ARCH SOC ESP OFTALMOL 2007; 82: 9-20APLICACIONES DEL SUERO AUTÓLOGO ENOFTALMOLOGÍAUSE OF AUTOLOGOUS SERUM IN OPHTHALMIC PR...
INTRODUCCIÓNLos efectos beneficiosos de la aplicación de sue-ro autólogo en el tratamiento de pacientes con ojoseco se con...
los factores más importantes en la migración celu-lar (27,28), siendo su concentración en suero muysuperior a la encontrad...
Con todo no se conoce cuál o cuáles son los fac-tores más beneficiosos ni cuál debe ser, por tanto, laconcentración óptima...
depende del diámetro del rotor y éste varía según eltipo de centrifugadora. De esta forma, algunos auto-res como Poom et a...
concentración de EGF y Vitamina A, teniendo estoun efecto menos llamativo sobre el TGF-β.En nuestro caso, optamos por una ...
15ARCH SOC ESP OFTALMOL 2007; 82: 9-20Suero autólogo en OftalmologíaFig. 1: Preparación del suero autólogo. (D) Con el sue...
importante que el colirio esté en la nevera y prote-gido de la luz ya que algunos de los componentesdel suero, como la vit...
autólogo disminuye la tasa de recurrencias (56). Enun trabajo nuestro, encontramos como la tasa derecurrencia de erosiones...
pacientes pueden ser tratados por sus dificultadessistémicas e incluso, en ocasiones, es preciso apor-tar un suplemento de...
in human tears. Invest Ophthalmol Vis Sci 1989; 30:1879-1882.21. Gupta A, Monroy D, Ji Z, Yoshino K, Huang A, Pflugfel-der...
55. Matsumoto Y, Dogru M, Goto E, Ohashi Y, Kojima T, Ishi-da R, Tsubota K. Autologous serum application in the tre-atment...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Revision suero autologo

1.212 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.212
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
14
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Revision suero autologo

  1. 1. ARCH SOC ESP OFTALMOL 2007; 82: 9-20APLICACIONES DEL SUERO AUTÓLOGO ENOFTALMOLOGÍAUSE OF AUTOLOGOUS SERUM IN OPHTHALMIC PRACTICELÓPEZ-GARCÍA JS1, GARCÍA-LOZANO I2, RIVAS L3, MARTÍNEZ-GARCHITORENA J1Recibido: 3/1/06. Aceptado: 18/12/06.Hospital Central de Cruz Roja. Madrid. España.1 Doctor en Medicina.2 Licenciado en Medicina. Instituto de Ciencias Visuales (INCIVI). Madrid.3 Doctor en Biología. Hospital Ramón y Cajal. Madrid.Correspondencia:J.S. López GarcíaServicio de OftalmologíaHospital Central de Cruz RojaAvenida Reina Victoria, 2628003 MadridEspañaE-mail: docsantilopez@hotmail.comRESUMENObjetivo: Establecer un protocolo razonado para lapreparación y manejo de la terapia con suero autó-logo en la práctica oftalmológica.Métodos: Revisión bibliográfica y experiencia per-sonal.Resultados: La utilización de suero autólogo encolirio ha sido referida por muchos autores comouna nueva forma de terapia en el manejo de enfer-medades de la superficie ocular. El suero autólogopresenta unas propiedades mecánicas y bioquímicassimilares a las de la lágrima, y como ésta contienecomponentes como la fibronectina, vitamina A yfactores de crecimiento que tienen un efecto epite-liotrófico sobre las células epiteliales de la superfi-cie ocular.Conclusiones: Los distintos estudios publicadosmuestran una importante variabilidad tanto en laeficacia de esta terapia como en la metodología depreparación y aplicación.Palabras clave: Suero autólogo, superficie ocular,ojo seco, epitelio corneal, citología de impresión.REVISIÓNABSTRACTObjective: To establish a protocol for the use ofautologous serum in the ophthalmic practice.Methods: Personal experience and a literaturereview.Results: The use of autologous serum, in eye dropform, has been reported as a new treatment for seve-ral ocular surfaces diseases. These products have bio-mechanical and biochemical properties similar to nor-mal tears. They contain components such as fibronec-tin, vitamin A and growth factors that have an epithe-liotrophic effect on the ocular surface epithelial cells.Conclusions: The clinical studies performed sho-wed a variable efficacy, with the preparative processand use of the autologous serum eye drops varyingconsiderably between different studies (Arch SocEsp Oftalmol 2007; 82: 9-20).Key words: Autologous serum, ocular surface, dryeye, corneal epithelium, impression cytology.
  2. 2. INTRODUCCIÓNLos efectos beneficiosos de la aplicación de sue-ro autólogo en el tratamiento de pacientes con ojoseco se conoce desde 1984 gracias a los trabajos deFox et al. (1). Sin embargo, el relativo desconoci-miento de su mecanismo de acción, a nivel de lasuperficie ocular, hizo que su utilización en la prác-tica clínica fuese muy reducida hasta finales de laúltima década gracias a los trabajos de Tsubota etal. (2, 3).La lágrima tiene una gran importancia en la esta-bilidad y viabilidad del epitelio corneal y conjunti-val debido a la interdependencia que existe entre lasdistintas estructuras que integran la superficie ocu-lar (4). La córnea obtiene sus principales nutrientes(glucosa, electrolitos, etc.) desde el humor acuoso,pero los factores de crecimiento, vitaminas y neuro-péptidos responsables de la proliferación, migra-ción y diferenciación de las células del epitelio cor-neal y conjuntival provienen de la glándula lagrimaly son vertidos a la lágrima (5,6). Además, las lágri-mas tienen propiedades antimicrobianas, nutritivas,mecánicas y ópticas (7). En casos de sequedad ocu-lar la toxicidad sobre las células epiteliales estáaumentada (8,9), siendo común la presencia de tras-tornos epiteliales. En estos casos, las lágrimas arti-ficiales por sí solas no son suficientes para promo-ver una adecuada epitelización. Algunos autoreshan recurrido a distintos procedimientos quirúrgi-cos para conseguir estimular la producción de lágri-mas (10); sin embargo, se suele tratar de técnicasquirúrgicas complejas con frecuentes complicacio-nes asociadas.La utilización del suero autólogo en oftalmologíaviene marcada por la necesidad de encontrar susti-tutos lagrimales que, además de humidificar, apor-ten otros componentes presentes en la lágrima y quese encuentran disminuidos en casos de ojo seco.Con igual finalidad, han sido utilizados el suerofetal bovino y el suero extraído del cordón umbili-cal (11). Del suero fetal bovino se extraen numero-sos factores de crecimiento utilizados para cultivoscelulares in vitro (12), además ha sido utilizadopara el tratamiento de úlceras corneales en perros(13). En cuanto al suero extraído del cordón umbi-lical, se piensa que presenta una concentraciónmayor de factores de crecimiento pero, al igual quecon el empleo de suero fetal bovino, hemos de teneren cuenta las posibles alergias así como los riesgosde transmisión de enfermedades infecciosas (11).En este sentido pensamos que es preferible utili-zar fluidos propios como el suero autólogo ya queaporta las mismas ventajas, no existe riesgo