Diario La NacióN, Su RepresentacióN De La Crisis De 2001, Glosada Por PolíTicos Y Periodistas
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Diario La NacióN, Su RepresentacióN De La Crisis De 2001, Glosada Por PolíTicos Y Periodistas

on

  • 8,848 reproducciones

 

Estadísticas

reproducciones

reproducciones totales
8,848
reproducciones en SlideShare
8,089
reproducciones incrustadas
759

Actions

Me gusta
4
Descargas
38
Comentarios
0

4 insertados 759

http://www.comodicelapolitica.com.ar 746
http://www.comodicelapolitica.blogspot.com 8
http://comodicelapolitica.blogspot.com 4
http://www.yatedo.fr 1

Accesibilidad

Detalles de carga

Uploaded via as Adobe PDF

Derechos de uso

© Todos los derechos reservados

Report content

Marcada como inapropiada Marcar como inapropiada
Marcar como inapropiada

Seleccione la razón para marcar esta presentación como inapropiada.

Cancelar
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    ¿Está seguro?
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Processing...
Publicar comentario
Edite su comentario

Diario La NacióN, Su RepresentacióN De La Crisis De 2001, Glosada Por PolíTicos Y Periodistas Document Transcript

  • 1. Facultad de Ciencias Sociales Universidad de Buenos Aires Ciencias de la Comunicación TESINA Diario La Nación, su representación de la crisis de 2001, glosada por políticos y periodistas Fernando Rodeles Tutora: Dalia Szulik Octubre de 2008 0
  • 2. ÍNDICE INTRODUCCIÓN Propósito de la investigación Pág. 4 CAPÍTULO I: DISEÑO DE LA INVESTIGACIÓN 1.1 Objetivos generales e hipótesis de trabajo Pág. 7 1.2 Marco Teórico Pág. 9 1.3 Conceptos útiles para abordar la investigación Pág. 16 1.4 Metodología Pág. 24 1.5 Fuentes de información Pág.26 CAPÍTULO II: EL CORPUS 2.1 Análisis cuantitativo Pág. 34 2.2 Análisis cualitativo Pág. 45 2.2.1 Agenda temática de La Nación Pág. 45 2.2.2 Construcción de los sujetos: gobierno, oficialismo, oposición, legisladores y actores eventuales Pág. 63 2.2.3 Función de los editoriales Pág. 70 2.2.4 El Gobierno y los medios según La Nación Pág. 72 CAPÍTULO III 3.1 Análisis de las entrevistas Pág. 79 3.1.1 El papel de la prensa Pág. 79 3.1.2 Construcción de los políticos Pág. 95 3.1.3 Protagonismo del Congreso y actores sociales Pág. 101 3.1.4 Experiencia personal y rol desempeñado por los entrevistados Pág. 108 3.1.5 Causas de la caída del gobierno de la Alianza Pág. 109 1
  • 3. CONCLUSIONES 4.1 Conclusiones Pág. 113 4.1.1 Sobre el abordaje de la agenda temática y la legitimación de actores e instituciones Pág. 114 4.1.2. Sobre el rol de La Nación, periodistas y medios de comunicación Pág. 119 MATERIAL CITADO Y CONSULTADO Material citado y consultado Pág. 128 Bibliografía Pág. 128 Leyes Pág. 129 Sitios Web Pág. 129 ANEXOS Anexos Pág. 132 Modelos de entrevistas Pág. 132 Desgrabación de las entrevistas Pág. 137 Respuestas off the record Pág. 240 Títulos y links de los artículos de corpus Pág. 244 AGRADECIMIENTOS Algunos agradecimientos Pág. 284 2
  • 4. INTRODUCCIÓN 3
  • 5. PROPÓSITO DE LA INVESTIGACIÓN A mitad de la cursada de nuestra carrera se produjo en Argentina una crisis histórica que cambió la situación política, económica y social del país. La crisis ocasionó la caída del presidente Fernando De la Rúa, la pérdida de legitimidad de los políticos, un sistema bancario quebrado y la toma del espacio público por parte de nuevos actores sociales como saqueadores, caceroleros y piqueteros. Sin embargo, a nuestro entender, todavía no fue analizada la presentación de los medios de comunicación durante la crisis de diciembre de 2001. A la cobertura mediática le faltó un análisis introspectivo, indagar y reflexionar sobre cómo lo hicieron y las consecuencias que ese trabajo periodístico pudo haber generado en diversos actores de la sociedad. El propósito de este trabajo es realizar un análisis sobre cómo el diario La Nación presentó la crisis de diciembre de 2001 y qué efectos tuvo esa cobertura 6 años después en algunos políticos y periodistas que fueron protagonistas en el período mencionado Por el rol destacado que tuvo el Congreso de la Nación, a partir de la renuncia del ex presidente, Carlos “Chacho” Alvarez, en octubre de 2000, y su intensificación durante noviembre y diciembre de 2001, en nuestro corpus predominaron artículos del periodismo político / parlamentario Nuestro interés también se centró en indagar si la construcción periodística del diario La Nación, pudo haber influido en la toma de decisiones del gobierno y la oposición, si legitimó o deslegitimó el Congreso, el Gobierno 4
  • 6. de la Alianza y otros actores políticos (ahorristas, piqueteros, saqueadores, etc) durante ese período. El trabajo consistió en analizar un corpus de textos producidos por el diario La Nación durante noviembre y diciembre de 2001 como así también los textos generados por diez entrevistados durante noviembre y diciembre de 2007 que comentaron la cobertura del diario La Nación en el 2001 y otros temas que surgieron a raíz de la misma. Si bien las conclusiones no permitirán hacer una lectura uniforme sobre todos los medios de comunicación en general ni sobre los efectos que pudieran haber tenido sobre la opinión pública, el trabajo indagó durante las entrevistas sobre algunos programas de radio y televisión con un objetivo aproximativo a lo que deberían ser futuras investigaciones al respecto. Creemos que las mismas deberán incluir en un futuro la crítica de más entrevistados y medios de comunicación. . 5
  • 7. CAPÍTULO I: DISEÑO DE LA INVESTIGACIÓN 6
  • 8. 1.1 OBJETIVOS GENERALES E HIPÓTESIS DE TRABAJO Los objetivos de este trabajo fueron: • Describir y analizar las actividades1 más relevantes del diario La Nación durante la crisis de diciembre de 2001. • Explorar la visión actual que tienen los siguientes actores sobre el trabajo realizado por el diario La Nación y el periodismo durante el período seleccionado: 1. Legisladores oficialistas2 y de la oposición3 en diciembre de 2001. 2. Periodistas acreditados al Congreso. Al mismo tiempo, las hipótesis que guiaron nuestro trabajo fueron: 1. La evaluación del trabajo de la prensa durante la crisis del año 2001 cambiaría según los distintos actores involucrados. 2. Los periodistas harían mayoritariamente una evaluación positiva sobre su trabajo durante la crisis del año 2001. 3. Los políticos vinculados al partido que gobernaba en 2001, la Alianza, considerarían que algunos sectores de la prensa influyeron para acelerar la caída del gobierno. 1 Definimos como actividad a las notas, comentarios y las coberturas políticas que realizaron los periodistas acreditados al Congreso de la Nación, principales columnistas y editorialistas del diario La Nación durante el período 1ero de Noviembre de 2001 al 24 diciembre de 2001. 2 Consideramos legisladores oficialistas a los diputados y senadores del Frepaso y la UCR que formaron parte del gobierno de la Alianza hasta la caída del presidente Fernando De la Rúa. 3 Consideramos legisladores opositores principalmente a los diputados y senadores del Partido Justicialista que formaron parte del los bloques con mayoría opositora en el Congreso de la Nación hasta la caída del presidente Fernando De la Rúa. En menor dimensión también incluimos a los legisladores del ARI y partidos de izquierda. 7
  • 9. 4. Los políticos vinculados a los partidos de la oposición en 2001 considerarían que los medios de comunicación no influyeron para acelerar la caída del gobierno. 5. Los políticos vinculados a los partidos de la oposición en 2001 considerarían que las coberturas periodísticas de la época contribuyeron a crear la idea de un complot por parte del Partido Justicialista. 6. Los políticos vinculados a los partidos de la oposición en 2001 considerarían que a través de su actividad, el periodismo sólo anticipaba lo que finalmente sucedería. 7. Los políticos vinculados a la Alianza considerarían que el periodismo no anticipó los hechos sino que los motivó. 8
  • 10. 1.2 MARCO TEÓRICO Temas de agenda Para analizar los temas incluidos y seleccionar los artículos que componen nuestro corpus partimos del concepto de agenda pública . Según Stella Martíni y Jorge Gobbi “se habla de agenda pública o de agendas sociales cuando se refiere al conjunto de problemáticas o temas que preocupan y se discuten en una sociedad o un vasto sector de ella y los que se han instalado en un estado de opinión”.4 Otro tema interesante que plantea Martini es que las formas de organizar las agendas, de titular, decir y enfatizar la noticia dependen de las posturas del medio en un tema determinado y de su relación con respecto al gobierno. Si bien la autora no diferencia en géneros periodísticos consideramos que la postura del medio quedará más “al descubierto” en los editoriales Otra posición sobre agenda es la de Aguilar Villanueva5 quien hace referencia a que “el proceso de formación de la agenda pública se basa en la premisa de los conflictos entre grupos. Para que un asunto tenga acceso a la agenda debe cumplir tres requisitos: que sea objeto de atención amplia, o al menos de amplio conocimiento del público; que una buena parte del público considere que se requiere algún tipo de acción y que a los ojos de los miembros de la comunidad la acción sea competencia de alguna entidad gubernamental”. En otro orden para nuestro trabajo nos interesa especialmente el tratamiento de los temas políticos por parte de los diarios y, en nuestro caso, el 4 Martini, Stella y Gobbi, Jorge Agenda Publica y Agenda de los medios, En: Modulo I, Cátedra Ford, Buenos Aires, 1997, pág. 32. 5 Aguilar Villanueva, Luis, Problemas públicos y agenda de gobierno, Mexico, Miguel Angel Porrua, 1996, pág. 45. 9
  • 11. diario La Nación. Como señala Carlos Campolongo6 son las noticias políticas las que diariamente organizan los titulares de los diarios y esa organización de la realidad que propone el sistema político se transforma en lematización por la acción de los medios de comunicación. Según Niklas Luhmann (2005) la política no sólo se sirve de la mención que se hace de ella en los medios sino además que es irritada por ellos y reacciona en consecuencia.7 La noción de posibilidad de reacción de los actores políticos a partir de los medios será analizada en los artículos e indagada en las entrevistas. El periódico como actor político Entre los propósitos de nuestra investigación nos interesa saber si diferentes artículos del diario La Nación pudieron haber afectado la toma de decisiones del Gobierno y la oposición. Siguiendo la explicación de Héctor Borrat los diarios son actores políticos que afectan la toma de decisiones del sistema político. En ese sentido explica que “si por actor político se entiende todo actor colectivo o individual capaz de afectar el proceso de toma de decisiones en el sistema político, el periódico independiente de información general ha de ser considerado como un verdadero actor político. Su ámbito de actuación es el de la influencia, no el de la conquista del poder institucional o la permanencia en él. El periódico pone en acción su capacidad para afectar el comportamiento de ciertos actores en un sentido favorable a sus propios intereses: influye sobre el gobierno, pero también sobre los partidos políticos, 6 Campolongo, Carlos, Origone Paula, Acosta, Marina, Retenciones y Protestas contadas en dos, Buenos Aires, 2008, pág 25. 7 Ibid., pág 26. 10
  • 12. los grupos de interés, los movimientos sociales, los componentes de su audiencia”8. Trataremos de demostrar que desde los diferentes artículos incluidos por el diario (crónicas y editoriales particularmente), en tanto actor político, logró instalar temas que se debatieron e ingresaron en el flujo de la información. Al mismo tiempo si La Nación entró en relaciones de conflicto con otros actores políticos como el Gobierno, oposición, oficialismo, etc. Para Borrat el diario como comunicador de un discurso polifónico sobre la actualidad política es narrador y muchas veces también comentarista de aquellos conflictos noticiables que ha decidido incluir y jerarquizar en sus temarios. El autor también explica que como grupo de interés, puede ser participante directo de conflictos con cualquier otro actor social. Los diarios ponen en circulación flujos de información de diversos actores pero también, por ejemplo desde los editoriales, definen su punto de vista. Género periodístico: editorial El corpus utilizado para realizar nuestro trabajo fue formado por crónicas parlamentarias y editoriales. Como explica Ricardo Sidicaro,9 un editorial, a diferencia del libro, que entra en circulación más tarde, es como una página de una obra mayor y provisoriamente interrumpida que se pone a consideración del público inmediatamente después de ser redactada. La respuesta de los lectores, especialmente a los que se les dirige, puede ser inmediata. Para este autor, el editorial es una letra impresa con el deseo de intervenir en discusiones 8 Borrat, Héctor, El periódico, actor del sistema político , 1989, http://www.portaldelacomunicacion.com/, [Consulta: viernes, 27 de junio de 2008] . 9 Sidicaro, Ricardo, La Política Mirada desde arriba, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1993,pág 15. 11
  • 13. o meditaciones sobre temas de candente actualidad y es al mismo tiempo portadora de referencias teóricas en general que inscriben el texto en concepciones globales sobre la vida social y política. “El estilo editorial sugiere, persuade y está siempre tentado de impartir órdenes. Pero todo lo hace con una singular economía de lenguaje y con la conciencia de que, como en las novelas por entrega, existe un ‘continuará’ “10, explica Sidicaro. Los editoriales siempre son destinados para fijar la posición del diario del medio de comunicación sobre diferentes temas de la actualidad. La construcción de la noticia Esta investigación tomó especialmente para el análisis del corpus el concepto de Rodrigo Alsina que considera a la noticia como construcción social de la realidad producida institucionalmente y que se manifiesta en la construcción de un mundo posible. El periodista y profesor Carlos Campolongo explica que Alsina se diferencia de las visiones que consideran a la noticia como espejo de la realidad ya que desde el mismo momento en que los periodistas eligen cómo contar/ narrar un hecho, que fuentes utilizar, “estamos en presencia de la construcción y no del reflejo”11. Este concepto nos permitirá analizar cómo los diarios construyeron los diferentes escenarios de noviembre y diciembre de 2001 e indagar a los entrevistados sobre dicha construcción. Criterios de noticiabilidad A los fines de nuestro trabajo, y especialmente para organizar las entrevistas en profundidad, fue importante conocer cuándo un hecho o una determinada persona tienen mayor o menor relevancia para constituirse como 10 Ibid, pág 32. 11 Campolongo, Carlos, Origone Paula, Acosta, Marina, op.cit.supra, nota 6, pág 25. 12
  • 14. fuente de información. Al respecto, Stella Martíni señala que los criterios de noticiabilidad son aquellos que permiten al periodismo identificar la densidad significativa de los acontecimientos.12 Por otro lado, para sistematizar y describir los diferentes criterios de noticiabilidad recurre a dos variables como el efecto del acontecimiento sobre la sociedad y sobre otros medios (en término de transformaciones), y cualidades del acontecimiento (en términos de trabajo periodístico y de percepción de los sujetos). En el caso de la primera variable incluye como valores “noticia” a lo que define como novedad (carácter de novedoso); originalidad, imprevisibilidad e ineditismo (el énfasis está en la curiosidad que puede generar); evolución futura de los acontecimientos (la idea de que una noticia lo es en mayor proporción en que se puede seguir construyendo información a partir de ella durante varios días); grado de importancia y de gravedad (se explica por la cantidad y la jerarquía de las personas implicadas en el hecho, la proximidad de ocurrencia y las consecuencias implicadas); la proximidad geográfica; magnitud por la cantidad de personas o lugares implicados (un hecho es más noticia si afecta a muchas personas o ámbitos geográficos) y jerarquía de los personajes implicados (adquiere valor de noticiabilidad lo producido por personajes con popularidad y comunes que generen interés y simpatía del publico). Por el lado de la variable cualidades de la noticia describe a la comprensión e inteligibilidad; la credibilidad; la brevedad; la periodicidad; y la exclusividad. De esta manera nos pareció necesario destacar el rol que se le asigna en la explicación sobre los criterios de noticiabilidad, al grado de importancia de 12 Martini, Stella, “El estudio de la noticiabilidad”. En: Martini, Stella, Periodismo, noticia y noticiabilidad, Buenos Aires Norma, 2000, pág 73-100. 13
  • 15. la persona y a la jerarquía de los personajes implicados (ya sea se lo mencione en forma primaria o secundaria, en términos de fuente para suministrar información). Fue importante a los fines de nuestra investigación conocer la jerarquía de los personajes implicados para poder elegir los entrevistados (periodistas y políticos) que glosaron sobre la representación de la crisis de diciembre de 2001 que realizó el diario La Nación. La percepción y las palabras A los fines de nuestro trabajo y para ver cómo el diario La Nación presentó a diferentes actores nos resultó interesante tener en cuenta la noción de Pierre Bourdieu13 sobre el uso de las palabras para las imágenes que se buscan construir con su uso en la política. Siguiendo a Bourdie partimos de la idea de que por medio de las palabras los medios producen ciertos efectos y ejercen una cierta violencia simbólica. Una gran cantidad de palabras que empleamos sin pensar son categorías de percepción y principios de visión y división producidos y reproducidos socialmente. En este sentido los diarios hacen circular esas palabras y construcciones. Las palabras que incluyen y reproducen socialmente los medios de comunicación naturalmente producen efectos en la sociedad. Como explica Bourdieu utilizar una palabra en lugar de otra cambia la visión que cada sujeto tiene del mundo social y en consecuencia persuade e influye de diferentes maneras. “Si el trabajo político es, en lo esencial, un trabajo sobre las palabras, es que las palabras contribuyen a formar el mundo social. (…)En política nada es 13 Bourdieu, Pierre, ¿Qué significa hablar?, 2008, http://www.pierre-bourdieu.blogspot.com/, [Consulta: jueves, 19 de junio de 2008] . 14
  • 16. más realista que las disputas de palabras. Colocar una palabra por otra es cambiar la visión del mundo social, y por lo tanto, contribuir a transformarlo”. 15
  • 17. 1.3 CONCEPTOS ÚTILES PARA ABORDAR LA INVESTIGACION La descripción de ciertas nociones y relaciones de actores facilitaron y permitieron abordar el tema de la investigación con mayor análisis y profundidad. Presidente del Senado y Ley de acefalía La Constitución argentina determina que el presidente del Senado de la Nación es el vicepresidente de la república. En el orden parlamentario, éste preside las sesiones, pero no participa de los debates, ni vota, salvo en caso de producirse empate. Asimismo, es titular de todas las atribuciones de carácter administrativo tendientes a producir los actos que se orienten al funcionamiento del cuerpo legislativo. Que la cámara alta sea presidida por una persona externa a la misma es una necesidad desde el punto de vista de la conformación del Senado de la Nación, ya que ello permite que todas las provincias tengan igual representación y número de votos. El senado designa una mesa compuesta por un Presidente Provisional, un Vicepresidente, un Vicepresidente 1° y un Vicepresidente 2°, de entre sus miembros. Es fundamental tener en cuenta la figura del Presidente Provisional del senado, ya que al propio tiempo que reemplaza al presidente del cuerpo en caso de ausencia o vacancia, de acuerdo con la Ley de acefalía14, está llamado a suceder al Presidente de la República en tercer término para el supuesto de renuncia, muerte o incapacidad de aquel y de su sucesor natural, el vicepresidente de la nación. Este cargo ejecutivo asignado al Presidente Provisional del senado fue primordial y determinante en el desarrollo de los 14 Boletín Oficial de la República Argentina, 1975. 16
  • 18. hechos porque recordemos que en diciembre de 2001 Argentina se encontraba sin Vicepresidente de la Nación por la renuncia de Carlos Alvarez en el año 2000. Periodistas: acreditados, columnistas y editorialistas Para saber quién es periodista en Argentina, hay que consultar la Ley 12.908, conocida como “estatuto del periodista”. Siguiendo al abogado Damián Loreti, en esa normativa, se considera periodista a “toda persona que realice en forma regular, mediante retribución pecuniaria, las tareas que le son propias en publicaciones diarias o periódicas y agencias noticiosas (...) Se incluyen las empresas radiotelefónicas, cinematográficas o de televisión que propalen, exhiban o televisen informativos o noticias de carácter periodístico15 (...). De esta manera, a diferencia de otros países, se da cuenta que en Argentina no se establecen requisitos académicos ni de colegiación para ser considerado un profesional del periodismo. En el estatuto, además, se encuentran detalladas y definidas las categorías de la actividad, como director, codirector, subdirector, jefe de redacción, secretario general, secretario de redacción, prosecretario de redacción, jefe de noticias, editorialista, corresponsal, redactor, cronista, reportero, dibujante, traductor, corrector de pruebas, reportero gráfico, archivero y colaborador permanente. La figura del acreditado la podemos encontrar en el artículo 11 del convenio de prensa televisada Nº 124/75 sobre redacción de un noticiero de televisión. En el mismo se especifican las categorías de quienes se encargan de la redacción de un noticiero y ahí figura la de Cronista Acreditado como “el que destacado permanentemente por la empresa en un sitio determinado fuera 15 Loreti, Damian, El derecho a la información, Buenos Aires, Paidos, 1999, pág. 54. 17
  • 19. de la redacción, cubre la información de esa área”16. En el caso de nuestro trabajo, el área sobre la cual se cubre la información es el Congreso de la Nación. El cronista es para algunos autores17 el que “se encarga de buscar la información y transmitirla en crudo para su posterior elaboración por parte de un redactor”. Por estos días los cronistas acreditados también cumplen la función de redactor ya que no sólo se encargan de buscar los datos necesarios sino de redactarlos con la mayor precisión, concisión y coherencia periodística. Existen acreditados en los poderes Ejecutivo, Legislativo18 y Judicial, otras dependencias y organismos estatales. Algunos de ellos son: Presidencia de la Nación, gobiernos provinciales y Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Congreso de la Nación (Cámara de Diputados y Senadores), legislaturas provinciales y Tribunales. Alfredo Gutiérrez19, presidente del Círculo de Periodistas Parlamentarios, explicó que hace años que no hay acreditaciones otorgadas por el Congreso de la Nación. Esto sucedió porque durante los años ‘80 y ‘90 hubo inequidades, donde cualquiera se anotaba como periodista acreditado (aunque no trabajara para ningún medio) para hacer "negocios extraños”. Bajo esa condición llegaron a ser 800. Algunos periodistas plantean que no hay requisitos profesionales para ser acreditado, excepto ser periodista de algún medio. Sin embargo, definen que se presentan las limitaciones éticas, como por ejemplo no trabajar al 16 Convenio de prensa televisada, 2006, http://www.utpba.net, [Consulta: sábado, 10 de febrero de 2007] . 17 Camps, S y L, Pazos, Así se hace periodismo, Buenos Aires, Paidos ,2005, pág. 26. 18 Según los artículos de nuestro corpus en el diario La Nación durante el período analizado los periodistas acreditados al Congreso de la Nación fueron: Laura Serra, Gustavo Ybarra, Martín Rodríguez Yebra y Paola Juarez. 19 Es periodista acreditado al Congreso de la Nación por el diario Clarín. 18
  • 20. mismo tiempo para un Diputado o Senador; temas que no son siempre respetados. El periodista parlamentario está para hacer conocer a la sociedad los temas y las leyes que se debaten en el Congreso. Este mecanismo lo hace a través de un medio. El periodismo parlamentario no es una "rama" del periodismo, como pueden ser “deportes” o “espectáculos”. En todo caso, es una parte del periodismo político para la que, es necesario saber ciertas normas y empaparse de cuestiones que hacen al ámbito legislativo para no cometer errores. Hay que saber cuál es el trámite de las leyes, cuáles deben aprobarse con mayorías especiales, cuándo es sólo un proyecto y cuándo se hace ley. “Muchas veces, afirma Alfredo Gutierrez20, especialmente las radios mandan al mismo movilero que viene de cubrir un incendio en un barrio para hablar de una ley, y se equivoca y confunde a la sociedad”. Otra categoría importante que tuvimos en cuenta a los fines de nuestro análisis fue la del columnista de opinión. Como señalan Sibila Camps y Luis Pazos21, los columnistas son los que hacen una interpretación personal de un hecho o fenómeno determinado. A diferencia de la crónica, no hace de la información el eje de la nota sino que la da por sabida incluyendo datos complementarios que respalden esa interpretación. Estos periodistas suelen dar opiniones y puntos de vistas subjetivos con un estilo personal (a veces independiente al medio) por lo que siempre está firmada; en la actualidad diarios como Clarín y La Nación incluyen la foto carnet del autor. Por el contrario, los editorialistas expresan la opinión del medio, motivo por el que sus notas no están firmadas, salvo en aquellos casos en que su 20 Declaraciones formuladas durante una entrevista telefónica realizada para esta investigación el 16 de Agosto de 2006. 21 Camps, Sibila y Pazos, Luis, op.cit.supra, nota 17, Pág. 148. 19
  • 21. autor es el director, jefe o secretario general de redacción del medio. Además, en los diarios se encuentran los columnistas fijos que tienen a cargo un espacio que se publica un día fijo de la semana, siempre en la misma sección y mantiene una extensión pautada de antemano22. Por último, dentro de esta modalidad se encuentran quienes escriben notas de opinión. Estas son producidas por cualquier periodista o personalidad especializada en un tema de actualidad, quien las escribe por iniciativa propia o encargo del medio23. No tiene una extensión prefijada y cuando está escrita por una personalidad se debe aclarar la profesión y el cargo. Interacción entre políticos y periodistas en el Congreso de la Nación Durante el año 2000 Fernando Ruiz y un grupo de investigadores realizaron un trabajo donde abordaron la problemática de la Prensa y el Congreso. En el mismo señalan que la relación periodistas y legisladores en el ámbito del Congreso suele estar buscada por ambas partes, aunque en mayor medida son los periodistas quienes tienen la iniciativa informativa. Ninguno cumple un rol pasivo y, en el caso de los legisladores, habitualmente recurren a alguna persona de su equipo que está encargado en forma exclusiva del trabajo con los medios, para instalar un tema en la agenda de éstos. En este sentido es importante lo que señalan los autores24 cuando dicen que “la relación establecida entre el legislador y el “prensero” es importante. Este puede ser un asesor importante en la labor legislativa o puede ser un empleado con tareas administrativas encargado de escribir comunicados de prensa, 22 Esto se lo puede observar en los casos de Fernando Laborda, Carlos Pagni, Mariano Grondona y Joaquín Morales Sola los días domingo en el diario La Nación. 23 Los columnistas de opinión que fueron invitados por el diario a realizar su interpretación personal sobre temas específicos como la Ley de Acefalía, la disputa de la presidencia del senado y el debate del Presupuesto, fueron: Rosendo Fraga, Félix Lonigro, Germán Bidart Campos, Félix Luna, y Daniel Sabsay. 24 .AA:UU, Prensa y Congreso: Trama de relaciones y representación social, Buenos Aires, Ediciones La Crujia , 2000, Pág. 40 20
  • 22. realizar llamados o concertar citas. En el Congreso, la mayoría de los asesores de prensa fueron periodistas acreditados. En el trabajo de Ruiz, la mayoría de los encuestados coincidió en que es la prensa la que controla la agenda pública. Sin embargo, los legisladores aseguraron que en la cobertura de las sesiones25 (momentos en los que se concentra la mayor actividad informativa) y días previos, la prensa desatiende los temas específicamente legislativos y se concentra en los político- partidarios. Además, a diferencia de los periodistas, los legisladores creen que no hay pluralidad en los puntos de vista para tratar las actividades que resultan en noticias y que todos las tienden a seguir de la misma manera. Las salas de periodistas acreditados, lugar físico donde éstos son localizados y desde donde realizan su trabajo, tienen un rol esencial en la construcción de la agenda. Es un lugar ideal para que los legisladores distribuyan información y versiones en off the record. Al mismo tiempo ahí se intercambia información entre colegas y generan la información que es consumida por los legisladores y los lectores. De esta manera podemos plantear que es un espacio ideal para la retroalimentación informativa. Entre los métodos más utilizados por legisladores y periodistas para distribuir información se encuentran las gacetillas, entrevistas telefónicas y el off the record26. Este último, es fundamental sobre todo para los periodistas, para informar mejor porque permite contextualizar la nota agregando detalles mínimos que on the record no se dicen. Para los legisladores, mayoritariamente tiene la utilidad de permitir la operación política y la instalación de temas en los 25 La Cámara de Diputados y Senadores, según las respectivas secretarías de información parlamentaria a diferencia del año 2000, tienen pactado sesionar en el 2008 los días miércoles y jueves. 26 AA:UU, op.cit.supra, nota al pie 24, Buenos Aires, Ediciones La Crujia , 2000, pág. 45. 21
  • 23. medios. Este recurso en términos concretos es toda información dada con reserva de la fuente de información. El periodista y escritor Jorge Halperín27 define al off the record como la entrevista o la parte de ella que es anónima. Ocurre cuando el entrevistado pone como condición para hablar que él permanezca en el anonimato. Es una práctica corriente en el periodismo y permite que se conozcan datos que por otros caminos permanecerían ocultos. Lo interesante del trabajo de Halperin es que coincide con lo volcado en el trabajo realizado por Fernando Ruiz sobre todo cuando el primero asegura que “podría afirmarse que el sesenta por ciento del periodismo político es básicamente material obtenido off the record. Los hechos, las acciones y las declaraciones son, sin duda, la materia prima de la información política, pero toda la carga de anticipación y el examen de tendencias, así como la información política, como la información de los columnistas políticos que es vital para analizar las tendencias e interpretar los hechos, son producto del off the record”28. Además considera que de los buenos off the record surge el diferencial de un medio sobre el otro. Por último, es interesante destacar que para los acreditados al Congreso29 aparecen cuatro requisitos para constituirse como fuente estable de los medios: protagonismo político (como ser presidente de la Cámara, jefe o autoridad de comisiones); conocimiento de la actividad parlamentaria (participar en temas de relevancia y trabajar intensamente); virtudes comunicativas (ser buen orador en sesiones, claridad para expresarse ante los periodistas, y tener 27 Halperín, Jorge, La entrevista periodística, Buenos Aires, Paidos, 1998, pág. 127 28 Ibid, pág 128. . 29 AA:UU, op.cit.supra, nota al pie 24, Buenos Aires, Ediciones La Crujia , 2000, pág. 64. 22
  • 24. amplia disponibilidad) y protagonizar conflictos (quienes promueven denuncias, conflictos o polémicas). 23
  • 25. 1.4 METODOLOGÍA Se trató de un estudio exploratorio-descriptivo, que trabajó con diversas fuentes de información. Para dar cuenta de nuestro primer objetivo (Describir y analizar las actividades más relevantes del diario La Nación durante la crisis de diciembre de 2001) nuestra primera actividad consistió en recopilar y sistematizar diferentes notas de cobertura parlamentaria publicadas en el diario La Nación, que se hicieran desde y/o sobre el Poder Legislativo, vinculadas a la mencionada crisis. La selección del material incluyó crónicas y notas de opinión vinculadas con el trabajo del Congreso de la Nación, realizadas por periodistas acreditados, columnistas y editorialistas del diario. El período tomado para seleccionar el material fue desde el 1 de noviembre hasta el 24 de diciembre de 2001. Consideramos que durante esos casi dos meses se pudieron leer las acciones políticas, económicas y sociales que se fueron realizando hasta la renuncia del presidente Fernando De la Rúa el 20 de diciembre y la asunción del presidente Adolfo Rodríguez Saá el 23 del mismo mes. La información seleccionada fue utilizada para analizar cualitativa y cuantitativamente, los distintos discursos periodísticos del diario La Nación. La utilización de técnicas cuantitativas fue para disociar en diferentes niveles los diferentes temas encontrados en los artículos. Los resultados fueron presentados en cuadros y gráficos de tortas. 24
  • 26. Además con el corpus se elaboraron los instrumentos para explorar la visión actual de legisladores y periodistas sobre el trabajo realizado por el diario La Nación y el periodismo durante el período seleccionado (2do objetivo de la investigación). 25
  • 27. 1.5. FUENTES DE INFORMACIÓN Se consultó el diario La Nación en su versión impresa para identificar los 321 artículos periodísticos (crónicas, notas de opinión y editoriales) que incluyeron contenido relacionado con el tema de análisis. Se anotaron los titulares por fecha y, en un paso posterior, los buscamos en la versión digital, recopilamos y clasificamos por mes, día, sección, y periodista que redactó los artículos. Trabajamos con el corpus mencionado porque entendemos que a través del análisis de los artículos de un diario se puede conocer la forma en que la prensa escrita informa y desarrolla aquellos temas que componen la agenda pública en un momento determinado. Los diarios representan, por lo general, el primer eslabón en la cadena de medios que opinan e informan acerca de un acontecimiento. Si bien en la cobertura de diciembre de 2001 tuvieron mayor protagonismo la radio y televisión30 fuera de un contexto de crisis los noticieros de televisión desarrollan principalmente aquellas noticias que las ediciones matinales de los diarios instalaron como más importante. Asimismo, es muy común que la gente pueda ver y/o escuchar los titulares de los principales diarios en los programas de radio y televisión de las primeras horas del día. 30 “El clima de efervescencia social y de inestabilidad política revalorizó los espacios periodísticos en TV abierta. Se multiplicaron los programas periodísticos de actualidad la mayoría con buen rating. En aquel pico de presión ocurrieron cosas llamativas: el programa que el 19 de diciembre levantó sus contenido programados y extendió su horario para seguir el cacerolazo fue Intrusos conducido por Jorge Rial y dedicado al Mundo del espectáculo. La producción y el canal decidieron cambiar su agenda y seguir la histórica manifestación”. En: Levy Yeyati E y D, Valenzuela; La Resurrección, Buenos Aires, Ed.Sudamericana, 2007, pág 27. 26
  • 28. En ese sentido como explican algunos autores la importancia de la televisión radica en que sus audiencias son mucho mayores que la de los medios impresos pero estos últimos “son muy influyentes en tanto establecen la agenda y mueven los hilos del debate público que se traslada luego a la televisión. En esta época de empresas multimedia, la observación indica que la primera fuente de los medios electrónicos son los escritos”31. Hay que mencionar también que existen sitios web dedicados exclusivamente al agrupamiento de las principales noticias de los periódicos, a modo de resumen informativo para sus visitantes. Más allá del “uso” que el resto de los medios de comunicación puede hacer de los diarios, es destacable también que si bien su lectura es de tipo personal, habitualmente un ejemplar es leído por más de una persona. El diario no lo lee sólo su comprador, sino que en muchos casos lo hacen también los integrantes de su familia o compañeros de trabajo. Con estos ejemplos intentamos ilustrar cómo la información publicada en los diarios se multiplica de forma tal que llega a una gran parte de la población. Pero, por supuesto, no todos los diarios son iguales así como tampoco lo son sus lectores. Cada diario tiene una forma particular de analizar la realidad, de informar y opinar al respecto. Es por eso que un lector puede sentirse identificado con uno u otro periódico, según el contrato de lectura que éste proponga. Varias son las preferencias en juego: tradición familiar, identificación, diseño y confianza, entre otras. Y de ellas se desprende que el lector de un diario tiende a creer como verdadero aquello que “su” diario le presenta como tal. 31 García Beadoux, V, O.D´Adamo y G.Slavinsky, Comunicación política y campañas electorales. Estrategias en elecciones presidenciales, Buenos Aires, Gedisa, 2005, pág 39. 27
  • 29. Para nuestro trabajo, y teniendo en cuenta la extensión del mismo, decidimos analizar los artículos publicados en el diario La Nación. El estilo editorial que el diario tuvo a los largo de sus años de vida lo llevaron a convertirse en uno de los dos periódicos de mayor prestigio en nuestro país, junto con Clarín. Tal como describe Octavio Hornos Paz en la “Síntesis histórica” que se puede encontrar en el website del diario: “La Nación tuvo que sufrir cinco clausuras (...) pero su estilo fue siempre el doctrinario, el que difunde la información comprobada, el que en la columna editorial usa la prosa argumentativa, tanto en la crítica como en el elogio. La forma periodística de La Nación integra también su doctrina”.32 Asimismo, su estilo editorial tradicionalista construye un lector con el siguiente perfil33: • El 56% son hombres. • El 41% tiene entre 25 y 44 años • El 39% tiene estudios de grados y/o postgrados completos • El 56% pertenece al segmento medio / medio alto. Si bien no se trata del diario más vendido del país (Por ejemplo, según la información obtenida a través del website34 del Instituto Verificador de Circulaciones, Clarín prácticamente lo duplica en promedio de circulación de lunes a domingo y los domingos en particular), La Nación cuenta con gran 32 Síntesis histórica, 2006, http://www.lanacion.com.ar , [Consulta: lunes 14 de mayo de 2007] . 33 Ibid. 34 Instituto verificador de circulaciones, 2006, http://www.ivc.com.ar, [Consulta: lunes 14 de mayo de 2007]. 28
  • 30. credibilidad por parte de sus lectores y éstos son fieles al estilo editorial del mismo. Entendemos que el lector de La Nación no busca sensacionalismo ni análisis ligero así como tampoco una fácil lectura. Por el contrario, tanto su “incómodo” formato sábana como su estilo serio y tradicional requieren de un momento de pausa diaria que invita al análisis. La elección realizada sobre este diario tiene su apoyo también en un trabajo publicado durante el año 2000 por Fernando Ruiz y un grupo de investigadores que abordaron la problemática de la Prensa y el Congreso35. En ese trabajo realizado con legisladores, periodistas y jefes de prensa, la mayoría de estos actores coincidió en que el diario La Nación es el mejor diario por su enfoque y cantidad de información. En otro orden durante los meses de noviembre y diciembre de 2007 realizamos 10 entrevistas en profundidad a políticos y periodistas para que pudiesen explayarse con mayor libertad sobre categorías elaboradas previamente que incluían las diferentes temáticas vinculadas al problema a investigar. La elección de entrevistas en profundidad no estructuradas tuvieron como guía permanente los objetivos de la investigación; en especial el segundo de ellos para explorar la visión de políticos y periodistas sobre el trabajo realizado por el diario La Nación y el periodismo durante el período seleccionado. La selección de los entrevistados tuvo como premisa que fueran personas protagonistas y que tuvieran un conocimiento directo sobre el tema 35 AA:UU, op.cit.supra, nota al pie 24, Buenos Aires, Ediciones La Crujia , 2000. 29
  • 31. para que nos proporcionaran información apropiada y fiable. Así entrevistamos a ex-presidentes, periodistas acreditados en el Congreso de la Nación, legisladores del oficialismo y la oposición, y voceros del Gobierno de la Alianza que fueron actores participantes durante noviembre y diciembre de 2001. Decidimos realizar las entrevistas de manera individual para que tuvieran mayor libertad de expresar sus ideas sobre los temas más delicados y debatibles. Las preguntas se realizaron a partir de los artículos del diario La Nación; un medio, según el informe de Fernando Ruiz36, evaluado positivamente por nuestros sujetos de investigación. De esa manera, al mencionar las fuentes consultadas para realizar la investigación, aumentamos el nivel de confianza y credibilidad en los entrevistados. Se organizaron las entrevistas para que los testimonios fueran grabados en su totalidad y así captar mayor información que con las notas. Sin embargo decidimos recurrir al final de cada entrevista, cuando se tratan los temas que pueden generar más resistencia a responder por su nivel de exposición, a la técnica periodística del off the record. Como señalamos en páginas anteriores este recurso es fundamental para el periodismo con políticos porque suelen estar muy atentos a los efectos que pueden tener sus palabras. La técnica off the record nos posibilitó obtener la información que demandaba mayor compromiso por parte de los entrevistados vinculada a la influencia que tuvo el periodismo y los medios de comunicación en general y en particular del diario La Nación, en la caída del Gobierno del ex-presidente Fernando De la Rúa. Al mismo tiempo permitió que los entrevistados mencionaran, sin ambigüedades, actores y situaciones que, a su entender, 36 Ibid, pág 35. 30
  • 32. tuvieron alguna participación activa e intencionada en el desencadenamiento de la crisis del gobierno de la Alianza. Todas las afirmaciones obtenidas con esta técnica fueron incluidas manteniendo el anonimato de la fuente. Los entrevistados fueron: Laura Serra. Periodista del diario La Nación. Acreditada en la Cámara de Diputados de la Nación. Redactora de la sección Política. Entrevista realizada el 14 de noviembre de 2007 en la Capital Federal. Gustavo Ibarra. Periodista del diario La Nación. Acreditado en la Cámara de Senadores de la Nación. Redactor de la sección Política. Entrevista realizada el 15 de noviembre de 2007 en la Capital Federal. Armando Vidal. Periodista del diario Clarín. Acreditado en la Cámara de Diputados la Nación. Redactor de la sección Política. Entrevista realizada el 13 de noviembre de 2007 en la Capital Federal. Eduardo Tagliaferro. Periodista del diario Página 12. Acreditado en el Congreso de la Nación. Redactor de la sección Política. Entrevista realizada el 23 de noviembre de 2007 en la Capital Federal. Ramón Puerta. Senador de la Nación. Partido Justicialista por Misiones. Presidente provisional del Senado y Presidente de la Nación. Entrevista realizada el 6 de diciembre de 2007 en la Capital Federal. Eduardo Camaño. Diputado de la Nación. Partido Justicialista por Buenos Aires. Presidente de la Cámara de Diputados y Presidente de la Nación. Entrevista realizada el 13 de noviembre de 2007 en la Capital Federal. 31
  • 33. Eduardo Menem. Senador de la Nación. Partido Justicialista por La Rioja. Entrevista realizada el 12 de noviembre de 2007 en la Capital Federal. Juan Pablo Baylac. Diputado de la Nación. Partido de la Alianza por la provincia de Buenos Aires. Vocero del gobierno. Entrevista realizada el 14 de noviembre de 2007 en la Capital Federal. Rafael Pascual. Diputado de la Nación. Partido de la Alianza por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Presidente de la Cámara de Diputados. Entrevista realizada el 15 de noviembre de 2007 en la Capital Federal. Rafael Flores. Diputado de la Nación. Partido de la Alianza por Santa Cruz. Secretario de Medio Ambiente. Entrevista realizada el 15 de noviembre de 2007 en la Capital Federal. Los entrevistados del diario La Nación fueron seleccionados porque se trató de aquellos periodistas que mayor participación tuvieron en la producción y publicación de crónicas parlamentarias y editoriales durante el período analizado. Para el caso de los periodistas del diario Clarín, la elección de Armando Vidal estuvo motivada por su larga trayectoria cubriendo la actividad analizada. Por último, para la selección de los políticos se tuvo en cuenta la jerarquía de los personajes como fuente informativa y su grado de exposición mediática durante ese período. 32
  • 34. CAPÍTULO II: EL CORPUS 33
  • 35. 2.1 ANÁLISIS CUANTITATIVO Realizamos un análisis cuantitativo sobre los temas de los artículos de nuestro corpus según fueron incluidos en tapa, crónicas y editoriales por el diario La Nación durante los meses de noviembre y diciembre. Temas incluidos en portada En ese sentido analizamos 61 artículos (30 de noviembre y 31 de diciembre) que fueron incluidos en la portada.. Las principales variables elegidas para describir el enfoque de los titulares de los artículos de tapa fueron: Medidas económicas. Para hacer referencia a las iniciativas impulsadas o próximas a tomar por el Gobierno de la Nación y/o el Congreso de la Nación. Renuncias. Se hace referencia a la dimisión de funcionarios del Poder Ejecutivo. Acuerdos / Apoyos político. Se incluyen las ocasiones en que el Gobierno de la Nación intentó o logró acordar con la oposición local y/o organismos internacionales con respecto a cuestiones económicas, políticas o sociales. Disputa de espacios de poder. En 4 ocasiones durante noviembre y diciembre se hizo referencia desde los artículos de las portadas del diario a la intención por parte del Partido Justicialista de quedarse con la Presidencia Provisional del Senado de la Nación y otros espacios pertenecientes al oficialismo. Otros. Se incluyeron artículos vinculados al contexto que tuvieron repercusión en el mapa político y económico tales como “Menem quedaría libre antes del fin de semana”; “El Pami al borde del colapso”, “La mayoría quiere 34
  • 36. que De la Rúa llegue a 2003”, “El nuevo Senado mantiene las viejas mañas” etc. 16 14 12 10 8 6 4 2 0 as s s r os mi c unc ia ol ít ico od e Otr onó ep ec R en sp od as o yo aci did / Ap esp Noviem bre Me os de erd put as Diciem bre Acu Dis Las variables más utilizadas en portada tanto en noviembre como en diciembre fueron Medidas económicas y Acuerdos / Apoyos políticos. Sin embargo en noviembre predominaron los acuerdos y apoyos políticos (34%) mientras que durante diciembre los artículos destinados a medidas económicas (45%). El tema que predominó en noviembre con respecto a acuerdos y apoyos políticos fue el respaldo interno y externo al plan canje de deuda. Algunos de los titulares fueron: “La banca dice que `pondrá el hombro´ al canje de la deuda”; “Cuatro provincias del PJ se suman al acuerdo”; “Fuerte respaldo del Tesoro de EE.UU al canje de deuda”, “También el Fondo apoya la reestructuración de la deuda”, etc. 35
  • 37. Portadas. Tratamiento de temas en noviembre Otros 20% Medidas económicas 30% Disputas de espacio de poder 13% Renuncias 3% Acuerdos / Apoyos políticos 34% En cambio en diciembre el tema que predominó en portada con respecto a medidas económicas fue el de las restricciones al retiro de fondos. Algunos de los titulares fueron: “Habrá restricciones a los retiros de fondos en efectivo”; “Rige desde mañana el nuevo plan; se podrán retirar $ 250 por semana”, “Ampliarían por única vez el límite para extraer efectivo”, etc. 36
  • 38. Portadas. Tratamiento de temas en diciembre Otros 13% Disputas de espacio de poder 13% Medidas económicas 45% Acuerdos / Apoyos políticos 16% Renuncias 13% Temas incluidos en crónicas Analizamos 200 artículos (65 de noviembre y 135 de diciembre) que fueron incluidos en el diario. Para trabajar con las crónicas a las variables de portada (Medidas económicas, Renuncias, Acuerdos/Apoyos políticos, Disputas de espacio de poder y otros) añadimos las siguientes: Acusaciones. Se hace referencia a los casos en que políticos de la oposición y/o el oficialismo realizaron denuncias y acusaciones referidas a temas como juicio político, comisión de lavado, intentos de golpe institucional, etc. Advertencias/Pronósticos. Comprende a los artículos en que periodistas, políticos de la oposición y/o el oficialismo señalaron sobre hechos que podían ocurrir en el país. Por ejemplo: “Vienen épocas de convulsión”, Puerta: "Voy a dar gobernabilidad", Ruckauf augura que habrá muchos despidos, etc 37
  • 39. Protagonismo del Congreso. Se incluyen a los artículos en que el Congreso de la Nación fue el actor principal del artículo. Es el caso de “El Congreso sesionará hasta el 21 del actual”, “Asamblea Legislativa acepta hoy la renuncia de De la Rúa”, etc Rupturas Políticas. Se incluyen artículos vinculados a separaciones en los bloques de la Cámara de diputados y el Senado de la Nación. Paros/Protestas. Comprende los artículos vinculados a paros, cacerolazos, piquetes y saqueos. Su realización y consecuencias. 30 25 20 15 10 5 0 i ca s as os od er es os so tic as tas os nci l ític p ion stic gre lí tes Otr nó m Ren u o s po i o d e sac Pron ó el Co n a s Po / Pro eco po y spac Acu as / o d uptu r Pa ro s d as s / A s de e ci ism Noviem bre M edi do r ten tagon R er ta ve Diciem bre Acu D ispu Ad Pr o Las variables más utilizadas en crónicas tanto en noviembre como diciembre fueron Protagonismo del Congreso, Disputas por espacios de poder, Paros y protestas, Medidas económicas y advertencias / pronósticos. En ambos meses predominó el protagonismo del Congreso (noviembre 22% y diciembre 18%) y, en segundo lugar, durante noviembre predominaron las disputas por espacios de poder (20%) mientras que en diciembre los Paros y las Protestas (18%). El tema que predominó en noviembre con respecto al Protagonismo del Congreso fue el impulso y aprobación de leyes. En ese sentido mencionamos a los titulares “Sancionaron la ley de `compre nacional´ ", “Diputados votó en dos 38
  • 40. días un total de 550 proyectos”, “Casi 300 proyectos de ley se sancionaron en la Cámara baja”, “Aprueban una ley contra la burocracia”, y “El PJ buscará otra vez hoy derogar los poderes especiales”. Con respecto a las Disputas por espacios de poder en noviembre predominó el tema sobre quiénes debían ser las autoridades de las Cámaras de diputados y de senadores. En esa dirección podemos mencionar los titulares “El Senado será presidido por el peronismo”, "Será grave que el PJ no presida el Senado", “Crece la disputa de cargos para la Cámara de Diputados”, “Preocupación en la Casa Rosada por la designación de Puerta” y “El justicialismo controlará Diputados con una actitud de confrontación” Crónicas. Tratamiento de temas en noviembre Otros Medidas 9% económicas Rupturas Políticas 14% Renuncias 2% 2% Protagonismo del Acuerdos / Congreso Apoyos políticos 22% 8% Disputas de espacio de poder Advertencias / 20% Pronósticos 11% Acusaciones 12% Durante diciembre el tema que predominó en relación al Protagonismo del Congreso fue el de la Asamblea Legislativa con respecto a la aceptación de la renuncia de Fernando De la Rúa y la designación de los sucesivos reemplazantes. “La Asamblea Legislativa acepta hoy la renuncia de De la Rúa”, “El Congreso proclamó al nuevo presidente”, “El PJ avanzó sin acuerdo en la 39
  • 41. Asamblea Política”, “Designarán hoy al nuevo presidente” fueron algunos de los titulares. No obstante La Nación en diciembre destinó numerosos artículos con respecto a paros y protestas pero el tema que más “preocupó” al diario fue el de los cacerolazos. En ese sentido podemos mencionar los títulos “Cacerolazos y apagones de los comerciantes contra las medidas”, “Cacerolazo, marchas e incidentes”, “El cacerolazo de la Argentina subterránea”, ”El cacerolazo, la nueva forma de fiscalizar”, etc. Crónicas. Tratamiento de temas de diciembre Medidas Otros económicas Renuncias 19% 14% 2% Acuerdos / Apoyos políticos 3% Disputas de Paros / Protestas espacio de poder 18% 12% Acusaciones 1% Rupturas Políticas 1% Advertencias / Protagonismo del Pronósticos Congreso 12% 18% Durante noviembre y diciembre de 2001 en las crónicas predominaron los anteriores temas pero también tuvieron lugar otros como: “La comisión antilavado aportará más datos”; "Soy la solución para la Argentina“, “Deseo de que De la Rúa llegue a 2003” ;“Ángel Rozas se anota en la carrera presidencial”; “Maniobra para aumentar personal”; “Amenazan con cancelar licencias de radio”; “La crisis, prioridad en la prensa mundial”, etc 40
  • 42. Temas incluidos en editoriales Con respecto a este género de opinión analizamos 42 artículos (20 de noviembre y 22 de diciembre) que fueron incluidos en el diario. Sobre las variables operativas trabajadas mantuvimos Medidas económicas, Protagonismo del Congreso, Paros y protestas y Otros e incorporamos las siguientes de acuerdo a los temas que se destacaron en los editoriales: Crisis política. Incorporamos en esta variable a los artículos que hicieron referencia a la crisis en general pero mayoritariamente cuando se la relacionó con la estructura política. Por ejemplo: “Por un orden político diferente”, “La crisis y el orden democrático”, “La crisis y el área social”, etc. Dirigencia. Se incluyeron los editoriales que hicieron referencia al accionar de los dirigentes políticos (Gobierno y oposición) y sindicales con respecto a la crisis. Al respecto podemos mencionar: “El país necesita una autoridad”,”Sin conciencia del alcance de la crisis”, “El compromiso de la dirigencia”, “El país y la dirigencia sindical”, etc. 8 7 6 5 4 3 2 1 0 res o ica s tas i ca ia Otr os tes olít enc ong nóm Pro si sp irig el C eco os / Cri D od das Par Noviembre on ism M edi tag Diciembre Pro 41
