NUTRICIÓN DEL ADULTO           Los Novios, Abraham Angel    FRANIA PFEFFERMARTHA KAUFFER-HORWITZ
La edad adulta, etapa comprendida       ASPECTOS EPIDEMIOLÓGICOS    entre el fin de la pubertad y el inicio de            ...
Las enfermedades crónicas degenerativas          adulto descienden –en contraste con las eta-del adulto son multifactorial...
depósito de la grasa corporal y su distribu-           cia de deficiencias específicas.ción, para así distinguir los riesg...
FIGURA 2. Factores de riesgo y enfermedades crónicas degenerativas
zará la ingestión de los nutrimentos indis-             inorgánicos, además de poseer una baja den-pensables y limitará la...
Condiciones sanitarias                            eléctricos.    En general, la higiene suele brillar por             Asim...
TABLA 1. Recomendaciones prácticas para comer fuera de casa•   Cuando se sabe que se consumirá una comida              •  ...
tos, es importante que en estos sitios la comi-       de que cuando sea necesario comer fuera de casa,da caliente esté muy...
La cerveza era la bebida más consumida (70.9      dosis elevadas puede alterar el apetito y lapor ciento); le seguían las ...
se debe a alteraciones en su absorción causadas          los alquitranes y el monóxido de carbono. Lapor el consumo de alc...
Efectos del tabaco sobre las vitaminas y los nu-   ciones neoplásicas.29trimentos inorgánicos                             ...
que los fumadores tienden a ser más delgados              lización y excreción de nutrimentos.que los individuos que no fu...
quelética y la grasa pero con la conservación de    del requerimiento energético. Por otra parte,la albúmina sérica– y la ...
FIGURA 3. Liberación de energía después de un desayuno basado en hidratos de carbono    y de un desayuno equilibradoconsul...
hol que la población general. Es posible que             sionar que a media mañana tengan tantaestos individuos también te...
realicen alguna actividad física agradable y de                      14 Shaper AG, Wannamethee SG, Walker M, Bod y weight:...
vitamin C, vitamin E and tissue injury. Ann Nutr Acad Sci   1993;686:53-65.34 Schectman G, Byrd J, Hoffman R. Ascorbic aci...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

13 nutrición del adulto

1.123 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.123
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
359
Acciones
Compartido
0
Descargas
11
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

13 nutrición del adulto

  1. 1. NUTRICIÓN DEL ADULTO Los Novios, Abraham Angel FRANIA PFEFFERMARTHA KAUFFER-HORWITZ
  2. 2. La edad adulta, etapa comprendida ASPECTOS EPIDEMIOLÓGICOS entre el fin de la pubertad y el inicio de El incremento en la esperanza de vida en el la senectud, es el periodo más largo de mundo en general, y de la población mexicana en la vida. Por ello, para abordar su estudio particular, ha dado lugar a un cambio en el tipo conviene dividirla de acuerdo con las de enfermedades que padece la población. En posibilidades de prevenir las México, las enfermedades crónicas degenerativas han enfermedades crónicas degenerativas, cobrado mayor importancia en las tasas de morbi- aumentar la esperanza de vida y mortalidad, al grado que en 19964 representaban las disminuir la morbilidad. Esta división es principales causas de mortalidad general tan arbitraria como variable; el Comité (enfermedades del corazón, tumores malignos, di- de la FAO/OMS/UNU* delimita dos abetes y enfermedades cerebro vasculares). En intervalos: de los 18 a los 29 años y de 1997, las neoplasias y las enfermedades cardiovas- los 30 a los 59 años; en tanto, otros culares ocupaban los primeros lugares de mortali- autores prefieren separar las etapas de la dad en adultos, después de los accidentes y los edad adulta de los 18 a los 40 años y de homicidios, como se muestra en la figura 1. los 40 a los 60 años.2 En cuanto a la morbilidad en adultos, la En- En 1990, la esperanza de vida al cuesta Nacional de Enferm edades Crónicas de nacer en México fue de 73 años para las 1993 5 arrojó información que explica en gran mujeres y 67 años para los hombres; es medida los cambios en los patrones de mortali- decir, aumentó en promedio cuatro años dad general antes mencionados, donde cabe a partir de 1980.3 Esto significa que una destacar la alta prevalencia de hipertensión ar- proporción importante de la existencia terial, obesidad, hipercolesterolemia y diabetes. corresponde a la etapa de adulto y durante ella el estilo de vida saludable y Por otra parte, de acuerdo con información la alimentación correcta son factores proporcionada por el Consejo Nacional Asesor enprimordiales para llegar a tener una vejez Epidemiología, 19.4 por ciento de las muertes con calidad y contribuir al aumento en la que ocurren antes de los 70 años de edad son esperanza de vida en el futuro. atribuibles a las enfermedades crónicas, en las cuales la nutrición interviene como factor etiológico. FIGURA 1. Principales causas de muerte según edad. México 1997
  3. 3. Las enfermedades crónicas degenerativas adulto descienden –en contraste con las eta-del adulto son multifactoriales; es decir, tien- pas anteriores de la vida– debido al equilibrioden a estar asociadas a un conjunto de cau- que existe entre la síntesis de proteínas y susas, que se conocen como factores de riesgo. degradación, y se mantienen en alrededor deEntre ellas se encuentran los factores genéti- 0.8 gramos de proteínas por kilogramo de peso alcos, ambientales, de estilo de vida y sociales, día.8así como sus respectivas interacciones. Por su parte, los requerimientos de vita- En muchos casos, una enf ermedad o minas y nutrimentos inorgánicos permanecencondi ci ón intensifica el riesgo de otra. En relativamente estables en el adulto, con laapariencia, la obesidad es el factor de riesgo salvedad de las mujeres en edad fértil y delque más se asocia con la mayoría de estos adulto activo en extremo (ver los capítulosmales. Por ejemplo, la obesidad contribuye a la Nutrición de la mujer adulta, Nutrición y actividadresistencia a la insulina y a la diabetes. Éstas, física y Los nutrimentos).a su vez, contribuyen a la hipertensión y se EVALUACIÓN DEL ESTADO DE NUTRICIÓNven agravadas por la misma obesidad. Por Los indicadores de uso más frecuente en laotra parte, la hipertensión aumenta el riesgo evaluación del estado de nutrición del adultode enfermedad vascular cerebral y esto es son los antropométricos, pues resultan seraún más señalado en individuos con diabetes.? muy prácticos para identificar la presenciaREQUERIMIENTOS NUTRIMENTALES de balances energéticos positivos o negati-La terminación del crecimiento es una de las vos. Entre estos indicadores, conviene emple-características de la edad adulta. Sin embargo, ar el que relaciona el peso y la estatura. Aun-no por eso deja de ser importante considerar que aún se utilizan patrones de referencia dellos requerimientos nutrimentales en esta peso esperado para la estatura y el sexo, aho-etapa. En cuanto al balance energético, éste ra se recomienda el empleo del índice dees un periodo estable, pues se inicia cuando Quetelet o índice de masa corporal (IMC=pesoha culminado el segundo brote de crecimien- en kilogramos/ estatura en metros cuadra-to; por esta razón es recomen-dable que el dos) por su facilidad de manejo, su supuestaadulto mantenga un balance cero de energía. independencia de la estatura –al menos enPara lograrlo existen mecanismos de ajuste muy individuos con estaturas "normales"– y sueficientes relacionados con la ingestión y el asociación con la reserva corporal de grasagasto de energía; es decir, que ante un aumen- en los valores altos y con la masa magra ento en el consumo de alimentos se presenta un los valores bajos.9,10incremento en el gasto de energía y, por otra La mayor conveniencia de este índice enparte, la disminución en el gasto energético comparación con otros radica, por una parte,suele acompañarse de una reducción en la inges- en que no es necesario disponer de tablas detión de energía. referencia para su comparación; y por otra, en En términos generales, los requerimientos que se han establecido puntos de corte para elde energía son mayores para los varones que IMC que se asocian con un mayor riesgo depara las mujeres. Esto se debe a que las mu- enfermedades, ya sean crónicas degenerativasjeres tienen un mayor depósito de grasa cor- (hacia el extremo de los excesos) o desnutri-poral y menor masa magra, por lo que su ción (hacia el extremo de las deficiencias). (Vergasto energético en reposo por kilogramo de los capítulos Obesidad en el adulto y Eva-luaciónpeso es alrededor de 10 por ciento menor que el del estado de nutrición).12-14de los hombres. Las recomendaciones de Es importante recalcar que aunque elenergía disminuyen con la edad debido a la IMC se ha utilizado con éxito en estudiosreducción en la masa magra y al descenso en epidemiológicos y clínicos, no es un indica-la actividad física que suelen suscitarse a dor de la reserva de grasa; por ello, es reco-medida que avanzan los años. mendable combinarlo con otros indicadores, en Los requerimientos de proteínas en el particular con aquéllos relacionados con el
