Presentacióon de Carlos Germán Ruiz I de Bach IES Felipe Trigo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Presentacióon de Carlos Germán Ruiz I de Bach IES Felipe Trigo

on

  • 815 reproducciones

 

Statistics

reproducciones

Total Views
815
Views on SlideShare
807
Embed Views
8

Actions

Likes
0
Downloads
5
Comments
0

4 insertados 8

http://felipetrigo4.blogspot.com.es 3
http://felipetrigo4.blogspot.com 2
http://tallerkostkasociales.jimdo.com 2
http://www8.jimdo.com 1

Accesibilidad

Categorias

Detalles de carga

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Derechos de uso

© Todos los derechos reservados

Report content

Marcada como inapropiada Marcar como inapropiada
Marcar como inapropiada

Seleccione la razón para marcar esta presentación como inapropiada.

Cancelar
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Processing...
Publicar comentario
Edite su comentario

Presentacióon de Carlos Germán Ruiz I de Bach IES Felipe Trigo Presentacióon de Carlos Germán Ruiz I de Bach IES Felipe Trigo Presentation Transcript

  • El Imperio Romano
    Carlos Germán Ruiz 1º Bach-Humanidades
  • El origen
    Si hemos de creer en la tradición, Roma fue fundada por
    Rómulo y Remo en el Año 753 a.C.
    Las fuentes nos hablan de que tras la muerte de Rómulo
    se suceden en el trono de Roma 6 reyes hasta el año 509 a.C.
    Fecha de instauración de la república.
    La república marcó el inicio de la expansión de la joven Roma,
    en el siglo V a.C. ya se encontraba al frente de una federación de ciudades en su
    región, el Lacio. En los siglos siguientes, los romanos consiguieron vencer a los Etruscos
    hasta entonces el gran pueblo dominador de Italia, situados en el norte de la península.
    En este periodo también consiguen vencer a los griegos, cuyas colonias se asientan en
    la Italia meridional, a la que llaman Magna Grecia.
    El siguiente paso es el control de la navegación por el Mediterraneo, lo obtuvieron tras
    vencer a los Cartagineses en las llamadas guerras púnicas desarrolladas entre los años
    218 y 202 a.C. A partir de este momento Roma no conocerá enemigo que se le resista
    pudiendo avanzar así por el continente europeo.
  • El Imperio
    A la muerte de Cesar en el año 44 a.C. Roma controla toda la Península Itálica, la Galia, la Germania, la mayor parte de la
    Península Ibérica, buena parte del
    norte de África, Dalmacia, Macedonia la Península Griega y
    parte de la Anatólia, Chipre, Cilicia y una franja de la costa de Oriente Próximo.
    Su sucesor Octavio Augusto incrementará el poder de Roma al conquistar la Cornisa Cantábrica Ibérica, los Alpes, Recia, Nórico, la Panonia, Mesia, Galacia, Lícia y Egipto.
  • Las dinastías del Imperio
  • La dinastía Julio-Claudia
    Tras la caída de la república, el senado pidió a Octavio la protección
    y defensa del estado, y le concedió nuevos honores como el titulo de
    Augustus, que lo elevaba por encima del resto de los mortales.
    Al morir Augusto su hijastro Tiberio llegó al poder, vivió con miedo de
    ser asesinado y fue bastante cruel al final de su gobierno, sin embargo
    Tiberio terminó muriendo violentamente por orden de otro prefecto del pretorio, Macrón, que ordenó que fuese asfixiado.
    Su sucesor fue entonces su sobrino-nieto Cayo Cesar, conocido como
    Calígula, su crueldad puso en contra a todo su entorno, terminó siendo asesinado.
    El siguiente fue entonces su tío Claudio, su política exterior buscó la creación de nuevas provincias y consiguió nuevos territorios, como Mauritania, levantada en armas contra Roma, Britania, y se obtuvieron victorias en Germania. Se vio obligado a condenar a muerte a su tercera esposa y fue envenenado por la cuarta. Entonces ascendió Nerón, quien poseyó un gobierno de cierta benignidad pero
    Pronto cayó en un progresivo despotismo.
  • La dinastía Flavia
    La dinastía Julio-Claudia fue destronada de la misma manera que reinó:
    violentamente. Debido a una revuelta por una indebida atención prestada
    al ejercito por Nerón y nostalgias republicanas. Nerón se vio abandonado tras
    su vuelta de un viaje a Grecia y al parecer terminó por suicidarse. Tras una etapa de desorden y asesinatos a los siguientes emperadores, las tropas de oriente y del Danubio nombraron a un cuarto emperador, Tito Flavio Vespasiano.
    Con él comenzó una nueva dinastía, la Flavia, formada por tres únicos príncipes,
    su fundador, trató de redefinir el papel del emperador, depuró el senado y otorgó gran importancia a la clase ecuestre. En el exterior tuvo que actuar en
    varios frentes, sofocó un levantamiento en Palestina, donde su hijo Tito intervino
    destruyendo Jerusalén y saqueando e incendiando su famoso templo . Durante su reinado la conquista de Britania llegó hasta la actual Escocia.
