1                                                                                Emilio Benedetti s.i.                    ...
2Luc. 6, 27-3627 “Pero a vosotros que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que osodian, 28 ben...
33-, Orientaciones para superar las preocupaciones de la vida.Las preocupacionesLc 12,22-3122 Después dijo Jesús a sus dis...
4momento, Jesús le tomó de la mano y le dijo: –¡Qué poca fe! ¿Por qué has dudado?        32   En cuantosubieron a la barca...
55- Cómo rezar.Nos lo enseña Jesucristo.Mat. 6, 5-135 “Cuando oréis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta ora...
66- Para adquirir paz interior: perdonar siempre y no juzgar a nadie.Perdona como perdonamos.Mt. 6, 14-1514 “Porque si vos...
7verdaderamente vigorizante ) 56 El que come mi cuerpo y bebe mi sangre vive unido a mí, y yo vivounido a él ( El que part...
8mi Padre y permanezco en su amor. 11 “Os hablo así para que os alegréis conmigo y vuestra alegríasea completa.8-Estar al ...
9sobre mi cabeza, pero ella ha derramado perfume sobre mis pies. 47 Por esto te digo que sus muchospecados le son perdonad...
10llevaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron con vendas de lino bien empapadas en la mezcla demirra y áloe, según acostu...
1111  Contó Jesús esta otra parábola: “Un hombre tenía dos hijos. 12 El más joven le dijo: ‘Padre,dámela parte de la heren...
12las bacterias. Son los dos extremos del hilo de la creación. Ante la naturaleza vegetal, animal yhumana, no podemos meno...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

1 citas nt-nueva presentación

267 visualizaciones

Publicado el

Reflections on the New Testament

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
267
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

1 citas nt-nueva presentación

  1. 1. 1 Emilio Benedetti s.i. Enero 2012 Algunas citas orientativas del Nuevo Testamento. En los Evangelios no se nos presenta una doctrina sino más bien una forma de estar en el mundo. Estas citas pueden ayudarnos a saber estar y a dar sentido a nuestras vidas.1- Rasgos del cristiano.Mat. 23, 6-16Los doctores de la ley desean los mejores puestos en los banquetes, los asientos de honor en lassinagogas, 7 ser saludados con todo respeto en la calle y que la gente los llame maestros. 8 “Perovosotros no os hagáis llamar maestros por la gente, porque todos sois hermanos y uno solo esvuestro Maestro. 9 Y no llaméis padre a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre: el queestá en el cielo (en el universo). 10 Ni os hagáis llamar maestros, porque vuestro único Maestro esCristo. 11 El más grande entre vosotros debe estar al servicio de los demás.Pablo a los Romanos 12, 9-149 Amaos con toda sinceridad. Aborreced lo malo y seguid lo bueno. 10 Amaos como hermanos losunos a los otros, dándoos mutuamente preferencia y respeto. 11 Esforzaos, no seáis perezosos yservid al Señor con corazón ferviente. 12 Vivid alegres por la esperanza que tenéis; soportad convalor los sufrimientos; no dejéis nunca de orar. 13 Ayudad en sus necesidades a los que pertenecen alpueblo santo; recibid bien a los que os visitan. 14 Bendecid a los que os persiguen; bendecidlos y nolos maldigáis.2- El amor es la esencia del cristianismo. Mat. 22, 34-4034 Los fariseos se reunieron al saber que Jesús había hecho callar a los saduceos. 35 Uno deaquellos, maestro de la ley, para tenderle una trampa le preguntó: 36 –Maestro, ¿cuál es elmandamiento más importante de la ley? 37 Jesús le dijo: –‘Ama al Señor tu Dios con todo tucorazón, con toda tu alma y con toda tu mente.’ 38 Este es el más importante y el primero de losmandamientos. 39 Y el segundo es parecido a este: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo.’ 40 De estosdos mandamientos pende toda la ley de Moisés y las enseñanzas de los profetas.Juan 13, 34-3534 Os doy este mandamiento nuevo: Que os améis los unos a los otros. Así como yo os amo, debéistambién amaros los unos a los otros. 35 Si os amáis los unos a los otros, todo el mundo conocerá quesois mis discípulos.y Juan 15, 12-1712 Mi mandamiento es este: Que os améis unos a otros como yo os he amado. 13 No hay amor másgrande que el que a uno le lleva a dar la vida por sus amigos. 14 Vosotros sois mis amigos, si hacéislo que os mando. 15 Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; os llamoamigos, porque os he dado a conocer todo lo que mi Padre me ha dicho. 16 Vosotros no meescogisteis a mí, sino que yo os he escogido a vosotros y os he encargado que vayáis y deis muchofruto, y que ese fruto permanezca. Así el Padre os dará todo lo que le pidáis en mi nombre. 17 Estoes, pues, lo que os mando: Que os améis unos a otros.
