• Me gusta
Medicina veterinaria enfermedades infecciosas
Próxima SlideShare
Cargando en...5
×

Medicina veterinaria enfermedades infecciosas

  • 535 reproducciones
Subido el

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    ¿Está seguro?
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Sea el primero en comentar
Sin descargas

reproducciones

reproducciones totales
535
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
0

Acciones

Compartido
Descargas
26
Comentarios
0
Me gusta
1

Insertados 0

No embeds

Denunciar contenido

Marcada como inapropiada Marcar como inapropiada
Marcar como inapropiada

Seleccione la razón para marcar esta presentación como inapropiada.

Cancelar
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Medicina Veterinaria/Enfermedades infecciosas 1 Medicina Veterinaria/Enfermedades infecciosas =Brucelosis Es una zoonosis producida en el hombre(humano) por bacterias del género Brucella cuyas especies conocidas son B. melitensis, B. suis, B. abortus, B. canis, B. neotomae, B. ovis y recientemente se ha descubierto dos especies en mamíferos marinos: Brucella pinnipedialis y Brucella ceti. En 2008 se reportó la novena especie del género, denominándose Brucella microti La especie más dañina es B. melitensis, siendo la más infecciosa, la que causa la mayor sintomatología y la más difícil de tratar. Epidemiología [editar] Algunos de los reservorios naturales son los bovinos, caprinos, ovinos, cerdos y mamíferos marinos, pero se han encontrado brucellas en una inmensa cantidad de mamíferos tan dispares como pequeños roedores, cánidos, camélidos y cetáceos. Cabe destacar que la bacteria en los animales también causa la enfermedad, aunque puede que con distinta sintomatología, dependiendo del huésped y la especie de Brucella en cuestión. La vías de contagio suelen ser: mucosas, heridas en la piel y la vía digestiva. La bacteria puede incluso entrar por las vías respiratorias mediante aerosoles. Muchas infecciones provienen de la manipulación de animales contaminados, por ingesta de leche o de sus productos no pasteurizados y de carnes poco cocidas. En países desarrollados es una enfermedad típicamente ocupacional donde las personas más expuestas son veterinarios, peones de campo y trabajadores de la industria de la carne. Patogenia [editar]Varias circunstancias hacen a Brucella especial desde el punto de vista patogénico. En primer lugar, la virulencia de Brucella no va ligada a los factores de virulencia clásicos de otros gérmenes: exotoxinas o endotoxinas; en segundo lugar, Brucella consigue invadir y persistir en el interior de las células mediante la inhibición de los mecanismos celulares de muerte celular programada (apoptosis). La infección tiene lugar por contacto, consumo o inhalación de material infectado. La contaminación de las mucosas se sigue de su fagocitosis, dos componentes de su superficie relacionados con los receptores histidina kinasa (BvrS/BvrR) se relacionan con el proceso de internalización de Brucella. Manifestaciones clínicas [editar]En el hombre, su sintomatología inicial es fiebre, cefalea, dolor vertebral con afectación de las articulaciones sacroilíacas y adenopatías (inflamación de los ganglios) en el 50% de los afectados. En casos más graves puede producir endocarditis y neumonía. La fiebre suele subir durante la noche y disminuir durante el día, con períodos de oscilación (de ahí que se dé el nombre de fiebre ondulante a la enfermedad). Diagnóstico [editar]Se diagnostica generalmente mediante la detección de anticuerpos específicos contra Brucella en sangre por seroaglutinación. También por aislamento del patógeno mediante hemocultivo. Con el advenimiento de las tecnologías del ADN en las últimas décadas se está utilizando para diagnóstico la PCR (Polymerase Chain Reaction) la cual es altamente especifica e incluso sirve para distinguir entre las diferentes especies de Brucella, pero su costo
  • 2. Medicina Veterinaria/Enfermedades infecciosas 2 hace que la seroaglutinación siga siendo la técnica más utilizada. Tratamiento [editar]Su tratamiento consiste en general en administrar una combinación de antibióticos durante períodos de varias semanas, en promedio de 6 a 8, con tetraciclinas especialmente doxicliclina, y como alternativa trimetoprim sulfametoxazol (cotrimoxazol) se ha encontrado cierta sensibilidad sobre la brucella. aporte:dr.JONAS.Mora UNICA Erlichiosis canina Es una enfermedad bacteriana producida por Erlichia canis. Sinonimia: • Tifus canino • Fiebre hemorrágica canina • Síndrome linfohemorrágico idiopático • Pancitopenia tropical canina • Enfermedad del perro rastreador Hasta el momento se sabe que la trasmite la garrapata marrón (vector) del perro, Rhipicephalus sanguineus. Se reconocen 3 fases de la enfermedad: aguda, subaguda y crónica, la cual se puede presentar en formas moderada y severa. Signos clínicos: en general son bastantes inespecíficos, e incluye fiebre muy alta, linfoadenomegalia, anemia, signos neurológicos, ceguera, etc. En la forma crónica severa (es la más común) se