La ratita 
presumida
Érase una vez un pueblo muy bonito. 
Y en el pueblo había una casa de 
color rosado donde vivía una ratita 
muy coqueta. 
...
Una mañana, cuando estaba barriendo y 
cantando, vio algo que brillaba en el suelo.
Llena de alegría, 
recogió una 
moneda!, y dijo: 
-¡Que suerte! Con esta moneda 
redonda y dorada, ¿qué podría 
comprar? ¿...
Y siguió pensando: ¿Acaso un traje de fina 
seda?...pero luego 
tendría mucho que 
planchar, mejor otra 
cosa.
Por fin se decidió y se fue corriendo a la 
tienda y para comprar un hermoso lazo de 
terciopelo rojo, que se puso en la c...
Por la tarde, la ratita salió y se 
sentó ante el portal de su casa, 
para lucir su nuevo lazo y 
presumir ante todo el qu...
El primero que pasó fue un burro que, 
al verla tan elegante, exclamó: 
Ay, ratoncita mira que 
paso por aquí cada día, 
p...
El burro impresionado por la 
ratita le pidió matrimonio pero 
esta no estaba segura y le dijo 
que no. 
Muchas gracias 
s...
Poco después pasó un gallo que, al 
verla tan guapa, se entusiasmó: 
Ay, ratoncita, tanto tiempo 
hace que te veo en el 
p...
El gallo pensó que las tenía 
todas consigo y aleteó: 
-¿Te casarías conmigo? 
Pero la ratita se volvió a 
negar. 
Oh, qué...
Al día siguiente 
pasó un gato que 
se detuvo y dijo: 
Muy buenas tardes, hermosa 
Ratita, nunca me había fijado 
en lo bo...
La ratita presumida estaba más contenta que 
nunca, ya que tenía muchos pretendientes 
para casarse con ella.
Pero la ratita le volvió a decir que no.
Pero un día cuando 
se despertó y fue a 
ponerse su lacito, la 
ratita vio que había 
desaparecido, 
entonces la ratita se...
Desde que no tenía su lacito, todos sus pretendientes habían dejado de 
ir a verla, lo que hizo que la ratita se pusiera m...
Ratoncito al ver a la ratita tan triste decidió regalarle un lacito nuevo.
Con su lacito nuevo todos los admiradores de la 
ratita volvieron pero ella ya no estaba 
interesada en ellos, porque se h...
En cambio Ratoncito siempre 
había querido a la ratita 
presumida, sin importar lo que 
tuviera. Se acabaron casando y 
vi...
Colorín 
colorado este 
cuento se ha 
acabado.
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La ratita presumida

2.148 visualizaciones

Publicado el

Cuento ratita presumida

Publicado en: Educación
0 comentarios
3 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.148
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
30
Acciones
Compartido
0
Descargas
48
Comentarios
0
Recomendaciones
3
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La ratita presumida

  1. 1. La ratita presumida
  2. 2. Érase una vez un pueblo muy bonito. Y en el pueblo había una casa de color rosado donde vivía una ratita muy coqueta. Cada día limpiaba toda su casita y luego salía a barrer el portal, mientras cantaba.
  3. 3. Una mañana, cuando estaba barriendo y cantando, vio algo que brillaba en el suelo.
  4. 4. Llena de alegría, recogió una moneda!, y dijo: -¡Que suerte! Con esta moneda redonda y dorada, ¿qué podría comprar? ¿Tal vez caramelos de menta o de fresa? Pero mejor no, porque mis dientes se estropearían.
  5. 5. Y siguió pensando: ¿Acaso un traje de fina seda?...pero luego tendría mucho que planchar, mejor otra cosa.
  6. 6. Por fin se decidió y se fue corriendo a la tienda y para comprar un hermoso lazo de terciopelo rojo, que se puso en la colita.
  7. 7. Por la tarde, la ratita salió y se sentó ante el portal de su casa, para lucir su nuevo lazo y presumir ante todo el que pasara.
  8. 8. El primero que pasó fue un burro que, al verla tan elegante, exclamó: Ay, ratoncita mira que paso por aquí cada día, pero nunca me había dado cuenta de ¡lo bonita que eres!
  9. 9. El burro impresionado por la ratita le pidió matrimonio pero esta no estaba segura y le dijo que no. Muchas gracias señor burro, pero todavía no se si casarme con usted.
  10. 10. Poco después pasó un gallo que, al verla tan guapa, se entusiasmó: Ay, ratoncita, tanto tiempo hace que te veo en el portal, pero hasta ahora no había caído en lo bonita que eres.
  11. 11. El gallo pensó que las tenía todas consigo y aleteó: -¿Te casarías conmigo? Pero la ratita se volvió a negar. Oh, qué amable eres, amigo gallo, muchísimas gracias., pero no sé si quiero casarme contigo.
  12. 12. Al día siguiente pasó un gato que se detuvo y dijo: Muy buenas tardes, hermosa Ratita, nunca me había fijado en lo bonita que eres, ¿quieres casarte conmigo?
  13. 13. La ratita presumida estaba más contenta que nunca, ya que tenía muchos pretendientes para casarse con ella.
  14. 14. Pero la ratita le volvió a decir que no.
  15. 15. Pero un día cuando se despertó y fue a ponerse su lacito, la ratita vio que había desaparecido, entonces la ratita se puso muy triste.
  16. 16. Desde que no tenía su lacito, todos sus pretendientes habían dejado de ir a verla, lo que hizo que la ratita se pusiera más triste. Frente a la casa de la ratita presumida vivía Ratoncito, que llevaba mucho tiempo enamorado de ella en silencio. Se dedicaba a admirarla desde su ventana pero no se atrevía a confesarle su amor.
  17. 17. Ratoncito al ver a la ratita tan triste decidió regalarle un lacito nuevo.
  18. 18. Con su lacito nuevo todos los admiradores de la ratita volvieron pero ella ya no estaba interesada en ellos, porque se había dado cuenta de que sólo se habían fijado en ella por su lacito.
  19. 19. En cambio Ratoncito siempre había querido a la ratita presumida, sin importar lo que tuviera. Se acabaron casando y viviendo felices en su casita.
  20. 20. Colorín colorado este cuento se ha acabado.

×