CUENTO




EL ÁRBOL
    Y
LA ORUGA
EL ÁRBOL y LA ORUGA




Un árbol muy añoso se quejaba de viejo y se decía en todo instante.
¡Oh que viejo estoy! ¡Que viej...
¡Ba! Dice la oruga, no me había dado cuenta que en este bosque
existieran árboles viejos o añosos, tú serías el primero en...
Mira, no te quejes de tus defectos, quéjate por todas las virtudes
que tienes, observa que nunca estas solo y cuando tu es...
¡Queee! ¿yo vieja?


                     FIN




                      5
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El árbol y la oruga

2.482 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.482
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5
Acciones
Compartido
0
Descargas
8
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El árbol y la oruga

  1. 1. CUENTO EL ÁRBOL Y LA ORUGA
  2. 2. EL ÁRBOL y LA ORUGA Un árbol muy añoso se quejaba de viejo y se decía en todo instante. ¡Oh que viejo estoy! ¡Que viejo me siento! ¡Que viejo me veo!, mi tronco es viejo, mis raíces son viejas, mis ramas son viejas, mis hojas son viejas. Después de decir eso, con horror se da cuenta que él es viejo. Esto lo abruma y se pone triste. Sus hojas y ramas caen lacias a lo largo de su tronco. Mientras el árbol lloraba su pena, sintió por su tronco que algo caminaba, entonces comienza a buscar con sus sensaciones y detecta que es una gran oruga, y le pregunta a la oruga….. ¿Oruga, por que caminas por mi viejo tronco? La oruga que pensaba que estaba sola, mira hacia todos lados para ver quien le había hablado, pero como no vio a nadie, no contesto. De nuevo el árbol pregunta, ¿Oruga por que caminas por mi viejo tronco? Allí la oruga se da cuenta que fue el árbol quien le pregunta y entonces le dice… ¿Viejo, quien está viejo por aquí? Yo le dice el árbol, yo soy viejo, añoso, tengo muchos años. 2
  3. 3. ¡Ba! Dice la oruga, no me había dado cuenta que en este bosque existieran árboles viejos o añosos, tú serías el primero en decirlo. ¿Cómo?, dice el árbol ¿no hay mas nadie viejo por ahí? No, le dice la oruga, yo soy vieja, muy vieja, pero además soy sabia y yo como sabia te digo que no hay más nadie viejo por aquí. El árbol se sintió un poco molesto, la oruga le decía que el único viejo de todo el bosque era él, ¡que vergüenza! Entonces, las hojas del árbol se comenzaron a colocar rojas. La oruga que estaba posada en una hoja verde, ve como está hoja comienza a cambiar de color, entonces le pregunta al árbol….. ¿Por qué tus hojas están cambiando de color, si aún no llega la estación? El árbol más avergonzado aún, le dice muy, muy despacio….. Es que me da vergüenza ser el único árbol viejo del bosque y eso quiere decir que ya no sirvo. ¡Queee! , le dice la oruga, abriendo así de grande sus ojos, ¿Cómo puedes decir esa barbaridad tan grande? ¿Acaso no sabes, que aquel que es viejo su sabiduría lo acompaña? Si, le dice el árbol, yo se que soy sabio, pero a nadie puedo entregar esta sabiduría. ¿No?, le dice la oruga, mientras ve con horror como el árbol se comienza a llenar de mariposas, de otras orugas, gusanos, pájaros y de otros pájaros haciendo nidos en sus ramas. Ve como el árbol es inmenso y frondoso, mira hacia otros árboles y no ve tantas hojas como en este, entonces le dice al árbol….. 3
  4. 4. Mira, no te quejes de tus defectos, quéjate por todas las virtudes que tienes, observa que nunca estas solo y cuando tu estas acompañado es allí que tu aplicas tu sabiduría, lo que pasa es que estas tan acostumbrado a estar acompañado que no te das cuenta de tu obra. El árbol que la escuchaba muy atento, comienza a pensar, y si, se da cuenta que nunca esta solo, luego reflexiona….. Entonces no es que este viejo, lo que pasa es que estoy cansado. Y diciendo esto, da un gran remesón, en que todo lo que estaba en él vuela: orugas, mariposas, pájaros, nidos, todo. Luego el árbol da un profundo respiro, estira sus ramas, sacude sus hojas y luego se relaja. Ahora, se ve altivo y alegre, sus hojas vuelven a ser verdes y firmes. Todos los demás se habían ido a otro árbol y de allí lo miraban, mientras todos cuchicheaban entre si y se preguntaban…… ¿Qué le paso al árbol? No se, decían unos Otros decían, ¿estará viejo? Entonces aparece la oruga y les dice….. No mis amigos, estaba cansado; necesitaba sacudirse los años un poco, pero ahora está bien. Luego que el árbol se arregló bien, les dice a sus amigos…. Ya mis pequeños, vengan a mí, ya me saque unos cuantos años de encima y todo gracias a los consejos de una vieja oruga. La oruga que iba subiendo, exclama sorprendida… 4
  5. 5. ¡Queee! ¿yo vieja? FIN 5

×