Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes
40
TEMA 3. METODOLOGIA PARA EL CÁLCULO DE COSTES
1. LAS FAS...
Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes
41
beneficiado de los mismos. En este último caso, el repar...
Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes
42
problema. Esta operación consiste en realizar un segundo...
Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes
43
Su objetivo es doble:
- permitir el control sobre las ac...
Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes
44
En esta fase se calculan igualmente los portadores de co...
Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes
45
de comparaciones a nivel de outputs, definir adecuadamen...
Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes
46
Cuando el método de división es aplicado en cada fase de...
Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes
47
iniciados pero no terminados. Los tres tipos de unidades...
Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes
48
Ejercicio XYZ
Una empresa industrial presenta los siguie...
Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes
49
producción de C 150 €
• Mano de obra directa: aplicada a...
Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes
50
equivalente del periodo
g) Dentro del método de los supl...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Metodos de cálculo de costos libro UNAM

1.880 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Economía y finanzas
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.880
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
40
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Metodos de cálculo de costos libro UNAM

  1. 1. Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes 40 TEMA 3. METODOLOGIA PARA EL CÁLCULO DE COSTES 1. LAS FASES FUNDAMENTALES EN EL ANÁLISIS DE COSTES Y OPERACIONES QUE CONLLEVAN............................................................................................................................ 1.1. FASE DE CLASIFICACIÓN ......................................................................................... 1.2. FASE DE LOCALIZACIÓN .......................................................................................... 1.3. FASE DE IMPUTACIÓN............................................................................................... 2. MÉTODOS DE CÁLCULO: PRINCIPIOS Y CLASES ............................................................. 2.1. PRINCIPIOS ................................................................................................................. 2.1.1. PRINCIPIO DE PROPORCIONALIDAD......................................................... 2.1.2. PRINCIPIO DE DIFERENCIACIÓN ............................................................... 2.2. CLASES DE MÉTODOS DE CÁLCULO...................................................................... 2.2.1. MÉTODO DE DIVISIÓN ................................................................................. 2.2.2. MÉTODO DE LAS EQUIVALENCIAS............................................................ 2.2.3. MÉTODO DE LOS SUPLEMENTOS ............................................................ EJERCICIO XYZ ............................................................................................................................. EJERCICIO ABC............................................................................................................................. CUESTIONARIO ............................................................................................................................. 1.- Las fases fundamentales en el análisis de costes y operaciones que conllevan. En el proceso de análisis, para informar sobre los costes, se distinguen tres etapas claramente diferenciadas: clasificación, localización e imputación; las cuales son obtenidas a través de las operaciones: afectación, distribución, liquidación e imputación. 1.1. Fase de clasificación En la fase de clasificación se agrupan los costes en función de alguna característica homogénea, ya sea atendiendo a su naturaleza, variabilidad, controlabilidad, origen, destino, etc. La característica más destacable de una clase de coste es su relación directa, o indirecta, con el portador. Si podemos establecer el tipo de relación funcional que liga el consumo de la clase de coste con la producción del portador, nos encontramos con los costes directos, los cuales no necesitan de ninguna convención para ser trasladados al coste del portador mediante la operación de afectación. 1.2. Fase de localización Para aquellos otros costes que no tienen una relación directa con el portador, es necesario establecer unas variables intermedias, o subrogadas, que transfieren sus costes con la menor incertidumbre posible. De esta forma, aparece la fase de localización, que, a través de la operación de distribución, reparte el consumo de los costes indirectos, en los que se ha incurrido en la realización de las distintas actividades efectuadas por la empresa, entre los diferentes centros de coste; es decir, entre los diferentes puestos de trabajo, fases, secciones, talleres, servicios, negociados, departamentos, divisiones, actividades, etc. Esta fase entraña un doble riesgo; de un lado, la indeterminación a la hora de fijar los centros, los cuales pueden no ser representativos de la circulación económica de los procesos internos y, de otro, la inseguridad de las mediciones, valoraciones y procedimientos de cálculo, aplicados en la fase de distribución o reparto de los costes indirectos. Dichos costes pueden ser distribuidos mediante una asignación directa, al poder identificarse directamente con los lugares de coste, o mediante un proceso de prorrateo, al ser varios los lugares de coste que se han
