mostrando el cristianismo en la vida diaria 
VIVAMOS 
COMO JESÚS El fruto del Espíritu 
49 lecturas devocionales para 7 se...
VIVAMOS COMO JESÚS 
El fruto del Espíritu 
Pedro Fuentes
Vivamos como Jesús : el fruto del espíritu 1a ed. 
Buenos Aires : Sembrar Ediciones Cristianas, 2009. 
64 p. : il. ; 22x15...
VIVAMOS COMO JESÚS 
El fruto del Espíritu 
SEMANA 1 
CAUTIVADOS POR EL AMOR 
SEMANA 2 
LLENOS DEL GOZO DE DIOS 
SEMANA 3 
...
VIVAMOS COMO JESÚS 
El fruto del Espíritu 
“ El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, 
benignidad, bondad, fe,...
Mostrando el cristianismo en la vida diaria 
SEMANA 1 
CAUTIVADOS POR 
EL AMOR 
“El amor de Dios fue derramado en nuestros...
DIOS ME AMA 
“Mirad cual amor nos ha dado el Padre 
para que seamos llamados hijos de Dios” 
1°Juan 3:1 
Dia 1 
Segurament...
YO AMO A DIOS 
“Nosotros amamos a Dios porque él nos amó primero” 
1°Juan 4:19 
Cuando comenzamos a disfrutar del amor que...
AMOR A MI HERMANO 
“Amados; amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. 
Todo aquél que ama, es nacido de Dios, y co...
AMOR AL PRÓJIMO 
“Amarás a tu prójimo como a ti mismo” 
Marcos 12:31 
Aprendimos que tenemos que ayudarnos entre hermanos ...
AMOR A LOS ENEMIGOS 
Dia 5 
“… Cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, 
no amenazaba, sino encome...
AMOR A LOS PERDIDOS 
“… a todos me he hecho de todo, 
para que de todos modos salve a algunos” 
° Corintios 9:22 
Dia 6 
C...
AMOR QUE PERMANECE PARA SIEMPRE 
“El amor nunca deja de ser…” 
1° Corintios 13:8 
Dia 7 
En este mundo todo se termina, na...
Mostrando el cristianismo en la vida diaria 
SEMANA 2 
LLENOS DEL 
GOZO DE DIOS 
“Regocijaos en el Señor siempre. 
Otra ve...
GOZO DE DIOS 
“En tu presencia hay plenitud de gozo” 
Salmos 16:11 
Dia 8 
Normalmente las personas confunden gozo con ale...
GOZO DE LA SALVACIÓN 
“Vuélveme el gozo de tu salvación” 
Salmos 51:12 
Tener la salvación, en la Biblia, significa haber ...
GOZO DE LA COMUNIÓN 
“Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido” 
1° Juan 1:4 
Dia 10 
“No es bueno qu...
Dia 11 
GOZO DE SERVIR 
“Y yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aún yo mismo me gastaré del 
todo por amor de vuestras...
GOZO EN LA DIFICULTAD 
“Hermanos míos tened por sumo gozo 
cuando os halléis en diversas pruebas” 
Santiago 1:2 
Dia 12 
L...
GOZO EN LA SOLEDAD 
“Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios, 
y los presos los oían” Hechos 16:25...
GOZO QUE PERDURA 
“Gozaos de que vuestros nombres 
están escritos en el libro de la vida” 
Lucas 10:20 
Dia 14 
Saber que ...
Mostrando el cristianismo en la vida diaria 
SEMANA 3 
DISFRUTANDO 
DE LA PAZ 
“La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se ...
PRÍNCIPE DE PAZ 
“Y se llamará su nombre: Admirable, Consejero, 
Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz” 
Isaías 9:6 
...
LA PAZ DEL PERDÓN 
“Justificados pues por la fe, tenemos paz para con Dios 
por medio de nuestro Señor Jesucristo” 
Romano...
CAMINAR EN PAZ 
“…Vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros” 
2° Corintios 13:11 
Dia 17 
Desilusión 
D...
PAZ CON LOS DEMÁS 
“ Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, 
estad en paz con todos los hombres” 
Romanos 12:18 
Di...
PAZ PARA TOMAR DECISIONES 
“…Y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, 
cuidará sus corazones y sus pensamientos ...
PAZ EN LA ADVERSIDAD 
Dia 20 
“Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo 
afrontarán afliccione...
VIVIR Y MORIR EN PAZ 
Dia 21 
“... Yo ya estoy para ser sacrificado y el tiempo de mi partida está cercano. 
He peleado la...
Mostrando el cristianismo en la vida diaria 
SEMANA 4 
ESPERANDO CON 
PACIENCIA 
“Mas tenga la paciencia su obra completa,...
CORRER CON PACIENCIA 
“ … Corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante” 
Hebreos 12:1 
Dia 22 
El relato del ...
SOPORTAR LA PRUEBA CON PACIENCIA 
Dia 23 
“ Hermanos tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, 
sabiendo ...
Dia 24 
LA PACIENCIA DE DIOS 
“El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, 
sino que es paciente...
Dia 25 
SER PACIENTES CON OTROS 
“Con toda humildad y mansedumbre, soportándoos 
con paciencia los unos a los otros en amo...
Dia 26 
UN EJEMPLO DE PACIENCIA 
“Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, 
que el Señor es mu...
Dia 27 
PERDIENDO LA PACIENCIA 
“No te impacientes a causa de los malignos 
ni tengas envidia de los que hacen iniquidad” ...
Dia 28 
EL PROPÓSITO DE LA PACIENCIA 
“Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos 
y cabales, sin q...
Mostrando el cristianismo en la vida diaria 
SEMANA 5 
MOSTRANDO LA 
BENINGNIDAD Y 
BONDAD DE DIOS 
“Porque el fruto del E...
Dia 29 
DIOS ES BUENO 
“ El Señor es bueno con todos, él se compadece de toda su creación” 
Salmos 145:9 
Viviríamos más f...
Dia 30 
BONDAD IGUAL A SEGURIDAD 
“No ves que desprecias las riquezas de la bondad de Dios, de su tolerancia 
y de su paci...
Dia 31 
BONDAD COMO LA DEL PADRE 
“Como el padre se compadece de sus hijos, 
se compadece el Señor de los que le temen” 
S...
Dia 32 
BONDAD SIN CONDICIONES 
“Bendice alma mía al Señor y no olvides ninguno de sus beneficios” 
Salmos 103:2 
Comparta...
Dia 33 
BONDAD COMO CONSECUENCIA 
“De la manera que Cristo os perdonó, 
así también hacedlo vosotros” 
Colosenses 3:13 
Es...
Dia 34 
BONDAD PARA TODOS 
“No oprimirás a la viuda, al huérfano, al extranjero ni al pobre; 
ni ninguno piense mal en su ...
Dia 35 
BONDAD Y RECOMPENSA 
“Cualquiera que de a uno de estos pequeñitos un vaso de agua fría 
solamente, por cuanto es d...
Mostrando el cristianismo en la vida diaria 
SEMANA 6 
DESAFIADOS 
POR LA FE 
“La fe viene por oír la palabra de Dios” 
Ro...
Dia 36 
TENER FE ES CREER EN DIOS 
“Justificados pues por la fe tenemos paz para con Dios 
por medio de nuestro Señor Jesu...
Dia 37 
TENER FE ES CREERLE A DIOS 
“En ti confiarán los que conocen tu nombre” 
Salmos 9:10 
Dijimos ayer que creer es co...
Dia 38 
LA FE QUE FORTALECE : El ejemplo de Sara 
“Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para co...
Dia 39 
CREERLE A DIOS COMO ABRAHAM 
“Por la fe Abraham siendo llamado obedeció para salir al lugar que había 
de recibir ...
Dia 40 
FE ES CREERLE A DIOS COMO MOISÉS 
“Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija del Fa-raón,...
Dia 41 
LA FE DERRIBA MUROS 
“Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días” 
Hebreos 11:30 
Cuand...
Dia 42 
CULTIVAR LA FE 
“Así también la fe, si no tiene obras es muerta en sí misma” 
Santiago 2:17 
Vivir en fe no es viv...
Mostrando el cristianismo en la vida diaria 
SEMANA 7 
CONTROLADOS POR LA 
MANSEDUMBRE 
Y LA TEMPLANZA 
“ Más vale dominar...
Dia 43 
SER MANSOS COMO JESÚS 
“Aprended de mi que soy manso y humilde de corazón” 
Mateo 11:29 
Ser manso es tener un cor...
Dia 44 
MANSOS COMO MOISÉS 
“Y aquel varón Moisés era muy manso, más que 
todos los hombres que había sobre la tierra” 
Nú...
Dia 45 
EL TRAJE DE LA MANSEDUMBRE 
“Vestíos como escogidos de Dios … de mansedumbre” 
Colosenses 3:12 
A la mayoría de la...
Dia 46 
TEMPLANZA: DUEÑO DE SÍ MISMO 
“Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; y el que se enseñorea de su 
espíri...
Dia 47 
DISFRUTANDO DEL CONTROL DE DIOS 
“Humillaos pues bajo la poderosa mano de Dios 
para que él os exalte cuando fuere...
Vivamos como jesús, el fruto del espiritu   pedro fuentes
Vivamos como jesús, el fruto del espiritu   pedro fuentes
Vivamos como jesús, el fruto del espiritu   pedro fuentes
Vivamos como jesús, el fruto del espiritu   pedro fuentes
Vivamos como jesús, el fruto del espiritu   pedro fuentes
Vivamos como jesús, el fruto del espiritu   pedro fuentes
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Vivamos como jesús, el fruto del espiritu pedro fuentes

1.164 visualizaciones

Publicado el

Vivamos como Jesús

Publicado en: Meditación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.164
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
6
Acciones
Compartido
0
Descargas
13
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Vivamos como jesús, el fruto del espiritu pedro fuentes

  1. 1. mostrando el cristianismo en la vida diaria VIVAMOS COMO JESÚS El fruto del Espíritu 49 lecturas devocionales para 7 semanas Pedro Fuentes
  2. 2. VIVAMOS COMO JESÚS El fruto del Espíritu Pedro Fuentes
  3. 3. Vivamos como Jesús : el fruto del espíritu 1a ed. Buenos Aires : Sembrar Ediciones Cristianas, 2009. 64 p. : il. ; 22x15 cm. ISBN 978-987-24864-1-9 1. Vida Cristiana. CDD 248 © 2009 Pedro Fuentes Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción parcial o total de esta obra sin la autorizacion previa de los editores. Sembrar Ediciones Cristianas www.sembrarediciones.com.ar Impreso en Argentina Diseño de cubierta e interior: Lucas Fuentes www.lucasfuentes.com.ar
  4. 4. VIVAMOS COMO JESÚS El fruto del Espíritu SEMANA 1 CAUTIVADOS POR EL AMOR SEMANA 2 LLENOS DEL GOZO DE DIOS SEMANA 3 DISFRUTANDO DE LA PAZ SEMANA 4 ESPERANDO CON PACIENCIA SEMANA 5 MOSTRANDO A TODOS LA BENIGNIDAD Y BONDAD DE DIOS SEMANA 6 DESAFIADOS POR LA FE SEMANA 7 CONTROLADOS POR LA MANSEDUMBRE Y LA TEMPLANZA
  5. 5. VIVAMOS COMO JESÚS El fruto del Espíritu “ El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza”. Gálatas 5:22-23 El propósito de este devocional es ayudarnos a reflexionar sobre el ca-rácter de Cristo expresado por el apóstol Pablo en Gálatas 5:22-23. El fruto del Espíritu Santo en nosotros se manifiesta por lo menos de dos formas muy prácticas: En primer lugar, en nuestra conducta diaria, que es la expresión de nues-tro carácter. Dios espera que nos parezcamos a su Hijo Jesucristo y para ello envió a su Espíritu a morar en nuestros corazones (Romanos 5:5), de modo que podamos ser moldeados al carácter de Jesús. En segundo lugar, están nuestras acciones, es decir, aquellas buenas obras que debemos hacer como seguidores de Jesús, en esto también Dios espera que imitemos a su Hijo. En este devocional meditaremos juntos durante siete semanas especialmente en el fruto del Espíritu que tiene que ver con nuestra manera de conducirnos, con nuestras conductas diarias que deben ser una muestra de un carácter controlado por el Espíritu Santo. Las lecturas diarias nos ayudarán en forma personal y el encontrarnos con nuestro grupo pequeño nos enriquecerá al compartir la comunión con otros cristianos. Espero que Dios llene tu vida con su bendita gracia y en estos días sien-tas que él habla a tu corazón. Te desafío a que juntos podamos decirnos: ¡VIVAMOS COMO JESÚS!
