EL “LEVIATÁN” DE THOMAS HOBBES.                                            -Miguel Ángel Pardo B.-         El Leviatán1, o...
A razón de abandonar la inseguridad y el conflicto, los hombres acordarían la paz,restringiendo para ello sus derechos, fo...
hombre, utilizarían la violencia como mecanismo de obtención de lo que se desea adquirir opreservar.         En el Leviatá...
cual se prohíbe al hombre hacer aquello que sea destructivo para su vida o que le arrebatelos medios de preservar la misma...
restricciones del derecho natural se inclinarían hacia una paz contratada o pactada por loshombres en beneficio de un pode...
BIBLIOGRAFÍA-   Engels, Friedrich; Marx, Karl, Manifiesto del Partido Comunista. Santiago, Chile:    Editora Austral, 1972...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El Leviatán -Thomas Hobbes-

6.105 visualizaciones

Publicado el

El Leviatán , obra del inglés Thomas Hobbes, publicada en 1661, forma parte del conjunto de tesis contractualistas clásicas (Grocio; Hobbes; Locke; Rousseau) . En ella, el autor enfatiza en la necesidad de crear un contrato social que permita alejar a los hombres del estado natural de guerra, a fin de establecer la paz entre estos, permitiendo poner término a un orden social marcado por la inseguridad y el conflicto - idea sustentadora del Estado Moderno-. En tal sentido, el Leviatán de Hobbes, resulta ser una analogía de la homónima y bíblica bestia marina legendaria, creatura masculina y femenina del dios de los hebreos, que es privada de procrear con su pareja, pues si lo hiciera, a juicio de Dios, no habría fuerza capaz en el mundo de oponérsele sin ser sometido por él, siendo esta, imagen alusiva a la República, como forma superior de organización política del orden social.

Publicado en: Educación
1 comentario
5 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Hobbes puede ser contractualista, pero aún así no se ha separado completamente del absolutismo, el no propone una república sino una monarquía absoluta.
       Responder 
    ¿Estás seguro?    No
    Tu mensaje aparecerá aquí
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
6.105
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
73
Comentarios
1
Recomendaciones
5
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El Leviatán -Thomas Hobbes-

  1. 1. EL “LEVIATÁN” DE THOMAS HOBBES. -Miguel Ángel Pardo B.- El Leviatán1, obra del inglés Thomas Hobbes, publicada en 1661, forma parte delconjunto de tesis contractualistas clásicas (Grocio; Hobbes; Locke; Rousseau)2. En ella, elautor enfatiza en la necesidad de crear un contrato social que permita alejar a los hombresdel estado natural de guerra, a fin de establecer la paz entre estos, permitiendo ponertérmino a un orden social marcado por la inseguridad y el conflicto - idea sustentadora delEstado Moderno-. En tal sentido, el Leviatán de Hobbes, resulta ser una analogía de lahomónima y bíblica bestia marina legendaria, creatura masculina y femenina del dios de loshebreos, que es privada de procrear con su pareja, pues si lo hiciera, a juicio de Dios, nohabría fuerza capaz en el mundo de oponérsele sin ser sometido por él, siendo esta, imagenalusiva a la República, como forma superior de organización política del orden social3. La tesis contractualista de Hobbes, sustenta que el poder común de los hombres,iguales en naturaleza, se inclinaría desde el libre, aunque fugaz dominio y orden del másfuerte, sabio y astuto (estado de guerra de hombre contra hombre), hacia la paz, por eltemor e inseguridad que supone tan dinámico y efímero orden social enraizado en la fuerzay el fraude, que compromete no sólo la conservación de la vida, sino la propiedad de losbienes y su disfrute.1 Thomas Hobbes, Leviatán (Madrid, España: Editorial Nacional, 1979) 222-268.2 Recordemos que todos los teóricos del derecho natural de la época: Grocio, Rousseau, Hobbes y Locke, creían ysostenían que