Maestra Altagracia Jiménez Díaz                                                           Recopilación y resumen          ...
Si se estima que la infección intrahospitalaria es la causa de muerte en 1 a 3 %de los pacientes ingresados, se tendrán ci...
autopsias. Semmelweis consiguió una notable reducción en la mortalidadmaterna a través de un apropiado lavado de manos por...
de una serie de elementos genéticos de origen tanto cromosomal, tal es el casode los transposones y los integrones, como e...
coincidió con el uso cada vez más generalizado de antibióticos de amplioespectro. A comienzos de la década de los 60, la p...
herpesvirus) también están presentes, sobre todo en recién nacidos einmunodeprimidos, así como en trasplantadas a partir d...
2. Lavar al niño comenzando por la cabeza, la cara, el cuello y luego los      brazos y axilas. Cambiar el apósito y lavar...
Antisepsia de la zona quirúrgica      Administrar el antibiótico de la profilaxis prequirúrgica por vía      endovenosa 30...
Importancia del lavado de las manos para prevenir lasinfecciones nosocomiales                   Los 5 momentos para el lav...
Fuentes: World Health Organization: Save Lives, Clean Your Hands; My 5Moments for Hand HygieneConclusiónComo ya se ha plan...
Para aumentar su conocimiento visite a:http://www.funlarguia.org.ar/Herramientas/Guia-de-Prevencion-de-Infecciones-Intra-H...
13. Maisonnet M. Multicentric European Study on Continuos Surveillance of       Nosocomial Infections. Paris: AIRHH; 1993:...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Infecciones nosocomiales para el curso virtual 2012 ok

2.351 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.351
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
114
Acciones
Compartido
0
Descargas
42
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Infecciones nosocomiales para el curso virtual 2012 ok

  1. 1. Maestra Altagracia Jiménez Díaz Recopilación y resumen IntroducciónEl origen de las infecciones nosocomiales u hospitalarias, o más exactamenteintrahospitalarias (IIH), se remonta al comienzo mismo de los hospitales en elaño 325 de nuestra era, cuando estos son creados como expresión de caridadcristiana para los enfermos.Las IIH constituyen actualmente un importante problema de salud a nivelmundial, no solo para los pacientes sino también para su familia, la comunidady el estado. Afectan a todas las instituciones hospitalarias y son una de lasprincipales causas de morbilidad y mortalidad, así como un aumento a loscostos de salud.Las complicaciones infecciosas entrañan aumento de los costos ligados a laprolongación de la estadía hospitalaria y están asociadas también con losantibióticos costosos, las reintervenciones quirúrgicas, sin contar con los costossociales. 1
  2. 2. Si se estima que la infección intrahospitalaria es la causa de muerte en 1 a 3 %de los pacientes ingresados, se tendrán cifras tan impresionantes como lasreportadas en Estados Unidos de 25 a 100 mil muertes anuales.Las IIH son un indicador que mide la calidad de los servicios prestados.Actualmente la eficiencia de un hospital no solo se mide por los índices demortalidad y aprovechamiento del recurso cama, sino también se toma encuenta el índice de infecciones hospitalarias. No se considera eficiente unhospital que tiene una alta incidencia de infecciones adquiridas durante laestadía de los pacientes en él.Las infecciones del sitio quirúrgico son una de las principales causas deinfección hospitalaria y se asocian con una permanencia más prolongada,mayor riesgo de re-internación y mortalidad. Los costos relacionados a laasistencia se incrementan en los pacientes con infecciones pos-quirúrgicas.Los factores que determinan el riesgo de infección relacionado al procedimientoquirúrgico son: la inmunidad del neonato, el tipo de cirugía y losmicroorganismos relacionados al sitio operatorio.La respuesta inmunitaria del neonato es deficiente y más aún en losprematuros. El estado nutricional, las enfermedades concomitantes y losprocedimientos invasivos también son factores que influyen en el riesgo deadquirir una infección nosocomial.En el neonato, la región umbilical, peri umbilical e inguinal son áreas