  6. 6. Mostrando el cristianismo en la vida diaria SEMANA 1 CAUTIVADOS POR EL AMOR “El amor de Dios fue derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo…” Romanos 5:5
  7. 7. DIOS ME AMA “Mirad cual amor nos ha dado el Padre para que seamos llamados hijos de Dios” 1°Juan 3:1 Dia 1 Seguramente nunca podremos llegar a entender cuánto nos ama Dios. Quizás en muchas ocasiones te encontraste como perdido en el mundo, sin-tiendo que nadie se interesaba por vos. Lo más probable es que no sea así, pero si así fuera Dios nunca dejará de amarte. El amor de Dios es invariable, es personal, es único y está a tu disposición. Los seres humanos fuimos creados con una tremenda necesidad de ser ama-dos y Dios lo sabe porque él nos creó. A algunas de las personas que te rodean quizás les cueste amarte, como a vos te costará amar a algunas también, sin embargo a Dios no le resulta un sacrificio amarnos porque él en esencia es AMOR. Y Dios te ama así como sos, sin importar tu pasado, sin preguntar por tus fracasos, sin evaluar tu capacidad. Dios sencillamente te ama, porque él te creó para amarte. Esto no significa que Dios siempre esté de acuerdo con nuestra conducta porque cuando pecamos Dios no lo aprueba. Y el pecado nos conduce a la perdición eterna. Pero como Dios nos ama buscó la solución a nuestro problema: “De tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquél que en el cree no se pierda sino que tenga vida eterna” Juan 3:16 Si aún no experimentaste el amor de Dios, sencillamente tenés que recibirlo por la fe, apropiarte de su amor y de su perdón. Pedir a Dios que perdone tus pecados y recibir a Cristo en tu corazón. A partir de allí vivirás una vida distinta Y COMENZARÁS A DISFRUTAR DEL AMOR DE DIOS. Pasar por este mundo sin haber experimentado el amor de Dios en la vida, es haberse perdido lo más importante que podemos disfrutar: Que el Creador y Sustentador del universo nos rodee con su brazo amoroso y nos conduzca hasta el final del camino. Te invito a vivir el resto de tus días sabiendo que DIOS TE AMA. Reflexión: Cuando pases por situaciones difíciles y te sientas incomprendido por los demás recordá que Dios te sigue amando. Lectura complementaria: 1° Juan 3:1-3
  8. 8. YO AMO A DIOS “Nosotros amamos a Dios porque él nos amó primero” 1°Juan 4:19 Cuando comenzamos a disfrutar del amor que Dios nos tiene, empezamos a darnos cuenta qué significa amar. Dios pone en evidencia su amor, así lo ex-presa San Pablo: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” Romanos 5:8 Amar a Dios es tenerlo en primer lugar en el rango de nuestras prioridades. Es aceptar sus demandas y obedecer sus mandatos. Amar siempre es dar y darse por el ser que amamos. Por ésto, sólo podemos mostrar nuestro amor a Dios cuando tomamos en serio sus mandatos, cuando seguimos sus consejos, cuando respetamos sus principios. Quiero presentarte algunas formas muy prácticas que tenemos para mostrarle a Dios que lo amamos de verdad: 1 - ADORACIÓN: La adoración que le rendimos a Dios es la expresión más su-blime del amor. Adorar es tener un corazón que quiera agradar a Dios en todo lo que pensamos, decimos y hacemos. A Dios lo podemos adorar cuando estamos solos y cuando estamos en la comunidad del pueblo de Dios. “Pero tú eres santo. Tú que habitas entre las alabanzas de Israel” Salmos 22:3 2 - OBEDIENCIA: “El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada con él” Juan 14:23 Dios está muy interesado en que le obedezcamos, no porque sea un déspota y autoritario, sino porque Dios sabe todas las cosas y como Padre amoroso siem-pre nos pedirá que hagamos lo que será mejor para nosotros. Es verdad que a veces nos cuesta obedecer a Dios, pero debemos recordar que es para nuestro bien. “El obedecer es mejor que los sacrificios” 1°Samuel 15:22 3 - SERVICIO: Jesús dijo “El Hijo del Hombre no vino para ser servido sino para servir” Marcos 10:45. Si somos seguidores de Jesús debemos pensar que cada vez que hacemos algo en beneficio de otros estamos sirviendo a Dios y mos-trándole que lo amamos de verdad. Reflexión: Adoración, obediencia y servicio son formas muy prácticas que te-nemos para mostrar QUE AMAMOS A DIOS. Lectura complementaria: Juan 14:21-24 Dia 2
  9. 9. AMOR A MI HERMANO “Amados; amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquél que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios” 1°Juan 4:7 Dia 3 El Nuevo Testamento nos dice que la Iglesia es como una familia. Todos sus integrantes son hermanos entre sí. En las relaciones familiares se viven distin-tas y variadas experiencias. La relación entre los hermanos suele ser buena y en ocasiones no tanto. Dios desea que en la Iglesia reine un clima de amor y comprensión. En toda familia los hermanos cuando son chicos se pelean por cualquier cosa, a medida que van creciendo y madurando cada asunto se pue-de conversar y las cosas van resolviéndose cada vez mejor. El Señor Jesús sabía esto y es por eso que nos dejó un mandamiento muy cor-tito pero que puede revolucionar nuestras relaciones “Este es mi mandamien-to: Que se amen los unos a los otros” Juan 15:17 El amor permite que nos aceptemos tal como somos. El amor nos hace perdonar las ofensas y olvidar los agravios. El amor nos motiva a ayudar. El amor nos permite renunciar a lo nuestro para beneficiar al hermano. Se cuenta que en la Segunda Guerra Mundial los soldados vencedores hicie-ron explotar una bomba en el centro de un pequeño pueblo. Todos salieron huyendo. Una niña de unos ocho años salió corriendo llevando en sus brazos a su hermanito un poco mas chico que ella. Un hombre que corría desesperado como los demás la observó y le gritó: “Niña: ¿no es demasiado pesado para vos?” a lo que la niña respondió: “NO, ES MI HERMANO” . A la hora de ayudar a un hermano no contará tanto lo que hacemos por él sino la razón del por qué lo hacemos. Es nuestro hermano. No siempre será una ayuda material la que están esperando nuestros herma-nos. A veces necesitan compañía, que oremos por ellos o que sencillamente dediquemos tiempo a escuchar sus pesares. El amor a los hermanos siempre se mostrará en acciones concretas y no en un discurso lindo pero vacío de contenido. Esto es lo que nos enseñó el Maestro cuando lavó los pies de sus discípulos. Reflexión: Tanto amo a mis hermanos, tanto estaré dispuesto a hacer algo en beneficio de ellos. Lectura complementaria: 1°Juan 4:7-21
  10. 10. AMOR AL PRÓJIMO “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” Marcos 12:31 Aprendimos que tenemos que ayudarnos entre hermanos porque somos de la misma familia. Pero no debemos olvidar que la ayuda a las demás personas también es parte de nuestro cristianismo. Jesús, nuestro Maestro, “Recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando…predicando.. sanando… y al ver las multitudes tuvo compasión de ellas…” Mateo 9:35. Es muy importante que estemos atentos a las personas que nos rodean, sean cristianas o no. Son nues-tro prójimo, son los que tenemos próximos a nosotros. Lucas nos cuenta que Jesús ”anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él” Hechos 10:38 A veces recibiremos gratitud por nuestras acciones y seremos reconocidos. Pero no siempre será así. En ocasiones seremos criticados y hasta acusados falsamente. No nos preocupemos, debemos hacer el bien a todos porque esto es lo que nos enseñó Jesús, y nosotros seguimos su modelo. La Biblia nos advierte sobre el cuidado que debemos tener en relación a la fe que declaramos, con las acciones que hacemos. Nos dice que la fe sin obras es muerta. Nos indica que para testificar de nuestra fe no alcanzan las palabras si nuestras obras no respaldan lo que decimos. El relato de la vida de Jesús mues-tra que esto debe ser así. Nadie podrá, con su palabrerío, convencer a otros de su amor a las personas si no lo muestra con sus acciones. Quizá oíste aquel famoso refrán: “hablan tan fuerte tus acciones que no me dejan oír lo que tú dices”. Cuando hablamos del amor de Dios, la gente quiere ver algo concreto de ese amor y no sólo escuchar de él. Las personas dedican más tiempo a observar lo que hacemos que a escuchar lo que les decimos. Por eso recordemos lo que nos dice el Señor: “Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad” 1°Juan 3:18 Reflexión: Estemos atentos para mostrar a nuestro prójimo con acciones con-cretas de cuánto Dios los ama a ellos y cómo nosotros también los amamos. Lectura complementaria: Lucas 10:25-37 Dia 4
  11. 11. AMOR A LOS ENEMIGOS Dia 5 “… Cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente” 1°Pedro 2:23 Amar a los que nos hacen mal, a los que nos dañan, a los que nos causan he-ridas, es muy difícil, casi imposible. En realidad es imposible que una persona con sentimientos normales pueda amar a quien se declara su enemigo. Pero los seguidores de Jesús tienen el mandato de hacerlo. Y es posible porque los seguidores de Jesús, han recibido al Espíritu Santo en sus corazones y tienen ahora todo el poder para vencer el odio con el amor de Dios. Esto fue lo que sucedió con Jesús. Lo maldecían y él no les respondía. Lo mal-trataban y él encomendaba a Dios su causa. Cuando estaba en la cruz oró al Padre pidiéndole que perdonara a sus agresores. ¡Qué tremendo! ¡Qué con-tradicción para nuestros sentimientos! ¡Que desafío para nuestra experiencia diaria! “El amor cubrirá multitud de pecados” Sólo el amor de Dios en nosotros puede pasar por alto la ofensa, disimular la agresión y soportar la injusticia. Quiero que pienses en las personas que alguna vez te hirieron, que fueron injustas con vos. Debes perdonarlas, de lo contrario seguirás atado al pasa-do. El amor que Dios puso en tu corazón es más fuerte que todo el odio que puedas recibir. Porque es el amor de Dios, que en Jesucristo venció al pecado, a la muerte y al mismo Satanás. Y hoy ese amor puede inundar tu corazón de modo que no haya espacio para que se albergue el odio ni el rencor. Cuando amas a tus enemigos eres libre y nadie podrá inquietar tu ser interior. El estilo de vida que Dios espera de nosotros es éste: “No devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contra-rio, BENDICIENDO sabiendo que fuimos llamados para heredar bendición” 1° Pedro 3:9 Reflexión: No dejar que ninguna ofensa recibida se quede en nuestros cora-zones, sino vencerla con el AMOR DE DIOS que tenemos en nuestro corazón aún para nuestros enemigos. Lectura complementaria: Mateo 5:38-48
  12. 12. AMOR A LOS PERDIDOS “… a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos” ° Corintios 9:22 Dia 6 Con demasiada facilidad olvidamos nuestra condición pasada. Todos nosotros estábamos descarriados como ovejas. Seguíamos nuestro propio camino. No sabíamos exactamente cuál era el camino. Pero alguien nos contó del ver-dadero camino hacia la felicidad interior, hacia la paz del corazón. Nos expli-có que Jesús estaba dispuesto a perdonar nuestros pecados y darnos la vida eterna. Alguien nos mostró que Dios nos amaba así como somos. El día que aceptamos ese amor nuestra vida empezó de nuevo. ¡Qué maravilla! Esta hermosa experiencia que nos sucedió, debiera cada día recordarnos que a nuestro alrededor hay miles de personas que están sin Dios, sin Cristo y sin esperanza en el mundo. Viven ciegos, no conocen el camino, marchan rumbo al infierno. Muchas de estas personas viven muy cerca nuestro; algunos son nuestros familiares, vecinos, compañeros de estudio o de trabajo. Cada uno de nosotros es responsable directo de las personas que tiene a su alrededor. Pensando que Dios nos ama tanto y que su amor también es para ellos, ¿no te parece que es demasiado injusto y egoísta el no compartirles esta buena noticia? Amar a los que están perdidos es lo que Jesús hizo, así lo declaró: “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” Lucas 19:10 Quiero animarte a que muestres tu amor a quienes están perdidos de alguna forma. Puede ser compartiéndoles alguna literatura cristiana, regalándole un ejemplar de la Biblia, una película cristiana, invitándoles a alguna actividad de la iglesia, ofreciendo tu casa para algún encuentro de grupo pequeño, con-tándoles tu testimonio de vida y fundamentalmente mostrando con tu con-ducta que eres un verdadero seguidor de Jesús. Ora constantemente por las personas a las que les compartiste tu fe y está atento a sus necesidades e in-quietudes para ayudarles. Reflexión: Sabiendo que alguien me compartió del amor de Dios yo también lo haré con otros. Lectura complementaria: Lucas 15:11-32
