ORGANIZACION DE ESTADOS AMERICANOS
CIM
COMISION INTERAMERICANA DE MUJERES
Reunión Interamericana de Consulta OEA/Ser.L.II/...
i
INDICE
Nota preliminar de la Secretaría Permanente de la Comisión
Interamericana de Mujeres................................
ii
6.La experiencia de los Planes: El Plan Estratégico de Acción
de la Comisión Interamericana de Mujeres....................
iii
4. Matrices del análisis estratégico...............................................................................45
...
iv
NOTA PRELIMINAR DE LA SECRETARIA PERMANENTE DE LA
COMISIÓN INTERAMERICANA DE MUJERES
La Vigésima octava Asamblea de Del...
LA PARTICIPACION DE LAS MUJERES
EN LAS ESTRUCTURAS DE PODER
Y DE TOMA DE DECISIONES
I. INTRODUCCIÓN
El presente documento ...
2
Por ello el interés principal de la Reunión de Consulta es desarrollar, en mayor detalle, las estrategias
contenidas en ...
3
Desde hace más de 150 años, con el movimiento sufragista, se inició el reclamo explícito por la
democracia en la partici...
4
Sin embargo, la motivación creciente que ha despertado el tema de la relación Mujer/Poder y el
considerable volumen de e...
5
2.Mujeres y Poder en las Conferencias Internacionales y Reuniones Regionales: Del Plan
Mundial de Acción de México a la ...
6
Primera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas del Año Internacional de la Mujer.
México, 19 de junio al 2 de julio ...
7
Tercera Conferencia Mundial para el Examen y la Evaluación de los Logros de la Década de
las Naciones Unidas: Igualdad, ...
8
la gestión política en general; brindar a las mujeres capacitación política y superación cultural y
técnica; garantizarl...
9
e) En todas las reuniones, se recomendó la formación y capacitación de las mujeres para el
desempeño del liderazgo, con ...
10
3. Los protagonismos de la discusión: Actores/as y temas
Han sido tres, los actores/as principales que han protagonizad...
11
Venezuela, Chile, México o Panamá, donde se han logrado avances importantes, como leyes de
cuotas o modificaciones a es...
12
dominan la vida pública y política. El conocimiento de las cantidades, las áreas y las
jerarquías donde están las mujer...
13
III. CONTRIBUCIONES DE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE
MUJERES (CIM) AL DESARROLLO DEL TEMA DE LA PRESENCIA
DE LAS MUJERE...
14
a) La Convención sobre la Nacionalidad de la Mujer (Montevideo, Uruguay, 1933)
b) La Convención Interamericana sobre la...
15
A partir de 1990, las Asambleas de Delegadas hicieron del tema asunto permanente en sus debates,
especialmente vinculad...
16
de Acción de la CIM: Participación Plena e Igualitaria de la Mujer en la Política", mediante la
resolución (CIM/Res.123...
17
Información Se planteó la necesidad de actualizar los diagnósticos, crear bases de datos y
profundizar la investigación...
18
Plena e Igualitaria de la Mujer para el año 2000".9
Dicho Plan contemplaba, dentro del estilo de las
Estrategias de Nai...
19
preocupación y las propuestas y recomendaciones que se han producido, pueden ser agrupadas, muy
generalmente, en las si...
20
Los últimos 10 años han sido especialmente fructíferos, pese a las limitaciones que existen en
Latinoamérica y El Carib...
21
década, un volumen muy consistente de información al respecto, con la cooperación de académicas
y especialistas de sus ...
22
fuentes a las que se puede recurrir, aún cuando no todas trabajan con el grado de sistematización
deseable.
En lo que s...
23
Por otra parte, las formas de participación de las mujeres de la región en los asuntos de la vida
pública no han obedec...
24
alcanzaron ese derecho en los años 80,12
y hay registros importantes correspondientes a algunos
países, sobre la menor ...
25
Según datos aportados por la CEPAL en la Séptima Conferencia Regional sobre la Integración de la
Mujer al Desarrollo Ec...
26
países la cuota existe de derecho, pero no se respeta. De cualquier manera, aún en los países que no
las poseen, las cu...
27
Centroamericano (PARLACEN). Iniciativas de este tipo también existen en el Parlamento Andino
(PARLANDINO) y en el Parla...
28
2.4 Participación en el Poder Judicial
El incremento sostenido del número de mujeres que actúan en el Poder Judicial, t...
29
mujeres con elevados niveles de competencia y profesionalización en las filas de los partidos, sobre
todo en los último...
30
se ocupan del estudio de la presencia de las mujeres en ellos, coinciden en afirmar que los partidos
representan autént...
31
la mayoría de los países las mujeres ocupaban menos del 9%". Brasil está entre los países con
menores porcentajes de mu...
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA

510 visualizaciones

Publicado el

Investigación empírica, con empleo de un cuestionario distribuido en una amplia muestra recabada en todos los paises integrantes de la OEA, sobre la participación y liderazgo político de las mujeres y otros importantes temas conexos con un marco conceptual e histórico del tema. Esta Investigación fue realizada por la autora por encargo de la Comisión Interamericana de Mujeres. CIM. Explora ampliamente las percepciones de las mujeres líderes sobre sus desempeños en la carrera política, las dificultades, los desafíos y otros aspectos de su autoimagen, y cómo las perciben los hombres líderes de la región. Además se hace un recuento de lo que la CIM ha adelantado en el tema.

Publicado en: Liderazgo y gestión
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
510
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La participación política y el liderazgo de las mujeres en Las Americas. Documento creado para la CIM/OEA

  1. 1. ORGANIZACION DE ESTADOS AMERICANOS CIM COMISION INTERAMERICANA DE MUJERES Reunión Interamericana de Consulta OEA/Ser.L.II/7.7 Participación de la Mujer en las CIM/CIMDE/doc.4/98 Estructuras de Poder y Toma de Decisiones 12 enero 1998 17 - 19 febrero 1998 Original: español Washington, D.C. LA PARTICIPACION DE LAS MUJERES EN LAS ESTRUCTURAS DE PODER Y DE TOMA DE DECISIONES (DOCUMENTO DE TRABAJO ELABORADO POR LA DRA. EVANGELINA GARCIA PRINCE) SECRETARIA GENERAL DE LA ORGANIZACION DE ESTADOS AMERICANOS. WASHINGTON
  2. 2. i INDICE Nota preliminar de la Secretaría Permanente de la Comisión Interamericana de Mujeres......................................................................................................................v I.INTRODUCCIÓN.................................................................................................................................1 II.LOS ANTECEDENTES CERCANOS A LA DISCUSIÓN REGIONAL SOBRE EL VÍNCULO MUJERES Y PODER......................................................................................2 1.La evolución del tema de las mujeres y el poder en los últimos 20 años.............................................................................................................................2 2.Mujeres y Poder en las Conferencias Internacionales y Reuniones Regionales: Del Plan Mundial de Acción de México a la Plataforma de Acción de Beijing.....................................................................................5 2.1 Síntesis de lo discutido y aprobado en las Conferencias Mundiales..................................5 2.2 Síntesis de lo discutido y aprobado en las Conferencia Regionales......................7 2.3 Balance de la discusión............................................................................................8 2.4 Otras Conferencias...................................................................................................9 3.Los protagonismos de la discusión: Actores/as y temas.................................................10 III.CONTRIBUCIONES DE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE MUJERES (CIM) AL DESARROLLO DEL TEMA DE LA PRESENCIA DE LAS MUJERES EN EL PODER..................................................................................................... 13 1. Las convenciones interamericanas ...........................................................................13 2. Las Asambleas de Delegadas.....................................................................................14 3. La contribución en materia de actividades de adiestramiento y formación ..................................................................................................................15 4. Seminarios regionales, subregionales y nacionales.................................................15 5.Conferencia Interamericana Democracia en las Américas: La mujer y el proceso de toma de decisiones ..........................................................17
  3. 3. ii 6.La experiencia de los Planes: El Plan Estratégico de Acción de la Comisión Interamericana de Mujeres......................................................................................17 7.Las grandes líneas de preocupación de la Comisión en relación con la participación de las mujeres en las estructuras de poder y de toma de decisiones........................................................................................................................18 IV. LA SITUACIÓN DE LA PRODUCCIÓN DE CONOCIMIENTOS SOBRE LA PARTICIPACIÓN DE LAS MUJERES EN EL PODER Y LA TOMA DE DECISIONES ........................................................................................................19 V.LA DIMENSIÓN CUANTITATIVA DE LA PRESENCIA DE LAS MUJERES EN POSICIONES DE TOMA DE DECISIONES 21 1.Situación de la información existente sobre la presencia de mujeres en la toma de decisiones 21 2.Participación política y tendencias de la presencia de las mujeres en las posiciones de poder en: Sector público y privado, partidos políticos, sindicatos y otros sectores 22 2.1 El voto femenino............................................................................................. 23 2.2 Presencia de Mujeres en el Poder Ejecutivo ...................................................24 2.3 Participación en el Poder Legislativo..............................................................25 2.4 Participación en el Poder Judicial................................................................... 28 2.5 Participación en los partidos políticos.............................................................28 2.6 La participación de las mujeres en otras organizaciones sociales....................30 2.7 El Indice de Potenciación de Género, como un nuevo perfil cuantitativo de la presencia de las mujeres en la toma de decisiones .......................................................................................31 VI. EL EJERCICIO DEL LIDERAZGO POR LAS MUJERES: UNA VISIÓN ESTRATÉGICA DE LOS FACTORES SOCIALES, CULTURALES Y PERSONALES INFLUYENTES32 1.Los planteamientos más recientes sobre la relación entre género y liderazgo .......................................................................................................32 2. El liderazgo en función del desarrollo y la democracia.........................................33 3. Hacia un enfoque estratégico del ejercicio del liderazgo de las mujeres en la Comunidad Interamericana............................................................................36 3.1 Análisis de los resultados de la investigación................................................37
  4. 4. iii 4. Matrices del análisis estratégico...............................................................................45 4.1 Principales hallazgos derivados del análisis estratégico de las matrices.............................................................................. 49 4.2 Lo que se debe hacer, en opinión de las personas encuestadas........................................................................................51 VII. LOS DESAFÍOS Y LAS ESTRATEGIAS PARA ENFRENTARLOS.................................52 Propuesta breve para el perfil preliminar del Plan Estratégico................................................53 VIII. ANOTACIONES FINALES.....................................................................................................60 ANEXOS: Anexo I. Estrategias recomendadas en el Seminario Interamericano para la preparación de Estrategias para la participación de la Mujer en la política Washington, D.C., 1988.........................................................................................................................61 Anexo II. Síntesis de los aportes de los Seminarios Subregionales celebrados..................................62 Anexo III. Principales contribuciones de la Conferencia Interamericana Democracia en Las Américas ................................................................................................................64 Anexo IV. Principales áreas de preocupación de la CIM y tipos de recomendaciones que ha formulado a lo largo de su trayectoria .......................................................................................65 Anexo V. Registros bibliográficos de ISIS ..........................................................................................68 Anexo VI. Año de la obtención del voto femenino e Informaciones Estadísticas.....................................................................................................................70 Anexo VII. Características generales de la investigación realizada....................................................81 Bibliografía y documentación consultada .............................................................................................83
  5. 5. iv NOTA PRELIMINAR DE LA SECRETARIA PERMANENTE DE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE MUJERES La Vigésima octava Asamblea de Delegadas de la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) celebrada en 1996, resolvió convocar a la Reunión Interamericana de Consulta, a fin de analizar el tema: "La participación de la mujer en las estructuras de poder y toma de decisiones" y efectuar recomendaciones con énfasis en la instrumentación de medidas necesarias para el desarrollo de planes de trabajo por parte de los gobiernos (CIM/RES.189/96(XXVIII-O/96)). Con el propósito de facilitar la información necesaria para la consideración del tema de la Consulta y, de conformidad con el mandato de la citada resolución, se encomendó a la consultora, Dra. Evangelina García Prince, la elaboración de un documento de trabajo que siguiera las pautas y lineamientos de contenido acordados oportunamente. Una versión preliminar del mencionado trabajo fue presentada por la Dra. García Prince durante la Segunda Sesión Ordinaria del Comité. Los datos estadísticos contenidos en el documento serán completados oportunamente por la Secretaría Permanente, con el apoyo de las Delegadas Titulares del país que corresponda. Se deja constancia que las ideas y planteamientos contenidos en el presente documento son propios de la autora y no representan, necesariamente, el criterio de la Comisión Interamericana de Mujeres y el de la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos. 12 de enero de 1998
  6. 6. LA PARTICIPACION DE LAS MUJERES EN LAS ESTRUCTURAS DE PODER Y DE TOMA DE DECISIONES I. INTRODUCCIÓN El presente documento fue preparado en atención a la resolución CIM/Res.189/96 (XXVIII-0/96) aprobada en la XXVIII Asamblea de Delegadas de la Comisión Interamericana de Mujeres, CIM, celebrada del 11 al 15 de noviembre de 1996, con el propósito de que sirva de base a las reflexiones de la Reunión Interamericana de Consulta que celebrará la Comisión para examinar el tema "La participación de la mujer en las estructuras de poder y toma de decisiones", con énfasis en la instrumentación de medidas para desarrollar planes de trabajo en esa materia, por parte de los gobiernos. Tal como se señala en el Plan Estratégico de Acción de la CIM, este es uno de los cuatro temas a los que la Comisión ha otorgado carácter prioritario en sus iniciativas para el quinquenio final del Siglo XX. Ello es el producto de la concepción integral que la CIM ha desarrollado desde sus inicios, acerca de la situación de las mujeres de las Américas, así como de la identificación que ha hecho del carácter estratégico que tiene el acceso a la toma de decisiones y a las posiciones de poder, para lograr la transformación positiva de las causas estructurales de la exclusión y de la discriminación que se ejerce contra las mujeres. Si durante la Década de la Mujer el objetivo de la CIM estuvo centrado en lograr la participación "más amplia y decisiva de las mujeres de los Estados miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en los procesos nacionales de desarrollo de sus países", 1 los cambios que se han producido en la situación de éstas, han planteado la necesidad de emplear enfoques de mayor alcance y profundidad para lograr la igualdad en todos los planos. Pese a los avances que se han alcanzado en la satisfacción de muchas de las necesidades prácticas de las mujeres, se mantiene la exclusión y postergación en numerosos ámbitos, vinculados con sus intereses estratégicos. Ello ha dado lugar al examen y atención de otras dimensiones de las relaciones entre los géneros, cuyo carácter determinante en las posiciones sociales de ambos, encierra claves importantes para el logro de la igualdad. En ese sentido, gran parte de la discusión actual se dirige al tema del poder, al cual la CIM, desde sus propios inicios, ha concedido especial atención. 1 Plan Estratégico de Acción de la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM). Presentado en la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer. Beijing, China, 1995.