detransmisión de enfermedades y además carece deantigenicidad.PROPIEDADES DEL SUEROAUTÓLOGOAunque aún no están totalmente claros los meca-nismos finales de actuación del suero autólogosobre los epitelios oculares (14), cada vez se cono-ce más sobre ellos. Así, se sabe que contiene algu-nos componentes implicados en la proliferación,migración y diferenciación de las células epitelialesde la superficie ocular.Son muchos los componentes del suero que sepiensa tienen algún efecto trófico sobre los epiteliosde la superficie ocular al actuar sobre la dinámicaepitelial modelando la proliferación de células epi-teliales del limbo y córnea (15), incluso, en estudiosin vitro con células del epitelio conjuntival, se hademostrado un efecto dosis dependiente del sueroautólogo sobre la expresión de mucinas, sobre todode mucina 1, mediado por receptores para EGF pre-sentes en las células caliciformes (3).De estos componentes del suero, los que se pien-san tienen una mayor importancia son el Factor deCrecimiento Epitelial (EGF), el factor β Transfor-mante del Crecimiento de los Fibroblastos (TGF-β), la vitamina A, la fibronectina, la albúmina, la α2macroglobulina, el Factor de Crecimiento Derivadode Plaquetas (PDGF-AB), neuropéptidos como lasustancia P y el factor de crecimiento tipo insulina1. Así, el EGF acelera el proceso de migración delas células epiteliales (16,17), y tiene efectos antia-poptóticos (18,19). Este factor está presente tantoen la secreción lagrimal basal como refleja (20),con una concentración algo inferior a la que pre-senta en el suero autólogo. El TGF-β está implica-do en los procesos de reparación epitelial y estro-mal (21-24), siendo su concentración en suero casi3 veces mayor que la encontrada en la lágrima. Lavitamina A parece prevenir los procesos de meta-plasia escamosa de los epitelios (3). Su concentra-ción en suero es muy superior a la encontrada en lalágrima. Por otro lado, proteínas como la albúminahan demostrado actividad antiapoptótica (25),mientras que la α2 macroglobulina presenta activi-dad anticolagenasa (26). La fibronectina es uno de10 ARCH SOC ESP OFTALMOL 2007; 82: 9-20LÓPEZ-GARCÍA JS, et al.
  3. 3. los factores más importantes en la migración celu-lar (27,28), siendo su concentración en suero muysuperior a la encontrada en la lágrima. Además elsuero autólogo contiene factores neuronales comolas sustancia P y el factor de crecimiento tipo insu-lina 1 que parecen estar implicados en la migracióny adhesión del epitelio corneal (29). El PDGF-ABes una de las 5 isoformas conocidas de factores decrecimiento derivados de plaquetas. Este factor seactiva intracelularmente mientras es secretado porlos gránulos alfa de las plaquetas tras su activacióny favorece la mitosis y la cicatrización.Además, el suero autólogo contiene inmunoglo-bulinas como la IgG, lisozima y factores del com-plemento que le aportan cierto efecto bactericida ybacterioestático.En la tabla I se muestra una relación comparadade algunas concentraciones de los principales facto-res epiteliotróficos encontrados en la lágrima y elsuero autólogo (7).EFECTOS DEL SUERO AUTÓLOGOLos efectos del suero autólogo sobre la superficieocular van a venir determinados por sus numerosaspropiedades. En este sentido, el suero presenta unascaracterísticas muy similares a las de la lágrima encuanto a pH y osmolaridad. Al igual que ésta, con-tiene abundantes factores de crecimiento y bacteri-cidas que hacen que el tratamiento con suero autó-logo tópico no sólo humidifique la superficie ocularsino que, además, aporta factores nutricionales y decrecimiento, necesarios para mantener la viabilidadcelular en los procesos de reparación epitelial, ycomponentes bactericidas que reducen el riesgo decontaminación e infección (30).En este sentido, y aunque algunos autores noencuentran diferencias estadísticamente significati-vas entre el tratamiento con suero autólogo y otrasterapias convencionales con lágrimas artificiales oBSS (31,32), la aplicación de suero autólogo supe-ra ampliamente a la terapia sustitutiva con lágrimasartificiales (33). En estudios comparativos realiza-dos con cultivos de células epiteliales, se ha vistoque el suero preserva la integridad de las membra-nas celulares y aumenta los niveles de ATP intrace-lular más que las lágrimas artificiales (26). Como seha demostrado previamente en estudios de experi-mentación, tanto el nivel intracelular de ATP comola estabilidad de las membranas son índices de via-bilidad celular (34,35). De igual forma, el sueroautólogo ha mostrado un mayor efecto sobre la pro-liferación celular que el obtenido con las lágrimasartificiales y además incrementa la trascripción deRNA para el Factor de Crecimiento Neuronal asícomo los receptores del factor de crecimiento trans-formante beta (36,37).La terapia con suero autólogo produce un efectotransitorio sobre la superficie epitelial que desapa-rece una vez que suspendemos su aplicación (33).Los efectos beneficiosos de este tratamiento en losdefectos epiteliales persistentes comienzan a notar-se a partir de la segunda semana de tratamiento,aunque la mejoría subjetiva de los pacientes empie-za prácticamente desde el segundo día (26). En untrabajo nuestro, pendiente de publicación, encontra-mos como en pacientes con queratopatía por aniri-dia esta terapia mejoró subjetivamente la clínica delos pacientes hasta el punto de que un 65% de ellosabandonaron la terapia sustitutiva con lágrimas arti-ficiales. De igual forma, en estos pacientes encon-tramos una mejoría media de casi dos grados demetaplasia escamosa en la citología de impresióncorneal. Estos resultados coinciden con los encon-trados por Noble et al. (33), estos autores encuen-tran que el tratamiento con suero autólogo mejora lasintomatología clínica de paciente y el grado demetaplasia conjuntival pero no encuentran efectosestadísticamente significativos sobre la tinción conRosa de Bengala, Schirmer y aclaramiento de fluo-resceína.Aunque en pacientes con queratopatía por aniri-dia hemos encontrado un leve efecto beneficiosodel suero autólogo en la mejoría de la transparenciacorneal y en la regresión de neovasos (resultados nopublicados), el mayor efecto con esta terapia se pro-duce a nivel de la epitelización de la superficie ocu-lar, de ahí que su principal aplicación clínica sea enel manejo de trastornos del epitelio corneal.11ARCH SOC ESP OFTALMOL 2007; 82: 9-20Suero autólogo en OftalmologíaTabla I. Concentraciones comparadas entre lágrima ysuero autólogo de los principales factoresepiteliotróficosLágrima Suero autólogoEGF (ng/ml) 0,2-3,0 0,5TGF-β (ng/ml) 2-10 6-33Vitamina A (mg/ml) 0,02 46Lisocima (mg/ml) 1,4 6Fibronectina (µg/ml) 21 205EGF: factor de crecimiento epitelial; TGF: factor de crecimiento trans-formante.