desarrolla un cuadro clínico característico de hemorragias (coagulopatías), anemia, fiebre y linfoadenomegalia. En las pruebas laboratoriales, se suele relaciionar a un coeficiente albúmina/globulina plasmáticas con un valor inferior a 0.8. El diagnóstico de Erlichiosis canina con frecuencia puede resultar difícil debido a que muchos signos clínicos asociados con la enfermedad son altamente inespecíficos. Los signos que nos orientan hacia el diagnóstico de Ehrlichiosis canina tales como tenencia de garrapatas, pueden no estar presente en el momento de la consulta, en un alto porcentaje de pacientes. El diagnóstico habitualmente se llega a través de un análisis de sangre del paciente (frotis sanguíneo). El tratamiento en una antibioticoterapia prolongada, que no siempre responden a la misma. Como profilaxis de la enfermedad se recomienda el control estricto de garrapatas, tanto sobre el perro como en el ambiente donde este habita. Virales Parvovirosis SIGNOS * Forma miocárdica * Sobreaguda: muerte súbita * Aguda: - Depresión
  • 3. Medicina Veterinaria/Enfermedades infecciosas 3 - Hipotermia - Hipotonía muscular - Taquisfixia - Mucosas pálidas o cianóticas - Muerte en 24-72 hs. * Subaguda: - signos de insuficiencia cardíaca: . Intolerancia al ejercicio . Medicina Veterinaria/Apéndices/Signos clínicos/Edema pulmonar . Medicina Veterinaria/Apéndices/Signos clínicos/Disnea . taquicardia . Medicina Veterinaria/Apéndices/Signos clínicos/Ascites . Alteraciones electrocardiográficas . Muerte en poco tiempo. * Crónica: alteraciones electrocardiográficas. * Forma digestiva (más frecuente) * Gastroenteritis aguda: - Medicina Veterinaria/Apéndices/Signos clínicos/Anorexia - Depresión severa - Medicina Veterinaria/Apéndices/Signos clínicos/Vómitos frecuentes de aspecto espumoso. - Medicina Veterinaria/Apéndices/Signos clínicos/Diarrea gris intensa y fétida, con estrías de sangre, pudiendo llegar a ser francamente hemorrágica - Dolor abdominal - Hipertermia a comienzo, luego temperatura normal o inferior - Deshidratación - Muerte. - Curso de 3 a 5 días: buen pronóstico. DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL * Forma miocárdica: - Electrocución - Anomalías congénitas * Forma digestiva: - Virales: . Distemper Canino (Moquillo) . Hepatitis Infecciosa . Coronavirosis . Rotavirosis . Herpesvirosis - Parasitosis: . Ancylostoma . Coccidiosis . Giardiasis - Bacterianas: . Colibacilosis . Salmonelosis
  • 4. Medicina Veterinaria/Enfermedades infecciosas 4 . Clostridiosis . Leptospirosis - Intoxicaciones externas: . Metales pesados . Oorganofosforados . Ddicumarínicos - Intoxicaciones internas: . Síndrome urémico - Pancreatitis aguda. - Enfermedad de Addison. - Obstrucciones: cuerpos extraños, vólvulos TRATAMIENTO -> SINTOMÁTICO: * Fluidoterapia * Antibióticos * Vitaminas * Ayuno * Antieméticos * Glucocorticoides? * Antidiarreicos? * Otros Distemper Canino (Moquillo) MOQUILLO CANINO El moquillo o Distemper canino es una enfermedad producida por un virus: el Distemper, que tiene una estructura muy similar al virus del sarampión humano. Se conoce como una enfermedad de alta morbilidad y mortalidad no sólo para la especie canina sino para varias especies de carnívoros domésticos desde hace aproximadamente doscientos años. La puerta de entrada del virus del moquillo canino, es la inhalación del virus (aire), de allí pasa a las amígdalas palatinas y a los ganglios bronquiales, siguiendo su recorrido hasta el torrente sanguíneo, este recorrido lo hace en aproximadamente 48 horas, distribuyéndose luego a todo el organismo. Se contagian a menudo con las secreciones corporales de otros animales afectados por la enfermedad, y las personas también pueden llevar al hogar el virus en ropas, zapatos o neumáticos del coche por lo que los animales domésticos de interior no están libres de la amenaza de la enfermedad; otra realidad a tener en cuenta que es un virus aerotransportado y puede infectar animales domésticos a través de ventanas y de puertas abiertas. Signos (ver Moquillo: signos) A esta tan temida enfermedad algunos autores se animaron a llamarla la enfermedad de los mil signos (pues éstos son muchos y variables): decaimiento, aumento de la temperatura corporal, presencia de una secreción mucosa de color verde amarillento en los ojos (conjuntivitis purulenta) y en la nariz, tos intermitente, vómitos, diarrea, conjuntivas oculares irritadas, los pulpejos (almohadillas plantares) se encuentran endurecidos y resquebrajados. A partir la 4° semana desde el comienzo de la enfermedad, si el animal sobrevive, en la mayoría de los casos comienzan a aparecer los signos nerviosos. Para su mejor comprensión la podemos clasificar por los signos y los órganos y/o sistemas afectados pero que quede claro que no son varias enfermedades sino una sola con varias presentaciones, por separado o más de una a la vez: • Respiratoria: tos, estornudos, secresión nasal, fiebre, queratitis nasal. • Ocular: conjuntivitis purulenta. • Intestinal: diarrea amarillenta, vómitos aislados, fiebre, decaimiento.
