-685800-457200Universidad Nacional Autónoma De México<br />Colegio de Ciencias y Humanidades: Plantel Sur<br />Sociedad C...
Sociedad civil
Sociedad civil
Sociedad civil
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Sociedad civil

1.400 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Viajes, Noticias y política
0 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.400
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
6
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Sociedad civil

  1. 1. -685800-457200Universidad Nacional Autónoma De México<br />Colegio de Ciencias y Humanidades: Plantel Sur<br />Sociedad Civil<br />Alumno: A. Sebastián Castillo H.<br />Prof. Valentín Martínez<br />Materia: Ciencias Políticas y Sociales II<br />No. De Cuenta: 3-0904596-2<br />Grupo: 613<br />La sociedad civil, designa a la diversidad de personas con categoría de ciudadanos que actúan generalmente de manera colectiva para tomar decisiones en el ámbito público que deslindan a todo ciudadano fuera de la estructuras del gobierno.<br />Para empezar, si no existe una sociedad civil delimitada como tal, no existe el espectro de la democracia como la conocemos en el estado moderno. Conocemos que muchas instituciones de ayuda pública que se encuentran en nuestro país son de este carácter, brindan la asistencia a los grupos que tengan la necesidad de hacerlo generan donaciones o reciben caridad de las personas ,etc. Pero, vamos a ver a fondo lo que significa la sociedad civil y los conceptos propuestos por politologos, eruditos de la materia y demás.<br />Para el filósofo y sociologo Jürgen Habermas, el concepto de sociedad civil se divide en dos conceptos fundamentales, la primera como el conjunto de instituciones que definen y defienden los derechos individuales, políticos y sociales de los ciudadanos y que propician su libre asociación, la posibilidad de defenderse de la acción estratégica del poder y del mercado y la viabilidad de la intervención ciudadana en la operación misma del sistema; y la segunda parte esta el conjunto de movimientos sociales que continuamente plantean nuevos principios y valores, nuevas demandas sociales, así como vigilar la aplicación efectiva de los derechos ya otorgados. Así, la sociedad civil contiene un elemento institucional definido básicamente por la estructura de derechos de los estados de bienestar contemporáneos, y un elemento activo, transformador, constituido por los nuevos movimientos sociales.<br />Sin lugar a dudas, el autor que por excelencia se presenta como el primer gran filósofo moderno que conceptualizó de manera compleja el término sociedad civil es el alemán Georg Wilhelm Friedrich Hegel (1770-1831). La “ruptura específicamente moderna” que desarrolla Hegel, en relación con otros autores que también habían planteado y trabajado sobre el tema, refiere a tres rasgos esencialmente modernos que puntualizó a lo largo de la Filosofía del derecho(1821). En primer lugar, Hegel toma de la tradición naturalista y de Kant la definición universal del individuo como poseedor de derechos y como agente de conciencia moral. Segundo, generaliza la distinción iluminista entre Estado y sociedad civil de una forma que da cuenta de su interpenetración. Tercero, toma de Ferguson y de la nueva disciplina de entonces (la economía política) la importancia de la sociedad civil como lugar y portador de la civilización material.<br />Sin embargo, la gran preocupación de Hegel es la concreción del Estado ético(comunidad política universal o intersubjetividad) y sólo en relación con éste es posible realizar una aproximación a su concepto de sociedad civil. En efecto, gran parte del esfuerzo de la filosofía hegeliana gira en torno de la construcción de las mediaciones que llevan al individuo aislado (en sus puras necesidades y arrojado a las contingencias del mercado) a formar parte de un todo universal, de una comunidad política (Estado ético). Las mediaciones que elevan, según Hegel, al individuo desde el puro aislamiento hasta la intersubjetividad fueron ubicadas en la sociedad civil. Es decir, a sociedad civil es presentada como el camino que parte desde el ámbito estrictamente privado (del individuo particular) y culmina en el espacio puramente público (del ciudadano en el Estado ético). Este recorrido dialéctico, en los sucesivos momentos de su<br />desarrollo, va elevando al individuo, cada vez un peldaño más, hacia el ámbito universal. La sociedad civil es entonces el punto de encuentro entre lo particular y lo universal, el interés individual y el general, el ámbito público y el ámbito privado. La política nace en su seno, en el propio centro de la sociedad civil.