  2. 2. 2Luc. 6, 27-3627 “Pero a vosotros que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que osodian, 28 bendecid a los que os maldicen, orad por los que os insultan. 29 Al que te pegue en unamejilla ofrécele también la otra, y al que te quite la capa déjale que se lleve también tu túnica. 30 Alque te pida algo dáselo, y al que te quite lo que es tuyo, no se lo reclames. 31 Haced con los demáscomo queréis que los demás hagan con vosotros. 32 “Si amáis solamente a quienes os aman, ¿quéhacéis de extraordinario? ¡Hasta los malos se portan así! 33 Y si hacéis el bien solamente a quienesos hacen bien a vosotros, ¿qué tiene de extraordinario? ¡También los malhechores se portan así! 34Y si dais prestado sólo a aquellos de quienes pensáis recibir algo, ¿qué hacéis de extraordinario?¡También los malos se prestan entre sí esperando recibir unos de otros! 35 Amad a vuestrosenemigos, haced el bien y dad prestado sin esperar nada a cambio. Así será grande vuestrarecompensa y seréis hijos del Dios altísimo, que es también bondadoso con los desagradecidos y losmalos. 36 Sed compasivos, como también vuestro Padre es compasivo.Pablo a los Romanos 13. 8-108 No tengáis deudas con nadie, aparte de la deuda de amor que tenéis unos con otros, pues el queama a su prójimo ya ha cumplido todo lo que la ley ordena. 9 Los mandamientos dicen: “Nocometas adulterio, no mates, no robes, no codicies”; pero estos y los demás mandamientos quedancomprendidos en estas palabras: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.” 10 El que tiene amor no hacedaño al prójimo; así que en el amor se cumple perfectamente la ley.1º carta de Juan 4, 7-187 Queridos hermanos, amémonos unos a otros, porque el amor procede de Dios. Todo aquel queama es hijo de Dios y conoce a Dios. 8 El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.9 Dios ha mostrado su amor hacia nosotros al enviar a su Hijo único al mundo para que tengamosvida por él. 10 El amor consiste en esto: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que élnos amó antes a nosotros y envió a su Hijo, para que, ofreciéndose en sacrificio, quedaranperdonados nuestros pecados. 11 Queridos hermanos, si Dios nos ha amado así, también nosotrosdebemos amarnos unos a otros. 12 A Dios nunca lo ha visto nadie; pero si nos amamos unos a otros,Dios vive en nosotros y su amor se hace realidad en nosotros. 13 La prueba de que nosotros vivimosen Dios y que él vive en nosotros es que nos ha dado su Espíritu. 14 Y nosotros mismos hemos vistoy declaramos que el Padre envió a su Hijo para salvar al mundo. 15 Todo aquel que reconoce queJesús es el Hijo de Dios, vive en Dios y Dios en él. 16 Así hemos llegado a saber y creer que Diosnos ama. Dios es amor, y el que vive en el amor vive en Dios y Dios en él. 17 De esta manera sehace realidad el amor en nosotros, para que en el día del juicio tengamos confianza; porque nosotrossomos en este mundo tal como es Jesucristo. 18 Donde hay amor no hay temor. Al contrario, el amorperfecto echa fuera el temor, pues el temor supone castigo. Por eso, el que teme no ha llegado aamar perfectamente.1ª carta de Pablo a los Corintios 13, 1-71 Si hablo las lenguas de los hombres, y aun las de los ángeles, pero no tengo amor, no soy más queun metal que resuena o un platillo que retiñe. 2 Y si tengo el don de profecía, y entiendo losdesignios secretos de Dios, y sé todas las cosas; y si tengo la fe necesaria para mover montañas,pero no tengo amor, no soy nada. 3 Y si reparto entre los pobres cuanto poseo, y aun si entrego micuerpo para tendré qué enorgullecerme, pero no tengo amor, de nada me sirve. 4 El que ama sabesoportar, es bondadoso; no tiene envidia, no es presumido, ni orgulloso, 5 ni grosero, ni egoísta; nose enoja ni guardar rencor; 6 no se alegra de las injusticias, sino que se alegra de la verdad. 7 El queama es sufrido, cree en todo lo bueno y lo soporta todo.
  3. 3. 33-, Orientaciones para superar las preocupaciones de la vida.Las preocupacionesLc 12,22-3122 Después dijo Jesús a sus discípulos: “Por tanto os digo: No estéis preocupados por lo que habéisde comer para vivir, ni por la ropa con que habéis de cubrir vuestro cuerpo. 23 La vida vale más quela comida, y el cuerpo, más que la ropa. 24 Fijaos en los cuervos: no siembran, ni siegan, ni tienenalmacén ni granero. Sin embargo, Dios les da de comer. ¡Cuánto más valéis vosotros que las aves!25 De todos modos, por mucho que uno se preocupe, ¿cómo podrá prolongar su vida ni siquiera unahora? 26 Pues si no podéis hacer ni aun lo más pequeño, ¿por qué preocupaos por las demás cosas?27 “Fijaos cómo crecen los lirios: no trabajan ni hilan. Sin embargo, os digo que ni aun el reySalomón, con todo su lujo, se vestía como uno de ellos. 28 Pues si Dios viste así a la hierba, que hoyestá en el campo y mañana se quema en el horno, ¡cuánto más habrá de vestiros a vosotros, gentefalta de fe! 29 Por tanto, no andéis afligidos buscando qué comer y qué beber. 30 Porque todas esascosas preocupan a la gente del mundo, pero vosotros tenéis un Padre que ya sabe que las necesitáis.31 Buscad el reino de Dios y esas cosas se os darán por añadidura.Cuando las van mal dadas.Mat. 8, 23-2723 Jesús subió a la barca, y sus discípulos le acompañaron. 