  • 5. Medicina Veterinaria/Enfermedades infecciosas 5 • Cutánea: pústulas, piodermias, etc. • Nerviosa: tics, trismo masticatorio, convulsiones. • Fulminante: muerte sin signos previos. Diagnóstico Se llega al diagnóstico no solo con la clínica, sino también con la observación de la evolución y la escasa respuesta a los tratamientos; también como métodos complementarios el veterinario podrá solicitar un hemograma, citología de secreciones oculares y/o las determinaciones virales para confirmar el diagnóstico presuntivo. Vale destacar que un animal que presenta secreciones nasales, conjuntivitis y tos productiva o simplemente un cuadro digestivo, no necesariamente va a ser moquillo, puede ser una bronquitis producida por bacterias que responderán en forma sensible a los antibióticos correspondientes, la diferencia está en que el moquillo es ocasionado por un virus que no será destruido por los antibióticos, sino que es una enfermedad que se previene con vacunas. Tratamiento Actualmente, no hay drogas disponibles que curan la enfermedad pues es una infección viral. En general el tratamiento es sintomático: • Fluidoterapia de sostén • Antibióticos de amplio espectro (evitan complicaciones bacterianas) • Limpieza de secreciones nasales y oculares (gotas oftalmológicas) • Nebulizaciones • Sedantes y anticonvulsivantes (de presentar signos neurológicos) • Complejos vitamínicos y elevadores inespecíficos de las defensas (fortalecer el sistema inmune) Como con la mayoría de la enfermedades virales el tratamiento es de apoyo para consolidar y fortalecer el sistema inmunológico y para prevenir la infección secundaria. Pronóstico El pronóstico de la enfermedad es de reservado a grave. Como se mencionó previamente, en la mayoría de los casos es mortal. Los animales que se recuperan generalmente pueden quedar con secuelas nerviosa y su recuperación es un proceso muy largo y costoso. La eutanasia es un recurso que se debe considerar una vez agotadas todas las alternativas medicamentosas posibles y cuando el animal se encuentre en un estado de sufrimiento continuo. Prevención Es el punto fundamental para controlar esta enfermedad, mediante la adecuada vacunación. La primera vacuna preventiva control el moquillo canino se DEBE realizar a los 45 días de vida del cachorro y es conveniente a esa edad emplear la vacuna del moquillo canino con el virus del sarampión, para neutralizar los efectos de los anticuerpos maternales. La revacunación en los cachorros son mensuales y en los adultos anuales (consular con su Veterinario).
  • 6. Medicina Veterinaria/Enfermedades infecciosas 6 Virus de la Leucemia Felina (VILEF) LA LEUCEMIA FELINA Articulo publicado por la escuela de veterinarios de la universidad de Michigan. (20/03/2007) Etiología: La enfermedad causada por el virus de la leucemia felina (FeLV) perteneciente a la familia de los Retrovirus y a la subfamilia de los Oncovirus. Hay tres tipos de oncovirus felinos: los oncovirus endógenos que no provocan enfermedad, los exógenos y capaces de replicarse (FeLV) y los exógenos que, para replicarse requieren la presencia de FeLV como el virus del sarcoma felino (FeSV). Hay tres variedades de FeLV (A, B y C) en función de las características de la proteína gp 70 del envoltorio del virus. La mayoría de gatos infectados lo están por la variedad A o bien por coexistencia de las variedades A y B. Es una infección distribuida mundialmente que afecta principalmente a gatos que viven en grupos, ligera predisposición en machos en edad entre 1 a 6 años. El contagio se realiza mediante contacto directo entre gatos a través del lamido, peleas, compartir platos, a través de saliva, sangre, orina, lagrimas y leche. También se contagia de forma intrauterina. La exposición al FeLV puede acabar en tres situaciones diferentes según la respuesta inmunitaria del gato: Leucemia felina 1. Resistencia a la infección. 2. Infección progresiva (viremia persistente, desarrollo de enfermedades asociadas a FeLV). 3. Infección regresiva (viremia transitoria o latencia). La susceptibilidad a desarrollar una viremia persistente por FeLV depende de la edad en la cual se produce la exposición. Solamente 1/3 de los gatos adultos expuestos se mantendrán virémicos, 1/3 a 1/2 de los gatos mayores de 2 meses y prácticamente todos los gatitos menores de 2 meses. La patogenia puede dividirse en cinco estadíos: 1. Replicación en los ganglios regionales de la zona de entrada. 2. Viremia primaria (diseminación en el interior de pocos linfocitos B y macrófagos). 3. Replicación en tejidos del sistema reticuloendotelial y médula ósea. 4. Viremia secundaria (diseminación en neutrófilos y plaquetas desde la médula ósea). 5. Infección de múltiples tejidos y líquidos corporales (viremia persistente). Si el gato produce una respuesta inmunitaria eficaz frena la progresión en el estadío 2 o 3 quedando en latencia. La presentación de signos clínicos asociados a la infección por el FeLV se da algunos meses a años después de la infección. El pronóstico es fatal. La gran mayoría de gatos mueren a los pocos meses de manifestarse los signos clínicos. ver VILEF-signos
