QUE APOYAMOS Y QUE NO APOYAMOS       LA HISTORIA QUE SE OCULTA       El Manifiesto de Liberación Popular (M.L.P) junto al ...
Aunque en el texto del proyecto de Ley de Control de Arrendamientos aprobado en laAsamblea Nacional, se simula la defensa ...
El modelo de la Ley plantea una paradoja patética: En la medida que el salario del trabajadorse deteriora por efecto de la...
Ninguna inversión de capital es una fuente infinita de enriquecimiento, excepto cuando elcapital es renovado. Los bienes s...
Esto dice exactamente, que, si en vía administrativa en la Dirección de Inquilinato o laSuperintendencia, la autoridad inq...
Esto nos indica que solo al año 2.008 el ahorro habitacional del trabajador podría haberalcanzado una cifra cercana a los ...
3.- Propiedad de la tierra       Este punto ha sido desarrollado ampliamente por nuestro movimiento. Partimos de lapremisa...
populares que son mayoritarios. Esta concepción no está muy alejada de la concepción de lademocracia representativa o demo...
presidido por Hugo Chávez. No desconocemos la existencia del “chavismo” como base icónica delos sectores populares que imp...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Que apoyamos y que no apoyamos

391 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
391
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
45
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Que apoyamos y que no apoyamos

  1. 1. QUE APOYAMOS Y QUE NO APOYAMOS LA HISTORIA QUE SE OCULTA El Manifiesto de Liberación Popular (M.L.P) junto al Comité Nacional de Los Sin Techo yotras organizaciones hermanadas en la lucha, hemos decidido asumir posiciones claras yterminantes respecto los problemas de la vivienda y el régimen inquilinario cuyas soluciones vienenderivando hacia nuevas formas de expoliación de las clases populares. Por principio, es claro que apoyamos ciertas partes de las soluciones planteadas por elgobierno nacional, debido a que fueron tomadas de nuestros propios documentos ypronunciamientos sin tomarnos en cuenta como movimiento. Nuestro movimiento despejó, comosabe todo el país revolucionario, el oscuro ambiente de los grupos sociales desapropiados, que pormedio de la ocupación inmobiliaria y del arrendamiento inmobiliario sobrevivían atenazados pordiversos factores de poder político y económico. Fue nuestro movimiento el que en el mes de junio del 2.010, impulsó la doctrina deacatamiento del Pacto de San José en materia de vivienda y sobre todo en el aspecto del desalojoinmobiliario, mediante un Recurso de Colisión Normativa donde se exigió el cumplimiento de laobligación del Estado, de garantizar una vivienda alternativa a todos los ciudadanos que pordiversas razones hubieren incurrido en causales de desalojo, como lo exige el Pacto de San José.Pedíamos la suspensión de toda sentencia que no contuviera la disposición de las personasdesocupadas, en otros destinos de vivienda alternativa. Aunque el Recurso como tal fue engavetado en las oficinas del TSJ, sin embargo este altotribunal tomó la referencia y mediante una decisión administrativa de la Comisión Judicial,instruyó a todo Juez de la República, la suspensión de toda medida de desalojo mientras estuvierevigente la emergencia habitacional decretada por la Presidencia de la República. Fue nuestro movimiento el mismo que en mes de junio del 2.010, introdujo ante laSecretaría de la Asamblea Nacional, un Proyecto de “Ley Especial de Renta Inmobiliaria Urbana”,que busca la transformación radical de las relaciones arrendaticias, basada en una concepciónsocialista de la renta inmobiliaria. Este proyecto había sido el fruto de un conjunto de seminarios oforos de discusión popular. Aunque nuestro proyecto fue engavetado en las oficinas de la Directiva de la AsambleaNacional, de su texto fueron tomados imágenes conceptuales para la elaboración burocrática de unaLey de Control de Arrendamientos, que fue aprobada en la Asamblea Nacional.