  • 43. Las variable más utilizada en los editoriales de noviembre fue la referida a Crisis política (30%) mientras que en diciembre se destacó la de Protagonismo en el Congreso (32%) .En noviembre como en diciembre en segundo lugar se ubicaron editoriales destinados a analizar a la dirigencia (20% y 27% respectivamente). Durante noviembre el tema que predominó en los artículos referidos a Crisis política fue el vinculado a la necesidad de realizar una reforma en el sistema político debido a que el mismo se encontraba en crisis por problemas de representación. En ese sentido hay que destacar el título “La reforma que el país espera”. Durante noviembre, por el lado de editoriales vinculados a dirigencia, hubo un predominio temático dedicado a “la falta de compromiso” tanto de los dirigentes del gobierno y la oposición de los partidos políticos y, en menor medida, se incluyó a los líderes sindicales. Editoriales. Tratamiento de temas en noviembre Protagonism o del Otros Congreso 20% 15% Medidas económ icas 15% Dirigencia 20% Crisis política 30% Con respecto a noviembre una mención especial merece la variable otros. En dos oportunidades se escribieron editoriales, por un lado, analizando 42
  • 44. la liberación del ex presidente Carlos Saúl Menem y también se destinaron otras dos editoriales para analizar la relación de los medios de comunicación y el Gobierno de Fernando De la Rúa. En otro orden en los editoriales de diciembre el tema que se destacó referido al Protagonismo del Congreso fue el cuestionamiento al accionar de los legisladores y en particular a los senadores de la Nación. En ese sentido se pueden consultar los títulos “Senado: siguen las sombras”, “El patrimonio de los senadores”, “Despilfarro legislativo”, etc. En lo que respecta a dirigencia durante diciembre un tema que se destacó fue la necesidad de tener funcionarios con autoridad para conducir al país. En ese sentido podemos citar el editorial titulado “El país necesita una autoridad”. Editoriales. Tratamiento de temas en diciembre Dirigencia 27% Protagonism o del Congreso 32% Crisis política 5% Paros / Protestas M edidas 18% económ icas 18% Como en las crónicas también La Nación destinó editoriales con respecto a Paros y Protestas pero el tema que más generó inquietud al diario fue la necesidad de evitar la violencia en las manifestaciones. En ese sentido 43
  • 45. se destacaron los títulos “Ante todo, frenar la violencia”, “La violencia, siempre injustificable”. 44
  • 46. 2.2 ANÁLISIS CUALITATIVO En este capítulo también analizamos el corpus seleccionado para luego describir los artículos más relevantes del periodismo político y los temas que dominaron la agenda mediática. Además incluimos las construcciones sobre políticos y actores eventuales que se desprendieron de las palabras utilizadas en las crónicas y editoriales por el diario La Nación. Por último hicimos algunas apreciaciones sobre la función del género editorial y destacamos las oportunidades en que La Nación hizo referencia en a la relación del Gobierno y medios de comunicación. Principalmente buscamos identificar las reacciones que hubo de parte del mismo ante determinados artículos del diario. 2.2.1 Agenda temática de La Nación Desde el 1ero de noviembre al 24 de diciembre de 2001 La Nación publicó noticias sobre diferentes temas, algunos ya mencionados en el trabajo cuantitativo. Un análisis del período permitió encontrar la visión del diario y cuáles fueron los temas que se trataron con mayor relevancia y énfasis. La crisis política La génesis y la definición de la crisis de diciembre de 2001 pudieron ser leídas desde la visión del diario La Nación haciendo una lectura de las crónicas y editoriales de entonces. La Nación fundamentalmente realizó un tratamiento de la crisis que hizo más hincapié en un origen político que económico. Es decir que incluyó 45
  • 47. contenidos desde las crónicas, notas de opinión y editoriales para que los lectores la percibieran como algo que sólo tenía solución con un cambio de la mentalidad de los funcionarios argentinos. Para el diario, la dirigencia política privilegió los intereses personales y partidarios en detrimento del conjunto del país. Así la crisis argentina fue producto de la falta de compromiso de la dirigencia37: “La Argentina es imprevisible por las contradicciones y los zigzagueos de una conducción política que sólo parece actuar en respuesta a los desafíos y las imposiciones de la coyuntura. Lo es también por la ligereza y la irresponsabilidad con que suelen comportarse en el Poder Legislativo vastos sectores de la oposición y aún del propio oficialismo (…) La Argentina es imprevisible por la falta de continuidad y rigor en los comportamientos de una dirigencia política a menudo irreflexiva y casi siempre propensa a improvisar. Y por los arrebatos de un sindicalismo que sólo parece moverse con comodidad cuando convoca a la protesta desestabilizadora y a la agitación pública”38 .( Editorial 7 de diciembre de 2001) Como observamos en el análisis cuantitativo de páginas anteriores si bien durante noviembre y diciembre en las portadas del diario La Nación se incluyeron varios titulares destinados a medidas económicas (como el respaldo interno y externo al plan canje de deuda en noviembre y las restricciones al retiro de fondos en diciembre) en cuanto a la densidad general de artículos predominó el tratamiento de la crisis vinculada a temas políticos. De esta manera podemos adelantar que la posición en los artículos del diario se configuró de manera inversa a la que plantea Federico Schuster39 que entiende a la situación Argentina de diciembre de 2001 como producto de una crisis del régimen social de acumulación que se inició en los años 90 y se caracterizó por la concentración de la riqueza, descapitalización del estado y fuerte endeudamiento. En ese sentido Schuster plantea que lo político, tanto en los 37 Consultar los artículos 43 y 57. 38 Ver el artículo 156 del corpus titulado “La Argentina país imprevisible” . 39 Schuster, Federico y otros, La trama de la crisis. Modos y formas de protesta social a partir de los acontecimientos de diciembre de 2001, Buenos Aires, Instituto de investigaciones Gino Germani, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, 2002. 46
  • 48. modos de organización como en los tipos de presidencialismo, “se ajustó al poder económico y financiero”. Siempre teniendo como base de explicación el accionar de la dirigencia política, el diario dirigido por Bartolomé Mitre también destacó que la crisis fue producto del estilo presidencial, la falta de decisión y la fragmentación de poder40. “El país no tolera más una jefatura de gobierno insegura y vacilante, que se caracteriza por su falta de claridad y de energía para tomar decisiones.(…) Es indispensable que el presidente Fernando de la Rúa ejerza el mando con la firmeza y la contundencia que hasta ahora no ha exhibido. Y que se expida con claridad meridiana en todas y cada una de las cuestiones inherentes a la esfera de su responsabilidad institucional. (…)No es aceptable, en suma, que desde la cúpula del poder se transmitan permanentemente signos de debilidad e irresolución y se adopten decisiones equívocas que contribuyen a generar atmósferas de escepticismo y desaliento”. (Editorial, 18 de noviembre de 2001) El diario La Nación también manifestó preocupación porque la crisis no afectase a las instituciones de la democracia y se respetaran los mandatos del Gobierno. En ese sentido, para el periódico la situación crítica de entonces se agravaba por las falta de acuerdos políticos que la dirigencia debía llevar a cabo para cumplir de manera irrestricta la Constitución Nacional: “Si al actual descalabro de la economía se sumara un salto al vacío en lo institucional, horas decididamente sombrías le esperarían a la Argentina. No necesitamos ir muy lejos para encontrar ejemplos de lo que puede ocurrirle a una sociedad cuando se aparta de lo que disponen las leyes básicas de su ordenamiento constitucional”41. (Editorial, Miércoles 12 de diciembre de 2001) La debilidad del gobierno y el vacío de autoridad Otro de los temas al que se le otorgó relevancia en las páginas del diario fue la debilidad del gobierno ocasionada por el vacío de autoridad del oficialismo que se producía en los poderes Ejecutivo y Legislativo. 40 Ver los artículos 50 y 51. 41 En el artículo 185 del corpus. 47
  • 49. El diario hizo hincapié en analizar con profundidad la fragilidad del Poder Ejecutivo destacando las consecuencias de la ruptura de la Alianza como partido de gobierno. Así, la precariedad del Gobierno apareció especialmente en noviembre cuando analizaron las renuncias de los ministros del gabinete42, especialmente las de Patricia Bullrich a la cartera de Seguridad Social y la del Secretario de Modernización del Estado, Marcos Makón. Esta última cobró especial interés para el diario porque significaba que la Alianza quedaba sin hombres del Frepaso en el Poder Ejecutivo dejando lugar sólo a políticos pertenecientes a la Unión Cívica Radical (UCR). Desde La Nación la renuncia de Bullrich fue analizada por Joaquín Morales Solá como otro síntoma de debilidad presidencial: “La salida intempestiva de Bullrich fue un error político y un síntoma del sistema de decisión presidencial. La ex ministra es una figura polémica, pero nadie discute que la elección correcta era su permanencia (…) El Presidente debía elegir una estrategia y un ministro para atender la vasta carencia social, pero dudó entre dos ministros y dos estrategias hasta que otra vez el conflicto le estalló en las manos. (…)Bullrich se ha ido en la cumbre de su fama y con las banderas de la transparencia y la eficiencia en sus manos. Ningún jefe político deja ir a una aliada en semejantes condiciones”.(Nota de Opinión,18 de noviembre de 2001) Sin embargo para el diario la máxima demostración de debilidad final del gobierno, con respecto a las renuncias (exceptuando la de De la Rúa), fue la del Ministro de Economía Domingo Cavallo. Lo interesante es que desde el diario la presentaron fundamentalmente haciendo referencias a características personales del funcionario y más a “culpas ajenas que propias”. El diario adjudicó la dimisión de Cavallo al carácter de un hombre “vehemente” y “carismático“ pero con muchos adversarios43. También como un funcionario 42 Ver artículos 34, 60, 192, 236 y 256. 43 Ver el artículo 253 titulado: “Un hombre vehemente, carismático y con muchos adversarios”. 48
  • 50. que se esforzó por revertir una crisis que ya existía con anterioridad a su participación en el Gobierno de la Alianza: “La renuncia del doctor Fernando de la Rúa a la presidencia de la República abre la primera gran fisura en la continuidad del sistema democrático argentino desde su restablecimiento, en 1983. Con su alejamiento de la jefatura del Estado se cierra un capítulo amargo e intenso de nuestra vida institucional, signado por las dificultades propias de una crisis económico-social de imponente magnitud -que pese a los esfuerzos del ministro Domingo Cavallo no pudo ser revertida”44 (Editorial, 21 de diciembre de 2001) También La Nación encontró como muestra de la inestabilidad y debilidad de la Alianza a las diferentes rupturas internas que se produjeron en los bloques parlamentarios en el Congreso de la Nación. La situación que se lee en las crónicas de esos días es que, a mediados de diciembre, los opositores al Gobierno empiezan a ser, además del peronismo en su totalidad, políticos con poder en el Frepaso y la UCR. En esa dirección se opusieron a diferentes medidas del Gobierno desde Angel Rozas, presidente del radicalismo a nivel nacional, hasta el ex-presidente y Senador, Raúl Alfonsin45. En esa dirección el diario también mostró al gobierno de De la Rúa débil por la oposición interna y externa al Gobierno: "Este presupuesto, así planteado, no se puede votar en el Congreso. Esta definición partió ayer no sólo de los diputados de la Alianza, sino también de sus pares del justicialismo, que por la tarde conocieron de boca del secretario de Hacienda, Jorge Baldrich, el detalle de los recortes en el gasto público previsto para 2002”46.(Crónica, 14 de diciembre de 2001) Sin embargo la mayor cantidad de artículos que mostraron la flaqueza del gobierno durante el período analizado fueron los asignados por La Nación para mostrar la falta de acuerdos políticos y la imposibilidad de la Alianza en elegir las autoridades de las Cámaras de Diputados y Senadores. 44 Ver el artículo 274. 45 Esto se lo puede encontrar en las notas 141 y 178. 46 Ver el artículo 199 del corpus titulado “La Alianza y el Pj rechazan los ajustes del Presupuesto”. 49
  • 51. La designación de Ramón Puerta como Presidente Provisional del Senado tuvo un extenso tratamiento a fines de noviembre y principios de diciembre. En esa dirección podemos afirmar que para el diario fue un hecho contundente para marcar la fragilidad de la Alianza y el vacío de poder que atravesaba el país. Por la situación institucional de Argentina el de Ramón Puerta era un puesto político estratégico ya que es quien reemplaza al presidente del cuerpo (posición que ocupa el Vicepresidente de la Nación) en caso de ausencia o vacancia. Además, de acuerdo con la Ley de Acefalía47, el Presidente Provisional del Senado es quien reemplaza al Presidente de la República en tercer término para el supuesto de renuncia, muerte o incapacidad de aquel y de su sucesor natural, el Vicepresidente de la Nación. Recordemos que Argentina se encontraba sin vicepresidente, y por ende sin presidente del senado, desde la renuncia de Carlos Alvarez en el año 2000. En una nota de opinión el columnista Joaquín Morales Sola señaló: “La designación de Ramón Puerta como virtual vicepresidente de la Nación sembró la imagen de un gobierno débil, empujado al cadalso por sus feroces opositores”48. (Nota de opinión, 2 de diciembre de 2001) También la situación del Poder Ejecutivo fue analizada por columnistas fijos del diario como Fernando Laborda que relacionó esa fragilidad como producto de la presión del peronismo por conquistar más espacios de poder. Con la designación de las autoridades del Congreso de la Nación a partir de los nombramientos de Eduardo Camaño en la Cámara de Diputados y Ramón Puerta en la de Senadores, el peronismo se aseguró el control en el Poder Legislativo y se colocaron primero y segundo en la línea sucesoria del 47 Ídem nota Pág. 17. 48 Ver el artículo 123 del corpus. 50
  • 52. Presidente de la Nación. El mensaje del peronismo al alentar la asunción de Puerta fue evaluado por Fernando Laborda, uno de los principales columnistas del diario: “Si los efectos institucionales no son relevantes, las consecuencias políticas sí lo pueden ser. La elección de Puerta es un audaz intento del PJ por mostrarle a De la Rúa dónde está el poder real y por forzarlo a dar ciertos pasos en un proceso de diálogo en el que aún no se sabe si se concertará la coyuntura presente o el futuro lejano o si sólo se procurará ganar tiempo”49.(Nota de opinión, 30 de noviembre de 2001) En otro orden más explicito, casi con un mes de anticipación a la caída de De la Rúa, el 25 de noviembre de 2001, Joaquín Morales Solá, amparándose en la reserva de la fuente, off the record, explicó: “Es el principio del fin. Uno de los políticos peronistas más experimentados se derrumbó de esa manera cuando se enteró que los senadores de su partido habían decidido entronizar a Ramón Puerta como vicepresidente de hecho de la Nación, en condiciones, por lo tanto, de reemplazar en cualquier momento a Fernando de la Rúa (…). Uno de los más entusiastas gestores del zafarrancho tuvo un instante escaso de franqueza. No se equivoquen: estamos eligiendo al hombre que convocará a la Asamblea Legislativa, dijo, y refería al cuerpo que debería seleccionar al relevo presidencial”50. (Nota de opinión, 25 de noviembre de 2001) Además de los espacios que el diario otorgó desde las portadas, crónicas y editoriales, para tratar la designación de Ramón Puerta también convocaron a columnistas para que analizaran el acontecimiento desde la condición más “objetiva” de “especialistas”. La mayoría de los convocados coincidió que la designación del Senador misionero era un hecho válido desde lo constitucional pero que mostraba la intención del peronismo en manejar al Gobierno. Entre ellos adjuntamos la opinión del sociólogo Rosendo Fraga: “Pero, en momentos de fragilidad política, controlar el primer puesto en la sucesión presidencial -en caso de vacancia de presidente y de vicepresidente, el presidente provisional del Senado es quien convoca a la Asamblea Legislativa para elegir quién terminará el mandato- implica la posibilidad de administrar la crisis, decidiendo sobre sus tiempos y formas, y quizás ésta sea la intención del PJ. (…) No hay ningún 49 En el artículo 102 del corpus. 50 Consultar la nota de opinión 78 del corpus. 51
  • 53. problema político ni jurídico en que la oposición ocupe la presidencia provisional del Senado, estando vacante la vicepresidencia. La cuestión es el contexto en el cual el hecho se produce”.51 (Nota de opinión, 29 de noviembre de 2001) Otro de los convocados para analizar el nombramiento de Puerta fue el historiador Félix Luna quién también desestimó la idea de Golpe Institucional pero describió el hecho como una acción que afectaba la gobernabilidad: “Sin duda, introduce un factor más de inestabilidad institucional y abre el camino a roces y conflictos que pueden erosionar aún más la gobernabilidad. No es un golpe institucional: más bien es una grosería, una compadrada riesgosa. (…) Puede ser solamente esto, que ya es bastante, o puede convertirse en un elemento irritativo que se agregue al vía crucis del Presidente”52 (Nota de opinión, 1 de diciembre de 2001) Sin embargo más allá de los editoriales y notas de opinión, el diario durante el mes de noviembre incluyó un artículo con un documento de la cúpula de UCR en el que el partido acusó al peronismo de querer dar un “golpe institucional”: “La avidez por el poder expresada en grado patológico por el justicialismo de decidir arrebatar la presidencia provisional del Senado contra toda tradición y convivencia política, es un golpe bajo a las instituciones (…)l a actitud del justicialismo busca debilitar el poder político del Presidente y la continuidad institucional, base fundamental para la recuperación”53. (Crónica, 30 de noviembre de 2001) Luego de lo analizado podríamos adelantar que desde La Nación si bien se aclaró que la designación de Ramón Puerta como presidente provisional del Senado era “constitucionalmente válida”, al mismo tiempo, en la presentación de los artículos se señaló (de modo acusatorio) que era una estrategia del peronismo para sacar del Gobierno a De la Rúa. Como observamos Morales Solá lo calificó como un “zafarrancho” organizado por “feroces opositores”; Fernando Laborda como un “intento de mostrar el poder real” y “para forzar al presidente a dar ciertos pasos”; Rosendo Fraga dijo que no era el “momento 51 Consultar la nota de opinión 96 del corpus. 52 Ver artículo 112 del corpus. 53 Ver artículo 106 del corpus. 52
  • 54. para hacerlo”, y Felix Luna como una decisión que “erosionaba la gobernabilidad”. La presión del peronismo por regresar al poder El intento de todos los diferentes sectores del peronismo por regresar al poder fue otro de los temas más relevantes en tapas, páginas, títulos y editoriales del diario La Nación durante noviembre y diciembre de 2001. El periódico fundado por Bartolomé Mitre, en todas las ediciones consultadas, incluyó alguna declaración de los diferentes líderes del peronismo nacional, provincial y sindical que hacía referencia a la presión que ejercían sobre el gobierno de Fernando De la Rúa. Los periodistas del diario La Nación mostraron especial interés, a través de las notas de opinión, crónicas y editoriales, por destacar los testimonios de fuentes informativas del Partido Justicialista como Carlos Ruckauf (Gobernador de la provincia de Buenos Aires), Carlos Menem (ex-presidente de la Nación), Eduardo Duhalde (ex–gobernador y Senador de la Nación) y el senador Ramón Puerta. La manera de presentar las noticias en sus titulares mostró, la mayoría de las veces, a los justicialistas advirtiendo el rumbo que debía seguir el presidente de la Nación para continuar con su mandato, pronosticando convulsiones sociales, augurando la renuncia de De la Rúa y un nuevo gobierno peronista, y reclamando por espacios de poder54.. Con respecto a las advertencias y pronósticos que incluyó el diario las mismas fueron aumentando de noviembre a diciembre. Principalmente La Nación destacó en titulares y cuerpos de los artículos declaraciones de 54 Consultar los artículos 56, 122, 132, 153, 160, 168,190 y 235. 53
  • 55. Eduardo Duhalde y Carlos Ruckauf realizando pronósticos sobre conflictos sociales: “Lo lógico sería que en muchas regiones del país haya convulsiones sociales, ya se ve un estado de efervescencia. La cosa se va a enrarecer mucho. (…). El Partido Justicialista hará una oposición que debe ser todo lo constructiva que se pueda, pero que quede claro; una cosa es el gobierno y otra cosa es la oposición. He visto por ahí una idea que habla de cogobierno, lo cual me parece disparatado" 55(Eduardo Duhalde Crónica, 12 de noviembre de 2001) “Se vienen épocas de profunda convulsión en la Argentina. El Gobierno debe ser reemplazado por otro peronista (…) Es hora de prepararse para tomar el poder. El peronismo se pone en marcha para agarrar el gobierno"56. (Carlos Ruckauf, Crónica, 18 de noviembre de 2001) También desde La Nación se incluyeron varias declaraciones de dirigentes del justicialismo “amenazando” o instalando la posibilidad de renuncia de De la Rúa. Las afirmaciones del Senador Ramón Puerta, el ex presidente Carlos Menem, el Diputado Eduardo Camaño y el Gobernador de Buenos Aires, Carlos Ruckauf, fueron las que más se destacaron con esa entonación: “Este es el peor gobierno de la historia. (…).El presidente acogota a las provincias y fomenta estallidos sociales (…) el peronismo es el futuro. De la Rúa debe elegir con qué plan va a quedarse”57. (Carlos Ruckauf, Crónica, 11 de noviembre 2001) "Sólo el pueblo decidirá hasta cuándo se deba quedar el Presidente.(…)Lo único que puede ocurrir es que De la Rúa renuncie, pero no que el peronismo fuerce un adelantamiento de las elecciones”58.( Carlos Menem, Entrevista, 23 de noviembre de 2001) “En el peronismo nadie quiere que De la Rúa se vaya y yo llegué al cargo con el respaldo de todo mi partido. Pero le aclaro que el objetivo de llegar al 2003 no depende del PJ. Acá el problema es que el Presidente tiene que tomar decisiones y esto es clave. En realidad, es el verdadero problema: la falta de toma de decisiones”59.(Ramón Puerta, Entrevista, 2 de diciembre de 2001) “Si hasta ahora el peronismo fue de alguna forma conciliador con el Gobierno y permitía la aprobación de las leyes que requería el oficialismo, fue en función de un 55 Ver artículo 31 del corpus. 56 Ver artículo 49 del corpus. 57 Ver nota 27. 58 Ver crónica 67 del corpus. 59 Ver artículo 122. 54
  • 56. planteo dramático que se nos hacía: o se votaba esa norma o se venía el caos. Ahora será distinto.(…). Cada vez que en este país se vulneró la democracia, los peronistas lo pagaron muy fuerte. Así que dejemos que la democracia siga su curso. No vamos a hacer que el presidente (Fernando) De la Rúa se vaya, se caiga, pero sí que cambie.” (Eduardo Camaño, Entrevista, 5 de diciembre de 2001) Además La Nación, especialmente desde los editoriales y notas de opinión, fijó su postura y criticó la falta de compromiso político de la oposición para apoyar las propuestas del presidente De la Rúa y para señalar que la falta de colaboración contribuía a generar debilidad en el Gobierno. En ese sentido podemos adelantar que el diario condenó la negativa del peronismo para compartir la conducción del país y presentó a ese sector como un partido que no quiso cooperar con el Gobierno y que lo único que le interesó fue conquistar el poder en pos de sus intereses partidarios: “Las dirigencias de los partidos mayoritarios han demostrado sobradamente que no se sienten comprometidas con un mínimo repertorio de políticas y estrategias de Estado. Eso significa que conciben la lucha por el poder como una disputa salvaje, sin límites (…) El hecho de que el presidente haya debido concurrir a una entrevista con el primer mandatario de la máxima potencia mundial en una situación de acentuada debilidad -debido a la falta de apoyo político interno al programa de saneamiento económico y fiscal que el país está tratando de exhibir demuestra que la dirigencia pública argentina no ha tomado conciencia de que la democracia supone la existencia de principios y objetivos compartidos por todos los sectores de la sociedad”60. ( Editorial, 14 de noviembre de 2001) “El peronismo tiene una lógica distinta de la de los radicales: el justicialismo libra batallas internas sólo para dirimir quién llega primero al poder. (…)Para el peronismo, la solución de los problemas termina siempre barriendo los pecados de la conquista. Pero es el propio peronismo el que está ya en su propia ratonera: o ayuda a la administración a salir del pantano donde chapotea o comete un crímen político. Su laberinto no tiene tres puertas”61.( Joaquín Morales Solá, Nota de Opinión, 25 de noviembre de 2001) “Es necesario y urgente que las fuerzas políticas y sociales valoricen y empleen los instrumentos genuinos de la democracia: el diálogo constructivo, la búsqueda paciente de coincidencias, el ejercicio de la autocrítica, la voluntad de cooperar para la reconstrucción de las bases políticas y económicas de la Nación, hoy visiblemente debilitadas. Y, sobre todo, la buena disposición para construir consensos tendientes a definir y establecer las grandes políticas de Estado, destinadas a presidir el esfuerzo 60 Ver artículo 313. 61 Ver artículo 78 55
  • 57. estratégico de los argentinos por encima de las diferencias partidarias y de las sucesivas e inevitables alternancias en el poder”62 (Editorial, 8 de diciembre de 2001) “El peronismo se paseaba entre una conspiración y otra ante un gobierno que parecía sin vocación para resolver la crisis. El viernes dio un paso atrás, cuando recibió claros mensajes de Washington de que no vería con buenos ojos un golpe institucional. Pero sólo cambió el cuchillo de carnicero con el que se manejaba hasta entonces por los guantes de un cirujano..El peronismo cree que el país caerá en sus manos, tarde o temprano, y sólo mide el grado del incendio que recibirá para decidir el momento del acceso al poder. Es irremediable: el peronismo avanzará en la medida en que la administración no muestre una voluntad para gobernar y resolver”63. ( Joaquín Morales Solá, Nota de Opinión, 9 de diciembre de 2001) En términos generales podemos anticipar que el diario “advirtió” a sus lectores del clima político de entonces presentando a los actores desde el análisis de sus editoriales y, por otro lado, incluyó de manera frecuente las declaraciones de dirigentes peronistas que se hicieron con tono de comunicación amenazador en los titulares de las crónicas y entrevistas. En ese sentido podemos mencionar los títulos: “Duhalde vaticina conflictos sociales” (12 de noviembre de 2001); Puerta: “Será grave que el P.J no presida el Senado” (18 de noviembre de 2001); Ruckauf : “Vienen épocas de convulsión” (11 de noviembre de 2001); Menem: “El acuerdo al que convocó De la Rúa llega demasiado tarde" (24 de noviembre de 2001), Camaño: “no vamos a hacer que De la Rúa se vaya; sí que cambie” ( 5 de diciembre de 2001), entre otros. En otro orden podemos adelantar que hubo una intención por parte del diario de presentar al peronismo como un actor que buscó activamente presionar y marcar las debilidades del Gobierno de De la Rúa. Al mismo tiempo La Nación describió al Partido Justicialista como una facción que no quiso 62 Ver artículo 162. 63 Ver articulo 169. 56
  • 58. “comprometerse” en buscar una solución para no quedar relacionado con la conducción del país que llevaba adelante la Alianza.. Además observamos en las inclusiones textuales de las declaraciones de los líderes del peronismo que la mayoría de las veces estuvo presente la idea de que la Alianza debía dejar la presidencia antes de que se cumpliera el mandato. También todas las inclusiones coincidieron en que el peronismo no quiere co-gobernar pero le advierte a De la Rúa que debe cambiar su conducción para poder seguir. Nuevos actores sociales y formas de protesta Otro de los temas que predominaron en el corpus analizado fue la aparición de nuevos actores sociales que realizaban diferentes tipos de protesta. Mediante la lectura de los editoriales y crónicas se pudo observar cómo el diario los presentó a los actores y fijó posición a favor o en contra según el actor social y la modalidad del reclamo. En los textos de La Nación, cuando aparecieron saqueos se los atribuyeron a sectores pobres integrados por desocupados y movimientos piqueteros. Los saqueos para el diario fueron organizados intencionalmente por partidos políticos y/o motivados por algunos sectores del justicialismo bonaerense. Esta modalidad de protesta, a diferencia de los cacerolazos, apareció cuestionada por el diario y presentada como una acción más violenta y la “parte negativa de los piquetes”: “Los actos de violencia y los intentos de saqueo que grupos organizados de personas perpetraron en estos días en distintos lugares del país contra determinados locales de comercio para obligarlos a entregar gratuitamente alimentos y bebidas constituyen una peligrosísima señal de desorden y disgregación social. (…)Es necesario. que las autoridades desplieguen al máximo su energía y su severidad para impedir esas inaceptables agresiones al derecho de propiedad: de lo contrario, el país podría ingresar en un incontenible círculo vicioso de barbarie (…)Es lamentable que una vez más reaparezcan en escena los activistas desaprensivos de siempre, que movilizan a los sectores más castigados por la crisis social y los exhortan a violar la ley y a 57
  • 59. consumar delitos. (…) Sería ingenuo, asimismo, ignorar el papel que desempeña cierta dirigencia maliciosa, que persigue sus propios fines y que utiliza a los sectores 64 más desprotegidos de la población para su propio beneficio” . (Editorial 18 de diciembre de 2001) “La protesta social parecía contenida incluso en sus manifestaciones públicas más duras, como los cortes de ruta.. (…)Ayer, por caso, hubo diez piquetes en Buenos Aires, Entre Ríos, Tucumán y Jujuy que pasaron inadvertidos. Los saqueos a supermercados dieron una alarma diferente. (…)Los piquetes tienen referentes conocidos y con tendencia a la negociación. Se sabe cuándo empiezan y cuándo 65 terminan. El miedo es que los saqueos no tienen esa previsibilidad.” (Crónica 19 de diciembre de 2001) En esa dirección, de acuerdo a las palabras utilizadas por el diario La Nación para definir a ciertos actos, podemos realizar un paralelismo y ver como algunas de las formas de construcción que hicieron de los saqueadores se asemejaron a las realizadas por Esteban Echeverría en El Matadero y D.F Sarmiento en Facundo. La Nación presentó a los saqueadores en sus artículos como violentos, agresivos, ladrones, vándalos, irracionales, etc. Nos resulta interesante compararlas con las que aparecen en El Matadero66: salvajes, carniceros, degolladores, ladrones, sayones, etc.; y en el Facundo67: bárbaros, brutos, salvajes, indómitos, ignorantes, etc. En ese sentido específicamente el diario presentó a saqueadores con una lógica de pensamiento similar a la de Domingo F Sarmiento donde saqueadores fueron los “bárbaros” y saqueados los “civilizados”. En el editorial del 18 de diciembre, citada en la página 56 de este trabajo, en el artículo se pide “evitar los actos de la barbarie”. También podemos establecer ese paralelismo entre saqueadores y caceroleros. Donde los primeros para La Nación serían los que realizan protestas violentas y roban como la barbarie y los segundos se manifiestan 64 Ver la editorial 223 titulada Preservar el orden jurídico y social. 65 Observar el artículo 233: Una modalidad que golpeó el esquema de respuesta oficial a las protestas 66 “Llamaban ellos salvaje unitario, conforme a la jerga inventada por el Restaurador, patrón de la cofradía, a todo el que no era degollador, carnicero, ni salvaje, ni ladrón”. Echeverría, Esteban, El Matadero, Buenos Aires, Huemul, 10ª ed., 1979, pág. 159. 67 Sarmiento, Domingo F., Facundo, Buenos aires, Losada, 1999, pág. 73 y 74. 58
  • 60. pacíficamente como gente civilizada y “argentinos de bien”. En un editorial del 21 de diciembre se lo puede ver claramente cuando el diario diferenció a los saqueos de las manifestaciones “pacíficas y espontáneas”: “Desde hace dos jornadas, una execrable y creciente oleada de violencia y de vandalismo intenta llevar al país a los abismos del miedo y el dolor. Nada, ni siquiera el síndrome de exclusión social y de pobreza que afecta a los sectores más postergados de la sociedad, puede justificar el desenfrenado estallido (…) Imágenes que incluyeron a civiles obligados a enfrentarse con quienes pretendían saquear sus moradas o comercios próximos. (…) Tornan aún más imperiosa la necesidad de que todos los argentinos de bien, sin excepciones y tal como ha sido la invariable prédica de LA NACION se pronuncien por el más rotundo rechazo del ejercicio de la violencia y de su inevitable consecuencia, el predominio de la irracionalidad”. (…) Estos inaceptables y gravísimos episodios contrastan, sin duda, con la espontánea convocatoria que anteanoche pobló de pacíficos manifestantes las calles de Buenos Aires. (…) Tan poco frecuente coincidencia de pareceres, opiniones y conductas dejó sentado, por si alguien lo dudase, que es posible disentir en paz y concordia, sin provocar o admitir actitudes agresivas. El contraste de unas y otras experiencias encadenadas marca con trazos indelebles cuál debe ser la senda por seguir. Solamente la sensatez, el entendimiento, la firme convicción de acatar el imperio de la ley y el repudio de toda forma de violencia permitirán que los argentinos convivan pacíficamente”68. (Editorial 21 de diciembre de 2001) Además la metodología del saqueo fue comparada con lo ocurrido el 29 de mayo de 1989. Ese día, el entonces presidente, Raúl Alfonsín, dispuso el Estado de Sitio por 30 días en todo el país, debido a los graves desórdenes producidos por activistas que incitaban a saquear almacenes y supermercados en el interior. Al igual que en 1989, los incidentes se iniciaron en Rosario pero se trasladaron a las principales ciudades del país y especialmente a la provincia de Buenos Aires. Por otro lado, encontramos los piquetes69. Éstos para el diario fueron producidos por sectores de desocupados y piqueteros más o menos 68 Ver el artículo 275 titulado La violencia siempre injustificable. 69 “Un piquete es un corte de ruta que interrumpe la circulación por un tiempo determinado. En general, los cortes son de 24 horas como mínimo y convocan a un conjunto de personas que desarrollan todo tipo de actividades en el espacio del piquete: música, fútbol, comercio, tribunas políticas, ollas populares, etc. La puesta en escena del piquete consiste en la quema de gomas que producen altas e impactantes columnas de humo. En relación con esta puesta en escena de la protesta social, se denomina al movimiento de desocupados surgido a mediados de la década del 90´ como movimiento piquetero”. Schuster, Federico y otros, op.cit.supra, nota al pie 38, pág 46. 59
  • 61. organizados en distintas regiones del país. A mediados de 2001, ya existían varios movimientos piqueteros: Federación Tierra y Vivienda (FTV), Corriente Clasista y Combativa (CCC), Coordinadora Aníbal Verón, Movimiento Teresa Rodríguez y Polo Obrero, entre otros. Estos grupos aparecieron como los organizadores en varios artículos del corpus seleccionado. De alguna manera piquetes y saqueos, como tipos de protesta, aparecieron en el diario como acciones que tenían una organización planificada por sectores políticos y producidos por sectores marginales y/o excluidos de la sociedad. Es en los saqueos especialmente donde La Nación siempre los vincula a acciones violentas. En los títulos y cuerpos de la noticias los saqueos, por su naturaleza violenta, terminan provocando muertes, destrozos, generando la instalación del Estado de Sitio y la renuncia de Domingo Cavallo. En ese sentido podemos mencionar los titulares: “Rige el estado de sitio después de los saqueos, renunció Cavallo” (20 de diciembre de 2001); “Saqueos y destrozos en San Miguel” (19 de diciembre de 2001); “Hubo seis muertos por los saqueos” (20 de diciembre de 2001); “Hubo saqueos y violencia en el conurbano” (20 de diciembre de 2001). Por último encontramos los cacerolazos. Esta forma de protesta que se inicia a mediados de diciembre de 2001 en la Capital Federal fue la que más relevancia tuvo en las páginas del diario La Nación. Para el diario los cacerolazos, a diferencia de los piquetes y los saqueos, surgieron de manera espontánea y pacífica producto del descontento generalizado de diferentes sectores de la clase media argentina que se sentían perjudicados por el gobierno de De la Rúa y la clase política en general: 60
  • 62. “Ni agitadores ni agitados: espontáneos. Sin que nadie los convocara, sin acuerdo previo, miles de vecinos de la ciudad comenzaron anoche una estruendosa manifestación que arrancó con cacerolazos desde los balcones y se extendió a las calles, con sones de cornetas, bocinas e insultos contra el Gobierno.(…) En poco menos de una hora, la Plaza de Mayo y las escalinatas del Congreso se colmaron de gente. Columnas de cientos de personas avanzaban, pacíficamente pero con paso firme (…) Familias con chicos, tambores, camisetas de Boca, banderas, gente en los balcones. Sus cantos tenían un único destinatario: el entonces ministro. La convocatoria fue espontánea y no se veían banderas de colores políticos”70 (Crónica, 20 de diciembre de 2001) Además para explicar este nuevo modo de protesta social, el diario recurrió a columnistas y a entrevistas con “especialistas”: “El clanc clanc clanc empezó en un balcón, juntó fuerza en las esquinas y estalló en Plaza de Mayo. Miles de argentinas y argentinos, chicos y grandes, gritando y golpeando cacerolas. Clanc clanc clanc, que se vaya el pelado. Clanc clanc clanc, que se vayan todos. Clanc. Pero todos, ¿eh? Que se vayan a... clanc clanc y más clanc. ¿Qué quiso decir la educada clase media con este mensaje? .Es un brote espontáneo de participación, con fuertes componentes de reclamo, porque la gente tiene una frustración muy grande, está sobrepasada (…)El cacerolazo va mucho más allá de De la Rúa y Cavallo. Es contra la dirigencia política. Por la cara de alegría que ponen los peronistas parece que no se dan cuenta de que la gente está harta", interpretó el sociólogo Manuel Mora y Araujo”71.(Entrevista, 23 de diciembre de 2001) “Estos factores confluyeron en los días de furia que arrastraron la caída del Gobierno. En los saqueos a comercios, protagonizados por los sectores más carenciados y por los vándalos que nunca faltan, y en el inédito fenómeno de los "cacerolazos", encabezados por sectores de clase media urbanos que se movilizaron espontáneamente en la madrugada de ayer”72.( Fernando Laborda, Nota de opinión y Tapa, 21 de diciembre de 2001) “Buenos Aires fue testigo anteayer de dos fenómenos insólitos. Por un lado, saqueos a comercios en los que -según los testimonios visuales- no se trató precisamente de calmar el hambre. El otro fue más inédito. Se trató de una respuesta, en gran medida espontánea, de gente común, tranquila, que salió a la calle para expresar una bronca casi incontenible que necesitaba compartir con otros, como lo hacía cuando festejaba un triunfo futbolístico. (…) Pero lo distintivo es que no eran pobres, no tenían hambre. Sí, en cambio, la horrible sensación de haber sido maltratados por decisiones de otros que afectaban su vida. Muchos, probablemente, eran depositantes que en un fin de semana se encontraron con que no podían disponer con total libertad de sus ahorros, que, además, podían perder valor.73” ( Nota de opinión, 21de diciembre de 2001) 70 Ver artículo del corpus 238. 71 Ver entrevista 294 a Manuel Mora y Araujo titulada El cacerolazo, la nueva forma de fiscalizar. 72 Ver artículo 257. 73 Ver nota de opinión del politólogo Roberto Cortés Conde titulada El cacerolazo de la argentina subterránea. 61
  • 63. En definitiva los cacerolazos no fueron presentados nunca por el diario como acciones violentas y no se le adjudican muertes ni heridos. En ese sentido el viernes 21 de diciembre el diario incluye un artículo donde hace un resumen sobre las muertes y heridos de las últimas 48 horas. En el mismo no mencionan a los cacerolazos e insisten con los saqueos. El título es “Veintitrés muertos y miles de heridos” pero su volanta vuelve atribuir a los saqueos la “culpabilidad” cuando se señala: “Por los enfrentamientos y saqueos”74. También en los editoriales se explicitaba a los cacerolazos como el reclamo más válido que, por su naturaleza espontánea, no se lo podía desoír: “CONVIENE no confundirse ni confundir: los argentinos experimentan hoy un profundo malestar y ese estado de ánimo se está expresando de diferentes maneras. Muy distintos en su trasfondo y también en su finalidad fueron, por ejemplo, el paro general de ayer y el singular cacerolazo de anteayer, dos fuertes manifestaciones de protesta ante la afligente situación que afronta la sociedad (…) En el caso del paro general resultó visible la abierta utilización política del malestar público, atribuible a una dirigencia sindical manejadora y sectaria. En el cacerolazo, en cambio, afloró con inequívoca espontaneidad el descontento y hasta la indignación de la población, de esa gente que no se considera atada, probablemente, a ningún liderazgo personal o institucional, pero que necesita expresar su desazón y su pesadumbre”75.(Editorial, 14 de diciembre de 2001) Es importante también observar como el diario sólo se “solidarizaba” con el reclamo realizado por el grupo de individuos afectados por la incautación de los depósitos. En este sentido el columnista Mariano Grondona los calificó como los sufridos peones: “Si el pueblo argentino es la dama, cada uno de sus miembros, esto es nosotros, es apenas un humilde "peón": el más sacrificable de todos. Millones de argentinos sufren hoy los tormentos de la recesión, el desempleo y el congelamiento de los depósitos. No se crea que no son patrióticos”76.(Nota de opinión 9 de diciembre de 2001) De alguna manera luego de lo analizado podemos adelantar que La Nación siempre condenó las protestas que tuvieron vinculación con 74 Ver artículo 269 del corpus. 75 En editorial 198 del corpus titulada Quejas que no se pueden desoír. 76 En el artículo 168 del corpus. 62
  • 64. agrupaciones políticas y una organización previa. En ese grupo ubica a los piquetes y saqueos. Por el contrario para el diario los cacerolazos son evaluados positivamente por ser realizados por sectores medios sin ninguna intención política y de manera espontánea. Además el diario considera que los cacerolazos no son exclusivamente contra el Gobierno de la Alianza sino contra toda la dirigencia política. Por último una mirada critica sobre el papel de los medios formadores de opinión durante la crisis de diciembre de 2001, entre los que ubican a Clarín y La Nación, se la puede encontrar en autores como Mario Cafiero y Javier Llorens. Ellos explican que en la etapa previa al corralito los medios de comunicación utilizan palabras que expanden una carga positiva hacia el sistema financiero tales como seguridad, solidez, eficiencia, respaldo, prestigio y fortaleza presentándolo como un modelo a nivel mundial. Sin embargo, luego del corralito, los medios destinan su mirada hacia un sujeto antes ignorado como eran los ahorristas. En ese sentido dicen: “El relato de las penurias, las protestas, y la información referida sólo a las consecuencias del corralito, comenzaron a dominar los espacios en los medios formadores de opinión, ahora solidarios con las víctimas del corralito, pero eludiendo profundizar la investigación de las causas”77. 2.2.2 Construcción de los sujetos: gobierno, oficialismo, oposición, legisladores y actores eventuales La Nación utilizó diferentes palabras para nominar a los actores de la sociedad en su conjunto. Luego de analizarlas consideramos que el diario hizo 77 Cafiero, M y J. Llorens, La argentina robada, Buenos Aires, Ediciones Macchi, 2002, pág 154. 63
  • 65. una construcción sobre, al menos, cinco grupos78: gobierno, oficialismo, oposición, legisladores y actores eventuales. El oficialismo, integrado por senadores y diputados de la Alianza (Frepaso y Unión Cívica Radical), apareció generalmente nominado en el corpus como: “la Alianza”, “los senadores oficialistas”, “los diputados oficialistas”, “los diputados de la alianza”, “los senadores de la alianza”, “los aliancistas”, “el bloque oficialista”, “la UCR”, “el Frepaso”, “los senadores radicales”, “los diputados radicales”, “el bloque radical”, “el bloque del Frepaso” y “legisladores de la UCR”. Entre las acciones que realizaban los actores identificados como el oficialismo durante el período analizado surgieron: “aceptaron”, “insisten”, “creen”, “se resignan”, “acusan al PJ”, “ rechazan”, “intentan”, “esperan que se apruebe”, “promueven”, “le pone límites al gobierno”, “quieren otro gabinete”, “trabajan” y “negocian”. Por otro lado encontramos diferentes maneras de mencionar al Gobierno / Poder Ejecutivo: “De la Rua”, “el Estado”, “el Gobierno”, “el Poder Ejecutivo”, “el Ejecutivo”, “el Presidente”, “la Casa Rosada”, “la Rosada”, “un Presidente”, y “Cavallo”. El diario La Nación señaló las siguientes acciones realizadas por parte del gobierno: “prepara un salvataje”, “lanza un plan”, “presiona”, “confía en el Congreso”, “provoca”, “firma”, “llama a concertación”, “intenta”, “analiza recibir”, “acusa al PJ”, “busca acordar”, “marca los tiempos”, “acusa a Ruckauf de desestabilización”, “reta en público a Cavallo”, “viaja de urgencia”, “define el 78 Esta agrupación, definición y análisis es hasta la caída de Fernando De la Rua el día 20 de diciembre ya que después los actores que integran la oposición (en especial el PJ) se convierten en oficialismo y viceversa. 64
  • 66. ajuste”, “busca apoyo”, “lanza ajuste”, “pide apoyo”, “estudia no pagar”, “crea ministerios”, “renuncia”, “amplía”, “reclama bajar el gasto”, “restringe”, “prevé recortes”, “pide a los ministros”, “amenaza con cancelar licencias” y “quiere culpar al PJ”. En esa dirección podemos adelantar que el oficialismo y el Gobierno fueron presentados por La Nación realizando acciones que tienen que ver con una posición de inactividad, a la defensiva, o de espera ante lo que hace el otro. Con algunos verbos como “resignan”, “esperan”, “aceptaron”, “pide”, y “confían” La Nación presentó al oficialismo y el Gobierno en una actitud de espera a lo que hicieran otros sujetos que al mismo tiempo, en muchas situaciones, los presentaron como una amenaza. Esos sujetos “amenazadores” generalmente fueron la oposición y los actores eventuales y se constituyeron como una amenaza debido a que buscaron ocupar diferentes espacios públicos y/o el espacio de poder que tenía el Gobierno. En esa dirección podemos encontrar algunos titulares donde Gobierno y oficialismo aparecen a la espera: “De la Rúa confía en el Congreso” (10 de noviembre de 2001); “Los diputados de la Alianza insisten en subir ganancias” ( 29 de noviembre); “El Presidente pidió apoyo al PJ en privado” ( 12 de diciembre de 2001), etc Por otro lado la oposición apareció nombrada como: “el PJ”, “el justicialismo”, “el ARI”, “los opositores”, “peronistas”, “el bloque del PJ”, “la oposición”, “el bloque justicialista”, “los diputados del PJ”, “los diputados del ARI”, “la mayoría peronista del senado”, “el peronismo”, “un sector del PJ”, “el justicialismo”, “en el PJ”, “integrantes del bloque justicialista”, “senadores del PJ”, “diputados del PJ”, “diputados del PJ y de ARI”, “los gobernadores del PJ” y “los gobernadores del peronismo”. 65
  • 67. Para La Nación los sectores de la oposición fueron lo que: “exigen”, “negocian”, “aportan datos”, “debaten”, “buscan derogar”, “se endurecen”, “presionan”, “logran presidir”, “vuelven a presionar”, “se niegan a votar los superpoderes”, “insisten en presidir”, “acusan”, “intentan”, “vaticinan”, “acuerdan”, “unifican posiciones”, “piden el desafuero”, “controlan”, “envían mensajes”, “hacen esfuerzos para que a De la Rúa le vaya bien”, “proponen”, “asumen responsabilidades”, “cumplen un papel institucional”, “critican al gobierno”, “rechazan medidas del Gobierno”, “reclaman debate en el Congreso”, “quieren llevar medidas del Gobierno al Congreso”, “controlan las dos cámaras”, “analizan un escenario sin De la Rua”, “advierten al gobierno”, “amenazan con sesionar en verano”, “no avalan”, “resisten ajuste”, “sacan provecho de la Constitución”, “ponen los límites”, “analizan quién reemplaza al presidente”, “vacilan entre la responsabilidad y la incompetencia”, “evitan”, “regresan al poder”, “avanzan” y “limitan el alcance de la concertación”. Los actores eventuales con presencia en nuestro corpus fueron: “caceroleros”, “saqueadores”, “piqueteros”, “policía”, “fuerzas armadas”, “empresarios”, “sindicatos”, “Bush”, “Fondo Monetario Internacional”, “Iglesia”, “supermercados”, “bancos” y “sector financiero”. Entre las acciones que realizaron se encontraban: “apoyan”, “critican”, “acuerdan”, “se comprometen”, “aprueba”, “fallan”, “quieren”, “facilitan”, “reciben”, “rechazan”, “consideran”, “no envían los fondos”, “condicionan”, “realizan cacerolazos, apagones, bocinazos y piquetes”, “saquean”, “cortan”, “marchan”, “adhieren a la huelga”, “respaldan”, “entregan comida”, “destrozan”, “invaden”, “matan”, “reprimen”, “hieren”, “roban” y “fiscalizan”. 66
  • 68. A diferencia del oficialismo y el Gobierno podemos señalar que la oposición y algunos actores eventuales (caceroleros, piqueteros y saqueadores), fueron presentados por La Nación como sujetos que presentaron una gran actividad para realizar reclamos y exigir al Gobierno que tome decisiones. El diario con la utilización de verbos como “exigen”; “presionan”; “amenazan”; “destrozan” y “saquean” presentaron a la oposición y actores eventuales como sujetos que por medio de diferentes modalidades (más o menos violentas) buscaron incesantemente obtener respuestas y decisiones del Gobierno como también ocupar espacios de poder. En ese sentido podemos ver los títulos: “Amenaza el PJ con convocar al Congreso a sesionar en verano” (8 de diciembre de 2001);”El PJ rechaza las medidas y reclama un debate en el Congreso” (4 de diciembre de 2001); “El justicialismo volverá a presionar desde el Senado”, (12 de noviembre de 2001), etc. En términos generales, según las palabras utilizadas, La Nación creó diferentes construcciones de actores sociales. Entendemos que las acciones vinculadas a los grupos mencionados construyeron dos grandes sujetos. Los sujetos pasivos, en el sentido que fueron actores que generalmente recibieron acciones de otros agentes sin poder cooperar ni ofrecer resistencia. El diario con las palabras utilizadas construyó a los diputados del oficialismo y el Gobierno como sujetos que dejaron obrar a los demás, sin hacer por sí cosa alguna. Por otro lado los sujetos activos respondieron a la descripción que se hizo de las acciones llevadas a cabo tanto por la oposición (senadores y diputados del Pj) como por los actores eventuales. Creemos que se los presentó como sujetos activos en el sentido de personas que estuvieron 67
  • 69. permanentemente con una “actitud de hacer” o en “virtud de hacer”. Los dirigentes del peronismo, caceroleros, piqueteros y saqueadores fueron constantemente presentados actuando en forma rápida y sin dudar de cada acción que llevaban adelante. En ese sentido vimos los ejemplos de los títulos con la inclusión de verbos como “exigen”; “presionan”; “piden el desafuero”; “rechazan medidas de gobierno”; “amenazan”; “saquean”; “cortan calles” y “destrozan”. Es preciso señalar que muchas veces es muy difícil para los periodistas y medios de comunicación pensar sobre las palabras que utilizan para elaborar sus artículos. Sin embargo cuando los periodistas eligen que palabras utilizar para contar un hecho realizan una determinada construcción de la noticia y de los sujetos que en ella se incluyen. Parafraseando la idea de Pierre Bourdie79 sobre las palabras podemos decir que el diario La Nación por medio de las que incluyó en sus artículos produjo ciertos efectos y constituyó categorías de percepción y principios de visión y división producidos y reproducidos socialmente. Otro de los actores que presentó el diario fue el de los legisladores que se encontraron englobados en no más de cuatro palabras y encabezados por un pronombre masculino o femenino singular, generando, a nuestro entender, mayor unicidad en el criterio de las decisiones y acciones que llevan a cabo: “el Congreso”, “la Cámara Baja”, “la Cámara Alta”, “la Asamblea Legislativa”, “la Cámara de Diputados”, “la Cámara de Senadores” y “el Senado”. Este sentido de opinión unívoca cambia cuando se los designa utilizando mayor cantidad de términos o con pronombres en plural: “diputados del oficialismo y de la 79 Bourdieu, Pierre, ¿Qué significa hablar?, 2008, http://www.pierre-bourdieu.blogspot.com/, [Consulta: jueves, 19 de junio de 2008] 68
