BIOGRAFIA DE RENOIR.Pierre-Auguste Renoir nació en Limoges el 25 de febrero de 1841, siendoel penúltimo de cinco hijos. Su...
Fue allí donde Renoir aprendería a pintar con pinceles flexibles, redondosy afilados, y con colores fluidos. Toda su vida ...
Inicio de su andadura artísticaLa amistad de Renoir con Laporte, amigo desde la infancia, llevó a Renoir aentrar, con 21 a...
En el verano de 1865, en compañía de Sisley, Renoir tomó un bote de velaSena abajo hasta Le Havre, para contemplar allí la...
en gran medida a los primeros éxitos de los pintores de Batignolles fuePaul Durand-Ruel, que demostró tener instinto para ...
se llamaron a ellos mismos por ese mote. Pero una vez más los críticos delos periódicos más importantes se burlaron y nadi...
española. Ese año surgió el reconocimiento público. Durand-Ruel organizóuna exposición especial con 110 cuadros suyos, y p...
Residió en 1899 en Magagnosc, cerca de Grasse, y en 1902 en Le Cannet,cerca de Cannes. En 1901 vino al mundo su tercer hij...
cuidó, hasta que, anímicamente muy afectada, murió en 1915. El primerverano de la posguerra Renoir visitó su tumba en Esso...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Bibiografia de renoir

211 visualizaciones

Publicado el

Hola, soy Laura Conde Pérez, de 2ºA.
Aquí os dejo la vida del gran pintor Renoir

Publicado en: Dispositivos y hardware
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
211
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Bibiografia de renoir

  1. 1. BIOGRAFIA DE RENOIR.Pierre-Auguste Renoir nació en Limoges el 25 de febrero de 1841, siendoel penúltimo de cinco hijos. Su padre era un modesto artesano que, antelas dificultades del sustento, se trasladó con su familia a París en 1845,cuando Renoir tenía cuatro años. Nunca más volvería nuestro artista aponer los pies en su ciudad natal.En París se instaló la numerosa familia en una casa ubicada en el recintodel Louvre, y los padres inscribieron al joven Pierre en la escuelamunicipal, donde sus profesores le regañaban continuamente por dibujarmonigotes en su cuaderno durante las clases. Sus padres vacilaron entreorientar la educación de su cuarto hijo hacia la pintura o hacia la música,actividad esta última a la que su maestro de solfeo, Charles Gounod,maestro de coro de la capilla de San Roque, aconsejaba se dedicase.Finalmente, la balanza se inclinó hacia la opción de "artista", esta vez enla versión del dibujo aplicado a la industria de la porcelana, especialidadde Limoges. Dotado como lo está, Pierre-Auguste será decorador deporcelana y tendrá un buen oficio. Ingresa pues, a los trece años comoaprendiz en un taller de pintura de porcelana, con la esperanza de entraralgún día en la célebre Manufactura de Sèvres. Su labor consistía enadornar con ramitos de flores piezas de fondo blanco, pagándole por ellocinco céntimos por la docena. Luego, una vez más suelto en su oficio,cambió las flores por las figuras, aunque siempre al mismo precio.
