Baja CaliforniaUna trinchera de lucha   Jaime Martínez Veloz         GERNIKA
Baja CaliforniaUna trinchera de lucha    Jaime Martínez Veloz
©D.R.   Baja Cal ifornia. Una trinchera de lucha        Jaime Martínez Veloz©D.R.   Ediciones Gernika, S.A.        Latacun...
ÍNDICEIntroducción     . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7Baja California. Una trinchera de lucha . . . . ...
Por la recuperación democrática de Tijuana . . . . . . . . . . 104Nuestros sueños jamás serán derrotados . . . . . . . . ....
IntroducciónE     l presente libro está dedicado a todos los bajacalifornianos. Hom-bres y mujeres que hacen de esta tierr...
JAIME MARTÍNEZ VELOZción por luchar para construir un mejor lugar para vivir, y en esta luchaconstante están presentes tod...
Baja California                    Una trinchera de lucha¿Por qué quiero ser senador?     Porque es toy convencido que ten...
JAIME MARTÍNEZ VELOZo de trabajo y nosotros acudimos todos los días a realizar las mismas ac-tividades. Esta convivencia c...
Capítulo I                     Legislar obedeciendoEn las responsabilidades laborales que he asumido, siempre ha estadopre...
BAJA CALIFORNIA UNA            TRINCHERA DE LUCHA             La hora del Congreso del Estado               Discurso en el...
JAIME MARTÍNEZ VELOZ      Esta reforma tiene que ver igual mente con un replanteamiento de larelación que debe exis tir en...
BAJA CALIFORNIA UNA            TRINCHERA DE LUCHAla sociedad para propiciar las leyes y definir los procedimientos que per...
JAIME MARTÍNEZ VELOZtres órdenes de gobierno para impulsar la realización de diversas medi-das de amplio espectro. Estamos...
BAJA CALIFORNIA UNA            TRINCHERA DE LUCHA     El Legislativo estatal está llamado a un cambio sustantivo; lo con-v...
JAIME MARTÍNEZ VELOZganizaciones sociales, civiles y políticas, es continuar con una habitualinercia política en la que la...
BAJA CALIFORNIA UNA            TRINCHERA DE LUCHA     ciedad que reclama instituciones democráticas, eficientes, moder-   ...
JAIME MARTÍNEZ VELOZh.   La elaboración colectiva e impulso a un programa para la consolida-     ción democrática más allá...
BAJA CALIFORNIA UNA             TRINCHERA DE LUCHA     Los legisladores carecen de una infraestructura material y humanaqu...
JAIME MARTÍNEZ VELOZ     Los dipu tados debemos estar preparados para llevar a cabo unaprofunda transformación del Poder L...
BAJA CALIFORNIA UNA           TRINCHERA DE LUCHA     Esta es la interpretación que los priístas hacemos del objetivo cen-t...
JAIME MARTÍNEZ VELOZdad social compleja, inédita y preocupante, por los múltiples factoresque convergen en ella.     La im...
BAJA CALIFORNIA UNA                 TRINCHERA DE LUCHA      En este proceso no buscamos el camino inútil del enfrentamient...
JAIME MARTÍNEZ VELOZ               Federación y Frontera Norte.              Historia de un amor inconcluso               ...
BAJA CALIFORNIA UNA            TRINCHERA DE LUCHA     Esta aspiración, que es finalmente el leitmotiv de este Pri merEncue...
JAIME MARTÍNEZ VELOZ      Es decir, la unidad en la diversidad y libertad para que se exprese laplurali dad y se fortalezc...
BAJA CALIFORNIA UNA            TRINCHERA DE LUCHA    •      Garantizar que en paralelo al proceso de descentralización en ...
JAIME MARTÍNEZ VELOZqueremos un trato de privilegio, sólo señalamos la necesidad de que sereconozcan nuestras característi...
BAJA CALIFORNIA UNA            TRINCHERA DE LUCHA  Por un nuevo pacto político en Baja California               Discur so ...
JAIME MARTÍNEZ VELOZorganizar y conducir el proceso de la reforma, por estar representadas enél todas las fuerzas política...
BAJA CALIFORNIA UNA             TRINCHERA DE LUCHAmunicipios, el Tribunal Superior de Justicia, y que sea incluyente a tod...
JAIME MARTÍNEZ VELOZbajadores y en donde los sindicatos defiendan con efectividad sus legíti-mos intereses y promuevan la ...
BAJA CALIFORNIA UNA               TRINCHERA DE LUCHA     Aspiramos a contribuir a la edificación de un estado que coordine...
JAIME MARTÍNEZ VELOZCualquier país o comunidad retrocede, si la calidad de vida de la gentedisminuye.    Deseamos un estad...
BAJA CALIFORNIA UNA            TRINCHERA DE LUCHA    •     Ausencia de la sociedad en los trabajos    •     Bajo nivel de ...
JAIME MARTÍNEZ VELOZrealizar una “revolu ción pacífica” en la forma de operación de las insti-tuciones, invitar a la socie...
BAJA CALIFORNIA UNA             TRINCHERA DE LUCHAsocial y la democracia para todos. Ese es nues tro objetivo y no la su p...
JAIME MARTÍNEZ VELOZ                     ¡Obras sí, deudas no!          Posición del diputado Jaime Martínez Veloz frente ...
BAJA CALIFORNIA UNA             TRINCHERA DE LUCHAellos los que han generado la crisis interna del PRI, producto de su ape...
JAIME MARTÍNEZ VELOZmer nacional lugar en tuberculosis, uno de los primeros lugar en SIDA enel país, etcétera.      La rea...
BAJA CALIFORNIA UNA            TRINCHERA DE LUCHA     La sospecha de las acciones del gobierno en materia de obra pú blica...
JAIME MARTÍNEZ VELOZse les asignaron durante los úl timos tres años 1,820 millones de pesos,de los cua les apro xi ma da m...
BAJA CALIFORNIA UNA           TRINCHERA DE LUCHA3.   La inversión pública de los tres órdenes de gobierno, deberá estar   ...
JAIME MARTÍNEZ VELOZ9.  Que se municipalicen las dependencias del Gobierno del Estado    que realizan obra pública en Tiju...
Capítulo 2             Política, una pasión interminable               Las pasiones guían nuestros actosE     n cada artíc...
BAJA CALIFORNIA UNA           TRINCHERA DE LUCHA                    Un maoísta fronterizoDespués del triunfo del PAN en Ba...
JAIME MARTÍNEZ VELOZgonistas eran las propias comunidades. Ahí, se definían las prioridades,se ejercía la planeación comun...
BAJA CALIFORNIA UNA               TRINCHERA DE LUCHAtores sociales, colonos, maestros albañiles y antiguos pachuchos, con-...
JAIME MARTÍNEZ VELOZChuy Segura, priís ta de toda la vida, me enseñó asustado una revista na-cional, donde lo acusaban de ...
BAJA CALIFORNIA UNA             TRINCHERA DE LUCHA                         Jugar con ventajaUn fantasma recorre nuestro pa...
JAIME MARTÍNEZ VELOZ      Aunado a lo anterior, la derecha mexicana, escudada en una actitudde hipocresía y falsa moral, n...
BAJA CALIFORNIA UNA           TRINCHERA DE LUCHAlos grupos de poder estatales. Difunden supuestas encuestas, difamancandid...
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Baja California: Una Trinchera de Lucha
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Baja California: Una Trinchera de Lucha

848 visualizaciones

Publicado el

Comparto con ustedes un libro que se publicó en Editorial Gernika en el año del 2006, sobre temas de Baja California

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
848
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Baja California: Una Trinchera de Lucha

  1. 1. Baja CaliforniaUna trinchera de lucha Jaime Martínez Veloz GERNIKA
  2. 2. Baja CaliforniaUna trinchera de lucha Jaime Martínez Veloz
  3. 3. ©D.R. Baja Cal ifornia. Una trinchera de lucha Jaime Martínez Veloz©D.R. Ediciones Gernika, S.A. Latacunga No. 801 Col. Lindavista 07300 México, D.F. % y Fax: 55 86 52 62 y 55 86 83 24 e-mail: edicionesgernika@prodigy.net.mx ISBN: 970-637-026-9 Primera edición, 2006 Cuidado de la edición Ma. de los Ángeles González Callado Composición tipográfica Ofelia Fandiño Ugalde Diseño de la portada Fernando Ramos González Impreso y encuadernado en México Printed and bound in Mex ico
  4. 4. ÍNDICEIntroducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7Baja California. Una trinchera de lucha . . . . . . . . . . . 9Capítulo 1.Legislar obedeciendo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11La hora del Congreso del Estado . . . . . . . . . . . . . . . . 13La reforma del poder en Baja California . . . . . . . . . . . . 16Para que el gobierno mande obedeciendo . . . . . . . . . . . 22Federación y Frontera Norte. Historia de un amor inconcluso 26Por un nuevo pacto político en Baja California . . . . . . . . . 31¡Obras sí, deudas no! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40Capítulo 2.Política, una pasión interminable . . . . . . . . . . . . . . 47Un maoísta fronterizo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49Jugar con ventaja . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53De cuando la República traicionó a los indígenas . . . . . . . . 59El PAN y la violencia en Baja California . . . . . . . . . . . . . 68Migración y relaciones bilaterales entre México y Estados Unidos de América . . . . . . . . . . . . . . . . 72Baja California: ¿boyler de California, EUA? . . . . . . . . . . 83Las mujeres en las maquiladoras de Tijuana . . . . . . . . . . 86Invitación a la rebeldía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91Los niños jornaleros de San Quintín . . . . . . . . . . . . . . 98Ombudsman del migrante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
  5. 5. Por la recuperación democrática de Tijuana . . . . . . . . . . 104Nuestros sueños jamás serán derrotados . . . . . . . . . . . . 110Una hojalata en el cielo de Chiapas . . . . . . . . . . . . . . 113Capítulo 3.La lucha al interior del PRI . . . . . . . . . . . . . . . . . 117Cambiamos o nos cambian . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119Colosio y el PRI frente a Chiapas . . . . . . . . . . . . . . . . 121Fobaproa y PRI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124La “guerra sucia” y el PRI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127La noche del adiós al PRI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130Renuncia al Partido Revolucionario Institucional . . . . . . . 134Capítulo 4.La política como instrumento para transformar . . . . . 141El mensajero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143¿Por una Nueva Tijuana? ¡Ja! . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145¿Secuestro número140 en Tijuana? . . . . . . . . . . . . . . 148El único cambio panista fue de casa . . . . . . . . . . . . . . 151Todos somos migrantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155Adicciones y lavado en Estados Unidos . . . . . . . . . . . . 157El PRI ante el desafuero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161¿Anotaron las placas del trailer? . . . . . . . . . . . . . . . . 164Capítulo 5.¿Qué quiero para Baja California? . . . . . . . . . . . . . . 167¡...Segunda llamada! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169Carta a mis amigos y amigas . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171Por la tercera vía en Baja California . . . . . . . . . . . . . . 181Agenda legislativa para la Frontera Norte . . . . . . . . . . . 185
  6. 6. IntroducciónE l presente libro está dedicado a todos los bajacalifornianos. Hom-bres y mujeres que hacen de esta tierra su lugar para vivir. Tierra fronte-riza que abre sus brazos a los jóvenes que construyen su fu turo, los quellegan día con día y aquellos que han decidido des de hace muchos añosque Baja California sea su hogar. Está dedi cado también a quienes trabajan en las maqui ladoras, enlas fábricas que fundaron el progreso industrial de Baja California, a losempleados del comercio y del turismo, de los servicios, del campo, a lostrabajadores del mar. Hombres y mujeres que luchan por convertir aBaja California en una tierra en donde todos tengan las oportunidadesde educación básica y superior que merecemos todos los mexicanos. Endonde la difusión de la cultura sea tarea de todos los días. En resumen,este libro está dedicado a quienes se preocupan por el futuro de sus fami-lias y sueñan con una Baja California fuerte y desarrollada. Baja California. Una trinchera de lucha, es una recopilación de mis pen-samientos, propuestas, artículos periodísticos e intervenciones públi-cas, que he publicado a lo largo de los años, y que he trabajado pensandoen esta tierra que generosa me recibió. Con este libro quiero patentar que mi cariño por Baja California noes de ahora, ni obedece a circuns tancias coyunturales, ni a intereses in-mediatos; su intención es demostrar que mi tarea como ciudadano,como bajacaliforniano y como mexicano, obedece a una auténtica voca- 7
