Ontologia de la mirada

806 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
806
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
14
Acciones
Compartido
0
Descargas
7
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Ontologia de la mirada

  1. 1. Parte I ONTOLOGIA DE LA MIRADA Ontology of the GazeLic. N. Alvaro Barrios RequenaPsicólogo - PsicoanalistaAPERTURA – Sociedad de Reflexiones Psicoanalíticasalvarobarriosr@gmail.comResumenLa mirada y la visión, serán estudiadas por las ciencias positivistas – fenomenológicas, como teniendo unreferente constante: el ojo, y los trabajos relacionados presentaran formalizaciones esquemáticas oclasificaciones que no clarifican la diferencia entre ver y mirar. El reconocimiento del ámbito en el quesurge la mirada y explicitar su aspecto simbólico, así como diferenciar el espacio imaginario de la visión,implica una elaboración teórica que sustenta sus postulados en el acaecer intelectual, como diferente de lafunción mecánica de ver. Mostrando un espectro de índole lingüística, que implica el hecho de que lamirada “habla” a aquel sujeto que la pueda ver.AbstractThe “look” and “vision”, will be studied by positivist – phenomenological science, as having a constantreference: the eye, and the related works, present formalizations schematic or ratings which do not clarifythe difference between seeing and looking. The recognition of the area in which there is the look andexplain its symbolic aspect, as well as differentiate the imaginary space of vision implies a theoreticalelaboration that supports his claims on the intellectual happen, as different from the mechanical functionof seeing. Showing a range of linguistic, which means that the look "speaks" to the fellow who can see it.Palabras ClaveVer. Mirar. Intelecto. Imaginario. Simbólico 1
  2. 2. Parte IIIntroducciónLa ontología de la mirada, implica la identificación de factores más allá de la simple clasificación de lostipos de miradas y/o los modos de ver; es decir, reconocer todo aquello que tiene que ver con la funciónescópica (ver1) y la función simbólica (mirar) e identificar los factores concomitantes a esta última,además de esclarecer el ámbito imaginario de la visión y el simbolismo implícito en la mirada.Las investigaciones realizadas, no expresan una clara diferenciación entre Ver y Mirar, lo que lleva a unuso indiscriminado de ambos términos y a la no comprensión de los mismos. ¿Es que ver es lo mismo quemirar?, ¿Existe alguna forma clara de diferenciar la mirada de la visión? Y si la diferenciación es realizada¿Cuáles son los pormenores que estructuran a cada función (ver y mirar)?De tal modo, la propuesta de una ontología de la mirada, implica el reconocer a la mirada y diferenciarlade la visión, objetivo que implica diferenciar el ámbito imaginario, del ámbito simbólico.En general, las publicaciones revisadas (virtuales y textuales, en su mayoría realizadas por psicólogos),presentan una tendencia a la mera clasificación o catalogación de los tipos de miradas que el humanoexpresa, pero dichas clasificaciones no dan muestra de utilidad científica, expresando tan solo unatendencia a la denominación, pero no así a la comprensión de un fenómeno que va mas allá del hechofactico (ver) y determinan simbolismos, señales y expresiones que se encuentran mas allá del órgano (elojo), es decir la mirada como ontología.Por otra parte, la literatura Psicoanalítica aborda la temática de la mirada, como siendo un objeto de goce,unido a otros cuatro, a saber: la voz, las heces, el seno materno y el falo. Relaciones que por sucomplejidad y extensión no podrán ser abordadas en el presente artículo, pero cuyas relaciones implican elanálisis de un discurso simbólico de alcance clínico.Métodos, herramientas e instrumentos de investigaciónLa presente investigación se sostiene en un diseño cualitativo y es el resultado de un AnálisisDocumental o Bibliográfico. El tipo de investigación realizada es de índole analítica, apoyada en unmétodo Hermenéutico Dialectico y el uso de técnicas de Análisis de Discurso propuestas por laLingüística.1 El texto en su conjunto, trabaja con el significante “ver”, y su uso diferenciado cuando la función es denotativa oconnotativa. De tal modo se implica al sentido del significante “ver”, del imaginario “ver” (de la imagen vista) y lasrelaciones y diferencias con el significante “Mirar” como función simbólica (ser visto). 2