  2. 2. Aunque en el texto del proyecto de Ley de Control de Arrendamientos aprobado en laAsamblea Nacional, se simula la defensa del inquilino y se contiene la disposición de la viviendaalternativa para el afectado de desalojo, la razón general de esa Ley es contraria diametralmente alos principios socialistas y revolucionarios que hemos venido sosteniendo y que suscribimos ennuestro proyecto de Ley de Renta Inmobiliaria Urbana. El proyecto que se aprobó es una normativadirigista y burocrática, colocando un poder discrecional en un nuevo organismo público queconculca la participación popular con el fin de usar el Estado como garante de relacionesarrendaticias de carácter capitalista. En forma puntual, la Ley de Control de Arrendamientos, basa la renta en una concepcióncapitalista del valor inmobiliario. El sistema de establecimiento del valor inmobiliario a los efectosde calcular anualmente la renta o canon, consiste en obtener el supuesto "valor de reposición" delinmueble en el año que se trate, y aplicarle una cuota de depreciación conforme a la antigüedad dela edificación, en base a una "tabla" inicialmente contemplada en la ley pero que fue omitida paraser aplicada en la vía administrativa sin discusión legislativa. Obtenido ese valor llamado “actual” del inmueble, se calcula la renta máxima que debe sercobrada por el propietario o arrendador, de acuerdo al número de unidades tributarias en que seconvierta el valor inmobiliario. La cuota de depreciación se incrementa cada año en 1%, de manera que en el primer año deun inmueble el valor de reposición que se le “reconoce” al propietario a los efectos de calcular larenta, es casi el mismo (99%). Dicho reconocimiento va disminuyendo año a año en 1%. De maneraque a los diez años, por ejemplo, el modelo reconoce aproximadamente el 95% del valor dereposición del inmueble. Pero, el valor de reposición en la Ley depende de la inflación de los bienes y serviciosinsumidos en la construcción. Con un valor de reposición sumamente incrementado por la inflación,al aplicarle las cuotas de renta, tendremos que un inquilino que comenzó pagando cuotas modestas,al cabo de los años estará pagando cuotas siempre más altas de renta. Esto ocurrirá indefectiblemente, porque mientras la tasa de depreciación se incrementa alaño en proporciones pequeñas, la tasa de apreciación del valor inmobiliario se incrementa enproporciones altas definidas por la tasa de inflación de los bienes y servicios insumidos en laconstrucción. Al aplicarle la renta máxima de su categoría, el canon de arrendamiento subirá añotras año indefectiblemente al ritmo de la inflación menos una depreciación proporcionalmentepequeña.
  3. 3. El modelo de la Ley plantea una paradoja patética: En la medida que el salario del trabajadorse deteriora por efecto de la inflación, se le impone pagar un incremento del canon dearrendamiento. El modelo no es otro que el que siguen la mayoría de los regímenes capitalistas de AméricaLatina, llamado modelo Ross-Heidecke, dos estadísticos alemanes que formularon un diseño devalorización de activos físicos en condiciones de depreciación. Pero hay un detalle: El método Ross-Heidecke es tolerable en valores que constituyen costosde producción. Esto tiene sentido, porque bienes de capital de lenta amortización empleados en laproducción de bienes y servicios, deben ser avaluados por los costos de reposición del bien menossu depreciación en el tiempo. De otra forma, no se tendría medida real del valor del nuevo productoque se va a crear. Un apartamento o casa no es un costo de su propietario. ¿Cuál es la diferencia?. Que un bien de capital (máquinas) despliega su valor en un hecho productivo, un edificio nolo hace. La tasa de rentabilidad de las máquinas depende directamente de la cantidad y calidad deese "desplegar" el valor. Su valor es transferido al nuevo producto, y con ello a la sociedad, por suvalor, dentro de un nuevo producto que constituye un valor agregado a la sociedad. En el caso del edificio no es así. Ese edificio tuvo un costo de producción, representado enlos elementos que lo constituyen materialmente. Es cierto que reponer un edificio similar puedesignificar un costo mucho mayor. Y que el propietario de ese nuevo edificio tiene derecho a percibirla renta derivada de ese nuevo valor. Pero en el edificio nuevo, no el viejo cuyo valor es supuestosobre la base del costo de reposición. El edificio viejo lo que posee es su mismo costo de producción, no hay nuevo valoragregado, no hay trabajadores que vayan a percibir algo de ese nuevo valor indexado que sepretende hacer del edificio. La indexación de esos bienes es solamente una manipulación deespeculadores parasitarios. Para los revolucionarios la fuente del valor es el trabajo, no las nubesteóricas del neoliberalismo. El nuevo valor del edificio viejo, por no tener una correspondencia económica real,introduce un elemento inflacionario, y las agregaciones de valor serán pagadas finalmente porquienes se obligan a sufragar la renta inmobiliaria.
