El concepto de subjetividad en los Programas de Salud
Ensayo
Autores
Graciela Enria y Claudio Staffolani
Resumen
En el pre...
adolescentes, se instalan en la comunidad desde un espectro amplio de
determinantes que vuelve complejo su análisis e inte...
protagónica, como disciplina pivote de las estrategias de acción para actuar a
nivel poblacional, sobre todo desde la pers...
Estado, se ataca el problema con programas de Salud Sexual y Reproductiva,
responsabilizando a los docentes para inculcar ...
- desde cierta mirada- al científico. Y una condición de posibilidad, para poder
responsabilizar de sus actos a los indivi...
Así como en los programas tradicionales, el responsable de ejercer el
control sobre las enfermedades, los individuos y la ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lec. 10 enria el concepto de subjetividad en los programas de salud

453 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
453
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
66
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lec. 10 enria el concepto de subjetividad en los programas de salud

  1. 1. El concepto de subjetividad en los Programas de Salud Ensayo Autores Graciela Enria y Claudio Staffolani Resumen En el presente trabajo se intentó hacer un análisis crítico de las características que tienen las estrategias de promoción de la salud y prevención de las enfermedades emergentes, dada la inexistencia de tratamientos curativos El eje argumental se basa en que los organismos internacionales de salud proponen la Interdisciplina como modo de abordaje, entendiendo como tal la incorporación de la Psicología. La posición que se intenta defender, es que en las nuevas estrategias para las enfermedades emergentes, a través del concepto de subjetividad, se culpabiliza a las personas que padecen las enfermedades, haciéndolos responsables del autocontrol. Siendo la Psicología el nuevo vehículo encontrado para ejecutarlo. La historia de la intervención poblacional en los problemas de salud, que vieran la luz con la tuberculosis y la lepra, se extiende a mediados del siglo pasado a toda una variedad de enfermedades basados en la existencia de un tratamiento probadamente eficaz que asegure la curación. Haciéndose hincapié en la detección temprana de los enfermos (si es pre clínico mejor) extendiendo el tratamiento que cura a todos ellos, asegurando de esta manera la disminución del contagio. En algunos casos, en los que se cuenta con vacuna eficaz, haciéndola obligatoria en las edades preescolares a través del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI). En síntesis, inmunización de la población susceptible, detección precoz de enfermos, tratamiento eficaz , igual a disminución de la aparición de casos nuevos (tasa de incidencia). Desde estas iniciales estrategias para restaurar la salud, que han monopolizado la actividad sanitaria durante el SXX, poco a poco se ha ido deslizando el protagonismo hacia el viejo axioma que dice "es mejor prevenir que curar". Desde allí las estrategias de promoción de la salud y prevención de la enfermedad comenzaron a ocupar un espacio, al menos desde el discurso oficial ( OMS, OPS, UNICEF), cada vez más importante dentro del gran campo de la Salud Pública. Por otro lado, en las últimas décadas del siglo pasado, la humanidad ha visto emerger problemáticas de salud que no se pueden definir en los términos tradicionales en que se ha entendido la enfermedad. Sus características no revisten la idea reproducida desde Luis Pasteur en términos de único agente causal asociado gnosológicamente, que produce efectos fisiopatológicos y da como resultado signos y síntomas reconocidos universalmente como tal o cual patología. Enfermedades como las adicciones, bulimia y anorexia, VIH- SIDA, obesidad, locura y hasta el embarazo en
  2. 2. adolescentes, se instalan en la comunidad desde un espectro amplio de determinantes que vuelve complejo su análisis e intervención. A partir de las enfermedades históricas: lepra, peste, tuberculosis. malaria, sífilis, etc., desde los organismos oficiales internacionales, se comienzan a crear programas de promoción y prevención sobre las nuevas enfermedades emergentes. Rápidamente, ante la falta de un agente causal identificable y responsable de los problemas de salud, las estrategias reproducen un abordaje que apunta a responsabilizar a los individuos de las enfermedades que ellos mismos padecen, a su yo, a su subjetividad. Subjetividad que, una vez constituida, es la posibilidad de ingreso de los individuos a la comunidad de los hombres "normales". En estos nuevos programas, ya no son las enfermedades las culpables, tampoco los agentes causales, los responsables son los individuos enfermos de haber desarrollado la noxa en su organismo. Por lo tanto, el objetivo de los programas es el