Te quiero, pero no te necesito
Escrito por Mamen Garrido Ramón
© Depositphotos.com/Tomwang
Vivimos en una sociedad en la q...
¿Te has preguntado alguna vez qué hay detrás de este tipo de afirmaciones? Tal vez una
relación de dependencia, tal vez un...
A menudo la gente cae en la trampa de entender su relación de pareja como un todo:
“Ella es lo que da sentido a mi vida”… ...
Cuando el enamoramiento se acaba
Escrito por Guillermo González-Cruz Soler
© Depositphotos.com/Remains
¿Te acuerdas de las...
La respuesta fisiológica del amor
La biología y la medicina siempre han intentado explicar todo comportamiento de forma
qu...
Y ¿cuál es el problema de todo esto? Parece obvio que los cambios son evidentes y que
prácticamente todos hemos pasado por...
Cinco cosas que NO debes hacer cuando estás celoso
Escrito por Estefanía Mónaco Gerónimo
© Depositphotos.com/Wavebreakmedi...
En este otro caso, es necesario que determinéis juntos los pasos a seguir, siempre que
queráis salvar la relación.
Sea cua...
Síndrome de Peter Pan y complejo de Wendy
Escrito por Guillermo González-Cruz Soler
© Depositphotos.com/Wavebreakmedia
Sie...
- Son personas alegres, joviales y con muchas ganas de diversión. Su
comportamiento es el de un eterno adolescente.
- Elud...
Y los afectados por el síndrome de Wendy siempre están ahí para satisfacerles: les
miman, hacen todo lo que quieren y cump...
Cuatro ideas falsas sobre el amor
Escrito por Guillermo González-Cruz Soler
© Depositphotos.com/Rastudio
Aunque no lo crea...
1.- El amor es la base sobre la que se sustenta la pareja.
Como si el simple concepto de amor, en muchas ocasiones idealiz...
Si te identificas con alguna de estas ideas, es posible que tu concepto mitificado del
amor esté creando algún tipo de con...
La asertividad, clave en tu relación de pareja
Escrito por Guillermo González-Cruz Soler
Fotografía Manuel Bono http://www...
Se trata de una habilidad social que consiste en expresar nuestras ideas, convicciones y
opiniones, de forma adecuada, sin...
Igual que expresas las críticas, debes expresar las cosas buenas que hace el otro.
Hazlo sin sentir que te rebajas por el ...
Seis pasos para controlar el enfado con tu pareja
Escrito por Guillermo González-Cruz Soler
© Depositphotos.com/Andrejs Pi...
Seis pasos para controlar el enfado con tu
pareja
Si te enfadas habitualmente con tu pareja, quizá pienses que siempre es ...
4.- Utiliza la relajación
Respira profundamente, destensa los músculos, céntrate en tu respiración y piensa
en cualquier c...
Deshazte de las mentiras sobre el amor
Escrito por Estefanía Mónaco Gerónimo
© Depositphotos.com/Kiselev Andrey
Antes de e...
Casi sin darnos cuenta, ya hemos descubierto lo que la Psicología identifica como el
primer “mito del amor romántico”: el ...
Mitos del amor romántico
El primer paso para deshacerse de estas ideas poco realistas sobre el amor es
identificarlas en n...
El espacio personal en las relaciones de pareja
Escrito por Manuel Fernández Antón
© Depositphotos.com/Photography33
Qué i...
Qué malo es a veces el remember que no permite empezar de cero.
Otras veces el mecanismo activador de los celos y de la ne...
¡Llena de positivo tu relación!
Escrito por Guillermo González-Cruz Soler
© Depositphotos.com/Gdolgikh
Cuando la pareja no...
Al fin y al cabo, nos queremos cuando estamos felices el uno con el otro, y para ello
necesitamos potenciar los aspectos p...
- Observa y comenta lo bueno.
Fíjate también en lo que te gusta de tu pareja, las cosas buenas que tiene, así como
los asp...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

10 artículos sobre el amor

326 visualizaciones

Publicado el

Artículos variados acerca de las relaciones de pareja y su buen enfoque para poder tener relaciones de pareja sanas

Publicado en: Atención sanitaria
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
326
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

10 artículos sobre el amor

  1. 1. Te quiero, pero no te necesito Escrito por Mamen Garrido Ramón © Depositphotos.com/Tomwang Vivimos en una sociedad en la que cada día nos creamos nuevas necesidades. Nos encanta la formula “necesito”: “necesito cambiarme de coche, necesito unos zapatos nuevos, necesito otro móvil, necesito apuntarme a un gimnasio”, etc. Si pensamos en el consumismo que nos rodea, esto puede ser comprensible; a muchos les interesa que pensemos así, aunque eso no lo justifica. Pero es peor cuando trasladamos estas ideas al marco de las relaciones, y más concretamente a las relaciones de pareja. Te quiero, pero no te necesito Si eres de los que te encantan las canciones que dicen frases como “mi vida eres tú”, “sin ti no soy nada” o “me muero si no estás”, si te derrites cada vez que tu pareja te dice “eres todo para mí” o “no podría vivir sin ti”, es muy probable que formes parte de esas personas que hacen de su relación el centro de su vida, olvidándose incluso de que su vida es algo más. El amor es libertad, no sufrimiento A menudo oímos frases del tipo “necesito estar con él todo el tiempo”, “haría lo que fuera por ella”, “si me deja me muero”.
