LA NATURALEZA EN CRISIS Y LA INCERTIDUMBRE HUMANA.                                    -Miguel Ángel Pardo B.-         El s...
económico imperante, y por lo mismo, la necesidad de un nuevo paradigma que realmente seaintegrador de la preservación de ...
BIBLIOGRAFÍANye Jr. Joseph. La Paradoja del Poder Norteamericano. Madrid: Editorial Taurus, 2003.Razeto, Luis. “Desarrollo...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La naturaleza en crisis y la incertidumbre humana

418 visualizaciones

Publicado el

El ser humano ha logrado, a lo largo de su historia, adaptarse a las eventualidades que la naturaleza le presenta, utilizándola y modificándola según los distintos estadios técnico-tecnológicos alcanzados. No obstante, en esta época contemporánea en que la masividad de la especie humana ha extendido y concentrado su presencia por todo el globo terrestre, en urbes densamente habitadas, incrementando asimismo la demanda de bienes y servicios por la supervivencia -sin precedente en toda la historia-, conjugado con una economía que parece expandirse sin necesariamente alcanzar mayores niveles de desarrollo humano, ponen en duda tanto el actual modelo económico, como los distintos sistemas de vida asociados a él, incluido el sistema Tierra, al tiempo que compromete el desarrollo de las futuras generaciones.

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
418
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La naturaleza en crisis y la incertidumbre humana