la única fuente de la autoridad legítima y la base de la obligación política era el consentimiento, en torno alo cual se construyo el concepto del contrato social, como una situación hipotética en la cual los ciudadanos consentiríanen someter a la autoridad. En: Pedro Mujica, La igualdad política (Santiago de Chile: Ril editores, 2010) 23.3 (…) Hecho esto, la multitud así unida en una República, en latín Cívitas. Esta es la generación de ese gran Leviatán, omás bien de ese Dios Mortal a quien debemos, bajo el Dios Inmortal, nuestra paz y defensa. Pues mediante estaautoridad, concedida por cada individuo particular en la república, administra tanto poder y fuerza que por terror a elloresulta capacitado para formar las voluntades de todos en el propósito de paz en casa y mutua ayuda contra los enemigosdel exterior. En: Thomas Hobbes, Leviatán, 267. 1
  2. 2. A razón de abandonar la inseguridad y el conflicto, los hombres acordarían la paz,restringiendo para ello sus derechos, formalizando leyes que regulan su naturaleza fundadaen el deseo y las pasiones, asegurando así tanto la vida, sus “industrias” y el fruto de estas.Tal seguridad, conseguida por el acuerdo o contrato entre hombres, es pactada en pos de unorden o poder común capaz de poner fin al natural estado de guerra. Dicho poder común seencargaría de dar cumplimiento a los pactos o contratos alcanzados a través del uso deltemor, ya que según Hobbes, es el único mecanismo capaz de dar cumplimiento a lapalabra contrata, pues sin la espada, los pactos no son sino palabras, y carecen de fuerzapara asegurar en absoluto a un hombre4. La argumentación de Hobbes, fundada en la inseguridad de un estado natural deconflicto, encuentra origen en relativa igualdad de fuerza y capacidad de razón, algo que novariaría entre hombre y hombre, siendo esta, condición natural de todos los seres humanos. La igualdad, en el estado de naturaleza humana, agrega la inseguridad de poseercuanto se desea, bajo el entendido de que otros hombres pueden aspirar, con igual derecho,a lo que se desea para sí mismo. Esto agregaría la dificultad sobre los límites de laconservación, del bienestar individual y de la vida, y por ende, el surgimiento del temor enel hombre ante la imposibilidad de no alcanzar lo deseado. La inseguridad, en tal estado de naturaleza, traería consigo la guerra entre hombres afin de asegurar la conservación individual, por ello, se arrojan a la empresa de anticipar ydominar las fuerzas en competencia que ponen en riesgo, o riñen por la satisfacción de losdeseos y necesidades individuales. La rivalidad entre los hombres por alcanzar la condición deseada, se constata en tresprincipales causas que configuran, según Hobbes, la vida humana, siendo estas: lacompetición, a fin de obtener ganancia; la inseguridad, que moviliza fuerzas y razón aobjeto de alcanzar seguridad; y gloria, que persigue la búsqueda de una reputación que estéacorde al poder de sometimiento del individuo. Estas tres causas de riña en la naturaleza del4 Thomas Hobbes, Leviatán, 263. 2
  3. 3. hombre, utilizarían la violencia como mecanismo de obtención de lo que se desea adquirir opreservar. En el Leviatán, el autor sostiene que tal situación de beligerancia entre hombres,producto del temor o inseguridad que los empuja a la riña, sólo concluiría en la medida enque exista un poder común, capaz de obligar y poner fin al estado de naturaleza de loshombres, expropiando y monopolizando las fuerzas mismas de los individuos, empleandolegal y legítimamente la violencia, y constituyendo, por tanto, un nuevo estado entre loshombres, el Estado Civil, que aseguraría la conservación de las fuerzas e inventiva de loshombres en beneficio de su propio bienestar o industria5. Hacia la misma dirección, Jean-Jaques Rousseau, en El Contrato Social, reafirma la tesis contractualista de Hobbes cuandoexpresa que el dominio del más fuerte, en el estado de