June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 3                                            Beatriz Lerma
June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 4             www.editorialviceversa.com            © Beatriz González Lerma...
June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 5                                                  A mi niña. A su padre. Y ...
June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 6
June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 7              ÍNDICE              Prólogo              .......................
June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 8
June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 9
June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 10
June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 11              Prólogo              L                    a bofetada helada ...
June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 12            esfuerzo por incorporarse. No consiguió moverse ni unos pocos ...
June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 13                  –Pero… yo no puedo… –titubeó ella.                  –Ah,...
June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 14            sacar una buena tajada, después de todo –calculó el hombre, co...
June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 15              imitaron, y los niños, sin saber muy bien qué estaba sucedie...
June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 16            para el siguiente viaje. A medio camino, dio la vuelta y volvi...
June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 17              madre que desconfiara de los extraños! –se lamentó otra de l...
June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 18                Pergo refunfuñó por lo bajo y se desahogó propinándole una...
June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 19              tormentas, no pudo resistir el vapuleo y terminó por ceder. ...
June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 20                –El mío es…                El criado de Pergo detuvo las p...
June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 21              arriba. Cuando emergió a la superficie, la galera ya se habí...
June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 22            un espacio reivindicado por todo tipo de arbustos y enredadera...
Extracto de June Vagsto. Viaje a Ultramar.
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Extracto de June Vagsto. Viaje a Ultramar.

416 visualizaciones

Publicado el

Los invitamos a disfrutar de las primeras páginas de June Vagsto. Viaje a Ultramar.

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
416
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Extracto de June Vagsto. Viaje a Ultramar.

  1. 1. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 3 Beatriz Lerma
  2. 2. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 4 www.editorialviceversa.com © Beatriz González Lerma, 2012 © Editorial Viceversa, S.L.U., 2012 Àngel Guimerà, 19, 3.º 2.ª - 08017 Barcelona (España) Primera edición: mayo 2012 Maqueta y layout: Ix’s Imatge i Disseny S.L. Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en las leyes, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, sea electrónico, mecánico, por fotocopia, por grabación u otros, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos. Printed in Spain – Impreso en España ISBN: 978-84-92819-91-1 Depósito legal: B-10892-2012 Impreso y encuadernado por Rotocayfo (Impresia Ibérica).
  3. 3. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 5 A mi niña. A su padre. Y al mío.
  4. 4. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 6
  5. 5. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 7 ÍNDICE Prólogo ............................................................................................................................11 Primera parte: A este lado del mar El retrato de la reina .........................................................................................................25 Otro día de mercado ........................................................................................................37 La bestia de Sirex ..............................................................................................................58 El peregrino .........................................................................................................................74 Un negocio vergonzoso ...................................................................................................92 Lucha en el astillero .......................................................................................................109 Karo, Jard y Enuí ............................................................................................................127 Segunda parte: La travesía Cielo y mar ........................................................................................................................146 Un navío .............................................................................................................................163 El fantasma del capitán ................................................................................................181 El ojo de hierro ................................................................................................................198 Surcando las profundidades ........................................................................................215 Los niños desaparecidos ...............................................................................................231 El hombre pájaro ............................................................................................................248 Tercera parte: Al otro lado del mar Mareo de tierra ................................................................................................................266 La granja La Preciosa .......................................................................................................280 El secuestro ........................................................................................................................294 El sacrificio ........................................................................................................................312 La ira del dios ...................................................................................................................330 Una nueva vida ................................................................................................................345 La línea del horizonte ....................................................................................................360 Epílogo ..........................................................................................................................375
  6. 6. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 8
  7. 7. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 9
  8. 8. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 10
  9. 9. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 11 Prólogo L a bofetada helada de un cubo de agua arrojada sobre la cara le hizo abrir los ojos. –¡La mujer está viva, señor! –anunció a gritos un mucha- cho que cargaba un balde vacío entre las manos. –¡Gracias a Dios! –exclamó una voz oculta en la penumbra–. En tres jornadas de travesía, ya hemos tirado cinco cadáveres por la borda. Como sigamos así, este viaje va a ser mi ruina. –¿Dónde estoy? –preguntó la recién despertada, con un tono apenas audible. Casi no podía mantener los párpados levantados. Había per- manecido inconsciente varios días y la escasa luz de la habitación la cegaba como el sol de agosto. Sentía los oídos taponados y la garganta irritada. Los labios, resecos y agrietados, le escocían como si tuviera dos ascuas adheridas al pellejo y, al intentar hu- medecerlos con la lengua, le quemaron igual que si hubiera bebido vinagre puro. Sudaba a causa de la calentura y a la vez tiritaba de frío. Los músculos de la espalda, rígida por las contracturas, se ha- bían tornado tan duros como el suelo sobre el que estaba tendida. Las extremidades le pesaban como moles de piedra, pero hizo un 11
  10. 10. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 12 esfuerzo por incorporarse. No consiguió moverse ni unos pocos centímetros. Entonces se percató de que unos gruesos grilletes oxi- dados la tenían sujeta de pies y manos. –Por favor… –volvió a susurrar–. ¿Dónde estoy? El muchacho del cubo la miraba con expresión indefinida y no parecía tener intención de responder. –Ha hablado, señor –dijo después de un rato, girando un poco la cabeza hacia atrás, pero sin apartar la vista de ella. –¡Vaya, vaya! ¿Y ha dicho algo interesante o digno de ser es- cuchado? –preguntó el otro, con manifiesta ironía. –¿Qué es este lugar? –insistió la mujer. –Señor, dice que… –Sí, ya lo he oído –interrumpió el hombre, que se acercó por fin a la prisionera. Era de mediana edad, entre cuarenta y cincuenta años. Un poco calvo y con algunas