SUBLIME E IMPERECEDERO
VERSOS, ACRÓSTICOS Y BUENAS HISTORIAS
Iván S. Arenas V.
2
Título: Sublime e Imperecedero
Subtítulo: Versos, Acrósticos y Buenas Historias
Autor: Iván Sergio Arenas Vargas
La Vict...
3
Dedicatoria
Al poco tiempo de nacer, me llevaron a vivir para la
hacienda de mis tíos paternos, situada en los preciosos...
4
donde podía escuchar, la preciosa bagatela Para Elisa del
compositor alemán Ludwin van Beethoven, a los cinco años
de ed...
5
Prólogo
Tengo el agrado y la responsabilidad de poder expresar
unas palabras que permitan describir la obra de Iván Serg...
6
la historia trágica de Calisto y Melibea. Iván trata de ser es-
pecífico, conserva lo exquisito, lo que gusta a todos po...
7
Quien soy
La Victoria ciudad heroica me vio nacer
en la querida Venezuela de mi corazón,
la Herpetología y los Bomberos ...
8
obra. El caminante sobre el mar de nubes, donde podemos
apreciar un viajero que se encuentra de espalda mirando un
paisa...
9
Amor Imperecedero
Mis recuerdos imperecederos
Inefable lo que siento,
Ahora confieso el amor que llevo adentro;
Mirarte ...
10
y canciones. Las historias sentimentales son infinitas, por
ejemplo quien fue mi amigo y maestro en la Herpetología
doc...
11
La Tigra Mariposa
Siete colores hermosos
acechando con cautela
el ofidio venenoso,
que se llama Venezuela.
Habita en se...
12
Ya con versos me despido
y tengan todos presente,
si penetran en la selva;
cuidado con la muerte.
El poema La Tigra Mar...
13
de versos que yo realizaba desde el año 1983, él se mostró
entusiasmado con mis trabajos y me pide que le dedique los
p...
14
conversaciones se hacían más interesantes cuando sonaba
el tradicional joropo. Nosotros tuvimos la oportunidad de visi-...
15
Salir y Verte
Iluminas mi vida
Radiante amor hasta la muerte,
Inspirarme en ti es mi alegría
Salir y verte es mi suerte...
16
es inevitable escribir, de esta forma podemos plasmar los
sentimientos. En el año de 1983 dediqué estos versos, a mi
no...
17
Bienvenida
Grato tu nacimiento
Es alegría para la vida,
Reina de mi cuento
Ahora eres la fantasía,
Linda princesa que b...
18
pude dormir y comencé el acróstico que finalicé al amane-
cer. La alegría de una hija a nuestro hogar, fue el motivo de...
19
Amiga de Siempre
Muy hermosa y cariñosa
A pesar del tiempo y la distancia,
Reina y amiga de siempre
Estas presente en m...
20
había luz, me encontraba solo únicamente iluminado por un
cielo estrellado, al poco tiempo salieron todos mis compañe-
...
21
De Azul Verdadero…
Bomberos, apagar fuego es la misión
Olvidando peligros rechazando recompensas,
Modestos héroes de az...
22
que se visten de azul verdadero. Pensando en el ayer expe-
rimentaba las mejores recompensas de mi vida, recuerdo
rostr...
23
A Brasil
Brindando buenos partidos
Recuerdo su fútbol también la historia,
América los tendrá en la memoria,
Si pierde ...
24
dedicada al scratch brasileño, la magia del equipo que es-
tará en nuestro sueño.
En la madrugada de ese día tuve un su...
25
Ensueño
Necesito estar a tu lado
Olvidarte es pecado,
Recordarte sería ensueño
Enamorarme no puedo;
Linda mujer de fáci...
26
poder vencer los rencores, solo debemos recordar los bue-
nos momentos, al obsequiarle los versos y bromear nos reí-
mo...
27
Soñadora
Eliana en mi pensamiento, Eliana una ilusión
Lucero de la noche que alumbras mi inspiración;
Inesperada prince...
28
concentrarme en el acróstico y la magia de Soñadora, unos
de mis versos más preciados por su propuesta imaginativa.
Ivá...
29
Lucero
Keila bonita te obsequio rosas
Eres la joven tierna, eres la más hermosa,
Inmaculada mujer eres mi gran amor,
Lu...
30
relación y guiarlos por caminos distintos, quedando tan solo
este recuerdo que al parecer durará mucho tiempo.
Iván Are...
31
Momentos
Tuve un sueño de poder volar
Inolvidables aquellos momentos,
Bailando y riendo al caminar
Imborrable dama de m...
32
pude encontrarlos un mes de noviembre de 2013 cuando la
luna se encontraba en menguante y días antes había pasa-
do el ...
33
05 de enero del año 1983, nos hicimos novios para alegría
de Tibi. Al poco tiempo, el noviazgo se convirtió en una his-...
34
marcharnos, ese día llegué algo cansado a mi hogar, al
dormir tuve un sueño confuso, me encontraba en una iglesia
con a...
35
Amor de un Cuento
Futuro incierto amor de un cuento,
Ayer contemplaba la noche
No supe que pasaba el tiempo,
No pude ev...
36
mientras conversamos tomé la pluma para realizar, unos
versos que finalicé en cinco minutos, ella al leerlo se sonrió,
...
37
La Razón
Calmaste mi locura
Ahora falta el corazón,
Reír contigo fue la cura
Mi adorable inspiración;
Eres dulce medici...
38
trabajo, ella sin que yo me diera cuenta y en el límite de lo
permitido, dio a conocer los resultados satisfactorios, d...
39
La Gloria y los Desheredados
Gloria que solo buscas a los muertos
y nunca a los desheredados,
que viven aguardándote co...
40
El triste Beethoven, Chopin el doliente
y otros más…
bajo la tristeza de un cielo nublado,
te dieron sus sueños pálidos...
41
con versos, poemas y hasta canciones, lo extraño es que
Pepe no tenía tanta habilidad para realizar estos trabajos y
mi...
42
pulmonía en un campo de refugiados, esto originó secuelas
irreparables en sus pulmones, siendo más tarde la principal
c...
43
separados, fue buena ya que pasa el tiempo, Pepe hace su
vida y la madurez enseña a rectificar, a ser tolerantes a de-
...
44
cipreses, trémulos, salterios, se refiere a unas especies de
pinos que parecieran temblar, al rezar algún coro de salmo...
45
Las Aventuras de Pepito
Una historia real escrita por José Arenas Gallardo refle-
jando una vida de dificultades y aven...
46
gran atractivo para las mujeres, pues me llevaba a casa de
unas y otras de la cual destaco una actriz o cantante de la
...
47
cerca de la Plaza de Cataluña y una noche estos bombarde-
os derriban el edificio del frente, pasando el susto de mi vi...
48
subían a la provincia catalana., mi papá se comunicó con mi
madre que estaba embarazada de mi segunda hermana
Elena y l...
49
correspondía, no se cuantos meses pasaron entre verdes y
maduras donde pesqué una pulmonía que hasta el día de
hoy las ...
50
por los Pirineos con un guía que los acompañó, todo esto
contrariando a mis abuelos que no estuvieron de acuerdo,
pasar...
51
hago notar, que un amigo de la adolescencia estando en
Venezuela, estudiamos juntos en el instituto escuela que era
un ...
52
tierra y en época de lluvia, llegamos a un asentamiento
campesino llamado Pedro Sánchez durando unos meses y
como no ér...
53
vendíamos a los turistas, muñecos, flores, se teñían carte-
ras, zapatos de mujer, restauración de santos, se pintaban
...
54
autobús y nos dejaron en un hotel, en la esquina Santa
Bárbara, allí mi papá pagó 15 días de hospedaje, luego se
arrend...
55
vez en la menos recordada Madrid. Según mi nacimiento
fue el 23 de septiembre de 1932, pero en los consulados no
respon...
56
ya que así le decían en su niñez y el cuento parte desde
que tenía unos 4 a 5 años de edad. De él recordaré siempre
sus...