  2. 2. ¿Te has preguntado alguna vez qué hay detrás de este tipo de afirmaciones? Tal vez una relación de dependencia, tal vez una pérdida de la propia identidad, tal vez un miedo a perder a la otra persona. Este tipo de declaraciones nos indican que detrás hay una relación insana. El psicólogo Walter Riso decía en uno de sus libros que el amor crea un lazo que se puede convertir en cadena cuando no hay libertad. Para que una relación sea saludable, ambos deben tener claro que estar con esa persona es una opción, no una necesidad. En lugar de decir “no puedo estar sin ti”, es mucho más bonito -aunque no estemos acostumbrados- decir: “Podría estar sin ti y ser feliz; aun así elijo estar contigo porque quiero que formes parte de mi felicidad”, o lo que es lo mismo: “te quiero, pero no te necesito”. Durante mucho tiempo nos han inculcado que en el amor es inevitable sufrir, y eso, desde mi punto de vista, es falso. Desde el momento en que lo estás pasando mal ha dejado de ser amor, al menos para los que entendemos que el amor es sinónimo de bienestar, de plenitud, de entrega incondicional, de respeto, de apoyo, y sobre todo de libertad. Las parejas que pasan de quererse a soportarse, las personas que aguantan o toleran situaciones que van en contra de sus principios, quienes permiten faltas de respeto o chantaje emocional no lo hacen porque quieren a sus parejas, sino porque no se quieren a ellas mismas. Nadie es imprescindible Muchas de las personas que se auto-engañan pensando que necesitan al otro, en realidad viven acomodados en rutinas que no les satisfacen porque creen que, de dejarlo, no volverían a encontrar el amor. Necesitar implica que algo es imprescindible, que sin eso no podemos vivir. Necesitar implica depender, y la dependencia nos aleja de la libertad. Hay muchos ejemplos que ilustran la idea de que, nos guste o no, nadie es imprescindible. Las personas se separan e inician nuevas relaciones, algunas personas sufren la pérdida de un ser querido y siguen adelante, incluso nosotros mismos algún día no estaremos aquí y la vida continuará. Tener presente la idea de que nada es para siempre y saber renunciar a lo que no nos conviene nos ayuda a valorar más a las personas que forman parte de nuestra vida y a mantener relaciones más saludables basadas en la elección de lo que queremos, y no en el conformismo basado en la falta de opciones. La pareja es una parte, no un todo
  3. 3. A menudo la gente cae en la trampa de entender su relación de pareja como un todo: “Ella es lo que da sentido a mi vida”… Y, por muy romántico que esto nos pueda sonar, es uno de los peores errores que se pueden cometer. No podemos dejar el sentido de nuestra vida, o lo que es lo mismo, nuestra felicidad, en manos de otra persona, por mucho que la queramos. La persona que elegimos para compartir nuestra vida es un ser importante, por supuesto que sí; pero no puede ser lo único. Como seres individuales nuestra vida se completa con más cosas. Y nos conviene dedicar una parte del tiempo a nuestro propio crecimiento como personas. Nuestra autonomía emocional y nuestros objetivos en la vida son partes que no podemos dejar de lado. Uno no puede dejar de ser quien es, no puede perder su esencia y su propia identidad para satisfacer a su pareja. Si es así, estamos alimentado un amor enfermizo, una relación tóxica basada en miedos y obsesiones. No te olvides que querer no es necesitar: querer es amar en libertad, querer es poder elegir, y querer a alguien es elegir a esa persona todos los días sin depender de ella.
  4. 4. Cuando el enamoramiento se acaba Escrito por Guillermo González-Cruz Soler © Depositphotos.com/Remains ¿Te acuerdas de las primeras semanas y los primeros meses de vuestra relación? Seguramente recordarás el inicio de la pareja como un momento de euforia y felicidad constante, en el que tenías siempre ganas de estar con el otro y hacer cosas juntos e incluso notabas intensas sensaciones físicas, como un aumento de los latidos del corazón, agitación o ese cosquilleo en el estómago. Son las típicas respuestas de nuestro cuerpo ante el enamoramiento, ante el comienzo de una relación íntima. Pero ¿qué ocurre cuando esta etapa de la pareja termina? Cuando el enamoramiento se acaba Así es: este período de sensaciones intensas no dura siempre. Como vimos en “Cuatro ideas falsas sobre el amor”, una de las creencias que más atormenta a las personas en una relación es que el amor se acabe, creyendo equivocadamente que el amor es todo ese cúmulo de sensaciones iniciales. Enamorarse es un paso en la relación, seguramente el primero, pero no es más que una etapa en el amor, que es mucho más que eso.