  13. 13. AMOR QUE PERMANECE PARA SIEMPRE “El amor nunca deja de ser…” 1° Corintios 13:8 Dia 7 En este mundo todo se termina, nada permanece para siempre. Las cosas se rompen, las modas cambian, las ideologías se agotan. Las personas se enveje-cen y se mueren, las relaciones se interrumpen y se cortan. Nada permanece. Como dijo el filósofo Heráclito: “Lo único que permanece es el cambio”. Esta es la razón por la que la vida es tan inestable, no tenemos de dónde tomarnos para permanecer seguros. Pero gracias al cielo, el amor de Dios por nosotros no cambia ni cambiará. ¿Sabes por qué? Porque es la esencia misma de Dios: “En Dios no hay mudanza ni sombra de variación” Santiago 1:17 Mientras pasamos por este mundo, el peregrinaje se hace difícil a veces, por-que hay que vivir experiencias no deseadas, porque se rompen relaciones y la tristeza invade nuestro corazón. En ocasiones nos sentiremos solos y no com-prendidos ni queridos. Debes recordar que Dios sí te comprende porque te creó y te ama y nunca dejará de amarte. Quiero que te asombres conmigo y celebremos juntos el amor de Dios. Es-tamos seguros y nada cambiará nuestra relación con nuestro Creador. Él es ahora nuestro Padre y tenemos una relación de amor inmutable con él. ¡Qué maravilla! Por fin podemos vivir tranquilos y seguros, tenemos dónde poner nuestros pies seguros de que no caeremos, porque “Los que confían en Dios, son como la montaña de Sion que no se mueve sino que permanece para siempre” Salmos 125:1. Ahora tenemos una relación que durará por siempre, aún después de nuestra muerte. Esta relación de amor es para toda la eternidad. Reflexión: Señor ayúdame para vivir conciente que todo aquí abajo pasará, pero gracias porque puedo vivir aferrado a tu amor porque nunca se termi-nará. Lectura complementaria: 1° Corintios 13:1-13
  14. 14. Mostrando el cristianismo en la vida diaria SEMANA 2 LLENOS DEL GOZO DE DIOS “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez os digo ¡Regocijaos!” Filipenses 4:4
  15. 15. GOZO DE DIOS “En tu presencia hay plenitud de gozo” Salmos 16:11 Dia 8 Normalmente las personas confunden gozo con alegría. La alegría es el re-sultado de las cosas lindas que nos suceden. Y como todo el tiempo no nos suceden cosas lindas, la alegría es algo temporal, ocasional, que comienza y termina junto con la circunstancia linda que estamos viviendo. Cuando apare-ce una experiencia desagradable la alegría desaparece. El gozo no necesariamente tiene que ver con las circunstancias que vivimos, sino con el estado del corazón. Por lo tanto es algo interno y puede ser un estado permanente. ¿Qué es el gozo? La Biblia enseña que el gozo es la satisfacción del corazón por estar en armonía con nuestro Creador. Es vivir feliz interiormente. “En tu presencia hay plenitud de gozo”. Por eso el gozo puede ser permanente por-que Dios no cambia como las circunstancias. Para entenderlo un poco mejor piensa en lo que sucede cuando la relación con la persona que amas se corta; sea con tus padres, tus hijos, tu novio o no-via, tu esposo o esposa. Se produce un estado de inseguridad, insatisfacción. Desagrado es todo lo contrario a placer y satisfacción. Así sucede con las per-sonas que no tienen una correcta relación con su Creador, nada les satisface. ¿Por qué podemos sentir gozo en medio de circunstancias adversas? Por-que cuando vivimos en comunión con Dios él controla nuestro corazón y diri-ge las circunstancias por las cuales atravesamos. La historia nos cuenta de muchas personas que pasaron situaciones extrema-damente difíciles y vivieron satisfechas, no por tener un espíritu estoico sino porque ninguna de esas experiencias hicieron mella en su relación con Dios. Así fue con José en Egipto, con Daniel en Babilonia, con San Pablo en la cárcel de Filipos. El gozo viene de Dios y él está dispuesto a darlo a quien se acerque buscando tener comunión con él. “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez os digo ¡Regocijaos!” Filipenses 4:4 Reflexión: Si creemos que vivir feliz es solo pasar momentos agradables, nos estamos perdiendo el verdadero significado de la felicidad. Lectura complementaria: Salmos 145:1-7
  16. 16. GOZO DE LA SALVACIÓN “Vuélveme el gozo de tu salvación” Salmos 51:12 Tener la salvación, en la Biblia, significa haber nacido de nuevo, tener vida abundante, estar en comunión con Dios, tener asegurada la vida eterna, estar preparado para enfrentar la muerte y vivir con esperanza segura. Esto produce un gozo, una satisfacción que no puede explicarse. Aunque esta salvación no la podemos perder porque está garantizada por la obra de Cristo, sí podemos perder en ocasiones el gozo que produce esta salvación. Así le sucedió a Da-vid. La vida del rey David representa mucho la vida de cada uno de nosotros, así se ve en el libro de los Salmos. Este pastorcito de Belén vivió todo tipo de experiencias difíciles. En su niñez fue mandado a la montaña a cuidar unas pocas ovejas, casi olvidado por su familia. De joven soportó la envidia de sus hermanos y el celo del rey Saúl. Fue perseguido y acusado falsamente. Tuvo que abandonar su casa, su familia, su tierra y sus amigos porque el rey con su ejército lo buscaba para matar. En todas estas tristes experiencias David no perdía el gozo de saber que Jehová era su pastor y nada le faltaría. En su oración casi desesperada dice: “Vuélveme el gozo de tu salvación”. ¿Qué ocurrió con David en esta circunstancia? Había pecado, había ofendido la san-tidad de Dios y eso provocó la pérdida de la comunión con su Dios y por lo tanto perdió la satisfacción de la armonía con el Creador. El gozo de los hijos de Dios no depende de las circunstancias que atraviesen, sino de hacer las cosas conforme a los principios de Dios. Vivir con una actitud de querer agradar a Dios nos permitirá disfrutar del gozo que brinda la comu-nión. Qué bueno es saber que cuando David tomó conciencia de su pecado se inclinó ante Dios y pidió perdón de su ofensa y fue restaurado. Y Dios le volvió el gozo de la salvación. Reflexión: Mantener una vida de obediencia al Señor y a su Palabra nos per-mite disfrutar del gozo que perdura. Lectura complementaria: Lucas 19:1-10 Dia 9
  17. 17. GOZO DE LA COMUNIÓN “Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido” 1° Juan 1:4 Dia 10 “No es bueno que el hombre esté solo”. Esta es una sentencia que involucra mucho más que el matrimonio, tiene que ver con que Dios no nos creó para vivir en soledad, sino en relación con otros como nosotros, esto es comunión. La buena relación con los hermanos, a la que la Biblia llama comunión, produ-ce un gran gozo. Hay una gran bendición, un gran deleite en vivir en buena comunión con los hermanos, así lo dice el salmista: “Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habi-tar los hermanos juntos en armonía” Salmos 133:1 La comunión en la vida cristiana tiene dos facetas importantes. Así como amar a Dios se demuestra amando a los semejantes, la comunión con Dios se de-muestra en la comunión con los hermanos. En esa relación con la comunidad de fe, que es la iglesia, es que expreso mi cercanía con Dios. Nadie puede afir-mar que está en buenas relaciones con Dios si está lejos de sus hermanos. Jesús se mantuvo en una estrecha relación con sus seguidores y les pidió a los discípulos que se mantuvieran unidos como muestra de que eran seguidores de él: “En ésto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros” Juan 13:35 Es muy importante que cultives la vida de comunión. La forma que tenemos es participando de los distintos programas que tiene la congregación: asistiendo a los encuentros que organiza la iglesia, sean los cultos o las actividades con distintos propósitos, formando parte de algún grupo pequeño, participando en algún ministerio o tarea misionera. Esto te ayudará a expresar en forma muy concreta tu comunión y a disfrutar del gozo que produce el vivir en la comunión de la iglesia. Reflexión: Por nada del mundo debiéramos perdernos la bendición de la co-munión con los hermanos. Lectura complementaria: 1° Juan 1:1-4
  18. 18. Dia 11 GOZO DE SERVIR “Y yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aún yo mismo me gastaré del todo por amor de vuestras almas, aunque amándoos más sea amado menos” 2° Corintios 12:15 “Mayor placer” es sinónimo de abundante gozo. Es extraño que alguien pueda decir que gastar sus bienes y su propia vida en beneficio de otros le produzca semejante gozo. Más fuerte se torna esta expresión al decir que está dispuesto a amar más a cambio de menos amor recibido. ¿Cuáles son las razones que permiten esta conducta tan extraña para la gente común? Veamos por lo me-nos tres razones: 1 - A Dios le agrada. Siempre que hacemos lo que a Dios le agrada nos trans-formamos en personas felices, en personas que disfrutan de la vida, que gus-tan el placer de vivir. Personas que cumplen el propósito y la asignación para la que fueron creadas, son personas satisfechas plenamente. “El hacer tu volun-tad, Dios mío me ha agradado” Salmos 40:8 2 - Hacer algo por la felicidad de otros nos llena de felicidad a nosotros. Dios nos ha creado para disfrutar de la vida y ver a otros que disfrutan. Cuando nuestras acciones permiten a alguien mejorar su calidad de vida, cumplir sus objetivos, alcanzar nuevas metas y los vemos felices, la consecuencia natural es que nosotros también sintamos placer, gozo y felicidad. “No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad” 3° Juan 4. 3 - Saber que un día seremos recompensados con gozo eterno. Cada acción que hacemos aquí en la tierra a favor de cualquier persona, por más pequeña que sea, Dios la tiene en cuenta. No debiéramos perder ninguna oportunidad de hacer algo en beneficio de otros. “ Cualquiera que dé un vaso de agua fría... no perderá su recompensa” Mateo 10:42. Es importante que sirvamos a Dios mientras estamos aquí en la tierra para poder disfrutar de un gozo especial aquí abajo y por la eternidad. Qué bueno será que cada uno de nosotros pueda oír de labios del Señor la frase: “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor” Mateo 25:21 Reflexión: Las oportunidades de servir a otros se presentan HOY y tienen re-sultados eternos. Lectura complementaria: Mateo 25:31-46
  19. 19. GOZO EN LA DIFICULTAD “Hermanos míos tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas” Santiago 1:2 Dia 12 Las pruebas producen gozo Las pruebas normalmente no producen ningún tipo de placer ni de gozo, más bien de fastidio y tristeza. Pero cuando podemos entender que Dios está ha-ciendo algo bueno en nuestras vidas y en nuestro carácter, utilizando las prue-bas como medio de aprendizaje, todo cambia. Entonces sí podemos experi-mentar gozo, como Jesús: “Verá el fruto de la aflicción de su alma y quedará satisfecho” Isaías 53:11 Las pruebas juegan a nuestro favor Las pruebas son esas experiencias difíciles que juegan a nuestro favor y para nuestro beneficio si sabemos enfrentarlas con las armas que Dios nos da. “Sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia, mas tenga la pa-ciencia su obra completa para que sean perfectos y cabales sin que les falte cosa alguna” Santiago 1:3-4 Las pruebas nos ayudan Las pruebas están para ayudarnos, no para destruirnos. Es difícil entender esto cuando estamos atravesando una prueba, por esta razón es que debemos pre-pararnos antes de que lleguen. “Para que sometida a prueba vuestra fe… sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo” 1° Pedro 1:7 Las pruebas no son para siempre Las pruebas son temporales, no durarán toda la vida. Algunas las sufriremos hasta que nos marchemos a pasar la eternidad, pero como dice Pablo: “Las aflicciones del tiempo presente no se comparan con las glorias venideras” Romanos 8:18. Reflexión: Debo aprender a percibir el obrar amoroso de Dios en medio de la prueba para saber que algo bueno él está haciendo en mi vida, así fluirá el gozo de saber que estoy en sus manos preciosas. Lectura complementaria: Salmos 84
  20. 20. GOZO EN LA SOLEDAD “Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios, y los presos los oían” Hechos 16:25 Dia 13 Para la mayoría de las personas estar solos no es agradable, mientras que para otras sí. Dios no nos hizo para estar solos, pero ese no es el mayor problema. En ocasiones estamos rodeados de gente pero nos sentimos solos. Sea que estés solo o que te sientas solo, puedes experimentar el gozo de la presencia incondicional de Dios en tu interior. Puedes estar seguro que él cumplirá su promesa: “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo....” Isaías 41:10. Cuando tus padres te dejan solo Muchos fueron abandonados por sus padres y viven una experiencia dolorosa que los acompaña toda su vida. Tienen miedo a quedarse solos. Esto puede superarse cuando encuentras que alguien no te dejará nunca. A David le había pasado algo parecido hasta que pudo decir “ Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos” Salmos 27:10 Cuando tus hermanos te dejan solo Tenía muchos hermanos pero cuando los necesitó no pudo contar con ningu-no. Diez de ellos lo entregaron como esclavo por unas pocas monedas. Por momentos pensó que se quedaba solo en el mundo, sin embargo la biografía de su vida narrada en Génesis 37 en adelante nos dice vez tras vez: “Pero el Señor estaba con José”. Siempre será así, el Señor estará con nosotros y po-dremos disfrutar de su presencia y de su gozo, porque éste no depende de las circunstancias que estemos pasando. Cuando tus compañeros te dejan solo El apóstol Pablo y su compañero Silas habían sido puestos en la cárcel injusta-mente. Lo más probable es que se sintieran solos y abandonados, sin embargo cantaban y oraban con mucho fervor. El canto era una expresión del gozo del corazón. No estaban felices porque estaban presos. Ellos estaban gozosos por-que Dios estaba con ellos y cuando Dios está con nosotros no hay lugar para sentirse solo. El gozo brota del corazón porque se tiene la convicción de que todo está bajo el control de un Dios Soberano y amoroso. Reflexión: Mientras Dios esté con vos no estarás solo nunca. Lectura complementaria: Salmos 23