  • 7. Medicina Veterinaria/Enfermedades infecciosas 7 Virus de la Inmunodeficiencia Felina (VIF) signos de VIF Dependen de la etapa de la enfermedad: * Etapa aguda (1 hasta 4 meses postinfección): * Fiebre * Neutropenia severa * Linfoadenopatía generalizada * Depresión * Diarrea * Baja mortalidad * Etapa asintomática (meses a años) * Linfoadenopatía generalizada (2 a 4 meses): * Pelaje hirsuto, seco, desmejorado. * Baja de paso * Anemia * Leucopenia * Linfoadenopatía generalizada * Sin infecciones secundarias * Un 30% de los gatos concurren a consulta en esta etapa. * Sintomática o Complejo asociado a SIDA: * Comienzan a aparecer infecciones bacterianas secundarias: - Cavidad bucal = 50% - Aparato respiratorio = 25% - Aparato urinario, gastrointestinal, piel y oído = 10% * Pérdida de peso manifiesto = < 20% * Alteraciones hematológicas: - Anemia - linfopenia - trombocitopenia * Aproximadamente el 90% muere en esta etapa * SIDA: * Infecciones oportunistas: - Virus: . Herpesvirosis felina . Calicivirosis felina . Coronavirus . Papilomavirus - Bacterias: . Cocos Gram (+) . Mycobacterium - Hongos: . Candidiasis . Criptococosis
  • 8. Medicina Veterinaria/Enfermedades infecciosas 8 . Mycrosporum (Tiña) . Isosporidiosis . Criptosporidiosis - Ectoparásitos: . Demodexia * Anemia * Leucopenia * Adelgazamiento importante = > 20% * Afecciones oculares: - Uveitis anterior * Afecciones directas del SNC: - Cambios de conducta - Demencia - Convulsiones - Espasmos faciales * Se le asocian: - Neoplasias: . Linfosarcomas de Células B . trastornos Mieloproliferativos . Fibrosarcomas . CCE - Enfermedades autoinmunes: . anemia hemolítica autoinmune . trombocitopenia . artritis ver Hematología: alteraciones en felinos Complejo Respiratorio Felino * AGENTES ETIOLÓGICOS: (ver) - Herpesvirosis felina (FHV 1) - Calicivirosis felina (FCV) - Clamidiosis felina Peritonitis Infecciosa Felina (PIF) La peritonitis infecciosa felina (FIP o PIF) es una enfermedad inmunomediada producida por un coronavirus felino. Descubierta hace más de 30 años todavía supone, hoy en día, una fuente de problemas en cuanto a su origen, incidencia, epidemiología, diagnóstico, prevención y tratamiento. Sin embargo, en los últimos años se ha realizado un avance importante en la comprensión de una enfermedad que, sin tener una alta incidencia, es una de las grandes olvidadas en nuestra práctica clínica diaria.
  • 9. Medicina Veterinaria/Enfermedades infecciosas 9 ETIOLOGÍA El agente causal de la FIP es un coronavirus. Cuando se realizó este descubrimiento parecía que la enfermedad iba a ser finalmente clarificada, pero en 1981 se descubrió otro coronavirus felino antigénicamente indistinguible del primero, y que no producía FIP. A raíz de este descubrimiento, surgieron las más variadas hipótesis sobre la etiología del proceso. Actualmente se conocen los siguientes datos: Relación entre el virus de la peritonitis infecciosa felina (FIPV) y el coronavirus entérico felino (FECV). Existen dos coronavirus felinos conocidos: FIPV y FECV. Ambos son virtualmente el mismo virus desde el punto de vista genético y antigénico. Sin embargo uno de ellos (FIPV) desarrolla una enfermedad mortal y el otro (FECV) sólo una leve enteritis. Actualmente está aceptado que el FIPV es un virus mutante del FECV aunque todavía no se ha descubierto la mutación responsable del aumento de patogenicidad del virus. Este hecho concuerda con los resultados de estudios recientes en los que se ha comprobado que la incidencia de peritonitis infecciosa felina es la misma en comunidades felinas seropositivas tengan o no una historia previa de FIP. Para complicar este cuadro hay otros dos datos importantes: • Existen diferentes líneas de FIPV, desde las que son prácticamente avirulentas o producen FIP en una minoría de gatos hasta las que originan una mortalidad del 100 % en los gatos infectados. • Todos los coronavirus felinos, ya sean FECV o FIPV pertenecen a dos serotipos distintos clasificados en función de la facilidad (serotipo I) o dificultad (serotipo II) de crecimiento en cultivos celulares. Casi todas las líneas productoras de FIP pertenecen al serotipo I. Relación con coronavirus de otras especies El coronavirus canino, virus de la gastroenteritis tansmisible porcina y coronavirus humano del tractor respiratorio pertenecen a un grupo de virus estrechamente relacionados con los coronavirus felinos aunque parecen estar lo suficientemente distantes para no producir infecciones en los gatos. Sin embargo, se ha comprobado que algunas líneas de coronavirus canino pueden infectar a los gatos directamente. Persistencia ambiental del FIPV El virus de la peritonitis infecciosa felina es bastante inestable fuera del hospedador, siendo inactivado en 24 horas a temperatura ambiente. Sin embargo, en determinadas condiciones de sequedad sobre una superficie puede mantenerse infeccioso durante 7 semanas. Afortunadamente el FIPV es destruído por la mayoría de los antisépticos usados habitualmente (clorhexidina, cloruro de benzalconio, betadine, lejía). INCIDENCIA La incidencia de la enfermedad es uno de los puntos en los que se observa mayor discrepancia en los diferentes estudios realizados dado que influyen factores como la edad o el modo de vida del gato (solitario, con otros gatos). En general las cifras se aproximan a una incidencia de 1:5000 gatos en el caso de que vivan solos y de un 5 % en animales que viven en comunidades de varios gatos. Además, se ha comprobado que el riesgo de que un gato desarrolle FIP disminuye a medida que pase el tiempo desde el primer contacto con el coronavirus, siendo infrecuentes las muertes producidas después de 36 meses de la infección por un coronavirus felino. Cuando se producen muertes más tardías suele deberse a reinfecciones con otros virus. En cuanto a la edad la incidencia es mayor entre los 6 meses y 2 años, siendo la aparición esporádica entre los 5 y los 13 años y produciéndose un nuevo incremento a partir de los 14 años de edad.