  3. 3. Presentación de los resultados del estudio.Una mirada históricaLa historia de la Mirada, expresa variaciones y avances en la comprensión del mirar, en relación con laproducción pictórica o estética. Los griegos describen el fenómeno del modo contrario al que lo hace lafisiología moderna, hablan de los rayos emitidos por el ojo y que se dirigen al objeto, utilizando el airecomo soporte. Describiendo, dichos rayos, como un “material Igneo” que les lleva a hablar del fuego de lamirada, que posibilitaría la exploración del mundo. En otros términos, la explicación de la mirada buscasu referente en el sentido del “Tacto”.La geometría euclidiana tiene una serie de características que se derivan de su concepción de la visión.Para Euclides, el elemento fundamental son los ángulos, pues parte del principio de un observador quedirige su mirada hacia los objetos de su entorno; Euclides se interesa en medir los ángulos que formanlos rayos (mirada) entre sí partiendo de un mismo punto (el sujeto). A partir de esas medidas logrócalcular el tamaño de los objetos. Euclides plantea en sus tratados de óptica y catóptrica unageometrización de la mirada, basada en la medición angular.Lo visual, es una constante en el pensamiento filosófico de la Grecia clásica, que tiende a buscar laesencia de las cosas, más allá de lo efímero de las apariencias. De ahí la desconfianza que muestranfilósofos como Platón, hacia las imágenes, abogando en su lugar, por el conocimiento que proporciona elintelecto.En relación al problema de la representación visual, un texto muy mencionado es: “el mito de lacaverna”2, explicitado en “La República” de Platon. En él se trata la temática de las imágenes comoapariencia que hay que trascender, para acceder a la realidad verdadera; ya que los hombres encadenadosen el interior de la caverna, tan solo ven imágenes proyectadas en el fondo (interior) de la caverna,determinando que lo que ven no es el mundo, sino solo una proyección. Sólo aquellos que, mediante elconocimiento, sean capaces de liberarse de sus cadenas y darse la vuelta, llegarán a contemplar la realidadtal cual es.Si para los egipcios la imagen es una especie de puerta que conecta este mundo con el de los muertos`, esen tanto la imagen es identificada con aquello que representa, forma parte de ello; es como una especie depantalla material de lo inmaterial. En cambio en la cultura cristiana, se presento una reticencia lógicahacia las imágenes, puesto que si defendían la concepción de Dios como algo inmaterial no podíanpermitir esa conexión. Posteriormente los primeros teólogos introducen un elemento de duda. Si Dios se2 PLATON. La República, Libro IV. Librodot.com: Versión Electrónica 3
  4. 4. hizo carne en la figura de Jesucristo, ¿por qué no va a poder representarse también en las imágenes? Pocoa poco, siguiendo la costumbre griega y romana, las iglesias comenzaron a poblarse de imágenes, aunquelos conflictos que se suscitaron por estas dos concepciones tuvieron una duración de más de un siglo.En la edad media se reintroduce el pensamiento mágico en la cultura occidental, disminuyendo elracionalismo alcanzado por los romanos.La ley de la refracción fue descubierta experimentalmente en 1621 por Willebrord Snell, su teoría implicaque los rayos de luz se refractan en las superficies e inciden en el ojo que recibe dichas refracciones;esdecir que las imágenes llegan al globo ocular.En la Edad Moderna, la gran cuestión es cómo un modelo de representación se expande hasta unametáfora utilizada para explicar el conocimiento. Desde los comienzos del racionalismo, elfuncionamiento de la visión es