  7. 7. JAIME MARTÍNEZ VELOZción por luchar para construir un mejor lugar para vivir, y en esta luchaconstante están presentes todos los habitantes de Baja California. Todos, trabajadores y empresarios, empleados, estudiantes, amas decasa, campesinos, pescadores, jornaleros agrícolas, todos tenemos uncompromiso con nuestra comunidad, a ella nos debemos y a ella debe-mos servir. Con este espíritu está escrito el presente libro. Mi única peti-ción es que se lea como una carta abierta a todos los ciudadanos. Aquíestá expresada mi for ma de pensar y de actuar. Sin duda, no todos los lectores estarán de acuer do con lo que aquí seescribe, pero no creo haya alguien a quien le resulte indiferente, sobretodo mis propuestas para una nueva Baja California. En todo caso, esta-ré atento y dispuesto a debatir. Este libro está escrito respetando misprincipios, herencia de mis padres que han trabajado toda su vida y nocreo que mis hijos renieguen de mis errores, porque al fin y al cabo es poramor a ellos que también presento esta recopilación de mis ideas másimportantes. A los ciudadanos y ciudadanas de Baja California les presento estetrabajo. JAIME MARTÍNEZ VELOZ Tijuana, Baja California, abril 2006 8
  8. 8. Baja California Una trinchera de lucha¿Por qué quiero ser senador? Porque es toy convencido que tengo mucho que aportar por BajaCalifornia y como la gran mayoría de los bajacalifornianos creo que haymucho por hacer, en todos los municipios y en todas las áreas del traba-jo. Lo mismo en la indus tria que en el comercio, en el turismo que en losservicios. Ofrecer mayor seguri dad a los ciudadanos y a quienes invier-ten creando empleos. Para lograrlo es preciso promover la discusión y lareflexión para encontrar las soluciones a los problemas más agudos.Con tenacidad y convicción podremos lograr que Baja California seaejemplo nacional. Nuestros vecinos forman parte de la región natural de las Califor-nias, un trato respetuoso es base de la convivencia, sin que esto signifi-que clau dicación ante problemas comunes, entre otros: el asunto de lasaguas internacionales, el cuidado del medio ambiente, la cooperación entareas de pesca marítima y conservación de las especies. Pero sobre todoen el respeto a los derechos humanos. El asunto de la mi gración es unproblema que tiene muchas miradas, como múltiples son los fenómenosque se generan entre las fronteras internacionales. La frontera Méxi-co-Estados Unidos, como muchas fronteras en el mundo, presenta as-pectos que merecen la acción coordinada de ambos países. La frontera californiana tiene una agenda muy variada, problemáti-ca que únicamente con voluntad de los gobiernos federales y estatalespuede ser atendida con eficacia, considerando por sobre todos los de-más, los derechos humanos. La vecindad Tijuana-San Diego, Mexica-li-Calexi co, forma parte de nuestra convivencia cotidiana, nuestros veci-nos llegan a nuestras ciudades de paseo, de com pras, a vi sitas familiares 9
  9. 9. JAIME MARTÍNEZ VELOZo de trabajo y nosotros acudimos todos los días a realizar las mismas ac-tividades. Esta convivencia cotidiana nos hermana. Fortalecer losvínculos amistosos y al mismo tiempo enfrentar juntos los problemas deseguri dad y delincuencia, deberán ser nuestras tareas permanentes. Con objeto de lograr una convivencia armónica es necesario adecuarleyes, firmar convenios, tratados y acciones conjuntas entre los tres ni-veles de gobierno. Legisladores, gobernantes y estudiosos de los proble-mas comunes debemos actuar como un equipo acorde, nuestro objetivodeberá ser la construcción de una región fronteriza en donde todos vi-vamos mejor. Para lograrlo, para inscribirme en estas tareas, quiero ser senador porBaja California. JAIME MARTÍNEZ VELOZ 10
  10. 10. Capítulo I Legislar obedeciendoEn las responsabilidades laborales que he asumido, siempre ha estadopresente mi integridad como ciudadano de Baja California. Como legis-lador he cumplido con mis tareas. Aquí recopilo algunas de las intervenciones e iniciativas que he pre-sentado ante la máxima autoridad legislativa del país y también en elCongreso del Estado. Presento esta recopilación de ideas y propuestas con el único propó-sito de que los ciudadanos de Baja California conozcan mis empeñospara fortalecer la vida pública de mi entidad, y con el objeto de que losciudadanos recuerden que mis afanes no son de ahora, sino que han esta-do presentes desde hace más de diez años. También porque consideroque lo es crito en este apartado aún tiene vigencia. 11
  11. 11. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHA La hora del Congreso del Estado Discurso en el Tercer Informe del gobernador constitucional del Estado de Baja California, Héctor Terán Terán Mexicali, Baja California, 1 de octubre de 1998Baja California merece un mejor destino. Hoy, quienes integramos laDecimosexta Legislatura, tenemos la responsabilidad de contribuir aque en nuestro estado impere la estabilidad, la gobernabili dad y una con-vivencia democrática entre todas las fuerzas políticas y sociales. Para empezar a construir ese futuro, tenemos que reconocer la ne-cesidad de iniciar de inmediato la recuperación de la credibi lidad perdi-da en las instituciones y dotar a los actos del Estado del decoro, el respe-to y la confianza que demanda la sociedad. Baja California se ha distinguido por estar a la vanguardia en materiapolítica, gracias al empuje de su gente. Pero también, desafortu nada-mente, registra rezagos que demandan una atención urgente de parte delas instituciones, particularmente en materia social, económica, de segu-ridad pública y de procuración e impartición de justi cia, entre otrosasuntos. Aún con el ni vel de vida democrática que vive Baja California, no po-demos asegurar que el ciudadano tiene, en lo cotidiano, garantizada unarespues ta eficaz y expedita, por parte de las instituciones, a sus preocu-paciones y problemas más sentidos. Es por todo ello, que los di putados del grupo parlamentario del Par-tido Revolucionario Institu cional asumi mos el compromiso de impulsaruna profunda transformación de las instituciones públicas de Baja Cali-fornia, para ade cuarlas a las nuevas necesidades de una sociedad que exi-ge desarrollo con equidad, seguridad pública, estabilidad y gobernabili -dad democrática. 13
  12. 12. JAIME MARTÍNEZ VELOZ Esta reforma tiene que ver igual mente con un replanteamiento de larelación que debe exis tir entre la y las instituciones; es decir es urgenteun nuevo pacto social entre el Estado y la ciu dadanía. Sabemos que requerimos de la mayor creatividad y convocatoriapara que, conjuntamente con los otros Poderes, su memos a este reto alas organizaciones sociales, académicas, de profesionales, a los empresa-rios, a los sindicatos y a todo aquel ciudadano interesado en aportar suesfuerzo. Para nosotros, la Decimosexta Legislatura está destinada aconvertirse en el promotor de una transformación radical de la vida polí-tica de Baja California. Este tema central de la agenda legislativa no deviene del simple de-seo de los diputados, sino que cons tituye el reclamo de una sociedad quedemanda un Poder Legislativo cercano a sus preocupaciones; un PoderLegislativo que, por su plurali dad y representatividad, se convierta en elgarante de la gobernabilidad democrática en el estado, sin importar cuálsea ahora o en el futuro su composición política. Con el acuerdo alcanzado por los grupos parlamentarios, hemosiniciado la definición del papel social y político que debe tener el Con-greso en la vida pública del estado. Nuestra primera tarea es, ya que conel ejemplo se predica, readecuar y modificar el marco legal que rige el tra-bajo interno del Congreso, que tenga por objetivo continuar con la de-mocratización plena y el logro de la autonomía del Poder Legislativo. Ya no más el Poder Legislativo como una oficialía de partes del Eje-cutivo; ya no más un Poder Legislativo como una institución subordina-da. De nuestra parte podemos asegurar que el Congreso del Estado noserá un obstáculo para el Ejecutivo estatal, pero aprenderá a ser un Poderautónomo, propositivo y respetuoso. Sabrá decir no en defensa de los ciudadanos, y también sabrá apoyaraquellas iniciativas provenientes del Ejecutivo que tengan como propó-sito el beneficio de la sociedad. Los ciu dadanos no votaron por los dis-tintos partidos políticos en las pasadas elecciones para propiciar luchasestériles y desgas tantes. Llegamos al Legislativo estatal por mandato de 14
  13. 13. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHAla sociedad para propiciar las leyes y definir los procedimientos que per-mitan mejorar la vida de los bajacalifornianos. El Congreso debe convertirse en interlocutor válido de los ciudada-nos y en defensor de sus causas. De esta forma, política y leyes deben irde la mano. Esta es nues tra propuesta y nuestro método no podrá serotro que atender las necesidades de la gente; hacer de sus causas nues trasbanderas. Por otro lado, debemos reconocer que los esfuerzos de los tres ór-denes de gobierno naufragan desde hace poco más de quince años entrereducciones de presupuestos y recortes de programas. En paralelo se ha tratado de convencernos que la pobreza y la desi-gualdad desaparecerán como resultado mágico de la operación del mer-cado. Cierto es que muchos factores, nacionales e internacionales, sehan conjuntado para explicar la situación que hoy padecemos, pero nose requiere ser un experto para saber que algo se ha hecho mal en cuantoa la instrumentación de políticas públicas adecuadas. No solamente se fracturó la economía, sino también se procedió adesmontar la política social en nombre de la efi ciencia, el fin del paterna-lismo y la llegada del país al Primer Mundo. Como quiera que se expliqueeste proceso, es hora de empezar a revertirlo. ¿Hay algo más frustrantepara la vida social y económica de una nación que ver a familias sumidasen la pobreza y sin expectativasquestion La elaboración de una política social debe empezar por reconocerque el camino seguido hasta ahora por los tres órdenes de gobierno esclaramente insuficiente. Es urgente iniciar la más grande de las luchasque reclama la ciudadanía: la erradicación de un futuro sin esperanza. Otro conjunto de preocupaciones que debemos abordar son las de laseguridad pública sobre la base de la ineficiencia manifiesta de los planes yprogramas instrumentados hasta ahora por los tres órdenes de gobierno. Por ello proponemos conformar un gran frente común por la seguridadpública en Baja California Es indis pensable sumar los esfuerzos de todoslos sectores sociales, los poderes republicanos y las dependencias de los 15
  14. 14. JAIME MARTÍNEZ VELOZtres órdenes de gobierno para impulsar la realización de diversas medi-das de amplio espectro. Estamos hoy, ante la cru zada estatal de mayorenvergadura que habrá de vivir Baja California en su historia reciente. La profundidad de la refoma no es cuestión de cúpulas, ni de los parti-dos, ni del gobierno, ni de los grupos económicamente poderosos. La pro-fundidad de la reforma corresponde a las mujeres y hombres de Baja Cali-fornia, sin distinción de credo o partido político o posición económica. Esta Legislatura tiene la capacidad para diseñar un método de trabajodonde, sin que nadie baje sus banderas, las diferentes fuerzas políticasdiri man sus contradicciones con reglas de juego justas y democráticas.Romper rancios atavismos en la operación legislativa, permitirá al Con-greso tomar la iniciativa política y marcar la pauta del desenvolvimientode la vida política estatal. En Baja California ha llegado la hora del Congreso, de un Congresopara la gente. De un Congreso que escuche a los trabajadores, a los estudiantes, alos maestros, a los empresarios, a las amas de casa, a los campesinos, alos indígenas, a los jóvenes, y también a las personas de la ter cera edad. Es la hora de un Congreso que sea capaz de interpretar esas vocesen leyes más justas y eficaces; de un Congreso que norme su acción, obe-deciendo el mandato de los ciudadanos. La reforma del poder en Baja California Mexicali, Baja California, 15 de octubre de 1998.Añejas insuficiencias y viejas fórmulas legislativas tienen muy poco paracontribuir a la estabilidad política del estado de Baja California. Las críticas más severas a las formas habituales de representación yconvivencia política provienen de la realidad que ha desbordado la capa-cidad de respuesta de las instituciones. 16