    Le sucedió su hijo mayor Tito, durante su corto reinado el volcán Vesubio destruyó las ciudades de Pompeya, Herculano y Estabias. Su hijo menor Domiciano fue anulando el peso del senado, además implantó un gobierno despótico y de terror que acabó con su asesinato cuando fue apuñalado.
  • La dinastía Antonina
    Su primer emperador fue Marco CoceyoNerva, gobernó durante solo 2 años
    ya que fue elegido por el senado a edad avanzada. Su política buscó ante todo
    la estabilidad. Nerva adoptó para su sucesión a Marco Ulpio Trajano, nacido en
    Itálica, cerca de la actual Sevilla, fue el primer emperador provincial. Conquistó
    la Dacia, actualmente Rumanía. A su muerte el imperio romano alcanzó su máxima
    extensión. Su sucesor fue Publio Elio Adriano, era filo helénico, pacifico y viajero.
    Recorrió su inmenso imperio, creó elementos para su defensa como el muro de
    Adriano entre Britania y Escocia, reformó y desarrolló el ordenamiento jurídico,
    trató de perfeccionar la administración estatal y reorganizó el ejército. Adriano
    adoptó a Antonino Pío, que fue obligado a adoptar a Marco Aurelio y a Lucio Vero.
    Antonino Pío fue un hombre moderado y gozó de un reinado tranquilo, intentó
    Preservar la paz en las fronteras del Imperio y procuró proteger a los mas débiles.
    Le sucedió su sobrino Marco Aurelio, mantuvo buenas relaciones con en senado,
    dio un gran impulso a la justicia y procuró mantener equilibradas las finanzas del
    estado. Pero la mayor parte de su gobierno estuvo ocupado por la acción bélica en
    el exterior. Con 19 años le sucedió su hijo Lucio Aurelio Vero Cómodo, al que las
    fuentes antiguas han considerado muy negativamente. Murió asesinado.
  • La dinastía de los Severos
    A la muerte de Cómodo, tras diversas luchas se hizo con el poder Septimio
    Severo. Se apoyó especialmente en el ejercito, al que concedió diversos
    favores, en su gobierno hubo continuas guerras, internas y externas.
    Su esposa Julia Domna, siria, tuvo mucha influencia en la política y la
    cultura del momento. El senado perdió importancia, el emperador
    Promulgó diversas leyes por su cuenta. La situación económica fue
    desastrosa durante su gobierno. Dividió provincias y creó otras nuevas.
    Al enfermar le otorgó el mando a su hijo Caracalla. Caracalla gobernó
    inicialmente con su hermano Geta, con el que no se Llevaba bien y mandó
    asesinar unos meses después, según la tradición fue un Emperador cruel y megalómano. Dictó la ley del derecho de Ciudadanía a todos los habitantes
    libres del Imperio romano, con intención de Recaudar mas impuestos. Fue asesinado a instancias de su prefecto y con el Beneplácito del senado.
    Macrino fue proclamado emperador y llevó una política Que no contentó,
    terminó siendo asesinado al poco tiempo, el ejercito manipulado por los familiares
    de Julia Domna, nombró emperador a un primo de Caracalla, Heliogábalo,
    se dedicó sobretodo a las ceremonias de su culto. Alejandro Severo, otro primo de
    Caracalla fue el ultimo emperador, cuido celosamente del ejercito.
  • El dominado
    Anarquía
    A la muerte de Alejando Severo, le siguieron unos 35 años de anarquía militar,
    en el que se sucedieron numerosos emperadores, nombrados y destituidos, la mayoría
    por los soldados. El imperio sufrió así, una seria amenaza de desmembración; llegaron
    a formarse imperios provinciales autónomos. Además fue atacado por los llamados
    bárbaros en la zona del Danubio y del Rin, y por los persas en Oriente. Tras un desorden
    caótico, con sucesiones y sucesiones de emperadores la situación empezó a mejorar
    con Claudio II, el primero de los emperadores ilirios, que derrotó a los godos que
    invadieron Mesia y sobretodo cuando Aureliano venció a Zenobia, reina de Palmira
    y cosechó varios éxitos en los antiguos territorios del imperio. Sin embargo Aureliano
    se vio obligado a abandonar Dacia y fue asesinado, tras el se sucedieron otros cinco
    emperadores que, a duras penas trataron de evitar la invasión del Imperio por diversos
    Pueblos.
  • Dominado
    El régimen se gestó con anterioridad, pero su consolidación se dio con Diocleciano, que formalizó claramente esta monarquía absoluta, hereditaria, de carácter oriental y origen divino, en la que el emperador, ceñido de corona a modo de la tiara oriental es el origen de todos los poderes ; incluso es adorado en vida.
