Informe putumayo

4.145 visualizaciones

Publicado el

Este informe está dedicado a la memoria de las víctimas de desapari- ción forzada del Putumayo, de las mujeres, niñas, y hombres indíge- nas, afrodescendientes víctimas de este crimen de lesa humanidad, y es un reconocimiento a la lucha humilde y digna de sus familiares y de las organizaciones de mujeres y sociales de la región que apor- taron su valiente testimonio para que esta historia de impunidad conmueva las conciencias y no se quede en el olvido.

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
4.145
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
31
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Informe putumayo

  1. 1. Este informe está dedicado a la memoria de las víctimas de desapari-ción forzada del Putumayo, de las mujeres, niñas, y hombres indíge-nas, afrodescendientes víctimas de este crimen de lesa humanidad,y es un reconocimiento a la lucha humilde y digna de sus familiaresy de las organizaciones de mujeres y sociales de la región que apor-taron su valiente testimonio para que esta historia de impunidadconmueva las conciencias y no se quede en el olvido.
  2. 2. Fundación Nydia Erika Bautista para los Derechos Humanos y Asociación para la Promoción Alternativa– MINGA – 2012 Diseño y diagramación Gilma Rodríguez y Erik Arellana Fotografía Erik Arellana Impresión Arfo Editores e Impresores Foto portada Marcha por las mujeres desaparecidas, Homenaje a las jóvenes Galárraga, Putumayo, octubre 2010 Esta publicación se ha realizado con la ayuda finaciera de FOS - COLOMBIA,Fondo para la Sociedad Civil Colombiana por la Paz los Derechos Humanos y la Democracia Iniciado por Asdi, administrado por Forum Syd, en el marco delproyecto Empoderamiento de los familiares de desaparecidos, acceso a la verdad y a la justicia e incidencia en la política pública contra la desaparición forzada. Los textos que se publican son de exclusiva responsabilidad de la Fundación Nydia Erika Bautista para los Derechos Humanos y la Asociación para la Promoción Alternativa– MINGA sus autores y no expresan ni comprometen necesariamente el pensamiento de FOS- Colombia. Bogotá – Colombia - Febrero de 2012. FUNDACION NYDIA ERIKA BAUTISTA PARA LOS DERECHOS HUMANOS ASOCIACION PARA LA PROMOCION ALTERNATIVA - MINGA
  3. 3. Índice Pag.Presentación 5Capítulo 1: Radiografía de las desapariciones forzadas 6 Cifras de las desapariciones forzadas en Putumayo 7según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas (RND) 8 Las circunstancias de los crímenes 13La calidad de las víctimas 15El rol del Estado 24Capítulo 2: Mujeres desaparecidas 36Mujeres indígenas desaparecidas 37El caso de cinco jovencitas del Resguardo San Marcelino: 37 Mujeres desaparecidas y violencia sexual 39El caso de CRUZ CREOTILDE CUARAN NARVAEZ 39El caso de Orfilia Guisao Pérez y esposo 39El caso de Melba Alicia Erazo García 40El caso de las cuatro jóvenes Galárraga 40La búsqueda de las desaparecidas: negligencia oficial y amenazas 43La injusticia 45Violencia sexual y Tortura 45Entrega de los restos 46Impunidad vergonzosa 48Preocupaciones y recomendaciones internacionales y de la CorteConstitucional sobre la violencia contra la mujer en el conflicto armado 50El Putumayo indígena 53 - La comunidad indígena kichwa 54 - Desaparición forzada y cosmovisión indígena 57 Nuevos grupos paramilitares 59 Conclusiones: Impunidad y grave estado de indefensión de las víctimas 60Recomendaciones 64Anexo 1 66Pobreza vs. intereses geoestratégicos y económicos 66Petróleo y comunidades/resguardos indígenas 68Anexo 2actores armados 69
  4. 4. PresentaciónLas desapariciones forzadas se registran en el Pu- Este informe es también un esfuerzo inicial detumayo desde finales de los años ochenta, per- documentación de una grave realidad olvidadapetradas por grupos paramilitares y agentes del cuales son las violaciones de los derechos huma-Estado aún son una práctica extendida bajo el nos y del derecho internacional humanitario de laconflicto armado. Los hechos y situaciones que Comunidad Indígena San Marcelino sufridas ense describen en el presente informe dan cuenta las últimas décadas y donde la desaparición for-esta realidad, inédita para la verdad histórica en zada ha jugado su papel fragmentando el tejidoColombia, que permanece en total impunidad, social y todos los órdenes espirituales y organi-invisibilizada en medio de múltiples violaciones a zativos de la comunidad Kichwa: Los principioslos derechos humanos y al derecho internacional de equilibrio, respeto, armonía y reciprocidad conhumanitario que afectan especialmente a las mu- la comunidad y con los seres sobrenaturales pier-jeres, a comunidades indígenas y a la población de den su vigencia como referentes culturales en laorigen social pobre. comprensión causal de la enfermedad y la muerte y tienen como consecuencia inmediata el despla-Los casos recogidos ocurrieron durante los años zamiento, la pérdida de la unidad familiar y el de-1997 a 2009 en los municipios de La Hormiga, bilitamiento de la comunidad.La Dorada, El Tigre, Puerto Caicedo y PuertoAsís, años cuando se consolidó un círculo vicio- Este documento se divide en tres partes, en laso de grave impunidad y reiteradas violaciones a primera se expone el entorno, las cifras y las ca-los derechos humanos y al derecho internacional racterísticas de las desapariciones forzadas en lahumanitario perpetradas por parte de grupos pa- región, en la segunda se presentan las desapari-ramilitares, miembros del ejército, de la policía, e ciones forzadas de mujeres mestizas, indígenas,infracciones al derecho internacional humanita- niñas y jóvenes, en la tercera parte se abordan lasrio cometidas por la guerrilla. desapariciones forzadas en la comunidad Kichwa resguardo de San Marcelino y un bosquejo de con-Estos crímenes atroces se dieron en el marco de la sideraciones sobre las desapariciones forzadas ydisputa por el control territorial de los actores ar- la cosmovisión indígena, la cuarta es un Corolariomados y de la lucha gubernamental antisubversiva sobre el estado de indefensión jurídica de las víc-y antidrogas en la región. Las desapariciones for- timas, la ausencia de verdad y la impunidad quezadas que se relatan se han dado en un entorno de rodea el 99% de los casos conocidos.exclusión, pobreza y discriminación que afecta agran parte de la población Putumayense a pesar/o El informe cierra con un aparte de conclusiones yprecisamente por las grandes riquezas petroleras, recomendaciones al Estado colombiano y a la co-en recursos naturales y su posición geoestratégica munidad internacional, las cuales se derivan delen la zona fronteriza con Ecuador causa de diver- análisis de testimonios, del seguimiento a proce-sos intereses económicos y políticos. sos judiciales y del intercambio con las víctimas, las organizaciones de mujeres de la región y la co-El presente informe está escrito desde la perspec- munidad San Marcelino, en un esfuerzo de apren-tiva de las víctimas y basado en sus testimonios. dizaje mutuo respecto de la desaparición forzada,Es un primer esfuerzo de documentación y ca- un drama poco documentado, investigado y aten-racterización de la desaparición forzada en varios dido en la región a pesar de los graves daños quemunicipios del Bajo y Medio Putumayo, Valle del ha producido y de sus impactos devastadores. LaGuamuez - La Hormiga y El Tigre; San Miguel - acción de la justicia y el esclarecimiento de la ver-La Dorada; Puerto Caicedo y Puerto Asís, de las dad de lo ocurrido con las víctimas de la desapa-formas en que se implementó, de la calidad de las rición forzada en general y de las mujeres desapa-víctimas, de los mecanismos de terror, de la di- recidas, y población indígena afrodescendiente ymensión de la impunidad que quedó instalada y campesina en particular, es una deuda pendienteque heredaron los familiares de las víctimas en su del Estado en su conjunto incluidos el poder eje-mayoría mujeres y niños, en medio de una cotidia- cutivo, legislativo y judicial, con las madres, pa-nidad de amenazas por razón de sus denuncias, dres, hijos, esposas y comunidades que todavíamiedo, analfabetismo y abandono humanitario. esperan el regreso de sus seres queridos. 5
  5. 5. Capítulo 1: Radiografía de las desapariciones forzadas Cifras de las desapariciones forzadas en Putumayo, según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas (RND) 11 Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas, Estadísticas, Putumayo, 3 de enero de 2011 6