  4. 4. depósito de la grasa corporal y su distribu- cia de deficiencias específicas.ción, para así distinguir los riesgos de la obe- LA ALIMENTACIÓN DEL ADULTO SANO: PRE-sidad y de algunas enfermedades asociadas» VENCIÓN DE ENFERMEDADESDe esta manera es posible tomar mediciones La alimentación en esta etapa de la vida –alde los panículos adiposos para determ inar igual que en todas las edades– debe reunir lasel porcentaje de grasa corporal del sujeto características generales de la alimentaciónpor medio de la ecuación de D ur ni n - correcta: es decir, debe ser completa, equilibra-Womersley.lb Para evaluar la distribución da, suficiente, variada, inocua y adecuada a las(androide o ginecoide) de la reserva corporal cir-cunstancias particulares del adulto. Para ello,de grasa pueden utilizarse el índice cintura- en cada tiempo de comida se deben incluircadera o simplemente el perímetro de la cin- cantidades suficientes de alimentos de lostura (ver los capítulos Obesidad en el adulto y tres grupos, con la mayor variedad posible deEvaluación del estado de nutrición); asimismo, alimentos de cada uno de los grupos, a fin dese han es t ablec ido punt os de c ort e compa- obtener los nutrimentos necesarios en last ibles con un menor riesgo de enfermedades proporciones óptimas. Esto es muy importantecrónicas» Algunos autores recomiendan que en el caso de las vitaminas y de los nutrimentosse use el índice cintura-estatura, pues ajus- inorgánicos (ver el apartado "Agrupaciones deta el valor del perímetro de la cintura con la alimentos" en el capítulo Los alimentos y la dieta).esta-tura del sujeto; sin embargo, a la fechano existen valores de referencia que permi- Por otra parte, la dieta debe ser tal que permitatan la asignación de un mayor riesgo a partir el mantenimiento del peso corporal a losde un determinado punto de corte.17 individuos con peso adecuado o que se ajuste a los casos particulares en los que se requiera La evaluación antropométrica debe com- aumentar o disminuir el peso.pletarse con la exploración de los antecedentesfamiliares de enfermedades crónicas degenera- Los efectos de la alimentación y del estilotivas, así como con información referente al de vida en general tardan décadas en mani-estilo de vida; sobre todo los patrones de actividad festarse; por ello, es difícil convencer a lafísica, el consumo de alcohol y de tabaco, y la ali- población de la importancia de adoptar medi-mentación. das preventivas tempranas. Entre éstas, la ali- mentación y la actividad física constante des- Debido a la importancia de la prevención empeñan un papel muy importante, ya seaola detección temprana en esta etapa de la para prevenir, aminorar o retardar la evoluciónvida, es deseable que el adulto sano se someta de las enfermedades crónicas que deterioran laa una evaluación periódica (anual o con ma- calidad de vida y conducen a una muerteyor frecuencia, de acuerdo con su estado prematura (figura 2). Por fortuna, en la actua-de salud y de sus riesgos particulares), que lidad empieza a tomarse conciencia de estaincluya, además, la toma de la tensión arte- situación en algunos sectores de la población.rial, la determinación de la concentración dehemoglobina y de glucosa en la sangre, un A continuación se mencionan algunas mo-perfil de lípidos que comprenda la cuantifi- dificaciones alimentarias y de estilo de vidacación del colesterol y los triglicéridos séri- que, aunadas a las reglas generales de la ali-cos, así como la evaluación de las lipoproteí- mentación correcta, pueden ayudar a disfru-nas de alta y baja densidad. En los varones, tar de la comida y a la vez gozar de una buenaes trascendental la detección oportuna del salud para tener la oportunidad de alcanzar ycáncer de próstata y en las mujeres la del disfrutar la vejez:18-21cáncer cervico-uterino y de mama. Equilibrar el consumo de energía con la acti- Las pruebas bioquímicas encaminadas a vidad física para alcanzar o mantener un pesola detección de deficiencias específicas sólo saludable.serán necesarias ante la sospecha de una al- Consumir una gran variedad de alimen-teración particular o en comunidades donde tos en cantidades moderadas, combinandose haya documentado una elevada prevalen- todos los grupos de alimentos. Esto garanti-
  5. 5. FIGURA 2. Factores de riesgo y enfermedades crónicas degenerativas
  6. 6. zará la ingestión de los nutrimentos indis- inorgánicos, además de poseer una baja den-pensables y limitará la exposición a pesticidas sidad energética. Las verduras de la familia deo sustancias tóxicas que pueden estar pre- las crucíferas (col, colecitas de Bruselas, coliflor ysentes en un alimento particular. brócoli) contienen sustancias que contribuyen Moderar el consumo de alimentos de ori- a la prevención de ciertos tipos de cáncer.gen animal debido a que contienen cantida- Mante ner un consum o adecuado de cal-des apreciables de lípidos (en particular, áci- cio, importante para prevenir la osteoporosisdos grasos saturados y colesterol), como la yema y reducir el riesgo de hipertensión. Preferir lasde huevo, el chicharrón, la crema, las carnes fuentes de calcio bajas en lípidos, como los pro-grasosas, el pollo con piel y el tocino, entre otros. ductos lácteos descremados o semi-descremados, Preferir el consumo de pescados (por su las tortillas, los charales y las sardinas, asíelevado contenido de ácidos grasos n-3) y como las verduras de hoja verde, y acompa-aves sobre el de carnes rojas. En lo posible, ñarlas de fuentes de vitamina C.optar por las variedades de pescado de agua Moderar la ingestión tanto de alimentosfría, que contienen mayor proporción de áci- ahumados por su elevado contenido de hidro-dos grasos n-3; por ejemplo: salmón, macarela, carbonos aromáticos policíclicos, como dearenque y trucha. Asimismo, favorecer el con- productos curados o de salchichonería, puessumo de atún envasado en agua sobre el que contienen nitratos y nitritos, ya que los com-se presenta en aceite, pues los ácidos grasos n- po-nentes citados en ambos casos se pue-3 tienden a disolverse en el aceite, que por lo den convertir en sustancias carcinogénicas.general se elimina. Además, los alimentos Consumirlos sólo en forma oca-sional y acompa-mencionados contienen una relación adecuada ñarlos de una fuente de vitamina C.de ácidos grasos n-3 y n-6. Elegir los productos En caso de ingerir bebidas alcohólicas,elaborados con cereales enteros (es decir, con limitar el consumo diario a una (en mujeres)cascarilla) sobre los refinados, por su mayor o dos (en hombres) bebidas.contenido de fibra. Por ejemplo, las tortillas Restringir el uso de azúcar, sal y grasa en lade maíz nixtamalizado y los panes integrales. preparación de los alimentos, así como el Consumir todos los días semillas de legu- consumo de productos industrializados, queminosas (frijol, lenteja, garbanzo, habas y ocultan su gran contenido de estos componen-chícharos secos) por su bajo contenido de tes.lípidos y su apreciable contenido de fibras y Consumir líquidos en abundancia, guián-proteínas. dose por la sed (alrededor de un mililitro por kilo- Reducir el uso de grasas animales en la caloría).preparación de los alimentos. En su lugar, utili- Como puede apreciarse, no hay necesidadzar aceites vegetales (cánola, cártamo, girasol, de eliminar ningún alimento de la dieta; seolivo y maíz), siempre en forma moderada. Limi- trata simplemente de hacer ajustes quetar el consumo de grasas vegetales (las que son serán mayores o menores, de acuerdo con desólidas a la temperatura ambiente), como la los hábitos alimentarios del individuo.manteca vegetal y las margarinas, por su ele-vado contenido de ácidos grasos trans. En Comidas fuera de casacaso de que existan problemas de sobrepeso En las grandes ciudades, el ritmo acelerado deu obesidad, disminuir el consumo de todo la vida, las considerables distancias entre eltipo de grasas y aceites, tanto vegetales como ani- hogar y el sitio de trabajo, los horarios labora-males. les discontinuos y los compromisos sociales, Aumentar el consumo de verduras y frutas, hacen que cada vez un mayor número de per-sobre todo crudas y de color verde o amarillo, sonas coma fuera de casa al menos en unaasí como las frutas cítricas, pues aportan fibra, ocasión al día. Esta práctica tiene algunasvitaminas (en particular, antioxidantes como los desventajas, entre las cuales sobresalen lasbeta carotenos y la vitamina C) y nutrimentos siguientes:18,22
