Embriología

434 visualizaciones

Publicado el

clases de embrio

Publicado en: Salud y medicina
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
434
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Embriología

  1. 1.  Introducción. El desarrollo de la cara y cavidad bucal comprende una serie dinámica de hechos que comienzan durante el segundo mes de la vida intrauterina. El origen complejo de esta región a partir de diferentes centros de crecimiento, con el desarrollo de siete procesos diferentes que crecen en proporciones variables, hace notable la poca frecuencia de las malformaciones. Cambios críticos dan lugar a la formación de la cara embrionaria, el conducto nasal y la lengua, y a la separación de las cavidades bucal y nasal mediante la formación del paladar. Este periodo se puede dividir en dos fases. En la primera fase, durante la quinta y sexta semanas, se preparan los bloques formadores de la cara, se establece la comunicación entre la cavidad bucal y el intestino anterior, y de forman los conductos nasales. Al final de este periodo las cavidades nasal y bucal se comunican ampliamente y la lengua ya se ha desarrollado. En la segunda fase, durante la séptima y octava semanas, se efectúa el desarrollo del paladar, dando lugar a la separación de las cavidades bucal y nasal. Las malformaciones más comunes de la cara, el labio hendido y el paladar hendido, se originan respectivamente durante la primera y segunda fases.
  2. 2.  Objetivos. Objetivo general: Definir las diferentes etapas que el embrión recorrerá para el desarrollo y crecimiento de las estructuras que principalmente darán origen y conformación a la cabeza, la cara y la cavidad bucal. Objetivos específicos:  Demostrar detalladamente las estructuras embriológicas que se originarán a través de cada uno de los arcos branquiales.  Explicar la función que realizarán los bloques formadores de la cara hasta que ésta alcance su máximo desarrollo.  Mostrar los diferentes músculos que van a derivar del I y II arcos branquiales.  Determinar la formación de la lengua, exponiendo sus partes y los músculos de los que se compone.
  3. 3.  Cambios embriológicos que dan origen a cabeza y cara. Después de la fecundación del óvulo, una serie de divisiones celulares da origen a una masa celular que recibe el nombre de mórula. En la mayoría de los vertebrados, inclusive en el ser humano, la mayor parte de esta masa celular forma las membranas extraembrionarias y estructuras nutricias, tales como la placenta. Menos de una cuarta parte de células de dicha masa celular se reúne eventualmente para formar un grupo único, que constituirá el embrión. La movilización de las células convierte luego este disco embrionario en una estructura bilaminar con un espacio intermedio, o espacio potencial. Otro movimiento bien integrado de células migratorias activas desde la capa superior de ambas capas lleva a la formación de una tercera capa lleva a la formación de una tercera capa de células (gastrulación) que ocupa el espacio entre ellas. De estas capas “germinativas” la superior se denomina ectodermo; la media, mesodermo, y la inferior endodermo. De tal modo, en este periodo, principalmente por división y migración, han aparecido tres poblaciones diferentes de células embrionarias, las cuales, al continuar el desarrollo, siguen una trayectoria definidamente separada.
  4. 4. Es durante la gastrulación cuando comienza a formarse un surco en la línea media (línea primitiva), que se va a extender a lo largo del disco. Se pueden distinguir 2 extremos: extremo cefálico o craneal (en el cual se formará posteriormente la cabeza), y el extremo caudal, (que corresponde con la parte caudal de la médula espinal). Posteriormente las células que se invaginan del nódulo primitivo forman la notocorda, las migraciones de células crean nuevas asociaciones entre las células, las cuales a su vez permiten posibilidades únicas para el desarrollo a través de interacciones, aislando diferentes poblaciones celulares o tejidos. Por ejemplo, una banda intermedia de células mesodérmicas (la notocorda) que se extiende por toda la longitud del embrión induce la formación de la placa neural dentro del ectodermo suprayacente. A partir del ectodermo que sigue los bordes de la placa neural se desarrolla una población única de células. Son las células de la cresta neural. Experimentan amplias migraciones, comenzando por lo común al mismo tiempo que se produce el cierre del tubo y dan origen a una variedad de células diferentes que forman componentes de muchos tejidos. Estas células de la cresta que emigran hacia la región del tronco forman, células nerviosas, endocrinas y pigmentarias, mientras que las que emigran hacia la cabeza y el cuello contribuyen a los tejidos esqueléticos y conectivos (por ejemplo, cartílago, hueso, dentina, dermis, etc.). De los tejidos duros de la región facial, parecería que el esmalte dentario es el único que no es formado por elementos de la cresta, ya que las células que lo forman derivan del ectodermo que tapiza la cavidad bucal.