  15. 15. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHA El Legislativo estatal está llamado a un cambio sustantivo; lo con-vocan las exigencias de una sociedad dolida, cargada de incertidumbresy necesitada de entusias mo. La acción legislativa debe privilegiar las causas de la ciudadanía en laobtención de consensos; lograr el convencimiento del otro por la auten-ticidad de la convicción propia y construir colectivamente una persona-lidad única con autoridad moral para que en el marco de la división depoderes construya acuerdos junto al Ejecutivo que dinami cen los cam-bios que reclama la ciudadanía. El Congreso de Baja Ca lifornia no puede permanecer ajeno a la di -námica política nacional, ni quedar rebasado por el curso de los aconte-cimientos recientes, por lo que se requieren cambios de forma y fondopara estar a la altura de las expectativas sociales. El Poder Legislativo puede reunir las mejores condiciones paraconducir el proceso de reformas que reclama el estado, si logra recono-cer la prioridad de los asuntos ciudadanos por encima de los legítimos,pero parciales, intereses partidarios. Un proceso de la relevancia de la reforma de las instituciones del es-tado reclama que los acuerdos se construyan desde abajo junto a la socie-dad. Corresponde al Congreso impulsar un diálogo estatal para los cam-bios democráticos que demanda la ciudadanía. Esta reforma es convocada por el Congreso, pero no sólo debe serdiscutida en el Congreso. El anfitrión será el Legislativo pero el escena-rio de las discusiones y acuerdos será el estado. La intervención del Le-gislati vo en el proceso de la reforma del estado, garantiza lo siguiente:1. La estabilidad del diálogo Al margen de sucesos importantes, pero coyunturales, es necesarioun clima de estabilidad para construir los formatos y acuerdos para tran-sitar hacia la reforma de las instituciones.2. La participación social amplia a lo largo y ancho del estado Concebir una Reforma de Estado que afectará el destino de más dedos millones de bajacalifornianos, sin garantizar la participación de las or- 17
  16. 16. JAIME MARTÍNEZ VELOZganizaciones sociales, civiles y políticas, es continuar con una habitualinercia política en la que la sociedad sólo es receptora de ideas de cúpulas. El proceso de reforma no debe ser visto como un experimentoaséptico de laboratorio, debe ser asumido como lo que es: un procesovivo que necesita filtrarse y ser apropiado por la población. Dicho pro-ceso debe ser transparente para la sociedad; los órganos que la represen-tan deben participar y garantizar un rumbo democrático, participativo eincluyente.3. La consolidación de la credibilidad en las instituciones del estado La participación ciudadana y la propia reforma de las institucionesno son una garantía en sí mismas para encontrar una solución mágica alos problemas del estado. Sin embargo, ambas representan la posibili dadmás firme de lograr un mejor ambiente para caminar por la senda de latransición democrática. La participación del Ejecutivo estatal en el diseño de la estrategiainicial y la puesta en marcha de la misma, permitirán establecer mecanis-mos de corresponsabilidad con el Legislativo, profundizar el proceso dereforma y generar una dinámica fluida en cada una de las fases. Los compromisos con la reforma del estado, sólo adquieren sentidoen la medida que de ellos se desprendan tareas y responsabilidades paraalcanzar los objetivos iniciales. Por esta razón, los dipu tados de la XVILegislatura hacen un llamado a los ciudadanos y fuerzas políticas paraque se asuman los siguientes retos:a. Una lucha comprometida más allá de filiaciones partidarias por un desarrollo económico que garantice la soberanía nacional y la justi- cia social.b. Revisión de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California, a fin de garantizar un verdadero principio de división y equilibrio de poderes.c. Revisión y modifi cación de la estructu ra jurídica de los poderes del estado, con objeto de ponerlos a tono con las exigencias de una so- 18
  17. 17. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHA ciedad que reclama instituciones democráticas, eficientes, moder- nas y respetuosas del interés ciudadano.d. Creación de un órgano de fiscali zación como institu ción profesio- nal con autonomía técnica que se convierta en el rector de la au dito- ría gubernamental, y cuyo objeto de trabajo será toda la actividad fi- nanciera de los poderes, tanto de los ingresos, como de los gas tos, manejo y aplicación de los recursos.e. Creación del Tribunal de Cuenta Pública con carácter autónomo e in- dependiente en sus resoluciones, a efecto de que en caso de contro- versia por las resolu ciones dictadas por el órgano de fiscali zación, éstas que den su jetas en todo momento al examen y revisión de este Tribunal y por lo tanto, sujetas a control estricto de la legalidad que establece todo orden jurídico y no sujetas a valoraciones de índole partidis ta.f. Llevar a cabo una gran reforma de la relación del nivel estatal con los ayuntamientos para propiciar el fortalecimiento municipal como instancia de gobierno. En este punto, debemos impulsar ini- ciativas que articulen un marco legal que garantice la participación de las organizaciones sociales en la determinación de las obras y ac- ciones a realizar en los programas públicos. La participación ciuda- dana es el mejor garante de un municipio fuerte, libre y autónomo.g. La conformación de una política consistente en leyes y normas de carácter social y económico que permitan brindar a las instituciones la capacidad para atender a los sectores más vulnerables de la socie- dad y potenciar las capacidades de nuestros niños, jóvenes, mujeres y ciudadanos de la tercera edad para que se desenvuelvan en un me- jor ambiente educativo, laboral y social. En el estado nos encontra- mos con la paradoja de que la mejoría económica, cuando se da, no se ha traducido en mejores niveles de vida para los ciu dadanos. En gran parte esto se debe a la carencia de mecanismos compensato- rios que garanticen mayor armonía entre el crecimiento de la econo- mía y el desarrollo social. 19
  18. 18. JAIME MARTÍNEZ VELOZh. La elaboración colectiva e impulso a un programa para la consolida- ción democrática más allá de lo electoral. Para continuar con la de- mocratización plena del estado debemos impulsar una reforma po- lítico-electoral que garantice reglas que le den transparencia a los procesos comiciales, trasladando al ámbito estatal los acuerdos que en el plano nacional han suscrito tanto los partidos políticos como el Congreso de la Unión y el Poder Ejecutivo Federal.i. Enfrentar de cara a la ciudadanía el enorme reto que representa la insegu ridad pública, reconociendo la ineficiencia de los planes y programas instrumentados hasta ahora por los tres órdenes de go- bierno para resolver este problema. Gran parte de la inseguridad pública se debe a la acción del crimen organizado. Sin embargo, en ningún modo es desdeñable el crecimiento de los delitos relaciona- dos con la delincuencia común. Ante esto, no bastan las medidas de corte policiaco, es indis pensable sumar los esfuerzos de todos los sectores sociales, los poderes republicanos y las dependencias de los tres órdenes de gobierno para impulsar diver sas medidas de am- plio espectro. Las leyes deben propiciar la reestructu ración de los cuerpos policíacos, el combate a la corrupción en los órganos de procuración e impartición de justi cia y sobre todo promover accio- nes de largo alcance y corte social para prevenir el que más y más jó- venes, atraídos por la impunidad y el dinero fácil, se encaminen ha- cia el delito. La sociedad debe crear alternativas y apoyar a sus jóve- nes en sus inquietudes positivas. Al mismo tiempo, es necesario in- corporar el potencial que la sociedad puede tener en las tareas rela- cionadas con la seguridad pú blica y que sin embargo no ha sido aprovechado. En lo particular, la reforma del Congreso del Estado de Baja Cali-fornia es un imperativo. El ciudadano percibe al Poder Legislativo comouna instancia lejana, con funciones poco claras y sumiso ante el mandatodel Ejecutivo. 20
  19. 19. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHA Los legisladores carecen de una infraestructura material y humanaque les permita un mejor desempeño de su función. La Ley Orgánica delCongreso está diseñada para una realidad social ya rebasada. La composición actual del Congreso del Estado de Baja Californiapermite replantearse el papel que esta institución ha tenido en la vida pú -blica del mismo. Hay dos grandes caminos que se abren ante esta nueva Legislatura:el primero, es el del enfrentamiento interpartidario y con el resto de lasinstituciones del estado como el Ejecutivo. Es decir, pasar los próximostres años entrampados en un jaloneo que desaliente la voluntad populary despres tigie al Congreso. El segundo camino pasa por la respuesta honesta y puntual a la pre-gunta: ¿Para qué se llegó al Congresoquestion Evidentemente, los ciu-dadanos no votaron por las distintas fórmulas políticas para propiciar lalucha de fuerzas. Se llegó al Legislativo para propiciar las leyes y para de-finir los procedimientos que permitan mejorar las vidas de los bajacali-fornianos. Todo el esfuerzo legislativo, todo el trabajo partidario y políticodebe estar encaminado a este fin. Ningún razonamiento de facción o deíndole personal puede estar por encima de este propósito. Es hora deavanzar en la definición del papel social y político que debe jugar el Con-greso en la vida pública del estado. Si en todo el país se le abren paso a las instituciones y a la división depoderes, en nuestro estado no podemos continuar en el pasado, arreglobasado en la subordinación y los prestigios de las personas. A lo largo y ancho del país, los representantes populares de todoslos partidos buscan replantear su relación con los Ejecutivos, con la so-ciedad e, inclusive, con sus propias formaciones partidarias. Cada vez en mayor medida, la ciudadanía reclama de sus represen-tantes populares respuestas más eficientes, rápidas y orientadas a la re-solución integral de sus problemas. Se empiezan a discutir fórmulas parapropiciar la profesionali zación del trabajo de los legisladores. 21
  20. 20. JAIME MARTÍNEZ VELOZ Los dipu tados debemos estar preparados para llevar a cabo unaprofunda transformación del Poder Legislativo y, conjuntamente conlos otros Poderes y la ciu dadanía, de las instituciones del Estado y de laforma en que és tas se relacionan con la sociedad. El objetivo de dicha transformación es convertir al Congreso en elpromotor de un cam bio radical de la vida política de la entidad. En unapalabra, impulsar una reforma democrática de las instituciones estatales. En este sentido, el punto de partida es la celebración de un granacuerdo institucional para impulsar una profunda transformación de lavida pública de la entidad. Este acuerdo debe definir los tiempos e ins-tancias que se encargarán de dar orden a los trabajos necesarios. Para que el gobierno mande obedeciendoDiscurso del diputado Jaime Martínez Veloz en el acto de toma de protestade la Mesa de Coordinación de la Reforma del Estado, atestiguada por el C. Presidente de la República, Ernesto Zedillo Ponce de León, celebrada en Mexicali, Baja California, el 18 de diciembre de 1998.Los valores supremos de la reforma del poder pasan por consolidar lademocracia, buscan el desarrollo y la paz social, dan seguri dad públicaen un marco de respeto a los derechos humanos y garantizan los míni-mos históricos a que tenemos derecho como mexicanos. Entendemos que la democracia no es un punto de llegada. Tampo-co es una receta que permite la solución mágica de los problemas. La de-mocracia es un escenario que sirve para orientar los esfuerzos de los go-biernos, incluso para recordarles que su obligación no es colocarse porencima de los ciudadanos, sino mandar obedeciendo. Toda acción de gobierno que no sirve a la sociedad es una tareavana, un ejercicio inútil de gabinete; toda acción de gobierno que no seencamina a cumplir un compromiso con la ciudadanía carece de sentido. 22