el recurso habitualmente utilizado para describir el de la mentehumana. Simultáneamente se presenta el desarrollo del telescopio del Galileo y el microscopio. Quellevaran a la conclusión de que la tierra es redonda y, además, no es el centro del Universo.Descartes en su tratado La Dioptrique, que publica como parte del Discurso del método, supone lapreponderancia de la observación como método científico para alcanzar el saber de las cosas. Pero loque obsesiona a Descartes es cómo lograr, en ese acto de observación, superar las limitaciones y lasdistorsiones introducidas por los sentidos. De ahí que advierta que: la visión capta únicamente lamecánica de las cosas y afirme que la verdadera visión es la que se produce en el intelecto.El modelo cartesiano presentara, algo así como un fin, cuando se consagra la perspectiva geométricamediante la fotografía y el cine. Entre los factores que inciden en este cambio se encuentra la teoría de loscolores de Goethe, publicada en 1810, en la que se considera la percepción como algo subjetivo.Paralelamente comienzan las primeras investigaciones sobre fisiología y psicología de la percepción. Elprimer tercio del s. XIX conoce un interés creciente por las distintas formas de ilusión óptica, que sonadaptadas rápidamente por el mundo del espectáculo y el entretenimiento.En la actualidad, la imagen reproducida vía televisión, implicara un nuevo espacio para la visión y abriráotro en el que nos encontramos inmersos, es decir el espacio virtual, en el que la imagen tiende al infinitoy no requiere de soporte real.Visiones de la miradaLa Ontologia 3 de la mirada implica al “ser” de la mirada y sus propiedades trascendentales. A la fecha, losestudios e investigaciones realizadas por la Psicología, la medicina, la etología, entre otros; se sostiene en3 Parte de la metafísica que trata del ser en general y de sus propiedades trascendentales 4
  5. 5. factores experimentales o de la experiencia; es decir, la mirada unida al órgano (ojo) y su registro comofenómeno observable, del que se describe detalles tales como, la posición de los parpados, la apertura delos ojos, cierto ángulo de la mirada, el enfoque, entre otros.Los métodos positivistas, tienden a la catalogación y/o clasificación de estos tipos de miradas,determinando una amplia gama, que no sostiene en una clasificación estable, sino tan solo aproximativa;determinando tipos de miradas, representadas por adjetivos que implican algún afecto o emoción.Así, de entre las clasificaciones encontradas, obtenemos el siguiente resumen: - Seductora, - Triste, - Sana, - Que no miran, - Paranoica, - Retadora, - Amistosa, - De desprecio, - Vacía, - Que mata, - De amor, - Irónica - Perdida, - Amorosa, - Cómplice, - Lasciva, - Esquiva, - Ausente, - De perdón, - Ingenua, - Escondida - Superficial - Irritada - HipnoticaEstos resultados, muestran claramente el hecho de no poder cubrir el amplio espectro o gama de miradasque pueden presentarse en la interrelación social. De todos modos, los trabajos referidos a la temática,presentan una especie de confusión, en la que no se diferencia del todo: Visión de Mirada.Etimologicamente, Mirar viene del latin: mirāri, admirarse) y Ver viene del Latin: vidēre, Ver.Un oftalmólogo diría: ver es ver el mundo que está delante de nosotros y mirar es fijar la vista en undetalle, en una particularidad de lo que estamos viendo. Distinción que encontramos a nivel deldiccionario4 o de la teoría fisiológica/oftalmológica/medica, pero retomaremos la noción de otro modo, nocontradictorio, es decir: como ente del pensamiento o si se prefiere, como ente en el pensamiento.Microsoft® Encarta® 2008. © 1993-2007 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.4 Mirar. (Del lat. mirāri, admirarse). tr. Dirigir la vista a un objeto. U. t. c. prnl. || 2. Observar las acciones dealguien. || 3. Revisar, registrar. || 4. Tener en cuenta, atender. || 5. Pensar, juzgar. || 6. Inquirir, buscar algo,informarse de ello. || 7. intr. Dicho de una cosa, especialmente de un