FORO EDUCATIVO NACIONAL DE PERTINENCIA
                      COMPETENCIAS DEL CIUDADANO DEL SIGLO XXI

                   ...
Como afirma Portillo (2007:173), el producto de la cultura, que es tarea propia de la inteligencia,
no es solo creación de...
Casas (2001) en el artículo “por qué los niños deben aprender música”, se refiere a como la
oportunidad de la práctica mus...
Existe en Colombia unos lineamientos definidos por el Ministerio de Educación Nacional
referidos a la educación estética e...
Los primeros foros de pertinencia 2009, sobre las competencias que requiere desarrollar un
     ciudadano del siglo XXI, a...
la preparación de profesionales tanto a nivel de pregrado como de posgrado, para que pueda
volverse efectivo el desarrollo...
Si bien es cierto, que el Ministerio de Educación Nacional, desde la política de Pertinencia, viene
consolidando en partic...
RESUMEN

La presente ponencia aborda la temática “apreciación y producción estética y creatividad” en el
panel “competenci...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Panel 5 Maria Victoria Casas Univalle

2.012 visualizaciones

Publicado el

Panel 5. Percepción del contexto socio-cultural, creatividad, creación y reproducción artística. Maria Victoria Casas. Proyecto Colombia Creativa, Directora Programa Académico Licenciatura en Música Universidad del Valle.

Publicado en: Educación, Tecnología
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.012
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
21
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Panel 5 Maria Victoria Casas Univalle

  1. 1. FORO EDUCATIVO NACIONAL DE PERTINENCIA COMPETENCIAS DEL CIUDADANO DEL SIGLO XXI Panel “PERCEPCION DEL CONTEXTO SOCIOCULTURAL, APRECIACION Y PRODUCCION ESTETICA Y CREATIVIDAD.” “Una mirada desde la educación artística”. María Victoria Casas Figueroa1 La educación artística según el Ministerio de Educación Nacional (Colombia), es el campo de conocimiento, prácticas y emprendimiento, que busca potenciar y desarrollar la sensibilidad, la experiencia estética, el pensamiento creativo y la expresión simbólica, a partir de manifestaciones materiales e inmateriales en contextos interculturales que se expresan desde lo sonoro, lo visual, lo corporal y lo literario, teniendo presentes nuestros modos de relacionarnos con el arte, la cultura y el patrimonio. Dos aspectos han de considerarse cuando se hace referencia a las “competencias del ciudadano del siglo XXI”, en este panel propuesto. El primero de ellos, es que pese a trabajar con el término “competencias”, en el sentido usado por Barbero (2005), y a referirse en este foro al “ciudadano”, abordaré la presente ponencia en el sentido del ser humano; y como tal, no puede observarse bajo la óptica de la medición o del rendimiento, sino del crecimiento, como realmente corresponde al ser humano. Es así, que una aproximación a la apreciación y la producción estética y la creatividad dentro del proceso educativo, se efectúa en torno a las dimensiones de integralidad, nuevamente, no del “ciudadano”, sino del ser humano, abordando dos sentidos: las necesidades y expectativas personales, como las necesidades y expectativas que los entornos, sean éstos, sociales, productivos o familiares, precisan de él. Por tanto se debe tener en cuenta una reflexión en cómo se articulan estas “competencias”, en los diferentes niveles de la educación, desde la Primera infancia, hasta la educación superior. En Colombia, el desarrollo de la Apreciación y la producción estética y la creatividad, es un asunto de frecuente cuestionamiento en los diferentes ámbitos sociales y educativos. Si bien es cierto, que en el espacio escolar, se privilegia el aprendizaje de competencias como las relacionadas con las matemáticas y las habilidades lectoras, la necesidad de expresión y sensibilización del ser humano, se hace presente tanto en el entorno escolar como fuera de él. 1 Profesora Coordinadora Especialización en Educación Musical. Escuela de Música. Facultad de Artes Integradas. Universidad del Valle. Colombia. mavicasas@hotmail.com 1