  21. 21. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHA Esta es la interpretación que los priístas hacemos del objetivo cen-tral de la ta rea de reformar el poder en Baja California. En esta construcción democrática toca a los diferentes órdenes degobierno, a los partidos políticos y a la sociedad caminar juntos, a pesarde las divergencias de los métodos. En este sentido, con el fin de cons -truir los necesarios acuerdos, estamos obligados a rescatar el lenguajepor excelencia de la democracia, es decir, la tolerancia. Tolerancia para escuchar opiniones y proyectos diferentes; toleran-cia para soportar las críticas; tolerancia para no caer en la tentación desuprimir las voces di sidentes que, en un acto de concien cia, se manifies-tan dentro de los partidos incluyendo el nuestro. Tolerancia con los señalamientos de aquellos que, perteneciendo aotras organizaciones, ofrecen caminos alternativos que pueden ser viables. En la construcción democrática, en la lu cha política cara a cara, nohay traidores, sólo voces disidentes. La obligación primera de quienesostentan la fuerza del Estado es es cucharlas no denostarlas. A nivel federal, la Reforma Democrática del Estado, aún inacabada,debe cambiar la fisonomía del país. Entre sus objetivos centrales, debeofrecer una mejoría palpable a las familias; las buenas finanzas públicasserán mejores cuando lleguen a los hogares de las familias mexicanas. No se vale pedir paciencia a quienes han esperado durante décadas,mientras contemplan cómo unos cuantos gozan de inmensas fortunas ybeneficios sin medida. Otro de sus objetivos principales debe ser renovar la relación Esta-dos-Federación, para fortalecer a los gobiernos de las entidades y muni-cipios, así como incorporar su participación en las decisiones de la polí-tica económica. Para los que vivimos en esta región, lo mismo que para muchos mi-les de mexicanos más que cada año se asientan en la zona, la frontera re-presenta una posibili dad de empleo, educación, vivienda y mejores nive-les de vida, pero también es el enfrentamiento cotidiano con una reali- 23
  22. 22. JAIME MARTÍNEZ VELOZdad social compleja, inédita y preocupante, por los múltiples factoresque convergen en ella. La importancia de la Frontera Norte está más allá de toda duda, des-de hace décadas registra un notable crecimiento poblacional, lo que haocasionado un desarrollo urbano desmedido y una enorme demanda deservicios de toda índole. Es fundamental también por su valor estratégico y comercial, asícomo por su potencial productivo. Es tiem po de que se convierta en unade las prioridades de la estrategia de crecimiento económico y, en espe-cífico, de los instrumentos por excelencia de ésta, que conforman el pa-quete económico que ahora se discute en el Congreso de la Unión. Aquí, en el estado, esta transformación de las instituciones buscadar respuestas puntuales a los problemas de la frontera. La Reforma Democrática del Estado debe proponer caminos a losjóvenes que, en especial en Baja California, se enfrentan a fenómenoscomo el de la violencia creciente, el tráfico de drogas y las enfermedadesde transmisión sexual. La Reforma Democrática del Estado debe brindar mejores condi-ciones a las mu jeres que en su mayoría cumplen con una doble o a vecestriple jornada de trabajo ya que además del trabajo remunerado, se en-cargan de los quehaceres del hogar, son madres y en mu chos casos jefasde familia. La Reforma Democrática debe hacer que las frases que escuchamosde los ni ños con respecto a la esperanza en un mun do mejor, se vuelvanrealidad. La Reforma Democrática del Estado debe regresar a la educaciónsu papel de puntal democrático y palanca del desarrollo, vehículo para laafirmación de los valores pluriculturales de nuestro estado. El desarrollo no se mide solamente por la cantidad de maqui ladorasque hay en el es tado o por los montos de inversión extranjera que sea-mos capaces de atraer. Si no le damos confianza a la ciu dadanía, de pocosirve darle confianza a los inversionistas. 24
  23. 23. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHA En este proceso no buscamos el camino inútil del enfrentamientoni la lucha por puestos administrativos y las canonjías, pero tampocoaceptaremos los cambios cosméticos y de fachada. Nuestra propuesta de cambio tiene sus raíces en nues tras propiasconvicciones que hemos adquirido de las enseñanzas de esa terca y sabiamaestra que es la realidad social y que por más que no queramos verla yadmitirla, exis te, esta ahí, y todos los días reclama cambios en su conduc-ta a los fun cionarios, a los representantes populares y a todo aquel quetenga un papel que desempeñar dentro del complejo entramado socialque la con forma. La realidad es la fuente básica del conocimiento científico y de los cambios sociales.Por ello nuestra propuesta de cambio tiene nombre y apellido, está dirigi-da a la reforma del poder y a la transformación democrática del estado. Optamos,como oposición, por los ca minos de la tolerancia y el acuer do transpa-rente que permitan mejorar las vidas de los bajacalifornianos. El esfuerzo de esta Mesa de Coordinación está encaminado a estefin. Es hora de reconstruir el com promiso con la sociedad sobre la basede la edifi cación de una oferta pública para los sectores mayoritarios dela misma. Sobre la base de este trabajo se construirán las condiciones adecua-das que permitan que las instituciones sellemos con los ciudadanos elcompromiso de elaborar, corregir y defender leyes en su beneficio. Deesta forma, política y leyes irán de la mano. Para Baja California, esta reforma no es prescindible, es una necesidadhistórica, de cuya satisfacción depende la estabilidad, la gobernabilidad yla convivencia democrática del estado. 25
  24. 24. JAIME MARTÍNEZ VELOZ Federación y Frontera Norte. Historia de un amor inconcluso Ponencia que presenta el diputado Jaime Martínez Veloz,en el Primer Encuentro de Legislaturas de los Estados de la Frontera Norte. Tijuana, Baja California, 30 de enero de 1999La historia de las relaciones entre la Federación y los estados de la FronteraNorte está más poblada de desencuentros que de intercambios positivos. Es la his toria, como toda historia que se respete, de la pasión, de lasmuchas promesas y del abandono. Durante más de un siglo, la Frontera Norte fue un lugar lejano y ex-traño por estar a la vera del país que nos arrancó una porción significati-va de patria. Por nues tras costumbres y características, en no pocas oca-siones, se nos ha visto como emisarios encubiertos de un modo de vida yuna cultura ajenos. Hoy, el país nos empieza a ver como lo que en realidad somos: sínte-sis y defensa de nuestra cultura en una frontera no pocas veces difícil yhostil. Nos hemos forjado un espíritu acostumbrado a estas duras condi-ciones. La Frontera Norte es, actualmente, un lugar de encuentro paralos mexicanos venidos de toda la República Mexicana. Difícilmente, hay otro sitio en todo nues tro país donde confluyantodas las culturas del mismo como es en este largo bordo y río de milesde kilómetros. Tal vez por esta razón, hemos sabido retomar lo mejor de las tradicio-nes republicanas y fundirlas con las mejores aspiraciones democráticas. A partir de esta base, aspiramos a redefinir nuestras relaciones conel Centro y concretar un federalismo moderno, honesto, incluyente y,sobre todo, que acerque a la sociedad a la tarea de gobernar. 26
  25. 25. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHA Esta aspiración, que es finalmente el leitmotiv de este Pri merEncuentro, no es nueva, pero sigue siendo actual. El Congreso Constituyente de 1824 asentó en sus tesis principaleslo que era una de las aspiraciones más caras de la joven nación mexicana:lograr una república federada, compuesta de estados soberanos unidosen un mismo sueño. El siglo XIX se encargaría de demostrar cuán di fícil y costoso era al-canzar ese alto objetivo. Luchas intestinas y la pérdida de más de la mitadde nuestro territorio fueron algunas de las más graves consecuencias. Como respuesta a la disgregación, regionalismo y separatismo, elPorfiriato acentuó el centralismo que nos ha acompañado en buena partede nuestra historia. Para contrarrestarlo, una de las aspiraciones del Cons-tituyente de 1917 fue el fortalecimiento de los estados y municipios. En el inicio de la vida independiente del país, el federalismo fue unacto fundacional; hoy, es una acción urgente que se entrelaza con las de-más tareas democráticas de la nación. En el establecimiento de relaciones equitati vas entre los estados y laFederación está la precondición básica para construir un país fuerte ydemocrático en lo político, en lo económico y en lo social. Para noso-tros, en la Frontera Norte, esto representa la posibilidad de cimentar só-lidamente y fortalecido un puente hacia el Norte. La renovación de nuestro federalismo es impostergable para: • Fortalecer al nacionalismo y la soberanía; • Consolidar la democracia plena y el trato equitativo entre esta- dos y de éstos con la Federación; • Promover un desarrollo regional más equilibrado, basado en criterios de sustentabilidad y justi cia social; y • Propiciar el fortalecimiento de la unidad histórica y una visión común para el fu turo sobre la base de las diferencias cul turales y políticas. 27
  26. 26. JAIME MARTÍNEZ VELOZ Es decir, la unidad en la diversidad y libertad para que se exprese laplurali dad y se fortalezca el conjunto. Estamos convocados a la renova-ción. Esto no significa inventarlo todo de nuevo o desechar todas lasfórmulas del pasado. Nuestro objetivo para los próximos años pasa por articular unaagenda común de los estados fronterizos del Norte de la República paracontinuar por la senda de un federalismo garante de la soberanía y de launidad de propósitos. Con esto no se pretende impulsar una au tonomía del Centro ni con-traponer a los diferentes órdenes de gobierno, sino establecer una ade-cuada coordinación entre los mismos en beneficio de la población. Bajo es tos prin ci pios y con el pro pó si to de lo grar una re dis tri bu -ción de com pe ten cias, ta reas y res pon sa bi li da des en tre el Po der Eje cu -ti vo Fe de ral y los go bier nos lo ca les y con ello acer car la toma de de ci -sio nes a las co mu ni da des, de ben im pul sar se dos ti pos de ac cio nes en loin me dia to. En primer lugar, cabe hacer una evaluación de lo que sig nifica el fe-deralismo para nuestro proyecto de nación en los próximos años y lo lo-grado en estos últimos tiempos. En segundo lu gar, es conveniente hacer una reflexión y una discu-sión colectiva de las medidas más eficaces, no sólo de corte administrati-vo, que habrán de impulsarse para fortalecer nuestras condiciones de in-tercambio con el Centro. Entre estas medidas cabría destacar algunos temas de interés funda-mental para una más productiva discusión: • Lograr una mayor injerencia ciudadana en la toma de decisio- nes. Esto puede ser al canzado mediante la combinación de la representación republicana con formas más directas de partici- pación de las comunidades. • La experiencia de varios estados fronterizos demuestra que es conveniente propiciar desde abajo esta participación a través de la célula básica de gobierno: el municipio. 28
  27. 27. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHA • Garantizar que en paralelo al proceso de descentralización en los estados, se lleve a cabo un procedimiento similar en el ám- bito de los municipios. • Profundizar el proceso de federalismo fiscal para aumentar hasta un nivel deseable y posible mayores recursos para el ejer- cicio soberano de los estados y los municipios. • Promover los cambios legales que garanticen una participación efectiva de los estados y los municipios en la elaboración de la política económica. • Continuar el proceso de descentralización del gasto social, no sólo a través del aumento de los recursos en esta materia, sino por medio de la participación activa de los estados y los munici- pios en la planeación de los programas sociales. No puede haber una política social consistente y duradera en las ac-tuales condiciones del país, sin la acción y participación del factor regio-nal, sin la modifi cación del marco institucional y jurídico en favor del fe-deralismo y la descentralización. En la zona fronteriza es importante la instrumentación de una polí-tica social regional que considere nuestras particulares condiciones po-blacionales y urbanas. Los esfuerzos realizados en estos años no han sido menores, perohan sido claramente insuficientes y sujetos a la discrecionalidad y losvaivenes de la situación económica. No podemos ni debemos estar sujetos a esta discrecionalidad, so-bre todo porque es en la frontera donde con mayor rapidez se dejan sen-tir los problemas de la economía. Insis timos en la idea de que el gran salto que debemos dar en el futuroinmediato es que las decisiones de política económica se formulen decomún acuerdo con los estados y municipios. Para nosotros en la frontera, urgen políticas específicas en las queparticipemos desde su concepción hasta su aplicación y evaluación. No 29