edificio: Estar situado, puesto o colocadoenfrente de otro. || 8. Concernir, pertenecer, tocar. || 9. Cuidar, atender, proteger, amparar o defender a alguieno algo. Mira mucho POR sus amigos. || 10. Tener un objetivo o un fin al ejecutar algo. Solo mira a su provecho. ||11. prnl. Tener algo en gran estima, complacerse en ello. Se mira EN su pintura. ETC.Ver. (Del lat. vidēre). tr. Percibir por los ojos los objetos mediante la acción de la luz. || 2. Percibir algo concualquier sentido o con la inteligencia. || 3. Observar, considerar algo. || 4. Reconocer con cuidado y atenciónalgo, leyéndolo o examinándolo. || 5. Visitar a alguien o estar con él para tratar de algún asunto. || 6. Atender o ircon cuidado y tiento en lo que se ejecuta. || 7. Experimentar o reconocer por el hecho. || 8. Considerar, advertir oreflexionar. || 9. Prevenir las cosas del futuro; anteverlas o inferirlas de lo que sucede en el presente. Estoy viendoque mi hermano llega mañana sin avisar. || 10. Conocer, juzgar.Microsoft® Encarta® 2008. © 1993-2007 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos. 5
  6. 6. En tal sentido, la noción de Juan David Nasio, dice: “La visión es el contexto en el que se desarrolla,emerge, surge, la mirada”5, de tal modo que el campo de la visión está formado de imágenes o dicho deotro modo: las imágenes estructuran el campo de visión que un sujeto percibe y tal percepción se limita alcampo y al espectro que el aparato ocular (los ojos) le permiten; en ese campo de percepción surge lamirada.Respecto de la visión. Las referencias históricas y la teoría de la óptica, así como las leyes de la refracciónde Snell, explicitan el hecho de que los rayos luminosos viajan en línea recta y se refractan en lassuperficies con las que chocan. El objeto de refracción más conocido, es el espejo, que refracta los rayosluminosos en línea recta, siempre y cuando el espejo sea plano, pero la refracción tendrá diversasorientaciones en espejos curvos; ya sean cónicos, cóncavos, convexos, etc.De todos modos, los rayos luminosos, que refractan en un objeto, son recepcionados por el globo ocular,que es un receptor pasivo, pues la interpretación de los puntos luminosos que inciden en la retina, serealizara a nivel cerebral (lóbulo occipital). Morera, al respecto dice: “Estos son terminales de captaciónde los cromatismos y figuras panorámicas pero la visión no se limita a ser una función mecánica deórgano sino que se completa como resultante psíquica de los procesos mentales que computan los detallesadquiridos”6, produciendo efectos de respuesta, en tanto información percibida, ante la que el sujeto podráo no emitir alguna conducta.Pero hasta aquí no se ha hecho más que continuar describiendo un hecho mecánico, cuyas implicanciasson amplias. De tal modo Michael Foucault, al hablar de la mirada, expresa una lógica en la que losobjetos “nos ven”, en tanto de ellos nos llega la luz refractada y por tanto, como en la Grecia antigua,podríamos decir que ellos (los objetos) nos ven, aplicando por esta razón, la noción del sujeto en calidadde Omnivoyeur, es decir, visto desde todas partes.Una particularidad, elaborada por Jacques Lacan7 en su Seminario, implica que lo que vemos no son losobjetos-en-sí mismos, sino que a lo sumo tenemos imágenes de tales objetos, es decir representaciones,que pueden incluso engañarnos, como en el caso del ilusionismo o de las ilusiones ópticas; que a pesar delanálisis y las leyes de la Gestalt, que conceptualizan los factores implícitos a la hora de registrar o de verimágenes, se sostienen en el hecho de que vemos: “imágenes”Baste como ejemplo, el microscopio o el telescopio (que produjeron la conocida revolución copernicana),a través de cuyas lentes, podemos observar objetos de gran tamaño (La Luna) o minúsculos (las Células),5 NASIO, JUAN D. La Mirada en Psicoanálisis. Gedisa: España, 20016 Morera, Jesus R. Estudio de la Mirada. Disponible en:http://jesusricartmorera.blogdiario.com/1240766640/estudio-de-la-mirada/7 LACAN, JACQUES. Seminarios: 2, 10, 11, 13, 16, 22 y 24 . Paidos. 6