57
Venezuela
Viajar por sus ríos y paisajes
Es mi tierra donde me puedo inspirar,
Nunca olvido su folklore
El joropo una f...
58
por diferentes actividades que son perjudiciales, en este ca-
so, petroleras, industriales, mineras, ganaderas, agrícol...
59
Sublime
Su hermosura perdió forma
Una atracción de penumbra y espanto,
Bonitos relámpagos que alumbran la noche,
Los en...
60
experiencia controlada pero inevitable el deseo de sentirla,
con el corazón acelerado, el cuerpo agitado y adormecido
c...
61
Bruja o Hada…
En paisaje oscurecido
solo escucho agua correr,
intenso fue aquel rugido
veo a una fiera enloquecer.
Pued...
62
El hechizo me acorrala
no soy Lápita, de Perrebia
y Centáurides me ataca,
la historia no es fantasía.
En mundo de hipoc...
63
Índice
Págs.
Dedicatoria………………………………………………….... 3
Prólogo……………………………………………………….. 5
Quien Soy……………………………………………………. 7
Amo...
64
Sublime……………………………………………………….. 59
Bruja o Hada…………………………………………………. 61
Sublime e imperecedero
Sublime e imperecedero
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Sublime e imperecedero

156 visualizaciones

Publicado el

Prólogo

Tengo el agrado y la responsabilidad de poder expresar unas palabras que permitan describir la obra de Iván Sergio Arenas Vargas, titulada: Sublime e Imperecedero. En la que se hacen presentes versos e historias que reflejan la intimidad del autor al contar sus anécdotas de vida. Además de buscar diferencias en el Género de Poesía en Acróstico.

Iván Arenas desde muy joven, sentía curiosidad por lo que va más allá de la belleza, por lo extremo e irracional. En este sentido, refleja lo que es diferente, delicado, pero con un gusto exagerado que trasciende las fronteras de lo racional y busca la libertad que al parecer, se escapa de lo humano, de lo común, para convertirse en un sentimiento libre, escrito en versos que representan la atracción por lo sublime e incluso, por aquellas cosas que pueden llevar al sufrimiento, si no se tiene control de la razón. Recuerdo cuando hablamos por primera vez de poesía, él se trasladó a la época pre-renacentista y entusiasmado, cita el prólogo en acróstico del dramaturgo español Fernando de Rojas, quien culminó la obra titulada: La Celestina, donde se enfocaba en la historia trágica de Calisto y Melibea. Iván trata de ser específico, conserva lo exquisito, lo que gusta a todos por contener hermosura, pero deslumbra con palabras, frases y versos que van, de lo alegre a lo triste. Como si se tratara de una mezcla de diferentes sensaciones, emociones y sentimientos. Esto se puede apreciar en el poema: Amor Imperecedero el cual trata de una relación que culmina, sin perderse el amor, destacando que este nunca muere.

Estos argumentos, me permiten como artista, como docente y como hombre dedicado a las letras, reconocer y recomendar su trabajo a quienes tienen la oportunidad de leer este preciado libro.

Dr. Alfonso J. Arena V.
Abogado. Especialista en Derecho Penal Internacional, Derecho Internacional Humanitario y Profesor de Artes con más de 10 años en el ejercicio de la Docencia e Investigación.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
156
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Sublime e imperecedero

  1. 1. SUBLIME E IMPERECEDERO VERSOS, ACRÓSTICOS Y BUENAS HISTORIAS Iván S. Arenas V.
  2. 2. 2 Título: Sublime e Imperecedero Subtítulo: Versos, Acrósticos y Buenas Historias Autor: Iván Sergio Arenas Vargas La Victoria 13 de noviembre de 2014 Estado Aragua Venezuela. Páginas: 64 Depósito Legal: lfi25220148003405 ISBN: 978-980-12-7716-3 Está permitida la distribución y utilización total o parcial, de esta obra citando al autor y se prohíbe por cualquier medio, mecánico o electró- nico, modificar su contenido sin autorización. Correo Electrónico: ivanarenasvargas@gmail.com Teléfono Celular: 0416 0273522
  3. 3. 3 Dedicatoria Al poco tiempo de nacer, me llevaron a vivir para la hacienda de mis tíos paternos, situada en los preciosos va- lles de Ocumare del Tuy Estado Miranda, donde podía sentir gusto por la naturaleza, ese lugar despertó mi interés por las serpientes y los versos, allí podía observar muchos animales extraños, disfrutar del ambiente fresco que ofrecían los in- mensos árboles, ver las extrañas figuras que forman las nu- bes y escuchar el canto de las aves. Recuerdo a mi abuelo Miguel Arenas Martín, quien con- taba sus aventuras y calamidades durante la Guerra Civil Española, él era abogado de profesión. Mayor de Intenden- cia del ejército y miembro del Partido Socialista Unificado en Lérida Cataluña. Al caer Madrid las fuerzas franquistas se dirigen a la provincia catalana y mi abuelo al ser perseguido tiene que abandonar su país de origen. En las noches, mis padres me leían obras de la literatura gauchesca, como Martín Fierro, del gran poeta argentino José Hernández y me regalan una caja musical de cuerda,
  4. 4. 4 donde podía escuchar, la preciosa bagatela Para Elisa del compositor alemán Ludwin van Beethoven, a los cinco años de edad regresé a La Victoria Estado Aragua. Conocí mu- chas amistades, me casé con una gran mujer, que me dio una preciosa hija, de la cual estoy muy orgulloso. Agradecido por las caricias de la vida, que seguramente motivaron mi inspiración para los versos, he dedicado esta obra, en recuerdo de mi padre José Arenas Gallardo y mi maestro de Herpetología doctor Fernando Sandner Montilla, hago extensiva esta dedicatoria para las personas que me acompañan en este mundo, a mi querida madre Arcadia Vargas de Arenas, a mi esposa e hija Iris Heredia de Arenas y Geraldine Arenas, a mi hermano Alfonso Arena, con quien he compartido aventuras y conocimientos, a otras magnificas amistades como al herpetólogo Adolfo Houtmann y su espo- sa Eleonora Iribarren de Houtmann, ejemplos de amores que perduran, finalizo con las amistades de mi siempre, abnega- da institución especialmente a las bomberas y bomberos del Estado Aragua. A todos ustedes los llevo en el corazón. Iván Arenas.
  5. 5. 5 Prólogo Tengo el agrado y la responsabilidad de poder expresar unas palabras que permitan describir la obra de Iván Sergio Arenas Vargas, titulada: Sublime e Imperecedero. En la que se hacen presentes versos e historias que reflejan la intimi- dad del autor al contar sus anécdotas de vida. Además de buscar diferencias en el Género de Poesía en Acróstico. Iván Arenas desde muy joven, sentía curiosidad por lo que va más allá de la belleza, por lo extremo e irracional. En este sentido, refleja lo que es diferente, delicado, pero con un gusto exagerado que trasciende las fronteras de lo racio- nal y busca la libertad que al parecer, se escapa de lo humano, de lo común, para convertirse en un sentimiento libre, escrito en versos que representan la atracción por lo sublime e incluso, por aquellas cosas que pueden llevar al sufrimiento, si no se tiene control de la razón. Recuerdo cuando hablamos por primera vez de poesía, él se trasladó a la época pre-renacentista y entusiasmado, cita el prólogo en acróstico del dramaturgo español Fernando de Rojas, quien culminó la obra titulada: La Celestina, donde se enfocaba en
  6. 6. 6 la historia trágica de Calisto y Melibea. Iván trata de ser es- pecífico, conserva lo exquisito, lo que gusta a todos por con- tener hermosura, pero deslumbra con palabras, frases y ver- sos que van, de lo alegre a lo triste. Como si se tratara de una mezcla de diferentes sensaciones, emociones y senti- mientos. Esto se puede apreciar en el poema: Amor Impere- cedero el cual trata de una relación que culmina, sin perder- se el amor, destacando que este nunca muere. Estos argumentos, me permiten como artista, como do- cente y como hombre dedicado a las letras, reconocer y re- comendar su trabajo a quienes tienen la oportunidad de leer este preciado libro. Dr. Alfonso J. Arena V. Abogado. Especialista en Derecho Penal Internacional, Derecho Internacional Humanitario y Profesor de Artes con más de 10 años en el ejercicio de la Docencia e Investigación.