quehabitualmente se encuentran altamente colonizadas, por lo que debe tenerseen cuenta ya que la asepsia no erradica totalmente la colonización de la piel.Además el tamaño de la herida y el tiempo de cirugía son factores queintervienen en el riesgo de infección. Las bacterias aisladas se relacionantambién con la flora habitual del sitio quirúrgico.La morbilidad y la mortalidad se asocian con las condiciones del paciente y losfactores de riesgo propio de cada paciente.HistoriaEn 1843, el destacado médico norteamericano Oliver Wendell Holmes, en suclásico trabajo On the contagiousness of Childbed Fever postuló que lasinfecciones puerperales eran propagadas físicamente a las mujeresparturientas por los médicos, a partir de los materiales infectados en lasautopsias que practicaban o de las mujeres infectadas que atendían; así mismodictó reglas de higiene en torno al parto.En 1861 el eminente médico húngaro Ignacio Felipe Semmelweis publicó sustrascendentales hallazgos sobre el origen nosocomial de la fiebre puerperal, loscuales demostraron que las mujeres cuyo parto era atendido por médicos,resultaban infectadas 4 veces más a menudo que las que eran atendidas en sucasa por parteras, excepto en París, donde estas efectuaban sus propias 2
  3. 3. autopsias. Semmelweis consiguió una notable reducción en la mortalidadmaterna a través de un apropiado lavado de manos por parte del personalasistencial, pilar fundamental en que se asienta hoy en día la prevención de laIIH.Lord Joseph Lister estableció en 1885 el uso del ácido carbólico, o sea, el ácidofénico o fenol, para realizar la aerolización de los quirófanos, lo que seconsidera el origen propiamente dicho de la asepsia, además de ser quienintrodujo los principios de la antisepsia en cirugía. Estas medidas sonconsecuencias de su pensamiento avanzado en torno a la sepsis hospitalaria,que puede sintetizarse en su frase: Hay que ver con el ojo de la mente losfermentos sépticos.ConceptualizaciónEl concepto de IIH ha ido cambiando a medida que se ha ido profundizando enel estudio de ella. Clásicamente se incluía bajo este término a aquella infecciónque aparecía 48 h después del ingreso, durante la estadía hospitalaria y hasta72 h después del alta y cuya fuente fuera atribuible al hospital. En 1994 elCentro para el Control de las Enfermedades (CDC), de Atlanta, redefinió elconcepto de IIH, que es el vigente y que la define como sigue: Toda infecciónque no esté presente o incubándose en el momento del ingreso en el hospital,que se manifieste clínicamente, o sea descubierta por la observación directadurante la cirugía, endoscopia y otros procederes o pruebas diagnósticas, oque sea basada en el criterio clínico. Se incluyen aquellas que por su períodode incubación se manifiestan posteriormente al alta del paciente y serelacionen con los procederes o actividad hospitalaria, y las relacionadas conlos servicios ambulatorios.Existen principios sobre los que se basa este nuevo concepto que ayudan adefinir la IIH en situaciones especiales. Se considera nosocomial la infeccióndel recién nacido como resultado del paso por el canal del parto, por ejemplo laoftalmia neonatorum. No es hospitalaria la infección del recién nacido adquiridatransplacentariamente (rubéola, citomegalovirus, etc.) y que comienzaprecozmente tras el nacimiento. Además, y con pocas excepciones, no existeun tiempo específico durante o después de la hospitalización para determinar siuna infección debe ser confirmada como nosocomial. En este nuevo conceptoes de notar el peso fundamental que tiene el criterio clínico complementado porlos hallazgos microbiológicos.Las IIH tienen un origen multifactorial, que viene dado por los 3 componentesque forman la cadena de la infección , a saber: los agentes infecciosos, elhuésped y el medio ambiente, interactuando entre ellos. En los agentes infecciosos hay que tener en cuenta su origen (bacterias, virus,hongos o parásitos), sus atributos para producir enfermedad (virulencia,toxigenicidad), la estabilidad de su estructura antigénica, así como sucapacidad de resistencia múltiple a los agentes antimicrobianos. En el caso delas bacterias, esta última propiedad se pone más de manifiesto por la presencia 3