  2. 2. Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes 41 beneficiado de los mismos. En este último caso, el reparto se efectúa por medio de una clave de reparto, mediante la cual se intenta asignar a cada centro el consumo realizado de dichos costes. Para el Documento nº 7 de AECA de la serie Principios de Contabilidad de Gestión, (pag. 65) algunas de las claves de reparto, para el prorrateo de los costes indirectos, pueden ser las siguientes (cuadro 3.1): CONCEPTO DE COSTES CLAVES DE REPARTO • depreciación y seguros de edificios • alquiler de la fábrica • limpieza y conservación de edificios área de superficie • sueldos y salarios • seguridad social a cargo de la empresa • otros gastos sociales tiempo trabajado por la mano de obra directa • contribución urbana • alumbrado • calefacción volumen • luz • fuerza motriz potencia instalada • reparaciones y conservación • primas de seguro • amortizaciones inversión en maquinaria • prestaciones sociales • comedores • supervisión número de empleados Cuadro 3.1. La denominación "centros de costes" se aplica no sólo a los centros de costes operativos o de producción, sino también a los centros de costes discrecionales o de servicios -centros no operativos, centros de estructura o gestión-, bien sean de investigación y desarrollo, informática, ventas o de administración, porque el fin que se persigue con el establecimiento del mayor número posible de centros de coste, es el de mantener un control efectivo, no sólo de la producción, sino de todos aquellos aspectos que tienen que ver con la buena marcha de la empresa. De esta manera, se delimitan con mayor exactitud las responsabilidades, al poder fijar, de forma más amplia, las imputaciones que correspondan a cada área dentro de la organización (Dto. nº 7 AECA de la serie Principios de Contabilidad de Gestión, pag. 50). De lo apuntado se desprende que, en una primera clasificación de centros analíticos de coste, podríamos distinguir entre operativos y no operativos, pudiendo subdividirse los primeros, a su vez, en principales y auxiliares. Para que los centros puedan realizar el papel de nudos de distribución, entre las clases de costes indirectos y los portadores, es necesario que se encuentren relacionados directamente con ambos. Los centros que cumplen esta característica se llaman principales y los que no la cumplen, auxiliares. Los centros operativos principales representan subdivisiones de la empresa, en las que se lleva a cabo la actividad productiva. El coste de un centro principal se asigna directamente a los productos, porque contribuye de forma directa a su obtención. A diferencia de los centros operativos principales, los auxiliares no están directamente ligados a la obtención del producto o prestación del servicio, sino que sus actividades se orientan a facilitar y servir de apoyo al trabajo realizado en otros centros, ya sean de naturaleza principal o auxiliar. Los costes, localizados en los centros auxiliares, no pueden pasarse a los portadores, ya que no tienen relación con ellos, utilizándose la operación de liquidación para resolver este
  3. 3. Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes 42 problema. Esta operación consiste en realizar un segundo prorrateo para traspasar los costes de los centros auxiliares, sobre los de los centros principales, en relación a las prestaciones que les hayan realizado. En el caso de existir autoconsumo de los centros auxiliares se tendrá éste en cuenta en la operación de liquidación, restándose el mismo del consumo total con el fin de distribuir la totalidad de los costes de los centros auxiliares entre los principales. A este segundo prorrateo, subreparto o reparto secundario nos referiremos con más detalle en el tema 8, correspondiente al análisis de modelos orgánicos. El cuadro 3.2. refleja una posible clasificación de centros operativos y no operativos: Centros operativos Centros no operativos Principales • Aprovisionamiento • Recepción • Taller de preparación • Taller de montaje • ....... • Desarrollo de nuevos productos Auxiliares • Mantenimiento • Seguridad • Limpieza • Distribución • Comercialización • Administración • Recursos humamos • Relaciones Externas • .... Cuadro 3.2. La operación de distribución de costes entre los centros, así como la de liquidación, se sirven de la llamada hoja analítica o estadística de costes. Se trata de un documento contable que refleja el consumo de factores productivos realizado tanto por los centros operativos, atendiendo a su doble clasificación en centros principales y auxiliares, como por los no operativos. La hoja analítica se presenta en un cuadro de doble entrada cuyas filas son las clases de costes y cuyas columnas son los centros analíticos de coste (cuadro 3.3). Centros operativos Principales Auxiliares Centros no operativos Total Costes .................. Total Cuadro 3.3. 1.3. Fase de imputación En la fase de imputación se traspasan los costes indirectos sobre el coste de los portadores, siendo vehiculado este traspaso a través de las unidades de obra o actividad mediante la operación de imputación, que da lugar a la fase del mismo nombre. Las unidades de obra o de medida de la actividad de los centros miden la relación funcional entre los costes de los centros principales y la producción obtenida. De esta forma, los costes de un centro se constituyen en la variable dependiente y la unidad de obra en la variable independiente. Las actividades que se desarrollan en los centros proporcionan un resultado que se tendrá que medir en alguna unidad: volumen de producción (productos fabricados, productos embalados....), volumen de ventas (unidades monetarias obtenidas en la venta, productos vendidos....), tiempo de trabajo (horas-hombre, horas-máquina....), etc.