  28. 28. JAIME MARTÍNEZ VELOZqueremos un trato de privilegio, sólo señalamos la necesidad de que sereconozcan nuestras características propias. Debemos redefinir las relaciones entre la Frontera Norte y la Federa-ción para empezar a contrarrestar la dinámica centralista; lograr una mejorcoordinación y eficacia de las acciones y uso de los recursos; mejorar la ca-lidad de los servicios y ampliar la participación de las comunidades; com-partir responsabilidades y recursos para tomar las decisiones donde se ge-neran los problemas; y contribuir a dar mayor orden y creciente armonía ala vida nacional. Es claro para todos nosotros que el centralismo excesivo es obsole-to e inoperante. Los avances, sin em bargo, han sido muy lentos. Es necesario ahora,ante la fuerza de los hechos, vencer las fuerzas centralistas, que existenen todos los partidos y corrientes, y caminar más rápido en la direccióncorrecta. En la frontera hemos sido pioneros en muchas cosas, seámoslo aho-ra en el combate al centralismo autoritario y caduco, que sigue latente enmuchas facetas de la administración pública. Pero, atención con la histo-ria del siglo XIX, no cambiemos centralismo por regionalis mo disgre-gante; no debemos caer en caciquismos locales, sean del color que sean. En todo caso, vamos a cambiar al centralismo por una democraciaauténtica y un federalismo equilibrado. Es necesario dejar sentado que la discusión sobre federalismo yFrontera Norte debe ser parte esencial de una serie de cambios ma-yúscu los que hemos denominado Reforma del Estado. Sólo ubicado en este contexto, el federalismo podrá ser un eficaz me-dio de dar a los mexicanos un mejor gobierno y una más eficiente adminis-tración de los recursos y no sólo una distribución de pesos y centavos. Convoquemos, pues, a seguir empujando aquello que para los padresfundadores de la República era camino y objetivo. Reescribamos la historia de la Frontera Norte y la Federación paraque sea, hacia el futuro, una his toria de encuentros. 30
  29. 29. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHA Por un nuevo pacto político en Baja California Discur so en la Reunión del Consejo Político Estatal del PRI, celebrado en Mexicali, Baja California el 2 de marzo de 2000Leí hace unos días con detenimiento una reflexión del escritor mexicanoCarlos Fuentes, con la cual coincido plenamente y deseo compartir hoyen esta Asamblea. La sa lud y el progreso de la nación, manifiesta nuestronovelis ta y ensayista universal, dependen y deben basarse en la atenciónpreferente a las necesidades locales y la solución de los problemas bási-cos de cada región. La frecuente perversión de esta lógica, es decir creer que las decisio-nes federales o externas –por sí solas– lograrán que superemos la difí cilrealidad que hoy enfrenta Baja California, significa apostarle a la incerti-dumbre y al desequili brio gubernativo que ya padecemos. Llevamos ya una década apareciendo en las primeras planas de losdiarios pero sólo con notas rojas. Llevamos ya dos administraciones es-tatales que prometieron el cambio y éste no ha llegado para el grueso dela población. Por el contrario, en estos últimos meses los problemas másurgentes se han agravado, están ahí latentes sin que exis ta una visión deEstado para empezar a darles atención, y lo que es más grave han apare-cido nuevos problemas, como resul tado de una actitud de intolerancia yautoritaris mo por parte del Ejecutivo Estatal. Los dipu tados de la actual Legislatura procedimos, de buena fe, atratar de escribir una historia diferente; una historia que reivindicara elpapel del Congreso del Estado al tiem po que creara una relación respe-tuosa con el Poder Ejecutivo y el resto de las institu ciones y organizacio-nes y, desde luego, al servicio de la ciudadanía. Políticamente, estamosconvencidos que el Poder Legislativo ofrece mejores condiciones para 31
  30. 30. JAIME MARTÍNEZ VELOZorganizar y conducir el proceso de la reforma, por estar representadas enél todas las fuerzas políticas que integran la representación estatal. La Reforma del Estado no se ha mantenido al margen de la política. Hasido hasta ahora un proceso interactivo, generador y receptor de una su-cesión de encuentros y desencuentros entre sus protagonistas y que hatenido una dinámica de diálogo, controversias, acuerdos y decisiones.La dimensión de la reforma es de tal magnitud, que todos tenemos algoque aportar. Lo que requerimos es voluntad y deci sión de par ti ci par enla cons truc ción de un esta do que to dos que re mos y ne ce si ta mos. Enesta ta rea na die debe tra tar de adue ñar se de la re for ma o fin gir que en -tra o está en este pro ce so por ge ne ro si dad. La Reforma del Estado se vislumbra como la forma más viable para pro-ceder al diseño y ejecución de un nuevo pacto político en Baja California. Unacuerdo del más alto nivel del que la sociedad verdaderamente forme par-te, y en el cual fijemos el rumbo y el futuro que asegure progreso, justiciasocial, cumplimiento del estado de derecho y democracia para todos losque habitamos esta Frontera Norte. Este acuerdo político habrá de ser elaborado con el concurso plenode la propia sociedad. El Congreso, por la representación popular que lees inherente y al ser el lugar de confluencia de las principales fuerzas po-líticas de la entidad, puede ser el eje articulador, en una primera instan-cia, de la realización de los trabajos. Queremos una Reforma del Estado, pero una reforma de fondo, no deforma ni formalista. Una reforma que defina antes de cualquier cosa, eltipo de sociedad y gobierno que queremos darnos los bajacalifornianos.Una reforma que lleve a un nuevo pacto que habrá de ser formulado con vi-sión de presente, pero sobre todo de futuro. Por ello, deberá conteneraquellas medidas sobre las que es necesario trabajar en forma urgente,como aquellas que deben ser instrumentadas a mediano plazo y las quehabrán de ser lo para el largo plazo. Un nuevo pacto político, que se formule con el concurso de los partidospolíticos grandes y menores, el Gobierno del Estado, el Congreso, los 32
  31. 31. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHAmunicipios, el Tribunal Superior de Justicia, y que sea incluyente a todaslas instancias involu cradas en el desarrollo de la actividad política. Creemos que debe replantarse la Reforma del Estado. Y debe hacersedesde una perspectiva estratégica, que plantee una propuesta de horizon-te para el corto, para el mediano y para el largo plazos. Queremos unestado que sea ágil para responder a las demandas sociales y flexible parael diseño de los métodos que permitan hacerlo de la mejor manera, unestado que goce del reconocimiento de la sociedad porque cuenta conuna administración pública transparente, eficiente, con vocación de ser-vicio a la ciu da da nía y orien tada ha cia la ren di ción de cuen tas como unqueha cer na tu ral e in de cli na ble y cuyos empleados sean cumplidos yresponsables. Queremos una administración pública menos burocratizada, me-nos ritualista y deshu manizada. Una administración en la que exista elservicio profesional de carrera, que garantice el desarrollo profesionaldel trabajador en activo y un retiro digno del pensionado y jubilado; yque mejore permanentemente la capacidad gubernamental de dirección,articulación, coordinación e instrumentación de programas y acciones.Un estado que garantice la efectividad en el manejo de los recursos pú-blicos, que ofrezca óptimos bienes y servicios, amplíe la cobertura de losmismos y sobre todo que se aboque a resolver los pro blemas que máspreocupan a la sociedad. Que asuma su responsabilidad y aplique la leyen defensa de los derechos de los trabajadores, de los indígenas y de losgrupos vulnerables. Deseamos un estado que respete y valore al individuo y fomente losvalores más sentidos como el amor al trabajo, la disciplina, la responsa-bilidad y la honestidad; que fomente el trabajo de las organizaciones so-ciales, que impulse al sector productivo y que se preocupe por contarcon una amplia y adecuada infraestructura social. Queremos un estado que cree condiciones favorables para el creci-miento económico con equidad y motive el pleno empleo, con salariosjustos y remuneradores, que mantengan el poder adquisitivo de los tra- 33
  32. 32. JAIME MARTÍNEZ VELOZbajadores y en donde los sindicatos defiendan con efectividad sus legíti-mos intereses y promuevan la contratación colectiva. Buscamos un estado que propicie la más amplia participación posi-ble de las comunidades y de las organizaciones en el diseño, operación,control y evaluación de los programas a cargo de las instituciones públi-cas. Un estado en el cual aplicándose plena y realmente el principio de lasubsidiaridad, exista la redis tribución de las competencias y la descen-tralización de los recursos entre el Poder Ejecutivo, los gobiernos muni-cipales y las organizaciones sociales, dejando a éstas la responsabilidadoperativa de las obras y acciones que puedan llevar a cabo. No más exclusión ni iniquidad. El estado no debe ser más protagóni-co ni estar sobre di men sio na do. Aspi ra mos a un esta do en don de la jus -ti cia sea una pie dra an gu lar y ga ran tía de igual dad en tre quie nes acu dena los tri bu na les y a las dis tin tas ins tancias que apli can la ley. Es de cir,don de el ac ce so al sis te ma ju di cial sea más equi ta ti vo, don de la ad mi -nis tra ción de la jus ti cia no dis cri mi ne a los más pobres y en don de fun -cio ne a ple ni tud el es tado de de re cho y exis ta una recta administraciónde la justicia. Pretendemos un estado en donde la seguri dad pública sea algo real,tangible, dis fru table y en el que el ciu da da no re cu pe re la ca lle como es -pa cio de con vi ven cia ve ci nal y co mu ni taria. Un estado en el que se pro -mue va la de fen sa del me dio am bien te y se apli que la ley a quie nes de -pre dan la na tu ra le za, con tami nan el agua, el aire, la tie rra e in frin gen lasdis po si cio nes re la ti vas a la pre ser va ción del ambiente. Un estado en el que la cultura no sea un artículo de lujo sino un medioque permita que toda la colectividad encuentre gratificación para el goceestético y el fortalecimiento del espíritu; y en el que los valores de la coo-peración, la solidaridad y el trabajo voluntario sean parte del conceptode cultura. Un aspecto a ser considerado es que de poco sirve una Reforma delEstado, si ésta no propicia una transformación de la mentalidad colectivay de la forma de pensar de quienes habrán de ins trumentar la propia Re-forma. 34