  6. 6. Según el Registro Nacional de Personas Desapa- Las cifras de la desaparición forzada en Colombiarecidas (RND) a cargo del Instituto Nacional de aún no son definitivas y el Estado colombiano si-Medicina Legal y la Comisión de Búsqueda de gue en deuda de establecer el verdadero universoPersonas Desaparecidas, de 1990 a enero de 2011 se de estas víctimas en el país. Dos grandes falenciasregistraron en el Putumayo 1.130 personas desapa- en la política estatal es que a seis años de la Leyrecidas, de las cuales 841 casos son desapariciones 975/05 a la base de datos del Estado sobre victimasforzadas –es decir el 80% del total del registro, de desaparición forzada –el Registro Nacional deuno de los más altos del país- y el resto no tie- Desaparecidos (RND)- aún no han sido incorpo-ne información. Del total de las víctimas el 16%, rados todos los casos que las víctimas denuncia-102 son mujeres desaparecidas y 731 hombres. Las ron ante la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalíaestadísticas oficiales públicas no incluyen cifras General, pues no ha terminado el proceso de de-desagregadas por edad que informen cuantos puración que inició hace dos años.son niños y adolescentes y tampoco consideran ladesaparición forzada como categoría de violencia Es importante resaltar que el subregistro de ca-contra ellos/as. sos tiene serias causas y consecuencias. Sobre las causas, precisamente, el Grupo de Trabajo sobreSegún esta fuente, los municipios más afecta- desaparición forzada de Naciones Unidas expresódos son en su orden Puerto Asís con 256 casos, su preocupación en el Informe de su visita a Co-Orito con 194, San Miguel con 134 y el Valle del lombia de 2005, al considerar muy negativo el su-Guamuez con 73 casos. Sin embargo, la gente en bregistro de los casos de desaparición forzada enla región considera que los casos pueden ser mu- el país y diagnosticar muy acertadamente que estáchos más pero que no han sido denunciados por motivado en la persistencia del conflicto armado,miedo pues en su entorno continúan actuando los en el clima de intimidación y miedo que impide avictimarios, o por haber recibido amenazas, o por las familias denunciar, en la indefensión social yel desplazamiento forzado de las familias, o por jurídica de las víctimas y en una grave herencia depérdida de credibilidad en las instituciones. impunidad. Desapariciones forzadas en Putumayo desagregadas por género según el RND 7
  7. 7. Desapariciones forzadas en Putumayo por municipios según el RND2 Ciudad Total aparecidos Total continúan desaparecidos Total registros Vivos Muertos Cruzados Sin Cruzar MOCOA 2 0 2 12 16 COLÓN 0 0 0 2 2 ORITO 0 0 3 161 164 LA HORMIGA 0 3 14 228 245 PUERTO ASÍS 1 1 9 186 197 PUERTO CAICEDO 0 0 2 27 29 PUERTO GUZMÁN 0 0 0 20 20 LEGUÍZAMO 0 0 0 10 10 SAN MIGUEL 0 2 1 86 89 SANTIAGO 0 0 0 1 1 VALLE DEL 0 0 1 50 51 GUAMUEZ VILLAGARZÓN 0 0 1 16 17 Gran Total 841 Gráfico total desapariciones en el Putumayo según el RNDDesapariciones forzadas en Putumayo, según la Unidad de Justicia y PazPor su parte, a octubre de 2009 la Unidad de Justi-cia y Paz registraba 1.080 víctimas de desapariciónforzada en el Putumayo en casos cometidos porgrupos paramilitares, ocupando el octavo lugar anivel nacional respecto de 21 departamentos en elpaís.2 Comisión Búsqueda de Personas Desaparecidas, enero de 2011. 8
  8. 8. Cifras a Octubre de 20093 Según las estadísticas oficiales de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía General de la Nación Departamento Víctimas el Putumayo ocupa el tercer lugar en cadáveres Antioquia 6950 exhumados no identificados (N.N.) en el país, re- feridas a los restos exhumados desde el año 2006 Cesar 2118 bajo la ley 975 de 2005. Según esta Unidad, hasta Magdalena 2009 diciembre de 2010 se exhumaron 394 cuerpos y de Meta 1563 ellos se entregaron 76 a sus familias, quedando el Córdoba 1281 80% de restos sin identificar, ni entregar a sus fa- Norte de Santander 1271 miliares. Bolívar 1192 De hecho, muchas de las fosas exhumadas y los res- Putumayo 1080 tos entregados hasta hoy por la Fiscalía General en Casanare 591 realidad han sido identificadas gracias a que fueron Guaviare 571 señaladas por la comunidad como lugares donde Valle del Cauca 555 fueron inhumados sus parientes. Le queda a las au- Cundinamarca 537 toridades judiciales la tarea de responder por el resto de casos, pues si hay 394 cuerpos y son 1.100 los de- Chocó 492 saparecidos, dónde están las restantes 700 víctimas? Sucre 380 Arauca 324 Cifras de fosas exhumadas por la Unidad de Boyacá 286 Justicia y Paz4 Cauca 218 El número de fosas exhumadas por la Unidad de Atlántico 154 Justicia y Paz en la región hasta octubre de 2009 Huila 95 ascendía a 236 entre fosas múltiples e individuales, Vichada 57 el tercer lugar después de Antioquia y Magdalena Vaupés 3 con 315 cuerpos encontrados para ese entonces. Total: 24.105Como se explicó atrás, no es claro si estas estadís-ticas son acumulativas o no, en caso de serlo lasdesapariciones forzadas en Putumayo ascende-rían a un total de 2.180 víctimas.Cifras de personas sin identificar (N.N.)En el Putumayo las cifras de personas sin identifi-car (mal llamadas N.N.) son alarmantes. Las ve-redas, los campos y las fincas fueron convertidasen cementerios ilegales que guardan gran partede la historia de las desapariciones forzadas y delconflicto armado en la región, las cuales son testi-monio del silencio impuesto a los familiares de lasvíctimas y a los habitantes en general.Aunque no se puede asegurar que todos los N.N.registrados corresponden a víctimas de desapari-ción forzada, pues entre ellos puede haber muer-tos en combate, víctimas de secuestro, masacresó ejecución extrajudicial, seguramente una par-te importante de ellos corresponde a víctimas dedesaparición forzada de casos denunciados. Una médica forense exhumando restos. Foto: FNEB3 Verdad Abierta, Semana, exhumaciones.pdf, octubre de 2009. 4. Verdad Abierta, Exhumaciones.pdf, octubre de 2009. 9
  9. 9. 10
  10. 10. Mapa de exhumaciones de la Unidad de Justicia y Paz - Fiscalía General de la NaciónFosas Exhumadas por la Fiscalía Unidad de Justicia y Paz en Colombia 11
  11. 11. 12
  12. 12. Las circunstancias de los crímenes ses y le dijeron a mi esposo que había sido la gue- rrilla; un día se llevaron 3 reses y mi esposo se lesLas circunstancias en que fueron detenidas las puso firme porque eso era para la familia, ellos lovíctimas y perpetradas las desapariciones forza- amenazaron que no dijera nada y un negro le diodas en el Putumayo particularmente de los años un culatazo en la cabeza, (…) el niño gritó pero no1999 a 2008 se caracterizaron por su extrema vio- lo mataron en ese momento. Después un día milencia, las víctimas fueron detenidas en retenes esposo salió a fumigar a la finca (…) había pedidomilitares o paramilitares, en la calle o en vías pú- permiso a “Blanco”, pero no regresó. “Asprilla” noblicas, delante de la población en general o en me dejó buscarlo, yo sé que él no alcanzó a llegarsus lugares de trabajo y trasladados a la fuerza a a fumigar en un retén en “la marranera” lo cogie-cautiverio a campamentos paramilitares o bases ron y lo desaparecieron. (Desaparición de Onivomilitares plenamente identificados en la región. Muñoz Ruano, 3 de marzo de 2001, La Hormiga, Vereda Los Mangos)También las víctimas fueron sacadas de sus ca-sas a altas horas de la noche o en la madrugada, Las víctimas también fueron detenidas en retenesen piyama, delante de sus hijos, ultrajados y pre- militares y trasladadas a Batallones militares delguntados por su supuesta colaboración con gru- ejército en algunos casos sin que se supiera nuncapos guerrilleros y obligados a “acompañar” a los más de ellas, o posteriormente presentadas comoautores de los crímenes para “responder a unas “dadas de baja en combate”, despojadas de suspreguntas”. Después de llevarse a las víctimas las vestiduras civiles y en su lugar uniformes milita-casas de familia fueron objeto de actos de van- res, en casos donde sus familiares y vecinos los ha-dalismo, destrucción, robo de dinero, de bienes bían denunciado como desaparecidos.muebles, elementos de trabajo, productos agrí-colas cosechados, animales y alimentos. En las principales vías y pequeñas carreteras en las zonas rurales los transportadores de la zonaAlgunas de las víctimas fueron desaparecidas sufrieron las desapariciones forzadas de maneramientras paramilitares ocuparon sus fincas o ca- particular, siendo testigos directos, ó víctimas, ósas de habitación y las convirtieron en sus cam- instrumentos de los victimarios obligados a trans-pamentos de operación. Las desapariciones portar hombres o armas, o conminados a seguirforzadas fueron la respuesta a quienes se resis- de largo y no prestar ayuda a mujeres, niños, o atieron a esa ocupación, los métodos para lograrlo personas heridas o moribundas. De este modo, laincluyeron ataques con materiales bélicos como población civil fue conminada a deshumanizarseexplosivos para obligar a desalojar a los ocupan- so pena de atentados contra su propia vida e inte-tes siendo después desaparecidos sus miembros: gridad.Como nos negamos a desocupar la casa, lanza-ron una bomba, entonces mi esposo me preguntóqué hacíamos, aguantamos 20 días más y volvie-ron a hostigar que desocupáramos la casa, quenos daban 48 horas. No queríamos salir, pero yano teníamos qué comer. No nos dejaron salir ala carretera, sino por el monte, nos refugiamosen la Escuela de La Dorada, ahí estuvimos 2 me-ses. Ya nos sacaron de la Escuela y otros vecinosvolvieron a sus casas, nosotros íbamos a la nues-tra, pero sólo a sacar comida. Tuvo que pedirle“permiso” al comandante “Asprilla” para trabajaren su propia finca y el hombre lo autorizó pero leprohibió quedarse a dormir en ella.“Como no teníamos para la comida, mi esposoregresaba cada día a la finca a buscar plátano ó Fabiola Lalinde, homenaje mujeres en Puerto Caicedo. FNEByuca y tenía que humillárseles. Se llevaron 9 re- 13