  4. 4. Con todo no se conoce cuál o cuáles son los fac-tores más beneficiosos ni cuál debe ser, por tanto, laconcentración óptima de éstos. Autores como Geer-ling et al., revisando los resultados publicados en labibliografía, encuentran que existe una gran varia-bilidad en cuanto a los efectos del suero autólogotanto sobre la subjetividad del paciente como sobrela modificación de pruebas como el test de Schir-mer, rosa de bengala o el aclaramiento de fluores-ceína. Esta diversidad en los resultados puede serdebida a la poca homogeneización de la poblaciónestudiada y también por la variabilidad en cuanto almodo de preparación del suero autólogo por los dis-tintos autores (7).PREPARACIÓN DEL SUEROAUTÓLOGOLa distribución de productos farmacéuticos esregulada por leyes gubernamentales en la mayoríade los países. En la Unión Europea, y aunque exis-ten unas directrices por parte del Parlamento Euro-peo, cada país miembro es soberano a la hora deautorizar la comercialización de fármacos. EnEEUU, la Food and Drug Administration (FDA)controla la comercialización de los productos far-macéuticos.Al tratarse de un producto para uso individual, elcolirio de suero autólogo no se considera un pro-ducto farmacéutico sino una formula magistral y ennuestro país sus normas de elaboración están regu-ladas por el Real Decreto 175/2001 de 23 de febre-ro (BOE número 065-2001 de 16/03/2001: 9746-9755).En otros países como Alemania, el protocoloestándar de preparación sigue las directrices de laguía del Bundesärztekammer (colegio de médicos)y del Instituto Paul Ehrlich para donación y uso deproductos hemáticos (7). En Inglaterra y Gales elprotocolo estandarizado de preparación sigue losprincipios recomendados por el Servicio Nacionalde la Sangre y la agencia de control de medicamen-tos de Gran Bretaña y de acuerdo con la guía parapredepósito de autodonación de sangre del BritishComité for Standard in Haematology (38). En estosprotocolos, se aplican los mismos criterios que parala extracción de sangre destinada a donación, esdecir, a los pacientes se les realiza un despistaje deenfermedades infecciosas de transmisión parenteral(Sida, hepatitis B y C, sífilis, etc.) de tal forma quesi la serología es positiva se excluye al pacientepara el tratamiento con suero autólogo al igual quesi el paciente presenta anemia o enfermedades car-diovasculares.Revisando la bibliografía, encontramos comoexiste una gran variabilidad en la metodología depreparación, almacenaje y dispensación del coliriode suero autólogo. Asimismo, la mayoría de losautores coinciden en la necesidad de unificar crite-rios mediante estudios randomizados y multicéntri-cos para optimizar los resultados obtenidos con estetratamiento.En la preparación del colirio de suero autólogointervienen los servicios de Hematología (Banco deSangre) y Farmacia. Mediante venopunción, contubos de extracción de vacío con gelosa y sin anti-coagulante, se extrae sangre al paciente (fig. 1A).La cantidad de sangre extraída varía según los artí-culos publicados. En nuestro caso extraemos unos40 cc de sangre que se reparten en cuatro tubos.Posteriormente dejamos los tubos en una rejilla enposición vertical a 22ºC durante unas dos horas paraque la sangre coagule. Este tiempo de coagulaciónvaría también según los autores, así los hay que cen-trifugan la muestra directamente mientras que otrosesperan hasta dos días (33). En estudios experimen-tales realizados en cultivos celulares, se ha vistoque un mayor tiempo de coagulación está relacio-nada con un mayor efecto del suero autólogo sobrela migración y diferenciación de las células epite-liales, recomendando, estos autores, un tiempo decoagulación de al menos dos horas (39). Estos mis-mos autores encuentran una mayor concentraciónde todos los factores examinados, siendo significa-tivos para EGF, TGF-β cuando la sangre se dejó enreposo más de dos horas.Una vez coagulada la sangre se procede a su cen-trifugación para separar el suero del resto de ele-mentos formes (figs. 1 B y C). En este apartado ladiversidad en las distintas publicaciones es la normatanto en la potencia de centrifugación como en eltiempo de ésta. Autores como Tsubota et al. (2),centrifugan durante 5 minutos a 1500 rpm, otroscomo García et al. centrifugan durante 10 minutos a5.000 rpm (40), Geerling et al. (7), centrifugan a3.000 rpm durante 15 minutos, mientras que otroscomo Malavazzi et al. (32), centrifugan a 1.500r.p.m durante una hora. En este sentido es impor-tante considerar que la fuerza de centrifugación nosólo depende del número de r.p.m, sino que también12 ARCH SOC ESP OFTALMOL 2007; 82: 9-20LÓPEZ-GARCÍA JS, et al.
  5. 5. depende del diámetro del rotor y éste varía según eltipo de centrifugadora. De esta forma, algunos auto-res como Poom et al. prefieren hablar de fuerza «g»(26). En este concepto de fuerza «g» se englobaríatanto el número de rpm como el diámetro del rotor,por tanto parece una medida más homogénea y apli-cable independientemente del modelo de centrifu-gadora. En éstas, la fuerza de centrifugación apare-ce reflejada tanto en una escala en r.p.m como enfuerza «g». El tiempo y la fuerza de centrifugaciónes importante, así por ejemplo Geerling et al. (7),consideran que a 3.000 rpm durante 15 minutos seproduce una cantidad importante de suero y no seproduce hemólisis, por el contrario consideran quecon menos fuerza de centrifugación o menos tiem-po, además de que se consigue menos suero, en estepueden quedar restos de membrana de plaquetasque, si la dosis es lo suficientemente grande, puedeproducir apoptosis celular. Estos mismos autorescomparan sus resultados centrifugando a 4.000 gdurante 10 minutos frente a los resultados obtenidospor Tsubota et al. (2), centrifugando a 1.500 rpmdurante 5 minutos, y encuentran que ellos obtienenuna mayor concentración de EGF pero por el con-trario la concentración de TGF-β fue menor. Otrosautores como Liu et al. (39), encuentran queaumentando la fuerza de centrifugación de 500 a3.000 g, aumenta considerablemente en el suero la13ARCH SOC ESP OFTALMOL 2007; 82: 9-20Suero autólogo en OftalmologíaFig. 1: Preparación del suero autólogo. (A) Extracción de sangre mediante venopunción y centrifugación (B). (C)Separación del suero del resto de elementos formes de la sangre.