  33. 33. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHA Aspiramos a contribuir a la edificación de un estado que coordine,promueva y aliente los intereses y los valores de los distintos actores; yen donde la libertad del individuo y de la sociedad se vean protegidospor un gobierno que se circunscribe a sí mis mo para agrandar los espa-cios de la acción ciudadana. Vislumbramos un estado en el que el mu nicipio asuma y ejerza unrol relevante y en donde prevalezcan los intereses locales por sobre losde otro orden de gobierno y se aplique a plenitud el artículo 115 de laConstitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, posibilitándose conello una mayor autonomía municipal. Un estado que no busque concentrar el poder político y los recur-sos, sino que por el contrario los distribuya y vuelque hacia la sociedad yen el que se apoye financieramente a los pequeños y medianos empresa-rios y se otorguen las facilidades exportadoras para los grandes produc-tores; y en donde el progreso individual sea también el progreso de lanación. Quere mos un estado en el que la edu ca ción sea más in clu yen te yme jor en to dos los ni ve les edu ca ti vos es co la ri za dos y que crez ca el nú -me ro de quie nes ini cian y de quie nes cul mi nan sus es tu dios y en don delos cen tros edu ca ti vos otor guen me jo res ser vi cios. Un esta do queotor gue li bros de tex to gra tui to a todos los es tu dian tes de las es cue laspú bli cas de la en ti dad y esté preo cu pa do por cada jo ven que deja de es -tu diar por ra zo nes eco nó mi cas y por aquel que no cuen ta con una es -cue la en la cual de sarrollar sus estudios. Un estado que mantenga debidamente la infraestructura educativa yque ésta cubra cabalmente las necesidades de la niñez y de la juventud,incluyendo a la de menores ingresos familiares. Un estado dispuesto ainvertir en la gente y sus necesidades para detener y revertir la pobrezaextrema y sea por ello, ejemplo en el país de que ello es posible. Un esta-do que dis tribuya con mayor equi dad los frutos del desarrollo y su mi-sión esté identificada con la elevación de la calidad de vida de sus habi-tantes y que ésta sea el mejor indicador de que llevamos buen camino. 35
  34. 34. JAIME MARTÍNEZ VELOZCualquier país o comunidad retrocede, si la calidad de vida de la gentedisminuye. Deseamos un estado preocupado por la salud pública, sobre todo dequienes no cuentan con los recursos para atenderse en el sistema de me-dicina privada. Un estado promotor de vivienda para personas de esca-sos recursos que establezca un programa de lotes con servicios e institu -ya programas de autoconstrucción y de mejoramiento de las viviendas.Un estado que propicie el desarrollo de los productores del campo y dela ciudad a través de distintos estímulos fiscales y apoyos directos. Quepropicie la colaboración entre el sector público y el sector privado sobrela base de objetivos de largo aliento. Se requiere un mejor estado. Un estado que tienda puentes hacia lasociedad, no que construya túneles para negociar en la penumbra; queencuentre su razón de ser en la sociedad y no en sí mis mo o al margen deella. Un estado abierto, tolerante y respetuoso del sentir y hacer de la so-ciedad; y que no otorgue impunidad ni privilegios que rompen el princi-pio de equidad y lesionan la moral ciudadana y demeritan la credibi lidaden las instituciones. En suma, vislumbramos un estado orientado hacia el ciudadano en elque la persona, el ser hu mano y el desarrollo de su vida, libertad y poten-cial, sea el motivo fundamental que guíe el trabajo de las institucionesgubernamentales y el accionar de la propia sociedad. Ese es el estado al que aspiramos. Ese es el estado que estamos dis-puestos a impulsar junto con la sociedad, ya sea dentro de la Reforma ofuera de ella, pero hombro con hombro con la ciu dadanía. Un proceso de suyo necesario y esperanzador, como lo es la Reformadel Estado, puede naufragar si no cuenta con una serie de elementos queaseguren su viabilidad, garanticen su continuidad y contribuyan a su in-corporación y apropiación tanto por parte de las institu ciones como dela sociedad. Consideramos que algunas de las causas que han frenado la Reformadel Estado en Baja California, y que fueron motivo de nuestra salida de laMesa Central, son las siguientes: 36
  35. 35. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHA • Ausencia de la sociedad en los trabajos • Bajo nivel de representación de los participantes en el proceso • Falta de rum bo • Poca producti vidad • Mesas especializadas no instaladas • Predomi nio del Ejecutivo • Falta de un Secretariado Técnico colectivo • Simu lación y descrédito De esta forma, los medios de comunicación se alejan y la sociedadpierde interés en los resul tados de la política misma. Sin sustento social,la Reforma cae en el des crédito. ¿Acaso esto es lo que busca el Gobiernodel Estadoquestion En su retiro de la Mesa Central de la Reforma del Estado, el grupoparlamentario del PRI expresó su desacuerdo con la forma en que se handesarrollado los trabajos. En esa ocasión afirmamos que “...no existencondiciones que garanticen no sólo la marcha de la Reforma, sino elcumplimiento de diversos acuerdos signados entre los tres poderes delestado ...sentimos que ha bajado unilateral mente el nivel de interlocu-ción para llevarla a cabo.” Dimos a conocer públicamente que nuestra salida de la Mesa de laReforma del Estado, no implica el que renunciemos a nuestros compro-misos de trabajo. No es la primera vez que cuestionamos la forma en quese ha venido laborando. En el mes de abril del año pasado, expresamosque el proceso llevado hasta ese entonces, adolecía de una grave falla deconcepción, al proponer que los sectores sociales se adaptaran a lostiempos, temas y formalidades de las instituciones. Señalamos, en ese entonces, que para que el procedimiento fueraeficiente, había que “voltearlo de cabeza”, es decir, desatar las atadurasburocráticas, y lograr que fueran las instituciones las que se adaptaran alos tiempos de la sociedad. Para ello, propusimos un método que nospermitiera acercarnos a la ciudadanía, difundir distritalmente la idea de 37
  36. 36. JAIME MARTÍNEZ VELOZrealizar una “revolu ción pacífica” en la forma de operación de las insti-tuciones, invitar a la sociedad a que se apropiara del proyecto de Refor-ma, y aprovechar los trabajos realizados por la pasada Legislatura. Plan-teamos también incorporar a las Comisiones del Congreso a los trabajosde la Reforma. No obstante, se continuó con el esquema planteado originalmente,cuyos resul tados están a la vista. Por ello, no nos guían protagonismos políticos. Nuestro retiro delos trabajos tiene razones de peso, no surgi das espontáneamente en estemomento, sino de meses atrás. Razones trascendentes que nos orillarona tomar una decisión y a obrar en consecuencia. ¿Cómo seguir validandocon nuestra presencia una Reforma del Estado, concebida para ser demo-crática, pensada para la sociedad, pero en donde ésta, que debiera ser laprincipal protagonista no está presentequestion Consideramos que la Reforma del Estado debe tener un rumbo claro,una di rección que responda a las preguntas que son punto de partida:¿Cuál es el tipo de estado que queremos los bajacalifornianosquestion y¿quién o quienes deben definirloques tion A partir de la respuesta a esaspreguntas, podremos redimensionar la trascendencia de una Reformaque actualmente está secuestrada. Segui mos apostándole al diálogo, no acosta de ser un partido servil. Le apostamos al diálogo como el mejormétodo para lograr consensos que revelen la plurali dad de opiniones, yno sólo la vo luntad de un individuo o grupo. Este diálogo y sus resulta-dos sólo pueden producirse en las coor denadas de la legalidad, la tole-rancia, la inclusión y el res peto a los que piensan di ferente.Compañeros: Les pido ser portadores en sus colonias, en sus comunidades, en suslugares de trabajo de este mensaje. Los dipu tados estamos convencidosde la necesidad de un nuevo pacto en Baja California que nos permita ga-rantizar el progreso, el cumplimiento del estado de derecho, la justi cia 38
  37. 37. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHAsocial y la democracia para todos. Ese es nues tro objetivo y no la su pues-ta campaña de despres tigio que, según el PAN, hemos montado. Por eso hoy a Acción Nacional le decimos: Nuestra propuesta deReforma no es un ca pri cho, es el re sul tado de lo que mi les de ciu da da -nos de man dan co ti dia na men te, de lo que nues tros mi li tan tes plan teana dia rio: ins ti tu cio nes mo der nas que res pon dan efi caz men te a las ne -ce si da des de una sociedad temerosa y agraviada. Hay que subrayar un hecho que a veces no parece tan evidente: comopartido hemos contribuido de manera decisiva a la continuidad en lavida pública, a la gobernabilidad de la entidad. Ni siquiera en los enfren-tamientos más ásperos con el gobierno panista apostamos a la debacleinstitucional. No vemos en el empeoramiento de la situación del estadouna forma fácil de hacernos del poder. Con todos nuestros errores, so-mos una oposición democrática que apuesta a la crítica, cierto, pero tam-bién a la propuesta. Hay una gran Reforma que nos necesita unidos, crí ticos y fuertes al-rededor de un proyecto democrático que nos reencuentre con la socie-dad para que ella deposite su confianza en nuestra capacidad para contri-buir en la recuperación de Baja California como un estado donde imperael estado de derecho, la justi cia social, la democracia y el progreso paratodos. Sólo en la búsqueda de ese objetivo, segui remos aportando audacia,desarrollo económico y democracia política al país, y podremos acceder,todos y no sólo unos cuantos, a los beneficios de una globalidad interna-cional que ya es inevitable. 39
  38. 38. JAIME MARTÍNEZ VELOZ ¡Obras sí, deudas no! Posición del diputado Jaime Martínez Veloz frente a la pretensión de la autoridad municipal de Tijuana, de endeudar a la hacienda pública municipal. 1 de abril de 2002Tijuana ha sido convertida en una enorme tómbola. La piñata tijuanense,ha servido para enriquecer a unos cuantos ante el disimulo de las autori-dades de todos los órdenes de gobierno. Mientras unos pocos disfrutande los negocios realizados al amparo del poder, miles de ciudadanos su-fren las consecuencias de una forma de gobernar inepta, incapaz, omisaen algunos casos y cómplice en otros. El crecimiento de Tijuana está determinado por la lógica de los inte-reses en juego. La planeación urbana es estéril y por ende de nulos resul-tados. La política municipal carece de programas de crecimiento planifi-cado y de vivienda popular que atiendan de fondo esta lacerante proble-mática. La ciudad crece bajo los ritmos que le impone la cruda lógica delmercado, la cual excluye en la toma de decisiones a los más, que son losque tienen menos. El resultado es una ciudad caótica, con problemasviales, fraccionamientos caros y mal construidos, una infraestructura deeducación y de salud deficitaria y de mala calidad, con un transporte pú-blico pésimo e insegu ridad galopante, situaciones que agobian a toda lasociedad sin excepción. Mientras tanto, políticos-empresarios, o empresarios-políticos opolíticos “patiños” de los empresarios se reparten los negocios deriva-dos del ejercicio de la función pública. Anteriormente fueron adminis-traciones priístas las que permitieron la realización de acciones irregula-res, donde destacados funcionarios públicos se apropiaron de bienes,recursos y terrenos, que hoy todavía regentean. Algunos de ellos son losque actúan ahora como esos “patiños” de los gobiernos panistas. Son 40
  39. 39. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHAellos los que han generado la crisis interna del PRI, producto de su apeti-to insaciable por conseguir contratos y prebendas del gobierno. Sonellos los que le obstaculizaron al PRI, constituirse en una alternativa de po-der en Baja California. El despres tigio que le produjeron al PRI fue de tal magnitud, que lasconsecuencias todavía las sufre ese instituto político, aunque quienesmilitan en él, en su inmensa mayoría, son ajenos a las tropelías de unoscuantos abusivos. Este tema, por su complejidad, lo abordaré a profun-didad en su tiempo, hoy sólo lo anoto como una más de las variables quehan afectado el desarrollo de Tijuana, pero no es el objeto del presenteposicionamiento. Pero lo que sí queda claro es que cualquier acción an-terior, palidece ante las cometidas por los panistas en el poder. Hoy los nuevos mandarines actúan como si su permanencia en elpoder fuera eterna. Su papel al frente del gobierno ha sido desastroso. Laentronización del narcotráfico en la entidad, no hubiera sido posible sino existiera un andamiaje dentro del gobierno panista que le garantizaralas condiciones necesarias para su desarrollo. Es lamentable decirlo, pero desgraciadamente es cierto; institucio-nes públicas en Baja California de todos los órdenes de gobierno, poromisión o complicidad, son las responsables directas de haber legitima-do y legalizado las acciones del crimen organizado en el estado. La com-pra de bienes del estado en un claro ejemplo que los exhibe. El problemade Tijuana no es un asunto de imagen, sino de una crisis es tructural deri-vada de una acción pública errática y en muchos casos cómplice de ac-ciones ilícitas. Mientras no se atiendan las causas que generan esta crisis,cualquier campaña de imagen, será como tirar los recursos públicos a labasura. Ninguna campaña de imagen pública podrá esconder los miles deejecutados, los cientos de secuestros, los 70 mil adictos a las drogas, loscientos de picaderos y tienditas, las decenas de miles de autos robados, elprimer lugar en delitos del fuero federal y del fuero común, el caos urba-no, el tráfico de indocumentados, el tráfico de armas, el deshonroso pri- 41