  7. 7. 7 Quien soy La Victoria ciudad heroica me vio nacer en la querida Venezuela de mi corazón, la Herpetología y los Bomberos son mi amanecer; escribo acrósticos con versos por inspiración. Busco diferencia en la sutil poesía, mi madre alumbró el primer día, mes de las flores; corre el año sesenta y cinco en hogar con alegría, amo mucho de la vida, importante los valores. Soy humilde mi riqueza es saber, ¿cómo se puede entender si se nubla el pensamiento? solo quiero hablar de amor para lograr comprender; como podemos describir los mejores momentos. En una aventura caminando por la Sierra Nevada de Mérida Venezuela, me detuve en cierta altura para contem- plar la laguna Victoria. Se podía ver un hermoso lugar con mucha neblina, que me hacía recordar al pintor del romanti- cismo alemán. Caspar David Friedrich y su espectacular
  8. 8. 8 obra. El caminante sobre el mar de nubes, donde podemos apreciar un viajero que se encuentra de espalda mirando un paisaje romántico de niebla muy espesa, su postura es do- minante, pero al llevar un bastón, demuestra que necesita algo de apoyo por alguna debilidad, está en soledad y quiere mirar lo que existe más allá. Siempre sentí curiosidad por lo que es sublime, trato de reflejarlo en mis versos con acrósticos, donde de forma sin- cera desnudo algunos momentos y experiencias propias, pe- ro sabemos que todos los seres humanos estamos condicio- nados por las reglas de la sociedad, nadie con uso normal de la razón, es verdaderamente libre, la libertad es un miste- rio difícil de alcanzar y solo en versos se procura lograr, lo que nos da miedo puede ser muy atractivo, por ejemplo la naturaleza con toda su fuerza y belleza, lo inimaginable, lo misterioso, hasta el amor descontrolado como podemos apreciar en las obras de William Shakespeare: Género tra- gedia Romeo y Julieta, Antonio y Cleopatra, entre otras his- torias de amor sublime e imperecedero. Iván Arenas.
  9. 9. 9 Amor Imperecedero Mis recuerdos imperecederos Inefable lo que siento, Ahora confieso el amor que llevo adentro; Mirarte me enloquece, Olvidarte no podría, Recordarme de ti es alegría. Eres el agua, eres el aire, También eres la vida, Eres el sol, eres mi razón, Recuerdo imperecedero de una ilusión No sabría si tengo valor… Olvidarte no puedo porque estas en mi corazón. Amor Imperecedero, esconde un secreto que guardan las personas que aman, donde se puede disfrutar, sufrir o en otros casos no se tiene valor, lo cierto es que la relación se pierde pero el amor continúa, esto lo constatamos en mu- chas obras de arte dramático, grabaciones cinematográficas
  10. 10. 10 y canciones. Las historias sentimentales son infinitas, por ejemplo quien fue mi amigo y maestro en la Herpetología doctor Fernando Sandner Montilla, en uno de sus libros, re- vela su inmenso amor, hacia Nacarid García, romance que sacrificó para que ella siguiera viviendo, perdiendo de esta manera, la oportunidad de ser más feliz, quedando en su mente ese recuerdo que nunca muere. En 1993 realicé este poema en acróstico, que al concen- trarme y disfrutar lo idílico de la vida, algo produce dolor, en- tonces es inevitable lo sublime ya que en la belleza exage- rada del amor se puede sufrir… Iván Arenas.
  11. 11. 11 La Tigra Mariposa Siete colores hermosos acechando con cautela el ofidio venenoso, que se llama Venezuela. Habita en selva nublada esta temida serpiente, de piel aterciopelada que sigue matando gente. Fue el doctor Sandner Montilla quien describe feroz animal, con amor a la gran patria, venezuelensis ha de llamar. Es la Tigra Mariposa insolente y agresiva, su presencia tenebrosa de noche muy activa;
  12. 12. 12 Ya con versos me despido y tengan todos presente, si penetran en la selva; cuidado con la muerte. El poema La Tigra Mariposa, surgió de una larga con- versación con mi maestro de la Herpetología, mi gran amigo doctor Fernando Sandner Montilla. Nos encontrábamos de visita por la Plaza Montilla de La Victoria, el profesor Sandner Montilla se tomó fotos al lado de la estatua de su tátara abuelo, Coronel Mariano Montilla el gran amigo de nuestro Libertador, también nos acompa- ñaban los amigos, José Sánchez, Ángel Manuel Serrano León, José Luis Heredia Escobar y amistades del profesor que conocimos ese día, debo mencionar otros amigos como Abelardo Dreikha y Diego Arteaga, con quienes nos reuni- mos para tomar un sabroso café. Luego visitamos la preciosa Iglesia Nuestra Señora de Guadalupe y se nos agotó la extensa conversación tanto de historia como de las serpientes, terminando en los trabajos
  13. 13. 13 de versos que yo realizaba desde el año 1983, él se mostró entusiasmado con mis trabajos y me pide que le dedique los primeros versos, a la muy temida serpiente Tigra Mariposa Bothrops venezuelensis Sandner Montilla, 1960 Ese mismo día por la noche comencé a trabajar en un poema descriptivo de una de las serpientes más bellas del mundo, luego le mandé los versos por correo, recuerdo que me llamó muy contento por vía telefónica y un día viernes 11 de Julio de 1997, lo reseñó en un diario vespertino. El profesor Sandner, era una persona muy inteligente, con él aprendí mucho, junto a mi familia formamos una boni- ta amistad; cuando nos visitaba aprovechábamos el tiempo para estudiar y hablar de serpientes venenosas de igual for- ma recordábamos a las amistades del camino culebrero, como al incansable herpetólogo Adolfo Houtmann y a su in- separable esposa Eleonora Iribarren de Houtmann. Siempre celebrábamos escuchando al maestro del clasi- cismo Wolfgang Amadeus Mozart o al rey del vals Johann Strauss (hijo), entre otros músicos y compositores, pero las
  14. 14. 14 conversaciones se hacían más interesantes cuando sonaba el tradicional joropo. Nosotros tuvimos la oportunidad de visi- tar al profesor Sandner Montilla a su domicilio, en Paso Real de Macaira Estado Guárico, mientras viajaba por la carretera pensaba en los indios Macaira, tribu seminómadas que en sus tiempos decidieron quedarse en ese lugar, al maestro le sucedió lo mismo y yo no encontraba la respuesta, entonces cuando observé la vía desde Altagracia de Orituco a San Francisco de Macaira, me paré a contemplar tres macizos verticales situados en un extraordinario paisaje, llamados Monumento Natural Morros de Macaira, con riachuelos y cuevas, que según me informaron, en ese lugar se encon- traban riquezas ambientales y paleontológicas, al comentar con el doctor Fernando Sandner Montilla, él me dijo; que la belleza de Paso Real de Macaira lo cautivó para quedarse. Iván Arenas.
  15. 15. 15 Salir y Verte Iluminas mi vida Radiante amor hasta la muerte, Inspirarme en ti es mi alegría Salir y verte es mi suerte… Te dicen que soy loco, pero es enamorado El tiempo acuartelado parece detenerse; Amor bueno encontrándote a mi lado, Malo si te ausentas de mi mente, Oscuro por no estar acompañado. Salir y verte son versos que salen del corazón de una persona diríamos privada de su libertad para amar, ya que tiene un trabajo, donde la disciplina es estricta, se sabe a que hora entrar, desconociéndose la hora de salida. En este caso los bomberos, allí me mantenía ocupado tratando de dar lo mejor con mucha seriedad y vocación, pe- ro en esos espacios del tiempo donde las personas piensan
  16. 16. 16 es inevitable escribir, de esta forma podemos plasmar los sentimientos. En el año de 1983 dediqué estos versos, a mi novia y actual esposa Iris Heredia de Arenas. Iván Arenas.