24 De pronto se desató sobre el lago unatempestad tan fuerte que las olas cubrían la barca. Pero Jesús se había dormido. 25 Sus discípulosfueron a despertarle, diciendo: –¡Señor, sálvanos! ¡Nos estamos hundiendo! 26 Él les contestó: –¿Por qué tanto miedo? ¡Qué poca es vuestra fe! Dicho esto se levantó, dio una orden al viento y almar, y todo quedó completamente en calma. 27 Ellos, asombrados, se preguntaban: –¿Quién es este,que hasta los vientos y el mar le obedecen?¿Miedo? ¡De qué!.Mat. 10, 26-3126 “No tengáis miedo a la gente. Porque nada hay secreto que no llegue a descubrirse ni nada ocultoque no llegue a conocerse. 27 Lo que os digo en la oscuridad, decidlo a la luz del día; lo que os digoen secreto, proclamadlo desde las azoteas de las casas. 28 No tengáis miedo a quienes pueden matarel cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien a aquel que puede arrastrar el cuerpo y elalma al infierno. 29 “¿No se venden dos pajaritos por una pequeña moneda? Sin embargo, ni uno deellos cae a tierra sin que vuestro Padre lo permita. 30 En cuanto a vosotros, hasta los cabellos de lacabeza los tenéis contados uno por uno. 31 Así que no tengáis miedo: vosotros valéis más quemuchos pajarillos.Confianza ante los peligros.Mat. 14, 22-3222 Jesús hizo subir a sus discípulos a la barca, para que llegasen antes que él a la otra orilla del lago,mientras él despedía a la gente. 23 Cuando ya la hubo despedido, subió Jesús al monte para orar asolas, y al llegar la noche aún seguía allí él solo. 24 Entre tanto, la barca se había alejado mucho detierra firme y era azotada por las olas, porque tenía el viento en contra. 25 De madrugada, Jesús fuehacia ellos andando sobre el agua. 26 Los discípulos, al verle andar sobre el agua, se asustaron ygritaron llenos de miedo: –¡Es un fantasma! 27 Pero Jesús les habló, diciéndoles: –¡Ánimo, soy yo,no tengáis miedo! 28 Pedro le respondió: Señor, si eres tú, mándame ir a ti andando sobre el agua. 29Ven dijo Jesús. Bajó Pedro de la barca y comenzó a andar sobre el agua en dirección a Jesús, 30 peroal notar la fuerza del viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, gritó: –¡Sálvame, Señor! 31 Al
  4. 4. 4momento, Jesús le tomó de la mano y le dijo: –¡Qué poca fe! ¿Por qué has dudado? 32 En cuantosubieron a la barca, se calmó el viento.Confiar y no angustiarse.Juan 14, 27-2927 “Os dejo la paz. Mi paz os doy, pero no como la dan los que son del mundo. No os angustiéis nitengáis miedo. 28 Ya me oísteis decir que me voy, y que vendré para estar otra vez con vosotros. Side veras me amaseis os habríais alegrado al saber que voy al Padre, porque él es más que yo. 29 Osdigo esto de antemano, para que, cuando suceda, creáis.Cuando estemos fatigados y agobiados podemos contar con Él.Mat. 11, 28-3028 Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os haré descansar. 29 Aceptad el yugoque os impongo, y aprended de mí, que soy paciente y de corazón humilde; así encontraréisdescanso. 30 Porque el yugo y la carga que yo os impongo son ligeros.”4- ¿Hay otra vida? ¿Resucitaremos?Jesucristo lo afirma.Juan 11, 25-2625 Jesús le dijo entonces: ‘Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá;26 y ninguno que esté vivo y crea en mí morirá jamás’.Cristo nos prepara un lugar para estar junto a Él.Juan 14, 1-31 “No os angustiéis: creed en Dios y creed también en mí. 2 En la casa de mi Padre hay muchoslugares donde vivir; si no fuera así, no os habría dicho que voy a preparaos un lugar. 3 Y después deir y preparaos un lugar, vendré otra vez para llevaras conmigo, para que vosotros también estéisdonde yo voy a estar.Pablo describe la resurrección1ª carta a los de Corintio. 15, 12-2412 Ahora bien, si nuestro mensaje es que Cristo ha resucitado, ¿cómo dicen algunos de vosotros quelos muertos no resucitan? 13 Si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; 14 y si Cristo noresucitó, el mensaje que predicamos no sirve de nada, ni tampoco sirve de nada la fe que tenéis. 15Si esto fuera así, seríamos testigos falsos de Dios, puesto que afirmamos que él resucitó a Cristocuando en realidad no lo habría resucitado de ser verdad que los muertos no resucitan. 16 Porque silos muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; 17 y si Cristo no resucitó, vuestra fe no sirve denada: todavía seguís en vuestros pecados. 18 En este caso también están perdidos los que murieroncreyendo en Cristo. 19 Si nuestra esperanza en Cristo solamente se refiere a esta vida, somos losmás desdichados de todos los seres humanos. 20 Pero lo cierto es que Cristo ha resucitado. Él es elprimer fruto de la cosecha: ha sido el primero en resucitar. 21 Así como por causa de un hombreentró la muerte en el mundo, también por causa de un hombre entró la resurrección de los muertos.22 Y así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos tendrán vida. 23 Pero cada uno enel orden que le corresponda: Cristo en primer lugar; después, en el momento en que Cristo vuelva,los que le pertenecen. 24 Entonces vendrá el fin, cuando Cristo derrote a todos los señoríos,autoridades y poderes, y entregue el reino al Dios y Padre.
