CUENTO




EL ENFERMO
    Y EL
 GUSANO
EL ENFERMO y EL GUSANO




Un día un enfermo estaba acostado de lado en su cama en una habitación
de hospital.
Estaba abur...
A él no le asustaba el gusano, pues fácilmente lo podría eliminar si
quisiera, pero como estaba aburrido, decidió perdonar...
comida, mucha comida. Mirando la hoja de lechuga, comía con mucho
apetito mientras pensaba….
Dios escucho mis plegarias, ¡...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El enfermo y el gusano

475 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
475
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El enfermo y el gusano

  1. 1. CUENTO EL ENFERMO Y EL GUSANO
  2. 2. EL ENFERMO y EL GUSANO Un día un enfermo estaba acostado de lado en su cama en una habitación de hospital. Estaba aburrido, adolorido, triste, se sentía solo y abandonado. Mientras se compadecía de sí mismo, miraba hacia el piso de su habitación. En eso, algo que se movía llamó su atención, fijo la mirada en aquello que se movía y vio que era un pequeño gusano que se arrastraba. El enfermo, entonces puso toda su atención en el gusano y se pregunto… ¿Para donde ira? No se pregunto de donde viene, sino que su curiosidad era más grande que saber De donde venía. ¿Cómo era que había llegado un gusano allí? Por lo tanto se concentro en observar al gusano. El gusano pensaba… Estoy arto de estos pisos lisos, siempre se me resbala el cuerpo, se me pela mi vientre y me lleno de grasitud, pero en fin, llegare a ese poste blanco y veré a donde me lleva. Y siguió avanzando Luego de un rato, el enfermo ve como el gusano comienza a subir por la pata de la cama. 2
  3. 3. A él no le asustaba el gusano, pues fácilmente lo podría eliminar si quisiera, pero como estaba aburrido, decidió perdonarle la vida por el momento. Mientras, el gusanillo mascullaba….. ¡Que poste más largo! ¿A dónde llevará? Y siguió subiendo hasta que vio unas rugosidades y se dejo caer hacia ellas; con sorpresa notó que no era duro y comenzó a avanzar. Pero cual seria su sorpresa ahora le costaba más avanzar, pues esta rugosidad era muy áspera para su cuerpecito pequeño, suave y frágil. Entonces comenzó a maldecir su suerte, lanzando todo tipo de improperios contra todo, mientras a duras penas avanzaba. El enfermo que lo miraba entretenido, veía como al pobre gusano le costaba avanzar y decía….. ¡Ahora te quiero ver! Cómo vas a avanzar por el cubrecama, y para hacértelo más difícil te haré surcos con él para que sean como montañas a escalar. El gusano, mientras maldecía todo lo que podía, mascullando todo tipo de insultos, al ver estas “montañas” frente a sus ojos, más maldecía por su suerte, pero en fin, siempre pensaba que a algún lugar lo iba a llevar. Ya después de mucho rato, el enfermo se empezó a cansar de jugar con el gusano, pero se dijo…. Este gusano hoy me ha entretenido, así que mientras este aquí lo voy a adoptar como mascota. Y diciendo esto lo tomo en sus manos y lo puso sobre un hoja de lechuga que tenía en un plato de su almuerzo. El gusano de pronto sintió que volaba, que ya no existía la aspereza bajo su cuerpo, no sabia que pasaba, lo único que se dio cuenta, es que veía 3
  4. 4. comida, mucha comida. Mirando la hoja de lechuga, comía con mucho apetito mientras pensaba…. Dios escucho mis plegarias, ¡gracias señor 4

×