  7. 7. Condiciones sanitarias eléctricos. En general, la higiene suele brillar por Asimismo, en el exterior del estableci-su ausencia en muchos de los sitios donde se miento no debe haber moscas, cucarachas uexpende comida preparada. Esta situación es otros insectos, ni basureros sin tapa y a la vis-más grave en los puestos ambulantes, que ta.carecen de agua corriente para el lavado de Costolos alimentos, la limpieza de los utensilios y La comida que se adquiere fuera del hogarel aseo de quienes ahí trabajan, y peor aún tiene un mayor costo que la elaborada en ca-cuando en estos sitios se expenden pr oduc - sa, si se considera que la pre-paración es lat os que a pesar de r equer ir r efr iger ac ión – misma. Este precio puede ser mucho mayorcomo cremas, mayonesas, huevos, quesos y ma- cuando, por un lado, la calidad de las mate-riscos– se mantienen a la intemperie, lo que rias primas empleadas en los expendios depropicia que proliferen lo microorganismos y alimentos preparados es inferior –sobre todoque los alimentos se descompongan con facili- en los puestos no establecidos– y, por el otro, sidad. se recurre a restaurantes establecidos y caros. Asimismo, las frutas y las verduras que se Aspectos nutriológicosofrecen en rebanadas repres entan un pr o-blema para la sal ud, pues se cortan con Los platillos y menús que se ofrecen en losutensilios sucios y se rocían con agua de du- puestos ambulantes, fondas y restaurantesdosa calidad. Por otra parte, en los puestos donde suelen ser desequilibrados desde el punto dese expenden los mal llamados "antojitos", se vista nutricio, pues con frecuencia contienenofrecen salsas crudas en recipientes que se cantidades abundantes de sal, azúcar y gra-rellenan antes de que se terminen. En esas sa que no conviene consumir en exceso, a lasalseras, los comensales introducen los cu- vez que son pobres en frutas y verduras, en par-biertos, muchas veces sucios, lo que contami- ticular las crudas.na la salsa y pone en peligro la salud de los de- Por supuesto que existen excepciones; sinmás clientes. embargo, lo anterior se refiere a establecimien- Por supuesto, hay restaurantes u otros tos de todos los tipos y niveles socioeconómi-sitios establecidos donde se prepara y ex- cos. Con esto no se pretende desalentar lapende comida, que cuent an con t odos los comida fuera de casa, que constituye unaser vic ios y br indan al consumi dor condi- oportunidad de convivencia familiar y deciones sanitarias óptimas. Estos lugares, descanso para el ama de casa, y cuya fre-aunque más caros, son recomendables y es cuencia depende del estilo de vida familiar yresponsabilidad del consumidor exigir cali- de los recursos disponibles. Sin embargo, esdad e higiene en los platillos que ahí se ofre- necesari o t omar las debidas pre caucionescen. En México existe un programa guber- cuando se acude a un establecimiento dena-mental muy atinado que estimula a los esta- este tipo y observar tanto la apariencia delblecimientos de comida que cumplen con las lugar como la de los expendedores, así comonormas de higiene y los certifica con una in- tener en cuenta el tipo de platillos que sesignia denominada Distintivo H. Esto puede ofrecen y los utensilios empleados para pre-servir de guía para los consumidores en la parar y servir los alimentos.elección de los lugares para comer fuera de casa. Se deben preferir los restaurantes que sir- A pesar de la dificultad para verificar las ven platillos a la carta, pues con algunos conoci-condiciones sanitar ias de un restaurant e o mientos básicos el consumidor puede diseñarcocina fam il iar, el comensal puede efectuar menús equilibrados. En tanto, los sitios queuna evaluación muy sencilla, a partir de conside- disponen de comida corrida presentan ventajasrar la limpieza de: mesas, manteles y servilletas, sobre aquellos que expenden la llamada comidacubiertos, vasos y platos; meseros y demás per- rápida. En los primeros, los platillos se prepa-sonal; baños, que además de estar limpios deben ran por lo general el mismo día –dado que eltener jabón, agua y toallas de papel o secadores menú varía de un día para otro–y habitual-
  8. 8. TABLA 1. Recomendaciones prácticas para comer fuera de casa• Cuando se sabe que se consumirá una comida • Sugerir sustituciones en los platillos para evitar el abundante fuera de casa, conviene ajustar la canti- exceso de aporte energético; los restaurantes suelen dad de energía de los demás alimentos del día aceptar estos cambios sin dificultad. Por ejemplo,• Preferir restaurantes que ofrezcan diversas alter- cambiar las papas fritas por papas al horno, sustituir nativas. Así será más fácil elegir de manera adecua- los tacos dorados por tacos sin freír, etcétera da • Ser claro y directo cuando se hace una petición espe-• Escoger establecimientos que tengan menús a la cial; por ejemplo: "el aderezo de la ensalada por sepa- carta o comida corrida pues ofrecen una mayor opor- rado" o "el pes-cado sin mantequilla" o "preparar el tunidad para controlar el consumo de energía y lípi- platillo sin sal" dos que aquellos que expenden comida rápida • Seleccionar un menú variado, tal y como se haría al• Conocer la terminología culinaria para tener infor- comer en casa mación que permita regular el consumo de energía, • Ver los buffets como una oportunidad de elegir y lípidos y otros nutrimentos que conviene ingerir con disfrutar, y no como ocasión para excederse. Antes moderación de servirse es importante revisar toda la selección de• Consumir alimentos de preparación simple: ver- platillos para después elegir los de preparaciones duras al vapor o pollo al horno, por ejemplo, pues más sencillas, y tomar sólo pequeñas cantidades, en general contienen menor cantidad de energía y sobre todo de los que tienen mayor densidad energé- lípidos tica• Preguntar las formas de preparación de los platillos, • Escoger un entremés como platillo principal si se en par-ticular cuando se trate de alimentos nuevos o desea consumir una comida ligera poco conocidos, o cuando éstos no se describan en el • Solicitar que las salsas de las preparaciones o los menú aderezos de las ensaladas se sirvan por separado y• Complementar un platillo hiperenergético y con alto utilizar sólo pequeñas cantidades conteni-do de lípidos con otro más ligero; por ejem- • Cuando se come en compañía, elegir de acuerdo con plo, si se eligen unos chilaquiles con pollo, queso y el gusto y las necesidades personales y no ceder a crema, el otro platillo puede ser fruta fresca o una las presiones del grupo; por ejemplo, no es necesario ensalada con el aderezo al lado comer postre sólo porque los demás lo hicieron• Con frecuencia, los restaurantes sirven porciones • Pedir que retiren de la mesa la canastilla de pan, abundantes. Para no consumir una cantidad excesi- tostadas o botanas después de consumir una canti- va de alimentos, se puede pedir media porción o bien dad razonable compartir con alguien una porción completa; también • Limitar el consumo de bebidas alcohólicas a una (en es posible comer una parte y llevarse a casa el resto mujeres) o dos (en hombres) diarias• Comer despacio y solicitar que se retire la comi- • Evitar en lo posible la charola de los postres; sobre da aun cuando el plato contenga parte de los ali- todo si se sabe que son hiperenergéticos, o bien, mentos, que se puede pedir para llevar a casa compartir el postre con otra persona• Diversos restaurantes están en disposición de prepa- • Después de haber hecho lo posible por elegir sabia- rar platillos que no se encuentran en la carta, de mente, disfrutar sin culpas de la comida y la com- acuerdo con las necesidades del comensal. Hay que pañía solicitarlos cuando sea necesariomente ofrecen comidas equilibradas, variadas, ción con su costo y su aporte de nutrimentos.compatibles con las costumbres alimentarias Por otra parte, hay establecimientos quedel comensal y baratas, todo ello en un entor- ofrecen comida preparada de la que el propiono que tiende a reproducir el ambiente fami- comensal se puede servir cantidades ilimita-liar.. En cambio, los restaurantes de comida das, como las barras de ensalada o los bufe-rápida son caros, la diversidad de platillos es po- tes. Por lo regular, en esta modalidad de res-bre y la posibilidad de diseñar un menú taurantes preparan una amplia variedad deequilibrado es escasa, pues por lo general se platillos, que permitiría al comensal diseñarespecializan en un solo tipo de platillo una comida equilibrada. Para evitar el riesgo(hamburguesas, pizzas, tamales, etcétera), de contaminación o deterioro de los alimen-que suele tener un precio alto en compara-
  9. 9. tos, es importante que en estos sitios la comi- de que cuando sea necesario comer fuera de casa,da caliente esté muy caliente y la comida se lleven platillos preparados en el hogar, puesfría esté muy fría o colocada sobre hielo. éstos responden al gusto personal del consumi-Además, estas barras (que incluyen postres) dor, están elaborados de manera higiénica, condeben estar cubiertas por una campana que materias primas de buena calidad y a un menorimpida que los comensales o las personas costo.que sirven los alimentos estornuden sobre la NUTRICIÓN Y PROBLEMAS FRECUENTES ENcomida. LA EDAD ADULTA Al examinar la asociación entre la fre- Consumo de bebidas alcohólicascuencia de comer en restaurantes y la reser- Las bebidas alcohólicas se ingieren principalmenteva de tejido adiposo en adultos, McCrory y por su efecto en el estado de ánimo; de ahí que sesus colaboradores 23 encontraron una relación les considere una droga psicoactiva. Sin embargo,positiva; es decir, a mayor frecuencia de con- para algunos individuos el alcohol es un constitu-sumo en restaurantes, es mayor el depósito yente frecuente de su dieta. A partir de las encues-corporal de grasa. Además, comer fuera de tas dietéticas realizadas en Estados Unidos se cal-casa se ha asociado con un cons um o más cula que, en términos generales, de cuatro ael ev a do de e ne rg ía, lípidos y s odio. 2 4 Sin seis por ciento de la energía total de la dieta deembargo, es posible educar a los adultos que la población de ese país proviene de las bebidasacostumbran comer fuera de casa para que alcohólicas, aunque en los bebedores crónicos oseleccionen opciones de platillos compatibles en los alcohólicos pueden aportar hasta 50con las recomendaciones que se anotan en la por ciento. 25 En México se carece de informa-tabla 1. ción en este campo; no obstante, en la En- Por otra parte, los restaurantes suelen res- cuesta Nacional de Adicciones de 199326 se en-ponder a las solicitudes de los clientes, por contraron los siguientes datos:lo que un consumidor educado también edu- Dos terceras partes de la población nacionalcará a los responsables de los establecimien- podía clasificarse como de bebedores. Detos que frecuenta. Por ejemplo, hasta hace algu-- éstos, 70 por ciento tenía entre 19 y 65 años.nos años eran muy pocos los restaurantes que serv-ían café de grano descafeinado; no obstante, ante Siete de cada 10 hombres y seis de cada 10la demanda de los comensales hoy día es más fácil mujeres eran bebedores.encontrar sitios que sirvan esta bebida. De cual- La proporción de bebedores era mayor confor-quier forma, no hay que descartar la posibilidad me se incrementaba el grado de escolaridad.Tabla 2. Contenido de alcohol y valor nutricio de algunas bedidas alcoholicas.
  10. 10. La cerveza era la bebida más consumida (70.9 dosis elevadas puede alterar el apetito y lapor ciento); le seguían las bebidas destiladas ingestión de alimentos, así como la utilización,(48.8 por ciento), el vino de mesa (28 por reserva, movilización y metabolismo de al-ciento), los coolers (10 por ciento), el pulque gunos nutrimentos, además de dañar diversos(cinco por ciento) y el alcohol de 96 grados tejidos y órganos, principalmente el hígado 22 En(uno por ciento). Cabe aclarar que las fre- este sentido, se sabe que en el hígado la oxi-cuencias no suman cien por ciento debido a dación del etanol tiene preferencia sobreque un individuo podía consumir más de un cualquier otra vía metabólica, por lo quetipo de bebida. su consumo puede alterar el metabolismo Más de una cuarta parte de los adultos mos- intermedio de los hidratos de carbono, los lípi-traba patrones de consumo de alcohol consi- dos y las proteínas.derados de alto riesgo. El gr upo de e dad con En cuanto al metabolismo de los hidratosmás r i esg o de pr es ent ar embriaguez era el de de carbono, cuando el alcohol se consume en35 a 44 años. ayunas o por personas desnutridas, altera la En el grupo de adultos, la frecuencia total de- homeostasis de la glucosa, con lo que produ-pendencia se ubicaba alrededor de 9.4 por ciento ce hipoglucemia y trastornos en la glucone-y era mayor en los hombres que en las mujeres. ogénesis. En tanto, en personas bien alimen- tadas la ingestión de alcohol favorece la gluco- Las bebidas alcohólicas contienen agua, eta- genólisis hepática.nol, cantidades variables de hidratos de carbo-no y muy poco o nada de otros nutrimentos,25, En relación con el metabolismo de los lípi-27 como se aprecia en la tabla 2. dos, el etanol desplaza a los ácidos grasos co- mo principal fuente de energía de las mitocon- El alcohol tiene mayor densidad energética que drias; además, la oxidación de estos ácidoslos hidratos de carbono y su combustión en disminuye debido a que el acetaldehído inhibeuna bomba calorimétrica aporta 7.1 kilocalor- algunas enzimas de los ácidos tricarboxílicos.ías por gramo (30 kJ/g); sin embargo, existe El consumo de altas dosis de alcohol puedecontroversia en cuanto a su valor energético producir infiltración grasa del hígado, la cualreal en el ser humano, ya que el consumo de alco- es reversible con la abstinencia. La ingestión dehol se ha asociado tanto a pérdida de peso y des- cantidades moderadas de alcohol eleva lasnutrición25 corno a ganancia de peso y obesi- concentraciones séricas de las lipoproteínas dedad.4 En apariencia, esto se relaciona, por lo alta densidad, lo que permite explicar, en parte,menos en parte, con la forma como se metabo- la disminución del riesgo de la cardiopatía isqué-liza el alcohol, y ésta, a su vez se deriva de los mica en los bebedores moderados.27,29alimentos que lo acompañan y la cantidad deéstos que se consume. El efecto del consumo de alcohol sobre el metabolismo de las proteínas todavía no está Cuando el alcohol se consume en poca muy claro. En bebedo r es con suet ud inar ioscantidad (dos o tres copas) es metabolizado en el se ha n e nc ont r ad o balances negativos dehígado por la deshidrogenasa alcohólica, con lo nitrógeno y aumento en el catabolismo de las pro-cual se generan moléculas de alta energía. teínas. El etanol inhibe la síntesis de albúmi-Sin embargo, cuando se consume en forma na, la liberación hepática de proteínas y lacrónica o en grandes cantidades, se induce el gluconeogénesis. También se ha visto quesiste-ma microsomal de oxidación de etanol, puede afectar la absorción intestinal y elque es más eficiente en cuanto a la oxidación transporte de algunos aminoácidos como ladel etanol aunque menos eficiente desde el pun- isoleucina, la arginina y la metionina?9.30to de vista energético, pues para que este pro-ceso se lleve a cabo es necesario que se consuman Por otro lado, se ha observado que losmoléculas de energía.25,28 bebedores pueden presentar deficiencias de algu- nos nutrimentos. A continuación se mencionan A pesar de que el alcohol puede aportar los más afectados.grandes cantidades de energía, no es buenafuente de otros nutrimentos, y consumido en Ácido fólico. En apariencia, su deficiencia