    Diocleciano, consciente de la dificultad de gobernar un Imperio tan enorme, y ante los probados peligros de la usurpación del poder imperial, estableció, inicialmente una diarquía: compartió el gobierno con su compañero de armas Maximiano. En el 287 se dio un paso importante para la divinización del régimen: Diocleciano se proclamó descendiente de Júpiter y tomó el nombre de Jovius; Maximiano encontró su procedencia en Hércules y llevó el sobrenombre de Herculius. En el 293 al ver que la diarquía era incapaz de hacer frente a los problemas pendientes del exterior, fue convertida en una tetrarquía, en la que el poder supremo lo seguían teniendo Diocleciano y Maximiano, ambos con el titulo de Augustos, pero ya estaban previstos sus respectivos sucesores, Galerio y Constancio Cloro, con el nombre de Césares, quienes cuando subieran al poder deberían nombrar nuevos Césares. Cada uno residía en una punta del imperio y se ocupaba de una zona concreta del mismo. Además se multiplicó el número de provincias hasta alcanzar el centenar, que quedó agrupado en 12 unidades denominadas diócesis.
  • Se consiguió la pacificación interior y exterior. Diocleciano dictó leyes opresivas y conformadoras de la rigidez social bajo el imperio, como la que convertía en obligatoria la herencia de los oficios. Asimismo, llevó a cabo una larga persecución contra los cristianos.
    En el 305 los dos Augustos abdicaros, puesto que la norma establecida fijaba 20 años para su gobierno y fueron reemplazados por dos nuevos Césares: Severo y Maximino Daya. Sin embargo al morir Constancio Cloro al año siguiente, su hijo Constantino y el hijo de Maximino, Majencio entablaron una fuerte disputa por el poder en Occidente. Muerto Galerio en el 311, su hijo adoptivo Licinio, y Maximino Daya se enfrentaron por el dominio de Oriente. El resultado de ambas disputas puso al frente de Occidente a Constantino, que venció a Majencio a pocos kilómetros de Roma, y de Oriente, a Licinio.
    Constantino buscó el apoyo de los cristianos, a los que un edicto de tolerancia dado por Galienohabía permitido volver libremente a su culto, concedió la libertad de culto a todos los habitantes del Imperio, con lo que se terminaron las persecuciones contra los seguidores de Jesucristo. Las desavenencias entre Constantino y Licinio por los límites territoriales de su mando acabaron con un enfrentamiento bélico, y la derrota y la muerte de Licinio. Constantino, dueño de todo el imperio, obtuvo logros importantes, como conseguir reunir el primer concilio ecuménico cristiano en Nicea o construir Constantinopla, donde se trasladó la capital de un Imperio que dividió en 117 provincias, integradas en 14 diócesis que se repartieron en cuatro prefecturas (Oriente, Iliria, Italia y Galia).
  • Constantino repartió el imperio entre sus tres hijos, Galia, Britania y España fueron para Constantino II, Tracia y Oriente para Constancio II
    e Italia, Iliria y África para Constante. Tras la muerte de Constantino se inició una lucha fratricida por el poder durante varios años, hasta que Constancio II quedó como único Augusto. Este se interesó por los asuntos religiosos. Por el contrario Juliano el Apóstata intentó restablecer la supremacía de la religión pagana y detener el avance cristiano, pero fracasó. Murió luchando contra los persas. Con su sucesor, Joviano, el cristianismo volvió a recibir un claro apoyo por parte del emperador. Quien además consiguió una paz no muy honrosa con los persas. Al final de la dinastía de los Valentinianos, se produjo el desastre de Adrianópolis, donde los godos aniquilaron al ejercito romano, incluido el emperador Valente, lo que supuso la apertura de las fronteras del Imperio a las oleadas bárbaras. El hispano Teodosio el Grande, reconoció el cristianismo como la única religión oficial del Estado romano y persiguió a paganos y herejes por igual. Firmó un tratado con los godos, por el que estos eran considerados federados de Roma y recibían tierras. A su muerte dividió el imperio en dos. Su hijo Arcadio heredó Oriente y su hijo Honorio Occidente.
  • La división del Imperio
    La división de Teodosio fue definitiva. Mientras que en la parte oriental de lengua griega permaneció como Imperio bizantino hasta que Constantinopla fue tomada por los turcos otomanos, la occidental, de lengua latina, fue desmembrada al ser invalida para los pueblos bárbaros.
    Occidente sufría desde hacia años una progresiva barbarización, inevitable en gran medida, por el descenso demográfico de la zona. Debido a esto, los intentos por detener a estos pueblos, que a principio s del siglo V trataron de penetrar masivamente por la frontera norte del Imperio y sumarse a los instalados en su interior, resultaron vanos. El Imperio de oriente tampoco hizo nada por impedirlo. El Imperio romano de occidente cuya capital se había trasladado a Rávena ya no existía: los emperadores se suceden hasta su caída definitiva en manos de los jefes de las tropas bárbaras.
    En el 476 Odoacro, rey de los hérulos, destronó al último emperador romano de Occidente, Rómulo Augústulo, y pidió al emperador de Oriente que no se nombraran mas emperadores para Italia y fuera él responsable del gobierno.