  5. 5. 55- Cómo rezar.Nos lo enseña Jesucristo.Mat. 6, 5-135 “Cuando oréis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y enlas esquinas de las plazas, para que la gente los vea. Os aseguro que con eso ya tienen surecompensa. 6 Pero tú, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora en secreto a tu Padre.Y tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te dará tu recompensa. 7 “Y al orar no repitas palabrasinútilmente, como hacen los paganos y los incrédulos, que se imaginan que por su mucha palabreríaDios les hará más caso. 8 No seáis como ellos, porque vuestro Padre sabe lo que necesitáis aunantes de habérselo pedido. 9 Vosotros debéis orar así: ‘Padre nuestro que estás en el cielo, (en eluniverso) santificado sea tu nombre. 10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra así como sehace en el cielo. 11 Danos hoy nuestro pan de cada día. 12 Perdónanos nuestras ofensas comotambién nosotros perdonamos a quienes nos han ofendido. 13 Y no nos expongas a la tentación,( que no caigamos en tentación) sino líbranos del maligno.’¡Recemos con fe y confianza !Mat. 7, 7-117 “Pedid y Dios os dará, buscad y encontraréis, llamad a la puerta y se os abrirá. 8 Porque el quepide recibe, el que busca encuentra y al que llama se le abre. 9 ¿Acaso alguno de vosotros seríacapaz de darle a su hijo una piedra cuando le pide pan? 10 ¿O de darle una culebra cuando le pide unpescado? 11 Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto másvuestro Padre que está en el cielo las dará a quienes se las pidan!”¡Recemos con humildad !Luc. 18, 9-149 Jesús contó esta otra parábola para algunos que se consideraban a sí mismos justos y despreciabana los demás: 10 “Dos hombres fueron al templo a orar: el uno era fariseo, y el otro era uno de esosque cobran impuestos para Roma. 11 El fariseo, de pie, oraba así: ‘Oh Dios, te doy gracias porqueno soy como los demás: ladrones, malvados y adúlteros. Ni tampoco soy como ese cobrador deimpuestos. 12 Ayuno dos veces por semana y te doy la décima parte de todo lo que gano.’ 13 A ciertadistancia, el cobrador de impuestos ni siquiera se atrevía a levantar los ojos al cielo, sino que segolpeaba el pecho y decía: ‘¡Oh Dios, ten compasión de mí que soy pecador!’ 14 Os digo que estecobrador de impuestos volvió a su casa perdonado por Dios; pero no el fariseo. Porque el que a símismo se engrandece será humillado, y el que se humilla será engrandecido.” ¡Recemos conagradecimiento!1º carta de Pablo a los de Tesalónica. 5, 16-1816 Estad siempre contentos. 17 Orad en todo momento. 18 Dad gracias a Dios por todo, porque estoes lo que él quiere de vosotros como creyentes.El poder de la oración.Mat. 9, 27-2927 Al salir Jesús de allí, dos ciegos le siguieron, gritando:–¡Ten compasión de nosotros, Hijo deDavid! 28 Cuando entró en la casa, los ciegos se le acercaron. Él les preguntó: – ¿Creéis que puedohacer esto? –Sí, Señor – le contestaron. 29 Entonces Jesús les tocó los ojos y les dijo: –Hágaseconforme a la fe que tenéis.
  6. 6. 66- Para adquirir paz interior: perdonar siempre y no juzgar a nadie.Perdona como perdonamos.Mt. 6, 14-1514 “Porque si vosotros perdonáis a los demás el mal que os hayan hecho, vuestro Padre que está enel cielo os perdonará también a vosotros; 15 pero si no perdonáis a los demás, tampoco vuestroPadre perdonará el mal que vosotros hacéis.Perdonar siempre .Mat. 18, 21-2221 Entonces Pedro fue y preguntó a Jesús: Señor, ¿cuántas veces he de perdonar a mi hermano, sime ofende? ¿Hasta siete? 22 Jesús le contestó: –No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta vecessiete.Parábola del funcionario que no quiso perdonar.Mat.18, 23-3523 “Por eso, el reino de los cielos se puede comparar a un rey que quiso hacer cuentas con susfuncionarios. 24 Había comenzado a hacerlas, cuando le llevaron a uno que le debía muchosmillones. 25 Como aquel funcionario no tenía con qué pagar, el rey ordenó que lo vendieran comoesclavo, junto con su esposa, sus hijos y todo lo que tenía, a fin de saldar la deuda. 26 El funcionariocayó de rodillas delante del rey, rogándole: ‘Señor, ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo.’ 27 Elrey tuvo compasión de él, le perdonó la deuda y lo dejó ir en libertad. 28 “Pero al salir, aquelfuncionario se encontró con un compañero que le debía una pequeña cantidad. Lo agarró del cuelloy lo ahogaba, diciendo: ‘¡Págame lo que me debes!’ 29 El compañero se echó a sus pies, rogándole:‘Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo.’ 30 Pero el otro no quiso, sino que le hizo meter en lacárcel hasta que pagara la deuda. 31 Esto disgustó mucho a los demás compañeros, que fueron acontar al rey todo lo sucedido. 32 El rey entonces le mandó llamar y le dijo: ‘¡Malvado!, yo teperdoné toda aquella deuda porque me lo rogaste. 33 Pues también tú debiste tener compasión de tucompañero, del mismo modo que yo tuve compasión de ti.’ 34 Tanto se indignó el rey, que ordenócastigarle hasta que pagara toda la deuda.” 