  5. 5. La respuesta fisiológica del amor La biología y la medicina siempre han intentado explicar todo comportamiento de forma química, como hace el cerebro respondiendo con sustancias ante ciertos estímulos. Incluso esta reacción de enamorarse ha sido estudiada y analizada. Parece ser que estas alteraciones a la hora de enamorarnos vienen dadas por una sustancia llamada feniletilamina, que aumenta nuestra energía y que hace que produzcamos más dopamina, la llamada hormona de la felicidad o del amor. Esta sustancia está relacionada con el placer y la satisfacción, y su aumento es lo que produce la sensación de euforia típica de los primeros meses de relación. Estos inicios de la pareja son vitales para el mantenimiento de la relación. La etapa del enamoramiento cambia la producción de hormonas del cuerpo y altera por completo nuestro estado de ánimo. De este modo, acabamos relacionando esa gran satisfacción y felicidad, producidas por los cambios químicos, con la persona que las produce. Así también se crea una relación de intimidad y de deseo por seguir con el otro y mantener la pareja. ¿Nos acostumbramos al amor? Como se ha repetido, el enamoramiento acaba terminando. La producción de las sustancias mencionadas va decayendo con el paso del tiempo. ¿Por qué? Básicamente porque nuestro cuerpo se acostumbra a dichas sustancias. Al principio, al ser una situación nueva, la reacción ante dichas hormonas es muy intensa, pero una producción continuada hace que el organismo se habitúe y la respuesta vaya disminuyendo, aun cuando las sustancias siguen estando en el cuerpo. Esto ocurre normalmente al cabo de dos años, que es lo que muchos consideran como el final del enamoramiento. En este momento es cuando aparecen otros componentes químicos, como las endorfinas, que producen una sensación de tranquilidad, comodidad o seguridad. La siguiente etapa del amor ha llegado: la fase de la vinculación, del apego, de la intimidad o incluso de la convivencia, según cada pareja. Lo que sí está claro es que la relación cambia, y parece que nuestro cuerpo no reacciona tanto con esa euforia y esas reacciones fisiológicas intensas, sino con una búsqueda de seguridad y de serenidad al lado de nuestra pareja.
  6. 6. Y ¿cuál es el problema de todo esto? Parece obvio que los cambios son evidentes y que prácticamente todos hemos pasado por esto. Sin embargo, no todas las personas aceptan esta situación de la misma forma. El problema surge al creer ciegamente que el enamoramiento debe perdurar siempre y que, si no existen esas reacciones iniciales durante los siguientes años, es que el amor ha desaparecido. Pues no. El amor no desaparece, sino que cambia y se adapta. Y lo mismo debemos hacer nosotros.
  7. 7. Cinco cosas que NO debes hacer cuando estás celoso Escrito por Estefanía Mónaco Gerónimo © Depositphotos.com/Wavebreakmedia Dicen que el celoso no sufre por lo que ve, sino por lo que imagina. Es posible que estés sesgando la realidad por miedo a perder a tu pareja, y puede que tus celos estén injustificados. En ese caso, lo recomendable es intentar apartarlos como sea. Sin embargo, no siempre hay que asumir que los celos hay que quitárselos y olvidarlos. En ocasiones los celos funcionan como una especie de alarma, pues avisan de que algo no está funcionando bien entre vosotros (rutina, desinterés, cansancio…) y precisamente por eso una tercera persona está colándose en vuestro espacio. Cinco cosas que NO debes hacer cuando estás celoso
  8. 8. En este otro caso, es necesario que determinéis juntos los pasos a seguir, siempre que queráis salvar la relación. Sea cual sea vuestra situación, hay cinco cosas que no debes hacer cuando te sientes celoso. ¡Cuidado, es muy fácil caer en ellas! 1.- No acuses a tu pareja No la acuses ni des por hecho cosas inciertas, o se pondrá a la defensiva. Los celos son un tema que debe tratarse con delicadeza y dulzura. Además, hay personas que odian que se ponga en duda su confianza, y más si sienten que no están dando motivos. Aclara con tu pareja qué razones tienes para sentirte celoso. Habla con sinceridad, no ocultes nada, por absurdo que te parezca. Decirlo en voz alta te ayudará a ti también a darte cuenta de matices nuevos. 2.- No prohíbas No quieras que tu pareja esté contigo por obligación, ni que se sienta frustrada o limitada por ti. Eso hará que cada vez tenga menos ganas de estar contigo. A nadie nos gusta que nos quiten libertades. Todo es negociable, y podéis hablarlo para llegar a un acuerdo. Prohibirle algo es una forma de amenazarle con quitarle tu cariño si lo hace: ¡y eso es chantaje! 3.- No caigas en la tentación de mirarle a escondidas el móvil, el ordenador… Si lo haces, pierdes la razón que tienes. El fin no justifica los medios. En todo caso es mejor que, eventualmente (no lo hagas costumbre), le pidas a tu pareja que te enseñe ella misma algo que necesitas ver para estar más tranquilo (algún mensaje, por ejemplo). Si no quiere quiere hacerlo está en su derecho, y eso tampoco significa que tenga algo que ocultar. Todos necesitamos nuestra intimidad (es positivo que no fusionéis vuestros espacios) y nos sentimos incómodos si alguien lo invade.