  7. 7. 2 Por ello el interés principal de la Reunión de Consulta es desarrollar, en mayor detalle, las estrategias contenidas en el Plan Estratégico de Acción presentado en Beijing, a fin de brindar orientaciones muy concretas, en el orden de las acciones, a los gobiernos. El presente documento pretende ser un marco general de referencia para esa Reunión de Consulta, cuyo énfasis se colocará "en la instrumentación de medidas para desarrollar planes de trabajo por parte de los gobiernos" (CIM/Res.189/96). Los contenidos se presentan en diversas perspectivas complementarias: histórica, conceptual, cuantitativa y empírica a objeto de facilitar a las Delegadas, amplia información sobre el tema en diversas dimensiones. Todas las consideraciones precedentes han sido asumidas en la preparación del documento, cuyos objetivos son los siguientes: 1.Brindar una reseña de la evolución de la discusión regional e internacional del tema de la participación de las mujeres en el poder y en la toma de decisiones, considerando los aportes de los gobiernos, las Organizaciones no-Gubernamentales (ONG) y los organismos multilaterales como la CIM (OEA) y otras agencias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). 2.Señalar los aspectos a los que se ha prestado más atención sobre el asunto, tanto en el debate político, como en la producción de conocimiento, en las organizaciones mencionadas. 3.Mostrar la situación de la participación de las mujeres en las estructuras de poder y de toma de decisiones, en su dimensión cuantitativa. 4.Presentar los resultados de la investigación regional realizada sobre algunas de las características más relevantes del ejercicio del poder y el liderazgo por parte de la mujeres. 5.Sugerir lineamientos estratégicos que pueden acometerse desde la CIM, en el propósito de incrementar la cantidad y la calidad de la participación de las mujeres en las posiciones de poder y de toma de decisiones. II. LOS ANTECEDENTES CERCANOS DE LA DISCUSIÓN REGIONAL SOBRE EL VÍNCULO MUJER Y PODER 1. La evolución del tema de las mujeres y el poder en los últimos 20 años La reflexión y el activismo de las mujeres de las Américas en torno a su posición y función en los sistemas y prácticas políticas, y más concretamente, en la democracia, tiene antecedentes remotos.
  8. 8. 3 Desde hace más de 150 años, con el movimiento sufragista, se inició el reclamo explícito por la democracia en la participación de hombres y mujeres. Aún con anterioridad, las mujeres ya eran parte de las historias de los países como factores de singular importancia en la constitución de los Estados. En este sentido conviene anotar que el impulso que recientemente han cobrado en la región los estudios históricos sobre la participación política de las mujeres, está poniendo de relieve que éstas tuvieron un protagonismo, hasta hace poco invisibilizado, en circunstancias y escenarios muy importantes para la definición de los actuales sistemas políticos democráticos. En lo que se refiere a la lucha de las mujeres por sus derechos, el movimiento sufragista, que tuvo en los Estados Unidos una de sus fuentes principales, logró un impacto significativo en la región. Las mujeres de la comunidad interamericana, desde el pasado siglo hasta hace unas pocas décadas, protagonizaron iniciativas que las llevaron a la obtención del voto, como expresión, para entonces paradigmática, del ejercicio de los derechos políticos, pese a las diferencias en los acentos, énfasis y en las maneras de pensar y actuar de unas y otras. Sabemos que desde principios del presente siglo, el interés de los esfuerzos femeninos se ha dirigido principalmente a la ciudadanía social y política (derecho al voto, derecho a la educación y derechos laborales, principalmente). A medida que el tiempo ha avanzado y las iniciativas de las mujeres se han multiplicado, estos horizontes se han tornado más complejos y los propósitos de las luchas se han afinado en su orientación estratégica. En tiempos relativamente recientes ese interés se ha ampliado hacia contextos más inclusivos que se identifican con la relación "Mujer y Poder". A esta transformación han contribuido varios factores, entre los cuales cabe mencionar: a) el impulso que imprimió a las intenciones de las mujeres la emergencia y desarrollo de la llamada segunda ola del feminismo en los años 60. En este sentido, la historia regional de los acontecimientos que venimos comentando, no puede ser separada del proceso que han estado viviendo las mujeres del resto de la comunidad internacional. De hecho, las demandas planteadas por el movimiento de mujeres en la región y la creciente movilización que ha protagonizado en los procesos de transformación social y política de nuestros países, han constituido a las mujeres en uno de los actores fundamentales de los cambios de las culturas políticas de nuestras sociedades, como lo reconocen los más calificados análisis sobre el tema. b) Otro factor, no menos importante, ha sido la progresiva injerencia de los gobiernos en los asuntos de las mujeres, que han pasado a ser consideradas un sector de la sociedad que demanda y requiere atención particular y decisiones de elevada jerarquía en la formulación de las políticas públicas. c) Es necesario mencionar el papel desempeñado por las ONG que, como actoras de la sociedad civil, han enriquecido con sus esfuerzos las agendas de intereses y necesidades de la población femenina. d) Finalmente, hay que anotar la contribución que han brindado los organismos multilaterales, regionales e internacionales, que progresivamente han hecho del tema de las mujeres y, más recientemente, de los asuntos de género, una dimensión significativa de sus agendas.
  9. 9. 4 Sin embargo, la motivación creciente que ha despertado el tema de la relación Mujer/Poder y el considerable volumen de esfuerzos reflexivos y de participación que las mujeres han hecho por superar las brechas de género en el ejercicio del poder y de la toma de decisiones, no han logrado vencer las distancias que las separan cualitativa y cuantitativamente, de la presencia masiva de los hombres en el poder, como lo demuestran las conclusiones de la investigación realizada por FLACSO y el Instituto de la Mujer de España, donde se demuestra su exclusión generalizada de esas esferas.2 No hay duda que los avances logrados en los últimos 25 años son considerables en muchos sentidos. Se ha producido una vertiginosa transformación en las condiciones de vida de una alta proporción de mujeres, pero el impacto de estos cambios en su participación en las estructuras de toma de decisiones ha sido débil. La incoherencia entre el adelanto alcanzado por las mujeres en educación y en su participación en la población económicamente activa, principalmente, en comparación con su muy limitada intervención en las posiciones decisorias, ha confirmado plenamente la certeza de que las relaciones de género son relaciones de poder y que mientras las mujeres no tengan una presencia más numerosa y calificada en la toma de decisiones, su condición subordinada seguirá expresándose, con matices renovados, en todos los ámbitos de su quehacer personal y colectivo. Como lo refleja la amplitud y calidad de la discusión internacional, actualmente hay plena conciencia sobre estos hechos que son expresión del alcance y la fortaleza del Ethos masculino de las sociedades y del carácter nodal que las estructuras, mecanismos de preservación y valores vinculados al poder en todas sus formas (económico, político, intelectual,etc.) tienen en la subordinación estructural de las mujeres y de lo femenino, incluso en los paradigmas que conforman la subjetividad de ambos géneros. La señalada discusión sobre la situación y posición de las mujeres, ha pasado por diferentes etapas, con intereses distintivos en cada una de ellas. A partir de los años 70, el debate se ha interesado en el tratamiento que los gobiernos han brindado a las necesidades de las mujeres en las políticas públicas, y se ha concluido, en términos generales, sobre el carácter incompleto o parcial de lo intentado hasta el presente. Hoy, el énfasis no está en una sola dimensión del problema. Se propende a una visión y tratamiento integral. Y sin duda, dentro de tal integralidad, una de las prioridades más claras es la incorporación de la mujer al poder, a la toma de decisiones y, en general, al ejercicio del liderazgo en todas las esferas de la acción colectiva. La evolución del debate hacia una concepción de mayor coherencia, queda de manifiesto en el análisis que se hace de la discusión internacional, tal como se verá en el breve recuento que se ofrece a continuación, sobre las discusiones y conclusiones que sobre este tema, se han realizado en las grandes conferencias internacionales dedicadas al examen de la situación de las mujeres. 2 Valdés, Teresa y Gomáriz, Enrique: Mujeres Latinoamericanas en Cifras. Tomo comparativo. FLACSO e Instituto de la Mujer de España. Santiago de Chile. 1995.