  • 70. oposición”, “los senadores”, “los diputados”, “las nuevas legisladoras de la Cámara Alta”, “Diputados”, “La Cámara de Senadores” y “los protagonistas”. Al mismo tiempo para el diario los legisladores fueron lo que: “se disputan cargos”, “se disputan la conducción”, “sancionan en la Cámara Baja”, “votan”, “aprueban aumentos”, “derogan recortes en el Senado”, “sancionan la ley”, “sesionan”, “maniobran el aumento del personal”, “insisten que no cobran en efectivo”, “revisan decisiones”, “prorrogan sesiones”, “rechazan ajustes”, “mantienen viejas mañas”, “perciben hasta 7700 pesos”, “despilfarran” y “proclaman al nuevo presidente”. Con respecto a legisladores, resulta interesante mencionar que cuando el diario no los presentó diferenciados entre oposición y oficialismo, aparecieron como sujetos activos. Al mismo tiempo mostrando el protagonismo que el Congreso de la Nación tuvo durante el período analizado. En ese sentido especialmente con verbos como “definen”; “designan”, “derogan” “aceptan, “proclaman” presentaron al Congreso de la Nación como el actor principal que definió acontecimientos políticos y económicos como, por ejemplo, la salida del ex presidente Fernando De la Rúa y la llegada de sus sucesores. En ese sentido podemos encontrar los títulos: “El Congreso proclamó al nuevo presidente” (24 de diciembre de 2001); “Derogan los cupos para retirar fondos” (21 de diciembre), “La Asamblea Legislativa acepta hoy la renuncia de De la Rúa” ( 21 de diciembre de 2001), “El Congreso revisará si el PEN se excedió en sus facultades” (6 de noviembre de 2001), etc. 69
  • 71. 2.2.3 Función de los editoriales El análisis de los editoriales de La Nación permitió obtener de manera directa la posición del medio de comunicación sobre diferentes temas de la actualidad. Las editoriales del corpus trataron sobre diversos hechos que formaron parte de la agenda política: gasto público; representación política y de la dirigencia; proyectos del Congreso; estilo presidencial; patrimonio y actitudes de los legisladores, consecuencias y alcances de la crisis, entre otros. Siguiendo a Ricardo Sidicaro80, quien analizó las ideas del diario La Nación desde sus editoriales entre 1909-1989, los artículos incluidos en nuestro trabajo, fueron redactados proponiendo explicaciones sobre los diferentes temas de la actualidad sugiriendo muchas veces determinadas orientaciones81 y/o caminos a seguir. “Nadie puede desconocer, a estas alturas, que es necesario diseñar políticas extremadamente austeras y contener al máximo el gasto público. (…)Es lamentable que legisladores próximos a terminar su mandato estén intentando aumentar irresponsablemente el gasto del Senado, desoyendo el clamor de la abrumadora mayoría de la población, que reclama una drástica reducción del costo de la política” (Editorial, 2 de noviembre de 2001) “Es indispensable que el presidente Fernando de la Rúa ejerza el mando con la firmeza y la contundencia que hasta ahora no ha exhibido. Y que se expida con claridad meridiana en todas y cada una de las cuestiones inherentes a la esfera de su responsabilidad institucional. La sociedad necesita saber qué piensa su presidente, qué rumbo desea imprimirle a su gestión de gobierno” (Editorial, 18 de noviembre de 2001) “Consideramos necesario exhortar con igual severidad a los demás dirigentes públicos de la Argentina a que reflexionen sobre el rumbo que desean para la República y sobre lo que el país está esperando de ellos en la actual encrucijada política, económica y social. Es hora de que expongan -ellos también- sus ideas y sus puntos de vista sobre los caminos que proponen para superar la crisis que nos agobia” (Editorial 20 de noviembre) “Es imperioso en estas horas que los partidos políticos y los grupos dirigentes con peso en la vida nacional extremen sus esfuerzos para encontrar, antes que nada, 80 Sidicaro, Ricardo, op.cit.supra, nota al pie 9 Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1993,.pág 18. 81 Ver artículos 6 y 254 del corpus. 70
  • 72. un modo de tranquilizar los ánimos y preservar el orden público” (Editorial, 20 diciembre de 2001) “La República no puede permanecer una hora más sin autoridades. La Asamblea Legislativa debe cubrir con la mayor celeridad la acefalía que se ha producido en la cima del poder. Y el presidente que resulte elegido debe aplicarse sin demora a recomponer el orden y a mostrar lo que hoy, insólitamente, está faltando: la cara visible de la autoridad política”. ( Editorial, 21 de diciembre) En los párrafos anteriores se observa en nuestro subrayado como La Nación utiliza palabras tales como “necesario”, “imperioso”, “indispensable” para otorgar mayor énfasis y urgencia al cumplimiento de las orientaciones que el periódico sugiere. Además, los editoriales fueron el lugar elegido por el diario para realizar su crítica especialmente a la dirigencia política y al Gobierno. Esto se pudo ver con mayor profundidad en el cuerpo de los artículos, pero en los títulos se anticipaba la línea que persiguieron las editoriales. Un recurso que La Nación suele utilizar en lo editoriales es adjetivar con connotación negativa ciertas acciones producidas por diferentes actores políticos. Así podemos encontrar los titulares sobre: “Insólitos proyectos” ( 17 de noviembre de 2001), “La grave emergencia financiera” ( 3 de diciembre de 2001); “La Argentina, país imprevisible” (7 de diciembre de 2001) ; “Legisladores irascibles” ( 11 de diciembre de 2001), etc. Por otro lado como explica Sidicaro,82 los editoriales, al centrarse en temas de coyuntura, muchas veces adquieren un tono dramático, como si se estuviese ante la última oportunidad para evitar catástrofes o males mayores. Esto se lo pudo detectar especialmente en el artículo del día 9 de diciembre que llevó por título Oportunidades Perdidas83: 82 Sidicaro, Ricardo, op.cit.supra, nota al pie 9, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1993,.pág 20. 83 Ver el artículo 170. 71
  • 73. “Es de lamentar que se haya desaprovechado, así, la oportunidad de investigar, con idoneidad y profesionalidad y con las herramientas informáticas que la ocasión proporcionaba, los mecanismos y las circunstancias que posibilitaron el ingreso de dinero proveniente de actividades ilícitas al circuito formal de la economía. Con cuatro informes diferentes, lo que se ha conseguido es sembrar mayor confusión entre la población acerca de un tema que requería respuestas concretas y objetivas y sobre el cual se habían generado grandes expectativas, que no fueron satisfechas”. También se lo pudo ver en un artículo del mes de diciembre titulado El acuerdo político o el abismo84: “En el fondo, todos los actores políticos -como los empresarios- se encuentran con sus fuerzas en tensión al límite. Es éste el momento en que se decide quiénes pagarán mayor o menor costo por una crisis devastadora. Lo vienen haciendo así desde hace meses, pero ahora los apremia la urgencia al presentir que la dinámica de los hechos puede arrojarlos al vacío.(…) Pocas veces ha habido tanta avidez por conocer con anticipación con qué rapidez la clase política está al fin, o no, en condiciones de alcanzar acuerdos básicos para el funcionamiento del Estado y el orden elemental en la sociedad” 2.2.4 El Gobierno y los medios según La Nación Una lectura de los artículos del corpus analizado nos permitió tener una visión de cómo fue la cobertura que realizó el diario sobre la relación del Gobierno de Fernando De la Rúa y los medios de comunicación durante diciembre de 2001 y las repercusiones que tuvieron en algunos protagonistas de esa época.. Los editoriales desestabilizan Durante el mes de noviembre especialmente se desató un debate entre el Gobierno y el diario La Nación por el contenido de varios editoriales. Algunos funcionarios como el caso del Ministro de Trabajo, José Gabriel Dumón, cuestionaron los editoriales asegurando que perjudicaban el funcionamiento institucional. Para Dumón85 el editorial titulado El estilo del presidente del domingo 18 de diciembre afectaba al gobierno. 84 Consultar el artículo 164 del corpus. 85 Ver el artículo 63 bis del corpus titulado Severas críticas del ministro Dumón a Moyano y a LA NACION. 72
  • 74. “En las páginas de un periódico tan prestigioso, un texto así produce un debilitamiento en la imagen presidencial que en nada ayuda a resolver esta difícil situación.", explicó el titular del Ministerio de trabajo. Dumón ese día manifestó que el párrafo que lo irritó fue el que decía: “El país no tolera más una jefatura de Gobierno insegura y vacilante que se caracteriza por su falta de claridad y de energía para tomar decisiones" (…) "ante los graves problemas que afronta hoy la Argentina, resulta imprescindible que el Presidente de la República revise y modifique su estilo personal de conducción". (Crónica, 22 de noviembre de 2001) En esta dirección siguiendo la idea de Héctor Borrat podemos señalar que La Nación como el resto de los periódicos es un actor político que puede afectar la toma de decisiones del sistema político en general. El diario desde sus editoriales instaló en la agenda del Gobierno el tema del Estilo presidencial “inseguro”, “vacilante” y “con falta de claridad”, y logró que ingresara en el flujo de la información. Al mismo tiempo pudimos observar en las respuestas del diario a las definiciones de los funcionarios como entró en relaciones de conflicto con el gobierno: “En un comunicado de prensa que no dejó de suscitar asombro, el ministro de Trabajo, José Gabriel Dumón, descubrió una insólita y rebuscada coincidencia entre el discurso pronunciado recientemente en la Plaza de Mayo por el sindicalista Hugo Moyano y el editorial de LA NACION del domingo último, debido a que "en ambos casos se cuestiona el funcionamiento institucional. (…) El desafortunado comunicado ministerial causó estupor, pues cualquier observador mínimamente informado sabe que las opiniones de nuestro diario han estado siempre en las antípodas de las que suele exponer el mencionado dirigente gremial Es realmente inexplicable que un ministro de la Nación pueda encontrar coincidencias entre la larga e invariable prédica de LA NACION en defensa del Estado de Derecho y la vociferante agresividad de un gremialista (…). Es cierto que el ministro Dumón formuló posteriormente declaraciones que en cierto modo rectifican o atenúan lo expuesto en el comunicado de su ministerio.Sin embargo, el ministro insistió en un concepto erróneo: reiteró que -a su juicio- un editorial crítico como el que LA NACION publicó el domingo último "debilita a las instituciones". (…) En cuanto al editorial del domingo último, titulado "El estilo del Presidente", es obvio que intentó contribuir al mejor ejercicio de las funciones de gobierno y, por lo tanto, al fortalecimiento del sistema institucional republicano. Es lamentable que tampoco lo haya entendido así el secretario general de la Presidencia, Nicolás Gallo, que ayer definió al mencionado editorial como una "crítica feroz" al jefe del Estado. Quienes se sienten molestos porque un diario formula críticas a un gobernante no parecen entender lo que significa la libre discusión de las ideas en el seno de una sociedad, ni comprenden cuál es la misión del periodismo independiente en una democracia”86. (Editorial, 23 de noviembre de 2001) 86 Ver el artículo del 23 de noviembre de 2001 (318 del corpus) titulado Reacciones ante un editorial. 73
  • 75. El editorial sobre el Estilo del Presidente puso en acción la capacidad de La Nación para afectar el comportamiento del Gobierno e influyó sobre los funcionarios que reaccionaron por el editorial y, ante las críticas de los mismos, entró en conflicto nuevamente contestando con dureza desde un nuevo editorial del 23 de noviembre. Con el nuevo artículo sumó al conflicto además del Ministro de Trabajo a más actores de la dirigencia política como el secretario general del la Presidencia, Nicolas Gallo, y el sindicalista, Hugo Moyano. En esa dirección podemos observar en el texto citado que el diario definió al Gobierno como “rebuscado” y “desinformado” en su editorial de respuesta. El uso de los medios de comunicación y el peronismo En las crónicas del diario también se pudo detectar como los medios de comunicación afectaron las acciones de los funcionarios. En esta dirección el diario incluyó algunos artículos donde se señaló la preocupación del Gobierno sobre las consecuencias que podía generar el uso de los medios por parte de la oposición. Según el diario La Nación el gobierno del presidente Fernando De la Rúa consideraba que la mediatización sobre el tratamiento del presupuesto por parte del justicialismo podía provocar la negativa del Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros organismos internacionales para realizar aportes financieros. En ese sentido desde el diario se incluyó en el título de un artículo las declaraciones del Jefe de Gabinete, Christian Colombo pidiendo que la oposición no hiciera un debate mediático sobre el tratamiento del proyecto de 74
  • 76. ley de presupuesto. La crónica del 18 de diciembre de 2001 que llevó por título “No hagan de esto un debate mediático” señaló: "Por favor, no hagan de esto un debate mediático. Nos están mirando desde afuera, pidió ayer, con aire algo abatido, el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo. Eran cerca de las 18 y el funcionario acababa de entregar en la mesa de entradas de la Cámara de Diputados las planillas complementarias del proyecto de presupuesto 2002.Sin el presupuesto, no sólo es imposible seguir adelante con la política económica del país; el presupuesto es una de las condiciones para el crecimiento"87. La palabra saqueo en los medios y la violencia Durante el período analizado se pudo observar que el Gobierno mostró preocupación no sólo por lo que decían los editoriales del diario La Nación o la oposición sino también por las palabras que usaron los propios integrantes de la Alianza cuando hablaron por los medios de comunicación. En ese sentido siguiendo a Pierre Bourdie88 hemos sostenido que las palabras generan efectos en los diferentes actores políticos y ejercen violencia simbólica como así también, en la política, hay una disputa sobre cuáles, cómo y cuándo se usan las palabras. Según artículos periodísticos de la época para los principales funcionarios del gobierno el uso de la palabra saqueo generaba imagen y sensación de violencia en los habitantes. En esa dirección según el diario La Nación el propio De la Rúa, asesorado por diferentes especialistas, pidió que utilizaran otros recursos para referirse a ese tipo de protesta: "Traten de darle una intensa respuesta a todo esto, pero hay que evitar hablar de saqueos porque se asocian con la violencia. (…) el gabinete concluyó en eliminar la palabra saqueo y sustituirla por la expresión "demanda de alimentos". (…) El ministro de Infraestructura, Carlos Bastos, captó rápidamente la recomendación presidencial. "No hubo saqueos, sino pedido de gente en supermercados", dijo por la mañana” 89. 87 Ver el artículo 219 del corpus. 88 Bourdieu, Pierre, ¿Qué significa hablar?, 2008, http://www.pierre-bourdieu.blogspot.com/, [Consulta: jueves, 19 de junio de 2008] . 89 Consultar el artículo 231 del corpus que lleva por título De la Rúa pidió a los ministros que eviten la palabra saqueo. 75
  • 77. En este sentido observamos como para el Gobierno colocar una palabra por otra cambia la visión de los ciudadanos acerca del accionar del Poder Ejecutivo. Para los especialistas la palabra saqueo generaba la idea de violencia en los habitantes y en ese sentido recomendaron cambiarla por la expresión “demanda de alimentos”. La radio y la televisión generan “alarma colectiva” Como prueba del poder de influencia que le asignaba el Gobierno de la Alianza al contenido que se emitía por los medios de comunicación y especialmente por intermedio de soportes como Radio y la Televisión en crónicas periodísticas de fines de diciembre se analizaron e incluyeron testimonios donde se manifestaba que el gobierno tuvo la intención de cancelar licencias de radio y cerrar canales de televisión. Según La Nación los principales motivos de ese propósito recaían en que querían evitar la difusión de imágenes de los saqueos y la represión policial. Dos artículos del mes de diciembre hicieron referencia a que el gobierno tuvo la intención de ampararse en la Ley de Radiodifusión 22.285 de la última dictadura militar que admite aplicar sanciones a los medios en los que el contenido que trasmiten o por la forma de expresión, produzcan conmoción o alarma colectiva90. En ese sentido podemos mencionar los titulares “Amenazan con cancelar licencias de radio” (20 de diciembre de 2001) y “De la Rúa pensó en cerrar los canales de TV”: “Una nota del Comité Federal de Radiodifusión recordó que está vigente la ley 22.285, aprobada durante el último gobierno militar, que le permite al Gobierno disponer la caducidad de la licencia de radiodifusión a los medios que, `por el contenido que trasmiten o por la forma de expresión, produzcan conmoción o alarma colectiva´.(…)El Comfer recordó que esa ley establece que `las noticias relacionadas 90 Ver los artículos 246y 260 del corpus. 76
  • 78. con hechos o episodios sórdidos, truculentos o repulsivos, deben ser tratadas con decoro y sobriedad, dentro de los límites impuestos por la información estricta”. (Crónica, 20 de diciembre de 2001) “El gobierno de Fernando de la Rúa ya había decidido cerrar los canales de televisión para evitar que los saqueos y la represión policial se colaran en las pantallas de los hogares. Con la excusa del estado de sitio estaban dispuestos a ordenar una programación "de emergencia", que no difundiera imágenes de violencia. Pero el titular del Comité Federal de Radiodifusión (Comfer), Gustavo López, evitó la medida. "No voy a pasar a la historia como el sucesor de Perón, que cerró La Prensa, o como Galtieri. Y espero que el Presidente tampoco", le advirtió ayer López al secretario general de la Presidencia, Nicolás Gallo, cuando fue a presentarle su renuncia y la de sus colaboradores” (Crónica, 21 de diciembre de 2001) En ese sentido podemos adelantar que, según los artículos del diario La Nación, para el Poder Ejecutivo había una influencia de los medios de comunicación masiva como Radio y Televisión pero no mencionan a la posibilidad de cerrar diarios por lo que se puede pensar que para el Gobierno los efectos que podían generar los diarios eran inferiores a los de los medios audiovisuales. 77
  • 79. CAPÍTULO III: LAS ENTREVISTAS 78
  • 80. 3.1 Análisis de las entrevistas91 En este capitulo analizamos las entrevistas realizadas para obtener una visión de legisladores y periodistas acerca del trabajo realizado por el diario La Nación y el periodismo durante noviembre y diciembre de 2001. Al mismo tiempo examinamos las opiniones de los entrevistados sobre diferentes temáticas como su experiencia personal como protagonistas de lo ocurrido en el período analizado, imagen de los políticos y el nivel de protagonismo de diferentes actores sociales que fueron surgiendo a lo largo de la investigación y las entrevistas. 3.1.1 El papel de la prensa Los entrevistados para la investigación opinaron y analizaron el rol del periodismo y los medios de comunicación durante noviembre y diciembre de 2001. La mayoría de sus manifestaciones (on y off the record) surgieron a partir de lo que recordaban por haber sido actores protagonistas de lo ocurrido pero además se les mostraron diferentes crónicas y editoriales del diario La Nación publicados en el período analizado. El papel de los medios de comunicación y periodistas La mayoría de los políticos entrevistados cuando analizó el papel de la prensa realizó una división entre lo que fue el rol de los medios de comunicación como empresa y el trabajo de los periodistas. Los periodistas 91 Se incluye la guía de las entrevistas utilizadas en el anexo de la pág 132 . 79
  • 81. acreditados a los diarios La Nación, Clarín y Página 12 no plantearon el análisis con esa división e indagaron sobre la cobertura realizada. En lo que respecta a los medios como empresa los políticos en general aseguraron tener una muy buena relación con los grupos periodísticos y en especial con La Nación. Sin embargo, sobre el tratamiento de la crisis de diciembre que hicieron las empresas, los legisladores radicales del oficialismo tuvieron una mirada más crítica. Como explicó el diputado y ex vocero del Gobierno de la Alianza, Juan Pablo Baylac, el contenido y la programación giraron en torno a los intereses económicos de cada grupo: “Los medios, no el caso de La Nación, habían tomado partido en la crisis. En ese momento había tres andariveles por donde podía ir el gobierno. Uno era someter a la economía argentina a la dolarización, otro a la devaluación, y el último era la convertibilidad acotada que había previsto Cavallo para luego devaluar. Era un desfiladero angosto por el que el gobierno recorría la crisis y tenía las acechanzas de los sectores políticos, económicos, sociales y medios de comunicación que estaban adheridos a una u otra alternativa. No había ninguno adherido a la posición del gobierno nacional. La mayoría estaba por la devaluación o por la dolarización. En ese contexto cuando vos concurrías a un programa de Radio Mitre te ponían a Moyano o a Piumato que estaban fuertemente vinculados a dar pelea por la devaluación. En cambio, si ibas a Radio 10, te aparecían los consultores externos de los grupos económicos que hablaban del riesgo país y bonos, procurando que el gobierno tomara nota por la búsqueda de la dolarización”92. (Juan Pablo Baylac, 14 de noviembre de 2007) Un análisis enriquecedor sobre cuál fue el papel de los medios de comunicación como compañías durante el gobierno de Fernando De la Rúa lo aportó el ex – presidente, Ramón Puerta. Para el Senador hubo un cambio de actitud en las empresas periodísticas entre lo que fue el comienzo del Gobierno de la Alianza y el período que se inició luego de las elecciones legislativas de octubre de 2001. El comienzo lo definió como “complacencia mediática” y el período post legislativo como “castigo de los medios”: “En el final del gobierno de De la Rúa creo que hubo un castigo mediático muy fuerte que contrastó con en el tratamiento que el sistema mediático le dio a De la Rúa desde 92 Fragmento de la entrevista realizada a Juan Pablo Baylac el 14/11/2007, para esta investigación. 80
  • 82. su comienzo hasta los comicios legislativo de Octubre de 2001. Hubo una determinada complacencia mediática para con el gobierno de la Alianza que recién empezaba después de una década de un gobierno de otro signo político. Pero esa determinada benevolencia se invirtió totalmente después del 24 de Octubre y diría que algunos medios recuperaron terreno y fueron duros, no quiero juzgar si merecida o inmerecidamente. (…)Hubo una reacción generalizada de parte del sistema medíatico que respondía a un resultado adverso en los comicios legislativos que significó la derrota de la Alianza” (Ramón Puerta, 6 de diciembre de 2007) Con respecto al vínculo entre los políticos y el trabajo de los periodistas, los legisladores de la oposición junto a Rafael Flores (oficialista de la línea del Frepaso) manifestaron tener una muy buena relación pero manteniendo la distancia político - periodista. Consideraron que los periodistas informaron lo que acontecía con “objetividad” y “ayudaron a la institucionalidad del país”: “Mi impresión es que la prensa en ese tiempo cumplió un papel de informar lo que acontecía y ayudo a que la institucionalidad se mantuviera. Estábamos en medio de una crisis fenomenal pero no sentí que la democracia estuviera en riesgo. Un podía sentir esa sensación de riesgo democrático en la Semana Santa de 1987, no así en los hechos de diciembre de 2001.Creo que informaron con bastante objetividad lo que estaba sucediendo” (Rafael Flores, 21 de noviembre de 2007) “Siempre tuve con la prensa del Congreso una relación especial. En el caso de La Nación tiene un par de periodistas muy prestigiosos en el Congreso que son de los que respetan el off the record y cada uno de los espacios y los momentos que nos toco vivir. (…) Mi relación con el periodismo siempre fue óptima (…) manteniendo la distancia de lo que es el periodista y el diputado para que cada cual pueda escribir sobre cada uno de los temas lo que realmente piensa”. (Eduardo Camaño, 13 de noviembre de 2007) Los entrevistados pertenecientes al oficialismo, en cambio, si bien manifestaron tener una buena relación con los periodistas afirmaron que el trabajo de los periodistas “se ajustó a los intereses de los medios de comunicación”. Ninguno de los oficialistas, a diferencia de la oposición, habló de objetividad y menos aún de colaboración para mantener la institucionalidad. Los periodistas de los tres diarios entrevistados (Clarin, Página 12 y La Nación) fueron quienes analizaron con mayor profundidad las coberturas realizadas por los diferentes medios de comunicación y tuvieron las posturas más críticas para evaluar el trabajo de la prensa. En sus interpretaciones los 81
  • 83. acreditados de los tres medios consultados coincidieron en que la prensa solamente describió y, en consecuencia, le faltó profundidad para indagar sobre lo que estaba sucediendo. Algunos acreditados justificaron esa “falla” a la velocidad y el cambio constante en que ocurrían los acontecimientos: “Cuando uno habla de la crisis lo que está describiendo es el final de una muerte anunciada pero la prensa es responsable por el tramo de esa obra. (…) La prensa no solamente no describía bien sino que no se comprometía a indagar. Es como si dijéramos que ahora salen en los diarios permanentemente cuestiones vinculadas a la crisis que nos hallamos y la realidad es que no están en los diarios”.( Armando Vidal, Clarín, 13 de noviembre de 2007) “En ese momento creo que el periodismo se encargo de cubrir la coyuntura y el día a día porque no tenía otra forma. Era tan crítica la situación que no podías, como periodista o medio de comunicación, tener una visión más analítica de lo que estaba pasando.(…) No podías tener un visión más reflexiva que te permitiera indagar porqué estaba ocurriendo. Es decir, si todo lo que estaba ocurriendo era realmente espontáneo o motivado por dirigentes políticos que tenían otros intereses. En aquel momento no pudimos analizar ni descubrir porque era tan difícil y crítica la situación que tenías que abocarte al minuto a minuto. Quizás en “lo que se falló” fue en no bajar los decibeles un poco y tratar de reflexionar sobre lo que estaba ocurriendo. Pero era absolutamente lógico porque era demasiado difícil parar la pelota y pensar lo que estaba pasando” (Laura Serrra, La Nación, 14 de noviembre de 2007) Eduardo Tagliaferro, periodista de Página 12, consideró que la falta de análisis del periodismo ocurrió antes y después de la caída de De la Rúa: “Creo que en la previa a la crisis, al periodismo le faltó la cuota de ir a lo profundo del modelo. Se quedó con la anécdota del chiste a De la Rúa, de lo tonto que era o de la inoperancia que tenía y no avanzó sobre Cavallo, el endeudamiento, el blindaje, ni sobre todos los planes que nos iban a terminar llevando a donde nos llevaron. (…) Posterior a la crisis y la explosión de 2001 pasó lo mismo. La prensa se quedó con la foto del escándalo y los cacerolazos y por ejemplo no avanzó en que los grandes beneficiarios de la crisis fueron los bancos. El periodismo se quedó con las imágenes y le faltó profundidad para mirar un proceso”93. (Eduardo Tagliaferro, Página 12, 23 de noviembre de 2007) En las interpretaciones sobre la falta de profundidad de los medios, los periodistas también mencionaron qué fue lo que quedó sin analizar. Además del blindaje, los planes de Domingo Cavallo y los bancos, mencionaron la influencia del peronismo en la caída de De la Rúa. 93 Segmento de la entrevista realizada a Eduardo Tagliaferro el 23/11/2007, para este trabajo. 82
  • 84. Las crónicas y editoriales de La Nación Crónicas En el análisis94 de las crónicas los entrevistados coincidieron en afirmar que los artículos mostraron o “reflejaron” la realidad que se vivía en aquel momento. Sin embargo la lectura que hicieron sobre esa “realidad” fue interpretada de diferentes maneras según los entrevistados. Los oficialistas dijeron que lo que se expuso en las crónicas fue la organización de un golpe institucional por parte del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires para derrocar al Gobierno y también la embestida recurrente del peronismo por apropiarse del poder. En esto, pese a que Rafael Flores agregó otras interpretaciones, coincidió con Juan Pablo Baylac y Rafael Pascual. Las lecturas sobre “complot” y no colaboración del justicialismo para mantener el Gobierno como la tesis sobre la vocación histórica del peronismo por apropiarse del poder fueron una constante en las entrevistas realizadas a todos los entrevistados, incluido alguno del Partido Justicialista. El diputado radical, Rafael Pascual, durante la entrevista que se le realizó a fines de 2007 dijo: “Estas crónicas están en la línea de la realidad de lo que estaba pasando y en la línea de lo que denuncié oportunamente mediante el juzgado del Dr. Norberto Oyarbide sobre el golpe institucional que el justicialismo de la provincia de Buenos Aires hizo contra el gobierno del Dr. De la Rúa. (…) en general, el error que se comete en el análisis político – periodístico, es instalar que los peronistas saben gobernar. Lo que saben hacer es retener el poder. Lo de Ruckauf es una demostración de lo que digo, hace 20 años que el peronismo gobierna la provincia de Buenos Aires y es la que tiene más pobres, peor atención médica, peor educación y menos seguridad95”.(Rafael Pascual, 15 de noviembre de 2007) 94 A los entrevistados se les presentaron diferentes crónicas y editoriales. Se les pidió una lectura y que opinaran sobre el contenido y tono de la comunicación. 95 Fragmento de la entrevista realizada a Rafael Pascual el 15/11/2007, para esta investigación. 83
  • 85. “Lo que muestran las crónicas de La Nación es lo que estaba pasando.(…) Muestra claramente a Carlos Ruckauf, un irresponsable dirigente que incluso llegó a amenazar con emitir moneda. Era un auténtico barrabrava tendiente a cuanto peor,mejor y procurar su propio objetivo que era ser Presidente de la Nación” (Juan Pablo Baylac, 14 de noviembre de 2007)” Como señalamos al comienzo los legisladores de la oposición también manifestaron que en las crónicas se mostró la realidad de entonces. Sin embargo para ellos el diario La Nación, a través de la inclusión de los testimonios de protagonistas políticos del momento (en su mayoría justicialistas), mostró la debilidad de Fernando De la Rúa y el vacío de poder en el que se encontraba el país. Además los legisladores del Partido Justicialista descartaron la posibilidad de un complot contra el presidente y/o que con sus declaraciones se hubieran incentivado la caída del gobierno. En esa dirección lo explicó el ex – presidente, Eduardo Camaño: “Las criticas que aparecen en estás crónicas no son producto de ninguna situación especial ya que De la Rúa venía en caída libre. Después cada uno se pudo haber expresado de la forma que quisiera. Algunos quizás más fuertes otros más calmos pero me parece que ya no era un problema del peronismo la situación de De la Rúa. El presidente intentó plantear en su momento la desestabilización por parte del peronismo y la verdad que creo que lo desestabilizó su propio partido político. Nosotros no teníamos nada que ver en esto. Lo que pasa que con algunas declaraciones, como por ejemplo la que aparece de Ramón Puerta, diciendo que no existirá un compromiso serio del P.J, hay mayor posibilidad de riesgo (…) Lo que yo quiero decir es que las palabras pudieron haber sido duras pero la realidad era que De la Rúa no podía soportar el gobierno. Después aparecen distintas versiones sobre el apoyo del peronismo. El peronismo lo que ha hecho en ese momento fue asumir la responsabilidad que después termina en la conducción del país. El radicalismo ya no podía sostenerse”96. (Eduardo Camaño, 13 de noviembre de 2007) “Las crónicas son reportajes genuinos. Me acuerdo el modo de pensar de cada uno e incluso el mío. Era un comentario generalizado que la Alianza no estaba capacitada para gobernar y la renuncia de De la Rúa ratificó eso. Si el presidente del Senado representaba a la minoría el vacío de poder hubiera sido aún peor hubiera caído también ese presidente del senado y, no porque alguien lo empuje, sino porque el vacío del poder no se llena sino es con la voluntad popular que había votado por la oposición” (Ramón Puerta, 6 de diciembre de 2007) 96 Fragmento de la entrevista realizada a Eduardo Camaño el 13/11/2007, para esta investigación 84
  • 86. De alguna manera podemos adelantar que la mayoría de los entrevistados políticos (oficialismo y oposición) manejaron una idea de que las crónicas simplemente “reflejaron la realidad”. Sin embargo como planteamos en nuestro Marco Teórico la noticia no es un espejo de la realidad sino como construcción. Esto como mínimo esta sustentado en que los acreditados y medios de comunicación eligen siempre cómo contar/ narrar un hecho y que fuentes utilizar. En otro orden los periodistas en general expresaron que las crónicas incluyeron declaraciones textuales con un estilo periodístico neutro que permitió describir los diferentes matices de los personajes de entonces. En el análisis de esas declaraciones, para los acreditados al Congreso, se pudo descubrir el papel del peronismo durante la crisis de diciembre de 2001. Sin embargo, hubo diferencias en cómo describieron los periodistas de cada medio de comunicación a ese papel. Armando Vidal, acreditado del diario Clarín, observó que los peronistas se presentaron como una alternativa política pero no lo atribuyó a una acción planificada para quedarse con el Gobierno sino a que De la Rúa y el radicalismo no podían seguir gobernando: “Muestran declaraciones montadas en ese punto de inflexión. El peronismo reafirmando sus posibilidades concretas de gobernar el país, da a entender que el gobierno de la Alianza había fracasado y era así. (…)Creo que lo que se nota en las crónicas son señales de que en efecto los peronistas se presentan como la alternativa pero no porque quisieran quedarse con el gobierno de De la Rúa sino porque ese presidente no podía gobernar más. En consecuencia ninguna expresión del radicalismo podía gobernar si no estaba sostenida por el peronismo”97 En cambio, Laura Serra y Gustavo Ibarra, acreditados por La Nación, analizaron que con la relectura de las crónicas se pudo confirmar la falta de profundidad en el análisis periodístico y detectar el protagonismo activo que 97 Fragmento de la entrevista realizada a Armando Vidal el 13/11/2007 85
  • 87. tuvieron algunos actores del peronismo en la caída de la Alianza. Serra incluso habló de la participación del justicialismo en lo que definió como “un derrocamiento a De la Rúa”.La periodista señaló a los peronistas Humberto Roggero, Eduardo Duhalde, Carlos Ruckauf, y Eduardo Menem como protagonistas de ese derrocamiento98: “Releyendo las crónicas uno empieza a observar que el justicialismo después de las elecciones legislativas de octubre tuvo un rol protagónico para, de alguna manera, incentivar la crisis. Recuerdo cuando en noviembre el bloque del justicialismo hizo un retiro cerca de Escobar. Ahí estaban Remes Lenicov impulsando el tema de la devaluación. Es decir el justicialismo se estaba poniendo el ropaje del futuro gobierno. Creo que había intereses detrás del derrocamiento de De la Rúa y, hablo de derrocamiento, porque al parecer, más allá de lo mucho que contribuyó el presidente, lo empujaron un poco. (…) Releyendo estás crónicas, Roggero, desde la Cámara de diputados, Duhalde, Ruckauf, y Menem fueron protagonistas para el derrocamiento”. (Laura Serra, La Nación, 14 de noviembre de 2007) “Estas crónicas tienen que ver con el papel que ha tenido el justicialismo en la caída de De la Rúa, obviamente no lo ayudaron a mantener el gobierno. (…) Creo que la dirigencia justicialista sacó rédito propio de la crisis y así fue casi todo el último mes. Desde quedarse con la Presidencia Provisional del Senado en la figura de Ramón Puerta y él diciendo que era de lo más común porque eran mayoría. Eso es mentira porque cuando De la Rua asume en 1999 el peronismo también tenía mayoría en el Senado y sin embargo el presidente fue el radical Mario Losada.(…) Las crónicas desnudan lo que fue el peronismo en ese momento “ . (Gustavo Ibarra, La Nación, 15 de noviembre de 2007) Por último, Eduardo Tagliaferro de Página 12 con la lectura de los artículos pudo revelar el cambio de postura en los diferentes actores del Partido Justicialista. Para Tagliaferro, las críticas del peronismo al Gobierno de De la Rúa se intensificaron después de las elecciones legislativas de octubre de 2001 cuando el presidente quedó sin poder. A su entender antes de aquél acto eleccionario el peronismo no criticó y, por el contrario, apoyó votando todas las leyes que propuso la Alianza. En esta dirección podemos plantear que “la acusación” que realiza Tagliaferro para el peronismo va en la misma dirección que la que Ramón Puerta le hizo al periodismo. Para el acreditado del diario 98 Ver la entrevista realizada a Laura Serra el 14/11/2007, para este trabajo. 86
  • 88. Página 12 los que tuvieron un acompañamiento “silencioso” o “complaciente” hasta las elecciones legislativas de octubre de 2001 fueron los diputados del peronismo mientras que para el Senador de Misiones fue el periodismo el que tuvo una “actitud medida” con el gobierno hasta esas elecciones pero luego de ellas los “atacó con dureza”. Editoriales Los entrevistados explicaron que los editoriales de La Nación hicieron un “diagnóstico correcto” sobre la realidad de ese momento. Además de que tuvieron la función de “alertar” y “anticipar” muchas de las cuestiones que se produjeron durante diciembre de 2001. También la mayoría coincidió en que ninguno de los editoriales influyó de manera directa en la caída del ex presidente Fernando De la Rúa. El editorial sobre el que más comentarios realizaron los entrevistados fue el que hizo referencia al estilo del presidente para conducir el país. El articulo titulado El estilo del presidente fue publicado el 18 de noviembre de 2001 y, como vimos anteriormente en la investigación, especialmente se desató un debate entre el Gobierno y el diario La Nación. .El Ministro de Trabajo, José Gabriel Dumón, y otros funcionarios lo cuestionaron entonces porque consideraron que perjudicaba al Gobierno. Especialmente algunos de los párrafos que generaron el debate de entonces fueron: “El país no tolera más una jefatura de Gobierno insegura y vacilante que se caracteriza por su falta de claridad y de energía para tomar decisiones (…) ante los graves problemas que afronta hoy la Argentina, resulta imprescindible que el Presidente de la República revise y modifique su estilo personal de conducción . Un jefe de Estado (…) no puede evadirse de los problemas ni emitir señales que lleven a la confusión y al desconcierto a la ciudadanía y a veces a sus propios ministros y colaboradores.(…)No es aceptable, en suma, que desde la cúpula del poder se transmitan permanentemente signos de debilidad e irresolución y se adopten decisiones equívocas que contribuyen a generar atmósferas de escepticismo y desaliento”.(Editorial, 18 de noviembre de 2001) 87
  • 89. Durante las entrevistas los diputados de la oposición coincidieron con el análisis del diario en que “la no toma de decisiones” por parte del Presidente de la Nación incentivó el malestar en la sociedad y no contribuyó a solucionar la crisis. Lo mismo sucedió con Rafael Pascual y Rafael Flores del oficialismo que coincidieron con las aseveraciones en que, al final del gobierno, hubo un “presidente vacilante” para tomar medidas: “Obviamente una cuestión es la visión que uno tiene en caliente en el momento y otra la que tiene años después de haberse desarrollado los acontecimientos. Creo que hay aseveraciones en los editoriales que son ciertas. Ya el final del gobierno de De la Rúa mostraba un presidente solo, con poco apoyo, vacilante y con dificultades para tomar decisiones. (…) Considero que son correctos desde el punto de vista que los escribieron”. 99(Rafael Pascual, 15 de noviembre de 2007) “De la Rúa me dio la sensación que era un hombre que estaba un tanto perdido de lo que estaba sucediendo (…) un presidente que dejaba que otros tomaran decisiones por él inevitablemente nos llevaba a una situación que era difícil salir (Rafael Flores, 21 de noviembre de 2007) “La no toma de decisiones era un condimento explosivo para la situación que se vivía. Por eso los tres días que me toco ejercer el mando busqué la rápida toma de decisiones. En este sentido hay una anécdota para contar. El personal técnico del área que tiene que hacer los decretos presidenciales necesito que lo reforzáramos porque venían acostumbrados a un ritmo muy lento en la construcción de los decretos. El presidente De la Rúa era un presidente prolijo en cuanto a la lectura de los mismos pero eso llevaba demasiado tiempo y los problemas iban mucho más rápido que las decisiones que se tomaron en esos dos años de gobierno aliancista” (Ramón Puerta, 6 de diciembre de 2007) En cambio fue el ex-vocero del Gobierno de la Alianza, Juan Pablo Baylac, quien no sólo avaló la tesis de influencia en los editoriales sino que sostuvo que las críticas al estilo presidencial se produjeron desde los comienzos del gobierno de De la Rúa: "Con respecto al planteo del estilo presidencial desde el primer día y hasta desde la campaña fue cuestionado. Ya cuando De la Rúa dijo que no era aburrido para el diario La Nación y otros diarios había resultado una situación muy criticada (…) todos los medios de comunicación hicieron uso y abuso del estilo presidencial generando un debilitamiento fenomenal. A nadie se le escapa que hoy cualquiera sostiene que tuvimos un tonto de presidente cuando en realidad De la Rúa te puede gustar o no su estilo pero no es ningún tonto. Era un señor con siete idiomas, universitario, abogado, 99 Fragmento de la entrevista realizada a Rafael Pascual el 15/11/2007, para esta investigación. 88
  • 90. varias veces senador, diputado, jefe de gobierno de la ciudad.”100. (Juan Pablo Baylac, 14 de noviembre de 2007)” En otro orden, los periodistas acreditados por el diario La Nación no detectaron párrafos en los editoriales que pudieran haber incentivado la caída del gobierno y manifestaron que los análisis de aquellos días fueron “acordes a lo que sucedió” y, en consecuencia, a lo que se tuvo que escribir. Una mirada más critica, aunque con diferentes posturas, tuvieron los periodistas de Clarín y Pagina 12. Eduardo Tagliaferro de Página 12 hizo una lectura con respecto a la función de los editoriales como género periodístico y tuvo una actitud crítica con respecto a las orientaciones que propuso en ellas el diario La Nación. Tagliaferro101 consideró que las opiniones de los editoriales de diciembre de 2001 fueron las que históricamente manifestó el diario para su público, a su entender, integrado por los sectores patricios de la sociedad. Para el periodista de Página 12, los editoriales tuvieron como destinatario a los consumidores de la “cultura oficial” e insistieron en su contenido con el pedido de gobiernos fuertes, seguridad jurídica, y acuerdo de todos los sectores para superar la crisis económica: “En los editoriales vamos a hablar de la posición del diario. Hay que diferenciar claramente entre dueños, línea editorial, y periodistas.(…)Me parece que en casi todas estos editoriales es previsible lo que dicen. La Nación es un diario con un peso muy fuerte con determinados sectores del poder de la argentina. (…) su fundador es casi el historiador de la cultura oficial y, como tal, priorizan medidas a largo plazo. Sus editoriales suelen mirar más allá de la coyuntura y tratan de juntar sus 140 años de historia y proyectarlos. En consecuencia en esto se vuelve a insistir con gobiernos fuertes, seguridad jurídica, acuerdo de todos para superar la crisis económica como si no hubieran beneficiarios y perjudicados en toda crisis” (Eduardo Tagliaferro, Página 12, 23 de noviembre de 2007 100 Fragmento de la entrevista realizada a Juan Pablo Baylac el 14/11/2007, para esta investigación. 101 Ver la entrevista realizada a Eduardo Tagliaferro el 23/11/2007, para este trabajo 89
  • 91. Por último, Armando Vidal de Clarín también hizo referencia al contenido del editorial dedicada a analizar el estilo presidencial. Vidal analizó lo expresado por La Nación, la vinculación con el vacío de poder y la relación con los Golpes de Estado: “Este párrafo sobre el estilo presidencial da cuenta que no se tolera el vació de poder en la argentina. Los golpes están justificados por parte de la prensa. Nunca hubo una editorial en contra de los golpes de estado. El vacío de poder es la razón por la cual los intereses grandes peligran y en consecuencia es lo último que le puede pasar al empresariado en general. Esta es la razón de esta editorial cuando dice el país no tolera más una jefatura de gobierno insegura y vacilante. Sea De la Rúa como fuera votado democráticamente o haya sido Isabel Perón en el 75´ o 76”102.( Armando Vidal, Clarín,13 de noviembre de 2007) La influencia de medios y periodistas en la caída de De la Rúa En términos generales, la mayoría de los entrevistados en sus respuestas off the record consideró que la prensa influyó en la caída del gobierno de Fernando De la Rúa, pero que no fue el factor de poder determinante. Los diputados oficialistas fueron quienes mayor grado de influencia les asignaron a la prensa en la caída del gobierno y los periodistas quienes menor relevancia. Además todos los entrevistados plantearon diferencias en el grado de influencia según el soporte del medio de comunicación. La protección y el diario La Nación La mayoría de los entrevistados manifestó que el diario La Nación no influyó en la caída del Gobierno de la Alianza. Por el contrario, surgió en primera medida, por parte de algunos acreditados, la idea de que el medio apoyó mucho tiempo a De la Rúa hasta que fue insostenible. Sobre todo en los periodistas acreditados al Congreso de la Nación pero también en el diputado Rafael Flores, surgió la idea de que La Nación intento 102 Fragmento de la entrevista realizada a Armando Vidal el 13/11/2007, para este trabajo. 90
  • 92. proteger lo institucional y la figura presidencial. Incluso varios de ellos manifestaron que el diario fue “muy tolerante” porque la personalidad de De la Rúa era el modelo que más se ajustaba a lo que históricamente quiso La Nación: “No ha influido. Es más creo que no haya sido del agrado de muchos de sus directivos la caída y el fracaso del gobierno de De la Rua. Estaban más a gusto con una personalidad como la de De la Rúa que con otras. (…)A mi no me cabe duda que más de un directivo de medios habló con algún funcionario de gobierno para tratar de hacerle ver algunas cosas. Pero tengo la sensación de que el gobierno se resistía a ver la realidad. Creo que, a diferencia de otras épocas, había un compromiso de mantener la institucionalidad (…) Tampoco los medios se iban a inmolar con De la Rúa”. (Rafael Flores, 21 de noviembre de 2007) “La Nación por el contrario jugó muy a favor de De la Rúa. Lo apoyó bastante hasta que era indefendible” (Acreditado al Congreso de la Nación, noviembre de 2007) “La Nación no influyó sino que trató de salvarlo y protegerlo hasta que pudo. Siempre trató de proteger lo institucional y la figura presidencial. El tema es que a lo último era imposible”. (Acreditado al Congreso de la Nación, noviembre de 2007) “No, para nada. Incluso fue muy comprensivo. De la Rúa era el modelo de José Claudio Escribano”. (Acreditado al Congreso de la Nación, noviembre de 2007) No obstante, si bien los políticos dijeron que el diario no influyó en la caída, descartaron la idea de protección al gobierno ya que para ellos ni siquiera los medios pertenecientes al estado lo hicieron. Televisión, radio y diarios Los entrevistados, en su mayoría, coincidieron en que la televisión y la radio fueron los medios de comunicación que más influyeron en la caída. Si bien nuestra investigación trabajó e indagó sobre el diario La Nación, las opiniones extensivas de los entrevistados se comprenden ya que como explican Eduardo Levy Yeyati y Diego Valenzuela103 en diciembre de 2001 se revalorizaron los espacios periodísticos en TV abierta. 103 Levy Yeyati, E y D, Valenzuela; op.cit.supra, nota al pie 30. 91
  • 93. En esa dirección los legisladores del oficialismo dijeron que fueron pocos los medios que no incidieron y le asignaron un fuerte poder al uso que se hizo con las imágenes que se difundieron por la televisión. Un legislador de la Alianza dijo: “Hubo medios que tuvieron un papel importante mostrando malintencionadamente la crisis. Siempre ponían las mismas imágenes dando a entender que había saqueos en todas partes y eso no ocurría. Recuerdo que pasaban una y otra ves la imagen de un hombre que se llevaba una media res en el hombro” 104.” (Político del oficialismo, noviembre de 2007) “Casi todos los medios influyeron más la TV y la Radio. La deformación de la imagen de De la Rúa fue muy fuerte y los editoriales de Ibarra en Radio Mitre y los pedidos de Feinmann de cacerolazos hicieron otro tanto”. (Político del oficialismo, noviembre de 2007) Por el contrario, todos los entrevistados manifestaron que los diarios y los medios gráficos influyeron poco en la caída porque, a su entender, no tienen la “llegada masiva“ que poseen la radio o la televisión. Uno de los acreditados al Congreso de la Nación expuso la diferencia entre el soporte papel y la televisión: “El periodismo gráfico no influyó para nada. Quizás hubo una operación política de parte de Ámbito Financiero con la corrida de bancos. Lo de Daniel Hadad con Antonio Laje, en la televisión, fue terrible”. (Acreditado al Congreso de la Nación, noviembre de 2007) Televisión: los casos Tinelli y Hadad Cuando los consultados analizaron el poder de influencia de los medios de comunicación hicieron permanentemente referencia al grupo de Daniel Hadad y al empresario Marcelo Tinelli. Con respecto al programa de Tinelli los políticos, sin distinción de facciones, coincidieron en que “fue desastroso” porque quitó credibilidad a la figura del presidente. El ex – vocero del gobierno, Juan Pablo Baylac, señaló: 104 Opinión manifestada off the record durante entrevista realizada para este trabajo. 92
  • 94. “Tinelli hacía imitaciones del Presidente de la Nación que le hizo mucho daño a la investidura presidencial. A De la Rúa también pero lo más importante era la investidura presidencial. A tal punto que hoy Tinelli empezó a joder con las caricaturas de Kirchner y Cristina y luego eso desapareció y el programa se dedica a cantar, bailar y patinar. No hace más chistes con la investidura presidencial”105. (Juan Pablo Baylac, 14 de noviembre de 2007. “Lo de Tinelli quitó credibilidad a la figura del presidente; eso no ayuda”. (Político de la oposición, noviembre de 2007) “La deformación de la imagen de De la Rúa fue muy fuerte en Hadad y Tinelli. (Político del oficialismo, noviembre de 2007) Sin embargo la mayoría de los periodistas quitaron poder a la influencia de Tinelli y dijeron que solamente aprovechó una situación como lo hubiera hecho cualquiera. En esa dirección lo explicó Eduardo Tagliaferro, del diario Página 12 : “Recuerdo cuando fue a lo de Tinelli. Él simplemente sacó provecho de eso. Como si a un periodista ante las cámaras le das una situación determinada y le saca el jugo. Tan solo al mostrarlo a De la Rúa, la gente terminó de ver quién era”. (Eduardo Tagliaferro, Página 12, 23 de noviembre de 2007) En cambio con respecto a Daniel Hadad, los políticos y periodistas coincidieron en que hizo mucho daño con la ridiculización del muñeco de De la Rúa pero que también al ex-presidente Adolfo Rodríguez Saá lo criticó duramente. En esa dirección periodistas y políticos señalaron que el Grupo Hadad fue el más duro de los medios y principalmente lo atribuyeron a “intereses económicos”. Eduardo Tagliaferro, de Página 12, fue uno de los que hizo referencia al rol del Grupo Hadad cuando analizó el papel de la prensa: “Más allá de lo que uno opine de De la Rúa sólo de Arturo Illía la prensa se mofó tanto como lo hizo con De la Rúa. Y quién más lo hizo con el muñequito del riesgo país todos los días era Daniel Hadad que era parte interesada porque su mujer era la que manejaba una de las dos consultoras como la filial local de Standard & Poors para poner la nota del riesgo país.”106 (Eduardo Tagliaferro, 23 de noviembre de 2007) 105 Fragmento de la entrevista realizada a Juan Pablo Baylac el 14/11/2007, para esta investigación. 106 Segmento de la entrevista realizada a Eduardo Tagliaferro el 23/11/2007, para este trabajo. 93