  2. 2. Fue allí donde Renoir aprendería a pintar con pinceles flexibles, redondosy afilados, y con colores fluidos. Toda su vida conservaría la costumbrede sacar partido de la limpidez de un color que deja transparentar elfondo, sobre el cual está puesto y con el que juega en lugar deesconderlo.Su jornada de trabajo en la fábrica comenzaba a las ocho y tenía undescanso de diez a doce, el cual aprovechaba nuestro protagonista parair al Louvre para copiar telas antiguas. En uno de estos recreos, Renoirdescubrió la Fuente de los Inocentes, de Jean Goujon, y con ella, sufascinación por la plástica escultórica.Así, desde la edad de catorce años, el joven Renoir se siente atraído pordos predilecciones que marcarán su obra: la escultura plástica del cuerpofemenino y la de los colores límpidos que actúan por transparencia.Pero tres años más tarde, a los diecisiete, el entusiasta pintor vedesmoronarse el sueño de su porvenir. Los recursos mecánicos dereproducción ponen en peligro la profesión de pintor en porcelana yamenazan con arruinarla. Ha de buscar otro oficio. "Entonces me puse apintar abanicos. ¡Las veces que habré copiado el Embarque hacia Citera.De tal modo, los primeros pintores con los que me familiaricé fueronWatteau, Lancret y Boucher. Con más precisión, diré que la Diana en elbaño de Boucher es el primer cuadro que me haya sobrecogido, y toda mivida he continuado amándolo como se recuerdan siempre los primerosamores..."Pero pronto habrá de buscarse otro trabajo que le de para vivir, y pintapaneles de los que utilizan los misioneros como vidrieras portátiles. Sudestreza le permite esbozar el tema sin el previo encuadre practicadopor los otros, de modo que realiza mucho más rápidamente un trabajopagado a destajo. Pero para gran desconsuelo del patrón que, pararetenerlo llega hasta prometerle la herencia del negocio, en cuantoRenoir pudo tener suficiente dinero ahorrado, abandonó ese trabajolucrativo para pintar lo que le gustaba.Entonces, sin dejar de seguir los cursos de la Escuela de Bellas Artes, de1862 a 1864, entra en el taller del pintor Gleyre, donde en breve entablarelaciones con Bazille, Sisley y Monet, que también trabajaban allí ydonde se estudiaba con modelo vivo.
  3. 3. Inicio de su andadura artísticaLa amistad de Renoir con Laporte, amigo desde la infancia, llevó a Renoir aentrar, con 21 años, en el taller de Gleyre para aprender la pintura:"¡Cuánto agradezco a Laporte el haberme persuadido a adoptar unaresolución que, no tan sólo ha hecho de mí un pintor, sino a la cual debo elhaber entrado en contacto con mis futuros amigos, tales como Monet,Sisley y Bazille!", contaba Renoir a Vollard, un conocido marchante ybiógrafo suyo.Renoir, domiciliado entonces en casa de Laporte, en la place Dauphine,ingresa en el Beaux-Arts, escuela de arte, en abril de 1862. En otoño,mientras cumple un período de servicio militar, Bazille, Monet y Sisleyllegan al taller de Charles Gleyre. En los años siguientes, surge unaamistad histórica, ampliada, gracias a Bazille, con Cézanne, Pissarro yGuillaumin, alumnos del estudio Suisse, la cual se centra en la admiracióncompartida por Delacroix y Manet.Cuando Gleyre dejó sus clases a causa de la edad, a principios de 1864,Renoir y sus amigos siguieron trabajando sin nadie que les dirigiera. En laprimavera Monet llevó a sus camaradas a la aldea de Chailly-en-Bière, enel bosque de Fontainebleau, para hacer juntos unos estudios en lanaturaleza. Treinta años antes algunos pintores habían empezado aretratar por primera vez en la pintura la pequeña belleza de humildesrincones de los alrededores de París. Por su lugar principal de estanciajunto al bosque de Fontainebleau se les llamó los pintores de Barbizon.Algunos de ellos, como Camille Corot o Narcise Diaz, aun trabajaban allí.Pronto, Renoir y Diaz se harían amigos.Renoir presentó un trabajo suyo por primera vez al Salón de 1864, y fueadmitido: Esmeralda, bailando con su cabra.