  5. 5. Las células de la cresta neural se hallan localizadas en un principio entre la lámina neural y el ectodermo superficial, pero estas migran en dirección del plegamiento. El tubo neural se forma a partir de las células del ectodermo (la capa exterior), las cuales comienzan a formar el surco neural, que se formará a partir de la línea media. El surco comenzará a profundizarse y las paredes a ensancharse, formando los pliegues neurales. Dichos pliegues se irán acercando a la línea media formando las crestas neurales y finalmente al cerrarse formarán el tubo neural. El tubo neural más tarde forma los principales componentes del encéfalo y la médula espinal. El tubo neural da la forma del embrión, de éste se desprende el crecimiento del sistema nervioso central. En la zona más cefálica existe un notorio crecimiento o ensanchamiento, lo que permitirá conformar una región de mayor volumen, correspondiente a la región facial. A partir que el embrión se encuentra de catorce días, la extremidad cefálica puede reconocerse por ser la región opuesta a aquella en la que aparece la línea primitiva. Cuando aparece la placa precordal, queda indicado el lugar donde se formará más adelante el estomodeo, primer esbozo de la boca. En la tercera semana embriológica, los pliegues neurales no se han fusionado aun en la región cefálica. Las células de los bordes de los pliegues neurales desde el diencéfalo hacia el lado posterior constituyen la cresta neural.
  6. 6. Las células de las crestas a nivel prosencefálico no emigran y forman regiones craneales concretas cuando el neuroporo anterior se cierra, como ejemplo la adenohipófisis y, algo más, a cada lado, las placodas olfativas (origen del epitelio olfativo), la piel del labio superior y la de la parte central del área frontonasal, (incluida la mucosa que cubre la porción anterior del paladar). Llegado el día diecinueve postovulación, el embrión inicia un plegamiento a nivel cefálico. La región prosencefálica del tubo neural se encuentra recubierta por ectomesénquima emigrado de la cresta neural mesencefálica, bajo el ectodermo superficial y hace protrusión en la región craneal a la membrana bucofaríngea. Esta prominencia recibe el nombre de proceso frontonasal donde, bilateralmente, se aprecian unos pequeños engrosamientos epiteliales: las placodas olfativas. Más dorsalmente, el ojo se está desarrollando por la interacción entre la vesícula óptica, el mesénquima circundante y el ectodermo suprayacente. Caudal a la membrana bucofaríngea, el mesénquima que ocupa el espacio entre el endodermo de la cara ventral de la faringe y el ectodermo superficial, forma unas barras bilaterales que crecen en dirección ventral, entre las cuales ectodermo y endodermo contactan virtualmente originándose los arcos branquiales, viscerales o faríngeos, los cuales separan ahora la membrana bucofaríngea de la región cardíaca.
  7. 7. Se forman seis arcos sucesivamente, si bien los dos últimos apenas son perceptibles externamente, de modo que solo cuatro son claramente reconocibles. Son: el primer arco o arco mandibular, el segundo arco o arco hioideo y el tercer y cuarto arcos. Un arco branquial típico está formado, por tanto, por una región central de mesénquima y un epitelio que lo recubre externa e internamente. Entre los arcos, el epitelio externo e interno contacta y forman, en la cara interna, las bolsas faríngeas y, en la cara externa, las hendiduras branquiales, de donde derivarán importantes estructuras. El epitelio que recubre los arcos branquiales externa e internamente tiene diferentes orígenes. El epitelio externo es de origen ectodérmico para todos los arcos, mientras que el interno es de origen ectodérmico en el primer arco y endodérmico en los demás. El epitelio de los arcos branquiales sufre modificaciones conforme éstos se desarrollan. La modificación de las hendiduras branquiales y las bolsas faríngeas conduce a la formación del contorno del cuello. El arco más craneal, y el primero en aparecer hacia el día 22 postovulación, es el primer arco o arco mandibular. Este arco está formado inicialmente por dos prominencias bilaterales que crecen ventromedialmente en el suelo de la faringe hasta fusionarse en la línea media (procesos mandibulares), a las que se añaden, algo más tarde, dos protrusiones situadas en su región dorsal: los procesos maxilares. Del mesénquima de origen crestal que contiene el primer arco se forman dos cartílagos a cada lado. El más dorsal parece formar el yunque y contribuir al ala mayor del esfenoides y a las raíces de las apófisis pterigoides. El más ventral, de
  8. 8. mayor tamaño, es el cartílago de Meckel, que se fusiona en la línea media con el contralateral. La porción más dorsal de este cartílago se separa y forma el martillo. El cartílago de Meckel induce a su alrededor la osificación membranosa de la mandíbula y se reabsorbe posteriormente. El segundo arco es el arco hioideo. Su elemento cartilaginoso es el cartílago de Reichert, que se extiende desde la base del cráneo hasta la línea media. Su parte dorsal se separa y da lugar al estribo. El mesénquima de los arcos tercero a sexto no origina cartílagos más que en su porción ventral. El del tercero forma el asta mayor del hioides y la porción caudal del cuerpo, mientras que el cartílago tiroides, aritenoides, corniculado y cuneiforme se desarrollan del cuarto y quinto arcos. DESARROLLO DE LA CABEZA. Las estructuras de la superficie de la cabeza y de la cara, se desarrollan asociadas al mesénquima del proceso frontonasal y de los arcos branquiales. El mesénquima es el tejido conectivo primitivo que deriva tanto del mesodermo primitivo como de la cresta neural. El proceso frontonasal y el primer par de arcos branquiales forman los límites del estomodeo, que luego dará como resultado el origen de la boca. El estudio de las etapas del desarrollo embriológico de la cabeza se divide en dos porciones: - Porción neurocraneana - Porción visceral. Porción neurocraneana: esta porción presenta un desarrollo verdaderamente acelerado en las primeras semanas embrionarias. Es la más visible del embrión y partir de ella se forman las siguientes estructuras:
