Silvia Giménez Rodríguez - 34 -
Sarcoma de Kaposi3 (tumor de la piel no usual en países occidentales y sí de elevada incid...
Silvia Giménez Rodríguez - 35 -
estuviera en ese país y catalogando a sus habitantes como grupo de riesgo. Se encontraron
...
Silvia Giménez Rodríguez - 36 -
Siguiendo al historiador del virus, el Dr. Antonio Carreras Panchón6, durante la década de...
Silvia Giménez Rodríguez - 37 -
expuesto se tendía a pensar que iba a ser un retrovirus el responsable del SIDA (Carreras ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

10

309 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
309
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

10

  1. 1. Silvia Giménez Rodríguez - 34 - Sarcoma de Kaposi3 (tumor de la piel no usual en países occidentales y sí de elevada incidencia en África Ecuatorial, de desarrollo lento y propio de varones sexagenarios) simultaneado, en bastantes ocasiones, con la neumonía provocada por Pneimocystis Carinii (CDC, 1981:305-308). En diciembre de 1981 Gottlieb y colaboradores (1981:1425) publican en el New England Journal of Medicine un artículo titulado: “Comunicación de una nueva inmunodeficiencia celular adquirida”, momento en el que se inicia la difusión de la enfermedad y se pone en marcha un programa de vigilancia epidemiológica por los CDC. Los investigadores observaron cómo entre 1981 y 1982 apareció un síndrome caracterizado por enfermedades oportunistas en pacientes con baja respuesta inmunitaria. En septiembre de 1982 aparece la primera definición, diagnosis (posteriormente revisados) y nomenclatura del síndrome como AIDS (Adquired Immune Deficiency Syndrome) o SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida): “Una enfermedad diagnosticada con fiabilidad, al menos moderadamente indicadora, de una deficiencia subyacente de la inmunidad celular en una persona sin ninguna causa de disminución de la resistencia, previamente descrita, a la presentación de la enfermedad” (CDC, 1982:507- 514) Se dejaron atrás algunos de los nombres científicos iniciales como cáncer gay (GRID: Gay Related Inmune Deficiency o déficit inmunitario ligado a los gay) o peste rosa (Clavero, 1991: 46) como enfermedad de clara estigmatización homo y bisexual al ser los primeros pacientes donde se observó el cuadro clínico. Pudiera ser que el consumo de los inhalantes denominados poppers (nitrito de amilo y nitrito de butilo) utilizados por los homosexuales varones como afrodisíaco pudieran tener un efecto depresor en el sistema inmunológico. Durante 1982, se pudo comprobar con la aparición de nuevos casos que no sólo la población homosexual era la afectada. Se relacionó a la mayoría de los infectados homosexuales con estancias vacacionales en Haití (país donde se frecuentaban las prácticas homosexuales), y se encontraron afectados entre la población haitiana, considerando como una posibilidad que el origen del SIDA 3 Sarcoma de Kaposi (SK), descrito por primera vez por el dermatólogo austrohúngaro Moritz Kaposi en 1872. Se define como una neoplasia multifocal, que surge de células endoteliales vasculares, en individuos inmunodeprimidos y genéticamente predispuestos. Se conoce un foco endémico en el área mediterránea (SK clásico o europeo), y otro más importante en África (SK Africano o endémico). La frecuencia de nuevos casos aumentó tras los trasplantes de órganos, la inmunodepresión yatrogénica. Se conoce otro foco epidémico (SKE) que aparece en la infección por VIH en varones, homo o bisexuales, con inocencia menor en drogadictos, hemofílicos o transfundidos. Fue Gottlieb en septiembre de 1982 quien relacionó el SKE como la primera neoplasia identificada en relación al SIDA.