  4. 4. de una serie de elementos genéticos de origen tanto cromosomal, tal es el casode los transposones y los integrones, como extracromosomal, o sea losplásmidos, que las hacen adquirir resistencia a los antibióticos.Los plásmidos se han convertido en la punta de lanza de los microorganismosen su lucha por evadir los efectos de los antimicrobianos. Esos elementoscodifican una cantidad importante de enzimas que inactivan a uno o varios deestos agentes, y crean verdaderos problemas a la hora de tratar infeccionescausadas por bacterias que las portan. Los plásmidos codifican, entre otrasenzimas, a las betalactamasas de espectro reducido y las de espectroampliado (BIPEA), derivadas de aquellas y que inactivan a betalactámicoscomo penicilinas y cefalosporinas, así como también a aminoglucósidos estasúltimas. De igual forma portan los genes erm que crean resistencia frente amacrólidos y lincosamidas, los de resistencia de alto nivel (RAN) aaminoglucósidos, etc.,7 sin olvidar a los sumamente conocidos plásmidos depenicilinasa de los estafilococos que de forma característica, se transmiten portransducción en lugar de por conjugación . Los integrones, elementos móvilesde inserción secuencial descubiertos hace solo pocos años, han sidoinvolucrados en la resistencia incipiente que presentan ya algunas bacteriasfrente a los carbapenemos, considerados entre los antibióticos más importanteshasta ahora desarrollados; un ejemplo lo constituyen cepas de Pseudominasaeruginosa resistentes a Imipenem.8El segundo elemento de la cadena es el huésped, en el que desempeñan unafunción importante sus mecanismos de resistencia. La mayoría de lasinfecciones en el hospital se producen en cierto grupo de pacientes concaracterísticas individuales como la edad (el 60 % de los casos está entre 50 y90 a), malnutrición, trau-matismos, enfermedades crónicas, tratamientos coninmunosupresores y antimicrobianos, así como que están sometidos aprocederes invasivos diagnósticos o terapéuticos, que los hacen mássusceptibles de adquirir infecciones durante su estancia en el hospital.El tercer y último elemento de la cadena sería el medio ambiente tanto animadocomo inanimado, que está constituido por el propio entorno hospitalario, losequipos e instrumental para el diagnóstico y tratamiento, los materiales de curay las soluciones desinfectantes, etc., y sobre todo el personal asistencial.De la interacción de estos 3 factores van a surgir las infecciones hospitalarias yen la medida en que participen estos así será su incidencia y sucomportamiento. Las IIH son un problema complejo donde intervienen ademáscuestiones financieras, de personal, organizativas y estructurales.La década de los 50 se conoce como a era de los estafilococos, ya que elStaphyococcus aureus que había sido susceptible a la penicilina de manerauniforme, gradualmente comenzó a desarrollar resistencia mediada porbetalactamasas, especialmente el fagotipo 80-81. Este germen puedeconsiderarse como paradigma del patógeno de hospital. Su surgimiento 4
  5. 5. coincidió con el uso cada vez más generalizado de antibióticos de amplioespectro. A comienzos de la década de los 60, la pandemia de estafilococoscomenzó a disminuir relacionada con la introducción de nuevos antibióticosresistentes a betalactamasas que fueron eficaces contra el estafilococo.En 1970 y 1975 existió un incremento de los bacilos gramnegativos; lasenterobacterias y Pseudomonas aeruginosa dominaron la escena de las IIH.Estas cepas, resistentes a varios antimicrobianos, eran propagadas por mediode las manos contaminadas del personal.La década de los 80 vio surgir varios patógenos nuevos como elStaphylococcus aureus resistente a meticillin (SARM), Staphyloccocusepidermidis de resistencia múltiple, enterococos resistentes a vancomicina yotras especies de Pseudomonas multirresistentes, así como Candida albicans ycitomegalovirus. Hay una diferencia importante entre el estafilococo fagotipo80-81 y el SARM en cuanto a su transmisión; mientras que el 80-81 era portadopor el personal asintomático del hospital en sus fosas nasales. El SARM setransmite pasivamente de un paciente a otro por medio de las manos delpersonal. Staphylococcus