  10. 10. 5 2.Mujeres y Poder en las Conferencias Internacionales y Reuniones Regionales: Del Plan Mundial de Acción de México a la Plataforma de Acción de Beijing Parte del significativo avance que se ha logrado en los esfuerzos por transformar las pautas patriarcales de nuestra sociedad, está reflejado en el hecho de que desde 1975 se hayan celebrado cuatro conferencias mundiales y, en lo que se refiere a la región, siete conferencias regionales convocadas por la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), todas dedicadas al examen de la situación de las mujeres. La promoción de la igualdad de derechos, ha sido uno de los asuntos a los cuales la Organización de las Naciones Unidas ha brindado más sostenido apoyo a lo largo de su vida, aunque con énfasis variables de una a otra época. Algo semejante ha ocurrido con entidades regionales como la OEA y la CEPAL, que han otorgado al tema mayor atención en los últimos años. Estas conferencias y otras reuniones, colocaron al Estado en el papel de protagonista fundamental en la definición de los cambios que debían producirse en la situación de las mujeres. En todas estas convocatorias, la participación en el poder y en la toma de decisiones fue tema de las agendas. Lo aprobado refleja, en parte, la evolución registrada en la atención de los organismos públicos al asunto. Desde la primera conferencia mundial en México, (1975), hasta la cuarta celebrada en China, (1995), hubo señalamientos cuyo carácter detallado y pertinente, en la mayoría de los casos, dan gran relieve a la participación de las mujeres en la toma de decisiones, como factor decisivo en los cambios hacia una sociedad más democrática y equitativamente desarrollada, tal como se deduce del examen de sus principales conclusiones. A los efectos del presente documento, se ha realizado un análisis de los Informes Generales de las cuatro Conferencias Mundiales celebradas desde 1975 a 1995. De las siete conferencias celebradas por CEPAL, se han analizado solamente documentos de dos de ellas: la primera y la sexta, porque fue en el contexto de sus discusiones donde se aprobaron los dos únicos Planes Regionales que ha producido ese organismo sobre las mujeres. El análisis de esta documentación se ha centrado en los criterios y resoluciones aprobadas que tienen que ver fundamentalmente con la participación de las mujeres en el poder y en la toma de decisiones. Los resultados de este análisis se exponen a continuación en forma resumida. 2.1 Síntesis de lo discutido y aprobado en las Conferencias Mundiales. El análisis de los informes generales de las conferencias referidas, permite concluir que desde la Primera Conferencia Mundial se identificaron los principales rasgos diagnósticos y se formularon las recomendaciones claves que han dominado la consideración del tema desde entonces. Las conferencias posteriores añadieron algunos elementos importantes, pero lo sustantivo ya estaba dicho desde México, incluyendo lo que se aprobó en Beijing en 1995.
  11. 11. 6 Primera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas del Año Internacional de la Mujer. México, 19 de junio al 2 de julio de 1975. En esta conferencia se planteó que la participación política era una de las áreas claves para la "integración de la mujer al desarrollo", y aunque para entonces no se disponía de un enfoque de género en los debates, el tema del poder aparecía como elemento fundamental en el destino de las mujeres. Esta reunión urgió a que los gobiernos promoviesen en brevísimo plazo "una amplia participación de las mujeres en la toma de decisiones a nivel local, nacional e internacional", dado el carácter "desproporcionadamente minoritario de la presencia de mujeres en posiciones de liderazgo" en el sector público, "lo que las excluía de la toma de decisiones y provocaba la omisión de sus puntos de vista y sus necesidades en la planificación del desarrollo". Muchas de las características del diagnóstico planteado en México, forman parte de las descripciones que actualmente se hacen. Las recomendaciones formuladas en esa primera oportunidad, fueron retomadas, casi totalmente, con algunas variantes y adiciones, en las conferencias posteriores. Tales resoluciones se concentraron en los aspectos que se señalan a continuación, como acciones a ser ejecutadas por los gobiernos: concientizar a las mujeres sobre sus responsabilidades ciudadanas y estimularlas para que participen activamente en la vida política; crear legislaciones que garanticen los derechos de voto, elegibilidad y capacidad para desempeñar cargos públicos; aplicar objetivamente a mujeres y hombres los mismos criterios relacionados con sus méritos, en la selección de candidatos/as para posiciones; incrementar el número de mujeres en posiciones electivas y ejecutivas; realización de acciones que logren en breve plazo una equitativa presencia de las mujeres en posiciones de poder; estudiar los niveles de preparación comparativa de mujeres y hombres, para avanzar en su reclutamiento, nominación y promoción; sensibilizar a la sociedad, para incrementar la comprensión del papel "indispensable de las mujeres en el proceso político"; incrementar la presencia de muchachas y mujeres en programas de desarrollo rural, juvenil y comunitario; y, realizar entrenamientos para el liderazgo. Segunda Conferencia Mundial de la Década de las Naciones Unidas para la Mujer. Copenhagen, 14 al 30 de julio de 1980. Tal como se ha indicado, parte de lo discutido sobre el tema en la Primera Conferencia celebrada en México, fue retomado en Copenhagen, con el propósito de que las experiencias de los años transcurridos alimentasen nuevas propuestas. Los temas que en forma novedosa para entonces aportó esta reunión, fueron básicamente los siguientes: la necesidad de crear "mecanismos nacionales" en los gobiernos, para atender las necesidades de las mujeres y recomendó ubicarlos al más alto nivel y constituirlos no sólo por un organismo central, sino además, por una red descentralizada. Por vez primera se señala explícitamente la conveniencia de incrementar la presencia de mujeres mediante el establecimiento de metas en términos de porcentajes (las actuales "cuotas"), y se menciona la necesidad de aplicar tales metas porcentuales en el reclutamiento, la nominación y promoción de mujeres a cargos de toma de decisiones.
  12. 12. 7 Tercera Conferencia Mundial para el Examen y la Evaluación de los Logros de la Década de las Naciones Unidas: Igualdad, Desarrollo y Paz. Nairobi, Kenya, 15 al 26 de julio de 1985. En esta conferencia se aprobó el documento conocido como "Estrategias de Nairobi orientadas al futuro para el adelanto de la Mujer", que contenía siete párrafos, del total de casi cuatrocientos, dedicados al examen de la situación de las mujeres en la toma de decisiones. En ellos se planteó la necesidad de promover la conciencia pública sobre los derechos políticos de las mujeres, mediante el empleo de la educación académica y no académica, la educación política, las organizaciones no gubernamentales, los sindicatos, los medios de información y las organizaciones comerciales, lo cual representó en ese momento una contribución novedosa. En el mismo orden de ideas se señaló la necesidad de eliminar los obstáculos a la participación de las mujeres en la formulación de políticas y decisiones, como "planificadoras, contribuyentes y beneficiarias" del desarrollo. Las Estrategias de Nairobi trataron el asunto de manera general, en concordancia con la orientación evaluadora que prevaleció en la reunión. Cuarta Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer. Beijing, China, 4 al 15 de septiembre de 1995. Mucho de lo que se discutió y aprobó en Beijing, fue el resultado de la evolución de la discusión de 20 años en las Conferencias anteriores, Mundiales y Regionales. Por ello los asuntos novedosos parecieran limitados. La Plataforma de Acción de Beijing ofrece una serie de importantes recomendaciones dirigidas a fortalecer a los organismos nacionales a cargo de las políticas dirigidas a las mujeres y en lo que se refiere a su presencia en la toma de decisiones, recomienda en forma relativamente detallada, acciones que garanticen efectivamente la presencia de mujeres en las diferentes esferas de la vida pública. Los asuntos nuevos que se plantearon en esta reunión fueron: la conveniencia de dar apoyo a las investigaciones vinculadas a la participación de las mujeres en las posiciones de poder y de toma de decisiones y el señalamiento destacado que hace del importante papel que deben jugar las ONG en la globalidad de estos esfuerzos. 2.2 Síntesis de lo discutido y aprobado en las Conferencias Regionales. Primera Conferencia Regional de la CEPAL para la Integración de la Mujer al Desarrollo Económico y Social de América Latina y El Caribe. La Habana, Cuba, 13 al 17 de junio de 1977. En esta conferencia se aprobó el Primer Plan Regional para la Incorporación de la Mujer al Desarrollo Económico y Social de América Latina y El Caribe. Este instrumento, amplio y detallado, destacó las siguientes propuestas sobre la participación de la mujer en la toma de decisiones: Promover a través de los medios de comunicación masiva mayor participación política de las mujeres, tanto nacional como internacionalmente, sobre todo en los procesos electorales y en
  13. 13. 8 la gestión política en general; brindar a las mujeres capacitación política y superación cultural y técnica; garantizarles el acceso a recursos; crear oportunidades reales de promoción; revisar periódicamente el número y las categorías ocupacionales de las mujeres empleadas en los distintos cuadros del aparato estatal y del sector privado y adoptar medidas que establezcan equilibrios en la presencia de hombres y mujeres; asegurar la representación de las mujeres en todas las comisiones, juntas y corporaciones en las organizaciones regionales e internacionales; dar mayor participación de mujeres en delegaciones designadas por los gobiernos a las conferencias y foros internacionales y regionales. Sexta Conferencia Regional de la CEPAL sobre la Incorporación de la Mujer al Desarrollo Económico y Social de América Latina y El Caribe. Mar del Plata, República Argentina, Septiembre, 1994. Los aportes novedosos de esta conferencia en el tema tienen que ver, sobre todo, con la recomendación del entrenamiento en género y la apelación a la igualdad de oportunidades en los procesos de selección, nominación y promoción de candidaturas para posiciones de toma de decisiones. Hay que destacar también la recomendación de apoyo a las ONG de mujeres y la conveniencia de su articulación con las iniciativas de los entes públicos. 2.3 Balance de la discusión De lo expresado en las secciones precedentes puede derivarse que, a lo largo de las dos décadas transcurridas, se elevó considerablemente el nivel científico y político del análisis sobre la situación de las mujeres en el poder, pese a que la mayoría de los puntos tratados fueron retomados en las reuniones sucesivas. Desde la primera conferencia se consideró clave en superación de la situación de las mujeres, sin embargo se observa que la variedad propositiva fue relativamente limitada, en algunos casos. La evolución de los debates refleja que las grandes tendencias fueron las siguientes: a) Se insistió en la necesidad de incrementar el número y la calidad de la representación femenina en las posiciones de toma de decisiones en todos los niveles y jerarquías y en todas las esferas de la vida pública, principalmente. b) Se planteó de manera reiterada la realización de acciones dirigidas a desarrollar el principio de igualdad en los marcos legislativos y ejecutar medidas afirmativas, sobre todo en la esfera de los poderes públicos, para lograr el objetivo de igualdad y la equidad, en plazos breves. c) Todas las conferencias privilegiaron en sus recomendaciones la participación de las mujeres en los procesos y posiciones del sistema político. Se dio menor atención a otros liderazgos no políticos de las mujeres. d) Se mantuvo en casi todas las reuniones, la necesidad de que los criterios de igualdad de trato de mujeres y hombres en la toma de decisiones, se hiciesen presentes en los procesos de selección, promoción y asignación de recursos a los y las candidatas a las posiciones de poder.