  2. 2. Silvia Giménez Rodríguez - 35 - estuviera en ese país y catalogando a sus habitantes como grupo de riesgo. Se encontraron manifestaciones clínicas similares en usuarios de drogas inyectadas, conocidas en el argot médico como drogas de uso por vía parenteral (UDVP), y más específicamente heroína. También se encontró el síndrome en hemofílicos y algunos transfundidos, por lo que hacía pensar que se trataba de algún elemento transmitido por vía hemática. En definitiva: consumidores de heroína una de cuyas prácticas más comunes era el intercambio de jeringuillas usadas4, personas con prácticas homo y bisexuales, hemofílicos, transfundidos y haitianos. Conformaban lo que popularmente se consideró con el síndrome de las cuatro H, estigmatizando a estos llamados cuatro grupos de riesgo a los que se consideraba causantes de la enfermedad (Brown, 1992:22-23). Esta situación derivó en la creación de grupos activistas como el New York Gay Men´s Health Crisis, que consiguieron transformar las actitudes de los afectados de pacientes pasivos, resignados y solitarios, en activistas exigentes y reivindicativos frente a las prestaciones médico-sanitarias.5 La aparición de varios frentes de grupos de riesgo (no sólo los ya citados, sino también la transmisión madre-hijo) hacía pensar que se trataba de una etiología infecciosa y probablemente vírica que iría perfilando su epidemiología. A través de la sangre o los hemoderivados se transmitía algún tipo de germen. 4 El intercambio de material de inyección era común entre los consumidores de heroína al comienzo de la década de los 80, época de consolidación en el mercado ilegal en España. Asimismo, la alteración en el comportamiento de los adictos a esta droga y sus focos de inmersión en el mercado, caracterizaban a esta población consumidora de heroína como marginada; tanto por la conducta desviada de consumo de drogas ilegales, como por las repercusiones bio-psico-sociales que la sustancia les provocaba, en sus diversos estadios de abuso, dependencia o adicción. Es por ello que una de las posibles causas, fundamentalmente en consumidores no esporádicos, del intercambio de jeringuillas, fuera la imposibilidad económica de hacerse con unas limpias, siendo inconscientes todavía, de las posibilidades de contagio de enfermedades infecciosas tales como la Hepatitis B,C,D. Posteriormente, y pesar de la conciencia del contagio por esta vía del VIH y demás enfermedades, alguna de las características del adicto a las drogas como pudiera ser el síndrome de abstinencia hagan que la higiene no sea la prioridad en el momento del consumo. Por otro lado, no hay que olvidar que independientemente del estado de marginación social y económica del consumidor, existe todo un ritual en el consumo de drogas en el que el paso de la jeringuilla, pipa, etc., entre los consumidores para hacer grupo, promovía compartir el material sin cuestionarlo. 5 Al respecto, véase: Castells, M. (1986). La ciudad y las masas. Sociología de los movimientos sociales urbanos. Madrid. Alianza Universidad. Citado por Usieto, R. (1992) Anomia y Marginación social. Poblaciones expuestas al SIDA. Un análisis concreto. Manuel Castells dedica un capítulo a los movimientos sociales urbanos, identidad cultural, liberación sexual y a la comunidad gay en el Estado de California. Define los acontecimientos sociales vividos por el mundo homosexual ligado al SIDA, así como el movimiento asociativo gay. Como marco el asentamiento de la epidemia en San Francisco para luego recorrer el resto de las ciudades norteamericanas.
  3. 3. Silvia Giménez Rodríguez - 36 - Siguiendo al historiador del virus, el Dr. Antonio Carreras Panchón6, durante la década de los setenta se habían producido avances importantes en virología, decisivos en la investigación del agente responsable del SIDA. Desde 1910 según las investigaciones de Francis Peyton Rous en el Instituto Rockefeller de Investigaciones Médicas, existía un virus que podía producir en las gallinas un sarcoma que inducía tumores en los huesos, músculos y vasos sanguíneos de los pollos. Hoy se conoce como el virus del sarcoma de las aves y es el primer retrovirus aislado. En esta línea se descubrieron otros virus responsables de leucemias o sarcomas en el ratón, conejo o hámster, cuya capacidad para producir tumores malignos, así como la existencia en su nucleoide del RNA, hizo que se les denominara oncovirus. El descubrimiento en 1970 por Howard M. Temin de la Facultad de Medicina de la Universidad de Wisconsin en Madison y David Baltimore del Instituto de Tecnología de Massachussets, cada uno por su cuenta, de la transcriptasa inversa, puso de relieve la importancia de esta enzima capaz de transformar el RNA del virus en DNA de la célula durante el proceso denominado replicación. En este proceso el RNA del Virus integra su material hereditario al de la célula, con lo que consigue que cuando la célula se replica a la vez se replica