  9. 9.  Las estructuras óseas o de sostén (calota craneal).  El sistema nervioso cefálico.  Los ojos, los oídos y la porción nerviosa de los órganos Olfatorios. La porción neurocraneana deriva del ectodermo y en menor proporción del mesodermo (en porción externa del oído principalmente). Porción Visceral: entre los principales elementos que intervienen en la formación de la porción visceral están los arcos branquiales y sus derivados. Cabe destacar que los arcos branquiales son 6, sin embargo, en el humano el quinto tiene un carente desarrollo y el sexto no aparece. Esta porción es visible en la etapa fetal y postnatal y dará origen a:  La porción inicial de los aparatos: a) Digestivo: La boca o cavidad bucal y sus anexos. b) Respiratorio: la nariz y las fosas nasales.  Las estructuras faciales, que se forman a partir de los arcos branquiales (originados, a su vez, de la faringe primitiva) con sus tejidos duros y blandos.  Bloques formadores de la cara. DESARROLLO DE LA CARA Y DE LAS CAVIDADES NASAL Y BUCAL. Al terminar la migración inicial de las células de la cresta y la vascularización del mesénquima de ellas derivado, una serie de protuberancias o evaginaciones que se denominan “procesos faciales” dan comienzo a los periodos siguientes del desarrollo facial. Antes de la migración de las células de la cresta, el ectodermo superficial se encuentra recubriendo al prosencéfalo en desarrollo. Influencias inductoras que se originan en el prosencéfalo dan comienzo a la formación de
  10. 10. las placodas nasales en el ectodermo superficial. Se reconocen las placodas como engrosamientos ectodérmicos, y dan origen a una variedad de estructuras tales como el cristalino del ojo y el epitelio del oído interno. Las placodas nasales formarán más tarde el epitelio sensitivo para la olfacción. Luego de la inducción, las células mesenquimáticas separan el ectodermo de la placoda nasal, del prosencéfalo subyacente. Desarrollo temprano. En el embrión humano (Figura A) de 3mm. de longitud (3 semanas), la mayor parte de la cara consiste de una prominencia redonda formada por el cerebro anterior (prosencéfalo), que está cubierto por una capa delgada de mesodermo y por ectodermo. Debajo de la prominencia redondeada hay un surco profundo, la fosa bucal primaria (estomodeo o depresión estomodeal), limitada caudalmente por el arco mandibular (primer arco branquial), lateralmente por los procesos maxilares, y hacia la extremidad cefálica por el proceso frontonasal (Figura B). Durante las fases tempranas de desarrollo, se pueden observar dos salientes situadas en la porción lateral y anterior, sobre el arco mandibular, unidos en la parte central por una cópula (Figuras A a E). Estas salientes desaparecen más tarde alrededor de la séptima semana. (Figura F). El estomodeo profundiza para encontrar el fondo de saco del intestino anterior. El estomodeo y el intestino anterior están separados por la membrana bucofaríngea, compuesta de dos capas epiteliales. Hay una bolsa ectodérmica adicional, derivada del estomodeo, la bolsa de Rathke, que forma después el lóbulo anterior de la hipófisis. El revestimiento del estomodeo es de origen ectodérmico. Por lo tanto el revestimiento de las cavidades bucal y nasal, el esmalte de los dientes y las glándulas salivales son de origen ectodérmico. El revestimiento faríngeo es endodérmico, puesto que se forma a partir del intestino
  11. 11. anterior se establece alrededor de la tercera o la cuarta semanas, cuando se rompe la membrana bucofaríngea. Esencialmente, la cara se deriva de siete esbozos: los dos procesos mandibulares que se unen muy tempranamente, los dos procesos maxilares, los dos procesos nasales laterales, y el proceso nasal medio. Los procesos mandibulares y maxilares se originan del primer arco branquial, mientras que el nasal medio y los dos nasales laterales provienen de los procesos frontonasales, que a su vez se originan en la prominencia que cubre al cerebro anterior. El primer cambio importante en la configuración de la cara es consecuencia de la proliferación rápida del mesodermo que cubre el cerebro anterior. (Figura A y B). Esta prominencia, el proceso frontonasal, formará la mayor parte de las estructuras de las porciones superior y media de la cara. A continuación lo más notable es la formación y el ahondamiento del estomodeo, de las fositas olfatorias (nasales) y la división de la porción caudal del proceso frontonasal en los procesos nasal medio y los dos nasales laterales. (Figura C a F). Los procesos nasales laterales están junto a los maxilares (Figura C), y separados de ellos por medio de los surcos poco profundos, los surcos nasomaxilares. Antiguamente se llamaban surcos nasolagrimales, pero se reconoce ahora que los surcos nasolagrimales, que dan origen a los conductos del mismo nombre, aparecen en una situación paralela y media en relación a los surcos nasomaxilares. El proceso nasal medio al principio es mayor que los procesos nasales laterales (Figura C y D), pero después se retrasa en su crecimiento. (Figura E a G). Sus ángulos inferolaterales, prominentes y redondeados, se conocen como los