  14. 14. 9 e) En todas las reuniones, se recomendó la formación y capacitación de las mujeres para el desempeño del liderazgo, con referencias especiales al liderazgo político, en algunos casos. f) Se hicieron recomendaciones para incorporar a grupos de mujeres tradicionalmente excluidas, como las jóvenes, las campesinas y las indígenas, en estos procesos de promoción del liderazgo y la presencia en la toma de decisiones. 2.4 Otras Conferencias A partir de 1990, gracias a un esfuerzo conjunto de las Secretarías de la ONU, OEA, de numerosas ONG y otros representantes de la sociedad civil, se inició un proceso dirigido a crear una Agenda Global de Desarrollo, a través de la celebración de una serie de importantes Conferencias Mundiales sucesivas que fueron: la Conferencia sobre Ambiente y Desarrollo o Cumbre de la Tierra, celebrada en Río de Janeiro, en 1992; la Conferencia Mundial de Derechos Humanos, celebrada en Viena en 1993; la Conferencia sobre Población y Desarrollo, celebrada en El Cairo en 1994 y la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social celebrada en Copenhague en marzo de 1995. A esta serie de reuniones se sumó la de Beijing, ya comentada. En Río de Janeiro, la llamada Agenda 21, incluyó el tema Mujer y Ambiente, donde se recomienda fortalecer y colocar al servicio de las sociedades, las capacidades de las mujeres para la gerencia y la toma de decisiones en todos los sectores y a todos los niveles. Esta recomendación fue ratificada en el resto de las conferencias sectoriales. En el ámbito del Sistema Interamericano es necesario destacar el aporte de la Cumbre de Las Américas, celebrada en Miami, Estados Unidos, del 9 al 11 de diciembre de 1994, en la cual se aprobó un Plan de Acción que contiene un tema específicamente dedicado a la situación de las mujeres. La Cumbre de las Américas reunió a Presidentes y Jefes de Estado de los países de las Américas, en el interés de acordar lineamientos de política que impulsaran el desarrollo y la prosperidad en la región. En el capítulo del Plan de Acción, correspondiente a la Erradicación de la Pobreza, se incluyó el tema No. 18: El fortalecimiento del papel de la mujer en la sociedad. Junto a otros aspectos que afectan la situación de las mujeres en las Américas, los Presidentes se comprometieron a promover la participación de la mujer en el proceso de toma de decisiones en todas las esferas de la vida política, social y económica. Asunto que ha sido retomado en las reuniones preparatorias de la Cumbre de las Américas que se celebrará en abril de 1998.
  15. 15. 10 3. Los protagonismos de la discusión: Actores/as y temas Han sido tres, los actores/as principales que han protagonizado la discusión sobre el tema de la Mujer y el Poder en la región: los Gobiernos, las ONG y las Instituciones Académicas. Los Gobiernos han sido y continúan siendo los protagonistas principales de las reuniones y conferencias de que se ha hablado y han tenido el mismo rol en numerosas realidades nacionales. Las ONG, han sido protagonistas de presencia limitada en las reuniones internacionales, aún cuando en tales escenarios su intervención se ha fortalecido, con la práctica de foros paralelos a las conferencias y con la representación que han logrado en las reuniones oficiales. Desde la Tribuna de la Mujer en México, hasta el Foro Mundial de ONG en Hairou, China, no hay duda que las ONG han manifestado diferentes énfasis y enfoques en su vocación por el tema del poder. Podría decirse que ha sido después de Nairobi cuando comenzó a manifestarse con mayor fuerza su preocupación por la intervención de las mujeres en la toma de decisiones y en tal sentido, conviene destacar la labor cumplida por las ONG en la organización de las mujeres para la participación comunitaria.3 Hay que reconocer que la dimensión de la participación política, no siempre ha estado vinculada a esos esfuerzos y quizás ello puede ser uno de los factores que han influido en la distancia relativa que en épocas anteriores, se observó en las tareas de las ONG con relación a la consideración y atención al fenómeno del poder político y del poder de las mujeres, en general. La acción comunitaria ha sido y sigue siendo un espacio importante para la conformación de liderazgos de mujeres, pero la promoción intencionada y decidida de éstos, no siempre ha estado inscrita claramente en las agendas de las organizaciones comunitarias y similares. Tal como se dice en el reciente trabajo de FLACSO, ya citado, al referirse al surgimiento de numerosas ONG en las últimas décadas, se trataba de "instituciones de promoción o desarrollo social sin fines de lucro, que desde distintas vertientes, han desarrollado acciones especialmente en sectores sociales considerados vulnerables." Estas circunstancias explican el hecho de que la discusión y tratamiento del tema de la intervención de las mujeres en la toma de decisiones, no tenga un carácter central en la acción de las organizaciones. Su acción ha dado mayor atención a los liderazgos comunitarios y son muchas las que mantienen una posición de crítica a ultranza a las iniciativas o acciones dirigidas a promover la inserción de las mujeres en procesos, posiciones o acciones que se inscriban en los mecanismos del poder institucional, especialmente del poder político. En numerosos países de la región, han sido grupos de mujeres en posiciones de poder, especialmente políticas, las que han actuado como vanguardia en la discusión del tema. Articulando sus esfuerzos a los de los organismos nacionales a cargo de las políticas públicas dirigidas a las mujeres, las parlamentarias y algunas otras mujeres colocadas en posiciones ejecutivas de relieve, han promovido la atención sobre el tema. En los últimos años esto ha sido notorio en países como Argentina, 3 Valdés, Teresa y Palacios, Indira: Inventario de recursos para la integración de las mujeres a la comunidad y el proceso político en América Latina. FLACSO. Santiago de Chile. 1996.
  16. 16. 11 Venezuela, Chile, México o Panamá, donde se han logrado avances importantes, como leyes de cuotas o modificaciones a estatutos electorales nacionales para garantizar representaciones proporcionales o leyes de Igualdad de Oportunidades, o mecanismos nacionales de máxima jerarquía político-administrativa. Los gobiernos han incrementado su acción a medida que los organismos y mecanismos a cargo de las políticas de las mujeres se han fortalecido o han ampliado su radio de acción. Son numerosos los casos donde, a través de estos órganos se desarrollan diversos programas dirigidos a promocionar la ciudadanía integral y activa de las mujeres y la igualdad de oportunidades de su presencia en la toma de decisiones. En los gobiernos y otros poderes públicos las acciones han asumido tres vertientes principales: a) la capacitación en materias y habilidades que mejoren el desempeño de las mujeres en las posiciones de poder; b) la promoción de legislaciones adecuadas para garantizar la igualdad de oportunidades; c) la sensibilización de los poderes públicos y del sector privado hacia el tema. En todo caso estas son iniciativas muy recientes. Los espacios tradicionales de la investidura del poder: los partidos políticos, los sindicatos, las organizaciones empresariales privadas han estado, en la gran mayoría de los casos, prácticamente al margen de iniciativas internas de mejoramiento de la posición de las mujeres en sus estructuras de dirección. Por lo que se refiere a las instituciones académicas, su protagonismo en el debate de las mujeres en la toma de decisiones, se ha iniciado con su contribución intelectual y el reciente activismo que desarrollan en favor de la discusión amplia del tema. Podría decirse que, fuera de los Estados Unidos, en los países de la comunidad interamericana, sólo en los últimos 10 años es cuando han comenzado a multiplicarse los llamados "Estudios de la Mujer" y más recientemente, los "Estudios de Género". A esto se suma el hecho de que el tema de la participación política, el liderazgo y la articulación de las mujeres al poder, sólo comienza a estudiarse en forma significativa en los últimos cinco años. De cualquier manera, lo que las universidades e instituciones de educación superior están produciendo, permite reconocer una importante presencia en este debate y un creciente protagonismo prometedor. Respecto a la evolución que en estos años han tenido los abordajes al tema, los diversos enfoques han ido apareciendo y superponiéndose, en un proceso de complejidad creciente. En las décadas que analizamos, podrían distinguirse algunos ejes que han convocado la preocupación sobre el asunto que son, en términos generales, los siguientes: a)El enfoque tradicional principalmente interesado en la evaluación cuantitativa de la presencia de mujeres en procesos y en posiciones visibles o de alto nivel en las organizaciones que
  17. 17. 12 dominan la vida pública y política. El conocimiento de las cantidades, las áreas y las jerarquías donde están las mujeres, ha sido el interés principal. b)Otro enfoque, que aparece hacia los años 70, se ha interesado en examinar el rol del liderazgo de las mujeres en el cambio social y sobre todo en su influencia en la condición de las otras mujeres, a través de la presencia o ausencia de la consideración de las mujeres y sus intereses en las agendas públicas. c)Un tercer abordaje que se inicia, aproximadamente, en la misma década citada, desarrolla especial interés en el análisis del proceso de llegar al ejercicio del poder. Este enfoque abarca diversas temáticas que incluyen el examen de los criterios y mecanismos de selección de candidaturas, los canales y prácticas que permiten llegar al poder y los obstáculos que enfrentan las mujeres para llegar a la toma de decisiones en las diversas esferas de desempeño público y privado. d)Un cuarto tipo de intereses en el tema se ha concentrado en el fenómeno del liderazgo propiamente dicho. Este es un enfoque más reciente y abarca el análisis de hechos tan diversos como: las actitudes y conductas de las mujeres sobre el liderazgo, las condiciones que se exigen a las mujeres para ocupar posiciones de liderazgos en partidos políticos, empresas, sindicatos, etc., los mecanismos de sucesión en el liderazgo de hombres y mujeres, los modelos de liderazgo, los liderazgos compartidos y la capacitación que requieren las mujeres para el ejercicio del liderazgo. e)Finalmente, está el enfoque que apunta al análisis de la relación Mujeres-Estado, que abarca amplias temáticas como las de: Reforma del Estado, Políticas Públicas, Derechos Humanos y Derechos Políticos, Legislaciones Igualitaristas, Ciudadanía y temas conexos. Todas estas vertientes se hacen presentes en la discusión actual, algunas con vocación teórica principalmente, otras interesadas en la descripción y conocimiento de la situación; algunas con un carácter más propositivo, legislativo, político y/o programático y otras interesadas directamente en las intervenciones concretas sobre las organizaciones, los procesos y las propias mujeres.
  18. 18. 13 III. CONTRIBUCIONES DE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE MUJERES (CIM) AL DESARROLLO DEL TEMA DE LA PRESENCIA DE LAS MUJERES EN EL PODER Desde los inicios de su creación, la vocación institucional por la preservación y perfeccionamiento de la democracia, llevó a la CIM a preocuparse sistemáticamente por elevar la calidad cívica de la participación democrática de las mujeres. El origen mismo de la Comisión se articula a los derechos civiles y políticos, cuya desigualdad en hombres y mujeres, había sido argumentada como razón de peso en las discusiones de la VI Conferencia Internacional Americana celebrada en La Habana en febrero de 1928, para obtener una decisión de la Unión Panamericana que pusiese fin a esa situación. El 18 de ese mismo mes, la conferencia resolvió la creación de la CIM, con el propósito de que estudiara la situación aludida. La evolución posterior de la Comisión, registrada en forma pormenorizada en la obra "La Historia de la CIM. 1928 - 1992", 4 refleja un interesante curso de esfuerzos y evidente progreso por lograr la concientización y el compromiso de los gobiernos de la región, de las propias mujeres y de la sociedad en general, sobre la necesidad de corregir la profunda desigualdad que existe en el plano de los derechos de hombres y mujeres. El interés en lo que a la participación política de las mujeres se refiere ha estado presente en prácticamente todas sus actividades y ha abarcado diversos tipos de iniciativas: convenciones interamericanas, resoluciones de las Asambleas de Delegadas, seminarios regionales, subregionales y nacionales, reuniones técnicas, cursos de adiestramiento y otras actividades de formación, conferencias especializadas sobre el tema, investigación, producción de documentos y publicaciones, formulación de planes, apoyo institucional y financiero a iniciativas vinculadas al tema a escala regional, subregional y nacional. Este multifacético y sostenido esfuerzo, refleja el interés de la Comisión por dar atención a las demandas de las mujeres en las diferentes épocas, tal como lo revela el examen de los principales aportes y realizaciones en cada una de las señaladas esferas de intervención, que pone de manifiesto el adelanto alcanzado por la CIM en la atención a la materia de la participación de las mujeres en el poder y que a continuación se reseña brevemente. 1.Las convenciones interamericanas En materia de convenciones la Comisión ha logrado la aprobación de varias convenciones que tocan directa o complementariamente la participación de las mujeres en el poder, y que en su momento han jugado un importante papel de legitimación, orientación y apoyo a los esfuerzos de las mujeres de las Américas. Ellas son: 4 Asociación Civil "La Mujer y el V Centenario de América y Venezuela": "Historia de la CIM. 1928 -1992". Edición Homenaje del Congreso de la República. Caracas. 1996
  19. 19. 14 a) La Convención sobre la Nacionalidad de la Mujer (Montevideo, Uruguay, 1933) b) La Convención Interamericana sobre la Concesión de los Derechos Políticos a la Mujer, (Bogotá, Colombia, 1948), la cual consagra la igualdad en el voto y la elegibilidad. c) La Convención Interamericana sobre la Concesión de los Derechos Civiles a la Mujer. (Bogotá, Colombia, 1948) d) La Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer. (Belém do Pará, Brasil, 1994). En el Artículo 4 de esta Convención se ratifica el derecho de las mujeres a tener igualdad de acceso a las funciones públicas de su país y a participar en los asuntos públicos, incluyendo la toma de decisiones. Y en el Artículo 5, se ratifica el derecho a ejercer libre y plenamente los derechos civiles y políticos. 2. Las Asambleas de Delegadas Las Asambleas de las Delegadas, han hecho y continúan haciendo importantes contribuciones a través de resoluciones específicas. Un análisis de los temas, contenidos y enfoques empleados en las resoluciones muestra el creciente compromiso de la Comisión para incrementar la participación de la mujer en la política con el tema y la amplitud con el cual ha sido tratado. Los aspectos que prevalecieron en las Asambleas celebradas entre 1940 y 1970, se centraron en la defensa de los derechos políticos considerados en términos amplios, ya que no sólo aludían al otorgamiento del derecho al voto, sino que en gran medida insistieron en la presencia de mujeres en cargos públicos de alta responsabilidad y en la necesidad de darles formación política y capacitación para el liderazgo. Las Asambleas de la década de los años 70 trataron el tema como parte de las acciones preparatorias, de las conmemorativas y de las ejecutadas en relación con la Primera Conferencia Mundial de la Mujer. Durante esos años el interés se dirigió a los problemas de la "Incorporación de la Mujer al Desarrollo Económico y Social", y a la creación de Oficinas de la Mujer, principalmente. A partir de la XXIII Asamblea (1986) el tema reaparece como una de las tres prioridades que para entonces, se fijó la Comisión. La agenda en torno a la participación de las mujeres en posiciones de poder y toma de decisiones, se amplía considerablemente y alcanza gran concreción respecto a aspectos de relevancia como solicitar a los partidos políticos y grupos gremiales y sindicales, igualdad de oportunidades y la creación de programas de capacitación para la formación de las mujeres líderes. La preocupación se amplió entonces hacia las organizaciones de mujeres a las que se recomendó una intervención más decidida en las campañas electorales para asegurar que la agenda política incluyese temas de interés para todas.