  6. 6. concentración de EGF y Vitamina A, teniendo estoun efecto menos llamativo sobre el TGF-β.En nuestro caso, optamos por una solución inter-media centrifugamos durante 10 minutos a 2.500rpm que es una velocidad media que no producelisis y obtenemos unos 5 cc de suero de cada frascode 10 cc de sangre.Una vez separado el suero podemos seguir con lapreparación del colirio con el suero fresco o alma-cenarlo en tubos que, protegidos de la luz mediantepapel de aluminio y correctamente identificados, seguardan en la nevera a –80ºC hasta su preparaciónposterior (fig. 1 D). En este paso también existendiscrepancias entre los distintos autores. En lamayoría de los casos se prepararan todos los enva-ses de colirio de suero autólogo con suero fresco,dan al paciente el envase o los envases que vayan autilizar debiéndolos mantener en la nevera a 4ºC yalmacenando el resto en nevera a –20ºC o –30ºC(30,33). Algunos estudios demuestran que los com-ponentes del suero autólogo son estables durante unmes a temperaturas de +4ºC y durante tres meses a–20ºC (2). A pesar de esto, autores como Sitara-mamma et al. (41), recomiendan guardar las mues-tras en la nevera mientras no se consuman ya que enalgunos fluidos corporales disminuye considerable-mente su concentración de proteínas a temperaturasde 4ºC.La preparación del colirio se realiza en condicio-nes asépticas y en una campana de flujo laminar.Tras descongelar la muestra de suero o bien consuero fresco, se separan 2 cc de éste y se introducen,a través de un filtro millipore, en un frasco estériladaptado para uso oftalmológico. Posteriormente seañaden 8 cc de suero fisiológico para conseguir unaconcentración final del 20% (figs. 1 E, F y G). Elenvase se envuelve en papel de aluminio y se iden-tifica con los datos del paciente (fig. 1 H). Al igualque en el resto del proceso, existe gran variabilidaden la bibliografía tanto en la utilización o no de fil-tros como en la concentración final del producto. Lamayoría de los autores no utilizan filtros, sin embar-go autores como Fox et al. (1), sí recomiendan eluso de estos filtros para separar del suero autólogorestos de fibrina que parecen reducir los efectos deéste. La utilización de filtros conlleva ventajasimportantes como eliminar restos o partículas queestén presentes en el suero y además por el tamañodel poro (0,22 µm) estos filtros añaden un efectoesterilizante no dejando pasar microorganismoscomo bacterias. Pero por otro lado, estos filtrospueden retener moléculas alterando la composiciónde este suero. En este sentido, nosotros recomenda-mos la utilización de filtros millipore como el Dura-pore® o el Millipore Express™. Ambos presentanun poro con un tamaño de 0,22 µm y tienen una bajaafinidad por las proteínas, siendo ambos útiles paralos volúmenes que manejamos de suero autólogo,sin embargo, el fitro Durapore® se satura y obstru-ye más fácilmente. El filtro Millipore Express™presenta una membrana de poliéster sulfota que lahace especialmente útil para el filtrado de estos pro-ductos biológicos. La mayoría de los autores utili-zan suero fisiológico para hacer la dilución del sue-ro, sin embargo, autores como Liu et al. encuentranen cultivos de células epiteliales como estas prolife-ran más cuando la dilución se hace con BSS (39).El que se utilice una concentración de suero autó-logo del 20% es empírico, de hecho no se han vistodiferencias significativas entre la migración decélulas epiteliales en cultivos in vitro entre prepara-dos al 10 o al 20% (2). Según algunos autores comoPoom et al. (26), parece que una mayor concentra-ción tendría más efectos sobre la superficie ocular.Estos autores utilizan concentraciones de 50 y100%, lo mismo que Noble et al. que lo utilizan al50% (33). Con todo lo más estandarizado es la uti-lización del suero autólogo a una concentración del20% (7). Esta concentración parece suficiente y evi-ta las molestias derivadas de la mayor viscosidad depreparados más concentrados y disminuye conside-rablemente el número de extracciones de sangre(42).El colirio de suero autólogo adecuadamente iden-tificado y envuelto en papel de aluminio, que prote-ge el contenido de la luz, se entrega al paciente. Pre-viamente, y tras firmar el consentimiento informa-do, el paciente es instruido sobre el correcto uso ymanejo de estos preparados, sobre todo en lo refe-rente a las medidas de conservación e higiene a lahora de aplicar las instilaciones, así como en lamanipulación de estos preparados por otras perso-nas ya que no hemos de olvidar que se trata de flui-dos parenterales y por tanto pueden transmitirenfermedades infecciosas. En este sentido, y aun-que nosotros no hacemos de forma rutinaria unscreening sobre las muestras de sangre, sí es reco-mendable saber si el paciente presenta algunaenfermedad de transmisión parenteral para desa-consejar el uso de este preparado o en su defectoinstruirle sobre los potenciales peligros que de ellose pueden derivar para con terceras personas. Es14 ARCH SOC ESP OFTALMOL 2007; 82: 9-20LÓPEZ-GARCÍA JS, et al.
  7. 7. 15ARCH SOC ESP OFTALMOL 2007; 82: 9-20Suero autólogo en OftalmologíaFig. 1: Preparación del suero autólogo. (D) Con el sue-ro autólogo ya separado se puede continuar el procesode preparación o bien congelarse. (E) En cámara de flu-jo laminar se separan dos cc de suero autólogo y se dilu-yen con 8 cc de suero fisiológico (F). (G) Mezcla final auna concentración del 20%. (H) Aspecto final del enva-se tal y como se le da al paciente con sus datos y prote-gido de la luz mediante papel de aluminio.