  12. 12. procesos globulares (Figura D), y están unidos originalmente con los procesos de ambos maxilares. En este sitio no se produce fusión. (Figura E). Los procesos nasales laterales no contribuyen a formar el límite superior del orificio bucal. Los cambios subsecuentes que ocurren se deben solo en parte a la unión de los procesos inicialmente separados. Los procesos, en la mayor parte de los casos, estaban separados por surcos proco profundos (por ejemplo, los procesos maxilares y mandibulares) o por fositas (por ejemplo, los procesos nasal medio y los laterales). Por ello, la mayoría de los cambios considerados como “fusiones”. resultan de la disminución en profundidad y la desaparición de los surcos o fositas. Eventualmente, los procesos medionasal y lateronasal establecen contacto entre sí, por debajo de la fosita olfatoria en desarrollo. Durante la quinta semana de la gestación humana, una parte del epitelio adherente se desintegra de manera que el mesénquima de los dos procesos adquiere continuidad. FORMACIÓN DE LA CAVIDAD BUCAL El estomodeo es la depresión que se forma a consecuencia del plegamiento trilaminar al final de la tercera semana. Esta cavidad está limitada por:
  13. 13. - Delante: por el proceso frontal en desarrollo. - Detrás y hacia abajo: por la eminencia cardíaca. - Lateralmente: por los arcos branquiales. - Fondo: está separada de la faringe por la membrana bucofaríngea. La membrana es bilaminar y está constituida por dos capas de células, una de origen ectodérmico y otro endodérmico, respectivamente. El revestimiento del estomodeo es de naturaleza ectodérmica. A nivel del techo se origina una invaginación, es una bolsa adicional derivada del estomodeo llamada bolsa de Rathke, que formara el lóbulo anterior de la hipófisis. La comunicación entre la cavidad bucal primitiva y la faringe se establece al finalizar la cuarta semana al romperse la membrana bucofaríngea. Las estructuras que rodean al estomodeo crecen y se agrandan rápidamente. Solo dos semanas después de este acontecimiento, cuando el embrión tiene alrededor de seis semanas, se produce la diferenciación de la lámina dental o listón dentario, primer signo del desarrollo de los órganos dentarios u odontogénesis. La boca primitiva es superficial, la profundidad resulta del crecimiento hacia delante de las estructuras que la rodean. Se encuentra tapizada por un epitelio biestratificado constituido por una capa profunda de células altas y otra superior de células aplanadas. Al tercer mes en el epitelio de la mucosa basal y la superficial. El número de hileras celulares de este epitelio plano estratificado va aumentado en relación directa con la edad gestacional, hasta alcanzar en general un número de ocho o nueve estratos celulares al nacimiento. FORMACIÓN DEL PALADAR. El paladar primario se desarrolla entre la quinta y sexta semanas. El paladar secundario: entra la séptima y octava semanas a expensas de la cara interna de los procesos maxilares.
  14. 14. La fusión: en la décima u onceava semanas de desarrollo. Para formar el paladar primario los procesos nasales medios (PrNm) se unen no solo en superficie, sino también en profundidad y surge así una estructura embrionaria especial el segmento intermaxilar o pre maxilar el cual está constituido por 3 estructuras: 1. Componente labial: que forma la parte media o filtrum del labio superior. 2. Componente maxilar: que comprende la zona anterior del maxilar que contiene a su vez a los cuatro incisivos superiores y su mucosa bucal. 3. Componente palatino: es de forma triangular con el vértice dirigido hacia detrás y da origen al paladar primario. Las fositas olfatorias comprendidas entre los procesos nasales medios y los procesos nasales-laterales se invaginan aún más en el mesénquima cefálico y su extremidad caudal se une al techo de la boca primitiva de la que está separada por una membrana buconasal de origen exclusivamente ectodérmico. A la sexta semana se perfora y se establece el contacto entre las cavidades nasal y bucal.
  15. 15. El orificio se llama coana primitiva y está situado por detrás del paladar primario. Más tarde esta apertura se ubica en la faringe, cuando se forma el techo definitivo de la cavidad bucal, que separa la cavidad bucal de la nasal. El desarrollo del paladar secundario, y mientras tiene lugar los mecanismos de formación del macizo facial, de la cara interna de los procesos maxilares que forman las paredes laterales de la boca, se originan dos prolongaciones a manera de estantes que se denominan procesos palatinos laterales o crestas (PrPl). Estos crecen hacia línea media para unirse más adelante entre sí y formar el paladar secundario. Al final de la octava semana, al descender la lengua y el piso o suelo de la boca, los procesos palatinos laterales o crestas, cambian de dirección dirigiéndose hacia arriba, luego se ubican de manera horizontal, lo que facilita el contacto entre sí, dando origen a una fusión real de ambos procesos. De esta forma se constituye el paladar secundario.  Músculos derivados de I y II arcos branquiales. o Músculos del primer arco faríngeo.  Músculos de la masticación. Los músculos de la masticación se originan embriológicamente del primer arco branquial, por lo que están inervados por la raíz motora del nervio trigémino. En los vertebrados inferiores constituyen una masa única extendida desde la base del cráneo hasta la mandíbula, la cual en el desarrollo filogenético se diferencia en los diferentes músculos a medida que la función masticatoria adquiere más importancia y los movimientos mandibulares se hacen más complejos. En los mamíferos el músculo lateral se diferencia en el masetero y el temporal, y el músculo medial se diferencia en el pterigoideo medial y pterigoideo lateral.