  40. 40. JAIME MARTÍNEZ VELOZmer nacional lugar en tuberculosis, uno de los primeros lugar en SIDA enel país, etcétera. La realidad dramática de Tijuana tiene que enfrentarse desde unaóptica don de el sig no dis tin ti vo sea el de la par ti ci pa ción ciu da da na,con la ge ne ra ción de al ter na ti vas via bles, sus ten ta das en una só li daconvic ción de que la fun ción pú bli ca debe es tar ale ja da de cual quier in -te rés per so nal y de cual quier sos pe cha acer ca de las ac cio nes gu ber na -men ta les. Hoy, la autoridad municipal panista quiere vendernos la peregrinaidea de que la única opción, para construir las obras que Tijuana reclamapara su desarrollo, se encuentra en endeudar a la hacienda pública muni-cipal. Así, sin más explicaciones y sin información clara y precisa, tratade formular un fal so di lema para los ti juanenses. Si no hay deu da, no hayobra, dicen los panistas, y a través de una campaña mediática pretendenganar la aceptación social. Poco les importa la posibilidad de crear en unfuturo no muy lejano, una crisis en las finanzas municipales. Ensenada yTecate son la muestra de las penurias que tienen que pasar municipiosendeudados. No es pretensión nues tra poner en duda la necesidad de la obra pú -blica que reclama Tijuana, sino el procedimiento y los artilugios ramplo-nes con que se pretende llevar a cabo di cho proyecto, a espaldas del co-nocimiento claro de la ciudadanía. Por principio de cuentas, no debemos olvidar que el pretexto políti-co más socorrido por los panistas en Baja California fue, durante mu-chos años, la obs taculización de sus programas por parte de una Presi-dencia de la República priísta. Esa realidad ya es otra, hoy el Presidentede la República, el gobernador y el presidente municipal son del mismopartido, por lo tanto debiera existir una planeación de las acciones querespondiera a una coordinación articulada de los proyectos de los tresórdenes de gobierno. Ya no tienen más pretextos, además y si de algovale decirlo, las administraciones priístas en Baja California, defini tiva-mente no les heredaron deuda alguna a los gobiernos panistas. 42
  41. 41. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHA La sospecha de las acciones del gobierno en materia de obra pú blicatiene orígenes fundados; al pasado gobernador del estado se le recuerdaporque la mayor obra concluida en su mandato, fue su casa particular.Otro ejemplo de la turbiedad gubernamental, es la urbanización de laTercera Etapa del Río, en donde la Federación entregó 440 hectáreas alGobierno del Estado, el cual las fraccionó y las vendió a través de proce-dimientos cuestionables, por ilegales, y además sin autorización delCongreso del Estado, para ser enajenados. Más aún, todavía no aclaranpor qué muchos de esos predios fueron utilizados como “lavaderos denarcodólares”. ¿Cuál es el resultado de las ventas de la Tercera Etapa delRíoquestion ¿Por qué las ganancias en la venta de di chos terrenos no seaplican en la construcción de las obras que Tijuana reclama?, o acaso,¿los comisionistas se llevaron la mejor parte y no hay gananciasquestionEsas y otras muchas son las preguntas que las autoridades panistas de-ben responder a la ciudadanía, antes de plantear la posibili dad deendeudarnos. Por otro lado, argumentar que para realizar las obras que reclamaTijuana sólo es posible hacerlo a través del endeudamiento, es un falsodilema. Por poner un ejemplo, podemos señalar que para el año 2002, elpresidente Fox, presentó un proyecto de egresos, donde para Baja Cali-fornia se destinaban en los ramos 33, 28 y 23 un total de 10,271 millonesde pesos, el cual después de su revisión en el Congreso de la Unión, se in-crementó a 12,156 millones de pesos. Es decir casi 1,665 millones adi-cionales. De és tos, 651 millones pertenecen a un fondo del Ramo 23 quese denomina Programa de Apoyo para el Fortalecimiento de las Entidades Fede-rativas [PAFEF], el cual du rante los últimos tres años ha tenido una asig-nación de 1,626 mi llones de pesos, de los cuales aproximadamente la mi-tad le corresponden a Tijuana; es decir, es el monto exacto que el ayunta-miento dice requerir para las obras que pretende construir. Dentro del Ramo 33 existen el Fondo de Aportaciones para laInfraestructura Social y el Fondo de Aportaciones para el Fortaleci-miento de los Municipios, a los cuales para el Estado de Baja California 43
  42. 42. JAIME MARTÍNEZ VELOZse les asignaron durante los úl timos tres años 1,820 millones de pesos,de los cua les apro xi ma da men te 900 mi llo nes de pe sos de bie ron de ha -ber se asig na do a Ti jua na. Pero de es tos re cur sos una par te im por tan teha sido uti li za da para el pago de gas to corrien te y no en gas to de in ver -sión. Es de cir, pa gan suel dos exa ge ra dos y viá ti cos en lu gar de ha cerobra pú bli ca. Baja California, y en particular Tijuana, tienen grandes retos por de-lante. Abordarlos requiere imaginación, creatividad, pero sobre todoverdadera vocación de servicio, alejada de la ineptitud, la arrogancia, lacorrupción y la improvisación. Estoy convencido de que a Tijuana se lahan asignado importantes y significativas partidas, para enfrentar partede la problemática que la aqueja, pero el mu nicipio ha sido gobernado demanera ineficiente y excluyente, lo que ha impedido concretar las solu-ciones que reclama un entramado social cada vez más urgido de solucio-nes a sus reclamos. Tijuana produce, genera recursos, es centro y esperanza de miles decompatriotas que llegan a esta tierra en busca de un mejor futuro. Quie-nes tenemos bajo nuestra responsabilidad las tareas de representaciónpopular, tenemos la obligación de buscar alternativas a las preocupacio-nes sociales, por lo que propongo a las instituciones de los tres órdenesde gobierno, el siguiente mecanismo para la realización de las obras deinfraestructura que reclama Tijuana.1. La creación de una Coordinación Munici pal de Planeación, integra- da por el Cabildo Mu nicipal, el Gobierno del Estado, un represen- tante del Gobierno Federal, los legisladores federales y locales de Tijuana, los Colegios de Ingenieros Civiles y de Arquitectos, un re- presentante de cada institución de educación superior pública y pri- vada, las Cámaras comerciales e industriales, las organizaciones sin- dicales y las organizaciones no gubernamentales.2. Que el ayuntamiento dé a conocer los proyectos de las obras que pretende construir, para que su viabili dad sea discutida por esta coordinación interinstitu cional. 44
  43. 43. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHA3. La inversión pública de los tres órdenes de gobierno, deberá estar aplicada en los proyectos y programas surgidos de una estrecha coor- dinación y colaboración de los tres órdenes de gobierno. Basta de ocurrencias o proyectos como el del edificio de Seguridad Pública.4. Que en el presente año, de los recursos del PAFEF, la parte proporcio- nal que le corresponde a Tijuana, (325 millones aproximadamente) sea aplicada en las obras que reclama la ciudad.5. Que los dipu tados locales de Tijuana (13 en total), impulsen un acuerdo en el Congreso del Estado, para que el Impuesto sobre Nó- minas generado en Tijuana, se aplique al Programa de Obras que re- quiere el municipio.6. Que los legisladores federales, establezcamos un nivel de coordina- ción tal, que nos permita generar un programa intenso de gestión ante las instancias federales, para que de los recursos aprobados por el Congreso de la Unión a cada Secretaría Federal, se aplique una parte proporcional al estado y en particular a Tijuana. (SCT, SEDESOL , SEP, SRA , SSA, IMSS, ISSSTE ,etc.).7. Que las ganancias de las ventas de los terrenos de la Tercera Etapa del Río, se canalicen directamente al programa de obras municipa - les. Acer ca de este punto solicitaré en la Tribuna de la Cámara de Diputados, la realización de una audi toría por parte del órgano su- perior de fiscali zación, dependiente del Congreso de la Unión, por- que has ta ahora, las au toridades del estado han actuado con una ac- titud indolente. Si Barrio anda en busca de “peces grandes”, puede encontrarse con la sorpresa que Baja California, puede ser una enorme pecera en donde hasta ballenas encuentre.8. El establecimiento de una sola dependencia de construcción y obras públicas en el Ayuntamiento de Tijuana, que integre a todas las instancias municipales que se dedi can actualmente a la construc- ción, multiplicando esfuerzos y gastando recursos en sueldos y gas- to corriente, que pueden des tinarse a la inversión en obra pú blica. 45
  44. 44. JAIME MARTÍNEZ VELOZ9. Que se municipalicen las dependencias del Gobierno del Estado que realizan obra pública en Tijuana (PRODUTSA, Promotora Esta- tal, INETT, SAHOPE, Fideicomiso de la Tercera Etapa, etc.), se in- demnice al personal y los recursos que hoy se gastan en sueldos a funcionarios y empleados, se inviertan directamente en la construc- ción de la infraestructura que Tijuana demanda. Las anteriores formulaciones las presentaré en forma directa, antecada una de las instancias mencionadas, además que utilizaré todas lasfacultades republicanas al alcance de la representación popular que os-tento, con el propósito de construir un mejor futuro para los habitantesde Baja California. 46
  45. 45. Capítulo 2 Política, una pasión interminable Las pasiones guían nuestros actosE n cada artículo de este apartado estuvieron presentes mis pasiones,el país y su gente, Baja California, Tijuana, mis hijos. Mis tareas e ideas como ciudadano mexicano las presento única-mente para descu brirme ante los ciudadanos californianos como alguienque se apasiona por lo que cree. Tal vez aquí están algunos de los artículos que crearon polémica yque a mu chos disgustaron en su tiempo, pero quiero presentarme antelos lectores tal y como soy. Estoy convencido que las mu jeres y los hombres que no tienen pa-siones son fríos y huecos. Actuar con de ter mi na ción y dar todo ante nues tras con vic cio neses el me jor ca mi no para lo grar las trans for ma cio nes que nues tro paísne ce si ta. 47
  46. 46. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHA Un maoísta fronterizoDespués del triunfo del PAN en Baja California en 1989, los ni veles decoordinación interinstitu cional, entre los tres órdenes de gobierno erancasi nulos. El PAN no atinaba a ser gobierno y el PRI no se asumía comooposición. Al ser Baja California un estado gobernado por un partido diferenteal del Presidente de la República, sin un antecedente similar hasta esemomento, Carlos Salinas de Gortari nombró como responsable del Go-bierno Federal, para atender los asuntos del es tado, al doctor ErnestoZedillo, como una forma de establecer niveles de coordinación entreambos órdenes de gobierno. En ese contexto, don Carlos Montejo Favela, presidente municipalde Tijuana, y el Presidente de la República, acordaron la realización deun conjunto de obras comunitarias, a través del Programa Solidaridad. Por parte del Ayuntamiento de Tijuana se nombró como coordina-dor del mismo a Francisco Soto Angli, servidor público con una largatrayectoria de luchador social, una sólida formación profesional y unasensibi lidad poco vista entre los funcionarios de las administracionespanistas. Por parte del Gobierno Federal, después de peripecias y resisten-cias personales, me nombraron a mí como responsable del programa.En principio acepté coordinar los trabajos de Solidaridad por seis me-ses, después no me quería ir. Durante 1992, la coordinación entre ambas entidades se produjo enlos mejores términos. El edifi cio de la Presidencia Municipal, se convir-tió prácticamente en una comuna. Los martes des de las 12 del mediodíahasta que se agotara la agenda de los asuntos enlistados en el or den deldía, se realizaban las reuniones de trabajo, donde las principales prota- 49
