LA LECTURA 
La lectura es la práctica más importante para el estudio. En las asignaturas de letras, la lectura ocupa el 90...
1.- La lectura ocupa el 90 % del tiempo en: 
a) El estudio personal. 
b) En asignaturas de ciencias. 
c) En asignaturas de...
b) Una lectura superficial. 
c) Una lectura de distracción. 
EL ESTUDIO 
Para algunas personas el estudio consiste en esta...
Para conseguir los objetivos del curso no basta con conocer las técnicas descritas, es necesario ponerlas en 
práctica seg...
b) La motivación. 
c) Las técnicas de estudio. 
RESPONSABILIDAD 
Al elegir la columna izquierda del tema anterior, me has ...
Ya tienes las ideas claras; pero ¿quieres educarte en la responsabilidad? 
Ejercítate frecuentemente en: 
* Pensar, antes ...
c) Responde a las llamadas. 
3.- No es responsable el: 
a) Decidir libremente. 
b) Actuar ciegamente. 
c) Comprometerse co...
b) No tiene fallos. 
c) No es una máquina. 
7.- Una de estas características no es de responsabilidad: 
a) Pensar antes de...
a) Se escusan los fallos. 
b) Se rectifican los actos malos. 
c) Se reparan los daños causados. 
INTRODUCCIÓN a Valores Hu...
Te has decidido por los valores permanentes y propios de toda persona humana. La conquista de estos 
valores tiene que ser...
padecieron en la vasta Troya griegos y troyanos por la voluntad de los dioses, y conocemos también todo 
cuánto ocurre en ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La lectura alvaro

279 visualizaciones

Publicado el

LECTURA

Publicado en: Internet
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
279
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La lectura alvaro

  1. 1. LA LECTURA La lectura es la práctica más importante para el estudio. En las asignaturas de letras, la lectura ocupa el 90 % del tiempo dedicado al estudio personal. Mediante la lectura se adquiere la mayor parte de los conocimientos y por tanto influye mucho en la formación intelectual. Mediante la lectura se reconocen las palabras, se capta el pensamiento del autor y se contrasta con el propio pensamiento de forma crítica. De alguna forma se establece un diálogo con el autor. Laín Entralgo definió la lectura como "silencioso coloquio del lector con el autor". Se pueden distinguir tres clases de lecturas: una de distracción, poco profunda, en la que interesa el argumento pero no el fijar los conocimientos; otra lectura es la informativa, con la que se pretende tener una visión general del tema, e incluso de un libro entero; y por fin, la lectura de estudio o formativa, que es la más lenta y profunda y pretende comprender un tema determinado. Los dos factores de la lectura son la velocidad y la comprensión. La velocidad es el número de palabras que se leen en un minuto y suele ser de 200 a 250 en un estudiante normal. La comprensión se puede medir mediante una prueba objetiva aplicada inmediatamente después de hacer la lectura. Se suele medir de 0 a 10, y suele ser de 6 a 7 en una lectura normal. Es necesario que se evite siempre la lectura mecánica, es decir, sin comprensión y se ponga esfuerzo por leer todo lo deprisa que se pueda y asimilando el mayor número de conocimientos posibles. Con esto se aumenta la concentración y mejora la velocidad de lectura sin bajar la comprensión. Si se quiere conseguir una gran velocidad de lectura, doblando o triplicando la velocidad actual sin bajar la comprensión, se debería hacer un curso de lectura rápida, que mediante un entrenamiento específico se puede conseguir una gran velocidad, como la alcanzada por el presidente Kennedy que llegaba a las 1200 palabras por minuto. Antes de empezar a estudiar una lección es conveniente hacer una exploración, es decir, observarla por encima, viendo de qué tratan las distintas preguntas, los dibujos, los esquemas, las fotografías, etc. De esta forma se tiene una idea general del tema. El segundo paso sería hacerse preguntas de lo que se sabe en relación al tema y tratar de responderlas. Así se enlazan los conocimientos anteriores con los nuevos.
  2. 2. 1.- La lectura ocupa el 90 % del tiempo en: a) El estudio personal. b) En asignaturas de ciencias. c) En asignaturas de letras. 2.- La visión general del tema se consigue con: a) La lectura informativa. b) La lectura de distracción. c) La lectura de estudio. 3.- La lectura más lenta y profunda es: a) La informativa. b) La de distracción. c) La de estudio. 4.- La lectura sin comprensión se llama: a) Mecánica. b) De distracción. c) Poco satisfactoria. 5.- El mirar por encima una lección es: a) Una exploración.