canas. Quizá para compensar la escasez de su cabellera, lucía un bigote desmesuradamente espeso. Vestía pantalones oscuros muy ceñidos a las piernas, cortas y fornidas. Un chaleco de cuero marrón dejaba al descubierto los brazos ner- vudos. Llevaba un látigo de siete puntas amarrado al cinto. Tenía las manos cubiertas de vello y las uñas, que la carencia de hierro en la dieta había estriado, negras de porquería. El brillo aceitoso que lo recubría de arriba abajo delataba una importante falta de higiene. Mascaba sin parar un trozo estropajoso de regaliz, que movía constantemente de un lado a otro de la boca. Semejante tesón triturador le hacía parecer una nueva especie de rumiante con mostacho. Las facciones del rostro desentonaban en el con- junto. Suaves, casi delicadas, eran las de una buena persona. Su mirada, en cambio, certificaba que no lo era. –Estás en la bodega de una preciosa galera. Rumbo a una nueva vida, llena de oportunidades –dijo, y soltó una risotada. 12
  11. 11. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 13 –Pero… yo no puedo… –titubeó ella. –Ah, sí. Claro que puedes. Igual que todos esos que reman ahí. ¿No ves con qué ganas lo hacen? ¿No ves lo ansiosos que están por llegar? –El bigotudo señaló detrás de sí y volvió a reír. La mujer levantó un poco la cabeza y vio una columna de a dos de hombres que se movían adelante y atrás, adelante y atrás. A la izquierda, separada por un estrecho pasillo, había una co- lumna similar. Formaban un grupo de lo más variopinto. Los había jóvenes y viejos, escuálidos y rollizos, enclenques y macizos. El único elemento en común eran las marcas de los latigazos que, todos sin excepción, tenían dibujadas en sus espaldas desnudas. –Soy la reina de Rotharam y exijo que esos galeotes sean libe- rados inmediatamente –ordenó la mujer, intentando dotar a su voz de la mayor autoridad posible, dadas las circunstancias. –¡Y yo soy el sumo sacerdote del templo del Pasterra! –exclamó el hombre–. ¡Lo que yo diga! ¿Verdad, muchacho? El del cubo, que seguía con cara de pasmado, no respondió y tampoco su jefe le dio tiempo para que pudiera hacerlo. –Así que tenemos a un miembro de la realeza a bordo –conti- nuó–. En ese caso, doblaré vuestro precio, Alteza, y recuperaré las pérdidas ocasionadas por los muertos. –Por favor… estoy encinta –dijo la mujer. –¡Fantástico! Entonces triplicaré las ganancias. No es lo mismo vender una simple esclava que una esclava refinada que, además, lleva otro par de manos en sus entrañas. La verdad es que no sé por qué no se me habrá ocurrido antes incorporar a la oferta ese añadido. Recuérdame, muchacho, que la próxima vez sólo embar- quemos a mujeres embarazadas. –Sí, señor –intervino, obediente, el alelado. –Aunque si la buena estrella me acompaña, es posible que haya alguna otra golfa preñada entre todas estas criaturitas y pueda 13
  12. 12. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 14 sacar una buena tajada, después de todo –calculó el hombre, con los ojos en blanco. La mujer ladeó la cabeza y vio que no era la única cautiva. A su lado, había unas treinta jovencitas con cara aterrorizada y, de- trás de ellas, un grupo de chiquillos con las narices llenas de mocos. –Pero si no son más que unas niñas –comentó ella, escandali- zada. –Sí, es cierto. Seguro que aún no las han desflorado –observó el hombre y, al tiempo que se peinaba los bigotes con los dedos, añadió malicioso–: Pero eso se puede arreglar; el viaje es largo y hay tiempo para todo… –¡No lo permitiré! ¡Juro que mataré a quien se atreva a poner un dedo encima a cualquiera de esas muchachas! –gritó la mujer, y se revolvió en el suelo lo que las cadenas dieron de sí. –¿Me estáis amenazando, Alteza? –inquirió el del chaleco de cuero–. ¿Y cómo pensáis hacerlo con esos cepos? ¿Con la mirada? –Lo digo en serio –advirtió ella, a pesar de encontrarse en clara inferioridad. –Bueno, no es para ponerse así, si yo sólo quiero un besito – explicó con sorna y, acercándose a una de las chicas, preguntó–: ¿No quieres darme un besito? La joven giró la cara con repugnancia. –¡Que me des un beso! –exigió el hombre, con su aliento fétido a regaliz revenido. –¡No! ¡No quiero! ¡Por favor…! –suplicó la chica, muerta del asco. –¡Pues yo sí quiero! –insistió. –¡Alto! ¡Ya basta! –ordenó la mujer, pero no fue escuchada. –¡Ay! ¡¿Te has atrevido a morderme?! –exclamó el hombre, perplejo–. ¡Pues ahora sí que vas a besarme! La muchacha empezó a gritar. Muchas de sus compañeras la 14