naturaleza, será transitorio si notransforma su fuerza en derecho y la obediencia en ley. En esta libre búsqueda por la conservación de la vida -utilizando fuerza y astuciapara ello-, no existiría límite moral ni ética que prohíba el libre empleo de los medios yfines necesarios para alcanzar la conservación y el bienestar de la vida individual. De ellose desprende que no existe ley alguna que mengüe los deseos y pasiones de los hombres,por tal motivo, tampoco existen conceptos como lo justo e injusto. De ello Hobbessentencia que donde no hay ley, tampoco hay justicia, pues estos sólo se aplican a la vidade los hombres en sociedad, y no en soledad6. Es en este estado de naturaleza humana, de pasiones y deseos individuales, que loshombres se inclinan hacia la paz, es decir, hacia el poder común, entendido como estadocivil. Pues, cuando los hombres ven comprometidos su propia conservación (temor a lamuerte) y bienestar (el deseo de lo que es necesario para una vida confortable y suconsecución con el propio esfuerzo), sus pasiones los inclinarían hacia la paz, es decir, aestablecer artículos que promueven acuerdos a razón de pactar la no beligerancia. Estosartículos serían las leyes naturales, entendidas como las reglas fundadas en la razón, por la5 Cfr. El más fuerte no lo será siempre si no transforma su fuerza en derecho, y la obediencia en deber (ley). Jean-JaquesRousseau, El Contrato Social (Santiago de Chile: Edaf, 2007) 50.6 Thomas Hobbes, Leviatán, 226. 3
  4. 4. cual se prohíbe al hombre hacer aquello que sea destructivo para su vida o que le arrebatelos medios de preservar la misma, y omitir aquello con lo que cree puede mejorpreservarla7. Para dar cumplimiento a las leyes naturales –que atarían a los hombres a hacer o nohacer-, los hombres renuncian a una parte de sus derechos naturales, es decir, se despojande su natural libertad individual para alcanzar el beneficio de la artificial libertad pactada ocolectiva a través de la renuncia (abandono) o transferencia de los derechos individuales enuna persona (soberano) o personas (asamblea) determinadas, quedando obligado o sujeto,en deber, a dar cumplimiento al contrato o pacto voluntario, en justicia del derechoanteriormente renunciado o transferido8. El incumplimiento a la restricción del derechonatural, contraria a la ley natural pactada por el hombre entre hombres, castigaría con eltemor a la muerte, la expropiación de los medios para la conservación y bienestar presentey su esperanza de ser obtenidos a futuro9, en síntesis, amedrentando a los hombres por laconsecuencia de faltar a lo pactado a cualquiera que cayera en tal injusticia. Del encadenamiento del proceso por el cual los hombres se alejan del estado naturalde guerra, para acercarse al estado civil de paz, nace la República, entendida como elgobierno del poder común, o la cosa de todos, representado en la figura de un hombre elSoberano, quien encarnaría los pactos o contratos entre hombres, haciéndose a su vezgarante de su cumplimiento, y sanción, ejerciendo por cesión o transferencia voluntaria delderecho de los Hombres, el poder común o Poder Soberano. La razón de ser de la República, sería por tanto, alejarse del estado de naturaleza ode guerra de hombres contra hombres, de las pasiones y deseos naturales que los llevan alconflicto e inseguridad, a objeto de alcanzar la seguridad o certeza de la conservación de lavida y de los bienes materiales que aseguran el bienestar presente y futuro10. Así, las7 Thomas Hobbes, Leviatán, 227.8 Thomas Hobbes, Leviatán, 230.9 Castigo basado en el temor a la privación total de la vida, o por un tiempo determinado, una sanción pecuniaria, ocualquiera que equipare a la falta sancionada. Cfr. Thomas Hobbes, Leviatán, 227.10 En el contrato social Hobbesiano, la violencia, ejercida por el Estado civil, resulta ser el factor que pone término alconflicto, manteniendo cohesionada y vigente a la comunidad política, cuyo fin no es otro más que la seguridad de loshombres y su industria. A diferencia de Hobbes, el contrato social Roussoniano tiene por fin último la búsqueda de lalibertad, no de seguridad. Ver: Jean-Jaques Rousseau, El Contrato Social. 4