  17. 17. 17 Bienvenida Grato tu nacimiento Es alegría para la vida, Reina de mi cuento Ahora eres la fantasía, Linda princesa que buen momento, De dulce mirada y tierna sonrisa; Imborrable niña de mis pensamientos… No te olvidamos hija preciosa Eres la luz, eres mi rosa. Escribí Bienvenida, en el interior de una clínica, cuando nació mi hija Geraldine Victoria, el 12 de marzo de 1992. En esa fecha se celebraba en todo el país, el día de la bandera y en horas de la mañana hubo que trasladar, en una ambulancia a mi esposa Iris debido a que rompió fuente, recuerdo una tarde de dulce espera y mucha angustia, des- pués de las 6:00 p. m. Le dimos, la bienvenida a Geraldine Victoria, luego en la noche ya más calmado, mezclaba dife- rentes emociones, estando al lado de Iris observé el reloj, no
  18. 18. 18 pude dormir y comencé el acróstico que finalicé al amane- cer. La alegría de una hija a nuestro hogar, fue el motivo de mi inspiración, donde agradezco a la vida, por la responsa- bilidad que me dio y la dicha de ser padre. Iván Arenas.
  19. 19. 19 Amiga de Siempre Muy hermosa y cariñosa A pesar del tiempo y la distancia, Reina y amiga de siempre Estas presente en mi mente; Loable mujer virtuosa Yo nunca te olvido, Zumo de dulces frutas, cuna de mariposas. Marelyz es parte de mi vida Importante fue su compañía, Amiga del alma y por siempre Muchacha bonita que piensa tu mente, Inolvidables aquellos momentos Gratos recuerdos del pasado; Ahora te digo adiós y buena suerte. Amiga de Siempre, lo dediqué a mi buena amiga Marelyz, un 04 de mayo de 1993 en su cumpleaños; junto a ella hay muchos recuerdos, días antes en mi cumpleaños el 01 de mayo, no tenía la posibilidad de celebrarlo y observé que no
  20. 20. 20 había luz, me encontraba solo únicamente iluminado por un cielo estrellado, al poco tiempo salieron todos mis compañe- ros de trabajo, incluyendo mi amiga de siempre dándome una muy bonita sorpresa, con esa canción que nos alegra y una rica torta de piña elaborada con sus propias manos, fue un día de trabajo muy especial. Marelyz significó una de esas amistades sinceras que no se olvidan a pesar del tiem- po o la distancia, ella partió a España quizás para no volver, siendo lo más importante su felicidad. Iván Arenas.
  21. 21. 21 De Azul Verdadero… Bomberos, apagar fuego es la misión Olvidando peligros rechazando recompensas, Modestos héroes de azul, no interesan medallas, Bien mujeres y hombres, suena la alarma Es un incendio valientes servidores, Rescatan al prójimo, en tierra, aire y agua, Ocultando en su mente los temores; Siendo su afán las vidas que salvan. Inquieto por no poder dormir, tomé mi vieja pluma y ob- servaba la hora de mi reloj, ambos objetos obsequiados el 03 de diciembre de 1982, por la Comandancia del Cuerpo de Bomberos y Bomberas del Estado Aragua, dizque por apli- cación al curso que se destaca. Mientras pensaba y movía la pluma, recordaba al finalizar el acto de graduación, la llamada que recibí de una buena amiga llamada Tibisay, parecía otro regalo, ella quería saber de mí y felicitarme por ser bombero, el tiempo pasa y co- mencé a escribir versos que dediqué a las heroínas y héroes
  22. 22. 22 que se visten de azul verdadero. Pensando en el ayer expe- rimentaba las mejores recompensas de mi vida, recuerdo rostros sonrientes de personas agradecidas, pero a la vez en mi interior miré con tristeza e impotencia al que no volvió a reír, entonces comprendí lo afortunado y desafortunado, lo bueno y lo difícil, que resulta ser bombero, de cualquier for- ma es una experiencia que va más allá de lo que sentimos como gratificante, es como si una parte de nuestro ser, sigue muy joven y se emociona con el sonar de las sirenas, vol- viendo en mí, detuve mi pensamiento… Ya aclaraba la mañana de un 20 de agosto de 2013, con recuerdos indelebles de una institución que ha formado a muchas personas para lo difícil, lo sutil y lo hermoso. Iván Arenas.
  23. 23. 23 A Brasil Brindando buenos partidos Recuerdo su fútbol también la historia, América los tendrá en la memoria, Si pierde o gana estamos contentos Inspiración dedicada al scratch brasileño; La magia del equipo que estará en nuestros sueños. Era la tarde del 17 de julio de 1994 y casi junto a toda mi familia me encontraba observando por la televisión, la final del mundial de fútbol entre Brasil e Italia. En nuestro hogar se encontraba de visita Esperanza, una amiga nacida en Colombia que ya no está, había mucha tensión en los minutos finales del partido, yo recordaba la mala noticia de ese año, cuando muere trágicamente en Imola Italia, el corredor paulista de fórmula uno., Ayrtón Senna Da Silva, para aliviar esos momentos de desespera- ción, comencé a escribir un acróstico dedicado y titulado A Brasil, recuerdo que al concentrarme., en mi imaginación decía: Senna vio el juego en el cielo contento, inspiración
  24. 24. 24 dedicada al scratch brasileño, la magia del equipo que es- tará en nuestro sueño. En la madrugada de ese día tuve un sueño donde tenía puesta la camiseta del Club Flamengo de Río y estaba en el Vaticano, donde miraba con desesperación gran cantidad de santos de seda derritiéndose, ya terminaba los versos jus- tamente antes que Roberto Baggio, cobrara lo que sería el último lanzamiento penal, que al fallarlo se titularía Brasil, entonces mi esposa Iris me interrumpe, dándome cuenta que a mi alrededor todo era intenso, todo era euforia, y observaba las pancartas de los jugadores decir: Senna... aceleramos Juntos o tetra e nosso!. Iván Arenas.
  25. 25. 25 Ensueño Necesito estar a tu lado Olvidarte es pecado, Recordarte sería ensueño Enamorarme no puedo; Linda mujer de fácil querer Yo junto a ti puedo ser fiel, Zafiro bonito, amor de papel. Ensueño son versos en acróstico que pude realizar en el año 1993 y dedicados a mi amiga, Norelyz, quien para la época, vivía en la muy hermosa isla de Margarita. Ella pasaba por una etapa difícil de su vida, el divorcio y cada vez que nos visitaba compartíamos espacios agrada- bles de amistad verdadera, junto a su hermana Marelyz de igual manera, debo recordar a su madre la señora Teolinda, ambas residenciadas actualmente en España. Norelyz se encontraba muy deprimida, solo hablaba de su pasado tormentoso, al poco tiempo entendió que para
  26. 26. 26 poder vencer los rencores, solo debemos recordar los bue- nos momentos, al obsequiarle los versos y bromear nos reí- mos todos del pasado, porque mejor es seguir viviendo. Iván Arenas.
  27. 27. 27 Soñadora Eliana en mi pensamiento, Eliana una ilusión Lucero de la noche que alumbras mi inspiración; Inesperada princesa de alma noble y gran belleza Adorada soñadora, también eres la aurora, No se si eres real o acaso serás un sueño, Ahora dile a un enamorado si tu corazón tiene dueño. Soñadora fue realizado en 1992 y se lo dediqué a una jo- ven muy agradable y buena amiga llamada Eliana. Casi siempre nos reuníamos en grupo y hablábamos de muchas cosas, hubo una tarde que trataba de realizar ver- sos pero no podía concentrarme, en ese momento llega ella con algunos amigos y comenzamos la conversación sobre el tema de los acrósticos, yo decía a mis amistades, que me sentía un poco molesto, porque tenía tiempo sin poder hacer verso. Eliana me dice: Que si podría inspirarme con su nom- bre, bromeando me pone la condición, que cuando lo finali- ce, al ella leerlo, se pueda enamorar, así fue como pude
  28. 28. 28 concentrarme en el acróstico y la magia de Soñadora, unos de mis versos más preciados por su propuesta imaginativa. Iván Arenas.
