EL PROCESO DE RACIONALIZACIÓN MODERNO Y SUS EFECTOS EN EL                           SUBSISTEMA DE LA CULTURA.             ...
La trascendencia de la modernidad está marcada por ciertas especificidades quedefinen el calificativo de “moderno” y que s...
realidad a fin de ser aprehendida, de la cual encuentra origen la ciencia experimental yaplicada2.         La modernidad, ...
subsumidos por los intereses de la clase capitalista basados en el cálculo racional o egoísmoindividual, que se constituye...
Para Franz Hinkelammert, la ausencia de resistencia, como mecanismo interruptor yrectificador del sistema, llevaría al tot...
Lo importante no es el pasado, sino el futuro ¿y el presente? sólo un medio para suconsecución. Es por ello que toda forma...
BIBLIOGRAFÍA   -    Arendt, Hannah. ¿Qué es la política? Barcelona, España: Ediciones Paidós, 1997.   -   Dahl, Robert A. ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El proceso de racionalizacion moderno y sus efectos en el subsistema cultural .

961 visualizaciones

Publicado el

El presente ensayo pretender hacer consideración de los efectos del proceso de racionalización moderno en las diversas dimensiones del ser humano –cultural y ético político-. En tal sentido, se analizaran los procesos de racionalización moderno, partiendo de la conceptualización y definición de lo que se entiende por modernidad, para luego reconocer sus elementos estructurales, como lo son el proyecto de autonomía colectiva e individual en el ámbito sociopolítico, y el de control de la naturaleza, cuyo dominio se alcanzara desde la racionalidad instrumental en el ámbito de la ciencia, tecnología y económica, claves para comprender el surgimiento y expansión del capitalismo, como también, de la acelerada e ininterrumpida modernización de Occidente.

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
961
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El proceso de racionalizacion moderno y sus efectos en el subsistema cultural .

  1. 1. EL PROCESO DE RACIONALIZACIÓN MODERNO Y SUS EFECTOS EN EL SUBSISTEMA DE LA CULTURA. -Miguel Ángel Pardo B.- El presente ensayo pretender hacer consideración de los efectos del proceso deracionalización moderno en las diversas dimensiones del ser humano –cultural y éticopolítico-. En tal sentido, se analizaran los procesos de racionalización moderno, partiendode la conceptualización y definición de lo que se entiende por modernidad, para luegoreconocer sus elementos estructurales, como lo son el proyecto de autonomía colectiva eindividual en el ámbito sociopolítico, y el de control de la naturaleza, cuyo dominio sealcanzara desde la racionalidad instrumental en el ámbito de la ciencia, tecnología yeconómica, claves para comprender el surgimiento y expansión del capitalismo, comotambién, de la acelerada e ininterrumpida modernización de Occidente. Las visiones de diferentes autores, referidos al significado y alcance del proyecto deautonomía y control de la naturaleza, resultarán convergentes al concluir que el proceso deracionalización moderno, entendido en su forma de racionalidad instrumental, hasubordinado el proyecto libertario de autonomía social e individual a una radicalmodernización, centrada en el cálculo racional del beneficio personal, al control del mundoa través del proceso productivo y de expansión de los mercados capitalistas, que sedesvinculan de la ética de valores propios de la modernidad para cooptar, sino colonizar,todos los ámbitos de la vida humana. La modernidad, que suele ser definida como el periodo de la historia de Occidenteque comenzó a inicios del siglo XVI, es mucho más que una época histórica, pues lastransformaciones que en ella se producen no se limitan temporalmente a ésta como unaépoca, sino que suponen, en las distintas dimensiones del ser humano, una serie de procesosque definen nuestra actual contemporaneidad. 1
