CUENTO




   EL JOVEN
      Y SU
CORAZÓN GRUÑÓN
EL JOVEN Y SU CORAZÓN GRUÑÓN

Había una vez un joven que era exitoso en su vida y que siempre vivía una
aventura tras otra...
nervios y los alborota, llama a la sangre y la reúne, le sube la temperatura, Ah,
dice, si estoy palpitando así, es por qu...
¿Haber? Le dice el temor, ¿De que se trata?
Y el corazón le dice: dile a tu señor que cada vez que el ser sienta; emoción,...
me interesa, pues ahí nuevamente lo “equilibro” con mente, pasión y emoción y
yo por supuesto, si le daré al corazón, el e...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El joven y su corazón gruñón

769 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Entretenimiento y humor
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
769
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El joven y su corazón gruñón

  1. 1. CUENTO EL JOVEN Y SU CORAZÓN GRUÑÓN
  2. 2. EL JOVEN Y SU CORAZÓN GRUÑÓN Había una vez un joven que era exitoso en su vida y que siempre vivía una aventura tras otra, una mujer diferente cada día. Llevaba un hermoso auto que era su orgullo; deportivo, veloz, nuevo, llamativo que a toda mujer gustaba. Este joven tenía un hermoso departamento con una gran vista, hermosos muebles, regias pinturas, todo su mundo expresaba lo bien que le iba. Su trabajo era el ideal, pues siendo tan joven, era presidente de una gran compañía y ese había sido su sueño, su ambición, su anhelo, su deseo y ahora era su pasión. Pero siempre que se miraba al espejo veía a un hombre apagado, triste a pesar de ser buen mozo, alto, regia estampa, con su atractivo ilusionaba a las mujeres y había tenido tantas, de pronto se enojo cuando pensó en aquellas que habían querido atraparlo, es cierto tenia 38 años, pero era joven aún, no quería formar familia, pero se encontraba tan solo, cada noche una mujer diferente lo acompañaba y así se sentía solo, ¿seria que necesitaba una compañera más fija?, por más tiempo o es que ¿ya necesitaba formar familia?, de pronto se ve en el espejo y ve que tiene cara de terror, ¿el casarse?, jamás, nunca se ha enamorado, menos ahora que lo estaba pasando tan bien y dicho esto se comenzó a afeitar, sintiendo como su corazón dentro del pecho se alegraba, ¿se alegraba?, veamos, escuchemos al corazón. Que cansado estoy, dice el corazón, que con su sonido, bum, bum, camina por la vida, es él que da vida al ser que lo transporta. El corazón dice, estoy cansado que este ser oculte mis palpitaciones de sus emociones. Estoy cansado que oculte su placer a las caricias que recibe y no me deja expresar. Estoy cansado de seguirlo a todas partes y en cada emoción que siente, me hace callar, ocultando mis latidos de contento. Estoy cansado que este ser no comprenda que me debe expresar, pues yo me expreso por su mirar, por su sentir, soy su expresión y palpitación de amor y él me quiere ocultar. Un día, este joven que transporta a este corazón gruñón, se encuentra con una bella mujer y el corazón al sentir la emoción del ser comienza a palpitar como loco, pues el corazón siente que ahora es diferente, llama entonces a los 2
  3. 3. nervios y los alborota, llama a la sangre y la reúne, le sube la temperatura, Ah, dice, si estoy palpitando así, es por que ahora debe haber aparecido alguien que hace pensar a mi ser transportador que vale la pena que yo me exprese. Pasa un tiempo y el corazón ve que el ser pronto esta muy acelerado, pero nuevamente comienza a calmar a su corazón, pero esta vez el corazón se rebela y llama a la emoción y de dice: ¿Qué estas haciendo tu con tu temor? Nada le dice la emoción, solo él lo llamo, yo no se lo envíe. El corazón enojado, llama entonces al temor y le encara bruscamente: ¿Qué te sucede a ti? ¿Qué estas interfiriendo con mí trabajo? ¿Yoooo?, le dice el temor, yo solo obedezco órdenes de mi señor ¿Así? ¿Y quien es tu señor? ¿Se puede saber? Claro, le dice el temor, mi señor es el Ego, y el me a dicho que me presente para que el ser (el joven en cuestión) no sea dominado por el amor. No seas estúpido, le dice el corazón ¿Por qué estúpido?, le pregunta el temor, si este ser siempre se cuida de no enamorarse, se cuida las “espaldas” para no caer bajo el dominio de una mujer y oculta todas sus emociones, pues mi señor Ego le ordena a la emoción para que trabaje y que te impida a ti salir, pues alguien lo puede cazar y mi señor no quiere que forme familia, lo quiere todo para el, pues le proporciona comodidad que el desea y así lo tiene bajo su dominio. El corazón rojo de rabia, comienza a palpitar fuertemente y le dice al temor. Mira, anda y dile a tu señor que si no suelta riendas y aliviana la carga, yo me detengo y nadie más disfrutara de este ser. El temor abre grandes ojos y le da temor, se pone “nervioso” y sale rápidamente hacia donde está su señor. Mientras el corazón reflexiona ¡Abrase visto este Ego!,¿ Que se cree?. Ahora que por fin el ser conoce al amor, él le refuerza los temores, las dudas, la desconfianza y en vez de permitir que yo salga me encierra todas las salidas, más aún. Ahora que después de mucho tiempo no me expresaba, me coloca rejas, me encierra en un “calabozo” oscuro llamado temor, no se lo