35 Jesús añadió: –Esto mismo hará con vosotros miPadre celestial, si cada uno no perdona de corazón a su hermano.Por qué no debemos juzgarMat. 7.1-51 “No juzguéis a nadie, para que Dios no os juzgue a vosotros. 2 Pues Dios os juzgará de la mismamanera que vosotros juzguéis a los demás; y con la misma medida con que midáis, Dios os medirá avosotros. 3 ¿Por qué miras la paja que tu hermano tiene en su ojo y no te fijas en el tronco que tútienes en el tuyo? 4 Y si tú tienes un tronco en el tuyo, ¿cómo podrás decirle a tu hermano: ‘Déjamesacarte la paja que tienes en el ojo’ 5 ¡Hipócrita!, sácate primero el tronco de tu propio ojo, y asípodrás ver bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.7- El es fuente de vidaJuan 6, 54-58N o t a : Con las palabras en bastardilla intento hacer algo más compresible este texto evangélico(E.B.)54 El que come mi cuerpo ( el que está unido a mi persona) y bebe mi sangre ( y participa de mivida ) tiene vida eterna; y yo le resucitaré el último día. 55 Porque mi cuerpo es verdadera comida( Porque mi persona comunica la verdadera fuerza), y mi sangre es verdadera bebida.( y mi vida es
  7. 7. 7verdaderamente vigorizante ) 56 El que come mi cuerpo y bebe mi sangre vive unido a mí, y yo vivounido a él ( El que participa de mi persona y de mi vida, permanece unido a mi ) 57 El Padre, queme ha enviado, tiene vida, y yo vivo por él. De la misma manera, el que me coma ( el que participade mi persona) vivirá gracias a mí. 58 Hablo del pan ( del alimento) que ha bajado del cielo. Estepan (alimento) no es como el maná que comieron vuestros antepasados, que murieron a pesar dehaberlo comido. El que coma de este pan, ( el que esté unido a mi persona ) vivirá para siempre.Así lo entendían los primeros cristianos.Hechos de los Apóstoles 2, 46-4746 Todos los días se reunían en el templo, y partían el pan en las casas y comían juntos con alegría ysencillez de corazón. 47 Alababan a Dios y eran estimados por todos, y cada día añadía el Señor a laiglesia a los que iba llamando a la salvación.Porque Él existe antes que Abraham.Juan 8, 53-5853 ¿Acaso eres tú más que nuestro padre Abraham? Él murió, y murieron también los profetas.¿Quién te has creído que eres? 54 Jesús contestó: –Si yo me honrase a mí mismo, mi honra novaldría nada. Pero el que me honra es mi Padre, el mismo que decís que es vuestro Dios. 55 Perovosotros no le conocéis. Yo sí le conozco, y si dijera que no le conozco sería tan mentiroso comovosotros. Pero, ciertamente, le conozco y hago caso a su palabra. 56 Abraham, vuestro antepasado,se alegró porque iba a ver mi día: y lo vio, y se llenó de gozo. 57 Los judíos preguntaron a Jesús: –Sitodavía no tienes cincuenta años, ¿cómo dices que has visto a Abraham? 58 Jesús les contestó: –Osaseguro que yo existo desde antes que existiera Abraham.Porque unidos a Cristo, a la larga, es posible obrar siempre el bien.Juan 15, 1-71 “Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el viñador. 2 Si uno de mis sarmientos no da fruto, lo corta;pero si da fruto, lo poda y lo limpia para que dé más. 3 Vosotros ya estáis limpios por las palabrasque os he hablado. 4 Seguid unidos a mí como yo sigo unido a vosotros. Un sarmiento no puede darfruto por sí mismo si no está unido a la vid. De igual manera, vosotros no podéis dar fruto si nopermanecéis unidos a mí. 5 “Yo soy la vid y vosotros sois los sarmientos. El que permanece unido amí y yo unido a él, da mucho fruto; pues sin mí nada podéis hacer. 6 El que no permanece unido amí será echado fuera, y se secará como los sarmientos que se recogen y se queman en el fuego.Jesús promete conceder lo que necesitamos si estamos unidos a ÉlJuan 15 7-87 “Si permanecéis unidos a mí, y si sois fieles a mis enseñanzas, pedid lo que queráis y se os dará. 8Mi Padre recibe honor cuando vosotros dais mucho fruto y llegáis así a ser verdaderos discípulosmíos.Nos invita a que le amemos porque Él nos ama.Juan 14, 23-2423 Jesús dijo: “El que me ama hace caso a mi palabra; y mi Padre le amará, y mi Padre y yovendremos a vivir con él. 24 El que no me ama no hace caso a mis palabras. Las palabras que estáisescuchando no son mías, sino del Padre, que me ha enviado.”y Juan 15,9-119 Yo os amo como el Padre me ama a mí; permaneced, pues, en el amor que os tengo. 10 Siobedecéis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, como yo obedezco los mandamientos de