  • 10. Medicina Veterinaria/Enfermedades infecciosas 10 Finalmente no parece existir una predisposición ligada al sexo ni a la raza aunque es más frecuente encontrar la enfermedad en gatos de raza debido a su mayor presencia en criaderos. TRANSMISIÓN Se ha comprobado que la excreción de coronavirus por un gato infectado se produce a través de las heces, secreciones oronasales y posiblemente a través de la orina. El modo más común de infección es a través de la ruta orofecal. Los virus pueden encontrarse en las heces desde el día 2 hasta el día 15 post infección, antes por lo general, de que el gato se encuentre clínicamente enfermo, lo que supone un problema a la hora de prevenir la transmisión. Una vez que el gato presenta signos de FIP (más de 15 días de la infección) no excreta más virus. PATOGENIA La peritonitis infecciosa felina es una enfermedad dependerá fundamentalmente de dos factores: la respuesta inmunitaria del gato y el virus que origina la infección. Respuesta inmunitaria Se ha comprobado que la inmunidad celular es la responsable de la protección frente al FIPV, mientras que la inmunidad humoral no es protectiva. El gato, dependiendo de su capacidad inmunitaria, puede responder al FIPV de tres formas: • Si el gato presenta una fuerte inmunidad celular con bajo niveles de anticuerpos, aumentan sus posibilidades de superar la infección, pudiendo curarse completamente o desarrollar un proceso subclínico que lo convierta en portador asintomático. En este último caso la enfermedad podría reaparecer como consecuencia de una inmunosupresión (infección por el virus de la leucemia felina, estrés, fármacos que deprimen la inmunidad, edad). • Si el gato presenta una fuerte inmunidad humoral, con una inmunidad celular parcial, se desarrollará la forma no efusiva de FIP. • Si el gato presenta una fuerte inmunidad humoral, con una inmunidad celular débil o ausente, se desarrollará la forma efusiva de FIP. El virus La peritonitis infecciosa se produce cuando un gato se expone a un virus mutante del FECV que ha adquirido la capacidad de infectar y replicarse en los macrófagos. Desde ese momento, el virus se convierte en un patógeno intracelular sistémico que es distribuido a través de la sangre al peritoneo, pleura, vísceras abdominales y torácicas, meninges y tracto uveal. Las lesiones inflamatorias de la FIP se desarrollan cuando los anticuerpos no neutralizantes se unen al virus o partículas víricas originando inmunocomplejos que se depositan alrededor de pequeñas vénulas en los tejidos, produciendo las típicas lesiones de vasculitis. Por último, numerosos estudios has demostrado que en gatos con una exposición previa a un coronavirus felino, la infección experimental con un FIPV provocaba un desarrollo muy virulento de la enfermedad. Sin embargo un estudio reciente, realizado en condiciones naturales, no encontró ninguna evidencia de este cuadro "reforzado" cuando los gatos eran reexpuestos al virus. Es posible, por tanto, que las condiciones experimentales expongan al gato a unas dosis víricas o a vías de transmisión que no se dan en las infecciones naturales.