  3. 3. b) Una lectura superficial. c) Una lectura de distracción. EL ESTUDIO Para algunas personas el estudio consiste en estar matriculado en un colegio y asistir a unas clases. Pero estudiar es algo más, es aprender una serie de conocimientos ejercitando la inteligencia, la memoria, la voluntad, la capacidad de análisis, de síntesis, de relacionar, etc. En el diccionario encontramos que estudiar es "ejercitar el entendimiento para alcanzar o comprender una cosa". Para estudiar bien y alcanzar el éxito escolar son necesarias tres cosas: poder, querer y saber estudiar. Poder estudiar es tener inteligencia y el resto de facultades humanas. Es indudable que la inteligencia se relaciona mucho con el éxito escolar. En igualdad de condiciones un alumno "inteligente" obtiene mejores notas que sus compañeros. El querer estudiar es tener el deseo y la determinación de adquirir unos conocimientos. Hay estudiantes que con una inteligencia normal consiguen buenos resultados a base de esfuerzo personal y dedicar el tiempo necesario. Tan importante o más que la inteligencia es la motivación o el querer estudiar. Muchos alumnos fracasan no por falta de inteligencia sino por desinterés, por apatía, por dejar el trabajo para el último momento, es decir, por falta de motivación. El saber estudiar es el tercer factor importante para alcanzar buenos rendimientos. Puede ocurrir que un alumno tenga la inteligencia suficiente y dedique bastante tiempo al estudio, pero los resultados son bajos e incluso fracasa. Probablemente se debe a que emplea unas malas técnicas de estudio. De ahí el desfase entre trabajo y rendimiento. Además de estos factores importantes hay otros como el tener los conocimientos previos bien asimilados, dedicar el tiempo suficiente al estudio y utilizar los instrumentos adecuados, como libros de texto, diccionarios, atlas, etc. Podemos hacer poco para mejorar la inteligencia, pero si podemos mejorar la motivación y sobre todo las técnicas de estudio. En este curso se estudiarán las técnicas generales que han sido contrastadas por la experiencia o por los conocimientos teóricos y experimentales de la Pedagogía y la Psicología. En concreto se tratarán estos temas: la lectura, el subrayado, el cuadro sinóptico, el esquema, la forma de tomar apuntes, la preparación de exámenes, la elaboración de trabajos y otras técnicas como confección de murales, teatro leído y debates.
  4. 4. Para conseguir los objetivos del curso no basta con conocer las técnicas descritas, es necesario ponerlas en práctica según convenga en cada momento. La combinación entre la teoría y la práctica hará que mejore el rendimiento académico. 1.- El estudio consiste en: a) Estar matriculado en un colegio. b) Asistir a unas clases. c) Aprender una serie de conocimientos. 2.- El tener inteligencia y facultades es: a) El poder estudiar. b) El querer estudiar. c) El saber estudiar. 3.- El querer estudiar es lo mismo que: a) La motivación. b) La inteligencia. c) Las técnicas de estudio. 4.- El tercer factor importante en el estudio es: a) Poder estudiar. b) Saber estudiar. c) Querer estudiar. 5.- Podemos hacer poco para mejorar: a) La inteligencia.
  5. 5. b) La motivación. c) Las técnicas de estudio. RESPONSABILIDAD Al elegir la columna izquierda del tema anterior, me has demostrado que quieres ser responsable. Tienes deseos de prepararte para el futuro. Yo, tu amigo Ordenador, no puedo ser responsable. Soy una máquina que actúa ciegamente. Si alguna vez te fallo, no me hagas responsable. No tengo conciencia de mis actos. Quiero decir que ni pienso las decisiones ni soy libre para elegirlas ni para ejecutarlas. Tú, si. Y porque eres libre e inteligente, puedes progresar en la virtud de la "responsabilidad". ¿Quieres saber por qué? Primero quiero explicarte qué es responsabilidad. Una persona es responsable, cuando carga con las consecuencias de sus propios actos. Cuando responde de las decisiones que toma personalmente o de las que acepta venidas de otros. Responsable es el que se compromete, hasta las últimas consecuencias, con las decisiones de su libertad. Es usar la libertad pensando de antemano lo que pueda sobrevenir. Es pensar antes de actuar y atenerse a lo que suceda. Es responder de los propios actos. Todo esto se puede resumir en estas palabras: "Pensar" antes de actuar. "Prever" las consecuencias. "Decidir" libremente. "Comprometerse" con lo decidido. "Responder". La responsabilidad modera las fluctuaciones de la libertad. La persona responsable decide teniendo en cuenta el deber; la irresponsable, en cambio, decide a impulsos de lo que le apetece o le disgusta. El primero usa la cabeza; el segundo los instintos. El responsable da respuesta de sus actos. ¿Ante quién? Ante su propia conciencia. Ante sus padres, hermanos, amigos, compañeros. Ante su profesor. Ante las autoridades. Ante la sociedad. Ante Dios, si es creyente. Según cada caso.