  2. 2. La trascendencia de la modernidad está marcada por ciertas especificidades quedefinen el calificativo de “moderno” y que se configuran durante la Europa ilustrada delsiglo XVIII, sustentada en: la razón instrumental, el cambio acelerado, el liberalismopolítico bajo su forma republicana, la tolerancia religiosa, y la ciencia experimental. Ensuma, una serie de transformaciones que no sólo se oponen al antiguo régimen delMedioevo, sino que lo desmarcan de su pasado inmediato, agregando una nuevaconceptualización del tiempo, por medio el cual los hombres y sus sociedades miran, desdeel dinamismo inevitable de su presente, al incierto futuro. Los modelos de la Edad Media, sustentados en la estabilidad, el autoritarismo yabsolutismo monárquico, la intolerancia, la superstición, y los dogmas de la IglesiaCatólica, son contradictorios con la modernidad, por lo que no son capaces de proporcionarmodelos perdurables al ritmo de cambio que plantea esta. En tal sentido, la modernidadcrea sus propios modelos y normas, tanto en lo referido al orden político anclado en lalibertad y autonomía individual, legitimándose en un orden social basado en el derechoconstitucional (que se opondrá al autoritarismo y las arbitrariedades de los gobernantes, quereclamarán procesos de democratización conducentes a las Repúblicas Parlamentariascomo la inglesa1), como en la fe en el progreso material, cimentado en la racionalidadinstrumental, que impulsa el desarrollo de la ciencia occidental y las actividadeseconómicas orientadas a los mercados en expansión, fortaleciendo de esta manera alcreciente capitalismo. Max Weber, en la introducción a su obra “La ética protestante y el espíritu delcapitalismo”, se pregunta sobre la serie de circunstancias que han originado que sólo enOccidente hayan nacido ciertos fenómenos culturales de alcance universal. La respuesta atal cuestión se encontraría no sólo en el desarrollo de la autonomía social e individual, sinoque como sustento de aquella, en el particular proceso de racionalización europeo, y en elafán de control y dominio de la naturaleza a través del cálculo racional, que abstrae la1 El liberalismo ingles defiende el orden social basado en la libertad del hombre. Dicho de otro modo, es una teoría sobrela cooperación entre individuos libres que no requieren la presencia de una autoridad radicada fuera del propio conjunto.Ver: Friedrich von Hayek, Principios de un orden social liberal (Madrid, España: Editorial Unión, 2001) 2
  3. 3. realidad a fin de ser aprehendida, de la cual encuentra origen la ciencia experimental yaplicada2. La modernidad, en vista de todo lo antes dicho, se caracteriza por un incesantecambio, destacando en su raíz dos elementos estructurales: el primero de ellos es elproyecto de autonomía social e individual, definido en relación a la libertad, en el ámbitosociopolítico y que dará como resultado procesos democratizadores de mayor envergaduraque decantarán en las repúblicas democráticas constitucionales. El segundo, la expansiónde la autonomía individual y colectiva –libertad- como sustento de una nueva mentalidad yética asociada al cálculo racional, que en el ámbito socioeconómico conformará elcapitalismo moderno, y que se beneficiará de la ciencia, fundada en la racionalidadinstrumental, cuyo objetivo no es otro que el dominio o control del ser humano sobre lanaturaleza y las cosas. La síntesis que surge de la modernización de las instituciones nacidas de la relaciónentre libertad, expresada como autonomía, constitutiva de la dimensión política –primeroRepública y luego Democracia-, y la racionalidad instrumental, expresada como control dela naturaleza y las cosas, constitutiva de la dimensión económica –capitalismo-, resulta seruna relación de oposición, pues “(…) la misma incertidumbre producida por elcompromiso político con la libertad es la que refuerza la tendencia al control racional delmundo y la sociedad, porque aumenta su predictibilidad, y esta tendencia inevitablementele pone límites a ciertas formas de autonomía. De allí que, (…) en la modernidad existeuna tensión permanente entre autonomía y control. Esta es la fuente de ambigüedad querodea la modernidad”3. Es en el anterior sentido expuesto, que la modernidad plantea una ambigüedad en eldesarrollo de los elementos constitutivos de la misma, puesto que la tendencia al controlracional del mundo y la sociedad pone límites a ciertas formas de autonomía. Ello sucedeactualmente con la pérdida de libertad o autonomía de los sistemas políticas democráticos2 Ver: ¿Qué serie de circunstancias ha determinado que precisamente sólo en Occidente hayan nacido ciertos fenómenosculturales, que parecen marcar una dirección evolutiva de validez y alcance universal? En: Max Weber, La ÉticaProtestante y el Espíritu del Capitalismo (Buenos Aires, Argentina: Gradifco, 2004), 13.3 Jorge Larraín, ¿América Latina Moderna? Globalización e Identidad, (Santiago de Chile: LOM, 2005), 23 3