  16. 16. En el primer arco faríngeo, el mesodermo paraxial derivado del cuarto somitómero craneal da lugar a los músculos de la masticación: temporal, masetero y pterigoideo lateral o externo y medial o interno, así como a los músculos milohiodeo, vientre anterior del digástrico, tensor timpánicos y tensores del velo del paladar. Músculo temporal El músculo temporal (crotáfites) ocupa la fosa temporal. Se extiende desde la fosa temporal hasta el proceso coronoideo de la mandíbula. Desde las diferentes áreas de origen las fibras musculares convergen para terminar insertándose en la cara medial y borde anterior del proceso coronoideo. Al lado de este tendón se observan fascículos que se originan en la cara infratemporal del ala mayor del esfenoides y terminan en el margen lateral del borde anterior del proceso coronoideo, hasta la proximidad de la línea oblicua de la mandíbula y el trígono retromolar. La inervación procede de la rama mandibular del trigémino, que le suministra tres nervios temporales profundos: anterior, medio y posterior. La acción del músculo temporal es elevador de la mandíbula y la aplica contra el maxilar. El análisis funcional de las porciones del músculo indica que: a) la fibras anteriores, verticales, son elevadoras de la mandíbula; b) las fibras medias, oblicuas hacia atrás y arriba, tiran de la mandíbula en la misma dirección; y c) las fibras posteriores u horizontales tiran de la mandíbula hacia atrás cuando el cóndilo se encuentra desplazado hacia de la delante de la cavidad articular.
  17. 17. Músculo masetero. El masetero es un músculo fuerte y robusto, de forma rectangular, que se extiende desde el arco cigomático hasta la cara lateral de la rama mandibular. Por su tamaño y las características de la sección de su corte transversal, el músculo masetero se considera el más fuerte de todo el organismo. La inserción del masetero presenta dos porciones o fascículos, uno superficial y otro profundo. La porción superficial es la más voluminosa, toma su origen en el borde inferior del arco cigomático y se extiende por una lámina aponeurótica superficial desde la sutura cigomático maxilar hasta el cigomático temporal. La porción profunda se origina por fibras carnosas de la cara medial del arco cigomático, en la parte correspondiente al hueso temporal. Sus fibras se dirigen hacia abajo y adelante casi verticalmente, y quedan cubiertas por la porción superficial para insertarse en la cara lateral de la rama. El músculo masetero está inervado por el nervio masetérico, procedente de la rama mandibular del trigémino, el cual alcanza el músculo por su cara profunda. Las arterias proceden de la maxilar, la transversa de la cara y la facial. El músculo masetero desarrolla la acción de ser elevador de la mandíbula. Músculo pterigoideo medial. El músculo pterigoideo medial (pterigoideo interno) se encuentra situado en la fosa infratemporal, por dentro de la rama mandibular. Es grueso, de forma rectangular, y se extiende desde el proceso pterigoideo hasta la cara medial de la rama. Por su analogía con el fascículo superficial del masetero también se le ha llamado masetero interno
  18. 18. El pterigoideo medial se inicia por arriba en la fosa pterigoidea, por debajo de la fosa escafoidea, en lo que corresponde a la cara medial de la lámina lateral, el fondo de la fosa pterigoidea y el proceso piramidal del palatino (fascículo palatino). Está inervado por el nervio pterigoideo medial, una rama del nervio mandibular del trigémino. El nervio penetra en el músculo en la proximidad de su borde posterior, junto con la arteria pterigoidea. Las arterias proceden de la palatina ascendente y de la maxilar. El pterigoideo medial es elevador de la mandíbula y, a causa de su oblicuidad, participa con poca acción en el movimiento de lateralidad, el cual depende fundamentalmente de pterigoideo lateral. Músculo pterigoideo lateral. El músculo pterigoideo lateral (pterigoideo externo) se encuentra situado en la fosa infratemporal, por dentro de la rama mandibular. Tiene forma triangular, con la base dirigida hacia delante. Es más grueso por el borde superior que por el inferior, y se extiende desde la base del cráneo hasta el cuello del cóndilo mandibular. El músculo presenta dos fascículos: uno superior o esfenoidal, y otro inferior o pterigoideo. La porción esfenoidal se inicia en la cresta esfenotemporal del ala mayor del esfenoides; la porción inferior o pterigoidea se inicia en la lámina lateral del proceso pterigoideo, la cara lateral del proceso piramidal del palatino y la tuberosidad del maxilar. La porción esfenoidal se inserta por detrás en la fosita pterigoidea y cápsula articular, y en el borde anterior del disco articular de la articulación temporomandibular. La porción inferior lo hace en la fosita pterigoidea del cuello del cóndilo mandibular. El músculo se encuentra inervado por ramas procedentes del nervio temporobucal, y la irrigación arterial procede de ramas de la arteria maxilar.