  1. 1. LA NATURALEZA EN CRISIS Y LA INCERTIDUMBRE HUMANA. -Miguel Ángel Pardo B.- El ser humano ha logrado, a lo largo de su historia, adaptarse a las eventualidades que lanaturaleza le presenta, utilizándola y modificándola según los distintos estadios técnico-tecnológicos alcanzados. No obstante, en esta época contemporánea en que la masividad de laespecie humana ha extendido y concentrado su presencia por todo el globo terrestre, en urbesdensamente habitadas, incrementando asimismo la demanda de bienes y servicios por lasupervivencia -sin precedente en toda la historia-, conjugado con una economía que pareceexpandirse sin necesariamente alcanzar mayores niveles de desarrollo humano, ponen en duda tantoel actual modelo económico, como los distintos sistemas de vida asociados a él, incluido el sistemaTierra, al tiempo que compromete el desarrollo de las futuras generaciones. Todo lo anterior parece transitar hacia situaciones de crisis cada vez más constantes, bajo lapremisa de un sistema industrial-productivo que claramente se ha encaminado hacia lasobreexplotación y contaminación. Esta vez pareciera ser que el planeta, por vez primera, adaptasus condiciones en función del hombre, modificador de los complejos subsistemas terrestres. Es asíque el ser humano, reconociendo esta peligrosa asociación entre un ecosistema frágil, recursosnaturales no renovables, escasos, y necesidades crecientes de consumo, ha creado el concepto deDesarrollo Sustentable a fin de continuar con la explotación de los recursos naturales de altademanda, pese a ello, los desastrosos fenómenos ocurridos en la troposfera (terremotos,inundaciones, tornados, huracanes, calentamiento atmosférico, etc.) parecieran hacer reclamo agudoy sensible de las alteraciones del medioambiente. De lo anterior: ¿Es posible crear un nuevoparadigma en la economía que asocie –realmente- la conservación del medio natural, el desarrolloeconómico y la supervivencia de la especie humana, entendiendo que los mecanismos productivos yde mercado parecen no resignarse a la conservación, sino más bien, a generar depredación ysobreexplotación de los recursos naturales, que comprometen a la humanidad como parte delsistema terrestre? Las tres variables anteriormente expuestas en la pregunta; conservación del medio natural(ambiental), desarrollo económico (económica) y supervivencia de la especie humana (social),encuentran un intento de asociación hacia 1987 en el Informe Brundtland, por la Comisión deDesarrollo y Medio Ambiente de las Naciones Unidas, naciendo el concepto de DesarrolloSostenible (sustentable), definiéndose como aquel que tiene por objetivo satisfacer las necesidadesde las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender suspropias necesidades. No obstante, el concepto fundamentalmente fue ideado pensando en laspotencias industriales que, hacia ese momento, eran y son los que mayormente han intervenido losecosistemas naturales desde la Revolución Industrial (segunda mitad del s.XVIII), sobreexplotandointensivamente la tierra, recursos minerales, no minerales, y agregando la contaminación ligada adicha explotación. Sólo basta con recordar que EE.UU., siendo el país económicamente eindustrialmente más poderoso del mundo, es a su vez, no sólo el que presenta el mayor ingreso percápita, por ende el más rico, sino que asimismo, el mayor emisor de CO2 y el único de los paísesindustrializados, y de los pertenecientes al G8, que no ha ratificado el tratado sobre disminución degases de efecto invernadero (Protocolo de Kyoto). En esta misma dirección cabe precisar que losefectos de la degradación ambiental es percibida por todos, sin importar si tal o cual país libera máso menos gases invernadero. Lo anterior, da cuenta de las paradojas o hipocresías del mismo sistemaeconómico, y sus reglas de racionalización de los recursos naturales a fin de conseguir mayorcrecimiento y desarrollo económico. Son éstas paradojas las que suponen una distorsión del sistema 1
  2. 2. económico imperante, y por lo mismo, la necesidad de un nuevo paradigma que realmente seaintegrador de la preservación de la naturaleza, sin que esto trasunte en una lucha por lasobrevivencia. El nuevo paradigma en economía debería enraizarse en un hecho irrefutable: por más que latendencias contemporáneas en nuestras formas de vida, según el modelo neoliberal de producciónindustrial, nos lleven hacia la concentración en urbes densamente pobladas, contaminadas ydislocadas socioeconómicamente, los seres humanos valoramos vivir en un ambiente sano, libre decontaminación, de mayor contacto comunitario y con la naturaleza, pero no por ello, menossatisfactorio. De esto se obtiene prematuramente la siguiente conclusión: La economía es, enesencia, un proceso de intercambio vital entre el hombre y la naturaleza, por el cual ambosresultan transformados1. Las transformaciones evidenciadas en la naturaleza, como producto de su interrelación conel ser humano, hace perentorio cambiar el tipo de relación económica entre ambos, buscando unequilibrio que no vaya en desmedro de las mismas actividades económicas y laborales humanas,pero que sí tenga en cuenta que los actuales recursos que dispone el hombre de la naturalezasufrirán variaciones de continuar con el actual modelo de crecimiento y desarrollo económico. Porello, la resignificación del mismo concepto, “recurso”2, supone un mayor grado de concientizaciónde los seres humanos, puesto que los que actualmente se emplean intensivamente presentan un claroagotamiento y daño medioambiental, al tiempo que existen muchos otros en disponibilidadilimitada si se los utiliza racionalmente y con mirada sostenible en el tiempo, especialmente en loque se refiere al factor energético, clave para hacer andar la industria productiva. Claro es elejemplo del agotamiento relativo del petróleo, y de su utilización no sólo como recurso energético,sino como factor de poder blando3, concentrándose en un número limitado de países, y por ende,sujeto a las restricciones de estos últimos, tanto en su distribución, como en el precio asociado a él.No es menor aquel hecho, que vaticina –y quizás ya haya comenzado, teniendo en mente el caso deIRAK-, una lucha armada entre Estados por dichos recursos naturales no renovables. No obstante,existen iniciativas ligadas a la utilización de recursos energéticos limpios y gratuitos, como lo es laluz solar, la eólica, la mareomotriz, etc. En este sentido, la tecnología y la ciencia pueden lograravances significativos si se reconvierten desde la industria militar a su aplicación directa en loscentros de estudios universitarios civiles, entendiendo que el conocimiento es una herramienta dehombres para hombres, siendo el monopolio del conocimiento como parte de la seguridad nacionalde los Estado, su peor amenaza4. Es por tanto, que las iniciativas emprendidas por el Estado, a finde alcanzar niveles de desarrollo más cooperativos entre ciudadanos, empresarios, y entre Estados,se hace de suma importancia para la revalorización de nuestro planeta, que siempre será algo másque una fuente de recursos, es nuestro único y común hogar.1 Luis Razeto, “La economía solidaria: concepto, realidad y proyecto”, Persona y Sociedad 2, no. 10, (agosto 1999): 97-110.2 Luis Razeto, “Desarrollo, transformación, y perfeccionamiento de la economía en el tiempo”, Revista Polis 1, no. 42 (2001 [citado el 3de julio 2010] Polis: revista académica Universidad Bolivariana) ed. Jorge Vergara Estévez: disponible enhttp://www.revistapolis.cl/polis%20final/1/razeto.htm3 Joseph Nye Jr, La Paradoja del Poder Norteamericano (Madrid: Editorial Taurus, 2003).4 Ejemplo de ello es el proyecto de mediano alcance de las FF.AA. de Estados Unidos, por dotar de láser destructivos, al más puro estilociencia ficción, a sus armas de combate pesado; aéreos, terrestres y marítimos, llevando a la industria armamentista hacia un nuevo nivelde amenaza planetaria. Lo increíble de esto, es que esa misma tecnología, aplicada al mundo civil, tendría ventajas enormes en el ámbitode las energías calóricas, reemplazando de esta forma al gas natural o los derivados del petróleo. 2
  3. 3. BIBLIOGRAFÍANye Jr. Joseph. La Paradoja del Poder Norteamericano. Madrid: Editorial Taurus, 2003.Razeto, Luis. “Desarrollo, transformación, y perfeccionamiento de la economía en el tiempo”.Revista Polis 1, no. 42 (2001 [citado el 3 de julio 2010] Polis: revista académica UniversidadBolivariana) editado por Jorge Vergara Estévez: disponible enhttp://www.revistapolis.cl/polis%20final/1/razeto.htmRazeto, Luis. Economía de Solidaridad y Mercado Democrático. Santiago: Ediciones PET, 1994.Razeto, Luis. “La economía solidaria: concepto, realidad y proyecto”. Persona y Sociedad 2, no. 10,(agosto 1999): 97-110.Razeto, Luis. Sitio web oficial, “Teoría económica comprensiva, economía solidaria - desarrollosustentable”. http://www.luisrazeto.net/category/contenido/teor%C3%ADa-econ%C3%B3mica-comprensiva-econom%C3%ADa-solidaria-desarrollo-sustentable. (Acceso julio 03, 2010) 3

×