  4. 4. Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes 43 Su objetivo es doble: - permitir el control sobre las actividades del centro, y - facilitar la distribución del coste de cada centro principal entre los productos fabricados en el período, así como la distribución de los costes de cada centro auxiliar entre los centros para los que haya trabajado. Cada centro tendrá que encontrar una unidad de medida representativa de la actividad que realiza, y por lo tanto de sus costes, de tal manera, que al variar las unidades de obra variarán sus costes. En consecuencia, se deberá seleccionar la unidad de obra o actividad, que más incida en el comportamiento de los costes de un determinado centro productivo. Entre los requisitos para su elección cabe destacar (Dto. nº 7 AECA, de la serie Principios de Contabilidad de Gestión, pag. 85): a) La elección de una medida debe realizarse de forma tal que debe entenderse con facilidad, y su obtención y registro no debe suponer grandes esfuerzos. b) La relación, que debe existir entre los elementos integrantes de las partidas de coste y la actividad, debe ser tal que dicha actividad constituya la causa en la aparición de dichos costes. Se podrán utilizar tanto unidades de tiempo, unidades de cantidad, como unidades de valor. En principio, y teniendo en cuenta que el análisis de estas unidades de relación ha de ser específico para cada empresa, podemos citar, a modo de ejemplo, las siguientes (cuadro 3.4): UNIDADES DE MEDIDA LUGARES DE COSTE De cantidad - materias primas consumidas - materias primas compradas - nº de órdenes de compra o venta - nº de transportes internos o movimientos de materiales - nº de puestas a punto de maquinaria - nº de unidades producidas - nº de lotes embalados - nº de envíos realizados - almacén de materias primas - almacén de materias primas - centros de compras o ventas - almacén de materias primas y centros de trans- formación - centros de transformación - centros de transformación - centros de distribución - centros de distribución De tiempo - horas hombre - horas máquina - horas lote (inspección y control) - tiempo/cambio - tiempo/espera - centros de transformación - centros de transformación - centros de compras y de producción - centros de producción - centros de producción De valor - valor de los materiales comprados - valor de los materiales consumidos - salarios - precio de venta - centros de compras - centros de compras - centros de producción - centros de distribución Cuadro 3.4. En consecuencia, en la fase de imputación se determina la composición o estructura del coste de los productos (ya sean en proceso, semiterminados, terminados, subproductos, etc.) o servicios (en curso o ya realizados) que se obtienen como consecuencia de la actividad económica de la empresa a partir de los factores adquiridos por la misma.