  19. 19. El músculo pterigoideo lateral, al igual que los demás músculos de la masticación, tiene su punto fijo en la base craneana y un punto móvil en el cóndilo de la mandíbula. La acción de músculo tiende a tirar del cóndilo hacia delante, abajo y adentro, de acuerdo con la dirección de sus fibras. Músculo milohioideo. El músculo milohioideo es un músculo que va desde la mandíbula hasta el hueso hioides, formando el suelo de la cavidad oral. Estos músculos son de origen mesodérmico. El músculo milohioideo es plano y triangular, y está situado inmediatamente por encima del vientre anterior del músculo digástrico. Forma, con su compañero del lado opuesto, un piso muscular de la cavidad de la boca. Surge de toda la longitud de la línea milohioideo de la mandíbula, que se extiende desde la sínfisis frente al último diente molar atrás. Las fibras posteriores pasan inferomedial para insertar en el cuerpo del hueso hioides. Por lo tanto, pertenece a los músculos suprahioideos. Las fibras medias y anteriores se insertan en una mediana Raph fibroso que se extiende desde la sínfisis mentoniana hasta el hueso hioides, donde se junta en un ángulo con las fibras del músculo opuesto. Junto con el vientre anterior del músculo digástrico, el músculo milohioideo está inervado por el nervio milohioideo, una rama del nervio dentario inferior, que es una rama del nervio mandibular V3, una división del nervio trigémino también conocido como nervio craneal V. El milohioideo deprime la mandíbula y eleva el hioides, el suelo de la cavidad oral, y la lengua. Esto es especialmente importante durante la deglución y el habla.
  20. 20. Músculo tensor del tímpano. El tensor del tímpano, el más grande de los dos músculos de la cavidad timpánica, está contenido en el canal óseo encima de la parte ósea de la trompa de Eustaquio. Su función es amortiguar los sonidos, tales como las producidas por masticar. Surge de la porción cartilaginosa de la trompa de Eustaquio y la parte adyacente de la gran ala del esfenoides, así como desde el canal óseo en el que está contenido. Al pasar hacia atrás a través del canal, que termina en un tendón delgado que entra en la cavidad timpánica, hace una curva cerrada alrededor de la extremidad del tabique, conocido como el cochleariformis processus, y se inserta en el mango del martillo, cerca de su raíz. Al tensarse, la acción del músculo es tirar del martillo medialmente, tensar la membrana timpánica, amortiguación de las vibraciones en la cadena de huesecillos del oído y reduciendo de ese modo la amplitud de los sonidos. La inervación del tensor del tímpano es del nervio tensor del tímpano, una rama de la división mandibular del nervio trigémino. A medida que el tensor del tímpano está inervado por fibras motoras del nervio trigémino, que no recibe fibras del ganglio del trigémino, que sólo tiene fibras sensoriales. Músculo tensor del velo palatino. El tensor del velo palatino se encuentra antero-lateral del velo palatino músculo elevador del ano. Se origina por una lámina plana de la fosa escafoides en la base de la placa pterigoideo medial, de la angularis espina del esfenoides y de la pared lateral del cartílago de la trompa de Eustaquio. Descendente vertical entre la placa pterigoideo medial y el músculo pterigoideo medial, que termina en un tendón que serpentea alrededor de la hamulus pterigoideo, que se conservan en esta situación por parte de las fibras de origen
  21. 21. del músculo pterigoideo medial. Entre el tendón y el hamulus es una pequeña bolsa. El tendón pasa entonces medialmente y se inserta en la aponeurosis palatina y en la superficie detrás de la cresta transversal en la parte horizontal del hueso palatino. El tensor del velo palatino está inervado por el nervio pterigoideo medial, rama del nervio mandibular, la tercera rama del nervio trigémino - el único músculo del paladar no inervado por el nervio vago. La acción del tensor del velo palatino tensa el paladar blando y, al hacerlo, asiste al elevador del velo del paladar en la elevación del paladar para obstruir e impedir la entrada de los alimentos en la nasofaringe durante la deglución. El paladar tensado en consecuencia, proporciona una plataforma estable para la elevación de la faringe durante la deglución por los músculos de la faringe. Vientre anterior del músculo digástrico. El músculo digástrico está situado en la región anterior del cuello y sus vientres son los límites de la submandibular (digástrico), submentoniana y triángulos carótidas. El triángulo submandibular está delimitado por los vientres anterior y posterior del músculo digástrico y por el margen inferior de la mandíbula. Contiene la glándula submandibular, ganglios linfáticos submandibulares, vena facial, nervio hipogloso, nervios y vasos para el músculo milohioideo y la vaina carotídea, que contiene las arterias carótidas externa e interna, la vena yugular interna y el nervio vago. El triángulo submentoniano está delimitado por el vientre anterior del músculo digástrico, el hueso hioides y la línea media anterior, y contiene los ganglios linfáticos submentoniana y la vena yugular anterior. El desarrollo del vientre anterior del músculo digástrico comienza en la cuarta semana de embarazo. Dado que las estructuras derivadas de cada arco faríngeo están inervados por el nervio correspondiente a cada arco, el vientre anterior del músculo digástrico está inervado por el nervio trigémino (par craneal V), mientras que el vientre posterior está inervado por el nervio facial (VII par craneal).