  13. 13. Los campamentos paramilitares arbitrariamente en campamentos de entrena- miento y centrales de operaciones paramilitares.En la mayor parte de los casos, las víctimas fueron Así, permanecieron durante varios años a la vis-detenidas en retenes paramilitares instalados en ta pública, de las autoridades y de todo visitantevías y parques públicos, de día y de noche y lleva- nacional e internacional, en el Putumayo todosdas a campamentos instalados en fincas, escuelas, estos lugares funcionaron muy cerca o pasandoveredas, casas de pobladores de la zona, para “ren- por bases militares antiguerrilla ó antinarcóticos,dir cuentas ante los comandantes” paramilitares. retenes del ejército y Estaciones de Policía. Así fue denunciado desde hace 10 años (2001) por la Aso-Estos sitios que sirvieron de lugares de cautiverio ciación MINGA y organizaciones internacionalesy muerte para las víctimas estuvieron permanen- de derechos humanos como Human Rights Watchtemente resguardados por hombres y guardas de sobre Villa Sandra, la Vereda El Placer, La Marra-seguridad fuertemente armados, dotados de ra- nera, La Ladrillera y otros lugares donde se supodios de comunicación y de uniformes militares, que llevaron a los desaparecido/as.encargados de vigilar la entrada y salida a los mis-mos e impedir el ingreso de terceros como a fa- “Según los testimonios (…) los paramilitares saca-miliares de las víctimas, vecinos y pobladores de ban a las victimas de sus residencias y se las lleva-la región que se movilizaron en distintas ocasio- ban para asesinarlas. Los sitios donde se acostum-nes a reclamar la devolución de las víctimas. Los braba a ultimar a las víctimas eran las zonas de lavictimarios contaron con todo tipo de logística e vía Puerto Amor, la Grada, vía Los Angeles, Brisasinfraestructura como automotores, camionetas, del Palmar en la Inspección de El Placer”. En lamotocicletas para su movilización en general hur- Inspección de La Dorada en El Tanque, La Balas-tadas a sus víctimas. trera, Inspección de El Tigre, La Marranera y La Virgen funcionaban centros de tortura y muerteEn el Putumayo, como en otros lugares del país, los de los paramilitares”. (Caracol Radio, 6 de mayoterrenos y propiedades civiles en campos, caseríos de 2007)y pueblos pequeños o grandes fueron convertidas Foto: FNEB - Homenaje a las mujeres desaparecidas, Putumayo, octubre 2010 14
  14. 14. Irrespeto a los símbolos religiosos sieron furiosos los amenazaron disparar si inten- taban entrar al campamento paramilitar a buscarEl irrespeto al derecho a la vida y a la integridad a la víctima, alias “Blanco comandaba entonces elde las personas se consumó en todo lugar público, grupo paramilitar. Desde entonces no se tieneprivado, seglar o religioso, conocido por los habi- noticia de ninguno de los dos jóvenes. (Caso Gil-tantes de la región. En una parada en el camino berto José Romo Romo, La Hormiga, 7 de diciem-que de La Dorada conduce a en la Vereda Nueva bre de 2000)Risaralda, la población había colocado de tiempoatrás una escultura de la Virgen María por lo cual Por estos hechos, la familia del joven Romo se des-el lugar era conocido con el nombre de La Virgen. plazó forzadamente a Pasto, Nariño, y allí al añoCon la llegada de los paramilitares la virgen fue siguiente de los hechos murió la madre por cáncerdestruida a bala por miembros del Bloque Sur Pu- en el estómago (5 de diciembre de 2001).tumayo en varias ocasiones y la imagen destruidaabaleada fue dejada a la vista pública mucho tiem- La calidad de las víctimaspo. En el marco de la implementación de las políticasEntre 1999 y hasta 2005 fue instalado en el lugar contrainsurgentes primero, y de guerra contra lasun retén paramilitar itinerante, para detener per- drogas posteriormente, desde los años noventasonas, controlar vehículos, el paso de mercados, ocurrieron en el medio y bajo Putumayo múltiplesmercancías, insumos agrícolas y controlar habi- desapariciones forzadas. En su gran mayoría lostantes que se movilizaban a pie, pidiendo su iden- casos documentados muestran que estos se per-tificación y realizando interrogatorios sobre la petraron bajo distintos “motivos” como la sospe-profesión y el domicilio de las victimas. Muchas cha de los victimarios, de que las víctimas perte-personas fueron desaparecidas en el lugar. necían o auxiliaban a la guerrilla, ó por ser testigos de graves violaciones de derechos humanos, ó porEl caso de Gilberto Romo en el monumento a ser mujeres por razones de género la desaparición“La Virgen” forzada y delitos conexos fueron usados como for- ma de castigo. Las desapariciones forzadas de jó-El 7 de diciembre de 2000 a las 3 p.m., GILBERTO venes lo fueron por razones relacionadas con suJOSE ROMO ROMO, de 22 años de edad, solte- edad, especialmente en casos donde las víctimasro, padre de una niña, comerciante de carros, salió fueron escogidas para reclutarlas forzadamentede La Dorada por la vía a San Carlos a visitar a su antes de ser desaparecidas.mamá. Salió con el papá porque había vendido sumotocicleta. En el sitio denominado “La Virgen” En el 80% de todos los casos de desaparición for-en la Vereda San Carlos, había un retén paramili- zada recopilados para este informe, las víctimastar donde los hombres tenían un amigo del joven tenían entre 14 y 35 años de edad, en su mayoríade nombre ABRAHAM de la misma edad, rete- eran de profesión agricultores, campesinos/as, lí-nido con su moto. GILBERTO ROMO le dijo a su deres de la acción comunal, líderes y miembros depadre que siguiera para la casa, que él se quedaba pueblos indígenas, estudiantes de secundaria, car-ahí para hablar con los hombres para que dejaran niceros, obreros de construcción, trabajadores delibre a su amigo. Así, efectivamente el padre si- oficios varios, jornaleros, vendedores ambulantes,guió su camino. comerciantes, aserradores. En la mayor parte de los casos documentados, tanto las víctimas, comoA las 6 p.m. en vista que el muchacho no llegaba sus parientes, eran de extracción social humilde.a la casa el padre regresó a preguntar por su hijoGilberto José Romo a los paramilitares, quienes le Se resaltan los casos de niñas y mujeres adolescen-dijeron que ya lo habían soltado y no sabían nada tes de 13 a 18-20 años, de jóvencitas en estado dede él. embarazo, ó indígenas quichwas y Cofanes, afro- descendientes, amas de casa, profesores, esposasEl padre se reunió con habitantes de la Vereda San de víctimas que no quisieron dejar a sus espososCarlos y fueron en grupo a preguntar por el mu- solos al momento de los hechos y fueron desapa-chacho al retén, entonces los paramilitares se pu- recidas forzadamente junto con ellos. 15
  15. 15. Cronológicamente, los años de inicio del Plan seguramente. Esa noche mataron un muchacho enColombia en su primera y segunda fase de fumi- La Guablera.”gaciones en noviembre del año 2000 y de 2001,coincidieron territorial y temporalmente con la “Lo desaparecieron y después apareció uniforma-ocurrencia de flagrantes violaciones contra los de- do como “muerto en combate” con un alias y losrechos humanos y desapariciones forzadas de la papeles. Allá salen con otro nombre y el acta depoblación civil en el Valle del Guamuez y su ca- defunción, no con su nombre. Lo reconocimos, fuebecera municipal La Hormiga, La Dorada, San en la Vereda Los Llanos. El caso fue llevado a laMiguel, El Tigre y Puerto Caicedo Es decir, que justicia penal militar y ya no supimos nada más.”mientras se fumigaban 30.000 hectáreas de culti- (La Hormiga, Vereda Los Llanos)vos de hoja de coca, en las veredas y pueblos cam-pesinos y habitantes eran desaparecidos a la luz Las detenciones arbitrarias jugaron un rol decisi-pública, ya por militares ó paramilitares, estando vo para garantizar la comisión de las desaparicio-la población en total estado de desprotección. nes forzadas, permitiendo las circunstancias idea- les de aislamiento de las víctimas de su ámbito deVíctimas señaladas de pertenecer a la guerrilla protección familiar y social. Así, campesinos, tra- bajadores agrícolas y jóvenes fueron sacados vivosLas desapariciones forzadas fueron justificadas de sus casas a la fuerza, o tomados de las callesbajo el señalamiento de los victimarios a las víc- y después encontrados asesinados, de la mayoríatimas de pertenecer, ser auxiliadores, o tener rela- nunca se ha sabido su suerte ni su paradero.ciones afectivas con miembros de la guerrilla -en el caso de las mujeres y niñas-. Este, se convirtió “Lo sacaron a las 4 a.m. de la casa, fue el ejército,en el argumento más recurrente alegado por agen- preguntaron dónde están las armas? Nosotros lestes del Estado, ejército, unidades antinarcóticos y contestamos ustedes están locos. Cogieron a migrupos paramilitares al momento de secuestrar a hijo y se lo fueron llevando, por qué? les pregun-las víctimas según los testimonios. De 50 casos té. Me contestaron: Vaya a la Base Luis Obando.reportados, este motivo figura en al menos 40 de Quise irme con él pero otro militar me detuvo. Aellos develando un clima de prejuicio y estigmati- los 17 días lo encontré muerto tenía la sangre fres-zación generalizada contra la población civil. De ca, nos avisó el hombre de vigilancia que recorríaeste modo se justificaron los crímenes. los pozos de Ecopetrol, estaba en los huesitos. Fue enterrado en el cementerio de La Dorada, pero noAsí, en el marco de la estrategia contrainsurgente estamos seguros que sea él. Tenemos dudas, lay antinarcóticos, muchos casos que comenzaron ropa se parecía, fue enterrado en tierra, fui y pedícomo detenciones arbitrarias sin orden judicial que recogieran el cadáver.” (La Hormiga, Señora deculminaron en desapariciones forzadas. En varios rosado)casos denunciados para este informe, las víctimasfueron detenidas por el ejército en sus casas de ha- “A mi hermano lo detuvieron primero, lo soltaronbitación y llevadas a bases militares, otros apare- a las 5 p.m., se metió a la base, lo mataron, no locieron como “muertos en combate” con uniforme soltaron.” (La Hormiga, Señora negrita)militar, días o semanas después de los hechos desu desaparición. Según los casos denunciados, las detenciones ar- bitrarias fueron y siguieron siendo una prácticaEl 11 de octubre de 1999 fue desaparecido Luis Al- constante y reiterada en algunos municipios, queberto Rosales Vallejo, de 22 años de edad, agricul- afecta principalmente a los jóvenes, como una he-tor y estudiante. “De noche lo sacaron de la casa, rencia de la discriminación heredada de los mileslo tuvieron en la Base del Ejército Luis Obando, a de violaciones de derechos humanos no resueltaslas 4 a.m. salimos a buscarlo, a las 8 a.m. lo sa- con verdad y justicia en el reciente pasado en elcaron amarrado. Lo traían unos soldados me dijo Putumayo. Los jóvenes familiares de desapareci-“mamá, gracias a Dios no me han hecho nada”. dos además, han sufrido otras vulneraciones comoLos profesores movieron cielo y tierra para recla- detenciones arbitrarias de parte de miembros demarlo y recuperarlo. Nos dijeron que los iban a lle- Estaciones de Policía que los han judicializado porvar a Cali, pero luego lo soltaron. Después, a los delitos de los que alegan ser inocentes.2 o 3 años ya lo desaparecieron, el mismo ejercito Señora de morado: 16