  6. 6. Ya tienes las ideas claras; pero ¿quieres educarte en la responsabilidad? Ejercítate frecuentemente en: * Pensar, antes de actuar, las consecuencias. * Consultar las decisiones a tomar con quien debes. * Pedir consejo a las personas competentes. * Cumplir los encargos y dar cuenta de ellos. * No culpar a los demás de lo que tú has hecho mal. * Ser valiente para reconocer tus fallos ante quien debes. * Rectificar inmediatamente los actos mal hechos. * Reparar los daños que hayas causado. Actúa siempre así y, sin darte cuenta, irás avanzando en Responsabilidad. Es virtud fundamental en la personalidad de cualquier hombre o mujer. El irresponsable es el que o no piensa o no prevé o no decide o no se compromete o no responde. Puede ser todo a la vez. ¡Una desgracia! Don Samuel Valero PRUEBA DE COMPRENSIÓN INTERACTIVA 1.- El Ordenador no puede ser responsable porque: a) Es una máquina. b) Tiene fallos. c) No piensa las decisiones ni es libre para elegirlas. 2.- Una persona es responsable cuando: a) Carga con las consecuencias de sus actos. b) Conoce la moral.
  7. 7. c) Responde a las llamadas. 3.- No es responsable el: a) Decidir libremente. b) Actuar ciegamente. c) Comprometerse con lo decidido. 4.- La persona responsable: a) Decide teniendo en cuenta su deber. b) Tiene fluctuaciones. c) Hace lo que le apetece. 5.- Se mejora en responsabilidad cuando: a) No se pide consejo. b) Se echan las culpas a los demás. c) Se piensa en las consecuencias antes de actuar. 6.- La persona puede progresar en responsabilidad porque: a) Es libre e inteligente.
  8. 8. b) No tiene fallos. c) No es una máquina. 7.- Una de estas características no es de responsabilidad: a) Pensar antes de actuar. b) Prever las consecuencias. c) Responder a las invitaciones de los demás. 8.- La responsabilidad hace de moderador en: a) La inteligencia. b) La libertad. c) Las pasiones. 9.- Se dice que el irresponsable usa: a) La cabeza. b) El corazón. c) El estómago. 10.- No se gana en responsabilidad cuando:
  9. 9. a) Se escusan los fallos. b) Se rectifican los actos malos. c) Se reparan los daños causados. INTRODUCCIÓN a Valores Humanos Yo soy un Ordenador. Me pongo con mayúscula, porque me gustaría ser persona como tú para poder hablar contigo. Digo que soy un Ordenador y no puedo ser más que un Ordenador. Y nada sería, si no me hubiera creado un ingeniero electrónico y alguien me hubiera instalado un sistema operativo y un programa. Es decir que me han creado, y tengo que ser aquello para lo que me han hecho. No puedo ser otro, ni perfeccionarme por mi mismo. Tú, en cambio, eres una persona humana. Y, aunque tenemos en común que también a ti te han creado, las diferencias entre tú y yo son abismales. ¿Sabrías decirme en qué consiste tu superioridad? A ti te han creado "inteligente" y "libre"; capaz de conocer, de razonar, de tomar decisiones por ti mismo. Este es tu ser que no puedes cambiar: siempre serás persona. Pero, por ser persona, tienes infinitas posibilidades de perfeccionarte ¡o de deteriorarte! Quiero decir que en tus manos está la decisión de "elegir tu propia manera de ser". Puedes elegir entre ser: Responsable o ......Irresponsable Amigo........o.......Enemigo Leal.........o.......Traidor Fuerte.......o.......Débil Constante....o.......Voluble Obediente....o.......Rebelde Sereno.......o.......Nervioso Sincero......o.......Hipócrita Sencillo.....o.......Amanerado Ordenado.....o.......Caótico Comprensivo..o.......Intolerante Trabajador...o.......Perezoso Sobrio.......o.......Borracho Generoso.....o.......Egoísta Justo........o.......Injusto Prudente.....o.......Atolondrado Audaz........o.......Timorato Pudoroso.....o.......Grosero Alegre.......o.......Triste Vuelve a leer la columna de la izquierda. Lee ahora la de la derecha. Estás en disposición de elegir. ¿Por cuál te decides? Si has elegido la columna de la izquierda, sigue con el programa. Quiero ayudarte a ser un hombre cabal.