  29. 29. 29 Lucero Keila bonita te obsequio rosas Eres la joven tierna, eres la más hermosa, Inmaculada mujer eres mi gran amor, Lucero solitario que brillas en el camino; Adórname siempre la vida, mi linda flor. Lucero lo realicé en 1993, dedicado a una joven llamada Keila, que vivía en la parroquia Guacamaya, del municipio José Félix Ribas. La Victoria Estado Aragua Venezuela. Su novio quería complementar un regalo de cumpleaños con elogios y me pide que le escriba los versos, en esa opor- tunidad mi intención era motivar, sobre lo sutil de una inspi- ración especial, para una persona que se aprecia. En estos tiempos modernos, son muy pocas las perso- nas, que regalan flores, rosas o versos, se ha perdido lo de- licado, ellos duraron mucho tiempo de noviazgo, era notorio verlos siempre unidos, queriéndose, viviendo sus momentos de juventud., pero el destino se encargó de separar esta
  30. 30. 30 relación y guiarlos por caminos distintos, quedando tan solo este recuerdo que al parecer durará mucho tiempo. Iván Arenas.
  31. 31. 31 Momentos Tuve un sueño de poder volar Inolvidables aquellos momentos, Bailando y riendo al caminar Imborrable dama de mi pensamiento; Sabes lo mucho que puedo apreciar Amiga del alma espacio en mi tiempo, Yo siempre me alegro al recordar… Momentos son versos dedicados a una gran amiga del pasado llamada Tibisay Heredia Escobar. Comencé este acróstico una noche en noviembre de 1983, observando la luna en fase de cuarto menguante y al- go verdaderamente extraño sucedió… La amistad de nosotros había menguado por circunstan- cias de la vida, preocupado por la situación memorizaba los ratos agradables junto a ella y cuando ya finalizaba los ver- sos, los guardé en el interior de un libro para después conti- nuar y se perdieron en el tiempo por treinta años, hasta que
  32. 32. 32 pude encontrarlos un mes de noviembre de 2013 cuando la luna se encontraba en menguante y días antes había pasa- do el último eclipse solar de ese año. Con Tibisay, pasé buenos momentos de mi vida, paseá- bamos, bailábamos, en oportunidades salíamos al cine, a comer helados, hasta me imaginaba que mi cuerpo volaba, cuando nos montábamos en la montaña rusa. En mi memoria siempre estará presente su llamada para felicitarme por ser bombero el día 03 de diciembre de 1982, al finalizar el acto de graduación, las noches inolvidables del 24 y 31 de diciembre del mismo año celebrando con su fami- lia, los planes y complicidades cuando nos conocimos. Como olvidar una noche de hermosa luna de enero cuando se le ocurrió motivarme, para que su hermana Iris sea mi novia, al momento me negué por considerar la amis- tad, además era muy seria y antes de conocernos yo le caía algo antipático, a mí no se me hubiera ocurrido nunca, pero me hizo entender que la amistad verdadera era con ella, pronto entendí que Iris, era una linda joven que conocía y un
  33. 33. 33 05 de enero del año 1983, nos hicimos novios para alegría de Tibi. Al poco tiempo, el noviazgo se convirtió en una his- toria de amor, que ni ella misma pudo deshacer, entonces su magia para unir se hizo poderosa. Recuerdo la sorpresa recibida un día sábado 30 de abril de 1983, cuando anticipadamente prepararon la celebración de mis 18 años, fue un día alegre acompañado lamentable- mente por una triste despedida, comprendiendo en ese mo- mento, que lo sublime puede llegar a causar dolor, cuando el sentimiento grande y bonito, pasa del límite racional… Siempre en mi mente estará la tarde calorosa del año 1982, con un hermoso día de nubes blancas, que formaban figuras en un cielo azul muy despejado. Nos encontramos en la Plaza Campo Elías, de la ciudad de La Victoria, luego sa- limos de paseo, visitando un parque de atracciones, en la ciudad de Maracay, después fuimos a Cagua. Caminando por esa ciudad, siempre con Tibisay y otra joven conocida, todos nos divertíamos tomados de las manos, el tiempo pa- recía estar detenido y entramos a una iglesia, donde se es- taba efectuando una boda., observamos un rato para luego
  34. 34. 34 marcharnos, ese día llegué algo cansado a mi hogar, al dormir tuve un sueño confuso, me encontraba en una iglesia con ambiente opacado, allí me unía en matrimonio a una mujer, cuyo rostro casi no pude ver… Iván Arenas.
  35. 35. 35 Amor de un Cuento Futuro incierto amor de un cuento, Ayer contemplaba la noche No supe que pasaba el tiempo, No pude evitar pensar en ella, Yo solo contaba algunas estrellas. Amor de un cuento lo pude realizar gracias a una compa- ñera de trabajo llamada Fanny. Con ella compartíamos momentos muy agradables, nun- ca memoricé la fecha exacta de su elaboración, solo recuer- do que me encontraba algo distanciado de un grupo de ami- gos, porque aprovechaba tiempo libre en mi trabajo, escribía un acróstico para el doctor José Gregorio Hernández. Fanny se acerca mostrando interés por lo que hacía y comenzamos a platicar de esos amores que son sublime e imperecedero, aunque se pierda la relación más no el senti- miento, ambos citábamos como ejemplo, muchas historias sentimentales de importantes personajes que nunca mueren,
  36. 36. 36 mientras conversamos tomé la pluma para realizar, unos versos que finalicé en cinco minutos, ella al leerlo se sonrió, miro hacia arriba y solo dijo: Amor de un cuento. Iván Arenas.
  37. 37. 37 La Razón Calmaste mi locura Ahora falta el corazón, Reír contigo fue la cura Mi adorable inspiración; Eres dulce medicina Necesito la razón. Joven de mirada que hipnotiza Una caricia de suave brisa, La frescura llega con el atardecer, Intensa luz de la mañana; Apreciada amiga y gran mujer. El acróstico titulado La Razón, lo realicé en 1998, dedica- do a Carmen Julia, una simpática psicóloga a quien pedí que examinara en lo profundo de mi mente. Ella aceptó y asistí a sus consultas de tres y cuatro horas diarias por cinco días, las conversaciones eran extensas, agradables, sinceras y le estoy agradecido por su excelente
  38. 38. 38 trabajo, ella sin que yo me diera cuenta y en el límite de lo permitido, dio a conocer los resultados satisfactorios, de las entrevistas con mis jefes, realizando buenos comentarios de mi persona, lo que me permitió ascender y desempeñar car- gos importantes, dentro de una abnegada institución. Iván Arenas.
  39. 39. 39 La Gloria y los Desheredados Gloria que solo buscas a los muertos y nunca a los desheredados, que viven aguardándote con los ojos abiertos y transfigurados. Sobre el mármol de los cementerios gustas de sentarte, mientras los cipreses trémulos salterios agitan sus ramas para saludarte. Tú no amas la carne, fragante y lozana ni buscas las bocas húmedas y ardientes; ¡oh! gloria terrible deidad casquivana, buscas de los muertos sus heladas frentes. Y te yergues toda tremante de anhelos, trayendo en las manos laureles y rosas y es para los muertos que rasgas tus velos, en las arenadas calles silenciosas.