  9. 9. Síndrome de Peter Pan y complejo de Wendy Escrito por Guillermo González-Cruz Soler © Depositphotos.com/Wavebreakmedia Siendo niños queremos comportarnos como adultos, y muchos adultos nunca quieren dejar de ser niños. Hablamos del conocido síndrome de Peter Pan, que viene acompañado no sólo de inmadurez e irresponsabilidad, sino también del deseo de tener cubiertas todas las necesidades constantemente, de ser mimado y cuidado por un perfil de pareja que puede crear otro síndrome: el de Wendy. Síndrome de Peter Pan y Wendy “No quiero hacerme mayor”. Ése es el lema de Peter Pan, el personaje infantil que contaba, entre otras cosas, con la capacidad de no crecer. Ésta es la característica principal de las personas con el síndrome que lleva su nombre: la negación a madurar y crecer y el deseo de permanecer en un estado perpetuo de juventud, con sus consecuencias y responsabilidades. ¿Cómo es un adulto con el síndrome de Peter Pan? Normalmente son hombres que presentan estos rasgos:
  10. 10. - Son personas alegres, joviales y con muchas ganas de diversión. Su comportamiento es el de un eterno adolescente. - Eluden responsabilidades típicas de su edad y de la adultez. Muchas veces esta irresponsabilidad puede tener matices de rebeldía. - Son personas dependientes e inseguras, que necesitan que cuiden de ellos, que les mimen y que satisfagan sus necesidades a todas horas. - En este sentido, tienen miedo a quedarse solos, a ser abandonados y a no saber cuidarse por ellos mismos. - Muchos de ellos presentan rasgos de narcisismo, es decir, de un excesivo egocentrismo y amor por ellos mismos, que en realidad esconde más inseguridad. - Suelen cambiar mucho de pareja, propio de su deseo de no querer cumplir con la responsabilidad de la relación, huyendo del compromiso y la estabilidad. Un Peter Pan conlleva una Wendy En algunas ocasiones, aunque no tan frecuentemente, el síndrome de Peter Pan provoca que, a su lado, tenga que haber una persona que se haga cargo de él. Es lo que se conoce como el complejo de Wendy. ¿Cómo es una mujer con este complejo? - Ante el hombre que necesita cuidados constantes, la mujer necesita satisfacerle, agradarle y hacerle feliz constantemente; necesita ser imprescindible para él. - Se preocupa excesivamente por el otro, procurando que todo esté a su gusto y realizando conductas propias de un cuidado maternal. - No sabe decirle que no. Le quita responsabilidades, resta importancia a sus malas conductas o pide perdón por todo, aumentando su sentimiento de culpa. - Son personas muy inseguras también. Buscan la aceptación de la pareja, por lo que hacen cualquier cosa por él, intentando evitar que se enfade y les abandone. - En definitiva, son sobreprotectoras, sacrificadas y con un gran complejo de inferioridad, lo cual no hace más que potenciar el perfil de Peter Pan. ¿Cómo afecta a la relación de pareja? Normalmente la pareja se ve afectada, en primer lugar, en el terreno del compromiso. Las personas con el síndrome de Peter Pan eluden las responsabilidades propias de la relación, además de buscar siempre un cuidado y aprecio por parte del otro miembro, pero raramente dándolo ellos.
  11. 11. Y los afectados por el síndrome de Wendy siempre están ahí para satisfacerles: les miman, hacen todo lo que quieren y cumplen por ellos, sobrecargándose de responsabilidades y dejando de cuidar de ellos mismos, mirando cada vez menos por ellos. Es importante entender que modificar estas ideas supone un cambio enorme en la personalidad de quienes las sufren, por lo que es un trabajo que exige gran esfuerzo, tiempo y convicción. Quienes tienen síndrome de Peter Pan deben comenzar a ver los aspectos positivos de crecer y madurar, no dejarse llevar por ideas irreales sobre juventud eterna y, sobre todo, asumir responsabilidades acordes a la edad y el compromiso propio de la relación de pareja. En quienes predomina el síndrome de Wendy deben aprender a quererse más a ellos mismos y a preocuparse más por ellos, y deben entender que el amor significa más que simplemente que los necesiten o que se sacrifiquen por el otro. Como pareja debéis entender que la relación es cosa de los dos: ambos tenéis que dar al otro, no esperar algo sin más, preocuparos por la pareja sin descuidaros a vosotros mismos y aprender a valorar lo que el otro hace. Recordad: nunca se deja de crecer; ni cada uno por separado, ni los dos como pareja.