  8. 8. importante que el colirio esté en la nevera y prote-gido de la luz ya que algunos de los componentesdel suero, como la vitamina A, se degradan fácil-mente con la luz. Por otro lado, la correcta utiliza-ción del preparado hace que disminuya considera-blemente el riesgo de contaminación. Aunque lacontaminación de la muestra se puede producir encualquier momento de la preparación, lo máscomún es que ésta se produzca por mala manipula-ción por parte del paciente, de ahí que frecuente-mente estas muestras se contaminen sobre todo conS. Epidermidis. Sauer et al. (43), encuentran que un7,5% de los frascos, conservados a 7ºC, se conta-minaron con S. Epidermidis a los 7 días. Al igualque Lagnado et al. (30), no encontraron complica-ciones infecciosas importantes en estos pacientes.Algunos autores como Poom et al. (26), utilizan elsuero autólogo acompañado de antibióticos comocloranfenicol al 0,5%, sin embargo, otros comoNakamura et al. afirman que el uso de antibióticosreduce los efectos sobre el epitelio del suero autó-logo (44).En cuanto a la aplicación y dispensación de estoscolirios varía también según los distintos autores. Elnúmero de instilaciones varía desde la aplicaciónhoraria hasta tres veces al día. En cuanto a la dispen-sación de colirios, algunos autores utilizan un frascopara cada día mientras que otros lo utilizan hasta 10días (7). En nuestro caso, recomendamos instilacio-nes cada 3 horas y utilizamos el mismo frasco duran-te una semana. Se instruye al paciente para que trai-ga el frasco o los frascos ya utilizados cada vez queviene a consulta para depositarlos en los contenedo-res de material biocontaminado. No hemos tenidoningún caso de conjuntivitis o infección cornealdebida a la aplicación de suero autólogo.INDICACIONESEl suero autólogo ha sido utilizado con mayor omenor éxito en el manejo de numerosas procesosque afectan a la superficie corneal. De entre estos,cabe destacar su aplicación en el tratamiento de:— Defectos epiteliales persistentes (DEP) pro-ducidos por diversas etiologías (2,14,45). Podemosdefinir el DEP como un defecto epitelial que tienemás de 2 mm de diámetro y que dura más de dossemanas sin responder a la terapia convencional conlágrimas, lentes de contacto, etc. Han sido muchaslas terapias utilizadas para los DEP entre ellas apor-te de lágrimas (46), lentes de contacto terapéuticas(47), tarsorrafia (48), trasplante de membranaamniótica (49), trasplante de limbo (50), fibronecti-na tópica (51), tetraciclinas (52) o reconstruccióncon células epiteliales cultivadas (53). En estospacientes se ha visto como la terapia con sueroautólogo reduce considerablemente la duración delos DEP. Así, el 63% de los DEP tratados con estaterapia curaron en menos de un mes frente a los 7,2meses de media que tardaron en curar los DEP quefueron tratados con terapia convencional (26). Enun trabajo nuestro pendiente de publicación, hemosencontrado como el tratamiento con suero autólogoprodujo una mejoría en el 100% de los DEP denuestra serie, consiguiendo que éstos curasen total-mente en el 70% de los casos tras dos meses de tra-tamiento.— Ojo seco grave. Ésta fue la primera utiliza-ción del suero autólogo en oftalmología (1), habién-dose utilizado también por otros autores posterior-mente (3,26). Casi todos los autores reportan unamejoría subjetiva considerable tras sólo 48 horasdespués de iniciar el tratamiento. Tsubota et al.,encuentran una mejoría rápida de los síntomas y delas tinciones con rosa de bengala, fluoresceína y testde Schirmer, y un empeoramiento progresivo deéstos unas 4 semanas después de suspender la apli-cación (3). Resultados similares refieren autorescomo Poom et al. (26). En casos de ojo seco se haespeculado con la posibilidad de que los efectossean dosis dependientes, así se han encontrado másbeneficios en pautas de dosificación que aplicabangotas 8 veces al día frente a 4 veces al día. En unestudio nuestro realizado en pacientes con ojo secode diversa gravedad, encontramos como la aplica-ción de suero autólogo mejoró una media de 3 mmel test de Schirmer y de 4 segundos el BUT. Deigual forma mejoró la tinción con fluoresceína yrosa de Bengala, así como la estabilidad de la pelí-cula lagrimal.— Manejo de la queratopatía neurotrófica(54,55). En el tratamiento de la queratopatía neuro-trófica, autores como Matsumoto et al., 2004,encuentran como el defecto epitelial cicatrizó com-pletamente en unos 17,1DS8,0 días, mejorando lasensibilidad de la córnea determinada mediante unestesiometro de Cochet-Bonnet pasando de11,8DS11,6 mm antes del tratamiento a30,0DS22,9 mm después del tratamiento (55).— Erosiones corneales recurrentes. En estospacientes se ha visto como la aplicación de suero16 ARCH SOC ESP OFTALMOL 2007; 82: 9-20LÓPEZ-GARCÍA JS, et al.
  9. 9. autólogo disminuye la tasa de recurrencias (56). Enun trabajo nuestro, encontramos como la tasa derecurrencia de erosiones corneales disminuyó en un87,5% en pacientes tratados con suero autólogo enrelación a estos mismo pacientes cuando fueron tra-tados con terapia convencional mediante lágrimasartificiales.— En ocasiones la aplicación de suero autólogose ha asociado a cirugías de reconstrucción de lasuperficie ocular como Trasplante de limbo, tras-plante de membrana amniótica, queratopatía pene-trante en pacientes con síndrome de Stevens-John-son o penfigoide ocular cicatricial, contribuyendo amejorar la estabilidad del epitelio corneal (57).— También ha sido utilizado en el manejo delojo seco asociado a enfermedad injerto contra hués-ped (2,58). En estos pacientes se encuentra unamejoría clínica subjetiva muy rápida siendo algomás lenta la desaparición de signos como la quera-topatía punteada (59). Asimismo, se ha utilizadocomo terapia asociada en el tratamiento de la úlce-ra de Mooren (1) y de la queratoconjuntivitis límbi-ca superior, en la que algunos autores han encontra-do una respuesta adecuada al tratamiento en másdel 80% de los pacientes (60).