  7. 7. que coadyuvan a percibir imágenes adaptadas para el ojo humano, imágenes que incluso podemosimprimir o usar de fondo de pantalla en nuestros computadores. La cuestión se aclara si pensamos en estasexperiencias, ¿es que vemos el objeto-en-sí? o ¿es que vemos tan solo la imagen de dicho objeto?, larespuesta generalizada, tiende a reconocer que lo que vemos son tan solo imágenes y no al objeto-en-sí(que siempre quedaría en su lugar) y que dicha imagen, no se encuentra más que a medio camino, es decir;la imagen está entre el objeto (La Luna o la Célula) y el observador, es decir que la imagen se encuentraen “La Lente” del telescopio o del microscopio o en su caso en la lente que tenemos en el globo ocular.Sea como sea, se trata tan solo de una “imagen”.¿Quién ve esas imágenes? La respuesta es: “un Yo”, un Yo cualquiera o cualquier Yo que percibe lasimágenes, que por refracciones llegan a sus ojos. Entonces no vemos cosas, ellas nos ven y el Yo no vesino imágenes de aquellos objetos que nos ven (nótese los sentidos de la palabra “ven”: ver y venir.)De tal modo que: entre el Yo que ve las imágenes que le llegan del mundo exterior y el mundo exterior ensi (los objetos); se despliega todo un ámbito denominado: el espacio o la dimensión “imaginaria”. “¿Quées la dimensión imaginaria de Lacan? Es la dimensión que se extiende entre el Yo y el mundo de lasimágenes”8La Mirada, en cambio, “es el acto, en tanto acto perceptivo de mirar”9, es causa; hace que el acto secumpla; expresa una intensión, una tendencia. Lacan dirá: “la mirada no es definible sino por un "dedónde que se las vea"”; una simplificación de ello puede reconocerse, en tanto acto, en los miramientosque un sujeto tiene ante determinadas situaciones; este acto, en general estará acompañado de una miradaexpresada por el observador; el juicio de aquello que ve y su propia posición subjetiva respecto de lo queve, que además de su estado de ánimo, promoverán un gesto que el sujeto no ve; “su propia mirada”, peroque el otro si puede ver. Allí es que la psicología registra miradas “abismadas” o miradas organizadas porla patología como el Voyeurismo. La característica esencial de este cuadro, “implica el hecho de observarocultamente a personas, por lo general desconocidas, cuando están desnudas, desnudándose o en plenaactividad sexual. El acto de mirar se efectúa con el propósito de obtener una excitación sexual y por logeneral no se busca ningún tipo de relación sexual con la persona observada” 10, aunque el Manual deDiagnostico DSM IV no toma en cuenta, la tendencia innata del ser humano al Voyeurismo, es decir, lacuriosidad.8 NASIO, JUAN D. La Mirada en Psicoanálisis. Gedisa: España, 2001.9 NASIO, JUAN D. La Mirada en Psicoanálisis. Gedisa: España, 200110 DSM-IV. Manual diagnóstico y estadística de los trastornos mentales. 7
  8. 8. Lacan indica: “La mirada no se sitúa simplemente a nivel de los ojos. Los ojos pueden no aparecer, estarenmascarados. La mirada no es forzosamente la cara de nuestro semejante, sino también la ventana tras lacual suponemos que nos están acechando. Es una x, el objeto ante el cual el sujeto deviene objeto” 11Como se puede reconocer, la diferencia se encuentra en tanto la mirada “Acto” y la visión “imagen”. Lacuestionante puede ser: ¿Qué es lo que el sujeto ve que le provoca esa mirada, que implicaría responderpor el lado del ver y de la imagen; pero si la pregunta es: ¿Qué es lo que esa mirada quiere decir?, larespuesta nos orienta hacia el “decir”, hacia el significado el sentido, y por tanto implica a la lingüística ya las ciencias del lenguaje.Por otra parte, podemos tener la oportunidad, de ver alguna mirada, sin que el sujeto que la expresa ladirija al observador, así se podría afirmar: la mirada que él le arrojó en la plática iba consagrada a lamemoria de su esposa muerta.En tal sentido, la mirada expresa un simbolismo que promueve la pregunta previa ¿Qué quiere decir (esamirada)?, y puede derivar en ¿Por qué (me) mira así?, es