TÉCNICAS DE
VERBALIZACIÓN
LENGUAJE ORAL EN LA FUNCIÓN POLICIAL
Por: Sgos. Ab. Reynaldo Vilcaguano
Paralelo: “B”
Tutor: Cbo...
1
Por: Reynaldo Vilcaguano
2
Por: Reynaldo Vilcaguano
RELATO POLICIAL
Encontrándome trabajando en la ciudad de Guayaquil, la central de radio patrull...
3
Por: Reynaldo Vilcaguano
que minutos antes él mismo indicara que si lo tenía y que por celos se le habría
arrebatado, en...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lenguaje oral en la función policial

598 visualizaciones

Publicado el

Mente-facto del lenguaje oral en la función policial, y relato policial con utilización del lenguaje oral

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
598
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lenguaje oral en la función policial

  1. 1. TÉCNICAS DE VERBALIZACIÓN LENGUAJE ORAL EN LA FUNCIÓN POLICIAL Por: Sgos. Ab. Reynaldo Vilcaguano Paralelo: “B” Tutor: Cbos. Ab. Henry Silva Distrito Metropolitano de Quito – Zona No. 9 San Francisco de Quito 09 de diciembre de 2015
  2. 2. 1 Por: Reynaldo Vilcaguano
  3. 3. 2 Por: Reynaldo Vilcaguano RELATO POLICIAL Encontrándome trabajando en la ciudad de Guayaquil, la central de radio patrulla me indica que avance hasta la Unidad de Vigilancia Sur (como en ese entonces se le llamaba al cuartel que está ubicado en la ciudadela los Esteros), esto con el fin de atender una llamada de una ciudadana quien había sido víctima de robo. Al llegar al lugar me entrevisté con la señora en cuestión, indagándole sobre las circunstancias en las que se había suscitado el robo, indicándome que el hecho no había sucedido por el sector, sino en el centro de la ciudad a la altura de la Av. 9 de Octubre y Machala, en circunstancias que al salir de su lugar de trabajo su ex conviviente se había acercado a ella, increpándola a que le entregue su teléfono celular a lo que ella se ha negado en virtud de que ya no mantenían ningún tipo de relación con él. Es así que utilizando la fuerza ha procedido a arranchar el teléfono de sus manos y llevárselo, al tiempo que ha lanzado improperios en su contra y todo tipo de calumnias. Conocidos estos datos se le preguntó si sabía dónde podíamos ubicarlo además que al tiempo ella me indicaba que mantenía una boleta de auxilio en contra de su ex conviviente, lo que para mí pensar ayudaba en mi procedimiento. Posterior y con datos proporcionados de la señora nos trasladamos hasta el barrio Cuba a circular por los sitios por él frecuentados y del lugar de su residencia, y a los pocos minutos entre un grupo de jóvenes la señora pudo reconocer la presencia del individuo, inmediatamente con una advertencia directa se le indico se detuviera “alto policía”, pidiéndole que se ubicara con las manos contra el patrullero para realizarle un registro, al tiempo que se advertía del procedimiento que tenían que adoptar los acompañantes, que como es de suponerse pusieron resistencia en un momento, es así que se a ellos se les informó de los pormenores previos a nuestro actuar y mostrando la orden de auxilio que manteníamos en nuestro poder y que estaba girada en contra de su amigo, se llegó a disuadir su contraposición y persuadir para que colaboren con el procedimiento policial. Mientras tanto el intervenido procedía verbalmente a agredir a la denunciante por lo que se le advirtió que lo que hacía provoca una efectiva acción de la orden de autoridad emitida mediante boleta de auxilio, que era su detención inmediata, a su vez que en el registro no se localizó el teléfono celular. Por las agresiones verbales a la denunciante se procedió a ser efectiva la boleta y detener al intervenido, una vez en el patrullero y leídos sus derechos constitucionales, y por pedido de la señora denunciante se actuó realizando una mediación, para llegar a una conciliación sobre la devolución del teléfono celular
  4. 4. 3 Por: Reynaldo Vilcaguano que minutos antes él mismo indicara que si lo tenía y que por celos se le habría arrebatado, en estas circunstancias y minutos transcurridos mientras estábamos en este procedimiento llegaron familiares quienes de manera descortés increpaban contra los uniformados para la liberación del detenido y mostrando que tenían el celular pero que lo entregarían siempre y cuando se dejara en libertad al muchacho. Así pues se les informó de los hechos y que por la boleta y agresiones estaba siendo detenido, pero que sería bueno que el teléfono lo devolvieran para que no genere más problemas por el robo, tal es así que se medió la devolución del artefacto, evitando la denuncia por robo, pero se procedió a la detención del individuo por las agresiones verbales proferidas a la señora denunciante. Tal es el caso que a la semana de suscitados los hechos se me había presentado una denuncia en Asuntos Internos de la Policía Nacional supuestamente por una detención ilegal, por lo que como es de costumbre fui llamado a las investigaciones donde en varias entrevistas con el agente investigador y luego de rendir versiones y presentar pruebas no se pudo determinar responsabilidad alguna de un mal procedimiento, por el contrario al detenido se le había impuesto una pena de quince día de privación de libertad.

×