  • 95. “Hadad criticó duramente a De la Rúa y Rodriguez Sáa. Tomaron partido según sus intereses económicos y no creo que estén exentos de responsabilidad”. (Político de la oposición, noviembre de 2007) “Lo de Daniel Hadad fue grave. Hay que comprenderlo por sus intereses ya que incluso la mujer de Hadad trabajaba en una calificadora internacional, Standard & Poor, que medía el riesgo país” . (Acreditado al Congreso de la Nación, noviembre de 2007) Con respecto a lo anterior sobre la actuación de Daniel Hadad y los intereses económicos, en páginas anteriores, incluimos la opinión del ex vocero del Gobierno de la Alianza, Juan Pablo Baylac, donde explicó que hubo dos posturas en los medios de comunicación con respecto a las líneas económicas que debía seguir el país: la dolarización o la devaluación. En ese sentido Baylac recordó que el Grupo de Daniel Hadad era proclive por la primera: “Si ibas a Radio 10, te aparecían los consultores externos de los grupos económicos que hablaban del riesgo país y bonos, procurando que el gobierno tomara nota por la búsqueda de la dolarización”. (Juan Pablo Baylac, 14 de noviembre de 2007) En otro orden Rafael Flores, diputado de la Alianza de la línea del Frepaso y único en contestar las preguntas sobre la influencia del periodismo bajo la modalidad on the record, le quitó responsabilidad al poder de la prensa, Tinelli y Hadad. Para Flores con la multiplicidad de medios de comunicación que existían en el año 2001 sería un exceso pensar que tuvieron el poder de desestabilizar a un gobierno. El diputado consideró que ambos empresarios ridiculizaron al ex–presidente pero afirmó que la confusión de De la Rúa era una realidad anterior a ellos. Para Flores “ningún grupo periodístico tiene el poder suficiente para derribar a un gobierno”. 94
  • 96. 3.1.2 Construcción de los políticos En la primera parte de la investigación observamos que el diario La Nación de acuerdo al contenido de sus artículos y el uso de las palabras construyó y presentó a diferentes actores (Gobierno, legisladores, caceroleros, saqueadores, piqueteros, etc ) durante noviembre y diciembre de 2001. En esa dirección los entrevistados para esta investigación fueron consultados sobre que imagen creen se construyó sobre el ex–presidente Fernando De la Rúa, diputados del oficialismo y la oposición a partir de las palabras y los contenidos de algunas crónicas y editoriales del diario La Nación. También a todos los entrevistados se les preguntó si su opinión cambió entre lo que pensaban en diciembre de 2001 y el momento en que se realizaron las entrevistas. En su totalidad respondieron que sus opiniones, sobre el ex-presidente y los diputados, no cambiaron con lo que pensaban a finales de 2001. Entre la inteligencia e inoperancia de De la Rúa Ninguno de los entrevistados evaluó de manera positiva el papel desempeñado por el ex- presidente de la Alianza. Cuando se consultó a los periodistas y los legisladores de la oposición sobre la imagen del ex–mandatario Fernando De la Rúa, la respuesta más frecuente fue la de una persona que “no estaba capacitada para gobernar” a la que definieron como “inoperante”: “Casi desde que empezó su gobierno De la Rúa demostró que era un inoperante, un tipo que, no se si por problemas de salud u otro motivo, no sabía como gobernar. Era un tipo que estaba entornado por sus hijos y por el grupo sushi. Se dejaba, por decirlo de alguna manera, calentar la cabeza por ese sector y empezó a gobernar de forma totalmente diferente a lo que había prometido la Alianza(…)Tampoco creía que era un genio cuando estaba en la Ciudad de Buenos Aires y era intendente. Para mí la imagen de De la Rua no cambio. (Gustavo Ibarra, La Nación, 15 de noviembre de 2007) 95
  • 97. “Yo a Fernando De la Rúa lo conozco desde cuando tenía pelo y siempre supe que no podía presidir ni un club de fútbol. Era un hombre de la cátedra, de reflexión pero manifiestamente incapaz. De modo que no esperaba nada distinto a lo que ocurrió. Quienes lo conocíamos sospechábamos que no iba a poder por sus características. Un hombre vacilante, dubitativo, e influenciable.” (Armando Vidal, Clarín, 13 de noviembre de 2007). “Nunca De la Rúa dejo de ser De la Rúa. Los que los conocíamos sabíamos que siempre fue igual así que no tenía porque cambiar en su período de gobierno. Fue realmente catastrófica para los argentinos su presidencia. Tal es así que llegó hasta que su propio partido le pidiera la renuncia porque no podía seguir gobernando. Algunos dicen que era porque tenía alguna enfermedad. Yo creo que también era falta de capacidad en la conducción política y eso no le permitió sobrevivir” (Eduardo Camaño, 13 de noviembre de 2007). También los diputados de la oposición y periodistas sumaron a “inoperante” definiciones cómo “pusilánime”, “mal legislador”, “político no profesional”, “influenciable”, “cobarde”, “traicionero”, y “patético”: En el caso de los diputados del oficialismo si bien evaluaron que De la Rúa no estuvo a la altura de las circunstancias para gobernar lo definieron como una persona “inteligente” y se inclinaron por llamarlo “capacitado” y “el más preparado intelectualmente”: “De la Rúa te puede gustar o no su estilo pero no es ningún tonto. Era un señor con siete idiomas, universitario, abogado, varias veces senador, diputado, jefe de gobierno de la ciudad. Un hombre con alta capacidad y calidad”.( Juan Pablo Baylac, 14 de noviembre de 2007) No obstante los políticos del oficialismo coincidieron con algunos de la oposición en decir que De la Rúa fue un hombre muy preparado intelectualmente pero que “no estuvo a la altura del cargo político” que le tocó ocupar. El justicialista Ramón Puerta reflexionó que el estilo de gobierno de De la Rúa incluso “podría haber sido exitoso en otros países” pero que por su tardanza para tomar decisiones no fue el adecuado para gobernar uno como Argentina que estaba en momentos de crisis. En esa dirección el oficialista 96
  • 98. Rafael Pascual fue quien mejor explicó la relación entre la capacidad intelectual del ex-presidente y el manejo del gobierno: “Tengo una imagen de De la Rúa como una persona muy inteligente y muy preparada. Soy testigo de conversaciones con jefes de estado en las que el presidente no necesitaba traductor. Creo que, de los últimos 50 años, fue el presidente con mayor formación intelectual para acceder al cargo. Sin embargo creo que esto, a la luz de los acontecimientos, tiene un valor relativo. El presidente Néstor Kirchner es el que tiene menor formación intelectual pero es al que le va mejor. De modo que debo concluir que el intelecto sirve poco para ser presidente”107 (Rafael Pascual, 15 de noviembre de 2007) El costo político de ser legislador del oficialismo Los entrevistados, incluido los propios legisladores de la Alianza, manifestaron tener una imagen negativa sobre el rol desempeñado por los legisladores del oficialismo. Sin embargo todos coincidieron en manifestar que siempre fue más difícil y tuvo mayores “costos políticos” para el diputado ser legislador del partido gobernante. Los entrevistados dijeron que muchas veces los legisladores oficialistas debieron renunciar a convicciones personales en pos del conjunto del bloque que integraron y la gestión del gobierno: “Nosotros teníamos muy buenos legisladores pero es muy difícil ser legislador del oficialismo sobre todo cuando no se tiene mayoría”. (Rafael Pascual, 15 de noviembre de 2007) “Ser legislador del oficialismo siempre tiene costos para el legislador. Muchas veces convicciones muy fuertes en lo personal tienen que moderarse e incluso mirar al costado en pos del conjunto del bloque y la gestión de gobierno. Así que creo que pagaron ese costo como pagan todo legislador del oficialismo. Hoy, Cristina Kirchner, pide que voten a sus legisladores temas que ella nunca lo hizo cuando lo fue”. (Ramón Puerta, 6 de diciembre de 2007) “La imagen que tengo del bloque radical la recuerdo más después del hecho de la caída de De la Rúa que antes. Antes debían sacar las leyes que el presidente de la nación llevaba adelante.(…) Lo que pasa es que siempre es el Presidente el que marca el perfil. Lo que los diputados podemos hacer es modificar las leyes para mejorar la redacción”. (Eduardo Camaño, 13 de noviembre de 2007) Los más críticos sobre la imagen de los legisladores del oficialismo fueron los periodistas acreditados al Congreso de la Nación. En esa dirección 107 Fragmento de la entrevista realizada a Rafael Pascual el 15/11/2007, para esta investigación 97
  • 99. la calificaron como “mala”, “paupérrima”, “débil”, y “pobre”. También los periodistas acreditados al Congreso de la Nación coincidieron con los políticos y dijeron que los legisladores del oficialismo cumplieron todas las indicaciones que les enviaron del Poder Ejecutivo y tener peor imagen de los legisladores de la rama del Frepaso porque fueron los que se terminaron sumando al gobierno justicialista que asumió después de De la Rúa. Los casos Maestro y Pernasetti Una situación particular generó la opinión espontánea sobre la imagen de los presidentes de los bloques de la Alianza en Diputados, Horacio Pernasetti, y en Senadores, Carlos Maestro. Nos sorprendió observar que los propios legisladores de la Alianza manifestaran tener una imagen negativa de quienes los representaron como presidentes de bloque. Uno de los entrevistados manifestó: “Tengo una imagen triste de los presidentes de los bloques radicales, de Carlos Maestro en el Senado y Horacio Pernasetti en Diputados, que fueron a pedirle la renuncia y retirarle el apoyo al presidente. No era legislador pero me pareció una cobardía”108. (Rafael Pascual, 15 de noviembre de 2007) En cambio los diputados del Partido Justicialista afirmaron que luego de la caída de De la Rúa todos los legisladores colaboraron para que el país se normalizara y pudiera salir adelante. Fundamentalmente, Eduardo Camaño, destacó que las figuras de Pernasetti, en Diputados, y Maestro, en el Senado, fueron centrales para que después el peronismo lograra la transición hasta la llegada de Eduardo Duhalde. También explicó que trabajaron junto a Duhalde para sancionar las leyes que se necesitaron: “Luego de la caída de De la Rúa colaboraron fuertemente para que el país se normalizara y pudiera salir adelante. Fundamentalmente la figura de Pernasetti, en Diputados, y Maestro, en el Senado, fueron centrales para que después el peronismo lograra esa transición hasta la llegada de Duhalde. Y después trabajaron junto a él 108 Opinión manifestada off the record durante entrevista realizada para este trabajo. 98
  • 100. para resolver muchísimas de las leyes que hacían falta. Y eran los mismos que habían participado en 2001 durante el gobierno de la Alianza”. (Eduardo Camaño 13 de noviembre de 2007) Los legisladores del peronismo y su obsesión por el poder La imagen que predominó en los entrevistados fue que los diputados del peronismo fueron individuos que lo único que tuvieron en mente fue recuperar el poder y alinearse con jefe político del momento. Sobre todos los legisladores de la Alianza y los periodistas de La Nación calificaron de manera negativa la imagen de la oposición porque “no colaboró” para sostener el gobierno sino que lo perjudicó en cada ocasión que les fue posible. También los periodistas y políticos del oficialismo definieron a los peronistas como “pragmáticos” porque acompañaron al gobierno cuando le fue bien pero no lo hicieron en los momentos de crisis: “Todos se alinearon porque es el círculo virtuoso del peronismo. Cuando hay un jefe que asume el poder todos se alinean. En ese momento Eduardo Duhalde era el jefe y se alinearon con él y después fue Kirchner y también lo hicieron”. (Juan Pablo Baylac, 14 de noviembre de 2007) “Y eran peronistas. A ellos lo único que le importa es tomar el poder para ser lo que ellos hacen. Ejercer el poder indiscriminadamente y autoritariamente. Si analizas los últimos 25 años de democracia todos los diputados expulsados por actos de corrupción eran peronistas”. (Rafael Pascual, 15 de noviembre de 2007) “Tengo la peor imagen. Actuaron en bloque. Los peronistas veían desde octubre que esto se caía y no hicieron nada para salvarlo. Levantaron la mano por las leyes que pedían pero tampoco movieron un dedo para salvar a De la Rúa. (…) No hicieron nada para apoyar al gobierno, sabían que quedaría en sus manos y, en algunas oportunidades, echaron nafta a la hoguera”. (Gustavo Ibarra, La Nación, 15 de noviembre de 2007) “Pragmáticos como siempre. Eso define al peronismo. Cuando la Alianza era fuerte acompañaba y cuando el gobierno de De la Rúa fue débil fue oposición”. (Eduardo Tagliaferro, Página 12, 23 de noviembre de 2007) En cambio los legisladores de la oposición, prefirieron asociar ese “pragmatismo” a un rol de “opositores responsables”. A su entender el mismo 99
  • 101. se caracterizó por acompañar las medidas del gobierno que fueron positivas y rechazar las leyes que no beneficiaban a la sociedad. Otra de las ideas que predominó en los entrevistados de la oposición sobre su propia imagen fue la de personas comprometidas con el futuro de Argentina. Para los peronistas su trabajo fue muy importante porque se encargaron de tomar el país en caos y solucionaron la crisis .En esa línea el periodista Armando Vidal del diario Clarín, tuvo una imagen positiva de los legisladores del justicialismo porque a su entender fueron los que “llenaron el vacío de poder” que había dejado la Alianza: “La oposición entonces era el peronismo. Eduardo Camaño, por ejemplo, fue un hombre muy importante como Presidente de la Cámara. (…) En el 2001 fue un hombre que hizo lo que debía hacer. Tengo una imagen positiva en general de la oposición porque llenaron ese vacío de poder que te decía antes”. (Armando Vidal, Clarín, 13 de noviembre de 2007) Oficialismo y oposición: rol pasivo vs rol activo En lo que respecta a las acciones desarrolladas antes y durante la caída de De la Rúa los entrevistados generalmente coincidieron en que los diputados del oficialismo tuvieron un rol pasivo (en el sentido que fueron actores que generalmente recibieron ordenes de otros agentes sin poder ofrecer resistencia) y los de la oposición un rol activo (en el sentido de personas que estuvieron permanentemente con una “actitud de hacer” o en “virtud de hacer”). Algunos de los motivos de la “pasividad” de los legisladores de la Alianza lo asociaron a que en un sistema político presidencialista como el de Argentina, los diputados del partido gobernante generalmente cumplen lo que les dice el Poder Ejecutivo. En consecuencia dijeron que las acciones de un “gobierno pasivo” se trasladaron de la misma forma hacia el Congreso. En el caso de la oposición el rol fue definido como activo porque acompañaron todas las leyes que necesitó el Gobierno de la Alianza hasta la 100
  • 102. caída y también porque fueron los que tomaron el control del Poder Ejecutivo después del derrumbe del gobierno. Una mirada intermedia tuvieron la periodista Laura Serra de La Nación y los diputados Juan Pablo Baylac (UCR) y Eduardo Camaño (PJ) que explicaron que ambos bloques de diputados y senadores tuvieron un rol activo ya que a su entender el Congreso de la Nación funcionó correctamente porque hubo debate y consenso de ambas bancadas: “El Congreso era un lugar de debate. Los temas se trataban acá y el radicalismo era activo y cuidó que en el Congreso hubiera debate y funcionara. No como actualmente que es una escribanía. El justicialismo al principió tuvo un rol más pasivo donde solo acompañaba. Otro rol más activo ocupó después de las elecciones legislativas de octubre. Ahí empezaron a torpedear al gobierno de De la Rúa” (Laura Serra, La Nación, 14 de noviembre de 2007) “Todos tuvimos un fuerte rol protagónico. Casi todas las normas que se dictaron de emergencia económica, devaluación, defensa de los contenidos (esto que quería Clarín con tanto énfasis) fueron votadas por ambos sectores”.( Juan Pablo Baylac, 14 de noviembre de 2007) “La oposición era activa en su trabajo, no solamente peleaba en el recinto sino que trataba de unificar criterios. Íbamos al recinto sabiendo lo que teníamos que discutir y lo que debíamos acordar. El trabajo de la comisión se reflejaba en el recinto y se hacían modificaciones profundas. El oficialismo también era activo porque junto a la oposición lograba un objetivo común.(…)Las cámaras de diputados y senadores sacan buenas leyes cuando hay consenso entre oposición y oficialismo sino es muy probable que se saquen situaciones parciales que solamente le sirven al que gobierna y perjudican a muchos sectores de nuestra comunidad. Esto ocurre con los superpoderes”. (Eduardo Camaño, 13 de noviembre de 2007) 3.1.3 Protagonismo del Congreso y actores sociales En el análisis cuantitativo y cualitativo sobre los temas incluidos por el diario La Nación observamos que el protagonismo del Congreso de la Nación y de actores sociales como piqueteros, caceroleros y saqueadores tuvieron una relevancia importante en tapa, crónicas y editoriales tanto en noviembre como diciembre de 2001. En esa dirección nos pareció interesante consultar a los periodistas y diputados entrevistados durante noviembre y diciembre de 2007 para ver si su 101
  • 103. opinión coincidió o se diferenció con el contenido de los artículos del diario La Nación incluidos en el corpus. El Congreso para originar y resolver la crisis A excepción de los diputados de la Alianza casi todos los entrevistados le asignaron un máximo protagonismo al Congreso de la Nación desde el comienzo de la presidencia de Fernando De la Rúa, pero sobre todo durante diciembre de 2001 y enero de 2002. Los diputados de la oposición le otorgaron un fuerte protagonismo porque, a su entender, fue la institución que resolvió la crisis con la elección de los sucesores provisorios de De la Rúa y del presidente que gobernó hasta las elecciones de 2003: “El Congreso tuvo el rol más importante porque fue el que resolvió la crisis. Fue cambiar cuatro presidentes en una semana hasta encontrar quien se pudiera hacer cargo del país. Creo que no debería haber ocurrido eso porque Duhalde podría haber sido electo con anterioridad a Rodriguez Saá sin ningún tipo de problemas. No había necesidad de un paso intermedio porque Duhalde era el hombre con mayor capacidad política para resolver la situación”. (Eduardo Camaño, 13 de noviembre de 2007) “El Congreso tuvo un protagonismo de primer nivel porque tuvo a su cargo la designación de los sucesores de De la Rúa” (Eduardo Menem, 12 de noviembre de 2007). Por otro lado los periodistas explicaron que la importancia del Poder Legislativo se sustentó en que aprobó todas las leyes que necesitó el Gobierno de la Alianza. Pero para los acreditados también tuvo relevancia cuando no lo hizo porque, teniendo autoridades opositoras al Gobierno en las dos cámaras, prepararon lo administrativo para que asumiera un presidente del Partido Justicialista. En esa dirección lo expresó el acreditado de La Nación, Gustavo Ibarra: “El Congreso fue fundamental porque eligió los presidentes y también durante la crisis. Sobre la elección de Ramón Puerta nadie habla. Pero esa elección como Presidente Provisional fue el primer paso visible de que el peronismo se estaba prestando casi 102
  • 104. para dar un golpe de estado”109.( Gustavo Ibarra, La Nación, 15 de noviembre de 2007) “Tuvo mucho protagonismo desde que asumió De la rúa en adelante. Primero acompañándolo, dándole todos los instrumentos y no siendo crítico de lo que se estaba llevando adelante. De la Rúa, como Alfonsin, sufrió un escollo intentando dominar a los gremios peronistas mediante una ley laboral. Después de darle todas las herramientas a De la Rúa el Congreso tuvo mucho protagonismo también. Luego de darle los superpoderes a Domingo Cavallo tuvo más protagonismo cuando le dio la espalada. ( Eduardo Tagliaferro, Página 12, 23 de noviembre de 2007) En otro orden los legisladores del oficialismo le concedieron un nivel de protagonismo intermedio al Congreso de la Nación porque para ellos las decisiones y la solución a la crisis pasaban por el Poder Ejecutivo. Sin embargo coincidieron con algunos de los periodistas en que el poder legislativo, controlado por el peronismo, fue utilizado como instrumento para propiciar el desenlace de la crisis. En esa dirección lo explicó el ex-vocero del Gobierno de la Alianza, Juan Pablo Baylac: “De la Rúa no renuncia por los hechos ocurridos el 19 y 20 en Argentina sino por lo que podía ocurrir a partir de esos días. Estaba previsto en algunos protagonistas de aquella época la realización de una eventual Asamblea Legislativa en donde se iba a analizar la salud mental del presidente, también la derogación de las leyes sobre déficit cero y facultades extraordinarias, con lo cual el gobierno no tenía ninguna capacidad de gestión a partir de ese momento”110. (Juan Pablo Baylac, 14 de noviembre de 2007) La aceptación del cacerolazo y el rechazo de los saqueos La mayoría de los entrevistados manifestó que el máximo protagonismo en lo que fue la presión ejercida por actores sociales sobre el gobierno de De la Rúa lo tuvo el reclamo realizado por los ahorristas con el cacerolazo. En segundo lugar, siguieron las acciones efectuadas por los saqueadores y, por último, las que hicieron los piqueteros. 109 Fragmento de la entrevista realizada a Gustavo Ibarra el 15/11/2007, para este trabajo. 110 Fragmento de la entrevista realizada a Juan Pablo Baylac el 14/11/2007, para esta investigación. 103
  • 105. En términos generales también hubo una idea de que los saqueos iniciaron la crisis, los piqueteros aumentaron su poder con el conflicto social, y los cacerolazos fueron por el tipo de manifestación, quienes le dieron el “golpe final” al gobierno de la Alianza. Saqueos: delincuentes y organizados Todos los entrevistados consideraron a los saqueos como el reclamo menos valido y la justificación se centró en que fueron acciones planificadas y ejecutadas por delincuentes que estaban al margen de la ley. También para los entrevistados, a excepción de los legisladores del peronismo, los saqueos fueron organizados intencionalmente por algunos sectores del justicialismo bonaerense. En esa dirección los diputados del oficialismo descartaron la división realizada por algunos de los peronistas entre “saqueos por hambre” y “saqueos por delincuencia”. Los de la Alianza explicaron que los robos en supermercados se terminaron automáticamente cuando el peronismo asumió la Presidencia de la Nación. Juan Pablo Baylac en un tramo de la entrevista realizada para este trabajo dijo: “Los saqueadores son profesionales del saqueo. Son los mismos que fueron impulsados en el gobierno de Alfonsín quizás con otra edad o los hijos de esos volvieron a realizarlos. Esa hambre que manifestaban tener se terminó apenas un peronista asumió la conducción del país. Cuando asumió Ramón Puerta se terminaron el hambre y los saqueos. Fueron instrumentados e inducidos. Hay investigaciones que demuestran que no fueron gente con hambre sino militantes del saqueo111”.(Juan Pablo Baylac, 14 de noviembre de 2007) “Creo que los saqueos generaron un escenario de caos que en otros lugares de la argentina no se vivía tan así. En la inmensa mayoría de la argentina no pasaba pero que en el conurbano pasara era producto de algo inducido y/o dirigido por sectores del PJ de la provincia de Buenos Aires”. (Rafael Flores, 21 de noviembre de 2007) 111 Idem. 104
  • 106. También el periodista Eduardo Tagliaferro de Página 12, estableció un paralelismo con lo ocurrido en el año 1989 en cuanto al inicio, organización y desarrollo de los saqueos112: “Los dos saqueos, el de Alfonsín y De la Rúa, comenzaron en la misma zona del país. En la zona del “Cruce Castelar”, barrio Trujui, del partido de Moreno pero es una zona limítrofe donde casi se cruzan tres partidos de la provincia de Buenos Aires; Moreno, Ituzaingo, y San Miguel” (Eduardo Tagliaferro, Página 12, 23 de noviembre de 2007) Cacerolazos: familia y clase media ahorrista en manifestación espontánea Como mencionamos en párrafos anteriores, la mayoría de los entrevistados consideraron los cacerolazos como el reclamo más valido y el que mayor influencia ejerció para que se produjera la caída del gobierno de Fernando De la Rúa. La validez del reclamo fue generalmente justificada haciendo referencia al sector social que lideró la protesta. En términos generales, periodistas y políticos, consideraron al cacerolazo como el reclamo más justo porque fue realizado por la familia de clase media porteña, en su mayoría ahorristas, que habían sido perjudicados por la incautación de sus depósitos bancarios: “Los ahorristas fueron los principales perjudicados por la situación y tuvieron un protagonismo muy importante por las manifestaciones que ellos hacían con toda justicia reclamando lo que les correspondía. Los cacerolazos fueron iniciados y protagonizados en su mayor parte por los ahorristas. Después algunos se montaron en ese reclamo justo para hacer su jugada política. Pero para mí quienes tuvieron un protagonismo justificado e importante fueron los ahorristas (Eduardo Menem, 12 de noviembre de 2007) “Para mí el hecho desencadenante de la caída de De la Rúa son los cacerolazos y estos son la consecuencia del corralito. (…)Creo que el único reclamo legítimo es el de los caceroleros, los otros eran activistas y provocadores” (Rafael Pascual, 15 de noviembre de 2007) “Creo que el determinante fue el cacerolazo porque torció el rumbo Sin lugar a dudas el cacerolazo fue el actor más fuerte y que más influyó en las decisiones por lo masivo y genuino del reclamo porque reclamaban algo que era de ellos” (Ramón Puerta, 6 de diciembre de 2007). 112 Ver a entrevista realizada a Eduardo Tagliaferro el 23/11/2007, para este trabajo. 105
  • 107. “Le daría más protagonismo por su espontaneidad a los caceroleros porque creo que la gente que salió a las calles en esos días del 20, 21 de diciembre realmente lo hizo porque estaba asqueada de un gobierno pusilánime que no tenía ningún tipo de reacción. Salió a la calle para decir basta. También es cierto que la gente salió a la calle no para reclamar mayor república sino porque le tocaban el bolsillo. De todas maneras no deja de ser una motivación espontánea; yo me sume a las cacerolas.(Laura Serra, La Nación, 14 de noviembre de 2007) Como en las declaraciones de Laura Serra, la mayoría de los entrevistados consideró que la gran influencia y la aceptación que tuvo la protesta en la sociedad fue producto de la masividad y espontaneidad con que se llevó adelante. En este sentido los únicos que manifestaron que hubo algún grado de organización en los cacerolazos fueron los legisladores del oficialismo. Para ellos algunos medios de comunicación, como Radio 10 y el periodista Eduardo Feinmann, incentivaron y convocaron para que se realizaran cacerolazos: “En cuanto a los ahorristas tuvieron un gran protagonismo con las cacerolas inducidas por los medios de comunicación social. Si hubieran tenido conciencia que las cacerolas no eran un testimonio democrático sino dictatorial porque las cacerolas aparecieron con Augusto Pinochet. No contra Pinochet sino que él las instalaba contra Salvador Allende en Chile” (Juan Pablo Baylac, 14 de noviembre de 2007) Sin embargo, aunque lo consideraron un reclamo justo, fueron algunos periodistas y en particular el diputado del Frepaso, Rafael Flores, quienes deslizaron algunas críticas al cacerolazo. Los cuestionamientos en general hicieron referencia a que la protesta de las cacerolas fue un reclamo exclusivo de un sector particular conformado por la clase media porteña a la que lo único que le interesaba era recuperar lo que habían perdido. En ese sentido fue Flores quien mejor lo describió: “Los sectores medios hicieron una suerte de ficción de acercamiento con otros. Los ahorristas fueron, en ese momento, solidarios con los piqueteros y la realidad es que una vez más o menos resuelta sus cosas, recuperado el poder adquisitivo de la clase media, esa solidaridad se abandonó. Recuerdo asambleas frente a mi casa donde se mezclaban señores de clase media con gente que estaba en la indigencia. Después se demostró que no era una cosa muy genuina, no era una solidaridad sentida sino gente que sentía lo que le habían pasado con sus ahorros y que se ponían en un pie de 106
  • 108. igualdad de aquellos que estaban en la miseria. Eran dos situaciones distintas”113. (Rafael Flores, 21 de noviembre de 2007) Piqueteros: manifestaciones sociales organizadas políticamente El reclamo realizado por el sector piquetero fue considerado, en cuanto a su validez, en un término intermedio entre los cacerolazos y saqueos. La mayoría señaló que fueron organizados por diferentes agrupaciones políticas entre las que mencionaron al Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires y llevados a cabo por sectores sociales marginados económicamente. También casi todos mencionaron que fueron grupos sociales que nacieron durante el gobierno de Carlos Menem pero se intensificaron en sus protestas durante el gobierno de la Alianza. Los periodistas del diario La Nación fueron los que mayor protagonismo le asignaron a la influencia del sector piquetero en la caída del gobierno de Fernando De la Rúa. Para ellos estuvieron organizados por sectores políticos para generar caos social y, en consecuencia, fueron a los que más se reprimió el 21 de diciembre: “Los piqueteros fueron una expresión de protesta que venía como consecuencia de la política económica de Menem ya que arrancaron en Cutral-Co en el año 1995 como resultado de la privatización de YPF votada por los ahora kirchneristas. (Armando Vidal, Clarín, 13 de noviembre de 2007) “Los piqueteros fueron comandados por sectores políticos como el PJ bonaerense para terminar de empujar a De la Rúa al abismo; tuvieron un protagonismo importante pero no espontáneo (Laura Serra, La Nación, 14 de noviembre de 2001) “Todos lo reclamos eran válidos salvo el de los saqueadores. El de la gente de la cacerola, se puede decir que era medio pelo porteño, pero le habían tocado el bolsillo y de manera inconstitucional. Y los piqueteros eran un sector que había quedado excluido por las políticas del menemismo y tenían todo el derecho del mundo a reclamar. Fueron los más perjudicados por la represión porque los caceroleros cuando voló el primer gas se esparcieron todos” (Gustavo Ibarra, La Nación, 15 de noviembre de 2007) 113 Fragmento de la entrevista realizada a Rafael Flores el 21/11/2007, para esta investigación 107
  • 109. 3.1.4 Experiencia personal y rol desempeñado por los entrevistados Cuando se consultó a los entrevistados sobre cómo vivieron la crisis de diciembre de 2001 respondieron haciendo referencia al sentimiento que les generó cómo individuos y el rol que desempeñaban en ese momento. Sobre los sentimientos que se generaron Con respecto a los sentimientos que les generó la mayoría de los entrevistados utilizó las palabras expectativa, incertidumbre, angustia, preocupación, tristeza y desilusión para describirlos. En este sentido los periodistas usaron términos como expectativa e incertidumbre al inclinarse por responder sobre su trabajo. Los políticos del oficialismo utilizaron tristeza y desilusión para analizar la discordancia entre lo que se habían propuesto realizar cuando fundaron a la Alianza y lo que pudieron hacer. El diputado Rafael Flores perteneciente al Frepaso, uno de los partidos que conformaron la coalición, dijo: “La Alianza nació como la alianza por el trabajo, la justicia y la educación. Y la realidad es que no se hizo absolutamente nada de eso. No se trabajó sino que aumentó la desocupación, se mantuvo la misma corte, y no se hizo nada a favor de la educación. Fue una alianza que generó una gran expectativa en la sociedad, tuvo un gran apoyo para ganar las elecciones pero día a día la fue defraudando, fundamentalmente por tener un gobierno con muy poco coraje”114.(Rafael Flores, 21 de noviembre de 2007) En cambio, los políticos de la oposición mayoritariamente utilizaron el término preocupación para referirse a cómo reaccionaron cuando tuvieron que asumir el manejo del Poder Ejecutivo Nacional (PEN). 114 Fragmento de la entrevista realizada a Rafael Flores el 21/11/2007, para esta investigación. 108
  • 110. Sobre el rol desempeñado En lo que respecta a la actividad que desempeñaron, todos los entrevistados coincidieron en que el trabajo aumentó considerablemente. Tanto los que ocuparon cargos políticos (presidente de la Cámara de Diputados, presidente de la Cámara de Senadores y Vocero del Poder ejecutivo) como los periodistas acreditados aseguraron que el período de mayor trabajo comenzó a partir de las elecciones legislativas de octubre de 2001 y se intensificó con la renuncia de De la Rúa a la Presidencia de la Nación y los sucesivos cambios de presidentes que se dieron hasta la asunción de Eduardo Duhalde en enero de 2002. En este sentido lo reflejó Laura Serra, acreditada en la Cámara de Diputados por el diario La Nación: “Durante la crisis de 2001 estaba trabajando en la Cámara de Diputados. Hace once años que trabajo como acreditada para el diario La Nación. Fueron épocas de mucho vértigo y movimiento. Mucha incertidumbre y expectativa. El recuerdo que tengo periodísticamente de esos días era que uno podía tener una información caliente e importantísima a las tres de la tarde pero que a la hora era superada por otra información más importante, y a la media hora por otra. Hasta las once de la noche no me podía sentar a escribir porque era una sucesión de hechos importantes uno detrás del otro. Durante casi una semana me acuerdo que terminaba a la madrugaba. Fue una semana de muchísimo trabajo y el Congreso fue epicentro de toda esa crisis por lo cual fueron días bastante agitados”115.(Laura Serra, La Nación, 14 de noviembre de 2007) 3.1.5 Causas de la caída del Gobierno de la Alianza En la investigación no se indagó de manera explícita sobre las causas que llevaron a la caída del gobierno de la Alianza. Sin embargo, durante las entrevistas muchos de los entrevistados formularon diferentes explicaciones sobre los motivos que originaron la crisis. 115 Fragmento de la entrevista realizada a Laura Serra el 14/11/2007, para este trabajo. 109
  • 111. Los entrevistados coincidieron, sin distinción de categoría, en que la crisis se originó por las siguientes causas: 1) La renuncia del Vicepresidente de la Nación, Carlos “Chacho” Alvarez; 2) La falta de decisión del presidente Fernando De la Rúa; 3) La presión del peronismo para que “se cayera” De la rúa; 4) La incorporación de Domingo Cavallo como Ministro de Economía y las medidas que impulsó y 5) El escaso acompañamiento al gobierno por parte de la Unión Cívica Radical (UCR). No obstante, se presentaron discrepancias en el grado de importancia que le asignaron a cada una los diferentes entrevistados. Para los legisladores de la oposición el principal motivo de la caída del gobierno fue la debilidad del presidente Fernando De la Rúa: “Me parece que ya no era un problema del peronismo la situación de De la Rúa. El presidente intento plantear en su momento la desestabilización por parte del peronismo y la verdad que creo que lo desestabilizó su propio partido político. Nosotros no le fuimos a decir a De la Rúa que se fuera, se lo dijeron los radicales. Es decir que ellos comprendieron que De la Rúa no podía gobernar. (Eduardo Camaño, 13 de noviembre de 2007 ) En cambio, para los del oficialismo el gobierno se derrumbó por un plan de debilitamiento organizado por el Partido Justicialista a partir de su triunfo en las elecciones legislativas de octubre de 2001: “Varios factores ayudaron para llegar a esa crisis (…) El triunfo del peronismo en las elecciones de octubre, sin lugar a dudas, le dieron al justicialismo esa vocación que tiene de su historia misma que, cuando ve el poder cerca, es como el tigre con sangre. Así comenzó a desarrollar una estrategia tendiente a debilitar la menguada gobernabilidad que ya de por sí presentaba ese gobierno”.(Juan Pablo Baylac, 14 de noviembre de 2007) “Fundamentalmente lo que tiene que ver con los saqueos que los sectores del justicialismo de la provincia de Buenos Aires organizaron en el gran Buenos Aires que fueron los que , en definitiva, junto con los cacerolazos del centro de la ciudad, desencadenaron el final de la crisis. (…) Yo denuncié oportunamente mediante el juzgado del Dr. Norberto Oyarbide sobre el golpe institucional que el justicialismo de la provincia de Buenos Aires hizo contra el gobierno del Dr. De la Rúa. (Rafael Pascual, 13 de noviembre de 2007) 110
  • 112. En este sentido, asumiendo una posición intermedia, tanto los periodistas como el legislador del Frepaso, Rafael Flores, encontraron como principal explicación una combinación de lo afirmado por los otros sectores. “Tenía la imagen de que había un juego de fuerzas que desembocaron en esa situación. Por un lado una ineptitud increíble del gobierno de De la Rúa, una incapacidad de reaccionar frente a las señales que estaban emitiéndose y que eran inequívocas de lo que iba a pasar. Era gente totalmente inexperta para manejar una gestión y menos para una situación de crisis. Por otro lado, una decisión política puesta en marcha, para no ser ingenuos, de colaborar todo lo posible para que De la Rúa se cayera por parte de los principales dirigentes del justicialismo de la provincia de Buenos Aires”, explicó Flores.116. 116 Fragmento de la entrevista realizada a Rafael Flores el 21/11/2007, para esta investigación. 111
  • 113. CONCLUSIONES 112
  • 114. 4.1 Conclusiones Las reflexiones finales de nuestro trabajo, lejos de ser una respuesta definitiva buscan arrojar algunas manifestaciones de lo que fue el posicionamiento del diario La Nación con respecto a la cobertura de la crisis que se produjo en Argentina en diciembre de 2001. Al mismo tiempo por medio de la opinión de periodistas y políticos sobre esa cobertura obtuvimos testimonios sobre la acción de otros soportes como la Radio y la Televisión. Consideramos que el periodismo y los medios de comunicación no fueron ajenos a la crisis estructural que terminó con el gobierno de Fernando De la Rúa ya que como constructores de discursos sociales fijaron postura sobre el accionar de la dirigencia política y diferentes manifestaciones sociales. Después de diciembre de 2001 todas las instituciones, incluidos los medios de comunicación, vieron afectada su imagen por la crisis. Sin embargo consideramos que hubo poco interés periodístico por investigar e indagar sobre cómo fue la cobertura gráfica, radial y televisiva de ese momento histórico. El presente trabajo es una aproximación académica para un análisis profundo que a futuro deberá incluir la crítica de más entrevistados y medios de comunicación. Consideramos que el análisis sobre la agenda temática y la legitimación o deslegitimación de actores políticos tomando a uno de los diarios más leídos de nuestro país y la opinión de algunos entrevistados es sólo una forma para discutir el rol de los medios de comunicación en el tratamiento de un tema político y bisagra como fue la crisis de diciembre de 2001. 113
  • 115. 4.1.1 Sobre el abordaje de la agenda temática y la legitimación de actores e instituciones En la cobertura del diario La Nación, en general se privilegiaron en portada, crónicas y editoriales los temas vinculados a lo político, partidario y manifestaciones sociales. Sin embargo, como vimos en el análisis cuantitativo, los artículos relacionados con medidas económicas predominaron en las portadas durante diciembre. Un 45% de los artículos incluidos en portada fueron destinados a medidas económicas tomadas por Gobierno tales como las restricciones al retiro de fondos. En los editoriales del diario es donde más se observó el tratamiento de la crisis como un problema de “la política” que se originaba principalmente por el mal manejo de una dirigencia que no estuvo a la altura de las circunstancias que atravesaba el país. En esa dirección el 30% de los editoriales del mes de noviembre hicieron referencia a la crisis como un tema político. Tanto en noviembre como diciembre el diario La Nación presentó a la crisis como producto de las características de la dirigencia política y sindical del país. En este sentido un 20% de los editoriales de noviembre y un 27% de diciembre se destinaron para analizar a la dirigencia política argentina. Del análisis de los artículos del diario se desprende que los temas más preocupantes para el diario fueron el estilo de conducción y la falta de acuerdo políticos de esa dirigencia. En esa línea el posicionamiento del diario La Nación tendió a deslegitimar a la dirigencia política y sindical. Desde los editoriales hubo una tendencia a descalificar el funcionamiento de instituciones, actores, y manifestaciones que adquirieron un 114
  • 116. carácter político. Así la línea editorial del diario fue crítica al funcionamiento del Congreso, Gobiernos y legisladores. En términos generales, presentó un Gobierno con falta de decisión, legisladores y lideres del peronismo /sindicalismo desestabilizadores y diputados de la Alianza sin decisión propia. En otro orden es preciso destacar que la idea de derrocamiento por parte de la dirigencia del Partido Justicialista fue un tema que estuvo presente en notas y editoriales de diciembre de 2001 del diario La Nación como así también en las entrevistas que realizamos para este trabajo durante noviembre de 2007. Especialmente periodistas y políticos de la Alianza, si bien no le restaron responsabilidad a Fernando De la Rúa, señalaron que el peronismo “no hizo nada para evitar y/o incentivó” la caída del ex presidente. Además La Nación por medio del análisis realizado desde sus editoriales y notas de opinión como a través de la utilización de determinadas palabras en los titulares de las crónicas presentó al gobierno y los diputados oficialistas como sujetos “débiles” y a la “defensiva”, mientras que en cambio, mostró a la oposición “fuerte”, y “buscando ocupar espacios de poder”. En términos generales los entrevistados para nuestra investigación tuvieron una opinión similar, sobre el Gobierno y la oposición, a la que construyó el diario La Nación durante diciembre de 2001. Por otro lado los temas vinculados al ámbito legislativo tuvieron un alto porcentaje de inclusión en el diario y se incrementaron a fines de noviembre, cuando se designó a Ramón Puerta como presidente del Senado de la Nación, y a finales de diciembre cuando se eligieron a los sucesores presidenciales de Fernando De la Rúa. En este sentido principalmente en las crónicas, en ambos meses, predominaron temas referidos al protagonismo del Congreso 115
  • 117. (noviembre 22% y diciembre 18%). También fue en ámbito del Congreso de la Nación donde, según el análisis cualitativo de la agenda temática del diario La Nación, se pudo detectar la debilidad del gobierno (por ejemplo en las rupturas de los bloques parlamentarios en el Congreso,) y la presión del peronismo por regresar al poder (por ejemplo ante la negativa de los Senadores y Diputados del Pj en ceder autoridades de Cámara a la Alianza). La manera de presentar al Congreso de la Nación fue diferente entre la que realizó el diario La Nación en noviembre y diciembre de 2001 y lo que opinaron los entrevistados para esta investigación. El diario La Nación, si bien incluyó un gran porcentaje de artículos sobre la actividad parlamentaria, criticó la metodología de trabajo de legisladores y el Congreso de la Nación. Así, por ejemplo, el diario cuestionó el tipo de proyectos que se presentaron y la celeridad para votar una gran cantidad de iniciativas en pocas horas. En cambio los entrevistados para nuestro trabajo opinaron que el Congreso durante diciembre de 2001 fue una institución que “cumplió con sus funciones” y “resolvió la crisis”. También todos los entrevistados, más allá de las críticas que se hicieron según las facciones partidarias, compararon al Poder Legislativo de 2001 con el de los gobiernos de los presidentes Néstor y Cristina Kirchner. Hubo una coincidencia en que el del 2001 y años posteriores, a diferencia del actual, cumplió con las funciones asignadas al parlamento. En general transmitieron la idea del paso de un espacio donde se debatía y generaban consensos para la aprobación de las leyes hacia otro donde únicamente se votan las normas que envían desde el Poder Ejecutivo sin modificaciones. 116
  • 118. En otro orden, las protestas sociales fue otro de los temas que tuvo relevancia en el diario La Nación. Un 18% de las crónicas fueron destinadas para presentar y analizar la realización de los paros, cacerolazos, piquetes y saqueos durante diciembre. Según nuestro análisis La Nación hizo una valoración negativa de los saqueos y piquetes mientras que calificó de manera positiva a los cacerolazos. Pudimos observar en los titulares y cuerpos de los diferentes artículos que los piquetes y los saqueos aparecieron inseparables de las acciones violentas. Por el contrario el diario presentó a los cacerolazos como reclamos que se realizaron de manera pacífica. Especialmente por intermedio del género editorial, el diario expuso su postura contraria a actores sociales como piqueteros y saqueadores. Al decir que sus acciones estaban al margen de la Constitución, llevadas adelante por los sectores más pobres y /o delincuentes organizados políticamente, presentó su reclamo como ilegítimo y los construyó como sujetos violentos y “bárbaros”. El análisis de los editoriales también nos permitió reconocer que los caceroleros fueron los únicos que aparecieron legitimados por el diario y, en consecuencia, con derecho a reclamar. Además es preciso señalar que el diario siempre cuestionó la protesta cuando tuvo una organización política de fondo. Hay una tendencia en La Nación a relacionar la organización política con algo negativo. En ese sentido es interesante observar que el diario en un artículo del 9 de febrero de 2002117 llega incluso a cuestionar por primera vez a los cacerolazos por lo que denominan “tinte partidario”: “Sin que se registraran incidentes hasta el cierre de esta edición, familias enteras salieron otra vez a las calles para protestar por la extensa crisis económica, 117 Ver el artículo titulado El cacerolazo, con tinte partidario en http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=372847 . 117
  • 119. política y social. La nota distintiva de este viernes fue la presencia masiva de militantes de izquierda, que desplegaron banderas de Izquierda Unida (IU) y del Movimiento Socialista de Trabajadores (MST) sin que la gente los obligara a cerrarlas, como había ocurrido en otras ocasiones”. (La Nación, 9 de febrero de 2002) También los acreditados de Clarín, Pagina 12 y La Nación y los políticos entrevistados, opinaron que la sociedad evaluó de manera positiva el reclamo de la clase media por su carácter no organizado / espontáneo y condenó la organización política de la protesta. En términos generales desde los espacios de opinión y crónicas del diario La Nación hemos encontrado un desencanto (más que entendible por el momento crítico que vivía el país) con respecto a la “clase” y el “sistema” político en general. En ese sentido, a nuestro entender, no podemos decir que el diario haya “jugado” a favor de un sector político en detrimento de otro pero si que hubo un cuestionamiento permanente a la tipología de protesta vinculado al sector social que la llevaba adelante y el modo de organización. En algún aspecto a nuestro entender se podría pensar que el diario tiende a validar el reclamo de la clase media a la que se le incautaron los depósitos (sector que realizó principalmente los cacerolazos) porque se trata de un sector social más vinculado al tipo del lector y público que consume La Nación118. No se encontró ningún artículo del diario avalando los reclamos de los piqueteros por más que muchos de ellos fueran pidiendo el acceso a alimentos y nos resulta muy difícil imaginar una nota de opinión o editorial en las páginas de diario que pueda avalarlos en un futuro. 118 Ver perfil del lector del diario La Nación en la pág 28 de esta investigación. 118
  • 120. 4.1.2. Sobre el rol de La Nación, periodistas y medios de comunicación La investigación realizada arrojó algunas muestras que el accionar del diario La Nación, el periodismo y los medios de comunicación pudo haber afectado e influido en la toma de decisiones del sistema político en general y en especial del Gobierno de la Alianza. En esta dirección en el apartado del análisis cualitativo de esta investigación titulado El gobierno y los medios según La Nación119 se observó la capacidad que tuvo el diario, por medio de algunos artículos, de entrar en discusión e instalar en la agenda del Gobierno determinados temas vinculados al estilo de conducción presidencial. Además en diferentes artículos del diario La Nación se observó la preocupación del Gobierno por el uso de determinadas palabras y la utilización de determinados medios de comunicación como la Radio y Televisión. El accionar del Gobierno en algunas oportunidades fue condicionado por el contenido y el modo de presentación de determinadas noticias por parte de La Nación y, según nuestros entrevistados, también por otros medios. En ese sentido debemos recordar la preocupación por el uso de la palabra “saqueo” y la intención del gobierno de cancelar licencias de radio y televisión por la difusión de determinadas imágenes. Siguiendo la idea de Héctor Borrat120 podemos señalar que La Nación y otros medios de comunicación como grupos de interés “fueron participantes 119 Ver página 70 de esta investigación. 120 Borrat, Héctor, El periódico, actor del sistema político , 1989, http://www.portaldelacomunicacion.com/, [Consulta: viernes, 27 de junio de 2008] . 119
  • 121. directo de conflictos” con el Gobierno. En este sentido los entrevistados para esta investigación recordaron el conflicto entre el diario La Nación y el Gobierno por el editorial titulado El estilo presidencial, como así también la preocupación del Gobierno por la presentación de Fernando De la Rúa en el programa de Marcelo Tinelli y la ridiculización constante del Grupo Hadad con “el muñequito” del ex-presidente. Coincidimos con la idea de algunos de los entrevistados que durante noviembre y, especialmente, diciembre de 2001 las empresas periodísticas armaron sus agendas temáticas para radio, gráfica y televisión de acuerdo a sus intereses políticos y económicos. De esa manera a través de los editoriales y / o convocando a determinados invitados y columnistas a los programas de radio y televisión, orientaron la opinión pública, condicionaron y sugirieron caminos y medidas que debía tomar el gobierno. El análisis del corpus del diario La Nación y de las opiniones de los entrevistados para este trabajo nos permitió señalar que los medios de comunicación crearon determinadas “imágenes” sobre el Gobierno de la Alianza y el Presidente de la Nación pero no podemos decir que haya habido una influencia directa en la opinión pública. Es decir que no podemos afirmar que las presentaciones realizadas por el diario La Nación y otros medios de comunicación de un gobierno dividido, con diputados oficialistas a las órdenes del Poder Ejecutivo, y un presidente que no tomaba decisiones, hayan actuado de manera directa para que los ciudadanos (organizados o no políticamente) se manifestaran saqueando, realizando piquetes, cacerolazos o simplemente pidiendo en forma pública la renuncia del presidente y que se fueran todos los políticos. 120
  • 122. En esa dirección para los entrevistados convocados para esta investigación los periódicos tuvieron menor incidencia que otros medios en lo que muchos definieron como “deformación de la imagen presidencial y debilidad del Gobierno”. Con respecto al diario La Nación si bien entró en conflicto con el Gobierno lo definieron como un medio serio y respetuoso de las fuentes, incluso muchos señalaron que advirtió al Gobierno de De la Rúa sobre la crisis por medio de los editoriales. En cambio para los entrevistados los programas televisivos de Marcelo Tinelli y Daniel Hadad fueron, por su efecto masivo para potenciar y hacer circular los mensajes, los que más contribuyeron en crear la imagen de debilidad e incapacidad del presidente y en consecuencia los que más incentivaron protestas y/o pedidos de renuncia del ex-presidente. Sobre el poder de influencia de los medios y las imágenes que se crearon también se hizo referencia al poder de la televisión desde los artículos de La Nación de diciembre de 2001. Esto se lo puede ver en el apartado de nuestra investigación titulado El gobierno y los medios según La Nación donde se registra la preocupación generada en el gobierno por el uso de la radio y la televisión. En aquellos días incluyeron crónicas que señalaban la intención del gobierno, amparándose en la ley de radiodifusión de la última dictadura militar, en cancelar licencias de radio y televisión porque el contenido trasmitido y la forma de expresión producían “alarma colectiva”. Como explican diferentes autores, el periodismo y en particular la televisión como medio dominante delimita la agenda de la actualidad política y social. Siguiendo a Pierre Bourdieu121 en el campo del periodismo es la 121 Bourdieu, Pierre, Riesgos de la televisión, 2006, http://www.pierre-bourdieu.blogspot.com/, [Consulta: viernes, 27 de junio de 2008] . 121
  • 123. televisión la que define los temas de los que hay que hablar, qué personas son importantes y cuáles no. Sin embargo sostiene que la televisión, “contaminante del resto de los medios”, está alienada puesto que vive muy particularmente sometida a las imposiciones directas del mercado. En otro orden luego del análisis realizado de las entrevistas a periodistas de Clarín, Página 12, La Nación y a políticos podemos asegurar que la principal función que tuvo para ellos el diario La Nación fue la de “comentar de la realidad” o “mostrar la realidad”. Así la mayoría de los entrevistados coincidieron en que la crónica y enumeración de los hechos que iban sucediendo predominaron sobre el análisis. También como vimos en el apartado de las entrevistas “la realidad que mostró” La Nación fue recibida de manera diferente según los entrevistados En ese sentido es preciso insistir que los periodistas y articulistas en su búsqueda por contar la realidad siempre proponen “mundos posibles” que nos acercaron a la realidad que La Nación construye. En este sentido lo explica Carlos Campolongo: “Y esa es, para bien o para mal, la función de los medios: construir la realidad. En efecto, las opiniones activan imaginarios que funcionan como categorías explicativas del mundo que nos rodea y nos permiten entender la complejidad sociopolítica. (…)Sin ir más lejos, en su célebre obra, Benedict Anderson (1993) define a la nación como una `comunidad políticamente imaginada´122 “. No obstante queremos señalar que aunque para los entrevistados los medios y La Nación se hayan concentrado más en la enumeración de los hechos que en el análisis, no quiere decir que no hayan influido. En ese sentido debemos recordar que las palabras que incluyen y reproducen socialmente los medios de comunicación naturalmente producen efectos en la sociedad. Como 122 Campolongo, Carlos, Origone Paula, Acosta, Marina, op.cit.supra, nota 6,.pág 67. 122