epidermidis de resistencia múltiple es un ejemplo delantiguo adagio que dice que los saprofitos de ayer son los patógenos de hoy;actualmente es conocido como causa de infección relacionada con catéteres,prótesis vasculares, heridas quirúrgicas y bacteriemias. Aunque ninguna de estas especies de estafilococos resistentes parece sermás virulenta que aquellas sensibles, el hecho de la multirresistencia comportaun gasto importante de medicamentos. Los enterococos aumentaron supresencia en los hospitales a mediados de los 80; como son resistentes a lascefalosporinas, se cree que el aumento se debió al enorme uso que en esteperíodo se hizo de nuevos antibióticos que pertenecen a este grupo.Recientemente y en relación con el gran número de pacientesinmunodeprimidos que la epidemia de VIH/SIDA ha aportado a los hospitales,han surgido otros nuevos patógenos, inócuos antes, como Aspergillus,corinebacterias (Corynebacterium jeikeum, Rodococcus equi), etc.La inmensa mayoría de las IIH son producidas por gérmenes endógenospresentes en el flora normal de los enfermos, no patógenos en sus medioshabituales y transmitidos generalmente por el personal.Las bacterias nosocomiales se distinguen de aquellas comunitarias por suresistencia frente a los antibióticos. El medio hospitalario es muy propicio a ladifusión de resistencias, ya que un tercio de los pacientes recibenantibioticoterapia y este hecho tiene como consecuencia la selección debacterias resistentes a los antimicrobianos usados.Otra fuente importante de infecciones proviene de los llamados gérmenesoportunistas, como Pseudomonas y Acinetobacter, que colonizan los sistemasde agua de los hospitales, al igual que hongos vinculados al medio ambiente.Las infecciones virales oportunistas (Citomegalovirus, virus sincitial respiratorio, 5
  6. 6. herpesvirus) también están presentes, sobre todo en recién nacidos einmunodeprimidos, así como en trasplantadas a partir de un donanteaparentemente sano. Igual papel desempeñan algunos parásitos, entre los quehay que citar a Pneumocystis carinii (que algunos autores consideran como unhongo), Toxoplasma gondii y Cryptosporidium. Medidas de prevención en el área quirúrgicaPara disminuir la incidencia de estas infecciones de debe tener en cuenta lasdiferentes etapas relacionadas con el procedimiento: prequirúrgica, intraquirúrgica y posquirúrgica.Etapa pre quirúrgica Mantener las condiciones hemodinámicas lo más estables posible. Evaluar probables infecciones y tratarlas previo al acto quirúrgico. Mantener las medidas de aislamiento necesarias para disminuir los riesgos de intercurrencias. Realizar higiene del paciente el día anterior a la cirugía y antes de dirigirse al quirófano. Supervisar que el paciente se encuentre en óptimas condiciones y que se hayan cumplido todas las indicaciones prequirúrgicas inmediatamente antes del traslado al quirófano.Baño pre quirúrgicoSe efectuará 2 horas antes de ingresar al quirófano, independientemente delbaño diario. Se recomienda disponer de antiséptico jabonoso (Gluconato deClorhexidina al 4%), que será de uso individual para el paciente. 1. Humedecer un apósito y embeber con el antiséptico jabonoso. 6
  7. 7. 2. Lavar al niño comenzando por la cabeza, la cara, el cuello y luego los brazos y axilas. Cambiar el apósito y lavar el tranco, la espalda, las piernas y los pies. Cambiar nuevamente el apósito y lavar la región genital. 3. Enjuagar con apósitos nuevos en el mismo orden. 4. Secar con toalla limpia, sin uso previo o con apósito.El traslado del paciente al área quirúrgica se realizará en incubadora detransporte con los elementos necesarios de acuerdo a la condición clínica. Enquirófano se utilizará una camilla de uso interno exclusivo.Etapa en quirófanoPersonal: El número de personas y la circulación deben ser limitadas. Losmateriales e instrumentos deben prepararse previo al inicio de la cirugía..Se deben respetar las precauciones universales y las normas de bioseguridad.Vestimenta: La utilización adecuada de barreras antisépticas (ambo, barbijo,gorro, camisolín, guantes y botas) es importante ya que los microorganismospueden desprenderse no sólo de la piel sino también del cabello y membranasmucosasLavado de