  13. 13. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 15 imitaron, y los niños, sin saber muy bien qué estaba sucediendo, rompieron a llorar. El alboroto quedó interrumpido por un voza- rrón desde el otro lado de la bodega: –¡Pergo! ¿Se puede saber qué es lo que estás haciendo, gusano asqueroso? La voz pertenecía a un hombre corpulento, de cabeza rasurada y cara de pocos amigos. –No es lo que pensáis; sólo me estaba divirtiendo un poco. Y además, no tengo por qué dar explicaciones a nadie –dijo Pergo con actitud altiva, aunque se apresuró a recuperar la compostura y a limpiarse la sangre que le brotaba del labio inferior–. Hasta que no me deshaga de ellos, esta gente me pertenece y puedo hacer lo que me venga en gana. –A mí me trae sin cuidado. Únicamente vengo a dar aviso de que el capitán quiere reunida en cubierta a toda la tripulación de inmediato –comunicó el rapado, y, antes de desaparecer escalerilla arriba, añadió–: Eso sí, como se me agote la paciencia contigo, Pergo, no responderé de mis actos. A Pergo se le cambió la cara: tener en su contra al contramaes- tre no era nada bueno. En el puerto, había escuchado truculentas historias acerca de él y por eso había negociado personalmente con el capitán que no formaría parte de la marinería. Él era un comerciante independiente, no un marino. Pero, una vez en la mar, quién le aseguraba que su contrato sería respetado. A quién podría reclamar en caso contrario. Llevaba muchos años ganándose la vida como tratante de esclavos. Una tarea sencilla en la que sólo tenía que regatear precios y manejar el látigo. No aspiraba a más y el trabajo duro no era para él. Sin embargo, desde que había embarcado en La Preciosa había tenido que recoger jarcias, remen- dar velas, desatar estrinques y calabrotes, y hasta subir a la verga. Enfiló el pasillo entre los remeros prometiéndose buscar otra galera 15
  14. 14. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 16 para el siguiente viaje. A medio camino, dio la vuelta y volvió donde estaban las prisioneras. –No pienses que me he olvidado de ese mordisco, y mucho menos de vos, Alteza –dijo y escupió, a los pies de la mujer, la raíz más que masticada. Mientras se alejaba, liberó su ira descargando el látigo sobre los que le parecía que remaban con poco empeño. –¿Estás bien, muchacha? –preguntó la mujer a la joven ata- cada. –Sí. No llegó a hacerme nada, pues tengo la dentadura com- pleta y se ha llevado una buena tarascada. ¿De veras sois una reina? –Así es. Soy la esposa del rey Mustha, soberano del reino de Rotharam. –Vaya… ¿Cómo es posible que estéis aquí? –La chica estaba perpleja. –Lo último que recuerdo es que acepté la invitación a tomar un poco de agua de un peregrino que me encontré en el camino. Después me mareé y perdí el sentido. –¿Vuestra escolta no os previno del peligro? –Viajaba sola. De incógnito –explicó la reina. –Ah… –¿Aquel caminante iba en romería al santuario de Sirex? – quiso saber otra de las jóvenes. –Creo recordar que sí –respondió la reina. –Es el que me secuestró a mí. Me engañó del mismo modo: me ofreció un poco de agua, cuando en realidad debía ser algún tipo de droga. Al primer sorbo ya había dado con los morros en el suelo. Luego me vendió a otro hombre, y ése, al tirano que nos ha encerrado en esta maldita nave. –A mí me ocurrió lo mismo. ¡Ay, cuántas veces me dijo mi 16
  15. 15. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 17 madre que desconfiara de los extraños! –se lamentó otra de las muchachas. Las mujeres callaron al oír pasos en la escalera. Pergo bajaba los peldaños de dos en dos, blasfemando todo tipo de improperios. Se colocó frente a los galeotes y gritó: –¡A la de tres, la columna de estribor dejará de remar y man- tendrá las palas fuera del agua hasta que yo lo diga! ¡Los demás seguirán remando! ¡Una… dos… tres! Los remeros obedecieron y una seca sacudida recorrió la galera de proa a popa. –¡Tú no, imbécil! –gritó Pergo a uno de los de babor, que había entendido mal la orden, y le soltó un latigazo que le cortó la cara. Se escuchó la agitación de las velas mientras el barco viraba y, por unos instantes, las olas parecieron detenerse alrededor del casco. –¡Ahora! ¡A remar! ¡Remad con todas vuestras fuerzas si no queréis que la tormenta nos engulla! –volvió a gritar e hizo restallar el látigo a diestro y siniestro. La voz del contramaestre se coló por una de las escotillas: –¡Más rápido, Pergo! ¡Los nubarrones acortan distancia! –¿Qué queréis que haga? ¡No tengo más hombres y parece que a éstos los correctivos ya no les hacen efecto! –replicó, mal- humorado. –¡Pues que remen las mujeres! –¿Soltar a esas arpías? ¡Ni en la peor de las tempestades! –¡Es una orden! –¡Yo no recibo órdenes! ¡Se lo dejé bien claro al capitán antes de embarcar! –gritó Pergo con tanta rabia que las venas del cuello estuvieron a punto de reventar. –El capitán dice que o consigues hacernos volar por encima del agua o te obligará a saltar por la borda –dijo el contramaestre como argumento final, y se alejó a grandes zancadas. 17
