Silvia Giménez Rodríguez - 238 -
genérico en los países empobrecidos, hace patente la repercusión de la globalización econ...
Silvia Giménez Rodríguez - 239 -
4.3.2. La industria farmacéutica
La industria farmacéutica desempeña un papel primordial ...
Silvia Giménez Rodríguez - 240 -
medicamentos esenciales de la OMS, es decir los medicamentos necesarios para la prevenció...
Silvia Giménez Rodríguez - 241 -
en sí mismas. Lo ideal serían reivindicaciones genéricas y no específicas del acceso a me...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

61

152 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
152
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

61

  1. 1. Silvia Giménez Rodríguez - 238 - genérico en los países empobrecidos, hace patente la repercusión de la globalización económica en el deterioro de la salud de los habitantes de los países empobrecidos. El capitalismo a escala internacional que auspiciaría Wallerstein, responsabilizaría a los países del llamado centro de poder, los países enriquecidos, de la dependencia económica incitada, provocada y planificada por ellos para con los países empobrecidos. Dependencia económica sostenida por el diseño de economías orientadas a la exportación que les impiden un desarrollo autónomo, sostenida por la falta de desarrollo industrial y por el peso de la deuda externa. Deuda contraída por la mayor parte de los países empobrecidos en la década de los 80, y que para subsanarla el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) instaron a los países a implementar políticas de ajustes estructurales. Así, como condición para tomar parte en el juego de la economía mundial, estos países se han visto obligados a suscribir tratados de libre comercio descompensado, que hacen cada vez más dependientes a sus economías. En este contexto de neoliberalismo globalizado, se entiende como el SIDA comienza su rápida propagación en África subsahariana, a la vez que se hacían efectivos los recortes en la provisión de servicios sociales en muchos países de la zona. Recortes impuestos como medidas de ajuste estructural por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y por el Banco Mundial (BM). Estas instituciones en los años 80 y principio de los 90, habían recomendado el cobro de tasas de uso a los usuarios de muchas clínicas del sistema de salud público de diferentes países africanos. Siguiendo la iniciativa de Bamako de 1987, se impulsó la idea de que los países más pobres del mundo deberían imponer tarifas para recuperar costes en los servicios de salud públicos. Como resultado, los pobres dejaron de utilizar este servicio, y así por ejemplo en Zimbabwe, en 1991 la asistencia de pacientes a una clínica estatal se redujo de 1200 visitas en marzo a 450 en diciembre. (Fort et. al., 2006:274) Así, la malnutrición o desnutrición se convierte en el círculo vicioso de la pobreza que no llega a comprender cuál es la causa y cuál del efecto. Las enfermedades endémicas de la zona aumentan, se tratan menos por la tasa de uso, lo que produce un mayor índice de mortalidad. Según la hipótesis vírica del SIDA, esta situación hace a las poblaciones más vulnerables a la transmisión del VIH; para los seguidores de la hipótesis no vírica, esta situación favorece mayores tasas de mortalidad y morbilidad en enfermedades habituales de África, enmascaradas como caso SIDA. No llegamos a comprender de qué mueren en África, pero lo cierto es que muere cada vez más población pobre.
  2. 2. Silvia Giménez Rodríguez - 239 - 4.3.2. La industria farmacéutica La industria farmacéutica desempeña un papel primordial en el mantenimiento del desequilibrio entre salud y riqueza. Son sus empresas las más rentables de Estados Unidos y las que más fortunas acumulan. En 1995 el tratado de la OMC sobre los Aspectos de Derecho de la Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC), estableció normas para hacer respetar los monopolios de los productos para patentes y procesos de fabricación. La prohibición de la competencia entre fabricantes de genéricos durante al menos veinte años desde la fecha de salida de la patente, hizo que los países empobrecidos no pudieran apostar por el tratamiento antiviral del SIDA (TARGA), ni por otros muchos. Las multinacionales obtendrían enormes beneficios en detrimento de la salud de los más pobres. (Forcades, 2006:9-12) La Ronda de Uruguay, de las negociaciones del GATT se inició en 1986. Antes, la regulación de las patentes a escala internacional se regía por el Tratado de París sobre propiedad intelectual de 1983 y el Tratado de Estocolmo de 1967, pero después de 1995 y tras el ADPIC, se insta a que las patentes sean por 20 años. También se fijaron los plazos para que los países cambiaran sus legislaciones. Si en un principio deberían acomodarse al nuevo plan en el año 2000, y 2005 para países empobrecidos, en la cumbre de la OMC de Doha se negoció la ampliación del plazo para estos países hasta 2015 con fuertes presiones de Estados Unidos y la Unión Europea para acortar el plazo (Fort et. al., 2006:278). Esta situación ahoga a los países empobrecidos, no dejándoles oportunidad de activar su propia industria, quedando sujetos a la dependencia impuesta. No obstante, se dejan algunas posibilidades, la llamada licencia obligatoria y la importación paralela. La primera consiste en el poder de un gobierno para permitir que un organismo público fabrique un producto sin el permiso de la patente, a cambio de una compensación económica a esta. Brasil, India, Tailandia y China son los primeros productores de medicamentos antivirales contra el SIDA. La segunda, la importación paralela, hace referencia a la compra de medicamentos patentados a terceros en otro país, en vez d a las compañías directamente, aprovechando la diferencia de precios que estas proponen a según qué países. Por ejemplo, en Gran Bretaña el AZT cuesta 125 libras, pero si se compra a otros países europeos costaría solo 546. (Fort et. al., 2006:280-281) La mayoría de países han tenido que modificar sus leyes de propiedad intelectual para adecuarse al ADPIC. Sudáfrica en 1996 bajo el gobierno de Nelson Mandela, adoptó la lista de 6 Lista de precios de GlaxoSmithKline de enero 2000.