  • 124. explica Bourdieu123 utilizar una palabra en lugar de otra cambia la visión que cada sujeto tiene del mundo social y en consecuencia persuade e influye de diferentes maneras. En este sentido vimos en esta investigación que el diario La Nación con la utilización de determinadas palabras presentó a los saqueadores como violentos / bárbaros y a los caceroleros como pacíficos / civilizados. También un recurso que el diario utilizó fue el empleo de adjetivos con connotación negativa en titulares para definir ciertas acciones producidas por diferentes actores políticos124. Coincidimos en la idea de los periodistas entrevistados en que los periodistas centraron su atención en temas políticos – partidarios del momento y evitaron indagar sobre causantes y beneficiarios de la crisis. Sin embargo la descripción de hechos y lectura de la actualidad minuto a minuto que hicieron los acreditados, periodistas, columnistas y editorialistas nunca puede ser objetiva sino que, como vimos, estuvo cargada de la subjetividad del periodista y condicionada por el medio de comunicación y el contexto de escritura. En esta dirección la totalidad de los periodistas entrevistados aseguró no elegir los temas de sus artículos sino que siempre se manifestaron sujetos a la orientación política, el estilo y la edición del diario. Una de nuestras hipótesis fue que los periodistas harían una evaluación positiva del trabajo de la prensa en diciembre de 2001. En disidencia con lo que planteamos y, lejos de tomar una postura de defensa corporativa, los acreditados cuestionaron que el periodismo se haya quedado en lo descriptivo y evitara analizar en profundidad las causas y consecuencias de la crisis. 123 Bourdieu, Pierre, ¿Qué significa hablar?, 2008, http://www.pierre-bourdieu.blogspot.com/, [Consulta: jueves, 19 de junio de 2008] . 124 Ver página 70. 123
  • 125. Al respecto tomando las ideas acerca del periodismo del nuevo siglo de Ignacio Ramonet se puede encontrar una explicación a la falta de análisis de los periodistas durante diciembre de 2001. El director del diario francés Le Monde señala: “Si analizamos la palabra, un periodista (journaliste) es un `analista del día´. Sólo dispone de un día para analizar lo que ha pasado (…) Pero actualmente todo se produce en directo y en tiempo real; es enseguida, tanto en la televisión como en la radio. La instantaneidad se ha convertido en el ritmo normal de la información. Un periodista ya no debería llamarse periodista hoy en día. Debería llamarse instantaneísta. Pero todavía no sabemos analizar al instante. Por tanto, no hay análisis, pues no hay distancia. Al final, el periodista tiene cada vez mayor tendencia a convertirse en un simple vehículo. Es el canal que enlaza el suceso y su difusión. No tiene tiempo de filtrar, ni de comparar, porque si pierde mucho tiempo haciéndolo sus colegas le ganarían la partida”125. Acordamos con la idea de Ignacio Ramonet sobre el “instantaneísmo” al que está sujeto el periodista en estos días. Sin embargo consideramos que es preciso marcar una diferencia con respecto a si el soporte es Radio, Televisión, Revistas, medio digital o un periódico. A nuestro entender creemos que en los diarios (y las revistas) todavía hay una distancia y un tiempo para analizar lo que sucede, como mínimo de algunas horas en los diarios y aún más en el caso de las revistas, hasta que se produce el cierre de la edición. En los medios digitales, la Televisión y la Radio sobre todo hay un privilegio de la primicia o de ser el primero en “postear” una nota. Ese “apuro” hace que muchas veces se cometan errores y evite el análisis. En los casos de medios digitales muchas veces el análisis se lo relega a la sección de blogs. Es verdad que, como bien explicó para esta investigación Laura Serra126, la información importante en la crisis de diciembre de 2001 cambiaba cada 125 Ramonet, Ignacio, 1999, La prensa del nuevo siglo, http://www.licencomunicacion.com.ar , [Consulta: domingo, 29 de junio de 2008] . 126 En la entrevista realizada para esta investigación la periodista del diario La Nación dijo: “en aquel momento no pudimos analizar ni descubrir porque era tan difícil y crítica la situación que tenías que abocarte al minuto a minuto. Quizás en ‘lo que se falló’ fue en no bajar los decibeles 124
  • 126. media hora y eso dificultaba que los periodistas de los diarios se pudieran poner a analizar porqué ocurrían determinadas situaciones ya que se acortaban los tiempos de entrega hasta el cierre de la edición. Sin embargo queremos destacar la autocrítica de los periodistas de Clarín, Página 12, La Nación entrevistados para esta investigación ya que suele ser difícil encontrar en el campo periodístico (periodistas y medios de comunicación) espacios para evaluar el propio funcionamiento. En este sentido lo afirma Ignacio Ramonet: “Es cierto que el ojo ve y no puede verse, pero esta metáfora no puede aplicarse a los medios de comunicación, porque han dejado de tener esa característica propia del periscopio o de cualquier instrumento óptico privilegiado. Todo el mundo los ve y todo el mundo sabe de alguna manera que no son perfectos. La gente espera de los medios que hagan una autocrítica, que se analicen a sí mismos. De la misma manera que los medios pueden ser exigentes con tal o cual profesión o sector, ¿por qué no lo son con ellos mismos? Estoy convencido de que los medios de comunicación deberían proceder a análisis más serios sobre su propio funcionamiento, aunque sólo fuera para que todo el mundo supiera cómo trabajan y que no son reacios a la inspección, la introspección y la crítica. No han de tener una posición privilegiada. No están sólo para juzgar a los demás, sin poder ser juzgados a su vez. Es importante que, cuando se cometen errores, se reconozcan. Sólo así se hace pedagogía. Esta idea avanzará, aunque sea lentamente, porque es muy cómodo juzgar sin ser juzgado127. La discusión sobre el papel de los medios de comunicación durante la crisis de diciembre de 2001 es un debate que se ha iniciado pero que no se ha profundizado. Las reflexiones propias y de periodistas sobre cómo fue el papel del diario La Nación y otros soportes durante la crisis puede servir como aporte parcial. Sin embargo consideramos fundamental para el campo periodístico que a futuro se pueda ampliar la investigación incluyendo el análisis en detalle de un poco y tratar de reflexionar sobre lo que estaba ocurriendo. Pero era absolutamente lógico porque era demasiado difícil parar la pelota y pensar lo que estaba pasando. Es decir, si todo lo que estaba ocurriendo era realmente espontáneo o motivado por dirigentes políticos que tenían otros intereses”. 127 Ramonet, Ignacio, 1999, La prensa del nuevo siglo, http://www.licencomunicacion.com.ar , [Consulta: domingo, 29 de junio de 2008] . 125
  • 127. medios de comunicación de diferentes soportes como así también una mayor cantidad de entrevistas a periodistas. Creemos imprescindible que se realice una autoevalución sobre el papel de los medios de comunicación en la crisis de diciembre de 2001. No sólo sobre lo que dijeron sino sobre lo que omitieron. Un análisis puntual sobre lo ocurrido, desde los propios medios, contribuirá a fomentar la escasa autocrítica que sobre todo existe en las empresas periodísticas que como bien señala Ignacio Ramonet no deberían creer que están en “una posición privilegiada”. En el análisis del corpus de nuestra investigación cuando se produjo la crítica de algunos funcionarios del Gobierno de la Alianza al diario La Nación por el contenido de ciertas editoriales vimos que el periódico respondió duramente con nuevos artículos invocando ataques a “la libre discusión de las ideas” y acusando al Gobierno de desconocer la misión del “periodismo independiente”. De alguna manera parafraseando a Ramonet podemos concluir que en este ejemplo se observó que La Nación, al igual que muchos otros medios, considera que “sólo esta para juzgar a los demás” y no permite “ser juzgado”. 126
  • 128. MATERIAL CITADO Y CONSULTADO 127
  • 129. MATERIAL CITADO Y CONSULTADO Este apartado incluye la enumeración de la bibliografía, leyes y sitios web que sirvieron de apoyo para realizar la investigación. Bibliografía • Aguilar Villanueva, Luis, Problemas públicos y agenda de gobierno, México, Miguel Angel Porrua, 1996. • Cafiero, M y J. Llorens, La argentina robada, Buenos Aires, Ediciones Macchi, 2002. • Campolongo, C., P. Origone, y M. Acosta, Buenos Aires 2008. • Camps, S y L. Pazos, Así se hace periodismo, Buenos Aires, Paidos ,2005. • De Fontcuberta, M y H, Borrat, Periódicos: sistemas complejos, narradores de interacción, Buenos Aires, La Crujia, 2006. • Echeverría, Esteban, El Matadero, Buenos Aires, Huemul, 10ª ed, 1979. • García Beadoux, V, O.D´Adamo y G.Slavinsky, Comunicación política y campañas electorales. Estrategias en elecciones presidenciales, Buenos Aires, Gedisa, 2005. • García Negroni,M.M (coord.) et al, El arte de escribir bien en español. Manual de corrección de estilo, Buenos Aires, Santiago Arcos Editor,2004. • Halperin, Jorge, La entrevista periodística, Buenos Aires, Paidos,1998. • Levy Yeyati E y D, Valenzuela; La Resurrección, Buenos Aires, Ed.Sudamericana, 2007 • Loreti, Damián, El derecho a la información, Buenos Aires, Paidos, 1999. 128
  • 130. • Martini, S y J. Gobbi, Agenda Publica y Agenda de los medios, En: Modulo I, Cátedra Ford, Buenos Aires, 1997. • Martini, Stella, Periodismo, noticia y noticiabilidad, Buenos Aires, Norma, 2000. • Muraro Heriberto, Analizando escenarios políticos: Una introducción al tema, Buenos Aires, Mimeo, 1995. • Ruiz, Fernando, Prensa y Congreso: Trama de relaciones y representación social, Buenos Aires, Ediciones La Crujia, 2000. • Sarmiento, Domingo F., Facundo, Buenos aires, Losada, 1999 • Sidicaro, Ricardo, La Política Mirada desde arriba, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1993. • Schuster, Federico y otros, La trama de la crisis. Modos y formas de protesta social a partir de los acontecimientos de diciembre de 2001, Buenos Aires, Instituto de investigaciones Gino Germani, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, 2002. • Verón, Eliseo, El análisis del contrato de lectura: un nuevo método para los estudios de posicionamiento en los soportes de los medios, Paris, IREP, 1985 Leyes • Argentina, Ley 20.972 acefalía del Poder Ejecutivo. Boletín Oficial de la República Argentina, 22 de Julio de 1975. Sitios web • http://www.saladeprensa.org 129
  • 131. • http://www.utpba.net • http://www.lanacion.com.ar • http://www.ivc.com.ar • http://www.pierre-bourdieu.blogspot.com/ • www.giaccobbeconsultores.com.ar. • http://www.licencomunicacion.com.ar/ • http://www.monde-diplomatique.es • http://www.portaldelacomunicacion.com 130
  • 132. ANEXOS 131
  • 133. ANEXOS Este apartado incluye los modelos de entrevistas realizados a políticos y periodistas junto a su desgrabación completa. Al mismo tiempo se incluyen las respuestas a las preguntas realizadas off the record. Por último se agregan los títulos y links de los artículos del corpus que se incluyen en el CD. Modelos de entrevistas A políticos del oficialismo y de la oposición Relato sobre su experiencia 1) ¿Qué estaba haciendo en el momento de la crisis y cuando cae De la Rúa?. ¿Cómo recuerda ese momento? Papel de la prensa 2) ¿Qué evaluación hace con respecto al periodismo en general y al tratamiento que le dieron al tema? 3) ¿Cómo era su relación como Senador de la Nación con el periodismo en general y con el diario La Nación en particular? 4) Le voy a mostrar algunas crónicas de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación. ¿Qué cree que reflejaba el diario en esos artículos? 5) Le voy a mostrar ahora algunos editoriales de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación. 132
  • 134. 6) Algunos de estos editoriales fueron criticadas por parte del Gobierno de entonces diciendo que eran tendenciosas. ¿Usted cree que es así?. Imagen de los políticos 7)¿Qué imagen tiene hoy sobre el papel de Fernando De la Rúa en 2001?. ¿Puede establecer alguna diferencia con respecto a la imagen que tenía en aquel momento? 8) ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores del oficialismo en 2001? 9) ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores de la oposición en 2001?. ¿Qué papel cree que jugaron en ese momento? 10) Diferenciando entre legisladores de la oposición y el oficialismo durante noviembre y diciembre de 2001. ¿Cuál cree que tuvo un rol pasivo y cuál uno activo? Nivel de protagonismo del Congreso y actores sociales 11) ¿Qué nivel de protagonismo le asignaría al Congreso de la Nación durante noviembre y diciembre de 2001?.Teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto”. 12) En las crónicas y editoriales del diario La Nación se hace mención a los siguientes actores: caceroleros (ahorristas), piqueteros y saqueadores. ¿Qué nivel de protagonismo le asignaría Ud. a cada uno de ellos durante la crisis de noviembre y diciembre de 2001 teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto”? 133
  • 135. Preguntas off the record Sobre la influencia del periodismo en la crisis 13) ¿Cree que el periodismo influyó en la caída del presidente Fernando De la Rúa? 14) ¿Cree que el diario La Nación en particular influyó en la caída del Presidente Fernando De la Rúa? 15) ¿Cree que algún medio protegió a De la Rúa?. ¿ La Nación? A periodistas de Clarín, Página12, y La Nación Relato sobre su experiencia 1) ¿Qué estaba haciendo en el momento de la crisis y cuando cae De la Rúa? ¿Cómo recuerda ese momento? Papel de la prensa 2) ¿Qué evaluación hace con respecto al periodismo en general y el tratamiento que le dieron al tema? 3) Le voy a mostrar algunas crónicas de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación. ¿Qué cree que mostraba el diario en esos artículos? 4) Le voy a mostrar ahora algunas editoriales de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación. 5) ¿Cuál fue el rol que cumplió durante ese período como acreditado?. Su trabajo se vio influenciado por la crisis: ¿aumentó, disminuyó, o cobró mayor protagonismo? 134
  • 136. 6) El contenido y estilo de sus artículos: ¿Se adapta al medio para el que trabaja? 7) ¿Cómo selecciona los temas a tratar en sus artículos? Imagen de los políticos 8) ¿Qué imagen tiene hoy sobre el papel de Fernando De la Rúa en 2001? ¿Puede establecer alguna diferencia con respecto a la imagen que tenía en aquel momento? 9) ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores del oficialismo en 2001? 10) ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores de la oposición en 2001? ¿Qué papel cree que jugaron en ese momento? 11) En lo que fue el proceso de la crisis están legisladores de la oposición y el oficialismo. ¿Cuál cree que tuvo un rol pasivo y cuál uno activo? Nivel de protagonismo del Congreso y actores sociales 12) ¿Qué nivel de protagonismo le asignaría al Congreso de la Nación durante noviembre y diciembre de 2001?. Teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto”. 13) En las crónicas y editoriales del diario La Nación se hace mención a los siguientes actores: caceroleros (ahorristas), piqueteros y saqueadores. ¿Qué nivel de protagonismo le asignaría Ud. a cada uno de ellos durante la crisis de noviembre y diciembre de 2001 teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto”? 135
  • 137. Preguntas off the record Sobre la influencia del periodismo en la crisis 14) ¿Cree que el periodismo influyó en la caída del presidente Fernando De la Rúa? 15) ¿Cree que el diario La Nación en particular influyó en la caída del presidente Fernando De la Rúa? 16) ¿Cree que algún medio protegió a De la Rúa? .¿La Nación? 136
  • 138. Desgrabación de las entrevistas Entrevista a Eduardo Menem, senador del Partido Justicialista, realizada el 12 de noviembre de 2007. RELATO SOBRE SU EXPERIENCIA ¿Qué estaba haciendo en el momento de la crisis y cuando cae De la Rúa?¿Cómo recuerda ese momento? Yo estaba desempeñando el cargo de Senador Nacional y había ido a la Provincia de San Luís a la inauguración del aeropuerto de Merlo invitado por el gobernador Rodriguez Saá a la cual habían ido varios legisladores y gobernadores. Entre ellos estaba Ramón Puerta que había sido elegido presidente del Provisional y ahí nos enteramos de la renuncia. ¿Cómo vivió ese momento? Por supuesto que con mucha zozobra y mucha angustia porque era una salida traumática. Si bien el clima político hacía presagiar que el gobierno de la Alianza había quedado muy debilitado después de la renuncia del vicepresidente y se habían producido varios hechos que indicaban una crisis política; no pensábamos que podía haber un desenlace tan pronto y de esa magnitud. Para mí no fue sorpresivo porque la crisis política venía avanzando pero si fue traumático con una alta dosis de incertidumbre porque renunciaba el presidente, había renunciado antes el vicepresidente y eso significaba la caída del gobierno de la Alianza. 137
  • 139. PAPEL DE LA PRENSA ¿Qué evaluación hace con respecto al periodismo en general y el tratamiento que le dieron al tema? Yo creo que en general el periodismo reflejó en gran medida lo que estaba pasando en el gobierno y en el país. La prensa pudo transmitir que el gobierno nacional había quedado muy debilitado, detrás de la crisis política vino la crisis económica. Se perdió confianza en el gobierno y eso trajo como consecuencia la corrida bancaria. ¿Cómo era su relación como Senador de la Nación con el periodismo en general y con el diario La Nación en particular? Yo siempre con todos los medios serios del país tuve una relación normal y siempre respondí a los requerimientos de la prensa. Yo siempre tuve una conducta que era no hablar a los medios para que me hicieran una nota y cuando desde mi cargo tenía que comunicar algo citaba a una conferencia de prensa. Y con La Nación la relación era muy normal y muy correcta. Usted recién hablaba de medios serios. ¿Hay medios no serios? Y, si desde luego hay medios que no merecen la confianza de la información como si lo merece un diario como La Nación. No voy a ser nombres porque no corresponde pero cuando hablo de medios serios La Nación es uno de ellos. Más allá de que muchas veces no comparta su línea editorial. Muchas veces han transmitido hechos que, desde mi punto de vista, no respondían totalmente a la realidad. Opiniones sobre todo con respecto al gobierno del que yo formé parte. La Nación no reflejó la realidad pero, de todos modos, creo que lo hicieron desde un ámbito respetable. 138
  • 140. Le voy a mostrar algunas crónicas de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación.¿Qué cree que reflejaba el diario en esos artículos? El diario en estas crónicas se refiere a declaraciones de protagonistas fundamentales de ese momento en el escenario político de diciembre de 2001. Yo creo que era evidente que el gobierno estaba muy debilitado y algunos de estos actores ya veían el final muy cerca. Algunas de estas declaraciones que se hicieron no contribuían mucho a tener esperanza de que se pudiera solucionar la crisis. Todas eran declaraciones que hacían presagiar el fin. Le voy a mostrar ahora algunos editoriales de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación. Estoy de acuerdo con la del Estilo Presidencial. Realmente la jefatura del presidente no era lo que tenía que haber sido para poder superar la crisis. Con respecto a la de Oportunidades perdidas con la crisis desatada en el propio gobierno desde luego que se perdían oportunidades. Algunas de estas editoriales fueron criticadas por parte del gobierno de entonces diciendo que eran tendenciosas. ¿Usted cree es así?. Yo creo que estás editoriales se ajustaban a lo que estaba ocurriendo. IMAGEN DE LOS POLITICOS ¿Qué imagen tiene hoy sobre el papel de Fernando De la Rúa en 2001?. ¿Puede establecer alguna diferencia con respecto a la imagen que tenía en aquel momento? 139
  • 141. Yo hasta que De la Rúa asumió la presidencia de la Nación, sobre todo si me atengo a los años que hemos compartido la banca en el Senado siempre lo he considerado un hombre muy inteligente. Muy buen legislador. En algunos casos lo podría catalogar como un legislador brillante que se destacó siempre por su estudio aún cuando fue con el Senador que más discusiones tuve por distintas posiciones, no en lo personal, pero siempre con un alto respeto mutuo. Ahora en el gobierno no le fue bien y creo que el error fue formar una alianza en la cual no había compatibilidad política ni intelectual. Empezando por la formula presidencial yo creo que De la Rúa no tenía nada que ver con Álvarez. Eran personas muy distintas y nunca podrían haber formado un equipo muy coherente para conducir los destinos del país. Pero hoy, año 2007. ¿Cambió lo que pensaba con respecto a De la Rúa?. No. Sigo teniendo la misma idea. Un hombre de la democracia que tuvo una destacada carrera política que le fue muy bien como legislador. No fue un fracaso su gobierno en la ciudad. Pero le fue mal en la presidencia de la Nación y eso no se revierte. ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores del oficialismo en 2001? Yo creo que la crisis del gobierno de la Alianza impactó también en los legisladores del oficialismo. No podía revertir un desbarrancamiento del gobierno nacional que nació en la presidencia de la Nación con la renuncia del vicepresidente. Dentro de la Alianza había legisladores radicales y del Frepaso que habían hecho una unión de conveniencia coyuntural. No había una cohesión política ni programática ni ideológica de fondo. Es decir que lo que 140
  • 142. pasó en el gobierno arrastró también a los legisladores que no pudieron hacer nada para revertir la crisis. ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores de la oposición en 2001? ¿Qué papel cree que jugaron en ese momento? Yo creo que la oposición no tuvo un rol muy activo en lo que hace a posibilitar que pudiera haber alguna solución a la crisis. No podía tener un rol activo porque cuando el gobierno vio la necesidad de convocar a la oposición para encontrar una salida fue demasiado tarde. Recuerdo una reunión que se hizo tres días antes de la caída. En la cual estuvieron entre otros el Ministro del Interior con algunos dirigentes peronistas donde el gobierno tenía la voluntad de armar un nuevo gabinete con figuras de la oposición pero ya era demasiado tarde. Era como subirse a un barco que se estaba hundiendo. En lo que fue el proceso de la crisis están legisladores de la oposición y del oficialismo ¿Cuál cree que tuvo un rol pasivo y cuál activo? Los legisladores del oficialismo trataron de acompañar a su gobierno. La oposición siguió siendo oposición y no creyó oportuno formar parte de un gobierno que estaba en bancarrota. El pedido de auxilio por parte del gobierno llegó demasiado tarde. No había voluntarios para salvar el barco. NIVEL DE PROTAGONISMO DEL CONGRESO Y ACTORES SOCIALES Teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto”¿Qué nivel de protagonismo le asignaría al Congreso de la Nación durante noviembre y diciembre de 2001?. El Congreso tuvo un protagonismo de primer nivel porque tuvo a su cargo la designación de los sucesores de De la Rúa. 141
  • 143. En las crónicas y editoriales del diario La Nación se hace mención a los siguientes actores: caceroleros (ahorristas), piqueteros y saqueadores. ¿Qué nivel de protagonismo le asignaría Ud. a cada uno de ellos durante la crisis de noviembre y diciembre de 2001 teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto”? Los ahorristas fueron los principales perjudicados por la situación y tuvieron un protagonismo muy importante por las manifestaciones que ellos hacían con toda justicia reclamando lo que les correspondía. Los cacerolazos fueron iniciados y protagonizados en su mayor parte por los ahorristas. Después algunos se montaron en ese reclamo justo para hacer su jugada política. Pero para mí quienes tuvieron un protagonismo justificado e importante fueron los ahorristas Los saqueadores aparecen siempre en las situaciones de desgracia en inundaciones, incendios o un terremoto. Acá era un terremoto político, un problema económico que afectaba a gran parte de la población. El sector de los piqueteros empezó a tomar un gran protagonismo porque se montaron en la protesta pública que se estaba viviendo. ¿Usted considera más valido el reclamo o la protesta de los ahorristas que el resto de los actores? No tengo la menor duda. 142
  • 144. Entrevista a Eduardo Camaño, diputado del Partido Justicialista, realizada el 13 de noviembre de 2007. RELATO SOBRE SU EXPERIENCIA ¿Qué estaba haciendo en el momento de la crisis y cuando cae De la Rúa?¿Cómo recuerda ese momento? Yo el 10 de diciembre de 2001 me hice cargo de la Cámara de Diputados de la Nación. Ese día asumí oficialmente el manejo de la misma así que viví la crisis desde la Presidencia de la Cámara y el Congreso tuvo una importancia central en la situación que vivimos ese diciembre de 2001 porque no solamente hubo que convocar a la asamblea correspondiente para reemplazar a De la Rúa que se había ido sino que, en determinado momento, tuve que asumir la responsabilidad de hacerme cargo del gobierno nacional porque había renunciado Rodríguez Saá, uno de los electos por el Parlamento. Así que viví una semana muy difícil después de lo que había pasado el 20 de diciembre. Fue para mí una experiencia que, desde el egoísmo, podríamos decir que fue el final de mi carrera política. Yo arranque como concejal por el año 1983, fui diputado provincial e intendente municipal, cuatro veces diputado nacional y cuando llegué a la presidencia era lo máximo a lo que podía aspirar un hombre de la política pero la situación en la que me toco vivirlo hubiese preferido que no ocurriera y que el país tuviera su curso normal. La realidad es que De la Rúa no podía seguir siendo presidente, lo reemplazo Puerta, como el hombre que estaba a cargo del Senado en ese momento, después vino Rodriguez Saá, luego quien te habla y después 143
  • 145. Duhalde en forma definitiva hasta cumplir con los dos años y poder entregarle al presidente Kirchner que finalmente fue electo por el pueblo argentino. Aquella fue una semana muy compleja, no solamente por las muertes sino por el reemplazo de varios presidentes, así que no la vamos a olvidar los hombres de la política. Quiero decirte que el Congreso en ese momento tuvo la oportunidad de funcionar como tal porque logró los reemplazos necesarios para que el país siguiera viviendo en democracia. PAPEL DE LA PRENSA ¿Qué evaluación hace con respecto al periodismo en general y el tratamiento que le dieron al tema? Creo que el periodismo en general mostró lo que pasaba en la argentina en ese momento. El debilitamiento del Gobierno y el rol protagónico que jugó el Congreso. ¿Cómo era su relación con el periodismo en general y con el diario La Nación en particular? Siempre tuve con la prensa del Congreso una relación especial. Siempre me respetaron el off the record. En el caso de La Nación tiene un par de periodistas muy prestigiosos en el Congreso que son de los que respetan el off the record y cada uno de los espacios y los momentos que nos toco vivir. Son periodistas que tienen la personalidad de escribir lo que sientan y piensan. Mi relación con el periodismo siempre fue óptima en el Congreso y con La Nación, por ejemplo con Laura Serra y Mariano Obarrio, siempre tuve una relación excelente, manteniendo la distancia de lo que es el periodista y el 144
  • 146. diputado para que cada cual pueda escribir sobre cada uno de los temas lo que realmente piensa. Nunca me queje ni han hecho una nota en contra mía. Siempre se enmarcaron en torno a lo que ocurría en el Congreso. Le voy a mostrar algunas crónicas de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación.¿Qué cree que mostraba el diario en esos artículos? Las criticas que aparecen en estás crónicas no son producto de ninguna situación especial ya que De la Rúa venía en caída libre. Después cada uno se pudo haber expresado de la forma que quisiera. Algunos quizás más fuerte otros más calmo pero me parece que ya no era un problema del peronismo la situación de De la Rúa. El presidente intento plantear en su momento la desestabilización por parte del peronismo y la verdad que creo que lo desestabilizó su propio partido político. Nosotros no teníamos nada que ver en esto. Lo que pasa que con algunas declaraciones, como por ejemplo la que aparece de Ramón Puerta, diciendo que no existirá un compromiso serio del P.J hay mayor posibilidad de riesgo. Además no es verdad porque el peronismo tiene un compromiso de vida en sostener la democracia. Cada vez que existe lo contrario los muertos son generalmente nuestros. Creo que la de Puerta es una frase desafortunada. Los demás serán más duros o menos duros. Con respecto a la que dice: Duhalde vaticina conflictos sociales; no hacía falta preguntarle a Duhalde. Si salíamos a la calle y lo veíamos todos los días, era irremediable que ocurriese lo que pasó. 145
  • 147. En cuanto al diario. ¿Cree que refleja la realidad? El diario La Nación se ha mantenido siempre diciendo lo que cada uno de estos actores quiso expresar. Después si se equivocan o no cada uno de ellos será responsable de las palabras que dice. Pero lo que yo quiero decir es que las palabras pudieron haber sido duras pero la realidad era que De la Rúa no podía soportar el gobierno. Después aparecen distintas versiones sobre el apoyo del peronismo. El peronismo lo que ha hecho en ese momento fue asumir la responsabilidad que después termina en la conducción del país. El radicalismo ya no podía sostenerse. Le voy a mostrar ahora algunos editoriales de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación. Con respecto a la del Estilo presidencial coincide con lo que yo venía diciendo con respecto a De la Rúa. No es que el diario tenga una cuestión personal con el presidente sino que es una opinión que surge producto de la realidad que vivía el país. Con respecto a la que habla sobre la expansión del gasto en el Senado me parece que no era momento para expandir ningún tipo de gasto. El país estaba en plena quiebra y todo aquello que aumentara los gastos era mortal. En el caso puntual mío yo reduje el presupuesto de la Cámara de Diputados casi en 30 millones de pesos. Era insólito aumentar el gasto. Con respecto a la que habla sobre El acuerdo político o el abismo. La crisis financiera la vivieron los sectores de la comunidad más poderosos. Y el reclamo fundamentalmente estaba basado en el dinero que estaba guardado 146
  • 148. en la caja de los bancos. La crisis que habían sufrido los pobres y la clase media no la podían superar. En general giran todas en torno a lo mismo. La verdad que habían hecho mucho daño Cavallo y su clan económico a la república argentina. El megacanje fue el final y la última obra de arte más perversa de la economía argentina donde perdimos una cantidad importante de dinero. IMAGEN DE LOS POLÍTICOS ¿Qué imagen tiene hoy sobre el papel de Fernando De la Rúa en 2001?¿Puede establecer alguna diferencia con respecto a la imagen que tenía en aquel momento? Nunca De la Rúa dejo de ser De la Rúa. Los que los conocíamos sabíamos que siempre fue igual así que no tenía porque cambiar en su período de gobierno. ¿Pero como evalúa su papel? Fue realmente catastrófica para los argentinos su presidencia. Tal es así que llegó hasta que su propio partido le pidiera la renuncia porque no podía seguir gobernando. Algunos dicen que era porque tenía alguna enfermedad. Yo creo que también era falta de capacidad en la conducción política y eso no le permitió sobrevivir. Más algunos agregados, como el caso puntual de Cavallo, que ayudo a que se definiera su gobierno en la forma que ocurrió. Pero De la Rúa nunca fue un importante legislador y no podía estar al frente del gobierno. 147
  • 149. ¿Es decir que hoy, año 2007, sigue teniendo la misma imagen que en 2001? Yo escuche un reportaje de De la Rúa y creo que está peor que en aquella época. No creo que se haya superado después del momento que vivió. Sigo pensando igual que lo que pensaba antes. ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores del oficialismo en 2001? La imagen que tengo del bloque radical la recuerdo más después del hecho de la caída de De la Rúa que antes. Antes debían sacar las leyes que el presidente de la nación llevaba adelante. Luego de la caída de De la Rúa colaboraron fuertemente para que el país se normalizara y pudiera salir adelante. Fundamentalmente las figuras de Pernasetti, en Diputados, y Maestro, en el Senado, fueron centrales para que después el peronismo lograra esa transición hasta la llegada de Duhalde. Y después trabajaron junto a él para resolver muchísimas de las leyes que hacían falta. Y eran los mismos que habían participado en 2001 durante el gobierno de la Alianza. Lo que pasa es que siempre es el Presidente el que marca el perfil. Lo que los diputados podemos hacer es modificar las leyes para mejorar la redacción. Pero una de las leyes más importantes que se voto en esa época fue ese famoso decreto que pedía por la asunción de Cavallo. La gente por la calle gritaba que Cavallo asumiera el cargo y después terminó echándolo a patadas. Esto para que entendamos las contradicciones que no están en el Congreso solamente sino también en la gente. Entonces esos mismos legisladores colaboraron en la recomposición del país. Muchos de ellos lo han hecho con presencia y trabajo. Pero había un consenso que era la discusión política. Hoy 148
  • 150. en el 2007 no existe esa posibilidad. Hoy los legisladores votan lo que el Presidente de la Nación les manda. Creo que eso no es bueno porque se podrían hacer leyes mejores. ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores de la oposición en 2001?¿Qué papel cree que jugaron en ese momento? Nosotros la primer situación que planteábamos siempre era la discusión en el recinto. Podíamos compartir o no el proyecto pero dábamos la discusión en el recinto. Es decir nunca dejamos de darle quórum. Era otra cámara donde había discusión entre los legisladores. Después se fue perdiendo, en base a la concentración de poder la actividad real que el Parlamento debe tener. En aquel momento se discutía el presupuesto, no había superpoderes o estaban limitados. ¿Pero cómo evalúa el rol de ustedes en noviembre y diciembre? Fue muy importante. Aparte la comprensión de las partes porque nosotros no le fuimos a decir a De la Rúa que se fuera, se lo dijeron los radicales. Es decir que ellos comprendieron que De la Rúa no podía gobernar. A partir de ese momento los oficialistas asumieron el compromiso de acompañar esos 5 días para que se reacomodara el país y después colaboraron con Duhalde para salir de la crisis. El Congreso funcionó como debe de funcionar un Congreso; hoy no existe esa posibilidad. 149
  • 151. Con respecto a la relación entre oposición y oficialismo durante la crisis del 2001.¿Usted puede hablar de un rol pasivo o activo de parte de cada uno? La relación entre los legisladores era amistosa. Podíamos discutir pero de política, no éramos enemigos sino adversarios en la discusión ideológica. La relación fue excelente con todos los bloques. La oposición era activa en su trabajo, no solamente peleaba en el recinto sino que trataba de unificar criterios. Íbamos al recinto sabiendo lo que teníamos que discutir y lo que debíamos acordar. El trabajo de la comisión se reflejaba en el recinto y se hacían modificaciones profundas. El oficialismo también era activo porque junto a la oposición lograba un objetivo común. No podía ser pasivo uno y activo el otro. Si hablamos de pasivo como el avasallamiento de la oposición de un lado o del otro me parece que no es lo correcto. Las cámaras de diputados y senadores sacan buenas leyes cuando hay consenso entre oposición y oficialismo sino es muy probable que se saquen situaciones parciales que solamente le sirven al que gobierna y perjudican a muchos sectores de nuestra comunidad. Esto ocurre con los superpoderes. NIVEL DE PROTAGONISMO DEL CONGRESO Y ACTORES SOCIALES Teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto”. ¿Qué nivel de protagonismo le asignaría al Congreso de la Nación durante noviembre y diciembre de 2001?. El más importante. Porque fue el que resolvió la crisis. Fue cambiar cuatro presidentes en una semana hasta encontrar quien se pudiera hacer 150
  • 152. cargo del país. Creo que no debería haber ocurrido eso porque Duhalde podría haber sido electo con anterioridad a Rodriguez Saá sin ningún tipo de problemas. No había necesidad de un paso intermedio porque Duhalde era el hombre con mayor capacidad política para resolver la situación. Lo que pasa es que había planteos dentro de los gobernadores de cómo resolver la crisis. Algunos decían que se debía poner presidente por 90 días y otros por la totalidad del período. Cuando triunfó la primera opción el único que se animo fue Rodriguez Saá. Un paso lamentable porque después a los cinco días tuvo que dejar la presidencia producto de un montón de cosas que salió a decir y prometer, que no pudo sostener y terminó con ese triste día en Chapadmalal donde ellos dicen que le querían hacer un golpe de estado. La verdad que el golpe de estado es que no tenía poder político para convocar a los gobernadores y la gente que se manifestaba afuera no era en contra de Rodriguez Saa sino personas que querían cobrar porque no le pagaban los hoteles de Chapadmalal. Nunca hubo una manifestación en contra de Rodriguez Saa de parte de la sociedad. Para colmo decide irse a su provincia y no renunciaba. Yo me hice cargo y tuve que esperar que se ordenaran las cosas para poder asumir porque no estaba en orden la sucesión. Cuando se puso en orden, hicimos la Asamblea Legislativa y, al otro día asumió, Duhalde. El fue quien terminó entregándole el gobierno a Néstor Kirchner. Creo que hubo un período de una semana que se podría haber evitado si se hubiera podido resolver la situación en forma inmediata y no con la designación de otros candidatos sino con la definitiva de Eduardo Duhalde. 151
  • 153. En las crónicas y editoriales del diario La Nación se hace mención a los siguientes actores: caceroleros (ahorristas), piqueteros y saqueadores. ¿Qué nivel de protagonismo le asignaría Ud. a cada uno de ellos durante la crisis de noviembre y diciembre de 2001 teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto” El protagonismo, es decir 5, estaba en manos de los caceroleros y los que armaban el lío y destrozaban todo eran los piqueteros. Acá pasaba la gente y la familia para reclamar lo que era suyo. Atrás de ellos, cuando volvían de la casa de gobierno, venían la izquierda y los piqueteros. En el desorden, también 5, venían estos grupos minoritarios que no tenían nada que ver con aquellos que reclamaban. De un lado estaba la familia con su justo reclamo y del otro aquellos que venían a romper y destrozar las cosas que encontraban en el camino. Eran grupitos de 200 o 300. ¿Y los saqueadores? Por un lado te decía estaban los sectores que tenían una posición política y por el otro lado las familias. Y después aparecen los saqueadores que existen como en las canchas de fútbol o las manifestaciones políticas que le roban la plata a la gente de los bolsillos. Esos no tienen nada que ver con los piqueteros ni con los caceroleros, son los ladrones comunes que aprovechan las grandes manifestaciones para romper todo lo que pueden, llevarse todo lo encuentran en el camino. Para comer no hace falta llevarse un banco o una caja registradora. Había saqueadores de supermercados pero generalmente los que aparecían eran lo que robaban las casas de electrodomésticos. Por eso también hay que dividir en dos a los saqueadores: los que iban por la comida y aquellos que iban por otro tipo de bienes. 152
  • 154. ¿Usted puede establecer con estas categorías cuál era un reclamo válido o invalido? Puedo hablar entonces de más que tres, cuatro categorías. Te pongo la familia, los políticos, los piqueteros y los saqueadores te los divido en dos, los que iban por la comida y aquellos que iban a robar bancos. ¿En esos cuatro grupos los tres primeros sería válido el reclamo? Yo no puedo tomar como válido inclusive romper un supermercado, creo que es inválido pero no es mismo tipo que va a robar un banco. Como validez puedo poner a la familia y los políticos. El tercero quizás también pero los saqueadores eran tipos que iban a robar. 153
  • 155. Entrevista a Juan Pablo Baylac, diputado del partido de la Alianza, realizada el 14 de noviembre de 2007. RELATO SOBRE SU EXPERIENCIA ¿Qué estaba haciendo en el momento de la crisis y cuando cae De la Rúa?¿Cómo recuerda ese momento? La crisis del 19,20, y 21 de diciembre fue un drama desde todo punto de vista. Desde el gobierno, la gente, la democracia argentina, la economía y los aspectos sociales de la vida. Fue una crisis profunda y grave; una explosión. No se vivió solamente por esos días. Yo diría que a partir del mes de mayo el gobierno se debatía en esa crisis tratando de resolverla con un resultado bastante pobre. La Argentina vivía una crisis de financiamiento externo dado que el Fondo Monetario Internacional (FMI), que era nuestro principal aliado en la convertibilidad, había dejado de ayudar a la Argentina. Recuerdo que el 9 de julio o días antes Argentina se quedó sin crédito externo e interno, con lo cual, no había manera de financiar el funcionamiento del Estado y de la economía sino era a través del déficit 0. No se podía tener déficit porque no había plata. Varios factores ayudaron para llegar a esa crisis. La renuncia de Chacho Alvarez significó el debilitamiento de la Alianza como estructura de poder político, el ingreso de Cavallo al gobierno que tenía como misión devaluar pero no lo hizo, y el triunfo del peronismo en las elecciones de octubre, sin lugar a dudas, le dieron al justicialismo esa vocación que tiene de su historia misma que, cuando ve el poder cerca, es como el tigre con sangre. Así comenzó a desarrollar una estrategia tendiente a debilitar la menguada gobernabilidad que 154
  • 156. ya de por sí presentaba ese gobierno. Esa gobernabilidad no solo era afectada por factores internos en el país, es decir, como el poco acompañamiento de la Unión Cívica Radical porque Cavallo estaba en el gobierno, el ningún acompañamiento del partido justicialista porque habían ganado las elecciones sino también porque el FMI y los gobiernos extranjeros que podían darle una mano a la Argentina solicitaban consensos que eran difíciles de estructurar. Por ejemplo para poder negociar deuda el FMI pedía la firma de los gobernadores justicialistas. ¿Me puede decir qué estaba haciendo y el cargo que ocupaba en ese momento? Era Subsecretario de comunicación y vocero del gobierno. Me tenía que encargar de dar y comunicar las noticias desde el gobierno o interpretar los episodios que allí ocurrieran. Yo ingresé al gobierno el 6 de Junio de 2001 y me comí toda la crisis de frente hasta el 20 de diciembre. ¿Y cómo vivió ese trabajo? Mal. Con muchas dificultades y sin poder hacer lo que había planificado para realizar porque no estaba en presencia de un gobierno de espacio mediático y comunicacional sino, por el contrario, era un gobierno absolutamente asediado por los medios de comunicación social. PAPEL DE LA PRENSA ¿Cómo era su relación con el periodismo en general y con el diario La Nación en particular? Con La Nación era buena. En general con todos los medios pero con dificultades porque los medios, no el caso de La Nación, habían tomado partido 155
  • 157. en la crisis. Es decir, en ese momento, había tres andariveles por donde podía ir el gobierno. Uno era someter a la economía argentina a la dolarización, otro la devaluación, y el último era la convertibilidad acotada que había previsto Cavallo para luego devaluar. Era un desfiladero angosto por el que el gobierno recorría la crisis y tenía las asechanzas de los sectores políticos, económicos, sociales y medios de comunicación que estaban adheridos a una u otra alternativa. No había ninguno adherido a la posición del gobierno nacional. La mayoría estaba por la devaluación o por la dolarización. En ese contexto cuando vos concurrías a un programa de Radio Mitre te ponían a Moyano o a Piumato que estaban fuertemente vinculados a dar pelea por la devaluación. En cambio si ibas a Radio 10 te aparecían los consultores externos de los grupos económicos que hablaban del riesgo país y bonos, procurando que el gobierno tomara nota por la búsqueda de la dolarización. Le voy a mostrar algunas crónicas de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación.¿Qué cree que mostraba el diario en esos artículos? Lo que muestra La Nación es lo que estaba pasando. Por ejemplo Duhalde vaticina conflictos sociales. Duhalde era un protagonista central del escenario político de aquel momento. Era Senador de la Nación junto con Raúl Ricardo Alfonsin. Tenía diálogos con él y, en su momento, hubo propuestas de algunos dirigentes del justicialismo de llevarlo a Duhalde como Jefe de Gabinete y a Remes Lenicov como Ministro de Economía. Esto fue rechazado por el gobierno porque había mandado a estudiar el impacto de una 156
  • 158. devaluación y todos los estudios manifestaban que tendríamos un dólar de 8 a 10 pesos en el mes de diciembre. ¿Usted entonces cree que los artículos simplemente reflejan la realidad? Sí. Pero por ejemplo Carlos Ruckauf muestra claramente cuál es su protagonismo como gobernador de la provincia de Buenos Aires. Un irresponsable dirigente democrático de Argentina que hablaba de que “este era el peor gobierno de la historia” y todos recuerdan cuando se peleaba por salir en la foto cuando De la Rúa asumió la presidencia de la nación. Luego como él en las encuestas aparecía con alguna consideración, creo que tenía el 60% de buena imagen, y podía ser el presidente, aceleraba los tiempos. Entonces planteaba desde la provincia de Buenos Aires que había que adelantar las elecciones, pedía la trimonetarización y convertir al patacón en el peso argentino. Todos gestos irresponsables hasta incluso llegó a amenazar con emitir moneda. Es decir Ruckauf era un auténtico barrabrava tendiente a cuanto peor mejor y procurar su propio objetivo que era ser Presidente de la Nación. Le voy a mostrar ahora algunos editoriales de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación. Los editoriales vinculados al Estilo presidencial, a las oportunidades perdidas, a la que hace referencia al tema vinculado al ingreso de dinero en la argentina fueron también cuestiones del momento. Recordemos que había una comisión investigadora que tenía como presidenta a Elisa Carrió y a Cristina Kirchner, en donde manifestaban catástrofes que luego los argentinos poco sabemos de lo que ocurrió con aquel tránsito ilícito de dinero. 157
  • 159. Con respecto al planteo del estilo presidencial desde el primer día y hasta desde la campaña fue cuestionado. Ya cuando De la Rúa dijo que no era aburrido para el diario La Nación y otros diarios había resultado una situación muy criticada. Algunos aspectos en el diario La Nación de aquel momento suscitaron críticas por parte del gobierno. A mí me toco, por ejemplo, leer un articulo donde me había tocado como secretario de comunicación la decisión de colocar una cámara de televisión permanente de Canal 7, igual que Crónica y TN en la sala de prensa de la casa de gobierno. Entonces dibujaron una nota en donde sostenían que esa cámara iba a seguir al presidente en la siesta. Fue una suerte de editorial caricaturesca sobre una decisión mínima. La idea era brindarle al canal público las mismas posibilidades que tenían los otros para tener noticias desde casa de gobierno. Y eso fue dibujado mal por parte del diario La Nación que trajo aquella polémica cuando Mercedes Ninci, móvilera de Radio Mitre, preguntó si le íbamos a poner la cámara en el baño al presidente. Entonces yo le dije que “no tinellice la política” y se armó lío con la tinellización y me pegaron duramente por haber manifestado eso. Yo manifesté esto porque Tinelli hacía caricaturas del presidente de la nación que le hizo mucho daño a la investidura presidencial. A De la Rúa también le hizo daño pero lo más importante era la investidura presidencial. A tal punto que hoy Tinelli empezó a joder con las caricaturas de Kirchner y Cristina y luego eso desapareció y el programa se dedica a cantar, bailar y patinar. No hace más chistes con la investidura presidencial. En aquel momento todos los medios de comunicación hicieron uso y abuso del estilo presidencial generando un debilitamiento fenomenal. A nadie 158
  • 160. se le escapa que hoy cualquiera sostiene que tuvimos un tonto de presidente cuando en realidad De la Rúa te puede gustar o no su estilo pero no es ningún tonto. Era un señor con siete idiomas, universitario, abogado, varias veces senador, diputado, jefe de gobierno de la ciudad. Un hombre con alta capacidad y calidad. Hicieron de él dibujos que eran lamentables. IMAGEN DE LOS POLÍTICOS ¿Qué imagen tiene hoy sobre el papel de Fernando De la Rúa en 2001? ¿Puede establecer alguna diferencia con respecto a la imagen que tenía en aquel momento? Creo que De la Rúa, aunque se enoje mucho cada vez que lo digo, no estuvo a la altura de las circunstancias y el gobierno tampoco. Cuando digo esto es porque creo que le faltó a Fernando De la Rúa tener una decisión más enfática para procurar un dialogo con la dirigencia política, social y económica que sostuviera su gobierno. Porque era legítimo su gobierno, había sido votado por diez millones de argentinos y porque, más allá de la intransigencia y estupidez de muchos dirigentes como Ruckauf, la sociedad podía advertir que lo que se estaba poniendo en juego era una crisis institucional. Cinco presidentes en una semana hacían creer que este país no se estructuraba más detrás de una autoridad legítima. Vivimos momentos muy difíciles. Hoy creo que De la Rúa no era un hombre enfermo, en el sentido de no entender la realidad en que estábamos, tenía stress porque vivía un proceso donde estaba en peligro su gobernabilidad. Esto le hubiese pasado a cualquier persona desde el punto de vista de su ánimo. No era frívolo. 159
  • 161. Creo que en muchos aspectos hubo una marcada injusticia en los análisis que se hicieron sobre la imagen del presidente. ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores del oficialismo en 2001?. Legisladores de la Alianza. Yo era así que me corresponden las generales de la ley. Luego de la crisis institucional creo que hubo un enorme temor en el conjunto colectivo de ese Congreso y se pusieron manos a la obra para tratar de resolver la crisis y se dictaron una infinidad de normas que fueron las que finalmente se pusieron en marcha a partir de enero de 2002 y sacaron al país de la crisis. ¿Habla del temor por parte de ustedes como legisladores del oficialismo? Por supuesto. ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores de la oposición en 2001? ¿Qué papel cree que jugaron en ese momento? Todos se alinearon porque es el círculo virtuoso del peronismo. Cuando hay un jefe que asume el poder todos se alinean. En ese momento Eduardo Duhalde era el jefe y se alinearon con él y después fue Kirchner y también lo hicieron. Con respecto a la relación entre oposición y oficialismo durante la crisis de 2001.¿Usted puede hablar de un rol pasivo o activo de parte de cada uno? Todos tuvimos un fuerte rol protagónico. Casi todas las normas que se dictaron de emergencia económica, devaluación, defensa de los contenidos (esto que quería Clarín con tanto énfasis) fueron votadas por ambos sectores. 160
  • 162. NIVEL DE PROTAGONISMO DEL CONGRESO Y ACTORES SOCIALES Teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto”.¿Qué nivel de protagonismo le asignaría al Congreso de la Nación durante noviembre y diciembre de 2001? Cuando el peronismo a partir del 10 de diciembre asume la mayoría en la Cámara de Diputados de la Nación y en el Senado que ya la tenía fue un instrumento del justicialismo muy importante para el desenlace de la crisis. De la Rúa no renuncia por los hechos ocurridos el 19 y 20 en Argentina sino por lo que podía ocurrir a partir de esos días. Estaba previsto en algunos protagonistas de aquella época la realización de una eventual Asamblea Legislativa en donde si iba a analizar la salud mental del presidente, también la derogación de las leyes sobre déficit cero y facultades extraordinarias, con lo cual el gobierno no tenía ninguna capacidad de gestión a partir de ese momento. También amenazaban con derogar el corralito, una decisión marcadamente irresponsable, a tal punto era el convencimiento de aquel Parlamento que el propio Duhalde cuando asume como presidente en enero de 2002 dice “el que puso dólares recibirá dólares y el que tiene pesos recibirá pesos” , después no pudo porque esa era realmente la dificultad que Argentina tenía. Ellos no asumían que esa era la dificultad y creían que era un problema de persona. Por eso la imagen deteriorada del presidente Fernando De la Rúa, por actos propios y ajenos, tuvo mucho que ver en el desenlace de la crisis porque, todos creyeron, que el problema era el presidente. En las crónicas y editoriales del diario La Nación se hace mención a los siguientes actores: caceroleros (ahorristas), piqueteros y saqueadores. 161