  • 11. Medicina Veterinaria/Enfermedades infecciosas 11 CUADRO CLÍNICO La enfermedad tiene un período de incubación variable, por lo general de 2 a 7 días aunque en algunos casos puede durar varios meses. Una vez que el cuadro clínico se ha desarrollado, suele conducir inevitablemente a la muerte del animal. Tradicionalmente se ha considerado la existencia de dos presentaciones: la forma efusiva o húmeda (vasculitis/piogranulomatosa) y la forma no efusiva o seca (granulomatosa); sin embargo la delimitación entre ambas formas no siempre es clara e incluso la presentación puede cambiar a lo largo del curso de la enfermedad. Así la mayoría de los casos de FIP seca comienzan con un breve período de FIP húmeda; y muchos casos de FIP seca terminan después de varios meses en un cuadro de FIP húmeda que precede a la muerte. Estos cambios se correlacionan con los cambios que va sufriendo la inmunidad del paciente. Tanto la forma húmeda como la seca comparten una serie de síntomas inespecíficos que se presentan al comienzo del proceso: • Fiebre crónica, fluctuante, que no responde a antibióticos. • Anorexia. • Depresión. • Pérdida de peso. Posteriormente aparecen los síntomas que van a definir la presentación del proceso: - FIP efusiva o húmeda: Su principal característica es el acúmulo de un exudado no séptico en cavidad peritoneal y/o pleural, produciendo respectivamente distensión abdominal (75 % de los gatos) o Disnea (25 % de los gatos). Es esta la forma más sencilla de diagnosticar debido a las características del exudado, que presenta un aspecto amarillo pálido, traslúcido, con espuma (debido a su alto contenido en proteínas), y frecuentemente con "grumos" de fibrina. - FIP no efusiva o seca: Es un proceso de desarrollo más lento en el cual se ven implicados diferentes órganos en los que se producen reacciones inflamatorias granulomatosas y necrosis. Las lesiones son más inespecíficas, dificultando el diagnóstico. Los órganos abdominales son los que con más frecuencia presentan granulomas, fundamentalmente en riñón y nódulos linfáticos mesentéricos y con menos frecuencia en hígado, ciego o bazo. Los síntomas dependerán de la capacidad de los órganos afectados para realizar su función. El sistema nervioso central puede verse afectado variando los síntomas según las estructuras involucradas; así, la paresia o parálisis del tercio posterior (el síntoma más frecuente) está asociado a lesiones medulares, mientras que lesiones cerebrales pueden provocar demencia, tics nerviosos, cambios de personalidad, Convulsiones. Las lesiones oculares son menos frecuentes y afectan generalmente al tracto uveal, apareciendo iridociclitis, hipopión, hifema, sinequias anteriores, edema y vascularización corneal. Es importante reseñar que aproximadamente un 15% de los casos de FIP presentan exclusivamente lesiones oculares. La cavidad torácica presenta una sintomatología más difusa debido a que la pleuritis, infiltrados peribronquiales o pericarditis relacionadas con el proceso no suelen ser aparentes. Sí puede apreciarse esporádicamente los síntomas de una neumonía piogranulomatosa.
  • 12. Medicina Veterinaria/Enfermedades infecciosas 12 DIAGNÓSTICO El diagnóstico de la peritonitis infecciosa felina no es complicado en el caso de la presentación húmeda con existencia de un exudado característico, pero puede ser más complejo en presentaciones con exudados atípicos o en la forma seca. Actualmente no existe ninguna prueba laboratorial que ofrezca una sensibilidad y especificidad suficientes para resultar concluyentes en el diagnóstico de la enfermedad. Por tanto debe existir una compatibilidad entre la historia clínica, sintomatología, analítica y serología para poder decidir si un gato tiene o no FIP. Diferentes autores han propuesto sistemas de diagnóstico basados en algoritmos o en puntuaciones de los datos recogidos, que pueden ser muy útiles en los casos más complejos. Historia y sintomatología En los apartados de incidencia y cuadro clínico aparecen los datos que pueden hacernos sospechar de la presencia de FIP. Hay que destacar, sobre todo, la presencia de signos inespecíficos (Fiebre resistente a antibióticos, decaimiento, apatía, Anorexia, pérdida de peso) y de Efusión pleural y/o Ascites. Analítica Análisis del exudado peritoneal/pleural: en los casos de FIP húmeda, puede resultar concluyente, evitando la realización de más pruebas. El líquido extraído presenta un color claro/amarillento, viscoso con fibrina y con una gravedad específica de 1017-1047. Contiene un número variable de leucocitos (1.600-25.000) intactos (a diferencia de las peritonitis bacterianas en las que proliferan los neutrófilos degenerados). Por último, el contenido en proteínas es muy alto, similar al del plasma (5-8 g/dl). Si se realiza un proteinograma, prácticamente todos los casos de FIP tienen un porcentaje de gammaglobulina superior al 32%, un porcentaje de albúmina inferior al 48% y un coeficiente albúmina/globulina menor de 0,8. Analítica sanguínea: Las alteraciones son similares en FIP húmeda y seca. Se produce con frecuencia una Anemia no regenerativa, leucocitosis con neutrofilia y linfopenia, y alteraciones en la bioquímica sérica relacionadas con los órganos afectados (aumentos en GPT, BT, BUN, creatinina). Las proteínas plasmáticas suelen estar elevadas (por encima de 7,8 g/dl) y muestran un aumento en la fracción de gamma-globulina (por encima de 4,6 g/dl). Anatomopatología/histología Muchos cuadros de FIP seca son confirmados en el exámen postmortem gracias a la existencia de lesiones granulomatosas en distintos órganos, que, en un estudio histológico, muestran las lesiones típicas de vasculitis, con un infiltrado perivascular de macrófagos linfocitos, neutrófilos y células plasmáticas. La toma de biopsias puede ser también de gran utilidad a la hora de confirmar un diagnóstico de FIP, pero chocan con el problema de que el animal puede no tolerar una sedación profunda/anestesia y además, al estar los órganos muy friables, las agujas de biopsia pueden provocar hemorragias severas. Pruebas serológicas específicas Los análisis para detección de anticuerpos frente al FIPV (IFI, ELISA) tienen un valor limitado y sus resultados deben valorarse en función de los demás datos recogidos. Actualmente no existe ningún test que diferencie los anticuerpos producidos en respuesta a un FECV de los producidos en respuesta a un FIPV. Además hay un pequeño porcentaje de gatos con FIP que dan títulos muy bajos o negativos, posiblemente debido a la formación de complejos Ag/Ac que eliminan la mayoría de los anticuerpos de la circulación o debido a que la infección está causada por un serotipo vírico diferente.