  12. 12. Cuatro ideas falsas sobre el amor Escrito por Guillermo González-Cruz Soler © Depositphotos.com/Rastudio Aunque no lo creas, el amor, como casi todas las cosas en esta vida, se aprende. Y, en ocasiones, aprendemos de forma incorrecta. Como afecta a todas las personas, al tratarse de uno de los sentimientos más potentes y universales que existen, cada uno le otorga unas características propias y unas ideas que, en muchas ocasiones, no son del todo ciertas. Algunas de estas creencias sobre el amor, si se vuelven extremas, pueden llegar a dañar a la pareja. Descubramos de qué se tratan. Cuatro ideas falsas sobre el amor Como vimos en “¿Qué tipo de pareja somos?”, definir el amor es muy complicado. Podemos, en cambio, otorgarle ciertas propiedades que llegarían a definirlo. En dicho artículo nombré la pasión, la intimidad y el compromiso como tres componentes fundamentales en cualquier relación. Sin embargo, algunas personas creen que es el propio amor lo que hace funcionar a la pareja. Las cuatro principales ideas erróneas sobre el amor
  13. 13. 1.- El amor es la base sobre la que se sustenta la pareja. Como si el simple concepto de amor, en muchas ocasiones idealizado y difícilmente descifrable, fuese la clave. Lo que define a una buena relación es, además de los tres componentes mencionados antes, una buena comunicación, un buen sistema de refuerzos entre ambos, el respeto, la confianza y una buena forma de resolver problemas conjuntamente. Éstos y otros muchos factores son el verdadero amor. 2.- El amor es espontáneo, inesperado, fortuito, impredecible: no puedes controlar de quién te enamoras. ¿Dónde está escrito eso? La espontaneidad en el amor no es del todo cierta: requiere predisposición por parte de la persona. El amor no es algo mágico que sucede sin más, sin que podamos hacer nada por evitarlo. Cada persona elige de quien se enamora porque, para que en esa relación exista el amor, debe haber todos esos componentes que no surgen misteriosamente, sino que hay que trabajarlos y conseguirlos. 3.- Una idea muy relacionada con esta última es la siguiente: el amor, como aparece sin que podamos controlarlo, también puede desaparecer sin que podamos solucionarlo. Ésta es una creencia que tiene mucho que ver con la idea de que el amor significa enamoramiento. El enamoramiento no es más que una fase del amor. Si creemos que esas emociones y sentimientos que se viven al inicio de la relación son los que siempre mandarán en la pareja, estamos muy equivocados. El amor se va transformando, cambia, y hay que adaptarse a eso: si no, estamos perdidos. 4.- Y la última idea falsa: el amor lo puede todo. Quizá “todo” sea generalizar en exceso. El amor puede con casi todo, pero no con todo. Básicamente puede con las cosas que decidáis vosotros, según lo que hayáis aprendido a lo largo de toda la relación (y lo aprendido cada uno por su cuenta). Puede ser que uno de los dos sea capaz de superar una dificultad que el otro no; por eso es tan importante la comunicación y la negociación en los momentos de conflicto en la pareja. Por tanto, únicamente con el amor no es suficiente.
  14. 14. Si te identificas con alguna de estas ideas, es posible que tu concepto mitificado del amor esté creando algún tipo de conflicto en la pareja. Quizá sea el momento de reflexionar sobre lo que es realmente el amor y no otorgarle falsas creencias.
  15. 15. La asertividad, clave en tu relación de pareja Escrito por Guillermo González-Cruz Soler Fotografía Manuel Bono http://www.bonofotografia.com No es la primera vez que comentamos la importancia de la comunicación en la pareja. Ésta es vital para el mantenimiento de una buena relación. En este artículo damos un paso más hacia la adquisición de las herramientas necesarias para una buena comunicación, y desarrollamos un concepto que quizá sea desconocido para ti: la asertividad. ¿En qué consiste? ¿Cómo puede ayudar en tu relación? ¿Qué puedes aprender para comunicarte mejor? La asertividad, clave en tu relación de pareja Para empezar, desvelemos el concepto: ¿qué es la asertividad?
  16. 16. Se trata de una habilidad social que consiste en expresar nuestras ideas, convicciones y opiniones, de forma adecuada, sin someterse al otro ni atacarle, simplemente defendiendo nuestros derechos. Si pensamos en la forma de comunicarse como una línea recta, un extremo sería el estilo agresivo, el que exige que los demás estén de acuerdo con nuestro criterio y el que considera su opinión por encima del resto; en el otro extremo estaría el estilo pasivo, aquel que parece no tener opinión propia y siempre está de acuerdo simplemente por no entrar en conflicto. En el punto medio estaría la asertividad: la capacidad de poder mostrar tu opinión correctamente y sin ofender. Es posible que comiences a ver un estilo u otro en ti o en tu pareja. Obviamente, lo ideal sería acercar lo máximo posible vuestro estilo de comunicación al punto central. Cómo mejorar vuestra asertividad ¿Cómo puedes hacer esto? Veamos varios aspectos a trabajar para mejorar vuestra asertividad: Aprende a hacer críticas Criticar no implica atacar al otro ni menospreciarle. Aprende a decir lo que te gustaría del otro, en primer lugar entendiéndole y mostrando empatía, y luego expresando tu deseo de cambiar cierta conducta, con el fin de que la pareja avance. Aprende a recibir críticas Entiende el punto de vista de tu pareja y su posible queja, mostrando ese entendimiento y razonando tu posible desacuerdo. No te sientas mal: tenemos todo el derecho a equivocarnos. Aprende a hacer peticiones Tienes todo el derecho a pedir ayuda para lo que necesites o a reclamar algo que desees siempre que no implique hacer daño al otro. Todos tenemos necesidades y todas son igual de importantes. Aprende a decir “no” A menudo nos sentimos culpables o egoístas cuando rechazamos hacer algo por el otro, pero es tu derecho poder decir que no a algo que no quieras hacer, sin justificar en exceso tu comportamiento. No tenemos la obligación de abarcarlo todo. Aprende a decir lo positivo
  17. 17. Igual que expresas las críticas, debes expresar las cosas buenas que hace el otro. Hazlo sin sentir que te rebajas por el simple hecho de darle las gracias, y mantén así el buen estado de la pareja. Aprende a recibir lo positivo Igualmente, cuando te hagan un cumplido, no pienses que lo hace con un doble sentido o con ironía. Es muy importante que valores el agradecimientoque te muestra tu pareja. La asertividad envuelve algo muy importante que todos tendríamos que tener en cuenta: la defensa de nuestros derechos. No olvides que todos los tenemos por igual, así que defiende tu opinión y tu punto de vista, y siempre entendiendo que tu pareja tiene igualmente el suyo. Ser asertivo no es sólo defender tus derechos; también significa comprender que el otro también los tiene.