  3. 3. Silvia Giménez Rodríguez - 240 - medicamentos esenciales de la OMS, es decir los medicamentos necesarios para la prevención y tratamiento de entre el 90 y 95% de las enfermedades habituales del país. Para asegurar la disponibilidad de estos medicamentos el gobierno hizo enmiendas a su Ley de Medicamentos. Un informe filtrado del Departamento de Estado estadounidense, hace referencia a las sistemáticas presiones de la administración Clinton-Gore para obligar a Sudáfrica a derogar las disposiciones de la Ley de Medicamentos. Sudáfrica se negó a derogar la Ley y el Congreso estadounidense suprimió determinados beneficios comerciales hacia este país, amenazó con más sanciones comerciales incluyendo a Sudáfrica en la lista de observación 301, de países sometidos a un mayor escrutinio por sus prácticas comerciales. Finalmente en 1999, coincidiendo con la campaña electoral de Gore, molestada e interrumpida por activistas defensores de la posición sudafricana, y con el presidente electo Thabo Mbeki, Estados Unidos claudicó y el 17 de septiembre consideró que Sudáfrica cumplía el tratado ADPIC, retirando a Sudáfrica de la lista de observación 301. Los grupos activistas quisieron hacer extensiva esta concesión a los demás países empobrecidos, pero esto nunca ocurrió. Posteriormente, 39 multinacionales farmacéuticas impusieron un pleito al gobierno sudafricano de Mandela en 1998, paralizando la Ley del Medicamento en los tribunales por un año, finalmente el pleito fue retirado en 2001. (Fort et. al., 2006:282-285). En 2003 las compañías GlaxoSmit Kliney y Boehringer Ingelheim concedieron nuevas licencias a Sudáfrica para la fabricación de medicamentos genéricos contra el VIH/SIDA. (Jara, 2007:134) La creación del Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, Tuberculosis y Malaria, tuvo sus detractores principales en las compañías farmacéuticas. Se oponían a crear un fondo que fijara los precios de los medicamentos para países o grupos de países, lo que iba en detrimento de las negociaciones de las farmacéuticas como respuesta a las amenazas de la competencia con genéricos. Se creó este fondo peo Estados Unidos solo aportó 200 millones de dólares. El Fondo existe en la actualidad pero amenazado por la bancarrota. Las luchas y la solidaridad internacional a favor de la igualdad de oportunidades para el mundo empobrecido, se observa en la línea de la hipótesis vírica del SIDA que en cualquier caso es la vigente y es la que propone el tratamiento antirretroviral de gran actividad (TARGA) para su detención. No se plantea en ningún momento el debate científico, a excepción de Sudáfrica, debate existente y auspiciado por su presidente y apoyado por su ministra de salud. Por ello, las luchas centradas en objetivos demasiado concretos, como serían la consecución de medicamentos genéricos para el SIDA, se ahogan
  4. 4. Silvia Giménez Rodríguez - 241 - en sí mismas. Lo ideal serían reivindicaciones genéricas y no específicas del acceso a medicamentos más baratos. 4.3.2.1 Prioridades no sanitarias de la industria farmacéutica Diferentes fármacos son comercializados a pesar de sus efectos secundarios y tras haber superado un protocolo de legalización por la FDA dudoso. Ya se ha comentado en capítulos anteriores el caso del AZT, pero no es el único tratamiento antiviral precipitado y perjudicial para la salud, a continuación se destacan entre otros: • Talidomina. Fármaco utilizado en los años 50 y a principio de los 60 para tratar la náuseas y como sedante durante en embarazo. En 1963 se suspendió su uso en España. Su creador fue Heinrich Mückter, médico de pasado nazi que utilizó a los judíos como cobayas, terminó suicidándose. Producía defectos congénitos severos en los bebés, acortando las extremidades, amputándolas o deformándolas Después de 20.000 víctimas el fármaco sigue comercializándose. En Estados Unidos y Alemania, se vende con el nombre Thalomid y Synovir como tratamiento para VIH/SIDA y acné. (Jara, 2007:36-37) • Novir (ritonavir) de Abbott, es un antirretroviral que ha subido un 400% desde que se conoce su eficacia. Un tratamiento que costaba 50 euros al mes ha pasado a valer 250 en 2003. Como se toma en combinación, otros medicamentos de otras compañías que utilizan el principio activo en combinación también subieron. Así, los médicos en su lugar utilizan Kaletra, otro preparado de Abbott más barato que sustituye las combinaciones de las otras compañías. Esta estrategia le proporciona un gran negocio a Abbott. Sin embargo la compañía niega que la subida de los precios fuera por este motivo. (Jara, 2007:96) Las compañías farmacéuticas gastan más en publicidad que en I+D. Según Oxfam, de la inversión anual mundial en investigación en salud, solo el 0,2% es invertido en neumonía, diarrea y tuberculosis (Jara, 2007:212). Asimismo, se están enriqueciendo a costa de los países empobrecidos. La Anterior Inicio Siguiente

×