— El suero autólogo ha sido también utilizadoen clínica para la aplicación sobre puntos de fuga enampollas de filtración (61), en el tratamiento deagujeros maculares de espesor completo, ya seaaplicado sobre el agujero macular o bien usado enel suero de irrigación para limpiar el verde de indo-cianina usado para visualizar la membrana limitan-te interna en la cirugía de agujero macular (62,63),desgarros retinianos (64), en asociación con con-centrados de plaquetas se ha utilizado en modelosexperimentales de cicatrización retiniana (65).— Nosotros estamos empleando suero autólogoen el manejo de la queratopatía cálcica como tera-pia de apoyo a los quelantes del calcio. Aunque lle-vamos pocos casos en nuestro estudio, sí parece quesu aplicación tópica disminuye la intensidad de laplaca de calcio, apareciendo más espacios traslúci-dos sobre ésta y observándose una regresión francaen algunos pacientes. También lo hemos empleadoen el postoperatorio tras la extracción quirúrgica delas placas de calcio. De igual forma, estamosempleando suero autólogo en el postoperatorio depacientes con pterigion. En estos pacientes hemosencontrado que la aplicación de éste durante un mestras la extirpación del pterigion reduce la tasa derecidivas y los pacientes refieren una importantemejoría sintomática con su utilización. Asimismo,hemos utilizado suero autólogo en el tratamiento dela queratopatía asociada a la aniridia. El 95% de lospacientes presentó una mejoría clínica significativatras el tratamiento con suero autólogo en relación aterapias previas con lágrimas artificiales. La meta-plasia escamosa mejoró unos dos grados de mediaen todos los niveles de gravedad e independiente-mente de la gravedad de la queratopatía. El sueroautólogo favoreció la epitelización y la estabilidadde la película lagrimal en un 92% de los pacientes,presentando pocos efectos sobre la regresión deneovasos y sobre la transparencia corneal. Estascaracterísticas hacen especialmente útil el trata-miento con este preparado en los casos de querato-patia leve y moderada. En casos graves de querato-patía asociada a la aniridia, podemos emplearlocomo complemento a otros procedimientos terapéu-ticos como el trasplante de limbo.DISCUSIÓNPodemos concluir diciendo que el tratamiento consuero autólogo es un método eficaz para estimular laviabilidad de las células del epitelio corneal y con-juntival al aportar una serie de factores de creci-miento deficitarios por la sequedad ocular queacompaña a la mayoría de procesos que cursan condefectos epiteliales o trastornos en la epitelizacióncorneal. En este sentido, y aunque algunos autoresno encuentren diferencias estadísticamente signifi-cativas al comparar este tratamiento con la terapiaconvencional (31), para la mayoría de los autores, laaplicación de suero autólogo supera ampliamente ala terapia sustitutiva con lágrimas artificiales (33).Incluso, ambos tratamientos pueden suplementarse,reduciendo en este caso la dependencia de las lágri-mas artificiales (26).Por otro lado, su preparación no presenta espe-ciales dificultades técnicas y sale relativamentebarato ya que normalmente se dispone en el hospi-tal de los útiles necesarios para su elaboracióncomo la centrifugadora, la campana de flujo lami-nar etc (7). Además, el hecho de que sea un trata-miento bien tolerado por el paciente nos invita a sucada vez más frecuente utilización.El principal inconveniente son las frecuentesextracciones de sangre, sobre todo en aquellos gru-pos que utilizan grandes concentraciones. En estoscasos hay que ser cuidadoso ya que no todos los17ARCH SOC ESP OFTALMOL 2007; 82: 9-20Suero autólogo en Oftalmología
  10. 10. pacientes pueden ser tratados por sus dificultadessistémicas e incluso, en ocasiones, es preciso apor-tar un suplemento de sulfato ferroso para prevenir laanemia (33).Aunque se han descrito algunas complicacionescomo el depósito de inmunoglobulinas en la córneay la presencia de infiltrados periféricos corneales enuna paciente con artritis reumatoide (66,26), el tra-tamiento con suero autólogo es muy bien tolerado ytampoco se han descrito efectos adversos cuandoéste se utiliza durante largos períodos de tiempo(30). Aunque es muy poco común, algunos pacien-tes pueden presentar un aumento del disconfort,epiteliopatía leve, conjuntivitis bacteriana o eccemade los párpados como se ha descrito en ocasiones(58,59), pero en estos casos, las complicaciones notienen porqué deberse a este tratamiento. Aunque esexcepcional, Eberle et al. (67), describen el caso deuna infección por SIDA transmitida por gotas desuero autólogo. En este sentido, hemos de insistirque este preparado es un fluido corporal y por tan-to susceptible de transmitir infecciones, por ello,hemos de realizar a todos los pacientes un despista-je de enfermedades infecciosas e insistir en elcorrecto uso y manipulación de estos colirios tantopor ellos como por terceras personas.Como retos para el futuro, y con el fin de evitarlas frecuentes extracciones de sangre, se está traba-jando en varios campos como utilización de nuevasmoléculas para vehiculizar el suero autólogo quepermitan una mejor biodisponibilidad del producto,utilización de filtros o conseguir una lágrima uni-versal enriquecida. En este sentido, han habidointentos de crear sustitutos lagrimales lo más per-fectos posibles pero estos han ido más dirigidos a lacomposición iónica y mecánica de la lágrima que aaportar otros componentes de ésta especialmenteimportantes para el buen funcionamiento de los epi-telios de la superficie ocular (68,69). También hanfallado en la práctica clínica habitual el uso de com-ponentes aislados como fibronectina, vitaminas oEGF (51, 70).BIBLIOGRAFÍA1. Fox RI, Chan R, Michelson JB, Belmont JB, MichelsonPE. Beneficial effect of artificial tears made with autolo-gous serum in patients with keratoconjunctivitis sicca.Arthritis Rheum 1984; 27: 459-461.2. Tsubota K, Goto E, Shimmura S, Shimazaki J. Treatmentof persistent corneal epithelial defect by autologous serumapplication. Ophthalmolgy 1999; 106: 1984-1989.3. Tsubota