  16. 16. “Pocos días antes de la desaparición llegaron los Víctimas “dados de baja en combate”soldados de narcóticos, allanaron, vaciaron la co- (ó “falsos positivos”)secha, la ropa, las gallinas, le dieron golpes con laculata.” “Llegaron a las casas, sacaron las cosas, La práctica de desaparecer personas civiles y lue-dañaron los enseres, los animales. A mi hermano go presentarlas como “dados de baja en combate”lo sacaron a culatazos, y para justificar dijeron que como guerrilleros, ha sido una constante desde laeran guerrilleros.” (Testimonio, La Hormiga) década de los ochenta y noventa en la región y ha permanecido incólumne. En el Putumayo esteEn julio de 2002, José David Ruales Rojas, de 20 tipo de casos se registraron en el entorno de unaaños de edad, soltero. El trabajaba en Orito, lo alta militarización representada en tropas, nuevosseñalaron de ser guerrillero y por eso se tuvo que ir batallones, recursos económicos y tecnológicosa Samaniego, Nariño, durante un año. para la región. Las víctimas fueron campesinos e indígenas en su mayoría:Cuando regresó al Putumayo, varios hombres lle-garon por la noche, él estaba en piyama durmien- “El 20 de enero de 2008 tropas de la Brigada Mó-do, lo sacaron y se lo llevaron. Me dijeron que al vil 13 desaparecieron y posteriormente ejecuta-otro día me lo entregaban y que iban a hacerle unas ron a HUGO ARMANDO TORRES y a HEYNARpreguntas. Pertenecía a la Junta de Acción Comu- ALEXANDER GUERRERO en la vereda Nuevanal, era callado. Me amenazaron que “si seguía jo- Unión del corregimiento de Teteyé de Puerto Asís,diendo, me iban a llenar la barriga de plomo”. Putumayo, presentándolos luego a través de la emisora del Ejército como “alias Turbino” y aliasSegún los testimonios, “paramilitares y soldados “Celeño” supuestos “guerrilleros muertos en com-eran lo mismo, cuando había enfrentamientos los bate”, lo que la comunidad desmintió. Las vícti-dos participaban.” mas fueron sepultadas como N.N. y recuperadas gracias a la denuncia de sus familias. (Comisión Intereclesial Justicia y Paz, enero de 2008 ) 17
  17. 17. La Asociación Para la Promoción Social Alternati- 5. El 7 de agosto de 2006, el cadáver del indíge-va Minga, denuncia ante la comunidad nacional e na Douglas Antonio Pérez Sivaja fue hallado porinternacional, nuevas VIOLACIONES A LOS DE- miembros del resguardo Kiwnas Chxab en la mor-RECHOS HUMANOS cometidas por grupos para- gue del municipio de Puerto Asís, donde fue lleva-militares contra pobladores del Putumayo. do por miembros del ejército, quienes lo reporta- ron “como guerrillero dado de baja en combate”. ElDesaparición forzada y ejecución sumaria del lí- cadáver de Douglas Antonio Pérez Sivaja estabader indígena Douglas Antonio Pérez Sivaja vestido con uniforme camuflado. 7. De las otras dos personas retenidas por los supuestos parami-“1. El 5 de agosto de 2006, cerca de las nueve de la litares, no se conoce la suerte que hayan podidonoche (…) 50 hombres, armados con fusiles, vesti- correr, encontrándose a la fecha desaparecidas”.dos algunos con uniformes y otros con pantalones (MINGA, Crímenes de paramilitares y militares encamuflados y camisetas negras, quienes cubrían Puerto Asís, Putumayo, 8 de agosto de 2006)sus rostros con pañoletas o capuchas y portabanbrazaletes que tenían inscritas las letras AUC, in- Por este caso, siete militares adscritos al ejércitogresaron a la gallera Las Heliconias, vereda Villa en la región fueron investigados y juzgados, aco-de Leiva, corregimiento La Carmelita, municipio giéndose a Sentencia anticipada, habiendo acep-de Puerto Asís, departamento de Putumayo, lugar tado que se trató de una ejecución extrajudicial.donde se celebraba una fiesta comunal. La primera demana de febrero de 2012 el Juzgado único Administrativo de Mocoa condeno a la Na-2. Los hombres armados, con insultos, golpes y ción por la responsabilidad directa de miembrosamenazas de muerte obligaron a las personas de la fuerza en estas graves violaciones a los dere-que se encontraban en la gallera a tenderse boca chos humanos.bajo, para luego someter a las mujeres que se ha-llaban presentes a procedimientos humillantes y Desde el 15 de septiembre de 2006, según testimo-abusivos, que incluyeron actos sexuales distintos nios de pobladores, aproximadamente 10 hom-al acceso carnal. Los agresores hurtaron las per- bres, con armas cortas y largas, que visten de civil,tenencias personales de los retenidos, y el dinero se establecieron en el caserío de Puerto Vega. Es-recaudado en la actividad comunal y la comida, tas personas fueron reconocidas por la poblaciónprofirieron amenazas contra los pobladores, ad- como antiguos paramilitares del comando urbanovirtiéndoles que debían abstener de denunciar los de Puerto Asís y actualmente se presentan comohechos y permanecer concentrados en la gallera integrantes de “Los Rastrojos”. Estos hombres te-hasta después de las siete de la mañana del 6 de nían residencia en una casa ubicada a 3 kilómetrosagosto. Los supuestos paramilitares secuestraron del caserío de Puerto Vega, permanecen armados,a tres personas de las que se hallaban en la gallera, patrullan la zona y obligan bajo amenaza a losentre ellas el indígena nasa Douglas Antonio Pérez transportadores públicos para que los movilicenSilvaja del resguardo Kiwnas Chxab. en la región. Estos hechos se suman a una serie de asesinatos y desapariciones ocurridas en medio del proceso de negociación del gobierno con los paramilitares y con posterioridad a su desmovili- zación. Resaltamos que estos crímenes han ocurri- do en la región Puerto Vega-Teteyé, la cual se en- cuentra fuertemente militarizada por miembros del Batallón para la Protección de Infraestructura Vial y Energética No 11 y batallones contraguerri- lla, quienes hacen presencia a lo largo de la vía con dos bases ubicadas, una en Quillacinga (Teteyé), y la otra en El Porvenir-AltoCuembí. Asimismo los militares mantienen retenes permanentes en el muelle de Puerto Vega y en el caserío Campo Alegre. Estos militares han estado involucrados repetidamente en una serie de VIOLACIONES AJueces de la Corte Interamericana, en 2009. Foto: LOSDERECHOS HUMANOS de las comunida-CIDH. des, habiéndose denunciado casos de ejecución 18
  18. 18. extrajudicial, abusos sexuales a mujeres, hurtos bros de la Policía Nacional llevar a cabo una op-de bienes de campesinos e indígenas, continuos eración armada en la localidad de Las Palmeras,maltratos a la población, toma de las escuelas y en Municipio de Mocoa (…). La Policía Nacional fueespecial del Colegio Ecológico El Cuembí, en el apoyada por efectivos del Ejército. En la mañanaque han instalado un campamento militar, cons- de ese mismo día, se encontraban en la escuelatruyendo trincheras dentro del instituto educati- rural de Las Palmeras unos niños que esperabanvo. Estos militares como práctica rutinaria hosti- el comienzo de las clases y dos trabajadores quegan a los pobladores y señalan a las comunidades reparaban un tanque séptico. Estos eran Julio Mil-campesinas e indígenas de ser “auxiliadoras de la ciades Cerón Gómez y Artemio Pantoja.guerrilla” y estigmatizan como terroristas y per-secución a líderes de la comunidad, representan- “En un terreno lindero se hallaban los hermanostes de Juntas de Acción Comunal, autoridades de William Hamilton y Edebraes Norverto, ambosresguardos indígenas y dirigentes de Acsomayo, Cerón Rojas, ordeñando una vaca. El maestro Her-organización campesina e indígena que tiene la nán Javier Cuarán Muchavisoy estaba por llegar arepresentación representación y vocería de las 72 la escuela. Las fuerzas del Ejército abrieron fuegoveredas, 2 resguardos y 5 cabildos en el proceso desde un helicóptero e hirieron al niño Enio Quina-de negociación con el Consorcio Colombia Ener- yas Molina, en ese entonces de seis años, quien segy. En esta área se encuentran ubicados 8 pozos dirigía a la escuela.de petróleo que vienen siendo explotados por el La Policía detuvo en la escuela y en sus alrededoresConsorcio Colombia Energy, empresa que, con al maestro Cuarán Muchavisoy, a los trabajadoresla complicidad del Estado, no realizó la consulta Cerón Gómez y Pantoja, a los hermanos Wilianprevia ordenada por el convenio 169 de la OIT a las Hamilton y Edebraes Cerón y a otra persona nocomunidades indígenas que habitan esa región, identificada que podría ser Moisés Ojeda o Hernánha desconocido los intereses de los campesinos y Lizcano Jacanamejoy. La Policía Nacional ejecu-colonos de la zona y ha sido señalada deprácticas tó extrajudicialmente por lo menos a seis de estasde extracción del crudo nocivas y depredadoras personas. Los miembros de la Policía Nacional ydel medio ambiente. (MINGA, Crímenes de para- del Ejército realizaron numerosos esfuerzos paramilitares y militares en Puerto Asís, Putumayo, 8 justificar su conducta. (…) vistieron con uniformesde agosto de 2006) militares los cadáveres de algunas de las personas ejecutadas, quemaron sus ropas y amedrentaron a varios testigos del caso. Igualmente, la PolicíaLos mal llamados “falsos positivos” - Nacional presentó siete cadáveres como pertene-El caso “Las Palmeras” en Mocoa, - cientes a subversivos muertos en un presunto en-Pronunciamiento de la Corte Interamericana frentamiento. Entre esos cadáveres se encontra-de Derechos Humanos en 2001 ban seis cuerpos de las personas detenidas por laMucho antes del reciente “boom” de los llamados Policía (…).