  20. 20. 15 A partir de 1990, las Asambleas de Delegadas hicieron del tema asunto permanente en sus debates, especialmente vinculados a la preparación de los eventos conectados con la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer. 3. La contribución en materia de actividades de adiestramiento y formación Por lo que se refiere a las actividades de formación, uno de los esfuerzos más significativos de la CIM fue la realización del Programa Interamericano de Adiestramiento de Mujeres Dirigentes. Entre 1961 y 1976 se celebraron, en total, once cursos con sedes en: Chile, Costa Rica, Argentina, Ecuador, Venezuela, República Dominicana, México y Uruguay. Junto a éstos se realizaron varios laboratorios, cursos y seminarios dirigidos a potenciar el liderazgo y la participación de mujeres de varios sectores y muy especialmente, dirigentes rurales y sindicales. 4. Seminarios regionales, subregionales y nacionales De entre los numerosos seminarios que la Comisión ha celebrado en los últimos años, para el examen de la intervención de las mujeres en la vida pública y en la toma de decisiones, es necesario destacar dos significativos esfuerzos: a) el Seminario Interamericano para la Formulación de Estrategias para la Participación de la Mujer en la Política, celebrado en Washington, D.C., del 31 de mayo al 3 de junio de 1988, y b) La serie de Seminarios Subregionales celebrados en 1996. El Seminario Interamericano para la Formulación de Estrategias para la Participación de la Mujer en la Política, ha sido una de las reuniones que mayor influencia ha tenido en la región, por la calidad y actualidad de la información que sustentó el debate y por la excelencia de las discusiones y conclusiones. Son numerosos los trabajos de investigación y las propuestas que se fundamentaron en sus análisis y conclusiones. El documento de trabajo de este Seminario,5 identificaba cinco tipos de obstáculos que impiden la plena participación de la mujer en la política: a)Obstáculos presentes o derivados de ámbito familiar y social. b)Obstáculos derivados de la falta de solidaridad entre las mujeres. c) Obstáculos derivados de la existencia de factores y prácticas discriminatorias. d) Obstáculos relacionados con la falta de concientización y educación política de las mujeres. e) Obstáculos vinculados a las modalidades de la participación en partidos políticos. El extenso diagnóstico de obstáculos fue la base para la propuesta de un conjunto de estrategias dirigidas al objetivo de lograr la plena e igualitaria participación de las mujeres en todas las posiciones y niveles de toma de decisiones. 6 Por ello, este diagnóstico fue adoptado como el "Plan 5 CIM/CEMEP/doc.26/88 rev.1 5 6 CIM: Informe del Seminario Interamericano para la Formulación de Estrategias para la Participación de la Mujer en la Política. (SG/Ser,F/4.4)
  21. 21. 16 de Acción de la CIM: Participación Plena e Igualitaria de la Mujer en la Política", mediante la resolución (CIM/Res.123/88-XXIV-0/88) "Participación Plena e Igualitaria de la Mujer en la Política" aprobada en la XXIV Asamblea de Delegadas. Muchas de las estrategias recomendadas respondían a aspiraciones de vieja raíz en el movimiento de mujeres en la región y reflejaron el grado de conciencia alcanzado sobre los obstáculos, aún cuando las propuestas estratégicas que se determinaron fueron menos concretas. Pese a ello, como se ha indicado, estos documentos han tenido innegable influencia en esfuerzos posteriores sobre los mismos asuntos. (Ver Anexo I) Durante 1996, la Comisión realizó cuatro Seminarios Subregionales. El CIM/Caribbean Subregional Meeting, se celebró en Santa Lucía, del 31 de julio al 2 de agosto; la Primera Reunión de Consulta de Mujeres de los Países Andinos, se realizó en Quito, del 12 al 14 de junio; hubo un Primer Seminario Centroamericano sobre el "Acceso de las Mujeres a la Toma de Decisiones", en Guatemala, del 21 al 23 de febrero, y el II Seminario Subregional para Centroamérica y México, se celebró del 7 al 10 de junio, en Panamá. Cada una de estas reuniones expresó un acento subregional distintivo; no obstante, un balance de sus resultados muestra una alta proporción de coincidencias y franco progreso en el conocimiento y tratamiento del tema. En sus conclusiones hay un importante material para la definición de una agenda regional afincada en las principales prioridades que han aflorado en este análisis. (Ver Anexo II). Las conclusiones de todas las reuniones subregionales, demuestran un avance claro en la concreción de las propuestas, así como profundidad en la identificación de las necesidades y debilidades que muestran las mujeres para acceder a las posiciones de toma de decisiones. Las conclusiones giraron en torno a las siguientes áreas: Sensibilización, formación y capacitación Este fue uno de los aspectos sobre los que más se insistió de manera concreta y detallada. Se planteó la necesidad de que estas iniciativas abarcaran: la formación política, manejo de tecnologías socio políticas, desarrollo de aspectos personales para el liderazgo y concientización de diversos actores sociales. Redes y relaciones, como factores de mutuo apoyo a ser conformadas regional y subregionalmente. Se planteó la necesidad de tener a las ONG como interlocutoras políticas. Reformas legislativas Para garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso a las posiciones. Planes En casi todos estos seminarios se planteó que una acción sistemática en esta materia exigía la formulación y ejecución sostenida de un plan regional y planes nacionales.
  22. 22. 17 Información Se planteó la necesidad de actualizar los diagnósticos, crear bases de datos y profundizar la investigación sobre el tema. 5.Conferencia Interamericana sobre Democracia en las Américas: La mujer y el proceso de toma de decisiones Esta conferencia se celebró en Buenos Aires, República Argentina, del 24 al 28 de agosto de 1992.7 Se orientó al examen de los problemas más relevantes que amenazan a la gobernabilidad de las democracias en la región. El examen de la denominada "crisis de la Democracia", destacó la exclusión que viven las mujeres de los procesos sustantivos de la vida democrática, como factor que amenaza la gobernabilidad en la región. Esto condujo a examinar la situación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones, como un área clave para desarrollar acciones correctoras. La conferencia examinó, desde perspectivas de mucha actualidad para entonces, los factores que pueden potenciar e incrementar la intervención política y el liderazgo de las mujeres. Como en los seminarios examinados anteriormente, las recomendaciones fueron muy concretas y llegó a plantearse la solicitud de que la CIM se abocara a la preparación de una Convención Interamericana de Igualdad de Oportunidades. (Ver Anexo III) Fue muy significativa la importancia que se concedió a las redes y mecanismos de información e intercambio, así como al papel de las organizaciones de mujeres en el contexto de los esfuerzos vinculados con esta problemática. 6.La experiencia de los planes: El Plan Estratégico de Acción de la Comisión Interamericana de Mujeres 8 Con posterioridad a la celebración de la Conferencia de Nairobi, la Comisión Interamericana de Mujeres, formuló y aprobó un Plan de Acción al que tituló "Plan de Acción de la CIM: Participación 7 CIM: "Conferencia Interamericana Democracia en las Américas: La Mujer y el Proceso de Toma de Decisiones". CIM/OAS. Washington D.C. 1994. 8 CIM: Plan Estratégico de Acción de la Comisión Interamericana de Mujeres. Presentado en la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer. Beijing, China, 1995. Secretaría Permanente, OEA. Washington, D.C.