  16. 16. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 18 Pergo refunfuñó por lo bajo y se desahogó propinándole una patada en la espinilla a su criado. –Dame la llave, muchacho. Y suelta ya ese cubo o te lo pongo de sombrero. ¡Santo Dios, no he visto a nadie con tan pocas luces! –exclamó. –Sí, señor. Aquí la tiene –asintió el chico y le entregó la llave que llevaba al cuello. Pergo fue abriendo los grilletes de las mujeres, una a una. Las colocó entre los remeros y las encadenó de nuevo a las argollas cla- vadas para ese fin a lo largo del pasillo. Cuando le llegó el turno a la joven a quien había intentado besar, dijo: –A ti no te soltaré porque has sido una niña muy descarada – y, dirigiéndose a la reina, añadió–: A vos tampoco, Alteza, pues no sería propio de vuestra condición haceros trabajar demasiado. La ayuda extra sirvió de poco. El oleaje empezaba a arreciar y los remos encontraban cada vez más resistencia. Además, el viento escoraba la embarcación y los de babor no llegaban ni a rozar el agua. En la lejanía, se oían los primeros truenos y comenzaron a caer algunas gotas que se transformaron, en poco tiempo, en enor- mes goterones. En unos minutos, la tempestad les había rodeado. Las olas se levantaban por encima del mástil formando gigantescas paredes de agua que caían violentamente sepultando a los marineros, que luchaban por mantenerse en pie sobre la cubierta. Algunos tuvie- ron suerte y se amarraron a tiempo a las bitas. Otros, más torpes, fueron barridos como la hojarasca acumulada tras un vendaval en el porche de una casa. El cielo se había vuelto tan negro que pa- recía de noche. Una noche intermitente, iluminada a cada poco por el blanco de los relámpagos. Las ráfagas de viento jugaban a cambiar de dirección sin avisar y se entretenían zarandeando lo que quedaba de las velas rasgadas. El palo, resentido de anteriores 18
  17. 17. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 19 tormentas, no pudo resistir el vapuleo y terminó por ceder. El in- fortunio hizo que se desplomara sobre el timón y lo arrancara de cuajo, además de aplastar al capitán. –¡Capitán! –gritó el contramaestre. –Estamos perdidos –balbució el capitán, escupiendo sangre–. Sin palo y sin timón no tenemos ninguna posibilidad. Que se sal- ven los marineros y me dejen aquí: a mi barco y a mí nos ha lle- gado la hora. La galera se movía como una cáscara de nuez. A buen seguro, Neptuno estaría divirtiéndose de lo lindo. Debía de ser el único. –Te dejo al mando, muchacho. Voy a ver si necesitan ayuda ahí arriba –le dijo Pergo a su criado, si bien su verdadera intención era estar lo más cerca posible del bote salvavidas. La bodega se había convertido en una perversa atracción de feria. Los bultos de los víveres almacenados en la parte de proa ro- daban por doquier. Un tonel del tamaño de un carro golpeó varias veces a uno de los chiquillos encadenados, que no tenía manera de esquivarlo. El pobrecillo dejó de gemir a la cuarta embestida. Los hombres se aferraban a los remos para que no se les incrustaran en el vientre. Las mujeres trataban de imitarlos, a pesar de que ya no les quedaban fuerzas para nada. El sirviente de Pergo cogió el cubo y vomitó en él. Pensó que, si era cierto que después de la tempestad llega la calma, cuanto menos tuviera que limpiar, mejor. La reina rezaba para que la pesadilla terminara. La muchacha que estaba a su lado rogaba que fuera la ocasión de escapar. –Majestad, si salimos de ésta sanas y salvas, ¿me tomaríais por vuestra dama? –preguntó. –Si salimos de ésta, os tomaré por hermana, pues podremos decir que fue la diosa Fortuna quien nos dio la vida. –Mi nombre es Kathary, pero casi todos me llaman Katha –se presentó la joven. 19