  21. 21. GOZO QUE PERDURA “Gozaos de que vuestros nombres están escritos en el libro de la vida” Lucas 10:20 Dia 14 Saber que podemos vivir el resto de nuestras vidas disfrutando de gozo per-manente no es una utopía. ¡No! Es lo que Dios nos ofrece y garantiza desde que comenzó a trabajar en nuestras vidas. Porque la felicidad que nos consi-guió es por estar en comunión con él. Por lo tanto, durará mientras dure nues-tra comunión. Y cuando ésta se corta tenemos la indicación bíblica de cómo restaurarla. ¡Qué maravilla! Es una pena que algunos pasen toda la vida buscando felicidad y gasten mu-cho dinero sin poder llegar a sentir esa plena satisfacción que Dios les ofrece gratuitamente. Muchos esperan llenar sus ansias de placer con viajes, compras, conociendo gente importante, practicando deportes, estudiando, investigando, con el arte, con la música, y con tantas otras cosas que son buenas y sanas. Está bien hacerlas e invertir tiempo y dinero para practicarlas, lo que no está bien es pensar que haciendo estas cosas obtendremos la felicidad tan ansiada. Los discípulos de Jesús confundieron alegría con gozo y Jesús les explicó la diferencia. Les dijo que ellos debían gozarse con aquellas cosas que no cam-biarían con el tiempo. Ellos se gozaban porque habían podido hacer algunos milagros y Jesús les recordó que lo más preciado que una persona puede te-ner aquí abajo es la seguridad y garantía de saber que su nombre está escrito en el libro de la vida. Es decir que está preparado para su muerte. Tiene plena seguridad que pasará la eternidad en el cielo junto a Jesucristo. Jesús no les estaba diciendo que no debían alegrarse por las cosas lindas que les sucedían. Lo que debían aprender era a diferenciar entre la alegría tempo-ral y el gozo eterno. Reflexión: Aprender a diferenciar lo temporal de lo eterno nos permite descu-brir la felicidad en el presente y a disfrutar del gozo que perdura. Lectura complementaria: Habacuc 3:17-19
  22. 22. Mostrando el cristianismo en la vida diaria SEMANA 3 DISFRUTANDO DE LA PAZ “La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden”. Juan 14:27
  23. 23. PRÍNCIPE DE PAZ “Y se llamará su nombre: Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz” Isaías 9:6 Dia 15 Éste es uno de los títulos más sobresalientes de nuestro Señor. Isaías, el pro-feta, lo llama PRÍNCIPE DE PAZ y tiene razón, porque él arregló la guerra que teníamos con Dios. Habíamos ofendido la santidad de nuestro Creador y no había forma de reconciliarnos con él a menos que hubiera un mediador válido que tomara el asunto en sus manos. Y Jesús hizo eso por nosotros. “Él es nuestra paz” Efesios 2:14. “Él hizo la paz” Efesios 2:15 “Él anunció la paz” Efesios 2:17 No tenemos por qué tenerle miedo a Dios ya que a través del Señor Jesús es-tamos en paz con él. No tenemos por qué tenerle miedo a la muerte ya que estamos en paz para enfrentar lo que viene después. No tenemos por qué tenerle miedo al diablo porque es un enemigo derrotado y nosotros vivimos en paz porque participamos de la victoria que Jesús logró al vencerle en la cruz. No tenemos por qué tener miedo a las circunstancias difíciles que podamos enfrentar porque tenemos paz en el corazón y nada puede perturbarnos. Jesús dijo: “La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden”. Juan 14:27 El PRÍNCIPE DE PAZ arregló todos nuestros asuntos de conflictos espirituales, así que ahora podemos caminar por este mundo lleno de conflictos con un corazón quieto y reposado, porque el Príncipe de Paz vive en nosotros. Reflexión: Vivamos tranquilos que el Príncipe de Paz está en nosotros, con nosotros y por nosotros. Lectura complementaria: Isaías 9:6, Efesios 2:13-18
  24. 24. LA PAZ DEL PERDÓN “Justificados pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” Romanos 5:1 Dia 16 La falta de paz en el corazón humano es esencialmente por no sentirse perdo-nado por Dios. Mientras que la relación con el Creador esté cortada no puede haber paz interior. Lo bueno para nosotros es saber que ahora ya se hizo la paz y podemos estar en armonía con Dios. Muchas personas viven una gran carga de conciencia y sentido de culpa. Car-gan con malas decisiones y pecados cometidos en el pasado que les resulta una gran mochila casi imposible de llevar. No pueden disfrutar por mucho tiempo de las cosas lindas que les suceden porque siempre están trayendo a su memoria viejas culpas. Es una pena que sea así, porque Jesús ofrece para todos un perdón total y absoluto. De modo que no quede ni una pizca de pesar porque “si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad” 1° Juan 1:9 Todas nuestras ofensas fueron perdonadas y Dios no se acordará más de nues-tros pecados. Cuando dos personas están peleadas se genera una relación desagradable y un clima enrarecido. Esto es lo que sucedía entre nosotros y Dios, pero ahora habiendo sido justificados, es decir, puestos en buena relación con Dios, no hay nada desagradable. La relación es buena y agradable. Los cristianos debemos aprender a disfrutar esta nueva condición, vivir en ar-monía es una gran bendición. Reflexión: No permitiré que viejas culpas empañen la paz que Jesús consiguió para mí cuando me arregló las cuentas con Dios el Padre. Lectura complementaria: Salmos 32
  25. 25. CAMINAR EN PAZ “…Vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros” 2° Corintios 13:11 Dia 17 Desilusión Dice un cantor popular: “Los caminos de la vida no son lo que yo esperaba, no son lo que yo creía, no son lo que imaginaba. Los caminos de la vida son muy difícil de andarlos, difícil de caminarlos y no encuentro la salida”. Hay mucha verdad en este poema. La vida nos sorprende muchas veces con cuestiones que nunca pensamos que nos tocaría enfrentar. Enfermedad, accidente, mudanza, viajes, fracasos, disoluciones, pérdidas de cosas materiales y de personas y tantas otras cuestiones más. Algunos suelen decir: es imposible vivir en paz en este mundo. Desafío Quiero recordarte que el mundo no va a cambiar y las circunstancias probable-mente tampoco. Lo que sí puedo asegurarte es que puede cambiar tu forma de enfrentar estos caminos. Puede cambiar tu corazón, para estar preparado para transitar caminos difíciles. El hijo menor de un zapatero campesino dijo a su padre: “Papá; quisiera cami-nar descalzo por todo el mundo sin pinchar mis pies con las espinas del cam-po, quiero que consigas mucho cuero y cubras todo el mundo así no habrá nada que me moleste para caminar por donde yo quiera” El padre lo miró con ojos de amor y compasión, pero conociendo la realidad de la vida le contestó: “No será posible cubrir todo el mundo con cuero, porque no podría encontrar suficiente material para ello. Pero algo voy a hacer para que cumplas tus de-seos de no pincharte con las espinas del campo. Conseguiré el mejor cuero y te fabricaré las mejores botas que hayas visto y entonces podrás salir por el mundo sin problemas. No puedo quitar las espinas del camino, ni puedo cubrirlas a todas, pero sí puedo prepararte, cubriendo tus pies para que en-frentes cualquier tipo de espinas y pinches del camino”. Que el Dios de paz esté con nosotros, nos da la plena seguridad de poder ca-minar por este mundo en paz, no porque los problemas sean quitados, sino porque Él cubre nuestro corazón con su presencia y podemos decir como el poeta bíblico: “Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos, aun-que falte el producto del olivo y los labrados no den mantenimiento... El Señor es mi fortaleza” Habacuc 3:17-19 Reflexión: Si el Dios de paz está conmigo, puedo vivir en paz. Lectura complementaria: 1° Pedro 3:1-9
  26. 26. PAZ CON LOS DEMÁS “ Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres” Romanos 12:18 Dia 18 No siempre es fácil llevarse bien con todos. Es por eso que Pablo nos dice “SI ES POSIBLE”. En ocasiones será imposible pero que no sea por culpa nuestra, esa es la idea del apóstol. Tres actitudes que pueden ayudarnos para poder estar en paz con todos: NO ENOJARNOS PORQUE LOS DEMÁS TIENEN OPINIÓN DIFERENTE A LA NUESTRA. Es muy importante que aprendamos que nuestro parecer es muchas veces sólo nuestro y nadie está obligado a pensar como nosotros. Por ello si que-remos estar en paz con todos debemos ser muy respetuosos de la opinión ajena. NO DISCUTIR SOBRE CUESTIONES DE POLÍTICA NI DE RELIGIÓN. Estos dos temas son los que han separado más que cualquier otro asunto a los pueblos a través de la historia. Y son los que generaron la mayoría de las gue-rras en el mundo. Dejemos que cada uno tenga su parecer y nosotros estemos firmes en nuestras convicciones, siempre que éstas estén respaldadas por la Palabra de Dios. NO RESPONDER CUANDO NOS INSULTAN Esta es una clave importante en las relaciones interpersonales, especialmente cuando tratamos con personas soberbias y “mal llevadas” en el trato. Jesús nos dejó el mejor de los ejemplos al respecto: “Cuando proferían insultos contra él no replicaba con insultos, cuando padecía no amenazaba, sino que se entre-gaba a aquél que juzga con justicia” 1° Pedro 2:23. Reflexión: Saber llevarnos bien con la gente nos permite disfrutar de la vida y ser de bendición a quienes nos rodean. “No devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario BENDICIENDO…” 1° Pedro 3:9. Lectura complementaria: Salmos 122.
  27. 27. PAZ PARA TOMAR DECISIONES “…Y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús” Filipenses 4:7 Dia 19 Una persona perturbada en su interior difícilmente podrá decidir correcta-mente. La angustia del corazón, el apuro mezclado con desesperación para resolver algún asunto, puede llevarnos a tomar caminos equivocados. Debemos evitar tomar cualquier tipo de decisión cuando no estamos en paz. El texto que estamos compartiendo comienza diciendo: “Por nada estén pre-ocupados, sino sean conocidas sus peticiones delante de Dios, en toda oración y ruego, con acción de gracias y la paz de Dios …” La paz es el resultado de encomendar a Dios nuestros asuntos. Dios no nos está prometiendo resolver los problemas, sino que promete quitarnos la an-siedad poniéndonos su paz en nuestros corazones. Cuando estamos interior-mente en paz, estamos en mejores condiciones de ver con mayor claridad los caminos que debemos tomar. Un punto importante para tomar decisiones sabias es utilizar la premisa de querer honrar a Dios en lo que vamos a decidir. Debemos declararle a Dios que deseamos que él se agrade de nuestro proce-der. Pedirle que si en la decisión que estamos por tomar no va a ser honrado su nombre, que no nos permita avanzar en el tema. Esto nos dará una garantía para andar por camino seguro, ¿sabes por qué? Porque Dios se ha comprome-tido a no defraudarnos cuando nosotros ponemos su honra en primer lugar: “YO HONRARÉ A LOS QUE ME HONRAN, Y A LOS QUE ME DESPRECIAN SERÁN TENIDOS EN POCO” 1° Samuel 2:30 Reflexión: Las buenas decisiones se toman en paz y generan paz, al margen del resultado que produzcan. Lectura complementaria: Juan 14:1-14
  28. 28. PAZ EN LA ADVERSIDAD Dia 20 “Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo” Juan 16:33 Muchas son las situaciones difíciles que debemos afrontar en esta vida. Algu-nas de ellas son inesperadas, otras son causadas por terceros y un gran núme-ro son las que nosotros mismos provocamos por decisiones incorrectas. Cualquiera sea su origen son AFLICCIONES que perturban nuestro ser interior y nos quitan la paz. Jesús lo sabía, porque él nos conoce lo suficiente como para poder advertirnos al respecto. Problemas de Salud: Sólo valoramos nuestra salud cuando llega la enferme-dad a nosotros o a algún ser querido muy cercano. ¡Cómo nos hace sentir de frágiles y sin fuerzas! Esto perturba grandemente nuestro corazón. Problemas Familiares: Cuando menos nos imaginamos algo sucede en las re-laciones familiares y se rompe algún vínculo. Es casi como una muerte. Algo desaparece de golpe y quedamos perplejos y nos sentimos impotentes ante tal situación. Problemas Económicos: La escasez de dinero suele quebrantar a muchos, es-pecialmente a quienes estaban acostumbrados a la abundancia. El quiebre económico suele quebrar también la entereza del corazón. Ante las necesi-dades económicas y la escasez de lo esencial para la vida, nuestro corazón se llena de angustia. Estas y muchas más son AFLICCIONES de las cuales Jesús nos anunció que ten-dríamos. Él no dijo que las quitaría, sino que nos daría su PAZ para enfrentarlas. El salmista dijo: “Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente” Sal-mos 84:6. Todos pasamos tarde o temprano por el valle de lágrimas, son estas AFLICCIONES de las que nos habló Jesús. Pero nunca debemos olvidar que la PAZ de Jesús es una promesa firme y segura que nadie podrá cambiar. Lo que tenemos que hacer es confiar en Jesús y dejar que él se ocupe de nues-tras aflicciones y a cambio nos dará su paz. Reflexión: En medio de la aflicción sepamos que la promesa de paz es segura. Lectura complementaria: Salmos 23