  8. 8. 8mi Padre y permanezco en su amor. 11 “Os hablo así para que os alegréis conmigo y vuestra alegríasea completa.8-Estar al servicio de todos con actitud humilde.Marcos 10, 42-4542 Jesús los llamó y les dijo: “Sabéis que entre los paganos hay jefes que creen tener el derecho degobernar con tiranía y prepotencia a sus súbditos, y sobre estos descargan los grandes el peso de suautoridad. 43 Pero entre vosotros no debe ser así. Al contrario, el que quiera ser grande entrevosotros, que sirva a los demás; 44 y el que entre vosotros quiera ser el primero, que sea esclavo detodos. 45 Porque tampoco el Hijo del hombre ha venido para ser servido, sino para servir y dar suvida en pago de la libertad de todos.”Jesús, ejemplo de humildad y de servicio.Juan 13, 3 -173 Durante la cena, Jesús, sabiendo que había venido de Dios, que volvía a Dios y que el Padre lehabía dado toda autoridad, 4 se levantó de la mesa, se quitó la túnica y se puso una toalla a lacintura. 5 Luego vertió agua en una palangana y comenzó a lavar los pies de los discípulos y asecárselos con la toalla que llevaba a la cintura. 6 Cuando iba a lavar los pies a Simón Pedro, este ledijo: Señor, ¿vas tú a lavarme los pies? 7 Jesús le contestó: –Ahora no entiendes lo que estoyhaciendo, pero más tarde lo entenderás. 8 Pedro dijo: –¡Jamás permitiré que me laves los pies!Respondió Jesús: –Si no te los lavo no podrás ser de los míos. 9 Simón Pedro le dijo: –¡Entonces,Señor, no solo los pies, sino también las manos y la cabeza! 10 Pero Jesús le respondió: –El que estárecién bañado no necesita lavarse más que los pies, porque todo él está limpio. Y vosotros estáislimpios, aunque no todos. 11 Dijo: “No estáis limpios todos”, porque sabía quién le iba a traicionar.12 Después de lavarles los pies, Jesús volvió a ponerse la ropa exterior, se sentó de nuevo a la mesay les dijo: –¿Entendéis lo que os he hecho? 13 Vosotros me llamáis Maestro y Señor, y tenéis razónporque lo soy. 14 Pues si yo, el Maestro y Señor, os he lavado los pies, también vosotros debéislavaos los pies unos a otros. 15 Os he dado un ejemplo para que vosotros hagáis lo mismo que yo oshe hecho. 16 Os aseguro que ningún sirviente es más que su señor y ningún enviado es más que elque lo envía. 17 Dichosos vosotros, si entendéis estas cosas y las ponéis en práctica.9- Relaciones de Jesucristo con las mujeres.Jesús ante una prostitutaLuc. 7.36-5036 Un fariseo invitó a Jesús a comer, y Jesús fue a su casa. Estaba sentado a la mesa, 37 cuando unamujer de mala fama que vivía en el mismo pueblo y que supo que Jesús había ido a comer a casadel fariseo, llegó con un frasco de alabastro lleno de perfume. 38 Llorando, se puso junto a los piesde Jesús y comenzó a bañarlos con sus lágrimas. Luego los secó con sus cabellos, los besó yderramó sobre ellos el perfume. 39 Al ver esto, el fariseo que había invitado a Jesús pensó: “Si estehombre fuera verdaderamente un profeta se daría cuenta de quién y qué clase de mujer es estapecadora que le está tocando.” 40 Entonces Jesús dijo al fariseo: “Simón, tengo algo que decirte.”‘Dímelo, Maestro’ –contestó el fariseo. 41 Jesús siguió: “Dos hombres debían dinero a unprestamista. Uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta: 42 pero, como no le podían pagar,el prestamista perdonó la deuda a los dos. Ahora dime: ¿cuál de ellos le amará más?” 43 Simón lecontestó: ‘Me parece que aquel a quien más perdonó.’ Jesús le dijo: “Tienes razón.” 44 Yvolviéndose a la mujer, dijo a Simón: “¿Ves esta mujer? Entré en tu casa y no me diste agua para lospies; en cambio, esta mujer me ha bañado los pies con lágrimas y los ha secado con sus cabellos. 45No me besaste, pero ella, desde que entré, no ha dejado de besarme los pies. 46 No derramaste aceite
  9. 9. 9sobre mi cabeza, pero ella ha derramado perfume sobre mis pies. 47 Por esto te digo que sus muchospecados le son perdonados, porque amó mucho; pero aquel a quien poco se perdona, poco amormanifiesta.” 48 Luego dijo a la mujer: “Tus pecados te son perdonados.” 49 Los otros invitados queestaban allí comenzaron a preguntarse: ‘¿Quién es este que hasta perdona pecados?’ 50 Pero Jesúsañadió, dirigiéndose a la mujer: “Por tu fe has sido salvada. Vete tranquila.”Ante una mujer adúlteraJn 8,1-111 Jesús se dirigió al monte de los Olivos, 2 y al día siguiente, al amanecer, volvió al templo. Lagente se le acercó, y él, sentándose, comenzó a enseñarles. 3 Los maestros de la ley y los fariseosllevaron entonces a una mujer que había sido sorprendida en adulterio. La pusieron en medio detodos los presentes 4 y dijeron a Jesús: ‘Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismodel adulterio. 5 En nuestra ley, Moisés ordena matar a pedradas a esta clase de mujeres. Y tú, ¿quédices?’ 6 Preguntaron esto para ponerle a prueba y tener algo de qué acusarle, pero Jesús se inclinóy se puso a escribir en la tierra con el dedo. 7 Luego, como seguían preguntándole, se enderezó y lesrespondió: “El que de vosotros esté sin pecado, que le arroje la primera piedra.” 8 Volvió ainclinarse y siguió escribiendo en la tierra. 9 Al oír esto, uno tras otro fueron saliendo, empezandopor los más viejos. Cuando Jesús se encontró solo con la mujer, que se había quedado allí, 10 seenderezó y le preguntó: “Mujer, ¿dónde están? ¿Ninguno te ha condenado?” 11 Contestó ella:‘Ninguno, Señor.’ Jesús le dijo: “Tampoco yo te condeno.Vete y no vuelvas a pecar.”Ellas sirven a Jesús y a los discípulosLuc. 8. 