decir un movimiento por el que el observador secoloca en posición de causa de la mirada del otro e inquiere el porqué.La mirada no tendrá existencia, salvo a raíz de que otro vea tal o cual mirada, caso contrario, la mirada sedesvanece en los objetos inanimados. Entonces, la vía fuerte implica la mirada como siendo vista poralguien, provocando una pregunta o consagrando un mensaje.El encuentro de dos miradas, la del observador y la del observado, en una entre-vista, por ejemplo y en losmomentos en que cada sujeto podrá intervenir (inter-ver-venir), es decir que entre ellos, se ve venir: lapróxima mirada, implican tres tiempos lógicos, a saber: - El Instante de ver - Corresponde a: ver la mirada del otro - El tiempo de comprender - Corresponde a: ver que el otro ve nuestra mirada - Momento de Concluir - Corresponde a: ver que el otro ve que (yo) veo su miradaLa mirada, de tal modo, ocupara un lugar simbólico que puede representar el asentimiento, elconsentimiento, la neutralidad o el rechazo que tenemos ante la temática inter-vista, lo que implica que lamirada no se sustenta de nociones temporo-espaciales. De hecho la frase “darle una mirada a la historia”implica una re-vision de lo ocurrido; de otro modo la frase: “el dolor en su mirada” implica unsufrimiento que se expresa a pesar de encontrarse lejos del objeto dañino ya sea en espacio o tiempo.11 LACAN, JACQUES. Seminario 1. Los Escritos Técnicos de Freud. Paidos: Barcelona, 2006 8
  9. 9. Otro aspecto, es que la mirada promueve el pre-ver, es decir, no solo implica el acto, sino lasconsecuencias que de él se pueden deducir; “lo que cuenta, no es que el otro vea donde estoy, sino que veaadonde me dirijo: es decir, muy precisamente, que vea donde no estoy” 12.La mirada la encontramos especialmente en el modo de la “contemplación”; de ese modo nos convierte enseres mirados aunque no lo sepamos o no lo queramos saber. La referencia es al nivel de la experienciafenoménica de la contemplación, el lado omnivoyeur despunta en la satisfacción de una mujer que se sabemirada, con la condición de que no se lo mostremos.De otra parte: “No es cierto que cuando estoy bajo la mirada, cuando demando una mirada, cuando laobtengo, no la vea en absoluto como mirada”13, es decir que lo que veo ya no es la mirada, sino que ésta secubre con el velo de la interpretación o la comprensión, es decir del sentido de aquella mirada demandada.La mirada coagula, petrifica, detiene, por ejemplo: “Una mirada le sorprende en la función de voyeur, ledesconcierta, le trastorna, y lo reduce a la sensación de vergüenza. La mirada en cuestión es presencia deotro como tal” 14. Es la mirada que des-viste, que no implica una mirada sin vista, sino una mirada que nose sabe vista, pero que ve lo imprevisto y que intenta detener, capturar, cual si fuera Medusa, cuya miradapetrifica al otro incapaz de soportarla.Opuesta y diferente es la visión del Vidente, que implica la posibilidad de pre-ver el futuro, la función deladivino que no responde a un espacio lógico sustentado en la razón del intelecto, éste (el intelecto) es unespacio en el que la visión implica la no-visión, es decir al invidente, en cuyo espacio solo somos capacesde mirar o admirar los pensamientos propios, pero será imposible poder verlos, a lo sumo podremosimaginarlos y por tanto tenderán a alguna relación con los objetos, pero es e-vidente que el intelecto nopuede registrarse con los ojos del cuerpo (ver), pero si con los ojos de la razón (mirar).El proceso científico de la deducción implica el entre-ver, el mirar aquello que no es evidente, por lo cualrequiere de un proceso de deducción de la veracidad de las cosas.De tal modo y en referencia no solo a la historia de la óptica, sino en referencia a las ciencias mismas,podemos reconocer que la mirada implica un proceso interno del intelecto, un acto subjetivo quecorresponde a la noción de creatividad, gracias a la cual se produjo y se produce el avance de las ciencias,ya que ante un modo nuevo de mirar la realidad, se ejercita el acto creativo de la producción, ya seaestética o técnica, dejando o creando los “útiles” que serán vistos y en tanto tales podrán ser deseados onecesitados.12 LACAN, JACQUES. Seminario 1. Los Escritos Técnicos de Freud. Paidos: Barcelona, 200613 LACAN, JACQUES. Seminario 11. Los Cuatro conceptos fundamentales del Psicoanálisis. Paidos: Barcelona, 200414 LACAN, JACQUES. Seminario 11. Los Cuatro conceptos fundamentales del Psicoanálisis. Paidos: Barcelona, 2004 9