  29. 29. VIVIR Y MORIR EN PAZ Dia 21 “... Yo ya estoy para ser sacrificado y el tiempo de mi partida está cercano. He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe” 2° Timoteo 4:7-8 A todos nos gusta vivir y deseamos tener muchos años aquí en la tierra. Pero lo cierto es que un día vamos a morir, por más que nos aferremos a esta vida, sólo estamos de paso. Dios quiere que el tiempo que estemos aquí lo disfrutemos al máximo. Una de las formas de hacerlo es vivir en paz, no sobresaltados y corriendo de aquí para allá sin saber demasiado si vale la pena correr. Vivir en paz no significa estar inactivos. Para el apóstol Pablo vivir en paz era: 1 - PELEAR UNA BATALLA La vida es como una batalla en la que se gana o se pierde y Dios quiere que ga-nemos y puso todo a nuestra disposición para que así sea. Batallamos contra nuestros deseos pecaminosos, batallamos contra las ofertas deshonestas de este mundo, batallamos contra las fuerzas del maligno. En cada una de éstas podemos triunfar y así caminar en paz por este mundo. 2 - CORRER UNA CARRERA La vida es como una carrera en la que no podemos detenernos si queremos ganar. Para correr aliviados debemos despojarnos de cosas que, aunque nos gustan, son demasiado pesadas para poder avanzar. Si queremos vivir en paz debemos respetar las reglas de esta disciplina atlética y así llegar al final y ob-tener el premio. La vergüenza que pasa quien es descalificado por hacer tram-pas en una carrera no le permite disfrutar la competencia ni estar en paz con sus compañeros. Dios quiere que corramos en paz. 3 - GUARDAR LA FE La vida es como un encargo del cual tenemos que dar cuenta al finalizarla. Guardar la fe es cuidar y respetar el contenido del cristianismo; sus valores y principios que son inalterables como lo es Dios mismo. Si queremos vivir en paz debemos ser celosos de lo que Dios es y dice. No transgredir sus mandatos nos permite llegar al final del camino en paz. Reflexión: Si quieres morir en paz debes vivir en paz. Lectura complementaria: Salmos 46
  30. 30. Mostrando el cristianismo en la vida diaria SEMANA 4 ESPERANDO CON PACIENCIA “Mas tenga la paciencia su obra completa, para que sean perfectos y cabales sin que les falte cosa alguna” Santiago 1:4
  31. 31. CORRER CON PACIENCIA “ … Corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante” Hebreos 12:1 Dia 22 El relato del capítulo 11 de Hebreos nos cuenta de muchas personas que lo-graron triunfar en la carrera de la vida. La mayoría de ellos atravesando expe-riencias super difíciles, que cualquiera de nosotros diría que es imposible su-perarlas. Sin embargo, lo lograron porque asumieron su responsabilidad con paciencia y confiaron en Dios quien les dio finalmente la victoria. TOMA DE CONCIENCIA No se puede ganar en una carrera si no nos hemos anotado y aceptado las reglas de la competencia. Por ello debemos asumir que estamos en una carrera. No debemos entretenernos ni perder el tiempo en cosas que no nos ayudarán a ganar el premio. No olvides que Dios quiere premiarte al final del camino. RENUNCIA Dios sabe que tenemos muchas cosas en nuestra vida que nos perturban e impiden que corramos la carrera con libertad. Así que nos invita a dejar atrás y a despojarnos del peso que nos molesta. Muchas veces esas cosas que nos pesan son a su vez cosas que queremos y que nos cuesta dejar. Pero no olvidemos que será mejor renunciar a ellas si deseamos ganar la carrera y ser premiados por Dios. PACIENCIA A medida que avanzamos nos sentiremos cansados y en ocasio-nes desanimados. Las circunstancias adversas nos harán perder la confianza y también la paciencia. Pero no es posible llegar al final del camino sin pacien-cia. Por esto “corramos con paciencia”. CONFIANZA Hay una clave que no debemos descuidar para alcanzar el triun-fo: es hacia dónde miramos. Es fácil desviar la mirada y cambiar de rumbo. Es tentador empezar a pensar que estamos teniendo un buen ritmo y comenzar a confiar en nuestras propias fuerzas. Esto nos llevará seguro al fracaso. Por esto la Biblia nos advierte que la carrera se corre y se gana “PUESTOS LOS OJOS EN JESÚS”. Reflexión: Muchos comienzan la carrera, pocos continúan en la carrera, solo algunos llegan al final de la competencia. El triunfo es de los que llegan hasta el final. Lectura complementaria: Hebreos 11
  32. 32. SOPORTAR LA PRUEBA CON PACIENCIA Dia 23 “ Hermanos tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia” Santiago 1:1-2 Cada vez que enfrentamos una dificultad sentimos que estamos frente a un adversario. La Biblia nos dice lo contrario. En realidad la adversidad juega a favor de nosotros. Cuando nos enfrentamos a la dificultad solemos pedirle a Dios que la quite, pero ignoramos que es Dios quien la ha mandado para nuestro bien. Debiéramos entender que las adversidades son parte de nuestra formación. Tienen un propósito bien definido. LA PRUEBA PRODUCE PACIENCIA, es decir, confianza en Dios. Cuando pasamos por las pruebas aprendemos a depender de Dios y podemos vivir tranquilos y seguros porque nada malo va a suceder-nos que escape al control de Dios. El gozo que debemos sentir es por saber hacia dónde nos conduce la prueba y no por la prueba en sí. Es como cuando andamos por un camino de montaña, el piso puede ser de ripio y tener muchas piedras a su paso que molestarán nuestro andar. Si vamos en vehículo podemos arruinar alguna cubierta, sin embargo seguimos porque esperamos llegar al final para encontrarnos con el objetivo de un buen paisaje. Así debiéramos enfrentar las pruebas, SABIENDO que al final nos espera un resultado bueno para nuestras vidas. No debiéramos olvidar nunca esa preciosa afirmación del apóstol: “Y SABEMOS QUE A LOS QUE AMAN A DIOS, TODAS LAS COSAS LES AYUDAN A BIEN, ESTO ES A LOS QUE CONFORME A SU PROPÓSITO SON LLAMADOS” Romanos 8:28 La paciencia que Dios promete darnos se forja en el crisol de la prueba, y pre-tende formar nuestro carácter. Dios desea que seamos “perfectos y cabales”, de modo que estemos en condiciones de honrar su nombre y ser de ayuda y de bendición en la vida de otros. Reflexión: Ayúdanos Señor a soportar las pruebas confiados en que éstas serán para nuestro bien formando nuestro carácter, para que sea parecido al de Jesús. Lectura complementaria: 1° Pedro 1:3-9
  33. 33. Dia 24 LA PACIENCIA DE DIOS “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros…” 2° Pedro 3:9 Si Dios tuviera nuestra paciencia ya hubiera terminado con la raza humana hace mucho tiempo. Si él se manejara con nuestros parámetros, creo que en este momento yo no estaría escribiendo ni vos estarías leyendo. La realidad es que hemos desobedecido tantas veces sus mandatos y ofendido tantas veces su santidad que su justicia ya debería habernos destruido. Pero su paciencia es tremenda. “Dios es lento para la ira y grande en misericordia” Que Dios nos tenga paciencia significa que: Teniendo motivos suficientes para actuar en contra de nosotros no lo hace aún. Está dispuesto a esperarnos para que cambiemos nuestras conductas. Nos dará una nueva oportunidad porque espera que cambiemos. Sigue creyendo en nosotros. La paciencia de Dios no es como la nuestra que se agota con demasiada facilidad y rapidez. Pero esto no significa que Dios no actuará porque nos tiene paciencia, lo hará en su tiempo y según le parezca a él. No debiéramos agotar su paciencia sino más bien aprovecharla en responder pronto a su llamado de amor, y cambiar aquellas cosas que ya nos ha pedido varias veces que cambiemos. Frente a su gran paciencia por nosotros tengamos un corazón agradeci-do y vivamos sabiendo que es por esta paciencia que seguimos en pie y no hemos sido destruidos. Y frente a esta misma paciencia vivamos dispuestos a obedecer y cambiar de actitud cuando nos equivocamos. Reflexión: Que Dios sea paciente como lo es, nos permite tener una nueva oportunidad ante nuestros errores. Lectura complementaria: Isaías 30:18-21
  34. 34. Dia 25 SER PACIENTES CON OTROS “Con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor” Efesios 4:2 “Soportar con paciencia” es una idea que entendemos mejor cuando la mira-mos desde dos perspectivas: 1- Cuando nos tienen paciencia y nos soportan. Soportar no significa aguantar fastidiado una situación que nos colma. Eso no es aplicar paciencia sino mantener un fastidio casi incontrolable. Soportar con paciencia es sostener a alguien esperando que cambie o aún cuando no cambie seguir sosteniéndolo. Como hace Dios con nosotros. ¿Quiénes nos soportan? ¿Cuántos nos sostienen a nosotros? ¿Cuánto tiempo hace que nos soportan? Estas y otras preguntas similares nos pueden ayudar a dimensionar la paciencia que otros tienen por nosotros y esto servirá de inspi-ración y fuerte motivo para ejercer esta paciencia con los demás. 2 - Cuando nosotros debemos tener paciencia y soportar a otros. Esta es una indicación bíblica, es un mandato que debemos obedecer. Pense-mos en las personas que debemos sostener: Creyentes nuevos que aún no han madurado y por lo tanto hay que tenerles paciencia porque están creciendo. Creyentes de muchos años que no han querido madurar y que mantienen cos-tumbres y conductas que molestan a los demás. Personas que actúan como adolescentes cuando debieran actuar como adul-tos que son. Personas ancianas que repiten las cosas una y mil veces porque se olvidan que ya nos las dijeron. Personas caprichosas que insisten en los mismos errores aún cuando se les ha explicado cuál debe ser la conducta correcta. Personas adictas que prometen cambiar y siempre vuelven a sus mismas prác-ticas. Dios nos dice “Soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor”. Su-pongo que habrás notado que es “unos a otros”, lo que significa que de la lista que dimos nosotros también formamos parte. Reflexión: Seamos agradecidos con nuestros hermanos que nos soportan. Lectura complementaria: Colosenses 3:12-17
  35. 35. Dia 26 UN EJEMPLO DE PACIENCIA “Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo” Santiago 5:11 No siempre es fácil entender los caminos de Dios para nuestras vidas, más aún cuando vivimos experiencias que a nuestro parecer nos suenan injustas, como es el caso de este hombre llamado Job. Su vida parecía muy exitosa, tenía una familia bien constituida, una buena posición económica y las relaciones fami-liares eran buenas. ¿Qué más podía pedir?. Hasta que un día, cuando menos imaginó, todo se vino a pique. Todo su gana-do, ovejas y camellos fueron robados por unos malos vecinos y los sembrados del campo fueron destruidos por un fuego del cielo. Sus hijos murieron en un derrumbe en la casa donde estaban de fiesta. Toda una tragedia inexplica-ble. A todo esto se le sumó la visita de sus tres mejores amigos que tratando de encontrar alguna explicación, concluyeron en que seguramente Job había ofendido a Dios y por esto le venían tantos males. Job decidió encomendar su causa al que juzga justamente. La paciencia de este hombre nos muestra a alguien capaz de esperar y confiar en la mano so-berana de Dios, sin importar las circunstancias que deba atravesar. Quizás debiéramos encontrar en esta historia algunas lecciones para cuando nos toque vivir alguna experiencia difícil: NO DEJAR DE ADORAR A DIOS. Podemos no entender la situación y sen-tirnos incomprendidos e impotentes para enfrentar el momento, pero nunca debiéramos dejar de reconocer a Dios como Soberano y Señor, digno de ser adorado. NO VIVIR ATADO A LOS BIENES MATERIALES. Una de las grandes desilusio-nes de las personas es haber vivido atadas a las cosas materiales y el día que estas se pierden caen en una tremenda depresión. No fue así con Job, él decla-ra: “desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré allá” NO OLVIDAR QUE DIOS SIEMPRE TIENE PROPÓSITOS BUENOS. Pensar que lo malo que nos sucede es una desgracia y sentir que somos maltratados por el destino o por un acto de injusticia de parte de Dios es vivir en ignorancia. Job nos deja la gran lección de una vida piadosa: “en todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno”. Reflexión: Tener paciencia es esperar en Dios en cualquier circunstancia que nos toque vivir. Lectura complementaria: Job 1:1-22