  2. 2. Como afirma Portillo (2007:173), el producto de la cultura, que es tarea propia de la inteligencia, no es solo creación de obras de arte y elaboración ideológica, ligando al hombre con la sociedad y con el mundo. En este sentido, el medio “educativo”, que actúa como un ecosistema que guarda relaciones e interacciones, en donde se aloja lo político, lo económico, lo cultural y sus productos, permite la supervivencia, la satisfacción y el desarrollo en diferentes grados; en donde la estética aparece, no solo referenciada hacia una obra producto del artista, sino como el concepto de un buen vivir desarrollado en la cotidianidad. De aquí que una búsqueda de la armonía en todas sus acepciones, esté presente necesariamente en la educación. Una apreciación armónica, como se puede dar en obras maestras de la música como el Bolero de Ravel, la pintura de Leonardo y Miguel Ángel, La serie de Fibonacci en Bartok, que sigue proporciones (áureas), así como la arquitectura del Partenón, la geometría del polígono, la semilla del girasol entre otros, no puede quedarse en una observación superficial. Es por esto que el ser humano, que responde a intuiciones, a pulsiones y a estructuras genéticas de manera similar que en otros componentes de la naturaleza, aparece una importante capacidad de crear y recrear. Su poder está en la capacidad de establecer relaciones, abstraer y reflexionar, aspectos que le permiten transferir todos estos posibles a la convivencia. La creación y la transformación deben ser para crecer. De aquí que la educación cuando se ocupa de promover la apreciación, la producción estética y la creatividad, desde la práctica artística, provoca como ganancia una posibilidad de interpretar y entender la realidad desde la dimensión sensible del ser humano. Portillo (2007: 182), plantea que al deparar la condición sensible de la vida del todo existencial, se produce una incisión en la calidad de vida como totalidad del quehacer humano, recuperando el concepto de calidad de vida, como elemento integrado a un ecosistema, en donde la búsqueda del buen vivir es un componente central de la ética. Es desde la educación artística donde se permite que la razón instrumental y la razón sensible se acerquen para comprender e interpretar. Aún en países como Colombia, donde un alto porcentaje de la población pertenece a los estratos menos favorecidos económicamente, la educación, no debe pensarse únicamente para que quien acceda a ella, pueda satisfacer tan solo necesidades básicas y primarias, debe buscarse una armonía propia de la razón evolutiva del ser humano y la cultura, que es una construcción social del hombre. Menciono estos elementos, porque el acercamiento a las disciplinas artísticas, va mucho más allá de un simple goce estético, de un ejercicio lúdico, que a la mirada de algunos parece agotarse prontamente. La educación artística en sus diferentes posibilidades, permite la consolidación de conceptos, la apropiación de éstos y la posibilidad de aprender y comprender nuevos códigos y lenguajes simbólicos que contribuyen al desarrollo del pensamiento abstracto, que cuando se convierte en obra se traduce en pensamiento concreto. 2
  3. 3. Casas (2001) en el artículo “por qué los niños deben aprender música”, se refiere a como la oportunidad de la práctica musical a una edad temprana proporciona, además, otros beneficios: amplía la imaginación, promueve un pensamiento flexible, fomenta la seguridad en el niño, favorece la disciplina y lo ayuda a expresar mejor sus emociones y sentimientos. En resumen, mediante el aprendizaje de la música, se ven fortalecidas otras dimensiones de su personalidad. El proceso educativo contempla por lo menos tres planos: el cognitivo, el afectivo y el psicomotor, que pueden asimilarse a los planos de la actividad musical. Razón adicional para contemplar desde la perspectiva de la educación artística aquello que nos permite desenvolvernos mejor en un mundo globalizado que nos exige este siglo XXI. El integrar la educación artística en el ámbito escolar desde las primeras etapas, representa una disciplina y una continuidad que ligado al interés y al esfuerzo para alcanzar una meta, propenden (cito nuevamente el caso de la música), por el adiestramiento motriz, el desarrollo del sentido del ritmo además de la educación auditiva, no son aspectos de utilidad estrictamente musical, sino que producen un aspecto de transferencia a los demás aspectos intelectuales, sensoriales y motrices. Las dimensiones específicas del desarrollo infantil que cumple la estimulación de la música, el sonido y el ritmo son: · La motricidad · El lenguaje · La socialización · La conciencia del espacio y el tiempo · La autoestima En