Música
Una popular vendedora de violetas predice a la condesa Eugenia de Montijo que llevará una corona en su cabeza. El vaticini...
 
 
VERSALLES
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La Alhambra
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Hecho en Cádiz el 19/10/07 Dedicado a Encarnita.  G.P.
Violeta, para tí tengo yo una canción: la misma que aprendí en tu antiguo pregón. ¿Te acuerdas en Granada al pie del Albai...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Violetas Imperiales

3.660 visualizaciones

Publicado el

Disfruta de esta bellísima presentación.
Autor : Paola Pérez

0 comentarios
3 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.660
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
16
Acciones
Compartido
0
Descargas
40
Comentarios
0
Recomendaciones
3
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Violetas Imperiales

  1. 1. Música
  2. 2. Una popular vendedora de violetas predice a la condesa Eugenia de Montijo que llevará una corona en su cabeza. El vaticinio se cumple cuando ésta se casa con Napoleón III, convirtiéndose en emperatriz de Francia. Como agradecimiento, la soberana se lleva a Violeta a la capital francesa, donde se hará con el corazón de Juan de Ayala.
  3. 5. VERSALLES
  4. 22. La Alhambra
  5. 34. Hecho en Cádiz el 19/10/07 Dedicado a Encarnita. G.P.
  6. 35. Violeta, para tí tengo yo una canción: la misma que aprendí en tu antiguo pregón. ¿Te acuerdas en Granada al pie del Albaicín juntos en el jardín que nos dio su ocasión? Sabes que ya no habrá primavera, si tú no estás aquí, violetera. La primavera ha venido y yo sé por qué ha sido; entre las flores que ofreces eres una flor. Piensa que en esta corte francesa eres más que gitana princesa Y Violeta de España, tú, en tierra extraña vives para el recuerdo de aquel amor. Yo tuve un ruiseñor que llegó a suspirar: para qué quiero amor, si nadie me va a dar un ramito de violetas que luzca en el ojal: me siento emperador de violeta imperial. Era un cielo de primavera cuando me dijo la violetera: cómpreme usted mis violetas que son las primeras, para traerle la suerte, su suerte es mi flor. Vuelve a tu rincón de la Alhambra donde copia la luna tus zambras. Y, Violeta de España, tú, en tierra extraña vives dando sentido a mi amor, mi amor.

×