  • 163. ¿Qué nivel de protagonismo le asignaría Ud. a cada uno de ellos durante la crisis de noviembre y diciembre de 2001 teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto” Los saqueadores son profesionales del saqueo. Son los mismos que fueron impulsados en el gobierno de Alfonsín quizás con otra edad o los hijos de esos volvieron a realizar los saqueos. Esa hambre que manifestaban tener se terminó apenas un peronista asumió la conducción del país. Cuando asumió Ramón Puerta ya se terminó el hambre y los saqueos. Los saqueos fueron instrumentados e inducidos. Hay investigaciones que se hicieron que demuestran que no fueron gente con hambre sino militantes del saqueo. Los piqueteros eran una conformación social que se había comenzado a armar en el gobierno de Menem y que se desarrollo con mucho énfasis en el gobierno de la Alianza. Representaban sectores que estaban marginados de la economía y de lo social y que demandaban respuestas sociales que algunas pudieron encontrar a posteriori de la crisis. En cuanto a los ahorristas tuvieron un gran protagonismo con las cacerolas inducidas por los medios de comunicación social. Si hubieran tenido conciencia que las cacerolas no eran un testimonio democrático sino dictatorial porque las cacerolas aparecieron con Augusto Pinochet. No contra Pinochet sino que él las instalaba contra Salvador Allende en Chile. La manifestación en Plaza de Mayo del 19 de diciembre a la noche fue espontánea, la gente estaba preocupada por su dinero, no le gustaba lo que el gobierno había resuelto, y estaban convencidos que les saqueaban sus ahorros y depósitos y reaccionaron espontáneamente. Me parece que la gran 162
  • 164. mayoría no quería echar al presidente sino a Cavallo que era el autor del corralito. Hoy cuando uno ve que en Inglaterra tuvieron que tomar decisiones similares y estuvieron a punto de tomarlas en Francia, me parece que fue una reacción por parte del gobierno en vista de lo ocurrido cuando el Ministro de Economía era Jesús Rodriguez en la hiperinflación de Alfonsin. En aquel momento no se tomo la decisión del corralito y todos los ahorros desaparecieron de los bancos. Con el corralito gran parte del dinero quedó en los bancos y permitió luego poder devaluar. No pasó como en el plan bonex de Menem donde directamente se los sacaron a la gente. ¿En esos tres actores, cuál cree que tuvo mayor protagonismo en lo que fue la caída del Fernando De la Rúa? Creo que todos tuvieron un rol y no soy yo quien tiene que evaluar cuál fue más protagonista. Yo creo que los episodios del 20 de diciembre son distintos a los del 19. El 19 era una masa crítica espontánea y el 20 era una masa más política e ideologizada que quería más la caída del gobierno que otra cosa. 163
  • 165. Entrevista a Rafael Pascual, diputado del partido de la Alianza, realizada el 15 de noviembre de 2007. RELATO SOBRE SU EXPERIENCIA ¿Qué estaba haciendo en el momento de la crisis y cuando cae De la Rúa? ¿Cómo recuerda ese momento? Como todos los que fuimos participes del gobierno de la Alianza, de De la Rúa Presidente y la ilusión que generó en la población como en nosotros, la viví con una gran desilusión y tristeza. Había dejado de ser presidente de la Cámara de Diputados de la Nación el 10 de Diciembre, lo hechos se desencadenaron alrededor del 18 de diciembre, justamente el día que cumplí 50 años, así que lo tengo todo muy relacionado con cuestiones personales. Tanto el 18 como el 19 de diciembre, como las primeras horas del 20 las pasamos en la casa de gobierno tratando de ver como se desarrollaban los acontecimientos. Fundamentalmente lo que tiene que ver con los saqueos que los sectores del justicialismo de la provincia de Buenos Aires organizaron en el gran Buenos Aires que fueron los que , en definitiva, junto con los cacerolazos del centro de la ciudad, desencadenaron el final de la crisis. PAPEL DE LA PRENSA ¿Cómo era su relación con el periodismo en general y con el diario La Nación en particular? Muy buena. Siempre tuve una relación muy buena con todos los sectores del periodismo. 164
  • 166. Siempre cultive el bajo perfil así que no pertenezco al sector de los políticos que se la pasan pidiéndole a los medios que les saquen cosas o los inviten a los programas. A pesar de que tenía un cargo bastante importante no abusaba. Atendía sobre todo al periodismo parlamentario y tenía dialogo fluido con la mayoría de los editorialistas principales con los que tenía un almuerzo quincenal inclusive con dueños de diarios. Con el diario La Nación siempre tuve muy buena relación con Joaquín Morales Sola, con Ángel Vega y todos los que periodistas que hacían parlamentaria en La Nación. Con la empresa también. Era el diario de los Saguier. Fui amigo de Julio Saguier así que tuve muy buena relación. Es obvió que muchas veces disentí y disiento con La Nación, diario que leo desde los cinco años porque lo recibimos en casa desde siempre. Tengo diferencias de fondo con La Nación sobre todo con respecto al concepto que tienen sobre el rol de los partidos políticos en lo que disentimos profundamente. Pero tengo muy buena relación y respeto lo que La Nación publica. Le voy a mostrar algunas crónicas de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación ¿Qué cree que mostraba el diario en esos artículos? Estas crónicas están en la línea de la realidad de lo que estaba pasando y en la línea de lo que denuncié oportunamente mediante el juzgado del Dr. Norberto Oyarbide sobre el golpe institucional que el justicialismo de la provincia de Buenos Aires hizo contra el gobierno del Dr. De la Rúa. 165
  • 167. En estas crónicas está clarísimo. Carlos Ruckauf, que tenía una provincia en peor situación económica que el gobierno nacional, dice que el gobierno de la Alianza es el peor de la historia. Humberto Roggero, desde la Cámara de Diputados, apunta al juicio político y a la destitución del Presidente de la Nación. Eduardo Duhalde vaticina conflictos en el Gran Buenos Aires que ellos mismos organizaban porque convocaban a la gente a la puerta de los supermercados diciéndoles que a tal hora iban a repartir alimentos y, como eso era mentira porque los supermercados no iban a repartir nada, infiltraban a los activistas, rompían los vidrios y provocaban los saqueos. De manera que las crónicas son correctísimas. Con respecto a lo de Ramón Puerta y la presidencia provisional, ese fue otro avance del peronismo sobre las instituciones cuando lo reemplazan a Mario Losada quedándose con el primer lugar de la sucesión presidencial. Lo de Ruckauf los hechos lo demostraron porque De la Rúa cayó pero él también. En realidad, el peor gobierno de la historia argentina, y esto no tiene que ver con el periodismo y la historia, es el gobierno peronista de cualquier índole y de cualquier época porque, en general, el error que se comete en el análisis político – periodístico, es instalar que los peronistas saben gobernar. Lo que saben hacer es retener el poder. Lo de Ruckauf es una demostración de lo que yo digo, hace 20 años que el peronismo gobierna la provincia de Buenos Aires y es la que tiene más pobres, peor atención médica, peor educación y menos seguridad. 166
  • 168. Le voy a mostrar ahora algunos editoriales de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación. Obviamente una cuestión es la visión que uno tiene en caliente en el momento y otra la que tiene años después de haberse desarrollado los acontecimientos. Creo que hay aseveraciones en las editoriales que son ciertas. Ya el final del gobierno de De la Rúa mostraba un presidente solo, con poco apoyo, vacilantes y con dificultades para tomar decisiones. En general yo tengo un concepto sobre la batalla de fondo que se libra en la democracia que es entre los partidos políticos y los medios de comunicación; La Nación en este caso ha jugado un rol siempre en contra de los partidos políticos. Lo ha hecho en muchos casos lealmente. Muchos de sus editorialistas, como Morales Sola y José Claudio Escribano, son personas de bien. Periodistas muy serios y responsables pero que tienen un concepto distinto del que yo tengo. Ellos creen que el nexo entre la población y el gobierno y el estado tienen que ser los medios de comunicación y nosotros pensamos que tienen que ser los partidos políticos. Es un debate de fondo. Por eso muchas veces no estoy de acuerdo, en muchos casos, con el contenido de estas editoriales, pero considero que son correctos desde el punto de vista que los escribieron. ¿Usted cree que pueden haber influido estos editoriales en la caída? No, estas no. Yo creo que si hubo influencia de otros medios que no son La Nación, que convocaron a la Plaza de Mayo al cacerolazo, cuando no había nadie, y decían que había miles de personas. 167
  • 169. Otros medios en la provincia de Buenos Aires convocaron a los saqueos y actos de vandalismo. La Nación ha sido, en ese sentido, siempre muy serio y muy responsable. No le adjudico responsabilidad. IMAGEN DE LOS POLÍTICOS ¿Qué imagen tiene hoy sobre el papel de Fernando De la Rúa en 2001?. ¿Puede establecer alguna diferencia con respecto a la imagen que tenía en aquel momento? Tengo una imagen de De la Rúa de una persona muy inteligente y muy preparada. Soy testigo de conversaciones con jefes de estado en las que el presidente no necesitaba traductor. Creo que, de los últimos 50 años, fue el presidente con mayor formación intelectual para acceder al cargo. Sin embargo creo que esto, a la luz de los acontecimientos, tiene un valor relativo. El presidente Néstor Kirchner es el que tiene menor formación intelectual pero es al que le va mejor. De modo que debo concluir que el intelecto sirve poco para ser presidente. Creo que a De la Rúa le tocó un muy mal momento como consecuencia de los 10 años del gobierno menemista que endeudó al país con un gasto público provincial exagerado y un déficit desproporcionado. Le toco también conducir al país en el momento en que el Fondo Monetario Internacional (FMI) lo convirtió en conejillo de indias de una experiencia sin crédito que lo llevó al default. A esto hay que agregarle el interés permanente del peronismo por recuperar el poder. No coincido con los que dicen que estuvo mal la Alianza. Había que terminar con el menemismo y Duhalde era la continuidad. Se terminó con el 168
  • 170. menemismo. Hoy nadie lo es pero la mayoría de los que están en el gobierno de hoy fueron funcionarios de Menem y todos lo votaron. Todos los que están por la memoria y la justicia votaron a Luder en el 83´ que aceptaba la autoamnistía; este es un país de una gran hipocresía. De la Rúa cometió muchos errores. La sucesión de hechos que se enumeran para considerar su caída me parecen accesorios. De la Rúa cae porque el corralito le tocó el bolsillo a la clase media y, como decía el general Perón, la víscera más sensible del ser humano es el bolsillo. ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores del oficialismo en 2001?. Legisladores de la Alianza. Nosotros teníamos muy buenos legisladores pero es muy difícil ser legislador del oficialismo sobre todo cuando no se tiene mayoría. Tengo una imagen triste de los presidentes de los bloques radicales de Carlos Maestro en el Senado y Horacio Pernasetti en Diputados, que fueron a pedirle la renuncia y retirarle el apoyo al presidente. No era legislador pero me pareció una cobardía. ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores de la oposición en 2001? ¿Qué papel cree que jugaron en ese momento? Y… eran peronistas. A ellos lo único que le importa es tomar el poder para ser lo que ellos hacen. Ejercer el poder indiscriminadamente y autoritariamente. Si analizas los últimos 25 años de democracia todos los diputados expulsados por actos de corrupción eran peronistas. 169
  • 171. Con respecto a la relación entre oposición y oficialismo durante la crisis del 2001 ¿Usted puede hablar de un rol pasivo o activo de parte de cada uno? Y creo que hubo una pasividad bastante grande del oficialismo y una actividad fuerte de la oposición. Hubo una resignación del oficialismo. NIVEL DE PROTAGONISMO DEL CONGRESO Y ACTORES SOCIALES Teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto” ¿Qué nivel de protagonismo le asignaría al Congreso de la Nación durante noviembre y diciembre de 2001? Un punto intermedio entre un tres y un cuatro porque las medidas se tomaron en el Ejecutivo. Nosotros ya habíamos perdido la mayoría en la Cámara de Diputados porque el Frepaso ya se había ido, Carrió se había ido. En el Senado nunca tuvimos mayoría, algo que nunca se dice, este si es un déficit periodístico. Yo no he escuchado jamás a ningún periodista de ningún nivel, desde los más importantes ni de los movileros, decir que Argentina no se puede sacar una Ley si el peronismo no quiere porque han tenido mayoría siempre. Así que acá, por la vía legal, depende del peronismo que vota y saca lo que le conviene a ellos. Prueba de ello es la situación de la policía de la Ley Cafiero que es una mezquindad peronista contra la ciudad de Buenos Aires. El papel es intermedio ni muy bajo ni muy alto. 170
  • 172. Teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto En las crónicas y editoriales del diario La Nación se hace mención a los siguientes actores: caceroleros (ahorristas), piqueteros y saqueadores. ¿Qué nivel de protagonismo le asignaría Ud. a cada uno de ellos durante la crisis de noviembre y diciembre de 2001? ” Hay un hilo conductor pero son dos cosas distintas. Para mí el hecho desencadenante de la caída de De la Rúa son los cacerolazos y estos son la consecuencia del corralito. Argentina es y era un país con una gran economía en negro. La incautación de fondos y la devaluación, que en aquel momento solo se trataba de una bancarización y la utilización de tarjetas de debito, en una sociedad con una economía en negro tan grande, es imposible de implementar. Esto generó una serie de dificultades, incluido entre los piqueteros y los saqueadores, un hecho que tiene que ver con el narcotráfico, que dice que aquellos que no robaban comestibles sino cajas registradores estaban relacionados con el narcotráfico que los punteros del Gran Buenos Aires no podían pagarle la droga entonces tenían que pagarle con algo y lo hacían con eso al desaparecer el efectivo. ¿Usted cree que alguno de los tres tuvo mayor protagonismo en la caída? Los caceroleros sin ninguna duda porque lo otro se hubiera podido revertir. Los piqueteros los teníamos. Yo hablé con De la Rua con respecto a los saqueos el 19 de diciembre al mediodía y le pedí que utilice el ejército para hacer ollas populares en los barrios más carenciados y evitar los saqueos. Pero el cacerolazo del 19 a la noche fue inevitable y consecuencia del corralito. 171
  • 173. ¿Alguno lo considera un reclamo más valido que el otro? Creo que el único reclamo legítimo es el de los caceroleros, los otros eran activistas y provocadores. 172
  • 174. Entrevista a Rafael Flores, diputado del partido de la Alianza, realizada el 21 de noviembre de 2007. RELATO SOBRE SU EXPERIENCIA ¿Qué estaba haciendo en el momento de la crisis y cuando cae De la Rúa?.¿Cómo recuerda ese momento? Estaba en mi casa sin trabajo porque había terminado mi mandato como diputado nacional el 10 de diciembre de 2001. Había ocupado un espacio fugaz por la Secretaría de Medio Ambiente, menos de tres semanas, así que era un espectador desde el llano. Viví la crisis con la inquietud de la inmensa mayoría de los argentinos porque tenía la imagen de que había un juego de fuerzas que desembocaron en esa situación. Por un lado una ineptitud increíble del gobierno de De la Rúa, una incapacidad de reaccionar frente a las señales que estaban emitiéndose y que eran inequívocas de lo que iba a pasar. Era gente totalmente inexperta para manejar una gestión y menos para una situación de crisis. Por otro lado, una decisión política puesta en marcha, para no ser ingenuos, de colaborar todo lo posible para que De la Rúa se cayera por parte de los principales dirigentes del justicialismo de la provincia de Buenos Aires en especial. ¿Por qué partido había sido diputado hasta el 10 de diciembre? Era mi tercer mandato como diputado por el Frepaso y había ingresado por la Alianza en el año 1997. Además durante el gobierno fui secretario de estado en la última etapa de De la Rúa cuando todavía estaba Juan Pablo Cafiero como Ministro de Desarrollo Humano y Recursos Naturales y me fui del gobierno por 173
  • 175. declaraciones que hice en un programa de Radio Continental vinculadas a los atentados del 11 de septiembre. Dije una frase que provocó mucho temor a nivel nacional y una protesta no oficial de la embajada de los Estados Unidos; sostuve que el terrorismo internacional no se resolvía con un ejército de cowboys. Debo decir que esa frase generó mucho revuelo internacional pero pasado el tiempo estoy muy feliz de haberla pronunciado. PAPEL DE LA PRENSA ¿Cómo era su relación con el periodismo en general y con el diario La Nación en particular? Muy buena. Durante todos los años que estuve en el Congreso fue muy buena y con total respeto por lo que cada uno hacía. Me han honrado con su amistad muchos de los periodistas del Congreso y no porque me trataran siempre bien. Siempre fue de mucho respeto y colaboración en lo que uno podía darles.Si uno quiere que su tarea se conozca necesita que la prensa se interese por ella, y para que la gente sepa lo que hacen sus representantes alguien se los tiene que contar. Con el diario La Nación también fue muy buena. Tengo un particular afecto por La Nación que viene de familia. En mi casa en Río Gallegos (Santa Cruz) se leía el diario y mis padres siguen viendo la realidad a partir de lo que La Nación les dice. Conmigo se da una relación muy especial, desde muy chico empecé a militar en el peronismo y me formé de alguna manera con la idea del manual de lo que decía este diario, la idea de los diarios gorilas. Pero tenía una diferencia 174
  • 176. con mis compañeros de militancia en los 70´ y era que, cuando yo quería saber cuanta gente iba a un acto, leía La Nación. Y a mí me cuestionaban sobre porque leía un diario gorila pero les decía que era el único que diría la verdad. Nosotros íbamos a decir que pusimos el doble y los contras la mitad pero La Nación que hace una suerte de culto de la información sería el más cercano a la realidad. Muchas veces no estoy de acuerdo con editoriales de La Nación en algunos temas pero sigue siendo el diario que más leo y, los periodistas del diario, precisamente fueron, por lo menos los años que yo estuve en el Congreso, profesionales muy serios. ¿Qué evaluación hace sobre el periodismo en general (Radio, TV y Gráfica) con respecto al tratamiento de la crisis de diciembre? Mi impresión es que la prensa en ese tiempo cumplió un papel de informar lo que acontecía y ayudo a que la institucionalidad se mantuviera. Estábamos en medio de una crisis fenomenal pero no sentí que la democracia estuviera en riesgo. Un podía sentir esa sensación de riesgo democrático en la Semana Santa de 1987, no así en los hechos de diciembre de 2001. Creo que la prensa informó con bastante objetividad lo que estaba sucediendo. Faltaron algunas cosas pero creo se fueron conociendo más tarde. Si creo que está pendiente una investigación más a fondo de esos hechos porque no tengo ningún tipo de dudas que la decisión de darle el empujón si De la Rúa se quedaba al borde del precipicio estaba tomada muchos meses antes. De la Rúa caminó hasta el borde del precipicio, lo único que faltaba era darle casi un soplido y esa decisión estoy convencido que estaba tomada desde un tiempo antes. 175
  • 177. Le voy a mostrar algunas crónicas de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación ¿Qué cree que mostraba el diario en esos artículos? Creo que señala lo que acabamos de conversar. Estas declaraciones muestran la embestida final del justicialismo. Igualmente no se puede poner al gobierno en papel de víctima. No se trataba de un gobierno que estuviese haciendo las cosas bien y que de pronto estaba sufriendo criticas injustas o actitudes antidemocráticas de otro sector. Estaba el justicialismo con su natural vocación de apropiarse del poder siempre, que veía un gobierno que no dejaba margen para la ayuda porque no la pedía, porque cuando la pedía lo hacía mal, cuando hacían las cosas las hacían mal, y entonces no había razón alguna para fortalecerlo.Cuando sucede la Semana Santa del 87´, se sintió un cimbronazo de la democracia. La actitud del justicialismo en ese momento fue fortalecer al gobierno de Raúl Alfonsin; no fue ponerse del lado de los militares o decir que se arreglen como pueden. En 2001 no existía esa sensación. La impresión era que el gobierno estaba terminado y el peronismo veía la posibilidad de hacerse cargo del gobierno. También hay que señalar que hacía fines de ese 2001. Poco antes del 10 de diciembre la Unión Industrial Argentina (UIA) hizo una especie de congreso en Parque Norte128. Estuve en ese encuentro y fue la primera vez que Hugo Moyano habló en una reunión de la UIA. Toda la sensación que uno tenía era que los que allí estaban se preparaban para algo que era inminente como la caída de la convertibilidad. 128 Hace referencia a VII Conferencia Industrial. Ver los links www.lanacion.com.ar/353072 y www.lanacion.com.ar/353055 en al anexo de este trabajo. 176
  • 178. Yo estaba alejado con un amigo, director de prensa de una Cámara Empresaria, escuchando a Hugo Moyano y me dijo que todo lo que estaba ahí lo había pagado un importante grupo económico del país. No me quedó duda que eso era así y que todos los que estaban ahí, políticos y empresarios, estaban asistiendo como al final de un ciclo. ¿El grupo empresario era periodístico? No, no era periodístico. Un grupo vinculado a “cosas más sólidas”. Y un grupo periodístico no hubiera tenido el poder para hacer todo eso, por más grupo periodístico y poderoso que sea. La sensación que tengo es que la convertibilidad venía agotada pero se había resuelto que De la Rúa no estaba en condiciones de manejar un proceso que realmente sacara a la Argentina de la convertibilidad. Le voy a mostrar ahora algunos editoriales de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación. No hacen más que reflejar lo que se veía venir. Pensemos que la sensación era la de un gobierno que no atinaba a conectar con lo que estaba sucediendo. Te voy a contar una vivencia particular y, que de ninguna manera está tenida ni de un asomo de resentimiento, porque si algo puedo haber pensado que fue equivocado es haber aceptado el cargo que acepte en aquel gobierno cuando las cosas ya estaban mal pero todavía estaba como ministro Juan Pablo Cafiero que era del Frepaso y no lo podía dejar solo porque sino para que lo teníamos en ese lugar. Si algo tengo que agradecer es haberme ido antes del 20 de diciembre de esa gestión. 177
  • 179. Yo tuve muy pocos entrevistas con De la Rúa y la última que tuve fue antes de asumir y me dio la sensación que era un hombre que estaba un tanto perdido de lo que estaba sucediendo. Me llamó muchísimo la atención y de hecho lo hablé con Cafiero cuando salimos de ese lugar. Tuve toda la sensación que había un nivel de desconexión que alarmaba. Un gobierno manejado con tanta impericia donde personas que decidían no podían ser quienes lo ayudaran al Presidente. No puede ser que los que decidían eran los hijos. Y no es una fabula sino algo real; tomaban decisiones. Y un presidente que dejara que otros tomaran decisiones por él inevitablemente nos llevaba a una situación que era difícil salir porque además, también era cierto, que un modelo económico acababa de explotar. La convertibilidad que debía haber sido abandonada de otra manera mucho antes, lo único que nos mostraba era una fenomenal crisis. El gobierno no tenía la fortaleza que le reclamaban los medios para poder hacer algún tipo de acuerdo con otras fuerzas políticas y ese pedido era un imposible por dos razones: el gobierno era absolutamente inepto y porque la oposición estaba decidida a dejarlo que se cayera, no tenía ningún interés en sostenerlo porque no le convenía. Los hechos lo probaron porque habían visto que era el momento de hacerse cargo y fundamentalmente esto tenía un destinatario final que era la presidencia de Eduardo Duhalde. Los editoriales reflejan lo que estaba sucediendo solamente que su alarma y planteo de superar la crisis eran expresiones de deseo que se estrellaban con dos protagonistas: un gobierno con los brazos caídos y el peronismo decidido a darle el golpe de knockout. 178
  • 180. IMAGEN DE LOS POLÍTICOS ¿Qué imagen tiene hoy sobre el papel de Fernando De la Rúa en 2001?. ¿Puede establecer alguna diferencia con respecto a la imagen que tenía en aquel momento? Patético y la imagen que tengo sobre él no cambio para nada. En lo único que tiene razón es cuando cuenta que la caída de su gobierno tuvo mucho que ver con la actividad que se hacía desde la oposición. Igualmente creo que cuenta una mitad de la historia y se niega a aceptar que su incapacidad fue total y que había llevado al gobierno a una crisis de la que la sociedad argentina no estaba dispuesta a salir como quizás si hubiera podido hacer si tuviéramos un sistema parlamentario. La argentina tiene un sistema presidencialista y ese es el problema. Posiblemente muchas de nuestras crisis se explican por eso porque un sistema presidencialista se lleva puesto todo cuando fracasa. El parlamentario permite resolver sistemas en crisis sin tirar abajo todo. La realidad de De la Rúa es que su gobierno había perdido todo tipo de autoridad y al perderla se pierde legitimidad también. Sabemos que tenía la legitimidad del voto pero la legitimidad se debe reconstruir día a día en un sistema presidencialista. Además estaba decidido que no se lo iba ayudar. Tengo la imagen de un hombre que traicionó y fue protagonista de que se abandonara las expectativas que la sociedad había puesto porque lo que se hizo no tuvo nada que ver con lo que se le prometió a la gente. La Alianza nace como la alianza por el trabajo, la justicia y la educación. Y la realidad es que no se hizo absolutamente nada de eso. No se trabajo sino que aumentó la 179
  • 181. desocupación, se mantuvo la misma corte, y no se hizo nada a favor de la educación. Creo que fue una alianza que generó una gran expectativa en la sociedad, tuvo un gran apoyo para ganar las elecciones pero día a día las fue defraudando, fundamentalmente por tener un gobierno con muy poco coraje. ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores del oficialismo en 2001?. Legisladores de la Alianza. Bastante pobre y ahí me incluyó. Dejamos una imagen bastante pobre porque, en primer lugar, los diputados de la Alianza, no supimos darnos el lugar que tendríamos que habernos dado. Teníamos diferencias con el radicalismo y no supimos plantearlas con firmeza desde el primer día. Y ninguno puede echarle la culpa, mucho menos en el Frepaso que es una fuerza que nace reivindicando cierta autonomía de la voluntad, a Chacho Alvarez o a Darío Alessandro porque sería una mentira. No supimos como reaccionar posiblemente porque también el Frepaso pagaba el precio de no tener una estructura partidaria consistente y por eso la democracia sin partidos es inexplicable pero también son inentendibles los partidos sin ideología. El Frepaso era un conjunto de buenas ideas e intenciones y el radicalismo se aferró demasiado a ser el partido de gobierno sin importarle demasiado para donde iba el barco. Se encargó de ocupar los lugares de poder. El resultado fue una ausencia de debate del bloque oficialista y un intento fracasado de parecerse a un peronismo acritico con su gobierno. Por lo tanto creo que el papel que tuvimos nosotros en el Congreso , tanto en Senadores como Diputados, fue más pobre que el que tuvo la 180
  • 182. oposición. El justicialismo fue mucho más coherente y más firme de lo que fuimos nosotros como oficialismo. ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores de la oposición en 2001? ¿Qué papel cree que jugaron en ese momento? Creo que el justicialismo percibió a poco de andar que el gobierno tenía muchas inconsistencias. Que el bloque oficialista en diputados mostraba muchas fisuras y se dedicó simplemente a que esas fisuras se transformaran en grietas. En lo que fue el proceso de la crisis están legisladores de la oposición y del oficialismo. ¿Cuál cree que tuvo un rol pasivo y cual uno activo? La oposición definitivamente era más activa. Más coherente en sus posturas. Siempre ser oposición es más cómodo. Era más compacta y los legisladores del oficialismo no dábamos esa sensación de fortaleza y ahí adentro era muy difícil. En lo personal me hago una fuerte autocrítica del lado del Frepaso porque nosotros tendríamos y, creo que hubiera sido nuestro aporte para que las cosas cambiaran, habernos plantado en el lugar de coalición y no pudimos hacer entender que nosotros no éramos lo mismo que el justicialismo. El gobierno nacional nunca respeto al Frepaso y decía “acá gobierna el radicalismo con sus aliados”. Y esto no era así, era una Alianza y una coalición. El no tener en claro eso contribuyó mucho a como se desilachó la Alianza y a las renuncias que tuvo. Al año se llevo puesto al vicepresidente de la nación. Eso impactó definitivamente en el Congreso de la Nación y la actividad parlamentaria. Porque como el mensaje de Alvarez fue nítido de irse pero no hacia donde se iba, eso repercutió claramente en un bloque que no tenía muy 181
  • 183. claro hacia donde tenía que marchar, si a romper la coalición adentro o no. Muchos no querían romperla porque eso significaba también perder algún tipo de beneficios particulares, lugares y protagonismos. Entonces tenían más ganas de quedarse que de dar por clausurado lo más lógico que era que la coalición así no podía seguir. NIVEL DE PROTAGONISMO DEL CONGRESO Y ACTORES SOCIALES Teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto” ¿Qué nivel de protagonismo le asignaría al Congreso de la Nación durante noviembre y diciembre de 2001?” Las decisiones pasaban por otro lado, el Congreso no era un ámbito donde se pudieran tomar las decisiones más importantes. La Alianza como bloque legislativo estaba quebrada en el Congreso. El Frepaso actuaba con mucha autonomía en relación al radicalismo, había un grupo donde estaba Darío Alessandro y Nilda Garre que era el grupo más oficialista y proclive a sostener la coalición que en los hechos no funcionaba. Y por otro lado había una buena parte de legisladores que estábamos en absoluta discrepancia con lo que estaba sucediendo. No había margen para que desde el Congreso pudiera esbozarse algún tipo de salida de una situación de crisis. Entre algunas cosas porque sería crear la ficción de un sistema parlamentario que no existía. ¿Y en diciembre, cuando estaba la disputa por la presidencia provisional del Senado? En el Senado todo fue funcional a la llegada de Eduardo Duhalde y cada uno cumplió el rol que sabía tenía asignado. El único que me parece no lo comprendió fue Rodriguez Saa y se lo hicieron entender. Eduardo Camaño 182
  • 184. creo que era uno de los que más claro tenía lo que había que hacer para facilitar el acceso a la presidencia de Eduardo Duhalde. Por otro lado, con toda franqueza, creo que como estaban dadas las cosas ninguno de los otros actores podía gobernar el país. Tanto los factores económicos, sociales y políticos de la argentina tenían en claro que tenía que pasar por el PJ de la provincia de Buenos Aires y específicamente por Duhalde. Es decir que usted cree que el nivel de protagonismo del Congreso fue en un nivel medio. No creo que haya sido pésimo ni tampoco muy importante. Cada uno cumplió el rol que se esperaba de él. Nadie esperaba que Ramón Puerta sea el presidente que pudiera conducir esta situación y Camaño tenía clarísimo que su tarea era dejarle el lugar a Duhalde con quién él trabajaba. En las crónicas y editoriales del diario La Nación se hace mención a los siguientes actores: caceroleros (ahorristas), piqueteros y saqueadores. ¿Qué nivel de protagonismo le asignaría Ud. a cada uno de ellos durante la crisis de noviembre y diciembre de 2001 teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto” Los ahorristas expresaban el hartazgo con el gobierno por parte de los sectores medios. La disconformidad de los sectores medios y el agotamiento de un sector de la sociedad que hizo una suerte de ficción de acercamiento con otros. Los ahorristas fueron, en ese momento, solidarios con los piqueteros y la realidad es que una vez más o menos resuelta sus cosas, recuperado el poder adquisitivo de la clase media, esa solidaridad se abandonó. Recuerdo asambleas en la casa frente a mi casa donde se mezclaban señores de clase media con gente que estaba en la indigencia. Nunca más los vi. Después se 183
  • 185. demostró que no era una cosa muy genuina, no era una solidaridad sentida sino gente que sentía lo que le habían pasado con sus ahorros y que se ponían en un pie de igualdad de aquellos que estaban en la miseria y eran dos situaciones distintas. ¿Pero con respecto a la crisis cómo evalúa el rol de cada uno en cuanto al protagonismo que tuvieron con respecto a lo que fue la caída? Toda la gente que concurrió a las plazas, cada uno con su reclamo. Recuerdo las movilizaciones que iban a Plaza de Mayo con sectores de clase media que estaban más movilizados por la incertidumbre que le habían producido cada uno de los corralitos. Los piqueteros con sus reclamos sociales y su crisis más aguda. Y, es cierto, también un nivel de activismo que no me cabe duda que estaban para eso. ¿A quiénes se refiere, a los piqueteros o a los saqueadores? No, a los saqueadores. El reclamo de los piqueteros fue un reclamo que se fue manteniendo incluso después. Pero el tema de los saqueo tuvo por lo menos una luz verde pero una cierta tolerancia bastante clara. ¿En esos tres actores cuál cree que tuvo mayor influencia en lo que fue la caída del Fernando De la Rúa? Creo que todo influyó en la caída pero creo que los saqueos generaron una sensación de inseguridad que se potenció muchísimo. ¿Más que los caceroleros? Sí, definitivamente. Creo que todo influyó pero los saqueos golpearon duro. Igualmente creo que lo que más golpeó al gobierno fueron los muertos porque eso es lo que dio el tema final. 184
  • 186. Un gobierno que no tuvo la menor reacción para resolver eso. A mi no me quedan dudas que tiene mucha responsabilidad en esas muertes. No porque las hayan buscado pero por su descomunal incapacidad para resolver las cosas. Creo que los saqueos generaron un escenario de caos que en otros lugares de la argentina no se vivía tan así. En la inmensa mayoría de la argentina no pasaba pero que en el conurbano pasara era producto de algo inducido y/o dirigido. ¿Por algún sector en particular? Definitivamente por sectores del PJ de la provincia de Buenos Aires. Con respecto a los reclamos de los saqueadores, caceroleros y piqueteros. ¿Usted considera que alguno de los reclamos tiene más validez?. No porque creo que hay que ubicarse en el lugar de cada sector social. De los saqueadores olvidémoslo pero, después de que asume Eduardo Duhalde, se produce la devaluación y esto siempre significa una pérdida del poder adquisitivo que al que al que tiene menos les saca más. Sin embargo, después de la devaluación, no tomaron ni un quiosco. Y antes de la devaluación eso se había producido, por lo tanto se habían puesto en marcha mecanismos de contención política para que eso no sucediera. Por eso dejo a los saqueos aparte. Mirada, desde una perspectiva social, los que están sin trabajo siempre tienen una entidad diferente. Revela más una situación de injusticia que la de las señoras que con martillo le pegaban a los bancos pero todos tenían su razón de ser. También era legítima la protesta de esos sectores medios que les habían confiscado sus ahorros y no sabían que iba a pasar con ellos. Esa 185
  • 187. sensación de inseguridad en los sectores medios era muy profunda y generaba esas movilizaciones. ¿Cree que el periodismo influyó en la caída del presidente Fernando De la Rúa? Puede ser que algún grupo económico y voy a caer en los comentarios comunes que se hacían. Se hablaba que el grupo Clarín podía tener interés en la renegociación de su deuda pero yo no creo ni siento que la caída de De la Rúa haya sido una gran injusticia. Sectores de la provincia de Buenos Aires podían tener el mayor de los deseos de que el gobierno fracasara para que se cayera y ocupar ese lugar pero el problema es que el gobierno fracasó. Estaban esperando que el otro se cayera y el otro hizo todo lo posible para caerse. Por lo tanto yo no abono tanto a la teoría conspirativa por ningún sector en particular porque lo que provocaba la crisis era el accionar totalmente errático de un gobierno que no podía definir hacia donde quería ir y el agotamiento de un modelo económico que también era responsable el gobierno de resolverlo. Es decir que usted no cree en que un sector del periodismo pueda haber influido… Pueden haber tenido la mayor de las ganas y alimentado una situación de conflictividad social que se daba sin dudas. Sin embargo creo que es darle demasiado poder a la imagen pensar que por culpa del Grupo Hadad o Tinelli se vio a un De la Rúa confundido. De la Rúa estaba confundido con o sin Tinelli. Es cierto que está gente ridiculizaba a un personaje que estaba confundido. Pero con la multiplicidad del medio y la información que tienen y 186
  • 188. tenían los ciudadanos ese año no creo que un medio pueda ser el actor principal de un desenlace como el que hubo. Pensar así creo que sería un exceso. No quiero decir que no estuvieran entusiasmados con lo que podía suceder pero no le veo la fuerza como para hacerlo. Siento que había un modelo económico agotado como la convertibilidad ya de antes que asumiera la Alianza y la Alianza no tuvo los instrumentos ni el coraje como para salir de ella. Ni estaban comprometidos con un modelo diferente y se fue generando el caldo para que sucediera lo que paso. Yo no la veo tan poderosa a la prensa como para poder hacer eso. ¿Cree que el diario La Nación en particular influyó en la caída del presidente Fernando De la Rúa? No. Es más creo que no haya sido del agrado de muchos de sus directivos la caída y el fracaso del gobierno de De la Rua. Estaban más a gusto con una personalidad como la de De la Rúa que con otras. ¿Cree que algún medio protegió a De la Rúa?. ¿La Nación? Pueden haberle dados señales. A mi no me cabe duda que más de un directivo de medios habló con algún funcionario de gobierno para tratar de hacerle ver algunas cosas. Pero tengo la sensación de que el gobierno se resistía a ver la realidad. Creo que, a diferencia de otras épocas, había un compromiso de mantener la institucionalidad. Pero creo que el sistema democrático no peligraba por otras razones que excedían a los medios. Tampoco los medios se iban a inmolar con De la Rúa. Una vez que la hoguera estaba encendida los medios se limitaron a ser espectadores e informar sobre lo que pasaba. Hubiese sido ridículo que un medio no contara el 187
  • 189. escándalo que estaba pasando. Si para proteger al gobierno eso no se informaba hubiera sido realmente grave. 188
  • 190. Entrevista a Ramón Puerta, diputado del Partido Justicialista, realizada el 6 de diciembre de 2007. RELATO SOBRE SU EXPERIENCIA ¿Qué estaba haciendo en el momento de la crisis y cuando cae De la Rúa? ¿Cómo recuerda ese momento? En ese momento ocupaba el cargo de Presidente del Senado, por lo tanto estaba en la línea de sucesión presidencial en primer lugar, lo que significó que me hiciera cargo de la presidencia. Una de las primeras cuestiones que hubo que dilucidar, en un contexto muy difícil por la violencia que reinaba en las calles y el reclamo generalizado en toda la sociedad relacionado con la incautación de fondos por parte del Estado, era si el Presidente del Senado completaba el mandato o no. Esto quedó demasiado claro que no. Recuerdo que teníamos una Ley de Acefalía que venía desde el año 1975, cuando Argentina también vivía problemas de sucesión después de la muerte del general Perón y la endebles del gobierno de Isabel, había una ley que daba solamente 48 horas al presidente del Senado para llamar a la Asamblea Legislativa. Así que, en forma inmediata, me aboqué a resolver los problemas candentes y de una génesis demasiado veloz y con pronóstico de desencadenar en horas. Diría que mi estado de ánimo era de preocupación pero la velocidad de los acontecimientos superaba cualquier tipo de reacción tradicional de un ser humano ante un problema. Así que no me puse nervioso, no dude en que 189
  • 191. había que aferrarse a las leyes y la constitución, y creo que esa fue la fortaleza de Argentina para salir de esa crisis. ¿Es decir que su experiencia personal fue de vivirlo con preocupación? Yo diría que nada más que con preocupación y sorpresa porque los hechos eran tan veloces que sorprendían. Quizás esa velocidad impidió que en mi estructura humana hubiera otro tipo de reacción. Mirando ahora con más tiempo diría que tan graves eran lo hechos hubiera tenido que tener otro tipo de reacción que no se me dio. ¿Cuántos días fue presidente? Tres días. Son 48 horas el tiempo que da la Ley de Acefalía para el llamado de la Asamblea Legislativa y ponerla en marcha. Yo lo pude hacer en 47 horas y la Asamblea duró una más. Así que fueron tres días de ejercicio de la presidencia donde tuve que armar Gabinete para resolver los dos temas más grandes que eran: encarrilar institucionalmente el país mediante la Asamblea Legislativa, y calmar a la sociedad argentina con el funcionamiento de los cajeros automáticos para que entregaran los pocos fondos que la ley decía se podían retirar pero que en la práctica no se estaban retirando porque tampoco estaban esos pocos fondos. El armado del Gabinete permitió que firmara una treintena de decretos encarrilados para volver a poner el Estado de Sitio en lugares puntuales ya que no se olvide que De la Rúa puso el Estado de Sitio pero al irse lo sacó. Ese paso hacia atrás de sacarlo dejó en cuatro o cinco lugares del país el reclamo de los gobernadores que pedían que lo volviera a poner y eso hice. No lo puse en todo el país porque en la mayoría de los lugares se tranquilizo la situación con las renuncias de De la Rúa y Cavallo. 190
  • 192. Recuerdo que di una larga conferencia de prensa donde estuve aproximadamente tres horas con el periodismo que cumplió su rol de polea trasmisora que llevó calma a un país que quedó en una calma expectante. PAPEL DE LA PRENSA ¿Qué evaluación hace con respecto al periodismo en general y el tratamiento que le dieron al tema? Creo que fueron actitudes distintas entre lo que pasó en el final del gobierno de De la Rúa y cuando me tocó a mi ser presidente.En el final del gobierno de De la Rúa creo que hubo un castigo mediático muy fuerte que contrastó con en el tratamiento que el sistema mediático le dio a De la Rúa desde su comienzo hasta los comicios legislativo de Octubre de 2001. Hubo una determinada complacencia mediática para con el gobierno de la Alianza que recién empezaba después de una década de un gobierno de otro signo político. Pero esa determinada benevolencia se invirtió totalmente después del 24 de Octubre y diría que algunos medios recuperaron terreno y fueron duros, no quiero juzgar si merecida o inmerecidamente. Esa actitud mediática apenas me tocó asumir, debo reconocer, cambió totalmente. Hubo madurez y responsabilidad, salvo algunos flashes de algunos canales de TV durante la Asamblea Legislativa. Al fin y al cabo también es una moda que hoy el mundo tiene, los medios escritos tienen un ritmo, los televisivos y la radio otros. Pero el balance que hago de esos tres días de los medios para con el gobierno de transición que tuve que armar, pero gobierno al fin, ya que tuvimos que tomar decisiones muy importantes como la del Estado de Sitio, es positivo. Esos tres días que para cualquier gestión es un suspiro para mi fueron tres 191
  • 193. siglos. Eran días de 24 horas trabajando con noticias impactantes y problemas mayúsculos que había que enfrentar con la endebles de un gobierno que no teníamos pensado ejercer desde el peronismo opositor que yo representaba y encima un peronismo de la periferia del país. Esa endebles se sustituyó por la solidez de las leyes, instituciones y constitución argentina que fueron respetadas. Usted recién hablaba de algunos medios complacientes con De la Rúa antes de octubre pero duros después del 24 de ese mes. ¿Recuerda alguno de esos medios? No quiero puntualizar como una maniobra de un medio de manera sistemática pero sí que hubo una reacción generalizada de todo el sistema mediático. Unos más y otros menos de acuerdo a su forma de moverse pero que respondía a un resultado adverso en los comicios legislativos que significó la derrota de la Alianza. ¿Cómo era su relación con el periodismo en general y con el diario La Nación en particular? Buena. No me puedo quejar del tratamiento que me ha dado el sistema mediático y el periodismo en general a nivel nacional. Puedo tener quejas en mi provincia pero en eso hay que entender que responde, a veces, a temas muy pequeños de comarca. Tanto la prensa nacional como internacional, que se acercaron a mis días previos a mi asunción a la presidencia del Senado, a está misma casa donde usted me está entrevistando. El diario La Nación me hizo un reportaje en el balcón de está casa y fueron prudentes. Diría que fue una entrevista valiosa para que el ciudadano 192
  • 194. argentino conozca como pensaba una argentina profunda con 11 provincias gobernadas por el justicialismo. Le voy a mostrar algunas crónicas de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación ¿Qué cree que mostraba el diario en esos artículos? Recuerdo todas esas declaraciones y son genuinas. Hablan de un manejo informativo profundo. Los entrevistados responden todos al peronismo pero a dos vertientes que en aquel momento nos diferenciábamos. Las provincias grandes (Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe) donde ahí hablan por Buenos Aires Carlos Ruckauf y Eduardo Duhalde y por Córdoba Humberto Roggero. El otro sector es el de las provincias chicas y ahí están mis expresiones. Por otro lado aparecen declaraciones de Carlos Menem. Esas son propias de él y no de un determinado número de provincias. Es una corriente muy marcada de corte muy personal. Vale la pena resaltar que tanto las provincias grandes como chicas teníamos el reclamo común sobre la modificación de la coparticipación de los recursos que el gobierno nacional se apoderaba indebidamente dándole a las provincias una gran endebles y encima acusando a las provincias de gastar mal cuando lo que ocurrió el 21 de Diciembre fue que explotó el sistema fiscal del poder central que venía manejando recursos mayores que el de las provincias pero en forma muy equivocada. Diría acumulando un déficit que terminó destrozando el sistema fiscal y financiero. Era el trasfondo de las cosas que sucedían lo que se decía ahí y tienen gran actualidad porque está mostrando como la gobernabilidad es la clave del 193
  • 195. éxito de cualquier gestión. La gobernabilidad se perdió no por culpa del peronismo opositor de aquel momento y por un sistema mediático sino porque el déficit adquirió tal dimensión que recalentó la tasa del sector financiero que fue imposible encarrilar hasta entrado el año 2002. ¿Y qué opina sobre las versiones del gobierno sobre un complot? Yo descarto toda tesis de complot. Lo que no quiere decir que no haya intendentes que desesperados estando cerca de la Plaza de Mayo marcharon hacia ella con gente a reclamar a los organismos claves como el Banco Nación y el Ministerio de Economía para pedir plata. Yo fui gobernador de Misiones durante ocho años y tenía que estar todos los meses en el Ministerio de Economía pidiendo que no me quitaran lo que era mío y encima pidiendo prestado porque ya me habían quitado lo que era mío. Es confundir el reclamo de muchos intendentes y gobernadores con un complot y no entender la génesis del problema que era el déficit estructural en el que había ingresado la Argentina. No hubo complot y soy un testigo calificado para decirlo. En la primera crisis el Frente Federal encumbramos a Rodriguez Saa como presidente y no respondía al mandato político de ningún intendente del conurbano ni a ningún gobernador de las provincias grandes, esa es la muestra más clara de que no hubo complot. Tampoco podemos decir que hubo complot en la segunda crisis. Yo al Dr. Eduardo Duhalde lo llamé y tuve la suerte que en pocos minutos lo encontrase sino la renuncia de Rodríguez Saa hubiera significado un vacío de poder que yo ya no lo podía llenar. Una semana atrás lo pude llenar pero una semana después el Frente Federal, al que yo representaba, estaba quebrado 194
  • 196. por la renuncia de Saa. Busqué como presidente a alguien que venía de las provincias centrales pero no fue él que busco acceder a la presidencia fui yo el que en un análisis político rápido pensé que el vacío de poder solo se podía llenar con alguien que representará el principal distrito electoral del país y que, dos años antes, había sacado el 40% de los votos en el país. ¿Cree que estás crónicas muestran la realidad? Si. Las crónicas son reportajes genuinos. Me acuerdo el modo de pensar de cada uno e incluso el mío. Creo que no me equivoqué y que hubiese sido un error tremendo que el presidente del Senado hubiese sido radical. Yo le pregunto a usted: ¿Esa noche que renunció De la Rúa se hubiera calmado el país si quién lo sucedía era del mismo partido o se calmó el país porque vino la otra fuerza que había ganado los comicios hacía pocos días y que daba la garantía de gobernabilidad?. Era un comentario generalizado que la Alianza no estaba capacitada para gobernar y la renuncia de De la Rúa ratificó eso. No podemos echarle la culpa al partido radical solamente o al sistema de partidos sino a una Alianza que se hizo para derrotara una persona. Cumplido el objetivo de ganarle a Menem no supo avanzar en el cumplimiento de otros grandes objetivos, eso lo llevó a un fracaso y en el vacío de poder gracias a dios el presidente del Senado era un justicialista que representaba a la mayoría. Si el presidente del Senado representaba a la minoría el vacío de poder hubiera sido aún peor hubiera caído también ese presidente del senado y, no porque alguien lo empuje, sino porque el vacío del poder no se llena sino es con la voluntad popular que había votado por la oposición. 195
  • 197. Le voy a mostrar ahora algunos editoriales de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación. Estas editoriales confirman el diagnóstico. Es lo que ocurrió y quizás nuestra característica de pueblo latino acostumbrado a tejer intrigas y a querer explicar las cosas desde el complot o desde acuerdos hechos en la oscuridad que muchas veces sirven como atajo para explicar cosas que tienen una explicación más precisa. Yo siempre hago hincapié en un sistema perverso de desfinanciamiento de las provincias en Argentina, endeudamiento y déficit fiscal. Esto fue retroalimentándose hasta erosionar el gobierno. Con respecto al editorial el Estilo presidencial donde hubo gente de la Alianza que decía que en ese momento debilitaba la figura del presidente. ¿Usted qué opina? Por supuesto la no toma de decisiones era un condimento explosivo para la situación que se vivía. Por eso los tres días que me toco ejercer el mando busqué la rápida toma de decisiones. En este sentido hay una anécdota para contar. El personal técnico del área que tiene que hacer los decretos presidenciales necesito que lo reforzáramos porque venían acostumbrados a un ritmo muy lento en la construcción de los decretos. El presidente De la Rúa era un presidente prolijo en cuanto a la lectura de los mismos pero eso llevaba demasiado tiempo y los problemas iban mucho más rápido que las decisiones que se tomaron en esos dos años de gobierno aliancista. Sin embargo no hay que olvidar que toda crisis es la suma de factores. La renuncia de alguien que abandona la vicepresidencia a los ocho meses es 196
  • 198. casi una traición a la patria. Y después el estilo de gobierno de un hombre como De la Rúa que quizás en una democracia consolidada hubiera sido una virtud en ese momento era un defecto ¿Usted cree que un editorial como la que le mencioné puede influir en la caída del presidente? No. De ninguna manera. Acá buscar la caída en el complot mediático o en el complot del conurbano o de la oposición o de actores económicos es buscar el atajo para la explicación. Es muy argentino buscar la explicación corta y nos satisface mucho más que tener que buscar motivos más complejos. Quizás me resulte fácil porque fui un actor privilegiado para observar en ese momento la crisis. IMAGEN DE LOS POLÍTICOS ¿Qué imagen tiene hoy sobre el papel de Fernando De la Rúa en 2001? ¿Puede establecer alguna diferencia con respecto a la imagen que tenía en aquel momento? Me quedó más claro con el tiempo que su estilo de gobierno no era el adecuado para ese gobierno. Esto no quiere decir que ese estilo de gobierno en una democracia hubiera sido virtuoso. En un país con aceleramiento en la crisis como era Argentina en ese momento o como suele ser nuestro país no era la persona adecuada. Y la evaluación sobre su papel se puede decir que es negativa. Claro. Lo que hizo es difícil de evaluar porque no hizo. Y no hizo por su forma de ejercer el gobierno. A mi me relataron personas en la casa de 197