yo de los individuos, su subjetividad, que hay que dominar para que así se pueda encaminar. A falta de un ente real sobre el cual descargar las estrategias, el cuerpo del enfermo, cárcel del alma como dijera Platón, es la única evidencia del yo, de la subjetividad, que se vuelve el objetivo de intervención de las estrategias.. En las enfermedades tradicionales, el agente causal era un visitante externo que se introducía en el organismo susceptible (inmunológicamente hablando), en cambio en las enfermedades emergentes son características internas de las personas, a las que se debe “atacar”. Ante esta nueva situación, la noxa actuaría desde el interior del cuerpo del humano desviado, por lo que en los programas de promoción y prevención, para ejercer un control sanitario, lo que se hace es invertir la “carga de la noxa”1, es decir que es el padeciente quien debe justificar que ha podido dominar la noxa, mientras que en las enfermedades tradicionales era el agente de salud, individual o institucional, quien debía demostrar el haber sometido al agente causal. Tampoco en las enfermedades emergentes, se reproduce lo que desde la medicina se ha llamado “cura”, como posibilidad biológica de recuperación ad integrum, sino que desde el comienzo se reconoce la cronicidad de dichos problemas, que acompañarán al los padecientes hasta su muerte. Esta característica, sumada a la falta de un agente causal identificable, ha determinado que el eje de intervención se construya sobre la responsabilidad del sujeto en vez de la responsabilidad del agente patógeno o de la enfermedad. Esta construcción ha hecho necesario el desarrollo de un trabajo interdisciplinario para abordar estas problemáticas tanto desde las explicaciones causales, como los procesos e intentos de tratamiento. La Psicología, como integrante de las llamadas Ciencias del Comportamiento, se ha incorporado a este espacio interdisciplinario que se despliega para intervenir sobre los nuevos emergentes patológicos, desde una posición 1 En el ámbito jurídico, se lo llama inversión de la carga de la prueba, donde el acusado desde el inicio es declarado culpable y debe demostrar su inocencia, en vez de tener que demostrarse su culpabilidad por parte de la justicia
  3. 3. protagónica, como disciplina pivote de las estrategias de acción para actuar a nivel poblacional, sobre todo desde la perspectiva de la “promoción y la prevención”. La marca más significativa de la impronta psicológica a este trabajo interdisciplinario, es el aporte del concepto de subjetividad presente en toda estrategia sanitaria que se desarrolla sobre los nuevos problemas de salud.. El objetivo de las estrategias para "atacar" las nuevas enfermedades es cambiar al sujeto, más específicamente su subjetividad. Para evitar la obesidad, hay que "atacar" la subjetividad del gordo; para las adicciones, la subjetividad del adicto, para la bulimia y anorexia la subjetividad del anoréxico y del bulímico, etc.. Es su subjetividad, la que ha llevado al enfermo a ser lo que es, o lo que no es, por lo tanto, la tarea es trasformar la subjetividad. Desde esta perspectiva, a partir de la falta de un agente causal que se pueda observar, medir y "atacar", los responsables directos de las enfermedades son los mimos sujetos que las padecen, descargándose sobre su subjetividad todo el arsenal de la promoción y la prevención, que en definitiva deviene terapéutico, ya que es para toda la vida. El gordo por más que haya adelgazado se sigue reconociendo como gordo, el anoréxico por más que haya recuperado peso sigue siendo anoréxico, lo mimo para el bulímico, para el adicto y el loco. Estas consideraciones nos llevan a preguntarnos: ¿A qué nos referimos cuando hablamos de subjetividad en los programas de promoción y prevención? Pero también, y a partir de la pregunta anterior: ¿A quién estamos haciendo responsable de las enfermedades? ¿A la subjetividad de los enfermos? Veamos cómo podemos abordar estos interrogantes. En las ciencias naturales, existe un fuerte consenso sobre los términos que se utilizan, a partir la escasa variación de su objeto de estudio desde una perspectiva estructural. Para la biología, términos como ADN, célula, mitocondria, tejido, órgano, cuerpo, etc, tienen un significado único, siendo su funcionamiento explicado a partir de leyes universales. En cambio, cuando desde la psicología se aborda el concepto de subjetividad, la situación se hace compleja por la gran variación del sentido y significado, en términos históricos y de teorías. Por lo que la discusión se traslada a un debate sobre si es individual o colectiva, adquirida o innata, si se puede objetivar, si es abordable desde lo cualitativo o es posible de ser cuantificada. Este debate, si bien interesante, nos aleja del objetivo de este trabajo, que es la forma en que se entiende u opera el concepto de subjetividad en los programas de promoción y prevención. Es interesante analizar el caso del embarazo en adolescentes, que es llevado a la categoría de cuasi enfermedad, ya que biológicamente involucra problemáticas de escasa relevancia, pero es socialmente donde se alzan las dificultades. Las adolescentes, sobre todo las escolarizadas, perturban a sus congéneres y a sus docentes, y es una vez nacido el niño donde aparecen los problemas específicamente económicos y culturales para criarlos. Desde el