1-31 Después de esto, Jesús anduvo por muchos pueblos y aldeas proclamando y anunciando el reinode Dios. Le acompañaban los doce apóstoles 2 y algunas mujeres que él había librado de espíritusmalignos y enfermedades. Entre ellas estaba María, la llamada Magdalena, de la que habían salidomuchos malos espíritus; 3 también estaba Juana, esposa de Cuza, el administrador de Herodes; ySusana, y otras muchas que, con lo que tenían, ayudaban a Jesús y a sus discípulos.10-Tres mujeres fueron testigos de la muerte de JesúsTres de ellas estaban al pié de la Cruz, pero solo un hombre: Juan.Jn 19, 25Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, esposa de Cleofás, yMaría Magdalena.y Mt 27,55-5655 Estaban allí, mirando de lejos, muchas mujeres que habían seguido a Jesús desde Galilea y que lehabían ayudado. 56 Entre ellas se encontraban María Magdalena, María la madre de Santiago y deJosé, y la madre de los hijos de Zebedeo.José de Arimatea y Nicodemo, tuvieron la valentía de recoger su cuerpo para darle sepultura. Losdiscípulos escogidos por Jesús estaban ausentesJuan 19, 38-4238 José de Arimatea, discípulo de Jesús, aunque lo mantenía en secreto por miedo a los Judíos,solicitó de Pilatos el permiso de hacerse cargo del cuerpo de Jesús. Pilato se lo concedió, y él fue arecoger el cuerpo. 39 También Nicodemo, el que en aquella ocasión había ido de noche aentrevistarse con Jesús, llegó con unos 30 Kg de una mezcla de mirra y áloe. 40 Entre ambos se
  10. 10. 10llevaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron con vendas de lino bien empapadas en la mezcla demirra y áloe, según acostumbraban hacer los judíos para sepultar a sus muertos. 41 Cerca del lugardonde Jesús fue crucificado había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo en el que nadie habíasido sepultado. 42 Y como el sepulcro estaba cerca y les corría prisa para preparar la fiesta (de laPascua Judía) del día siguiente, depositaron allí el cuerpo de Jesús.Mt. 27,61Dos mujeres se sentaron frente al sepulcro.61 Entre tanto, María Magdalena y la otra María se quedaron sentadas frente al sepulcro.11-Las mujeres fueron también testigos de la resurrección de Jesucristo y las primeras enanunciarlaEllas son la primeras en anunciar el fundamento de nuestra fe: la resurrección.Jn 20,9-109 Jesús, después de resucitado, al amanecer el primer día de la semana, se apareció primero a MaríaMagdalena, de la que había expulsado siete demonios. 10 Ella fue y lo comunicó a los que habíanandado con Jesús, que entonces estaban tristes y llorando.La resurrección y los ángelesMt. 28,1-71 Pasado el sábado, al amanecer el primer día de la semana, María Magdalena y la otra Maríafueron a ver el sepulcro. 2 De pronto hubo un fuerte temblor de tierra, porque un ángel del Señorbajó del cielo y, acercándose al sepulcro, quitó la piedra que lo cerraba y se sentó sobre ella. 3 Elángel brillaba como un relámpago y su ropa era blanca como la nieve. 4 Al verle, los soldadostemblaron de miedo y se quedaron como muertos. 5 El ángel dijo a las mujeres: –No os asustéis. Séque estáis buscando a Jesús, el crucificado, 6 pero no está aquí; ha resucitado, como dijo. Venid aver el lugar donde lo pusieron. 7 Id aprisa y decid a sus discípulos: ‘Ha resucitado y va a ir a Galileaantes que vosotros. Allí le veréis.’ Esto es lo que yo tenía que deciros.Solicitud de la mujeresLc 24,1-101 pero el primer día de la semana volvieron al sepulcro muy temprano, llevando los perfumes quehabían preparado. 2 Al llegar, encontraron que la piedra que tapaba el sepulcro no se hallaba en sulugar; 3 y entraron, pero no encontraron el cuerpo del Señor Jesús. 4 Estaban asustadas, sin saberqué hacer, cuando de pronto vieron a dos hombres de pie junto a ellas, vestidos con ropas brillantes.5 Llenas de miedo se inclinaron hasta el suelo, pero aquellos hombres les dijeron: –¿Por qué buscáisentre los muertos al que está vivo? 6 No está aquí. Ha resucitado. Acordaos de lo que os dijo cuandoaún se hallaba en Galilea: 7 que el Hijo del hombre había de ser entregado en manos de pecadores,que lo crucificarían y que al tercer día resucitaría. 8 Entonces recordaron ellas las palabras de Jesús,9 y al regresar del sepulcro contaron todo esto a los once apóstoles y a los demás. 10 Las quellevaron la noticia a los apóstoles fueron María Magdalena, Juana, María madre de Santiago, y lasotras mujeres.12- En la parábola del Padre nos manifiesta Jesucristo la misericordia divina.Amor y compasión de Dios hacia la persona que comete el mal.Lc. 15, 11-24