  47. 47. JAIME MARTÍNEZ VELOZgonistas eran las propias comunidades. Ahí, se definían las prioridades,se ejercía la planeación comunitaria en forma democrática, se compro-baban los recursos apli cados y se discutía a plenitud cada detalle que a lascomunidades preocupaba. Los colonos participaban en todo el recorrido social de las obrasrealizadas. La experiencia fue formidable e irrepetible hasta ahora. Laestrategia de política social más exitosa de los últimos años en Baja Cali-fornia, ha pretendido sustituirse con copias malas “manos a las bolsas” o“chafatonas”, con magros e insignificantes resultados. La honestidad comunitaria fue impecable. El único prietito en elarroz fue un proyecto coordinado por Urania Isis, después funcionariapanista y próspera transportista (ahora apoyadora del PRI de Hank) don-de se desviaron descaradamente los recursos y no los comprobaron. Unsolo caso de corrupción en más de 400 proyectos habla de la ho nestidadde los co lonos de Tijuana. El ánimo social campeaba por todos los rincones de Tijuana, los re-cursos federales llegaban al ayuntamiento, se entregaban directamente alas comunidades, previa autorización del proyecto técnico y el aval delConsejo Munici pal de Solidaridad. Las brigadas comunitarias esperaban de madru gada las ollas de con-creto para pavimentar sus calles, en la Libertad, Ciu dad Jardín, la Sán-chez Taboada, la Lázaro Cárdenas, El Mirador, Los Floridos 1, 2, 3 y 4,Nido de las Águilas, El Tecolote, la Genaro Vázquez, 3 de Octubre, Lo-mas Taurinas, las Obreras 1, 2, y 3 y otras tantas colonias más. Las señoras agarraban la pala y al rato mo vían el ja rro de los frijoles,para el desayuno de las brigadas. Las noches eran de bohemia, no faltaba quien le rascara a la guitarra, al-guien ponía las “caguamas” y la velada se convertía en un rato inolvidable. “El Charro”, local comunitario de la colonia Libertad, se convirtióen el espacio oficial de asambleas, reu niones de trabajo y fiestas colecti-vas. En varias ocasiones llevé a don Carlos Montejo para que “pecara”junto a nosotros y se echara unas cervezas con toda la banda de promo- 50
  48. 48. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHAtores sociales, colonos, maestros albañiles y antiguos pachuchos, con-vertidos en amigables lugareños, al amparo de la músi ca de banda, cum-bias y bachatas del sonido del salón comunal. Pero tanta dicha no podía ser eterna. El trabajo colectivo permitíala superación comunitaria pero generaba envidia y recelo entre los quese autonombran la clase política tijuanense. Los viejos priístas, los que por décadas se enriquecieron y abusarondel poder, desde sus caserones en Estados Unidos, o sus mansiones os-tentosas en Tijuana, me acusaban de estar entregando al PAN los recur-sos que según ellos pertenecían a los priístas. La ofensiva fue fuerte,pero igual de torpe, como el fracaso de su ejercicio de gobierno, que cul-minó con la entrega del poder al PAN. Pero del otro lado, o sea del propio PAN, la reacción fue es candalo-sa. Ruffo se sintió agraviado. Como nunca entendió nada de política so-cial, ni le interesaba, lo úni co que le preocupaba era que na die le disputa-ra su protagonismo, ahora en manos no de un caudillo, sino de un colec-tivo social, que planeaba, discutía, trabajaba y vigilaba en forma organi-zada. Es decir el poder popular. Ruf fo y su par ti do le te nían to ma da la me di da al PRI , sa bían cómoen fren tar lo, pero el nue vo fe nó me no so cial sur gi do a par tir del tra ba -jo de So li da ri dad, le sig ni fi ca ba una va ria ble no con tem pla da en su es -que ma de con fron ta ción po lí ti ca. Le ha bía apa re ci do un ga li ma tíasirre so lu ble. La reacción fue la tradicional de todo gobernante que se siente desa-fiado. Visceral, sin capacidad de argumentación ni alternativa en materiade política social, se llamó agredido por la Federación y víctima de unaconjura nacional para deses tabilizar a su gobierno. Éramos un puñaditode promotores los que trabajamos en Solidaridad, aunque hay que reco-nocer que cada uno de los nuestros, por la convicción con la que trabaja-ba, valía por 20 o 30 de los promotores del gobierno panista. A quienes trabajábamos en Solidaridad nos acusaban con todo uncatálogo de calificativos de la lucha sucia para desacreditarnos. Un día 51
  49. 49. JAIME MARTÍNEZ VELOZChuy Segura, priís ta de toda la vida, me enseñó asustado una revista na-cional, donde lo acusaban de ser “maoísta” y me preguntó preocupado sieso era bueno o malo. Le dije que no se asus tara y que en la puerta de suoficina, pegara el artículo y a un lado pusiera un letrero que dijera: “Mur-muren víboras”. Incrédulo volvió a preguntar Chuy Segura, ¿maoísta es lo mismoque comunista? Más o menos es lo mismo, le contesté. Después se fue a su cubículo, y a su estilo regañó a “El Pato” y a todoel que se le atravesara, por no haberlo detenido cuando en un mitin en laPresidencia Municipal, a un funcionario le pidió prestado primero unmagnavoz, luego ante la negativa del empleado, le dijo alterado: ¡Lo quees del pueblo al pueblo!, le arrebató el aparato, que nos permitió que me-dio nos escuchara la gente, en una concentración de varios miles de colo-nos reunidos en el patio central del ayuntamiento. El único problemapara Chuy, es que cuando dijo eso, lo escuchó una periodista de Proceso. ¿Ya ven?, ¡Por su culpa hasta de comunista me acusan, hijos de lachingada! “El Pato”, lo vio de reojo y le dijo, “no se apu re mi Chuy, el otro día,los del PAN, vieron al negro Gabriel, y le gritaron ¡Pinche cubano!, ymírelo cada día esta más ca chetón. Cuando menos el hambre se la ha qui-tado”. Después de esto Chuy Se gura se relajó y se fue a la Miramar y a la Lá-zaro Cárdenas, a vi sitar a doña Oli via, a Esperanza, a Carmen Segura, aYolanda y a la señora Gurrola. Se subió a su “vocho” y junto con él se fue“El Pato”, que lo seguía cabuleando. “Ándale, ándale, pinche Chuy, yano hagas corajes, porque se te va a derramar la bilis”. 52
  50. 50. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHA Jugar con ventajaUn fantasma recorre nuestro país... Perdón, hace algunos años pudiera haber iniciado algún artículocon esta clásica introducción copiada del Manifiesto del Partido Comunista.Hoy tendríamos que empezar con una introducción menos académica ytal vez alejada de la nostalgia de los escritos libertarios de los años seten-ta y los ochenta del si glo pasado en nues tro país. Hoy mas bien tendríamos que decir, en el lenguaje zapatista: Unchingo de fantasmas recorren nuestro país... Los fantasmas de la desconfianza, de la incertidumbre, de la desigual-dad, de la injusticia, de la corrupción, de las adicciones, del narcotráfico,de la insegu ridad, de la pobreza, de la incompetencia política, de la simu -lación, del agandalle, de la tranza. Son parte cotidiana de la vida pú blicamexicana. Los procesos electorales no son la excepción. La función pública hasido convertida en una enorme tómbola. La vieja clase política y su de-magogia han sido sustituidas por gerentes de medio pelo, sin rubor parahacer gala de su culto a la ignorancia. Fox dice que es empresario no político. Por sus hechos demuestraque no es ni lo uno ni lo otro. El respeto a su investidura lo sustituye porla chabacanería y las actitudes chambonas y grotescas. El escarnio público sobre la figura presidencial es un espectáculo la-mentable. Hizo de la descali ficación del Poder Legislativo su cruzada ysu estrategia personal, que terminó por descalificar a ambos. La política es hoy una práctica despres tigiada, el ciudadano no se vereflejado en sus instituciones. Legisladores, funcionarios y empresariosno acaban de entender que el hartazgo social viene desbordando, desdehace tiempo, la función pública. 53
  51. 51. JAIME MARTÍNEZ VELOZ Aunado a lo anterior, la derecha mexicana, escudada en una actitudde hipocresía y falsa moral, no desperdicia oportunidad alguna para des-calificar a lo político. Bravo Mena, por ejemplo, llama a “no ideologizar”la privatización eléctrica. Para el diri gente panista hay que entregar elpaís en estado de inconsciencia, o lo que es lo mis mo, para la derecha serlacayo del capital trasnacional es una acción socialmente aceptable, perotener ideología alguna es una acción denigrante. Parte de la idea, de queDios existe, es panista y como vota por ellos, sus imprudencias son per-donadas y santificadas. Cierto es que la vida política actual es diferente a la de décadas ante-riores. Hay dis tintas reglas del juego, pero una constante sigue presente. Elque tiene el poder, juega con ventaja. Subrepticia, disfrazada, abierta odescarada puede ser la modalidad que asu ma la lógica del poder, pero alfinal de cuentas, el que tiene los instrumentos para perpetuarse en él, lousa sin escrúpu los. Los medios que hoy se uti lizan son más sofisticados que en el pasa-do, se recurre a la tecnología de punta, el marketing, etc., pero la inequi-dad sigue estando presente, tanto en la actividad electoral, como en lafunción publica. Ante el desplazamiento del PRI de la Presidencia de la República,donde ésta se constituía en el factor de cohesión de ese partido, los go-bernadores han asumido en los hechos un nuevo tipo de centralismo,donde a través del uso y abu so del poder, im ponen criterios y directricespara conservar a su partido en el poder. Esta lógica del poder es la que domina los escenarios estatales, don-de los medios de comunicación, en su mayoría, son expresión de gruposdel poder económico o político local, por tanto difunden líneas editoria-les, columnas políticas, u omiten información, según convenga el caso,para el logro de sus propósitos. Las ex cepciones son raras, exis ten, perono constituyen un contrapeso de los medios que utilizan, usan o abu san 54
  52. 52. BAJA CALIFORNIA UNA TRINCHERA DE LUCHAlos grupos de poder estatales. Difunden supuestas encuestas, difamancandidatos, ocultan información, o editorializan la misma, etc, etc. En los planos estatales, mucho de los gobernadores se han converti-do en señores de horca y cuchillo, quitan presidentes de partido, (igualque Salinas, Zedillo y los anteriores presidentes) funcionarios electora-les, magistrados. Los Congresos Estatales, están acotados por la media-nía de las burocracias partidarias locales y por una relación de supedita-ción a un Poder Ejecutivo con enorme capacidad de manejo discrecio-nal de los recursos públicos. Ningún partido se salva. Ejemplos pululan. Promueven, sin pudor ysin escrúpu los, intensas y costosas campañas publicitarias antes y duran-te los tiempos de las campañas electorales estatales a favor de su partido,o de su candidato en las elecciones internas, con una lógica salvaje e im-pune. Son promotores de campañas cortas, donde los candidatos deoposición no tienen tiempo de posicionarse, mientras que sus campañaspublicitarias de autopromoción duran meses. Hoy, Baja California es el estado con mayor índice de criminalidad enMéxico, gracias a una elecciones donde las mafias de traficantes de dro-ga, de indocumentados, de armas, tratantes de blancas y polleros, finan-ciaron y apoyaron al PAN en nuestro estado que sufre el acoso de la cul-tura del consumo, del desgarramiento de su tejido social, con el índice deadictos más grande del país, convertido tristemente hoy por la políticaentreguis ta panista, en el cuarto de máqui nas del estado estadou nidensede California. En nuestro estado el gobierno entrega activos, playas, ypermite la consolidación de una estrategia trasnacional para abastecer degas y energía al Sur de California, desde el territorio mexicano. En el plano nacional, la incapacidad del PRI para asumir y conduciroportunamente los cambios que debían definir al desarrollo económico,político y social, fue lo que determinó el fin de su hegemonía, que tal vezse inició en 1968, continuó con la defenestración de su Corriente Demo-crática y llegó a 2000 con la pérdida de la Presidencia de la República. Los inéditos desenlaces del pasado reciente ayudan a explicar las ra-zones de la falta de rumbo nacional estratégico, de la incertidumbre, del 55

×