  18. 18. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 20 –El mío es… El criado de Pergo detuvo las presentaciones. Estaba tan ner- vioso que casi no se le entendía lo que decía. –¡Deprisa! Si nos quedamos aquí abajo moriremos sin remedio –tartamudeó, al tiempo que metía la llave en los grilletes. –¿Por qué nos liberáis? –preguntó Kathary. –He visto lo que ocurre en cubierta. La nave está destrozada, el capitán ha muerto y la mayoría de los marineros han abando- nado sus puestos. Yo no soy muy listo, pero entiendo que si he de pasar ahora a la otra vida, es mejor hacerlo después de haber hecho algo bueno. La galera no tardará en hundirse y no quiero llevar en mi conciencia vuestras muertes –explicó, y corrió a liberar de sus cadenas a los demás. –Gracias –dijo Kathary, y pensó que se había dado el primer paso para que su deseo de evasión se hiciera realidad. –Si vamos a naufragar, deberíamos buscar algo a lo que aga- rrarnos para mantenernos a flote –comentó la reina. –La galera tiene un par de botes. Los vi cuando embarcamos. –No creo que la tripulación ceda sus lugares a los esclavos – opinó la reina–. Reúne a los niños y a las mujeres arriba. Yo va- ciaré las barricas de las provisiones y las subiré para usarlas a modo de balsas. –Vos sola no podréis con todo –replicó Kathary. –Di a los remeros que me ayuden –dijo la reina y, ante la inde- cisión de la chica, azuzó–: ¡Corre! ¡No tenemos mucho tiempo! Ya habían preparado unos doce toneles cuando un crujido, al principio muy tenue y que después fue in crescendo, desgarró en dos el casco de La Preciosa. El agua empezó a entrar por todas partes e inundó la bodega en un instante. La reina se abrazó a lo primero que encontró flotando junto a ella y, en el momento en que ya no quedó más aire, aguantó la respiración e intentó nadar hacia 20
  19. 19. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 21 arriba. Cuando emergió a la superficie, la galera ya se había hun- dido. La visión era aterradora: masas de agua como montañas danzantes, astillas de madera despedazada y cuerpos hinchados que se movían con el vaivén de las olas y terminaban por desapa- recer entre la espuma. De repente, algo la golpeó en la cabeza: una de las barricas vacías había surgido violentamente desde las profundidades, como si las sirenas se hubieran sentido ofendidas por un obsequio tan poco exquisito y lo devolvieran de mala gana. Sin saber muy bien cómo, la reina consiguió meterse dentro justo antes de perder el conocimiento. Al abrir los ojos, vio que estaba en una playa. Desconocía cuánto tiempo había pasado en el mar. Recordaba, como en un sueño le- jano, haber visto la luna un par de veces, creciente y llena, y haber sufrido el calor abrasador del sol durante varios días. También re- cordaba la lluvia sobre su lengua y el viento frío en las mejillas. Y lo que recordaba, sobre todo, era el incesante bramido de las olas. Se incorporó muy despacio. Probó a ponerse de pie, pero tenía el cuerpo entumecido y las piernas no le respondían. Sentada sobre la arena, descansó un momento antes de volver a intentarlo. Vio que la orilla estaba repleta de desperdicios: trozos de madera, cabos, telas, zapatos, cestos de mimbre, un remo roto, un par de toneles… Entonces se dio cuenta de que eran los restos del nau- fragio y se levantó en busca de algún superviviente. Encontró el cadáver amoratado del contramaestre y también el del muchacho del cubo. Vio hundirse el cuerpo de uno de los niños antes de llegar a la playa y los de dos mujeres, flotando como boyarines sueltos de su amarre. Encontró el chaleco de Pergo, pero no a su propie- tario. A Kathary no la vio. Los chillidos de algún tipo de animal le hicieron darse la vuelta, asustada. Detrás de la playa de arena blanca se levantaba una mu- ralla vegetal. Árboles de troncos inmensos luchaban por conservar 21
  20. 20. June2.qxp:Maquetación 1 19/03/12 12:11 Página 22 un espacio reivindicado por todo tipo de arbustos y enredaderas, de las que colgaban, como farolillos en una fiesta, flores de vivos colores. Otros árboles más pequeños aprovechaban cualquier hueco para desplegar sus ramas cargadas de frutos. Pájaros de colas larguísimas, azules, rojos, verdes, negros y amarillos, daban buena cuenta de los más maduros. A la reina se le hizo la boca agua. Sentía la lengua como el corcho, las encías escocidas y el pa- ladar pelado. No había nada en el mundo que le apeteciera más que una de aquellas frutas. Decidida a saciar su sed, dio un par de pasos hacia el vergel y tropezó con algo. Era una tabla donde figuraba escrito con letras grandes un nombre: La Preciosa. Miró a su alrededor y contempló extasiada la belleza del entorno. El verde esmeralda de la vegeta- ción, el blanco radiante de la arena, el dorado de las rocas que sal- picaban la costa, el turquesa del mar que se fundía con el cielo despejado en el horizonte. Jamás había visto un paisaje igual. No tenía ni la más remota idea de dónde se hallaba, pero pensó que aquella tierra era, efectivamente, preciosa. 22

×