  40. 40. 40 El triste Beethoven, Chopin el doliente y otros más… bajo la tristeza de un cielo nublado, te dieron sus sueños pálidos de artista Pero tú tan solo buscas a los muertos y nunca a los desheredados, que viven aguardándote con los ojos abiertos y transfigurados. José Arenas Gallardo. Analizado por Iván Arenas: Antes de morir mi padre José Pepe Arenas Gallardo, realizó algunos escritos en versos, a su vez su papá Miguel Arenas, era un hombre culto, distin- guido, abogado de profesión, militar y político, perseguido por el dictador franco en la Guerra Civil Española, este hom- bre al llegar a Venezuela fundó una academia comercial donde se dedicó a la educación y también gustaba del arte y la poesía, muchas esculturas de santos de importantes iglesias en Caracas fueron elaboradas por él, con relación a mi persona (Iván), de igual forma mi hermano Alfonso, am- bos hijos de Pepe y nietos de Miguel, también trabajamos
  41. 41. 41 con versos, poemas y hasta canciones, lo extraño es que Pepe no tenía tanta habilidad para realizar estos trabajos y misteriosamente antes de morir, tomó una hoja y un bolígra- fo, dedicando algunos poemas, el que más llama la atención menciona La Gloria y Los Desheredados, ya que en ninguno hubo títulos, si analizamos podemos observar una queja a la vida por negarle alguna necesidad, Pepe vivió una vida sen- cilla, rechazó comodidades y oportunidades que le brindó su padre, prefiriendo el mundo taurino y esto originó discrepan- cias, en una familia de cierta posición social, él abandona su hogar y viajando por diferentes países se dedica a la tauro- maquia, no logrando los objetivos deseados, fue excelente padre y esposo, pero siempre en la vida de las personas hay misterios, Pepe puede sentirse desheredado, confesando en sus últimos días en la clínica sobre una espina que tiene cla- vada en el pecho desde hace mucho tiempo, esto le ator- menta y tal parece que busca una respuesta en ese mundo desconocido donde solo se puede tener acceso al final de nuestros días, con relación al Dr. Miguel Arenas, siempre llevó a su hijo de la mano, incluso cuando son perseguidos por las fuerzas de Franco. Abandonan España por los Piri- neos y Pepe fue separado en Francia, donde casi murió de
  42. 42. 42 pulmonía en un campo de refugiados, esto originó secuelas irreparables en sus pulmones, siendo más tarde la principal causa de su muerte, luego de vivir calamidades, su padre lo pone a estudiar., en un privilegiado colegio religioso de la República Dominicana en la entonces Ciudad Trujillo para la época, pasa el tiempo y sigue estudios en Venezuela, fue bombero en Caracas y antes se hace torero, también parti- cipó en lucha libre, la vida es como una escuela, todos co- metemos errores y Miguel Arenas fue egoísta con su hijo, toda persona debe saber de su origen, a Pepe se le negó el derecho de saber, en que ciudad nació, pudo haber sido en Madrid o Barcelona, quizás en Perpiñán, de igual manera nunca supo quien fue su verdadera madre, él comentaba que cuando niño su padre lo dejaba con una actriz o cantan- te en España que se llamaba Lola, ella decía que era su tía y le llamaba Pepito, estando en Venezuela un amigo de luchas del Dr. Miguel Arenas Martín, el Sr. José Zugazagoitia, due- ño de las antiguas empresas de gas en La Victoria, le con- fiesa que su madre fue, una mujer francesa y le entrega un manuscrito con detalles de la información, pero no se tiene fundamento legal y ese secreto a una tumba fue a parar, con la muerte del Dr. Miguel, la relación de padre e hijo aunque
  43. 43. 43 separados, fue buena ya que pasa el tiempo, Pepe hace su vida y la madurez enseña a rectificar, a ser tolerantes a de- jar rencores, pero en su vejez vuelve a las reminiscencia y esto lo deprime, él quiere saber lo que ya es inexistente… El poema Gloria a los Desheredados menciona el nombre de dos compositores, Pepe insiste en mirar ese lado pesi- mista de la vida, por ejemplo Beethoven, se sabe que fue hijo de un humilde tenor de la corte del elector de Colonia y fue uno de los más grandes genios, su padre quiso convertir- lo en niño prodigio, pero la gente no lo sospechaba, fue reci- bido con frialdad y cuando el éxito parecía llegar, comenzó a ensordecer, tuvo desilusiones románticas y también pensó en el suicidio, hay un testamento que lo afirma especificando una amarga despedida de la vida, el gran compositor se re- pone y sigue, siendo sus últimos años los mejores y después de muerto la gloria viene a buscarlo como el gran genio de los compositores, en vida pasó trabajo y su fuerte personali- dad no le ayudaba. Con relación al ser humano es lógico que tiene que satisfacer algunas necesidades como comer, dormir, también estima o reconocimiento, en este caso la gloria según Pepe, busca a los muertos y cuando menciona
  44. 44. 44 cipreses, trémulos, salterios, se refiere a unas especies de pinos que parecieran temblar, al rezar algún coro de salmos y en este caso sus ramas se agitan, como saludando la di- cha, el paraíso, como disfrutar de la visión de Dios. Pepe ya sabía su destino, él aguardaba la muerte, en esos momentos observaba más allá de lo que se puede ver; mi padre dio un verdadero ejemplo, de lo importante que es mantener una familia unida, logró comodidades pero tuvo una vida sencilla, su educación, cariño y consejos fue la me- jor herencia que se pudo recibir, su vida estuvo llena de ca- lamidades y aventuras, todo lo que logró fue con sacrificio, era una persona inteligente, sus conversaciones duraban horas, fue un excelente hombre y fiel amigo. Iván Arenas.
  45. 45. 45 Las Aventuras de Pepito Una historia real escrita por José Arenas Gallardo refle- jando una vida de dificultades y aventuras: Cuando de pe- queño a la luz de mi entendimiento afloro, calculo que al menos por los 4 a 5 años de edad, andaría en mi memoria; recuerdo que familiares, amigos de mi padre me llevaban a fiestas donde casi siempre me disfrazaban, no puedo preci- sar, si lo relatado sucedió en Madrid o Barcelona. Añoro cuando mi padre me sacaba a pasear en autobu- ses verdes oscuros y tranvías rojos con negros. Para co- mienzos de la Guerra Civil Española mi padre era miembro del Partido Socialista Unificado y Mayor de Intendencia en Lérida, él me llevaba a todas partes y cuarteles, así pasé la mayor parte de mi niñez, fuimos a muchos pueblos que no recuerdo sus nombres, pero en algunos él los tomaba pres- tado y los ocupaba para fines de cuartel provisional de ejér- cito que avanzaba o retrocedía según las circunstancias, pa- ra ello utilizaba las escuelas y alcaldías. Cuando regresamos a Barcelona creo que mi padre trabajaba en un cuartel lla- mado Carlos Marx ubicado en el Paseo Colón. Por lo que yo apreciaba era una persona importante con influencias y de
  46. 46. 46 gran atractivo para las mujeres, pues me llevaba a casa de unas y otras de la cual destaco una actriz o cantante de la época llamada Lola, ella me llamaba Pepito y se atribuía ser mi tía, e inclusive una de ellas fungía ser mi madre. De mi madre Juana Gallardo le molestaba lo antes rela- tado y por una indiscreción mía, se armó el follón, la Lola pe- leó con mi madrastra y me sacaron de esa casa que estaba situada en las afueras de Barcelona, donde había muchos chalet, mi madre Juana se casó con mi padre en un cuartel, fue una ceremonia al estilo militar. En el año 1937 nació mi hermana Salomé, yo seguía apegado a mi padre que me llevaba a todas partes, era muy tremendo y causaba muchos inconvenientes afortunadamen- te mi padre lo superaba colocándome provisionalmente en casas de algunas familias amigas de él. Recuerdo que me llevaban para un hospital o clínica y me colocaban luz ultravioleta, no sé porque enfermedad y en ese entonces los bombardeos eran fuertes y continuos en Barcelona, yo vivía con amigos de papá en un apartamento
