EL COHETE        ESPACIAL             PorEstefanía Pintado Cambronero
Érase una vez, un extraterrestre llamado Cajamalu,de color verde, con un solo ojo y con una antenitaen la cabeza que se le...
Entonces, su madre se fue a la compra. Cajamalumientras tanto, hacía la tarea que su madre lahabía mandado. Pero, de repen...
Ese tal humano del que Cajamalu se había asustado, erauna mujer llamada Alicia. Tenía el pelo largo y rubio, ysus ojos era...
- ¡Ah, en ese caso te ayudaré!                     •- No serás capaz; es una tecnología                     muy avanzada p...
Entonces, Alicia se metió en su cohete espacial ycomenzó a elevarse poco a poco en el cielo. Conun gesto de agradecimiento...
Entonces, Alicia se metió en su cohete espacial ycomenzó a elevarse poco a poco en el cielo. Conun gesto de agradecimiento...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El cohete espacial 3

678 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
678
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
393
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El cohete espacial 3

  1. 1. EL COHETE ESPACIAL PorEstefanía Pintado Cambronero
  2. 2. Érase una vez, un extraterrestre llamado Cajamalu,de color verde, con un solo ojo y con una antenitaen la cabeza que se le encendía cuando cambiabasu estado de ánimo. En cuanto a su carácter,Cajamalu era un extraterrestre muy simpático,amable, y con unas ganas increíbles de ayudar a losdemás. Vivía en un planeta llamado Asteroide 153,de color granate, que estaba dividido por doszonas: Asteroide 23 y Asteroide 24.Un día, como todos los demás, Cajamalu estabaayudando a su madre en el jardín:- Cajamalu, ¿me podrías regar las plantas mientrasyo voy a hacer la compra? – dijo su madre.- Vale mamá, yo lo haré. – dijo Cajamalu.
  3. 3. Entonces, su madre se fue a la compra. Cajamalumientras tanto, hacía la tarea que su madre lahabía mandado. Pero, de repente, algo muyextraño sucedió.-¡¡¡¡¡¡¡¡BOOOOOOOMMMM!!!!!!!!- ¿Qué pasa aquí? – dijo él muy alterado.Entre la polvareda que se había producido junto aese horrible sonido, vio moverse, a duras penas, lasilueta de una especie de hombre. De pronto, oyóuna voz como metálica.- ¡¡ O-oh no-o mi-mi co-cohete!! ¿Có-cómo vol-volveré a-a ca-casa? –dijo el supuesto humano, quesalió de la nave.
  4. 4. Ese tal humano del que Cajamalu se había asustado, erauna mujer llamada Alicia. Tenía el pelo largo y rubio, ysus ojos eran de color verde intenso. Ella siempre seahogaba en un vaso de agua. La especie de nave en laque había llegado a aquel extraño planeta había sidoconstruida en la Tierra por los humanos.- ¡¡¡¡¡Ahhhhhhhhhh!!!!! ¡Aléjate! – dijo Cajamalu.Entonces la humana se quitó el casco que llevaba puestoy empezó a hablar normal y corriente.- No temas, vengo en son de paz. – dijo Aliciatranquilizándole un poco.- Y, ¿Por qué estás aquí?- Pues, como ves, este es mi cohete. He tenido queaterrizar aquí, porque se ha averiado.
  5. 5. - ¡Ah, en ese caso te ayudaré! •- No serás capaz; es una tecnología muy avanzada para ti. - ¿De veras? – replicó el extraterrestre con sorna. Entonces, Cajamalu cogió unas cuantas herramientas y se puso a reparar el cohete espacial. En un abrir y cerrar de ojos, Cajamalu ya había solucionado el problema.- ¡¡Mil gracias extraterrestre que habitas este extrañoplaneta!! ¡¡Mil gracias!!- De nada, me gusta ayudar a todo el que tenga problemas.- En agradecimiento, vendré cada cinco años a visitarte. Elmismo día y a la misma hora que hoy. Recuérdalo.
  6. 6. Entonces, Alicia se metió en su cohete espacial ycomenzó a elevarse poco a poco en el cielo. Conun gesto de agradecimiento, Alicia, se marchó.Cajamalu, muy contento, deseaba que pasaranpronto los cinco años para que su nueva amigale hiciese su próxima visita. FIN
  7. 7. Entonces, Alicia se metió en su cohete espacial ycomenzó a elevarse poco a poco en el cielo. Conun gesto de agradecimiento, Alicia, se marchó.Cajamalu, muy contento, deseaba que pasaranpronto los cinco años para que su nueva amigale hiciese su próxima visita. FIN

×