  11. 11. se debe a alteraciones en su absorción causadas los alquitranes y el monóxido de carbono. Lapor el consumo de alcohol.5 El etanol también in- cantidad de nicotina existente en los cigarrosterfiere con la síntesis y liberación hepática del comerciales oscila entre 0.1 y 2.0 miligramos.ácido 5-metiltetrahidrofólico, que es la forma Los fumadores pasivos o involuntarios –esprincipal de folato circulante.30 decir, los que no fuman pero sí aspiran, sin Tiamina. El transporte activo de esta vita- proponérselo, el humo de los cigarros quemina a través de la mucosa intestinal es in- consumen los fumadores a su alrededor– in-hibido por el etanol,5 que también puede in- halan cinco veces más monóxido de carbono ytervenir en la conversión de ésta a su forma tres veces más nicotina que los fumadores acti-activa (tiamina pirofosfato) y su utilización.30 La vos. Al respecto, todavía hay controversiadeficiencia de tiamina se ha relacionado con acerca del efecto de esta situación sobre elel síndrome de Wernicke-Korsakov, que suele riesgo de desarrollar enfisema pulmo-nar yobservarse en indivi-duos alcohólicos y cu- cáncer de pulmón.yos síntomas desaparecen al administrar esta De acuerdo con la Encuesta Nacional devitamina. Adicciones de 1993, 32 en ese año se estimó en Piridoxina. Las concentraciones plasmáticas de México una prevalencia de tabaquismo de 25este nutrimento son bajas en los alcohólicos, por ciento en la población ubicada entre loslo cual parece relacionarse con la disminu- 12 y los 65 años, con una razón hombre-mujerción de su almacenamiento hepático y el au- de 2.7 a 1.0. Asimismo, se informó de 20 pormento de su excreción urinaria. 29 Por otra par- ciento de ex fumadores. El grupo de edadte, el etanol interfiere con la conversión de la en donde se encontró la mayor prevalenciapiridoxina a su forma activa, el 5-fosfato de piri- de fumadores fue el de 26 a 34 años. En cuan-doxal.3° to al inicio de la adicción, 72 por ciento de los Vitamina A. La absorción intestinal de esta fumadores afirmó haber comenzado a fumarvitami-na no se ve afectada por el etanol, pero antes de los 18 años. A la vez, 60 por cientosu almacenamiento hepático disminuye.29 de los fumadores indicó que fumaba de uno a cinco cigarros al día. El mayor consumo de El consumo de alcohol también parece cigarros se daba en actos sociales y normal-afectar el balance del sodio, el potasio, el mente se acompañaba del consumo de bebi-fósforo y el agua. Asimismo, se ha encontrado das alcohólicas. La prevalencia de fumadoresque en los alcohólicos hay una dis-m inu ció n pasivos encontrada en esta encues-ta fue de 41de las c o nce nt r ac io n e s de z inc , se leni o y por ciento.vitamina E. Además de los perjuicios del tabaquismo Tabaquismo sobre la salud, se han documentado algunos Uno de los factores de riesgo que con mayor de sus efectos nocivos sobre el estado defrecuencia se ha asociado a las principales nutrición, que a su vez podrían estar rela-causas de morbimortalidad es el tabaquismo. cionados con el desarrollo de las enfermeda-Esta adicción se ha relacionado con algunas en- des antes mencionadas.fermedades respiratorias como la bronquitis cróni- Las interacciones entre los nutrimentos yca y el enfisema, con los males cardiovascula- el tabaco se pueden agrupar en diferentesres, con neoplasias malignas en diferentes categorías: por un lado está el humo del ta-órganos (pulmón, cavidad bucal, faringe, esó- baco, que contiene radicales libres y agentesfago, cérvix, etcétera), con enfermedades gas-- con efecto teratogénico o carcinogénico que tie-trointestinales (úlcera péptica y duodenal), con nen como consecuencia el aumento en lala osteoporosis, así como con un aumento en el utilización y los requerimientos de algunasriesgo perinatal 31 vitaminas y nutrimentos inor-gánicos; por otra El humo del tabaco contiene más de parte, están las alteraciones metabólicas produci-cuatro mil componentes. Entre ellos destacan la das por el tabaco.31nicotina –que es la responsable de la adicción–,
  12. 12. Efectos del tabaco sobre las vitaminas y los nu- ciones neoplásicas.29trimentos inorgánicos Vitamina A. Tanto los fumadores como los En relación con los radicales libres que se pro- pacien-tes con cáncer pulmonar presentanducen por el consumo de tabaco, el organismo concentraciones séricas más bajas de vitami-utiliza algunas vitaminas y nutrimentos in- na A, sin que éstas sean franca-mente defi-orgánicos que le ayudan a protegerse de la oxi- cientes. Esto podría estar relacionado con ladación producida por esas sustancias: la vita- respuesta epitelial a la exposición a algunosmina E (principal antioxidante para sustan- carcinógenos que utiliza a la vitamina A de-cias lipídicas, inactiva a los radicales peróxi- ntro de los tejidos. En este sentido, existendo), algunos carotenos (captado-res de oxi- estudios epidemiológicos que muestran quedantes reactivos), el ácido ascórbico los beta carotenos tienen una mayor acción(antioxidante más abundant e en los líqui- protectora que la vitamina A sobre el desarro-dos extrace lulares, eficiente en la captación llo de cáncer; esto, a su vez, podría deberse ade radicales superóxido, peróxido de hidróge- que entre las propiedades de los betacarote-no, de hipoclorito, de hidroxilo, etcétera) 31 el nos –independientemente de su papel demanganeso, el cobre, el zinc (componentes de la precursores de la vitamina A– está su activi-superóxido dismutasa, entre otras metaloenzimas dad como antioxi dante s , induct or es de e n-que inactivan a los radicales libres) y el selenio zim as y en la modulaci ón inmunitaria,(componente de la glutatión peroxidasa). Por además de prevenir el agotamiento tisular deello, las concentraciones de estos nutrimentos vitamina A. 35en los fumadores pueden encontrarse disminui- Vitamina B 12 . Se han encontrado menoresdas y sus necesidades tal vez sean mayores concentraciones plasmáticas de este nutri-que las de los individuos no fumadores.27 mento en los fumadores, sobre todo en los que Algunas vitaminas y nutrimentos inorgáni- son vegetarianos. Esto se debe a que la vita-cos que se ven afectados por el consumo de taba- mina B 12 participa en la desintoxicación de losco son los siguientes: derivados de cianidina que se inhalan en el Vitamina C. Es bien conocido que el taba- humo del tabaco, lo que también se ha rela-quismo aumenta las demandas de vitamina cionado con la atrofia óptica.36C. Se ha encontrado que las concentraciones Nutrimentos inorgánicos. Varios metalesplasmáticas y leucocitarias de esta vitamina en tóxicos, como el arsénico, el cadmio y ellos fumadores son de 20 a 30 por ciento níquel, contenidos en el humo del tabaco, semenores que las del resto de los individuos. depositan en los tejidos. 27 El cadmio conteni-Se ha sugerido que esta reducción se debe a do en el tabaco compite con el zinc, el cobre yun aumento en la excreción de la vitamina, a el hierro por sitios de absorción en la muco-un incremento en el recambio y la utilización sa intestinal. Dado que los fumadores pre-de ésta –asociado a su función reductora y a los sentan el doble de concentra-ciones de cad-radicales libres– y a un menor consumo de mio que los no fumadores, esto podría afec-tarfrutas y verduras debido a las alteraciones en forma indirecta las concentraciones y elen la percepción de los sabores y los olores metabolismo del zinc, el hierro y el cobre.27que sufren los fumadores. Con base en estos Efectos del tabaco sobre el metabolismodatos, las recomendaciones dietarias de Esta- En relación con las alteraciones metabóli-dos Unidos (RDA: recommended dietanj allowan- cas producidas por el tabaco, hay que tomarces) indican que los fumadores deben incremen- en cuenta si el fumador es activo o pasivo ytar el consumo de vitamina C en 40 gramos al el grado de exposición. Algunos de los efectosdía» del tabaco sobre el metabolismo son los siguien- Ácido fólico. Se ha encontrado que la expo- tes.sición al humo del tabaco disminuye las con- Incremento en el gasto energético. La ni-centraciones plasmáticas y eritrocíticas del áci- cotina aumenta el gasto energético basal has-do fólico y esto puede tener como consecuencia ta en 10 por ciento. Existen datos que señalanque el epitelio bronquial sufra transforma--