  5. 5. Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes 44 En esta fase se calculan igualmente los portadores de costes adscritos al período, que son, generalmente, los costes de administración general y los comerciales, cuya vigencia, salvo casos excepcionales, se considera expira con el período. Esquemáticamente, las fases y operaciones son las siguientes (fig. 3.1): CLASIFICACIÓN LOCALIZACIÓN IMPUTACIÓN Figura 3.1. Para el Documento nº 3 de la serie Principios de Contabilidad de Gestión de AECA, (pp. 30-31), el análisis de las tres fases anteriores ha de hacerse para obtener la información demandada por los usuarios de la contabilidad. Por tanto, dichos análisis habrán de ser adecuados, para elaborar la información relevante al tipo de decisiones que éstos hayan de adoptar. En consecuencia, el diseño del ciclo contable de la contabilidad de costes no puede ser independiente de los objetivos de información que quieran alcanzarse por la empresa. En todo caso, para la realización del mencionado análisis de las fases se han de establecer una serie de reglas que permitan: a) Seleccionar (identificar, clasificar, cuantificar y registrar) las transacciones internas que tienen lugar en una entidad, b) Procesar (acumular, analizar, reclasificar, asignar, comparar) los datos seleccionados; y, c) Proporcionar los informes requeridos, de acuerdo con las necesidades u objetivos de información que se persigan. 2.- Métodos de cálculo: principios y clases Los métodos de cálculo son aquellos procedimientos que utiliza la contabilidad de costes cuando intenta distribuir los costes indirectos a los centros principales y auxiliares, liquidar estos últimos y afectar o imputar los costes a los productos, ya sea de forma individual o conjunta. Los métodos de cálculo se utilizan para determinar, de forma gradual y agregativa, el precio de coste individual o conjunto de la producción. 2.1. Principios. Dentro de los métodos de cálculo han de tenerse en cuenta los dos principios fundamentales siguientes: 2.1.1. Principio de proporcionalidad En todo proceso de cálculo o de determinación de costes resulta imprescindible, a efectos liquidación distribución imputación distribución Centros Principales Centros Auxiliares Costes Indirectos Costes Directos COSTE DE PRODUCCIÓN COSTE DE COMERCIAL. Y ADMON afectación imputación
  6. 6. Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes 45 de comparaciones a nivel de outputs, definir adecuadamente las correspondientes unidades de medida, las cuales servirán como unidades de relación. Estas unidades, conocidas como unidades de obra, permitirán establecer una relación de proporcionalidad a nivel de costes finales. Por ejemplo, si en una empresa se mide el consumo de recursos, atendiendo al número de horas- hombre aplicadas, ello implica la admisión de una proporcionalidad directa entre los costes y las horas-hombre. Si un producto requiere para su transformación, dos horas-hombre, originará el doble de costes de fabricación que los que necesitaría un producto cuya transformación requiera una hora-hombre. De idéntica forma se procederá, con respecto a este principio de proporcionalidad, si lo que estamos analizando es el cálculo de los costes de cada uno de los centros que configuran la empresa. En la práctica, como unidades de medida o relación, se utilizan: a) unidades de cantidad: peso, longitud, volumen, número de tareas (inspecciones, órdenes, envíos, facturas.....) realizadas, etc. b) unidades de tiempo: horas-hombre, horas-máquina, horas-centro, tiempos de cambio, tiempos de espera, etc. c) unidades de valor: valor del trabajo, valor de los materiales, etc. 2.1.2. Principio de diferenciación. Todo proceso de cálculo ha de adaptarse a la estructura que presente el proceso de producción, de tal forma que siempre sea posible determinar: - los costes de los productos en cada una de sus fases y, - el incremento gradual de costes en el producto, fase a fase, puesto que los diferentes niveles que se establezcan, para el cálculo de costes, se corresponderán con las etapas del proceso de producción. Como consecuencia de lo anteriormente expuesto, en los costes por producto ha de poderse distinguir porcentualmente: 1.- el coste de materiales. 2.- los costes de elaboración (por fases). 3.- los costes de venta y administración general. La suma de los costes de materiales y de elaboración se denominan costes de producción. Si a éstos añadimos el coste de venta y administración general, tendremos el llamado coste total de empresa de producto o pieza, que coincide con el concepto coste completo, establecido en el modelo oficial francés de costes. 2.2. Clases de métodos de cálculo. Dentro de los métodos de cálculo, se pueden distinguir, entre otros fundamentales, los siguientes: 2.2.1. Métodos de división. Este método es típico de procesos productivos cuya resultante es una producción homogénea en masa. Si únicamente se produce una clase de producto, todos los costes pueden atribuirse directamente a la misma, pudiéndose determinar el coste unitario, por simple división de los costes totales entre el número de unidades producidas. En este método es importante la elección de la unidad de distribución. La más utilizada es la cantidad producida medida en kilos, metros, litros, etc.; también la materia prima empleada es utilizada como medida de distribución.