  10. 10. La percepción de una mirada, promoverá una lectura, en general clara, ya que el observador, que ve tal ocual mirada, descifra la misma, de acuerdo con la claridad de la expresión y la identificación al sujeto quemira. Con la dificultad natural ante la imposibilidad de repetir una mirada a demanda, es decir, que sisolicitamos a alguien que repita tal o cual mirada, este no lograra realizarla y otro tampoco podrá imitarla.De tal modo, la mirada es un hecho que no se expresa en modo consciente, sino al contrario, se realiza aespaldas del sujeto, que no ve su propia mirada, sino que inconscientemente utiliza su mirada como un“decir” que tiene una significación posible de ser comprendida o descifrada.Discusión y/o conclusiónEl campo escópico, implica al órgano “ojo”, cuya función se asienta en el ámbito imaginario, éste ámbitopresenta la dificultad permanente de “lo efímero de las apariencias” y en tanto apariencias, el sujeto seencuentra a merced de los equívocos de lo que ve o lo que cree ver, pudiendo confundir una imagen conotra, ya que (la imagen) es el único material que es registrado como representante de los objetos reales.Las distorsiones visuales, pueden estar sostenidas en problemas oculares, así como en distorsiones ovariaciones lumínicas, además de distancias, ángulos, colores, formatos, etc. De allí la permanentedesconfianza, expresada por la filosofía, ante la experiencia visual.La mirada, no se sostiene tan solo del órgano (ojo), sino que implica al ámbito simbólico, en el que sedespliega una serie de significaciones, sostenidas por una lógica de aquello que se está mirando a travésdel intelecto. De tal modo, el intelecto progresa acorde a los modos de la mirada, incluso la políticaimplica la mirada que efectúa una lectura de la realidad, basada en los cánones simbólicos y culturalesimperantes, coloquialmente se dirá: “todo depende del color del cristal con que se mira”. Implicando unalectura simbólica de la realidad y no tan solo una visión de las imágenes que nos rodean.Por último, es claro el hecho de que la mirada “expresa”, muestra y en tanto tal, “habla”, dice y por lotanto, es posible de ser leída, interpretada o significada, lo que no implica, que la interpretación seaadecuada o certera, ya que se trata de un proceso simbólico, interno, intelectivo, que dejara sus huellas amodo de creación y producción, ya sea científica o artística, política o social, ética o criminal, lógica oilógica, racional o patológica. ¡En tanto que estoy bajo la mirada, escribe Sartre, ya no veo el ojo que me mira, y si veo el ojo, entonces es la mirada la que desaparece!. 10
  11. 11. Parte IIIReferencias Bibliográficas - FARFÁN, MILAGROS. Sobre el placer de mirar con ojos de mujer, en: http://www.eictv.co.cu/miradas (Inicio/Cine del cuerpo) - FREUD, SIGMUND. Obras Completas. Biblioteca Nueva: Madrid, 1979. - LACAN, JACQUES. Seminarios: 2, 10, 11, 13, 16, 22 y 24. Paidos. - NASIO, JUAN D. La Mirada en Psicoanálisis. Gedisa: España, 2001 - NICHOLS, BILL. La representación de la realidad. Cuestiones y Conceptos sobre el documental (Partes I y II). (disponible en: http://www.eictv.co.cu/miradas/ (Inicio/Cine del cuerpo), consultado el: 16 de Octubre de 2010 a hrs. 17:00) - MORERA, JESUS R. Estudio de la Mirada. En: http://jesusricartmorera.blogdiario.com/1240766640/estudio-de-la-mirada/ - SANCHEZ, ISIDRO. La antropología visual: estética y ciencia social. (disponible en: http://www.eictv.co.cu/miradas/ (Inicio/Diccionario), consultado el: 16 de Octubre de 2010 a hrs. 17:00) 11

×