Número 3 - Noviembre de 2006 - ISSN 1668-7515APRECIACIONES SOBRE EL ASUNTODE LAS CARICATURAS DEL PROFETA MAHOMA           ...
2•   La difusión de la peligrosidad de un grupo social o religioso es una forma de    incitación al odio contra ese grupo ...
3    xenófobas y ultraderechistas, cada vez más presentes en el seno de los partidos    y medios de información de Europa....
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Las caricaturas del profeta mahoma

302 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
302
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Las caricaturas del profeta mahoma

  1. 1. Número 3 - Noviembre de 2006 - ISSN 1668-7515APRECIACIONES SOBRE EL ASUNTODE LAS CARICATURAS DEL PROFETA MAHOMA Por Rafael Bustos Universidad Complutense de Madrid (España) IREMAM-CNRS Universidad Aix en Provence (Francia) E-mail: rbustosgc@tiscali.es• Veamos el contenido de las caricaturas. Algunas caricaturas vinculan al Islam con el terrorismo y la violencia, de forma explícita (véase la del turbante con la bomba, la de los kamikazes, la del sospechoso o la del jardinero regado), o a los árabes con el fanatismo (como en la del árabe en palacio, por ejemplo). Otras dibujan al profeta de manera burlesca (viñeta del burro, por ej.).• De este modo, las caricaturas representan una figura de la Edad Media, Mohamed, ligada a un fenómeno político moderno, el terrorismo.• En realidad, las representaciones de Mohamed como hereje y guerrero no son nada nuevas. Ya estaban al uso durante la Edad Media cristiana.• El problema no es en sí mismo la representación del profeta o del ser humano, aceptada en muchas partes del mundo islámico y bajo muchas escuelas religiosas. No es pues un problema de blasfemia, es decir, religioso sino más bien político.• Por lo tanto, no hay una intención de hacer crítica teológica, moral o histórica del Islam, sino de amalgamar una religión con un crimen identificando su figura humana máxima (el profeta) con un sujeto terrorista o con un apologista de la violencia.• La intención es pues introducir y reforzar una asociación de ideas que involucra a personajes religiosos y dar a entender la peligrosidad de una religión y sus creyentes.
  2. 2. 2• La difusión de la peligrosidad de un grupo social o religioso es una forma de incitación al odio contra ese grupo y por tanto, las caricaturas pueden considerarse justamente islamofóbicas.• Los autores de las caricaturas intentan deliberadamente protegerse con los últimos tres dibujos de tres modos: apelando al fanatismo de la otra parte, recurriendo a la libertad de expresión y refugiándose detrás del derecho artísitico a la provocación.• Los medios que han reproducido los dibujos a principios de este año 2006 eran conscientes que esos dibujos habían creado malestar en comunidades islámicas desde septiembre de 2005 y que su nueva difusión podría desatar consecuencias como actos de protesta pacíficos o violentos.• Los medios que han defendido su publicación se han amparado en los beneficios que el debate abriría en el mundo árabo-islámico y han pedido que sus homólogos árabes (periodistas e intelectuales) se hagan eco de este derecho “único” que es la libertad de expresión.• Las opiniones públicas occidentales se alarman de ver reacciones comunitarias, gregarias y fanáticas de violencia en el mundo árabe que no sólo no santifican el derecho de libre expresión sino que atacan brutalmente instituciones y personas que nada tienen que ver con los dibujantes.• Sin embargo, es hipócrita pensar que la publicación y difusión de las viñetas vaya a servir para avanzar la libertad de expresión en el mundo árabe-islámico. En primer lugar, porque el asunto ha beneficiado sobre todo a los regímenes faltos de legitimidad y apoyo popular que han autorizado las manifestaciones cuando normalmente las impiden y en segundo lugar a sectores radicales del islamismo. Ambos han podido manipular a sus anchas el malestar general para dirigirlo según sus objetivos. En ellos no ha estado ausente el chovinismo, la sobrepuja y la intimidación.• Es ingenuo o de mala fe no ver que estas viñetas aparecen en un momento en que las comunidades musulmanas de Europa y América están sometidas a una presión sin igual y que son miradas con desconfianza por no decir con sospecha.• Sólo con una ceguera enorme puede uno no darse cuenta que la libertad de expresión puede ser utilizada como subterfugio por grupos y corrientes
  3. 3. 3 xenófobas y ultraderechistas, cada vez más presentes en el seno de los partidos y medios de información de Europa.• Denota gran ignorancia pensar que en sociedades autoritarias, no sólo no va a haber manipulación del sentimiento de humillación sino que además sus poco democráticos dirigentes van a abrazar “de repente” la libertad de expresión.En consecuencia, se impone:• Un código deontológico europeo que incluya entre otras figuras la necesidad de evitar toda expresión de islamofobia junto a las otras formas ya castigadas de xenofobia como el antisemitismo, sin menoscabo para el amplio ejercicio de la libertad de expresión.• Un ejercicio de honestidad por parte de los medios de comunicación europeos para que no lancen la falsa expectativa de que semejantes actividades “periodísticas” (las viñetas) sirven para enraizar la libertad de expresión.• Un ejercicio de transparencia y democracia por parte de los gobernantes europeos “favorables a la libertad de expresión por encima de todo”, para que la toleren en todos los ámbitos de su actividad política incluyendo la que les afecta y dejen de apoyar gobiernos corruptos e impopulares en el extranjero.• Un ejercicio de auto-información y realismo por parte de los lectores europeos para que no confíen en que nuevos episodios como éste vayan a beneficiar a otros que no sean nuestros racistas, sus regímenes ilegítimos y los radicales islamistas.

×