  • 199. gobierno que leía los decretos personalmente. Esto nadie lo puede criticar porque habla de responsabilidad. A mi me tocó firmar durante mi gobierno en Misiones 3000 decretos por año, así que firme más de veinte mil y le aseguró que leí muy pocos. SÍ, el final de varios. Por eso hay que creer en sistemas y la Alianza no lo era sino un conglomerado de opositores a Menem y al peronismo. ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores del oficialismo en 2001? Ser legislador del oficialismo siempre tiene costos para el legislador. Muchas veces convicciones muy fuertes en lo personal tienen que moderarse e incluso mirar al costado en pos del conjunto del bloque y la gestión de gobierno. Así que creo que pagaron ese costo como pagan todo legislador del oficialismo. Hoy, Cristina Kirchner, pide que voten a sus legisladores temas que ella nunca lo hizo cuando lo fue. ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores de la oposición en 2001?.¿Qué papel cree que jugaron en ese momento? Creo que pudimos cumplir con nuestro rol de opositor responsablemente sin desestabilizar al gobierno. Sin interpretar algún artículo de la constitución y de la ley a nuestro favor. A mí muchos me decían que había una grieta por la que podíamos filtrarnos y completar el mandato de De la Rúa. Nunca se me ocurrió hacer eso ni al cuerpo legislativo se le ocurrió llevar adelante esa idea. 198
  • 200. Con respecto a la relación entre oposición y oficialismo durante la crisis del 2001 ¿Usted puede hablar de un rol pasivo o activo de parte de cada uno? De acuerdo a la responsabilidad jerárquica el rol era más activo porque nos obligaba a ese tipo de diálogo y de toma de decisiones. Yo creo que toda la relación estuvo caracterizada por el tironeo Nación–Provincia. El federalismo que está en el espíritu de la constitución no era respetado por el modelo económico de ese momento. NIVEL DE PROTAGONISMO DEL CONGRESO Y ACTORES SOCIALES Teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto”¿Qué nivel de protagonismo le asignaría al Congreso de la Nación durante noviembre y diciembre de 2001?. Son dos conductas distintas. Noviembre fue el final de lo que se llamó el viejo Senado. Entonces el Congreso en nuestro país es bicameral pero el Senado, muy cuestionado por la Ley de Trabajo y otras cuestiones, empalidecía al Parlamento. El nuevo Senado que viene incluso con prácticas de austeridad donde me tocó llevar adelante medidas muy duras para producir ahorros entró a funcionar a la altura de las circunstancias. Yo diría entonces que en diciembre el Congreso tuvo un acatamiento a la ley del ciento por ciento y, si bien queda feo que yo ponga la nota de protagonismo, hay que pensar entre tres y cuatro puntos. En las crónicas y editoriales del diario La Nación se hace mención a los siguientes actores: caceroleros (ahorristas), piqueteros y saqueadores. ¿Qué nivel de protagonismo le asignaría Ud. a cada uno de ellos durante 199
  • 201. la crisis de noviembre y diciembre de 2001 teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto” Sin lugar a dudas el cacerolazo fue el actor más fuerte y que más influyó en las decisiones por lo masivo y genuino del reclamo porque reclamaban algo que era de ellos. El piquetero siempre en nuestro país se hacen muchas interpretaciones con respecto a su reclamo. Algunos dicen que es justo otros que es un reclamo de un sector particular para pedir algún beneficio o solución. Los saqueadores están al margen de la ley y de la ética. ¿Usted puede establecer con estas categorías de reclamo válido o inválido? Yo no quiero decir que uno sea válido y el otro no porque por algo existen los fenómenos estos. Creo que el determinante fue el cacerolazo porque torció el rumbo 200
  • 202. Entrevista a Armando Vidal, acreditado en la Cámara de Diputados para el diario Clarin, realizada el 13 de noviembre de 2007. RELATO SOBRE SU EXPERIENCIA ¿Qué estaba haciendo en el momento de la crisis y cuando cae De la Rúa?¿Cómo recuerda ese momento? La crisis tiene cierta sonoridad porque el primer registro de lo que se precipitaba fue aquella noche del sonido de las cacerolas. Recuerdo que salía con otros periodistas y en el camino hacia constitución, los golpes en las columnas de los ruidos de las cacerolas le pusieron un campanazo a la dimensión de la crisis. Fue la noche que había hablado Cavallo anunciando medidas complementarias del corralito y en ese marco apareció ese ruido. De modo que esa experiencia comienza con un toque de campana que fue el pre- anuncio del final. ¿Usted estaba trabajando en ese momento? Sí, claro. Había un clima de decisiones aquí en el Congreso pero estaba con una oreja en lo que estaba pasando en el Poder Ejecutivo. PAPEL DE LA PRENSA ¿Qué evaluación hace con respecto al periodismo en general y el tratamiento que le dieron al tema? Cuando uno habla de la crisis lo que está describiendo es el final de una muerte anunciada pero la prensa es responsable por el tramo de esa obra. El 201
  • 203. final tiene a la prensa y los periodistas describiendo una situación caótica; un punto de cambio que está en armonía con una dimensión del fracaso. Lo que paso en las jornadas de 19, 20 y 21 de diciembre es la caída de un sistema y la razón de esa caída está dada por la manifiesta distancia que tomo la prensa en general sobre como iban funcionando los mecanismos del sistema democrático a partir de 1983. En consecuencia lo del 2001 es resultado del fracaso de un sistema que no arrancó bien en 1983 y que empeoró notoriamente a partir de 1989 cuando hubo una concentración del poder en manos del Poder Ejecutivo. Pero entonces para usted el papel de la prensa fue simplemente ser “testigo de lo que pasaba”. No solamente no describía bien sino que no se comprometía a indagar. Es como si dijéramos que ahora salen en los diarios permanentemente cuestiones vinculadas a la crisis que nos hallamos y la realidad es que no están en los diarios. Le voy a mostrar algunas crónicas de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación.¿Qué cree que mostraba el diario en esos artículos? Muestran declaraciones montadas en ese punto de inflexión. El peronismo reafirmando sus posibilidades concretas de gobernar el país, da a entender que el gobierno de la Alianza había fracasado y era así. Los experimentos de De la Rúa con Cavallo, el golpe casi de muerte de la renuncia de Chacho Alvarez y el escándalo de los sobornos, más la derrota de un gobierno que pierde las elecciones parlamentarias. Gobierno que pierde 202
  • 204. las elecciones parlamentarias, no está en condiciones de gobernar. Esto es una ecuación matemática. El peronismo tomó sus recaudos y en consecuencia Eduardo Camaño fue Presidente de la Cámara de Diputados y entró en la línea de sucesión. Esto fue una cosa absolutamente comprensible y razonable porque el vacío de poder solo podía ser cubierto con poder. Ese poder lo tenía el peronismo. Creo que lo que se nota en las crónicas son señales de que en efecto los peronistas se presentan como la alternativa pero no porque quisieran quedarse con el gobierno de De la Rúa sino porque ese presidente no podía gobernar más. En consecuencia ninguna expresión del radicalismo podía gobernar si no estaba sostenida por el peronismo. Le voy a mostrar ahora algunos editoriales de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación. Este párrafo de El estilo Presidencial da cuenta que no se tolera el vacío de poder en la argentina. Los golpes están plenamente justificados por parte de la prensa. Nunca hubo una editorial en contra de los golpes de estado. El vacío de poder es la razón por la cual los intereses grandes peligran y en consecuencia es lo último que le puede pasar al empresariado en general. Esta es la razón de está editorial cuando dice “el país no tolera más una jefatura de gobierno insegura y vacilante”. Sea De la Rúa como fuera votado democráticamente o haya sido Isabel Peron en el 75´ o 76´. El Congreso jugó el gran papel de sostener y rearmar una estructura que asemejara poder y no en vano hoy está Kirchner que es la contracara de De la Rúa. 203
  • 205. ¿Cuál fue el rol que cumplió durante ese período como acreditado? ¿Su trabajo se vio influenciado por la crisis: aumentó, disminuyó, o cobró mayor protagonismo? Los hechos del Congreso para un periodista del Parlamento son la razón de su propia justificación, no tiene mucho sentido estar acá acreditado cuando no pasa nada como en estos tiempos. No da muchas ganas de venir estos días. A la hora de los incendios, el Congreso jugó el papel de bombero. Ese incendio lo produjo varios factores que convergieron y la prensa acompaño la obediencia ciega de varios sectores políticos. ¿Y cómo recuerda su trabajo? El trabajo aumento notablemente porque, ante el vacío de poder, el Congreso jugó su rol estelar. En consecuencia los que estábamos en él encontramos un momento de alta satisfacción personal. No hay nada mejor para un periodista que trabajar cuando los hechos están golpeando la puerta. El contenido y estilo de sus artículos. ¿Se adapta al medio para el que trabaja? Yo tiendo a que se adapte y se que las cosas se pueden decir según como se digan. Mi visión critica sobre la prensa y los periodistas hacen que sean mayores con relación a los políticos. En todo momento creo que he logrado mostrar primero miradas institucionales, señalado preocupaciones por el funcionamiento del sistema y criticado cada acción en desmedro de las reglas del funcionamiento del Parlamento y, en consecuencia de la democracia, porque el Congreso es el único poder asiento de la democracia; el Ejecutivo es 204
  • 206. la voluntad del pueblo en relación al presidente pero el conjunto de sus colaboradores los nombra él. El escenario de la democracia es el Congreso. Es donde más exigencia hay que tener y, es donde más me enojo, cuando los medios no me acompañan.Creo que el Parlamento en términos relativos cumplió para apagar el incendio que el mismo Congreso había colaborado a realizar. Las privatizaciones tuvieron su resonancia cuando fueron groseras y el hecho de haber participado en el descubrimiento, identificación y hasta captura del diputrucho colaboraron a que saliera en los diarios aquello que los peronistas querían que pasara en forma inadvertida. Las privatizaciones en democracia son equivalentes a las desapariciones en dictadura y, en este Congreso, los mismos que apagaban el incendio en 2001 las votaban como un asunto de menor jerarquía en 1989. ¿Cómo selecciona los temas a tratar en sus artículos? El periodista no selecciona porque está sujeto a una edición en todos los diarios. Si hay más información con otros periodistas, otras fuentes, y en otro lugar se privilegiará eso y uno hará lo que le corresponde. Si el eje de la información pasa por el Congreso estaremos nosotros. En casos, como la caída de De la Rúa, tuvo al Congreso como escenario y a los periodistas parlamentarios en su hora de mayor trabajo. Pero cuando tiene que hacer alguna entrevista. ¿Qué criterios utiliza para seleccionar al entrevistado? Los asuntos están vinculados a los hechos. Uno puede encontrar un hecho buscando información pero, por lo general, como el poder pasa por otro lado el Congreso juega un papel secundario. 205
  • 207. IMAGEN DE LOS POLITICOS ¿Qué imagen tiene hoy sobre el papel de Fernando De la Rúa en 2001?. ¿Puede establecer alguna diferencia con respecto a la imagen que tenía en aquel momento? Yo a Fernando De la Rúa lo conozco desde cuando tenía pelo y siempre supe que no podía presidir ni un club de fútbol. Era un hombre de la cátedra, de reflexión pero manifiestamente incapaz. De modo que no esperaba nada distinto a lo que ocurrió. A seis años. ¿Su imagen cambio a lo que pensaba antes sobre De la Rúa? De la Rúa es el único producto del Parlamento. El único presidente hecho por el Congreso de la Nación. Fue senador en el 73´, diputado en el 91, y jefe de gobierno. Ese hombre, producto de está casa, fracasó a la hora de llenar el vacío de poder que dejaba Menem. Quienes lo conocíamos sospechábamos que no iba a poder por sus características. Un hombre vacilante, dubitativo, e influenciable. Se notó en los actos que dió y mucho más en la conformación de la Alianza con Chacho Alvarez, un hombre nacido en la Cámara de Diputados que en la medida que se acercaba al poder se caía. ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores del oficialismo en 2001? Paupérrima. Gente sujeta a la peor regla de la política que es la obediencia ciega. Esperar para recibir ordenes y, cuando no hay quién las de, fueron incapaces para generar alternativas porque no están preparados sino para obedecer, al igual que hoy con Kirchner, ciegamente. 206
  • 208. La democracia les impuso a los militares un límite a la obediencia de vida. Es decir que tienen un límite para ello pero no así para los políticos. De alguna manera, como los militares, los políticos cumplen ciegamente. ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores de la oposición en 2001? La oposición entonces era el peronismo. Eduardo Camaño, por ejemplo, fue un hombre muy importante como Presidente de la Cámara. Así como fue responsable en el 91´ cuando llegó para acompañar las políticas de privatizaciones de Menem, en 2001 fue un hombre que hizo lo que debía hacer. Tengo una imagen positiva en general de la oposición porque llenaron ese vacío de poder que te decía antes. ¿Cómo era la relación entre la oposición y el oficialismo? No había diferencias porque el oficialismo estaba en estado de espanto colectivo y el peronismo se acercaba para ayudarlo. No para beneficio propio pero si para sostener esta situación. Lo que paso en 2001 se parece bastante a la crisis de 1987 en semana santa. Acá fracasaba el gobierno y se desbarrancaba todo. ¿Usted puede decir si alguno tuvo un rol activo y el otro pasivo? Si, claro. El activo en manos del peronismo y el pasivo del radicalismo que fue aceptando está situación que ya había pasado en 1989. Cuando cayó Alfonsin el peronismo cubrió su lugar y en la transición se generaron acuerdos de leyes entre peronistas y radicales para apagar el fuego. Algo similar ocurrió en 2001. 207
  • 209. NIVEL DE PROTAGONISMO DEL CONGRESO Y ACTORES SOCIALES ¿Qué nivel de protagonismo le asignaría al Congreso de la Nación durante noviembre y diciembre de 2001?.Teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto” Muy alto. En las crónicas y editoriales del diario La Nación se hace mención a los siguientes actores: caceroleros (ahorristas), piqueteros y saqueadores. ¿Qué nivel de protagonismo le asignaría Ud. a cada uno de ellos durante la crisis de noviembre y diciembre de 2001 teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto” De esas apariciones hay intereses concretos en el caso de los que quedaron con sus ahorros cautivos. Los piqueteros fueron una expresión de protesta que venía como consecuencia de la política económica de Menem ya que arrancaron en Cutral-Co en el año 1995 como resultado de la privatización de YPF votada por los ahora kirchneristas. Los saqueadores no tienen que ver con la política sino con la delincuencia. A mí me parece fundamental agregar a esos tres la irrupción en escena de los cartoneros. Porque así como sonaban las cacerolas, de golpe emergieron como cucarachas, y digo como cucarachas, porque estaban vestidos de negro con bolsas negras y caminando entre la basura. Era una imagen del medioevo. Y en esa gente estuvo la semilla de la dignidad de los argentinos. Hay que reivindicar, en medio de la crisis, a quienes no protestaron por sus ahorros cautivos, no saquearon y no tomaron calles. Salieron a buscar 208
  • 210. su pan moviendo la basura. Si hay algo que rescato, como lo hago hoy en día, es a quienes están trabajando en la calle. Pero en ese momento. ¿Quién cree que tuvo más protagonismo? No precisamente los “don nadie” sino las señoras de la cacerola. A mi también me agarraron con ahorros pero jamás hubiera hecho una cosa así. 209
  • 211. Entrevista a Laura Serra, acreditada en la Cámara de Diputados para el diario La Nación, realizada el 14 de noviembre de 2007. RELATO SOBRE SU EXPERIENCIA ¿Qué estaba haciendo en el momento de la crisis y cuando cae De la Rúa?.¿Cómo recuerda ese momento? Durante la crisis del 2001 estaba trabajando en la Cámara de Diputados. Hace once que trabajo como acreditada para el diario La Nación. Fueron épocas de mucho vértigo y movimiento. Mucha incertidumbre y expectativa. El recuerdo que tengo periodísticamente de esos días era que uno podía tener una información caliente e importantísima a las tres de la tarde pero que a la hora era superada por otra información más importante, y a la media hora por otra. Hasta las once de la noche no me podía sentar a escribir porque era una sucesión de hechos importantes uno detrás del otro. Durante casi una semana me acuerdo que terminaba a la madrugaba. Fue una semana de muchísimo trabajo y el Congreso fue epicentro de toda esa crisis por lo cual fueron días bastante agitados. PAPEL DE LA PRENSA ¿Qué evaluación hace con respecto al periodismo en general y el tratamiento que le dieron al tema? En ese momento creo que el periodismo se encargo de cubrir la coyuntura. El descontento popular, los cacerolazos, las marchas, las refriegas, los cambios en el gabinete y la crisis terminal de De la Rúa. 210
  • 212. El periodismo se encargó de cubrir la coyuntura y el día a día porque no tenía otra forma. Era tan crítica la situación que no podías, como periodista o medio de comunicación, tener una visión más analítica de lo que estaba pasando. No podías tener un visión más reflexiva que te permitiera indagar porqué estaba ocurriendo. Es decir, si todo lo que estaba ocurriendo era realmente espontáneo o motivado por dirigentes políticos que tenían otros intereses. En aquel momento no pudimos analizar ni descubrir porque era tan difícil y crítica la situación que tenías que abocarte al minuto a minuto. Quizás en “lo que se falló” fue en no bajar los decibeles un poco y tratar de reflexionar sobre lo que estaba ocurriendo. Pero era absolutamente lógico porque era demasiado difícil parar la pelota y pensar lo que estaba pasando. Le voy a mostrar algunas crónicas de esa época del diario La Nación para que usted opine sobre el contenido y el tono de la comunicación.¿Qué cree que mostraba el diario en esos artículos? Releyendo las crónicas uno empieza a observar el hecho que te decía antes de que el periodismo estaba muy abocado a la situación de crisis terminal de un gobierno y la violencia en las calles. No se detuvo a reflexionar o no lo hizo de una manera más sosegada sobre quienes se estaban beneficiando y levantando la temperatura del ambiente político. Indudablemente el justicialismo después de las elecciones legislativas de octubre tuvo un rol protagónico para, de alguna manera, incentivar la crisis. Recuerdo cuando en noviembre el bloque del justicialismo hizo un retiro cerca de Escobar. Ahí estaban Remes Lenicov impulsando el tema de la devaluación. Es decir el justicialismo se estaba poniendo el ropaje del futuro gobierno. 211
  • 213. Creo que había intereses detrás del derrocamiento de De la Rúa y, hablo de derrocamiento, porque al parecer, más allá de lo mucho que contribuyó el presidente, lo empujaron un poco. El justicialismo participó en eso y también el radicalismo hizo su parte. Releyendo estás crónicas, Roggero, desde la Cámara de diputados, Duhalde, Ruckauf, y Menem fueron protagonistas para el derrocamiento. Le voy a mostrar ahora algunas editoriales de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación. En cuanto a las editoriales que se publicaron se hace hincapié en cuanto a la gravedad de la crisis, al abismo que nos asomábamos como país, lo vacilante del gobierno de De la Rúa pero indudablemente no se podía indagar sobre quienes impulsaban que el país se asomara a ese abismo.De alguna manera corresponde a un momento de crisis y son las reflexiónes sobre eso; no se puede pedir más. Era lo que se tenía que escribir en ese momento. Quizás falta hoy un poco más de reflexión sobre lo que pasó en esa crisis y si hemos aprendido de esa situación tan complicada. Yo creo que como país no hemos aprendido. ¿Cuál fue el rol que cumplió durante ese período como acreditado? ¿Su trabajo estuvo influenciado por la crisis: aumentó, disminuyó, o cobró mayor protagonismo? Aumentó muchísimo. Uno no daba a basto de la cantidad de cosas que tenía que cubrir porque, como te decía, uno de los epicentros era el Congreso de la Nación. Ahí estaban representadas todas las fuerzas políticas, el bloque 212
  • 214. justicialista se hizo importante después de las elecciones legislativas y el debilitamiento se olía en el aire. Si algo tiene el Congreso es que uno puede casi tocar la temperatura política del país y uno empezaba a olfatear que se avecinaba una crisis profunda.Desde que terminaron las elecciones legislativas el trabajo se hizo incesante porque era todo un escenario nuevo e impredecible. Con el transcurso de las horas las cosas cambiaban radicalmente con lo cual era un trabajo tremendo. Te sentabas a escribir a las 11 de la noche porque tenía que cerrar el diario sino seguías buscando información. El contenido y estilo de sus artículos. ¿Se adapta al medio para el que trabaja? Sí. Yo me formé en La Nación. No trabajé en otro medio gráfico e indudablemente mi forma de escribir y estilo siguen la línea editorial del diario. ¿Cómo selecciona los temas a tratar en sus artículos? De acuerdo al interés que estimo puede tener el diario en ellos. La Nación tiene una fuerte vocación institucional por lo tanto trato de buscar temas vinculados a esa índole. El tratamiento de las leyes más importantes como es la del Presupuesto; Decretos de necesidad y urgencia; Consejo de la Magistratura, son temas predominantes. Los referidos a lo político son importantes pero en un segundo plano. 213
  • 215. IMAGEN DE LOS POLÍTICOS ¿Qué imagen tiene hoy sobre el papel de Fernando De la Rúa en 2001?. ¿Puede establecer alguna diferencia con respecto a la imagen que tenía en aquel momento? En aquel momento me parecía un pusilánime, un hombre que no estaba apto para gobernar. Las circunstancias y la coyuntura superaron lo que podía hacer De la Rúa, no supo tomar las medidas a tiempo para salir de la convertibilidad y llevar al país hacia otro sistema económico. Se dejó llevar por la crisis y no pudo detenerla. Hoy tengo la misma visión que en ese momento. Creo que hoy el radicalismo sigue pagando el desastre del 2001 por más que sus actores tratan de renovarse. No pueden crecer como partido político y, por el contrario, están decreciendo. Sin embargo no me gusta que De la Rúa termine siendo encarcelado o procesado por este tema porque estoy convencida que todo tuvo otras motivaciones políticas. Eso no lo exime de sus responsabilidades pero, cargar todo en De la Rúa, me parece injusto. Si realmente hubiera un juicio o un debate sobre lo que sucedió en la crisis del 2001 debieran estar en el banquillo también Eduardo Duhalde y Carlos Ruckauf. ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores del oficialismo en 2001? La Alianza era un interbloque conformado por el bloque radical y el del Frepaso. Uno comandado por Horacio Pernasetti y el otro por Darío 214
  • 216. Alessandro. Ya de por sí ellos demostraban una forma de trabajar complicada donde radicales y frepasistas no se sentían parte de un mismo proyecto. El Frepaso votó siempre proyectos de ley a disgusto y lo peor es que lo hacían saber. Entonces uno empezaba a ver que era una coalición unida más por el poder que por una sincera comunión de proyecto. Era una coalición electoral concebida para ganarle a Menem pero a la hora de gobernar resultó no ser apta. ¿Crees que tenía un rol activo o pasivo en cuanto a su trabajo? Activo. El Congreso era un lugar de debate. No tenemos que olvidarnos lo que pasó con la ley laboral en el Senado con el tema del cobro de sobornos. Los temas se trataban acá y el radicalismo cuidó que en el Congreso hubiera debate y funcionará. No como actualmente que es una escribanía. El justicialismo al principió tuvo un rol más pasivo donde solo acompañaba. Otro rol más activo ocupó después de las elecciones legislativas de octubre. Ahí empezaron a torpedear al gobierno de De la Rúa. ¿La oposición sobre todo en diciembre tuvo un rol más activo, no? Sí. NIVEL DE PROTAGONISMO DEL CONGRESO Y ACTORES SOCIALES Teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto”. ¿Qué nivel de protagonismo le asignaría al Congreso de la Nación durante noviembre y diciembre de 2001?. En ese momento era un ocho. El Congreso fue muy importante. En las crónicas y editoriales del diario La Nación se hace mención a los siguientes actores: caceroleros (ahorristas), piqueteros y saqueadores. 215
  • 217. ¿Qué nivel de protagonismo le asignaría Ud. a cada uno de ellos durante la crisis de noviembre y diciembre de 2001 teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto” Le daría más protagonismo por su espontaneidad a los caceroleros porque creo que la gente que salió a las calles en esos días del 20, 21 de diciembre realmente lo hizo porque estaba asqueada de un gobierno pusilánime que no tenía ningún tipo de reacción. Salió a la calle para decir basta. También es cierto que la gente salió a la calle no para reclamar mayor república sino porque le tocaban el bolsillo. De todas maneras no deja de ser una motivación espontánea; yo me sume a las cacerolas. Los piqueteros y lo demás creo que fueron comandados por sectores políticos como el PJ bonaerense para terminar de empujar a De la Rúa al abismo; tuvieron un protagonismo importante pero no espontáneo. 216
  • 218. Entrevista a Gustavo Ibarra, acreditado en la Cámara de Senadores para el diario La Nación, realizada el 15 de noviembre de 2007. RELATO SOBRE SU EXPERIENCIA ¿Qué estaba haciendo en el momento de la crisis y cuando cae De la Rúa?.¿Cómo recuerda ese momento? En ese momento tenía dos trabajos. Era acreditado por Noticias Argentinas (NA) en Diputados y por La Nación en el Senado; es decir que estaba en las dos cámaras cuando fue el conflicto. Cubrí la alternativa parlamentaria y la viví bien de adentro. La noche del 20 de diciembre, cuando empieza el cacerolazo, nosotros lo estábamos mirando por televisión y empezamos a ver que vienen las columnas para el Congreso; el primer punto de reunión de la gente cuando se manifiesta. Nosotros estábamos en la sala de periodistas y comenzamos a ver en Crónica y TN a la gente que se había movilizado hacia el Congreso para romper el Estado de Sitio de De la Rúa. En ese momento nos fuimos al despacho del flaco José Luís Rioja, presidente del Bloque PJ en Senadores, él estaba ahí, ingresamos y desde el la ventana del despacho que daba a la avenida Entre Ríos veíamos como la gente se iba juntando en la Plaza. Esa noche desde el Congreso no pasó casi nada. El trabajo estaba terminado y estábamos mirando como ciudadanos los que pasaba afuera. Era impresionante porque lo que vimos por televisión lo vimos desde la Cámara. También recuerdo que esa noche, yo vivía cerca en Rivadavia entre Rodriguez Peña y Callao, estaba con Alfredo Gutiérrez de Clarín, Sergio Crivelli 217
  • 219. de La Prensa, Jorge Iotti de DYN, Leonardo Fredes de TELAM, esa noche dejamos, bolsos, saco y corbata en casa, para que no nos confundieran con legisladores, y nos fuimos con la gente para Plaza de Mayo. Llegamos ahí cerca de la medianoche y en el momento que nosotros llegamos cerca de Casa de Gobierno lanzan el primer gas y se arma el quilombo. ¿Es decir que lo viviste como periodista y uno más del pueblo? Sí, como periodista y como habitante de la ciudad. PAPEL DE LA PRENSA ¿Qué evaluación hace con respecto al periodismo en general y el tratamiento que le dieron al tema? Me parece que hizo una cobertura bastante objetiva. Obviamente que hay cosas que no se pueden decir ni escribir. Por ejemplo nunca se dijo que estaba bastante incentivado por el peronismo las marchas de las columnas hacia la Capital. Creo que fue una muy buena cobertura. Agotadora y asfixiante pero muy buena. Vos tenías un foco de atención en el Congreso. El 20 y 21 de diciembre teníamos acá las asambleas legislativas para elegir el presidente y todas las negociaciones de legisladores y gobernadores del peronismo que definían quien se iba a quedar con la presidencia. Después, en el momento de la crisis, tenías a los canales de televisión mostrándote la represión policial y la marcha de los caceroleros. En ese sentido se trabajó muy bien. No había operaciones de prensa, no hubo en el fragor de la cobertura ese tipo de maniobras. Después se volvió a lo de siempre. 218
  • 220. ¿Y antes, como por ejemplo en noviembre? C ristina Kirchner dice que en el periodismo jugábamos a favor de gobierno de De la Rúa. No estoy de acuerdo. De hecho el periodismo fue muy critico con ese gobierno. Creo que se cubrió con la mayor objetividad posible. Obviamente tenías operaciones de prensa. Por ejemplo la corrida bancaria del viernes 30 de noviembre, cuando se decide imponer el corralito, arranca por una nota de tapa del diario Ámbito Financiero, que decía que se venían restricciones al manejo de los depósitos. Eso fue una operación de prensa montada por los bancos HSBC y extranjeros que filtraron esa información al diario. Los medios siempre jugaron de esa manera. En este caso Ámbito jugó así, adelantó esa información, generó una corrida bancaria pero las responsabilidades primarias estaban en el gobierno que no tomaban medidas como la gente. El corralito fue determinante para que todo se terminara de derrumbar. En la misma semana, antes del corralito, el peronismo había quedado con la presidencia provisional del Senado. Al no estar Carlos “Chacho” Alvarez era el primer escalón en la cadena de sucesión presidencial. Eso fue cubierto y la prensa se manejó bien. Le voy a mostrar algunas crónicas de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación ¿Que cree que mostraba el diario en esos artículos? Estas crónicas tienen que ver con el papel que ha tenido el justicialismo en la caída de De la Rúa, obviamente no lo ayudaron a mantener el gobierno. Así aparece Roggero diciendo que no cuenten con ellos, pero tampoco el justicialismo proponía medidas en ese momento. 219
  • 221. Creo que la dirigencia justicialista sacó rédito propio de la crisis y así fue casi todo el último mes. Desde quedarse con la Presidencia Provisional del Senado en la figura de Ramón Puerta y él diciendo que era de lo más común porque eran mayoría. Eso es mentira porque cuando De la Rua asume en 1999 el peronismo también tenía mayoría en el Senado y sin embargo el presidente fue el radical Mario Losada. Elegir el presidente provisional es una facultad del Poder Ejecutivo porque sino hay vicepresidente ese el presidente en la línea sucesoria. El peronismo ayudo a que el gobierno se terminara de caer poniéndole piedras en el camino y empezó a sacar rédito político. ¿De alguna manera decís que las crónicas muestran eso? Si, desnudan lo que fue el peronismo en ese momento. Le voy a mostrar ahora algunas editoriales de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación. Lo que creo, como regla general, es que difícilmente un diario pueda generar lo que pasó el 20 y 21 de diciembre. Se puede decir que tiene más o menos responsabilidad los diarios con sus editorialistas o los columnistas que firman notas pero a mi me parece que tienen todo el derecho del mundo a expresar lo que piensan dentro del respeto por las instituciones democráticas. En estas editoriales no veo ningún párrafo que pida una salida, como se hacía en los 70, por el golpe de estado o la llegada de los militares. Creo que ningún gobierno se cae porque pueda tener editoriales que le critiquen su accionar. 220
  • 222. La medida del corralito no fue una acción tomada por la editorial de los diarios. Fue el propio gobierno con esa medida el que harto a la gente en diciembre y después imponiendo el Estado de Sitio fue el punto máximo que la gente no tolero y salió a la calle a reclamar. En las editoriales no percibo nada controvertido y, de última, son opiniones. No hacen a la crisis y, a lo sumo, el diario tiene el derecho de decir como piensa que debería ser un gobierno mientras se mantenga dentro del sistema democrático. ¿Cuál fue el rol que cumplió durante ese período como acreditado? ¿Su trabajo estuvo influenciado por la crisis: aumentó, disminuyó, o cobró mayor protagonismo? Fue un mes largo y muy agitado. Desde la decisión de poner a Ramón Puerta el 29 de noviembre como Presidente Provisional del Senado, después con el corralito y las leyes que se mandaban al Congreso para aprobar. El 20 y 21 de diciembre y la semana que siguió, la asunción y renuncia de Adolfo Rodriguez Saa, la Asamblea legislativa; fue un mes de trabajo intenso. Duhalde asumió un 2 de enero así que no tuvimos ni un año nuevo en paz. Y después con la llegada de Duhalde tuvimos hasta marzo todo lo que fue el periodo de sesiones extraordinarias con todas las medidas del nuevo presidente. Fueron casi tres meses de trabajo muy intenso. El contenido y estilo de sus artículos. ¿Se adapta al medio para el que trabaja? No, escribo siempre igual. La única diferencia es que cuando trabajaba en NA tenía que escribir estilo agencia. Con un diario existe la posibilidad de hacer una cosa más elaborada, una cabeza que no sea tan informativa y 221
  • 223. desarrollar más el texto del cuerpo. Pero siempre escribí de la misma manera y no he tenido problemas con ningún medio. ¿Es decir que el medio no te condiciona a la hora de escribir? No. Sólo una nota no me dejaron publicar pero era por el contenido y no por lo que escribía. ¿Cómo selecciona los temas a tratar en sus artículos? Trato de hacerlo por el impacto político que tenga porque, si bien estoy acreditado acá, soy miembro de la sección política. O por el impacto que puedan tener en la sociedad si son de información general como el tema de Bosques Nativos ahora. En otra época quizás no se le hubiese dado mucha importancia pero como el tema cobró relevancia porque tiene que ver con el lobby sojero y la pelea de las provincias del norte por mantener fuentes de trabajo. Tiene que ver con el nivel de impacto. Siempre, cuando elijo notas, según el impacto que pueda tener a nivel político y social. Si le cambia o no la vida a la gente. También que conozcan los mecanismos y el funcionamiento del Congreso, qué proyectos y porqué están demorados. IMAGEN DE LOS POLÍTICOS ¿Qué imagen tiene hoy sobre el papel de Fernando De la Rúa en 2001?. ¿Puede establecer alguna diferencia con respecto a la imagen que tenía en aquel momento? Casi desde que empezó su gobierno De la Rúa demostró que era un inoperante, un tipo que, no se si por problemas de salud u otro motivo, no sabía 222
  • 224. como gobernar. Era un tipo que estaba entornado por sus hijos y por el grupo sushi. Se dejaba, por decirlo de alguna manera, calentar la cabeza por ese sector y empezó a gobernar de forma totalmente diferente a lo que había prometido la Alianza, que era una conjunción de un radicalismo conservador con De la Rúa y un partido más progresista como el Frepaso. Tampoco el Frepaso supo dar respuestas ni ganarse el lugar para poder hacer un gobierno como el que habían prometido. Para mí la imagen de De la Rua no cambio. ¿Es decir que, por ejemplo, antes no pensabas que era un pobre tipo y ahora otra cosa? No. Tampoco creía que era un genio cuando estaba en la Ciudad de Buenos Aires y era intendente. ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores del oficialismo en 2001? Hoy te diría que mala. Es cierto que los radicales supieron hacer la autocrítica cosa que no hacen los peronistas. A diferencia de los justicialistas que niegan su pasado menemista los radicales dicen que apoyaron a un inepto que echó a perder un gobierno en menos de dos años. Me parece que de los que peor imagen tengo es de los del Frepaso porque terminaron volviendo al peronismo y sumándose al kirchnerismo con el objetivo pragmático de mantener un lugar y su salario. ¿Cómo crees que fue el rol de ellos. Tenían un rol activo o pasivo en cuanto a su trabajo? En el último mes la dinámica para el bloque oficialista no pasaba por el Congreso. Estaban divididos entre Frepaso y la UCR. Ya no pasaba por ellos 223
  • 225. las decisiones se mandaban desde el Poder Ejecutivo y los errores eran de De la Rua. Acá no había forma de subsanarlo. Aportaron mucho para tratar de aprobar lo que el gobierno les pedía, por ejemplo la Ley de Intangibilidad de los depósitos, la ampliación de la convertibilidad y la Ley de Déficit Cero las pudieron llevar adelante. Pero los errores que producía el Ejecutivo eran irreparables para el Congreso. También se puede decir que no tuvieron la valentía para tratar, desde el Congreso, de marcarle un rumbo diferente al Poder Ejecutivo y decirle a De la Rua lo que tenía que hacer. Pero, en este país tan presidencialista, no he visto hasta ahora que un bloque oficialista se haya plantado ante su presidente para decirle: “me parece que estamos equivocándonos, vamos para otro lado”. ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores de la oposición en 2001? Tengo la peor imagen. Actuaron en bloque. Los peronistas veían desde octubre que esto se caía y no hicieron nada para salvarlo. Levantaron la mano por las leyes que pedían pero tampoco movieron un dedo para salvar a De la Rúa. Ellos un mes y medio antes de la caída sabían que se venía abajo todo. Igual ante un Poder Ejecutivo que cometía un error atrás de otro no había forma de darlo vuelta. Pero el peronismo no apoyo mucho porque los gobernadores como De la Sota, Reutemann o Ruckauf también salían a criticarlo. No hicieron nada para apoyar al gobierno, sabían que quedaría en sus manos y, en algunas oportunidades, echaron nafta a la hoguera. 224
  • 226. NIVEL DE PROTAGONISMO DEL CONGRESO Y ACTORES SOCIALES Teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto”¿Qué nivel de protagonismo le asignaría al Congreso de la Nación durante noviembre y diciembre de 2001?. Creo que cinco. Fue fundamental porque eligió dos presidentes y también durante la crisis. Sobre la elección de Ramón Puerta nadie habla. Pero esa elección como Presidente Provisional fue el primer paso visible de que el peronismo se estaba prestando casi para dar un golpe de estado. En las crónicas y editoriales del diario La Nación se hace mención a los siguientes actores: caceroleros (ahorristas), piqueteros y saqueadores. ¿Qué nivel de protagonismo le asignaría Ud. a cada uno de ellos durante la crisis de noviembre y diciembre de 2001 teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto” Es complicado pero la noche del 20 de diciembre te diría que los caceroleros fueron la gente que se manifestó en Plaza de Mayo. Después de la medianoche cuando vuela el primer gas empiezan a entrar los activistas pero ahí ya no es que había justicialistas. Era una mezcla de partidos de izquierda y peronistas pero eran tipos más militantes. Lo del 21 no sabría como definirlo pero los que mantuvieron el clima de caos social fueron sectores piqueteros, militantes y la represión fue salvaje. Pero de estos tres actores ¿Cuál crees que tuvo más protagonismo en lo que fue la caída de De la Rúa? Como hecho en concreto la represión en la 9 de julio fue contra piqueteros y activistas y así terminaron de dar el golpe final. Pero la noche 225
  • 227. arranca con los caceroleros que llegan al Congreso y se van a la Plaza de Mayo. Pero el golpe final se lo terminan dando los piqueteros. ¿Y cuál crees de los reclamos fue más o menos valido? Todos eran válidos salvo el de los saqueadores. El de la gente de la cacerola, se puede decir que era medio pelo porteño, pero le habían tocado el bolsillo y de manera inconstitucional. Y los piqueteros eran un sector que había quedado excluido por las políticas del menemismo y tenían todo el derecho del mundo a reclamar. Fueron los más perjudicados por la represión porque los caceroleros cuando voló el primer gas se esparcieron todos. 226
  • 228. Entrevista a Eduardo Tagliaferro, acreditado en el Congreso de la Nación para el diario Página 12, realizada el 23 de noviembre de 2007 RELATO SOBRE SU EXPERIENCIA ¿Qué estaba haciendo en el momento de la crisis y cuando cae De la Rúa?.¿Cómo recuerda ese momento? El 20 de Diciembre me estaba acercando a Plaza de Mayo, había gases y corridas, iba a la altura de la legislatura así que me estaba comiendo todos los gases de la represión y me llama mi jefe diciéndome que tenía que irme para aeroparque porque el peronismo se reunía en San Luis para inaugurar el aeropuerto de Merlo y quería que vaya a cubrir el evento. Eran como las dos de la tarde. Me acuerdo que tomé un avión en aeroparque que iba para el aeropuerto de San Luis que llevaba a toda la cúpula del peronismo del Senado. Iba Juan Carlos Maqueda y Oraldo Britos, entre otros. El avión estaba repleto de peronistas del Senado y algunos diputados también. Fue el peor vuelo que tuve en mi historia. Ese avión se movía y estuvo a punto de caerse. Nosotros nos golpeábamos contra el techo al punto de que no pudimos bajar en Merlo. Varias veces el piloto lo intentó y no pudo por lo que tuvo que desviarlo hacia Córdoba. Ese día me quedó claro de porque eran peronistas los que estaban ahí porque si me hubiera tocado viajar con los radicales hubiera sido un vuelo demasiado triste y patético. Esta gente en cambio se cagaba de risa de todo aún de poder caerse con el avión. Se tomaban todo en joda. 227
  • 229. La idea del vuelo era que en Merlo el peronismo iba a deliberar e iba a tener una estrategia hacia De la Rúa. El justicialismo ya le había mojado la oreja a De la Rúa eligiendo como presidente provisional del Senado a Ramón Puerta, era el segundo en línea sucesoria presidencial porque había renunciado Chacho Alvarez, el radicalismo esperaba que votaran a un radical para ese cargo pero el peronismo ya había mostrado con eso su ambición de poder. Cuando el avión bajó en Córdoba nos enteramos que había renunciado De la Rúa por eso digo que en su renuncia yo estaba en el aire o volando yendo a trabajar. Recuerdo que fue una cosa sintomática porque había una senadora, mientras estábamos todos pendientes de la tele, y ella ve la imagen de Jorge Lanata en la TV y no me acuerdo que es lo que estaba diciendo Lanata pero ella dice: “Mira lo que esta diciendo este de nosotros”. En ese momento recuerdo que los políticos no estaban en el centro del cuestionamiento como después pero a mí lo único que se me ocurrió decirle fue: “Mire señora no lo escuche a Lanata pero cualquier cosa que diga la está sacando barata así que le conviene ser generosa”. Ese mismo día volvimos para Buenos Aires. Llegue a aeroparque a las 23:30 y, al tomar el taxi de aeroparque al diario, me di cuenta lo que había pasado. Yo había visto el comienzo de los gases y me di cuenta que la ciudad estaba destruida, parecía una gran batalla, en la esquina del diario había una ambulancia dada vuelta y prendida fuego. Pero ya como que se había apagado la guerra, estaban los restos de ese conflicto. 228
  • 230. PAPEL DE LA PRENSA ¿Qué evaluación hace con respecto al periodismo en general y el tratamiento que le dieron al tema? Me parecen dos cosas. Una es la previa a la crisis y la otra posterior a ella. La previa me parece que el periodismo daba cuenta de cierta anomia que mostraba el gobierno de De la Rúa que terminó siendo objeto del ridículo en un grado que nunca lo fue ningún dirigente peronista ni siquiera Isabel Perón que tal vez pudo haber sido la más patética de las mujeres que el peronismo puso en la Casa Rosada. Más allá de lo que uno opine de De la Rúa solo de Arturo Illía la prensa se mofo tanto como lo hizo de De la Rúa. Y no dejo de ver que quién más lo hacía con el muñequito del riesgo país todos los días era Daniel Hadad que era parte interesada porque su mujer era la que manejaba una de las dos consultoras como la filial local de Standard & Poors para poner la nota del riesgo. Por un lado eso y el resto lo aportaba el propio De la Rúa que era patético. Recuerdo cuando fue a lo de Tinelli. El simplemente sacó provecho de eso. Como si a un periodista ante las cámaras le das una situación determinada y le saca el jugo. Tan solo al mostrarlo a De la Rúa, la gente terminó de ver quién era. En definitiva creo que en la previa al periodismo le faltó la cuota de ir a lo profundo del modelo. Se quedó con la anécdota del chiste a De la Rúa, de lo tonto que era o de la inoperancia que tenía y no avanzó sobre Cavallo, el endeudamiento, el blindaje, ni sobre todos los planes que nos iban a terminar llevando a donde nos llevaron. El periodismo se quedó con la imagen con la 229
  • 231. anécdota por arriba y no fue a lo profundo. Le suele pasar al periodismo que se queda con la foto de arriba no con todo el iceberg. Me parece que eso es lo que vio. Creo que posterior a la crisis y la explosión del 2001 pasó lo mismo. La prensa se quedó con la foto del escándalo y los cacerolazos y por ejemplo no avanzó en que los grandes beneficiarios de la crisis fueron los bancos y no puso en cuestión eso. El periodismo se quedó con las imágenes y le faltó profundidad para mirar un proceso. Le voy a mostrar algunas crónicas de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación.¿Qué cree que mostraba el diario en esos artículos? El tono de las notas de un estilo periodístico que me muestra a los personajes de entonces. Lo hace desde una manera neutra en la que verdaderamente puedo ver a los personajes. Son textuales y eso permite verlos en detalle. Aquí puedo ver tres exponentes del peronismo de ese momento. Humberto Roggero, Carlos Menem y Carlos Ruckauf. Roggero habla en los últimos días de noviembre y pone el acento en el cambio y en la delegación de facultades legislativas a Cavallo. Recordemos que esas facultades las votó el peronismo y llegó a reunirse un fin de semana para votarlas porque el riesgo era la caída de todo y, si bien el radicalismo tenía peso, no manejaba las cámaras. Sin el apoyo del peronismo en el Congreso De la Rúa no podía haber avanzado en ninguna de esas cosas hasta la sesión de facultades. 230
  • 232. El peronismo habla después de haber tenido la elección legislativa donde había ganado. Entonces había una señal de cambio de clima electoral salvo en capital donde había ganado la Alianza. Fue el voto bronca. Entonces en Roggero está la doble conducta que suele tener el peronismo cuando está en la oposición o en el poder. Además en todos los dirigentes se puede leer la lectura del cambio porque estos dirigentes cuando la Alianza tenía poder no los enfrentaban sino que acompañaba para sacar alguna ventaja del poder. En la Ley Banelco no se sobornó a los radicales sino a los justicialistas. En el caso de Eduardo Duhalde es un vaticinio. Quedará siempre la duda que parte tuvo de conocimiento de la crisis y cuanto pudo haber tenido de acción en su desencadenamiento. Cuanto era un simple análisis y cuanto preparar ese desencadenamiento. La duda de eso la deja la marcha del intendente West Ocampo desde Moreno hacia la Capital Federal el día anterior. Cuanto había de forzar la crisis en eso es la duda. Hay que destacar dos cosas con respecto a lo anterior que no son casuales. Los dos saqueos, el de Alfonsín y De la Rúa, comenzaron en la misma zona del país. En la zona del “Cruce Castelar”, barrio Trujui, del partido de Moreno pero es una zona limítrofe donde casi se cruzan tres partidos de la provincia de Buenos Aires; Moreno, Ituzaingo, y San Miguel. Entonces lo de Duhalde me queda esa duda. Te puedo decir que yo a Duhalde lo entrevisté tres días entes de que sea presidente elegido por la Asamblea Legislativa. Le pregunte tres veces que era salir del modelo porque no era clara su respuesta. Si era salir de la devaluación, nacionalizar las empresas, avanzar sobre las empresas de 231
  • 233. servicios públicos y no supe a que se refería con salir del modelo. Hoy me queda claro que era la devaluación. El Congreso cuando el peronismo está como oposición se constituye como una trinchera. Cuando está en el gobierno también es una trinchera pero defensiva. Las declaraciones de Carlos Menem…patético. Porque fue el puente tendido hacia a De la Rúa que en algún punto era la continuidad del modelo menemista, por algo estaba Cavallo. Cuando todo el peronismo empezaba a pegarle a De la Rúa, Menem se había acercado y después, cuando se está cayendo, se aleja. Antes durante noviembre se había entrevistado en la Casa Rosada. Patético, creo solo superado por De la Rúa. El caso de Carlos Ruckauf igual a Menem. Era el más firme aliado de De la Rúa en la provincia de Buenos Aires, de los más cercanos al gobierno de la Alianza y toma distancia cuando todo se veía abajo. Estas noticias tienen el valor de desnudarme a los personajes y de ver los matices y las diferencias. No hay que ser un muy buen lector para darse cuenta. Le voy a mostrar ahora algunos editoriales de esa época del diario La Nación para que usted opine con respecto al contenido y el tono de la comunicación. Hay que hacer una diferencia. En las crónicas los periodistas hacen hablar a los personajes. En las editoriales vamos a hablar de la posición del diario. Hay que diferenciar claramente entre dueños, línea editorial, y periodistas. 232
  • 234. Hay medios que no tienen editorial pero tienen editorialistas que es lo mismo. Me parece que en casi todas estas editoriales es previsible lo que dicen. La Nación es un diario con un peso muy fuerte con determinados sectores del poder de la argentina. Ya sea por su referencia como tal en los ámbitos de tribunales donde es el diario más leído. También es el diario que más identificación tiene con los sectores más patricios de esta sociedad, su fundador es casi el historiador de la cultura oficial y, como tal, priorizan medidas a largo plazo. Sus editoriales suelen mirar más allá de la coyuntura y tratan de juntar sus 140 años de historia y proyectarlos. Entonces será la continuidad el aspecto que vamos a ver siempre en sus artículos. En consecuencia en esto se vuelve a insistir con gobiernos fuertes, seguridad jurídica, acuerdo de todos para superar la crisis económica como si no hubieran beneficiarios y perjudicados en toda crisis. La mirada estrategia de La Nación es la mirada histórica del diario. ¿Vos crees que reflejan la realidad? Es su mirada de la realidad como cualquier editorial. Cada medio escribe desde algún lugar. El escritorio no está en una isla sino en un barrio pobre o en Puerto Madero o en un bar pero uno escribe siempre parado en algún lugar. ¿Cuál fue el rol que cumplió durante ese período como acreditado? ¿Su trabajo se vio influenciado por la crisis: aumentó, disminuyó, o cobró mayor protagonismo? El trabajo aumentó. Eran días que estaba pasando algo. Se notaba en el aire que algo se definía y cambiaba. Antes de la explosión de diciembre de 2001 lo que estaba pasando era en el interior del Congreso. En las actitudes políticas de los dirigentes de la 233
  • 235. oposición o el oficialismo, en lo que hacía cada uno. En algún momento dejó de empezar a pasar en el interior y empezó a pasar en las calles. Después del 20 no se podía caminar por las calles. Nosotros solemos venir de saco y corbata a trabajar pero para mí fue patético un día a la noche que no pudimos salir.Había una sesión larga y quedamos encerrados en el comedor del Senado junto a Alfonsin y un grupo más de senadores, hasta que se vació la calle y pudimos salir. El hombre de seguridad que era nuevo me saludo como Senador y le pedí que por favor no lo hiciera que era periodista. Eran momentos en los que más de un periodista la pasó mal por estar vestido de saco y corbata. Mi rol fue tratar de dar cuenta de la mayor cantidad de cosas que pasaban. Muchas pasaban puertas adentro y era mucho más trabajo porque no era público. Pasaba en puertas cerradas y uno podía reconstruirlas a partir de la relación que uno tenía con determinadas fuentes que hubieran participado de esa reunión. Antes de diciembre fue mucho trabajo, en la crisis fue más afuera en las calles, y después volvió a estar nuevamente adentro el trabajo cuando vino la etapa de Eduardo Duhalde como presidente. Él lo que hizo fue reorganizar el sistema y eso se hizo desde el Congreso. También el gobierno con más peso parlamentario, producto de su propia debilidad, fué el de Duhalde. Ahí si muchas cosas se decidían en el Congreso y fue un tiempo de mucho trabajo. El contenido y estilo de sus artículos. ¿Se adapta al medio para el que trabaja? Sí. En general un periodista profesional puede escribir en cualquier medio. Un periodista tiene una cuestión para respetar y está prevista en el estatuto que no puede ser obligado a escribir un artículo que vaya en contra de 234
  • 236. la conciencia y opinión de ese periodista. Salvando eso, el estilo es diferente pero se amolda. Lo que si mis artículos de antes del estallido eran dar cuenta de las intrigas y negociaciones privadas. Armar un rompecabezas para el lector. Durante el estallido del 2001 la cobertura era dar cuanta de lo que pasaba en la calle y luego nuevamente acá. ¿Cómo selecciona los temas a tratar en sus artículos? El estilo de Pagina 12 privilegia lo político. Las relaciones políticas y en este caso las relaciones del radicalismo con la oposición y los factores más fuertes de esa relación. Los temas más sensibles para el poder, los económicamente más importantes, los proyectos más trascendentes. En general más que la cosa puntual de lo que hace un legislador u otro eran los cambios de las relaciones de poder, de bloques y de conflictos políticos. Esa es la mirada de Pagina 12 sobre la actividad parlamentaria. IMAGEN DE LOS POLÍTICOS ¿Qué imagen tiene hoy sobre el papel de Fernando De la Rúa en 2001?. ¿Puede establecer alguna diferencia con respecto a la imagen que tenía en aquel momento? Mi imagen con respecto a De la Rua no cambio. Me parece que es una persona que tenía un proyecto político que es el que llevó adelante. No era muy distinto del que impulsó Menem. Solo que las formas eran diferentes, le sacaba el champagne y las fiestas pero en el resto estaba de acuerdo. Su proyecto político no era distinto del de Menem. Lo que le quitaba era todo el folclore del peronismo a ese proyecto. 235