  • 13. Medicina Veterinaria/Enfermedades infecciosas 13 El test más frecuente en los laboratorios de referencia es la inmunofluorescencia indirecta (IFI). Es la prueba más específica para la detección de anticuerpos frente a coronavirus felino. A pesar de que no pueda distinguir entre FIPV y FECV se consideran los siguientes resultados: - Título superior a 1:3.200: frecuentemente relacionado con FIP, principalmente en su forma seca. - Título entre 1:25 y 1:3.200: dudoso; en los niveles superiores suele estar relacionado con FIP, aunque existen casos de gatos con FECV y títulos altos y casos de gatos con FIP y títulos bajos. - Título por debajo de 1:25: Por lo general se considera que el gato no ha estado expuesto o ha superado una infección producida por coronavirus (ya sea FECV o FIP). Sin embargo, existen casos de FIP con titulaciones muy bajas o negativas. En gatos sanos en los que el resultado es negativo, se recomienda repetir en la prueba un mes más tarde, antes de introducirlos en una comunidad felina, ya que la infección puede estar en un estadío inicial (no se produce seroconversión hasta pasados 7-14 días). Por último, hay que recordar que los resultados y la interpretación pueden variar mucho entre laboratorios, por lo que siempre hay que pedir los rangos de referencia. El ELISA, más asequible para el veterinario que realice las pruebas en su propia clínica, es más sensible que la IFI, aunque menos específico a la hora de detectar anticuerpos frente a coronavirus. Una variante del ELISA convencional es el ELISA cinético (KELA). Este test mide la intensidad y la velocidad con que se desarrolla el color después de la adición de los sustratos (snap FIP Test-IDDEX), aunque en niveles altos de anticuerpos sigue siendo más fiable la IFI. Otras pruebas Recientemente se ha empezado a utilizar un análisis para detección de ARN de coronavirus felino en heces y fluidos corporales. Este test (PCR) puede detectar cantidades muy bajas de ARN vírico en tejidos y su utilidad se basa según los autores en dos presunciones: que el FIPV se encuentra en tejidos mientras que el FECV sólo se localiza en heces, y que es posible determinar con este método el genoma de las diferentes cepas víricas. Desgraciadamente ambas afirmaciones han resultado ser incorrectas: se han encontrado FECV en sangre, y se ha comprobado que el genoma vírico puede variar según las localizaciones geográficas. Por ello este test no puede recomendarse actualmente como definitivo a la hora de ofrecer un diagnóstico. La PCR puede, sin embargo, ser muy útil en el control y seguimiento de infecciones por coronavirus en comunidades felinas, ya que aplicada a test fecales, detecta la presencia de coronavirus, permitiendo diferenciar y aislar a los gatos que estén excretando virus. TRATAMIENTO No existe hasta el momento ningún tratamiento curativo frente a la FIP. Esto no quiere decir que todos los gatos que sufran una infección por FIPV se mueran: hay gatos que de forma natural (poseen una inmunidad celular eficaz) superan la enfermedad, casi siempre antes de que aparezcan signos clínicos de la misma. Pero en aquellos gatos en los que la enfermedad cursa con una sintomatología evidente, la mortalidad es superior al 95 %. Se han intentado diferentes tratamientos con inmunomoduladores y antivíricos pero ninguno ha sido muy eficaz in vivo. Hasta ahora, el tratamiento paliativo más eficaz es el que se ha venido utilizando tradicionalmente, aunque la mejoría en algunos gatos tratados con interferón y ribavirina parecen indicar que en el futuro se utilizarán terapias combinadas. Tratamiento tradicional Trata de producir una inmunosupresión mediante la adición de corticoides y agentes citotóxicos. La combinación más utilizada es la siguiente:
  • 14. Medicina Veterinaria/Enfermedades infecciosas 14 - Prednisolona: 4 mg/kg/día PO - Ciclofosfamida: 2-4 mg/kg/día PO, en ciclos de 4 días por semana. Otra posibilidad es: 200-300 mg/m2 PO cada 2-3 semanas. Este tratamiento consigue la remisión de los síntomas en aproximadamente el 10% de los gatos, pero incluso en estos casos, el cuadro vuelve a desarrollarse al cabo de algunas semanas o meses. Es importante mantener un buen cuidado del paciente prestando especial atención a la posible aparición de infecciones concomitantes como consecuencia del tratamiento inmunosupresor. Tratamiento con inmunomoduladores La mayoría de los estudios se han basado en la utilización de interferón (beta-interferón humano, beta-interferón felino). Al igual que ha ocurrido en el caso de la leucemia felina, se ha comprobado que dosis bajas beta-interferón (0,5-5 UI/día PO) son inmunoestimulantes, mientras que dosis más altas pueden producir inmunosupresión. La utilización de estas dosis bajas de interferón en gatos con FIP seca condujo en algunos casos a la mejoría transitoria del cuadro clínico, mientras que en gatos con FIP húmeda no se obtuvo ninguna respuesta. Esta diferencia puede deberse a que en el primer caso existe una inmunidad