  4. 4. Ninguna inversión de capital es una fuente infinita de enriquecimiento, excepto cuando elcapital es renovado. Los bienes sometidos a esa ficción de valorización infinita devienen en factoresparasitarios del resto de los sectores productivos. Pero los neoliberales quisieron introducir en todo el mundo, un modelo de amortizacióninfinita del capital inmobiliario; consistente en la actualización permanente de los valoresinmobiliarios y el recálculo de la cuota de amortización de los compradores. Hubo varios modelos,entre ellos el llamado método mexicano, cuota-balón, etc. Fracasado el intento de introducir el método en las transacciones de compra-venta, se hanconformado con introducirlo en las transacciones de arrendamiento de inmuebles. Pero en la Ley deControl de Arrendamientos, ese incremento infinito de valor se proyecta sobre los eventualesvalores de compra-venta de los inmuebles. Con este método se pretende hacer pagar al comprador (o al arrendatario) una valorizacióndel inmueble que resulta de la inflación típica de las economías capitalistas. Afortunadamente estofracasó en todo el mundo. Pero son las trampas de los cultores del capitalismo salvaje, a quienes lossacamos por una puerta y se meten por una ventana. Fueron derrotados con la derogación del sistema de cuota-balón, en una lucha llevada acabo por reconocidos camaradas de lucha, y ahora intentan meterse con esta Ley de Control deArrendamientos. La Ley es un fraude al inquilino. No por las razones que la ultraderecha anda alegando, sinoporque en realidad está diseñada para favorecer a los perceptores de la renta, en medio de una falsaretórica socialista. Pero el pueblo organizado tiene sus propias razones para rechazar la ley, yesperará que sea enviada a Miraflores para su promulgación, para intentar evitar que seapromulgada, y solicitar que sea devuelta para corregir los adefesios que pretendió implantar ciertabanda inquilinaria de difuso rostro. Y no hemos mencionado el asunto del procedimiento judicial en caso de que el arrendadordemande el desalojo del inquilino. Basta decir que hay una norma sumamente curiosa, el artículo117 de ese proyecto de Ley, que dice: …” Artículo 117° Aquel que sea demandado por la primera causal de este artículo yque luego de agotada la vía administrativa, se determine que la causa de la falta de pago esenteramente imputable al arrendatario y/o arrendataria, éste perderá en forma inmediatatodos los derechos consagrados en esta Ley y la demanda se hará con el procedimiento breveestablecido en el procedimiento código civil.”…
  5. 5. Esto dice exactamente, que, si en vía administrativa en la Dirección de Inquilinato o laSuperintendencia, la autoridad inquilinaria establece que la causal de incumplimiento es la falta depago del inquilino, entonces ese inquilino PIERDE EN FORMA INMEDIATA TODOS LOSDERECHOS CONSAGRADOS EN LA LEY….!! Esto es insólito. Es un caso de discrecionalidad absoluta sobre el inquilino consagrado en lavía administrativa para la nueva Superintendencia. Esta norma daría por resultado que aquellos que hayan caído en insolvencia durante cuatro(4) meses, serían sustraídos del régimen inquilinario, carecerían de norma inquilinaria, dejarían deser sujetos inquilinarios. La Ley los convierte en parias inquilinarios, y probablemente se lesrepute de invasores, tal como lo conceptúan los sectores más reaccionarios de la burguesía urbana. Ahora, nuestro movimiento desde hace años ya, ha tomado posiciones claras revolucionariasfrente al problema general de la vivienda, que toca este subconjunto de la renta inmobiliaria. Lohemos desagregado conforme el siguiente esquema, que tiene una variable transversal que es elapoderamiento de las clases trabajadoras del modo de producción de viviendas. EL PENTAGONO INMOBILIARIO 1.-Capital En este punto hemos formulado y publicado críticas fundamentales al actual uso de losfondos y/o capitales destinados a la producción de viviendas. Esto es necesario dirimirlo con muchamás transparencia de la actual, debido a que los grandes fondos de vivienda se originan en el aportesalarial de los trabajadores y de patrones al Fondo de Ahorro Habitacional. Este es un fondo quetiene más de dos décadas, y hasta ahora nadie ha dado cuenta clara del uso de este fondo. Bastadecir que el 1% del volumen de remuneraciones salariales en los últimos años ha sido la siguiente: Año Trabajadores PIB( MM Bs) Remuneración Ahorro Ahorro Ocupados (MM Bs) Habitacional acumulado (MM Bs) (MM Bs) A PRECIOS CONSTANTES 1981 4.225.783 285.208 119.642 1.196 1.196 1990 6.528.937 2.279.261 699.402 6.994 8.190 2000 9.429.777 79.655.692 26.163.051 261.631 269.821 2002 9.981.173 107.840.166 35.636.585 356.366 626.187 2005 10.920.509 304.086.815 86.744.208 867.442 1.493.629 2008 12.041.709 686.801.737 192.382.310 1.923.823 3.417.452