  7. 7. Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes 46 Cuando el método de división es aplicado en cada fase del proceso productivo, aparece el método de división por secciones o por etapas, el cual ajusta un fraccionamiento más homogeneizado y, por tanto, más funcional de la relación entre la producción y los costes. El problema que siempre subyace en la aplicación de los métodos de división y que es necesario depurar, es el referente a la imputación de los costes de subactividad a la producción obtenida, ya que, tal y como se mencionó con anterioridad, en los costes totales hay unos componentes fijos, que dan origen a un coste unitario decreciente en la medida que se utiliza la capacidad de producción, llegando al mínimo coste cuando se obtiene el máximo output que permiten los medios limitativos. 2.2.2. Método de las equivalencias Este método es característico aplicarlo a unidades económicas, que, teniendo por objeto la producción de diferentes productos, tienen una materia prima común e incluso un mismo proceso de producción (ladrillos, tejas; cables, hilaturas; chapas, perfiles...). También se utiliza en aquellas producciones, en que el tiempo de actividad es aplicado de forma proporcional a cada clase de productos. De estas relaciones de equivalencia física se pueden derivar equivalencias económicas, esto es, de costes, en el sentido de que la cantidad de un producto producido es, en cuanto a costes, equivalente a cierta cantidad o cantidades de otro u otros productos. A la hora de hacer efectivo este método de cálculo, el principio de proporcionalidad, al que hemos hecho referencia, es premisa fundamental. Así, por ejemplo, si la cantidad de trabajo por tonelada de producto, que requiere el total de las operaciones realizadas en los talleres de la empresa, es la siguiente: producto X normal: 50 horas producto X mediano: 60 horas producto X grande: 100 horas y se atribuye al producto normal el coeficiente 1, obtendremos los siguientes índices de conversión: producto normal I1: 1 producto mediano I2: 1,2 producto grande I3: 2 Si se designa la cantidad de la producción realizada por p1, p2,....pn y los coeficientes de conversión I1, I2,.....In, el volumen global de producción P será igual a: P = p1 I1 + p2 I2 + ......... + pn In Se trata al total de la producción como si de un sólo producto se tratara, pudiéndose de ahí obtener, por ejemplo, la productividad del trabajo: H P Tr = en donde Tr representa el nivel de la productividad del trabajo y H el tiempo de trabajo empleado para realizar la producción, o el coste unitario: P empresaladetestotal unitarioCoste cos = El método de las equivalencias es aplicable también a la conversión de unidades equivalentes y, en concreto, al cálculo de la producción equivalente del período, ya que, en cada ejercicio, la fabricación se compone de las unidades iniciadas en períodos anteriores, que se acaban en éste, unidades iniciadas y terminadas en el mismo ejercicio y unidades de productos
  8. 8. Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes 47 iniciados pero no terminados. Los tres tipos de unidades deben convertirse a una base operativa común, llamada producción equivalente del período. 2.2.3. Método de los suplementos Este método se basa, esencialmente, en la división de los costes en directos e indirectos. Se aplica a empresas de producción heterogénea, que cuentan con centros productivos muy diferenciados. Dentro del método de los suplementos se distingue el método de los suplementos comunes acumulativos o por clases de costes y el método de suplementos comunes diferenciados, por secciones u otros centros de coste. El primero es el utilizado normalmente por la literatura americana y consiste en la siguiente acumulación (cuadro 3.5): MATERIAL DIRECTO + MANO DE OBRA DIRECTA COSTES DIRECTOS + COSTES GENERALES INDUSTRIALES + COSTES GENERALES INDUSTRIALES COSTE INDUSTRIAL DE LA PRODUCCIÓN Cuadro 3.5 El cálculo por suplementos comunes diferenciados se emplea cuando la elección de suplementos comunes, para imputar a los productos su participación en los costes indirectos, corresponde a actividades, que o bien están configuradas como un único centro o lugar de costes o, por el contrario, que, habiendo varios, todos los productos -cualesquiera que sean- se someten