manos: Utilizar aproximadamente 1ml de solución antisépticasegura (clorhexidina al 1%, solución jabonosa de iodopovidona al 5 %),friccionando desde la yema de los dedos hasta por encima del pliegue delcodo, enjuagando y repitiendo el procedimiento tres veces, manteniendo lasmanos siempre hacia arriba. Puede efectuarse utilizando esponja estéril de unsolo uso o friccionando las manos. El tiempo de lavado es de 5 minutos en laprimera cirugía y entre 1 a 3 minutos entre cada operación.Tiempo quirúrgico: Es aconsejable reducir al mínimo el tiempo operatorio(pasada las cuatro horas, aumenta el riesgo de infección).Antisepsia de la zona quirúrgica Administrar el antibiótico de la profilaxis prequirúrgica por vía endovenosa 30 a 60 minutos antes de la incisión en piel excepto para la Vancomicina cuya infusión debe realizarse 2 horas previas y en un tiempo no menor a 1 hora. Realizar el lavado de la zona quirúrgica con la solución jabonosa antiséptica en lugar del iodopovidona, enjuagando con solución fisiológica estéril. Secar con compresas estériles. Pincelar la piel con solución antiséptica (iodopovidona) desde el centro hacia la periferia. En pacientes con alergia al iodo la alternativa es solución alcohólica de clorhexidina. Antes de la incisión deberá esperarse a que el antiséptico se haya secado. 7
  8. 8. Antisepsia de la zona quirúrgica Administrar el antibiótico de la profilaxis prequirúrgica por vía endovenosa 30 a 60 minutos antes de la incisión en piel excepto para la Vancomicina cuya infusión debe realizarse 2 horas previas y en un tiempo no menor a 1 hora. Realizar el lavado de la zona quirúrgica con la solución jabonosa antiséptica en lugar del iodopovidona, enjuagando con solución fisiológica estéril. Secar con compresas estériles. Pincelar la piel con solución antiséptica (iodopovidona) desde el centro hacia la periferia. En pacientes con alergia al iodo la alternativa es solución alcohólica de clorhexidina. Antes de la incisión deberá esperarse a que el antiséptico se haya secado.Recomendaciones para profilaxis antibiótica prequirúrgicaConsideraciones generales 1. La recomendación de la profilaxis antibiótica depende del riesgo de infección en el sitio quirúrgico, la gravedad potencial como consecuencia de la infección, la eficacia de la profilaxis en la cirugía y las consecuencias para el paciente. 2. La mayor concentración del antibiótico durante el acto quirúrgico, debe estar asegurada, iniciando la administración 60 minutos antes, en la inducción anestésica en la mayoría de los casos. El inicio del antibiótico luego de la incisión o en el pos-operatorio no han demostrado ser efectivas. 3. La duración de la profilaxis no deberá ser mayor a 24 horas. Hay estudios comparativos que mencionan que una única dosis de antibiótico pre inducción es suficiente, igualmente efectiva y no se observó beneficio con la administración de dosis después de finalizado el procedimiento quirúrgico en las cirugías limpias.; sin embargo resulta difícil evaluar al RN posquirúrgico por su variabilidad hemodinámica y decidir si existe o no compromiso infeccioso inmediato, como para reducir la profilaxis a una mono dosis tal como es la recomendación actual para los pacientes pediátricos o adultos. 4. La presencia de drenajes no justifica la prolongación de la profilaxis. 5. Los antibióticos seleccionados deben tener cobertura para los agentes etiológicos sobre la base del tipo de cirugía para evitar la emergencia de cepas resistentes. 8
  9. 9. Importancia del lavado de las manos para prevenir lasinfecciones nosocomiales Los 5 momentos para el lavado de manos 1. Antes del Contacto con el paciente 2. Antes de una tarea aséptica 3. Después de la exposición a fluidos corporales 4. Después del contacto con el paciente 5. Después del contacto con el ambiente del pacienteYa en 1840, Ignaz Semmelweis realizó un estudio en el Hospital General deViena, donde evaluó la mortalidad de las parturientas luego de dar a luz,afectadas por extrañas fiebres, concluyendo que existía un vector subestimado,las manos de las parteras, que luego de trabajar con cadáveres asistían a lasmadres, sin previo lavado. Como medida simple, implementó el lavado demanos con un antiséptico, la solución clorada, a través de lo cual la mortalidadbajó notablemente. 9