  18. 18. Seis pasos para controlar el enfado con tu pareja Escrito por Guillermo González-Cruz Soler © Depositphotos.com/Andrejs Pidjass Todos nos enfadamos. El enfado es una de nuestras emociones primarias, y nos sirve para reaccionar ante una injusticia y querer optar a algo mejor. Sin embargo, el enfado continuo y excesivo es contraproducente y crea una dinámica social negativa. Siempre que se trate con respeto, sin agresividad, hostilidad ni descontrol, el enfado es una respuesta natural. La pareja es uno de los ambientes más proclives a crear situaciones de irritabilidad, pero existen técnicas que puedes aprender para manejar tus respuestas de enfado.
  19. 19. Seis pasos para controlar el enfado con tu pareja Si te enfadas habitualmente con tu pareja, quizá pienses que siempre es culpa suya, que está en tu contra. Sin embargo, debes tener en cuenta otras posibles razones: puede que veas como una amenaza prácticamente todo lo que te dice. Es posible que tengas razón, pero si reaccionas estallando y perdiendo el control no solucionas nada. Técnicas y consejos para manejar el enfado Entonces, ¿cómo puedes controlar tu enfado hacia tu pareja? Echa un vistazo a los siguientes consejos y técnicas que puedes utilizar para manejarlo: 1.- Primero, conócete a ti mismo Date cuenta de tus señales que indican que estás comenzando a enfadarte, ya sean calores o respiraciones fuertes, pensamientos como “ya empezamos…” o “¿cómo se atreve…?”, y conductas típicas como alzar la voz o gestos bruscos y amenazantes. Reconoce estas señales, pues son el punto de partida de tu enfado. 2.- Sé consciente de cuando te enfadas Del mismo modo, sé consciente de esas situaciones en las que tienes más facilidad para enfadarte, como al esperar mucho tiempo a tu pareja cuando habéis quedado, estando en el coche parados en un atasco, ciertos temas de conversación que son de por sí conflictivos (la educación de los hijos, por ejemplo), etc. Es vital que conozcas tus propios contextos en los que puede ser más fácil que te enfades. 3.- Bloquea tu respuesta de enfado desde ya Si ya eres consciente de tus señales y tus situaciones, has dado un gran paso. Ahora no permitas que vaya a más. Si hace falta, sal de donde estés y distráete con música, una película o cualquier otra cosa. Si, por ejemplo, has tenido un mal día, no hables con tu pareja de temas conflictivos: déjalo para otro momento. Detén tu enfado en este momento, que no avance.
  20. 20. 4.- Utiliza la relajación Respira profundamente, destensa los músculos, céntrate en tu respiración y piensa en cualquier cosa que te relaje. Al principio será muy complicado usar la relajación en estos momentos, pero con la práctica podrás utilizarlo como un mecanismo para mitigar tu enfado. 5.- Trabaja los pensamientos Las ideas rígidas del tipo “mi pareja debe estar de acuerdo conmigo en todo” o “mi opinión siempre es la mejor” son muy dañinas para la relación y totalmente irreales. Debes ser flexible a la hora de pensar: podéis tener opiniones contrarias y ése no tiene por qué ser un motivo de discusión. 6.- Aprende otras formas de mostrar tu descontento Se pueden hacer críticas sin descalificar ni dando toques de ironía, entendiendo al otro, diciendo sin atacar lo que deseas de tu pareja. Y recibe tus propias críticas sin generalizar hacia otros temas ni sintiéndote menospreciado; acepta y entiende la queja, y argumenta tu desacuerdo sin atacar la postura de tu pareja. Es muy complicado controlar el enfado, y más aún si ha sido una respuesta habitual en tu repertorio. Así que recuerda estos consejos, practícalos y dale un respiro a tu relación. No olvides que dos no se pelean si uno no quiere.