a un tratamiento uniforme en los centros de producción. El problema esencial, a la hora de utilizar este método, es la determinación de las unidades de medida que deben ser utilizadas para distribuir estos costes y poder, así, determinar el grado de participación de los portadores en los centros, ya que, en su determinación, además de intentar respetar la relación de causalidad entre consumo de recursos-lugares de coste- producto, se han de seleccionar aquellas unidades de medida de más fácil medición e identificación, tal y como señalábamos con anterioridad en el apartado referido a la fase de imputación. A continuación, se propone un sencillo ejercicio para observar la aplicación de los principios de proporcionalidad y diferenciación. En el mismo se admite una proporcionalidad directa entre los costes y las unidades de relación planteadas a efectos de comparaciones a nivel de outputs. De acuerdo con el principio de diferenciación, nos adaptamos a la estructura que presenta el proceso productivo, tratando de calcular los costes de los productos a nivel de cada fase y obtener, en consecuencia, por etapas: 1.-coste de los materiales 2.-costes de elaboración (por fases o actividades) 3.-costes de venta y administración general En cuanto al método de cálculo utilizado, podemos plantearlo como una aplicación del método de los suplementos comunes diferenciados o por centros de coste. Inicialmente, dividimos los costes en directos e indirectos, localizando estos últimos en los centros, y, desde ellos, a través del cálculo de las unidades de medida o de obra de cada centro, conoceremos los suplementos diferenciados por centros que corresponden a cada producto.
  9. 9. Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes 48 Ejercicio XYZ Una empresa industrial presenta los siguientes datos: CENTRO VALOR INMOVILIZADO PLAZO AMORTIZ. ESP. OCUPADO % ACTIV. CENTRO PRODUCCION HORA POTENCIA INSTALADA X Y Z 60.000 70.000 50.000 5 AÑOS 5 AÑOS 5 AÑOS 30% 30% 40% 80% 70% 80% 300A-200B 253A-172B 340A-240B 6 C.V. 5 C.V. 4 C.V. La empresa elabora el producto A y B. Se incorpora la materia prima en las proporciones más adelante indicadas para pasar a la fase de transformación en los centros X, Y y Z. Los centros de trabajo asignan costes en igual medida a cada clase de producto, teniendo en cuenta que los tiempos aplicados a los mismos son equivalentes. Cada centro de trabajo es atendido por mano de obra directa cuyo coste en el período considerado es de 18.790 u.m. El coste de un encargado de taller cuya función es la supervisión del personal y máquinas asciende a 10.800 u.m. en el período. El importe de la energía consumida durante el período de referencia es de 2.300 u.m. El alquiler del taller es de 5.040 u.m. Las horas posibles de trabajo durante dicho período son 2.000. El sistema de costes no calcula los costes de subactividad, aplicando la totalidad de los mismos, fijos y variables, al coste de la producción. Se emplean 2 Kgs de materia prima para el producto A y 4 Kg para el B. El precio es de 0,15 u.m./kg. SE PIDE: Calcular el precio de coste industrial del producto terminado cuyo proceso de producción se compone de una operación efectuada en cada uno de los centros X, Y, Z, con la materia prima A, especificando sus costes directos e indirectos para cada uno de los procesos. Nota: En dicho cálculo se ha de saber el coste de la materia prima que se incorpora a cada unidad de producto y el precio hora de cada centro. Para ello se distribuirán los costes indirectos de acuerdo con los siguientes criterios: a) sueldo del encargado: en proporción a las horas de funcionamiento de cada centro. b) alquiler del taller: en proporción a los metros cuadrados de ocupación. c) amortizaciones: en proporción al valor y plazo de amortización de cada centro. d) energía eléctrica: de acuerdo con la potencia instalada y horas de funcionamiento A continuación se plantea un ejercicio de aplicación del método de los suplementos comunes acumulativos o por clases de costes Ejercicio ABC La empresa X elabora tres clases de productos: A, B y C. Su sistema de costes responde al modelo clásico de la literatura americana, ofreciendo los siguientes datos: • Materia prima: aplicada a la producción de A 100 €, producción de B 200 €,