  4. 4. En el verano de 1865, en compañía de Sisley, Renoir tomó un bote de velaSena abajo hasta Le Havre, para contemplar allí las regatas que aquellosartistas habrían de elevar años más tarde a motivo favorito de su pintura,y para pintar desde el bote el río y sus orillas. El Salón aceptó otra vezlos envíos de Renoir, pero el año siguiente el jurado dio un veredictomucho menos favorable. Empezaba la verdadera y ardua lucha por imponerlas nuevas ideas artísticas. El jurado del Salón de 1867 fue especialmentesevero y rechazó la Diana de Renoir (arriba), aunque en los tres añossiguientes consiguió colocar sus cuadros.Primeros éxitos impresionistasEstos pequeños éxitos no salvaron a Renoir de la escasez material. Susahorros estaban agotados hacía tiempo. Su amigo Bazille, que gozaba deuna situación acomodada, le procuró alojamiento en su estudio, y juntospintaron postales para ganar algo de dinero.Los años posteriores a la perdida guerra francoprusiana fueronsorprendentemente de una gran prosperidad económica en Francia. Losprecios de los cuadros aumentaron, y hasta en algunos casos se vendieronpinturas impresionistas por sumas de dinero inesperadamente elevadas. Elhombre por cuyas manos pasó buena parte de ese dinero y que contribuyó
  5. 5. en gran medida a los primeros éxitos de los pintores de Batignolles fuePaul Durand-Ruel, que demostró tener instinto para apreciar la calidad deaquella pintura y mucha valentía. La parisienne, 1874Acogió a los pintores rechazados por la crítica oficial y durante estosaños compró sus cuadros pacientemente, pese a que debió esperar alfuturo para obtener beneficios. En 1870 había conocido en Londres aPissarro y a Monet y también había descubierto en 1873 a Renoir.Ciertamente no pagaba mucho por sus cuadros, pero para un hombre en lasituación de Renoir incluso la más mínima venta era algo importante.El año 1873, sin embargo, Durand-Ruel se vio obligado a restringir laayuda que prestaba a Renoir y a sus amigos. Los pintores formaron una"Société anonyme coopérative", y el 15 de abril de 1874, en los localesrecién desalojados del fotógrafo Nadar, abrieron su propia exposición. Lanueva escuela ya tenía en circulación su mote de impresionistas.En abril de 1876 los impresionistas expusieron juntos por segunda vez, enesta ocasión en la galería de Durand-Ruel, pero la crítica tampoco fuefavorable.En abril del año siguiente, expusieron por tercera vez y, por primera vez,
  6. 6. se llamaron a ellos mismos por ese mote. Pero una vez más los críticos delos periódicos más importantes se burlaron y nadie compró.Renoir no presentaría nada a las exposiciones de los impresionistas de losaños 1879, 1880 y 1881. Entre él y sus viejos camaradas habíadesacuerdos, que en parte tenían que ver con la política. Él detestaba elanarquismo de algunos pintores como Jean François y Armand Guillaumin,y tampoco compartía las ideas socialistas de Pissarro.Su gloriosa y trágica vejezLos treinta últimos de la vida de Renoir están impregnados de un caráctertrágico personal. Llenos del triunfo tranquilo de su arte, de sureconocimiento general y de una estimación económica, estuvieronoscurecidos por la amargura de una grave enfermedad y por el destino detodos los artistas que envejecen: el de tener que ver cómo su arte erarevisado y superado por la generación que venía empujando.rabajó a finales de los ochenta varias veces con Cézanne y con la mujermás dotada de la pintura impresionista y que Renoir tanto admiraba,Berthe Morisot, hasta el fallecimiento de ésta en 1895. En 1890 volvió aexponer en el Salón, lo que no hacía desde 1883. En 1892 viajó con suamigo Gallimard a España y quedó muy impresionado con la pintura
