2. Enfermedades tropicales e inmunodeficiencia                     Además de las enfermedades generadas como consecuencia ...
d) Enfermedades parasitarias e inmunodeficiencia. Durante la relación huésped-        parásito, se presentan alteraciones ...
empobrecidos, que conllevan enfermedades infecciosas y parasitarias que a su vez deterioran elsistema inmunológico.       ...
Historia Natural del SIDA           Fuente: Giraldo, R. (2002). SIDA y agentes estresantes inmunológicos. Medellín: Yuluca...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

42

274 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
274
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

42

  1. 1. 2. Enfermedades tropicales e inmunodeficiencia Además de las enfermedades generadas como consecuencia de la malnutrición, ya señaladas en el apartado anterior, existen determinadas enfermedades tropicales que obligan al sistema inmunológico a sobreactuar para defender el organismo. Lo mismo le ocurre al sistema neurológico y endocrino, lo que supone que unido a la intensidad, la perdurabilidad del trabajo de tales sistemas los termina debilitando. Por otro lado, este debilitamiento del sistema inmunológico atrae a estas enfermedades tropicales, infecciosas o no infecciosas que a su vez actúan como estresantes inmunológicos. De esta manera el círculo vicioso de la pobreza que genera malnutrición que inmunodeprime y atrae infecciones y parasitosis, que generan más inmunosupresión y mayor malnutrición, cerrando la curvatura con todavía mayor pobreza. a) Enfermedades bacterianas e inmunodeficiencia. Un germen no puede causar enfermedad sin presencia de inmunodeficiencia previa. Es por ello que toda enfermedad infecciosa bacteriana es precedida por exposiciones a agentes estresantes inmunológicos que previamente hayan deteriorado el sistema inmunológico. Asimismo, todo proceso infeccioso genera radicales libres del tipo oxidante que lesionan células y funciones inmunocompetentes. A su vez, después de la enfermedad infecciosa se empeora la inmunodeficiencia previa a la infección, lo que se convierte en un círculo vicioso. Un ejemplo documentado de estos síntomas se da en la tuberculosis. b) Enfermedades virales e inmunodeficiencia. En las infecciones virales se han descrito diferentes disfunciones inmunes durante y después del transcurso de las mismas. Existe suficiente documentación al respecto del sarampión, dengue, hepatitis B, entre otras. (Ware y Kline, 1996) c) Enfermedades micóticas e inmunodeficiencia. En las enfermedades micóticas11, en especial las graves, sistémicas y las de curso prolongado, se ha detectado diversas disfunciones inmunes. La histoplasmosis por poner un ejemplo, está bastante documentada al respecto. (Ware y Kline, 1996)11 Las enfermedades micóticas, son enfermedades infecciosas producidas por distintos tipos de hongos. Silvia Giménez Rodríguez - 162 -
  2. 2. d) Enfermedades parasitarias e inmunodeficiencia. Durante la relación huésped- parásito, se presentan alteraciones de las funciones inmunológicas. Aún así, los parásitos sobreviven a estas respuestas como consecuencia de la adopción de determinados mecanismos tales como: el secuestro o aislamiento, el camuflaje o semejanza molecular, la variación antigénica y la inducción de mecanismos inmunosupresores y de sustancias oxidantes y antioxidantes. Existen bastantes sustancias inducidas por los parásitos para suprimir la respuesta inmune y poder así sobrevivir a las acciones del huésped. 