  5. 5. restricciones del derecho natural se inclinarían hacia una paz contratada o pactada por loshombres en beneficio de un poder común, usando la enajenación de la fuerza o violenciaindividual de los hombres, la que es monopolizada en exclusividad por un poder común11,reconocido como estado civil, que ata a los hombres al complimiento de los pactos y lasleyes naturales contratadas a objeto de asegurar la paz común12. Desde una mirada más contemporánea, como es la de Max Weber, el contrato al queapela Hobbes en el Leviatán, y que se ve formalizado en la figura del Estado republicano,no es distinta a las asociaciones políticas que han existido a lo largo de la historia delhombre, y que se resume –como también concluyo Friedrich Engels y Karl Marx13- en eldominio de hombres sobre hombres, basándose para ello en la violencia legítima comomedio. El Estado, bajo la empática mirada que Weber encuentra en Hobbes, reclama parasu existencia que los dominados deben someterse a la autoridad (la ley) a que aspiran losque dominan a cada momento14. En suma, la tesis contractualita de Hobbes15, fundada en la seguridad, junto conotras obras clásicas de la teoría política, resultan ser hipótesis explicativas del origen delpoder político, de la autoridad política y del orden social, que hasta el día de hoy seconstituyen en fuente de referencia obligatoria para la comprensión y construcción delconocimiento político teórico y aplicado.11 La República, siguiendo el juicio de Hobbes, es capaz de resolver el conflicto en una sociedad regida por el estado denaturaleza del hombre, por ser capaz de expropiar por contrato la fuerza o violencia de los individuos, monopolizándolaen la figura de un poder común, el Estado civil. En tal sentido, y acercando la tesis de Hobbes a la teoría política moderna,Max Weber fundamente que, (…) Desde un punto de vista sociológico, el Estado moderno sólo se puede definir, másbien, en último término por el medio específico que, como toda asociación política, posee: la violencia física. En: MaxWeber, La política como profesión (Madrid, España: Espasa Calpe, 2001) 94.12 Cfr.Thomas Hobbes, Leviatán, 263.13 La visión de Engels y Marx, asocia el estado de conflicto al histórico dominio de hombre sobre hombre, expresión de ladesigualdad y que encuentra origen en la Revolución del Neolítico, que pone término al estado de Naturaleza con elsurgimiento de la propiedad privada y la conformación de los primeros Estados, gobernados por un escaso grupo dehombres propietarios de los medios de producción, y que con el paso del tiempo –y en todos los tiempos siguientes-utilizaron el Estado para asegurar su dominio. Ver. Friedrich Engels; Karl Marx, Manifiesto del Partido Comunista(Santiago, Chile : Editora Austral, 1972)14 Max Weber, La política como profesión, 95.15 Y no sólo la de Hobbes, sino también otras tesis contractualistas clásicas de importancia fundamental para los actualesEstados Modernos, como la de Locke, basada en el conflicto, y la de Rousseau, radicada en la libertad, supusieronargumentos teóricos de gran valor hacia la búsqueda de regímenes políticos más justos, y de alcance universal, como lofueron la Independencia de los EE.UU. (1776) y la Revolución Francesa (1789). 5
  6. 6. BIBLIOGRAFÍA- Engels, Friedrich; Marx, Karl, Manifiesto del Partido Comunista. Santiago, Chile: Editora Austral, 1972.- Hobbes, Thomas, Leviatán. Madrid, España: Editorial Nacional, 1979.- Mujica, Pedro, La igualdad política. Santiago de Chile: Ril editores, 2010.- Rousseau, Jean-Jaques, El Contrato Social. Santiago de Chile: Edaf, 2007.- Weber, Max, La política como profesión. Madrid, España: Espasa Calpe, 2001. 6

×