el Nuevo Testamento (la palabra de Junior),quien nos dice con claridad:“Por sus obras los conoceréis” (Mateo 7: 15-20)

×