“falsos positivos”, los casos de campesinos pre-sentados como “dados de baja en combate” en el Como consecuencia de los hechos descritos, se ini-Putumayo ya eran una práctica extendida en la ciaron procesos de carácter disciplinario, adminis-región, y habían llamado la atención del máximo trativo y penal. (…) Estos procesos permitieronórgano de vigilancia de los derechos humanos en comprobar que la Policía Nacional ejecutó extraju-América cual es la Corte Interamericana de Dere- dicialmente a las víctimas cuando se encontraban enchos Humanos. Precisamente, el Estado colom- estado de indefensión.” (Corte Interamericana debiano fue condenado por la desaparición forzada Derechos Humanos, Las Palmeras Vs. Colombia -,de seis campesinos, ocurrida en Mocoa, en 1991 en Sentencia de Fondo, 6 de diciembre de 2001, Serie Cel caso denominado “Las Palmeras” sobre el cual No. 90)encontró responsabilidad de miembros de la Poli-cía y el Ejército. En otro caso similar, denunciado por Human Rights Watch (2001):Sin embargo, la repetición de estos crímenes hasta “El 17 de enero de 1998, tropas destinadas en lafechas de reciente data, hablan de la ausencia de XXIVa Brigada detuvieron al parecer a ocho perso-medidas serias para erradicar esta atroz práctica: nas en un control de carreteras a las afueras de San“El 23 de enero de 1991 el Comandante Departa- Miguel, Putumayo. A cinco de ellas se les permitiómental de la Policía de Putumayo ordenó a miem- continuar; los soldados retuvieron a Pablo Emilio 19
  19. 19. Maya, Jorge Florencio Portilla y Aldemar Velasco víctima pocos días atrás se había emborrachadoRuiz. Vecinos de la zona oyeron disparos y, más en la Vereda Albania y había comentado pública-tarde, los militares transportaron tres cuerpos al mente la experiencia vivida en su cautiverio de lahospital de Puerto Asís, dónde los presentaron a primera vez que fue llevado al campamento para-la prensa como guerrilleros muertos en combate. militar. Para la familia afectada, esta fue la causaLos tres retenidos eran muy conocidos en la región de su desaparición forzada.y sus familiares los declararon rápidamente des-aparecidos. La posterior exhumación de los cadá- Niños y jóvenes víctimasveres confirmó que los tres supuestos guerrilleroseran Maya, Portillo y Velasco. Los cuerpos mostra- Los niños y jóvenes desaparecidos en el Putuma-ban señales de tortura 5. yo y sus familiares han sufrido de múltiples for- mas las desapariciones forzadas: Como víctimasVíctimas por ser testigos de crímenes directas, niños y jóvenes fueron reclutados forza- damente antes ó después de ser desaparecidos/Otra parte importante de las víctimas fueron des- as, pero también han sido testigos directos de laaparecidas por ser testigos de violaciones de dere- muerte o desaparición de sus padres, familiareschos humanos. De los testimonios escuchados se o conocidos y hoy son expuestos a presiones pararevelan casos dramáticos en que habitantes de la ingresar a los grupos armados, o están amenaza-región fueron secuestrados por los paramilitares y dos, o desplazados forzadamente, o figuran en lis-llevados a los campamentos a realizar las labores tas negras de campañas de “limpieza social” quesucias de matar o rematar a otras víctimas, o para hoy hacen los grupos paramilitares que continúanabrir fosas y/o enterrar a víctimas para ocultar su azotando la región. En todos estos casos la justi-rastro, de este modo estas víctimas-testigos fueron cia ha sido irrisoria.obligados a enterrar a sus propios parientes o veci-nos en fosas colectivas para borrar todo rastro de Como testigos, niños y niñas desde tempranaellos y sus victimarios. Después de cumplir su ta- edad presenciaron hechos de desaparición forza-rea estas personas también fueron desaparecidas da, tortura y ejecución sumaria y se vieron enfren-y sus familiares no tienen conocimiento de ellos. tados al maltrato violento y extremo a sus padres o madres. En un caso en La Dorada, los pequeños “Mi tío también fue desaparecido, días después de hijos de la víctima vieron como los paramilitaresmi esposo. Se lo llevaron dos veces, la primera lo colgaban de un árbol a su padre “para que dijeradejaron libre y cuando salió me dijo “vos perdé la donde estaban las armas” antes de llevárselo juntoesperanza de ver a tu marido, a mí me llevaron y con su madre. Como ellos, con frecuencia, losme pusieron los paramilitares a abrir huecos para niños/as quedaron solo/as, abandonados en losenterrarlo a él y a otros 25 cuerpos. Yo lo ví, eran escenarios del crimen después de los hechos.unas fosas hondas, habían 8 mujeres y los demáshombres. Ese mismo día, tenían a otros 10 jóvenes “Los hombres empezaron a buscar en la casa yy a ellos también los obligaron a abrir huecos.”(…) preguntaron a CARLOS ALBEIRO donde estaban(Caso Juan Manuel Jamioy Agreda, 7 de septiem- las armas de la guerrilla, la esposa se puso a llorarbre de 2002, La Dorada) junto a los niños y entonces los hombres le dijeron que a ella también se la iban a llevar. Los paramili-A los 15 días de dar su testimonio a la esposa de tares colgaron de un árbol vivo a CARLOS ALBEI-su sobrino, el Sr. Juan Manuel Jamioy Agreda fue RO para que hablara y después lo soltaron desde lotambién desaparecido, salió de su casa y no re- alto, por eso se lastimó y se alambró, luego lo sa-gresó. Una testigo declaró a la familia que “a él lo caron hasta la carretera amarrado.” (Caso Carloshabían bajado en el Retén de La Virgen”, después Albeiro Velasco Cajas y su esposa Orfilia Guisaode esto no se volvió a saber nada de su paradero. Pérez, La Dorada, 24 de abril de 2001)Vecinos del lugar comentaron a la familia que la5 Verdad Abierta: “En breve: Los días jueves 15 y viernes 16 de Los impactos psicológicos y en la salud mentaloctubre (2009), John Jairo Rentería Zúñiga, alías de ‘Betún’, causados a niños y niñas por la percepción directafue versionado por fiscales de la Unidad de Justicia y Paz en de escenas de violencia y por los efectos prolon-Medellín. En sus dos días de audiencia, detalló la maneracómo los paramilitares ingresaron al Putumayo, la manera gados de la incertidumbre ocasionada por la des-cómo asesinaban a sus víctimas, los lugares dónde las ente- aparición forzada de sus padres ó familiares, norraron y los nexos con la fuerza pública.”20
  20. 20. ha sido considerada en las políticas públicas para La desaparición de los cuerpos de las víctimasatender a los familiares de víctimas de desapari-ción forzada ni en la administración de justicia La desaparición de los cuerpos de las víctimas escomo derecho, ni como tema de reparación. una conducta sistemática alrededor de las desapa- riciones forzadas y ejecuciones sumarias en el Pu-“Me dijeron llámeme al patrón, entonces la nieta tumayo. Al igual que en el caso de las masacres,se dio cuenta que querían llevárselo y se le prendió vecinos de los lugares donde ocurrieron los críme-de la pierna a su abuelo José Adriano, ellos la qui- nes, fueron obligados a enterrar a las víctimas entaron de un empujón y le dispararon a quemarropa sus propias casas o en sus alrededores y a guardarenfrente de todos los niños. Después empezaron silencio:a revolcar todo en la casa, diciendo que buscabanarmas porque mi marido era guerrillero. Yo gri- “Tenía 40 años de edad, fue desaparecido el 10 deté, en un momento que cogieron a mi niña y me la febrero de 2000, trabajaba como maestro de obraquerían violar, yo me enloquecí y los niños se me en la Alcaldía, tuvimos 3 hijos y llevábamos 15 añospegaron y gracias a Dios no la violaron. Se cansa- de casados, vendía quesos de vereda en vereda. Eseron de buscar y no encontraron nada.” (Caso José día, cuando regresaba de trabajar a las 4 p.m. fueAdriano Cerda Ajón, indígena kichwa, Resguardo interceptado y le quitaron la motocicleta que con-San Marcelino, 2002) ducía. Se lo llevaron con otros 4 vendedores de pescado. Lo trajeron a La Hormiga y en la noche“Otro día llegaron 8 tipos y nos amenazaron, mi lo tuvieron en el Colegio de la Vereda El Placer don-esposo tenía el niño en los brazos, le pusieron los de había una fosa. En ese lugar era costumbre quefusiles en la cabeza y a la niña también. Un para- los vecinos escucharan cuando gente gritaba y en-militar que iba con ellos les dijo que no le hicieran contraron restos de