  22. 22. o Músculos del segundo arco branquial. El segundo arco braquial da lugar a la formación del hueso hioides y a la formación de las regiones adyacentes del cuello. También da origen al estribo del oído medio, a la apófisis estiloides del hueso temporal y al ligamento estilohioideo. Las células musculares de los músculos de este Segundo Arco Branquial provienen de los somitomero 4º y 5º y son inervados por el nervio facial. La musculatura procedente de este arco es la mímica, importante para la expresión emocional; también da origen al musculo del estribo, al musculo estilohiodeo y el vientre posterior del musculo digástrico. La inervación de esta muscular corresponde al nervio (del VII par craneal). Los músculos derivados del Segundo Arco branquial Son: 1. Los Músculos de la expresión Facial. 2. Estilohioideo. 3. Vientre posterior del digástrico. 4. Músculo estapedial o del estribo 1. Músculos de expresión facial. Son los músculos que intervienen en la expresión facial de las emociones. Los músculos de la expresión facial se dividen en cuatro grupos que son:  Músculo epicraneano (músculo occipito-frontal).  Músculos periorbitales y palpebrales (músculos orbiculares del ojo y el músculo depresor de la ceja).  Músculos nasales.  Músculos mucolabiales (músculo elevador del labio superior, músculo elevador del ángulo de la boca, músculo depresor del ángulo de la boca, músculo risorio, músculo depresor del labio inferior, músculo orbicular de la boca, músculo cigomático mayor, Músculo Mentoniano).
  23. 23. 2. Músculo estilohioideo Situado oblicuamente desde la apófisis estiloides de el hueso temporal al hueso hioides, por adentro y por encima del vientre posterior del músculo digástrico. El estilohioideo acompaña en casi toda su extensión al vientre posterior del digástrico. Este músculo tiene como función la elevación y retracción del hueso hioides, lo que provoca el alargamiento del suelo de la boca. 3. Músculo digástrico Es llamado digástrico por estar constituido por dos vientres musculares, se extiende desde la base del cráneo al hueso hioides y desde éste a la porción central de la mandíbula.
  24. 24. Representa en su conjunto un largo arco de concavidad dirigida hacia arriba, que abraza a la vez a la glándula parótida y la glándula sub-mandibular. Cuando el músculo digástrico se contrae, produce el elevamiento del hueso hioides. Si el hioides se mantiene en su posición (debido a los músculos infra-hioides), tiende a impulsar hacia abajo la mandíbula y abre la boca adelante y adentro para insertarse finalmente en la fosita digástrica ubicada en la cara interna del cuerpo de la mandíbula. Que ese movimiento contribuye en la masticación. Los músculos más importantes de la cabeza son de las expresiones faciales y los de la masticación. Los músculos de la masticación que posibilitan el acto de la digestión, comprenden cuatro grupos:  Temporal, masetero, pterigoideo medial y pterigoideo lateral. 4. Musculo estapedial o del estribo. Estribo: Deriva de la porción dorsal del organizador del segundo arco branquiogeno. Es una estructura más o menos redondeada que se encuentra unida al resto del cartílago, por el segmento interhiliano de Broman. El estribo está atravesado por un rama arterial de la estapedia, del segundo arco aórtico. Más tarde una porción mesenquimatosa próxima, denominada lamina estapedial, se une con la porción correspondiente del estribo, constituyendo la platina definitiva.
  25. 25. Cuando el embrión tiene 18 mm (8 semanas aprox.) el estribo se está formando en un área adyacente al extremo dorsal del segundo arco faríngeo. El estribo en esta época es una condensación en forma de anillo con la arteria estapedial atravesándola. El músculo estapedial hace su primera aparición como una pequeña colección de premioblastos tardíos en la parte caudal del extremo dorsal del segundo arco faríngeo. A los 18-20 mm (8,4 semanas), el músculo estapedial se define mejor y está compuesto de mioblastos tempranos que se unen al estribo y al segundo cartílago. El músculo estapedial amortigua la capacidad de la vibración del estribo y protege el oído interno de altos niveles de ruido, principalmente el volumen de su propia voz. Comparar también la función del músculo tensor del tímpano, que amortigua los sonidos asociados principalmente con la masticación.
  26. 26.  Formación de la lengua. La lengua comienza a formarse entre la cuarta y quinta semana del desarrollo, a partir del primer, segundo, tercer y cuarto arco branquial. El primer arco branquial se encuentra cubierto por ectodermo, y de esta porción va a surgir lo que será el cuerpo de la lengua; mientras que la raíz de la lengua, que proviene del segundo, tercer y cuarto arco branquial, está revestida por epitelio endodérmico también van a surgir dos prominencias o protuberancias, las protuberancias linguales laterales; y el tubérculo impar, que después formarán los dos tercios anteriores o el cuerpo de la lengua. A partir del mesénquima del segundo, tercer y parte del cuarto arco branquial, aparecerá la cópula o eminencia hipobranquial; y por último, existe otra prominencia derivada de la porción posterior del cuarto arco, indicando el desarrollo de la epiglotis. Estas dos porciones, los dos tercios anteriores de la lengua, y el tercio posterior se encuentran separados de la raíz por el surco terminal que presenta forma de V. En la línea media entre el tubérculo impar y la cópula se forma la glándula tiroides primitiva como un divertículo epitelial dentro del piso o suelo de la faringe. Este divertículo se separa de la mucosa que le da origen y emigra en dirección caudal. El esbozo de la glándula tiroides se desarrolla en la parte caudal del tubérculo impar mediante una invaginación endodérmica que va emigrando hacia abajo por delante de la cavidad intestinal. El punto de origen, donde se produce esta invaginación en la base de la lengua, es el denominado agujero ciego.