voy a aceptar, esta vez, luchare con ahínco, pues me quiero expresar, quiero que el ser se abra hacia un horizonte de plenitud, que aprenda a ver por “mis ojos”, por mi sentir, que el sienta lo que yo siento y se lo hago expresar. Así estaba el corazón envalentonándose, tras su reflexión, cuando llego el temor y le dice: ¡Ya!, fui y hable con él y le dije todo lo que tu me dijiste. Que bien, le dice el corazón,¿ ya entendió el mensaje? El temor le dice, eeeeh, no, te manda a decir, que si quieres detenerte, lo puedes hacer, pues el es el señor y amo del “reino” (ser) y no le vas a decir que hacer y no hacer. El corazón lo mira sorprendido, no lo puede creer, no sabe acaso el señor Ego ¿Qué él, es quien manda todo el ser? Entonces más rojo aún de ira, el corazón le dice al temor- dile a tu señor, que lo desafío a una lucha de dominio, sobre las expresiones y emociones. 3
  4. 4. ¿Haber? Le dice el temor, ¿De que se trata? Y el corazón le dice: dile a tu señor que cada vez que el ser sienta; emoción, amor, ternura, deseo, pasión, equilibrio, paz, encuentro (consigo mismo), yo entrare a apoyar estos estados y que él retroceda y cuando al ser le aparezca la Irá, El Temor, La Desconfianza, La Envidia, La Lujuria, La Gula, La Avaricia, La Codicia, que el entrará a apoyar esos estados y como yo no soy rencoroso, también le ayudare a apoyar esos estados, así el tendrá más fuerza y poder, pues él es el único que tiene poder en el ser, anda y dile esto. El temor salió rápidamente y le cuenta a su señor Ego, el señor Ego, cuando oye todo lo que le cuenta el temor, el Ego comienza a pensar ¿Por que querrá apoyarme? Sin embargo él no quiere que lo apoye en sus labores, a ver veamos que es lo que quiere apoyar: Amor: este ser nunca se ha enamorado y no creo que aparezca alguien que lo haga cambiar, pues lo tengo bajo dominio, así que se lo daré al corazón. Ternura: Este ser al no enamorarse, no sabe lo que es ternura, no se ama el mismo, menos va a sentir ternura, pues es lo primero que le he bloqueado, así que ardua tarea va a tener el corazón. Pues no va a ganar, así que también se la daré. Deseo: Ese es mi fuerte, ¿estará loco este corazón?, el deseo es lo que lo a llevado siempre a conseguir lo que yo le he pedido, pues a través del deseo yo tengo mis lujos, mis comodidades, pues si el corazón me esta retando, se la daré, pero se por adelantado que no ganara. El Ego cada vez se pone más contento y su orgullo y vanidad, va creciendo más y sigue analizando: Pasión: ¿Uf! Dice, ahora si que este corazón esta mal, si el tipo no fuera apasionado, jamás habría logrado llegar hasta donde yo lo he llevado, pues si no hiciera las cosas con pasión, nada habría logrado, pero esto esta bajo mi dominio, pues cuando yo desee activar en él cualquier pasión lo hará para mi y no para el corazón, pues entre la pasión Ego y la pasión corazón, hay una gran diferencia, - de pronto el Ego se detiene y reflexiona preocupado este punto y dice - mmm veamos, si el ser tiene una pasión ciega yo lo domino y controlo, pero si tiene una pasión del espíritu, el corazón lo domina, veamos que puedo hacer: El corazón no quiere que lo ayude, ¡Ya sé!, cuando el ser tenga una pasión ciega, se la paso al corazón y cuando tenga una pasión del espíritu, ahí entro yo, total el corazón no especificó que tipo de pasión, así que le diré que bueno, que la tome él, claro que no le diré cual pasión, no soy tonto a menos que el corazón se de cuenta, pero correré el riesgo. Equilibrio: a ver, es cierto el tipo cree tener un equilibrio, pues todo lo ha llevado por la mente y la pasión y parte de la emoción, pero por supuesto todo supervisado por mi, pero si entra el corazón, el tipo se desequilibrará y eso a mi 4
  5. 5. me interesa, pues ahí nuevamente lo “equilibro” con mente, pasión y emoción y yo por supuesto, si le daré al corazón, el equilibrio. Paz : Bueno tanto como paz, paz, no ha tenido, siempre lo he manejado algo nervioso, pero si entra el corazón, capaz que se le pase lo nervioso, pero si lo manejo por la incertidumbre y la duda, no va a lograr esa paz que el corazón quiere, pues el no dice que yo no puedo usar otras herramientas que lo pueden “ayudar”, esta bien, también se la daré al corazón. Encuentro (consigo mismo) : haber, aquí no le entiendo mucho al corazón, a que encuentro se referirá, el ser siempre a sabido quien es, que es lo que domina en él, su fuerte personalidad, (guiada por mi), su férrea decisión, su “dominio” de sí mismo, creo que se conoce bien, digo yo, ¿Va! No me quebrare la cabeza con esto, después veré que hace el corazón, así que se la daré. Una vez hecha esta reflexión, el Ego le da la respuesta al temor y le dice que se la lleve al corazón. El corazón cuando ve venir al temor, comienza a palpitar y se controla preguntándole en forma indiferente ¿y bien? Bueno, le dice el temor, después de mucho pensar, mi señor ha dicho que sí, que acepta tu desafió, a ver quien gana. El corazón, que no daba más de contento, se pone a cantar y le dice al temor, que bien que haya aceptado y dile que digo yo que ya a perdido y feliz se va a bombear, tum-tum, tum-tum. ¿Por qué dice esto el corazón? Un ángel juguetón 5

×