  11. 11. 1111 Contó Jesús esta otra parábola: “Un hombre tenía dos hijos. 12 El más joven le dijo: ‘Padre,dámela parte de la herencia que me corresponde.’ Y el padre repartió los bienes entre ellos. 13 Pocosdías después, el hijo menor vendió su parte y se marchó lejos, a otro país, donde todo lo derrochóviviendo de manera desenfrenada. 14 Cuando ya no le quedaba nada, vino sobre aquella tierra unaépoca de hambre terrible y él comenzó a pasar necesidad. 15 Fue a pedirle trabajo a uno del lugar,que le mandó a sus campos a cuidar cerdos. 16 Y él deseaba llenar el estómago de las algarrobas quecomían los cerdos, pero nadie se las daba. 17 Al fin se puso a pensar: ‘¡Cuántos trabajadores en lacasa de mi padre tienen comida de sobra, mientras que aquí yo me muero de hambre! 18 Volveré a lacasa de mi padre y le diré: Padre, he pecado contra Dios y contra ti, 19 y ya no merezco llamarme tuhijo: trátame como a uno de tus trabajadores.’ 20 Así que se puso en camino y regresó a casa de supadre. “Todavía estaba lejos, cuando su padre le vio; y sintiendo compasión de él corrió a suencuentro y le recibió con abrazos y besos. 21 El hijo le dijo: ‘Padre, he pecado contra Dios y contrati, y ya no merezco llamarme tu hijo.’ 22 Pero el padre ordenó a sus criados: ‘Sacad en seguida lasmejores ropas y vestidlo; ponedle también un anillo en el dedo y sandalias en los pies. 23 Traed elbecerro cebado y matadlo. ¡Vamos a comer y a hacer fiesta, 24 porque este hijo mío estaba muerto yha vuelto a vivir; se había perdido y le hemos encontrado!’ Y comenzaron, pues, a hacer fiesta.13- Jesucristo nos indica donde está la verdadera felicidad.Mt. 5, 2-12 :2- Y tomando Jesús la palabra, les enseñaba diciendo:3- Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.4- Bienaventurados los mansos , porque ellos posseerán en herencia la tierra.5- Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.6- Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados.7- Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.8- Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.9- Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.10- Bienaventurados los perseguidos por causa de la Justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.11-Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de malcontra vosotros por mi causa. 12-Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande enlos cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.14- Algo de lo que Jesús dijo de sí mismoDel Evangelio de Juan6, 35 Yo soy el pan de Vida. El que viene a mí jamás tendrá hambre; el que cree en mí jamás tendrásed.8, 12 Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de laVida.11, 25 Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá: 26 y todo el quevive y cree en mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?14, 6 Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí.15, 5 Yo soy la vid, vosotros los sarmientos, el que permanece en mí, y yo en él, da mucho fruto,porque sin mí, nada podéis hacer.15. Comentario finalContemplemos el universo y fijémonos en el macrocosmos interestelar con sus millones de galaxiaso contemplemos el microcosmos del átomo, de las moléculas, de las células, de los gérmenes y de
  12. 12. 12las bacterias. Son los dos extremos del hilo de la creación. Ante la naturaleza vegetal, animal yhumana, no podemos menos de admirar tantas maravillas. ¿Es que todo esto ha surgido porcasualidad de la nada, o es que ha habido ‘alguien’ super-inteligente que lo ha creado?A este ‘alguien’ se le da el nombre de ‘Dios’ ,‘Allá’ o ‘Yahavéh’ . La tradición china, lodenomina:‘La Verdad’ , porque confiesan que no tienen otra palabra más adecuada.¿Qué dice la BIBLIA acerca de Dios, Yahveh, el Creador del universo?En el Antiguo Testamento se lee en Éxodo capítulo 3º,11- Dijo Moisés a Dios: “¿Quién soy yo para ir al Faraón y sacar de Egipto a los hijos de Israel?” 12-Respondió Dios: “Yo estaré contigo... 13- Pero Moisés le replicó: “El problema es que cuando yovaya y les diga a los israelitas: ‘El Dios de vuestros antepasados me ha enviado a vosotros’, ellosme preguntarán: ‘¿Y cuál es su nombre?’ Entonces, ¿qué podré decirles?” 14- Dios le contestó: “YOSOY EL QUE SOY. Tú, pues, dirás a los israelitas: ‘YO SOY me ha enviado a vosotros.’ ” 15.-Siguió Dios diciendo a Moisés: “Así dirás a los israelitas: Yahveh, el Dios de vuestros padres, elDios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombrepara siempre, por él seré invocado de generación en generación.”Leia mais em: http://www.bibliacatolica.com.br/03/2/3.php#ixzz1lJDWmSw7En el Nuevo Testamento se lee en el Evangelio según Juan,1,14 La Palabra se hizo hombre y habitó entre nosotros, vimos su gloria, que le corresponde comohijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan 18, 37 Le preguntó entonces Pilato: – ‘¿Asíque tú eres rey?’ Jesús le contestó: “Tú lo has dicho: soy rey. Mi misión consiste en dar testimoniode la verdad. Y todo el que ama la verdad, me escucha.” 38 – Pilato repuso: ‘ ¡La verdad! ¿Y qué esla verdad?’ Y dicho esto, volvió a salir donde los Judíos....Nota:La palabra de Yahveh, EL QUE ES, encuentra su plenitud en elNuevo Testamento, porque es el pensamiento definitivo delPadre expresado en las palabras del Hijo, todo ello desde elimpulso interno del Espíritu Santo.Jesucristo, que es el Hijo de LA VERDAD Y DEL QUE ES,aparece en sus palabras maravillosas y sabias en el NuevoTestamento como la discreción suma. A través de ellas semuestra el Señor radicalmente respetuoso y discreto en surelación con el hombre, nunca lo fuerza y siempre lo respeta,nunca se impone pero siempre invita.Emilio Benedetti s.i

×