  27. 27. Las protuberancias linguales laterales, en su crecimiento, van comprimiendo al tubérculo impar, que se va haciendo más pequeño hasta que, por último desaparece. Esta fusión de las protuberancias linguales laterales se hace evidente gracias al rafé medio lingual. A partir de las ocho semanas empiezan a formarse en la superficie de la mucosa dorsal, lo que son las papilas linguales donde estas se empiezan a esbozarse en la superficie de la mucosa dorsal. Hay cuatro tipos de papilas linguales, sin embargo las que primero se diferencian, son las papilas fungiformes, luego las filiformes, las caliciformes y las foliadas. En las semanas 18 y 20 semanas comienzan aparecer los que son las fibras musculares con su estriación transversal. También las glándulas linguales comienzan su formación morfológica en donde a la vez se están formando lo que son los tejidos del órgano lingual y están comenzando a tomar una mejor expresión de la estructura del órgano. Se observa los tejidos linfoides de la amígdala lingual por la parte de atrás de las papilas caliciformes, ya que pertenece a la raíz faríngea de la lengua. Una vez formado el piso o suelo de la boca a expensas principalmente de la cara interna del proceso mandibular, la lengua desciende, conjuntamente con el maxilar inferior, y transforma la cavidad bucal de virtual en real a las nueve semanas. Esto facilita que los procesos palatinos laterales del paladar secundario, como ya indicamos previamente se horizontalizen y se fusionen entre sí. Partes de la formación de la lengua. El cuerpo o porción bucal comprende los 2/3 anteriores, la raíz o porción faríngea, el 1/3 posterior, separados ambos por la V lingual o istmo de las fauces. Las partes de la lengua son: Cara superior: También se llama dorso de la lengua, que presenta la V lingual, abierta hacia delante, formada por las papilas caliciformes. La superficie del dorso de la lengua por delante de la V lingual, está en relación con el paladar, suele ser lisa y poseer unos surcos congénitos y otros adquiridos que diferencian las
  28. 28. lenguas de los individuos. Un tipo de lengua con surcos irregulares es la lengua escrotal. La mayoría de las personas poseen una línea central que es el surco central. La superficie de la parte posterior de la lengua es más irregular y comprende a la amígdala lingual, que está en relación con la faringe. Más abajo se encuentra la epiglotis y los repliegues glosoepiglóticos. Cara inferior: Descansa en el suelo de la boca. En la línea media se encuentra el frenillo o filete lingual, de forma semilunar, muy resistente que limita los movimientos de la lengua. A ambos lados del frenillo de la lengua, en su parte más anterior, aparecen dos tubérculos perforados en su centro que son los orificios de los conductos de Wharton u orificios de salida de las glándulas salivales submaxilares. Más posteriores se encuentran los orificios de salida de las glándulas sublinguales. Las venas raninas se visualizan azuladas en la cara inferior de la lengua, a ambos lados del frenillo. Bordes linguales: Son libres, redondeados y en relación con los arcos dentarios. Base de la lengua: Es gruesa y ancha y está en relación de delante hacia atrás con los músculos mil hioideos y gen hioideos, con el hueso hioides y con la epiglotis a la que se halla unida por los tres repliegues glosoepiglóticos. Punta lingual: También se llama vértice lingual. Una vez formado el piso o suelo de la boca a expensas de la cara interna del proceso mandibular, la lengua desciende con el maxilar inferior y transforma la cavidad bucal de virtual en real a las nueve semanas. Esto facilita que los procesos palatinos laterales del paladar secundario, como ya indicamos previamente se orientaliza y se fusionen entre si. MÚSCULOS DE LA LENGUA Algunos de los músculos de la lengua probablemente se diferencian in situ, no obstante, la mayoría de ellos se organizan a partir de mioblastos.
  29. 29. La musculatura lingual permite a la lengua gran movilidad. Esta musculatura consiste en músculos extrínsecos, originados fuera de la lengua, y músculos intrínsecos, originados dentro de ella. Todas las fibras musculares de la lengua son esqueléticas. Los músculos de la lengua son 17 y son: 1. Músculo genio gloso: Se inserta en la apófisis geni de la mandíbula y se dirige en forma de abanico a la lengua. 2. Músculo estilogloso: Se inserta en la apófisis estiloides del hueso temporal. 3. Músculo hiogloso: Se inserta en el hueso hioides. 4. Músculo palatogloso: También se llama músculo glosoestafilino y constituye el espesor del pilar anterior del velo del paladar. 5. Músculo faringogloso. 6. Músculo amigdalogloso. 7. Músculo lingual superior: Es un músculo impar y medio. 8. Músculo lingual inferior: 9. Músculo transverso de la lengua: Los corpúsculos gusta torios presenta cinco tipos de células: 1. Células oscuras. 2. Células claras. 3. Células intermedias. 4. Células basales e internas. 5. Células de sostén.

×