  7. 7. española. Ese año surgió el reconocimiento público. Durand-Ruel organizóuna exposición especial con 110 cuadros suyos, y por primera vez elEstado francés compró un cuadro de Renoir para el museo deLuxembourg: Yvonne y Christine Lerolle al piano (izquierda). Dos añosdespués fue nombrado albacea del legado de Caillebotte y tuvo que pelearduro para que las autoridades artísticas se movieran para que, de las 65pinturas de Caillebotte, 38 entraran en el museo de Luxembourg, entreellas seis suyas.Por esta época el artista pasó varios veranos (1892, 1893, 1895) en lacosta bretona de Pont-Aven. Como modelo para esos cuerpos sensualesposó ante él Gabrielle Renard, prima de la señora Renoir, que habíaentrado de criada con 14 años, en 1893, poco antes del nacimiento deJean, el segundo hijo del pintor y que permaneció con Renoir hasta 1919.También por estas fechas, residía ahora con frecuencia en Essoyes, elpueblo natal de su mujer, donde en 1898 compró una casa. A últimos deese año tuvo el primer ataque de reuma grave, que le obligó a pasar elinvierno en el sur, en la Provenza, y a hacer curas en verano.Antes de su enfermedad había estado otra vez en el extranjero. En 1896visitó Bayreuth. Después de esa primera crisis, cuando su estado mejorótransitoriamente, volvió a Alemania. En 1910 aceptó una invitación de lafamilia Thurneysen para ir a Munich, pintó retratos y disfrutó con loscuadros de Rubens en la Pinacoteca de aquella ciudad. Su fama habíatraspasado las fronteras de Francia. No sólo presentó sus cuadros en1896 y 1899 en exposiciones organizadas por Durand-Ruel, en 1904 en elSalón de Otoño y en 1913 en la galería Bernheim de París, sino que estuvotambién en la Centennale, la muestra de arte francés del siglo XIX en laexposición universal de París de 1900, y recibió la cruz de la Legión deHonor.
  8. 8. Residió en 1899 en Magagnosc, cerca de Grasse, y en 1902 en Le Cannet,cerca de Cannes. En 1901 vino al mundo su tercer hija, Claude, llamadaCoco, modelo de muchos cuadros de estos años (arriba).El fin de su vida en "Les Collettes"En 1903 los Renoir se trasladaron definitivamente a Cagnes. Allí vivieronprimero en el edificio de correos, antes de que el artista hiciera construirla casa "Les Collettes" en un espeso olivar que se convirtió en el estudio alaire libre de sus últimos años.La grave artritis reumática le causó terribles dolores. Los huesos se leencorvaban y la carne se le secaba. En 1907 pesaba 48,5 kg y apenaspodía sentarse. Después de 1910 no pudo ya desplazarse con muletas yquedó postrado en una silla de ruedas. Mandó hacer un caballete en el quepodía enrollar sus lienzos; así podía pintar en formatos mayores, aunsentado en una silla de ruedas y obligado a mover el brazo sólo parapinceladas cortas y enérgicas.En esa época Renoir se hizo también escultor: encontró manos ajenas quemoldearan para él la arcilla como él indicaba. Fue el joven español RicardoGuinó un ayudante. Así nacieron esculturas que no fueron nunca tocadaspor las manos de Renoir y que, sin embargo, son sus obras más originales,creaciones de su espíritu y su modelo de la belleza humana.Al principio de la Primera Guerra Mundial, que él despreciaba comoabsurda, sus hijos Jean y Pierre fueron gravemente heridos. Su madre los
  9. 9. cuidó, hasta que, anímicamente muy afectada, murió en 1915. El primerverano de la posguerra Renoir visitó su tumba en Essoyes, y después viajóde nuevo a París. Condujeron al pintor, que contaba con 78 años, en la sillade ruedas a sus cuadros favoritos del Louvre, a François Boucher,Delacroix y Corot, y a Las bodas de Caná de Veronés, pintura grande yrebosante de color, junto a la que, de acuerdo con el deseo de Renoir, enun sitio de honor, colgaba su pequeño estudio con el retrato de madameCharpentier de 1877 (abajo).Vuelto a Cagnes continuo pintando hasta terminar su composiciónDescanso tras el baño, y una naturaleza con manzanas. Pierre-AugusteRenoir moriría el 3 de diciembre de 1919, recién pasada una fuertepulmonía, y sería enterrado a los tres días en Essoyes junto a su esposa.

×