  36. 36. Dia 27 PERDIENDO LA PACIENCIA “No te impacientes a causa de los malignos ni tengas envidia de los que hacen iniquidad” Salmos 37:1 “Yo hice las cosas bien y me fue mal” Es la queja de muchas personas y quizás alguna vez fue la tuya. Es verdad que cualquiera pierde la paciencia cuando después de un gran esfuerzo para hacer las cosas bien el resultado es negati-vo. Más aún si a quienes no se esforzaron e inclusive hicieron trampas en el ca-mino les fue bien. Esto hace que para muchas personas la paciencia llegue a su fin. El problema es que ante estas circunstancias las decisiones que se toman suelen ser tan perjudiciales que luego queriendo revertirlas se torna tan difícil. Por ello NO PERDAMOS LA PACIENCIA. ¿Cómo hacerlo entonces? PRIMERO, no olvides que Dios tiene el control de todo lo que nos sucede. Él conoce las cosas importantes que nos suceden y también las cosas sencillas, las que todos ven y las más íntimas, a Dios no se le escapa ningún detalle de nuestra vida. “Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme… todos mis caminos te son conocidos” Salmos 139:2-3 SEGUNDO, no es verdad que siempre les vaya bien a quienes hacen las cosas mal, aunque nos parezca que tienen éxito quienes hacen las cosas transgre-diendo los principios de Dios. Disfrutar de la paz y la comunión con Dios es sólo patrimonio de quienes le obedecen. Todos, un día, daremos cuenta a Dios de nuestros hechos y él recompensará nuestros esfuerzos. “De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí” Romanos 14:12 TERCERO, no es verdad que no recibiremos recompensa por hacer bien las cosas. El Señor dará a cada uno según su labor. Nada de lo que aquí hacemos queda-rá sin recompensa. Algunas veces no seremos premiados aquí abajo pero en el cielo Dios tomará en cuenta cada uno de nuestros esfuerzos. “Cualquiera que de un vaso de agua fría solamente… no perderá su recom-pensa” Mateo 10:42 Reflexión: Tener paciencia es esperar el obrar de Dios aunque al presente no lo veamos. Lectura complementaria: Salmos 37
  37. 37. Dia 28 EL PROPÓSITO DE LA PACIENCIA “Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna” Santiago 1:4 Ser pacientes no es una virtud natural sino un aprendizaje que nos llevará toda la vida. La paciencia en el sentido bíblico no es la virtud que reprime la ira, sino la espera paciente de la ayuda y el premio divinos prometidos a los atribulados. Dios está trabajando intensamente formando nuestro carác-ter y esto lleva tiempo y ejercitación en experiencias que en ocasiones nos disgustan grandemente, pero que Dios las utiliza como pruebas de formación. Cada uno de nosotros aspira a ser lo que Dios desea que seamos y el interés de Dios es el mismo, para ello, nos permite pasar por situaciones que ayudan a este propósito. Las expectativas de Dios son que seamos perfectos y cabales, esto quiere decir que está trabajando en serio en nosotros. Lo que sucede es que no nos gusta que las cosas que vivimos nos causen cierto do-lor, pero la experiencia de la vida es que siempre tendremos problemas y dificultades que atravesar. Por ello recordemos que más importante que lo que nos sucede afuera es lo que sucede en nuestro interior, es decir, qué hacemos con lo que nos sucede. No debiéramos sorprendernos de los problemas que tenemos que enfrentar, a todos nos toca vivir cosas difíciles y en ocasiones muy desagradables. Por esto dice el apóstol Pedro “Queridos hermanos, no se extrañen del fuego de la prueba que están soportando, como si fuera algo insólito” 1° Pedro 4:12 El secreto está en discernir que cada una de estas experiencias son para nuestro bien y Dios nos dará las fuerzas para atravesarlas y salir ejercitados en la paciencia y aprobados en el carácter. Reflexión: “Si miras al mundo te afligirás. Si miras tu interior, te deprimirás. Pero si miras a Cristo ¡reposarás!” Corrie Ten Boom Lectura complementaria: Jeremías 18:1-6
  38. 38. Mostrando el cristianismo en la vida diaria SEMANA 5 MOSTRANDO LA BENINGNIDAD Y BONDAD DE DIOS “Porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad” Efesios 5:9
  39. 39. Dia 29 DIOS ES BUENO “ El Señor es bueno con todos, él se compadece de toda su creación” Salmos 145:9 Viviríamos más felices si descubriéramos un poco más de lo bueno que es Dios. Dios es bueno con todos, él no hace acepción de personas. Dios está dispuesto a extender su bondad a tu vida y llenarte de su bendición. Hace falta un cora-zón abierto para que Dios lo llene de su gracia y bondad. Quiero desafiarte a tres cosas que debes hacer respecto a la bondad de Dios: 1 - SABER: “Porque Dios es bueno; para siempre es su misericordia” Salmos 100:5 La ignorancia es la madre de muchas desdichas en la vida. No saber de lo bue-no que es Dios nos hace perder la bendición de vivir vidas satisfechas. Nos hace mendigos de felicidad, buscando migajas cuando podríamos estar en abundancia. Una persona buena es alguien que da para satisfacer la necesidad del otro. Así es Dios: “La bendición del Señor es la que enriquece y no añade tristeza con ella” Proverbios 22:10 2 - PROBAR: “Gustad y ved que es bueno el Señor, dichoso el hombre que confía en él” Salmos 34:8 Debiéramos animarnos a probar con Dios. Tantas personas nos han defrauda-do y tantas veces nosotros también hemos dejado a otros desilusionados de nuestra bondad. Pero Dios nos desafía a que probemos con él. Cuando ten-gas alguna necesidad no recurras a nadie sino prueba con Dios y después me cuentas. Jesús nos dijo: “pedid y recibiréis” 3 - DISFRUTAR: “Bueno es el Señor con quienes en él confían, con todos los que lo buscan” Lamentaciones 3:25 Si confías en Dios puedes empezar a disfrutar de lo que él hará en tu vida, con tu vida y a través de tu vida. Quedarás sorprendido. Puedes comenzar a disfru-tar desde hoy mismo de la bondad de Dios ya que está a tu disposición. Reflexión: Vivamos cada día dándole a Dios la oportunidad de mostrar cuán bueno es, porque ésta es su invitación. Lectura complementaria: Salmos 136
  40. 40. Dia 30 BONDAD IGUAL A SEGURIDAD “No ves que desprecias las riquezas de la bondad de Dios, de su tolerancia y de su paciencia, al no reconocer que su bondad quiere llevarte al arre-pentimiento” Romanos 2:4 David fue un rey extraordinario del pueblo de Israel, pero como hombre que era se equivocó varias veces y pecó. En una ocasión pidió a sus soldados que censaran al pueblo, contradiciendo una indicación del Señor. Luego de su mala decisión sintió una gran angustia pero el pecado ya había sido cometido. Un profeta llamado Gad vino a David y le trajo la resolución de parte de Dios del castigo que iba a tener por su pecado. David debía elegir entre tres clases de castigos, (léalo si le interesa en 1 ° Crónicas 21:1-27). La respuesta de David fue de alguien que conocía de la BONDAD de Dios y por ello dice “ … Ruego que yo caiga en la mano de Jehová, porque sus misericordias son muchas en extremo; pero que no caiga en manos de hombres” 1° Crónicas 21:13. La bondad de Dios nos permite descansar interiormente en medio de situacio-nes desfavorables y de grandes o pequeñas necesidades. El texto de Romanos nos dice que debemos ser cuidadosos de no despreciar la bondad de Dios. Una persona que aprecia la bondad de Dios es alguien que está dispuesto a arrepentirse cuando se equivoca y permitirle a Dios manifes-tar su buena disposición a perdonarle y bendecirle. Sólo estamos seguros cuando confiamos en lo bueno que es Dios y no en nuestros propios méritos. Aún cuando Dios tenga que disciplinarnos lo hará en el marco de su bondad y nunca será para nuestra destrucción sino para nuestro bien. Porque Dios es BUENO. Reflexión: Dios es bueno aunque nosotros lo ignoremos. Lectura complementaria: Salmos 100
  41. 41. Dia 31 BONDAD COMO LA DEL PADRE “Como el padre se compadece de sus hijos, se compadece el Señor de los que le temen” Salmos 103:13 David veía lo bueno que era Dios con él y lo expresa a través de bendiciones que había recibido a lo largo de su vida. Vamos a mirar tres en este día. 1. DIOS PERDONA No hay mayor dicha y satisfacción que sentirse perdonado. Porque esto impli-ca ser librados de la culpa y del castigo que ésta ocasiona. A las personas nos cuesta perdonar y somos mezquinos a la hora de conceder perdón a otros. Solemos medir, calcular, considerar si es que vamos a perdonar o no. Dios no hace así. Él perdona porque es bueno. 2. DIOS SANA Todos alguna vez fuimos heridos en nuestro corazón. Alguna vez fueron injus-tos con nosotros y quedamos mal heridos. Otras nos defraudaron y nos hizo daño interior. Quizás fueron indiferentes con nuestro dolor y nos sentimos ignorados… y tantas otras. Pero como David podemos decir: “él sana mis he-ridas” Por ésto no camines ni un día más con heridas en tu corazón, cuando Dios está dispuesto a sanar “todas tus heridas” no importa cuán graves sean ni cuánto tiempo lleven. Dios es un médico especialista en estos asuntos. 3. DIOS RESCATA David había vivido muchas experiencias duras. En varias ocasiones sintió que estaba en el pozo de la desesperación y Dios lo rescató de allí. Cuando resbalamos y caemos solemos sentirnos en un profundo pozo espiri-tual. Dios que es bueno sabe de lo mal que nos sentimos en estas ocasiones, por esto, oficia de rescatista y nunca deja a nadie en el pozo ¿por qué lo haría con vos? Reflexión: Vivir perdonado, sanado y rescatado es mostrar la bondad de Dios. Lectura complementaria: Salmos 103:1-6
  42. 42. Dia 32 BONDAD SIN CONDICIONES “Bendice alma mía al Señor y no olvides ninguno de sus beneficios” Salmos 103:2 Compartamos otras tres bendiciones que menciona David en este Salmo: 1. CORONA DE FAVORES A todos nos agrada ser coronados, con un premio, con un reconocimiento, con una mención. Quiero que sepas que Dios está dispuesto a coronarte, así lo sentía el salmista. Pero esta coronación no tiene que ver con nuestros logros, con nuestras destrezas y capacidades. Tiene que ver con la disposición de Dios a llenarnos de sus favores y misericordias. ¡Qué lindo es experimentar la disposición de alguien cuando necesitamos que se nos haga un favor! Dios, como nuestro padre amoroso, está siempre dis-puesto a llenarnos de favores. ¡Qué bueno es Dios con nosotros! 2. SACIA DE BIEN Quizás podríamos traducir esta frase “El que llena tu vida de cosas buenas”. Sentirnos saciados es sentirnos satisfechos y es así como Dios espera que viva-mos. Decía el famoso predicador Mario Mulki “vivimos quejándonos tanto de lo que nos falta, que no podemos disfrutar de lo que tenemos”. 3. HACE JUSTICIA Todos alguna vez vivimos experiencias en las que a nuestro entender no se hizo justicia con nosotros. Esto causa una gran impotencia y angustia en nues-tro interior. El joven David vivió muchas de estas experiencias y cuando le vi-nieron los años se dio cuenta que Dios es el que hace justicia. Por ello debié-ramos dejar que Dios obre y que lo haga a su manera. Siempre lo hará igual: aplicará justicia en su tiempo aún cuando no sea el nuestro. Reflexión: Disfrutar de la vida es valorar la bendición de Dios sobre nosotros y no buscar satisfacer nuestros caprichos. Lectura complementaria: Salmos 103:1-22
  43. 43. Dia 33 BONDAD COMO CONSECUENCIA “De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros” Colosenses 3:13 Esta es una regla que nos da la Biblia: de la manera que Cristo lo hizo con noso-tros, debemos actuar nosotros con los demás. Cuando pensamos en lo bueno que es Dios con nosotros y cómo él nos trata, nos motiva y nos inspira a dar a nuestros semejantes el mismo trato. En muchas ocasiones ante personas agrias y ofensivas nos sentimos impul-sados a tratarlas mal. Sin embargo debiéramos recordar cómo nos trata Dios cuando nosotros somos agrios y desagradecidos con él. Ser bueno es aceptar al otro como es La mayoría de las veces sólo aceptamos a quienes piensan como nosotros, a quienes nos dan su apoyo incondicional. Pero ser bueno es ser abierto y tener un corazón tan grande como el de Dios que nos acepta tal como somos. ¿Por qué crees que Dios te acepta como eres? Ser bueno es perdonar al otro sus ofensas Muchas veces se nos suele hacer muy difícil perdonar a quien nos ha herido o traicionado. Sentimos que no merece nuestro perdón y que debiera hacer muchos méritos si espera que la perdonemos. Pensamos que estar siempre dispuestos a perdonar es como un derroche de bondad. Quiero preguntarte ¿Piensas que Dios tiene esta misma idea cuando le pides perdón por tus ofen-sas a su santidad? Ser bueno es dar al otro sin reproche. La disposición a dar es algo que no traemos incorporado a nuestra persona-lidad ya que por naturaleza somos egoístas. Lo primero que aprendemos a decir en nuestra niñez es “mío”. Sin embargo lo primero que dice el lenguaje del amor es “dar” “De tal manera amó Dios al mundo que ha DADO…” ¿Cuánto estamos dispuesto a dar a los demás? Reflexión: Como Dios nos trata a nosotros debemos tratar a nuestros seme-jantes. O como tratemos a nuestros semejantes nos tratará Dios a nosotros. Lectura complementaria: Mateo 6:14-15
  44. 44. Dia 34 BONDAD PARA TODOS “No oprimirás a la viuda, al huérfano, al extranjero ni al pobre; ni ninguno piense mal en su corazón contra su hermano” Zacarías 7:10 La bondad hacia nuestros semejantes es una virtud como todas que no es para declamarla ni para explicarla, sencillamente debe mostrarse en acciones con-cretas. La teoría de la bondad es algo que los fariseos y escribas, religiosos de la época de Jesús, se sabían de memoria. Jesús les reclamó la falta de práctica de estas verdades que podían recitar de memoria sin olvidar ninguna línea. El hermano de Jesús entendió muy bien esta verdad por eso dice: “La religión pura y sin mancha delante de Dios el Padre es ésta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones” Santiago 1:27 Dios espera que seamos bondadosos con todos pero dejó indicaciones espe-cíficas de algunas personas a las que debemos mostrar una bondad especial. Dios debe sentirse muy mal cuando no tomamos en serio sus intereses. Cada uno de los textos que leemos a continuación nos hablan del interés de Dios en atender a personas que viven en estas condiciones: Viudas: “Padre de Huérfanos y defensor de viudas, es Dios en su santa morada” Salmos 68:5 Huérfanos: “Defended al débil y al huérfano; haced justicia al afligido y al menesteroso” Salmos 82:3 Extranjeros: “Jehová guarda a los extranjeros, al huérfano y a la viuda sostiene” Salmos 146:9 Pobres: “Bienaventurado el que piensa en el pobre; en el día malo lo librará Jehová” Salmos 41:1 Te invito a que pienses en alguna persona que se encuentre en alguna de estas condiciones y ores por ella. Además piensa de qué manera práctica podrías ayudarla en esta semana y hazlo. Reflexión: El interés de Dios debe ser nuestro interés. Lectura complementaria: Isaías 58:1-12