seres humanos dedos, pies. Lanada o sino los denunciaba, y llegó un paramilitar fosa olía y se rebotó, entonces despacharon a losnegro y le dio 3 tiros y lo mató al paramilitar que se estudiantes una semana. Sacaron los cadáveres en bolsas negras, no se sabe si los tiraron al río o losopuso. Y dijo que si eso lo hacían con un compañe- volvieron a enterrar en otra fosa.ro igual lo hacían con un viejo, Cuando salimos loestaban enterrando”. (Caso Onivo Muñoz Ruano) “La gente del pueblo se reunió, buscamos a mi esposo vereda por vereda .Con el Inspector de ElEn los hechos de las desapariciones, muchos ni- Placer sacaron 20 muertos. Un estudiante paracoños resultaron heridos o lastimados físicamente, vino una tarde y me dijo “nunca supimos que erao vieron morir a sus padres que los cargaban en su hermano”. El había botado los papeles, mejor lesus brazos, o sus padres fueron asesinados en su aconsejo que se vayan y no busquen”. Al otro día elpresencia. Los casos estudiados revelan que niños Comandante paramilitar nos dijo “si siguen jodien-heridos fueron obligados a huir por el monte con do, no respondemos.las mujeres de las familias, sin permitírseles nin-guna atención médica u hospitalaria. A los 5 meses denuncié ante la Fiscalía de La Hor- miga y después en Bogotá. Hace 1 año y medio pedí“Estábamos trabajando y decidimos desayunar to- la reparación administrativa pero hace 2 meses medos los adultos, los niños, los abuelos, entonces contestaron que no reparan por delincuencia co-llegaron los paramilitares, rodearon la casa unos mún, que no fueron paramilitares aunque tenemospor delante otros por detrás, mi esposo era miem- testigos que fueron a buscar.” (Caso Oscar Edgar-bro de la Junta de Acción Comunal, comenzaron a do Herrera Ortega, La Hormiga, 10 de febrero dedispararnos, mi esposo tenía la niña en los brazos 2000, Teresita)y fue herida en el hombro, vio todo como matarona su padre, entonces la rescaté y salimos huyendo En casos en que las familias activaron denunciaspor detrás de la casa hacia el monte, duramos va- para notificar el delito y pedir la identificación orios días caminando y yo con la pequeña herida, exhumación de las víctimas fueron amenazadas ylos niños y los ancianos huyendo, nos fuimos para obligadas a desplazarse forzadamente fuera de laEcuador pero no llevábamos papeles de identifica- región y los cuerpos de sus seres queridos hurta-ción.” (Caso masacre familia Yela, La Dorada, 2001) dos de sus lugares primarios de enterramiento y trasladados por los victimarios a lugares secunda- rios donde fueron inhumados secretamente que- dando en calidad de desaparecidos. 21
  21. 21. Los restos de las víctimas desaparecidas tocó andar por chuquias hasta una vereda Santa Marta y al otro día nos sacaron a la carretera y nosEl 27 de diciembre del año 2000, la familia de fuimos al Lago Agrio y allá estuvimos hasta el 16JUAN RODRIGUEZ se encontraba en su finca en la de marzo cuando nos repatriaron” a Nariño.”Vereda El Vergel, en el Municipio de San Miguel. “Los sobrevivientes salimos corriendo por el mon-Se encontraban en el lugar, trece (13) personas de te, descalzos, llegamos a una casita y pedimosuna misma familia, entre ellos cinco menores de agua pero no nos dieron creyendo que éramos de-edad, cuatro mujeres, dos ancianos/as y dos hom- lincuentes, llegamos a otra casa, íbamos sin pape-bres adultos. Siendo las 8 a.m., cuando la familia les de identificación (…)”se disponía a desayunar, un grupo paramilitar, in-cursionó alrededor de la casa en pequeños grupos, Quince días después de los hechos, algunos dela familia oyó disparos y una explosión. El grupo los familiares regresaron a su casa a la Vereda Elparamilitar rodeó la casa, entre ellos un individuo Vergel, donde sucedieron los hechos, pero ya noconocido como alias ÑOÑO. La familia salió al encontraron cadáveres dentro de la casa donde lascorredor de la casa y un paramilitar les advirtió “si víctimas habían sido asesinadas, sino sólo rastrosse salen a la carretera, los matamos”. Interrogaron de sangre. Recogieron los papeles de identifica-a la familia: Dónde están la guerrilla? a lo cual el ción que no habían podido llevar en su huída –porpadre de familia y miembro de la Acción comunal lo cual fueron repatriados- y volvieron a despla-les respondió que no sabía. Sin más espera, se- zarse a Pasto.gún el testimonio 6, los paramilitares dispararon a El 21 de mayo de 2001, la abuela de la familia colo-toda la familia a mansalva hiriendo y rematando a có la denuncia formal por los hechos ante la Per-cinco (5) de sus miembros. En los días previos un sonería de Pasto y el Cuerpo Técnico de Investiga-clima de intimidación rodeaba la vereda. ción (CTI). En consecuencia, la Fiscalía General acudió a la zona para realizar una exhumación.“De una vez empezaron a disparar primero con una Sin embargo, el grupo paramilitar advertido depistola y los hirieron a todos y después con un fusil que la Fiscalía iba pñor los cuerpos, entró al lu-los remataron. (…) Ellos no dieron explicación ni gar antes que ella y robó los cadáveres de dondenada, es de pura maldad, simplemente pregunta- los había inhumado. Según el testimonio de laron dónde estaban los guerros y nada más, porque familia: “encontramos las huellas de un carro enyo estuve allí, de pura maldad . (…) En esos días el lugar donde se encontraban los cadáveres atráshabía muchos entrenamientos y balaceras, y como de la casa y en el hueco donde los habían enterradoellos (la familia Rodríguez Yela) decían que el que estaba lleno de piedras y alambres viejos.”nada debe nada teme por eso no quisieron salir de Desde entonces, la familia desconoce el paraderoallí, por no perder la finquita, porque los guerros de sus familiares asesinados, cuyos cuerpos fueronhabían dicho que el que se vaya perdía la finca.” desaparecidos por los autores.De este modo, resultaron asesinados 4 adultos y 1niño. El grupo paramilitar salió de allí y al parecer El ocultamiento de los cuerpos de las víctimas dese dirigió a otra casa donde al parecer asesinaron ejecución extrajudicial ha colocado a estas fami-a otra persona y luego regresaron nuevamente a la lias en la misma situación que las víctimas de des-casa de la familia. Según el testimonio: aparición forzada al no conocerse el destino de los“fueron a donde un vecino y lo habían obligado a restos, sin haberles darles cristiana sepultura porsepultarlos en el patio, al lado de un árbol de cacao sus familias y sin haberles permitido la vivenciay del servicio (…)” del duelo.Los demás miembros de la familia sobrevivientes En muchas ocasiones al robo de los cuerpos y la–en su mayoría mujeres y niños- que se habían es- imposibilidad de recuperarlos se sumó el despla-condido en la cocina mientras sucedieron los he- zamiento forzado de las familias, perdiendo conchos, huyeron al oír las ráfagas del fusil. Por estos ello las familias todo contacto con sus lugares dehechos, se vieron obligados a desplazarse forzada- origen, con sus conocidos, vecinos y testigos y lamente, primero hacia Ecuador y posteriormente posibilidad real de hacerle seguimiento a la bús-hacia Pasto, Nariño: queda de su paradero de sus seres queridos desde“apenas sentimos que ya no estaban los hice salir a el terreno. (Caso Juan Rodríguez, 27 de diciembrelos que estaban en la cocina, salimos de rastra, nos de 2000, La Dorada).6 Al Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de Pasto Radi-cado 1065 del 21 de mayo de 200122
  22. 22. Familias levantando los cadáveres y enterran- “Fuimos a la Alcaldía y al Personero, igual, todosdo a sus propios seres queridos calladitos y encerrados. El Personero me dijo “yo también tengo una vida que cuidar”. (Testimonio,“Vivíamos en La Hormiga, tenía 3 niños, en total La Hormiga)quedaron 5 niños huérfanos. Se fue para El Empla-me a trabajar de Siberia para arriba. La llamaron Las amenazas se dirigieron fundamentalmente apara avisarle que lo habían desaparecido. Cuando impedir la búsqueda de las víctimas, esta adver-llegué a la vereda la familia no lo había encontra- tencia fue reiterada expresamente por los victi-do. Finalmente, lo encontraron a la orilla de la ca- marios como condición a las familias para seguirrretera en El Empalme, asesinado a bala, y lo lle- viviendo.varon al cementerio. No pusieron la denuncia por La petición más insistente de las familias del Putu-miedo. La misma familia levantó el cadáver y lo se- mayo a los autores de los hechos fue la devoluciónpultó. En El Empalme estaba el ejército. No había de las víctimas a sus parientes y la información so-recibido amenazas previas”. (Caso Yeison Valverde bre su paradero, alrededor de esta reivindicaciónObando, 29 años de edad, afrodescendiente) realizaron muchos intentos de recuperación de las víctimas poniendo en mayor riesgo sus vidas alAmenazas a los familiares de desaparecidos buscarlos en los mismos retenes y campamentosSin excepción, en todos los casos recopilados, los paramilitares y batallones militares insistiendo enfamiliares de los desaparecidos recibieron ame- saber de su suerte. En varios casos las familias siguieron a los captoresnazas en el momento de los hechos y/o poste- en motos o a pie, hasta los sitios donde las vícti-riormente, y conminadas a guardar silencio, a no mas fueron llevadas a cautiverio, mujeres con susdenunciar y a no buscar a sus seres queridos para niños en brazos, madres ancianas, a altas horas derecuperar sus cadáveres. Las amenazas tuvieron la noche para no perder el rastro de sus