3. Agentes estresantes y SIDA En 1981, los mismos científicos que describieron el consumo de drogas inhalantes, losllamados poppers, en los 5 primeros casos de varones homosexuales, fueron los que obviaroneste dato para dar toda la relevancia a “un organismo no identificado como agente etiológico”, sinevidencia alguna de esta afirmación (Gottlieb, 1981). La hipótesis que afirmaba el SIDA comosíndrome tóxico era denominada como la “hipótesis del estilo de vida” y no fue tenida en cuentapor el Centro para el Control de las Enfermedades de Estados Unidos. Sin embargo, la mayorparte de los enfermos de SIDA homosexuales son drogadictos. Asimismo, el sarcoma de Kaposise desarrolla fundamentalmente entre consumidores crónicos de nitritos, conocidoscomercialmente como poppers. Prácticamente todos los casos de SIDA en mujeres del mundodesarrollado tienen la peculiaridad de ser consumidoras de drogas. Así, cerca del 1% de loscasos de SIDA del mundo desarrollado son correspondientes a recién nacidos de madresdrogodependientes (CDC, 1996). Está debidamente documentado que las drogas psicoactivastienen propiedades citotóxicas, inmunotóxicas e incluso carcinogenéticas, lo que sostendría quelos estresantes químicos lesionan el sistema inmunológico generando inmunosupresionesdiversas, incluido el SIDA. En esta misma línea se observa como la epidemia del SIDA trascurreparalela a la epidemia de adicción a drogas. Las personas con hemofilia cuyo tratamiento es abase de factor VIII no purificado, consiguen estresar el sistema inmunológico causándoles SIDA.El tratamiento con AZT actúa de la misma manera como agente estresante en el organismo, asícomo la avitaminosis y malnutrición son la primera causa de inmunodeficiencia en los países Silvia Giménez Rodríguez - 163 -
  3. 3. empobrecidos, que conllevan enfermedades infecciosas y parasitarias que a su vez deterioran elsistema inmunológico. Se considera el SIDA como la más grave de las inmunodeficiencias adquiridas causadapor exposiciones múltiples y repetidas a los agentes estresantes para el sistema inmunológico,anteriormente mencionados. Agentes que generan un estado de estrés oxidativo sobre lascélulas inmunocompetentes y sobre las reacciones metabólicas del sistema inmunológico. Estedeterioro progresivo del sistema, lleva al individuo a un déficit de las funciones inmunológicas dedefensa, homeostasis y vigilancia, provocando infecciones, neoplasias y alteracionesmetabólicas y llevando su progresión a la muerte. Las personas que tienen SIDA o mayor riesgode desarrollarlo, además de estar expuestos a los agentes estresantes generalizados y globalesya expuestos, se están exponiendo a las acciones de otros estresantes como consecuencia decondiciones y estilos de vida. (Giraldo, 2002) 4. Propuesta para la historia natural del SIDA Se entiende por historia natural de una enfermedad dada, la secuencia detallada deeventos de toda índole que ocurren desde que el individuo se expone a agentes causales ofactores de riesgo, adquiere la enfermedad, aparecen las manifestaciones clínicas de la misma yse resuelve el proceso, por curación o muerte. Un estado de inmunodeficiencia adquirida leve, moderado o grave [8] se presenta comoconsecuencia de efectos degenerativos inmunogénicos [6], inmunotóxicos [7] o ambos, sobre lascélulas y las reacciones inmunocompetentes, causados por las exposiciones múltiples, repetidasy crónicas a los agentes estresantes inmunológicos de origen químico [2], físico [3], biológico [1],mental [4] y nutricional [5]. Durante el curso del sida las tres funciones fundamentales delsistema inmune se vuelven deficientes, sobreviene entonces deficiencia de las funciones dedefensa [9], de las funciones de homeostasis [10] y de las funciones de vigilancia [11]. Silvia Giménez Rodríguez - 164 -
  4. 4. Historia Natural del SIDA Fuente: Giraldo, R. (2002). SIDA y agentes estresantes inmunológicos. Medellín: Yuluca. p. 64. Ciertos agentes infecciosos [12] encuentran en el debilitamiento de las funciones de defensa [9] una oportunidad única para crecer en forma exponencial, generando así una variedad de enfermedades infecciosas [15]. La deficiencia en las funciones homeostáticas [10] es la responsable de las diversas enfermedades metabólicas [16] que se presentan durante el Silvia Giménez Rodríguez - 165 -Anterior Inicio Siguiente

×