Integrantes:

Fernanda Cedeño-Ana Lucia Ipiales

Curso:

3ro Técnico

Tema:

Cuentos y Leyendas del pueblo kichwa karanki
...
Tullpa Mama
Hace mucho tiempo vivía una familia, el papá y la mamá tenían
un hijo . Este hijo era necio y no le gustaba la...
Por quererse casar con un kurikingue
Hace mucho tiempo vivía un joven que no se había casado, el siempre
decía: quisiera t...
Dos ladrones en el cementerio
Hace mucho tiempo, dos jóvenes fueron al cementerio y en medio de
este miraron un árbol de a...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Cuentos y leyendas del pueblo kichwa imbabura

1.815 visualizaciones

Publicado el

Cuentos y leyendas del pueblo kichwa Karanki Imbabura

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.815
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
32
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cuentos y leyendas del pueblo kichwa imbabura

  1. 1. Integrantes: Fernanda Cedeño-Ana Lucia Ipiales Curso: 3ro Técnico Tema: Cuentos y Leyendas del pueblo kichwa karanki Imbabura Ernesto Farinango-Elvis Tuquerres Autores:
  2. 2. Tullpa Mama Hace mucho tiempo vivía una familia, el papá y la mamá tenían un hijo . Este hijo era necio y no le gustaba la comida que le brindaban. Una noche sus padres le brindaron algo de comer pero este no acepto, y por esa razón sus padres lo regañaron. Paso toda la noche llorando frente a la cocina de leña hasta que se quedo dormido. A media noche apareció Tullpa Mama la cual se lo comió y dejo sus intestinos envueltos en las piedras de la cocina de leña. Al siguiente día sus padres vieron los intestinos de su hijo envueltos en las piedras.
  3. 3. Por quererse casar con un kurikingue Hace mucho tiempo vivía un joven que no se había casado, el siempre decía: quisiera tener una mujer como pareja. Un día salió a trabajar y su casa quedaba sola pero en las tardes luego del trabajo siempre encontraba un poco de comida recién cocinada, este no presto atención pero, todas las tardes que el llegaba a su casa encontraba cocinado, es por eso que una tarde fue donde el vecino a preguntar si alguien había llegado a su casa y el vecino le dijo que lo único que había visto fue a una kurikingue que se posaba en el techo. El joven preocupado se dijo: mañana me esconderé en medio del maíz para ver quien llega a mi casa, y así fue al día siguiente por la tarde miro que una kurikingue se poso en su techo, bajo a la cocina y empezó a cocinar. Este se decía: ¡que linda mujer!. Pero para su sorpresa al final de que toda la comida ya estuviese cocinada esta mujer ponía un poco de sus babas en la comida para que le de sabor, en ese instante el joven salió del maizal asustado por lo que había visto y la corrió de la casa, ya que se dio cuenta que no era ninguna mujer sino un pájaro.
  4. 4. Dos ladrones en el cementerio Hace mucho tiempo, dos jóvenes fueron al cementerio y en medio de este miraron un árbol de aguacates y se dijeron: mira ese árbol de aguacates hoy a media noche nos topamos aquí para coger unos cuantos. A media noche los dos jóvenes se reunieron, entraron al cementerio y empezaron a coger los aguacates, una ves terminaron de coger los aguacates empezaron repartirse diciendo: uno para ti, otro para mi. A lo lejos se escuchaba que se acercaba alguien pero los dos jóvenes no se dieron cuenta y seguían diciendo: dos para ti, dos para mi, el señor muy asustado corrió hacia la casa de su compadre a decirle: compadre acabo de escuchar en el cementerio que estaba Dios y el diablo repartiéndose las almas; el compadre no le creyó y le dijo: estas borracho seguro estas delirando, pero el seguía insistiendo, así que los dos fueron al cementerio y se seguía escuchando: dos para ti, dos para mi…los jóvenes escucharon que alguien estaba fuera y se dijeron: ¿que hacemos con los dos que están afuera?...muy asustado el compadre salió corriendo pensando que se iban a llevar su alma mientras que el otro se decía: no importa yo voy a ir al cielo.

×