seres que-por objeto amedrentar los sobrevivientes, ocultar ridos. En otros casos, quienes salieron en búsque-la verdad y garantizar la evasión de la justicia a los da de sus parientes también fueron desaparecidosautores de los hechos. por los mismos autores. En otros más, las familias buscaron hablar directamente con los comandan-Las amenazas de represalias contra otros miem- tes paramilitares para insistir en la devolución debros de las familias afectadas actuaron como una sus seres queridos, sin embargo sus gestiones nomordaza para las víctimas, porque paralizaron sus dieron resultados, fueron infructuosas y culmina-denuncias, más aún cuando los intentos de hacer- ron muchas veces con desplazamientos forzadoslo ante Estaciones de Policía alcaldes, o Persone- bajo amenazas de muerte.rías, no tuvieron eco y fueron denegadas por losresponsables para “cuidar su vida” y al contrario De este modo, en la etapa de la búsqueda de lassu consejo a las familias fue de abstenerse de ini- víctimas fue el período cuando mayormente seciar cualquier investigación penal. Aunque mu- conjugaron la inactividad judicial del Estado ychos hechos fueron puestos en conocimiento de las intimidaciones contra las familias para que nolas autoridades, estas no iniciaron indagaciones reclamaran y dejaran los casos en la impunidadni sobre la suerte de las víctimas desaparecidas, “para evitarse problemas”, las consecuencias a me-ni sobre la responsabilidad de los autores. Los diano y largo plazo sobre los derechos de las vícti-testimonios de las víctimas hablan por sí mismas mas han sido que la administración de justicia node la no actuación de las autoridades encargadas hizo lo suyo y por tanto no abrió investigacionesde proteger a la población cuando ésta acudió a en tantos casos como desapariciones conocidas.poner sus denuncias: En el marco del conflicto armado, la protección de“Fui a la Policía y no hicieron nada. Entonces nos la seguridad de las víctimas y sus familias no fueamenazaron “Te desaparecés o vamos a matar a puesta de presente por las autoridades responsa-tu cuñado”. “Me dijeron: acabó de salir, me min- bles como un derecho y una necesidad urgente, nitieron. Yo fui a la Policía a hablar y me dijeron: si en el momento de los hechos ni posteriormente.quiere vivir quédese callada la jeta.”(Caso Alexan- En medio de un clima de discriminación, las de-der Bastidas Cuarán, 24 años, La Hormiga) nuncias y preguntas de los familiares fueron total- mente silenciados por los mismos autores de las desapariciones forzadas de sus seres queridos: 23
  23. 23. “Me amenazaron que “si seguía jodiendo, me iban El rol del Estadoa llenar la barriga de plomo”. (Caso José DavidRuales Rojas, La Hormiga, julio de 2002). El Estado ha sido el mayor ausente en la protec- ción de los derechos de las víctimas de desapari-“Un estudiante paraco vino una tarde y me dijo ción forzada en Putumayo. No se hizo presente“nunca supimos que era su hermano”. “ Mejor le en los momentos de los hechos para proteger oaconsejo que se vayan y no busquen. Al otro día liberar a las víctimas de las propias acciones deel Comandante paramilitar nos dijo “si siguen jo- agentes del Estado que las toleraron, ampararon odiendo, no respondemos”. Caso Oscar Edgardo He- cometieron. Al contrario, permitió y fue partíci-rrera Ortega, La Hormiga, 10 de febrero de 2000, pe por acción, aquiescencia y omisión y posterior-Teresita). mente por dejar a las familias de los desaparecidos en total estado de indefensión y por haber permi-“h.p. si no te querés morir, andáte, le dijeron que el tido la instalación de los grupos paramilitares y noasunto no era con él”. perseguirlos.“Me quitaron la cédula, y fui donde ellos a recla- Estado de indefensión de hecho de la pobla-márselos y le dije: Comandante, ahora me he que- ción civildado sola con los niños, mi esposo era buen padre,mátenos ya no me importa, y el insistió en que ha- La instalación y consolidación de los grupos para-bía sido una equivocación y me dijo más vale que militares en el Medio y Bajo Putumayo, -primerose vaya del pueblo. Al domingo siguiente volvió en 1990 y luego en el año 1999-, en condiciones to-y me dijo, vete del pueblo, vos no tenés papeles.” tal impunidad y de ausencia del Estado en los pro-(Caso Pinta Legarda, La Dorada) blemas sociales y una presencia militar permisiva con estos grupos, constituyeron las condiciones“Me dijo: por su bien, váyase de aquí y no moles- que hicieron posibles, las desapariciones forzadaste más, arrancó en la moto y nosotras detrás de recogidas en este informe.ellos.” (Caso Rosembert Quintero Jiménez, PuertoCaicedo, 30 de abril de 2002) Esas condiciones, colocaron -de facto- en las dos“Hablé con ellos, que me lo entreguen, me respon- ocasiones, en total estado de indefensión a la po-dieron “por donde vino váyase, fue la guerrilla, no blación civil, es decir: primero en 1990 con la lle-había paracos”. (Puerto Caicedo) gada a la región de “Los Masetos y Los Combos y después en 1999 con la incursión del Bloque Sur“(…) él nos dijo que lo habían matado porque era del Putumayo del Bloque Central Bolívar (B.C.B.)auxiliador de la guerrilla y que si queríamos lo fué-ramos a buscar al río y que no fuéramos a colocar de las Autodefensas Unidas de Colombia y actual-denuncias de ninguna clase porque sabían donde mente con la consolidación de las denominadasvivían los hijos y acababan con toda la familia.” “bandas emergentes” o grupos paramilitares re-(Caso José Edelmiro Gómez, 11 de marzo de 2001, ciclados v.gr. “Los Rastrojos y Aguilas Negras queVereda La Balastrera, Puerto Caicedo) han infiltrado distintos niveles de la vida política, económica y de control social en la región.“(…) me amenazaron, que no me metiera, me dije-ron: o quiere que le pegue un tiro?. Ese día fue la Según Verdad Abierta, de Revista Semana, “Desdeúltima vez que la ví.” (Caso Franca Alina Vargas finales de 1987 a mediados de 1991 el Putumayo seproaños, La Dorada, Resguardo San Marcelino, convirtió en uno de los primeros laboratorios deoctubre de 2005) expansión del paramilitarismo en Colombia., bajo el dominio de los llamados “Combos’ y ‘Masetos’.Las consecuencias de la imposibilidad de activardenuncias por razón de las amenazas, se sienten En un comienzo, la jefatura de este grupo estuvo ahoy en toda su dimensión, pocas familias han re-cuperado a sus seres queridos y no se ha sanciona- cargo de alias ‘Gustavo Gómez’, luego pasó a aliasdo a los autores. ‘Camilo’ – un ex teniente de la Policía - y en 1999 fue asumida por ‘Rafa Putumayo’ aliado de ‘Maca- co’ y estuvo en Ralito quien fue asesinado en Me- dellín en diciembre de 2004. Luego de su muerte el mando es asumido por William Danilo Carvajal24
  24. 24. Gómez, alias ‘Daniel’ quien se desmovilizó en el mentos del país los paramilitares fueron enviadosnordeste de Antioquia para evadir la justicia y por de otras regiones, esta vez del Bloque Bananero deArnoldo Santamaría Galindo, ‘Pipa’. El mando fi- las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Ura-nanciero era ‘Mario Ramírez’, la dirección política bá (Accu) e instalaron bases paramilitares. en elde alias ‘Juan José’ y alias ‘Tomate’ como supervi- Valle del Guamues, La Dorada (Vereda El Mai-sor urbano.” zal, San Carlos), La Hormiga (Vereda El Placer e Inspección El Tigre) San Miguel, Orito, y Puerto Caicedo (Vereda La Pedregosa) y Puerto Asís en laCarlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’ ó ‘To- finca villa Sandra, ubicados en la región del mediomás”, En las Auc fue comandante urbano de Puer- y bajo Putumayo. Esta acción fue ordenada porto Asís y jefe financiero, para ser al final supervisor el jefe paramilitar a nivel nacional Carlos Castañogeneral de las estructuras urbanas de todo el blo- Gil y comandada por los alias “Rafa Putumayo”,que hasta cuando se desmovilizaron el 1 de marzo William Danilo Carvajal Gómez alias “Daniel” yde 2006, en el corregimiento Santa Ana, munici- alias “Blanco” entre otros.pio de Puerto Asís. “En la noche del 9 de enero de 1999 un grupo de pa-La principal fuente de financiamiento del parami- ramilitares entró a sangre y fuego a la inspecciónlitarismo en esta zona fue el narcotráfico, en espe- de policía de El Tigre, jurisdicción de La Hormigacial algunos miembros del cartel de Medellin con (Putumayo), y ordenó al administrador de la plan-el apoyo de los grupos de autodefensa que, desde ta eléctrica apagar la luz. A partir de ese momentomediados de los ochenta, hacían presencia en el fue el horror. Los 30 ‘paras’ fueron sacando violen-Magdalena Medio. (Fundación Ideas para la Paz tamente a sus víctimas de las casas, fusilando a unas en la calle y a otras degollándolas para luegopara Verdad Abierta, Revista Semana, 14 de No- echarlas a las aguas sobre el río Guamuez. El resul-viembre de 2008). tado (…) fue 26 civiles muerte y 14 desaparecidos. No contentos con la masacre, se acercaron a unaSegún este medio, la decisión de incursionar en bomba de gasolina para incendiarla y de paso que-el 2000 en el bajo putumayo fue adoptada en la mar el pueblo. No pudieron, pero en la memoria3ª. Cumbre de las Autodefensas Unidas de Colom- colectiva quedó grabado ese día de horror y muer-bia (Accu) en 1996 “es urgente desplazar hom- te. Recuerdo amargo de una masacre…bres y recursos para esta misión. Es allí donde lasubversión ha logrado crear un gobierno paralelo Como consecuencia de esta acción se produjo unaltamente peligroso para la Nación”7 . (Revista Se- desplazamiento de pobladores