  13. 13. que los fumadores tienden a ser más delgados lización y excreción de nutrimentos.que los individuos que no fuman a pesar de • Los padecimientos que condicionan elque coman lo mismo. De hecho, se sabe ingreso a una unidad hospitalaria. Enque la mayor parte de las personas que dejan este caso, la desnutrición puede serde fumar tienden a ganar peso, lo cual puede producto de la anorexia inducida por laestar relacionado con la ausencia de nicotina enfermedad o por el estrés catabólico de-y la consecuente disminución en el gasto ba- bido a los procedimientos quirúrgicos o asal. También puede deberse a que los ex fuma- situaciones post r aumát icas (que t ienendores recuperan la percepción de los sabores como r esult ado un aumento en el gastoy los olores, lo que los esti-mula a consumir metabólico y en la utilización de proteí-más alimentos.37 nas, un balance negativo de nitrógeno y Aterogé ne sis. L os dif erentes c omponen- alteraciones en el metabolismo de lostes de l tabaco predisponen hacia el desarrollo de hidratos de carbono), 39 infecciones noso-aterogénesis. El consumo de cigarrillos altera los comiales y regímenes rutinarios de semi-niveles plasmáticos de lipoproteínas e incremen- inanición 40ta las concentraciones de coleste-rol. Se ha cal- • La moda que se inclina por un culto a la del-culado un incremento de 0.33 miligramos por de- gadez.cilitro al día de colesterol plasmático por cadacigarro fumado por hombres adultos y de Cuando la dieta no cubre las necesidades de0.48 por cigarro en mujeres adultas.31 energía, éstas son complementadas por las re- servas corporales: tejido adiposo, músculo es- Desnutrición quelético y proteínas viscerales. El tejido adi- La desnutrición energético-proteínica es el poso es el mayor depósito de combustible yresultado de un inadecuado aporte de proteí- constituye el tejido más dispensable en cuanto anas, de combustibles energéticos o de ambos. función vital; le siguen las proteínas delIncluye un espectro de manifestacio-nes clíni- músculo esquelético, que aunque tienen uncas condicionadas por la edad de la persona, la mayor valor funcional, puede justificarse su usogravedad y duración de las deficiencias, su temporal como fuente de energía como unacausa y su asociación con otras alteraciones medida oportuna en una situación determina-o con procesos infecciosos. da. Las proteínas viscera-les son las más esen- El origen de la desnutrición energético- ciales en lo que se refiere a función vital y con-proteínica puede ser primario –cuando es el forman la reserva energética más pequeña; porresultado de un consumo inadec uado de ello se debe evitar su uso como fuente de energía.aliment os– o secundario a alguna enferme- Cada uno de estos tejidos puede ser cuanti-dad que implique una disminución en el ficado, lo que permite identificar la proce-consumo de alimentos, una inadecuada ab- dencia del combustible que se utiliza en unsorción o utilización de los nutrimentos, o momento determinado durante un estado hipobien un aumento en los requeri-mientos de energético. El panículo adiposo tricipital esti-éstos o un incremento en su pérdida.27 ma la grasa corporal total; el perímetro del Aunque la desnutrición es más común en brazo o el índice creatinina/estatura indicanlos países en vías de desarrollo y en los ni- el estado de la proteína esquelética, y lasños menores de cinco años, hay situaciones proteínas secretoras albúmina y transferrinaen las que la población adulta se ve afectada. reflejan la condición de la proteína visceral.Entre éstas destacan: La desnutrición del adulto se puede consi- • Las hambrunas, que involucran a toda la derar en un espectro que va desde una des- población de un lugar en específico.38 nutrición marginal –en donde se ven afecta- das las concentraciones de algunos nutri- • El alcoholismo y la drogadicción 27 mentos, hay pérdida de grasa y puede ocu- • Las enfermedades que afectan el consu- rrir un balance negativo de proteínas– hasta el mo de alimentos, o bien la absorción, uti- marasmo –con agotamiento de la proteína es-
  14. 14. quelética y la grasa pero con la conservación de del requerimiento energético. Por otra parte,la albúmina sérica– y la desnutrición con ede- los pacientes en estado hipermetabólico tienenma o kwashiorkor con reducción visceral –en una economía de proteínas disminuida y re-donde se afecta la albúmina sérica a pesar del querirán que éstas aporten de 15 a 20 pormantenimiento de las medidas antropométricas. ciento de la energía total para tratar de mante-El marasmo es fácil de reconocer en la clínica, ner el balance de nitrógeno.27lo que no sucede con el kwashiorkor del adul- En las situaciones de hambruna se hanto, por lo que es necesario efectuar una prueba utilizado tanto dietas con abundantes proteí-bioquímica para detectar la hipoalbuminemia.40 nas (16 por ciento de la energía proveniente de La desnutrición afecta la función inmuni- ellas) como dietas bajas en proteí-nas (8.5 portaria, en particular la inmunidad celular. ciento de la energía proveniente de éstas).38De hecho, los efectos catabólicos y ano- Esto se debe a que existe preocupación conrexigénicos provocados por el proceso infec- respecto a los efectos adversos que puede te-cioso pueden conducir a la desnutrición, que a su ner una dieta alta en proteínas en las fasesvez continuará con el deterioro de la función tempranas de recuperación de desnutri-cióninmunitaria, y así se perpetuará este círculo grave, como son las fallas renal y hepática. 18vicioso. 40 Un ejemplo interesante en este caso En un estudio realizado durante una ham-es la asociación que se ha encontrado entre bruna en Somalia se encontró que adultosla desnutrición y el mycobacterium tubercu- con desnutrición grave, en especial aquélloslosis: la población con mayor riesgo de ad- con edema, se recuperaron mejor con unaquirir la tuberculosis –además de los niños y dieta baja en proteínas, que además tiene lalos ancianos– son los adultos en situaciones ventaja de ser más barata.36 Sin embargo, exis-relacionadas con desnutrición, como los al- ten algunas dificultades en la interpretación decohólicos, los drogadictos, los vagabundos y los los datos encontrados en este estudio, por loindividuos infectados con el virus de inmuno- que no se puede concluir que una dieta seadeficiencia humana. Incluso la reactivación mejor que la otra para casos como éstos.42de la tuberculosis latente o subclínica se ha Consumo de suplementos vitamínicos.ligado con el deterioro del estado de nutrición. El consumo de suplementos de vitaminasEntre las deficiencias nutricias que se han y nutrimentos inorgánicos y productos elabo-asociado con una respuesta inmunitaria im- rados a base de hierbas ha crecido en formapedida contra la tuberculosis están las de las exponencial en los últimos años, en par-ticu-proteínas, la vitamina A, la vitamina C, la vita- lar entre los adultos que recurren a este tipomina D y el zinc.41 de productos e n ar as d e "comp l em e nt ar " Por otro lado, aunque aún existe controver- su al im e nt aci ón, "enfrentar los daños cau-sia al respecto, el tratamiento que debe recibir sados por la contaminación", " m a n t e n e r s eel adulto desnutrido va a depender de la cau- s a l ud a b le s" o " pr e v e ni r pr o b le m as d e sa-sa y el tipo de desnutrición. En el caso de los lud", entre otros argumentos. La tendencia aindividuos hospitalizados lo deseable es conse- consumir estos suplementos es mayor aguir un adecuado estado de nutrición, por lo medida que aumenta la edad y se correlacio-que hay que evitar que ocurra pérdida de peso na de manera positiva con el ingreso, la esco-y mantener las reservas de proteína corporal laridad y la percepción del estado de salud (a me-(balance de nitrógeno en equilibrio). Se debe jor percepción del estado de salud, mayor consu-recordar que la relación energía/nitrógeno mo)»está alterada en pacientes desnutridos y en aqué- Es interesante hacer notar que en una en-llos en estado hipermetabólico. Los enfermos cuesta realizada en la Escuela de Medicinacon deficiencias nutricias por lo regular tienen de Wisconsin, Estados Unidos, 83 por cientointactos sus mecanismos de conservación de de los individuos que consumía este tipo deproteínas y esto permite que el balance de productos tenía un médico de cabecera alnitrógeno se mantenga en equilibrio cuando las que recurría con frecuencia; sin embargo,proteínas aportan entre siete y ocho por ciento los encuestados informaron que no habían