  • 237. Uno a veces se mofaba o lo denostaba pero me parece que si uno mira la personalidad y la biografía de De la Rúa es de una coherencia impresionante. Lo que uno le cuestiona es la falta de ductilidad política que los políticos tradicionales suelen mostrar. ¿No me queda en claro en que sentido planteas lo de la coherencia? Siempre tuvo un proyecto que privilegió a los sectores más poderosos de la sociedad en lo económico, lo social, y cultural. Siempre fue un tradicionalista del sector más conservador del radicalismo. Siempre estuvo identificado con esos grupos. En eso no tuvo cambios. Su política militar fue no cuestionar a ningún sector de la dictadura, el como legislador, nunca la cuestionó mucho. Incluso no recuerdo si no hubo un intento de desagravio a las Fuerzas Armadas presentado por él. En eso era coherente. ¿Cómo evalúa el rol de De la Rúa en diciembre de 2001? El rol fue de alguien que a raja tabla quiso imponer su modelo y creo que fue superado por la situación. Tan solo los militares pueden imponer por la fuerza un proyecto cundo el grueso de la sociedad dice que no. A Menem el proyecto le estaba haciendo agua, De la Rúa vino a dar un poco de tregua política que duro muy poco. La sociedad pensó que venía a hacer otra cosa y cuando comprendió que era lo mismo empezó a cambiar. De la Rúa pensó que el Estado de Sitio le alcanzaba y no se dio cuenta cual era su propia fortaleza. Por suerte no fue tan cabeza dura y supo renunciar a tiempo porque, si hubiera querido insistir, podría haber sido una masacre peor de lo que ocurrió. 236
  • 238. ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores del oficialismo en 2001? Me parece que la Alianza era algo inviable desde el vamos. Los legisladores del Frepaso tuvieron un golpe muy fuerte con la renuncia de Chacho Alvarez, ahí perdió el rumbo y se rompió cuando un grupo intentó tomar distancia de la Alianza. Era muy heterogénea la Alianza e inviable desde su nacimiento y esas contradicciones se vivieron acá con los que se fueron. Desde el ARI de Elisa Carrió o los socialistas con Alfredo Bravo e incluso los que se quedaron como Darío Alessandro y Nilda Garre, tuvieron un rol contradictorio. Los que se fueron funcionaron de manera coherente con su punto de vista y los que quedaron, como Darío Alessandro, fueron la contracara de Chacho. Para lavar las culpas de Chacho sobreactuaron su obediencia con el oficialismo. Fue medio patético, muy débil y pobre su trabajo. ¿Qué imagen tiene hoy sobre el rol de los legisladores de la oposición en 2001? Pragmáticos como siempre. Eso define al peronismo. Cuando la Alianza era fuerte acompañaba y cuando el gobierno de De la Rúa fue débil fue oposición. ¿Usted puede decir si alguno tuvo un rol activo y el otro pasivo? En la caída de De la Rúa por acción u omisión los dos facilitaron el camino de la caída. Primero lo pavimentaban los propios legisladores del oficialismo al no tener en claro que proyecto iban a tener y después lo hizo el peronismo cuando vieron la debilidad que tenían enfrente y avanzaron. 237
  • 239. Hay tipos que fueron muy activos. Darío Alessandro con su acompañamiento a De la Rúa lo soltó muy tarde. Hay una anécdota de una reunión dicha por un peronista que decía sobre el gobierno: “Bueno yo los acompaño hasta la puerta del cementerio pero no me pidan que entre”. Y creo que eso le pasó a Alessandro que no supo tomar distancia. Del lado del peronismo hubo roles de oposición muy activos y fuertes. Humberto Roggero por ejemplo. NIVEL DE PROTAGONISMO DEL CONGRESO Y ACTORES SOCIALES Teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto”¿Qué nivel de protagonismo le asignaría al Congreso de la Nación durante noviembre y diciembre de 2001?. Tuvo mucho protagonismo así que como mínimo un cuatro. El protagonismo fue por muchas cuestiones desde que asumió De la rúa en adelante. Primero acompañándolo, dándole todos los instrumentos y no siendo crítico de lo que se estaba llevando adelante. De la Rúa, como Alfonsin, sufrió un escollo intentando dominar a los gremios peronistas mediante una ley laboral. Después de darle todas las herramientas a De la Rúa el Congreso tuvo mucho protagonismo también. Luego de darle los superpoderes a Domingo Cavallo tuvo más protagonismo cuando le dio la espalada. En las crónicas y editoriales del diario La Nación se hace mención a los siguientes actores: caceroleros (ahorristas), piqueteros y saqueadores. ¿Qué nivel de protagonismo le asignaría Ud. a cada uno de ellos durante la crisis de noviembre y diciembre de 2001 teniendo en cuenta una escala del 1 al 5, donde 1 es igual a “Ninguno” y 5 es igual a “Muy Alto” 238
  • 240. Todos tuvieron protagonismo en la caída. La palabra protagonismo es muy amplia. Todos lo tuvieron y cada uno en distinto momento. Los saqueadores fueron los que dispararon la crisis. Los piqueteros eran una realidad que venía antes de la crisis y que con ella se potenciaron. Y los ahorristas fueron el elemento más cercano a la caída. Cuando se reconstituyó el sistema y los bancos fueron los grandes beneficiarios, los ahorristas tuvieron ahí salvados. En cada momento de la crisis los tres sectores tuvieron roles muy protagónicos. Pero en ese momento. ¿Cree que alguno tuvo más protagonismo? Me parece que en el 19 y 20 primaron más los sectores medios. No sólo los ahorristas. La sensación de estar ante un gobierno sordo y mudo que te perjudicaban cada vez más y encima decretó el Estado de Sitio fue lo que hizo explotar a la clase media porteña que, en la calle, terminó de empujar al gobierno de De la Rúa. Hasta ese momento habían sido los piqueteros y los saqueadores. Pero en esa noche del Estado de Sitió se forzó la caída De la Rúa. Algunos de los entrevistados identificaron que varios de estos reclamos eran válidos y otros no. ¿Vos podes decir algo similar? No. Todos son válidos porque cada uno fue afectado por una parte de la situación. Era una situación inédita. Por supuesto que hay ganadores y perdedores pero fue tan fuerte la explosión que por primera vez la mayoría estaba afectada. Incluso los que siempre se benefician. Todos los reclamos eran válidos pero eso no quiere decir que uno comparta las metodologías de protesta. 239
  • 241. Respuestas off the record En este apartado se incluyen todas las afirmaciones off the record de políticos y periodistas preservando la identidad de los entrevistados. De los políticos del oficialismo y de la oposición SOBRE LA INFLUENCIA DEL PERIODISMO EN LA CRISIS ¿Cree que el periodismo influyó en la caída del presidente Fernando De la Rúa? “Hubo una parte del periodismo que influyó en la caída del gobierno. Lo del programa de Tinelli fue desastroso. Lo de Hadad con la ridiculización del muñequito le hizo bastante daño”. “Yo separo el periodista del medio como empresa. El periodista, el 90 % de lo que expresa, es la realidad. El periodista no influyó en la caída pero la patronal quizás sí. Igualmente creo que sólo el 5 o 10 % de todo el periodismo argentino pudo haber influido”. “Los medios fueron complacientes con De la Rúa hasta octubre de 2001 y muy duros después”. “Todos los factores de poder influyeron en la caída pero ninguno fue determinante. El periodismo es un factor de poder y también funcionó de esta manera”. “El sistema periodístico informó con total veracidad”. “Lo de Tinelli quitó credibilidad a la figura del presidente; eso no ayuda”. “Hadad criticó duramente a De la Rúa y Rodriguez Sáa”. 240
  • 242. “Los medios tomaron partido según sus intereses económicos. No creo que estén exentos de responsabilidad”. “Hubo medios que tuvieron un papel importante mostrando malintencionadamente la crisis. Siempre ponían las mismas imágenes dando a entender que había saqueos en todas partes y eso no ocurría. Recuerdo que pasaban una y otra vez la imagen de un hombre que se llevaba una media res en el hombro”. “Casi todos los medios influyeron más la TV y la Radio”. “La deformación de la imagen de De la Rúa fue muy fuerte en Hadad y Tinelli. Las editoriales de Ibarra en Radio Mitre y los pedidos de Feinmann de cacerolazos hicieron otro tanto”. ¿Cree que el diario La Nación en particular influyó en la caída del presidente Fernando De la Rúa? “No, para nada”. “La Nación no influyó; siempre fue muy prudente”. ¿Cree que algún medio protegió a De la Rúa?. ¿La Nación? “No”. OTRAS AFIRMACIONES OFF THE RECORD. “Ruckauf y Duhalde propiciaron el desborde” “El Peronismo no contribuyó para sostener al gobierno”. “Yo estaba en contra de que asumiera Puerta la provisional del Senado” “La izquierda eran los políticos que propiciaban el caos y rompían todo cuando marchaban para Plaza de Mayo”. 241
  • 243. “Duhalde manejaba a los intendentes de Buenos Aires. El podía decir cómo, cuando y donde debían protestar”. “Ruckauf le decía a Cavallo, durante las reuniones de los gobernadores, que lo iba a voltear pero la realidad era que no lo podía hacer”. De los periodistas de Clarín, Página12, y La Nación SOBRE LA INFLUENCIA DEL PERIODISMO EN LA CRISIS ¿Cree que el periodismo influyó en la caída del presidente Fernando De la Rúa? “No, en absoluto”. “El periodismo influyó en la caída sobre todo sectores como los de Hadad y Tinelli”. “El periodismo gráfico no influyó para nada. Quizás hubo una operación política de parte de Ámbito Financiero con la corrida de bancos. Lo de Daniel Hadad con Antonio Laje fue terrible. Incluso la mujer de Hadad trabajaba en una calificadora internacional, Standard Poor, que medía el riesgo país” . “Si, pero como en cualquier situación. No fue el causante” ¿Cree que el diario La Nación en particular influyó en la caída del presidente Fernando De la Rúa? “No, para nada”. “La Nación por el contrario jugó muy a favor de De la Rúa. Lo apoyó bastante hasta que era indefendible”. 242
  • 244. “La Nación no influyó sino que trató de salvarlo protegerlo hasta que pudo. Siempre trató de proteger lo institucional y la figura presidencial. El tema es que a lo último era imposible”. “No, para nada. Incluso fue muy comprensivo. De la Rúa era el modelo de José Claudio Escribano”. ¿Cree que algún medio protegió a De la Rúa?. ¿La Nación? “No creo que algún diario lo haya protegido”. “No, ningún medio lo protegió”. 243
  • 245. Títulos y links de los artículos de corpus Corpus utilizado La Nación, noviembre de 2001. Jueves 1 1) Preparan un salvataje para empresas con deudas fiscales. Tapa. http://www.lanacion.com.ar/347809 2) Diputados quiere más control de la deuda. Política .Pág. 7. http://www.lanacion.com.ar/347804 3) El Frepaso rompió el bloque en medio de una crisis interna. Política. Pág. 10. Laura Serra (Acreditada) http://www.lanacion.com.ar/347786 Viernes 2 4) Lanzaron el plan: busca incentivar el consumo y bajar el costo de la deuda. Tapa y Política. http://www.lanacion.com.ar/348112 5) “Para hacer más de los mismo no cuenten con nosotros”. Política. Pág. 12. Martín Dinatale (Columnista) http://www.lanacion.com.ar/348068 6) Senado: No a la expansión del gasto. Editorial. Pág. 20. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/347952 Sábado 3 7) Apoyo político, empresarial y gremial al plan; crítica del sector financiero. Tapa y Política. 244
  • 246. http://www.lanacion.com.ar/348401 Domingo 4 8) Medidas para auxiliar a más de 50.000 empresas. Tapa y Economía. http://www.lanacion.com.ar/348694 9) Remes: más participación del Congreso. Política. Pág. 12. Laura Serra (Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/348663 10) Ofensiva Contra el nombramiento de Branda. Política. Pág. 13 Gustavo Ybarra (Acreditado) http://www.lanacion.com.ar/348664 11) La comisión antilavado aportará más datos. . Política. Pág. 16. Laura Serra (Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/348656 Lunes 5 12) Crece la presión oficial sobre los gobernadores. Tapa. http://www.lanacion.com.ar/348681 13) Debaten si inician juicio político a Cavallo. Política. Pág. 7. http://www.lanacion.com.ar/348856 14) Críticas al estudio de la comisión legislativa. Política. Pág. 9. De Nicolás Giannakopoulos, de la ONG suiza que analizó el preinforme Carrió (Nota de Opinión) http://www.lanacion.com.ar/348865 Martes 6 15) Más cerca de un acuerdo con la banca por la deuda. Lanzan el canje con un clima más cordial. Tapa y Economía. 245
  • 247. http://www.lanacion.com.ar/349173 16) El Congreso revisará si el PEN se excedió en sus facultades. Política. Pág. 8. http://www.lanacion.com.ar/349179 17) Pj y Ari en contra de más decretos. Política. Pág. 8. http://www.lanacion.com.ar/349179 Miércoles 7 18) Con el apoyo de los bancos se lanzó el canje local de la deuda. La Banca dice que pondrá el hombro. Tapa y Economía. http://www.lanacion.com.ar/349359 19) El PJ buscará otra vez hoy derogar los poderes especiales. Política. Pág. 10. http://www.lanacion.com.ar/349381 Jueves 8 20) Los aliancistas aceptaron el pacto, pero el PJ se endurece. Tapa y Política. http://www.lanacion.com.ar/349702 21) El PJ logró una victoria en Diputados. Política. Pág. 8. Laura Serra http://www.lanacion.com.ar/349700 Viernes 9 22) El Senado será presidido por el peronismo. Política. Pág. 11. http://www.lanacion.com.ar/349947 23) La oposición se endurece en Diputados. Política. Pág. 11. Martín Dinatale (Columnista). http://www.lanacion.com.ar/349949 246
  • 248. Sábado 10 24) Cuatro provincias del PJ se suman al acuerdo. Tapa y Política. http://www.lanacion.com.ar/350236 25) De la Rúa confía en el Congreso. Política. Pág. 7. http://www.lanacion.com.ar/350236 Domingo 11 26) De la Rúa, en un encuentro clave con George Bush. Tapa y Política. http://www.lanacion.com.ar/350517 27) Ruckauf: "Este es el peor gobierno de la historia". Política. Pág. 12. http://www.lanacion.com.ar/350446 Lunes 12 28) Bush comprometió su respaldo a la Argentina. Tapa. http://www.lanacion.com.ar/350765 29) Diputados, contra los superpoderes. Política. Pág. 8. Laura Serra (Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/350724 30) El justicialismo volverá a presionar desde el Senado. Política. Pág. 8 Gustavo Ybarra (Acreditado) http://www.lanacion.com.ar/350722 31) Duhalde vaticina conflictos sociales. Política. Pág. 9. http://www.lanacion.com.ar/350826 32) El lavado de dinero contó con aval del Estado, dice Carrió. Política. Pág. 9. Laura Serra (Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/350681 247
  • 249. Martes 13 33) Fracasaría la embestida opositora en el Senado. Política. Pág. 10 Gustavo Ybarra (Acreditado) http://www.lanacion.com.ar/351012 Miércoles 14 34) Patricia Bullrich, sin apoyo, renunció a su cargo. Tapa y Política. Pág. 8 http://www.lanacion.com.ar/351257 35) Subirían los impuestos de grandes tributistas. Política. Pág. 10. http://www.lanacion.com.ar/351266 Jueves 15 36) Firmaron las tres provincias grandes Tapa y Política. http://www.lanacion.com.ar/351266 37) La oposición frena en el Congreso la presión contra el Gobierno. Política. Pág. 8 . Martín Rodríguez Yebra(Acreditado). http://www.lanacion.com.ar/351495 38) Un sector del PJ insistirá en presidir el Senado. Política. Pág. 8.Paola Juarez (Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/351497 Viernes 16 39) Apoyo del Tesoro de EE.UU. al Plan Argentino. Tapa y Economía. http://www.lanacion.com.ar/351749 40) Menem se siente libre y hace planes. Tapa y Política. http://www.lanacion.com.ar/351790 41) Lavado: duras acusaciones en el informe final de la diputada Carrió. Política. Pág. 11. Laura Serra (Acreditada). 248
  • 250. http://www.lanacion.com.ar/351806 42) Aprueban una ley contra la burocracia. Política. Pág. 10. http://www.lanacion.com.ar/351753 43) La crisis de representación política. Editorial. Pág. 18. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/351700 Sábado 17 44) Subió el déficit y se complican las metas. Tapa y Economía. http://www.lanacion.com.ar/352082 45) Cavallo querellará a Carrió por el informe de lavado de dinero. Política. Pág. 6. http://www.lanacion.com.ar/352058 46) Insólitos proyectos. Pág. 18. Editorial. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/351958 Domingo 18 47) El censo, sin contratiempos. Tapa e Información General. http://www.lanacion.com.ar/352271 48) "Será grave que el PJ no presida el Senado". Política Pág. 10. Entrevista. Paola Juarez(Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/352349 49) "Vienen épocas de convulsión". Política Pág. 11 http://www.lanacion.com.ar/352361 50) El estilo del presidente. Editorial. Pág. 24.Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/352247 249
  • 251. 51) La crisis y el sistema de decisión. Opinión. Pág. 25. Joaquín Morales Sola (Columnista) http://www.lanacion.com.ar/352358 Lunes 19 52) También el fondo aprueba la reestructuración de la deuda. Tapa y Economía. http://www.lanacion.com.ar/352633 53) "El Presidente nos provoca porque no sabe gobernar". Política Pág. 6. http://www.lanacion.com.ar/352616 54) Impulsan un amplio debate para alcanzar la reforma política. Política. Pág. 9 Gustavo Ybarra (Acreditado) http://www.lanacion.com.ar/352551 Martes 20 55) Menem quedaría libre antes del fin de semana. Tapa y Política. Pág. 9. Adrián Ventura (Columnista). http://www.lanacion.com.ar/352882 56) Intentan que el Congreso trabaje en verano. . Política. Pág. 8 . Martín Rodríguez Yebra(Acreditado). http://www.lanacion.com.ar/352859 57) El compromiso de la dirigencia. Editorial. Pág. 18.Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/352833 Miércoles 21 58) Un fallo de la Corte puso en libertad a Menem. Tapa y Política. Pág. 7. http://www.lanacion.com.ar/353132 250
  • 252. 59) El Gobierno desmiente un pacto, pero se beneficiaría con el fallo. Política. Pág. 9. Mariano Obarrio (Acreditado Casa Rosada) http://www.lanacion.com.ar/353128 60) La creación de dos ministerios provocó la renuncia de Makón. Política Pág. 10. http://www.lanacion.com.ar/353080 Jueves 22 61) Menem: "Voy a volver a ser presidente". Política Pág. 7. Entrevista. Paola Juarez(Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/353371 62) El país de los reclamos desoídos. Política Pág. 19. Slvina Walger (Nota de Opinión). http://www.lanacion.com.ar/353278 63) Los diputados de la Alianza insisten en subir ganancias. Economía. Pág. 1. Laura Serra (Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/353307 63 bis) Severas críticas del ministro Dumón a Moyano y a LA NACION. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=353370 Viernes 23 64) De la Rua llamó a una concertación nacional. Tapa y Política. http://www.lanacion.com.ar/353651 65) El PJ acordó que Puerta preside el Senado. Tapa y Política. Pág. 6. http://www.lanacion.com.ar/353632 66) Un peronista será el titular provisional del nuevo Senado. Política. Pág. 6 Gustavo Ybarra (Acreditado). 251
  • 253. http://www.lanacion.com.ar/353632 67) "Soy la solución para la Argentina". Política Pág. 7. Entrevista. Paola Juarez(Acreditada) http://www.lanacion.com.ar/353558 68) Peligra el nuevo régimen de asignaciones familiares. Economía. Pág. 1. Silvia Stang. http://www.lanacion.com.ar/353615 Sábado 24 69) El Canje de Deuda ya se aseguró 12.500 millones. Tapa y Economía. http://www.lanacion.com.ar/353873 70) Limitaron el alcance de la concertación. Politica. Pág 8. http://www.lanacion.com.ar/353925 71) "El acuerdo al que convocó De la Rúa llega demasiado tarde". Política Pág. 10.Entrevista. Paola Juárez (Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/353860 72) Puerta: "Voy a dar gobernabilidad". Política. Pág. 10 Gustavo Ybarra (Acreditado). http://www.lanacion.com.ar/353863 73) Castigos e incentivos en un nuevo proyecto sobre ganancias. Economía. Pág. 2. http://www.lanacion.com.ar/353847 Domingo 25 74) La Mayoría quiere que De la Rúa llegue al 2003. Tapa y Política. Pág. 8. http://www.lanacion.com.ar/354155 75) Deseo de que De la Rúa llegue a 2003. Encuesta Gallup. Política. Pág. 8. 252
  • 254. http://www.lanacion.com.ar/354155 76) Puerta, tema de análisis. Política. Pág. 7. http://www.lanacion.com.ar/354176 77) Piden el desafuero del senador electo que votó dos veces. Política. Pág. 10. María Fernanda Villosio (Redactora). http://www.lanacion.com.ar/354139 78) El riesgo de un país sin alternativas. Opinión. Pág. 21. Joaquín Morales Sola (Columnista) http://www.lanacion.com.ar/354039 Lunes 26 79) La economía frente a una semana decisiva. Tapa y Economía. http://www.lanacion.com.ar/354443 80) La UCR cree que presidirá el Senado. Política. Pág. 6. http://www.lanacion.com.ar/354377 81) Crece la disputa de cargos para la Cámara de Diputados. Política. Pág. 6 . Martín Rodríguez Yebra(Acreditado). http://www.lanacion.com.ar/354374 Martes 27 82) Recuperación de los mercados por el canje. Tapa y Economía. http://www.lanacion.com.ar/354651 83) Otro intento para aumentar ganancias. Política. Pág. 6 http://www.lanacion.com.ar/354668 84) Menem recompone su poder desde el Congreso. Política. Pág. 7. Martín Rodríguez Yebra(Acreditado). http://www.lanacion.com.ar/354626 253
  • 255. 85) Continúa la disputa por conducir el Senado. Política. Pág. 7. http://www.lanacion.com.ar/354627 Miércoles 28 86) PAMI: al borde del colapso por falta de fondos extras. Tapa y Política. Giselle Castro. 87) Intenta De la Rúa que un radical preside el Senado. Tapa y Política. 88) Senado: jugada final para frenar al PJ. Política. Pág. 6 Gustavo Ybarra (Acreditado). http://www.lanacion.com.ar/354907 89) Preocupación en la Casa Rosada por la designación de Puerta. . Política. Pág. 6. http://www.lanacion.com.ar/354908 90) Casi 300 proyectos de ley se sancionaron en la Cámara baja. . Política. Pág. 7. http://www.lanacion.com.ar/354911 91) Cambios en la ley de ganancias. Política. Pág. 7. http://www.lanacion.com.ar/35491. 92) Se definía la nueva oficina de inteligencia. Política. Pág. 7.Gustavo Ybarra (Acreditado). http://www.lanacion.com.ar/354913 Jueves 29 93) Llega a los $ 35.500 millones el canje local de la deuda. Tapa y Economía. Pág. 1. Javier Blanco. http://www.lanacion.com.ar/355104 94) Puerta será elegido titular del Senado. Política. Pág. 6 . 254
  • 256. http://www.lanacion.com.ar/355164 95) Resignación oficial por la decisión del PJ. Política. Pág. 6 . http://www.lanacion.com.ar/355166 96) Sólo Yrigoyen gobernó con un titular del Senado de la oposición. Política. Pág. 7. Rosendo Fraga (Columna de Opinión) http://www.lanacion.com.ar/355152 97) Aprobaron un aumento en ganancias. Política. Pág. 8. http://www.lanacion.com.ar/355177 98) Diputados votó en dos días un total de 550 proyectos. Política. Pág. 8. http://www.lanacion.com.ar/355180 Viernes 30 99) El justicialista Puerta, virtual vicepresidente. Tapa y Política. http://www.lanacion.com.ar/355421 100) De la Rúa analiza recibir a Puerta. Política. Pág. 6. http://www.lanacion.com.ar/355430 101) "Lo mejor es un acuerdo de convivencia". Política Pág. 7. Paola Juárez (Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/355391 102) El mensaje del justicialismo. Opinión. Pág. 7. Fernando Laborda (Columnista) http://www.lanacion.com.ar/355393 103) Un hecho inédito, pero válido. Política. Pág. 7. Félix Lonigro (Columna de Opinión). http://www.lanacion.com.ar/355392 104) Senado: derogaron el recorte salarial. Política. Pág. 8. 255
  • 257. http://www.lanacion.com.ar/355434 105) El justicialismo controlará Diputados con una actitud de confrontación. Política. Pág. 8. http://www.lanacion.com.ar/355436 106) Acusan al PJ de dar un golpe institucional. Política. Pág. 8. http://www.lanacion.com.ar/355437 107) Sancionaron la ley de "compre nacional". Economía. Pág. 2. Martín Rodríguez Yebra(Acreditado). http://www.lanacion.com.ar/355364 256
  • 258. La Nación, diciembre de 2001. Sábado 1 108) Habrá restricciones a los retiros de fondos en efectivo. Tapa y Economía http://www.lanacion.com.ar/355855 109) Puerta dio a De la Rúa un mensaje conciliador. Tapa y Política. 110) De la Rúa y Puerta se reunirán el martes. Política Pág. 6. Paola Juárez (Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/355736 111) No se ha vulnerado la Constitución. Política. Pág. 6. Germán Bidart Campos (Nota de Opinión). http://www.lanacion.com.ar/355738 112) Compadrada, pero no golpe institucional. Política. Pág. 6 Feliz Luna (Nota de Opinión) http://www.lanacion.com.ar/355759 113) Gioja: "El PJ hará los esfuerzos para que a De la Rúa le vaya bien". Política. Pág. 7 Gustavo Ybarra (Acreditado). http://www.lanacion.com.ar/355741 114) Para Agúndez, era imposible revertir un hecho consumado. Política. Pág. 7 Gustavo Ybarra (Acreditado). http://www.lanacion.com.ar/355742 115) De la Rúa, en busca de un acuerdo legislativo. Política. Pág. 8. Martín Dinatale (Columnista). http://www.lanacion.com.ar/355765 116) Senado: siguen las sombras. Editorial. Pág. 24. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/355673 257
  • 259. Domingo 2 117) Rige desde mañana el nuevo plan; se podrán retirar $ 250 por semana. Tapa y Política. http://www.lanacion.com.ar/356100 118) Duras restricciones para los ahorristas. Política. Pág. 13. http://www.lanacion.com.ar/356098 119) El próximo Senado, con perfume de mujer. Política. Pág. 14. María Fernanda Villosio (Redactora) http://www.lanacion.com.ar/355982 120) La ley de cupo, una herramienta fundamental. Política. Pág. 14. http://www.lanacion.com.ar/355983 121) Proponen rebajar gastos. Política. Pág. 14 http://www.lanacion.com.ar/355984 122) Puerta: "El objetivo de llegar a 2003 no depende del PJ". Política Pág. 16. Paola Juárez (Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/356035 123) Una guerra de rumores y conspiraciones. Opinión. Pág. 25. Joaquín Morales Sola (Columnista). http://www.lanacion.com.ar/355987 124) La misión de Ramón Puerta. Editorial. Pág. 24. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/355943 Lunes 3 125) Será más fácil sacar tarjetas de débito y abrir cajas de ahorro. Tapa y Economía. http://www.lanacion.com.ar/356324 258
  • 260. 126) Llueven las críticas al Gobierno. Política. Pág. 7 http://www.lanacion.com.ar/356221 127) El Ejecutivo marcó los tiempos del Congreso. Política. Pág. 8. Martín Dinatale (Columnista). http://www.lanacion.com.ar/356241 128) Ángel Rozas se anota en la carrera presidencial. Política. Pág. 8 http://www.lanacion.com.ar/356244 129) La grave emergencia financiera. . Editorial. Pág. 18. Bartolomé Mitre (Director) http://www.lanacion.com.ar/356171 Martes 4 130) Aunque siguen las dudas, la gente y los mercados recibieron el plan con calma. Tapa y Política. http://www.lanacion.com.ar/356567 131) El PJ rechaza las medidas y reclama un debate en el Congreso. Política. Pág. 10. Martín Rodríguez Yebra(Acreditado). http://www.lanacion.com.ar/356486 132) Ruckauf augura que habrá muchos despidos. Política. Pág. 10. http://www.lanacion.com.ar/356487 133) De la Rúa tendrá hoy la primera reunión con Puerta. Política. Pág. 16. http://www.lanacion.com.ar/356479 134) Las restricciones al retiro de fondos. Editorial. Pág. 22. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/356412 259
  • 261. Miércoles 5 135) Buscan blanquear a cuatro millones de trabajadores. Tapa y Política. 136) Puerta: El País no tiene vicepresidente. Tapa y Política. http://www.lanacion.com.ar/356776 137) La mayoría rechaza el paquete, aunque lo considera necesario. Política. Encuesta Gallup. Pág. 8. http://www.lanacion.com.ar/356797 138) El Congreso sesionará hasta el 21 del actual. Política. Pág. 15 http://www.lanacion.com.ar/356803 139) El PJ controlará desde hoy la Cámara baja. Política. Pág. 16. Martín Rodríguez Yebra(Acreditado). http://www.lanacion.com.ar/356767 140) Camaño: no vamos a hacer que De la Rúa se vaya; sí que cambie. Política. Pág. 16. Laura Serra (Acreditada) http://www.lanacion.com.ar/356769 141) Ruptura en el bloque radical. Política. Pág. 16. Laura Serra (Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/356768 142) Maniobra para aumentar personal. Política. Pág. 17. María Fernanda Villosio (Redactora). http://www.lanacion.com.ar/356748 143) El patrimonio de los senadores. Editorial. Pág.. 24. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/356628 260
  • 262. Jueves 6 144) Se agrava la situación financiera: el FMI no envía los fondos esperados.. Tapa y Economía. http://www.lanacion.com.ar/357060 145) Se podrán sacar $ 1000 de una sola vez. Política. Pág. 8. http://www.lanacion.com.ar/357003 146) El PJ quiere llevar las medidas al Congreso. Política. Pág. 16. Martín Dinatale (Columnista) http://www.lanacion.com.ar/357010 147) El peronismo ya tiene el control de las dos cámaras legislativas. Política. Pág. 16 http://www.lanacion.com.ar/357011 148) "No habrá renuncia ni devaluación". Política. Pág. 15. http://www.lanacion.com.ar/356988 149) Darle un sentido al dolor actual. Editorial. Pág.. 26. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/356950 Viernes 7 150) Cavallo viajó de urgencia a EE.UU. para destrabar el envío de fondos.. Tapa y Economía. http://www.lanacion.com.ar/357280 151) Analizan en el peronismo un escenario sin De la Rúa. Tapa y Política.. Paola Juarez(Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/357281 261
  • 263. 152) De la Rúa retó en público a Cavallo. Política. Pág. 8. http://www.lanacion.com.ar/357288 153) Advertencia de legisladores peronistas. Política Pág. 9. http://www.lanacion.com.ar/357279 154) El Gobierno dice que Ruckauf promueve la renuncia de De la Rúa. Política Pág. 10. http://www.lanacion.com.ar/357335 155) La ley de acefalía daría paso a un proceso muy complejo. Política Pág.. 10. Adrián Ventura (Columnista). http://www.lanacion.com.ar/357336 156) La Argentina, país imprevisible Editorial. Pág.. 24. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/357164 Sábado 8 157) El FMI condiciona el desembolso de fondos a un mayor ajuste fiscal. Tapa y Economía. http://www.lanacion.com.ar/357592 158) El PJ no rompe el diálogo. Tapa y Política. http://www.lanacion.com.ar/357603 159) Tenso paso de Ruckauf por la Casa Rosada. Política. Pág. 8. Mariano Obarrio (Acreditado Casa Rosada) http://www.lanacion.com.ar/357602 160) Amenaza el PJ con convocar al Congreso a sesionar en verano. Política. Pág. 10. Laura Serra (Acreditada) http://www.lanacion.com.ar/357582 262
  • 264. 161) Los legisladores insisten en que no cobran en efectivo. Política. Pág. 12. http://www.lanacion.com.ar/357552 162) La crisis y el orden democrático. Editorial. Pág. 30. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/357508 Domingo 9 163) El Gobierno define hoy el ajuste y busca apoyo del PJ.. Tapa y Política http://www.lanacion.com.ar/357886 164) El acuerdo político o el abismo.. Tapa y Editorial /Política. José Claudio Escribano. http://www.lanacion.com.ar/357888 165) El PJ se prepara para resistir un ajuste. Política. Pág. 18. Paola Juarez (Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/357839 166) Dudas legislativas por el presupuesto. Política. Pág. 20. Laura Serra (Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/357859 167) Un escandaloso festejo del PJ pampeano. Política. Pág. 25. Flavio Frangolini (Corresponsal La Pampa) http://www.lanacion.com.ar/357849 168) El poder cede y el pueblo sufre: queda la nación. Opinión. Pág. 37. Mariano Grondona (Columnista) http://www.lanacion.com.ar/357781 169) Una tregua minutos antes del final. Opinión. Pág. 37. Joaquín Morales Sola (Columnista) 263
  • 265. http://www.lanacion.com.ar/357782 170) Oportunidades perdidas. Editorial. Pág. 36. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/357725 Lunes 10 171) Lanzan otro ajuste: suspenden beneficios para el sector privado.. Tapa y Economía. http://www.lanacion.com.ar/358169 172) En el PJ dicen que no avalarán más ajustes. Política. Pág. 8. http://www.lanacion.com.ar/358162 173) Debuta hoy el nuevo Senado. Política. Pág. 9 Gustavo Ybarra (Acreditado). http://www.lanacion.com.ar/358049 174) Camaño pretende asistencia perfecta. Política. Pág. 9. Laura Serra (Acreditada) http://www.lanacion.com.ar/358051 175) Hacia una argentina sustentable. Editorial. Pág. 16. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/358009 Martes 11 176) Fuertes presiones para lograr un acuerdo político. Tapa y Política. http://www.lanacion.com.ar/358485 177) El PJ pretende unificar su posición. Política. Pág. 8. http://www.lanacion.com.ar/358492 178)Rozas: "Hay poco margen para seguir haciendo ajustes". Política. Pág. 10. María Fernanda Villosio (Redactora). 264
  • 266. http://www.lanacion.com.ar/358459 179) El Senado revisaría decisiones. Política. Pág. 12 Gustavo Ybarra (Acreditado) http://www.lanacion.com.ar/358432 180) Legisladores irascibles. Editorial. Pág. 20. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/358325 Miércoles 12 181) Ruckauf tiene listo un drástico ajuste. Política. Pág. 6. http://www.lanacion.com.ar/358684 182) El Presidente pidió apoyo al PJ en privado. Política. Pág. 7. Paola Juarez(Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/358688 183) Cacerolazos y apagones de los comerciantes contra las medidas. Política. Pág. 7. María Eugenia Aguirre (Redactora) .Inicio cacerolazos. http://www.lanacion.com.ar/358706 184) El nuevo Senado, por el reajuste de sueldos. Política. Pág. 9 Gustavo Ybarra (Acreditado http://www.lanacion.com.ar/358703 185) Sin conciencia del alcance de la crisis. Editorial. Pág. 16. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/358555 Jueves 13 186) El PJ presentará un plan de reactivación. Tapa y Política. Pág. 6. Paola Juarez(Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/358908 265
  • 267. 187) Prorrogarán las sesiones extraordinarias. Política. Pág. 9. Martín Dinatale (Columnista) http://www.lanacion.com.ar/358913 188) El nuevo Senado comenzó con escándalo. Política. Pág. 11 Gustavo Ybarra (Acreditado) http://www.lanacion.com.ar/358919 189) Apagones, bocinazos y marchas dominaron la víspera del paro. Política. Pág. 12. http://www.lanacion.com.ar/358922 190) El peronismo, más duro en el Congreso. Política. Pág. 8. Laura Serra (Acreditada) http://www.lanacion.com.ar/358912 Viernes 14 191) El Gobierno estudia no pagar el aguinaldo en 2002. Tapa y Economía http://www.lanacion.com.ar/359208 192) Renuncia Marx y llega Kiguel para manejar el canje de deuda global. Economía Pág. 1. http://www.lanacion.com.ar/359187 193) Tibio respaldo de Menem a De la Rúa. Política. Pág. 6. Mariano Obarrio (Acreditado Casa Rosada) http://www.lanacion.com.ar/359133 194) Conflicto de poderes por las sesiones de verano del Congreso. Política. Pág. 10. http://www.lanacion.com.ar/359118 266
  • 268. 195) Los piquetes dificultaron el acceso a la Capital. Política. Pág. 11. Inicio de Piquetes. http://www.lanacion.com.ar/359196 196) Elevada adhesión a la huelga nacional. Política Pág. 11. http://www.lanacion.com.ar/359195 197) Qué se espera del nuevo Senado. Editorial. Pág. 22. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/359130 198) Quejas que no se pueden desoír. Editorial. Pág. 22. Bartolomé Mitre (Director). Referencia espontaneidad del cacerolazo. http://www.lanacion.com.ar/359127 199) La Alianza y el PJ rechazan los ajustes del presupuesto. Economía. Pág. 1. Laura Serra (Acreditada) http://www.lanacion.com.ar/359186 Sábado 15 200) Ampliarían por única vez el límite para extraer efectivo. Tapa y Economía Pág. 1. http://www.lanacion.com.ar/359485 201) Debate el Congreso el envío de tropas. Política Pág. 10. http://www.lanacion.com.ar/359485 202) El PJ saca provecho de las imprecisiones de la Constitución. Política Pág. 13. Adrián Ventura (Columnista). http://www.lanacion.com.ar/359455 203) Tensión en Rosario por intentos de saqueo en supermercados. Política Pág. 16. Ricardo Luque (Redactor). Inicio de saqueos. 267
  • 269. http://www.lanacion.com.ar/359433 204) El nuevo Senado mantiene las viejas mañas. Tapa y Política. http://www.lanacion.com.ar/359738 205) Los diputados perciben hasta $ 7700. Política Pág. 8. http://www.lanacion.com.ar/359721 206) Comisiones y personal, en la mira de lo que se viene. Política Pág. 8. http://www.lanacion.com.ar/359720 207) No eliminarán el aguinaldo en 2002. Política Pág. 9. http://www.lanacion.com.ar/359653 208) Ruckauf: "De la Rúa debe elegir con qué plan va a quedarse". Política. Pág. 10. Laura Serra (Acreditada) http://www.lanacion.com.ar/359700 209) Obligado, Carrefour entregó comida. Política Pág. 16 http://www.lanacion.com.ar/359713 210) Un historia de conjuras y desidias. Política Pág. 25. Joaquín Morales Sola (Columnista) http://www.lanacion.com.ar/359641 Lunes 17 211) Cavallo reclama bajar el gasto político. Política Pág. 5. Política. Pág. 16. Martín Rodríguez Yebra(Acreditado). http://www.lanacion.com.ar/360019 212) El peronista Puerta será dos días presidente. Política Pág. 6. http://www.lanacion.com.ar/359882 213) Más saqueos en comercios de Mendoza y de Entre Ríos. Política Pág. 8. http://www.lanacion.com.ar/359963 268
  • 270. 214) Despilfarro legislativo. Editorial. Pág. 22. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/359885 Martes 18 215) Prevén recortes por $ 9200 millones. Tapa y Política Pág. 8. http://www.lanacion.com.ar/360248 216) Economistas vaticinan un duro trámite legislativo. Política Pág. 8. http://www.lanacion.com.ar/360253 217) Esperan que la ley se apruebe en enero. Política Pág. 8 http://www.lanacion.com.ar/360254 218) El peronismo prevé una larga discusión. Política Pág. 9. http://www.lanacion.com.ar/360178 219) "No hagan un debate mediático". Política Pág. 9. http://www.lanacion.com.ar/360179 220) A Puerta le opacaron el debut como "presidente". Política Pág. 10. http://www.lanacion.com.ar/360207 221) Continuaron los intentos de saqueo. Política. Pág. 12. http://www.lanacion.com.ar/360236 222) Puerta promete ajustes en el nuevo Senado. Política. Pág. 13 Gustavo Ybarra (Acreditado) http://www.lanacion.com.ar/360117 223) Preservar el orden jurídico y social. Editorial. Pág. 22. Bartolomé Mitre (Director).. http://www.lanacion.com.ar/360113 269
  • 271. Miércoles 19 224) El comienzo de la solución pasa por el presupuesto. Editorial. Tapa y Política. José Claudio Escribano. http://www.lanacion.com.ar/360453 225) Diferencias en el PJ por el presupuesto. Política. Pág. 7. Laura Serra (Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/360460 226) Los detalles del proyecto oficial no convencieron a los economistas. Política. Pág. 7. http://www.lanacion.com.ar/360461 227) No se aprobaría durante este año. Política. Pág. 7. http://www.lanacion.com.ar/360463 228) Las voces en el Congreso. Política. Pág. 7. http://www.lanacion.com.ar/360463 229) El PJ derogaría las restricciones salariales. Política. Pág. 8 . Martín Rodríguez Yebra(Acreditado). http://www.lanacion.com.ar/360465 230) La UCR le pone límites al Gobierno. Política. Pág. 10. María Fernanda Villosio. http://www.lanacion.com.ar/360467 231) De la Rúa pidió a los ministros que eviten la palabra saqueo. Política. Pág. 12. http://www.lanacion.com.ar/360439 232) Saqueos y destrozos en San Miguel. Política. Pág. 12. 270
  • 272. http://www.lanacion.com.ar/360502 233) Una modalidad que golpeó el esquema de respuesta oficial a las protestas. Política. Pág. 12. Daniel Gallo. Modalidad del piquete. http://www.lanacion.com.ar/360442 234) El proyecto de presupuesto. Editorial. Pág. 20. Bartolomé Mitre (Director).. http://www.lanacion.com.ar/360395 235) El peronismo pone los límites. Tapa y Opinión. Pág. 13. Adrián Ventura (Columnista). http://www.lanacion.com.ar/360445 Jueves 20 236) Rige el estado de sitio después de los saqueos; renunció Cavallo. Tapa y Política. http://www.lanacion.com.ar/360753 237) Más cerca de una definición. Tapa y Política . Bartolomé De Vedia. http://www.lanacion.com.ar/360755 238) Cacerolazo, marchas e incidentes. Política. Pág. 6. http://www.lanacion.com.ar/360761 239) “Se vive un cuadro de conmoción”. Política. Pág. 6. http://www.lanacion.com.ar/360759 240) Hubo seis muertos por los saqueos. Política. Pág. 6. http://www.lanacion.com.ar/360765 241) Hubo saqueos y violencia en el conurbano. Política. Pág. 8- Alejandra Rey. http://www.lanacion.com.ar/360723 242) Ibarra: “Se puso el carro delante del caballo”. Política. Pág. 11. 271
  • 273. http://www.lanacion.com.ar/360685 243) Las calles porteñas, invadidas por el desborde popular. Política. Pág. 12. http://www.lanacion.com.ar/360733 244) Una tarde de miedo y de persianas bajas. Política. Pág. 11. http://www.lanacion.com.ar/360679 245) La CTA inició una huelga de 24 horas. Política. Pág. 12. http://www.lanacion.com.ar/360736 246) Amenazan con cancelar licencias de radio. Política. Pág. 14. http://www.lanacion.com.ar/360751 247) El estado de sitio, en su cuarta versión desde el regreso democrático. Política. Pág. 14. Adrián Ventura (Columnista). http://www.lanacion.com.ar/360745 248) Una medida sólo para casos excepcionales. Política. Pág. 14.. Daniel Sabsay (Opinión) http://www.lanacion.com.ar/360749 249). Revés del Gobierno en el Congreso. Política. Pág. 16. http://www.lanacion.com.ar/360738 250) Legisladores de la UCR quieren otro gabinete. Política. Pág. 16. María Fernanda Villosio. http://www.lanacion.com.ar/360741 251) En el PJ ya analizan quién reemplazaría al Presidente. Política. Pág. 16. Paola Juarez(Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/360739 252) Las Fuerzas Armadas no reprimirán los saqueos. Política. Pág. 16. Daniel Gallo. 272
  • 274. http://www.lanacion.com.ar/360742 253) Un hombre vehemente, carismático y con muchos adversarios. Política. Pág. 18. http://www.lanacion.com.ar/360769 254) Ante todo, frenar la violencia. Editorial. Pág. 24. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/360608 255) Sobrevivir en la crisis. Opinión. Pág. 25. Natalio Botana. http://www.lanacion.com.ar/360596 Viernes 21 256) Renunció De la Rúa: el peronista Puerta está a cargo del Poder Ejecutivo..Tapa y Política http://www.lanacion.com.ar/361035 257) La vigencia de un viejo estigma. Tapa y Política. Fernando Laborda. http://www.lanacion.com.ar/361032 258) Tres casos similares en la historia. Política. Pág. 4. http://www.lanacion.com.ar/361037 259) De la Rúa quiso culpar al PJ por su caída. Política . Pág. 5. Graciela Mochkofsky (Redacción). http://www.lanacion.com.ar/361006 260) De la Rúa pensó en cerrar los canales de TV. Política . Pág. 5 http://www.lanacion.com.ar/361007 261) El PJ llamará a elecciones anticipadas. Política. Pág. 6.Paola Juarez(Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/361042 273
  • 275. 262) Ante el dilema de la interna peronista. Política. Pág. 6. Martín Dinatale (Columnista) http://www.lanacion.com.ar/361044 263) La Asamblea Legislativa acepta hoy la renuncia de De la Rúa. Política. Pág. 7. Laura Serra (Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/361011 264) Los protagonistas. Política. Pág. 7. http://www.lanacion.com.ar/361010 265) Fue fiel a sí mismo hasta el último día. Política. Pág. 9. Santiago O`Donnell http://www.lanacion.com.ar/360925 266) Los legisladores creen que la mejor salida es una devaluación controlada. Política. Pág. 10. María Fernanda Villosio (Redactora). http://www.lanacion.com.ar/361027 267) Claves para entender el nuevo escenario. Política. Pág. 7 http://www.lanacion.com.ar/361012 268) Derogan los cupos para retirar fondos. Política. Pág. 10. Gustavo Ybarra (Acreditado) http://www.lanacion.com.ar/361030 269) Veintitrés muertos y miles de heridos. Política. Pág. 10. http://www.lanacion.com.ar/361034 270) Cinco muertos en una verdadera guerra. Política. Pág. 11. http://www.lanacion.com.ar/361013 271) El cacerolazo de la Argentina subterránea. Política. Pág. 12. Roberto Cortés Conde (Redacción) 274
  • 276. http://www.lanacion.com.ar/361018 272) La crisis, prioridad en la prensa mundial. Política. Pág. 18 http://www.lanacion.com.ar/360992 273) Cavallo, de salvador a enemigo del pueblo. Política. Pág. 16. Jorge Oviedo. http://www.lanacion.com.ar/361025 274) El país necesita una autoridad. Editorial. Pág. 24. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/360959 275) La violencia, siempre injustificable. Editorial. Pág. 24. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/360957 276) Los políticos y el pueblo. Opinión. Pág. 25. Sylvina Walger. http://www.lanacion.com.ar/360862 Sábado 22 277) Rodríguez Saá asume hoy como presidente interino hasta marzo.. Tapa y Política. http://www.lanacion.com.ar/361315 278) El PJ vacila entre la responsabilidad y la incompetencia. Tapa y Política.. Joaquín Morales Sola (Columnista) http://www.lanacion.com.ar/361312 279) Rodríguez Saá asume la Presidencia. Política. Pág. 6. Laura Serra (Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/361332 280) "El nuevo plan tendrá absoluta coherencia". Política. Pág. 6. 275
  • 277. http://www.lanacion.com.ar/361335 281) El PJ evita la desgastante puja interna con los lemas. Política. Pág. 6. Martín Rodríguez Yebra(Acreditado). http://www.lanacion.com.ar/361333 282) Un sistema electoral complejo y dudoso. Política Pág. 9. Adrián Ventura (Columnista). http://www.lanacion.com.ar/361334 283) El fugaz día de Puerta como presidente. Política Pág. 10. http://www.lanacion.com.ar/361337 284) El día en que el peronismo regresó al poder. Tapa y Política. Paola Juarez(Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/361314 285) El radicalismo y el Frepaso rechazan la ley de lemas para las elecciones. Política. Pagina 9. María Fernanda Villosio (Redactora) http://www.lanacion.com.ar/361341 286) Suman 26 los muertos en todo el país. Política . Pág. 16. http://www.lanacion.com.ar/361299 287) El futuro institucional. Editorial. Pág. 22. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/361343 Domingo 23 288) Rodríguez Saá no pudo asumir; duro debate por la ley de lemas. Tapa y Política. http://www.lanacion.com.ar/361570 289) Designarán hoy al nuevo presidente. Política. Pág.. 5 http://www.lanacion.com.ar/361580 276
  • 278. 290) El PJ avanzó sin acuerdo en la Asamblea. Política. Pág. 8 . Martín Rodríguez Yebra(Acreditado). http://www.lanacion.com.ar/361581 291) La oposición se agrupó para rechazar la ley de lemas. Política. Pág. 8. Ahora la oposición es la Alianza. (Interesante para comentar) http://www.lanacion.com.ar/361583 292) Un presidente se fue y la crisis no concluyó. Opinión. Pág. 25. Joaquín Morales Sola (Columnista). http://www.lanacion.com.ar/361457 293) Hacia la restauración del orden. Editorial. Pág. 24. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/361552 294) El cacerolazo, la nueva forma de fiscalizar. Política. Pág.. 16. Santiago O´Donnell (Redacción). http://www.lanacion.com.ar/361507 Lunes 24 295) Asumió Rodríguez Saá y suspendió el pago de toda la deuda externa. Tapa y Política . http://www.lanacion.com.ar/361507 296) "Voy a poner la Argentina en orden". Tapa y Política. http://www.lanacion.com.ar/361788 297) La cesación de pagos es siempre dolorosa. Tapa y Política. Jorge Oviedo (Redacción). http://www.lanacion.com.ar/361790 277
  • 279. 298) Demasiadas incógnitas al acecho. Política. Pág. 6. Martín Dinatale (Columnista). http://www.lanacion.com.ar/361800 299) "Vamos a crear un millón de empleos". Política. Pág. 6. http://www.lanacion.com.ar/361801 300) Jura peronista sin Menem ni Duhalde. Política. Pág. 7. http://www.lanacion.com.ar/361824 301) El Congreso proclamó al nuevo presidente. Política. Pág. 9.Laura Serra (Acreditada) http://www.lanacion.com.ar/361749 302) El PJ ganó con el voto de cavallistas y bussistas. Política. Pág. 9. Martín Rodríguez Yebra (Acreditado). http://www.lanacion.com.ar/361750 303) La batalla de la historia versus el sueño. Política. Pág. 10. http://www.lanacion.com.ar/361784 304) Cómo será la votación de un régimen de lemas. Política. Pág. 10. Adrián Ventura (Columnista). http://www.lanacion.com.ar/361785 305) Rozas confirmó su deseo de competir por la Presidencia. Política. Pág. 11. María Fernanda Villosio. http://www.lanacion.com.ar/361809 Artículos anexados al corpus con posterioridad 306) Eliminar las listas sábana. Editorial. 1 de noviembre de 2001. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=349077 278
  • 280. 307) Se abre una nueva oportunidad. Editorial. 3 de noviembre de 2001. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=348222 308) El ataque a la comunicación. Editorial. 5 de noviembre de 2001. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=348841 309) Lavado de dinero: rigor e idoneidad. Editorial. 6 de noviembre de 2001. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=349077 310) Por un país mejor. Editorial. 9 de noviembre de 2001. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=349802 311) Dinamismo federal desvirtuado. Editorial. 10 de noviembre de 2001. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=350122 312) Menem y su pedido de excarcelación. Editorial. 13 de noviembre de 2001. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=350916 313) Por un orden político diferente. Editorial. 14 de noviembre de 2001. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=351159 314) La crisis y el área social. Editorial. 15 de noviembre de 2001. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=351407 315) El proceso a Menem. Editorial. 22 de noviembre de 2001. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=353291 316) El compromiso de la dirigencia. Editorial. 20 de noviembre de 2001. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=352833 317) El país y la dirigencia sindical. Editorial. 21 de noviembre de 2001. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=353095 318) Reacciones ante un editorial. Editorial. 23 de noviembre de 2001. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=353527 279
  • 281. 319) El incumplimiento del déficit 0. Editorial. 23 de noviembre de 2001. 320). Ley de promoción de carnes. Editorial 24 de noviembre http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=353526 321) La reforma que el país espera. Editorial. 28 de noviembre de 2001. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=354797 Artículos utilizados para realizar las entrevistas 5) “Para hacer más de los mismo no cuenten con nosotros”. Política. Pág. 12. Martín Dinatale (Columnista) http://www.lanacion.com.ar/348068 6) Senado: No a la expansión del gasto. Editorial. Pág. 20. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/347952 27) Ruckauf: "Este es el peor gobierno de la historia". Política. Pág. 12. http://www.lanacion.com.ar/350446 31) Duhalde vaticina conflictos sociales. Política. Pág. 9. http://www.lanacion.com.ar/350826 48) "Será grave que el PJ no presida el Senado". Política Pág. 10. Entrevista. Paola Juarez(Acreditada). http://www.lanacion.com.ar/352349 49) "Vienen épocas de convulsión". Política Pág. 11 http://www.lanacion.com.ar/352361 50) El estilo del presidente. Editorial. Pág. 24.Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/352247 280
  • 282. 67) "Soy la solución para la Argentina". Política Pág. 7. Entrevista. Paola Juarez(Acreditada) http://www.lanacion.com.ar/353558 163) El Gobierno define hoy el ajuste y busca apoyo del PJ.. Tapa y Política http://www.lanacion.com.ar/357886 164) El acuerdo político o el abismo.. Tapa y Editorial /Política. José Claudio Escribano. http://www.lanacion.com.ar/357888 169) Una tregua minutos antes del final. Opinión. Pág. 37. Joaquín Morales Sola (Columnista) http://www.lanacion.com.ar/357782 170) Oportunidades perdidas. Editorial. Pág. 36. Bartolomé Mitre (Director). http://www.lanacion.com.ar/357725 Otros artículos de interés • En parque norte. http://www.lanacion.com.ar/353072. 21 de noviembre. • La UIA reclamó estímulos para aumentar el consumo. 21 de noviembre. http://www.lanacion.com.ar/353055 • Severas críticas del ministro Dumón a Moyano y a LA NACION. Política. Pág 10. 22 de noviembre de 2001. http://www.lanacion.com.ar/353370 • Seis muertos y decenas de heridos en una jornada de conmoción social. 19 de diciembre de 2001 http://www.lanacion.com.ar/360515 • El 70% de las comunas debe los sueldos. Política Pág 11. 26 de diciembre de 2001. http://www.lanacion.com.ar/362006. 281
  • 283. • De la Rúa cree en una conspiración. Abril de 2002. Primera mención por parte del oficialismo al complot. http://www.lanacion.com.ar/385743 282
  • 284. AGRADECIMIENTOS 283
  • 285. ALGUNOS AGRADECIMIENTOS A mis padres por el apoyo permanente de tantos años de estudio y por enseñarme que todo es posible con el esfuerzo. Por dejarme elegir y ser libre. A mi madre por los mates cada 45´ en épocas de parcial y tantas cenas a las 12 de la noche después de la llegada de algún práctico. Por continuar de pie pese a las innumerables adversidades que nos tocaron pasar y decirme que “no esperara de los otros lo que yo no hiciera por mí”. A mi padre por su intención de que sólo me preocupase por el estudio. Para que festeje desde algún lugar como lo hacía siempre. A mi mujer y mis hijos por hacerme feliz la mayor cantidad de tiempo que mi cabeza se los permite. Por confiar en mí, darme una nueva familia, entenderme y acompañarme en estos años que duró la investigación. A mi hermano por hacerme reír y enojar. A los compañeros de la facultad que se convirtieron en amigos y a los amigos de la vida que me acompañaron durante todos estos años. Al “pseudo grupo” (en especial a las correcciones de Javo), Adrián, Pablo, Luchito, Carlos y Gonza, y los madrynenses que estuvieron en los momentos buenos pero especialmente en los más duros. A Eduardo Arnold, amigo de mi padre, que me permitió trabajar y me cedió muchas horas para que terminara ETER y la facultad. A María Julia que es más que una psicóloga y me insistió en cada sesión para que “focalizara” en la tesis. 284
  • 286. A muchos profesores que hacen que uno sienta orgullo por decir que estudió en la Universidad de Buenos Aires. A Dalia Szulik porque dirigió esta tesina y el largo trabajo que implicó. Porque le dió un ordenamiento y me alentó a que confiara en mis análisis. 285