hacia la cabeceramana, Verdad Abierta, Investigan posible fosa con del municipio, La Hormiga, y hacia otros munici-800 cadáveres en Puerto Asís, Versiones ante la pios. El 18 de marzo se produjo la desaparición deUnidad de Justicia y Paz, 21 de Octubre de 2009) alrededor de 25 personas de la inspección de policía El Placer en el mismo municipio por parte de lasParadójicamente, la presencia pública del Bloque autodefensas. Siete personas fueron asesinadas enSur del Putumayo contrasta con la fuerte presen- cercanías del balneario Canacas del municipio decia militar de la región incrementada a raíz del Puerto Asís el 9 de mayo, ocho más fueron asesi-inicio en la época del Plan Colombia en el año nadas en el casco urbano de La Hormiga el 21 del2000, el cual aumentó el pie de fuerza militar, el mismo mes y tanto las autodefensas como las Farcnúmero de bases antinarcóticos, la infraestructura asesinaron a varios civiles en zona rural de Oritoy estableció un plan exhaustivo de fumigación de en el curso de junio. En noviembre de 1999 se pro-cultivos de coca. Esta segunda incursión de los dujo una incursión de las autodefensas en la ins-paramilitares del Bloque Sur del Putumayo se ini- pección de El Placer, Valle del Guamuez, en la ca-ció con masacres, desapariciones forzadas y eje- becera de La Hormiga y en algunas veredas rurales de San Miguel (La Dorada, Las Brisas, El Empalmecuciones sumarias perpetradas en La Dorada y El y El Vergel) que causó la muerte a 29 personas.”Tigre y La Hormiga entre otros. (Vicepresidencia de la República, Panorama de Derechos Humanos del Putumayo, ObservatorioDe este modo, en 1998 este grupo paramilitar de Derechos Humanos, septiembre, 2000)tomó el control militar, político y territorial de lavida de sus habitantes. Como en otros departa-7 Camioneta con espacio libre atrás para carga. 25
  25. 25. Qué masacres? Nosotros conocemos que lasAUC cometen masacres en otras areas delpaís, en el norte. Han ocurrido masacres en elPutumayo?. No puedo recordar ninguna ma-sacre en Putumayo. James Mack, coordinadorde la Agencia Interangencial de Fuerza de TareaConjunta del Plan Colombia. ( Entrevista dada aWinifred Tate en 1999)8 Procesado MH a partir de: CINEP, Base de datos de Derechos Humanos. La Masacre del Tigre Putumayo. Grupo Memoria Historica CNR. En agosto de 2002, Estados Unidos aprobó unaEsta declaración sorprendió en su momento no legislación para usar fondos antidrogas para unasolo por el desconocimiento de la violencia ocu- “campaña unificada” contra las drogas, contra el te-rrida en ese periodo en el Putumayo, y porque rrorismo y otras amenazas a la seguridad nacionalsucedía abierta y públicamente en unas zona del colombiana, incidiendo direcamente en aspectosmayor interés para Estados Unidos en Colombia, del conflicto armado interno colombiano con bajoel departamento del Putumayo. el argumento que las guerrillas y los paramilita- res utilizan el narcotráfico como mecanismo paraPutumayo, desde el año 2000, fue el epicentro del cometer acciones terroristas en el país poniendoPlan Colombia y de la ofensiva militar “Push into en peligro también los intereses y la seguridad dethe South” que comprendió la creación, entrena- los Estados Unidos y de los países fronterizos conmiento y dotación de la primera Brigada Militar Colombia. Se permitía así a las fuerzas armadasAntinarcóticos en Colombia, la compra de heli- colombianas usar la ayuda recibida en los últimoscópteros y armamento, destinados a las operacio- años – fusiles, helicópteros, inteligencia, entrena-nes necesarias para la erradicación aérea de los miento y otros– para la estrategia contrainsurgen-cultivos de coca. Según fuentes especializadas, al te y contra los grupos paramilitares.2007, Estados Unidos había invertido 6.3 mil mi-llones de dólares, lo que lo convertió en el princi- Sobre el terreno, esta guerra tuvo otra versión; sipal receptor de ayuda militar en las Américas y el bien esta gran ofensiva militar produjo fuertes ba-tercer receptor en el mundo luego de Israel y Egip- jas y un repliegue hacia zonas rurales y selváticasto. El 20% de esta cifra fue destinado a programas de la guerrilla de las Farc, no se realizó ningunade ayuda económica y social (desarrollo alternati- ofensiva militar contra el grupo paramilitar AUC,vo, atención a desplazados, reforma judicial, pro- ampliamente conocido por sus actividades de nar-tección a los derechos humanos, fortalecimiento cotráfico, al contrario, se presentó una peligrosadel Estado de Derecho y paz). alianza, anuencia, silencio e impunidad.8 Ver versión de alias Pipa y alias Betún 26
  26. 26. La manera como los grupos paramilitares cometie- Batallón 25 y la sede de la Brigada (XXIV), por loron miles de asesinatos y desapariciones forzadas, que esta información llego a conocimiento de lossegún la Fiscalía Nacional, con la participación paramilitares , quienes me amenazaron (…)10”activa o anuencia de la Fuerza Pública, es hoy re-conocida en las versiones libres de algunos de los El alcalde municipal Néstor Hernández Iglesias,principales líderes de Bloque Central Bolivar9 . Sin denunció los asesinatos cometidos por los gruposembargo, para la época de la ocurrencia de estas paramilitares en el casco urbano. En menos de unviolaciones, las mismas fueron públicamente de- mes, según su relato, 45 personas habían sido ase-nunciadas y documentadas tanto en los medios de sinadas en ejecuciones selectivas. La Iglesia Cató-comunicación nacionales e internacionales como lica y la Defensoría del Pueblo de entonces confir-por la Iglesia Católica, ONG de Derechos Huma- maron estas informaciones, sin embargo oficialesnos, organismos del Sistema de Naciones Unidas, de alto nivel se negaban a aceptar la veracidad dela Defensoría del Pueblo y la Organización de la información y de paso no tomaban medidasEstados Americanos (OEA) que dieron cuenta lo para proteger la población.que sucedía allí. Según los medios de comunicación, John JairoLos paramilitares en el Putumayo Rentería Zúñiga, “alías Betún”, exparamilitar delLuego de la tercera cumbre de las Autodefensas frente Sur de las AUC, en versión entregada a fis-Campesinas de Córdoba y Uraba ( AUC), los gru- cales de la Unidad de Justicia y Paz en Medellín,pos paramilitares anunciaron su presencia en el en Octubre de 2009, relata como la finca –ubica-sur del país. A Puerto Asís, ingresaron en ene- da a escasos kilómetros de la Brigada XXIV y delro de 1998. Fuertemente armados, movilizados centro de operaciones de Plan Colombia- fue laen camionetas doble cabina, se tomaron el pue-blo, controlando el movimiento de la población base central de operaciones y de exterminio concon retenes permanentes en las entradas y salidas la aquiescencia del Ejército y la Policía acantonadaprincipales, ubicaron su base principal en la finca en el lugar: “ En esa finca había un grupo per-Villa Sandra propiedad de un reconocido narco- manente de nosotros y allí los urbanos llevaban latraficante que cedió este lugar a los paramilitares. gente que iban a matar, se la entregaban a ellos, las“En las conclusiones de esta cumbre parami- ejecutaban y las enterraban por allá. Hay muchísi-litar, se estableció como primordial la incur- ma gente en fosas, yo creo que unas 800 personas.11sión en el departamento del Putumayo: “es ur- Cientos de personas fueron desaparecidas en estegente desplazar hombres y recursos para esta lugar, en el lenguaje popular del terror era comúnmisión. Es allí donde la subversión ha logrado la referencia a las babillas (pequeños cocodrilos)crear un gobierno paralelo altamente peligro- en las grandes piscinas dedicadas a la pisciculturaso para la Nación”. –inversión del narcotraficante-. Según alias Be- tún, sin discusión debían cumplir la orden de des-La finca Villa Sandra ubicada a escasos kilóme- cuartizar a a sus víctimas.. “Había que desmem-tros de la base Militar del Batallón 25 (actual Bata- brar a la gente. Primero se mochaban las manos,llon para la Protección de la Infraestructura Vial y luego los pies y por último la cabeza. Muchas verseEnergética) acantonada en la salida de Puerto Asis se hizo eso con gente viva. No se podía enterrar ay la inspección Santana, base principal de la XXIV nadie entero”.Brigada y de Batallón Antinarcóticos, fue el centroprincipal de operaciones y de exterminio por mu- Por su parte, la Alta Comisionada para los Dere-chos años. La abierta complicidad y coordinación chos Humanos de la época, Mary Robinson, des-entre estas dos fuerzas, fue denunciada en su mo- cribió ampliamente la notoria existencia de lamento por el personero municipal, Germán Mar- hacienda Villa Sandra, donde los paramilitares setínez: “El coronel Gabriel Díaz, Comandante de mantenían operando a pocos minutos de las insta-la Vigésimo Cuarta Brigada del Ejército Nacional laciones de la Brigada XXIV, sede para esta épocadecía desconocer la presencia de grupos paramili- (2001) del primer batallón antinarcóticos finan-tares en este sector y no tener información al res- ciado y entrenado por Estados Unidos, al man-pecto, le informé como personero municipal queestos grupos actuaban con suficiente libertad en 10 “la sexta división”. Pag. 22el casco urbano de Puerto Asis y que se encontra- 11 Investigan posible fosa con 800 cadáveres en Puer-ba ubicados en la hacienda Villa Sandra, cerca al to Asis. En Verdad Abierta. http://www.verdadabierta.com/ rearmados/1864-investigan-posible-fosa-con-800-cadave-9 Incluir las notas res-en-puerto-asis. 27

×