  45. 45. Dia 35 BONDAD Y RECOMPENSA “Cualquiera que de a uno de estos pequeñitos un vaso de agua fría solamente, por cuanto es discípulo, de cierto os digo que no perderá su recompensa” Mateo 10:42 “Ni siquiera me dio las gracias” es una frase que tal vez has escuchado. Sí, mu-chas veces las personas reciben una atención o un favor y no se acuerdan de agradecer. ¡Qué pena! pero sucede y suele ser muy común. Qué bien nos sentimos cuando nos dan una recompensa por nuestra labor. Dios sabe ésto y por esta razón nos prometió que lo haría. Pero para ser recom-pensados debemos cumplir con la condición, es decir, actuar bondadosamen-te con nuestros semejantes. Dios no se olvida de ninguna cosa que hacemos. “Porque Dios no es injusto como para olvidarse de las obras y del amor que, para su gloria, ustedes han mostrado …” Hebreos 6:10 La recompensa es justa. Debemos saber que aunque aquí abajo puedan olvidarse de nosotros o no ser justos con el reconocimiento, llegará un día en el que Dios nos dará lo que corresponde a nuestra acción. La recompensa es valiosa. La recompensa que Dios nos dará será realmente de mucho valor. Tanto valor tendrá que podremos presentarla en el cielo a nuestro Señor Jesucristo como muestra de gratitud por lo que él hizo por nosotros en la cruz. “No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos, si no nos damos por vencidos” Gálatas 6:9 Reflexión: Esperemos la recompensa con la misma fuerza con la que nos es-forzamos para hacer el bien a todos. Lectura complementaria: Galatas 6:7-10
  46. 46. Mostrando el cristianismo en la vida diaria SEMANA 6 DESAFIADOS POR LA FE “La fe viene por oír la palabra de Dios” Romanos 10:17
  47. 47. Dia 36 TENER FE ES CREER EN DIOS “Justificados pues por la fe tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” Romanos 5:1 Las bendiciones de Dios están basadas en la bondad de Dios para sus criatu-ras. Pero la Biblia nos enseña que hay una cantidad de bendiciones que Dios promete entregar a aquellos que ponen su fe en él. Es decir, para aquellos que le creen a Dios en sus promesas. Nuestra naturaleza pecaminosa nos ha puesto en enemistad con Dios y nos ha transformado en enemigos de él. Pero Jesucristo vino para justificarnos, es de-cir, ponernos en buenas relaciones con Dios. Para obtener este beneficio de la justificación que implica nuestra salvación eterna, es necesario poner nuestra fe en él. Debemos creer en Jesucristo. Creer es confiar, es entregarnos en sus manos, es aceptar que su obra en la cruz fue a nuestro favor. Para obtener la paz del perdón debemos: RECONOCER que le hemos fallado a Dios, que no lo tuvimos en cuenta en nuestras decisiones, que lo hemos ignorado. Que hemos pecado. ARREPENTIRNOS de todos nuestros malos caminos, de aquellas cosas que ofendieron la santidad de Dios y estar dispuestos a cambiar de dirección en nuestras vidas. ACEPTAR el amor de Dios en forma personal y aceptar que Jesús murió en mi lugar y que su sangre fue derramada para limpiarme de mis pecados. RECIBIR a Jesús como mi salvador personal invitándolo a que sea el Señor de mi vida. Cuando hacemos esto estamos dando el primer paso de lo que significa creer en Dios. Y todos los beneficios que Dios promete en su palabra para los que creen en él pasan a ser promesas personales para cada uno de nosotros. Reflexión: Creer en Dios es apropiarnos de todas sus promesas para ahora y la eternidad Lectura complementaria: Efesios 2:1-10
  48. 48. Dia 37 TENER FE ES CREERLE A DIOS “En ti confiarán los que conocen tu nombre” Salmos 9:10 Dijimos ayer que creer es confiar, y es importante que descubramos cómo poder confiar más en Dios ya que así obtendremos mayores beneficios. Dios ofrece muchas promesas a aquellos que confían en él. La clave de la confianza está en el conocimiento. Un producto se torna confia-ble cuando las personas, luego de probarlo, encuentran que es útil y de valor. Luego lo recomiendan y otras personas lo conocen y lo prueban y así se hace una gran cadena donde todos quieren conocer las virtudes de ese producto. Con las personas sucede algo parecido. Cuando alguien conoce a una buena persona la recomienda y cuando se ha hecho muy popular y su prestigio llegó lejos, todos desean conocerla. Con los productos y con las personas puede pa-sar que alguna vez fallen y nos decepcionen, sin embargo con Dios no sucede así. Dios siempre cumplirá. Por esto podemos confiar en él. Pero no se puede confiar en alguien que no conocemos o que conocemos poco. Las personas que conocen algo de Dios comienzan a confiar en él y mientras más lo cono-cen, más aumenta esa confianza. ¿Cómo conocer más de Dios? Para conocer a Dios, debo leer su Palabra. La Biblia es el libro de Dios, allí es donde encontramos todo lo que él desea que sepamos de su persona y de sus planes para nuestras vidas. Es por esto que si queremos confiar más en Dios debemos ser lectores asiduos de su Palabra. Para conocer a Dios, tengo que estar muy atento a las cosas que me suceden. Dios habla de muchas maneras y en ocasiones utiliza las circuns-tancias que nos suceden. Por ello no debemos ser indiferentes a lo que nos sucede. Pidamos a Dios en oración ser sensibles a las circunstancias, de modo que podamos descubrir el propósito de lo que nos pasa. Para conocer a Dios debo relacionarme con otros que lo conozcan. Las personas que conocen a Dios lo aman y se reúnen en la iglesia para adorarle. Cuando estamos cerca de esta clase de personas, ellos nos muestran cómo es Dios a través de sus conductas y acciones. Ésta es otra razón por la que debo congregarme. Reflexión: Confiar en Dios es el resultado de conocerle Lectura complementaria: Salmos 19
  49. 49. Dia 38 LA FE QUE FORTALECE : El ejemplo de Sara “Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para con-cebir; y dio a luz aún fuera de tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido” Hebreos 11:11 Las condiciones en las que se encontraba esta mujer eran muy desfavorables y no tenía ninguna posibilidad de ser madre. Pero Dios le había prometido a su marido que tendrían un hijo y ella le creyó a Dios, es decir, tuvo fe. Era anciana, esto hacía que ya no pudiera quedar embarazada. Pero si hubiera tenido menos edad tampoco podría haber tenido hijos, ya que era estéril. Las circunstancias jugaban todas en su contra, pero cuando se tiene fe en Dios, lo imposible se hace posible. El gran desafío para Sara era aceptar que las cosas no dependían de ella. Así es como obra la fe. Cuando tienes todo a tu favor, no necesitas de fe. La fe nos hace acreedores de las promesas de Dios. De Sara, esta mujer anciana y estéril, se dice: “recibió fuerzas para concebir”. Cuando esto sucede la ciencia no tiene explicación y los médicos quedan asombrados. Es que Dios no tiene límite, porque él hace como quiere, cuando quiere, donde quiere y con quien quiere. Lo único que pidió de Sara fue que creyera en su promesa. Esto es lo único que Dios pide de vos para obrar maravillas. Sara fue aprobada por Dios y disfrutó de su promesa cumplida. Quizás Dios está siendo descreído por nosotros y no damos demasiado crédito a sus pala-bras y entonces él no actúa. Nunca actuará ante personas incrédulas. Así suce-dió con Jesús en la región de Nazaret (Marcos 6:5-6) ¿Será que necesitamos empezar a creerle más a Dios? Reflexión: Para tener fuerzas especiales de Dios, tenemos que darle todo el crédito a Dios y a su Palabra. Lectura complementaria: Hebreos 11:1-11
  50. 50. Dia 39 CREERLE A DIOS COMO ABRAHAM “Por la fe Abraham siendo llamado obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba” Hebreos 11:8 Creerle a Dios es hacer lo que él nos pide, lo entendamos o no, nos guste o no, nos cause placer o no. Creerle a Dios es sencillamente obedecerle. Abraham es un buen ejemplo de esto. Vivía cómodo en su tierra, estaba con su familia, disfrutaba de sus amigos, podríamos decir que todo marchaba bien. De pronto Dios le dice: “debes irte”. Tal vez no podamos imaginar lo que signi-ficó para este hombre dejar todo por hacer caso a la palabra de Dios. Pero allí está el secreto de este paladín de la fe, puso su fe en acción, obedeció. Cuando vemos el final de la historia de Abraham quedamos maravillados. Ter-minó siendo el padre de dos pueblos tremendamente grandes y de mucha in-fluencia hasta nuestros días; el pueblo de Israel y el pueblo árabe. Seguramen-te no pasó por su mente a dónde Dios lo estaba llevando cuando le pidió que saliera de su tierra. Pero esto fue posible porque Abraham le dijo sí a Dios. De la misma manera que sucedió con este hombre, Dios quiere obrar con cada uno de nosotros. Él quiere hacer grandes obras pero sólo lo hará si estamos dispuestos a creerle, es decir, a obedecerle. La obediencia tiene un precio. Cuando seguimos las instrucciones de Dios estamos renunciando a nuestros planes, a nuestros sentimientos y a nuestros gustos. Esto suele ser un sacrificio, pero es el precio de aceptar que Dios tiene razones importantes cuando nos pide que hagamos algo. La obediencia debe ser inmediata. Cuando tomamos conciencia de lo que Dios nos está pidiendo, debemos obedecer con prontitud. La obediencia debe ser completa. Cuando Dios nos pide algo debemos to-marlo en serio y no ser parciales en el cumplimiento. Abraham no se fue por unos días, se fue definitivamente porque le creyó a quien lo enviaba. Reflexión: La medida de mi obediencia es la medida de mi fe. Lectura complementaria: Hebreos 11:8-22
  51. 51. Dia 40 FE ES CREERLE A DIOS COMO MOISÉS “Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija del Fa-raón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado” Hebreos 11:24-25 La renuncia fue conciente. Moisés era un hombre grande, en pleno uso de sus facultades cuando deci-dió renunciar a sus privilegios de “hijo de la hija del Faraón”. Es que la fe es un acto conciente, aún cuando es aceptar lo que no se ve. Algunos tienen la idea (equivocada) de pensar que quienes viven en fe, toman decisiones alocadas e irresponsables. Nada más lejos de la verdad. Tener fe en Dios y actuar en consecuencia, es hacer cosas conociendo para quién las hacemos y por qué las hacemos. La renuncia fue arriesgada. Cualquiera que observa esta conducta de Moisés, dirá que no midió bien las consecuencias de su decisión. Estaba dejando atrás demasiados privilegios a cambio de nada. Sí, es verdad que aparentemente no recibía ningún beneficio visible. Quien tiene fe en Dios arriesga demasiado para quienes observan. Pero quien ejerce la fe, tiene plena convicción de que su vida y su futuro están bien asegurados en las manos de un Dios demasiado grande para fallar. Por lo tan-to, no lo ve como un riesgo sino como un desafío seguro de ganar. La renuncia fue por querer algo mejor. Moisés fue el gran líder de Israel y quedó como el prototipo de un liderazgo ejemplar. Este hombre sabía que su renuncia personal estaba siendo a favor de todo su pueblo y que serían millones que se beneficiarían por su actitud de renuncia. Creo que Moisés supo medir muy bien los resultados. No renunció por nada, renunció por cosas mejores. Siempre que renunciemos a lo nuestro por elegir lo de Dios, saldremos bene-ficiados nosotros y quienes nos rodean. Reflexión: Cuando la fe en Dios exige renuncia, recibimos mucho más de lo que entregamos. Lectura complementaria: Hebreos 11: 23-29
  52. 52. Dia 41 LA FE DERRIBA MUROS “Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días” Hebreos 11:30 Cuando los muros de tus adversidades y problemas se parecen a los de Je-ricó, por lo alto, ancho y difíciles de derribar, estás en un desafío de fe. Dice Josué 6:1: “Jericó estaba cerrada, bien cerrada”. Muchas veces sentirás que la situación que debes enfrentar está de esta misma manera: “cerrada, bien cerrada”. Nos parece que ningún esfuerzo podría cambiar la situación, que no hay ya nada más por hacer. Sin embargo, frente a la fe, nada es definitivo, ni si-quiera los muros de Jericó. Por eso, quiero animarte a que enfrentes los muros que te rodean y que le creas a Dios, él puede derribarlos y además él quiere derribarlos. Así vivirás en libertad y tu fe se fortalecerá y estarás preparado para nuevos desafíos. Dios le pidió a Josué que camine junto al pueblo alrededor de los muros. Esto parecía demasiado sencillo, algo muy fácil de hacer. Pero nunca se había oído que hay muros que caen cuando se los rodea caminando, es que esto no suce-de así, ni sucederá jamás; a menos que Dios lo diga. Muchas veces sentimos que para derribar los muros que estamos enfrentan-do, Dios nos está pidiendo cosas demasiado simples: que leamos la Palabra, que oremos, que nos congreguemos, que sirvamos a nuestros hermanos, que hablemos de él; todo esto nos parece que nada tiene que ver con resolver nuestro problema y derribar los muros. Pero es que si obedecemos, Dios hará lo que nosotros no podemos hacer. Dejémosle los muros a él y nosotros haga-mos lo que sí podemos hacer. Vivir en fe es aceptar el desafío de Jesús: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y todas las demás cosas os serán añadidas” Mateo 6:33 Reflexión: Cuando yo me ocupo de hacer lo que Dios me pide que haga, él se ocupa de hacer lo que yo no puedo hacer. Lectura complementaria: Hebreos 11:30-40