  4. 4. subsumidos por los intereses de la clase capitalista basados en el cálculo racional o egoísmoindividual, que se constituye como clase privilegiada, pues, a objeto de resguardar susintereses, interviene directamente (a través del concurso de cargos públicos como deprocesos eleccionarios) e indirectamente (a través de mecanismos de presión, como son lasasociaciones de empresarios, los medios de comunicación de masas, la vanguardiaintelectual) en la política de partidos y de gobierno, modelando una variante de democraciaque responde a sus objetivos, y que a juicio de Schweickart recibe el calificativo depoliarquía4. La institucionalización de la racionalidad instrumental en todas las dimensiones dela vida humana -entendida como globalización-, es evidenciada por Hinkelammert comopeligrosa, pues ha permitido la conformación de un poder económico mundial no sometidoal control público, que socava los principios la democracia consolidando modelosinstitucionales que, bajo fachadas formalmente democráticas, tienen cada vez másprofundos contenidos autoritarios5. Dichos riesgos de la globalización deben ser asumidos,según el autor, por una ética de la responsabilidad - muy distinta a la weberiana6-,entendida como una postura crítica referida a la destrucción ambiental, social y humana queconllevan los proceso de globalización y modernización neoliberal, comprometiendo portanto la racionalidad reproductiva del ser humano. Y una ética del bien común, contraria ala experiencia de las relaciones mercantiles totalizantes, que distorsionan la vida humana ypor ende diluyen el concepto de bien común, surgiendo en tal sentido exigencias de laciudadanía relacionada con dichas distorsiones a través de la resistencia, la intervención yla interpelación7.4 David Schweickart, “¿Son compatibles la libertad, la igualdad y la democracia?”, en: Razones para el socialismo.(Barcelona, España: Paidós, 2001), 131-152.5 Gustavo David Silnik, Racionalidad, utopía y modernidad El pensamiento crítico de Franz Hinkelammert: Homenaje ensus 75 años. Polis [online]. 2008, vol.7, n.20 [citado 2011-09-28], pp. 351-353. Disponible en:http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-65682008000100021&lng=es&nrm=iso ISSN 0718-6568.doi: 10.4067/S0718-65682008000100021.6 Para Weber, la ética de la responsabilidad se pregunta por las consecuencias de sus acciones. Su acción, es una acciónracional calculada con arreglo a fines, siendo propia de la sociedad y el político. No obstante, para Hinkelammert, la éticade la responsabilidad weberiana es una falsa e irresponsable ética. Ver. Franz Hinkelammert, “Asesinato es suicidio:cortar la rama del árbol en la cual se está sentado”, En: El Nihilismo al Desnudo (Santiago de Chile: LOM, 2001), 158.7 Cfr. Franz Hinkelammert, “Asesinato es suicidio,” 176. 4
  5. 5. Para Franz Hinkelammert, la ausencia de resistencia, como mecanismo interruptor yrectificador del sistema, llevaría al totalitarismo global de mercado, y por ende, a la imagende legitimación absoluta de la racionalidad instrumental, y de principios como lahipercompetencia, la exclusión y marginación, la destrucción del medio ambiente, elindividualismo, la perdida de cohesión social, el desinterés por lo público, etc 8. Todas estasamenazas, a juicio del autor, movilizan a los seres humanos a tomar una decisión, sea deresponsabilidad, de cínismo, o dirigida hacia el suicidio colectivo. La decisión responsable,por tanto, irá en relación a que la humanidad se resuelva hacia un proyecto de renovadaautonomía colectiva e individual, ante la voraz amenaza de la racionalidad“instrumentalizada” por el capitalismo y el infinito afán de progreso. Surge en tal sentidouna ética de la responsabilidad supeditada al bien común y de sustentabilidad a corto ymediano plazo, basada en la protección y corresponsabilidad por la Tierra y el ser humanomismo. No obstante, el saber se transforma en un problema crucial para la determinación deuna nueva ética de la responsabilidad, y más aún cuando el saber predictivo queda rezagadodel saber técnico, que persiguiendo los fines del mercado y la ciencia, tiene un alcance –porende unos fines- desconocidos, rebasando los límites sobre los cuales la ética puededictaminar. La predicción del “saber”, superada por la acción del “poder” de la técnica moderna,sugiere tanto la ilimitada y arriesgada capacidad del hombre para aventurarse al inciertofuturo9, como la irresponsabilidad del mismo al desconocer los efectos de su acción quetrasciende el presente y proyecta mil y un fines hacia futuros desconocidos, pero probables.Inmediatamente, la Historia se retrae hacia el pasado buscando respuestas que el presente esincapaz de resolver. La modernidad hace imposible cualquier cavilación que