K, Goto E, Fujita H, Ono M, Inoue H, Saito I, etal. Treatment of dry eye by autologous serum aplicattionin Sjogren`s syndrome. Br J Ophthalmol 1999; 83: 390-395.4. Tseng SC, Tsubota K. Important concepts for treating ocu-lar surface and tear disorders. Am J Ophthalmol 1997;124: 825-835.5. Wilson SE, Liang Q, Kim WJ. Lacrimal gland HGF, KGFand EGF mRNA levels increase after corneal epithelialwounding. Invest Ophthalmol Vis Sci 1999; 40: 2185-2190.6. Barton K, Nava A, Monroy DC, Pflugfelder SC. Cytokinesand tear function in ocular surface disease. Adv Exp MedBiol 1998; 438: 461-469.7. Geerling G, Maclennan S, Hartwig D. Autologous serumeye drops for ocular surface disorders. Br J Ophthalmol2004; 88: 1467-1474.8. Gobbels M, Spitznas M. Corneal epithelial permeability ofdry eyes before and after treatment with artificial tears.Ophthalmology 1992; 99: 873-878.9. Burstein NL. The effects of topical drugs and preservativeson the tears and corneal epithelium in dry eye. TransOphthalmol Soc UK 1985; 104: 402-409.10. Geerling G, Sieg P, Meyer C, Bastian GO, Laqua H.Transplantation of autologous submandibular glands invery severe keratoconjunctivitis sicca. 2 year outcome.Ophthalmologe 1998; 95: 257-265.11. Vajpayee RB, Mukerji N, Tandon R, Sharma N, PandeyRM, Biswas NR, et al. Evaluation of umbilical cord serumtherapy for persistent corneal epithelial defects. Br JOphthalmol 2003; 87: 1312-1316.12. Borderie VM, Mourra N, Laroche L. Influence of fetal calfserum, fibroblast growth factors, and hepatocyte growthfactor on three-dimensional cultures of human keratocytesin collagen gel matrix. Graefes Arch Clin Exp Ophthalmol1999; 237: 861-869.13. Kirschner SE. Persistent corneal ulcers. What to do whenulcers won´t heal. Vet Clin North Am Small Anim Pract1990; 20: 627-642.14. Alvarado Valero MC, Martinez Toldos JJ, Borras BlascoJ, Alminana Alminana A, Perez Ramos JM. Tratamientode defectos epiteliales persistentes mediante suero autólo-go. Arch Soc Esp Oftalmol 2004; 79: 537-542.15. Kruse FE, Tseng SC. Serum differentially modulates theclonal growth and differentiation of cultured limbal andcorneal epithelium. Invest Ophthalmol Vis Sci 1993; 34:2976-2989.16. van Setten GB, Tervo T, Tervo K, Tarkkanen A. Epidermalgrowth factor (EGF) in ocular fluids: presence, origin andtherapeutical considerations. Acta Ophthalmol Suppl1992; 202: 54-59.17. Pastor JC, Calonge M. Epidermal growth factor and cor-neal wound healing. A multicenter study. Cornea 1992;11: 311-314.18. Collins MK, Perkins GR, Rodriguez-Tarduchy G, NietoMA, Lopez-Rivas A. Growth factors as survival factors :regulation of apoptosis. Bioessays 1994; 16: 133-138.19. Rodeck U, Jost M, Kari C, Shih DT, Lavker RM, EwertDL, et al. EGF-R dependent regulation of keratinocytesurvival. J Cell Sci 1997; 110: 113-121.20. Ohashi Y, Motokura M, Kinoshita Y, Mano T, WatanabeH, Kinoshita S, et al. Presence of epidermal growth factor18 ARCH SOC ESP OFTALMOL 2007; 82: 9-20LÓPEZ-GARCÍA JS, et al.
  11. 11. in human tears. Invest Ophthalmol Vis Sci 1989; 30:1879-1882.21. Gupta A, Monroy D, Ji Z, Yoshino K, Huang A, Pflugfel-der SC. Transforming growth factor beta-1 and beta-2 inhuman tear fluid. Curr Eye Res 1996; 15: 605-614.22. Fredj-Reygrobellet D, Plouet J, Delayre T, Baudouin C,Bourret F, Lapalus P. Effects of aFGF and bFGF onwound healing in rabbit corneas. Curr Eye Res 1987; 6:1205-1209.23. Yoshino K, Garg R, Monroy D, Ji Z, Pflugfelder SC. Pro-duction and secretion of transforming growth factor beta(TGF-beta) by the human lacrimal gland. Curr Eye Res1996; 15: 615-624.24. Wilson SE, Lloyd SA, Kennedy RH. Basic fibroblastgrowth factor (FGFb) and epidermal growth factor (EGF)receptor messenger RNA production in human lacrimalgland. Invest Ophthalmol Vis Sci 1991; 32: 2816-2820.25. Shimmura S, Ueno R, Matsumoto Y, Goto E, Higuchi A,Shimazaki J, et al. Albumin as a tear supplement in the tre-atment of severe dry eye. Br J Ophthalmol 2003; 87:1279-1283.26. Poon AC, Geerling G, Dart JK, Fraenkel GE, Daniels JT.Autologous serum eyedrops for dry eyes and epithelialdefects: clinical and in vitro toxicity studies. Br J Opht-halmol 2001; 85: 1188-1197.27. Nishida T, Ohashi Y, Awata T, Manabe R. Fibronectin. Anew therapy for corneal trophic ulcer. Arch Ophthalmol1983; 101:1046-1048.28. Phan TM, Foster CS, Shaw CD, Zagachin LM, Colvin RB.Topical fibronectin in an alkali burn model of corenalulceration in rabbits. Arch Ophthalmol 1991; 109: 414-419.29. Nishida T, Nakamura M, Ofuji K, Reid TW, Mannis MJ,Murphy CJ. Synergistic effects of substance P with insu-lin-like growth factor-1 on epithelial migration of the cor-nea. J Cell Physiol 1996; 169: 159-166.30. Lagnado R, King AJ, Donald F, Dua HS. A protocol forlow contamination risk of autologous serum drops in themanagement of ocular surface disorders. Br J Ophthalmol2004; 88: 464-465.31. Tananuvat N, Daniell M, Sullivan LJ, Yi Q, McKelvie P,McCarty DJ, et al. Controlled study of the use of autolo-gous serum in dry eye patients. Cornea 2001; 20: 802-806.32. Malavazzi GR, Lake JC, Dantas PE. Effect of honey andautologous serum on corneal epithelial healing in rabbits.Arq Bras Oftalmol 2005; 68: 347-351.33. Noble BA, Loh RS, MacLennan S, Pesudovs K, Reynols A,Bridges LR, et al. Comparison of autologous serum eyedrops with conventional therapy in a randomised contro-lled crossover trial for ocular surface disease. Br J Opht-halmol 2004; 88: 647-652.34. Pasternak AS, Miller WM. First-order toxicity assays foreye irritation using cell lines: parameters that affect invitro evaluation. Fundam Appl Toxicol 1995; 25: 253-263.35. Wang XM, Terasaki PI, Rankin GW jr, Chia D, Zhong HP,Haardy S. A new microcellular cytotoxicity test based oncalcein AM release. Hum Immunol 1993; 37: 264-270.36. Geerling G, Daniels JT, Dart JK, Cree IA, Khaw PT. Toxi-city of natural tear substitutes in a fully defined culturemodel of human corneal epithelial cells. Invest Ophthal-mol Vis Sci 2001; 42: 948-956.37. You L, Ebner S, Kruse FE. Glial cell-derived