  23. 23. 18 Plena e Igualitaria de la Mujer para el año 2000".9 Dicho Plan contemplaba, dentro del estilo de las Estrategias de Nairobi, un conjunto de "Estrategias y Acciones: 1986-2000", en diez áreas, de las cuales, la de Participación Política se desarrolló en primer lugar. El diagnóstico de la situación de la participación política contenido en aquel Plan, casi en su totalidad se dedicó a mostrar las proporciones de presencia y exclusión de las mujeres de los cargos de poder, y el énfasis se colocó en el reclamo de una efectiva igualdad de derechos. Las "Estrategias y Acciones" sobre la materia están contenidas en ocho párrafos, que describen de manera general las ideas que, para entonces, sostenía la Comisión en torno a la forma en la cual pueden superarse las situaciones señaladas en el diagnóstico. Este primer Plan constituyó una aproximación al tema del diseño de estrategias. Y para entonces, ya la CIM daba preeminencia al tema de la presencia de las mujeres en la toma de decisiones, como lo demuestra el que lo ubicó como primer aspecto a considerar en aquél instrumento. El Plan Estratégico de Acción de la CIM, presentado en Beijing en 1995, fue fundamentado en los resultados y conclusiones de numerosas reuniones y conferencias, así como en los trabajos anteriores de la Comisión. Y como en el caso anterior, el primer capítulo se refiere a la "Participación de la Mujer en las Estructuras de Poder y de Toma de Decisiones". Esto le da a la CIM un acento propio y de vanguardia, porque otras reuniones no le dieron tal prominencia.10 El objetivo del citado Plan Estratégico es una propuesta directa y clara, y de cierta manera sintetiza las conclusiones del seminario interamericano del año 88 relativas a la plena e igualitaria participación de las mujeres en todas las estructuras de poder y de toma de decisiones. Las estrategias y acciones brindan importancia al logro de la igualdad de oportunidades. Y en lo que se refiere a la participación de las mujeres en el poder, se retoman ideas raigales en los compromisos de la CIM, tales como: las reformas legales, la capacitación, la potenciación del liderazgo, la necesidad de adelantar reformas en el sistema educativo y otras. 7. Las grandes líneas de preocupación de la Comisión en relación con la participación de las mujeres en las estructuras de poder y de toma de decisiones El examen de los documentos correspondientes a las acciones de la CIM que se han citado y que contienen las decisiones de las asambleas, conferencias, seminarios y otras reuniones, así como de instrumentos normativos fundantes de la institución, demuestran que las grandes áreas de 9 Aprobado mediante Resolución CIM/Res.103/86 (XXIII-0/86), de la Vigésimo Tercera Asamblea de Delegadas, celebrada en Washington, D.C., del 6 al 10 de octubre de 1986. 10 CIM/doc.32/94
  24. 24. 19 preocupación y las propuestas y recomendaciones que se han producido, pueden ser agrupadas, muy generalmente, en las siguientes prioridades: a)Consagración efectiva de los derechos políticos de las mujeres. b)Incremento cualitativo y cuantitativo de la participación de las mujeres en las posiciones de toma de decisiones y en los procesos de la vida pública. c)Formación y capacitación. d)Solidaridad de las mujeres. e)Igualdad de oportunidades. f)Sociedad civil y ONG. g)Cambios en los contextos culturales. h)Información. i)Apoyo que requieren las mujeres para el ejercicio del liderazgo. j)Grupos de mujeres que sufren más severa exclusión. Toda la documentación examinada refleja, además de esta variada temática, que la preocupación central de la Comisión ha estado dirigida a los liderazgos de la vida pública política. Ha habido interés también por los liderazgos locales, mientras que los liderazgos en otros sectores de la vida social todavía no se han abordado con intensidad comparable. (Para mayor información sobre las recomendaciones o iniciativas que ha producido la CIM en cada una de estas categorías, ver Anexo IV). IV. LA SITUACIÓN DE LA PRODUCCIÓN DE CONOCIMIENTOS SOBRE LA PARTICIPACIÓN DE LAS MUJERES EN EL PODER Y LA TOMA DE DECISIONES Todas/os las/os analistas coinciden en afirmar que, en comparación con las décadas inmediatamente anteriores, a partir de 1975, la producción de conocimiento e información sobre la participación social y política de las mujeres ha sido amplia y cada vez más sistemática y especializada. Son numerosos los asideros intelectuales que han empleado los/as autores/as para contribuir al despeje intelectual de la realidad vinculada al fenómeno. Investigaciones, estudios y análisis históricos, exploraciones empíricas de interés cuantitativo o cualitativo, ensayos, estudios políticos, filosóficos, sociológicos y antropológicos, biografías, etc. América Latina y El Caribe han sido parte de esa oleada internacional, y en ella la contribución ha estado representada por la acción de las ONG, de autores/as independientes, de organismos académicos (universidades, centros de formación e investigación, instituciones con interés especial en el tema, y de manera directa o indirecta, por los gobiernos).
  25. 25. 20 Los últimos 10 años han sido especialmente fructíferos, pese a las limitaciones que existen en Latinoamérica y El Caribe, para tener acceso a la muy profusa bibliografía que se produce en otras latitudes, como es el caso de los Estados Unidos y pese, asimismo, a las dificultades que imponen las barreras idiomáticas para el intercambio bibliográfico. Actualmente, la región cuenta con la importante base de datos de información bibliográfica sobre la materia, del Centro de Documentación de ISIS Internacional, a cuyo acervo pueden tener acceso las personas interesadas a través del sistema de consultas desarrollado por esta institución. En el documento de Valdés y Palacios ya citado, las autoras incluyen un listado de los registros bibliográficos producidos en América Latina respecto al tema de la participación social y política de las mujeres, que existen en ISIS Internacional. Son 256 registros bibliográficos, clasificados según el tema que domina el abordaje analítico. Los registros cubren una amplia temática (Ver anexo V.), lo cual según las autoras citadas, es un indicador de la diversidad de intereses y preocupaciones que se asocian con el tema. Pese a que el número de registros es limitado, sobre todo si se compara con el acervo que sobre el tema existe en otros países y regiones, no hay que suponer que la producción en América Latina y El Caribe se reduzca a los señalados. Es seguro que exista un significativo sub-registro cuyas causas no podemos analizar en este momento. El registro incluyó la producción en 19 países y muestra grandes diferencias entre unos y otros, (Ver anexo V.), que refleja sesgos en la presentación de la producción efectiva de cada país; en tal sentido, consideramos de utilidad transcribir las reflexiones de las distinguidas autoras que comentamos: "Naturalmente, hay una sobre representación de Chile, pero hay una grave subpresentación de Brasil, país que cuenta con una elevada producción de conocimientos en un gran número de Núcleos de Estudios de la Mujer en universidades públicas y privadas, además de ONG y centros académicos independientes. Es pobre el número de publicaciones de República Dominicana, Colombia, Panamá, Ecuador y Venezuela, países que también tienen una producción abundante. El caso extremo es el de Honduras, del que no se obtuvo ningún registro bibliográfico sobre mujer y participación". Cualquiera que sea el balance real de lo producido, hay una impresión generalizada de que es necesario investigar más sobre los diferentes aspectos que incluye este tema. Hay áreas donde prácticamente no hay información suficiente o es casi inexistente. De hecho, en las reuniones que hemos comentado, especialmente las de alcance regional y subregional, se ha insistido sobre este aspecto. La contribución de las ONG ha sido de gran importancia. Mucha de la documentación de la que se dispone actualmente sobre el asunto en relación con las mujeres en los espacios locales es, casi toda, producto del esfuerzo de estas organizaciones. Algunas vienen produciendo desde hace más de una
  26. 26. 21 década, un volumen muy consistente de información al respecto, con la cooperación de académicas y especialistas de sus propias filas. En el caso de los centros de formación y estudios o las cátedras universitarias, encontramos que su crecimiento ha sido significativo en la última década. Los que comenzaron siendo "Estudios de la Mujer", progresiva y masivamente se transforman en "Estudios de Género". El interés que el tema del poder ha cobrado en los ambientes académicos, se pone de manifiesto en la creciente cantidad de bibliografía que ha aparecido en los últimos cinco años. Los Centros de Documentación de las Universidades, todavía acusan la novedad del interés, por la menor representación proporcional que los títulos producidos en la región representan. Sin embargo, las coincidencias son notables respecto a la convocatoria que los asuntos del liderazgo de las mujeres están teniendo entre las y los investigadores académicos. Hechos que parecieran estar aislados, son muestras de que hay una importante inclinación académica, muy reciente sobre la materia, como podría derivarse de la creciente presencia de investigadores/as y estudiosas/os en cargos de responsabilidad pública vinculados directamente con la amplia temática que supone la articulación mujer-poder. Tal es el caso del interés por la reflexión / acción en políticas públicas, la creación de organismos y mecanismos para la atención a las demandas de la población femenina y otros rasgos semejantes. Los gobiernos, por su parte han contribuido a esta producción de conocimientos a través de dos vías: indirectamente, por medio de sus contribuciones y apoyos a organismos regionales e internacionales que se ocupan de alentar y apoyar la investigación, y de manera directa, dando soporte a la investigación y a las publicaciones, vinculadas a programas para la promoción de la ciudadanía de las mujeres o en apoyo a acciones de promoción de los liderazgos. V. LA DIMENSIÓN CUANTITATIVA DE LA PRESENCIA DE LAS MUJERES EN POSICIONES DE TOMA DE DECISIONES 1.Situación de la información existente sobre la presencia de mujeres en la toma de decisiones. Desde hace varias décadas se han reconocido las dificultades y falencias que enfrentan la mayoría de los países de América Latina y El Caribe, en relación con la producción de información estadística. Una de las fallas más frecuentemente anotadas por quienes se interesan en los temas de las mujeres o de género, es la ausencia de la desagregación por sexo en las cuentas y estadísticas nacionales, o la limitación con la cual las estadísticas responden a las realidades locales, lo que impide tener visiones completas de lo que ocurre. De estas fallas no escapan, inclusive, los países más avanzados de la comunidad interamericana. Gracias al incrementado interés que el asunto de la ciudadanía y la participación están alcanzando en el debate regional sobre la democracia y la gobernabilidad, actualmente hay un número mayor de
  27. 27. 22 fuentes a las que se puede recurrir, aún cuando no todas trabajan con el grado de sistematización deseable. En lo que se refiere a las cifras contenidas en esta parte del informe, las fuentes consultadas han sido las siguientes: a)"Las mujeres latinoamericanas en cifras". Tomo comparativo. Publicación del Instituto de la Mujer de España y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. FLACSO. Bajo la coordinación de Teresa Valdé y Enrique Gomáriz. Santiago de Chile. 1995. b)"Inventario de recursos para la integración de las mujeres a la comunidad y el proceso político en América Latina". (Documento no publicado). Teresa Valdés e Indira Palacios. Santiago de Chile. 1996. Este documento es una síntesis parcialmente actualizada del anterior. c)"Informe sobre Desarrollo Humano 1995" y también el de 1996. Publicado por el PNUD. Nueva York. 1995 y 1996. d)Documentos de la Comisión Interamericana de Mujeres: CIM/SEMEP/doc.6/88 add.1 2. Participación política y tendencias de la presencia de las mujeres en las posiciones de poder en: Sector público y privado, partidos políticos, sindicatos y otros sectores Las mujeres han participado siempre en las actividades políticas, desde los inicios mismos de las sociedades que conforman la comunidad regional. Hay evidencias históricas claras acerca de su intervención política, incluso en las sociedades precolombinas, durante los procesos de conquista, de colonización, en las luchas por la independencia y en la definición, consolidación y desarrollo de los Estados nacionales. Esto les ha ganado en la vida pública y política, el "derecho a piso" del cual habla Magdalena León y que se argumenta, como fundamento objetivo, en las luchas de acento reivindicativo y en las demandas que sistemáticamente plantean las mujeres, para que se produzca la justa ampliación de sus proporciones de participación en los asuntos públicos.11 En las últimas décadas se han producido avances normativos en favor de la igualdad en los derechos políticos; sin embargo hay un considerable rezago en la igualdad de hecho. Las brechas de género persisten en ambos casos. 11 León, Magdalena: Reflexiones sobre las paradojas de América Latina y la participación política femenina. Ponencia presentada en el Seminario "Mujeres, Cultura Cívica y Democracia".Programa Universitario de Estudios de Género. Universidad Nacional Autónoma de México. 1996