detenga elacelerado sistema de producción y acumulación, sea de conocimiento o de riqueza material.8 Alain Touraine, en su “Crítica a la Modernidad” explica como la modernidad ha sido reducida por mucho tiempo a lamera racionalidad instrumental y modernización de la vida material, sufro de la revolución constante de la ciencia y latecnología, subordinando a la otra mitad de la modernidad, referida al proyecto de autonomía individual, libertad ysubjetividad en las dimensiones de la vida social, política y cultural de los seres humanos. Cfr. Alain Touraine, Crítica dela Modernidad (Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica, 1994), 205.9 Como la Marcha de los Nibelungos, a las que se refiere Hinkelammert. Cfr. Franz Hinkelammert, “Asesinato essuicidio,”. 5
  6. 6. Lo importante no es el pasado, sino el futuro ¿y el presente? sólo un medio para suconsecución. Es por ello que toda forma anterior de ética, incluso aquellas que presuponíanun futuro cierto o ideal (escatológico o utópico10) es sobrepasada por la incertidumbre quesupone el desequilibrio entre “saber” y técnica. Las nuevas clases y dimensiones de la acción exigen una nueva y ajustada ética dela previsión y la responsabilidad, tan nueva como las circunstancias presentes y futuras alas que se ve enfrentada. Más aún hoy, en que no sólo “las cosas” son interrogadas por laciencia, y transformadas por la técnica, sino que es el hombre mismo quien es estudiado ytransformado en pos de su particular beneficio futuro. El sujeto pasó a ser objeto, pero unobjeto desde la individualidad del beneficio personal que este puede costear. El futuro lesigue permaneciendo a los más aptos o competentes –según el discurso de la modernidad-.Los fines del hombre siguen sujetos a sus necesidades, pero ellas se instalan en un futurohipotecado desde el presente, del que se cuida con seguros, vacunas, crédito, etc. Lasociedad moderna, por tanto, ha quedado intrínsecamente ligada a las necesidades,aspiraciones y respuestas a las que el mercado y la ciencia se han comprometido a ofrecercon fe ciega en el progreso11. La culminación del poder humano supone por tanto, el sometimiento del hombre ala ciencia humana, es decir, a la razón instrumental. Surge de tal vínculo la necesidad deuna nueva ética ante una nueva condición humana. Lo anterior, urge la teorización en todaslas ciencias humanas sobre el alcance, los límites y la dirección que el mismo hombre debedar a su poder. Todo esto supone no sólo un cambio ético del ser humano, un nuevo hombre, sinoque asimismo, un nuevo paradigma que asocie desarrollo y sustentable con una ética de laresponsabilidad que formalice un proyecto de bien común que proteja tanto al hombre,como a la naturaleza, entendiendo que ésta relación es base de la vida en el planeta Tierra.10 Hans Jonas, “El carácter modificado de la acción humana”. En: El principio de la responsabilidad: ensayo de una éticapara la civilización tecnológica (Barcelona, España: Herder, 1995), 42-48.11 Cfr. Hans Jonas, “El carácter modificado de la acción humana,” 49. 6
  7. 7. BIBLIOGRAFÍA - Arendt, Hannah. ¿Qué es la política? Barcelona, España: Ediciones Paidós, 1997. - Dahl, Robert A. La Democracia: una guía para los ciudadanos. Distrito Federal, México: Taurus, 1999. - Hinkelammert, Franz. “Asesinato es suicidio: cortar la rama del árbol en la cual se está sentado”. En: El Nihilismo al Desnudo. Santiago de Chile: LOM, 2001. - Hobbes, Thomas. Leviatán. Madrid, España: Editorial Nacional, 1979. - Jonas, Hans. El principio de la responsabilidad: ensayo de una ética para la civilización tecnológica. Barcelona, España: Herder, 1995. - Larraín, Jorge. ¿América Latina Moderna? Globalización e Identidad. Santiago de Chile: LOM, 2005. - Schweickart, David. “¿Son compatibles la libertad, la igualdad y la democracia?”. En: Razones para el socialismo. Barcelona, España: Paidós, 2001. - Von Hayek, Friedrich. Principios de un orden social liberal. Madrid, España: Editorial Unión, 2001. - Weber, Max. La ciencia como profesión. Madrid, España: Espasa Calpe, 2001. - Weber, Max. La Ética Protestante. Buenos Aires, Argentina: Gradifco, 2004.Bibliografía electrónica: - Silnik, Gustavo David. Racionalidad, utopía y modernidad El pensamiento crítico de Franz Hinkelammert Homenaje en sus 75 años. Polis [online]. 2008, vol.7, n.20 [citado 2011-09- 28], pp. 351-353. Disponible en: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718- 65682008000100021&lng=es&nrm=iso ISSN 0718-6568. doi: 10.4067/S0718- 65682008000100021. 7

×