los diferentes niveles de escolaridad, se espera que los estudiantes logren satisfacer algunas necesidades, expectativas, intereses y demandas en términos de saberes. Y aunque esto ha llevado a algunas estandarizaciones de los currículos, los aprendizajes son en realidad otra cosa. En esos aprendizajes reales está de por medio un sinnúmero de variables entre los que se encuentran los mismos maestros, los recursos escolares, los métodos, los tiempos para el aprendizaje, la calidad organizacional de la institución, las capacidades y participación de los estudiantes e incluso de sus familias. De manera que se generan unos “saberes y competencias básicas” que se supone se deben aprender primero ya que pueden resolver problemas elementales y porque son la condición ineludible para aprender otros saberes o alcanzar otras competencias. Sin embargo los desafíos que impone una cultura globalizada, obliga a replantear cómo desde el trabajo de las disciplinas artísticas pueden fortalecerse la innovación, la creatividad y la producción estética. 3
  4. 4. Existe en Colombia unos lineamientos definidos por el Ministerio de Educación Nacional referidos a la educación estética en los niveles de pre-escolar, básica primaria y básica secundaria. Sin embargo, aunque conceptualmente se encuentren trazados estos lineamientos, la realidad al momento de la ejecución de los mismos es demasiado variable. Aspectos como el lugar geográfico (rural o urbano), el estrato socioeconómico, la orientación educativa de la institución, los niveles y perfiles de formación de los maestros, e incluso las mismas asociaciones de padres de familia en algunas comunidades educativas, hacen que el componente de la educación estética y artística, sea un simple complemento al proceso formativo de los educandos. Sin embargo, en las ofertas de la educación informal y de la educación para el trabajo y el desarrollo humano, puede diagnosticarse un importante proceso de trabajo creativo, apreciativo e innovador en el arte. Es necesario destacar aquí, el gran interés nacional expresado desde los proyectos del Ministerio de Cultura en la formación artística: el Plan Nacional para las artes, el Plan Nacional de Música para la Convivencia, entre otros, han llevado un importante proceso desde 2003, con escuelas de formación de formadores, y proyectos de orquestas, bandas, coros y músicas tradicionales, que al 2009, se han consolidado en muchos municipios del país, buscando la profesionalización de muchos de estos actores. Esto es una clara muestra de cómo se da respuesta a los dos lados de la orilla: La educación artística profesional desde las Instituciones de Educación Superior entrando a realizar procesos de flexibilidad curricular, para dialogar con aquellos artistas provenientes de la entonces llamada “educación no formal”, que teniendo unas ciertas competencias, hoy acuden a culminar en algunas IES su proceso de profesionalización, como es el caso del proyecto Colombia Creativa promoción bicentenario profesionalización de artistas, que se lleva a cabo entre el Ministerio de Cultura y algunas Instituciones de Educación Superior afiliadas a ACOFARTES. Es éste, un importante acercamiento para tratar de responder a la relación real y de Pertinencia entre la Universidad y el Contexto. Pero las cuestiones, sobre la “apreciación, la producción estética y la creatividad” no se agotan en una primera reflexión. En el segundo semestre de 2008, se llevó a cabo el foro sobre educación artística en Cali y el IV Encuentro Nacional de Educación artística en Bogotá- Colombia. De ambos eventos resultaron elementos claves para la reflexión en torno al tema que hoy nos convoca. Entre ellos, un diagnóstico previo que permite identificar la urgencia de un mayor conocimiento de la función y la construcción de una educación artística y su articulación en el currículo; la ausencia actual de los temas culturales y artísticos en la academia, y la deficiencia de una infraestructura pertinente en los espacios educativos que permitan la expresión de sus estudiantes. La pertinencia de currículos, el mejoramiento de los mecanismos de información en las instituciones y entidades educativas, la revisión de la normatividad vigente y la estrategia de continuidad de esta enseñanza a través de los diferentes grados, es otro de los aspectos que debe atenderse con prontitud. 4