  21. 21. Deshazte de las mentiras sobre el amor Escrito por Estefanía Mónaco Gerónimo © Depositphotos.com/Kiselev Andrey Antes de empezar, necesito que te detengas un momento. Coge un papel y escribe unas diez características que tendría tu pareja ideal. Una que fuera absolutamente perfecta, un sueño hecho persona... Reflexiona. ¿Cómo sería físicamente? ¿Y su personalidad? ¿Qué tipo de relación tendríais? Tómate tu tiempo para pensarlo. Deshazte de las mentiras sobre el amor ¿Lo tienes? Bien, ahora coge ese papel con tu mano derecha. Arrúgalo lo más que puedas, y luego lánzalo a la papelera más cercana, a ver si encestas. En efecto, has comprendido la metáfora… ¡Esa persona no existe! De verdad, lo siento. (Si la has encontrado, cuéntanoslo en los comentarios contándonos el truco). El mito de la media naranja
  22. 22. Casi sin darnos cuenta, ya hemos descubierto lo que la Psicología identifica como el primer “mito del amor romántico”: el mito de la media naranja. Fantaseamos con que existe una persona ideal para nosotros, perdemos tiempo comparando nuestra pareja actual con ese prototipo, nos esforzamos identificando sus fallos con el fin de asemejarle más a nuestros deseos… ¿Vale la pena invertir energía en ello? Sacarás tu propia conclusión al final del artículo. Lo cierto es que todos tenemos una definición personal sobre ese concepto tan misteriosamente manoseado: el amor. Podríamos pensar que formas de describirlo hay tantas como personas lo describan. Pero, según han estudiado los psicólogos sociales, en nuestra cultura hay tendencias marcadas a percibir el amor en función de estereotipos compartidos socialmente, que nos llevan a tener ciertas creencias irracionales sobre cómo deberían ser nuestras relaciones amorosas. Desde que nacemos hasta que maduramos (¿realmente maduramos en algún momento?) estamos implicados en un proceso de socialización constante, mediante el que vamos interiorizando ideas abstractas sobre el amor que acabamos adoptando como si fueran propias y transmitiéndolas de generación en generación. Clasificamos las conductas amorosas según pertenezcan a la categoría “amor correcto” o “amor incorrecto”, creemos saber lo que es aceptable y lo que no lo es en una relación.
  23. 23. Mitos del amor romántico El primer paso para deshacerse de estas ideas poco realistas sobre el amor es identificarlas en nosotros mismos. Rodeados de películas (Disney ha hecho mucho daño al amor), novelas, canciones y abuelas que nos las inculcan constantemente, esta tarea se nos hace cuesta arriba. ¿Te ves reflejado en alguno de estos mitos del amor romántico? 1.- Mito de la exclusividad: “el amor o la atracción sólo puede sentirse por una persona al mismo tiempo, porque si no, no es amor de verdad”. 2.- Mito de la omnipotencia: “el amor lo puede todo, si dos se quieren serán capaces de superar todos los obstáculos externos”. 3.- Mito de los celos: “los celos son signo de amor verdadero, si no se pone celosa es porque no le importo”. 4.- Mito de la fidelidad: “si la amo verdaderamente, todos mis deseos y fantasías sexuales deben tener sólo a mi pareja como protagonista (y viceversa)”. 5.- Mito de la equivalencia: “el amor (confianza, intimidad, compromiso, complicidad) y el enamoramiento (chispa, ilusión, pasión, mariposas en el estómago) son sinónimos. Si uno deja de estar apasionadamente enamorado, es que ya no ama a su pareja y es mejor abandonar la relación”. Posiblemente estás pensando que puedes defender la veracidad de algunos de estos “supuestos” mitos que dicen los psicólogos. Desde luego, la socialización de la que hablábamos nos ha dado argumentos suficientes, que sentimos nuestros. Pero aun así nos cuesta, a menudo, adherirnos a estas normas implícitas… Porque, al fin y al cabo, no son más que mentiras culturales, con un toque fantástico, engañoso, e imposibles de llevar a cabo. Desde luego, nuestra vida en pareja podrá fluir más naturalmente si nos liberamos de estereotipos, quitando pesos añadidos a la relación.
  24. 24. El espacio personal en las relaciones de pareja Escrito por Manuel Fernández Antón © Depositphotos.com/Photography33 Qué importante es, para poder disfrutar de una buena relación de pareja, poner límites a la dependencia mutua y a la posesividad. O dicho de otro modo: qué daño hacen los celos y la necesidad de controlar al otro. Y es que, quien intenta someter a su cónyuge en todo momento por miedo a perderlo, suele terminar por provocar precisamente aquello que quiere evitar. El espacio personal en las relaciones de pareja Este comportamiento puede entenderse si uno presta atención a su historial de pareja. Es probable que haya tenido una o varias historias amorosas que le hayan dejado tocado/a, y a partir de ahí puede llegar a la conclusión de que lo mejor es atar en corto al otro para que no le vuelva a pasar lo que le ocurrió.