celular parcial que puede ser estimulada, mientras que en el segundo la inmunidad celular es prácticamente nula. Estudios realizados con otros inmunomoduladores (Propionibacterium acnes, tioprolina) han dado resultados más pobres en el control de la enfermedad. Tratamiento con antivíricos El único fármaco antivírico sintético que se ha estudiado en relación a FIP es la Ribavirina. Su efecto in vitro es muy bueno, pero in vivo presenta un serio inconveniente: resulta muy tóxico para el gato. De hecho, los gatos tratados con dosis medias de ribavirina (16,5 mg/Kg.) murieron, en un estudio, más rápidamente que los no tratados. A pesar de esto, la ribavirina puede ser útil, ya que se ha comprobado que, en dosis bajas (5mg/Kg), consigue incrementar el período de supervivencia en gatos con FIP. PREVENCIÓN La peritonitis infecciosa felina es una enfermedad de baja incidencia y alta mortalidad. Su incidencia es mayor en comunidades felinas numerosas y en criaderos, por lo que será en estos casos donde haya que prestar una especial atención a los controles sanitarios. Medidas profilácticas Dado que la principal ruta de transmisión es la orofecal, habrá que mantener una limpieza y desinfección adecuada de entorno, así como un control sobre gatos seropositivos que esté excretando virus. Resulta fundamental la realización de pruebas serológicas a todo nuevo gato que vaya a entrar en la comunidad, teniendo en cuenta tres datos importantes: En los cachorros no se debe realizar el test hasta las 12 semanas de edad, ya que gatos con menos de 6-8 semanas con madres seropositivas tienen una titulación positiva debido a los anticuerpos maternales transmitidos en el calostro; y entre las 6 y 12 semanas, si ellos contraen la enfermedad, pueden dar resultados negativos al no haberse producido todavía la seroconversión. En gatos con resultados negativos debería mantenerse la cuarentena durante 1 mes y repetir de nuevo las pruebas, ya que en el momento del primer análisis podría estar todavía incubando la enfermedad. La existencia de un gato seropositivo no significa que tenga FIP ni que lo vaya a tener. Por tanto no tiene sentido el sacrificio de animales sanos con titulación positiva. De hecho, muchos de estos gatos, si no se reexponen al virus, terminan siendo seronegativos al cabo de 6-12 meses.
  • 15. Medicina Veterinaria/Enfermedades infecciosas 15 Vacunación Desde comienzos de los 90 existe en el mercado una vacuna diseñada con virus vivo termosensible. La vacuna se aplica por vía nasal en gatos con una edad mínima de 16 semanas, siendo necesaria la inoculación de 2 dosis con un intervalo de 3-4 semanas. Desde que se desarrolló la vacuna, se han realizado numerosos estudios sobre su seguridad y eficacia, siendo posible, en este momento, extrapolar los siguientes datos: - Seguridad: En todos los estudios de campo realizados la vacuna se ha mostrado segura, siendo incapaz de inducir o potenciar una infección por virus de FIP. El virus vacunal es termosensible, siendo capaz de replicarse a 31º pero no a 39º. - Eficacia: » Gatos sin contacto previo con coronavirus: la vacuna se ha mostrado eficaz, ofreciendo una protección variable según los estudios: entre 50 y 80%. » Gatos con contacto previo con coronavirus (Títulos positivos frente a FECV): la vacunación en gatos con titulación positiva frente a coronavirus no reduce la aparición de FIP. » Gatos con FIP: la vacunación no altera el curso de la enfermedad. Protección de gatos frente a coronavirus entérico felino (FECV): La vacunación a temprana edad reduce las infecciones por FECV y la aparición de enfermedades entéricas relacionadas. Si el FIPV aparece como una mutación del FECV, la vacunación puede reducir la incidencia de peritonitis infecciosa felina mediante el control del FECV. De lo anteriormente expuesto se deduce que la vacunación es muy recomendable en gatos seronegativos que puedan estar expuestos al contagio con un FECV o un FIPV. En comunidades felinas con persistencia elevada de FIP, el control se obtendrá mediante la vacunación de gatos seronegativos y las medidas de prevención adecuadas: cuarentena y análisis en gatos nuevos, desinfección, sacrificio de gatos con FIP, control de la evolución de gatos infectados con FECV, aislamiento de gatos sanos con titulación negativa. ver PIF-signos Panleucopenia felina ver Panleucopenia-signos Micóticas Micosis: conjunto de enfermedades causadas por hongos. • Criptococosis • Tiña Vacunación • Medicina Veterinaria/Vacunación y revacunación • Medicina Veterinaria/Vacunación en Felinos • Medicina Veterinaria/Principales recomendaciones de la AAFP para la vacunación Felina
  • 16. Fuentes y contribuyentes del artículo 16 Fuentes y contribuyentes del artículo Medicina Veterinaria/Enfermedades infecciosas  Fuente: http://es.wikibooks.org/w/index.php?oldid=148602  Contribuyentes: Oleinad, 2 ediciones anónimas Licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported //creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/