  47. 47. 47 cerca de la Plaza de Cataluña y una noche estos bombarde- os derriban el edificio del frente, pasando el susto de mi vida, el estallido y la onda expansiva rompió los cristales de las ventanas en mi cuarto y elevó la cama, afortunadamente no me pasó nada gracias a Dios. Doy una oración por los que allá murieron y salieron heridos, mi padre en ocasiones se ausentaba por motivos de trabajo y las familias que me cui- daban me llevaban al cine o al teatro. En el apartamento donde vivía provisionalmente cumplía una función propiamente dicha que siempre tenía un marca- do tinte político, las reuniones terminaban con no pasaran… no pasaron y levantaban el brazo con el puño cerrado todos los actores. Otra aventura de la guerra que viví fue en el co- che militar asignado a mi padre, por supuesto con la bandera republicana, nos dirigíamos a una población cerca de Lérida y el pueblo estaba tomado por las fuerzas franquistas, él al darse cuenta le dice al chofer que diera la vuelta y saliéra- mos., fue tan brusca la maniobra que llamó la atención de los soldados enemigos que habían por allí y se inició una persecución con disparos logrando escapar ilesos, cuando cayó Madrid, la guerra iba a su final y las tropas franquistas
  48. 48. 48 subían a la provincia catalana., mi papá se comunicó con mi madre que estaba embarazada de mi segunda hermana Elena y le explica la situación donde pretende pasar para Francia, también envía cartas a la cantante Lola para que ayuden a mi madre y sus hijas, esos días andábamos por Lérida o más arriba y con un grupo de milicianos, civiles y parte del regimiento de soldados que comandaba mi padre entre otros oficiales, comenzamos a pasar por los Pirineos para caer al lado Francés. En la travesía los soldados lanzaban ráfagas de disparos y botaban sus armas a la nieve o a los barrancos, las deja- ban en cualquier parte. Del otro lado de los Pirineos nos aguardaban los gendarmes franceses que nos esperaban, después de un breve registro nos organizaron para llevarnos a los trenes que luego nos conducirían a los campos de con- centración, que existían en Francia para los españoles refu- giados y huidos de la Guerra Civil Española. Habían creo que 2 o 3 tipos, uno para mujeres y niños, otro para hombres y el tercero tal vez para militares, a mí me separan de mi padre y es de suponer me pasaron al que me
  49. 49. 49 correspondía, no se cuantos meses pasaron entre verdes y maduras donde pesqué una pulmonía que hasta el día de hoy las secuelas, la tos y otros inconvenientes pulmonares, los médicos no han podido curarme. Posteriormente apareció mi papá que me buscaba por todas partes encontrándome muy enfermo en el campo de concentración, empezó de nuevo la relación padre e hijo, él venía todos los domingos y me sacaba a pasear a los puebli- tos cercanos en tren, a mi me gustaba mucho pasear en tren, he de aclarar que esas cuatro magnificas semanas después de nuestro encuentro, todavía seguíamos ambos bajo régimen de concentración y mi papá arreglando los pa- peles para poder estar en Francia. No puedo dilucidar porque él nunca me dio explicación acerca de su proceder para conmigo, así que cuando sali- mos en libertad, me llevó a la ciudad de Perpiñán, a casa de una familia catalana donde permanecí algún tiempo, él apa- rece de nuevo acompañado de mi madre con una bebé y me dijo esta es tu hermana Elenita, luego me contaron las calamidades que pasaron cuando se escaparon de España
  50. 50. 50 por los Pirineos con un guía que los acompañó, todo esto contrariando a mis abuelos que no estuvieron de acuerdo, pasaron los días y nos marchamos a Marsella donde mi papá trabaja de carbonero para llevar el sustento a la casa, al poco tiempo nos fuimos a París. En ese entonces los movimientos de los alemanes ace- chaban a Francia y las autoridades francesas, aprehendie- ron a mi padre y a otros españoles para deportarlos y entre- garlos a la justicia franquista, mi madre llorando habla con las autoridades francesas y los representantes de las comu- nidades españolas en el exilio y la Cruz Roja, un amigo que estuvo con él en la guerra llamado Zugazagoitia, creo que de origen vasco logró hablar, con la persona indicada para su libertad y poder irnos para América. No recuerdo si salimos por Burdeos o Marsella y esto su- cedió a comienzo de la Segunda Guerra Mundial año 1940, al final de la travesía, llegamos a Santo Domingo y según mi entender, desembarcamos en Puerto Plata en la provincia de Montecristi, de esto hay constancia en la capitanía de puerto o en las oficinas de inmigración del mencionado país,
  51. 51. 51 hago notar, que un amigo de la adolescencia estando en Venezuela, estudiamos juntos en el instituto escuela que era un colegio privado dirigido por el profesor Anselmo Alvarado, ubicado en La Florida, lo que es hoy la Iglesia Nuestra Seño- ra de la Chiquinquirá., mi amigo discrepa conmigo en cuanto a nuestra llegada a Santo Domingo, pues asevera que fue en el último viaje del buque Cubas de Francia, con destino a América y que llegó a República Dominicana, por el puerto de la capital, que se llamaba en aquel tiempo Ciudad Trujillo y que desembarcamos de noche rápidamente. Este amigo, se llama Jaime Iranzo, natural de Barcelona España, su padre era capitán de marina mercante y junto a su madre también tuvieron que huir de España a causa de la guerra española, él ha tenido una cuota de influencia en mis decisiones y aconsejado por mi amigo y por otros motivos personales, estoy tratando de recuperar mi verdadera nacio- nalidad perdida. Cuando llegamos a Puerto Plata, Santo Domingo mi familia padre, madre, mi hermana Elena y yo, además de otras familias españolas, fuimos trasladados en viejos autobuses de madera en largo viaje, que duró todo el día, atravesando el país de norte a sureste por carretera de
  52. 52. 52 tierra y en época de lluvia, llegamos a un asentamiento campesino llamado Pedro Sánchez durando unos meses y como no éramos campesinos, mi padre viajó a la entonces Ciudad Trujillo donde rentó un viejo hotel que no funciona- ba, ubicado cerca del Parque Colón y se puso a funcionar dando albergue a los españoles, algunos oficiales de la po- licía de República Dominicana y otras personas, teníamos restaurante y hospedaje, de eso vivíamos. La guerra mundial estaba en su apogeo y mis abuelos políticos Gregorio Gallardo, María Salomé Borrajo y mi otra hermana Salomé continuaban en España. La situación en el hotel se torna difícil y mi papá desiste y luego monta un restaurante cercano a un Cuartel de Bombe- ros durando 6 meses, ya que un día estando mis padres paseando y nosotros durmiendo, se incendió el restaurante, los bomberos por su cercanía actuaron rápidamente y nos sacaron casi asfixiados, junto a mi hermana Elena y a un morenito de 12 años de edad que estaba alojado allí y hacía los mandados, mi papá debido a este suceso cierra el res- taurante y montó una tienda de cosas típicas del país, donde
  53. 53. 53 vendíamos a los turistas, muñecos, flores, se teñían carte- ras, zapatos de mujer, restauración de santos, se pintaban escudos a las banderas entre otras cosas. Luego me semi-internaron en un colegio de monjas reli- giosas llamado Santo Tomas que estaba situado en la calle Padre Billini, Nro. 36, esquina José Reyes. Tiempo más tarde llega a Santo Domingo mi abuela polí- tica con mi hermana Salomé procedentes de Cuba., mi abuelo político había muerto en España, contándonos que al morir su esposo, ella se marchó a Cuba su país de origen y luego por medio de cartas averiguó donde nos encontrába- mos, pasa el tiempo y conocimos a un señor del gobierno llamado Arturo, quien arregló nuestro viaje a Venezuela em- barcándonos en una goleta de 2 palos. Salimos de Ciudad Trujillo de julio a agosto de 1945 en un atardecer y en la noche nos sorprendió una tormenta que a todos nos puso a rezar, en la mañana siguiente un buen sol y todo en calma, a los días llegamos a Puerto Cabello Venezuela. Las autoridades civiles nos trasladaron en un