  10. 10. Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes 49 producción de C 150 € • Mano de obra directa: aplicada a la producción de A 200 €, producción de B 600 €, producción de C 400 €. • Gastos Indirectos de Fabricación: suministros: 200 €, alquileres: 500 €, amortizaciones: 500 €. Las horas de funcionamiento de fábrica ascendieron a 1.200, de las cuales 300 h. se aplicaron al producto A, 600 h. al producto B y 300 al producto C. SE PIDE: Calcular el coste de producción de A, B y C, aplicando las unidades de medida o unidades de obra que consideres más adecuadas para imputar, a través del correspondiente suplemento, los costes indirectos a los productos. Cuestionario 1) Sobre las fases fundamentales en el análisis de los costes: a) En la fase de clasificación se agrupan los costes indirectos en función de alguna característica homogénea, ya sea atendiendo a su naturaleza, variabilidad, controlabilidad, origen, destino, etc. b) Para los costes que tienen una relación directa con el portador es necesario establecer unas variables intermedias que transfieran sus costes con la menor incertidumbre posible. De esta forma aparece la fase de localización. c) En la fase de localización los costes indirectos sólo pueden distribuirse mediante un proceso de prorrateo, en el que se aplica una clave de reparto, al ser varios los lugares de coste que se pueden beneficiar de los mismos. d) Para que los centros de costes puedan realizar el papel de nudos de distribución, entre las clases de costes indirectos y los portadores, es necesario que se encuentren relacionados directamente con ambos. Los centros que cumplen esta característica se llaman auxiliares y los que no la cumplen, principales. e) Los costes localizados en los centros auxiliares no pueden pasarse a los portadores, ya que no tienen relación con ellos, utilizándose la operación de liquidación para resolver este problema. Esta operación consiste en realizar un segundo prorrateo -reparto secundario o subreparto- para traspasar los costes de los centros auxiliares, sobre los de los centros principales en relación a las prestaciones que les hayan realizado. f) Los costes de los centros principales se imputan a los portadores, mediante la operación de imputación. Para ello se establecerán las unidades de obra o de medida que mejor representen la actividad de los centros, estableciéndose, a través de las mismas, la relación funcional entre los costes de los centros principales y la producción obtenida. 2) Sobre los métodos de cálculo: principios y clases a) Sirven para determinar agregativamente el precio de coste individual o global de la producción b) El principio de proporcionalidad hace referencia a la adaptación, que ha de realizar todo proceso de cálculo, a la estructura que presenta el proceso de producción c) El principio de proporcionalidad consiste en elegir las unidades adecuadas de relación que permitan, a efectos de comparaciones a nivel de outputs, fijar una proporcionalidad entre los costes finales d) El principio de diferenciación hace referencia a la adaptación, que ha de realizar todo proceso de cálculo, a la estructura que presenta el proceso de producción e) El método de las equivalencias consiste en elegir las unidades adecuadas de relación que permitan, a efectos de comparaciones a nivel de outputs, fijar una proporcionalidad entre los costes finales f) El método de las equivalencias es muy utilizado para el cálculo de la producción
  11. 11. Contabilidad de Gestión. Metodología para el cálculo de costes 50 equivalente del periodo g) Dentro del método de los suplementos se distingue entre el de los suplementos comunes acumulativos o por clases de costes, propio de la literatura europea, y el de los suplementos diferenciados o por secciones para imputar a los productos su participación en los costes indirectos, propio de la literatura americana 3.) El problema de la asignación de costes comprende, entre otras fases: a) la periodificación de las cargas o gastos del periodo b) la distribución de las cargas entre los centros c) la regularización de las cargas 4.) La división de la empresa en centros funcionales sirve para: a) determinar más fácilmente los costes finales de los productos. b) llevar a cabo una correcta periodificación c) separar los costes en función de su naturaleza

×