  5. 5. Los primeros foros de pertinencia 2009, sobre las competencias que requiere desarrollar un ciudadano del siglo XXI, arroja como resultado una identificación de competencias en tres orientaciones2: Competencias Técnicas Competencias Humanas Competencias Sociales - Actitudes y habilidades socio- - Dominio de TIC´s - Positivismo comunicativas - Trabajo colaborativo - Trabajo en - Bilingüismo - Emotividad Equipo - Conocimiento técnico - Afectividad - Articulación con diferentes sectores - Manejo de conceptos - Altruismo - Capacidad de influir en los demás - Aprendizaje autónomo - Compromiso - Capacidad de negociación - Capacidad de planificar, coordinar y - Constante actualización - Liderazgo organizar - Profesional critico - Responsabilidad - Capacidad para trabajar bajo presión - Pensamiento estratégico - Automotivación - Cultura ciudadana - Manejo de la información - Creatividad e Innovación - Regionalismo - Pensar - Hacer, ser proactivos - Pensar - analizar - Globalización - Capacidad de Análisis - Espíritu emprendedor - Capacidad de priorizar - Adaptación al cambio - Capacidad de formular proyectos - Capacidad de asumir riesgos - Habilidad para tomar decisiones - Inteligencia emocional - Habilidad para administrar el tiempo - Capacidad de identificar y solucionar problemas De este listado de Competencias, es evidente que la Educación artística, puede contribuir al alcance de muchas de ellas, no solo en las llamadas “competencias humanas”, que son de obvia relación con el quehacer artístico, sino que en las competencias técnicas y en competencias sociales, la educación artística tiene mucho para aportar. Al interior de múltiples Proyectos Educativos Institucionales parece existir todo un proceso de articulación desde la primera infancia, la básica primaria, la básica secundaria y la media. Pero salvo en contadas excepciones la articulación va hasta la Educación Superior. Por eso, el desarrollo de competencias relacionadas con la creatividad, la productividad estética, y la creación, puede enriquecerse desde las disciplinas artísticas. Una estrategia a seguir es propiciar 2 Según el resultado de CUEES RESULTADOS PRIMER FORO POR LA PERTINENCIA DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN SANTANDER 5
  6. 6. la preparación de profesionales tanto a nivel de pregrado como de posgrado, para que pueda volverse efectivo el desarrollo de competencias en los mismos docentes. De cara al contexto social, a la realidad cotidiana, algunas Instituciones replantean no solo sus currículos de pregrado, sino que proponen alternativas para continuar el camino3. Para desarrollar de forma adecuada estas competencias, es importante tener en cuenta algunos aspectos: El tiempo asignado en el currículo general desde el pre-escolar hasta la educación superior es realmente insuficiente para formar adecuadamente en artes. Sumado a una situación real, como lo es el que la educación estética y artística, puede diseñarse al interior de las instituciones, que a su vez dependiendo de un presupuesto, puede realizar sus diferentes ofertas. En la mayoría de los casos, no se puede ofertar una iniciación musical temprana, o hacer uso de algunos materiales para el caso de la expresión visual y plástica. Esto no es en realidad una excusa para que no se realice, pero sí, una situación que se evidencia. La situación identificada muestra que: Es necesario desarrollar las capacidades de percepción, apreciación y producción estética; Replantear la enseñanza de las artes recuperando los valores para contribuir a la formación integral; incrementar las horas para la educación artística y Posibilitar la atención de sus diversas expresiones; Así mismo, se estimule el trabajo comunitario como complemento de la formación académica de adolescentes y jóvenes, a través de estrategias basadas en la expresión artística, cultural y científica; se considere la importancia que el arte tiene para la formación afectiva. Una reflexión final…. Por qué los ciudadanos del siglo XXI requieren de estas competencias de APRECIACIÓN PRODUCCIÓN ESTÉTICA Y CREATIVIDAD PARA VIVIR EN SOCIEDAD? 3 La Universidad del Valle, comenzó en agosto de 2009, su primera cohorte de Especialización en Educación Musical, para dar respuesta a las necesidades del contexto social en sus diferentes componentes. Y así, muchas otras IES, buscan permanentemente avanzar en sus procesos, dando respuestas a un mundo, constantemente en movimiento. 6