  4. 4. Estado, se ataca el problema con programas de Salud Sexual y Reproductiva, responsabilizando a los docentes para inculcar la información necesaria para evitar nuevos casos y así disminuir la tasa de incidencia, introduciendo en la subjetividad de la adolescente la responsabilidad de solicitar el uso del preservativo a sus compañeros sexuales o tomar anticonceptivos. Por lo que si la adolescente ha recibido la información y no ha cumplido con la incorporación del nuevo hábito, es ella la responsable de su situación. En el caso del VIH- SIDA, ocurre una situación parecida, con el agravante que el estigma se asocia con supuestas desviaciones morales. Se hace aquí tangible el “conócete a ti mismo” 2, conociendo su situación serológica, de esa manera la persona que convive con el Vih podrá cuidarse y cuidar a los demás, estableciendo una barrera entre el padeciente y los otros. En el caso del supuesto sano, deberá considerar a todos como posibles enfermos, introduciendo una estrategia defensiva: el preservativo Nuevamente, como en el caso anterior, el responsable de no enfermarse y de mejorar la esperanza de vida es el propio individuo, quien será el responsable de ejercer el autocuidado. Oro ejemplo significativo son las adicciones en cualquiera de sus manifestaciones, donde el padeciente es responsabilizado, en algunos casos hasta penalmente, de no poder superar la causa de su problemática. Las estrategias de prevención, que en realidad son de rehabilitación, se despliegan sobre la idea de que debe ser el propio adicto, mediante el encierro, el que construya la voluntad de superar el hábito que por su adicción no puede controlar. Retomando la argumentación teórica desde la mirada filosófica, podríamos analizar la subjetividad con una perspectiva ontológica, haciendo referencia al sujeto individual, del francés: sujet, súbdito, al poder de otro.; y del latín: subiectus, sometido, dominado. Desde esta perspectiva, entenderíamos la subjetividad como una pérdida de la autonomía individual en favor de un otro que impone las normas. En cambio, desde el punto de vista de la ciencia, la subjetividad es una característica errática que los individuos ponen en juego al enfrentarse a un objeto, que no le permite develar su esencia. En este campo, la subjetividad es una propiedad humana que ha ser superada para llegar a ser un científico cabal. Por último, desde la psicología la subjetividad es la forma en que se evidencia el yo de los individuo, reflejando su manera de sentir, pensar y actuar. Podríamos hablar de subjetividad recién cuando el niño ha superado el complejo de castración y se ha producido la instauración de la ley. Desde estos puntos de vista, la subjetividad nos hace referencia a una condición de dependencia del individuo con respecto a un otro que podría ser la sociedad. A una situación de inmadurez, que el ser humano debe superar para poder llegar a una instancia superior, como podría llegar a interpretarse 2 Oráculo de Delfos
  5. 5. - desde cierta mirada- al científico. Y una condición de posibilidad, para poder responsabilizar de sus actos a los individuos, una vez que han alcanzado la conciencia de lo social . Tomando las ideas de Hegel, expresadas en su Ciencia de la Lógica3, el ciudadano, nivel singular del sistema de las ideas, se constituye como tal, una vez que ha aceptado y se comporta según las normas del Estado. Parecería que en las estrategias de promoción y prevención, es el padeciente el responsable del accionar de la sociedad organizada a través del Estado, en vez de ser éste la víctima de las normas instituidas. Veamos como se ha llegado a esta situación retomando los interrogantes iniciales: desde dónde se aborda la subjetividad en los programas destinados a los problemas de salud emergentes. Nos dice John. Watson: desde el Conductismo: "Para cambiar la personalidad debemos desaprender lo que se ha aprendido y aprender cosas nuevas, lo cual siempre constituye un proceso evolutivo. La indicación sería rehacer al individuo, modificar el medio ambiente y hacer que surja la necesidad de nuevos hábitos" [...] Antes que los estímulos puedan ejercer influencia es indispensable que se forme un hábito.