  10. 10. Fuentes: World Health Organization: Save Lives, Clean Your Hands; My 5Moments for Hand HygieneConclusiónComo ya se ha planteado, la mayoría de las IIH son endémicas y se propagancontinuamente. A diferencia de los brotes epidémicos, en que las medidas aadoptar deben ser tomadas con rapidez, en las infecciones endémicas serequiere de una concertación de medidas de diversos grados de complejidadpara enfrentarlas que, en general, precisan de tiempo, organización y recursos.Dichas medidas se enmarcan dentro del programa de lucha contra esasinfecciones, que constituyen la estrategia más útil para lograr su prevención ycontrol, y que son llevadas a cabo a través de una estructura, el comité deprevención y control de las IIH, que aúna a toda la capacidad científica delhospital en función de esta labor.Para mejorar la calidad de la atención en salud todo el personal debeempoderarse.En el Programa Nacional de prevención de infecciones intrahospitalarias serelacionan los propósitos, objetivos y estrategias a seguir para la prevención yel control de las IIH y se definen las funciones del Comité, estructura encargadade llevarlo a cabo. Entre los integrantes del Comité, el microbiólogo (junto alepidemiólogo y la enfermera vigilante epidemiológica) desempeña una funciónvital para el funcionamiento adecuado de este.Las tareas asignadas al Laboratorio de Microbiología relacionada con lavigilancia, prevención y control de las IIH están definidas en 3 situaciones degran repercusión en el programa: Estudio del paciente infectado. Estudio del ambiente. Estudio del brote de IIH.Además el laboratorio participará en la selección y recomendaciones de uso desoluciones desinfectantes, así como en la evaluación y normativas debioseguridad. 10
  11. 11. Para aumentar su conocimiento visite a:http://www.funlarguia.org.ar/Herramientas/Guia-de-Prevencion-de-Infecciones-Intra-Hospitalariashttp://www.funlarguia.org.ar/Herramientas/Guia-de-Prevencion-de-Infecciones-Intra-Hospitalarias/Profilaxis-quirurgicahttp://es.scribd.com/doc/20977513/Cinco-Momentos-Para-El-Lavado-de-Manos-2http://www.slideshare.net/Altajimenez/infeccin-nosocomial-prevencin-y-controlhttp://www.youtube.com/watch?v=thdB6liaB3I&feature=relatedReferencias bibliográficas 1. Bennett JV. Infecciones hospitalarias. La Habana: Ed. Científico- Técnica; 1982:5-10. 2. Gálvez R. Infección hospitalaria. Granada: Ed. Universidad; 1993:10-5. 3. Bridson E. Puerperal fever. Iatrogenic epidemics on the 18th-19th centuries. Culture Oxoid 1995;16(2):5-7. 4. Bruin-Buisson C. Les infections dans les hopitaux. La Recherche 1994;266:706-7. 5. MINSAP. Programa Nacional de Prevención y Control de Infecciones Hospitalarias. La Habana: Folleto, 1998:1-15. 6. Howard B. Clinical and pathogenic microbiology. 2 ed. St. Louis: Mosby; 1994:105. 7. Céspedes A. Actualidad y perspectivas de la farmacología de drogas antibacterianas. Rev Cubana Med Milit 1998;27(2):85-93. 8. Roy PH. Integrones: nuevos elementos genéticos móviles que median la resistencia a los antibióticos en enterobacterias y pseudomonas. Enferm Infec Microb 1998;18(3):141-5. 9. Ponce de León S. Manual de Prevención y Control de Infecciones Hospitalarias. Man Oper PALTEX, OPS 1996; IV(13):52-68. 10. Appleton A. Bacterial Resistance. A worldwide problem. Clin Lab Intern 2001;25(4):22-3. 11. Routsi C. First emergence of glycopeptide-resistant enterocci infections in Greece. Scand J Inf Dis 2001;33:80. 12. OPS. La garantía de la calidad. El control de infecciones hospitalarias. HSD/SILOS-12, mayo 1991: 124-39. 11
  12. 12. 13. Maisonnet M. Multicentric European Study on Continuos Surveillance of Nosocomial Infections. Paris: AIRHH; 1993: 5-7. 14. Nodarse R. Monitoreo de la resistencia in vitro a los antimicrobianos durante 5 años. Rev Cubana Med Milit 1998;27(1):34-8.NODARSE HERNANDEZ, Rafael. Visión actualizada de las infeccionesintrahospitalarias. Rev Cub Med Mil [online]. 2002, vol.31, n.3 [citado 2012-04-01], pp. 201-208 . Disponible en:<http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0138-65572002000300008&lng=es&nrm=iso>. ISSN 0138-6557. 12

×