el virus en forma de viriones.7 Se les denomina retrovirus porque el ciclo de replicación de la información genética fluye del RNA al DNA en dirección inversa a la habitual. Los retrovirus se transmiten entre los animales por línea horizontal (saliva y heces) y vertical (madre-hijo), pero hasta entonces no se había encontrado ninguno capaz de provocar alguna patología humana. En 1980, Robert Gallo del Instituto Nacional del Cáncer de Bethesda y sus colaboradores, identificaban el primer retrovirus responsable de una patología en el hombre: el HTLV-I (Human T Cell Leukemia Virus) o virus linfotrópico de las células T, causante de la leucemia aguda de las células T (linfocitos8 con intensa actividad inmunitaria), difundido fundamentalmente por África, Caribe y Japón. Posteriormente, el mismo equipo norteamericano, en 1982 encontró otro retrovirus patógeno en el hombre, el HTLV-II, productor de la leucemia de células pilosas, leucemias de células T y linfomas de un tipo más crónico que los relacionados con el HTLV-I. Ambos virus se transmitían por sangre, contacto sexual y vía vertical. Ambos causan la enfermedad tras largos años de latencia e infectan linfocitos T. Por todo lo anteriormente 6 Catedrático de Historia de la Medicina en la Universidad de Salamanca. 7 VIRION: nombre que reciben los virus cuando están en una etapa temprana, cuando acaban de ser reproducidos por una célula invadida. 8 LINFOCITOS: Glóbulos blancos responsables de proporcionar protección específica contra los antígenos; se dividen dos tipos: linfocitos T , linfocitos B y linfocitos N
  4. 4. Silvia Giménez Rodríguez - 37 - expuesto se tendía a pensar que iba a ser un retrovirus el responsable del SIDA (Carreras Panchón, 1998: 9-10; Gallo, 1987a:18-29) A principios de los años 80 en el Instituto Pasteur de París, unos investigadores, Luc Montagnier, Françoise Barré-Sinousi y Jean Claude Cherman, investigaban la presencia de nuevos retrovirus en los linfocitos T de mujeres con cáncer de mama. La Dra. Francoise Brun y el Dr. Willy Rozenbaum propusieron a este equipo francés investigar un retrovirus en un paciente homosexual que presentaba varias adenopatías9 persistentes. Se le practicó una biopsia de uno de los ganglios, se obtuvieron linfocitos que se cultivaron con interleukina-2 para que se multiplicaran y con suero anti-interferón. En estas condiciones cabría esperar una multiplicación máxima del virus responsable. Dos semanas después, en enero de 1983 se detectaban en el sobrenadante de los linfocitos aislados, transcriptasa inversa, una enzima específica de los retrovirus. Se estudió el virus por microscopía electrónica y se observó que las imágenes no se parecían a las de los virus HTLV y tampoco reaccionaban las proteínas del virus con los anticuerpos del HTLV-I y HTLV-II cedidos por el Dr. Gallo. Se trataba de un virus distinto que, además, atacaba fundamentalmente las células T4 que son las organizadoras del sistema inmunitario (Gallo; Montagnier, 1988:6-18)10. Estos resultados no fueron aceptados por el equipo Norteamericano. 2.1.1. Un retrovirus como causa del SIDA Un agente vírico como posible causa del SIDA se presentaba en septiembre de 1983 durante un congreso sobre el Virus Linfotropos Humanos de células T (HTLV) celebrado en Cold Spring Harbor, Luc Montagnier, director de investigación del Instituto Pasteur de París, dio a conocer el resultado de sus investigaciones denominando al virus aislado responsable del síndrome como LAV (Linphadenopathy Assocciated Virus) (Barre-Sinoussi; Chermann; Rey, 1983:868-871). En aquel momento se detectaban anticuerpos de LAV en un 40% de los enfermos clínicamente diagnosticados como SIDA, cuestión difícil ya que al no existir grandes cantidades de virus era difícil preparar reactivos específicos contra el LAV que pudiesen constatar que todas las personas con Sida estaban infectadas con el mismo virus. Los 9 ADENOPATÍA: Inflamación de ganglios linfáticos. 10 Primer artículo que firmaban juntos ambos investigadores en 1988, tras la pugna por el protagonismo en el descubrimiento del VIH. Sirvió como introducción del Monográfico sobre SIDA publicado por Investigación y Ciencia en 1989 y compuesto por diversos artículos traducidos al castellano de expertos en el tema a nivel internacional. Anterior Inicio Siguiente

×