  7. 7. Si bien es cierto, que el Ministerio de Educación Nacional, desde la política de Pertinencia, viene consolidando en particular tres proyectos: Programa Nacional de Bilingüismo, Programa Nacional de Uso de Medios y Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación y Proyecto Articulación de la educación media con la educación superior y la Formación para el trabajo, estos proyectos apuntan a promover competencias básicas comunicativas, matemáticas, científicas y ciudadanas, así como competencias transversales como segundo idioma, manejo de TICS, entre otros, pero el mundo laboral requiere mucho más que una competencia técnica. El mundo laboral requiere personas (no individuos), que, capaces de reconocerse a sí mismos, estén también en capacidad de crear y re-crear, de respetarse a sí mismos y respetar al otro, de manera que la resolución de un problema, pueda efectuarse en equipo; en donde el ser, como ser que es, pueda realizarse en todas sus dimensiones. El mundo es mucho más que un espacio de producción y rendimiento. Es el espacio donde vivimos, crecemos, creamos y recreamos, soñamos e imaginamos otros mundos posibles. REFERENCIAS BAMBERGER, Jeanne. (2000) Music, math an science: towards an integrated curriculum. Journal for learning through music. Summer. BARBERO, J. M. (2005). Saberes Hoy: Diseminaciones, competencias y transversalidades. Revista Iberoamericana de Educación No. 32. CASAS F. M. Victoria (2001). Por qué los niños deben aprender música. Colombia Médica. Volumen 32 No 3. DELORS J. (1997) La educación encierra un tesoro. Informe a la Unesco de la Comisión Internacional de Educación por el siglo XXI. Capítulo IV. Santa Fe de Bogotá. Ministerio de Educación Nacional. PORTILLO, Gustavo. (2007) De la política a la estética. Universidad Pedagógica Experimental Libertador. Caracas Venezuela. Redalyc. Investigación y postgrado. Año/vol 22. Número 001 MORÍN, Edgar (2000) La introducción al pensamiento complejo, Gedisa, Barcelona. SAVATER, Fernando. (1997) El valor de Educar. 2ª edición, Ariel, Barcelona. STEMBERG, Robert y LUBART Tood.(1997) La creatividad en una cultura conformista, Paidós, Barcelona. Consulta Nacional sobre la Reforma Integral de la Educación Secundaría. (2006) Informe General. México, Ministerio de Cultura (2008). Bases para la implementación del Proyecto Colombia Creativa, Promoción Bicentenario de profesionales en artes. 7
  8. 8. RESUMEN La presente ponencia aborda la temática “apreciación y producción estética y creatividad” en el panel “competencias del ciudadano del siglo XXI”. En ella se aproxima la temática, abordando dos sentidos: las necesidades y expectativas personales de los estudiantes, como las necesidades y expectativas que los entornos, sean éstos, sociales, productivos o familiares, precisan de él. Por tanto se debe tiene en cuenta una reflexión en cómo se articulan estas “competencias”, en los diferentes niveles de la educación, desde la Primera infancia, hasta la educación superior. De manera resumida se presenta la importancia del papel que desempeñan estas competencias y se sugieren algunos ajustes paras las Instituciones educativas y unas reflexiones generales para la comunidad educativa. EL AUTOR. MARIA VICTORIA CASAS FIGUEROA. Licenciada en Música, Ingeniera Civil, especialista en docencia Universitaria y candidata a magister en Historia. Vinculada a procesos educativos musicales en los diferentes grados de escolaridad desde 1993 y Universitarios desde 1997. Profesora de la Escuela de Música de la Facultad de Artes Integradas de la Universidad del Valle, actualmente coordinadora de la Especialización en Educación Musical, Coordinadora del Proyecto Colombia Creativa en Licenciatura en Música en la Universidad del Valle, Directora del Grupo de Investigación GRIM, Grupo de investigación en Música y Formación Musical, adscrito a la Vicerrectoría de Investigaciones de la Universidad del Valle. Ha publicado diversos artículos relacionados con la pedagogía musical, las matemáticas y la música y la Historia de la Música Regional y realizado diversas investigaciones en los mismos campos. Par Académico del CNA, vocal regional de FLADEM Colombia. Información de contacto: mavicasas@hotmail.com Teléfonos oficina: 321 22 71, 331 52 78 Calle 13 # 100 -00. Edificio Tulio Ramírez. Oficina 2008. Ciudad Universitaria Meléndez. Universidad del Valle. Cali. Colombia. 8

×