  6. 6. Esto nos indica que solo al año 2.008 el ahorro habitacional del trabajador podría haberalcanzado una cifra cercana a los ochocientos mil millones de dólares (al cambio de 4,30), contandosolamente desde 1981, y sin sumar el aporte patronal al sistema. ¿Cuál es el balance de este ahorro habitacional, desconocido, encriptado, para elproletariado? Por ello se hace ineludible, una reforma del marco jurídico que haga público el manejo delfondo de ahorro habitacional. Una reforma que coloque el poder de las clases populares sobre esefondo; no a burócratas de turno. Porque ese fondo es una cuota del sudor del trabajador, descontadasemana a semana del salario de hambre que de por si ya posee el trabajador venezolano. Ese fondono es sino un fondo de plusvalía conculcada acumulada de los trabajadores. 2.- Estructura Técnica y jurídica Como es lógico, al tocarse el problema fundamental del capital, emerge la necesidad detransformar radicalmente las estructuras técnica y jurídica del modo de producción de viviendas yobtención de renta inmobiliaria. En primer orden, el concepto transversal es el de una producción destinada al desarrollohumano y no a la obtención de ganancia mercantil. Se requiere una estructura técnica de produccióna estos fines, cambiando patrones de uso de los insumos, localización de los urbanismos, asignaciónde la producción, obtención y distribución de excedentes financieros, y otros elementosfundamentales. Bajo la premisa de que los trabajadores cuentan con su propio fondo de capital para elfinanciamiento de la producción de viviendas, se plantea la minimización de la obtención deganancias en el financiamiento. El capital debe ser reproducido en sus niveles racionalmente justos,a tasas mínimas de interés, incluso contemplando tasas nulas de interés. El valor inmobiliario así obtenido, permitirá que las valorizaciones futuras de los bienesinmobiliarios sean aprovechadas por el mismo trabajador adquiriente o el arrendatario de esosbienes. Pero además, la transformación de la estructura técnica debe inducir la creación de unidadesde producción inmobiliaria que sean propiedad de los trabajadores, de libre iniciativa socialista,eliminando la especulación capitalista de la plusvalía del trabajador.
  7. 7. 3.- Propiedad de la tierra Este punto ha sido desarrollado ampliamente por nuestro movimiento. Partimos de lapremisa revolucionaria, de reconocer como valor de la tierra el valor de las actividades que sedesarrollan sobre el suelo. La tierra es un don de la naturaleza que pertenece en común a todos losseres humanos. Para hacer operativa esta premisa, se hace necesario descartar un valor autónomodel suelo diferente al valor del capital fijo inmobiliario incorporado en él. Concebir un valor delsuelo diferente al valor de la renta del capital desarrollado en él, es duplicar artificialmente el valorinmobiliario. Esto cobra mayor significación con las tierras que pertenecen a la Nación bajo distintasmodalidades, administradas por el poder público. Sostenemos que las tierras del dominio públicodeben ser distribuidas y que todo venezolano tiene el derecho a una dotación mínima del suelo. Esodebe hacerse concreto en programas inmediatos de asignación. Pensamos que de continuar laresistencia del Estado a la asignación de la tierra, se hace necesario un llamado a la toma general dela tierra por los trabajadores. 4.- Estado de los conocimientos Nuestro movimiento ha asumido como tarea fundamental, el proceso de conocimientos en laproducción de viviendas, comenzando por el modo de apropiación y control de las condicionesproductivas, hasta las formas de realización definitiva del nuevo modo de producción habitacional. El estado actual de los conocimientos es objetivamente precario. Se hace necesaria laconcepción de planes estratégicos de desarrollo inmobiliario o desarrollo urbano en general. Laconcepción predominante en los instrumentos de emergencia que el gobierno ha dictado, no estárespaldada en una visión integral de desarrollo socialista, especialmente en cuanto al equilibrioterritorial. Nuestro movimiento promueve el uso de los recursos en la creación de nuevas urbes y noen la saturación de las ciudades ya existentes. La creación de la urbe es un objetivo que puede ser alcanzado parcialmente mediante laextensión de las ya existentes, generando nodos de desarrollo que se van uniendo con medios decomunicación modernos, y que pueden llegar a configurar polos de desarrollo. 5.- Participación de otras clases sociales Hasta ahora se ha impuesto la idea de una democracia participativa con el sentido de unEstado que dirige los procesos y un poder económico representado en la Burguesía, que dirige otrosprocesos, como en suerte de condominio nacional, permitiendo una participación de los sectores