  54. 54. 54 autobús y nos dejaron en un hotel, en la esquina Santa Bárbara, allí mi papá pagó 15 días de hospedaje, luego se arrendó una casa en la esquina Canónigos a Santa Bárba- ra, barrio San José, en esa calle a la mitad tenía un puente donde pasaba una quebrada y nuestra casa lindaba con la misma, poco más tarde se construyó un edificio de cuatro pisos llamado Roselli. En ese lugar pudimos presenciar, lo que fue la revolución del 18 de octubre de 1945, que de- rrocó al presidente de Venezuela don Medina Angarita, vinie- ron otros gobiernos y otros golpes de estado. Investigando en los colegios, institutos y liceos donde es- tudié, tanto en Venezuela como en el extranjero (Santo Do- mingo), yo figuro en la matrícula de inscripción como espa- ñol natural de Madrid, no tuve una partida de nacimiento, so- lo un documento que elaboró un juez Venezolano y des- pués los datos filiatorio, donde queda expresado que nací en Caracas con cédula de identidad de Venezuela. Sin embargo en ningún centro asistencial de Venezuela hay registro de mi nacimiento, pude nacer en Barcelona ya que mis hermanas nacieron en esa ciudad española, o tal
  55. 55. 55 vez en la menos recordada Madrid. Según mi nacimiento fue el 23 de septiembre de 1932, pero en los consulados no respondieron favorablemente a mi inquietud, lo que pudiera indicar que debo continuar buscando, en fechas anteriores a mi supuesto nacimiento en 1932. Quizás con un poco de suerte pudiera dar con mi origen y hasta conocer quien fue mi verdadera madre, desde 1945 a 1949 en nuestras vidas, pasaron muchas cosas que por lo extensivo es mejor dejarlo en veremos, tantas mudanzas, calamidades, trabajo, bonanza económica y fatiga, no me dejan seguir. José Arenas Gallardo. Le pedí a mi padre José Arenas Gallardo, que me escri- biera anécdotas de toda su vida, algunas veces le grababa sus historias, mi idea era hacer un vídeo donde él apareciera narrando sus calamidades y aventuras, pero murió antes, no culminé ese trabajo y solo pude obtener la grabación de su voz y el escrito donde comentaba lo antes relatado, única- mente me pareció colocarle el título Las Aventuras de Pepito
  56. 56. 56 ya que así le decían en su niñez y el cuento parte desde que tenía unos 4 a 5 años de edad. De él recordaré siempre sus valiosos consejos y su gran amistad. Iván Arenas.
  57. 57. 57 Venezuela Viajar por sus ríos y paisajes Es mi tierra donde me puedo inspirar, Nunca olvido su folklore El joropo una fiesta popular, Zona montañosa, desierto, llano y mar, Un país para querer En qué se podría ayudar, Lindas son sus mujeres A Venezuela la debemos cuidar. Cuando ya finalizaba este acróstico, me di cuenta que me hacia una pregunta: Siendo Venezuela un país para querer. ¿En qué se podría ayudar? Me quedé pensando en todos los hermosos lugares que tiene nuestra patria y que son motivo de inspiración para componer, como sus llanuras, los bosques, grandes ríos, lagos, el mar, sus médanos, las montañas, todo acompaña- do de una increíble biodiversidad, que motiva al lenguaje poético, pero que lamentablemente sufre transformaciones
  58. 58. 58 por diferentes actividades que son perjudiciales, en este ca- so, petroleras, industriales, mineras, ganaderas, agrícolas, turísticas, grandes obras de infraestructuras de todo sus ti- pos, donde poco se evalúa, los impactos ambientales y has- ta sociales, esto trae como consecuencia daños al hábitat que a su vez origina la muerte de la diversidad biológica, de- bemos tomar conciencia y cuidar el espacio donde vivimos, un lugar donde también viven muchos seres y están presen- tes los elementos clásicos, tierra, agua, fuego, aire, que han motivado y tienen influencia en el pensamiento, en lo sutil y hermoso, en lo atractivo y sublime, en la búsqueda de poder conseguir en los versos la libertad. Iván Arenas.
  59. 59. 59 Sublime Su hermosura perdió forma Una atracción de penumbra y espanto, Bonitos relámpagos que alumbran la noche, Los encantos de las montañas nevadas, Inexplicable sensación de ver lava ardiente Me gusta lo irreal con sus brujas y hadas; Es la fantasía de todo ser creyente. Cuando realicé este acróstico en 1995, me encontraba en el Parque Nacional Morrocoy Estado Falcón Venezuela, en los cayos de Playuela y Playuelita. Tenía una semana acampando junto a mi esposa e hijita de 3 añitos, el último día en la noche se desató una feroz tormenta, el viento doblaba los cocoteros, antes me sentía agradado por lo paradisíaco del lugar, no quitaba la mirada del paisaje con su encantador cielo, el canto de las aves, igualmente exquisito en las noches con el ruido de las olas y las estrellas que brillan, en pocos minutos todo lo bonito fue perdiendo su figura y no pude evitar sentir miedo, era una
  60. 60. 60 experiencia controlada pero inevitable el deseo de sentirla, con el corazón acelerado, el cuerpo agitado y adormecido con la temperatura algo baja, como cuando uno se concen- tra en la luna llena y estamos en la soledad, nuestra imagi- nación hace lo irreal entonces nos asustamos. De repente muy cerca de nosotros en el agua del mar caen cientos de rayos y algunas centellas, que eran bolas incandescentes que explotaban al finalizar su recorrido, era un fenómeno de extraordinaria belleza, de mucha fuerza no podía dejar de verlo, era muy atractivo también peligroso, prefiero lo hermoso, pero como evitar la curiosidad de sentir las sensaciones y emociones de lo que es sublime. Iván Arenas.
  61. 61. 61 Bruja o Hada… En paisaje oscurecido solo escucho agua correr, intenso fue aquel rugido veo a una fiera enloquecer. Puede ser de doble cara mi mente no sabe que hacer, tengo la vista empañada ahora observo a una mujer. El paraje es misterioso ¿será bruja o quizás hada? la acaricio cauteloso; y su alma está encantada… El casi melánico ser desaparece con el día, aún no puedo comprender su inconstancia y cobardía;
  62. 62. 62 El hechizo me acorrala no soy Lápita, de Perrebia y Centáurides me ataca, la historia no es fantasía. En mundo de hipocresía no me puedo defender, Folo y Quirón, la tolerancia de Centáurides no quiero saber. Sobre la bruja o hada algunas veces pude ver; solo cruzando miradas, yo jamás la podré entender… En 1986, cuando conté la historia Bruja o Hada, las per- sonas que en realidad no me conocían, creyeron que tenía la imaginación de don Quijote… En mundo de hipocresía no me puedo defender, la historia no es fantasía. Iván Arenas.
  63. 63. 63 Índice Págs. Dedicatoria………………………………………………….... 3 Prólogo……………………………………………………….. 5 Quien Soy……………………………………………………. 7 Amor Imperecedero…………………………………………. 9 La Tigra Mariposa………………………………………….... 11 Salir y Verte………………………………………………….. 15 Bienvenida……………………………………………………. 17 Amiga de Siempre…………………………………………… 19 De Azul Verdadero………………………………………….. 21 A Brasil……………………………………………………….. 23 Ensueño……………………………………………………… 25 Soñadora……………………………………………………... 27 Lucero………………………………………………………… 29 Momentos…………………………………………………….. 31 Amor de un Cuento………………………………………….. 35 La Razón……………………………………………………... 37 La Gloria y los Desheredados……………………………… 39 Las Aventuras de Pepito……………………………………. 45 Venezuela……………………………………………………. 57
  64. 64. 64 Sublime……………………………………………………….. 59 Bruja o Hada…………………………………………………. 61

×