  53. 53. Dia 42 CULTIVAR LA FE “Así también la fe, si no tiene obras es muerta en sí misma” Santiago 2:17 Vivir en fe no es vivir una vida llena de misticismo, por el contrario, quienes manifiestan tener fe en Jesucristo viven una vida llena de experiencias prác-ticas. Es vivir una vida llena de acción, en donde Dios se hace visible a los que nos rodean. Las obras no son el camino para llegar a ser salvos, pero sí son la evidencia de que somos salvos. Las personas que han nacido de nuevo viven haciendo buenas obras, porque para esto Dios nos regaló la nueva vida. Hay dos clases de obras que Dios quiere que se vean en nuestras vidas: Una es la que él está realizando en nuestro carácter, que se muestra a través de las conductas que manifestamos en distintas circunstancias. Si decimos que tenemos fe en Dios, debemos dejar que él trabaje en nosotros, cambiando y modificando lo que tenga que hacer. En segundo lugar, las obras que debemos realizar en beneficio de los demás. Éstas pueden ser muy variadas, pero todas tienen que ver con ayudar a otros. Por naturaleza, como seres humanos, somos egoístas y pensamos en nuestro propio beneficio. La Biblia enseña que quienes tienen fe en Dios, siempre es-tán pensando en los demás. Por esta razón la fe se hace práctica y quienes no hacen obras es de dudar que realmente tengan fe verdadera. Sería bueno pensar: ¿qué cosas hago a favor de otros? Podrías hacer un lista-do, aún cuando no lo hagas público, te animo a reflexionar sobre las acciones que realizás para que otros lleven el beneficio. “Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta” Santiago 2:26 Reflexión: Fe y Obras son inseparables, cuando no van juntas la fe no existe. Lectura complementaria: Santiago 2:14-26
  54. 54. Mostrando el cristianismo en la vida diaria SEMANA 7 CONTROLADOS POR LA MANSEDUMBRE Y LA TEMPLANZA “ Más vale dominarse a sí mismo que conquistar ciudades” Proverbios 16:32
  55. 55. Dia 43 SER MANSOS COMO JESÚS “Aprended de mi que soy manso y humilde de corazón” Mateo 11:29 Ser manso es tener un corazón sumiso a la voluntad de Dios. Esta característica escasea en nuestra sociedad: “cada uno hace lo que bien le parece”. Jesús expresó permanentemente en su andar la mansedumbre. Es importante recordar que dijo: “soy manso y humilde de corazón”. La mansedumbre debe estar en nuestro interior. Desde el corazón se resuelve hacer la voluntad de Dios, es allí donde decidimos vivir dispuestos a agradarle. Hay quienes le presentan a Dios sus planes y luego le piden que él los prospere y bendiga. Cuando en realidad Dios está esperando que le demos una hoja en blanco para que él escriba su plan para nosotros. Jesús dijo: “Mi comida es que haga la voluntad del que me envío y que acabe su obra”. Esto quiere decir que hacer la voluntad del Padre estaba en alta prio-ridad para Jesús. ¿Qué es lo que más nos interesa hacer: lo que quiere Dios o nuestros propios planes? Sólo alguien manso como Jesús puede decir: “El hacer tu voluntad Dios mío me ha agradado”. Jesús tuvo que enfrentar situaciones difíciles y muchas de ellas muy desagra-dables. Lo que Jesús disfrutaba no era pasarla mal, ¡no! Lo que él disfrutaba era saber que estaba cumpliendo los planes de su Padre. A nadie le agrada sufrir, no estamos sugiriendo que cuando pasemos por situaciones duras nos ale-gremos. Esto es ser masoquista y Dios no pide eso de nosotros. Si por hacer la voluntad de Dios tenemos que sufrir, entonces nos alegra saber que estamos en lo correcto, aunque la estemos pasando mal temporalmente. Tener un corazón manso es disfrutar cuando vivimos como Dios quiere, es no protestar por lo que hacemos, ni por las circunstancias que nos toque transitar. Tener un corazón manso nos hace sentir felices. Reflexión: Ser mansos nos permite hacer la voluntad de Dios y disfrutar de la vida de obediencia. Lectura complementaria: Filipenses 2:3-11
  56. 56. Dia 44 MANSOS COMO MOISÉS “Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra” Números 12:3 Moisés fue el hombre que Dios eligió para que realizara la gran tarea de sacar al pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto. Se necesitaba alguien en quien se pudiera confiar, alguien que dejara sus caprichos y estuviera dispuesto a permitirle obrar a Dios. Alguien que se dejara usar por Dios. Muchos quieren ser utilizados en la obra de Dios, pero olvidan que él sólo utiliza instrumentos dóciles, es decir personas con un corazón manso. Recordemos que ser manso es tener un corazón sumiso a la voluntad de Dios. Veamos algunos aspectos en que se muestra un corazón manso: Cuando no nos consideran. Es realmente desagradable y en ocasiones deso-lador cuando experimentamos la sensación de que no hemos sido considera-dos. A veces por algún olvido o un descuido no fuimos tenidos en cuenta. Cuando no reconocen nuestro trabajo. El cumplimiento de nuestro trabajo nos da satisfacción, pero mucho mejor nos sentimos si se nos agradece por lo que hacemos. Cuando esto no sucede y se reitera, comenzamos a desanimar-nos y reclamamos el reconocimiento. Cuando hablan mal de nosotros. Cuánto fastidio sentimos cuando alguien nos critica y si lo que dice es mentira nos produce un gran deseo de revancha. Cuando te enterás que alguien habló mal de vos, quiero invitarte a releer el pasaje de Números 12. Esta historia va a ayudarte a entender por qué es me-jor tener un corazón manso, que actuar con la reacción natural que brota de nuestro corazón. La ventaja de ser manso es saber que lo sucedido con Moisés sucederá tam-bién con nosotros. Dios va a intervenir y establecerá justicia a su manera. El relato nos dice que frente a la murmuración de sus hermanos “lo oyó Jehová”. Quiero que recuerdes que Dios siempre estará atento a todo lo que nos su-ceda y no dejará que nadie nos haga daño. Sólo podrán hacernos lo que él permita y siempre terminará siendo para nuestro bien. Reflexión: Un corazón manso deja actuar a Dios antes que reaccionar frente a un daño. Lectura complementaria: Número 12:1-16
  57. 57. Dia 45 EL TRAJE DE LA MANSEDUMBRE “Vestíos como escogidos de Dios … de mansedumbre” Colosenses 3:12 A la mayoría de las personas les agrada vestirse bien, con ropa buena y de la mejor marca. Quiero presentarte el traje que nos propone Dios en su Palabra: “Vestíos de…entrañable misericordia (un corazón lleno de amor), de benigni-dad (un corazón lleno de bondad), de humildad (un corazón que reconoce a los demás como mas importantes que él) de MANSEDUMBRE (un corazón que deja que las cosas las maneje Dios). Cuando nos vestimos con mansedumbre podemos: RESTAURAR a un hermano caído. Esto es lo que hizo y hace nuestro Señor permanentemente con nosotros; esto debemos practicarlo con los demás: “Hermanos, si alguno es sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espiri-tuales, restauradlo con un espíritu de mansedumbre…” Gálatas 6:1. CORREGIR es un trabajo a veces difícil, pero muy necesario para ayudarnos unos a otros a mejorar nuestro andar como cristianos. “Que con mansedumbre corrijas a los que se oponen” 2° Timoteo 2:25 RECIBIR el buen consejo de Dios para la vida: “… Recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas” Santiago 1:21 PRESENTAR DEFENSA de nuestra fe en Dios y en su palabra: “Estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que les demande razón de la esperanza que hay en ustedes, pero háganlo con mansedumbre y reverencia” 1° Pedro 3:15 Así como los maestros y los médicos se ponen el guardapolvo para realizar su trabajo, nosotros debiéramos continuamente usar esta prenda de vestir que nos recomienda San Pablo. Si deseamos hacer estas cuatro acciones que men-cionamos y otras más que Dios espera que hagamos, debemos estar vestidos correctamente con mansedumbre en el corazón. Reflexión: Ser mansos de corazón nos pone en condiciones correctas para ayudar a muchos. Lectura complementaria: Colosenses 3:12-17
  58. 58. Dia 46 TEMPLANZA: DUEÑO DE SÍ MISMO “Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad”. Proverbios 16:32 Podemos ser grandes conquistadores, personas muy exitosas en diferentes disciplinas, pero eso no nos garantiza que seamos personas realizadas. Las conquistas de afuera son las que se ven con mayor rapidez pero no necesa-riamente son las que nos dan mayores satisfacciones. Tampoco debiéramos pensar que son las que Dios más aprueba. El Señor está más preocupado en lo que pasa por nuestro interior que en lo de afuera: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón”. Hay muchos que triunfaron en los negocios, el deporte, las artes, la política, o en otros ámbitos, pero que sin embargo se sienten frustra-dos, porque siguen teniendo asuntos en su corazón sin resolver. Hay quienes llevan heridas en su interior y necesitan curarlas. Nada de lo de afuera podrá hacerlo. Para ello hay que aprender a perdonar, a aceptar a los demás y a saber que Dios es nuestro sanador. Hay otros que arrastran adicciones de diferentes índoles, que los tienen cauti-vos, y necesitan ser liberados por Jesucristo para poder caminar en libertad. Hay quienes luchan con un carácter torpe e hiriente, que sólo consiguen que pocos quieran acercarse y viven alejando a sus amigos. Estos necesitan dejarse moldear por los principios de la Palabra de Dios y aceptar humildemente que deben cambiar algunas cosas en su conducta. Y hay de aquellos que son dominados por su temperamento y sus pasiones, que luego de tomar decisiones equivocadas se arrepienten y lloran las con-secuencias. Ellos necesitan dejar que el Espíritu Santo trabaje en sus mentes y los transforme. ¿Cómo vencer y lograr dominar nuestro espíritu? REFLEXIONAR: Hay que dedicar un tiempo a pensar sobre nosotros y nuestro estado interior. Repensar lo que nos sucede y evaluar nuestras conductas. ASUMIR: Hacernos cargo de nuestras formas de actuar y afrontar las conse-cuencias sin culpar a otros. DECIDIR: Cambiar de rumbo en aquello que estuvimos decidiendo mal. Tomar decisiones que no contradigan los principios de Dios. ACTUAR: Tener conductas que se ajusten a las nuevas decisiones que hemos tomado. Ser consecuentes entre lo que hacemos y lo que es correcto. Reflexión: Cuidar el interior nos garantiza la felicidad exterior. Lectura complementaria: Mateo 5:1-12
  59. 59. Dia 47 DISFRUTANDO DEL CONTROL DE DIOS “Humillaos pues bajo la poderosa mano de Dios para que él os exalte cuando fuere tiempo” 1° Pedro 5:7 Cada uno de nosotros trata de vivir teniendo todo controlado. Esto nos da cierta seguridad. Queremos tener controladas las circunstancias, nuestros sen-timientos y aún a las personas que nos rodean. Esto no sólo que no es posi-ble, sino que además, en el caso de que pudiéramos hacerlo, nos estaríamos ocasionando grandes males. Porque no conocemos el futuro, ni el corazón de las personas, ni siquiera el nuestro. Por esto Dios nos invita a que si deseamos disfrutar de la vida tengamos un corazón humilde, y dejemos que Dios se en-cargue del control total. Hecerlo nos permitirá mostrarle a Dios que tenemos un corazón manso y una disposición verdadera de querer ser dueños de la templanza (dominio de nosotros mismos). Por ello te invito a: DEJAR todo en las manos de Dios, como dice el apóstol: “Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes” 1° Pedro 5:7. Este es un acto de fe, es una resolución del corazón. Es una muestra de que confiamos de verdad en Dios. CONFIAR en las promesas de Dios, es vivir descansando en aquél que nunca descuidará nuestras vidas, es recordar que “no se dormirá el que te guarda” Salmos 121:3. Es aceptar que lo que Dios resuelva para mi estará bien, aunque no lo entienda y quizás no lo comparta por el momento. DISFRUTAR de los beneficios de tener todo resuelto por quien tiene el cono-cimiento completo de la vida. Dios, quien me ama y busca siempre lo mejor para mi vida es mi padre y desea mi bien. Nunca olvides que: “… Dios quien nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos” 1° Timoteo 6:17. La condición para disfrutar de la vida es humillarnos delante de Dios recono-ciendo que no podemos tener el control de nada. La consecuencia será de gran beneficio para nosotros, porque él nos pondrá en alto y viviremos en paz y en plena satisfacción. Reflexión: El grado de nuestra humillación ante Dios, es el grado de nuestro disfrute de la vida. Lectura complementaria: Salmos 91:1-16

×