  8. 8. populares que son mayoritarios. Esta concepción no está muy alejada de la concepción de lademocracia representativa o democracia formal. Por el contrario, la clase mayoritaria, que en cierta forma se expresa en nuestro movimiento,postula la ecuación del poder en forma diferente. La clase mayoritaria de trabajadores manuales eintelectuales, se percibe y asume como la clase llamada a dirigir los procesos, permitiendo laparticipación de clases minoritarias y de la burocracia estatal. Esta relación es opuesta totalmente a la que se ha estado imponiendo como relacióndominante y que ha impulsado el drenaje de las luchas populares hacia los mecanismos einstrumentos del Estado, distrayendo no solo las conquistas fundamentales sino neutralizando lacapacidad de combate de la clase mayoritaria en su lucha por el poder. Por ello, el modo de producción de bienes inmobiliarios, que planteamos, supone comocondición primera e inexcusable, el poder sobre las decisiones de inversión, producción yrealización de esos bienes inmobiliarios. Los mecanismos estatales deben disponerse comoinstrumentos al servicio del nuevo modo de producción inmobiliaria, y no al contrario. Esto tiene lasencilla razón en que los capitales de inversión inmobiliaria existen en el ahorro habitacional de laclase mayoritaria, aunque están capturados por la burocracia estatal y los sectores financierosprivados. Estos sectores deben entregar materialmente a la clase mayoritaria esos capitales. Esta premisa no niega sino que confirma la necesidad y disponibilidad de la clasemayoritaria, para permitir la participación de clases minoritarias, sobre todo aquellos grupos quepresenten su capacidad teórica y técnica para coadyuvar a la eficiencia y la eficacia del nuevo modode producción inmobiliaria. Son necesarios aquellos grupos profesionales, técnicos, empresariales,que estén dispuestos a participar con la clase apoderada mayoritaria en el nuevo proceso, derivandode ello no solamente una posición histórica relevante y reconocida, sino los beneficios materialestangibles que se correspondan racionalmente con su aporte intelectual y material. Lo que el nuevomodo de producción inmobiliaria no puede tolerar es la percepción de beneficios que se justifiquenen los mitos liberales o neoliberales que señalan predestinaciones a las clases burguesas y pequeñoburguesas. Similar previsión corresponde a la burocracia estatal. EL COMPROMISO REVOLUCIONARIO Nuestro movimiento y los que apoyan este manifiesto, tienen un compromiso revolucionarioesencial. Parte de este compromiso se refiere al apoyo que en forma natural se da al actual gobierno
  9. 9. presidido por Hugo Chávez. No desconocemos la existencia del “chavismo” como base icónica delos sectores populares que impulsan las luchas revolucionarias. La burguesía ha pretendido destruir el “chavismo” por considerarlo revolucionario; pero laBurguesía está dispuesta a tolerar si no el “chavismo”, cualquier caudillismo o liderazgo relevante,siempre que no sea revolucionario. Lo que molesta o perturba a la Burguesía es el carácterrevolucionario de quienes se definen como “chavistas”. Es claro que muchos autodefinidos “chavistas” no son auténticos revolucionarios. Por ello laBurguesía conserva la esperanza de poder cambiar el carácter revolucionario del “chavismo”. Nuestro movimiento impulsa, no tanto que los revolucionarios se definan como “chavistas”,sino que los chavistas expulsen los residuos de pensamiento capitalistas y se preparen en lacomprensión de la teoría revolucionaria y socialista. Este impulso es imprescindible para garantizarque el capitalismo no se reproduzca desde el aparato mental de las personas, y para que se produzcala ruptura ideológica definitiva con el modo de producción capitalista no solo en el áreainmobiliaria sino en el modo de producción general. Ello significará un modo de producciónideológica, un modo de producción del pensar y razonar auténticamente socialista. Ante esta coyuntura inmobiliaria, en consecuencia, insistimos en la necesidad de pensarestructuralmente, en función de los objetivos fundamentales, que no deben ser postergados nidistraídos, del cambio en el modo de producción capitalista.. . El presente documento fue discutido y aprobado por los integrantes de nuestro movimiento,suscriben por ellos: Por el MLP y el Comité Nacional de Los Sin Techo: MAXIMO FERNANDEZ- Coordinador General del MLP y Secretario del Comité Nacionalde Los Sin Techo. EDGARDO GONZALEZ MEDINA- abogado del Comité Nacional de Los Sin techo. Siguen firmas.

×