  15. 15. FIGURA 3. Liberación de energía después de un desayuno basado en hidratos de carbono y de un desayuno equilibradoconsultado a su médico para estos fines. Este cian con frecuencia al deseo de perder peso,patrón de uso de los suplementos sugiere que disminuir el riesgo de enfermedades crónicaslos médicos y el personal de salud deben es- degenerativas o contribuir al manejo tera-p-tar debidamente informados de las carac- éutico en el control de enfermedades.terísticas, beneficios potenciales y posibles Se ha documentado que las dietas vegeta-riesgos de los suplementos vitamínicos para rianas se relacionan con una menor posibi-así estar en condiciones de brindar una lidad de sufrir varios padecimientos cróni-orientación adecuada a sus pacientes.44 cos (cáncer, enfermedades coronarias, hi- Por otra parte, llaman la atención los re- pertensión, diabetes). El riesgo estandarizadosultados de un estudio de Kirk y colaborado- de mortalidad por todas las causas se re-res 4 5 realizado en Inglaterra. En él se encontró duce de manera importante en los vegeta-que los individuos que recurren al consumo de rianos que, se sabe, consumen más frutas,suplementos vitamínicos por lo general son vege- verduras y ácidos grasos polinsaturados ytarianos por elección; ingieren mayor canti- menos ácidos grasos saturados, colesterol y alco-dad de frutas, verduras y pescado que quie-nes no utilizan estos productos; son física-mente más activos; beben menos alcohol; no • Tratar de convertir al desayuno en la comida principal delfuman de manera habitual y tienen un índice día. Esto se consigue si se programa con tiempo. Cuan-de masa corporal menor de 25. En otras pala- do se logre hacer esto, se recomienda consumir unabras, el consumo de suplementos vitamínicos comida normal y tomar una cena ligerase asocia con un estilo de vida saludable, lo • Utilizar para el desayuno la comida sobrante del día ante-que lleva a pensar que quienes recurren a es- riortos productos no los necesitan para cubrir la • Si no se dispone de tiempo o no se tiene apetito, recurrir a una malteada preparada con leche o yogur, fruta ydefi-ciencia de algún nutrimento. algún cereal Vegetarianismo • Elaborar con antelación ensaladas de frutas con queso El término vegetarianismo engloba una se- cottage o yogur y cerealrie de prácticas variadas con ingestiones nu- • Dejar puesta la mesa desde la noche anterior, con los ali-tricias distintas y que tienen diferentes impli- mentos o ingredientes que no requieren refrigeración (pan, cereales secos, fruta)caciones para la salud. Esta diversidad deprácticas alimentarias dentro del vegetarianis- • Realizar la noche anterior la mayor cantidad posible de tareas. Por ejemplo:mo conduce a la necesidad de que el personal • Partir la fruta y dejarla lista en el refrigeradorde salud evalúe la dieta de los llamados vegeta-rianos en lugar de emitir juicios a priori. • En caso de que se vaya a desayunar chilaquiles, dorar la tortilla, preparar la salsa, rallar el queso, etcétera Las motivaciones de la población adulta • Si se van a preparar quesadillas, cocinar los guisadospara adoptar una dieta vegetariana se aso- (rajas con cebolla, flor de calabaza, huitlacoche, hon-gos, etcétera) "
  16. 16. hol que la población general. Es posible que sionar que a media mañana tengan tantaestos individuos también tengan índices de hambre que se vean precisados a ingerir unamasa corporal menores, fumen menos y colación fácil de adquirir y con elevada densi-hagan más ejercicio. dad energética, o que la siguiente comida sea En general, el vegetarianismo por elección se más abundante de lo habitual. Los desayu-asocia con un estilo de vida más saludable, espe- nos basados en forma exclusiva en alimentoscialmente benéfico para el adulto joven debido ricos en azúcares simples, como las frutasa la posibilidad de reducir o retardar las enfer- (enteras o en jugo), los dulces o los refrescosmedades crónicas degenerativas 46 Sin embar- ocasionan un aumento rápido en la liberacióngo, es importante evitar los extremos, donde la de energía y en la glucemia. No obstante, unaposibilidad de desarrollar deficiencias de hora después del consumo de estos alimentos lanutrimentos específicos se incrementa, so- glucemia disminuye y se presenta la sensación debre todo en los ancianos. Entre estos nutri- hambre Por otra parte, los desayunos que incluyenmentos destacan la vitamina B,2, ya de por sí limi- una variedad de alimentos que aportan almidón,tada en las dietas vegetarianas y cuya absorción proteínas y lípidos proporcionan una liberacióndisminuye a medida que avanza la edad. sostenida de energía que retarda la sensación de hambre por varias horas (figura 3).48 Los principios para diseñar una dieta vegeta-riana son los mismos que los que se emplean Algunos estudios sugieren que tomar un des-para planificar otro tipo de dietas (ver el capítulo ayuno equilibrado es una forma de controlar elPlan alimentario para el individuo sano y el individuo peso corporal. Por lo general, las personas queenfermo), donde la variedad es el componente cla- desayunan son menos propensas a recurrir al re-ve. Las dietas vegetarianas en las que se restringe frigerio de media mañana y tienden a consumirla variedad o la cantidad de alimentos pueden menor cantidad de lípidos a lo largo del día. Enlimitar la ingestión de nutrimentos indispensa- la tabla 3 se incluyen algunas recomendacionesbles. El papel del nutriólogo en el diseño de este para facilitar la elaboración del desayuno, detipo de dietas es fundamental; un enfoque modo que no haya razones para prescindir de él.sensible, creativo y adaptable será más exitoso Estrés psicológico, salud y nutriciónpara proporcionar sugerencias en torno a la Hoy en día, el estrés psicológico es muy comúndieta de individuos con prácticas y creencias y está relacionado con el modo de vida, las relacio-diferentes y particulares.}? nes personales, el trabajo y el dinero, entre otros Importancia del desayuno factores. El adulto es muy vulnerable a presentar El estado de nutrición puede verse afec- estrés debido a las tendencias actuales a trabajartado por la presencia de algunos hábitos o en forma excesiva en un mundo competitivo, don-situaciones de vida. Entre éstas, una de las de la evaluación de la productividad es permanen-más comunes es la de omitir el desayuno. Aun- te.que después de ocho a 12 horas de ayuno el La presencia crónica del estrés se ha asociadocuerpo necesita rellenar sus reservas de com- con aumentos en el riesgo de presentar hiperten-bustible, muchas personas argumentan que sión, concentraciones elevadas de colesterol, acci-en la mañana no sienten apetito o no tienen dentes cerebrales, infartos cardiacos y muertetiempo para desayunar. Sin embargo, des- súbita, disfunciones inmunitarias y por ende ma-ayunar es la mejor manera de proveer al or- yor frecuencia de infecciones, algunos tipos deganismo de suficiente energía para llevar a cáncer, diabetes, ciertos trastornos gastrointesti-cabo las actividades matutinas (sean éstas tra- nales, síndrome de fatiga crónica, y varios otrosbajo, estudio u otras) sin tener sensaciones de padecimientos crónicos.hambre que conduzcan a la urgencia de to- Aún están en estudio los mecanismos por me-mar un tentempié o una colación matutina. dio de los cuales el estrés contribuye a todos estos Algunos adultos no desayunan pues tienen la problemas de salud; sin embargo, se recomienda aidea equivocada de que así evitan consumir energ- las personas que sufren de este tipo de estrés queía de más, sin considerar que esto puede oca- busquen ayuda adecuada (incluso profesional),