  28. 28. 23 Por otra parte, las formas de participación de las mujeres de la región en los asuntos de la vida pública no han obedecido a un patrón homogéneo. La diversidad de tales formas de participación exige ser analizada, sobre todo para descubrir los resortes, a veces no tan obvios, de la exclusión y las formas para superarla. Conviene considerar asimismo, que las mujeres, en esta materia, han experimentado pocos y muy lentos progresos, como lo confirman los indicadores que se señalarán más adelante, en relación con su presencia numérica en los procesos y posiciones de la vida política. El carácter incompleto de ciertas informaciones que deberían dar cuenta de "cuántas son" y "dónde están" las mujeres en la toma de decisiones, es en sí mismo un indicador de lo relativamente novedoso que es el estudio del vínculo entre Mujeres y Poder. A estos análisis hay que agregar, para hacerlos completos, los de carácter cualitativo, que recién se inician con las investigaciones sobre los modos de inserción y ejercicio del poder en los particulares procesos y sistemas sociopolíticos de los diferentes países. A continuación se examinarán, muy sintéticamente, las dimensiones cuantitativas y, en algunos casos, cualitativas, de la intervención de las mujeres en las posiciones de toma de decisiones. Para este análisis se emplearán variables fundamentales como son: adquisición del derecho a votar y la presencia en las altas posiciones de los poderes públicos y de organizaciones sociales. 2.1 El voto femenino El ejercicio del derecho al voto es considerado por muchos/as analistas como el derecho político emblemático de la ciudadanía. Pese a que las constituciones nacionales consagran el voto y la elegibilidad como derechos ciudadanos prácticamente inseparables, durante mucho tiempo el interés estuvo centrado en el voto, casi exclusivamente. Aún hoy, numerosos especialistas estiman el logro de la ciudadanía, fundamentalmente, con base en ese sólo aspecto, lo cual representa una visión parcial del fenómeno. En la mayoría de las sociedades del continente el reconocimiento se produjo a mediados del presente siglo, entre los años de 1945 y 1955. Hay una clara distancia entre los logros de las mujeres estadounidenses, por ejemplo, y las del resto de países, por los prolongados y masivos antecedentes de las luchas sufragistas de las norteamericanas durante el siglo pasado, quienes por el régimen federal de su sistema político, lograron parcialmente el voto en 1869, cuando el Estado de Wyoming, consagró ese derecho para sus ciudadanas; y fue en 1920, con la enmienda constitucional No.19, cuando se obtuvo la sanción definitiva de ese derecho para todas. Algo semejante ocurrió en países federales latinoamericanos como Argentina, Brasil y México. En algunos, el derecho al voto en sentido universal se obtuvo con posterioridad a la concesión del voto en elecciones municipales. Hubo en el otorgamiento de este derecho, en algunos casos, exigencias para las votantes, como fue la condición de alfabetizada. En varios de ellos, las analfabetas
  29. 29. 24 alcanzaron ese derecho en los años 80,12 y hay registros importantes correspondientes a algunos países, sobre la menor atención que las mujeres concedieron durante las primeras épocas a este derecho, en comparación con los hombres.13 Sin embargo, esta es una tendencia superada en la mayoría de los casos y en algunos, revertida, a favor de una mayor concurrencia de mujeres a los actos electorales. Infortunadamente, la ausencia de sistemas que permitan desagregar los resultados electorales por sexo, impide tener cifras sobre estos hechos de tan significativa importancia para calibrar aspectos de la participación política de las mujeres. (Ver Anexo VI, cuadro que muestra las fechas de logro del derecho al voto). 2.2 Presencia de Mujeres en el Poder Ejecutivo La presencia de mujeres en proporciones significativas en el Poder Ejecutivo es un fenómeno relativamente reciente, aún cuando desde la década de los años 50 se hayan designado las primeras mujeres Ministras. En posiciones de mayor cargo, sólo aparece la Sra. Violeta Barrios de Chamorro, como Presidenta electa de Nicaragua en 1989, aún cuando, en circunstancias especiales, ocuparon la Presidencia de sus países Estela Martínez, viuda de Perón, en la República Argentina, (1974 - 1976), y Lidia Gueidler, quien fue Presidenta de Bolivia, transitoriamente, durante los meses de noviembre de 1979 a julio de 1980. En los últimos años, en varios países ya es común que en períodos electorales se anuncien candidaturas de mujeres a la presidencia y/o vicepresidencia. Es un fenómeno de la década de los 90. Actualmente, Costa Rica, Honduras y Ecuador tienen mujeres en cargos de vicepresidentas. En cuanto a la presencia en cargos ministeriales, la situación en este momento es muy variada, ya que hay gobiernos que no tienen ninguna mujer en el gabinete de Ministros y otros que han designado varias ministras. El ascenso de las mujeres a esos cargos ha sido lento. En los últimos diez años, ha habido una apertura con relación a estas designaciones, lo que significa que ha sido necesario que transcurran casi cuarenta años desde la primera designación, para que se admita parcialmente la competencia de las mujeres para esas posiciones. Pese a los avances cuantitativos logrados, la tendencia en el destino ministerial de las mujeres se ha orientado hacia despachos del área social y de justicia, principalmente. Es en los últimos cinco años cuando vemos los casos excepcionales de una mujer ocupando el Ministerio de Relaciones Exteriores (Colombia, los dos últimos períodos), o la Secretaría de Estado (Estados Unidos de Norteamérica, segundo período del Presidente Clinton), o el Ministerio de la Presidencia (Venezuela, 1990) o el de Administración Ambiental, (Argentina, Colombia), y otros casos semejantes.(Ver Anexo VI, Cuadro 1). 12 Instituto de la Mujer de España - FLACSO. Valdés y Gomáriz, Coordinadores. Op. Cit. pp 160 13 Documento CIM: CIM/CEMEP/doc.6/88 add.1: Seminario Interamericano para la preparación de estrategias para la participación de la mujer en la política. Washington, D.C. 1988
  30. 30. 25 Según datos aportados por la CEPAL en la Séptima Conferencia Regional sobre la Integración de la Mujer al Desarrollo Económico y Social de América Latina y El Caribe, (Santiago de Chile, noviembre de 1997), sólo tres países tiene proporciones de mujeres ministras, cercanas o superiores al 20%: Guatemala, Trinidad y Tobago (19%) y Bahamas (23%). Un examen de los datos publicados en el Informe sobre Desarrollo Humano 1996, revela que no hay correspondencia entre los valores del Indice de Desarrollo Humano y el número de mujeres que ocupan posiciones de poder dentro de los gobiernos.(Ver Anexo VI., Cuadro 2). Es obvio que aún en los países con alto desarrollo se mantienen prácticas de exclusión en detrimento del acceso de las mujeres a la toma de decisiones. De cualquier manera en todos los países, pese a que las proporciones no mantienen una clara situación de equitatividad, el adelanto ha sido significativo, sobre todo si se compara con los primeros diagnósticos de hace veinte años, cuando en la Conferencia de CEPAL del año 77 se afirmó que las mujeres apenas representaban un 3% de los altos cargos de las administraciones públicas. En lo que se refiere a la presencia de mujeres en los primeros cargos de los ejecutivos de provincias, departamentos o estados, en lo que a América Latina se refiere, con excepción de Costa Rica, (71%), República Dominicana, (28%) y Panamá, (22%), la presencia de mujeres es mínima o inexistente, como ocurre en Argentina, Ecuador, Paraguay y Uruguay. Esta tendencia se repite en los poderes locales, donde quienes ostentan la investidura de Alcaldesas, son en promedio menos del 10% de las autoridades locales. (Ver Anexo VI., Cuadros 3 y 4). 2.3 Participación en el Poder Legislativo La participación en el Poder Legislativo ha enfrentado grandes dificultades para las mujeres en casi todos los países de la región. Aún donde tienen presencia relativamente importante en el Ejecutivo y en el Poder Judicial, las cifras correspondientes a su intervención parlamentaria son muy limitadas, trátese de Congresos bicamerales o unicamerales. Para los partidos políticos y otras organizaciones que dominan la actividad política, las asambleas o congresos nacionales y provinciales son los escenarios, por excelencia, de sus protagonismos. La mayoría de los liderazgos políticos son al mismo tiempo parlamentarios. La llegada al Congreso es el hecho que confirma la valía de los y las líderes políticos y es por eso que, siendo espacios dominados por los partidos, las mujeres apenas tienen presencia en ellos, por ser éstos, agrupaciones fuertemente discriminatorias, como lo han consignado todos los diagnósticos y análisis sobre el tema. Estas resistencias están siendo combatidas por las presiones que surgen, cada vez con mayor fuerza, para aprobar modificaciones a los Códigos y leyes que regulan la materia electoral, que consagren representación proporcional o cuotas de mujeres. Las cuotas han demostrado ser un mecanismo efectivo para incrementar la presencia de las mujeres en posiciones de poder y su aplicación tiende a incrementarse para generar más oportunidades de ingreso, sobre todo en el Poder Legislativo. Actualmente hay disposiciones sobre cuotas en Argentina, Perú, Brasil y Venezuela. En algunos
  31. 31. 26 países la cuota existe de derecho, pero no se respeta. De cualquier manera, aún en los países que no las poseen, las cuotas son motivo de permanente consideración y discusión en el movimiento de mujeres. Pese a ello, una mayoría de países en la región no las contempla. Pareciera que el incremento de la presencia parlamentaria se ha convertido en un objetivo central en las luchas más recientes, como lo demuestra la discusión generalizada que sobre esta materia se está dando en la región. Se aspira lograr una masa crítica de mujeres legisladoras, cercana al 30 o 35%, en la idea de que tal proporción atraerá cambios cualitativos en las agendas parlamentarias y una nueva calidad y orientación de los debates. Actualmente, la presencia de mujeres en los Parlamentos o Congresos Nacionales, se mantiene en proporciones muy minoritarias, siendo el Senado, en regímenes bicamerales, el espacio donde las mujeres generalmente no están o son muy pocas. De acuerdo con los datos tomados de Informe de Desarrollo Humano de 1996, Los países que superan el 15% de escaños parlamentarios ocupados por mujeres son: Canadá, Barbados, Trinidad y Tobago y Guyana. Los que tienen proporciones que oscilan entre 10 y 15% son: los Estados Unidos, Argentina, Costa Rica, México, Belice, República Dominicana, Perú y El Salvador. El resto está por debajo del 10%. (Ver Anexo VI. Cuadro No.5) La existencia de regímenes de suplencia parlamentaria, cuando hay ausencia de los parlamentarios propietarios o principales, ha constituido una forma de aumentar la presencia de mujeres ocasionalmente, ya que en las listas de candidatos en las elecciones, generalmente se las coloca en posiciones secundarias. Otra tendencia que aparece en algunos casos muy recientes es la de la presencia de mujeres parlamentarias que representan sectores sociales tradicionalmente excluidos o de muy reciente organización, como los que representan las legisladoras electas con el apoyo de sus grupos étnicos originarios, o de grupos ecologistas o vecinales. Conviene señalar que, actualmente, la mayoría de las Asambleas o Congresos Nacionales y provinciales, han creado Comisiones Parlamentarias de los Derechos de las Mujeres, que se ocupan de desarrollar agendas parlamentarias relacionadas con proyectos que tienden a favorecer el adelanto de las mujeres y mejorar su situación social, política y económica. Las Comisiones Parlamentarias de los Derechos de las Mujeres, tienen agendas de actividades diversas; en todo caso, se orientan a tener contactos y participación directa con los sectores políticos y sociales a los cuales sirven a través de su acción legislativa. Por otra parte, cada día es mayor la conciencia de la sociedad civil acerca del importante papel que estas Comisiones pueden llegar a tener en la promoción de un cambio de óptica en los Parlamentos en favor de la adopción de leyes que favorezcan a las mujeres o de criterios de género en el proceso de formación de las leyes. Una prueba de ello está en la formación de Comisiones de los Derechos de las Mujeres y/o de la Familia en Parlamentos subregionales, como ocurre con la activa Comisión del Parlamento
  32. 32. 27 Centroamericano (PARLACEN). Iniciativas de este tipo también existen en el Parlamento Andino (PARLANDINO) y en el Parlamento Latinoamericano (PARLATINO). Por otra parte, hay una creciente conciencia de la necesidad de articular los esfuerzos de todos los sectores en instancias interesadas en solventar la situación de desigualdad que viven las mujeres, por lo cual cada día es mayor el número de ONG que se acercan a dar apoyo a estas Comisiones Parlamentarias. Están, por ejemplo, los casos de las excelentes labores que cumplen organizaciones de mujeres como CFEMEA, de Brasil y el Centro de Derechos Constitucionales de Nicaragua, quienes actúan permanentemente, incluso dentro del recinto de la Asamblea o Congreso Nacional, apoyando el proceso legislativo. El carácter estratégico de estas Comisiones está siendo considerado con gran interés y hay presiones diversas para que se creen en los Parlamentos donde no existan e influyan en la adopción de visiones género sensitivas en la formulación de las leyes. (Ver Anexo VI., Cuadro 6) Por lo que se refiere a la presencia de las mujeres en los órganos legislativos de los poderes locales, en los últimos años numerosos partidos y grupos electorales han venido induciendo con gran fuerza la orientación de las aspiraciones de las mujeres hacia estos espacios, incluso para compensar y/o justificar, sobre todo en los partidos políticos, su mínima presencia en las listas de aspirantes a los cargos legislativos nacionales y provinciales. Esta prédica parece haber calado con cierta profundidad en las propias mujeres, que cada día más frecuentemente se postulan para esos cargos. Pese a ello, el margen de electas sigue siendo bastante inferior a la proporción de hombres. La idea de la creciente articulación de las mujeres a los poderes locales, todavía no alcanza una concreción satisfactoria, como lo demuestran las cifras. Las leyes de descentralización que consagran la autonomía municipal política y financiera, han generado nuevas opciones de visibilidad política, lo que ha contribuido a convertir a los municipios en espacios apetecibles para los hombres. Esto ha hecho que las mujeres tengan que enfrentar nuevos y mayores obstáculos para hacer efectiva su presencia en las legislaturas locales. (Ver Anexo VI., Cuadro 7). Como en casos anteriores, el promedio de participación está cerca del famoso "techo de cristal" de 10%, que acompaña la vida política de las mujeres en la región. Los países que superan ese promedio son escasos y los que se alejan de él, son más de lo que desearían y merecen las mujeres.