neurotrophicfactor (GDNF)-induced migration and signal transductionin corneal epithelial cells. Invest Ophthalmol Vis Sci2001; 42: 2496-2504.38. Voak D, Cann R, Finney RD, Fraser ID, Mitchell R,Murphy MF, et al. Guidelines for administration of bloodproducts: transfusion of infants and neonates. BritishCommittee for Standards in Haematology Blood Transfu-sion Task Force. Transfus Med 1994; 4: 63-69.39. Liu L, Hartwig D, Harloff S, Herminghaus P, Wedel T, Geer-ling G. An optimised protocol for the production of autolo-gous serum eyedrops. Graefes Arch Clin Exp Ophthalmol2005; 243: 706-714.40. Garcia Jimenez V, Veiga Villaverde B, Baamonde Arbai-za B, Cahue Carpintero I, Celemin Vinuela ML, SimoMartinez RM. The elaboration, use and evaluation of eye-drops with autologous serum in corneal lesions. FarmHosp 2003; 27: 21-25.41. Sitaramamma T, Shivaji S, Rao GN. Effect of storage onprotein concentration of tear samples. Curr Eye Res 1998;17: 1027-1035.42. Mukerji N, Sinha R, Vajpayee RB. Role of autologousserum in persistent epithelial defects. Br J Ophthalmol2002; 86: 832.43. Sauer R, Bluthner K, Seitz B. Sterility of non-preservedautologous serum drops for treatment of persistent corne-al epithelial defects. Ophthalmologe 2004; 101: 705-709.44. Nakamura M, Nishida T, Mishima H, Otori T. Effects ofantimicrobials on corneal epithelial migration. Curr EyeRes 1993; 12: 733-740.45. Young AL, Cheng AC, Ng HK, Cheng LL, Leung GY, LamDS. The use of autologuos serum tears in persistent cor-neal epithelial defects. Eye 2004; 18: 609-614.46. Pfister RR. Clinical measures to promote corneal epithe-lial healing. Acta Ophthalmol Suppl 1992; 202: 73-83.47. Ali Z, Insler MS. A comparison of therapeutic bandagelenses, tarsorrhaphy, and antibiotic and hypertonic salineon corneal epithelial wound healing. Ann Ophthalmol1986; 18: 22-24.48. Panda A, Pushker N, Bageshwar LM. Lateral tarsorr-haphy: is it preferable to patching? Cornea 1999; 18:299-301.49. Azuara-Blanco A, Pillai CT, Dua HS. Amniotic membranetransplantation for ocular surface reconstruction. Br JOphthalmol 1999; 83: 399-402.50. Tan DT, Ficker LA, Buckley RJ. Limbal transplantation.Ophthalmology 1996; 103: 29-36.51. Gordon JF, Johnson P, Musch DC. Topical fibronectinophthalmic solution in the treatment of persistent defectsof the corneal epithelium. Chiron Vision FibronectinStudy Group. Am J Ophthalmol 1995; 119: 281-287.52. Ralph RA. Tetracyclines and the treatment of corneal stro-mal ulceration: a review. Cornea 2000; 19: 274-277.53. Pellegrini G, Traverso CE, Franzi AT, Zingirian M, Can-cedda R, De Luca M. Long-term restoration of damagedcorneal surfaces with autologous cultivated corneal epit-helium. Lancet 1997; 349: 990-993.54. Díaz-Valle D, Benítez del Castillo Sánchez JM, DíazRodríguez E, Toledano Fernández N, Arteaga Sánchez A,Sayagues Gómez O. Manejo de la queratopatía neurotró-fica mediante tarsorrafia con cianoacrilato y suero autó-logo. Arch Soc Esp Oftalmol 2003; 78: 119-122.19ARCH SOC ESP OFTALMOL 2007; 82: 9-20Suero autólogo en Oftalmología
  12. 12. 55. Matsumoto Y, Dogru M, Goto E, Ohashi Y, Kojima T, Ishi-da R, Tsubota K. Autologous serum application in the tre-atment of neurotrophic keratopathy. Ophthalmology2004; 111: 1115-1120.56. del Castillo JM, de la Casa JM, Sardina RC, FernandezRM, Feijoo JG, Gomez AC, et al. Treatment of recurrentcorneal erosions using autologous serum. Cornea 2002;21: 781-783.57. Tsubota K, Satake Y, Ohyama M, Toda I, Takano Y,Ono M, et al. Surgical reconstruction of the ocular sur-face in advanced ocular cicatricial pemphigoid andStevens-Johnson syndrome. Am J Ophthalmol 1996;122: 38-52.58. Ogawa Y, Okamoto S, Mori T, Yamada M, Mashima Y,Watanabe R, et al. Autologous serum eye drops for the treat-ment of severe dry eye in patients with chronic graft-versus-host disease. Bone Marrow Transplant 2003; 31: 579-583.59. Rocha EM, Pelegrino FS, de Paiva CS, Vigorito AC, deSouza CA. GVDH dry eyes treated with autologous serumtears. Bone Marrow Transplant 2000; 25: 1101-1103.60. Goto E, Shimmura S, Shimazaki J, Tsubota K. Treatmentof superior limbic keratoconjunctivitis by application ofautologous serum. Cornea 2001; 20: 807-810.61. Matsuo H, Tomidokoro A, Tomita G, Araie M. Topicalapplication of autologous serum for the treatment of late-onset aqueous oozing or point-leak through filtering bleb.Eye 2005; 19: 23-28.62. Liggett PE, Skolik DS, Horio B, Saito Y, Alfaro V, MielerW. Human autologous serum for the treatment of full-thickness macular holes. A preliminary study. Ophthalmo-logy 1995; 102: 1071-1076.63. Nakamura H, Hayakawa K, Sawaguchi S, Gaja T. Removalof retinal indocyanine green dye by autologous serum irri-gation in macular hole surgery. Retina 2005; 25: 736-741.64. Christmas NJ, Skolik SA, Howard MA, Saito Y, BarnstableCJ, Liggett PE. Treatment of retinal breaks with autolo-gous serum in an experimental model. Ophthalmology1995; 102: 263-271.65. Cullinane AB, O´Callaghan P, McDermott K, Keohane C,Cleary PE. Effects of autologous platelet concentrate andserum on retinal wound healing in an animal model. Gra-efes Arch Clin Exp Ophthalmol 2002; 240: 35-41.66. McDonnell PJ, Schanzlin DJ, Rao NA. Immunoglobulindeposition in the cornea after application of autologousserum. Arch Ophthalmol 1988; 106: 1423-1425.67. Eberle J, Habermann J, Gurtler LG. HIV-1 infectiontransmitted by serum droplets into the eye: a case report.AIDS 2000; 14: 206-207.68. Yokoi N, Komuro A, Nishida K, Kinoshita S. Effectivenessof hyaluronan on corneal epithelial barrier function in dryeye. Br J Ophthalmol 1997; 81: 533-536.69. Nelson JD, Drake MM, Brewer JT Jr, Tuley M. Evaluationof a physiological tear substitute in patients with kerato-conjunctivitis sicca. Adv Exp Med Biol 1994; 350: 453-457.70. Nelson JD, Gordon JF. Topical fibronectin in the treat-ment of keratoconjunctivitis sicca. Chiron Keratoconjunc-tivitis Sicca Study Group. Am J Ophthalmol 1992; 114:441-447.20 ARCH SOC ESP OFTALMOL 2007; 82: 9-20LÓPEZ-GARCÍA JS, et al.

×