  17. 17. realicen alguna actividad física agradable y de 14 Shaper AG, Wannamethee SG, Walker M, Bod y weight:acuerdo con sus posibilidades y gustos, implications for the prevention of coronary heart disease, La deficiencia de algunas vitaminas (sobre stroke, and diabetes mellitus in a cohort study of middletodo la tiamina, la riboflavina y la vitamina aged men. BMJ 1997; 314:1311-17. 15 Gallagher D, Visser M, Sepulveda D, Pierson RN, Harris T,B 12 , entre otras) se ha llegado a asociar con la Heymsfield SB. How useful is body mass index for com-depresión, la confusión y otras alte-raciones men- pari-son of body fatness across age, sex, and ethnic groups?tales; no obstante, estos nutrimentos no tienen Am J Ep i d em iol 1996;143:228-239.relación alguna con los efectos causados por el 16 Durnin JVGA, Womersley J. Body fat assessed from totalestrés, que es independiente de los requeri- body density and its estimation from skinfold thickness:mientos nutricios. En este sentido, no es re- measurements on 481 men and women age 16 to 72 years. Br Jcomendable el uso de multivitamínicos -entre Nutr 1974;32:77-97.ellos las mal llamadas "vitaminas para el 17 Han TS, Seidell JC, Curall JEP, Morrison CE, Deurenberg P,estrés"-, pues no ejercen ninguna función pa- Lean MEJ. The influences of height and age on waistra el mejoramiento de esta condición. En este cir-cumference as an index of adiposity in adults. Int Jcaso, como en numerosas ocasiones a lo largo Ohes 1997;21:83-9.de este texto, se sugiere el consumo de una dieta 18 Espinosa T. Nutrición del adulto. En: Casanueva E, Kau-correcta, matizada por la moderación. fer-Horwitz M, Pérez-Lizaur AB, Arroyo P, editores. Nutriolo- gla médica. la ed. México: Editorial Médica Panamericana; 1995.REFERENCIAS 19 American Heart Association, Nutrition Committee. Dietary1 R ep ort of a J oint FA O/O MS /UNU E xp er t C ons ultat i on guidelines for healthy american adults. A statement for Group. Energy and protein requirements. Ginebra: World phy-sicians and health professionals by the Nutrition Committee, Health Organization; 1985. Technical Report Series 724. American Heart Association. Circulation 1988;77:721A-4A.2 Williams SR. Nut r ition and diet therapy. 6a. ed. St. Louis: 20 US Department of Health and Human Services. The Surgeon Times Mirror/ Mosby College Publishing; 1989. p. 519-20. Generals Report on Nutrition and Health. Washington D.C.: Gov-3 Frenk J, Lozano R, González-Block MA, et al. Economía y salud. ernment Printing Office; 1988. Propuestas para el avance del sistema de salud en México. Informe 21 Kretchmer N, Zimmerman M. Developmental nutrition. final. México: Fundación Mexicana para la Salud; 1994. Bos-ton: Allyn and Bacon, 1997.4 Secretaría de Salud. Estadísticas vitales. México: Dirección 22 K aufer Horwitz M, Durán Vidaurri E. Cómo hac er para General de Epidemiología, Ssa; 1996. seleccionar un puesto de alimentos en la vía pública. Cuad-5 Secretaría de Salud. Encuesta Nacional de Enfermedades Cróni-- er-nos de Nutrición 1998;21 (3):36-40. cas 1993. México: Ssa; 1995. 23 McCrory MA, Fuss PJ, Hays NP, Vinken AG, Greenberg AS,6 Consejo Asesor en Epidemiología/Secretaría de Salud. Infor- Roberts SB. Overeating in America: association between mación prioritaria en salud. México: Secretaría de Salud; 1991. res-taurant food consumption and body fatness in healthy7 Hamilton E, Whitney E, Sizar F. Nutrition: concepts and adult men and women ages 19 to 80. Obes Res 1999;7:564-71. con-troversies. 5a ed. EUA: West Publishing Company; 1991. 24 Clemens LH, Slawson DL, Klesges RC. The effect of eating p. 370-1. out on the quality of diet in premenopausal women. J Am8 National Research Council. National Academy of Sciences. Recom- Diet Assoc 1999;99:442-4. mended Dietary Allowances. 10 ed. Washington, DC: National 25 Lieber CH. Prospectives: do alcohol calories count ?. Am J Academy of Sciences; 1989. Clin Nutr 1991;54:976-82.9 Van Itallie TB. Body weight, morbidity, and longevity. En: 26 Secretaría de Salud. Alcohol. Encuesta Nacional de Adicciones Bjorntorp P, Brodoff BN, eds. Obesity. Filadelfia: JB Lip- 1993. Subdirección de Coordinación y Desarrollo, Dirección pin-cott Co.; 1992. p. 55-6. General de Epidemiología, Ssa; 199310 Spiegelman D, Israel RG, Bouchard C, Willet WC. Absolute 27 Shils M, Olson J, Shike M, Ross AC. Modern nutrition in fat mass, percent body fat, and body-fat distribution: which is health and disease. 8a ed. EUA: Lea & Febiger; 1994. the real determinant of blood pressure and serum glucose? 28 Prentice A. Alcohol and obesity. tnt J Obesity 1995;19:544-50. Am I Clin Nutr 1992;55:1033-44. 29 Conocimientos actuales sobre nutrición. 6a ed. OPS-ILSI.11 National Institutes of Health. Clinical guidelines on the iden- EUA; 1991. ti-fication, evaluation and treatment of overweight and obesity 30 Morgan MY. Alcohol and nutrition. Br Med Bull 1982;38:21-9. in adults. The Evidence Report. EUA; 1998. 31 Diana J. Tobacco smoking and nutrition. Ann Nutr12 Colditz GA, Willett WC, Rotnitzky A, Manson JE. Weight Acad Sci 1993;686:1-11. gain as a risk factor for clinical diabetes mellitus in women. 32 Secretaría de Salud. Tabaco. Encuesta Nacional de Adic- Ann Intern Med 1995; 122:481-6. ciones 1993. Subdirección de Coordinación y Desarrollo,13 Hubert HB, Feinleib M, McNamara PM, Castelli WP. Obesity Dirección General de Epidemiología, Ssa; 1993. as an independent risk factor for cardiovascular disease: a 26 33 Van Atwerpen L, Theron AJ, Mayer MS, et al. Ciga- year f ollow-up of participants in the Framingham H eart rette smoke-mediated oxidative stress, phagocytes, Study. Circulation 1983;67:968-77.
  18. 18. vitamin C, vitamin E and tissue injury. Ann Nutr Acad Sci 1993;686:53-65.34 Schectman G, Byrd J, Hoffman R. Ascorbic acid require- ments for smokers: analysis of a population survey. Am J Clin Nutr 1991;53:1466-70.35 Edes T, Gysberg D. Carcinogen-induced tissue vita- min A depletion. Potential protective advantages of b- carotene. Ann Nutr Acad Sci 1993;686:203-11.36 Passmore R. Eastwood MA. Davidson and Passmore human nutrition and dietetics. 8a ed. RU: Curchill Living- stone; 1986.37 Jarry JL, Coambs RB, Polivy J, Herman CP. Weight gain after smoking cessation in women: the impact of dieting status. bit J Eat Disord 1998;24:53-64.38 Collins S, Myatt M, Golden B. Dietary treatment of severe malnutrition in adults. Am J Clin Nutr 1998;68:193-9.39 Cuthbertson D. The metabolic response to injury and its nutritional implications: retrospect and prospect. J Ent Parent Nutr 1979;3:108-29.40 Bistrian B. Interaction and nutrition in the hospital setting. Am J Clin Nutr 1977;30:1228-32. 41 Dai G, Phalen S, McMurray D. Nutritional modulation of host responses to Mycobacteria. Frontiers Biosci 1998;E:110-22.42 Caballero B. Optimal amount of dietary protein for treating adult malnutrition. Am J Clin Nutr 1998;68:10-11.43 Ervin RB, Wright JD, Kennedy-Stephenson J. Use of dietary supplements in the United States, 1988-1994. Vital Health Stat 11 1999;Jun (244):I-iii, 1-14.44 Eliason BC, Kruger J, Mark D, Rasmann DN. Dietary sup-plement users: demographics, product use, and medical sys-tem interaction. J Am Board Fain Pract 1997;10:261-71.45 Kirk SF, Cade JE, Barrett JH, Conner M. Diet and lifestyle characteristics associated with dietary supplement use in women. Public Health Nutr 1999;2:69-73.46 Johnston PK, Sabaté J, editores huéspedes. Third Inter- natio-nal Congress on Vegetarian Nutrition. Am J Clin Nutr 1999;59 Sup1:429S-634S).47 Johnston PK. Nutritional implications of vegetarian diets. En: Shils M, Olson J, Shike M, Ross AC. Modern nutrition in health and disease. 9a ed. EUA: Lea & Febiger; 1999:1755-81.48 Larson Duyff R. The American Dietetic Association Comple-te Food and Nutrition Guide. EUA: Chronimed Publishing; 1996:255-61.49 Secretaría de Salud. Estadísticas de mortalidad. México: Direc-ción General de Epidemiología, Secretaría de Salud; 1999.50 Paul A, Southgate D. McCance and Widdowsons. The corn-position of foods (4a revised edition of the MRC Special Report No. 297). London: HMSO; 1978.

×