  10. 10. Te has decidido por los valores permanentes y propios de toda persona humana. La conquista de estos valores tiene que ser la razón de todos tus esfuerzos. En definitiva, se trata de alcanzar la plenitud de tu personalidad. Debo advertirte que avanzar en una de estas virtudes es avanzar en otras muchas. No existen solas; se interrelacionan. Unas se apoyan en otras. ¡Adelante, que vale la pena! Si has elegido para ti la columna de la derecha, apaga el ordenador; pero te diré que eres un loco o un tonto o un monstruo. ¡Pobre humanidad! ODISEA Apenas el sol se puso y sobrevino la oscuridad, Circe me cogió de la mano, me hizo sentar separadamente de los compañeros y, acomodándose cerca de mí, me preguntó cuanto me había ocurrido; y yo se lo conté por su orden. Entonces me dijo estas palabras: -Oye ahora lo que voy a decir y un dios en persona te lo recordará más tarde: llegarás primero a las sirenas, que encantan a cuantos hombres van a su encuentro. Aquel que imprudentemente se acerca a ellas y oye su voz, ya no vuelve a ver a su esposa ni a sus hijos rodeándole, llenos de júbilo, cuando torna a su hogar; las sirenas le hechizan con el sonoro canto, sentadas en una pradera en el centro de un enorme montón de huesos de hombres putrefactos cuya piel se va consumiendo. Pasa de largo y tapa las orejas de tus compañeros con cera blanca, mas si tú deseas oírlas, haz que te aten los pies y manos a la parte inferior del mástil, y que las sogas se liguen a él: así podrás deleitarte escuchando a las sirenas. Y en caso de que supliques o mandes a los compañeros que te suelten, atente con más lazos todavía. Así dijo; y al punto apareció la Aurora, de áureo trono. La divina entre las diosas se internó en la isla, y yo, encaminándome al bajel, ordené a mis compañeros que subieran a la nave y desataran las amarras. Embarcáronse acto seguido y, sentándose por orden en los bancos, comenzaron a batir con los remos el espumoso mar. Por detrás de la nave de azulada proa soplaba próspero viento que henchía la vela; buen compañero que nos mandó Circe, la de lindas trenzas, deidad poderosa, dotada de voz. Colocados los aparejos cada uno en su sitio, nos sentamos en la nave, que era conducida por el viento y el piloto. Entonces alcé la voz a mis compañeros, con el corazón triste, y les hablé de este modo: -¡Oh amigos! No conviene que sean únicamente uno o dos quienes conozcan los vaticinios que me reveló Circe, la divina entre las diosas; y os los voy a contar para que, sabedores de ellos, o muramos o nos salvemos, librándonos de la Parca. Nos ordena lo primero rehuir la voz de las divinales sirenas y el florido prado en que éstas habitan. Sólo yo debo oírlas; pero atadme con fuertes lazos, en pie y arrimado a la parte inferior del mástil para que me esté allí sin moverme. Y en el caso de que os ruegue o mande que me soltéis, atadme con más lazos todavía. Mientras hablaba, la nave llegó muy presto a la isla de las sirenas, pues la empujaba un viento favorable. Desde aquel instante echose el viento y reinó sosegada calma, pues algún numen adormeció las olas. Levantáronse mis compañeros, amainaron las velas y pusiérolas en la nave; y, habiéndose sentado nuevamente en los bancos, emblanquecían el agua, agitándola con los remos de pulimentado abeto. Tomé al instante un gran pan de cera y lo partí con el agudo bronce en pedacitos, que me puse luego a apretar con mis robustas manos. Pronto se calentó la cera, porque hubo de ceder a la gran fuerza y a los rayos del soberano Sol, y fui tapando con ella los oídos de todos los compañeros. Atáronme éstos en la nave, de pies y manos, derecho y arrimado a la parte inferior del mástil; ligaron las sogas al mismo; y, sentándose en los bancos, tornaron a batir con los remos el espumoso mar. Hicimos andar la nave muy rápidamente, y, al hallarnos tan cerca de la orilla que allá pudieran llegar nuestras voces, no les pasó inadvertido a las sirenas que la ligera embarcación navegaba a poca distancia y empezaron un sonoro canto. -¡Ea, célebre Odiseo, gloria insigne de los aqueos! Acércate y detén la nave para que oigas nuestra voz. Nadie ha pasado en su negro bajel sin que oyera la suave voz que fluye de nuestra boca, sino que se van todos, después de recrearse con ella, sabiendo más que antes, pues sabemos cuántas fatigas
  11. 11. padecieron en la vasta Troya griegos y troyanos por la voluntad de los dioses, y conocemos también todo cuánto ocurre en la fértil tierra. Esto dijeron con su hermosa voz. Sintióse mi corazón con ganas de oírlas, y moví las cejas, mandando a los compañeros que me desatasen; pero todos se inclinaron y se pusieron a remar. Y, levantándose al punto Perimedes y Euríloco, atáronme con nuevos lazos, que me sujetaban más reciamente. Cuando dejamos atrás las sirenas y ni su voz ni su canto se oían ya, quitáronse mis fieles compañeros la cera con que había yo tapado sus oídos y me soltaron las ligaduras. HOMERO. Odisea

×