  25. 25. Qué malo es a veces el remember que no permite empezar de cero. Otras veces el mecanismo activador de los celos y de la necesidad de control es la mala información: los mitos, de los que ya te hemos hablado en el artículo "Deshazte de las mentiras sobre el amor". Observa si te dices a menudo frases como “todas las mujeres son…” o “a todos los hombres…”. La generalización -medir a todo el mundo por el mismo patrón- contribuye a activar los celosy la posesividad. En ocasiones lo que genera la desconfianza es la propia dinámica de la pareja, la sensación de falta de compromiso y el miedo a perder al otro. No obstante, amigo lector, tal y como tu agudo sentido común te habrá dado a entender, pase lo que pase lo único que hará que tu pareja quiera estar a tu lado por mucho tiempo será, entre otras variables positivas, que pueda sentirse libre. Libre para poder tener un espacio, más o menos amplio, para sí misma. En definitiva, es esencial disfrutar de una relación de pareja sin renunciar a ser persona. Ese equilibrio es una de las claves del éxito de las relaciones duraderas. ¿Y qué hay de las personas a las que les gusta ser controladas? Aquellas que piensan que los celos del otro son señal inequívoca de amor. Efectivamente, ciertos hombres y mujeres aseguran que perciben como muestra del compromiso la posesividad de sus parejas. Juntas, estas parejas juegan un poco (o mucho) al peligroso pasatiempo de la dependencia-sumisión, lo cual puede ser (o no) la antesala del abuso psicológico. En todo caso, lo maduro, la mejor inversión, es la relación equitativa. Aquella en la que ambos se fían el uno del otro, porque se demuestran que son de fiar, y en la que no se juzgan injustamente por lo que cada uno vivió en el pasado. Así que no dudes en negociar con tu pareja la parcela de libertad que necesitas: debéis entenderla como algo bueno para ambos.
  26. 26. ¡Llena de positivo tu relación! Escrito por Guillermo González-Cruz Soler © Depositphotos.com/Gdolgikh Cuando la pareja no está en su mejor momento solemos creer que existe un problema o un conflicto grave que está causando dicha situación. Sin embargo, en muchas ocasiones lo que ocurre es que la relación ha entrado en una dinámica algo negativa: se han perdido muchas cosas positivas que antes os dabais de forma recíproca. ¡Llena de positivo tu relación! Al dejar de añadir aspectos positivos a la cesta de la relación, ésta se enfría, los miembros se distancian y podemos estar ante el inicio de los conflictos. Así que ponle remedio desde ya y aprende a llenar esa cesta de positivo. Muchas personas consideran que el amor no necesita pruebas ni demostraciones. Como vimos en “Cuatro ideas falsas sobre el amor”, en ocasiones creemos que simplemente con el amor es suficiente, como si éste fuera un ente mágico que hiciera funcionar la relación. Esto es algo muy bonito y profundo, pero el amor necesita ser dado, necesita actos que demuestren que sigue ahí: sin conductas que demuestren que sigues queriendo a tu pareja, que te sigue gustando hacer cosas con ella y por ella y que disfrutas de los momentos juntos, ¿cómo lo va a saber?
  27. 27. Al fin y al cabo, nos queremos cuando estamos felices el uno con el otro, y para ello necesitamos potenciar los aspectos positivos de la relación. ¿Qué hacemos para conseguir más cosas positivas? Podéis hacer muchas cosas para que esa cesta mencionada antes se llene de positivo y la relación esté en una dinámica adecuada. He aquí algunos ejemplos de refuerzos que van a motivaros: - Haced cosas juntos. Parece muy obvio, pero la base para ser felices es hacer cosas que nos agradan, que nos hacen felices. No hace falta que sean cosas muy complicadas ni que exijan una gran elaboración ni dedicación; pueden ser simplemente actividades cotidianas, como ir a tomar un café a un sitio nuevo, hacer ejercicio juntos, ver una película o una serie que os apetezca, preparar una cena romántica… - Escoged un día especial. Elegid cada uno un día, entre semana, que no coincidan y sin saber el otro qué día será. Ese día lo dedicaréis a bombardear a la otra persona de cosas positivas: cuantas más, mejor. Hazle el desayuno, cómprale algo que le guste, hazle un masaje, prepárale una cena romántica, planea una actividad que le encante, etc. El objetivo es hacer todo lo posible para que la otra persona disfrute al máximo de ese día; al final te darás cuenta de que tú también habrás disfrutado. - Retomad viejos recuerdos. Es el momento de sacar esas fotos del viaje que hicisteis, el vídeo de vuestra boda, la canción con la que os enamorasteis… Revivid los momentos que han marcado vuestra relación para acordaros lo felices que podéis ser. El poder de estos recuerdos no tiene precio y os ayudará a reenamoraros. - Fíjate en lo que hace por ti. Es muy importante para la pareja que os deis cuenta de lo que hace el otro por ti y por la relación. Si te cuesta, un día proponte como objetivo estar al tanto de cada cosa positiva que hace tu pareja. Si hace falta, hasta lo puedes anotar. A menudo nos olvidamos o no nos fijamos en la mayoría de las cosas, por lo que es esencial que lo veáis.
  28. 28. - Observa y comenta lo bueno. Fíjate también en lo que te gusta de tu pareja, las cosas buenas que tiene, así como los aspectos positivos de vuestra relación. Haced una lista completa de todas las cosas que se os ocurran y comentadla entre vosotros. Hay que hacerlo siempre de forma positiva, comunicando correctamente lo agradable del otro, sin ironías ni reproches. Éstas son algunas de las muchas cosas que podéis hacer para que vuestra relación esté siempre llena de aspectos positivos. Recuerda que lo que os hace felices estando juntos es lo que mantiene la relación y por lo que estáis el uno con el otro. En definitiva, si os queréis, demostradlo.

×