[...] La personalidad es el producto final de nuestro sistema de hábitos" 4. Desde esta perspectiva, se ha instalado la idea que es posible operar sobre las personas como si sus hábitos fueran una decisión individual, pero también que el cambio de hábito se puede hacer de manera inocua, sin consecuencias. No constituye un problema, desde esta visión, la organización del sistema de hábitos,.Se sostiene que: a partir de las acciones que correspondan, sería posible transformar los hábitos hacia estándares aceptables, los que siempre serán interpretados como una forma de evolución deseada hacia el deber ser. Desde la teoría psicoanalítica, otros son los intereses teóricos, pero sin embargo podríamos identificar dos características que dejan su impronta en los programas de promoción y prevención, que son la idea que la subjetividad es un concepto individual y a la vez universal. Es individual porque es parte constitutiva y diferencial de cada ser humano, y es universal en la forma de ser manifestada y abordada. 5 3 HEGEL, G, Ciencia de la Lógica, Ed. Solar, bs. As. 1812/16 4 WATSON, J.V.(1947), El conductismo, Ed. Paidos, Bs. As. 1945 5 Como significado en el diccionario de Psicoanálisis de Jean Laplanche - Jean Bertrand Pontalis En la edición de 1981 dice: “Sub- jee- tive: 1- adj de ideas o sentimientos que existen en la mente, no producidos por elementos de fuera de la mente: no objetivo; 2- of arts dar la individual o personal forma de pensar o sentir; 3- gram . subjetividad (del latín subjetivus que se refiere al sujeto) concepto psicológico y filosófico. En general condición de lo subjetivo, en el sentido etimológico de lo que es inherente al sujeto humano en la dimensión de su interioridad, es decir, de las formas de conciencia que, según el psicoanálisis es el efecto de condicionamiento inconscientes. A nivel consciente, lo propio de la subjetividad es la autoconciencia conciencia de si mismo, por la que el hombre se percibe como una unidad siempre identificable y diferenciable respecto de los demás seres u objetos del mundo. Mediante esta conciencia de si el hombre es sujeto en un mundo de objetos pero mientras los objetos existen sin más, el sujeto establece de un modo consciente relaciones, finalidades, intencionalidad. El psicoanálisis ha descubierto que la subjetividad no sólo está constituida por la autoconciencia sino también y fundamentalmente por el inconsciente” . En el Diccionario de Psicología de Werner y Wilhem “Subjetividad en una cualidad de lo que existe solamente para el sujeto, para la conciencia del que experimenta. Es una característica esencial de los procesos psíquicos que sólo son conocidos por el sujeto
  6. 6. Así como en los programas tradicionales, el responsable de ejercer el control sobre las enfermedades, los individuos y la comunidad, era el Médico, en los problemas de salud actuales, se produce un corrimiento hacia la psicología, que es la que ejecuta el control a partir del manejo de la subjetividad de los individuos. Por lo tanto, las estrategias de promoción de la salud y prevención de la enfermedad, reproducen la característica común de responsabilizar al padeciente, profundizando el ejercicio del control ahora sobre los individuos que son culpabilizados por las mismas y declarados responsables de su expansión. Bibliografía Diccionario de la Lengua Española. Vigésimo primera edición Real Academia Española Madrid 1992 Diccionario enciclopédico ilustrado Gran OMEBA Bibliograf 1967 Diccionario general ilustrado de la lengua española VOX Bibliograf Barcelona España 1973 Evan, Dylan Diccionario Introductorio de Psicoanálisis Lacaniano Editorial Paidos Howard & Warren Diccionario de Psicología Ediciones EFE 1948 Lapanche, J.; Pontalis,J. B.: Diccionario de Psicoanálisis.: Lasa Barcelona ediciones 1972 y 1981 Platon, La República Fondo de Cultura Económica México 1985 Watson, J.V., (1947), El conductismo , Ed. Paidos, Bs. As. 1945 Werner Traxel: Wilhen Wite: Diccionario de Psicología 1981 Ediciones Herder 1981 directamente”. En el Diccionario introductorio de Psicoanálisis Lacaniano “Sujeto dice que Lacan (1945) distingue tres tipos de sujetos:1º está el sujeto impersonal, independiente del otro, el puro sujeto gramatical, el sujeto noético, el”se” de “se sabe que”; 2º está el sujeto recíproco anónimo que es totalmente igual y reemplazable por cualquier otro y que se reconoce como equivalente a otro; 3º está el sujeto personal cuya singularidad se constituye mediante un acto de autoafirmación “ Para Howar e Warren, “Subjetivo: depende del organismo individual que no admite registro por instrumentos físicos. No susceptible de comprobación por otros investigadores. Está localizado en el espacio psicológico dentro del cuerpo del observador. En psicología el término datos subjetivos y otros semejantes se usan en distintos sentidos según el autor que los emplea y con frecuencia sin discernimiento de modos preciso “

×