  33. 33. 28 2.4 Participación en el Poder Judicial El incremento sostenido del número de mujeres que actúan en el Poder Judicial, tiene ya medio siglo. Pero este aumento ha corrido parejo con la acumulación de las proporciones de mujeres en las posiciones de más baja jerarquía en la Judicatura, como son las instancias inferiores o de circunscripción local. (Ver Anexo VI., Cuadro No. 8). De hecho, la presencia de mujeres en la Corte Suprema de Justicia es un fenómeno relativamente reciente; ha sido alcanzada por mujeres en muy pocos países: Costa Rica, Estados Unidos, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, México, Paraguay, Perú y Venezuela, que es el único país donde una mujer ha alcanzado la Presidencia del Máximo Tribunal. Se piensa que el cambio en los regímenes de ingreso al Poder Judicial: de designaciones del ejecutivo o designación parlamentaria, hacia el sistema de concursos de méritos, redundará en un aumento del número de mujeres en esos espacios superiores. Actualmente, la presencia de mujeres en la Administración de Justicia presenta tres situaciones frecuentes: a)Muy baja o ninguna presencia en los Tribunales o Cortes Supremas. b)Participación baja a mediana en la Cortes o Tribunales de Apelaciones, la cual se sitúa, aproximadamente en un 20%. c)Participación paritaria, e incluso superior en algunos casos, en los Tribunales de Primera Instancia, con un promedio cercano al 45%. 14 Otra característica que conviene señalar, es la segmentación por sexo de las especialidades laborales de la Judicatura, con una elevada proporción de mujeres en Juzgados de la materia de Familia y Menores, mientras que los jueces dominan los Tribunales Mercantiles, del Trabajo y Penal. 2.5 Participación en los partidos políticos La presencia de mujeres en los partidos políticos ha sido un hecho permanente, desde los orígenes mismos de estas organizaciones. Desde entonces, con excepciones muy contadas, han estado excluidas de los cargos de dirección o su presencia ha sido insignificante, en muchos sentidos. Este es un hecho que impregna las culturas políticas que circulan en los poderes públicos y a las cuales los partidos políticos han hecho contribuciones sustantivas, dadas las características de muchos de los sistemas políticos de la región, caracterizados por ser democracias pluripartidistas. Los partidos políticos, por otra parte, moldean dentro de los valores de las culturas políticas que les caracterizan, los liderazgos androcéntricos tanto de los hombres, como de las propias mujeres que llegan a esas posiciones. Pese a la existencia de ramas o departamentos femeninos y a la entrada de 14 Mujeres Latinoamericanas en Cifras. pp 168.
  34. 34. 29 mujeres con elevados niveles de competencia y profesionalización en las filas de los partidos, sobre todo en los últimos tiempos, la situación de exclusión de los liderazgos políticos es muy severa. Aún cuando desde los años 80 algunos partidos políticos han venido aprobando sistemas de cuotas de representación de mujeres en sus organismos de dirección, pasó algún tiempo antes de que cumplieran realmente con tales disposiciones o incrementaran sus márgenes para dar más amplias oportunidades para alcanzar representación. Las cuotas, por otra parte, en opinión de algunas analistas, no han garantizado en sí mismas que las mujeres que llegan a través de esos mecanismos garanticen un cambio significativo en los procedimientos partidarios, frente al resto de las mujeres. Uno de los temas que convoca mucho interés entre quienes estudian estas situaciones es el del papel de las ramas femeninas de los partidos y el tipo de respuestas que puedan dar a las demandas e intereses de ascenso político dentro del propio partido. En el estudio realizado por FLACSO sobre las mujeres latinoamericanas, ya citado, se señala que en 15 países la amplitud de variación de las proporciones de mujeres en las Directivas de los partidos en diversos años comprendidos entre 1990 y 1994, va desde partidos que no tienen ninguna mujer en su Directiva hasta algunos que excepcionalmente tienen hasta un 40%. La mayoría de los partidos, según el estudio citado, no supera el 15% de mujeres en su directiva. El papel de los partidos en la conformación de los cuadros de toma de decisiones en los Poderes Ejecutivo y Legislativo es sustantivo. Por ello su responsabilidad en las bajas proporciones de mujeres en esas posiciones, es definitiva. Los límites que imponen a la participación de las mujeres en sus propias jerarquías, se reflejan en la demanda menor de mujeres para la acción de gobierno. En los últimos años se ha incrementado la postulación de mujeres para el Poder Ejecutivo desde las filas partidarias, especialmente para posiciones vinculadas con áreas técnico profesionales. Sin embargo las posiciones vinculadas a aspectos estrictamente políticos o que inciden muy directamente en ellos, siguen estando reservadas a los hombres. El examen de la estructura interna de los partidos, refleja que las posiciones de dirección en los niveles de base, admite en muchos casos la presencia de mujeres. Pero el ascenso a mandos medios y superiores de la jerarquía, se produce lentamente o con grandes dificultades. Algunos investigadores han observado que en los partidos nuevos o en proceso de renovación, el número de mujeres en los puestos de dirección es mayor que en los partidos de más tradición. También se observa que, últimamente, el tema de las mujeres ha alcanzado visibilidad en los partidos, como lo demuestra el que se esté incorporando a las plataformas doctrinarias y a las ofertas que se presentan al electorado. Hacer un diagnóstico y seguimiento sistemático de las modalidades de acción de los partidos resulta difícil, por la inexistencia, en muchos de ellos, de registros y estadísticas desagregadas por sexo que permitan, al menos, tener datos sobre el volumen de la militancia. Sin embargo, casi todos quienes
  35. 35. 30 se ocupan del estudio de la presencia de las mujeres en ellos, coinciden en afirmar que los partidos representan auténticas barreras, plagadas de obstáculos de diversa naturaleza, al ascenso de las mujeres al poder y a la toma de decisiones. 2.6 La participación de las mujeres en otras organizaciones sociales Las mujeres en las organizaciones sindicales y gremiales. Pese a que en muchos países las mujeres fueron protagonistas masivas de la organización y consolidación del movimiento sindical y gremial y que constituyen una parte apreciable de la población trabajadora sindicalizada o agremiada, su exclusión de la dirección reviste caracteres de mayor gravedad que lo que se puede observar en otros espacios, incluyendo en ellos a los partidos políticos. Incluso en sindicatos, federaciones o confederaciones sindicales donde las mujeres son el grueso de la masa trabajadora, la dirección ha estado siempre o casi siempre en manos masculinas. En los gremios profesionales, sin embargo, la situación presenta mayores índices de presencia de mujeres, especialmente en aquéllos donde las mujeres son mayoría de la militancia y copan la especialidad profesional. Existe, de unos 20 años a esta parte, una emergente presencia de mujeres en la dirección sindical, que además de ser muy minoritaria, generalmente ocupa posiciones de poca o ninguna relevancia o que corresponde a tareas que los hombres desdeñan por su carácter instrumental, de servicio o por ser un "trabajo de mujeres".(Secretaria de Actas, Secretaria de Relaciones Públicas, etc.). Ultimamente, han estado apareciendo departamentos de "la mujer y la familia", como respuesta a la creciente demanda de las mujeres por mejorar la atención de estas organizaciones a sus intereses y necesidades. Por otra parte, el tema ha cobrado aliento internacional y gracias a las iniciativas de las propias mujeres sindicalistas, las organizaciones sindicales más importantes de la región, han decidido hacer del tema del avance de las mujeres en la vida sindical y de su ascenso a la toma de decisiones, una prioridad de los próximos años. Sin embargo, la realidad de la participación en estas organizaciones está signada por una muy fuerte exclusión y una marcada segmentación en los niveles del liderazgo, tal como ocurre en los partidos políticos: el volumen de la presencia en la toma de decisiones es inversamente proporcional a la jerarquía. Tal como señalan Valdés y Palacios, en las directivas nacionales de centrales sindicales "hay situaciones extremas, como la total ausencia de mujeres en la CGT argentina". En Nicaragua, a diferencia, "las mujeres superaban el 23% de los cargos en 1993 y 1990 respectivamente, aunque en
  36. 36. 31 la mayoría de los países las mujeres ocupaban menos del 9%". Brasil está entre los países con menores porcentajes de mujeres en las directivas de sindicatos urbanos con el 10,1% en 1988. Pese a las dificultades reales para obtener información sobre la afiliación, por la ausencia de registros idóneos, que impide tener una imagen global, algunos datos que vale la pena reseñar son, por ejemplo: la existencia de proporciones importantes en los sindicatos que actúan a nivel estatal y privado en Colombia (34,2%), con superioridad del sector estatal (39,7%), al igual que en otros países. En Guatemala las mujeres eran en 1990 sólo el 12% de los afiliados. "La mayor presencia femenina, en afiliación y dirigencia, se da en el sector servicios, seguido por la industria y el sector agrícola", lo cual es un patrón que se repite regionalmente. Muchos de los obstáculos que se han detectado desde hace varios años, para una presencia más decisiva de las mujeres en la vida y dirección sindical, coinciden con los que se citan para las mujeres que hacen carrera en los partidos políticos. Sin embargo a ellos hay que agregar el muy acentuado perfil masculino que impregna la cultura política de estas organizaciones, la nula presencia que en las reivindicaciones tienen intereses no tradicionales de las mujeres, la prevalencia de los valores vinculados a los roles reproductivos de las mujeres en su definición como partes de la organización y de la vida social en general. Las mujeres en la gerencia privada y en la dirección de otras organizaciones Hemos traído este subtítulo al informe para consignar la casi total ausencia de información sobre esta temática, en términos que permitan tener un perfil objetivo de la situación. Se citan en algunos estudios cifras aproximadas en relación con algunos países, pero no se puede a partir de ellas elaborar un cuadro válido regionalmente. En este campo y por lo que a la gerencia privada se refiere, parece estar marcándose una tendencia a encontrar más mujeres en posiciones de toma de decisiones en las áreas de servicios financieros, manejo de personal, psicología industrial, relaciones humanas, servicios administrativos e investigación, que en otras áreas más comprometidas con la producción. En cuanto a la presencia de mujeres en posiciones elevadas de la actividad académica, el desempeño en ciencia y tecnología, y espacios afines, tampoco se dispuso de información suficiente. Esto parece indicar que es necesario ampliar los esfuerzos para producir la información en estos aspectos, a objeto de visibilizar la situación y posición de las mujeres. 2.7El Indice de Potenciación de Género (IPG), como un nuevo perfil cuantitativo de la presencia de las mujeres en la toma de decisiones Uno de los avances más importantes que se ha logrado en las estadísticas internacionales sobre el acceso de las mujeres al poder, está representado por el esfuerzo realizado por el PNUD, a partir del

×