<br />Ahora bien, antes de entrar de lleno en la dialéctica de la sociedad civil valen algunas aclaraciones sobre el Estado ético. Hegel describa al Estado ético tanto como una obra de la razón eterna, así también como resultado de la historia universal. Razón e historia no son separables para el filósofo, porque entiende que el desenvolvimiento de la razón corre paralelo con el proceso de la historia universal o, lo que es lo mismo, piensa al proceso histórico como un proceso fundamentalmente racional. De esta forma, para Hegel, solamente en el ámbito<br />del Estado es posible que el individuo alcance su auténtica realidad, pues sólo en él y por él llega a la superación del aislamiento individual y alcanza la intersubjetividad que implica la universalidad realizada del Estado ético. La moral individual, que busca la universalidad, sólo puede realizarse quedando encarnada en instituciones y costumbres porque éstas son la vida misma del estado ético en los individuos<br />El derecho de los individuos a su determinación subjetiva en la libertad tiene su cumplimiento en cuanto pertenece a la realidad ética, ya que la certeza de su libertad tiene su verdad en la objetividad y ellos poseen realmente en lo ético su propia esencia, su universalidad interna. <br />Frente a la complejidad del concepto de la «sociedad civil» presentado por Marx a partir de La ideología alemana, la «sociedad civil» de Gramsci muestra una reducción de significado. La «sociedad civil» incluye solamente determinadas superestructuras (sindicatos, partidos, escuelas, pero también a la prensa, la literatura y la iglesia, así, por ejemplo, el Vaticano preside «la mayor organización privada que existe en el mundo.<br />El término «sociedad civil» es un sinónimo del amplio concepto cultural de Gramsci. Sin embargo, es posible establecer una conexión con el Marx de los primeros tiempos y con Hegel, en cuanto a que también en el caso de Gramsci se trata de la percepción de funciones de organismos que él cataloga de «privados» y que por lo tanto hay que diferenciar expresamente de las funciones del Estado (la «societá política»). Pero, aquí precisamente hay que hacer de nuevo una diferenciación esencial con respecto a Hegel, cuya concepción de lo privado parte de la «propiedad privada», mientras que en Marx - y Gramsci - se trata de la participación de «todos individualmente» en la organización de la sociedad. Por lo tanto, es un error pensar que en la formulación de la teoría de Gramsci, si bien están sutilmente comprendidos la diferenciación y el dinamismo político de las sociedades modernas, faltaría la problemática del individuo: el individuo es precisamente el sujeto activo de su concepción de «sociedad civil». No obstante, la «sociedad civil» de Gramsci, formada sólo por superestructuras, no incluye la estructura, sino que se encuentra en una determinada relación con ella.<br />Mientras en los últimos escritos de Marx la «sociedad civil» representa más bien una categoría descriptiva, la restricción de significado de la «sociedad civil» de Gramsci señala una funcionalidad dentro del modificado sistema de las coordina<br />das históricas. Esta funcionalidad es la organización del consenso: el sistema parlamentario «lleva a la práctica en la sociedad, en el período más rico en energías 'privadas', la hegemonía permanente de las clases urbanas sobre la totalidad de la población, en la forma hegeliana de gobierno con un consenso permanentemente organizado (pero la organización del consenso queda a la discreción de las iniciativas privadas y por tanto tiene un carácter moral o ético, pues el consenso ocurre 'voluntariamente' de una manera u otra)» .<br />La «sociedad civil» de Gramsci comprende las funciones de la sociedad civil calificadas por Habermas como «lo público»22 no estatal, las que a su vez describió Marx de forma muy parecida a Gramsci: «El régimen parlamentario vive de la discusión luego, ¿cómo podría prohibir la discusión? Todo interés, toda organización social se transforma aquí en idea general, es tratada como idea, ¿cómo podría triunfar sobre el pensamiento algún interés o alguna institución, e imponerse como artículo de fe? La batalla de los oradores ocasiona la batalla de los periodistas, el club que<br />debate en el Parlamento se complementa necesariamente con los clubes que debaten en las tabernas y salones, los representantes, que apelan constantemente a la opinión pública, autorizan a la opinión pública a expresar sus verdaderas opiniones en peticiones.<br />os derechos civiles incluyen la garantía de la integridad física de las personas y su seguridad, la protección contra la discriminación por motivos de discapacidad física o mental, género, religión, raza, origen nacional, edad u orientación sexual; y los derechos individuales como la libertad intelectual y conciencia, de expresión, de culto o religión, de prensa, y de circulación.<br />Los derechos políticos incluyen la justicia natural (la equidad procesal) en la ley, tales como los derechos de los acusados, incluido el derecho a un juicio justo, el debido proceso, el derecho a obtener una reparación o un recurso legal, y los derechos de participación de la sociedad civil y la política tales como la libertad de asociación, el derecho de reunión, el derecho de petición, y el sufragio. Los derechos civiles y políticos constituyen la primera porción de la Declaración Universal de Derechos Humanos (así como los derechos económicos, sociales y culturales comprenden la segunda parte). La teoría de las tres generaciones de derechos humanos considera a este grupo de derechos como los "derechos de primera generación", y la teoría de los derechos negativos y positivos considera, en general, como derechos negativos.<br />

×