El cuento de las viejitas

1.602 visualizaciones

Publicado el

Llegar a anciana no es cosa fácil, hay que ser valiente.

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.602
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El cuento de las viejitas

  1. 1. CUENTO El cuEnto DE las viEjitas
  2. 2. EL CUENTO DE LAS VIEJITAS Había una vez, dos viejitas apesadumbradas, se miraban una a la otra y se decían... ¿Tú tienes miedo? Yo sí, mucho y ¿Tú? Sí yo también, no quiero ir por ahí, está muy oscuro Decían esto, mientras ambas miraban el pasaje que debían pasar, largo, oscuro y angosto. No había otro lugar por donde pasar, era sólo ese. Ambas tiritaban de temor y el temor les bloqueaba el acto de pensar Una le dice a la otra... ¿Tienes algún tipo de luz? No, le dice la otra, ni fósforos, ni linterna, ni encendedor ¿Qué haremos? No sé le dice la otra, pero tenemos que atravesar, no nos podemos quedar aquí, estancadas. Tienes razón, le dice la otra viejita, pero ¿Cómo lo haremos? En ese momento nada se les ocurría Mira, le dice una a la otra, tengo una idea 2
  3. 3. Pasa tu primero y si llegas al otro lado, me dices que no tenga temor y que vaya, esto me ayudará a pasar al otro lado. ¿Chis!, le dice la otra, si que eres fresca, ¿por que no pasas tú primero y a mi me dices que no tenga temor y que pase?. No, le dice la otra, es que tú eres más valiente ¡Qué valiente, ni que nada!, lo que pasa que tú eres fresca, te quieres aprovechar de mí Bueno, bueno, no te enojes, si solo era una idea Así, las dos viejitas se sientan en el piso y se ponen a pensar ¿Qué haremos? ¿Qué haremos? ¿Qué haremos? ¡Ya sé!, le dice una, que tal si vamos juntas por el pasaje, espalda con espalda, tu miras para atrás y yo miro para adelante, así la unión hace la fuerza y llegaremos al otro lado. ¡Que buena idea!, le dice la otra viejita, hagámoslo así entonces, y diciendo esto se pusieron en marcha, espalda con espalda. De pronto, la que iba mirando hacia delante ve dos luces y le dice a la otra viejita.... ¡Oye!, fíjate que veo dos lucecitas que se mueven junto a nosotras La otra viejita le dice.... ¡Si!, yo también veo dos luces que nos acompañan No, le dice la otra, éstas tú no las puedes ver por que estas a espaldas de mí. No, le dice la otra viejita, si las veo Que no te digo, por que tú estas a mis espaldas y estas luces están delante de mí 3
  4. 4. Que sí que las veo y diciendo esto, no se dieron cuenta como llegaron a la salida del pasaje, hasta que una le dice a la otra.... ¡Oye!, ¿Te fijaste?, ya pasamos Es verdad, le dice la otra, ya pasamos, ¿Fue fácil cierto? ¡Cierto!, le dice la otra, fue fácil y ambas dan un suspiro y se alejan. Moraleja: No dejes que tu mente se distraiga del momento Debes confiar en tu propia luz, Que nada te ha de pasar, si tú no quieres que pase. El confiar en sí mismo es la mayor herramienta contra todo temor, si confías que nunca estas sola. En la confianza está el saber, hacer y osar. Y que una luz llamada Ángel te acompaña ¡Siempre! ******************************* Fin *********************** 4

×